Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Araucania-Norpatagonia II

 | 
Paula Núñez
, 
Andrés Núñez
, 
Marcela Tamagnini
, 
et al.

Eje 3: Dinámicas de fronteras

Capítulo 12. La renovación de estrategias de los liderazgos nativos ante el avance estatal. Casos comparados de la Norpatagonia y la Araucanía (1860-1880)

Carla Gabriela Manara

Texte intégral

12. 1. Décadas conflictivas

1Dos décadas antes de las últimas campañas militares implementadas sobre las tierras de la Patagonia y la Araucanía, tanto el Estado argentino como el chileno diversificaron los tratados, parlamentos y alianzas como instancias de negociación con los líderes nativos que dominaban en aquellas regiones. Los planes se fueron reacomodando en función de los recursos disponibles y a la luz de la notoria renovación de las estrategias indígenas, que frenaban la expansión definitiva. Hacia la segunda mitad del siglo xix, se observaba una diversidad de respuesta por parte de los caciques/lonkos territoriales, en concordancia con la dureza de los enfrentamientos sostenidos con los Estados en proceso de consolidación. Creemos que en estas circunstancias se pone de manifiesto la real dinámica de los espacios fronterizos que estudiamos.

2En dicho contexto, observamos diferentes posturas políticas y una notoria diversidad de comportamientos por parte de estos líderes que poco responden a los relatos homogéneos y lineales. Cada cual buscaba la mejor forma de reinstalarse en el nuevo escenario que estaban construyendo los Estados nacionales. Así como también, salvaguardar su autonomía, territorialidad y los circuitos mercantiles en los que participaban de antaño. Como resultado, se construyeron complejas redes pluriétnicas y coaliciones de fuerzas a lo largo de las pampas, la Norpatagonia y la Araucanía.

3En este sentido, nos proponemos realizar un enfoque regional y comparativo de casos de los últimos líderes pehuenche, huilliche y mapuche de la región andina argentino-chilena, para dar cuenta de la diversidad de tales estrategias. Procuramos un abordaje articulado que ponga en confrontación la bibliografía especializada de ambos países con el aporte de fuentes primarias. Entre ellas, se pueden nombrar cartas y notas escritas por los lonkos o sus lenguaraces, informes de las Comandancias de Frontera, así como la prensa de época. Además, sumamos el particular aporte de cronistas que transitaron por las regiones en estudio.

12. 2. Perspectivas

4Este trabajo forma parte de una investigación más amplia, desarrollada en los últimos años en torno al vasto espacio fronterizo surandino frente a los proyectos expansionistas de los Estados nacionales –argentino y chileno– a lo largo del siglo xix. Nos ubicamos en el eje Araucanía-Patagonia y Pampas, segmentos dinámicamente articulados que conforman una macrofrontera de dominio indígena.

5En este sentido, concebimos al espacio fronterizo como un centro en sí mismo, por fuera del dominio efectivo de los Estados, aunque en permanente interacción con ellos. Asimismo, constituye un espacio social de construcción histórica y en movimiento, nada ajeno al proceso de las transformaciones operadas a nivel regional, interregional y continental. Este vasto espacio de fronteras se construyó a partir de un sistema de relaciones internas y externas y fue readaptándose a través de las coyunturas de ambas repúblicas, que además se lo disputaban. Entonces, buscamos comprender la lógica de ese mundo fronterizo desde adentro, con su propia dinámica y especificidades asumidas durante la segunda mitad del siglo xix.

6La investigación desarrollada suma aportes teóricos y metodológicos de la historia regional, orientados al estudio de los espacios indígenas resistentes (Van Young, 1987; Pérez Herrero, 1991; Areces, 2000; Bandieri, 2001; Mata y Areces, 2006). Desde el punto de vista conceptual, esto implica trascender las barreras naturales, las descripciones localistas e incluso los límites políticos nacionales y provinciales que fueron impuestos a posteriori (Fernández y Dalla Corte, 2001).

  • 1 La documentación de la época los menciona como jefes y caciques principales y los diferencia de los (...)

7A partir del reconocimiento de las particularidades de esta macrofrontera, indagamos en problemas cada vez más específicos. Priorizamos la relevancia del segmento andino patagónico del conocido territorio del triángulo, actual provincia de Neuquén. Así como también el proceso de emergencia de los últimos tres liderazgos indígenas en el contexto previo a las campañas militares de fines del siglo xix; es decir, la llamada Campaña al Desierto por parte de la Argentina y la Pacificación de la Araucanía por parte de Chile.1

  • 2 Los etnónimos (en mapudungun) responden a la clasificación más conocida: pehuenche (gente del pehué (...)
  • 3 Purrán, con asentamiento en Campana Mahuida, controlaba todo el norte neuquino, entre el río Barran (...)

8El objetivo de este trabajo consiste en profundizar acerca de las estrategias desplegadas por estos caciques, últimos exponentes de la lucha sostenida frente al avance estatal. Nos referimos al pehuenche Feliciano Purrán al noroeste, al huilliche Valentín Sahyhueque al sur y al mapuche Reuque-Curá en la franja media.2 Muy distintos entre sí, cada uno ocupó y dominó una franja del territorio neuquino y demandó un tratamiento particular por parte de las autoridades.3 Sostenemos que la confrontación dio lugar a una transformación inédita del rol tradicional de estos caciques que se posicionaron como interlocutores claves frente a las autoridades. Estas experiencias de vida muestran el abanico de alternativas posibles frente al avance, ya ineludible, de los proyectos de la Argentina y Chile. Este proceso se aceleró en las décadas 1860 y 1870, con la política de pactos y de racionamiento que los Estados priorizaron para disminuir el desgaste bélico. Efectivamente, todos los casos en estudio dan cuenta de tramas mayores a lo pensado y permiten complejizar paulatinamente las historias nacionales del siglo xix, llamando la atención sobre facetas poco estudiadas.

9Al observar el reacomodamiento necesario y estratégico que asumió cada cacique, apuntamos a realizar un análisis comparativo (Ayrolo, 2006; Guerra Martiniere y otros, 2007; Bandieri y otros, 2008). Asimismo, la Argentina y Chile desplegaron simultáneamente sus operaciones en las fronteras sur teniendo intereses en común, los que dieron lugar a conflictos que involucraron directamente a los caciques que estudiamos. Es por ello que esta cuestión requiere una mirada en conjunto.

12. 3. Confrontación de fuentes

  • 4 El relevamiento de fuentes se realizó en los siguientes Archivos: de Santiago de Chile, Franciscano (...)

10En primera instancia, recurrimos a la revisión de obras clásicas de la historiografía chilena y argentina confrontada con bibliografía actualizada, la que en los últimos años ha sido muy significativa en la temática de fronteras y en políticas estatales decimonónicas. Sobre este caudal historiográfico, confrontamos y ampliamos con los datos obtenidos de un corpus documental relevado en diferentes archivos.4

  • 5 Las fechas entre paréntesis corresponden a las ediciones consultadas, no a las ediciones originales

11La documentación disponible es de carácter y procedencia heterogénea. Una buena parte procede de fuentes oficiales de ambos lados de la cordillera, tales como partes militares de las campañas, informes de comandancias de frontera, notas emitidas por autoridades regionales y correspondencia gubernamental. También articulamos el aporte de la prensa de época y una diversidad de crónicas y diarios de viajeros (Villarino, 1969; Poeppig, 1960; Musters, 1964; Moreno, 1997, 1999; Claráz, 1988), funcionarios (De La Cruz, 1969), misioneros (Havestadt, 1930; Espiñeira, 1980) y militares de las campañas fronterizas (Olascoaga, Villegas y Vicuña Mackenna, 1972).5 Reforzando nuestra intención de analizar las fronteras desde adentro, realizamos un específico relevamiento y análisis de cartas escritas por los mismos caciques o sus lenguaraces/secretarios, tanto inéditas como ya publicadas (Tamagnini, 1995; Vezub, 2005; Pávez Ojeda, 2008). La escribanía de frontera se utilizó como instrumento generador de documentos escritos y emitidos desde las tolderías destinadas a las comandancias de frontera y a autoridades gubernamentales y viceversa (Durán, 2006, pp. 543-453). Esta documentación es de suma importancia, dado que los lonkos aprendieron a utilizar las mismas herramientas del blanco, tal como es la escritura. También, recurrimos a la letra de los parlamentos y tratados entre los Gobiernos y los caciques.

12. 4. Estados en expansión simultánea

12Las operaciones políticas y militares que desembocaron en la Campaña al Desierto por parte del Gobierno argentino (Bandieri, 2001) y a la Pacificación de la Araucanía por parte del Gobierno chileno (Pinto Rodríguez, 1998) comenzaron a delinearse en la década de 1860. El problema del indio en las respectivas tierras del sur pasó a ser un tema central en las agendas gubernamentales. Buena parte de la historia decimonónica de ambos países se vincula con la dinámica de sus fronteras, las cuales, al estar históricamente articuladas, desataron rivalidad por su dominio. El límite natural impuesto por los ríos Salado, Colorado y Negro constituyó sucesivas etapas expansivas, así como el río Bío Bío fue central en la expansión chilena.

13Se planificaba una conquista definitiva para quebrar el funcionamiento articulado del mundo indígena desde las pampas bonaerenses hasta la Araucanía. El problema fronterizo resultaba difícil de erradicar por las redes consolidadas a uno y otro lado de la cordillera. Era visible que los indígenas no sometidos seguían controlando grandes extensiones geográficas estratégicas. Asimismo, se notaba que habían fortalecido sus mecanismos de presión y de negociación para confrontar las políticas estatales (Mandrini, 1997; Bechis, 2000; León Solís, 2001). El avance fronterizo resultaba precario e inestable dada la capacidad de respuesta de los caciques, quienes además se potenciaban formando coaliciones de fuerzas. Era conocida la efectividad que estos lograban cuando sumaban sus fuerzas para atacar a ambos lados de los Andes.

  • 6 El malón fue adquiriendo rasgos de presión política además de su relevancia económica. La organizac (...)

14Tanto Buenos Aires como Santiago de Chile venían de años de luchas internas y políticas desafortunadas, con un tremendo desgaste de recursos. Por lo tanto, la conquista de las tierras indígenas quedaba en un segundo plano; lo que no le quitaba relevancia al problema, sino que solo lo dilataba. Durante la primera mitad del siglo xix, los constantes malones en los frentes fronterizos habían evidenciado la limitada efectividad de los tratados. De hecho, persistían y se incrementaban según las circunstancias, siendo un obstáculo central para el avance estatal. Estos ataques provocaban cuantiosas pérdidas en haciendas, fortines y poblados fronterizos de las provincias argentinas y chilenas.6 Efectivamente, los malones era un punto clave. El Gobierno argentino comenzó a cuestionar cada vez con mayor fuerza el interés chileno en seguir obteniendo el ganado proveniente de las pampas, cuestión que fue denunciada concretamente.

  • 7 Manuel Olascoaga estuvo tres años en el ejército chileno como secretario del general Cornelio Saave (...)

15Manuel Olascoaga fue una de las voces más influyentes. Había actuado en el país trasandino y también conocía muy bien la región andina del noroeste neuquino lideradas por el cacique Purrán.7 Sus conocimientos acerca del funcionamiento de la red de caminos que cruzaban desde las pampas hacia los centros chilenos pasando por tierras pehuenche eran muy específicos:

Son toda una vialidad entre grandes centros comerciales; son las verdaderas arterias de comunicación por donde va la vida, la riqueza y el progreso de unos pueblos a otros. Esas grandes carreteras que acompañan toda la costa del rio Negro desde Patagones a la cordillera, penetran a las provincias chilenas de Concepción, Arauco, Valdivia y Llanquihue; las que siguen las riberas del Colorado, saliendo de Bahía Blanca y otros puntos del extremo sur de la provincia de Buenos Aires y van a entrar por Malbarco, Antuco, cordillera de Pichachén y del Viento a las provincias chilenas de Linares, Maule, Ñuble, Concepción y Arauco. (Olascoaga, 1974, p. 166)

16Al mismo tiempo, la tierra de las manzanas, en la región del Nahuel Huapi, estaba de igual modo en la mira del Gobierno. Las legendarias tierras de los manzaneros, liderados por Valentín Sayhueque, el indio amigo del Gobierno argentino, habían sido ya destacadas por viajeros como George Musters (1964) y Francisco Moreno (1999). Era sabido que existían asiduos contactos con parte de la población valdiviana. Esto fue así gracias a los relatos de viaje del piloto español Francisco Villarino quien, procedente de Carmen de Patagones, navegó el rio Negro y remontó el Limay hasta la zona sur de Neuquén. De esta travesía, asentó lo siguiente:

  • 8 Las cifras de ganado, sumando entre caballos, yeguas y vacas, era cerca de 8000 cabezas y requirió (...)

Estos indios dicen, que el año próximo pasado hicieron ajuste con los españoles de Valdivia de llevarles ganado, y que por eso bajaron de sus tierras (que están muy inmediatas a Valdivia) a los campos de Buenos Aires, y que se retiran ahora, y que inmediatamente que lleguen vendrán los de Valdivia a comprárselo, como tienen tratado; y que muchos de ellos irán a Valdivia, sin parar en parte alguna, para hacer dicha venta. (Villarino, 1782, p. 1019)8

17El funcionamiento de curtiembres y destilerías de alcohol de grano en Valdivia y Llanquihue fomentaba un activo comercio. Estas industrias habían sido fundadas por colonos alemanes y se relacionaban con el circuito hacia las pampas (Carreño Palma, 2005). A su vez todos los años, los conchavadores valdivianos pasaban a comerciar con los pehuenches, intercambiando productos –en particular por ponchos y ganados–. Estos datos verifican la complejidad de las relaciones interétnicas fronterizas desde fines del siglo xviii, en las que tanto el intercambio como el malón eran componentes básicos de la dinámica de las redes parentales.

18Desde Chile, también se conocían los movimientos indígenas por las vastas fronteras. Uno de los aportes más significativos es la obra decimonónica de Benjamín Vicuña Mackenna (1972), dedicada a los movimientos cordilleranos muy asentados en los años de la Guerra a muerte (1818-1832). Este renombrado historiador y político chileno afirmaba que los pehuenches bajaban de los valles de los Andes por los boquetes de Antuco, por donde vivían muchos. Desde esta región subandina, llamada La Montaña, «vienen los pehuenches a vender sus toscos tejidos y la sal de sus vertientes o los indios pampas arriando el ganado que malonean por el paso de Alico, menos transitado» (Vicuña Mackenna, 1972, p. 113). El paso obligado era Tucapel y pasaban por otros poblados como Santa Juana, Talcamávida y Yumbel.

19A su vez, Cornelio Saavedra, comandante general de armas de Valparaíso, quien mantuvo estrecha comunicación con Olascoaga, fue quien diseñó la operatoria de la Pacificación de la Araucanía. Ambos Gobiernos elaboraron sus planes con amplio conocimiento geográfico de las regiones en poder de los nativos, así como de los recursos y de los circuitos de intercambios que se potenciaban en puntos claves de la franja septentrional andina (Manara, 2013, p. 9).

20Con este panorama a la vista, la organización de un accionar punitivo requería más de lo que el Estado argentino disponía, lo que generaba situaciones muy delicadas de sobrellevar con los caciques y el Gobierno vecino. En tales circunstancias, se enfatizó la vía diplomática, fomentando mecanismos de negociación para desmovilizar los contingentes de malones. La idea era atraer a los caciques principales y convocarlos a parlamentos para firmar tratados y acuerdos de amistad, comercio y colaboración mutua. De esta forma, se pretendía reducir el alto impacto de sus asaltos, aunque desafiando la capacidad de obtener los cuantiosos recursos necesarios para solventar tal política.

21Las negociaciones pasaron a tener gran relevancia como sostén de las relaciones interétnicas en la década de 1870. En los tres casos que estudiamos, los caciques que fueron convocados a firmar estos pactos respondieron de distinto modo, tal como veremos más adelante. Esto nos muestra que era necesario atender a las particularidades y que no era posible un tratamiento homogéneo de la cuestión. Pero en definitiva, los Gobiernos abrieron un hábil juego de estrategias de dilación y persuasión que se fue tornando peligroso. Tal como asevera Juan Durán, se planteó una política de entretenimiento por parte del Gobierno nacional mediante la entrega de raciones, vestuario y sueldos a fin de conformar a los caciques y a sus comitivas, mientras no se dejaba de implementar el avance ofensivo (Durán 2006, p. 543). El plan político permitió ir prorrogando la decisión ya irrevocable de ocupar las tierras patagónicas. Sin embargo, comenzaron a surgir desacuerdos y venganzas intratribales en torno a pactar o sostener el accionar malonero, como veremos.

  • 9 El recurso de repartir víveres ya se practicaba en la época colonial. Los Borbones fueron muy estra (...)

22En este sentido, el Gobierno buscaba imponer la autoridad de un cacique principal sobre el cual recayera la subordinación de otros secundarios, generando dependencias que no siempre obedecían a la dinámica propia de los grupos afectados. La jerarquización incidía en la cantidad de raciones que recibiría cada uno y, a la vez, fomentaba que el principal tuviera suficiente influencia como para quebrar las coaliciones de fuerzas no aliadas convocadas desde adentro del espacio fronterizo, como las de Calfucurá y Namuncurá. Otro aspecto de peso eran las demandas de los caciques, tarea nada fácil de resolver en especial cuando estos habían aprendido a manejar los instrumentos del Estado. Las peticiones, quejas y demandas que los distintos jefes étnicos hacían llegar a las autoridades mediante cartas o mensajeros imponían cierta presión. La política de racionamiento supo ser efectiva para mermar en buena medida los malones pero no erradicaba los problemas de fondo.9 Los resistentes a pactar seguían moviendo recursos bélicos. Se sumaba el gasto por parlamentos, agasajos y regalos a los caciques y sus comitivas cada vez más numerosas. El costo era demasiado alto y las desinteligencias llevaban a nuevas negociaciones o bien a la amenaza de un malón para ajustar las diferencias, situación que se profundizó a lo largo de la década de 1870. A su vez, los circuitos mercantiles hacia los mercados chilenos seguían vigentes, tal como observó, el sargento mayor Mariano Bejarano (1873, pp. 348-359) en su misión de conferenciar con las tribus de Sayhueque (que recibían raciones del Gobierno). En esa oportunidad, observó que varias partidas de hombres de Reuquecurá y Purrán se acercaban a la cordillera arreando ganado desde las Salinas Grandes.

12. 5. Naturaleza fronteriza

23Desde la perspectiva planteada, enfocamos una macrorregión históricamente articulada por segmentos regionales desde el océano Pacífico al Atlántico formando, en su conjunto, un complejo espacio social de múltiples interacciones. La estrecha relación entre las sociedades de la Araucanía, la Norpatagonia y las pampas argentinas existía al menos desde el siglo xvii y los hispanos ya habían comprendido la necesidad de usufructuar el comercio con los nativos. Esta situación la potenciaron los Borbones a fines del xviii (Varela y Manara, 2006). Esta vasta frontera estaba articulada por circuitos mercantiles que cruzaban la cordillera a través de pasos relativamente bajos, en particular los de la franja andina en los cuales dominaban Purrán, Reuquecurá y Sahyhueque.

24Cada cacique controlaba una franja del territorio neuquino y eran nexos primordiales para el tránsito de contingentes de población y arreos desde las pampas a los mercados chilenos. Así, sus tierras conformaban un verdadero nudo de caminos disputado por otras tribus y codiciado por los Estados. La posición estratégica permitía a cada cual sostener un comercio muy dinámico en ambas vertientes cordilleranas.

25Estas tierras se mantenían por entonces autónomas, salvaguardadas por la distancia con los centros de poder; si bien existían relaciones muy dinámicas con gobernantes y poblaciones criollas que no comprometían el control sobre las mismas. De hecho, estas regiones estaban separadas físicamente por la cordillera pero esto nunca había sido un obstáculo para los grupos nativos, acostumbrados a movilizarse de un lado al otro y afianzando viejos vínculos. Siendo así, ambos Estados compartían un mismo conflicto y por ende, un mismo interés en controlar a los indígenas no sometidos.

26En la década de 1870, comenzó a aumentar la competencia por estas tierras y por atraer a los caciques a su favor. Por lo tanto, cualquier decisión gubernamental encarada al respecto incidía en el accionar de las partes en pugna e involucraba al conjunto fronterizo. Entonces, el avance simultáneo de Chile y la Argentina nos indica claramente la incompatibilidad existente entre los acostumbrados beneficiarios de los circuitos indígenas y los perjudicados por la sustracción de los animales (Manara, 2013, p. 18).

27La región de la Araucanía, una vasta región comprendida entre el río Bío Bío y el Toltén, era la puerta del sur de Chile. La llamada región de Concepción o del Bío Bío fue hasta fines del siglo xix una frontera de avance por parte del Estado chileno. Desde tiempos coloniales, el puerto de Concepción había sido un punto vital en los circuitos indígenas que venían del este (Cerda Hergel, 1996, pp. 13-14). Sobre las riberas del Bío Bío se habían establecido fortines, haciendas y poblados que eran provistos de los ganados trasandinos, parte del que se remataba entre los hacendados del valle central de Chile y los hacendados de la frontera (Idem, p. 38). Es decir que la demanda de ganados era constante, iba en aumento y fomentaba la circulación de los arreos posicionando a los lonkos de la franja andina como custodios estratégicos de los circuitos. Las poblaciones araucanas/mapuches seguían movilizándose al este andino manteniendo viejas redes parentales.

  • 10 Zeballlos fue fundador y director de la Revista de Derecho, Historia y Letras, en la que publicaba (...)

28Desde el punto de vista del Gobierno argentino, esos circuitos seguían siendo alimentados con los malones en las fronteras que, a decir verdad, no habían desparecido a pesar de los racionamientos. Aun así, debemos relativizar el peso de estos saqueos como única forma de obtención de animales, así como que estas empresas solo fueran impulsadas por agentes chilenos, tal como ha enfatizado la historiografía decimonónica. Las denuncias se fundaron en los escritos de hombres públicos e influyentes como Olascoaga, Moreno y Estanislao Zeballos,10 quienes explicitaban la grave incidencia de los malones impulsados por los chilenos. En contrapartida, advertimos que tanto en los campos de Varvarco como en la región del Nahuel Huapi existía cuantioso ganado equino, vacuno y ovino de excelente calidad, muy solicitado por unos y otros, que eran producto de la cría y reproducción por parte de los indígenas. En efecto, la riqueza ganadera de las parcialidades andinas era parte de la transformación dada en las últimas décadas y a un nuevo patrón de asentamiento de sociedades más complejas de ganaderos y comerciantes (Varela y Manara, 2006a). Esto conduce a una visión más prudente y matizada de la problemática.

29De modo que el espacio fronterizo fue un gran desafío para ambos Gobiernos hasta que estuvieron en condiciones de concretar la conquista definitiva. Mientras tanto, los lonkos readaptaban sus estrategias imponiendo una constante revisión de las políticas estatales. Una mirada comparativa del accionar de estos poderes ofrece matices significativos.

12. 6. Respuestas fronteras adentro

30En las condiciones descriptas, el espacio fronterizo se convirtió en un escenario de luchas y competencias. La conflictividad reinante potenció la adquisición de nuevas modalidades de acción por parte de los líderes indígenas para enfrentar los desafíos externos. Entendemos que el proceso expansivo estatal estimuló la capacidad de respuesta de los jefes tribales. Ellos, que tradicionalmente se sustentaban en el consenso, comenzaron a experimentar con mayor intensidad la presión sobre sus territorios y el destino de su gente. Ante esta situación, el surgimiento de jefaturas fuertes respondió a un proceso de transformaciones dadas por la confrontación de fuerzas (Mandrini, 1997; León Solís. 2001; Vezub, 2005; Varela y Cúneo, 2006; De Jong, 2007; Varela y Manara, 2006; Manara, 2011).

  • 11 Los tratados de paz se realizaban con los distintos grupos étnicos. En el caso de los ranqueles hub (...)

31La situación estratégica y los recursos naturales del territorio neuquino fueron factores decisivos para la consolidación de los tres liderazgos definidos en la segunda mitad del siglo xix. Es decir que había tres caciques, muy distintos entre sí, que coincidieron en asumir el rol de interlocutores frente a las fuerzas estatales. El control de los pasos cordilleranos los convirtió en protagonistas ineludibles. Cada cacique selló una unidad política y marcó su posición ante los Gobiernos que buscaban atraerlos o combatirlos. Tanto Purrán como Reuquecurá y Sayhueque mostraron gran capacidad de adaptación en un entorno cambiante, especialmente una notoria habilidad en el comercio, la guerra y la diplomacia para lidiar con los dos frentes estatales. Pero estos rasgos compartidos no garantizaron iguales movimientos, porque cada uno implementó sus propias tácticas. Ya no era posible pensar en una misma modalidad y acordar cláusulas iguales. La diferenciación étnica pasó a ser primordial.11

32Las negociaciones, como ya dijimos, lograron mermar la frecuencia de los malones a cambio de importantes raciones, regalos y sueldos que suplían lo que podían obtener con aquellos. Surgió una suerte de hábito de racionamiento que, si no se cumplía en tiempo y forma, daba lugar a la amenaza de malón para persuadir al Gobierno a revisar la situación. De igual modo, los Gobiernos insistían, muchas veces de forma velada, en correr las líneas de fronteras incumpliendo los pactos. En consecuencia, el malón y las coaliciones de fuerzas intertribales se hicieron cada vez más fuertes para frenar tales desmanes. La estrategia de hacerse de bienes era, al mismo tiempo, una forma de restarle recursos al Estado y de dispersar sus fuerzas para que no concretara la instancia final.

33La relativa pacificación fue ganando adeptos pero también resistencias. Las respuestas estuvieron lejos de ser unánimes. Mientras que algunos firmaban alianzas procurando recursos para la sobrevivencia, otros se resistían a hacerlo por su gran desconfianza hacia los huincas. Así, además, tendían a boicotear los acuerdos y a atacar las tolderías de los caciques firmantes. De una u otra forma había una intención de frenar al invasor. Existieron cambios de postura, intereses solapados y alternativas de último momento. La desconfianza mutua, recelos y actitudes semejantes no contribuían demasiado (Durán, 2006). Ningún acuerdo era inamovible y esta situación tuvo un costo cada vez más alto para los Estados, mientras que los caciques se readaptaban a los vaivenes de las políticas gubernamentales. El clima inestable predominante en estas décadas generaba incertidumbre más allá de la firma de los tratados y las condiciones podían alterarse repentinamente (Bechis, 2000; Varela y Manara, 2006; De Jong, 2011).

  • 12 Julio A. Roca, en un informe presentado ante el Congreso nacional en 1879, sostenía que «El único c (...)

34En este contexto se forjaron las trayectorias de los caciques andinos-norpatagónicos que estudiamos. Gran parte de la historiografía los ha asimilado acorde al papel de indios amigos o indios enemigos y les ha proporcionado rótulos difíciles de erradicar (Bandieri, 2009, p. 131-135). El caso de Sahyhueque es el mejor conocido y responde al estereotipo del jefe aliado del Gobierno argentino.12 En contraposición, surge la figura de Feliciano Purrán, quien siempre se mostró reacio y desconfiado a la hora de pactar con el Gobierno argentino y siguió sosteniendo sus vínculos con autoridades y hacendados chilenos. Por esta razón, la historiografía le ha adjudicado el mote despectivo de chilenófilo, dejándolo afuera de los relatos dominantes (Manara, 2001; Varela y Manara, 2006b). En el caso de Reuquecurá, su protagonismo se desdibuja frente al peso de su hermano, el gran Calfucurá, y de su sobrino Namuncurá; quienes dominaron en las pampas durante varias décadas del siglo xix. En este último caso, la adscripción araucana de los Curá y el traslado hacia el este andino los ubica en el contexto como indios chilenos para diferenciarlos de los indios argentinos, cuestión de disputa soberana en pleno proceso expansivo de los Estados.

  • 13 Ambos proyectos de expansión terminaron chocando por intereses en áreas andinas, situación que llev (...)

35La presencia de estos liderazgos colocó al espacio neuquino en la mira de las operaciones militares. Esta era una franja clave para controlar los pasos cordilleranos y la puerta de acceso a la Patagonia. Se sabía que, además de la numerosa población indígena, circulaban asiduamente hacendados y comerciantes chilenos con el aval de los caciques, especialmente por parte de Purrán y de Reuqecurá. La población trasandina ponía en peligro la soberanía en tierras donde aún no existía control efectivo de autoridades argentinas y esto alimentaba las pretensiones de ocupación del país vecino.13

36La formación de las unidades políticas reconfiguraron la distribución del poder a nivel regional. Los caciques fueron reiteradamente convocados a parlamentar y, a la vez, solían ser llamados por jefes de otras etnias para malonear. Esto sucedía especialmente cuando los acuerdos no eran respetados o para provocar que el Gobierno los atienda. Fueron partícipes de tratativas de distinta índole con ventajas y desventajas para los suyos. La capacidad de estos lonkos para negociar y hacerse de bienes para luego distribuir entre su gente era un gran atributo, por lo que se ganaban el respeto de propios y ajenos. Un buen negociador sumaba buena oratoria y el control de información para moverse e incluso anticiparse. Los casos analizados verifican la diversidad de estos rasgos.

12. 7. La resistencia de Feliciano Purrán

37Este cacique pehuenche tuvo un protagonismo central en el proceso que estudiamos; sin embargo, su figura se desvanece en anécdotas y episodios aislados a nivel regional. Por sus tradicionales relaciones con la población chilena, la historiografía provincial lo reconoce como chilenófilo. Los rasgos de traicionero y huidizo devienen de su constate desconfianza y dilación para concretar acuerdos con el Gobierno argentino y pactar simultáneamente con el Gobierno trasandino. Al profundizar en el personaje histórico, advertimos que esta imagen ha sido construida a la luz de la política estatal para legitimar la ocupación de las tierras pehuenche (Varela y Manara, 2006b). Entonces, resulta significativo mirar el proceso desde otra perspectiva.

38Purrán diseñó su estrategia sobre la base de no dar exclusividad a ninguno de los Gobiernos, por lo cual tomaba recaudos ante todas las propuestas. Por eso, tampoco asistía personalmente a los parlamentos y acostumbraba a dilatar la firma de los acuerdos poniendo alguna excusa para no concretar, buscando imponerse a las pretensiones criollas y obtener los beneficios oportunos. Una actitud que resulta ambigua para los observadores externos, pero muy hábil por parte del cacique. Era sabido que mantenía contacto con pobladores y autoridades trasandinas, algo que no negaba y tampoco estaba dispuesto a cortar. En enero de 1874, Purrán envió una carta al Gobierno argentino proponiendo la paz, en acuerdo con los caciques que habían concurrido a una Junta Grande y le habían dado el poder para esta gestión. Escribió: «Yo creo que el Gobierno también desea la paz con las tribus para que vivamos en sosiego todos incluidos», aclarando que también comerciaba con los chilenos «como ermanos» [sic] (Archivo Histórico de Mendoza, 1874).

39Su habilidad en los dos frentes le permitió poner freno a la instalación de blancos en sus tierras. El objetivo era mantener su autonomía buscando un equilibrio de convivencia posible desde su lugar de intermediario (Varela y Manara, 2006a; León Solís, 2001). Muchos viajeros, comerciantes y misioneros que transitaron por la región lo hicieron siempre bajo su supervisión. También contaban con su aval los hacendados chilenos que le arrendaban tierra de pastoreo, dejando a sus animales bajo la custodia indígena o de sus propios capataces para regresar a los animales luego de la invernada, para ser destinado a la exportación de carnes saladas, cueros y sebos.

40El negocio de los arreos también estimulaba la movilización de otros caciques, supuestamente bajo la órbita de Purrán. Olascoaga menciona a Millamán y Tranamán, jefes de 130 a 200 lanzas que habitaban la margen derecha del río Barrancas quienes, según dice:

Son los que en mayor escala hacen este negocio […] Otras veces arriendan sus tierras y los ganaderos chilenos suelen vivir largas temporadas entre ellos, sin que sufran sus intereses. Se calcula que solo en esa parte se invernan en los potreros naturales que forma la cordillera, de 20 000 a 30 000 cabezas anualmente. (Olascoaga, 1974, p. 78)

  • 14 Se trata de la Sección de notas y telegramas dirigidos a la superioridad. Uriburu al Ministro de Gu (...)

41Según informaron los partes militares, había varios puestos de invernada de ganado ocupados por individuos chilenos que habían venido para tener sus haciendas con un permiso otorgado.14 El problema se agudizaba con la injerencia directa del Gobierno chileno aprovechando la ausencia de las fuerzas argentinas en esa región:

Ha conservado hasta ahora, últimamente un subdelegado civil, nombrado por las autoridades de Chillán, y en la parte militar intervenían los jefes de la frontera de Angol, llegando a adquirir bastante prestigio entre los salvajes, el coronel chileno Bulnes, comandante de esa frontera anteriormente. (Olascoaga, p. 412)

  • 15 Los malales forman parte de la geografía y de la historia de esta región. Estos refugios naturales (...)
  • 16 Luis de la Cruz, alcalde de Concepción, había iniciado en 1806 un viaje de tres meses por tierras i (...)

42Se comprende claramente por qué los dominios de Purrán estuvieran en la mira de la campaña militar que venía organizando el Gobierno argentino. La zona de Varvarco y de las lagunas de Epulafquen era muy atractivas por sus recursos naturales y la existencia de los típicos malal (refugio o corral).15 Los pehuenches eran de larga data el nexo de la rastrillada del norte que llegaba a Chillán, los Ángeles y Antuco y a su vez se comunicaban con el puerto de Talcahuano y Concepción.16

43Estos factores delinearon una región particularmente codiciada por los blancos como por otras parcialidades nativas. En la década de 1870, igual que Sahyhueque y Reuquecurá, Purrán fue convocado a parlamentar para firmar acuerdos con el Gobierno argentino. Pero en su caso, también lo demandaba el Gobierno trasandino. De hecho, Purrán accedió a firmar un tratado de amistad con Don Basilio Urrutia, el jefe de operaciones de la Araucanía, por el cual se comprometió a auxiliar al Gobierno de Chile en caso de cualquier ataque. Así como también, a proteger a las personas y haciendas de los chilenos que arrendaban sus tierras a los caciques pehuenches. A cambio, el cacique recibiría ciento veinte pesos anuales y el nombramiento de un comisionado que velaría por sus intereses comerciales en la plaza de Antuco (Hux, 1991, p. 50-51).

44Tres años después, firmó un nuevo tratado con las autoridades del fuerte de San Rafael en Mendoza. Por medio de este, el Gobierno nacional se comprometió a respetar el territorio al sur del río Neuquén para residencia de las tribus, costear la educación primaria para los hijos de caciques y capitanejos, y el libre comercio entre las tribus y las poblaciones argentinas. A la vez, se responsabilizaba a pagar un sueldo de 200 pesos al cacique Purrán; entregar cada seis meses, azúcar, yerba, tabaco, papel y jabón, a lo que se agregaba para los mocetones aguardiente y vino, más trescientas yeguas anuales. En calidad de regalo, se entregaba a los caciques principales un vestuario completo y, cada dos años, una montura de buena calidad. Como puede apreciarse, el tratado fue muy beneficioso para Purrán y su gente.

La aceptación de los tratados de paz con ambos Gobiernos muestra su habilidad diplomática y negociadora. Pero esta relación dual planteaba un juego riesgoso. Del lado argentino, se cuestionaba su afinidad con los intereses chilenos y lo acusaban de malonear las haciendas para fomentar aquellos mercados. En este sentido, Olascoaga fue uno de los principales denunciantes de la intervención de Purrán y de las consecuencias que esto tenía para la consolidación del Estado nacional. A su vez, la prensa, como el Diario El Constitucional, también se hacía eco de la problemática nacional en los siguientes términos: Chilenos del sud que se enriquecieron algunos invadiendo con los indios, otros comprando a un vil precio los ganados robados, invernándolos en valles de nuestro territorio y pasándolos a mercados chilenos, no podrían resignarse por mucho tiempo a la estirpación [sic] de un pillaje tan lucrativo para ellos. Las indiadas de Purrán y sus subordinados están del otro lado del Neuquén. (Archivo histórico de Mendoza, 1879)

45Por el lado chileno, el cacique era un viejo aliado necesario para acceder a los ricos valles de pastoreo y cubrir la demanda de ganados. Más allá de los pactos firmados, a Purrán se lo seguía asociando con los ataques de malones y, si bien puede suponerse que en los últimos años ya no lo hacía, es difícil asegurar que no hubiera caciques pehuenches que sí. Esta suposición surge de la inexistencia de unanimidad en la decisión de pactar hacerlo o no. Por lo tanto, los caciques disidentes bien pudieron seguir maloneando sin el aval de Purrán. Estas discrepancias intertribales eran frecuentes; lo mismo ocurría en las tolderías de Sahyhueque y de Reuquecurá. De cualquier forma, en la década de 1870 los pehuenches ya criaban sus propios ganados en los valles de la región, reproduciendo el ciclo de veranada e invernada según el modo transhumante característico. Es decir, si los malones seguían existiendo, ya no eran el único modo de obtener animales para las redes de comercio. Sumado a que los pactos con los Gobiernos se habían constituido en una fuente excepcional para lograr ganados y otros tantos recursos.

12. 8. La alianza de Valentín Sayhueque

46El caso de Valentín Sayhueque tiene todos los rasgos del cacique que buscó las formas de conciliar con las autoridades argentinas asegurándose el control del País de las Manzanas. Estas ricas tierras en la codiciada región del Nahuel Huapi, a semejanza de las tierras del norte, ofrecían excepcionales recursos y pasos transcordilleranos. En esos años, Sahyhueque se destaca por su capacidad para negociar y parlamentar, así como para gestionar intercambios comerciales y mantener lazos de parentesco y amistad, atributos cada vez más visibles en los liderazgos de esta época.

47Hacia 1870, el cacique huilliche ya mantenía estrechas relaciones de amistad en el ámbito gubernamental, en particular con Carmen de Patagones, fuerte con el cual sostenía un activo comercio desde antaño. En consecuencia, se lo jerarquizó regionalmente para firmar acuerdos a sabiendas de la fuerza de su liderazgo. Así, Sahyhueque se posicionó como intermediario apropiado para convencer a los demás caciques de una paz duradera.

48George Chaworth Musters había llegado a los toldos de Sahyhuque acompañando a un grupo de tehuelches meridionales camino a Carmen de Patagones. Describió al cacique en su diario de viaje como el más poderoso de la Patagonia, bajo cuyo mando tenía mucha indiada. De estos, le admiró la obediencia que le profesaban. Asimismo, le llamaron mucho la atención los objetos de plata que adornaban su toldo.

  • 17 Sahyhueque, como todos los caciques que iban pactando, tenía un pasado de actividades maloneras. La (...)

49Para entonces, cuando el Gobierno argentino acordó entregarle raciones, ganados y otros productos, el cacique había abandonado las empresas maloneras,17 tal como observó Musters:

Al cacique no le convenía intervenir [alude a los malones sobre Carmen de Patagones] porque perdería inevitablemente las valiosas provisiones de caballos y de vacas que le daba el Gobierno bonaerense y que era más provechoso recibir las raciones anuales que saquear y desbaratar las colonias del río Negro. (Musters, 1964, p. 318)

50En tal sentido, como cacique principal se le adjudicaba autoridad sobre un vasto territorio poblado por otras tribus:

La autoridad de Cheoque (Sayhüque) se extiende al norte hasta Mendoza, sobre centenares de indios que residen en tolderías fijas, unos cuantos en el valle próximo a Las Manzanas. Pero la mayor parte hacia el norte, cerca de los bosques de araucaria. (Musters, 1964, p. 320)

51Observamos en lo citado que se incluyen las tierras del norte neuquino que estaban bajo el dominio de Reuquecurá y de Purrán, quienes no estaban bajo la esfera de Sahyhueque ni respondían al Gobierno argentino. Estas diferencias tiraban por la borda el intento del este último de poner a todos los caciques de Neuquén bajo las órdenes del jefe manzanero, pretendiendo que él dirigiera los movimientos de los otros dos. En virtud de los beneficios que le proporcionaba la amistad con las autoridades, había abandonado los malones y se negó a participar de una gran invasión que planificaba Calfucurá en la frontera sur con el objetivo de atacar a Carmen de Patagones (Schoo Lastra, 1997). Esto lo enfrentó a Calfucurá, otro de los líderes contemporáneos que dominaba en las Salinas y era, precisamente, hermano de Reuquecura.

52Estas posiciones diferenciadas nos muestran de qué modo se configuró el cuadro de fuerzas y controversias en el espacio fronterizo andino. Sin embargo, los relatos oficiales tienden a centralizar el poder regional en la figura Sahyhueque para alinear a los caciques más hostiles. Es claro que las territorialidades y las relaciones de poder intertribales eran muy distintas a las imágenes que se veían desde fuera.

  • 18 La investigación al respecto fue elaborada sobre la base de la correspondencia que Bulnes Yanquetru (...)

53En ese contexto, estudiamos el accionar de su primo, el cacique José María Bulnes Yanquetruz, considerando que en la política adoptada por su antecesor está la clave de la estrategia pacifista de Sahyhueque (Varela y Manara, 2008).18 Ambos emergen como las figuras referenciales de la política de pacificación de la segunda mitad del siglo xix.

54Cabe recordar que Yanquetruz había sido el más destacado de los caciques tehuelches septentrionales, líder de los grupos indígenas del sur de Buenos Aires, de Neuquén y buena parte de Río Negro y Chubut. Como tal, encaró tratativas con las autoridades de Patagones, tradicional centro de racionamiento e intercambios, ofreciendo su cooperación y protección frente a los malones de otros grupos. Sahyhueque, muy joven por entonces, supo acompañar a su primo en estas actuaciones oficiales.

55Antes de pactar, Bulnes Yanquetruz había mostrado su disconformidad con las propuestas y se dedicó a dar malón junto a sus caciques aliados solicitando raciones para todos. Las autoridades le reiteraban los privilegios propios de su condición a cuenta de convencerlo de los beneficios que tendría el tratado de paz:

Así es, mi querido hermano, que ya, todo se ha borrado entre nosotros, y que lo que solo deseamos es la paz, asegurandote q´ vos, entre nosotros, serias respetado como tal jefe que sois, teniendo tu buen sueldo, lo mismo q´ tu gente sin que nada les falte. (Archivo Histórico de la Nación Argentina, 1956b) [El destacado es de la autora]

56Pero cuando a fines de 1856, el cacique aceptó las bases del tratado que se firmó al año siguiente, algunos de sus aliados contrariados efectuaron por su cuenta un malón en Patagones. Sobre este mismo, Yanquetruz informó a la comandancia para que «con toda su fuerza se ponga en defensa», mostrándose muy molesto por no poder frenar a los suyos. A la vez, pidió que se «les mande dar vala y metralla» [sic] (Archivo Histórico de la Nación Argentina, 1956c). Estas disidencias internas se observan en los tres casos estudiados y así era como se mantenían vigentes las venganzas intertribales. Yanquetruz, tal como le ocurrió a Sahyhueque más tarde, se vio limitado en el seno de su propia organización. Posiblemente esto fue así porque el poder que estaba asumiendo hacia fuera implicaría a corto plazo ejercer dominio hacia dentro, idea que no todos aceptaban. Por lo tanto, debió lidiar con otros caciques que no veían con buenos ojos como su ascendente estatus iba imponiendo desigualdades, compromisos y condiciones que no estaban dispuestos a acatar. Efectivamente, el rol de protector de Patagones lo puso a Yanquetruz en un lugar privilegiado, pero lo comprometía a frenar a sus propios disidentes como a sus enemigos Calfucurá y Reuque, tal como él mismo expresara «Te he de agradecer q´, por medio de tu mando y amistades, les estorbes á los otros indios que nos hagan daño, y espero que me hagas chasque de cualquiera novedad que vos sepas» (Archivo Histórico de la Nación Argentina, 1956d) [el destacado es de los autores].

A su vez, desde Patagones se comunicaba a las esferas superiores la necesidad de incrementar la política de racionamiento: Por estas razones, Sr. Ministro, creo que contando, el Sup. Gob. á estos indios como súbditos, convendría se les asigne algún sueldo, pues esta política, conservaría en Yanquitruz un braso fuerte que el Sup. Gob. podría utilizar contra Calfucurá quien siempre ha de ser nuestro enemigo implacable. [Sic]. (Archivo Histórico de la Nación Argentina, 1956e)

  • 19 En mayo de 1859 firmó un acuerdo con Bartolomé Mitre como ministro de guerra y le otorgaron un suel (...)

57Cuando Bulnes Yanquetruz murió de forma dudosa en 1858 y le sucedió su hermano Benito Chingoleo, Sahyhueque ya denotaba un mayor protagonismo al integrar las comitivas que viajaban a Buenos Aires a reafirmar los tratados de paz.19 Luego firmó por separado y, si bien seguía subordinado a su primo, se estableció que «serán indios enemigos del cacique Sayhueque todos los indios que sean enemigos del Gobierno». Al mismo tiempo, ponía a sus hombres a disposición de las autoridades del fuerte en caso de un ataque de tribus hostiles a los cristianos. El plan era reforzar a Chingoleo como «cacique mayor y jefe de las indiadas» y a Sayhueque como su segundo, para liderar los grupos del sur como estrategia para confrontar las fuerzas de Calfucurá (Hux, 1991, p. 34).

58De este modo, siguió prevaleciendo el legado de la política de pacificación y negociación de Bulnes Yanquetruz. En 1867, murió Chingoleo y Sayhueque ya se encontraba residiendo en la zona del Caleufu, su principal centro en adelante. Allí fue descripto como un hombre rico, dueño de numerosas manadas y rebaños, en particular miles de ovejas. Además poseía un toldo que funcionaba a modo de depósito para guardar sus adornos de plata, ponchos, mantas y regalos. Su gente era cultivadora y además almacenaban piñones, manzanas y los frutos del algarrobo (Villegas, 197, pp. 62-65). A semejanza de los pehuenches, los huilliches también habían transformado su economía con la cría y reproducción de animales y algunas prácticas agrícolas como fuente de abastecimiento e intercambio. Más una división del trabajo en actividades específicas como la platería como distintivo de los renovados caciques.

  • 20 En la correspondencia que incautó el general Villegas se encontraron varias cartas de funcionarios (...)

59La amistad con el Gobierno argentino no cortó las relaciones trasandinas aunque desde Buenos Aires se pensara que esto era así. Sayhueque supo mantener sus fluidas relaciones de amistad y parentesco con caciques trascordilleranos, entre ellos los de Muquén, Maquehua, Tromen y Pitrufquén. Este hecho se verifica en la numerosa correspondencia del cacique, nexo relevante entre sus allegados. Las cartas que a su vez recibía desde Chile lo mantenían bien informado de todo cuanto acontecía en aquellas regiones (Pávez Ojeda, 2008, pp. 663, 710 y 767). Supo ser convocado por las autoridades chilenas así como por parcialidades de la Araucanía para sumarse contra las fuerzas estatales, situaciones que procuró evitar para no descuidar su trato con Patagones.20

60Otro punto central era el control de los circuitos mercantiles que se vinculaban con población indígena y blanca de Valdivia. Sobre esta cuestión, Sayhueque pretendió limitarlos, aun generando discordias con algunos de sus mejores caciques como Foyel e Inacayal. La relación con los valdivianos era muy antigua y aseguraba el intercambio de ganado a cambio de aguardiente y variados elementos y no todos estaban de acuerdo en frenar estos vínculos (Cox, 1963). La zona era muy apropiada para proyectos varios, como relata el naturalista Jorge Claráz sobre una tentativa de colonización por parte de pobladores venidos de Chile, que habrían comprado tierras alrededor de Teke Malal. El proyecto de organizar una colonia fracasó, supuestamente, por la resistencia de los pampas o tehuelches septentrionales (Claráz 1988, pp. 40-41).

61Por último, su defensa de Patagones lo enfrentó a los Curá, quienes persistían en creer que el objetivo de los huincas era exterminarlos, por lo que cuestionaban que Sayhueque mantuviera buenas relaciones en lugar de auxiliarlos para atacar. Por el contrario, el cacique había fijado claramente su posición de que, ante cualquier intento de invasión a Bahía Blanca o Patagones, iría con todas sus huestes a enfrentarlos directamente a Salinas Grandes (Hux, 1991, p. 181). La opción aliancista de Sayhueque confrontaba la belicosidad asumida por la dinastía Curá, teniendo muy cerca de sus territorios precisamente a Reuquecurá como garante de los movimientos de los salineros en la región andina.

12. 9. La beligerancia de Reuque-Curá

62El caso de Reuque es muy distinto al de los caciques Sayhueque y Purrán. No es una figura muy visible en la historiografía argentina ni chilena. Ser el hermano de Juan Calfucurá (Piedra Azul), el emperador de las Pampas, lo ha colocado en un segundo plano. Los Curá eran un reconocido linaje oriundo de la Araucanía, condición que pone énfasis en las redes parentales. Por esta razón adquiere el mote de intruso, cuestión que ha alimentado hasta hoy el debate acerca de los indios chilenos en oposición a los indios argentinos. Sin embargo, hay rasgos de este liderazgo que lo hacen particular.

63Recordamos que en la primera mitad del siglo xix, Calfucurá había cruzado los Andes para instalarse al sur de Buenos Aires, en la zona privilegiada de Salinas Grandes, en donde impuso su dominio político y militar. Desde allí, el jefe de los salineros lideró una confederación indígena durante cincuenta años junto a sus hijos Rumay y Manuel Namuncurá. En la década de 1850, encontramos a Reuque en el contexto del ya comentado Bulnes Yanquetruz, acompañado por primo Sahyueuque, entre quienes ya existía una marcada rivalidad. De hecho Yanquetruz supo comunicar a Patagones la presencia de grupos hostiles a esa plaza: «yo [Yanquetruz] cuando doy mi palabra la doy de buena intención me ha venido aviso de Bajada de Valcheta que está Reuque-Curá con una fuerza bastante regular» (Archivo Histórico de la Nación Argentina, 1856f). Efectivamente, poco tiempo después el cacique Reuquecurá invadió por el norte, con 800 lanzas (Archivo Histórico de la Nación Argentina, 1856g).

  • 21 Su campamento principal estaba en Curu Charahuilla, costa del río Catan-Lil y al norte del río Picú (...)

64En la década de 1860, Reuque-Curá se ubicaba en la zona oriental andina, a orillas del río Catan-Lil, zona de Aluminé, entremedio de los dominios de Sayhueuqe y los de Purrán.21 Paulatinamente, se impuso a modo de cuña en el sector medio andino del territorio neuquino, posición estratégica que le permitía coordinar sus acciones con Calfucurá, denotando una magnífica habilidad política, semejante a su hermano. Así, lograron centralizar el poder sobre una diversidad de tribus dispersas a lo largo de las fronteras sur (Hux, 1991, p. 180).

65Reuque mantenía una relativa paz con el Gobierno de Buenos Aires pero también era de sumarse a los malones a los que era convocado. De modo que lograba eludir la presión directa del Gobierno y, a la vez, desorientaba con su accionar. Si bien participaba en las operaciones conjuntas, solía permanecer en sus tierras de Neuquén, desde donde controlaba la comercialización de los ganados que le eran remitidos desde las pampas para ingresarlos a la región de la Araucanía y a los mercados chilenos.

66Reuque-Curá tenía influencia sobre unos quince lonkos reconocidos en la región de la Araucanía por su bravía e identificados también en las tratativas de los Gobiernos chilenos, tal como Queupú-Millá, Nahuelpan, Painé-Filú, Pulmane, Marihual y Calvuén, entre otros. Hacia 1875, se estima que mantenía 2000 guerreros bajo sus órdenes. Sin dudas, el control del espacio y la colaboración de fuerzas trasandinas fortalecían la posición de Calfucurá frente a los Gobiernos del frente atlántico, ya fuera para dar grandes malones o para las negociaciones. Las coaliciones de fuerzas fueron una gran estrategia de los Curá, que lograron una notoria capacidad de movimientos y operatoria (Bechis, 2000; De Jong, 2007).

  • 22 Archivo del Estado Mayor de Buenos Aires. Documento n.º 896 del 12 de octubre de 1866

67Por entonces, se hizo frecuente que contingentes de lanceros muy numerosos cruzaran por los dominios de Reuque para sumarse a las fuerzas de Calfucurá y Namuncurá en las pampas y luego se retiraran a salvo. En lo sucesivo, estas operaciones se repitieron; frente a lo que el Gobierno argentino buscó la renovación de los tratados de paz con Calfucurá, instancia en la que Reuque firmó por primera vez con su hermano (Hux, 1991, p. 81).22 Llama la atención que Sayhueque llegó hasta cerca de Azul con 400 conas para reclamar que a él se le dieran también las raciones trimestrales como las prometidas a Reuque. Se trataba entonces de nivelar sus fuerzas y prestigio, esto incidía directamente en la cantidad, calidad y frecuencia de las raciones que el Gobierno acordaba con cada cacique.

  • 23 Carta de Bernardo Namuncurá al coronel Álvaro Barros, abril de 1869.

68Calfucurá junto a su gente había llevado a cabo numerosos ataques contra los pueblos de la línea sur de Buenos Aires, como Olavarría, Azul, Tandil y Bahía Blanca. Así ocurrió, por ejemplo, cuando en 1869 se sintió amenazado por la pretendida expansión planificada por el Gobierno de Mitre sobre la isla de Choele Choel. En ese momento, reunió más de 3500 hombres para evitar ese avance (Barros 1975, p. 80).23 Lo que estaba en disputa eran tierras para el engorde de ganado y, si el Gobierno lograba ocupar esa franja, se cortarían las rastrilladas de paso obligado que usaban los salineros para los arreos hacia la cordillera. Calfucurá y su hermano Bernardo Namuncurá solicitaron una vez más que Reuque-Curá sumara sus fuerzas, con las que llegaron a 3000 lanzas aproximadas entre los caciques chilenos. La amenaza no se concretó, pero presionó lo suficiente como para que Domingo Sarmiento, recién electo presidente, decidiera retroceder con el plan.

69Finalmente, Calfucurá participó en el combate en San Carlos en 1872 contra las fuerzas militares dirigidas por Ignacio Rivas. Al año siguiente, murió en las tolderías de Salinas Grandes, siendo ya muy longevo con más de 90 años. Le sucedió su hijo Manuel Namuncurá, quien seguía contando con el apoyo de Reuque y unos veinticinco caciques, en su mayoría araucanos y ranqueles. Había recibido la directiva de su padre de «no entregar Carhué al huinca». Por el contrario, ese lugar verde excepcional debía quedar en manos de los Curá. Ese legado quedo en la memoria colectiva pero el poderío de los Curá ya estaba en jaque.

70En octubre de 1876, una de las invasiones más grandes que se recuerde verificó el peso que tenían las fuerzas indígenas coaligadas. Más de 200 lanceros atacaron a lo largo de una vasta extensión de la pampa bonaerense y se llevaron un cuantioso botín. Si hemos de observar algún error táctico, creemos que el error de Namuncurá fue pretender tener a los caciques y capitanejos en calidad de subordinados. Sin embargo, algunos comenzaron a desobedecerle y sus recursos comenzaron a diezmarse. Otra limitación fue la constante guerra contra las tropas nacionales y la intervención en las luchas internas del país, en las que ofrecía sus lanceros a diversas facciones. Hacia 1877, varios caciques, desmoralizados por las matanzas, decidieron rendirse cuando se ponía en marcha la campaña militar de Roca.

71Al comienzo de la Conquista del Desierto, las tribus ya estaban en situaciones difíciles de superar por sus propios medios. Dominaba el hambre, la falta de abrigo y una gran desorientación por dejar sus tierras. A principios de 1881, las fuerzas comenzaron la persecución de Rumay y Namuncurá, mientras Reuque-Curá pudo preservarse un tiempo más en sus tierras, adonde llegaban a refugiarse los suyos. A fines de 1882, Rumay fue apresado en las cercanías del río Aluminé y, en 1883, las tribus de Reuque fueron capturadas al límite de la subsistencia. Namuncurá optó por la rendición y se entregó en la localidad neuquina de Ñorquín en 1884. Tal como se advierte, las tierras de Reuque fueron el último bastión de los araucanos/salineros perseguidos. De igual modo ocurrió con otros tantos caciques, que fueron corridos de las pampas y terminaron refugiados en las tierras de Purrán y las de Sayhueque. Las tierras andinas fueron hasta el final el mejor resguardo.

12. 10. Reflexiones finales

72En los tres casos presentados, observamos liderazgos emergentes de un contexto histórico muy complejo y violento, marcado por el avance simultáneo y constante de los Estados argentino y chileno. Estos caciques/lonkos dieron un salto cualitativo, convirtiéndose en interlocutores cada vez más estratégicos para lidiar con la presión de factores externos y con las diferencias inter e intratribales que iban surgiendo fronteras adentro. Se denota una clara transición de poderes cacicales hacia nuevas prácticas, con una renovada capacidad operatoria.

73El acento puesto en los parlamentos y en la firma de tratados durante la segunda mitad del siglo xix fue un modo de dirimir diferencias sustanciales. La política de racionamiento se hizo cada vez más difícil de sostener; más aún, cuando las alianzas no eran unánimes y los caciques principales respondían de distinto modo, tal como hemos analizado.

74Las diversas tácticas y la inagotable fuerza negociadora que verifica Purrán, Reuque-Curá y Sayhueque les permitió sobrellevar la situación por unos cuantos años mientras fortalecían su influencia y prestigio. El posicionamiento frente a los Gobiernos fue distinto en cada caso. Sin embargo, cuando los Estados estuvieron en condiciones de concretar las campañas militares, todos y cada uno debieron abandonar sus tierras.

75De modo que, mientras Purrán optó por negociar con ambos Gobiernos para preservar la dinámica tradicional de los circuitos, Sayhueque por su parte se jugó por mantener su alianza con el Gobierno argentino. Por su lado, Reuque-Curá fue un eslabón clave en las coaliciones estratégicas de su hermano Calfucurá. En tales circunstancias, asumieron la compleja e inédita experiencia de actuar frente a un enemigo que avanzaba de un modo u otro. En su condición de intermediarios, estos jefes fueron quienes tuvieron mayor contacto con las autoridades, lo cual implicaba beneficios tanto como muchos riesgos. Así, cada experiencia individual resulta ser el reflejo de comportamientos colectivos. La toma de decisiones fue el gran desafío de estos tiempos y abrió diferencias entre los mismos caciques que optaban por uno u otro accionar.

76Finalmente, Purrán terminó prisionero en la isla Martín García, pero logró escapar y volver a su tierra en donde ya se había levantado el Fortín iv División. Se escapó a Chile y sobrevivió entre su numerosa parentela. En el caso de Sayhuque, la amistad que supo defender hasta último momento tampoco lo dejó a salvo. Previo a la campaña militar, había un resquebrajamiento en sus buenas relaciones con Patagones. Francisco Moreno pudo constatar el comienzo de estos desacuerdos y tensiones y los reclamos por las raciones que no le entregaban (Moreno, 1976, p. 171). En 1881, frente a la campaña al Nahuel Huapi, decidió huir con su gente hacia el sur patagónico y se rindió finalmente en 1885. Los Curá, fiel a su estilo de resistencia a ultranza, fueron los últimos en rendirse ante la embestida del ejército. Namuncurá, Reuque y Rumay terminaron capturados, al entregarse a último momento en condiciones muy desgastantes.

77Ante todo lo expuesto, es evidente que la preeminencia del Estado nación condicionó y fraccionó la lectura de las fuentes creando estereotipos sobre estos últimos liderazgos indígenas que participaron directamente en el proceso de consolidación estatal. De una u otra forma, las estrategias indígenas desafiaron la capacidad de los Gobiernos de la Argentina y de Chile para resolver la conflictividad reinante en sus fronteras. La constante readaptación de los caciques muestra la creciente e intensa movilización de fuerzas para reubicarse en un nuevo orden nacional que amenazaba sus destinos. Finalmente, no hubo táctica que prevaleciera por encima del avance de las tropas pero, sin dudas, marcaron un largo camino de aprendizajes.

Comentario al texto

78Walter Delrio

79El trabajo de Carla Manara se propone un objetivo muy claro y por cierto complejo, como lo es identificar las novedades en las estrategias de los liderazgos de los pueblos originarios frente al avance estatal de las últimas décadas del siglo xix. La autora elige para ello centrarse en la figuras de Purrán, Reuque-Curá y Sayhueque.

80Quizás el flanco que presenta más preguntas para el lector se relaciona con la perspectiva de la autora de ver el mundo fronterizo desde el interior. Elección que hace ya que los liderazgos fuertes y las presiones recibidas por los objetivos estatales aparecen como efectos de interacciones con el afuera. En otras palabras, los cambios internos aparecen subsumidos de una u otra forma a las influencias externas. Al mismo tiempo la documentación proviene de los archivos estatales, con lo cual desde el interior es siempre a través del exterior o las relaciones con él.

81La autora, no obstante, identifica esta problemática al señalar, por ejemplo en el caso de Purrán, cómo los discursos estatales fueron dando forma a un estereotipo de indio chileno y traicionero. Gran parte de la documentación de archivo utilizada nos presenta problemas en el mismo sentido, aunque con diferentes características. A pesar de estas dificultades siempre presentes en el abordaje desde la documentación de archivo, Manara identifica las diferentes estrategias en un contexto en el cual se van operando cambios cualitativos en los procesos de relación entre los Estados argentino y chileno y los pueblos originarios.

82Por otro lado, un elemento constante a lo largo del trabajo es el modo en que estos líderes, identificados en la documentación de la época, debieron enfrentar la disidencia interna. Se cuestiona permanentemente el liderazgo y los arreglos establecidos por los mismos con las autoridades nacionales. La autora nos permite vislumbrar los tipos de conflicto al interior de cada unidad sociopolítica de acuerdo a sus contextos territoriales y sociales. Así señala: «cada experiencia individual resulta ser el reflejo de comportamientos colectivos». Aquí, uno de los aportes más significativos del trabajo es la posibilidad de pensar en estas relaciones constantes entre la construcción de una política identificada en la documentación al accionar de un líder y los procesos internos y externos de construcción política. De modo tal que ese desde el interior se vuelve en una pregunta constante. ¿Han sido los líderes como los hemos pensado a través de los archivos? ¿Cómo fueron esas complejas negociaciones al interior de cada unidad sociopolítica?

83El trabajo de Manara abre una multiplicidad de preguntas, las motiva y demanda pensar en cómo responderlas.

Respuesta al comentario

84Carla Gabriela Manara

85La intención de mirar hacia adentro el mundo indígena implica, como punto de partida, reconocer cierta limitación en cuanto a las fuentes propias de ese adentro. No obstante, la búsqueda de fuentes de información se convierte en un objetivo en sí mismo. En el caso que nos ocupa, la mayoría de las fuentes son evidentemente de tipo oficial o bien han sido escritas por sujetos externos. De este modo, todas ellas han contribuido a consolidar tanto versiones parciales como los tantos estereotipos conocidos. Las fuentes oficiales contienen una riqueza de información muy disímil y básicamente muestran la mirada etnocéntrica sobre el objeto/sujeto observado para legitimar la conquista. Aún así, una relectura permite observar la dinámica del mundo fronterizo y las relaciones interétnicas más allá de la intencionalidad del emisor.

86La expansión simultánea de los Estados argentino y chileno generó múltiples efectos en las sociedades nativas que fueron objeto de la misma. En consecuencia, los lonkos redefinieron su rol y muchas de las pautas tradicionales se resignificaron por la fuerte presión estatal. Creemos que estos cambios y permanencias reflejan concretamente los modos de adaptación de estas sociedades. Además, lo visualizamos mejor a través de las disidencias, alianzas y coaliciones de fuerzas como tácticas necesarias y muchas veces complementarias frente a la política estatal. Asimismo, es claro que la sociedad criolla también ajustó sus planes observando los movimientos indígenas e interactuando con los lonkos, cuestiones reiteradas y muy explícitas en la documentación de los archivos estatales.

87¿Cómo contrarrestamos el dominio de las fuentes oficiales? Por un lado, el abordaje de las crónicas y diarios de viajeros suma detalles significativos relevados por los propios protagonistas durante el tiempo que transitaron tierra adentro. Sin dudas son agentes externos, pero la experiencia de circular por tierras indígenas solicitando el aval de los lonkos y la convivencia en las tolderías durante meses les otorga un valor particular. Cualquiera fuera el objetivo del cronista, la transcripción de diálogos, las observaciones directas sobre el espacio y las descripciones de los usos costumbres indígenas no siguen los mismos cánones del relato oficial; por lo tanto, surgen matices a considerar. A su vez, las memorias de actores movilizados por el mundo fronterizo, como lenguaraces, misioneros, cautivos, exiliados y bandidos suman otras voces desde adentro.

88En esta búsqueda destacamos el análisis específico de numerosas cartas escritas por los mismos lonkos o por sus lenguaraces, destinadas a las autoridades, a compadres y familiares a ambos lados de la cordillera. Esta correspondencia sostenida durante todo el siglo xix fue parte de la adaptación de estos jefes para nivelar la estrategia de relación con el blanco. Así, salen a la luz muchas situaciones intra, inter y extratribales, factores de conflicto, así como demandas, solicitudes y hasta críticas a la política estatal. Este caudal de información nos da otra perspectiva del proceso en estudio pudiendo observar a los lonkos en primer plano.

89Por último, cabe señalar que a lo largo de la investigación procuramos acceder a otro tipo de fuentes además de las escritas. En este sentido, indagamos en el campo de la arqueología, en la tradición oral, en el presente etnográfico, en la cartografía y en el uso de topónimos. La confrontación y articulación de esta diversidad de fuentes amplía notoriamente las posibilidades de analizar los comportamientos indígenas en su propio orden. Todo lo cual, refuerza el camino emprendido.

Bibliographie

Lista de fuentes documentales

Archivo Histórico de Mendoza (ahm). (1 de enero de 1874). Carta de Purrán a la Comandancia de Frontera Sur. Época Independiente, Carpeta 769, Documento 59.

Archivo Histórico de Mendoza (ahm) (24 de julio de 1879). Los resultados. Diario El Constitucional, n.º 1242.

Archivo Histórico Municipal de Malarhue. Áreas protegidas. Caja 5, Documento 2, Carpeta 9.

Archivo Histórico de la Nación Argentina, Sala x (agn). (1856a). Correspondencia que Bulnes Yanquetruz mantuvo con las autoridades del fuerte de Carmen de Patagones.

Archivo Histórico de la Nación Argentina, Sala x (agn). (Junio de 1856b). Carta del Comandante Villar a Bulnes Yanquetruz. 19-4-5.

Archivo Histórico de la Nación Argentina, Sala x (agn) (16 de junio de 1856c). Carta de Bulnes Yanquetruz a Patagones. 19-4-5.

Archivo Histórico de la Nación Argentina, Sala x (agn) (15 de junio de 1856d). Carta de Villar a Bulnes Yanquetruz. 19-4-5.

Archivo Histórico de la Nación Argentina, Sala x (agn) (24 de junio de 1856e). Carta de Comandante Benito Villar a Mitre. 19-4-5.

Archivo Histórico de la Nación Argentina (agn) (7 de junio de 1856f). Carta del cacique José María Bulnes Yanquetruz, remitida desde Paso de Chocorí, al comandante de Patagones, coronel Benito Villar. 19-4-5.

Archivo Histórico de la Nación Argentina (agn). (4 de agosto de 1856g). Informe a la superioridad del comandante militar de Patagones, coronel Benito Villar. 19-4-5.

Telegrama de Uriburu al ministro de Guerra desde el Fuerte San Martín. Sección de notas y telegramas dirigidos a la superioridad (27 de abril de 1879).

Lista de fuentes bibliográficas

Aguerre, A. M. y Tapia, A. (Comps.). (2002). Entre médanos y caldenes de la pampa seca. Arqueología, historia, lengua y topónimos. Buenos Aires: uba.

Areces, N. (2000). Regiones y fronteras. Apuntes desde la historia. Andes, 10, 19-45. Salta: cepiha.

Ayrolo, V. (2006). Historia regional comparada ¿una nueva posibilidad analítica? En: S. Mata de López y N. Areces. Historia Regional. Estudios de casos y reflexiones teóricas (pp. 107-118). Salta: cepiha.

Bandieri, S. (2001). Estado nacional, fronteras y relaciones fronterizas en los Andes nordpatagónicos: continuidades y rupturas. En: S. Bandieri (Comp.), Cruzando la cordillera. Neuquén: cehir, unco.

Bandieri, S. (2009). Historia de la Patagonia. Buenos Aires: Sudamericana.

Bandieri, S. y otros (Comp.). (2008). Las escalas de la historia comparada. Buenos Aires: Miño Dávila.

Barros, Á. (1872/1975). Fronteras y Territorios Federales de las Pampas del Sur. Buenos Aires: Solar/Hachette.

Bechis, M. (2000). Cuando los regalos no llegan «los jefes se ponen verdes»: política y regalo entre caciques de las pampas en una Junta general de 1830 descrita por participantes. Cuadernos del Sur, Historia, 29, 7-32.

Bejarano, M. (1873). Diario de viage [sic] en el valle del Río Negro de Carmen de Patagones hasta el cerro nevado del Valle Rica [sic] y viceversa. Buenos Aires: Memoria del Ministerio de Guerra y Marina.

Carreño Palma, L. (2005). El Alcohol de grano de Valdivia en Araucanía y las Pampas. Revista Universum, 20(2), 172-181.

Claráz, J. (1988). Diario de Viaje de exploración al Chubut 1865-1866. Buenos Aires: Marymar.

Cox, G. (1862-1863). Viaje en las rejiones [sic] septentrionales de la Patagonia. Santiago de Chile: Imprenta Nacional.

Cerda-Hegerl, P. (1996). Fronteras del sur. La región del Bio Bio y la Araucanía chilena. 1604-1883. Temuco: Ed. de la Frontera.

Curruhuinca, C. y Roux, L. (1986). Sayhueque. El último cacique. Buenos Aires: Plus Ultra.

De Jong, I. (2007). Armado y desarmado de una Confederación: el liderazgo de Calfucurá en el período de la organización nacional (1852-1873). Simposio El Liderazgo indígena en los espacios fronterizos americanos. Siglos xviii-xix. Buenos Aires: Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires.

De la Cruz, L. (1969). Viaje desde el puerto de Ballenar hasta la ciudad de Bs. As. En: P. de Angelis (Comp.), Colección de Obras y Documentos relativos a la historia del Río de la Plata. Tomo ii. Buenos Aires: Plus Ultra.

Durán, J. (2006). Frontera, indios, soldados y cautivos. Buenos Aires: Bouquet Editores.

Fernández, S. y Dalla Corte, G. (Comps). (2001). Lugares para la historia. Rosario: unr editorial.

Foerster, R. y Vezub, J. (julio-diciembre de 2011). Malón, ración y nación en las pampas: el factor Juan Manuel de Rosas (1820-1880). Historia, 44(2).

Guerra, M. y otros (Eds.). (2007). Historias compartidas. Economía, sociedad y poder siglos xvi-xx. Primer Encuentro de Historia Perú-Argentina. Buenos Aires.

Hux, M. (1991). Caciques pehuenches. Buenos Aires: Marimar.

León Solís, L. (2001). Los señores de la cordillera y las pampas. Los Pehuenches de Malalhue 1770-1800. Mendoza: Universidad de Congreso.

Levaggi, A. (2000). Paz en la frontera. Historia de las relaciones diplomáticas con las comunidades indígenas en la Argentina (siglos xvi-xix). Buenos Aires: Universidad del Museo Social Argentino.

Manara, C. (2006). Liderazgos indígenas frente a la campaña militar. La resistencia de Feliciano Purrán. En: Historia Total de la Patagonia. Colombia: Ed. Barcel Baires. Grupo Alfa.

Manara, C. (2011). Redefiniciones del poder cacical frente al avance estatal en las fronteras andino sureñas (1780-1880). ix Congreso Argentino-Chileno de Estudios Históricos e Integración Cultural. San Carlos de Bariloche: Universidad de Río Negro.

Manara, C. (2013). La disputa por un territorio indígena. Argentina y Chile tras Varvarco (siglo xix). Revista tefros, 10, 1-27.

Mandrini, R. (1997). Las fronteras y la sociedad indígena en el ámbito pampeano. En: Anuario del iehs, 12, 23-34. Tandil: uncpba.

Mandrini, R. (2008). La Argentina aborigen. Buenos Aires: Siglo Veintiuno.

Mata de López, S. y Areces, N. (2006). Historia Regional. Estudios de casos y reflexiones teóricas. Salta: cepiha.

Moreno, E. (1997). Reminiscencias del Perito Moreno. Buenos Aires: Elefante Blanco.

Moreno, F. (1999). Una excursión al Neuquén, Río Negro, Chubut y Santa Cruz. Buenos Aires: Elefante Blanco.

Musters, G. (1964). Vida entre los Patagones. Buenos Aires: Solar/Hachette.

Pávez Ojeda, J. (2008). Cartas mapuche. Siglo xix. Tomo 3 (1874-1880). Santiago de Chile: Ocho Libros Editores.

Pechmann, G. (1980). El campamento de 1878. Algunos cuentos históricos de fronteras y campañas. Buenos Aires: Eudeba.

Pérez Herrero, P. (Comp.). (1991). Región e Historia en México (1700-1850). México: unam.

Pérez Zavala, G. (2005). Oralidad y escritura: los tratados de paz entre el estado argentino y las tribus ranqueles. Río Cuarto: tefros, Facultad de Ciencias Humanas, Universidad Nacional de Río Cuarto.

Pinto Rodríguez, J. (Ed.). (1998). Modernización, inmigración y mundo indígena. Temuco: Ed. Universidad de la Frontera.

Schoo Lastra, D. (1977). El indio del desierto. 1535-1879. Buenos Aires: Ed. Goncourt.

Tamagnini, M. (1995). Cartas de frontera. Córdoba: unrc.

Van Young, E. (1987). Haciendo historia regional. Consecuencias metodológicas y teóricas. Anuario iehs, 2. Tandil.

Varela, G. y Cúneo, E. (2005). Líderes indígenas y relaciones interétnicas en la norpatagonia durante los siglos xviii y xix. En: S. Bandieri y otros (Dirs.), Hecho en Patagonia. cehir, Universidad Nacional del Comahue, Educo Editorial, pp. 53-84.

Varela, G. y Manara, C. (2006a). Capítulo 1. La dinámica de un espacio cordillerano nordpatagónico. De las primeras sociedades indígenas a los últimos cacicatos. En: Bandieri, S. y otros: Hecho en Patagonia. La historia en perspectiva regional. Neuquén: unco-educo.

Varela, G. y Manara, C. (2006b). Purrán: el señor de los Andes (coautoría de Varela, G.). En: R. Mandrini (Comp.), Vivir entre dos mundos. Conflictos y convivencia en las fronteras del sur de la Argentina. xviii y xix (pp. 260-287). Buenos Aires: Editorial Taurus.

Varela G. y Manara, C. (2008). La construcción de poderes indígenas frente a la expansión estatal: la impronta de José María Bulnes Yanquetruz. En: E. Néspolo y D. Marrone (Eds.), Signos en el tiempo y rostros en la tierra. Volumen 3. Luján: unlu, proarehp.

Vezub, J. (2005). Valentín Sayhueque y la Gobernación indígena de las manzanas. Poder y etnicidad en la Patagonia noroccidental (1860-1881). Tesis Doctoral. Tandil: uncpba.

Vezub, J. (2006). Don Valentín Sayhueque. El Gobernador indígena de las Manzanas. En: R. Mandrini (Ed.), Vivir entre dos mundos. Conflictos y convivencia en las fronteras del sur de la Argentina. xviii y xix (pp. 289-318). Buenos Aires: Editorial Taurus.

Villarino, B. (1969). Diario del Piloto de la Real Armada […] del reconocimiento que hizo del Río Negro. En: P. De Angelis, Colección de Obras y Documentos relativos a la historia antigua y moderna de las Provincias del Río de La Plata. Volumen viii. Buenos Aires: Plus Ultra.

Vicuña Mackenna, B. (1972). La guerra a muerte. Santiago de Chile: Ed. Francisco de Aguirre.

Notes

1 La documentación de la época los menciona como jefes y caciques principales y los diferencia de los caciques secundarios o capitanejos. A su vez, usamos la voz lonko que en mapudungun (lengua mapuche) define el rol de jefe.

2 Los etnónimos (en mapudungun) responden a la clasificación más conocida: pehuenche (gente del pehuén); huilliche (gente del sur) y mapuche (gente de la tierra). Este último está documentado desde el siglo xviii (Mandrini, 2008, p. 181), pero se los generaliza como araucanos, como los españoles llamaron a las poblaciones nativas de la región de la Araucanía, diferenciados de los indios chilenos en las fuentes oficiales argentinas del siglo xix.

3 Purrán, con asentamiento en Campana Mahuida, controlaba todo el norte neuquino, entre el río Barrancas y el Covunco, prolongándose hacia Lonquimay y cruzando la cordillera. Reuque, desde el paso del Arco hasta el arroyo Malleo, incluyendo la cuenca del río Aluminé y la región del Catanlil. Sayhueque ejercía dominio desde el Malleo hasta el Limay, conocida como la región de los manzanares.

4 El relevamiento de fuentes se realizó en los siguientes Archivos: de Santiago de Chile, Franciscano (Santiago de Chile), general de la Nación Argentina, provincial de Mendoza, municipal de Malarhue, histórico municipal de Río Cuarto (Córdoba), histórico de Neuquén y de Chos Malal. Así como el Centro de documentación de Bahía Blanca, la Biblioteca Vignati (Trelew-Chubut), el Archivo y complejo Museográfico provincial Enrique Udaondo (Luján-Buenos Aires) y el Archivo histórico de Santa Rosa (La Pampa).

5 Las fechas entre paréntesis corresponden a las ediciones consultadas, no a las ediciones originales.

6 El malón fue adquiriendo rasgos de presión política además de su relevancia económica. La organización requería de amplios conocimientos geográficos, minuciosa planificación y participación de cientos de lanceros pertenecientes a tribus aliadas convocadas a ambos lados de la cordillera. De acuerdo a la cantidad de hombres y caballos que aportaba cada cacique, se obtenía un porcentaje de lo obtenido. Las cifras dadas por las fuentes sobre la cantidad de animales de los grandes arreos oscilan entre 20 000 y 40 000 cabezas anuales.

7 Manuel Olascoaga estuvo tres años en el ejército chileno como secretario del general Cornelio Saavedra. En ese tiempo, desempeñó varias comisiones de carácter estratégico y asistió a las campañas sobre Arauco. Ambos mantenían coincidencias en cuanto a la problemática indígena y la necesidad de combatir los malones, razón por la cual Olascoaga estimaba que su jefe no llegaría a ocupar la presidencia de Chile. (Carta confidencial del coronel Olascoaga a Don Federico Cibils. San Fernando, 18 de Mayo de 1901, Buenos Aires, Archivo histórico de la provincia de Neuquén (ahpn), Documentos relativos a la etapa territoriana: sección Cartas confidenciales y telegramas, 1860 y 1901).

8 Las cifras de ganado, sumando entre caballos, yeguas y vacas, era cerca de 8000 cabezas y requirió de la participación de 300 indios y 6 chinas que acompañaron la expedición (Villarino, 1782, p. 1026).

9 El recurso de repartir víveres ya se practicaba en la época colonial. Los Borbones fueron muy estratégicos en este sentido, entregando raciones y regalos en las visitas de los caciques o cuando se los convocaba a un parlamento. Ese modo protocolar fue cambiando al articular a los caciques a las negociaciones de paz con el objetivo de mantenerlos abastecidos y desmovilizar los malones. De este modo, el racionamiento pasó a ser constante y dio lugar a que los caciques reclamaran el no cumplimiento de la entrega (Levaggi, 2000; Foerster y Vezub, 2011).

10 Zeballlos fue fundador y director de la Revista de Derecho, Historia y Letras, en la que publicaba artículos de autores varios y propios. Esta colección de 73 tomos encuadernados desde 1909 a 1923 es muy explícita en cuanto a las ideas de la Conquista del desierto, reivindicadas a la luz del centenario de la nación argentina. En Archivo Estanilao Zaballos, Complejo Museográfico provincial Enrique Udaondo, Luján.

11 Los tratados de paz se realizaban con los distintos grupos étnicos. En el caso de los ranqueles hubo acuerdos (1865, 1870 y 1872) necesarios para cortar posibilidades de alianzas con los grupos que no pactaban (Pérez Zavala, 2005).

12 Julio A. Roca, en un informe presentado ante el Congreso nacional en 1879, sostenía que «El único cacique que he creído merezca ser considerado por su conducta siempre fiel y la buena comportación de su tribu que no ha figurado en malones es Sahyhueque el de las manzanas». (Curruhuinca Roux, 1986, p. 156).

13 Ambos proyectos de expansión terminaron chocando por intereses en áreas andinas, situación que llevó al conflicto limítrofe a partir de 1881. Un ejemplo claro de disputa por un territorio indígena fue el caso de Varvarco, centro de dominio pehuenche (Manara, 2013).

14 Se trata de la Sección de notas y telegramas dirigidos a la superioridad. Uriburu al Ministro de Guerra: telegrama del 27 de abril de 1879, desde el fuerte San Martín.

15 Los malales forman parte de la geografía y de la historia de esta región. Estos refugios naturales eran usados como corral para animales y en tiempos de guerra constituían excelentes refugios. La voz malal se reitera en los topónimos de la zona, como Pichi Malal (corral pequeño), Malal Curí (corral negro) o Chos Malal (corral amarillo) en el norte neuquino, siempre en relación a la configuración del terreno. (Archivo Histórico Municipal de Malarhue).

16 Luis de la Cruz, alcalde de Concepción, había iniciado en 1806 un viaje de tres meses por tierras indígenas pasando por Neuquén con el objetivo de abrir un camino que comunicara al reino de Chile con el Atlántico para futuros fuertes y poblados (Aguerre y Tapia, 2002). En aquella oportunidad, ya había verificado la existencia de este dinámico circuito mercantil y la diversidad de transacciones que se llevaban a partir de los grandes arreos provenientes de las sierras bonaerenses que pasaban por los boquetes cordilleranos (De Angelis, 1969).

17 Sahyhueque, como todos los caciques que iban pactando, tenía un pasado de actividades maloneras. Las fuentes dan cuenta de legendarias correrías por las pampas junto a sus hermanos, acompañando a su padre Chocorí.

18 La investigación al respecto fue elaborada sobre la base de la correspondencia que Bulnes Yanquetruz mantuvo con las autoridades del fuerte de Carmen de Patagones durante todo el año de 1856 (Archivo Histórico de la Nación Argentina, 1956a).

19 En mayo de 1859 firmó un acuerdo con Bartolomé Mitre como ministro de guerra y le otorgaron un sueldo de $ 600 mensuales y 50 yeguas cada seis meses (Hux, 1991, p. 177).

20 En la correspondencia que incautó el general Villegas se encontraron varias cartas de funcionarios chilenos que buscaban atraerlo. Lidiando con ambos frentes, igual que Purrán, su compromiso con el Gobierno argentino y el intercambio con Patagones fue prioritario. Por esta razón, no atendió a las pretensiones trasandinas de extenderse sobre sus tierras y rechazó los pabellones chilenos que intentaron obsequiarle, reiterando que era indio argentino. Recordemos que, en 1873, Sayhueque le solicitó al entonces comandante de Patagones, coronel Liborio Bernal, que le obsequiara una bandera argentina como la que usaba Casimiro en todos los parlamentos. Moreno, en 1876, observó que el cacique izaba la bandera azul y blanca frente a su toldo.

21 Su campamento principal estaba en Curu Charahuilla, costa del río Catan-Lil y al norte del río Picún Leufú. Poseía tierras de veranada en la región de Aluminé hasta la cordillera de los Andes.

22 Archivo del Estado Mayor de Buenos Aires. Documento n.º 896 del 12 de octubre de 1866

23 Carta de Bernardo Namuncurá al coronel Álvaro Barros, abril de 1869.

Auteur

Profesora y licenciada en Historia. Especialista en Historia Contemporánea. Doctoranda en la UNCPBA. Se desempeña como Profesora Adjunta en el Departamento de Historia de la Facultad de Humanidades, Universidad Nacional del Comahue, Neuquén y Sede Bariloche (CRUB). Investigadora del Centro de Estudios de Historia Regional (CEHIR). Su área de especialización está formada por el estudio de sociedades indígenas, espacios de fronteras y relaciones interétnicas, etapa colonial y republicana (Chile y Argentina).