Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Araucania-Norpatagonia II

 | 
Paula Núñez
, 
Andrés Núñez
, 
Marcela Tamagnini
, 
et al.

Introducción

Paula Núñez, Brenda Matossian, Andrés Núñez, Marcela Tamagnini et Carolina Odone

Texte intégral

1En el año 2009, Pedro Navarro Floria dio inicio a la serie de Talleres Binacionales que hoy se erigen como la columna vertebral del conjunto de escritos donde se inscribe el presente libro. El supuesto que nos reunía era que la complejidad de la región no solo demandaba un abordaje interdisciplinario, también necesitaba poner en diálogo la larga, mediana y corta duración y, sobre todo, quebrar los nacionalismos que impregnan las academias a cada lado de la cordillera. La hipótesis central era que la pregunta por un corredor específico «Araucanía-Norpatagonia» no solo respondía a una particular coyuntura de integración sino que se inscribía en un proceso de larga duración, cuya dimensión diacrónica se buscó identificar, caracterizar y problematizar.

2Quienes acompañamos esa iniciativa denominamos esos talleres con el adjetivo binacionales no tanto por acordar definiciones sobre nación y Estado, sino por dar una marca de inicio de cada uno. Veníamos de universidades argentinas y chilenas y nos preguntábamos cómo superar esa marca de origen en relación con la pregunta que nos convocaba. Porque la binacionalidad argentino-chilena era la marca administrativa sobre el espacio que originaba nuestros interrogantes.

  • 1 Ambos disponibles en el enlace web: http://iidypca.homestead.com/PublicacionesIIDyPCa_Libros.html
  • 2 Disponible en el enlace web http://editorial.unrn.edu.ar/index.php?option=com_booklibrary&task=view (...)
  • 3 El número ii de la presente obra corresponde porque es el segundo libro publicado en el catálogo de (...)

3Las reflexiones iniciadas en cada uno de los encuentros dieron origen a la serie de obras Araucanía-Norpatagonia. Los dos primeros libros han sido publicados en forma digital desde el iidypca (Instituto de Investigación en Diversidad Cultural y Procesos de Cambio): Araucanía-Norpatagonia: cultura y espacio, editado por Pedro Navarro Floria y Walter Delrio, y Araucanía-Norpatagonia: la territorialidad en debate. Perspectivas ambientales, culturales, sociales, políticas y económicas, editado por María Andrea Nicoletti y Paula Núñez.1 En tanto que Araucanía-Norpatagonia: discursos y representaciones de la materialidad, ha sido editado por María Andrea Nicoletti, Paula Núñez y Andrés Núñez en la editorial de la Universidad Nacional de Río Negro.2 Hoy presentamos Araucanía-Norpatagonia II: la fluidez, lo disruptivo y el sentido de la frontera,3 un escrito variado donde los anclajes de sentidos, desde múltiples perspectivas, resultan relevados de una forma cada vez más profunda.

4El encuentro que dio lugar a esta obra se realizó en el contexto de una sorpresiva explosión volcánica, acontecida en abril de 2015, que nos obligó a quedarnos en el hotel donde se desarrollaban las conferencias y a tomar como marco un fenómeno ambiental indiscutiblemente vivido por todos. De pronto, elementos extra académicos ponían el acento en lo común y lo compartido. Los vínculos sociedad-naturaleza también se pusieron en debate en un escenario extremo, preguntas por relaciones y movilidades abrieron reflexiones hacia otras temporalidades y modos de conocer lo material. En esa instancia, la producción y originalidad de la mirada buscada se consolidó en el horizonte de las utopías de quienes nos convocamos y fue argumento para quedarnos debatiendo en un marco de emergencia. La obra que hoy se presenta es resultado de quienes estuvimos y quienes intentaron llegar, al quedar varados en la ruta de cenizas.

5La perspectiva binacional ha ido creciendo desde los debates y articulaciones llevadas adelante, poniendo en evidencia la complejidad de elementos que emergen en cuanto lo nacional no se supone como hipótesis explicativa excluyente. La pluralidad de sentidos de lo territorial se intuye en las diferentes perspectivas de acercamiento, mostrando tanto la polisemia como las tensiones detrás de conceptos como lugar, frontera o representación. Cada uno de los libros que anteceden esta obra significa un paso adelante en la comprensión de la complejidad de una región constituida por múltiples fronteras, diferenciaciones y dinamismos vinculares que actualizan parcialmente prácticas y costumbres de larga data. La mirada binacional que proponemos construir ordena de alguna forma, en función de los sentidos diseñados desde el Estado. Algo que, lejos de visiones monolíticas, inscribe aproximaciones variadas, en tensión, y que, progresivamente, van encontrando líneas de debate. Las que en cada libro proponen un cierre parcial de un camino en marcha. La apertura en la propuesta surge en el modo en que se redacta cada capítulo. Inicialmente, estos pasan la evaluación de un comité académico, después se elevan a comentaristas que reflexionan sobre las preguntas que se inauguran a partir de la lectura de cada reflexión. El escrito resultante puede o no ser complementado con la respuesta de cada autor. De este modo, las propuestas teóricas se presentan como un diálogo que, de alguna forma, tratamos de continuar en cada encuentro y en cada nuevo libro. Además de esto, cada trabajo se organiza en ejes temáticos, de forma tal que con la lectura del conjunto se abran diálogos internos entre las diversas propuestas. Para ello, los responsables de coordinar cada eje se toman el trabajo minucioso para reflexionar de qué forma los textos pueden articularse en el proceso mismo de escritura.

6En la presente obra, todo este trabajo ha dado como resultado 18 capítulos organizados en cuatro ejes. La dimensión institucional, que reconoce los anclajes administrativos es la apertura a los debates que se proponen. Así, en el eje 1, «Disrupciones de lo institucional», se focalizó en la comprensión de las dinámicas de institucionalización de las prácticas económicas, políticas y culturales, incorporando entre ellas a la producción de conocimiento. El armado de este eje fue coordinado por Brenda Matossian.

7Dentro de este primer eje, se presentan cinco capítulos en los que se plantean una serie de debates en torno a las disrupciones de lo institucional que han transformado dimensiones políticas, sociales y económicas en la Argentina y Chile a partir de enfoques de sumo interés. El primero de los capítulos, de autoría binacional y a cargo de Jorge Ernesto Muñoz Sougarret y Eva Muzzopappa, está titulado «Orden y comercio. La construcción de Estado y ciudadanía en la cordillera norpatagónica a principios del siglo xx». Ambos autores se proponen dar cuenta del peso de las consolidadas relaciones comerciales establecidas en torno al lago Nahuel Huapi por empresas de capitales multinacionales frente a las endebles vinculaciones que intentaban definir las instituciones estatales chilenas y argentinas hacia fines del siglo xix y principios del siglo xx. Analizan esta contraposición a partir de un caso muy ilustrativo ocurrido en la Norpatagonia andina. Espacio geográfico donde los procesos de tensión en la construcción de las nociones de territorialidad, Estado y nacionalidad se hacen visibles gracias al trabajo de indagación y reflexibilidad de los autores. Fue en aquellos años en los que las burocracias estatales en general, y las vinculadas a las fuerzas policiales en particular, eran poco reconocidas, y la ciudadanía política se encontraba restringida para los pobladores de los Territorios Nacionales argentinos. Por ello, la ciudadanía posible era la social y se accedía a ella a partir de la pertenencia a las empresas comerciales que mantenían una importante hegemonía en la región. Este trabajo aporta un ejemplo muy claro sobre cómo en esta zona de frontera, a partir del reforzamiento del modelo del Estado-nación, las dinámicas y lógicas tradicionales en la escala local se vieron profundamente transformadas y debilitadas.

8El segundo capítulo, a cargo de Darío Escobar Sepúlveda y Paula Núñez y denominado «La apropiación religiosa del imaginario sureño en Chile. El caso de los misioneros aliancistas en Osorno, 1898-1922», también presenta un esfuerzo de autoría chileno-argentina. Este busca analizar las modalidades de significación religiosa del espacio en relación con las transformaciones culturales y económicas de Osorno hacia fines del siglo xix y principios del xx. Si bien la mirada es local, apunta a revisar las lógicas de integración y exclusión constitutivas de la región. Así, el estudio del caso muestra cómo lo que parecía una disputa religiosa y política entre sectores católicos y luteranos implica, asimismo, una tensión cultural entre colonos, chilenos y mapuches, a partir de la irrupción del grupo de los aliancistas. Esta complejidad es, al mismo tiempo, producida espacialmente. Esto es así, dado que cada uno de los cultos inscribe en la ciudad formas diferentes de apropiación que apuntan a dinámicas de reconocimiento social diferentes. Así, se analizan marcas urbanas que responden a lógicas e intereses religiosos disímiles: la instalación de templos de variada jerarquía, el uso del espacio público y/o privado con fines religiosos son elementos que dan cuenta de las disputas de poder en el interior de la ciudad. Este caso muestra cómo la dimensión de la fe reproduce tanto prácticas económicas como concepciones políticas y hasta reivindicaciones étnicas de la población.

9En este punto, cabe señalar que los dos primeros trabajos de este eje ponen en tensión las dinámicas entre las escalas nacionales y las locales-regionales al analizar, a partir de detallados estudios de casos, los márgenes de dependencia de estas segundas con respecto a las imposiciones de los Estados y, de modo simultáneo, las contradicciones que se produjeron en los desplazamientos de lógicas desde las esferas locales-nacionales hasta internacionales.

10Por otra parte, encontramos el trabajo de Silvana López: «La cepal y las instituciones de ciencia y tecnología en el espacio Andino-Norpatagónico. Segunda mitad del siglo xx». Este indaga sobre la influencia de la cepal en las políticas públicas desarrollistas en la Argentina en la década del cincuenta del siglo xx, a partir del estudio del rol de las instituciones dedicadas a la ciencia y la tecnología en este contexto. También poniendo en diálogo distintas escalas, la autora señala cómo la impronta de la cepal, expresada en el pensamiento económico estructuralista, promovió la generación de políticas de Estado que construyeron nuevas fronteras. ¿De qué manera? Mediante la apropiación del espacio, la explotación de los recursos naturales y la influencia de la ciencia y la tecnología en sintonía con estas perspectivas. La aplicación de estas políticas definió asimismo, en el interior de la provincia de Río Negro, nuevas marginalidades a la vez que marcó dinámicas que permiten comprender el relato histórico de San Carlos de Bariloche como ciudad turística y más puntualmente como complejo polo científico y tecnológico. El interés puesto en el inta y en la instalación de una Estación Experimental Regional Agropecuaria en la Norpatagonia andina argentina, específicamente en San Carlos de Bariloche, abre el debate acerca de hasta dónde operó esta influencia en un caso particular que permite profundizar y debatir estas lógicas.

11Luego, el trabajo aportado por Carolina Michel: «Institucionalización del desarrollo territorial en la región de la Norpatagonia: una mirada desde lo rural» también se pregunta acerca de los procesos de institucionalización de los modelos de desarrollo en la Patagonia, aunque lo hace desde el punto de vista presente. La autora se pregunta cómo las concepciones teórico-metodológicas sobre territorio, planificación y desarrollo, presentes en actores e instrumentos de planificación, orientan los procesos de transformación territorial. Busca encontrar respuestas a esta pregunta por medio del estudio de caso de la aplicación de una estrategia de desarrollo territorial rural como es la Denominación de Origen del chivito criollo al norte de Neuquén. Así, indaga la compleja vinculación entre macroconceptos vinculados al desarrollo, que contienen el espíritu de los cambios, y las esferas de materialización de los mismos. Con lo que da cuenta de cómo en el camino de aumentar el valor de alimentos con identidad territorial, las denominaciones de origen contribuyen a la cierta dinamización de los territorios rurales. Además con el agregado de ser esta en particular portadora de una impronta notable dentro de la historia transcordillerana a raíz de la práctica de la trashumancia. Aun así, si bien este tipo de estrategias de desarrollo enfatiza los productos y su territorio, no terminan de promover cambios sustantivos en la actual estructura de acumulación. De este modo, se mantiene un rol de subordinación internacional funcional a la globalización del capitalismo transnacional. La autora acompaña la tendencia a explicar esta situación a partir de visiones intervencionistas y neopositivistas, donde se asume una noción de espacio como reflejo de la sociedad reduciéndolo y limitando las posibilidades del desarrollo territorial.

12Estos dos últimos trabajos reflexionan sobre las nociones de desarrollo y territorio, articuladas en torno a las políticas de planificación. Así, muestran el peso que han tenido la modernización y la tecnificación en las lógicas imperantes a lo largo de la segunda mitad del siglo xx, como también sus contradicciones. Además, señalan miradas críticas y alternativas que emergen en simultáneo y con más fuerza hacia fines del siglo pasado y comienzos del presente.

13Finalmente encontramos el aporte de Fabián Almonacid, titulado «Neoliberalismo en Chile y en la Argentina: un estudio comparado de sus manifestaciones regionales entre 1989-2015». En este capítulo, el autor propone que el establecimiento del modelo de desarrollo neoliberal durante todo el periodo analizado, tanto para el caso de Chile como de la Argentina, se presenta como una línea de continuidad. Asimismo, sostiene que el modo de regulación, por su parte, se construyó histórica y socialmente con claras diferencias en ambos países. Ya en relación con la escala regional, el autor destaca los procesos de internacionalización y transnacionalización de las economías. Estas, cada vez más atadas a lógicas globales e intereses especulativos, aunque con ciertos grados de intensidad diferencial según cada uno de los dos países y en relación con determinadas economías más directamente afectadas por dichas lógicas. Destaca la pérdida de antiguas lógicas de complementariedad entre los mercados de las regiones del sur chileno-argentino y los cambios en las poblaciones campesinas e indígenas a partir de estos procesos.

14Así, los trabajos de este eje, los comentarios y las respuestas correspondientes construyen un corpus que revisita y que renueva el debate en torno al diálogo y tensión interescalar necesarios en la interpretación de las lógicas del pasado y el presente de las sociedades y espacios de la Araucanía-Norpatagonia, en particular a la luz de las dinámicas multidimensionales implicadas en las disrupciones institucionales indagadas.

15El eje 2, «El espacio como naturaleza y recurso», avanza en dinámicas de significación del entorno y la naturaleza, mostrando cómo hay una historia desde la cual se le van otorgando sentidos –muchas veces antagónicos– a aquella naturaleza que aparece disociada de lo que podría denominarse cultura o sociedad. Este eje fue coordinado por Andrés Núñez.

16Desde esa plataforma general de análisis, el primer trabajo de los autores Tania Porcaro, Laila Vejsbjerg y Alejandro Benedetti denominado «Áreas naturales protegidas, frontera y turismo en los Andes: comparaciones entre la región araucano-norpatagónica y la circumpuneña», busca dar cuenta precisamente de la movilidad de los propósitos con que los Estados latinoamericanos han ido creando Áreas Naturales Protegidas (anp). Desde su perspectiva, una importante cantidad de anp se ha localizado históricamente en las fronteras, aunque la relación anp-fronteras también se ha ido modificando en los distintos contextos espacio-temporales. Mientras que en los inicios la protección se vinculaba con instancias de diferenciación entre Estados, hoy día se las señala como vehículos para la paz y la cooperación transfronteriza. En la práctica de actualidad, aquella renovada significación territorial ha derivado en formas de patrimonialización de la naturaleza, en procesos de atracción turística y en iniciativas de integración transfronteriza. El trabajo indaga en la identificación, caracterización y comparación de los procesos en curso en las anp y su vinculación con el turismo en dos regiones de la doble frontera argentino-chilena: araucanía-patagónica (hacia el sur) y circumpuneña (hacia el norte).

17Desde su análisis, es posible observar que ambas regiones binacionales han experimentado procesos de patrimonialización aproximadamente homogéneos al interior de cada una, en las que el límite internacional solo produjo algunas discontinuidades. Esta homogeneidad interna se contrapone a las divergencias que se observan entre ambas regiones, al norte y sur de ambos países. Cada región se ha incorporado a las iniciativas de patrimonialización de la naturaleza en distintos contextos espacio-temporales y han seguido cursos diferenciales. Por lo mismo, y este es un asunto de fondo en su trabajo, la vinculación de las anp con el turismo permite ubicar a esta actividad como una estrategia geopolítica que, aunque en diferentes contextos históricos, ha sido parte constitutiva de los procesos en que la naturaleza se ha comenzado a considerar como patrimonio. Asimismo, la activación turística de regiones fronterizas tardíamente integradas a las naciones remite a procesos comparables de creación de una atracción vinculada a la naturaleza que revierte la connotación negativa de estas regiones marginales en periferias para darles valor patrimonial.

18El segundo capítulo se cruza con la contracara del mismo proceso, enfocándose en cómo se establecen paisajes que se desestiman como tales. Fernando Williams, a través del texto titulado «Infraestructura y paisaje en la Patagonia argentina: hacia una perspectiva histórica centrada en el recurso hídrico», propone comprender el espacio patagónico argentino en clave histórica. De este modo, plantea que aun cuando la región sigue siendo consumida a partir de un conjunto de imágenes que la consagran como santuario de la naturaleza, resulta paradójico que circulen desde fines del siglo xix un conjunto de asociaciones que la ponderan como fuente de inagotables recursos. Así, constata el trabajo, a lo largo del siglo xx y promovido por discursos y políticas de claro cuño estatal, la Patagonia fue sede de proyectos y obras energéticas de gran importancia. De la cuna de la explotación del carbón y del petróleo, la región pasó luego a ser objeto de grandes proyectos hidroeléctricos y hoy concentra los mayores emprendimientos en materia de energía eólica. Ello pone en el centro a la infraestructura para conducir desde allí una indagación acerca del rol que ella ha jugado en las representaciones paisajísticas de la región. Su trabajo, en definitiva, pretende trazar un esquema histórico de esa relación entre infraestructura y paisaje focalizando su atención en el recurso hídrico. Especialmente en cómo ha sido concebido y utilizado durante el último siglo y medio, evidenciando la falta de atención a la inscripción de paisajes en regiones áridas, casi como un contrapunto al enorme reconocimiento de la aledaña región andina, revisada en el capítulo precedente. En estos dos primeros trabajos, se pone en contraste la noción misma de paisaje como base de la comprensión de las políticas de apropiación en la región.

19Más adelante, seguimos bajo esta misma premisa de que los discursos y prácticas en torno a la significación de la naturaleza como patrimonio o área protegida poseen un trasfondo geopolítico. De este modo, los autores Alicia Laurín, Anabela Cádiz y Gustavo Mehdi nos entregan el tercer capítulo del eje, titulado: «La biodiversidad en la nueva geopolítica de apropiación de la naturaleza». La relación sociedad-naturaleza-poder aparece acá en el centro de análisis. Así, en el contexto de la binacionalidad de los procesos de integración regional se identifican las prácticas políticas aplicadas en espacios estratégicos que son catalogados como Reservas de la biósfera. Se plantea que esas declaraciones no son neutras en tanto suponen una apropiación, control y uso de la naturaleza desde contextos políticos. Esas prácticas político-espaciales conducen a la creación de nuevas territorialidades, denominadas, como dijimos, espacios de reserva, creadas con el objetivo de preservar la naturaleza en beneficio de la humanidad. Estos mecanismos, de acuerdo a lo formulado en la propuesta, siguen la lógica de los capitales nacionales y transnacionales. Estos resignifican los territorios dotados con ciertos recursos naturales –agua, hidrocarburos, minerales y biodiversidad– a través de la puesta en marcha y financiamiento de programas, proyectos y estrategias que los conducen a aquella protección universal. En consecuencia, a través del caso de estudio «Reserva de biósfera argentino-chilena» en el área de la Araucanía y la Norpatagonia, se internan en los mecanismos de apropiación, uso y gestión de la biodiversidad contenida en esos espacios de reserva. Como consecuencia, esto lleva a la propuesta a constatar que este manejo político de la biodiversidad constituye un paradigma dominante que termina por controlar y excluir prácticas y cosmovisiones locales que en forma concreta se conectan y viven esos territorios de reserva.

20El final del presente eje lo constituye el trabajo de Andrés Núñez, Matías Galarce y Enrique Aliste, titulado: «Geografías de lo sublime y el proceso de turistificación en Aysén-Patagonia. Turismo, territorio y poder», desde el cual también indagan en los procesos de producción social del espacio. Desde ese contexto, llevan a cabo un análisis de los procesos que desde 1990 configuran y transforman el territorio de la región de Aysén-Patagonia (Chile) hacia un sentido turístico de, como es llamado técnicamente, intereses especiales. Para dar cuenta de aquello parten de la base de que lo sublime y la majestuosidad con que se ofrece e imagina en la actualidad a Aysén-Patagonia no debe buscarse en lo que sería una característica intrínseca o natural de ese austral territorio. Por el contrario, debería hacerse en una producción geohistórica donde actúan y se desenvuelven agentes y estrategias que colonizan y siembran un saber geográfico que termina asociándose con lo sustentable, lo mágico, lo exclusivo. O incluso con un territorio que sería, desde una escala global, una Reserva de Vida (que es como se define oficialmente la región en la actualidad). Este, de acuerdo a su propuesta, es un proceso en el que participan diversos actores que inciden tanto activa como pasivamente en la construcción turística de Aysén-Patagonia. Entre otros, nombran al propio Estado, las empresas privadas, organizaciones locales, turistas y los propios habitantes, todos los cuales van interviniendo en esta construcción social del espacio de esta región en particular. En este sentido, el trabajo busca reconocer alguno de los principales íconos histórico-geográficos que llevaron a determinar la resignificación social de Aysén-Patagonia como espacio turístico de intereses especiales. La propuesta de fondo es que el paisaje sublime es antes paisaje político.

21El eje 3, titulado «Dinámicas de frontera» y coordinado por Marcela Tamagnini, focaliza este límite a partir de perspectivas novedosas que refieren desde la dimensión de lo vivido hasta los sentidos de lo material. El anclaje de las marcas de diferencia en un abanico tan amplio resulta innovador respecto de los estudios vigentes.

22Este eje se inicia con el trabajo de Marcela Crovetto: «Territorios biográficos y múltiples fronteras: una mirada flexible sobre la construcción del espacio social en la Norpatagonia», donde se recorre una propuesta teórica y el territorio cobra un carácter plástico, signado por la dinámica de la vida antes que por otros elementos. Es un territorio que se recorre en el tiempo y no solo en el espacio. La autora focaliza pueblos pequeños, marcando los cambios y los límites de la categoría de la ruralidad más clásica, la modernidad y la urbanidad. A la vez, también, se enfoca en las migraciones que abren demandas a descripciones extremadamente estabilizadoras de los órdenes sociales que se suponían establecidos. La multiterritorialidad se descubre a partir de las «comunidades identificadas como motoras de los diseños de los territorios en la zona en diversos momentos de la historia», donde la autora menciona a mapuches, galeses, italianos, españoles, chilenos y bolivianos, a la vez que abre los fundamentos teóricos relevados en su experiencia para dar cuenta del modo en que logra visibilizar territorios flexibles, heterogéneos y superpuestos.

23El segundo y tercer capítulo focalizan dinámicas organizativas centradas en la relación entre los pueblos originarios y el Estado. El trabajo de Sofía Stefanelli sobre «Los territorios de la Norpatagonia y avance del Estado nacional a fines del siglo xix. Líderes cacicales y métodos de resistencia» pone en tensión las particularidades y problemas específicos de una región que reconoce en la frontera indígena una de sus principales claves constitutivas. A partir del examen del caso de Valentín Sayhueque, la autora procura echar luz sobre la multiplicidad de comportamientos adoptados por las parcialidades indígenas, pero sin perder de vista el contexto mayor constituido por las diferentes estrategias de resistencia protagonizadas por los líderes indígenas frente a las políticas estatales. La sistemática intervención del Estado se materializó en la construcción por parte de los diferentes agentes estatales de territorialidades, en la reconfiguración de las relaciones de poder con la construcción de jerarquías indígenas diferenciadas y con la eliminación de las formas tradicionales de subordinación y legitimación étnica.

24Por su parte, el capítulo de Carla Manara, titulado: «La renovación de estrategias de los liderazgos nativos ante el avance estatal. Casos comparados de la Norpatagonia y la Araucanía (1860-1880)» muestra en qué medida la macrofrontera con el territorio indígena constituyó un eje articular de la dinámica social de la Araucanía y la Patagonia. La clave comparativa y regional a la que apela le permite dar cuenta de tensiones no resueltas en el proceso histórico de ambos países. Las relaciones internas y externas que habrían dado forma a este espacio de fronteras se habrían ido modificando al compás de las diferentes coyunturas que atravesaron Chile y la Argentina, sobre todo en la segunda mitad del siglo xix. En ese marco, los liderazgos indígenas habrían dado un salto cualitativo, convirtiéndose en interlocutores estratégicos frente al Estado. En el plano heurístico, se destaca la preocupación de la autora por poner en diálogo fuentes de carácter y procedencia heterogénea, de manera de contrarrestar los efectos de la mirada etnocéntrica que los documentos contienen.

25Finalmente, y dentro de la pregunta por otras temporalidades, el trabajo de Carolina Lema: «Pitrén, origen y transformación de una categoría arqueológica» recorre la diferencia que adopta la categoría pitrén, importante en la construcción del discurso arqueológico y, desde allí, central en la forma de considerar el pasado en este espacio. Así, casi en diálogo con el texto inicial, la pregunta por la vinculación entre territorio y temporalidad se inscribe en la pregunta por la producción de conocimiento. La categoría pitrén resulta emblemática como materialidad que permite el reconocimiento de la profundidad histórica de lo mapuche/araucano. En este sentido, marca la diferencia en la forma en que se origina la categoría, como una indudable unidad cultural y cronológica categorizada como la fase pitrenense del estadío Paleo-araucano. La misma que con el tiempo se va dejando de lado, abandonando la idea de organizar la materialidad como fases de desarrollo araucano, para comenzar a pensarlo como expresiones de secuencias culturales superpuestas en un espacio donde actualmente encontraban la cultura araucana. Este es un movimiento sutil, pero que comienza a localizar en el pasado más remoto del desarrollo agro-alfarero local, la relación con el mundo andino y aligera la profundidad histórica de lo mapuche.

26El mayor o menor reconocimiento de la profundidad histórica atraviesa miradas, categorías, modos de vinculación con el Estado o lecturas del pasado. A lo largo de este eje, estos aspectos se ponen en tensión mostrando lo fronterizo no solo del territorio como espacio compartido entre Estados, sino en las aproximaciones conceptuales que se eligen y elaboran para ordenarlo y adecuarlo a un discurso que, visto en conjunto, se evidencia extra académico y notablemente político.

27Finalmente, el eje 4, denominado «Sentidos y representaciones sociales» y coordinado por Carolina Odone, aborda el desafío de las representaciones, al inaugurar en los estudios binacionales preguntas en esta tradición de investigaciones como un aporte a los elementos teóricos relevados en los libros precedentes. En la comunicación y la representación juegan dinamismos de poder, así como estrategias de naturalización de sentidos. Estos encuentran en las imágenes y representaciones de órdenes materiales múltiples un disciplinamiento del sentido común local que se pierde en los análisis que abordan dinámicas exclusivamente discursivas.

28Este eje está conformado por cinco trabajos que proponen y discuten, desde diversas perspectivas, modos de acercamiento al estudio de las representaciones simbólicas y materiales de las configuraciones identitarias y los procesos de construcción de memorias históricas. Textos escolares, producciones audiovisuales, viviendas unifamiliares, imágenes marianas, recorridos y procesiones, migraciones, territorialidades marginales y populares, discursos locales y nacionales, credos religiosos. Listado acotado, por citar algunas vías de análisis que son las temáticas que van dando cuerpo al presente eje. De este modo, perfila una composición multivocal que intenta dar respuesta a los sentidos y reconfiguraciones que los distintos agentes sociales ponen en distintas coyunturas histórico-sociales.

29El trabajo: «Constructores de soberanía en la frontera: la presencia galesa en el discurso oficial provincial chubutense» de Brígida Baeza y Guillermo Williams se plantea desde la perspectiva de los procesos de construcción de memorias históricas en espacios de frontera. Para ello, presta especial atención a los modos de conformación de hegemonías de ciertos grupos sociales y culturales en el contexto de las historias nacionales y provinciales. A partir del análisis del grupo de los colonos galeses en Trevelin (Chubut), reflexionan sobre cómo, desde distintas narrativas, se fue construyendo su lugar de hegemonía, siendo central la historización de su pasado colonizador en clave de gesta y hazaña. Esa narrativa épica no solo es levantada desde un tipo de historiografía, sino que además es reforzada desde otros espacios narrativos como museos y monumentos, siendo también central la confluencia de relatos míticos fundacionales como soporte de esa colonización legendaria de un espacio fronterizo. La proposición de Baeza y Williams se ancla en la consideración de la construcción de las memorias oficiales como campo de tensión y reivindicación de las soberanías de ciertos agentes considerados como los más aptos para vehiculizar los ideales de una nación.

30Susana Sassone, la comentarista de este trabajo, invita a mirar la historia presente de la Patagonia desde su pasado; comprensión que necesariamente requiere de un abordaje desde los estudios de la Geografía Histórica, sobre todo en espacios de frontera. La autora enfatiza cómo los hechos que van constituyendo las memorias históricas dan cuenta de las relaciones entre historia y territorio. A su vez, justamente cómo los grupos sociales, en este caso los hegemónicos, explican ciertos hechos de memoria para construir, reforzar o alimentar su identidad. Así, el territorio se constituye en un punto de mira para observar, desde el presente, marcas materiales que se pueden leer como expresiones de imaginarios y representaciones de sentido que se recrean y resignifican, en distintas coyunturas históricas, desde lo local, lo regional, lo provincial y lo nacional.

31El trabajo de Hugo Weibel: «Tradición y modernidad en arquitectura local. Formas expresivas de la vivienda unifamiliar moderna en Osorno, Chile» es una aproximación que, desde la arquitectura, se pregunta por los procesos identitarios en el contexto urbano de la ciudad de Osorno en el siglo xix. Al autor le interesa indagar en el ámbito de las arquitecturas modernas regionales, estilo aplicable entre los años 1930 y 1970, reconociendo a su vez, las características propias y locales. Considera a la arquitectura y sus expresiones materiales, en este caso las viviendas unifamiliares, como volúmenes que manifiestan la tensión entre la tradición y la modernidad. De este modo, constituyendo no solo un estilo híbrido, sino uno que ancla en las tradiciones históricas de lo local y lo regional; a la vez que incorpora elementos nuevos y/o modernos. El análisis del autor se plantea en el contexto de las continuidades y cambios, en tanto perspectiva metodológica dialógica, anclada en el devenir histórico de una ciudad. Las viviendas unifamiliares, en tanto volúmenes, son por lo tanto un campo de atención disciplinar que dan cuenta de fusiones, diálogos, amalgamas, respuestas del quehacer de una sociedad, junto con expresar las tensiones entre la tradición y la modernidad.

32Liliana Lolich, la comentarista de este trabajo, apunta a la importancia de poner la atención sobre el estudio de las viviendas unifamiliares en el momento histórico actual, dado que muchas de ellas se ven amenazadas por proyectos de renovación y remodelación urbana. Señala la validez de las aproximaciones historiográficas al campo de la arquitectura, dado que sus manifestaciones materiales no son sino testimonios de los usuarios de las viviendas, así como de sus constructores, ambos agentes de las vida cotidiana en la ciudades. A su vez, la comentarista invita a repensar ciertas categorías que se expresan en la contribución de Hugo Weibel, tales como sur-austral, modernidad, identidad, cultura, procesos de hibridación, a fin de reconocer, de modo más específico, sus interrelaciones y tensiones.

33El trabajo de Luciana Lago, «Chilenos y canutos. Apuntes sobre la historia del movimiento evangélico pentecostal en Comodoro Rivadavia, 1958-1983», se pregunta por la presencia del movimiento evangélico pentecostal a partir de la segunda mitad del siglo xx, vinculando su historicidad con procesos migratorios de sectores populares procedentes de Chile. Interesa reconocer cómo se van estableciendo los vínculos y relaciones entre aquellos sectores populares y la sociedad comodorense, poniendo atención a los conflictos generados entre ambos. Este es un trabajo que se cuestiona por lo nacional y por lo local/regional, indagando sobre las prácticas religiosas y sus distintas manifestaciones, tanto de los pentecostales y como de los católicos, especialmente los salesianos. Es una contribución que metodológicamente utiliza fuentes orales para dar cuenta de la experiencia de los migrantes chilenos pentecostales, por ende sus memorias se constituyen en las claves de las representaciones de sus historias y prácticas religiosas. A su vez, y desde la combinación de materiales orales y escritos, Luciana Lago representa no solo experiencias de la migración de grupos chilenos, sino que también da cuenta de sus singularidades o ciclos a partir de la segunda mitad del siglo xx.

34El comentarista de este trabajo, Eric Morales, pone el acento en la importancia de estudiar las expresiones devocionales no católicas. En ese contexto, preguntarse específicamente por los procesos de configuración identitaria de grupos migrantes minoritarios, en este caso los chilenos evangélicos-pentecostales que se establecen en Comodoro Rivadavia. Por ende, este comentarista da cuenta de la importancia temática y metodológica del aporte de Luciana Lago. Señala que la autora perfila interesantes complejidades, como la trama étnico-religiosa puesta en juego chilenos y canutos. Además de dar cuenta tanto de la densidad de procesos históricos, como el boom petrolero y la dictadura cívico-militar, como de las expresiones materiales y territoriales de las devociones y los asentamientos en la ciudad. A su vez, invita a mirar con más atención los binomios de lo evangélico-pentecostal, efectuando también trabajos comparativos con otras experiencias de movimientos del mismo carisma en la Patagonia, reconociendo sus lazos/vínculos con otras iglesias y dando cuenta de sus liderazgos a nivel comunitario.

35El trabajo de María Andrea Nicoletti y Ana Inés Barelli: «Devociones marianas trasandinas: relatos iconográficos y dinámicas identitarias (1993-2015)» es una contribución que indaga en el campo de las representaciones simbólicas y materiales de las prácticas devocionales marianas entre los años 1993 y 2015. Anclando su análisis en la ciudad de San Carlos de Bariloche, reconocida desde la doble cara del centrismo exitoso y la invisibilidad de la miseria, las autoras van articulando las territorialidades de las prácticas socioreligiosas locales. Esto lo hacen por medio de la observación de las resignificaciones de las dos advocaciones marianas, reconociendo territorialidades, emplazamientos parroquiales y catedralicios, junto con discursos identitarios que se expresan en la devoción a las advocaciones. Por una parte, la Virgen del Nahuel Huapi, anclada en el imaginario asociado a la Virgen de Poyas y Puelches, procedente de Chiloé; y por otra, la Virgen del Carmen, devoción traspasada por migrantes procedentes de Chile, siendo su foco, no la Catedral como en el caso de la Virgen del Nahuel Huapi, sino que las parroquias de los sectores del alto de la ciudad de Bariloche, ancladas además en torno a la organización de las Comunidades Eclesiales de Base (ceb). Metodológicamente, se efectúa también un análisis iconográfico de las imágenes marianas que permite reconocer sus diversidades y especificidades y los modos en cómo sus devotos se constituyen en sus agentes principales, activándolas en ámbitos públicos como las peregrinaciones. Una mirada particular ocupa el análisis de los discursos del obispado y de las parroquias organizadas en torno a las ceb, que junto a los discursos dicotómicos de la ciudad de Bariloche van configurando resignificaciones respecto de las identidades locales y sus soportes discursivos.

36Para el comentarista de este trabajo, Abraham Paulsen, uno de los pilares de este trabajo está en su contribución metodológica, puesto que permite reconocer el desarrollo urbano de la ciudad de Bariloche desde la perspectiva de las devociones marianas. Al mismo tiempo que reconoce también su aporte respecto de las prácticas de la cotidianidad y por ende, las experiencias de lo vivido. A su vez, plantea interrogantes respecto de seguir profundizando conceptos como los de devoción y religión, identidad y espacialidad; conceptos que son polisémicos y dinámicos.

37El trabajo de Paula Rodríguez Marino: «Emplazamientos y cronotopos en Historias Mínimas y Tierra Adentro» es una contribución metodológica respecto del análisis de estos dos films. La autora propone la aplicación de la dimensión dicotómica desierto/refugio, junto a las configuraciones espacio-temporales de emplazamiento y cronotopo. A partir de estas categorías, Rodríguez Marino avanza en una discusión tendiente a dar cuenta, en la visualidad de Historias Mínimas y Tierra Adentro, de crisis y conflictos sociales, políticos y culturales, entre otros. Además, observa en los respectivos films, índices o huellas de memorias del pasado. Se reconocen en ambas producciones audiovisuales interesantes lenguajes que permiten reconocer diferentes modos de dar cuenta de la realidad. En este punto, son centrales las posibilidades de observar no solo configuraciones identitarias, sino también las formas de relatar la territorialidad patagónica; tensionando discursos locales y hegemónicos, junto con cuestionar discursos asociados a la homogeneidad de aquellos espacios.

38El comentarista de este trabajo, Iñaqui Moulian, apunta a dar cuenta de cómo la autora va encadenando su análisis a través del ejercicio de diferencias y similitudes entre ambos films, poniendo especial atención a la noción de imaginario que va cruzando tanto Historias Mínimas como Tierra Adentro. Imaginarios que permiten tensionar los discursos de lo local/nacional. Asimismo, apunta también a la necesidad de seguir profundizando en el desvelamiento de los detalles de cada uno de los films, sugiriéndose dar cuenta de los contextos de producción de Historias Mínimas y Tierra Adentro en relación a sus condiciones sociales y políticas de producción.

39A modo de síntesis, podemos decir que este conjunto de trabajos recorre tanto el estado de los debates como los aportes que inauguran diferentes estudios. Los avances que nos propusimos abarcar se establecieron tanto en la comprensión de la dinámica de construcciones de sentidos sociales del espacio como en la reflexión hacia políticas y planificaciones futuras. Los marcos económicos, los procesos de cambio, las valorizaciones son puestas en tensión a lo largo de estas páginas, dando cuenta del desafío que es comprender y vivir el territorio.

40A la luz de estos cinco ejes, podemos pensar que este conjunto de textos, así como los que lo preceden, van avanzando en una mirada epistemológica propia. De este modo, van consolidando una reflexión con anclajes locales y perspectivas que puedan trascender a distintas escalas. Tarea que en parte implica la de asumirnos, en tanto estudiosos de dinámicas de fronteras en múltiples sentidos, como parte del debate centro-periferia. Pero, a la vez, entendiendo que la particular mirada desarrollada desde un territorio de integración tardía, como es la Patagonia, tanto en la Argentina como en Chile, habilita lugares originales de reflexión que impactan en la construcción y consolidación de autonomías locales.

41Como cierre, cabe mencionar que este libro se inscribe en el pi unrn 40-B-413 «Cultura y espacio: territorialización del corredor Norpatagonia-Araucanía». Como decíamos al principio, esta obra forma parte de un proceso abierto, donde la Patagonia adopta un carácter plural, las naciones se diversifican y los sentidos y prácticas de lo estatal se complejizan. Territorio y representaciones forman parte de los desafíos que se abordan y, entonces, se reconocen como abiertos.

Notes

1 Ambos disponibles en el enlace web: http://iidypca.homestead.com/PublicacionesIIDyPCa_Libros.html

2 Disponible en el enlace web http://editorial.unrn.edu.ar/index.php?option=com_booklibrary&task=view_bl&tab=getmybooksTab&is_show_data=1&id=49&catid=61&Itemid=53

3 El número ii de la presente obra corresponde porque es el segundo libro publicado en el catálogo de Editorial unrn.