Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

En el país de nomeacuerdo

 | 
Walter Delrio
, 
Diego Escolar
, 
Diana Lenton
, 
et al.

Parte 2

Capítulo 6. Reducir y controlar

Masacres, disciplinamiento y trabajo forzado en las reducciones estatales para indígenas de Chaco y Formosa durante el siglo xx

Marcelo Musante

Texte intégral

Introducción

1Formosa. Al transitar la Ruta Nacional 81, a unos pocos kilómetros de la localidad de Comandante Fontana, un cartel avisa: «Colonia Aborigen Bartolomé de Las Casas». Al doblar por el camino de tierra y hacer unos dos mil metros aparecen, fantasmales, el edificio de la vieja administración de la reducción, el internado infantil José de San Martín–donde los niños y niñas indígenas eran encerrados tras ser quitados a sus familias– y el aserradero Juan Domingo Perón, en el que los qom y pilagá eran obligados a formas de trabajo forzado.

2Cien kilómetros hacia el oeste, casi llegando a Las Lomitas, al costado de la ruta se encuentra colgada una cubierta de camión con la leyenda «Comunidad Indígena Muñiz». Es la única referencia a la antigua reducción. Por otro lado, en su territorio aún viven familias wichí que formaron parte de ella y que recuerdan el sistema de explotación y disciplinamiento al que fueron sometidas.

3Chaco. Sobre la Ruta Nacional 16, entre las localidades de Quitilipi y Machagay, hay otro cartel que apenas dice: «Acceso a Colonia Aborigen». Tras hacer siete kilómetros, también de tierra, se llega a lo que fue la reducción de Napalpí. Allí también están los edificios desde donde se ejerció el control sobre los sujetos indígenas. Allí también están las fosas comunes que guardan los huesos de una las mayores masacres ocurridas en la Argentina en el siglo xx.

  • 1 Es importante remarcar que las reducciones civiles estatales para indígenas funcionaron bajo la tut (...)

4Entre 1911 y 1955 se desarrolló en nuestro país un sistema de reducciones civiles estatales para indígenas que funcionaron en los territorios nacionales de Chaco y Formosa, bajo el control del Estado nacional. Las reducciones indígenas estatales fueron cuatro. La primera fue Napalpí, creada en Chaco en 1911; luego se implementó Bartolomé de las Casas, en Formosa, en 1914; y finalmente se establecieron las colonias Francisco Javier Muñiz y Florentino Ameghino, en 1936, en el actual suelo formoseño.1

5Las reducciones fueron un sistema moderno de control social, un sistema disciplinario sobre los sujetos, sus actividades, sus espacios y el uso de su tiempo (Foucault, 2007). Una institución estatal implementada únicamente en estas dos provincias. Si bien cada una tuvo sus particularidades y diferencias, su objetivo central fue la concentración de la población indígena para su control, dominación e incorporación forzada al modo de producción capitalista. En cada reducción fueron sometidos sujetos de diversos pueblos originarios. En Napalpí: qom, moqoit y vilela; en Bartolomé de las Casas y Ameghino: pilagá y qom; en Muñiz: wichí. La reducción Florentino Ameghino funcionó solo unos meses y quedaron apenas unos pocos registros documentales.

  • 2 En otro trabajo realizado en conjunto con Papazian Alexis y Pérez Pilar (2014) se compara y pone en (...)
  • 3 No indígenas.

6En ellas se practicaron diversos mecanismos de disciplinamiento sobre un grupo social determinado. Y el grupo social determinado que formó parte de esas reducciones se definió por una característica particular: su componente étnico. Los campos diseñados para las reducciones civiles estatales y todas las políticas aplicadas en su interior tuvieron como rasgo específico el hecho de estar destinadas para sujetos indígenas. Por lo tanto, fueron espacios en los que se reforzó la relación de dominación y subordinación entre la agencia estatal y la agencia indígena.2 Los «blancos»3 aparecerán ejerciendo tareas de control en diversas áreas como la producción de maderas, las tareas agrícolas, la escuela, la iglesia, los internados, el acarreo de lo producido, la venta de mercadería, la administración contable, la seguridad interna, etcétera.

7Como se verá a lo largo de este capítulo, el sistema de reducciones civiles estatales no puede ser analizado sin considerar su contemporaneidad con las campañas militares en la zona, con la privatización de los territorios a través de la entrega de tierras a colonos y grandes terratenientes, y con el auge económico de ingenios y obrajes y la consiguiente necesidad de mano de obra barata.

8En términos de Moses (2008), las reducciones pueden ser planteadas como una institución que se da dentro de un proceso y estructura genocida. Una estructura que se conforma de tal manera que va a generar no solo posibilidades, sino «lamentables necesidades» de acciones represivas sobre los sujetos subalternos.

9Este entrecruzamiento de diversas formas de control económico, social, cultural y militar sobre las comunidades indígenas de Chaco y Formosa explicará también la relación entre las reducciones y las matanzas masivas de grupos qom, moqoit y pilagá que se dieron durante el siglo xx en ambas provincias. El modo de articulación del trabajo se hará a través de la puesta en tensión entre la manera en que las reducciones indígenas son representadas por los distintos archivos oficiales frente a la historia oral de las comunidades que hoy viven en esos lugares para, de esa forma, intentar comprender la complejidad que tuvo el sistema de reducciones implementado.

El pecado original. Coincidencias militares y civiles

10Un decreto de un organismo civil y un informe militar coinciden con apenas unos días de diferencia en un mismo diagnóstico: la necesidad de crear una reducción para indígenas en el Territorio Nacional de Chaco y que ese espacio no se encuentre bajo el amparo de una institución religiosa sino que sea de control estatal. El Decreto 3626 del 27 de octubre de 1911, firmado por el presidente de la nación argentina, Roque Sáenz Peña, refiere al «deber constitucional del gobierno de la Nación en la reducción pacífica de las tribus indígenas y que su incorporación a la civilización debe darse por medios puramente pacíficos».

11Casi al mismo tiempo, el coronel Enrique Rostagno, al hacer su informe sobre los resultados de la campaña militar de 1911 comandada por él mismo al territorio chaqueño, le sugería al ministro de Guerra de la Nación Argentina, Gregorio Vélez, la necesidad del «sometimiento pacífico» de las comunidades indígenas del Chaco. Sin embargo, en el mismo informe se sostenía que se debía fortalecer la línea de fortines y realizar patrullajes periódicos hacia los territorios indígenas aún no sometidos (Rostagno, 1912).

12Ambas estrategias fueron implementadas en conjunto a pesar de su aparente contradicción: por un lado se produjo el documento oficial que crea la reducción de Napalpí con un espíritu que apeló a que la «civilización debe darse por medios puramente pacíficos», mientras que por el otro, el Estado nacional continuó financiando un frente militar para perseguir, acorralar y reprimir a las comunidades indígenas aún libres del control estatal. Esta estrategia dual (civil y militar) propuesta por el Estado es crucial para entender por qué muchos grupos familiares indígenas acudieron al espacio territorial de las reducciones.

13El decreto de creación de la reducción de Napalpí evidenciaba sus objetivos en algunos artículos:

3º. Una prolongada experiencia ha puesto de relieve las aptitudes del indio del Chaco y Formosa, para el trabajo en los ingenios de azúcar, los obrajes de madera y las cosechas de algodón, construyendo así un importante factor económico que es indispensable conservar.
35º. [...] es urgente atender provisionalmente a las necesidades de las tribus cuyo sometimiento se vaya obteniendo. (Decreto N° 3626, 1911)

14Por lo tanto, el paso previo y necesario para que las comunidades indígenas puedan formar parte de las reducciones era su sometimiento a las estrategias estatales. Sometimiento militar que no se dio por concluido sino que se continuó llevando a cabo.

15Como afirma el decreto mencionado, las reducciones estatales civiles adquirieron un rol fundamental «para conservar [al indígena] como factor económico». Fueron un espacio de concentración y control de la población originaria sobreviviente que permitía tenerla a disposición como fuerza de trabajo forzada para satisfacer las necesidades de ingenios, algodonales y obrajes de la región promovidos por un modelo económico capitalista basado en la producción y exportación de materias primas.

16La incorporación como mano de obra, en situación de fragilidad y subalternidad, se relacionó íntimamente con el disciplinamiento militar. Los sujetos que fueron compelidos a trabajar en esas condiciones son los derrotados por las armas. Son sujetos con obligaciones y sin derechos. No había forma de elegir.

17Rostagno, en ese mismo informe, criticaba los sistemas de las misiones religiosas instaladas en la región y afirmaba que al indígena

no es posible someterlo a un trabajo regular, metódico, a horas fijas que marque el silbato del capataz, ni creer que el indígena trabaje luchando contra las tentaciones que la naturaleza le ofrece en épocas determinadas… No se rompen hábitos de un día para otro y sobre todo, cuando no se crean antes necesidades que impongan trabajos para ganar los medios que los sustenten. (Rostagno, 1912, p. 16)

18Hay un proceso de intento de borramiento del pasado y de la instalación de una nueva realidad que se da en el mismo momento que se anuncia el control efectivo del territorio. La tierra ya no es de los indígenas, hay una apropiación discursiva. Las campañas militares legitiman el traspaso de la propiedad de los territorios:

los fortines que se abandonen serán entregados a los colonos que presenten garantías de que son hombres de trabajo y responsabilidad, a los propietarios o encargados de campos donde están establecidos. (Rostagno, 1912, p. 30)

19El traspaso de los territorios tiene íntima relación con la estrategia capitalista (expropiación originaria) de crear esas necesidades que marca Rostagno y el modo en que se da esa relación entre colonialismo interno y capitalismo no solo tiene que ver con obtener tierra, brazos y materia prima (fuerzas de producción) sino también para convertir a esos mismos braceros en consumidores y necesitados del sistema.

20El Estado nación que se construye sobre la imagen racista de la superioridad de un grupo social sobre otros encuentra su resolución y la historia naturalizará al indígena sin tierra, del mismo modo en que se naturalizó en su momento la imagen del indígena malonero, o de la sociedad indígena extinta o en permanente estado de extinción, según el análisis de Delrio y Malvestitti en este mismo libro. Y estos imaginarios perduraron a lo largo de todo el proceso de funcionamiento de las reducciones. En 1946 (a más de treinta años de su creación), Carlos Montag, médico de Bartolomé de las Casas, elaboró un informe en el que proponía

la concentración del mayor número de indígenas en una sola colonia con la obligación de todos los indígenas de habitar en ellas y de la que no podrán salir hasta que sean aptos para la sociedad, vale decir, hasta que haya cumplido su ciclo de asimilación. (Montag, 1946)

21Y en la cuarta recomendación sugería una «rigurosa selección del personal destinado a vigilar y enseñar a los indígenas». ¿Cuáles fueron entonces las condiciones en las que fueron reducidos los indígenas de Chaco y Formosa?

El adentro y el afuera. La reducción como marcadora de sujetos

Era campo desierto y solo el regimiento de Fontana. No había nada más. Pero en ese tiempo es peligro, porque los milicos cuando veían nomás a los aborígenes les meten pluma (Flores, G., entrevista, 2013).

  • 4 Alberto Scunio (1972) y Nestor Golpe (1970) participaron en las campañas militares al Chaco y escri (...)

22Guillermo Flores, qom de Bartolomé de las Casas, recientemente fallecido, recuerda eso sobre su niñez en la reducción. Se refiere a la década de 1930. Esos militares que rondaban las afueras de la reducción «metiendo pluma» a los aborígenes eran los mismos que formaban parte de las operaciones punitivas que mencionan Néstor Golpe y Alberto Scunio4 en sus memorias militares.

  • 5 Para profundizar en este tema, se sugiere ver Spota (2010) y Figallo (2001) que explican que los te (...)

23La convivencia entre el sistema de reducciones y la actuación de tropas militares como parte de la consigna de conquista del Chaco fue hasta 1938 cuando recién se dio por sometido definitivamente el territorio5. Es decir, que la estrategia «pacífica» de las reducciones compartió un período de tiempo de casi treinta años con el accionar militar en la región.

24La nominal finalización de las campañas militares al Chaco en el año 1917 no resultó de ese modo en el territorio. Ese año se creó el Regimiento de Gendarmería de Línea que dependía del Estado Mayor del Ejército. Según afirmó Scunio en sus memorias, «en la práctica lo único que se modificó fue la denominación de la unidad aprovechando la experiencia del personal en el territorio» (1972, p. 330). Y continúa: «su accionar permitiría, al cabo de 21 años de penosa labor, concretar la pacificación definitiva de los indios del Chaco, es decir, la ejecución de la fase final de la conquista de la región» (p. 331). Si bien la región delimitada como zona militar estaba en territorio formoseño, también tenía a cargo la operación militar en el Territorio Nacional de Chaco, si el Ejército o el Poder Ejecutivo la consideraban necesaria. Y esos requerimientos al Regimiento de Gendarmería de Línea se ejercieron en distintos momentos y zonas de Formosa y Chaco. El citado Scunio detalla algunos:

en 1930 los belicosos pilagás motivaron que el Teniente D. Juan Giordano al mando de 40 soldados deba internarse en los montes en dirección a Ibazeta, la cual se encontraba amenazada por los salvajes. Un largo tiroteo hizo desistir a estos de su actitud quedando en el campo numerosos muertos. (1972, p. 339)

25La descripción de ese parte militar coincide con el testimonio mencionado de Guillermo Flores cuando refiere cierto amparo que les otorgaba a los indígenas el hecho de formar parte de la reducción de Bartolomé de las Casas, ya que afuera de ellas «es peligro, porque los milicos cuando ven a los aborígenes le meten pluma». Incluso el lugar en el que se llevó a cabo esa matanza relatada por Scunio se encuentra apenas a 30 kilómetros de la reducción de Bartolomé de las Casas. No ir a la reducción, por lo tanto, podía implicar transformarse en uno de esos «belicosos pilagás». Transitar los territorios en libertad, para los indígenas, implicaba el riesgo de ser sometidos por las fuerzas militares.

26En 1933 el militar Scunio vuelve a mencionar un «enfrentamiento» en las cercanías del fortín El Descanso, al norte de Las Lomitas, con 250 indios pilagás del cacique Ne-Lagadik, que terminó con «la muerte de numerosos indígenas en lo que se llamó el combate de Mora Marcada».

27Dos años antes, en Pampa del Indio, Chaco, entre abril y mayo de 1931, «la zona se estremeció con las correrías de la tribu del cacique Paulito. El cabo Epifanio González al frente de un pelotón de soldados fue esta vez el encargado de pacificar la región luego de devolver los ganados y castigar a los culpables» (Scunio, 1972, p. 339). Es importante remarcar que Pampa del Indio se encontraba fuera de la zona militar definida por el ejército para que opere el Regimiento de Gendarmería de Línea.

  • 6 Conflicto entre ambos países que se denominó «La guerra del Chaco» y que duró entre los años 1932 y (...)

28Marina Matarrese (2013) describe otro caso de 1932 en que «los Pilagá fueron atacados por la armada argentina. Algunos fueron muertos, y muchos fueron conducidos desde sus viviendas a un punto alrededor de 50 millas al oeste de los sitios originales de sus aldeas». Esto se da en el marco de un territorio militarizado además por la guerra entre Bolivia y Paraguay6.

29Para los militares que operaban punitivamente en la zona los indígenas no eran conceptualizados como esos sujetos a civilizar, tal como se pretendía definir en los escritorios paternalistas de la Comisión Honoraria de Reducciones de Indios, sino que eran vistos como enemigos para las tropas aún en esos años de la década de 1930. El capitán Néstor Golpe así lo explica en sus memorias:

  • 7 El escultor y novelista criollo Crisanto Domínguez en su libro Rebelión en la selva (1948) relata u (...)

la vida en los fortines era dura por donde se la mirase. El indio salvaje es constante peligro para las tropas y para los muy escasos pobladores existentes en la zona, verdaderos pioneros de la civilización, ellos se afincaban en las cercanías de las Grandes Guardias y los Fortines. En los años 1930 y 1931, cerca de 30 000 indios viven en la zona, son tobas, pilagás y matacos. Los caciques más nombrados son Garcete, Chamuco, Chacoso, Chimagozogoiki, Lagadik, NeLagadik, Hilario, Benítez y Pedro El Grande.7 (1970, p. 17)

30Varios de ellos, como Garcete e Hilario fueron incorporados a la reducción de Bartolomé de las Casas justamente en los primeros años de la década del 30 mientras que el wichí Pedro El Grande y su comunidad fueron de los primeros en ser incorporados en la reducción Francisco Muñiz en 1936.

  • 8 Delegado de la Comisión Honoraria de Reducciones de Indios en Fortín Lugones, Formosa.

31Francisco Pinto8, en su «Informe sobre el estado de los indios de Formosa» para la Comisión Honoraria de Reducciones de Indios (chri) del año 1936, describió: «Visité a los caciques Pedro Grande, Próspero Peralta y Lechiguana que viven en los alrededores (de Las Lomitas). Los indios en Las Lomitas viven en un estado miserable. Estos indígenas hoy están concentrados en la nueva Colonia Francisco Javier Muñiz» (chri, 1936).

32Y Juan Domínguez, presidente de la chri, informaba sobre Muñiz que

De los 575 indios hay un 40% de incapaces, los ancianos y niños, y el 60% restante trabajan en pequeñas industrias tales como mango de hachas, palas y martillos, canastos…todos estos artículos se venden por administración en Comandante Fontana. Se ha vestido a todos los indios con ropas usadas que donó la Policía de esta capital. (chri,1936)

33Esta práctica de entregar uniformes policiales a los sujetos reducidos se repitió a lo largo de los años. Se pueden ver fotos de indígenas vestidos como policías o gendarmes en Napalpí, Bartolomé de las Casas y Muñiz sin que eso tenga ninguna implicancia jerárquica. Vale aclarar también que la escasez y necesidad de ropa en las reducciones es algo que aparece repetidamente en los testimonios indígenas.

34Tras su inauguración, en 1936, la administración de la reducción Francisco Muñiz quedó a cargo de Margarita González Alonso de Da Rocha. Margarita era la esposa del capitán Alberto Da Rocha, quien desde 1935 fuera ascendido a segundo jefe del Regimiento de Gendarmería de Línea de toda la zona militar de la región.

35En el informe N° 5 del año siguiente, la Comisión Honoraria de Reducciones de Indios describe el control militar de las nuevas reducciones:

nos es grato expresar aquí a S.E. el Señor Ministro de Guerra que, en agradecimiento de la valiosa y patriótica colaboración que nos presta el ejército, por intermedio del Regimiento de Gendarmería de Línea destacado en Las Lomitas, al tener bajo su amparo las nuevas colonias Muñiz y Ameghino, recientemente establecidas allí y a las que con digna y encomiástica decisión prestan su ayuda, tanto su jefe el Señor Teniente Coronel Orlando C. Ferreyra, como su Segundo Jefe Señor Mayor Da Rocha, cuya esposa administra ad honoremla colonia Muñiz. (chri, 1937)

36La relación entre las tropas militares de ocupación del territorio nacional formoseño y las reducciones era constante y no puede ser soslayada al momento de analizar las posibilidades de decisión que tenían los sujetos indígenas reducidos en esa situación de asimetría. Los propios fortines de las anteriores campañas militares fueron reutilizados por el Regimiento de Gendarmería de Línea y eran colindantes con la ubicación de las reducciones.

37Para transitar por los territorios, los indígenas debían mostrar un salvoconducto entregado por el administrador de la reducción o una certificación de antecedente, de modo que el control interno de las reducciones también se ejercía sobre quienes era pasibles de ser autorizados a circular fuera de los espacios controlados, por ejemplo, para ir a trabajar a ingenios de la zona en épocas de escaso trabajo en las colonias.

De tiempo en tiempo se alejan (los indígenas) a algunas tolderías con el objeto de dedicarse a la caza en los esteros de los campos baldío. Por regla general manifiestan antes su intención al administrador, diciendo que «van a descansar» y solicitan un salvoconducto para evitar conflictos con las tropas de ocupación o la policía. Documento que nunca les fue negado. (Arribálzaga, 1915)

38Esos salvoconductos también eran utilizados por los ingenios que se los entregaban a los indígenas para poder transitar libremente por la zona, y de ese modo poder demostrar su condición de «pacificados» y «trabajadores» (Wright, 2003).

39De modo similar, en el interior de Napalpí se utilizaban brazaletes, fundamentalmente con posterioridad a la masacre de 1924 ocurrida en ese lugar, «que diferenciaban a los indígenas buenos de los que iban a terminar como en la matanza», con el agregado de que como la gran mayoría de los indígenas reducidos «no hablaban en castilla, todos tenían miedo de que los maten por no tener un brazalete» (Paz, 2015).

Figura 1. Grupo de indígenas de Napalpí con sus brazaletes

Figura 1. Grupo de indígenas de Napalpí con sus brazaletes

Fuente: Instituto Ibero Americano de Berlín (1924), Fondo Lehmann-Nitsche, Carpeta de Fotografías. Berlín, Alemania.

El control interno. Los listados

40En los informes estatales las reducciones aparecían como un lugar en el que los indígenas podían entrar y salir libremente, sin embargo en los relatos de quienes fueron reducidos no emerge como un espacio tan flexible. Como menciona la abuela pilagá Qadeite, aunque en Bartolomé de las Casas no había alambrados a lo largo de todo el perímetro de la reducción, sí había patrullajes y salir del lugar suele ser recordado como «escapar»:

Había gendarmes en la zona. En la reducción no estábamos encerrados pero sí había controles... Estuve un año ahí, pero mi familia después decidió escaparse. Se fueron escapando de a poquito muchas familias. Pero también muchos pilagás se quedaron en Bartolomé de las Casas. (Qadeite, 2012)

41En Bartolomé de las Casas y Napalpí hubo, por lo menos durante algunos períodos, destacamentos de comisarías dentro del campo de la reducción. Así lo mencionan los testimonios y también la documentación encontrada.

42En los momentos más laxos el control policial era ejercido por las comisarías lindantes: Machagay y Quitilipi en los casos de Napalpí, Fontana en el caso de Bartolomé de las Casas y Las Lomitas en Muñiz. En un documento del 18 de abril de 1925 el presidente de la chri, José María de Achával, le solicita al gobernador Fernando Centeno la actuación del destacamento policial que se encuentra en la reducción debido a intrusos blancos que utilizan los terrenos para sus animales (Achával, 1925).

Figura 2. Un oficial vigila desde lo alto, en Napalpí

Figura 2. Un oficial vigila desde lo alto, en Napalpí

Fuente: Instituto Ibero Americano de Berlín (1924), Fondo Lehmann-Nitsche. Carpeta de Fotografías. Berlín, Alemania.

  • 9 Antropólogo alemán que realizó diversos trabajos de campo de Napalpí y que estuvo en la zona durant (...)

43En la figura 2 tomada en Napalpí por Lehmann-Nitsche9 también se puede observar la existencia de un oficial que desde lo alto de una estructura vigila el ámbito cercano a los edificios de la administración, almacén y lugares de guardado de lo producido por los trabajadores indígenas.

  • 10 El documento que se encuentra en el Archivo Histórico Provincial del Chaco es una copia manuscrita (...)

44Bernardino Paz recuerda que en Napalpí «en las zonas cercanas a la administración y a los almacenes eran cerradas con varillas de hierro» y que «los blancos hacían rondas de control con fusiles Remington» (2015). En los momentos en los que no había comisaría, el administrador de la reducción era el que funcionaba como comisario policial. En un decreto del 23 de agosto de 1917, el gobernador del Territorio Nacional del Chaco, Enrique Cáceres, nombraba al propio administrador de la reducción de Napalpí, Pablo Taroni, como comisario de policía y le brindaba autoridad para que «adopte las medidas que considere necesarias para el buen desempeño de su cometido»10.

45Este poder arbitrario se ejerció en diversos momentos y es remarcado en muchos testimonios. El poder en las reducciones era aplicado por el propio administrador y no desde Buenos Aires donde estaba la oficina de la Comisión Honoraria de Reducciones de Indios. El administrador era el que acumulaba y vendía la mercadería, el que pagaba lo que quería y el que decidía los trabajos, premios y castigos. Era el juez y el comisario a la vez.

46Bernardino Paz recuerda y marca el lugar donde funcionaba el destacamento policial y donde los indígenas «eran estaqueados toda la noche como castigo». Abel Cáceres, que fue administrador durante muchos años, e intercaladamente, de Napalpí y Bartolomé de las Casas, es recordado como «el experto»: «él sabía todo de las reducciones. Cuando algún indio se portaba mal lo llevaba directamente a la comisaría de Quitilipi y lo iba a buscar cuando quería» (Florentín, entrevista, 2015).

47Las administraciones de las reducciones también ejercían una forma de control a través de los listados de personas y sus categorizaciones subjetivas. Considerando los riesgos que implicaba transitar por los territorios sin salvoconducto o con la marcación negativa de ser expulsado de la reducción, estos listados reforzaban el poder sobre los indígenas reducidos.

48En un documento del 3 de agosto de 1930, un inspector de la chri, Carlos Baudrix, expulsaba a 35 aborígenes de la reducción de Napalpí. Este documento de manejo interno entre las diferentes reparticiones estatales detallaba con nombre y apellido a cada una de las personas denunciadas y explicaba los motivos de su expulsión. «Poca laboriosidad», «inaptitud para el trabajo que generará que sólo genere deuda sin esperanzas de pago», «propaganda insidiosa contra la administración», «curandero», y «expulsado por vender su cosecha de algodón a comerciantes cercanos», y mujeres cuyos maridos son «paraguayos», son algunas de las observaciones/justificaciones (figura 3).

Figura 3. Listado de indígenas expulsados de Napalpí, página 1 (1930)

Figura 3. Listado de indígenas expulsados de Napalpí, página 1 (1930)

Figura 4. Listado de indígenas expulsados de Napalpí, página 2 (1930)

Figura 4. Listado de indígenas expulsados de Napalpí, página 2 (1930)

49En otros casos, la denuncia se relacionó con quienes fueron participantes de la sublevación de 1924 que terminó con la cruel masacre de Napalpí y que será trabajada más adelante. Es decir, que quienes eran expulsados de la reducción eran marcados como sujetos peligrosos o indeseables y por lo tanto en los informes de control esta caracterización era crucial para su trayectoria de vida en el afuera de las reducciones. Ser «bueno», «malo» o «regular» es una categoría que se repite en diversos listados que se elaboran con las personas indígenas que eran incorporadas a las reducciones. La reducción aparecía como el espacio que delimita quiénes eran elementos dignos de civilización y quiénes no, y la caracterización de indígena libre va a estar asociada a la de salvaje.

Las formas de disciplinamiento: el trabajo, la deuda, los internados y las iglesias

Yo entré acá en 1925. Acá se llama la Reducción de Indios Bartolomé de las Casas. Yo nací el 20 de junio de 1925, pero es un cálculo, esa es la fecha que me pusieron en la libreta cuando vino Perón y nos dio los documentos. Había dos personas de los blancos que enseñaban cómo cortar los árboles, cómo pelarlos. Le enseñaban y los aborígenes aprendían y trabajan. Era administrado por blancos, hasta los caciques trabajan. Ninguna persona se queda en la casa. Todos trabajan en el obraje (Flores, Guillermo, 2013).

50Para el Estado nacional, Guillermo Flores nació el año que entró en la reducción. Su ingreso en Bartolomé de las Casas es también su primer registro como ciudadano argentino. Es un antes y un después en la vida del sujeto indígena.

  • 11 Para un análisis de las misiones anglicanas que funcionaron en el oeste de la región chaqueña, ver (...)

51Las reducciones civiles estatales indígenas junto a los ingenios, obrajes y misiones religiosas de la zona11, y en contemporaneidad con el accionar del ejército, jugaron un rol central en la conformación de una acumulación originaria del capital en la región chaqueña al ser creadoras de sujetos que solo tuvieran para ofrecer su fuerza de trabajo y que fueron compelidos a incorporarse al modo de producción capitalista como sujetos asalariados (Marx, 1973). En el caso de los sujetos indígenas, en un doble proceso de subordinación étnica y clasista que se asentó en la conquista militar y en el disciplinamiento en condiciones de trabajo de explotación.

52La privatización de la tierra y los sujetos se dio por medio de la violencia y la sangre, pero también por medio de prácticas de trabajo forzado y control disciplinario de los grupos sociales indígenas. En este sentido, como afirma Iñigo Carrera (2010), en esos años se dio en Chaco una fuerte expansión de la frontera agropecuaria, en particular de la producción algodonera que en 1911 era de 1300 hectáreas en toda la provincia, en 1930 supera las 100 000 y en 1938 llega a las 300 000 hectáreas cultivadas. Como afirma Giordano (2005), en las dos primeras décadas del siglo xx el 25 % del total del territorio chaqueño será entregado a manos privadas y repartido entre pequeños colonos, terratenientes, y obrajes e ingenios como Las Palmas en Chaco y La Formosa o La Teutonia en tierra formoseña.

53La mano de obra indígena, entonces, fue necesaria para acompañar este crecimiento y fue utilizada en los trabajos de carpida y cosecha que requerían de trabajo estacional. Lo importante será que los colonos vecinos y los ingenios de la zona tuvieran mano de obra disponible en las cercanías de los campos productivos del interior chaqueño.

54Esta situación no se dará sin conflictos entre los privados y las reducciones estatales. Se van a repetir las denuncias de los colonos blancos de la zona requiriendo mano de obra indígena.

55En esta situación las reducciones van a cumplir un importante rol, ya que van a otorgar tierras (sin título de propiedad) para el cultivo o la explotación maderera con un sentido de subsistencia. Subsistencia no solo de las familias indígenas asentadas, sino también para el propio sostén de las reducciones como institución.

56En muchos de los testimonios de Colonia Aborigen (ex Napalpí) se recuerda que los indígenas eran llevados en numerosos grupos a trabajar al ingenio Las Palmas y a la construcción de las vías del ferrocarril hacia Barranqueras. Los durmientes eran hechos por los propios indígenas que trabajaban en el obraje de Napalpí. Irineo Verdán (2015) recuerda cómo se hacían los durmientes «solo a hacha». Es decir, que se desmontaban los troncos en el interior de los montes de la reducción y los hacheros los transformaban en durmientes sin otra maquinaria que su hacha. En este mismo sentido, Juan Ballestero, un anciano pilagá que vive en Bartolomé de las Casas desde fines de la década del 20 y de quien hay registro de su trabajo como hachero de la reducción en 1947 describe, «Siempre palo, palo, palo. Nosotros sufrimos mucho. Yo estaba en el obraje pero solo con el hacha. No había algodón, solo obraje. Era hacha, hacha, hacha. No teníamos ropa. Solo cuero de guazuncho» (Ballestero, 2013).

  • 12 Enrique Lynch Arribálzaga fue uno de los promotores de la creación de la Reducción de Napalpí. Con (...)

57Enrique Lynch Arribálzaga12, primer director de la reducción de Napalpí, mencionaba en sus memorias:

Los ferrocarriles chaqueños, y las obras de canalización del Río Bermejo, han sido construidos mediante el esfuerzo indígena. Tobas y matacos han manejado la pala, construyendo desmontes y terraplenes, a menudo entre el barro de las cañadas y bajo un sol abrasador que ciertamente no hubieran soportado los peones europeos. En los años de invasión de langosta, la Defensa Agrícola ha formado excelentes cuadrillas de indios que han prestado servicios de suma importancia, yo los he visto trabajar en un bañado de altos juncales, desde la salida hasta la puesta del sol, en pleno Diciembre sin otro descanso que el del almuerzo y una breve siesta y sin más alimento que una galleta, un poco de charque y harina y azúcar diluidos en el agua del estero. (Lynch Arribálzaga, 1914)

58El disciplinamiento adquirió diversas maneras y una de ellas es el círculo vicioso de deuda al que son compelidos los indígenas reducidos ya que solo pueden comprar víveres e insumos en la despensa de las reducciones, por lo tanto, adquieren una obligación económica con la institución que recién será descontada al momento de entregar lo producido por su trabajo.

59El informe de la chri del año 1936 también describía la deuda originaria que se generaba al ingresar a la reducción de Napalpí:

Al ingresar a la colonia, el administrador les impone de sus deberes (a los indígenas) [...] y son alojados en vivienda de paja y adobe [...] Para sus necesidades inmediatas se les da un crédito y al final de la cosecha, verificada la venta, se les descuenta del total lo adelantado en víveres, útiles o ropa. (chri, 1936)

60Como afirma Arengo (1996), el poder de la deuda es una de las formas que adquiere la dominación y produce una relación social de dependencia frente a una situación anterior de autonomía y libertad. Las deudas generaban repetidas denuncias sobre los colonos o cosecheros indígenas que no cumplían con sus obligaciones.

61En muchos recibos de pago de la reducción de Bartolomé de las Casas los indígenas firmaban con sus dedos pulgares y en el texto de los documentos se dejaba constancia efectiva del perverso sistema de vales con que se pagaba el trabajo. Allí, por ejemplo, se expresaba que la administración de la reducción se quedaba con el 70 por ciento del total del maíz producido por el trabajador. El sistema de deudas que proponía la reducción tenía como uno de sus objetivos mantener bajo amenaza de expulsión a los sujetos indígenas.

62En uno de los testimonios orales recogidos en Colonia Aborigen (ex Napalpí) un trabajador de la reducción recuerda que en cualquier momento podía pasar personal de la administración a reclamar la deuda y que en caso de no poder ser cancelada (esto era imposible ya que prácticamente no había manejo de dinero) eran obligados a trabajar gratis para el administrador.

63Estas rondas de capataces eran diarias y se realizaban en las distintas zonas dentro de las veinte mil hectáreas de Napalpí. Los testimonios mencionan que en una planilla se anotaba el nombre del trabajador, la tarea realizada y si el trabajo era aprobado se les entregaban más semillas o se autorizaba a comprar en el almacén. La entrega de mercaderías solo se hacía a quien cumpliera con aquella aprobación. Negarse implicaba la posibilidad de ser expulsado de la reducción y quedar con una marcación negativa.

64Las planillas de control nunca eran vistas por los trabajadores que no podían acceder a ese registro y que por lo tanto tampoco podían comprobar al momento del pago final. A esto se debe agregar la problemática de que la gran mayoría de los sujetos reducidos no manejaban la escritura ni la lengua castellana.

  • 13 Sobre lo complejo del sistema de trabajo y explotación en las reducciones se está realizando actual (...)

65En estos recibos también pueden observarse que el trabajo de la cosecha de algodón fue dado en gran medida a mujeres y niños. El pago a las mujeres siempre fue menor al de los hombres por efectuar las mismas tareas. Incluso hay precios unitarios (por kilo de algodón entregado) que varían entre las propias mujeres, lo que permite analizar la arbitrariedad del sistema de pago en las reducciones.13 Además en los nombres de las mujeres se puede ver el modo en que eran nominadas las indígenas de forma despectiva. Se las menciona como «la gorda», «la flaca», «la cabezona». La discriminación por género al interior de las reducciones fue otra de las formas que adquirió el disciplinamiento sobre las mujeres indígenas.

66Las condiciones de trabajo en las reducciones fueron una forma cruel de explotación. Pedro Palavecino (Salkoe es su nombre original), sobreviviente de la masacre de Rincón Bomba en 1947 y que después de esos hechos estuvo recluido en las reducciones de Muñiz y Bartolomé de las Casas, afirma sobre esta última:

No había tractor, motosierras, nada. Sólo bueyes. Lo que producíamos se lo dábamos a Cáceres (el administrador) que lo vendía. Lindos montes había ahí. Se producían muebles. Había dos carpinteros oficiales (blancos) que enseñaban. La madera se sacaba a hacha, a pulso nomás. Nada de máquinas. Había mucha gente indígena.

67Los sujetos no solo son obligados a dar todo lo producido por su trabajo al administrador sino que son constantemente evaluados en su conducta de acuerdo a lo reglamentado. Y ese reglamento, puesto en vigencia en el año 1925, es muy estricto en cuanto a las obligaciones de los sujetos indígenas, pero ninguno de los entrevistados recuerda haberlo visto ni conocía su existencia.

68Existieron tres tipos de reglamentos. Uno para los empleados en la administración contratados por el Ministerio del Interior de la Nación, y otros dos con las obligaciones de los indígenas reducidos en condiciones de acceder a una chacra. Existió un reglamento para Napalpí y otro para Bartolomé de las Casas. Debajo se mencionan algunos de los artículos comunes a la reglamentación para los indígenas de ambas reducciones:

Art. 1. Es requisito indispensable para solicitar y obtener chacra en la Reducción ser indígena, ser hombre fuerte y sano y haber acreditado en el Registro de Indios y ante la Administración su capacidad para el trabajo demostrada con seis meses de labor en el obraje, anteriores a la obtención del lote de tierra solicitado [...] Siempre se dará especial preferencia a los indígenas que tengan mujer e hijos.
Art. 2. No se concederá chacra bajo ningún pretexto al indígena que se niegue a trabajar en el monte; que niegue datos al Registro de indios, de él o de su familia y que no acepte o no cumpla las medidas de higiene que ordenare la H. Comisión.
Art. 3. El indígena que haya obtenido una chacra de acuerdo al presente reglamento, estará obligado a trabajar como hachero en el monte [...]
Art. 4. El indígena que una vez obtenida la chacra faltare a algunas de las disposiciones de los artículos 2 y 3, será objeto de la anotación correspondiente en su ficha personal del Registro de Indios, y una vez levantada la cosecha será desalojado de la chacra como castigo de su falta y entregado ese campo inmediatamente a otro solicitante.

69En estos primeros cuatro artículos se expresaba claramente que para obtener una chacra en la reducción el indígena debía ser «fuerte» y «sano» y que estaba a prueba durante los primeros seis meses. Al mismo tiempo se dejaba constancia explícita de que los indígenas reducidos estaban obligados a trabajar como hacheros en el monte y que si se negaban a cumplir ese trabajo a destajo eran expulsados de la reducción. Aquí vale la repetición de lo ya mencionado, pero que no es menor para tener en cuenta y es en todos los actuales testimonios de quienes trabajaron en las reducciones de Napalpí, Bartolomé de las Casas y Muñiz, nadie recuerda estos reglamentos. Es decir que estaban sujetos a normas, con la consecuente posibilidad de castigo, que desconocían. Esto los dejaba librados a la arbitrariedad de las decisiones de los administradores:

Art. 10. Desde la fecha queda prohibido a todo colono de la Reducción, la venta directa al intermediario o al comerciante de cualquier producto de su chacra. El Administrador de cada Reducción intervendrá en toda operación de compra-venta que el indígena necesite efectuar y no permitirá la entrada de comerciantes o intermediarios a hacer negocios con los colonos.
Art. 11. Cada colono de la Reducción estará obligado a pagar un 15% del producido de su cosecha de algodón y de maíz a la Administración, importe que la H. Comisión destina para sufragar los siguientes gastos: compostura de carros que se prestarán a los colonos para el transporte de su cosecha hasta la estación del ferrocarril, bolsas para cosechar algodón y maíz, hilo para cocer las mismas, composturas de caminos y creación y sostenimiento de nuevas escuelas dentro de la Reducción.

70En estos dos artículos puede observarse cómo eran obligados a pagar un 15 por ciento de sus cosechas para sostener la propia reducción. Como se verá más adelante, este descuento fue uno de los motivos de la sublevación y posterior represión ocurrida en Napalpí apenas un año antes.

71También de aquí se explican los negocios que se realizaban con las empresas que rodeaban a las reducciones. El administrador de cada reducción, en representación del Estado, era el intermediario entre lo producido por los trabajadores indígenas y los actores económicos del afuera. No había nexos entre los indígenas y los proveedores de mercaderías o comerciantes que compraban el algodón o la madera producida. Y en el caso de hacerlo eran denunciados por «contrabando», como se puede ver en la planilla de indígenas expulsados de Napalpí que se incluyó en este mismo capítulo.

72De aquí surgen dos problemas. Por un lado, el control absoluto que tenía el administrador sobre los sujetos indígenas reducidos: «Nosotros le llevábamos todo al administrador y no sabíamos qué hacía él con eso» (Flores, 2013). Por el otro, el problema de la relación económica personal que asumían los administradores con las empresas privadas de la zona.

73En este sistema basado en el trabajo indígena, no solo eran beneficiados los que trabajan en la administración de las reducciones sino también quienes forman parte del complejo entramado montado alrededor, por ejemplo, empresas como Bunge & Born que provee semillas, o el propio Estado que adquiere maderas para las vías del ferrocarril. Un sistema montado sobre otro sistema. Un sistema que necesita retroalimentarse. De este modo, el Estado no solo destinaba recursos económicos a la «civilización del indígena» sino que monta una estrategia compleja que incluso le permitía proveerse de productos.

74Las relaciones entre las reducciones con las empresas privadas no tuvieron solo que ver con los beneficios económicos que las últimas sacaban del comercio y la producción de mercaderías sino también con la utilización de mano de obra y el traslado de personas bajo la órbita del propio Estado. Desiderio Sánchez (2013), wichí, explica cómo llegaron las primeras familias a la reducción de Muñiz:

En 1936 la gente estaba trabajando en la estancia de Bunge Born y en las vías del tren que va de Formosa a Embarcación. Eran dos grupos. Como Las Lomitas se iba a convertir en un pueblo, a la gente la trasladan para acá. Los gendarmes los trajeron para este lugar, Colonia Muñiz. Los trajeron en carros desde Bunge Born.

75En septiembre de 1946, Carlos Montag, médico de Bartolomé de las Casas, denunciaba este sistema de autosostenimiento del sistema de reducciones: «es el Estado quien deba sufragar los gastos que demande la enseñanza y no debe ser la colonia la que deba vivir por sus propios medios». Lo que hace Montag, y que es repetido por otras personas en diversos informes a lo largo del tiempo de funcionamiento de estas colonias, es denunciar que las reducciones son un sistema de explotación económica y laboral de los indígenas, en el que la institución creada para la «civilización del indio» se transformó en un fin en sí mismo del que dependen comerciantes, grandes empresas, trabajadores blancos y distintas instituciones públicas (como la Iglesia) y estatales. Con la inversión de la lógica inicial planteada en los decretos de creación, es ahora el indígena quien deba trabajar a destajo para sostener a la reducción.

  • 14 Pertenecían a la orden de los dominicos mientras que los franciscanos estaban a cargo de las mision (...)

76Pero si bien el trabajo fue uno de los ejes centrales del disciplinamiento también lo fueron los internados infantiles, dependientes de la iglesia católica14, que tuvieron como objetivo el apartamiento de los niños y la fragmentación familiar. Los internados infantiles funcionaban como un espacio de reclusión de niños y son rememorados como el lugar en el que le quitaban a los hijos por las fuerza:

Para los chicos, había un internado. Las monjas los tenían encerrados una semana para estudiar. Algunos no querían dar a los chicos. Mi tío que era chico, tendría 10 años, y mi abuela peleaba para que no le saquen al chico, ella no quería que el chico esté ahí. A veces los domingos las madres los veían un rato.
A las mujeres se las obligaba a trabajar en la época de la cosecha sin pagarles. Los días domingos, para ir a misa (todos tenían que ir a misa) había un cura, era obligatorio. (Qadeite, entrevista, 2012)

77Guillermo Flores, pilagá de Bartolomé de las Casas, también recuerda: «Sí, había iglesia católica. Ahí depositaban a los chicos. Ahora ya no. Los tenían toda la semana».

78Las condiciones de subsistencia, en cuanto a alimentación y salud también van a ser recurrentemente denunciadas. En una carta de 1946, el doctor Osvaldo Gamallo, a cargo del consultorio médico de la reducción de Napalpí, escribe al director del Banco Central que

en los niños concurrentes a las escuelas se observa que cierto número de ellos están mal nutridos, los mareos por hambre no son raros, la escasez de vestimenta es a veces lastimosa. En la escuela del Aguará, el asunto es más grave. Sobre 100 alumnos, el 30% no conoce la leche, entre el 70 y 80% no desayuna ni cena. Es la zona que aporta el mayor número de enfermos. (Gamallo, 1946)

79De todos modos este ejercicio del poder no se da sin encontrar resistencia en los sujetos indígenas (Foucault, 2007). En 1943, un grupo de indígenas de la reducción realizó una huelga de hambre y enviaron una carta al gobernador del territorio del Chaco, Coronel Alberto Castro, por la suspensión de créditos en mercadería a setenta indígenas de la reducción de Napalpí. A partir de esto el administrador de Napalpí, Juan Vogt, envió una carta al gobernador justificando tal hecho «ya que dichos colonos no han cumplido sus obligaciones con la administración» (Vogt, 1943).

80En referencia a esta situación un diario de la ciudad de Quitilipi publicó una crónica donde se describe lo siguiente: «la resolución de los esclavos de la reducción de Napalpí es una huelga de hambre [...] la han resuelto veinte colonos indígenas solidarizándose con ochenta condenados a sufrir más hambre que la que perpetuamente sufren» (El Territorio, 6/9/1943).

81En una carta al ministro del Interior del 21 de mayo de 1919, el presidente de la chri, José María de Achával, denuncia:

  • 15 La carta se encuentra en el Expediente 10 356, que contiene varias denuncias e informes descriptivo (...)

a los sujetos Mayordomo y Moreno, titulados caciques, y en realidad perturbadores permanentes de la disciplina en los obrajes de las reducciones y han llegado hasta Bartolomé de las Casas y arrastrando a todo el personal obrero que ya sumaba buen número. (Achával, 1919)15

82En la carta denuncia también que ya se había solicitado al gobernador de Formosa, teniente coronel Juan Comas, «pidiendo los prestijios de su autoridad para asegurar los respetos de la reducción. Los hechos no se han correspondido a nuestras esperanzas y el personal indígena ha sido retirado». La respuesta del teniente coronel a cargo de la gobernación es que la reducción se encuentra en la zona militar y que la gobernación no puede intervenir en lo que allí sucedía.

83Momentos de resistencia se dieron en diversas oportunidades, como se verá en el apartado siguiente. La sublevación de 1924 en la reducción de Napalpí y los modos en que escaparon los sobrevivientes de la masacre de La Bomba de la reducción de Bartolomé de las Casas también pueden ser considerados de ese modo.

Masacres, terror y memoria

84Las reducciones de Napalpí y Bartolomé de las Casas también fueron protagonistas de dos de las más grandes masacres llevadas a cabo en nuestro país en el siglo xx. Ambas ocurrieron durante gobiernos democráticos. Y Napalpí también tuvo relación con otra ocurrida en 1933 en El Zapallar, Chaco.

  • 16 Sobre la masacre de Napalpí existe profuso material. Solo por mencionar algunos se pueden ver los t (...)

85En la propia reducción de Napalpí, en 1924, durante la presidencia de Marcelo Torcuato de Alvear, se produjo una sublevación de qom y moqoit por una serie de restricciones que el gobernador radical del Territorio Nacional del Chaco, Fernando Centeno, impuso a los sujetos indígenas y que terminó con lo que trágicamente se conoció como la masacre de Napalpí16.

86En ese momento el gobernador Fernando Centeno prohibió la salida de indígenas del espacio jurisdiccional, tras el pedido de los colonos y empresarios de la zona que buscaban impedir que los indígenas «salieran» a trabajar en los ingenios de Salta y Jujuy para tenerlos a disposición como mano de obra para el algodón (Iñigo Carrera, 1984).

87En la prensa también se va a reflejar la relación entre la necesidad de «campos libres» para el desarrollo de los cultivos. El 16 de julio de 1924 el diario La Nación tituló «Los campos del Chaco son excelentes para el cultivo del algodón». En el cuerpo de la nota aparece el informe de un especialista en ese cultivo, Ernesto Tutt, que viajó a la zona contratado por el Ministerio de Agricultura para hacer un análisis de las tierras; afirmaba:

El suelo es excelente. Un terreno llano. Lo suficientemente inclinado para facilitar el drenaje. Existen todavía cientos de miles de hectáreas de buenas tierras fiscales que pueden obtenerse para trabajar. La Argentina no debería vacilar en recomendar esta región a los buenos inmigrantes agricultores, así como a las gentes trabajadoras o empleados que quieran mejorar sus condiciones actuales, abandonando la ciudades, para trasladarse a esta región.
Cualquier hombre con familia debería poblar cien hectáreas de tierra fiscal. Los bosques contienen inmenso números de troncos de quebracho muy apropiados para la construcción de casas. Se puede producir el algodón para obtener dinero y sacar buenos beneficios. Es dudoso que un agricultor pueda hallar en todo el mundo una oportunidad como esta.

88El artículo periodístico es casi una oferta publicitaria para la llegada de colonos, «gentes trabajadoras y empleados», a poblar las tierras fiscales. El rol de la prensa fue fundamental en la creación de las condiciones necesarias para la represión (Iñigo Carrera, 1984; Giordano, 2005; Vidal, 2004).

89Las medidas tomadas por el gobernador Centeno agravaron el malestar que prevalecía debido a las pésimas condiciones de higiene, alimentación, trabajo forzado y la constante persecución a la que eran sometidos los indígenas de la reducción de Napalpí. Unos días antes de la masacre comenzaron una serie de discursos (desde la población blanca lindante y los medios de comunicación) que comenzaron a hablar de sujetos revoltosos, posibles malones, etcétera. La circulación de estos discursos, que mencionaban también a salvajes líderes indígenas dispuestos a la rebelión, fue propicia para justificar en el imaginario social el accionar militar que debía salir en defensa de los chaqueños, encarnados en la figura de los colonos y los dueños de los campos (Vidal, 2004; Salamanca, 2010; Giordano, 2005; Bergallo, 2004; Mapelman y Musante, 2010; Chico y Fernández, 2008).

90La ocupación del espacio público por parte de los indígenas rebelados generó discursos xenófobos en la prensa local y de Buenos Aires. Así el 18 de julio, un día antes de la matanza, un grupo de colonos escribía una carta al presidente de la Cámara de Comercio e Industrias:

Por resolución de la asamblea de trescientos vecinos, realizada para considerar situación creada por indígenas revoltosos en que en un número de quinientos perfectamente armados y equipados asaltan, saquean y asesinan indefensos pobladores [...] si no nos quieren mandar policías, que nos remitan armas, que serán esgrimidas por pobladores para defender estos frutos de tantos esfuerzos y sacrificios. (Citado en Iñigo Carrera, 1984)

91El 19 de julio el mismo diario La Nación que solo tres días antes había publicado la oportunidad inmobiliaria, laboral y económica que prometía la tierra chaqueña tituló un nuevo artículo con un carácter totalmente diferente «En el Chaco y norte de Santa Fe los indios sublevados continúan cometiendo desmanes». Allí explicaba que «Los pobladores abandonan las colonias y se refugian con sus familias en los centros urbanos», a la vez que alertaba que si bien

varias comisiones policiales salieron para Machagay. Hoy salieron nuevos refuerzos. La alarma persiste, habiendo abandonado la mayoría de los pobladores sus viviendas y bienes.
Las medidas adoptadas por el gobierno local han producido una impresión de alivio, aunque es evidente que la policía no podrá dominar a los indígenas, cuya actitud es abiertamente agresiva y solo respetan las vidas con la condición de que se les deje robar, carnear y arrear a su albedrío.
Asegurase que la tercera división del ejército enviará dos escuadrones de caballería.
Mañana el piloto sargento Esquivel y el alumno piloto Juan Browiz que tiene su estancia en aquella zona, saldrán en un aeroplano para efectuar el reconocimiento con objeto de establecer la posición de la concentración indígena. (La Nación, 19/7//24)

92En la misma nota se menciona que se «se enviaron telegramas al Presidente de la República, a la Cámara de Comercio del Chaco y a la Sociedad Rural» y que los «indios de Napalpí se internan en la provincia de Santa Fé y que las policías provincial y fronteriza salen a su encuentro».

93La expedición aérea anunciada se concretó pero con otro objetivo; la represión por aire de los grupos indígenas sublevados. Los discursos de la prensa, los colonos y las cámaras empresarias recibieron con agrado los acontecimientos. La Nación tituló el 20 de julio de 1924, al día siguiente de la masacre, «Los indios de la reducción de Napalpí fueron batidos por la policía montada». Se indica también que «durante la refriega […] participaron numerosos colonos». El cuerpo de la nota detalla la crónica de lo sucedido:

Esta mañana, fuerzas de policía–120 oficiales montados–dieron una batida a los indios. La tropa echó cuerpo a tierra haciendo varias descargas. Después de una pequeña retirada estratégica cargaron sobre la toldería, incendiándola.
En la refriega resultaron muertos el cacique Maidana, baleado ocho veces, y numerosos indios. Fue imposible identificar a los demás debido a que los restos se hallan carbonizados. Se lamenta que la falta de energía de la policía, o la inexperiencia táctica militar, haya dejado que la mayoría de los indios se dispersara por la colonia algodonera más rica de Sáenz Peña sembrando la alarma entre los colonos.
Cooperó el aeroplano enviado por el aeroclub de Resistencia.

94Finalmente, antes de desaparecer la noticia de los diarios, el 24 de julio, el diario La Nación tituló «Los Malones, los colonos del Chaco están en grave situación». Y en la nota señala que

Los colonos denuncian las condiciones de desamparo en que se encuentran. Prueba de esto es la ineficacia con que actuaron las fuerzas de la Gendarmería en la última batida contra los indios.
Las fuerzas policiales se tuvieron que limitar a incendiar la toldería y dejar unos cuantos muertos en el lugar del suceso.

  • 17 Darío Aranda lo retoma en 2004 en una nota para el sitio digital Indymedia. Con respecto a los diar (...)

95El tema va a desaparecer para siempre de las páginas del diario La Nación. También de todos los periódicos de tirada nacional hasta el presente.17

  • 18 En Chaco se abrió ese mismo año un expediente policial caratulado «Sublevación indígena en la Reduc (...)

96En lo que respecta al accionar militar, la persecución y el asesinato de indígenas duró varios días según se refleja en diversos testimonios de sobrevivientes (Chico y Fernández, 2008) y en las discusiones parlamentarias de la época (Lenton, 2005). En este sentido son también relevantes dos documentos que demuestran que la represión desatada no fue un momento en que las fuerzas militares se extralimitaron sino que se venía planificando desde hacía varios días y para eso se había apostado personal de las fuerzas del regimiento de Gendarmería de Línea y de la policía territoriana. En uno de estos documentos, una nota, escrita por el comisario de la policía del Territorio Nacional del Chaco, hay un detalle con nombres y apellidos de 24 gendarmes que llegaron, con su correspondiente armamento, el día 12 de julio (siete días antes de la masacre) al mando del sargento Alejandro Verón como refuerzos. En el otro, también en una nota, el administrador de la reducción de Napalpíle reclama al jefe de policía del territorio el pago de la mercadería provista para la alimentación del personal de tropa y policía montada a cargo del comisario Sáenz Loza destacada en la reducción desde el día 16 de mayo. Sáenz Loza fue el comisario que comandó la represión del 19 de julio. Esto significa que había en Napalpí fuerzas policiales apostadas desde dos meses antes del momento de la masacre. Esta información es contraria al expediente judicial18 elaborado por el gobierno provincial de Centeno tras la matanza, y para justificarla, en el que se afirma que la llegada de la policía ocurrió el mismo día de del «enfrentamiento» con los indígenas sublevados.

  • 19 En la Cámara de Diputados de la Nación esta masacre fue denunciada en septiembre de ese año por el (...)

97Los muertos de Napalpí pueden estimarse en varios centenares y entre ellos se encontraban niños, niñas, mujeres, ancianos y ancianas. Muchos cuerpos fueron incinerados en fosas comunes; los de los líderes fueron exhibidos en la plaza de Quitilipi, una ciudad cercana.19

98En El Zapallar, Chaco, en 1933, otra matanza de indígenas vuelve a tener relación con la reducción de Napalpí. El relato de los sucesos es del doctor Ramón Pardal, inspector de la chri.

En septiembre de 1933, dos tribus mocovíes, compuestas por varios centenares de indios, hacían vida natural en las proximidades del río Bermejo. Por circunstancias de clima o adversidad, ese año, la pesca, la caza y la recolección de semillas y otros alimentos escasearon y el hambre y la miseria amenazaban acabar la tribu.
Desesperados, decidieron ir a pedir socorro al pueblo de Zapallar, situado a unas leguas.
Divididos en tres grandes grupos, marchaban adelante las mujeres y los niños, a continuación los viejos y a cierta distancia un tercer grupo constituido por adultos, queriendo significar así que iban con carácter de paz y a pedir socorro.
Al tener noticias en el pueblo de Zapallar de la marcha de esta columna, el movimiento fue mal interpretado y reunido un grupo de pobladores armados a las órdenes del comisario, recibieron a tiros a la miserable columna haciendo por incomprensión una estúpida carnicería.
La Comisión Honoraria de Reducciones Indígenas envió inmediatamente al inspector Sr. Baudrix, quien se puso al habla con los indios y pudo saber lo que pasaba. Al ofrecerles amparo los indios aceptaron con alegría su incorporación a la colonia de Napalpí. Sólo pidieron campos para trabajar, de que no se los moviese y alimentos. (chri, 1936)

99La mención de esta masacre, relatada casi al pasar en el informe, no aparece con un signo de denuncia sino con el objetivo de resaltar las virtudes de la reducción de Napalpí ya que más adelante menciona que todos los indígenas sobrevivientes de la represión fueron trasladados allí. Es decir que, paradójicamente, los sujetos reprimidos por colonos y hambreados por la expropiación de sus territorios a los que se les quita la posibilidad de acceder a los recursos que solían tener aparecen como «salvados» por el inspector estatal Baudrix y son llevados a la reducción como un cierto aval de protección.

100También aquí la prensa jugó un rol importante en la prefiguración de una imagen de posible conflicto por indígenas que se acercan a la ciudad. El diario La Prensa del día 7/9/33 afirmaba «el día 6 de septiembre llegaron noticias al pueblo de que un grupo de indígenas mocoví querían procurarse alimentos a cualquier costa» (citado en Ubertalli, 1987). Tres días después se llevó adelante la masacre. Pedro Valquinta, en la entrevista realizada por Juan Chico, recuerda:

bien temprano nos fuimos al Zapallar, y dijo el cacique que el que quiere comprar algo o quiere pedir y llevar lo pueden hacer ahora en el poblado. Pero se adelantaron los hombres y avisó que nosotros avanzamos para la guerra [...]. Bajaron los milicos de los camiones algunos de a pie, y comenzaron a disparar sobre la gente y nos desparramamos, ahí nosotros sacamos nuestro gorro como señal de paz que nos rendimos pero ya mataron. (Departamento de Cine y Espacio Audiovisual de la Provincia del Chaco, 2013)

  • 20 Para profundizar lo ocurrido en la masacre de Rincón Bomba, se recomienda el documental Octubre Pil (...)

101Catorce años después, en octubre de 1947 –durante el gobierno de Juan Domingo Perón– en un paraje llamado La Bomba, cerca de Las Lomitas, provincia de Formosa, otra vez, como en los dos casos anteriores, una reunión numerosa de indígenas en el ámbito de lo público terminaría con una represión. Miles de pilagá se juntaron para celebrar un encuentro religioso y esto llamó la atención de los vecinos y del Regimiento 18 de Gendarmería Nacional apostado en esa misma localidad. Mientras comenzaba a circular información secreta entre los organismos estatales civiles y militares en relación a la reunión de indígenas, Abel Cáceres, el administrador de Bartolomé de las Casas y representante en la zona de la chri, fue hasta La Bomba para proponer a los pilagá reunidos que vayan a la reducción, distante a 130 kilómetros del lugar y ya conocida por muchos de esos mismos indígenas como un lugar de disciplinamiento y trabajo forzado.20

102La negativa de los pilagá termina con una represión que, al igual que la de Napalpí, duró varios días con fusilamientos masivos y fosas comunes en las que se quemaron los cuerpos. Los sobrevivientes, que fueron enviados a la reducción de Bartolomé de las Casas, recuerdan ese momento como el fin de su libertad, ya que a partir de la matanza y del encierro en la reducción son incorporados al sistema de trabajo capitalista y ya nunca dejarán de trabajar en condiciones de explotación.

103Tal como recuerda la abuela pilagá Rosa Qadeite (2012):«Cuando escapamos (de la reducción) fuimos a lo de un señor que siembra algodón y ahí quedó toda la familia. Y ya después fuimos de un sembrado a otro. Después de eso toda la vida fue peregrinar de un patrón a otro. De una cosecha a otra».

104Ernesto Gómez, de Pozo del Tigre, también recuerda su paso por Bartolomé de las Casas:

Yo estuve en Bartolomé en 1947. Después de la masacre en Las Lomitas yo pasé a Bartolomé. Estaba. Me trataron muy mal. Yo era chico. Tendría 12 años. Siete meses estuve ahí.
Yo quiero contar. Después de la masacre a la gente Pilagá la llevaron a la reducción. Fue un gran sacrificio. A la gente se la trató muy mal. Nos trataron como esclavos. Trabajan fuerte, muy duro y les pagan mal. Y mal comidos. Las gentes desnudos. Los chicos desnudos. La gente no estaba contenta. Les trató muy mal hasta que se escapó la gente. Se escapaba de noche.
Nosotros disparamos de Las Lomitas (en el momento de la masacre) para acá, para el lado de Estanislao del Campo. Andamos a la noche, caminando, en el monte tupido. Antes no había ruta. Nada más picadas. Y llegamos ahí, antes de llegar a Estanislao del Campo, cuando llegó la gendarmería. Pero ya no mataba a la gente era para acompañar. Encontramos a todos los militares en fila. Entonces me dijo mi papá: «preparate, cuando se reviente el arma de fuego y ¡dispará!, yo tengo que morir acá». Pero tuvimos suerte y dicen que viene la orden del gobierno nacional de basta de la masacre. Después llegó el administrador Cáceres y nos dijo: queremos llevarlos a trabajar a la reducción y llevaron a esa gente para trabajar ahí. Yo también fui. Era mucha gente la que llevaron. Serían unas 500 personas. (Gómez, entrevista, 2013)

105Bartolomé de las Casas ofició de campo de detención para los sobrevivientes de la masacre de La Bomba. En este caso los detenidos van a tener una entidad cualitativa distinta al resto de los indígenas reducidos y tal como se documenta en el libro Octubre Pilagá (Mapelman, 2015), puede verse a muchos de ellos formando parte de los listados de trabajadores de la reducción con posterioridad a la masacre.

106En coincidencia con lo sucedido en la masacre de Napalpí y El Zapallar, los medios de comunicación escritos también tuvieron un rol fundamental en la preparación de las condiciones para la represión y en la posterior invisibilización de la agenda pública. Los días 10 y 11 de octubre los diarios La Razón, El Mundo y Noticias Gráficas, entre otros, comenzaron a desplegar la idea de un malón que estaba por producirse en la zona (Mapelman, 2015,p. 171). El 12 de octubre de 1947 el diario La Razón tituló «Avanzaron sobre Las Lomitas (los indígenas) y los dispersó la Gendarmería», en referencia a la reunión de los pilagá de esa misma mañana en las que varias familias indígenas eran apresadas por los gendarmes (Mapelman, 2015, p. 166)

107Al día siguiente, Clarín dio por sofocada la rebelión y menciona varios muertos (Mapelman, 2015, p. 179). Hasta ese momento los diarios todavía mostraban, justificaban y resaltaban la represión sobres los cuerpos indígenas que se habían reconfigurado en malón según sus crónicas.

  • 21 En referencia a la masacre de La Bomba también se inició una causa judicial en el año 2006, primero (...)

108En los próximos días los discursos fueron cambiando, y los indígenas ya no aparecen como reprimidos sino que fueron dispersados por la gendarmería sin necesidad de usar la violencia. De acuerdo con el análisis de medios realizado por Mapelman (p. 186), la prensa gráfica utilizó solo la información producida por los sectores encargados de la represión, el Estado nacional, la gobernación del territorio de Formosa, la Gendarmería y la Policía, y modificó sus crónicas de acuerdo con las necesidades de esos actores. Y del mismo modo que en Napalpí, a los pocos días ya se informa sobre la vuelta a la calma para que el tema no fuera retomado.21

109Siguiendo el análisis realizado en el libro Prensa en Conflicto (2011) en el que se estudia el rol de la prensa gráfica en diversos casos de represiones estatales, puede apreciarse cómo se repite cierta conducta de los medios hegemónicos: considerar como únicos informantes legítimos a los sectores dominantes y nunca a las víctimas y reproducir en todos los casos la idea de enfrentamientos, como si fuerzas iguales se enfrentaran entre sí, en vez de describir una situación asimétrica, en la que una de las partes es el propio Estado, con su monopolio de la fuerza represiva.

110Estos asesinatos masivos de personas marcaron la memoria social de las comunidades, que solo después de muchos años pudieron contar públicamente lo sucedido. Aún hoy, en los lotes que corresponden a la ex reducción de Napalpí, los jóvenes explican que no hablan la lengua qom (como sí sucede en zonas cercanas pero que no forman parte del ejido de la colonia) ya que los abuelos, como forma de protección, no enseñaron el uso de su idioma.

Las reducciones entre los archivos y la memoria oral

111Poner en tensión el modo en que las reducciones indígenas son representadas por distintos archivos oficiales y privados frente a la historia oral es un modo de comprender la complejidad que tuvo el sistema de reducciones implementado.

112A través de las fuentes primarias se encontró que el sistema de reducciones fue un sistema muy complejo en los que en algunos años la población reducida superó las 7000 personas y que tuvo una importante estructura administrativa burocrática. En un sentido horizontal con una gran cantidad de cargos, todos ocupados por blancos, entre capataces, jefes, contadores, administradores, docentes, religiosos, etcétera. Y, en un sentido vertical, las reducciones fueron la última instancia de una estructura vertical que dependía de varios ministerios a la vez (Interior, Agricultura, Economía, Instrucción Pública), de las gobernaciones y de las fuerzas policiales; en muchos casos, con grandes disputas de poder entre sí.

113En relación con la historia oral, a partir de los testimonios se pudieron recrear diversos significados de las reducciones para los sujetos que estuvieron allí. La complejidad fitogeográfica del terreno (montes, bañados, caminos de difícil acceso y conexiones internas) y su gran extensión (más de 10 000 hectáreas en cada caso) hace que las vivencias y relaciones con la memoria social se representen de diversas maneras entre los grupos sociales que viven allí. Incluso se han reorganizado micro comunidades en cada una de las colonias con formas muy diversas de relatar el pasado.

114Las diferentes maneras en que los grupos indígenas fueron trasladados a las reducciones (como detenidos tras las masacres citadas, como mano de obra o por quedar desocupados en los trabajos del ferrocarril, etcétera) o el momento histórico de incorporación a las colonias (no significaron lo mismo para los sobrevivientes de las campañas militares que para los de la masacre de La Bomba) también produjo variaciones en los relatos.

115Del mismo modo, la división social del trabajo impuesta para los indígenas reducidos, con diferenciaciones en diversos tipos de funciones (carreros, hacheros, abre caminos, puesteros, albañiles, carpinteros, cosecheros, etcétera) generó diferencias jerárquicas que también afectan los recuerdos y usos del pasado. Como una estrategia de fragmentación social, en momentos de resistencia a algunos sujetos se les otorgó cargos de control y a otros que tuvieron largas trayectorias en las reducciones se le otorgaron parcelas en préstamos y un cierto estatus de poder sobre otros indígenas.

116En el análisis de la isla Martín García que hacen Nagy y Papazian, en este mismo libro, se define que el campo (de concentración) está en los cuerpos. Que el conjunto de dispositivos que se despliegan en la isla permite comprenderla como campo de concentración. Desde las confecciones de padrones y reglamentaciones hasta la instalación de correo, escuela, lazareto, etcétera. Y afirman que, de ese modo, se territorializa y controla el espacio y los cuerpos.

117Y en un mismo sentido, siguiendo con Nagy y Papazian (2016), «los indígenas ingresan como "indios", "chinas", "chusma" o "indias" y egresan como soldados, mano de obra, sirvientas y demás». La isla, y en el caso de este capítulo, las reducciones, convierten a los indígenas que atraviesan por ese campo de disciplinamiento en «cuerpos disponibles» para lo que el Estado necesite.

118En la puesta en tensión de la diversa documentación que se encuentra dispersa y desorganizada parece existir una cierta unidad administrativa en el sistema de las reducciones, con una base ideológica común, pero como contrapartida se puede observar un ejercicio de poder diferenciado en cada lugar y que en diversos momentos produce espacios de control autónomos que reflejan una anomia (lo que es denunciado en varias ocasiones) del poder central afincado en Buenos Aires. En estos momentos los indígenas reducidos quedan al arbitrio de los administradores de las reducciones, de los poderes de policía locales y a situaciones personales o colectivas de hostigamiento y persecución.

119En el viaje que realizan inspectores de la chri en 1936 se hace un claro detalle de la situación de las reducciones:

Sin subvención oficial y debiendo bastarse por sí mismas, (las reducciones) llenan su cometido con sólo el producido por el trabajo de los indígenas. Se encuentran sin materiales de trabajo, implementos agrícolas ni de aserradero, luz, fuerza motriz y con agua solo para una pequeña población. (chri, 1936)

120Y más adelante, el mismo inspector solicita fondos para «impedir tener que devolver los indios a la selva». «Devolver los indios a la selva» aparece como si eso significara enviarlos a un estadio salvaje y anterior. Lo contradictorio entre los informes oficiales de denuncia y el accionar estatal concreto es que en ese mismo informe recién citado se saluda la decisión del gobierno nacional de crear dos nuevas reducciones en el Territorio Nacional de Formosa, las de Muñiz y Ameghino.

121En tanto las reducciones de Napalpí y Bartolomé de las Casas ya estaban en funcionamiento hacía veinte años, el informe de los inspectores enumera una serie de condiciones que se deberían mejorar, como por ejemplo la inexistencia de atención médica y sanitaria, agua potable, viviendas en pésimo estado, etcétera: «las poblaciones de las reducciones son lo suficiente grande como para que exista en forma permanente la presencia de médicos y enfermeros. Se requiere un pequeño hospital en cada una. Camillas, un aparato para esterilizar, una caja de parto (entre otras)» (chri, 1936).

122Y se termina afirmando:

«me es doloroso confesarlo pero el servicio médico de las reducciones es ineficaz e insuficiente. Los enfermos no se revisan [...]. He visto a un chico con raquitismo avanzado y deformación ósea a quien no se la daba régimen de alimentación conveniente». (chri, 1936)

Espacios concentracionarios de personas

123Las reducciones civiles estatales no son consideradas en este análisis como un espacio de exterminio en el sentido de los campos del nazismo, pero sí como un espacio concentracionario de personas. En este sentido, siguiendo a Agamben (2001), en las reducciones el sujeto que ingresa al campo ya había sido privado anteriormente de sus derechos de ciudadanía. El indígena que formaba parte de Napalpí, Muñiz o Bartolomé de las Casas era un sujeto que estaba siendo acorralado, perseguido y asesinado por las campañas militares a la región. Quien ingresaba allí lo hacía en una situación de indefensión y subalternidad ante quienes ostentan el ejercicio del poder; ya sea el administrador de la reducción, los agentes del Ministerio del Interior, el personal de los territorios nacionales, las fuerzas militares y/o los agentes económicos privados. Los grupos de personas que formarán parte de esos espacios son los mismos sujetos vencidos en las campañas militares. Y en muchos casos, quienes ejerzan el control de mando sobre las reducciones serán personal militar.

  • 22 En el capítulo ya mencionado de Nagy y Papazián se realiza también un análisis teórico de la isla M (...)

124Continuando con Agamben (2001), las reducciones pueden considerarse como un espacio biopolítico en el cual no hay mediación política en la relación entre el poder y los sujetos como seres puramente biológicos. El poder se ejercerá siempre como una posibilidad de represión y muerte sobre los sujetos reducidos que va a encontrar en la matanza de Napalpí de 1924 su más cruel exponente por ser una masacre ocurrida en el interior mismo de una reducción. Pero no es la ocurrencia de esta masacre ni las relaciones ya citadas con las matanzas de Zapallar y Rincón Bomba lo que permite definir como campo concentracionario de personas a las reducciones. No es la tipología de los crímenes cometidos, sino el hecho de que las reglas del derecho son suspendidas y que lo que allí se instala es un sistema excepcional reglado solo por el sentido ético de quien controla y actúa como soberano. Y es allí, en el campo, donde el estado de excepción se convierte en regla (Agamben, 2001)22. Para Moses (2008) las reducciones deben ser comprendidas como una institución que funciona dentro de un proceso social genocida más amplio que produce no solo la posibilidad sino la «lamentable necesidad» de la acción represiva sobre los sujetos subalternos. En un sentido similar, Agamben va a plantear los campos de concentración como la imposibilidad que demuestra el sistema de no transformarse en una máquina letal. El campo forma parte de esa matriz escondida que es consustancial al sistema político capitalista.

125Y en términos de Foucault (1992) el racismo va a ser la característica del Estado moderno para que el mismo Estado que promueve la igualdad pueda también legitimar la matanza generalizada. De ese modo, los espacios ocupados por los «no normales» pueden ser legítimamente eliminados o, en menor medida, ser sometidos a condiciones de vida como las descriptas en las reducciones.

126El planteamiento de estructura represiva y genocida que propone Moses (2008) permite evitar la imagen del loco, del asesino extralimitado. Esta idea también es seguida por Delrio y otros (2009) y Lenton y Ramos (2009), quienes ponen en discusión el riesgo de condensar en eventos extraordinarios, en figuras como Roca o el caso de la masacre de Napalpí, el complejo proceso de conquista de los territorios indígenas y el control sobre las comunidades, ya que muchas veces se termina clausurando toda la discusión pública en esas potentes imágenes y se omite pensarlos como parte de un proceso social genocida más amplio.

127Como ya se dijo, las reducciones se dieron en un marco social de expansión capitalista y crecimiento demográfico en el que operaban agentes económicos que requerían de la mano de obra barata indígena y de un Estado que también necesitaba de esa fuerza de trabajo. Los colonos blancos necesitan de la mano de obra indígena pero visualizan a esos sujetos como peligrosos y requieren del constante control policial sobre los cuerpos (esto se repite a través de solicitadas, denuncias o cartas a los organismos de control). También siguiendo a Moses (2008), la estructura genocida radica en que es en la propia conciencia de los colonos donde se crean los «temores de seguridad». Y es en esos temores donde se expresan las consecuencias genocidas de la conquista.

Reflexiones y palabras finales

128La existencia de espacios concentracionarios para indígenas no solo se dio en la región chaqueña sino que como se analizó colectivamente en otros trabajos (Musante, Papazian y Pérez, 2014; Delrio y otros, 2010; y en otros capítulos de este libro) fueron tecnologías de disciplinamiento propias de las prácticas sociales genocidas que se desarrollaron en nuestro país tras el proceso de las campañas militares que permitieron la conformación de un tipo específico de Estado-nación.

129Fueron espacios donde los grupos sociales recluidos se definieron por una característica específica, la étnica, y a quienes se les asignó un atributo de peligrosidad que justificó la estrategia de concentración. El indígena, según su naturaleza es definida por el discurso hegemónico que comparte y produce el Estado, debe ser vigilado para garantizar el bien de la sociedad (Musante, Papazian y Pérez, 2014).

130Es por eso que las reducciones como espacios concentracionarios fueron lugares donde la incorporación del indígena era definida sobre la conceptualización de un otro interno y negativo. Allí dentro fueron listados, controlados y debían cumplir con reglamentos diferentes al resto de la población. La tutela del Estado se expresaba de un modo diverso para con el grupo social reducido. Este espacio físico donde se practicaba un tipo de normativa diferente va a afectar la manera en que los sujetos se reconstruyan identitariamente como comunidades una vez concluido el sistema de reducciones.

131En la memoria social estos lugares son recordados negativamente y el manto de terror que opera lleva a que en muchos casos los sujetos que allí viven, cuando deben explicitar su lugar de residencia, por ejemplo no refieran a Colonia Aborigen (ex reducción de Napalpí) sino a localidades lindantes como Quitilipi o Machagay. Estas son algunas de las consecuencias del genocidio que como práctica social sigue reproduciéndose en el presente sobre los sujetos indígenas (Delrio y otros, 2010).

132Como se planteaba en la propuesta de este trabajo, una de las maneras en las que el Estado consigue reproducir estas prácticas sociales genocidas es a través de discursos cuyos visos de autoridad están por encima de otros. El desconocimiento de muchos de los modos que adquirió el disciplinamiento de los pueblos originarios también tiene relación con la forma en que son ocultados los relatos y testimonios orales como un registro de segunda categoría (Delrio y otros, 2007); de la misma manera que ciertos documentos oficiales son esgrimidos y repetidos como fuente de verdad por encima de otros.

133La memoria oral es una línea de comprensión que permite rastrear archivos disueltos entre distintos reservorios oficiales (Musante, Papazian y Pérez, 2014; Pérez, 2013) y que pueden permitir revisar lo que está oculto tras los pliegues de la historia hegemónica.

  • 23 En otro de los capítulos de este libro, Cañuqueo y Pérez analizan las narrativas del secreto en rel (...)

134Es aquí también donde el rol del investigador/a entra en disputa en cuanto forma parte activa en las luchas y tensiones por la legitimación del pasado, y por lo tanto tiene un compromiso con los espacios de resistencia de las comunidades. Y ahí es donde la emergencia de las historias orales, en tanto otras fuentes que durante mucho tiempo fueron soslayadas, hoy se plantean como nuevas formas para alumbrar el pasado23.

135Por último, proponemos que las reducciones estatales indígenas fueron una de las maneras de dominación que adquirió el proceso social genocida sobre las comunidades indígenas de la región chaqueña. No solo en términos de violencia efectiva, física y aceptada sobre los cuerpos sino de violencia simbólica y de utilización del terror como práctica social que atenta específica y directamente sobre las identidades colectivas. Solo de ese modo puede comprenderse su funcionamiento durante más de cuarenta años como si fueran un silencioso y trágico fantasma.

136Una forma de dominación que también incluyó campañas militares, masacres estatales, expropiaciones territoriales, condiciones inhumanas de acceso a la salud, desmembramiento de familias, trabajo forzado y negación de la identidad entre muchas otras maneras. Una forma de violencia institucionalizada cuya aceptación quizás tenga solo una respuesta: porque los grupos víctimas fueron qom, moqoit, pilagá, vilelas y wichí. Indígenas.

Bibliographie

Lista de fuentes documentales

Achával, J. M. (1919, 21 de mayo). [Carta al ministro del Interior]. Archivo Intermedio del Archivo General de la Nación [Expediente Nº 10 356]. Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Achával, J. M. (1925). [Solicitud al gobernador Fernando Centeno]. Archivo Histórico Provincial Monseñor Alumni (AHMA) [Caja aborígenes Nº 1]. Resistencia, Chaco.

Ballestero, Juan (octubre de 2013). Entrevista realizada por Marcelo Musante y Luciana Mignoli, en Bartolomé de las Casas, Formosa.

Cáceres, E. (1917). [Copia manuscrita del decreto que declara la intervención de la reducción de Napalpí]. AHMA. [Caja aborígenes Nº 1]. Resistencia, Chaco.

Comisión Honoraria de Reducciones de Indios (CHRI). Publicación Nº 4 (1936) y Nº 5 (1937). Biblioteca del Instituto de Investigaciones Geohistóricas, Universidad Nacional del Nordeste. Resistencia, Chaco.

Coordinadora Audiovisual Indígena en Argentina (CAIA). Analia Liba (16 de mayo de 2013). El moqoit Pedro Valquinta festejó sus 106 años. 11 de mayo 2013. [Actualización Facebook]. Recuperado de https://www.facebook.com/notes/analia-liba/el-moqoit-pedro-valquinta-festejo-sus-106-años/4498246907254/

Decreto N° 3626 (1911, 27 de octubre). En Informe de las Fuerzas de Operaciones en el Chaco (1969), p 129-131. Buenos Aires: Círculo Militar.

Documento Nº 16. Expulsión de aborígenes de la reducción de Napalpí (1930, 3 de agosto). AHMA. [Documento Nº 16, caja aborígenes Nº1], Resistencia, Chaco.

Expediente Nº 19 661, letra A (1925). Sobre la explotación de bosques de las reducciones de indios. Archivo Intermedio (AGN). [Fondo expedientes generales, legajo Nº 26]. Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Florentín, Dionisio (2015). Entrevista realizada por Marcelo Musante, Mario Paz y Ariel Sosa, en Colonia Aborigen (ex Napalpí), Chaco.

Flores, Guillermo (2013). Entrevista realizada por Marcelo Musante y Luciana Mignoli, en Bartolomé de las Casas, Formosa.

Gamallo, O. (1946, 10 de octubre). [Carta a Francisco Pardo, director del Banco Central]. Dirección de Archivo, Museo y Publicaciones de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Gómez, Ernesto (2013). Entrevista realizada por Marcelo Musante y Luciana Mignoli, en Pozo del Tigre, Formosa.

Listado de soldados del Ejército de Gendarmería de Línea que llegaron como refuerzo a Napalpí (1924, 12 de julio). AHMA. [Documentos sueltos, caja aborígenes N° 1]. Resistencia, Chaco.

Montag, C. (1946). [Informes médicos sobre el estado sanitario y viviendas de los indígenas de Chaco y Formosa]. Dirección de Archivo, Museo y Publicaciones de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación. Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Palavecino, Pedro (2012). Entrevista realizada por Marcelo Musante, en Ayo La Bomba, Formosa.

Paz, Bernardino (2015). Entrevista realizada por Marcelo Musante, Mario Paz y Ariel Sosa, en Colonia Aborigen Chaco (ex Napalpí), Chaco.

Qadeite, Rosa (2012). Entrevista realizada por Marcelo Musante y Luciana Mignoli, en Pozo del Tigre, Formosa.

Sánchez, Desiderio (2013). Entrevista realizada por Marcelo Musante, en Colonia Muñiz, Formosa.

Verdán, Irineo (2015). Entrevista realizada por Marcelo Musante y Mario y Bernardino Paz, en Colonia Aborigen Chaco (ex Napalpí), Chaco.

Vogt, J. (1943). [Carta al gobernador del territorio del Chaco, Alberto Castro]. AHMA [Expediente Nº 944 C, caja aborígenes]. Resistencia, Chaco.

Lista de referencias bibliográficas

Agamben, G. (2001). Medios sin fin: notas sobre la política. Buenos Aires: Pre-textos.

Aranda, D. (2004, 20 de julio). Masacre indígena de Napalpí: 80 años de impunidad. Indymedia [en línea]. Recuperado el 24 de agosto de 2016, de http://argentina.indymedia.org/news/2004/07/210941.php

Arengo, E. (1996). Civilization and Its Discontents. History and Aboriginal Identity in the Argentine Chaco. Tesis de Doctorado, Departamento de Antropología. Nueva York: New School for Social Research.

Bergallo, E. (2004). Danza en el viento, ntonaxac: memoria y resistencia qom (toba). Resistencia: Secretaría de Cultura de la Provincia del Chaco.

Chico, J. y Fernández, M. (2008). Napa´lpí, la voz de la sangre. Resistencia: Subsecretaría de Cultura de la provincia del Chaco.

Cordeu, E. y Siffredi, A. (1971). De la algarroba al algodón: movimientos milenaristas del Chaco Argentino. Buenos Aires: Juárez Editor.

Dávila, L. (2015, 9 de junio). Robert Lehmann-Nitsche. Pruebas contundentes sobre su presencia en Napalpí en tiempos de la masacre. Nuevo Mundo Mundos Nuevos [en línea]. Recuperado de http://nuevomundo.revues.org/68052

Delrio, W., Lenton, D., Musante, M., Nagy, M., Papazian, A., y Pérez, P. (2010). Del silencio al ruido en la historia. Prácticas genocidas y pueblos originarios en Argentina. iii Seminario Internacional Políticas de la Memoria «Recordando a Walter Benjamín». Buenos Aires.

Delrio, W., Lenton, D., Musante, M., Nagy, M., Papazian, A., y Raschcovsky, G. (2007). Reflexiones sobre la dinámica genocida en la relación del Estado argentino con los pueblos originarios. Ponencia en el Segundo Encuentro Internacional Análisis de las Prácticas Sociales Genocidas, Universidad Nacional de Tres de Febrero.

Departamento de Cine y Espacio Audiovisual de la Provincia del Chaco, Argentina [Departamento de Cine y Espacio Audiovisual]. (2013, 20 de diciembre) Don Pedro Valquinta; entrevista realizada por Juan Chico [Archivo de video]. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=nsibZ5FGj5U y

Figallo, B. (2001). Militares e indígenas en el espacio fronterizo chaqueño. Un escenario de confrontación argentino-paraguayo durante el siglo xx. Washington: Latin American Studies Association.

Foucault, M. (1992). Genealogía del Racismo. De la guerra de razas al racismo de Estado. Madrid: Ediciones de La Piqueta.

Foucault, M. (2007). Nacimiento de la biopolítica. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.

Giordano, M. (2005). Discurso e imagen sobre el indígena chaqueño. Buenos Aires: Ediciones al Margen.

Giordano, M. (2012a). Fotografía, testimonio oral y memoria: (Re) Presentaciones de indígenas e inmigrantes del Chaco (Argentina). Memoria americana, 20(2) [en línea]. Recuperado el 24 de agosto de 2016, de http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1851-37512012000200006&lng=es&tlng=es.

Giordano, M. (2012b). Indígenas en la Argentina. Buenos Aires: El Eternauta.

Golpe, N. (1970). Calvario y Muerte. Revisión histórica militar. Narraciones fortineras. Buenos Aires: Artes Gráficas Armada Argentina.

Gordillo, G. (2006). En el Gran Chaco: antropologías e historias. Buenos Aires: Prometeo.

Iñigo Carrera, N. (2010). Génesis, formación y crisis del capitalismo en el Chaco, 1870-1970. Salta: Editorial de la Universidad Nacional de Salta.

Iñigo Carrera N. (1984). Campañas militares y clase obrera, Chaco, 1870-1930. Buenos Aires: Centro Editor de América Latina.

Lenton, D. (2005). De centauros a protegidos. La construcción del sujeto de la política indigenista argentina desde los debates parlamentarios (1880-1970). Tesis doctoral en Ciencias Antropológicas, Facultad de Filosofía y Letras, uba. Reproducida [en línea] en Corpus-Archivos Virtuales de la Alteridad Americana, 4(2), julio-diciembre de 2014. Recuperada de https://corpusarchivos.revues.org/1290

Lenton, D. y Ramos, A. (2009). Semeando nos campos da lei. Ponencia para congreso ram. Buenos Aires.

Lynch Arribálzaga, E. (1914). Informe sobre la reducción de indios de Napalpí elevado a la Dirección General. Buenos Aires: Imprenta y Encuadernación de la Policía.

Lynch Arribálzaga, E. (1915). Segundo informe anual sobre la reducción de los indios del Chaco y Formosa elevado a la Dirección General del Ministerio del Interior. Buenos Aires: Talleres Gráficos de la Policía.

Mapelman, V. (Directora) (2010). Octubre Pilagá. Documental. 80 minutos. Buenos Aires.

Mapelman, V. (2015). Octubre Pilagá. Memorias y archivos de la masacre de La Bomba. Buenos Aires: Tren en Movimiento.

Mapelman, V. y Musante, M. (2010). Campañas militares, reducciones y masacres. Las prácticas estatales sobre los pueblos originarios del Chaco. En O. Bayer (coord.), Historia de la crueldad argentina: Julio A. Roca y el genocidio de los pueblos originarios. Buenos Aires: El Tugurio.

Marx, K. (1973). El Capital. La Habana: Instituto Cubano del Libro.

Matarrese, M. (2013). Disputas y negociaciones en torno al territorio pilagá (provincia de Formosa). Tesis doctoral. Universidad de Buenos Aires.

Mignoli, L. (Coord.) (2013). Prensa en conflicto. De la guerra contra el Paraguay a la masacre de Puente Pueyrredón. Buenos Aires: Ediciones del ccc (Centro Cultural de la Cooperación).

Moses, D. (2008). Moving the Genocide Debate. Beyond the History Wars. Australian Journal of Politics and History, 54(2), 248-270.

Musante, M. (2008). Napalpí, el discurso como herramienta de un proceso social genocida. Publicación en dvd. Por las huellas del Ñandú. Colección Conmemoraciones. Resistencia: Secretaría de Cultura del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Provincia de Chaco.

Musante, M. (2012). Olvidos y silencios de la historia. Entre los conflictos actuales por la tierra y las políticas estatales sobre los pueblos indígenas del Chaco a comienzos del siglo xx. Congreso de Geohistoria Regional. Universidad Nacional del Nordeste, Chaco.

Musante, M., Papazian, A. y Pérez, P. (2014). Campos de concentración indígena y espacios de excepcionalidad en la matriz Estado-nación-territorio argentino. En L. Lanata (comp.), Prácticas genocidas y violencia estatal en perspectiva transdisciplinar. San Carlos de Bariloche: iidypca-Conicet.

Pérez, P. (2013). Modos históricos de construcción de una excepcionalidad normalizante en los márgenes del Estado argentino. En Identidades. Comodoro Rivadavia: unpsjb.

Red de Investigadores en Genocidio y Política Indígena (2008). Rincón Bomba y Napalpí: debates sobre los límites de la justicia. Publicación audiovisual en formato cd/dvd. isbn: 978-987-25192-0-9.

Rostagno, E. (1912). Informe Fuerzas de Operaciones en el Chaco-1911. Buenos Aires: Ediciones Talleres Gráficos Arsenal de Guerra.

Salamanca, C. (2008). De las fosas al panteón: contrasentidos en las honras de los indios revividos. Revista Colombiana de Antropología, 44 (1), 7-39.

Scunio, A. (1972). La conquista del Chaco. Buenos Aires: Círculo Militar.

Spota, J. (2010). Política de frontera y estrategia militar en el Chaco argentino (1870-1938). En L. Nacuzzi y C. Lucaioli (coords.), Fronteras. Espacios de interacción en las tierras bajas del sur de América. Buenos Aires: Sociedad Argentina de Antropología.

Ubertalli, J. (1987). Guaycurú, tierra rebelde. Buenos Aires: Antarca.

Vidal, M. (2004). Napalpí, la herida abierta. Resistencia: Ediciones de la Paz.

Viyerio, J. C. (1999). Vida, pensamiento y obra de Enrique Lynch Arribálzaga. Resistencia, Facultad de Humanidades, UNNE, 1999. Nordeste, Serie Tesis, Nº 1.

Wright, P. G. (2003). Colonización del espacio, la palabra y el cuerpo en el Chaco argentino. Horizontes Antropológicos, 9 (19), 137-152 [en línea]. Recuperado de http://www.scielo.br/scielo.php?pid=S0104-71832003000100006&script=sci_arttext

Notes

1 Es importante remarcar que las reducciones civiles estatales para indígenas funcionaron bajo la tutela del Estado nacional. Hasta 1946, el organismo de control era la Comisión Honoraria de Reducciones de Indios, dependiente a su vez del Ministerio del Interior de la Nación (entre 1912 y 1916 se llamó Comisión Financiera de Reducciones de Indios). Después de 1946 y hasta su provincialización, pasaron a estar a cargo de la Dirección de Protección al Aborigen, que dependía de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, amparada directamente bajo la Presidencia de la Nación.

Al mismo tiempo, las actuales provincias de Chaco y Formosa eran Territorios Nacionales. Chaco fue declarada provincia en 1951 por medio de la Ley Nacional Nº 14 037 y Formosa en 1955 por la Ley Nacional N° 14 408.

2 En otro trabajo realizado en conjunto con Papazian Alexis y Pérez Pilar (2014) se compara y pone en relación este sistema de reducciones con los casos de Valcheta (Chubut) y la isla Martín García (Buenos Aires).

3 No indígenas.

4 Alberto Scunio (1972) y Nestor Golpe (1970) participaron en las campañas militares al Chaco y escribieron sendas memorias para demostrar que entre 1917 y 1936 las tropas continuaron con la conquista del territorio chaqueño y formoseño, con «enfrentamiento armados» contra grupos indígenas, y que los que participaron de esos ejércitos también debían ser considerados como «expedicionarios al desierto».

5 Para profundizar en este tema, se sugiere ver Spota (2010) y Figallo (2001) que explican que los territorios nacionales de Chaco y Formosa, tras quedar en 1914 bajo la vigilancia exclusiva del Regimiento 9 de caballería, en 1917 pasan a depender del primer Regimiento de Gendarmería de Línea del país. El 31 de diciembre de 1938, el Ejército argentino disolvió el Regimiento de Gendarmería de Línea, poniendo fin a las operaciones bélicas y de «limpieza» de un territorio «militarmente pacificado».

6 Conflicto entre ambos países que se denominó «La guerra del Chaco» y que duró entre los años 1932 y 1935. Si bien Argentina no participó del enfrentamiento bélico, para los indígenas de la zona fue un proceso que los incluyó de modo forzado como mano de obra para las operaciones militares de control preventivo en la frontera norte.

7 El escultor y novelista criollo Crisanto Domínguez en su libro Rebelión en la selva (1948) relata una crónica sobre su estadía con los «indios pilagá» en la década del 30 y menciona como los dueños del lugar a los caciques Garcete, Lagadik, Chimagozogoik y a varios de los que son mencionados en los partes militares.

8 Delegado de la Comisión Honoraria de Reducciones de Indios en Fortín Lugones, Formosa.

9 Antropólogo alemán que realizó diversos trabajos de campo de Napalpí y que estuvo en la zona durante el momento de la masacre, en 1924, sin mencionarla posteriormente en ningún trabajo. Para profundizar sobre esa relación se recomienda el texto de Lena Dávila (2015). Con respecto a estas fotos que forman parte de una colección más amplia, existe un importante trabajo que viene realizando Mariana Giordano (2012 a, b) con una muestra itinerante sobre la masacre de Napalpí. La misma se ha realizado en la propia Colonia Aborigen Chaco (ex Napalpí) en un trabajo conjunto con Juan Chico, el equipo de la Dirección de Cine y Espacio Audiovisual del Instituto de Cultura del Chaco y la Asociación Civil Colonia Aborigen. Diana Lenton, en su tesis doctoral (2005), también menciona el conocimiento (y silencio) de Lehmann-Nitsche sobre la masacre.

10 El documento que se encuentra en el Archivo Histórico Provincial del Chaco es una copia manuscrita del gobernador del Territorio, Enrique Cáceres, del decreto que declara la intervención de la Reducción de Napalpí.

11 Para un análisis de las misiones anglicanas que funcionaron en el oeste de la región chaqueña, ver el capítulo de Gómez en este libro.

12 Enrique Lynch Arribálzaga fue uno de los promotores de la creación de la Reducción de Napalpí. Con una mirada paternalista sobre los indígenas, al implementarse la reducción fue nombrado como delegado del Ministerio del Interior en el Chaco. Tenía a su cargo el control de Napalpí y posteriormente de Bartolomé de las Casas. En 1881 participó como naturalista de la campaña militar al Chaco comandada por Luis Jorge Fontana. En 1907 presidió la Sociedad Protectora de los Indios del Chaco y en 1924 elaboró un informe que se presentó en el Congreso de la Nación Argentina, en el que denunció la crueldad de la masacre ocurrida en la reducción de Napalpí. Además de ser autor de diversos textos relacionados con su profesión de naturalista, realizó dos informes sobre las reducciones, en 1914 y 1915. Fue también dos años director del diario chaqueño El Colono (Viyerio, 1999).

13 Sobre lo complejo del sistema de trabajo y explotación en las reducciones se está realizando actualmente una investigación, en conjunto con la documentalista Valeria Mapelman, que profundiza la cuestión. De ese proceso de investigación, del material encontrado y de las discusiones y análisis que fueron surgiendo abrevan varios de los ejes que se mencionan en este capítulo.

14 Pertenecían a la orden de los dominicos mientras que los franciscanos estaban a cargo de las misiones religiosas de Misión Laishi y Tacaaglé en Formosa y Nueva Pompeya en Chaco. La información de que eran dominicos fue provista por la doctora en Historia Gabriela Dalla-Corte Caballero a través de una comunicación personal. Dalla-Corte Caballero realizó diversos trabajos sobre las misiones religiosas franciscanas.

15 La carta se encuentra en el Expediente 10 356, que contiene varias denuncias e informes descriptivos del estado de situación y funcionamiento de la reducción de Bartolomé de las Casas a seis años de su creación.

Hay reseñas de militares que inspeccionaban la reducción. Hay una denuncia al administrador, Juan Traverso, afirmando que los indígenas concurrían al obraje de la colonia como si fueran a una empresa privada.

Se critica el sistema de la administración ya que no hay reglamento, ni normas explícitas (el reglamento de chacras antes citado fue posterior). Se denuncia que en la escuela, en 1918, los niños debieron abandonarla por no recibir comida, ropa ni lugar para dormir, y «volvieron a los montes». Esta misma información, resaltada como observación, se repite en las planillas del Registro de Escuelas Públicas de Territorios y Colonias de ese mismo año.

Hay notas que denuncian la explotación de los montes de manera incontrolable y que la administración tiene deudas con empresas proveedoras de la zona. Ya en ese momento se sugiere cerrar la reducción por sus pésimos resultados.

16 Sobre la masacre de Napalpí existe profuso material. Solo por mencionar algunos se pueden ver los textos ya referenciados de Cordeu y Siffredi (1971) e Iñigo Carrera (2010, 1984) y otros como los de Vidal (2004), Aranda (2004), Bergallo (2004), Chico y Fernández (2008), Red de Investigadores en Genocidio y Política Indígena (2008), Salamanca (2008) y Mapelman y Musante (2010). En este caso mencionaremos los ejes más importantes de acuerdo a lo central de este capítulo.

17 Darío Aranda lo retoma en 2004 en una nota para el sitio digital Indymedia. Con respecto a los diarios locales, el Heraldo del Norte, diario correntino, publicó un ejemplar especial denunciando la masacre al año de llevada a cabo y después el tema también desapareció de la prensa gráfica.

18 En Chaco se abrió ese mismo año un expediente policial caratulado «Sublevación indígena en la Reducción de Napalpí». Curiosamente todas las declaraciones tomadas en el expediente son a miembros policiales y funcionarios, no hay testimonios de ningún aborigen (Vidal, 2004). En el expediente se menciona únicamente la muerte de cuatro «caciquillos».

19 En la Cámara de Diputados de la Nación esta masacre fue denunciada en septiembre de ese año por el diputado Pérez Leiroz y tratada en cuatro sesiones (Lenton, 2005). Incluso hubo un informe del propio Enrique Lynch Arribálzaga denunciando que la represión duró varios días y pidiendo una comisión especial que investigue el tema. Un mes después a pesar de estas denuncias y pedidos, el parlamento nacional olvidó la masacre y nunca conformó la comisión especial para investigar lo sucedido.

En noviembre de 2004 se inició un juicio civil por esta masacre, cuya resolución inicial por parte de la Procuración de la Nación minimizó la matanza a partir del número de afectados y justificó la actuación militar por el accionar de los indígenas. En la actualidad la causa ha sido retomada por el fiscal Diego Vigay quien comenzó a trabajar en la idea de realizar un «juicio por la verdad» mediante la aplicación de las normas de imprescriptibilidad de los crímenes de lesa humanidad.

20 Para profundizar lo ocurrido en la masacre de Rincón Bomba, se recomienda el documental Octubre Pilagá, de Valeria Mapelman (2010) y el libro Octubre Pilagá. Memorias y archivos de la masacre de La Bomba (2015), de la misma autora.

21 En referencia a la masacre de La Bomba también se inició una causa judicial en el año 2006, primero en el ámbito de lo civil y luego en el fuero penal. La Federación Pilagá, diez años después de esa presentación aún no tuvo respuestas. El Estado nacional, igual que con el caso de Napalpí, se expidió negando la matanza a pesar de la existencia corroborada de fosas comunes y decenas de testimonios. Muchos de los sobrevivientes van falleciendo debido a su avanzada edad.

22 En el capítulo ya mencionado de Nagy y Papazián se realiza también un análisis teórico de la isla Martín García como un campo de concentración para los indígenas sobrevivientes de las campañas militares de Pampa, Patagonia y Chaco y que son enviados de modo forzado a la isla para ser «convertidos» a la vida civilizada o para ser dejados morir allí.

23 En otro de los capítulos de este libro, Cañuqueo y Pérez analizan las narrativas del secreto en relación con el accionar represivo de la policía Fronteriza en la Patagonia durante la década del 30 y cómo circulan «secretos a voces» ligados al uso de la violencia y abusos sobre los hombres y mujeres perseguidos. Los relatos orales que circulan en espacios «de confianza» y familiares rompen con los silencios y omisiones impuestos por un Estado que también se conforma a partir de esos secretos, construyendo jerarquizaciones y habilitando o excluyendo a un grupo social en relación con su pertenencia a dicho Estado.

Table des illustrations

Titre Figura 1. Grupo de indígenas de Napalpí con sus brazaletes
Crédits Fuente: Instituto Ibero Americano de Berlín (1924), Fondo Lehmann-Nitsche, Carpeta de Fotografías. Berlín, Alemania.
URL http://books.openedition.org/eunrn/docannexe/image/1276/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 1,8M
Titre Figura 2. Un oficial vigila desde lo alto, en Napalpí
Crédits Fuente: Instituto Ibero Americano de Berlín (1924), Fondo Lehmann-Nitsche. Carpeta de Fotografías. Berlín, Alemania.
URL http://books.openedition.org/eunrn/docannexe/image/1276/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 1,3M
Titre Figura 3. Listado de indígenas expulsados de Napalpí, página 1 (1930)
URL http://books.openedition.org/eunrn/docannexe/image/1276/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M
Titre Figura 4. Listado de indígenas expulsados de Napalpí, página 2 (1930)
URL http://books.openedition.org/eunrn/docannexe/image/1276/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 295k

Auteur

Licenciado y profesor en Sociología por la UBA. Realiza su tesis doctoral en la misma universidad, acerca del sistema de reducciones civiles estatales para indígenas de Chaco y Formosa. Publicó en libros, congresos, medios de comunicación y revistas académicas en relación con el genocidio indígena en Argentina, masacres estatales sobre los pueblos originarios, conflictos territoriales, el funcionamiento de los sistemas de encierro y las formas de violencia institucional. Participa desde hace más de una década en grupos de investigación dirigidos por Walter Delrio, Diana Lenton y Lidia Nacuzzi. Es investigador de la UBA y del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini. Es miembro de la Red de Investigadorxs en Genocidio y Política Indígena en Argentina.

Acheter

Volume papier

amazon.fr