Version classiqueVersion mobile

O Sítio das Drogas

 | 
Luís Fernandes

Prefácio: O Sítio das Drogas: De los territorios psicotrópicos a un mundo global

Oriol Romaní

Texte intégral

1Mi querido amigo Luís Fernandes me invitó a escribir unas palabras para la edición digital de su libro O Sítio das Drogas que, de forma creo yo muy justificada, va a formar parte de la colección de clásicos de la antropología portuguesa contemporánea, que el CRIA (Centro em Rede de Investigação em Antropologia) ha empezado a publicar. Y es con mucho gusto que cumplo el encargo ya que con Luís, además de la afinidad profesional, me une una gran amistad personal.

2En efecto, con Luís Fernandes nos conocemos desde 1987, cuando apareció por Barcelona pues había sabido, a través de un amigo común, que yo había realizado una tesis doctoral sobre la introducción del hachís y la contracultura en Barcelona y que había publicado un libro, surgido de aquella tesis, que era la historia de vida del Botas. Ahí empezamos a hablar sobre las drogas, sobre las distintas formas de conocimiento, sobre la ciudad, sobre las virtudes de la etnografía como forma de acercamiento a la realidad... y, bueno, de todo lo humano y lo divino. Luego descubrimos una gran afición común, que es la de callejear, sentir el pálpito de quien somos y donde estamos en este espacio de vida común que es la calle, donde nunca dejan de pasar cosas. Y así, entre paseos (sobre todo por nuestras ciudades preferidas, Oporto y Barcelona, pero también por muchas otras donde compartimos actividades profesionales, como Tarragona, Lisboa, Perpiñán, Milán, Belo Horizonte o Río de Janeiro), conversaciones y discusiones teóricas en congresos académicos o reuniones más “militantes” y, claro, también con muchas risas, brindis y demás, se fue tejiendo una profunda amistad que todavía hoy en día goza de muy buena salud.

3Una de las cosas que constatamos – más que descubrimos, puesto que en el fondo se trata de una obviedad, pero una obviedad que muchas veces se calla, como tantas cosas personales que afectan o se relacionan con la vida profesional – es que para ser un buen etnógrafo tiene que haber esta predisposición a “enrollarse” con la gente, a gustar de la vida social, estas ganas de mirar todo lo que pasa por delante, un interés por la vida de las otras personas... en fin, esto que de forma un tanto malévola se ha dado en llamar a veces como “fisgoneo”; vaya, que para ser un buen etnógrafo, una cierta base previa de placer por fisgonear no está nada mal. Claro que se requiere bastante más, pero sobre todo, para ser un etnógrafo urbano, hay que gustar de la ciudad, como afirma el mismo Luís Fernandes en uno de los prólogos a su ya reeditada obra, y dejarse llevar por sus calles, cual “flâneur baudelaireano” es una buena disposición previa al trabajo etnográfico.

4Luego viene todo lo demás: el trabajo, tanto teórico (después de un cierto “fisgoneo” ¡también a este nivel!), de saber lo que quieres investigar y para que lo quieres investigar; como metodológico, es decir, pensar las mejores formas de hacerlo. Y cuando tienes una visión crítica y te interesa descubrir cosas nuevas sobre las personas y las sociedades en las que habitan, no hay nada como la etnografía, esta práctica de investigación surgida de la antropología, y que la caracteriza desde un punto de vista profesional, pero que por suerte se ha ido haciendo presente en muchas otras disciplinas de las ciencias sociales y humanas. Una práctica que exige la inmersión en el grupo que nos interesa estudiar, la interacción cotidiana con las gentes que protagonizan aquello que queremos saber; y es por ello que, siguiendo la acertada idea de Ortí (1993) cuando hablo de etnografía, hablo de práctica y no de técnica, porque no se trata de aplicar de forma más o menos estandarizada unos protocolos preexistentes, sino de una labor creativa, con muchas características del artesanado y, por lo tanto, también con unas ciertas reglas básicas, pero en la que se implica, y de qué manera, la subjetividad del investigador o investigadora.

5Si para Luís, que provenía de la psicología, el descubrimiento de la etnografía fue decisivo en su devenir profesional, tengo que confesar que para mí, conocer de cerca su forma de trabajar, supuso también un gran enriquecimiento profesional. Luís forma parte del grupo de colegas y amistades que, proviniendo del campo “psi”, nos encontramos trabajando en el campo de las drogas: en él, ellos resituaban sus conocimientos de los “mundos interiores” de los sujetos en los contextos socioculturales en los que estos existían, mientras que a mí me ayudaron a valorar con más finezza el rol de estos mundos interiores en los contextos y relaciones de los mundos de las drogas. Es evidente que esto que nos ocurrió a Luís y a mi le ha ocurrido a mucha más gente que se ha dedicado a este campo: por su complejidad, es un campo que requiere la interdisciplinariedad en su abordaje, tanto en el análisis del fenómeno como tal, como en las distintas formas de intervenir sobre él, cuando esto, después de una reflexión rigurosa y serena, se muestre conveniente y necesario.

6Con Luís he tenido el placer de compartir momentos de su vida profesional, unos más importantes, como fue la lectura de su tesis de doctorado, de la que fui miembro del tribunal encargado de juzgarla; y otros más habituales, podríamos decir, de la vida académica, como cursos de doctorado, seminarios de maestría, etc., ya fuera en la URV, en la Universidade de Oporto o en otras. También hemos compartido aspectos de nuestras vidas personales y formamos parte de esas redes de amistad que tienen un gran valor por sí mismas para cada persona pero que, más allá de las instituciones en las que trabajamos, constituyen también el humus sobre el que se expande la actividad científica a nivel internacional. Asimismo, también hemos compartido esfuerzos y encuentros (a ello me refería cuando hablaba de “reuniones más militantes”) para contribuir a ir articulando, desde el sur de Europa y Latinoamérica, pero también más allá, un conjunto de movimientos que estábamos por un cambio en las políticas de drogas, intentando que éstas se orientaran con criterios de Derechos Humanos y de Salud Pública, lo que además de cambios políticos y socioculturales, implicaba una profunda renovación profesional del campo de la asistencia a los problemas de drogas. Este movimiento tuvo sus momentos álgidos de reunión, durante la primera década del actual siglo, en las bienales CLAT, Conferencias Latinas para la Reducción de Daños en Drogas, celebradas en diversas ciudades del sur de Europa, y en las que compartimos, en distintas ocasiones, presencia y/o organización.

7Si me he referido a ello es porque me parece interesante destacar otro aspecto de la obra de Luís Fernandes, que además de su faceta de académico renovador y primera figura de un campo como es el del estudio de las drogas en Portugal, también ha tenido la capacidad de influir en las políticas públicas que se han desarrollado en este país sobre las drogas, y de crear una escuela que permite una cierta continuidad, tanto desde el punto de vista académico como de la intervención. Junto con diversos equipos ha realizado proyectos de investigación e intervención en distintos mundos de las drogas, cárceles, barrios… muchos centrados en reducción de daños. Y el camino que él ha marcado continua, pues parece que uno de los que ha tenido mayor difusión es el de las intervenciones de apoyo con psicodélicos en fiestas rave, desarrollado por sus discípulas Maria Carmo Carvalho y Helena Valente en el Boom Music Festival de Portugal, que ha ampliado sus servicios a otras grandes fiestas rave del resto de Europa.

8Podría continuar hablando de distintos aspectos de la obra de Luís Fernandes, así como de sus otras facetas, que van más allá de la profesión de psicólogo, etnógrafo o “drogólogo”. En efecto, Luís es un buen comunicador, como se desprende de sus columnas en el diario portugués Público, y tiene un “alter ego” muy bien valorado en el mundo literario de la poesía y también de la narrativa portuguesa. Pero me voy a parar aquí. Lo que he escrito hasta ahora me sirve, además de para justificar porque escribo yo este prólogo, para ofrecer unas pinceladas que sirvan de encuadre para el personaje que en su momento escribió O Sítio das Drogas.

9Este libro forma parte de esa aparente paradoja que son los clásicos contemporáneos de la antropología en Portugal, porque es la obra fundante, podríamos decir, de la etnografía de las drogas en Portugal, además del arranque de toda una carrera de la que aquí he esbozado aquellos aspectos que me parecían más importantes. Este libro que tienen en sus manos – o en sus pantallas... – se gesta en la mejor tradición de la Escuela de Chicago, en el interés por conocer estos mundos que ellos llamaban “desviados” – drogas, cárceles, prostitución, delincuencia... Mundos que, una vez conocidos en su propios términos a través de la etnografía, no son tan desviados ni en el sentido de la moral dominante que intenta esconder ciertos intereses, ni de la exaltación romántica del “diferente” (que de todo hay en la viña del señor...), si no que forman parte de un conjunto sociocultural más amplio en el que ellos juegan sus roles. Y esta entrelazada y compleja realidad la podemos descubrir precisamente cuanto mayor es la profundidad específica con la que conocemos uno de esos mundos en concreto como es, en este caso, el barrio de Pasteleira de Oporto.

10De hecho, el mismo autor reivindica, y con razón, la tradición etnográfica que va de Malinowski a Philippe Bourgois, pasando por W.F. Whyte o Patricia Adler; pero está claro que además hace un uso creativo muy adecuado de conceptos y enfoques clásicos de la Escuela de Chicago, como el de ecología de la “primera” Escuela de Chicago de los años treinta, o como el interaccionismo simbólico de Becker o Goffman, que a veces se encuadran en la “segunda” o “nueva” Escuela de Chicago, de los años cincuenta y sesenta del pasado siglo.

11Una de las cosas que valoré inmediatamente de este libro fue que cuando se plantea los primeros pasos a dar en la investigación, tiene claro esta característica básica de la etnografía como es la de que el propio investigador es el instrumento básico de la investigación y, por lo tanto, reflexiona sobre su propia subjetividad y la forma en que esta incide en el proceso, rescatándola desde el punto de vista teórico – metodológico y, por lo tanto, no quedándose en esta constatación inicial para olvidarse luego “a que venía aquí”, como parece haberles ocurrido a algunos rabiosos posmodernos... Vaya, que sin decirlo de forma explícita, estaba practicando ya esta antropología situada que tan bien valorada está en la actualidad por lo fecunda que se ha mostrado.

12Ni que decir tiene que la biografía, las biografías de los distintos actores que pueblan las páginas de este libro, es un elemento fundamental y característico del mismo. Pero al mismo tiempo, Luís Fernandes no olvida otro elemento básico como es la historia, quizás no tanto la historia global del barrio, a la que dedica algunas páginas, como la microhistoria, las historias personales de los protagonistas de esta obra, que le van dotando de la profundidad necesaria para entender muchas de las cosas que han ocurrido por ahí. De esta manera, practica aquella articulación entre la biografía y la historia que, en una de sus obras más conocidas, reivindicaba Wright Mills como base para una sociología crítica (Wright Mills 1987).

13El rigor y la profundidad metodológica que Luís Fernandes desplegó en su investigación (que, además, está muy bien explicada en el libro) le llevó a plantear una de sus aportaciones teóricas más relevantes, como es un concepto de claras resonancia de Chicago, pero que va más allá: me refiero, evidentemente, a los “territórios psicotrópicos”. Según dice en este mismo libro, estos “são lugares urbanos donde é visível a ocorrência de actividades ligadas às drogas, desde o comércio ao consumo, passando pelo convívio e pela ocupação do tempo, tendo como elemento importante do encontro as drogas ilegais”. El autor tiene muy claro que hay muchos más “mundos de drogas”, semipúblicos o privados, pero estos que son públicos los utiliza como un dispositivo estratégico para analizar las relaciones entre los múltiples elementos que componen la globalidad de dichos mundos. Esto queda más claro a lo largo del desarrollo del libro y, de hecho, más adelante vuelve a una definición mucho más pormenorizada de este concepto basada en el análisis de los procesos y situaciones que nos ha ido presentando.

14Sea como fuere, el de “territorios psicotrópicos” se ha revelado como un concepto útil, que el mismo autor ha ampliado en investigaciones posteriores (Fernandes e Pinto; 2004), y que otros colegas hemos utilizado en algún momento, como hicimos en el caso de una investigación sobre la Plaza Real de Barcelona, entendida como un territorio psicotrópico en el contexto de un mundo cada vez más globalizado (Romaní, Zino y Terrile 2003). Porque esto es el quid de la cuestión: el estudio a nivel microsocial permite entender cómo funcionan a nivel local las grandes leyes, desde las de seguridad hasta las del mercado o las de tipo social; allí podemos contemplar las concreciones de las mismas, las resistencias que generan, la emergencia de nuevas formas de relacionarse, de ganarse la vida, de defenderse de las distintas agresiones que sufren los pobres, etc. El análisis que uno hará de las leyes sobre drogas, sobre urbanismo o sobre migraciones, por ejemplo, no podrá ser el mismo antes y después de conocer estos mundos locales, porque una mínima coherencia con este conocimiento exigirá que el análisis macrosocial que hagamos del desarrollo y las interacciones que supone eso que llamamos la globalización esté basado en una visión crítica bien enraizada, producto de ese conocimiento local. Evidentemente, y esto el autor lo deja muy claro en el libro, más allá de la etnografía hay muchas otras maneras de hacer ciencia social que deberemos utilizar siempre que sea necesario. Pero sin la dimensión vivencial y directa de la realidad que da ésta, nuestro conocimiento quedará limitado, lo cual no es sólo un problema teórico, si no también político.

15En esta edición se mantiene aquel capítulo final que se añadió en la tercera edición impresa, es decir, la síntesis del diario de campo que el etnógrafo utilizó en su investigación. Creo que es muy acertado, tanto para estudiantes como para un público interesado en general, conocer, al lado de los resultados de la monografía, el proceso de producción de la misma que queda reflejado en el diario de campo. Esto le da una mayor dimensión a la obra, si cabe, acabándola de convertir en indispensable para saber algo no sólo del mundo de las drogas, si no de cómo se debe de trabajar en las ciencias sociales: y ¿no son estos tipos de libros los que consideramos como clásicos?

16Antes de terminar este texto no puedo resistirme a exponer algo que el libro me ha sugerido, y es un pequeño apunte sobre las desgracias que conlleva el supuesto control de calidad de la producción científica que se está imponiendo en la actualidad. Cuando uno lee una obra como la que tienen en sus manos se da cuenta de la calidad científica de la misma, del nivel que exige haberla producido. Pues bien, quien conozca la universidad actual, y el mundo de las instituciones científicas en general, sabrá que una monografía como esta, un libro entero, no puntúa nada, o casi nada, para la carrera académica en comparación con los famosos papers en los que, en un máximo de quince o veinte folios, como mucho, uno tiene que explicarlo todo. Esto me parece un escándalo por el empobrecimiento que significa en el mundo de las ciencias sociales, en el que las instituciones que lo dominan están convirtiendo un necesario control público de la calidad de lo que hacen los científicos que trabajan con nuestro dinero, en un negocio privado de cuatro grandes corporaciones que no sólo deja en inferioridad de condiciones a las ciencias sociales y humanas respecto a las llamadas ciencias duras, si no que además logra marginalizar aquellas producciones con más carga crítica, pues los algoritmos no entienden de matices, profundizaciones, contextos y otras “tonterías de cuatro nostálgicos”. Precisamente O Sítio das Drogas es un ejemplo de lo que deberíamos valorar si lo que pretendemos es entender la realidad y si, además, queremos trabajarla en la dirección de convertir este mundo en algo un poquito, ni que sea un poquito, mejor de lo que es.

Bibliographie

FERNANDES, L., 2002, O Sítio das Drogas: Etnografia das Drogas numa Periferia Urbana. Lisboa, Ed. Notícias (3.ª ed.)

FERNANDES, L., e PINTO, Marta, 2004, “El espacio urbano como dispositivo de control social: territorios psicotrópicos y políticas de la ciudad”, en Romaní, Oriol (org.), Uso de Drogas y Drogodependencias, Monografía Humanitas, 5: 147-162

MILLS, Charles Wright, 1987 [1959], La Imaginación Sociológica. Barcelona, Herder.

O’NEIL, C., 2016, Armas de Destrucción Matemática: Como el Big Data Aumenta la Desigualdad y Amenaza la Democracia. Madrid, Capitán Swing.

ORTI, A., 1993, “El proceso de investigación de la conducta como proceso integral: complementariedad de las técnicas cuantitativas y de las prácticas cualitativas en el análisis de las drogodependencias”, en VV.AA., Las Drogodependencias, Perspectivas Sociológicas Actuales. Madrid, Ilustre Colegio Nacional de Doctores y Licenciados en Ciencias Políticas y Sociología.

ROMANÍ, O., 2015, La Tumba Abierta, Autobiografía de un Grifota. Madrid, Los Libros de Ítaca.

ROMANÍ, O., ZINO, J., e TERRILE, S., 2003, “Drogas y gestión del conflicto social en el cambio de siglo: ¿Nuevos sujetos, nuevos espacios de riesgo?”, en C. Da Agra, J. L. Domínguez, J. A. García Amado, P. Hebberecht y A. Recasens (orgs.), La Seguridad en la Sociedad del Riesgo: Un Debate Abierto. Barcelona, Atelier, Col. Políticas de Seguridad, 2: 227-243.

Auteur

MARC – URV (Medical Anthropology Research Center, Universidad Rovira I Virgili), Itália

© Etnográfica Press, 2021

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search