Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Artes da Fala

 | 
Jorge Freitas Branco
, 
Paulo Lima

Capítulo 5. Memoria folclórica, recreación literaria y transculturalismo de una canción

El mar inabarcable (siglos II al XX)

José Manuel Pedrosa

Texte intégral

1La investigación de la canción folclórica hispano-portuguesa (y, en general, de cualquier tradición) no ha desarrollado todavía plenamente los métodos y criterios que permitan deducir de su documentación sincrónica y diacrónica secuencias de estratos y de datos válidos para profundizar no sólo en sus modos de creación y de recreación poéticos, sino también en su función sociocultural cuando se expresa como folclore, como literatura, o como ambos. El estudio de la canción lírica folclórica sigue yendo muy por detrás de la baladística, la cuentística o la mitología, que ya cuentan con importantes catálogos internacionales cuyos datos permiten hacer el ejercicio de recuperar y rememorar, muchos siglos después y aunque sea parcialmente, remotos y apasionantes viajes e intercambios culturales entre pueblos cuyo fondo de saberes y de artes se ha construido siempre con el concurso activo de “los otros”, como gusta denominarse en el lenguaje antropológico a los pueblos y culturas diferentes. Si hoy en día se sabe algo sobre los orígenes y la evolución previa de determinados cuentos que perviven en la tradición europea occidental es porque una compleja tradición documental medieval y posterior ha permitido recuperar una parte de los eslabones intermedios que por tierras de España, del norte de África y del medio Oriente por un lado, y de los Balcanes, Grecia y Turquía, por otro, conducen finalmente a Persia y a la India antiguas donde vieron la luz las colecciones matrices de Las mil y una noches o del libro de Sindbad. Investigaciones sobre baladas como la de Heer Halewijn, cuya distribución geográfica (que va desde Portugal hasta Escandinavia y desde Italia hasta Polonia) fue estudiada en un libro magistral de H. O. Nygard, han desvelado raíces e intercambios que permiten reconstruir de manera bastante aproximada una parte de la historia de la balada, desde sus oscuros orígenes hasta la actualidad. Y, en el terreno de los mitos, la tesis básica de Claude Lévi-Strauss, que ha logrado aceptación casi general, es que el mito sólo es inteligible dentro del sistema general de mitemas al que pertenece, y que cada mitema sufre una serie de transformaciones (ajustadas a un abanico de reglas simple y limitado) al pasar de un sistema mitológico a otro. En la construcción de una mitología cooperarían, según el antropólogo francés, tres tipos de estímulos, cuyas interrelaciones explicarían también el carácter orgánico y el parentesco entre sistemas: el mental, que funciona de modo similar en todos los hombres; el de la tradición narrativa o literaria, propio y específico (pero no plenamente distintivo) de cada cultura; y el etnográfico, ritual y sociocultural, específico también de cada cultura, aunque relacionado igualmente con la de los demás. Es decir, que en el terreno del cuento, de la balada o del mito opera siempre una interacción entre lo propio y lo foráneo, entre lo nativo y lo importado, que explicaría al mismo tiempo las coincidencias y las divergencias entre unas tradiciones y otras.

2La canción lírica folclórica, por constituir un repertorio carente de los recursos de fijación y de cohesión narrativa con que cuentan las baladas, los cuentos o los mitos, se presta mucho menos a este tipo de análisis comparativo que busca la reconstrucción casi arqueológica de su evolución histórica y de su casuística y marco geográfico-tradicional. Sin embargo, hay canciones cuya documentación a lo largo de los siglosyaloancho del mundo, cuya resistencia al olvido y cuya adaptabilidad a variados medios geográficos, lingüísticos y hasta religiosos son tan eficientes que pueden competir de manera ventajosa con las baladas, cuentos o mitos mejor documentados a la hora de ofrecernos datos sobre sí mismas, sobre su historia y sobre la de sus depositarios, transmisores y eventuales recreadores. La canción de El mar inabarcable, por haberse documentado desde el siglo II hasta el XX en innumerables tradiciones de los troncos culturales indoeuropeo y semítico es, sin duda, una de las que mejor pueden servir a este propósito.

3En el Talmud de Babilonia, elaborado por diversas generaciones de místicos judíos entre los siglos II y VI de la era cristiana, es donde hizo su aparición inaugural en la literatura la sentencia retórica matriz de todas las formulas y canciones que vamos a conocer a lo largo de un amplio e intrincado recorrido. La carencia de fuentes documentales más antiguas nos impide saber más de su vida anterior, pero la variedad y condición de los documentos (árabes, bizantinos, latinos, indios) que en seguida se sumarían a éste sugiere una fuerte y muy vieja tradición previa:

  • 1 Traduzco de The Babylonian Talmud: Seder Mo’ed: Shabbath I, ed. I. Epstein, Londres (Soncino 1938), (...)

Si todo el mar fuera tinta, los juncos plumas, los cielos pergaminos, y todos los hombres escribas, no bastaría todo ello para escribir lo complejo que es gobernar.1

  • 2 Véase su detalle en Köhler “Und wenn der Himmel wär Papier”, Kleinere Schriften zur neueren Literat (...)

4Otras obras místicas judías de la Antigüedad y de la alta Edad Media que fueron tempranamente estudiadas en el siglo XIX por Reinhold Köhler2 ofrecían recreaciones de esta misma fórmula, que, no mucho después, en el siglo VII de la era cristiana, sería también utilizada de esta manera en las azoras 31, 27 y 18: 109 del Corán árabe:

Si todos los árboles que hay en la tierra fueran cálamos, y el mar, incrementado con otros siete mares, fuera tinta, se agotarían escribiendo, pero las palabras de Dios no se agotarían.
Si el mar fuese tinta para escribir las palabras de mi Señor, el mar, aunque se le añadiese otro igual, se agotaría antes de que se agotasen las palabras de mi Señor.

  • 3 Linn “If All the Sky were Parchment”, Publications of Modern Language Association, LIII (1938), pp. (...)
  • 4 Curtius, Literatura europea y Edad Media latina, trads. M. Frenk y A. Alatorre, 2 vols. reed. Méxic (...)
  • 5 Scheiber, “Pararells to a Topos in Eudocia’s Poem”, Essays on Jewish Folklore and Comparative Liter (...)

5Aparte de Köhler, eruditos como Irving Linn,3 Ernest Robert Curtius4 y Alexander Scheiber5 han publicado profundos estudios sobre la vitalidad y las derivaciones de la vieja fórmula de El mar inabarcable de fórmulas muy parecidas sembradas desde la Antigüedad en toda la literatura semítica y europea, de tradición popular y de elaboración culta. Porque, después de en el Talmud y en el Corán, nuestra sentencia fue utilizada en diversas obras de la literatura midrásica y mística hebrea que llegan hasta el siglo XII, yenlaproducción de los poetas bizantinos de la época de Focio, por fijarnos en el período de transición de la Antigüedad a la Edad Media. Y, ya bien entrado el Medievo, se incluyó en tratados morales en latín, en la poesía secular italiana, o en poemas marianos, satíricos y amorosos escritos en Alemania, Francia e Inglaterra. Para no perdernos en semejante maraña documental, podemos traer simplemente a colación un interesantísimo texto hindú, fragmento de un himno en lengua sánscrita clásica titulado Shivamahimnastotra, es decir, Himno en alabanza de la grandeza [del dios] Shiva, seguramente del siglo X de la era cristiana, y cuya autoría se atribuye al mítico Puspadanta:

  • 6 Traduzco de Shiva le Seigneur du Sommeil (Shivamahimnastotra) (Hymne du Xe siècle), trad. Alain Por (...)

Si hubiese un pozo de tinta
azul como una montaña en el crepúsculo,
y si el océano fuese el tintero,
y si la pluma fuese la más hermosa rama
de un árbol celestial,
y si la tierra fuese el pergamino,
y si la misma Saravasti pudiese escribir sin descanso
a lo largo de todos los tiempos,
¡jamás podría ella llegar a transmitir, oh Señor,
la insondable inmensidad de tu naturaleza!
6

6Entre las conclusiones que se pueden obtener de este forzosamente breve y concentrado panorama de la más antigua documentación, en el primer milenio de la era cristiana, de El mar inabarcable, hay varias tan absolutamente esenciales que después veremos cómo siguen siendo válidas en los estratos posteriores de su documentación: en primer lugar, que ninguna de las abundantes versiones documentadas en aquel primer milenio y en tradiciones tan diversas (de Oriente y de Occidente, indoeuropeas y semíticas), puede considerarse el prototipo de las demás, sino simples recreaciones y paralelos de un antiquísimo modelo retórico cuyos orígenes se pierden en el horizonte borroso de la más vieja tradición preliteraria de los pueblos de Asia, África y Europa. En segundo lugar, que la red de vínculos que une todos estos testimonios debió ser lenta y pacientemente tejida por dos tipos de tradiciones en constante interacción y entrecruzamiento: la oral y la escrita, la folclórica y la culta. Todo el conjunto de versiones antiguas (griegas, bizantinas e hindúes, latinas, árabes y hebreas, occidentales y semíticas) sólo son explicables como islotes casualmente conservados de un entramado que debió ser mucho más amplio, compacto, y apoyado en una tradición esencialmente oral y subsidiariamente escrita, puesto que la relación entre escritura y oralidad no era otra cosa, en aquel tiempo, que una relación de subsidiaridad y dependencia. En tercer lugar, cabe alegrarse de que todos los conceptos y mecanismos claves para explicar la casuística histórica y geográfica de El mar inabarcable (orígenes preliterarios, latencia y difusión a mitad de camino siempre entre lo oral y lo escrito, y recreación lingüística, literaria, ideológica y hasta religiosa en cada tradición particular), continuaran vivos y operativos en épocas y tradiciones posteriores y más accesibles para nosotros, lo que nos brinda una oportunidad de oro para analizar cuestiones de poética y de historiografía literaria de gran amplitud y trascendencia.

7Para operar dentro de límites abarcables, vamos a concentrarnos ahora en un segmento parcial de su historia y de su geografía tradicional: la tradición hispano-portuguesa del segundo milenio de la era cristiana. Nuestro recorrido comenzará por la Cantiga CX (110) de Alfonso X, el Sabio, indudablemente compuesta, a mediados del siglo XIII, según el esquema formulístico básico de El mar inabarcable:

… Ca tantos son os bees de Santa Maria,
que lingua dizer todos nonos poderia,
nen se fosse de ferro e noite e dia
non calasse, que ante non fosse falida.

Tant’é Santa Maria de ben mui conprida
que pera a loar tempo nos fal e vida
.

Se purgameo foss’o ceo estrelado
e o mar todo tinta, que grand’é provado,
e vivesse por sempr’un ome enssinado
de scriver, ficar-ll-ia a mayor partida.

  • 7 Versos 9-18 de la Cantiga CX de Alfonso X, el Sabio, según la ed. de W. Mettman, 2 vols., Madrid, C (...)

Tant’é Santa Maria de ben mui conprida
que pera a loar tempo nos fal e vida
.7

8El siguiente monumento de la literatura medieval hispánica en que asoma una recreación de nuestro viejo motivo retórico es también del siglo XIII: se trata de la versión castellana del Sendebar o Libro de los engannos et los asayamientos de las mugeres, sobre cuyo texto, con sus matices de misoginismo, habremos de volver:

  • 8 Véase la edición del Sendebar de Maria Jesús Lacarra, Madrid, Cátedra (1989), p. 155. La editora se (...)

… que dize el sabio que “aunque se tornase la tierra papel, e la mar tinta e los peçes d’ella péndolas, que non podrían escrevir las maldades de las mugeres”.8

  • 9 Martínez Torner, Lírica Hispánica: relaciones entre lo popular y lo culto, Madrid, Castalia (1966), (...)

9En la literatura española del siglo XV vuelven a aparecer de forma recurrente fórmulas parecidas. Eduardo Martínez Torner9 ha señalado su presencia, por ejemplo, en unas “trobas a vna dama” compuestas por Gómez Manrique:

  • 10 Gómez Manrique, “Trovas de Gomez Manrique a vna dama que le preguntaua como le yua”, en Cancionero, (...)

… Si las tierras se tornasen
en blanco papel toscano,
los ríos se transformasen
en tinta con que pintasen
vn dolor tan ynumano…
10

10También en unas coplas “en gloria de Nuestra Señora” que escribió fray Ambrosio de Montesino se lee:

  • 11 Montesino, “Coplas… en gloria de Nuestra Señora, por mandado de la reina de Portugal Cancionero, ed (...)

… Si el mar océano
fuese la tinta
y el sol escribano
que el verano pinta,
no puede ni mano
de pluma distinta,
loarte, señora…
11

11Además, en el capítulo CXLV del Tirant lo Blanch, se puede leer esta galante declaración:

  • 12 Joanot Martorell y Martí Joan de Galba, Tirant lo Blanc, ed. M. de Riquer y M. J. Gallofré, 2 vols. (...)

Si la mar se tornaua tinta e l’arena paper jo pens no bastaria d’escriure l’amor, la voluntat, les infinides recomendacions que aquell pròsper e virtuós Tirant tramet a la majestat vostra…12

12Aunque la capacidad de adaptación de El mar inabarcable a textos y contextos diversos parece que pocas sorpresas puede ya seguir deparándonos, después de tan variado muestrario de versiones antiguas y medievales, la siguiente aparición en nuestra literatura, entrado ya el siglo XVI, no puede menos que renovar nuestro asombro por su nuevo estilo poéticos, así como por el curioso “transculturalismo” que ilustra su concreción en un soneto escrito (y publicado en Milán en 1582) por el extremeño Cosme de Aldana (hermano del mucho más célebre poeta Francisco) en italiano:

  • 13 Editado en Antonio R. Rodríguez Moñino, Los poetas extremeños del siglo XVI: estudios bibliográfico (...)

S’io hauessi del mar l’alto rimbombo:
et cicalassi come vna gazzuola:
et fossi andato d’Homero alla scuola:
e forte come Atlante hauessi il lombo:
et volassi piu alto che colombo:
e hauessi letto il gran gardo d’ iola:
e sapessi sonar ben di piuola:
e fussi fatto ancor tutto di piombo.
E hauessi mille lingue, occhi trecento:
e piu petto che Hercole, e più lena:
et piu voci che stelle il firmamento:
non potrei mai cantar l’alma e serena
Musa di tua grottesca, alto ornamento
della età nostra hor si di lumi piena.
13

13Pocos años después, hacia 1605, el gran Lope de Vega, en El anzuelo de Fenisa (II, 4), sacaba a escena esta ridícula canzone siciliana puesta en boca de un español, Fabio, a quien no se le ocurría nada mejor para intentar pasar por italiano que proclamar que

  • 14 Sigo la edición de las Comedias escogidas de Lope de Vega editadas por J. E. Hartzenbusch, Vol. III (...)

Se tutta la Sicilia
fosse macarrone,
il faro di Messina
vino moscatello,
il monte Mongibello
formaggio grattato,
e tutto lo spagnuolo
fossino ammazzato,
¡come trionfaria
lo siciliano!
14

14¿Qué motivos podía tener un español con ganas de pasar por italiano para cantar una recreación bravucona de El mar inabarcable en un corral de comedias? ¿Por qué poetas españoles como Cosme de Aldana y Lope de Vega relacionaban nuestro viejo motivo retórico con la poesía y la lengua italianas, en implícita aceptación de que sus sones y ecos tenían allí su más “típica” expresión? Seguramente porque para ningún poeta español de aquella época (la más italianizante de nuestra historia) debían ser desconocidos los sones de la vieja y célebre villanella popular que proclamaba

Se ‘l ciel, la terra e l’ acqua, il foco e i venti
avesser tutte lingue, amaro mene,
non basteriano a dirti le mie pene.

Se gl’alberi, le frondi avesser bocca
e le montagne lingue, amaro mene,
non basteriano a dirti le mie pene…

15Como tampoco debían ser desconocidos los del maravilloso strambotto atribuido a Leonardo Giustiniani (1388-1446):

  • 15 Gennaro Maria Monti, Le villanelle alla napoletana e l’antica lirica dialettale a Napoli, Città di (...)

Se li arbori sapessen favellare
e le lor foglie fusseno le lingue,
l’inchiostro fusse l’acqua dello mare,
la terra fusse carta e l’erba penne,
le tue bellezze non potria cantare…
15

16En cualquier caso, y por más que encantasen los ecos italianos de El mar inabarcable a los poetas españoles del Siglo de Oro, la tradición propiamente hispánica no debía desmerecer en absoluto de la que llegaba de fuera de nuestras fronteras. No sólo los grandes poetas y prosistas de la Edad Media hispana se habían dedicado a reformular una y otra vez el tópico, sino que también la tradición folclórica subyacente dio en aquella época el paso decisivo de aflorar tal cual era y permitirnos vislumbrar una parte del cimiento tradicional sobre el que se había edificado ya tanta literatura. En un Bayle del Cuz Cuz barroco, conservado en un inédito manuscrito de piezas teatrales breves fechable a mediados del siglo XVII, encontramos, en efecto, engastado en un ramillete de castizas cancioncillas andaluzas, una cuarteta que constituye nada menos que la primera prueba de una tradición oral y folclórica hasta entonces latente que había tenido que servir de cañamazo poético y de inspiración elemental y subyacente de todo el muestrario de imitaciones cultas que han desfilado ante nuestros ojos. Hay que advertir que la lectura “puerto”—escrita en el manuscrito encima de “plaza”—puede ser indicativa de una variante tradicional que reforzaría aún más, si ello fuera posible, el carácter folclórico de esta cancioncilla:

  • 16 Bayle del Cuz Cuz, en el Manuscrito 14851 (Teatro breve del siglo XVII, de la Biblioteca Nacional d (...)

Si la mar fuera de leche
y los nauios de Azucar,
las Criollas se embarcaran
para la plaza (puerto) de San Lucar.
16

  • 17 Efectivamente, en una escena llena de ácido humor, Dromio de Éfeso se dirige a Antífolo con las pal (...)
  • 18 Así, Peter y Iona Opie, en The Oxford Dictionary of Nursery Rhymes, reed. Oxford, University Press (...)
  • 19 Sigue siendo conocida, en efecto, la cancioncilla “If all the world were paper, / and all the sea w (...)

17La documentación, a mediados del siglo XVII, de la primera versión española puramente folclórica de El mar inabarcable, abre a nuestro estudio nuevas vías que se van a apartar en buena medida del mundo de las recreaciones literarias que nos habían ocupado hasta ahora, para llevarnos a un terreno mucho más próximo a la tradición oral. Pero antes de dar este paso, conviene advertir que el panorama que presentan muchas otras tradiciones foráneas en relación con nuestro tópico es muy similar. Si nos fijamos, a título de ejemplo, en la tradición inglesa, podremos advertir que el mismo Shakespeare de The Comedy of Errors (La comedia de las equivocaciones), III, 1, estrenada pro-bablemente en 1594, recreó con su característico genio poético el tópico,17 que también fue utilizado en la literatura cómica popular de su época,18 y que sigue hoy vivo, como rima infantil, en la tradición angloparlante.19

18La escasa afición que por lo popular sintieron los intelectuales del neoclasicismo dieciochesco hispano (y europeo en general) explica que desde mediados del siglo XVII hasta comienzos del XIX carezcamos de testimonios hispánicos de La mar inabarcable. Pero a partir de su “reaparición” documental en 1828, sus sones se harán sentir de manera incesante, aunque limitados, a partir de entonces, a la más pura y arraigada tradición folclórica.

19Según datos publicados por Natalio Galán, se tiene constancia de que en 1828 se danzaba con furor en los salones de La Habana una canción galante que en 1924 se había convertido en ronda infantil y se cantaba así en las calles de la capital cubana:

  • 20 Galán, Cuba y sus sones, Valencia (1983), pp. 143-144.

Si la mar fuera de tinta
y la orilla de papel,
le escribiera una carta
a la madre de Isabel.
20

20Hasta 1865 no apareció, publicado por don Emilio Lafuente y Alcántara, el primer documento peninsular moderno en cuartetas líricas. Curiosamente, desarrolla en su primera estrofa un tópico misógino que parece enlazar con la intencionalidad que también animaba el fragmento del Sendebar medieval que ya conocíamos:

Si la mar fuera de tinta
y el cielo fuera papel,
no se pudiera escribir
lo falsa que es la mujer.

  • 21 Lafuente y Alcántara, Cancionero popular: colección escogida de coplas y seguidillas, 2 vols., Madr (...)

Si la mar fuera de tinta
y el cielo de papel doble,
no se podría escribir
lo falsos que son los hombres.
21

  • 22 Francisco Rodríguez Marín, Cantos populares españoles, Sevilla, Francisco Álvarez y Cía (1882-1883) (...)
  • 23 De Argentina proceden las de Juan Alfonso Carrizo, Antiguos cantos populares argentinos (Cancionero (...)

21Después irían publicándose tantas otras variantes españolas22 e hispanoamericanas23 que tendremos que dejar su detalle sólo para los ejemplos que puedan aportar datos nuevos o significativos sobre su poética. Por ejemplo, para las seis variantes publicadas en el año 1900 por Melchor de Palau, y cuyo análisis es extraordinariamente ilustrativo sobre la capacidad de generación de nuevas canciones a partir del esquema formulístico “si la mar fuera…”. Otro de los rasgos sobresalientes de las versiones de Palau es que la sexta estrofa, la de “si la mar fuera de leche / y los navíos de azúcar, / me embarcaría yo, madre, / en el puerto de Sanlúcar” es un derivado muy cercano de la cancioncilla que en el barroco Bayle del Cuz Cuz inauguraba la documentación folclórica hispánica de El mar inabarcable (“si la mar fuera de leche / y los nauios de Azucar, / las Criollas se embarcaran / para la plaza (puerto) de San Lucar”):

Si la mar fuera de tinta
y de papel fuera el cielo,
no te pudiera escribir
lo mucho que yo te quiero.

Si la mar fuera de tinta
y el cielo de papel doble,
no se pudiera escribir
los falsos que son los hombres.

Si la mar fuera de tinta
y el cielo fuera papel,
no se pudiera escribir
lo falsa que es la mujer.

¡Si el río de Sevilla
fuera de vino,
y la torre del Oro
fuera un cuartillo…!

Si la mar fuera de vino
y las montañas molletes,
y la tierra fuera queso,
¡qué tragos y qué zoquetes!

  • 24 Melchor de Palau, Cantares populares y literarios recopilados por…, Barcelona, Montaner y Simón (19 (...)

Si la mar fuera de leche
y los navíos de azúcar,
me embarcaría yo, madre,
en el puerto de Sanlúcar.
24

22Versiones también relevantes desde el punto de vista de los recursos poéticos e incluso del trasfondo y de los posibles usos ideológicos que se pueden dar a estas estrofillas son las que se han documentado en la isla canaria de Fuerteventura, donde se nos informa de que “este esquema se usa para insultos de pueblos”. Es decir, que servía para apoyar invectivas de factura más o menos variable e improvisada, según cuál fuera la situación y quiénes fueran los emisores y receptores de las pullas:

Si la mar fuera de leche
y la… de tortillas,
…………………
…………………

Si la mar fuera de leche
y la tierra de tortilla,
no darían pa’comer
los golosos de La Villa.

  • 25 Francisco Navarro Artiles et al., Cantares humorísticos en la poesía tradicional de Fuerteventura, (...)

Si la mar fuera de leche
y las olas de tortilla,
ya se la hubiesen comido
los golosos de La Oliva.
25

23Otra versión interesante desde el punto de vista de la poética es la siguiente, que ha sustituido el repetidísimo esquema de “Si la mar fuera…” por el de “Si la luna fuera…”:

  • 26 Miguel Palay Sampietro, Coplas, gentes y relatos de la Ribera del Cinca, Terrassa, Ègara (1990), p. (...)

Si la luna fuera pluma
y el sol fuese escribidor,
te escribiría una carta
con palabritas de amor.
26

24La siguiente versión, procedente de México, es también interesante por su forma (de sexteta) y por su original reelaboración poética:

  • 27 Ricardo Pérez Monfort, Tlacotalpan, la Virgen de la Candelaria y los sones, México, Fondo de Cultur (...)

Si el agua del río fuera tinta
y las olas de papel;
si los peces escribieran
cada uno con su pincel,
en cien años no pintaran
lo que te llego a querer.
27

25No acaban aquí los testimonios ni las posibilidades de variación de nuestra canción. Versiones gallegas, portuguesas, asturianas, catalanas y vascas parecen trasladar a otros ámbitos dialectales, lingüísticos y folclóricos de la Península Ibérica la productividad de la fórmula. He aquí una versión gallega:

  • 28 Ramón Cabanillas, Cancioneiro popular galego, Vigo, Galaxia (1973), p. 511. Puede verse otra varian (...)

Si todo o mar fora leite
e Monte Louro boroa,
xa terían que comer
os tramalleiros de Boa.
28

26Los siguientes son textos portugueses:

Se o mar fosse de leite,
e as ondas de requeijão,
os homens do mar comiam
as ondas do mar com pão.

  • 29 José Leite de Vasconcellos, Cancioneiro Popular Português, ed. M. A. Zaluar Nunes, 3 vols., Coimbra (...)

Se o Céu fosse papel
e fosse tinteiro o mar,
ainda assim não diria
quanto eu te posso amar.
29

Se o mar sagrado fosse adro,
no meio tivesse igreja,
não há coração que logre
quanto o peito deseja.

  • 30 Artur Coutinho, Cancioneiro da Serra d’Arga, 2.a ed. Leça de Balio, edición del autor (1982), pp. 6 (...)

Se o mar tivesse varandas
como tem embarcações …
Ia-te ver ao Brasil
em certas ocasiões.
30

27Éstas son versiones con rasgos dialectales asturianos:

  • 31 Cabal, Contribución, p. 24; puede verse otra versión en p. 78.

Si la mar fuera de lleche
y las piedras de borona,
quién vería a los tereñudos
llenase la barrigona.
31

  • 32 J. Antonio Silva Sastre, Ribadesella y su concejo: historia, mitología, literatura, Gijón, edición (...)

Si la mar fuera de leche
y los castros de borona,
¡quién vería a los marineros
llenando la barrigona…!
32

  • 33 El concepto y el término de “paralelismo adaptado”, que tan bien expresa uno de los procesos evolut (...)

28Las siguientes son versiones catalanas de la canción. Compruébese la extraordinaria productividad y originalidad, sustentadas por el recurso del paralelismo adaptado,33 de su esquema formal:

Si la mar se tornés tinta
i los peixos escrivans,
bon amor, com hi vindrien
les cartes a vostres mans.

  • 34 Pau Bertrán i Bros, Cançons i follies populars (inédites) recollides al peu de Montserrat, Barcelon (...)

Si la mar se tornés tinta,
les montanyes paper d’ or,
bon amor, ¡com hi vindrian
les cartes á vostre cor!
34

  • 35 Sara Lloréns de Serra, El cançoner de Pineda, Barcelona (1931), p. 282.

Si la mar se tornés tinta
i els peixos paper d’ or,
faría fer una carteta
a la prenda del meu cor.
35

  • 36 Francisco Camps y Mercadal, Folklore menorquí: de la pagesía, Mahón, M. Sintes Rotger (1918).

Si la mar se tornás tinta
i la terra papé fi,
t’escriuria una carteta
de l’amor que ‘m fas patí.
36

  • 37 Andreu Ferrer Ginard, Cançonetes menorquines, Artà, Folk-Lore Balear, II (1922), p. 116, n.° 21.

Si la mar tornava vi
y ses penyes carn salada,
no hi hauria cap fadrí
que anàs a guanyar soldada.
37

  • 38 José Massot Muntaner, “Sobre la poesía tradicional catalana”, Revista de Dialectología y Tradicione (...)

Si la mar tornava vi
i los peixos sobrassades,
no hi hauria cap fadrí
qui tengués enamorades.
38

Si la mar se tornés tinta
i els peixos escrivans,
no abastarien a escriure
la virtut de vostres mans.

  • 39 Joan Amades, Folklore de Catalunya, Vol. I, Cançoner, reed. Barcelona, Selecta (1982), p. 159.

Si la mar se tornés tinta
i els peixos fulls de paper,
no s’abastaria a escriure
la virtut que vosté té.
39

29Conozcamos, para cerrar este repertorio de versiones ibéricas, el documento vasco, con traducción al castellano, que publicó Resurrección María de Azkue:

Itoasoa balitz ezne,
ontzia kristalezkoa,
andreak ontziratzeko,
¡Birjina Pilarokoa!

  • 40 Azkúe, Cancionero popular vasco, Barcelona, A. Boileau (1919), n.° 49.

Si el mar fuera leche,
el buque de cristal,
para que las damas se embarcaran
¡Oh, Virgen del Pilar!
40

30Hasta aquí, hemos podido hacer el seguimiento de la evolución multisecular de nuestra fórmula retórica en la Península Ibérica. La continuidad de su documentación, desde sus lejanos ancestros conocidos a partir del siglo II hasta la actual tradición folclórica de todo el mundo hispano, nos permite reconstruir una evolución que parece enmarcarse, en sus orígenes, dentro de una tradición semítica e indoeuropea de recreaciones cultas de signo religioso-místico; más adelante, en el período medieval hispano y europeo en general, la fórmula vuelve a documentarse de manera reiterada en adaptaciones literarias cultas, tanto religiosas como profanas; y, más modernamente, su pervivencia parece apoyarse casi exclusivamente en una tradición folclórica de recreaciones amorosas y humorísticas que es la que se adivina como cimiento poético latente, desde muy antiguo, de El mar inabarcable.

31Esta aparente linearidad evolutiva, condicionada seguramente por las características de la documentación sobreviviente en cada período literario — puesto que en su evolución se han debido mezclar de forma muy compleja lo culto y lo folclórico, lo religioso y lo profano, y los diversos estratos geográficos — se ve mucho más matizada y enriquecida cuando analizamos una tradición hispánica a la que aún no hemos atendido, y cuyas complejidad y eclecticismo pueden enriquecer considerablemente el panorama de la evolución de nuestro tópico. Se trata de la tradición de los judíos sefardíes, que conserva el tópico tanto en sus ramas norteafricana como oriental, y en formas que permiten la identificación de influencias, estratos cronológicos y procesos poéticos diferentes que pueden permitirnos ampliar con nuevos y significativos datos nuestro análisis.

32Efectivamente, en el repertorio sefardí de Marruecos, se suelen intercalar los versos de El mar inabarcable al final de la copla paralitúrgica de La almenara. Lo más probable es que este tipo de versiones se inspire directamente, más que en su tradición folclórica paralela, en la sentencia talmúdica o en las literaturas rabínicas derivadas que documentaban, en época premedieval y medieval (y posiblemente posterior), fórmulas similares. La siguiente es una versión conservada en un manuscrito copiado por Luna Bennaim en Tetuán entre los años 1920 y 1950 aproximadamente:

  • 41 Manuscrito Bennaim, conservado en la Biblioteca y Archivo de Estudios Sefardíes del CSIC de Madrid, (...)

Quién me diera un pergamino
a tan grande como el cielo.
Si la mar se volviera tinta
y la péndola fuera de hierro,
y el maestro fuera ligero
que escribiera y no se cansara
la setensia de Jerusalaim
y lo que aconteció en la Casa Santa.
41

33Entre los sefardíes de Oriente se documentan dos tipos de textos que recogen también nuestra fórmula. El primero está representado únicamente por un fragmento, sobre el que llamó la atención Paloma Díaz-Mas, de un artículo publicado en 1938 en un periódico en aljamía hebrea de Salónica. El uso que hace de nuestra fórmula retórica y la alusión a una “endecha” desconocida (¿relacionada acaso con La almenara marroquí?) vuelve a sugerir su posible dependencia de la vieja sentencia talmúdica o de sus otros derivados rabínicos antiguos:

  • 42 Díaz Mas, Temas y tópicos, p. 181. El artículo se titula “La triste actualidad de Tis’á beab”, y fu (...)

Como lo di—e de una manera ima—é una de las endechas que se recitan en el día de hoy en las quehilot, si los árboles se trocarían en péndolas y la mar en tinta, ellos no bastarían por recontar los desterramientos, los pogromes, las calomnías y todos los males donde fue víctima el pueblo idió de cuando él pedrió su morada nacionala.42

34La otra rama de versiones sefardíes de Oriente es del tipo de las cuartetas líricas amorosas que se documentan hoy con abundancia en la tradición panhispánica moderna, de la que directamente deriva. Conozcamos las versiones de Salónica y de Monastir que editó Susan Bassan en su tesis de 1947 sobre el folclore de los sefardíes de Oriente establecidos en Nueva York:

Si la mar se haze río
y los barcos canelos,
todo el mancevo que pasa
se ataque de amor.

Si el mar se haze río
yo me vo hazer pescador
vo pescar las miz dolores
con palabricas de amores.

Si la mar se haze espejo
yo me va ir a peinar
me vo hazer la tualeta
para me ir a encontrar.

Si la mar se haze leche
Yo me vo hazer vendedor,
vo vender y preguntar
como se vence el amor

Si la mar era de leche
y los barcos de canela
Yo me mancharía entera
por salvar la tu bandiera.

  • 43 Bassan, Judeo-Spanish Folk Poetry, tesis inédita, Nueva York, Columbia University (1947), n.os 83 y (...)

Si las cayes eran ríos
yo me haría pescador
paseaba pexcadicos
con palabras de amor.
43

  • 44 Una de sus canciones asociadas es, efectivamente, la difundidísima de La serena, que he estudiado e (...)

35Esta versión puede considerarse paradigmática de la forma sefardí oriental más difundida de la canción. Como era común también en la tradición panhispánica y en otras tradiciones europeas, comprobamos que mediante el recurso del paralelismo adaptado se han generado nuevas estrofas que prueban la vitalidad del patrón formulístico, aunque no el refinado poético de sus derivados, algunos muy deficientes desde el punto de vista de la coherencia significativa y formal. Que este tipo de versiones líricas ha debido llegar a Oriente en época reciente, importado de la tradición ibérica moderna — yno de las fuentes hebreas antiguas —, lo prueba el hecho de que en su canto se asocie a otras canciones y a una melodía de importación española moderna.44 Y que su forma aparezca igualmente conectada con estrofas españolas de inconfundible estilo reciente. Por ejemplo, la sefardí

Si la mar era de leche
y los barcos de canela
Yo me mancharía entera
por salvar la tu bandiera

36parece emparentada directamente con las andaluzas de Palau y del Bayle del Cuz Cuz del siglo XVII sobre las que ya hemos llamado la atención:

  • 45 Palau, Cantares populares y literarios, p. 272.

Si la mar fuera de leche
y los navíos de azúcar,
me embarcaría yo, madre,
en el puerto de Sanlúcar.
45

  • 46 Bayle del Cuz Cuz, f. 151r.

Si la mar fuera de leche
y los nauios de Azucar,
las Criollas se embarcaran
para la plaza (puerto) de San Lucar.
46

37Además, esta otra estrofa sefardí

Si las cayes eran ríos
yo me haría pescador,
paseaba pexcadicos
con palabras de amor

38parece igualmente derivada de la española moderna

  • 47 Canción recogida por mí el 23 de agosto de 1990 a Manuela Sanz, nacida en 1927 en Orellana (Badajoz (...)

Si esta calle fuera un río
y yo fuera pescador,
pescaría una mocita
con su novio en el balcón.
47

39La documentación independiente, en la tradición española peninsular, de las estrofas que comienzan “si la mar fuera…” y “si esta calle fuera…” sugiere que la emigración a Oriente de ambas canciones ha debido producirse en momentos y por vías diferentes, lo que prueba la reiteración y la intensidad de los contactos que, a partir de finales del siglo XIX, ha habido entre la cultura española peninsular y la sefardí de Oriente. Esta posible emigración independiente no ha evitado, sin embargo, que en su nuevo repertorio de adopción sefardí, ambas canciones, tan parecidas, se hayan atraído, convergido y a veces hasta dado el paso de la mezcla estructural, como muestra esta versión, portadora de elementos y deudora a partes iguales de La mar inabarcable ydeLas calles ríos:

  • 48 Molho, Literatura sefardita p. 100; y Attias, Cancionero n.° 4. Otros testimonios sefardíes que mez (...)

Si la mar se hac' e río
yo me haré pešcador,
iré a pešcar dolores
con palabricas d’amor.
48

40De esta forma, el repertorio sefardí — que hemos elegido como paradigma de los procesos evolutivos que ha podido sufrir nuestra canción — nos ofrece versiones de El mar inabarcable emparentadas, por un lado, con la literatura rabínica premedieval y medieval; por otro lado, con canciones hispanas modernas y de tipos y difusión diferentes; y por último, nos muestra también estrofas desarrolladas de forma original y castizamente sefardí a partir del molde formulístico heredado. Todo ello nos ha permitido hacer el seguimiento, como en un ideal laboratorio poético, de la superposición de influjos y de procesos poéticos sufridos por la canción. Y nos lleva a concluir que este tipo de reciclaje, por ampliación paralelística, sincretismo de elementos de procedencias diversas y aportación de nuevos y originales elementos, es indudablemente el que ha operado también en las demás tradiciones que, en épocas, lenguas y países diferentes, han dado acogida a la vieja fórmula retórica de El mar inabarcable.

41Se pueden aducir todavía, en cualquier caso, algunos detalles adicionales que pueden terminar de ampliar el marco de la poética y de la geografía tradicional de El mar inabarcable. Efectivamente, entre las sorpresas que todavía nos puede deparar es que existen versiones que se han documentado como adivinanza y como refrán:

  • 49 José Ramón López Blanco, “Colección de adivinanzas: cosadielles”, Boletín del Instituto de Estudios (...)

Si la mar se volviera vino,
¿
cuántes pipes se necesitarían para echalo?
[La respuesta es: “una que lo llevara todo”].
49

  • 50 Virgilio Fernández Acebo, Manuel Oria Martínez-Conde, J. Ignacio López García, Dichos y refranes de (...)

Si la mar fuera vino, todos marinos.50

42Cerramos con esto nuestro intenso recorrido tras los pasos evolutivos y la documentación multilingüística, multicultural e incluso multirreligiosa (e intergenérica) de El mar inabarcable. Como preveíamos al principio, es posible que no haya ninguna balada, ningún cuento, ningún mito, capaz de ofrecernos un campo tan rico ni tan propicio para el análisis de cuestiones que trascienden lo puramente poético y afectan a las grandes líneas de la evolución sociocultural del hombre, desde el siglo II hasta el XX, y en al menos cuatro continentes. Encontrar un mismo tópico formulístico en el Talmud hebreo, en el Corán árabe, en la himnística india, griega y latina, en innumerables literaturas cultas (desde Alfonso X hasta Lope de Vega y Shakespeare) y tradicionales (desde Argentina hasta Marruecos o Turquía), adaptado a un enorme abanico de contextos religiosos y de modalidades temáticas (desde la amorosa a la satírica) y vertida en géneros que van desde el apólogo sagrado a la novela, pasando por la oda amorosa, la adivinanza, el refrán y, sobre todo, la canción lírica folclórica, es un hecho que no puede menos que poner a prueba y obligarnos a replantear y perfeccionar todos nuestros métodos de estudio, conceptos y horizontes del género de la canción tradicional. Si hubiéramos tenido espacio y capacidad para analizar las otras versiones del tópico que se han podido documentar en las tradiciones antiguas y modernas de los países de lengua inglesa y alemana, en todo el mundo eslavo, y en Italia, Córcega, Rumanía, Hungría, Grecia, Albania o Turquía, las conclusiones hubieran podido dar más base, pero no mejor refuerzo a esta verdad tan esencial.

Notes

1 Traduzco de The Babylonian Talmud: Seder Mo’ed: Shabbath I, ed. I. Epstein, Londres (Soncino 1938), 11a, p. 40. Un posible indicio de la existencia anterior de la sentencia en la tradición religiosa judeocristiana puede que esté en el Evangelio (21, 24-25) de San Juan: “Otras muchas cosas hizo Jesús. Si se escribieran una por una, me parece que el mundo entero no podría contener los libros que pudieran escribirse”.

2 Véase su detalle en Köhler “Und wenn der Himmel wär Papier”, Kleinere Schriften zur neueren Literaturgeschichte, Volkskunde und Wortforschung, 3 vols., Berlín, Emil Felber (1900), III, pp. 293-307; el artículo había sido publicado previamente en Orient und Okzident, II (1863), pp. 546-559.

3 Linn “If All the Sky were Parchment”, Publications of Modern Language Association, LIII (1938), pp. 951-970. Este artículo sigue estrechamente al de Köhler.

4 Curtius, Literatura europea y Edad Media latina, trads. M. Frenk y A. Alatorre, 2 vols. reed. México, Fondo de Cultura Económica (1976), II, pp. 423-489.

5 Scheiber, “Pararells to a Topos in Eudocia’s Poem”, Essays on Jewish Folklore and Comparative Literature, Budapest, Akadémiai Kiadó (1985), pp. 223-224.

6 Traduzco de Shiva le Seigneur du Sommeil (Shivamahimnastotra) (Hymne du Xe siècle), trad. Alain Porte

7 Versos 9-18 de la Cantiga CX de Alfonso X, el Sabio, según la ed. de W. Mettman, 2 vols., Madrid, Castalia (1988), II, p. 36. Véase además, sobre esta obra, Joseph T. Snow, “Poetic Self-Awareness in Alfonso X’s Cantiga 110”, Kentucky Romance Quarterly, XXI (1979), pp. 421-432; y J. W. Marchand, “The Adynata in Alfonso X’s Cantiga 110”, Bulletin of the Cantigueiros de Santa Maria, I (1988), pp. 83-90. Es precisamente Marchand, en p. 87, quien señala el más antiguo paralelo “hispánico” (o al menos franco-hispánico) de nuestra fórmula, utilizada en el siglo IX por Dhuoda, esposa de Bernardo de Septimania, conde de la Marca Hispánica, en un tratado latino de instrucción de su hijo: “Certe, si polus et arua in modum cartis membranae extensae per aera essent, et ponti concaua interstinctis diuersis firma mutata fuisse t, atque ipsi orbi cultores cuncti, nascentes in mundum, ob ingenio humanitatis augmentum omnes fuissent scriptores, de initio usque nunc, quod est contra naturam impossibile, comprehendi non ualerent Omnipotentis magnitudinem et latitudinem altitudinemque et sublimitatis profunditatem, atque diuinitatis, scientiae, [et] pietatis, clementiae narrari illius qui dictus est Deus.”

8 Véase la edición del Sendebar de Maria Jesús Lacarra, Madrid, Cátedra (1989), p. 155. La editora señala que se encuentran fórmulas parecidas en otras tempranas obras medievales, como el Libro de los Cien Capítulos, elLibro del Caballero Zifar, olaHistoria Troyana. Las similitudes son, en cualquier caso, bastantes lejanas en el caso de las dos primeras obras, y más próximas en el de la Historia troyana, ed. R. Menéndez Pidal y E. Varón Vallejo, Madrid, Anejo XVIII de la Revista de Filología Española (1934), p. 147: “Sy yo ouiese çient lenguas e con todas podiese hablar, non podria dezir la quarta parte de las maldades que an las que son malas dellas.”

9 Martínez Torner, Lírica Hispánica: relaciones entre lo popular y lo culto, Madrid, Castalia (1966), n.° 216.

10 Gómez Manrique, “Trovas de Gomez Manrique a vna dama que le preguntaua como le yua”, en Cancionero, ed. A. Paz y Meliá, 2 vols., Madrid, A. Pérez Dubrull (1886), II, p. 206, vs. 11-15.

11 Montesino, “Coplas… en gloria de Nuestra Señora, por mandado de la reina de Portugal Cancionero, ed. J. Rodríguez Puértolas, Cuenca, Excma. Diputación Provincial (1987), pp. 131-133, vs. 11-17.

12 Joanot Martorell y Martí Joan de Galba, Tirant lo Blanc, ed. M. de Riquer y M. J. Gallofré, 2 vols., Barcelona, Orbis (1988), I, p. 299.

13 Editado en Antonio R. Rodríguez Moñino, Los poetas extremeños del siglo XVI: estudios bibliográficos, Badajoz, Excelentísima Diputación Provincial (1935), p. 135.

14 Sigo la edición de las Comedias escogidas de Lope de Vega editadas por J. E. Hartzenbusch, Vol. III, Madrid, Rivadeneyra (1857), pp. 363-386, p. 373. En otras obras menores de la literatura áurea española se hicieron imitaciones y contrahechuras de nuestra vieja fórmula. Puede citarse, por ejemplo, la obra de contenido antijudío Verse y tenerse por muertos (Sevilla, s. a.), estudiada en Edward Glaser, “Referencias antisemitas en la literatura peninsular de la Edad de Oro”, NRFH, VIII (1954), pp. 39-62, p. 52: “Si la mar fuera poblada,/yno tuviera peligro,/yacada quarto de legua/se hallasen bodegoncillos…”

15 Gennaro Maria Monti, Le villanelle alla napoletana e l’antica lirica dialettale a Napoli, Città di Castello, “Il Solco” (1925), pp. 230-231.

16 Bayle del Cuz Cuz, en el Manuscrito 14851 (Teatro breve del siglo XVII, de la Biblioteca Nacional de Madrid, ff. 151r-152r, f. 151r.

17 Efectivamente, en una escena llena de ácido humor, Dromio de Éfeso se dirige a Antífolo con las palabras: “Say what you will, sir, but I know what I know, / that you beat me at the mart I have your hand to show. / If the skin were parchment, and the blows you gave were ink, / your own handwriting would tell you what I think”; sigo la edición de Shakespeare, The Complete Works, eds. S. Wells, G. Taylor y otros, Oxford, Clarendon (1988), pp. 257-277, p. 264. La traducción, según La comedia de las equivocaciones, trad. L. Astrana Marín, Madrid, Calpe (1924), pp. 55-56, es: “Decid lo que os plazca, señor; pero yo sé lo que me digo. Aún conservo las señales de vuestra mano para probar que me habéis golpeado en la plaza. Si fuese mi piel pergamino, y tinta vuestros golpes, vuestra propia escritura atestiguaría lo que digo”.

18 Así, Peter y Iona Opie, en The Oxford Dictionary of Nursery Rhymes, reed. Oxford, University Press (1975), n.° 548, reprodujeron una canción paralelística anónima extraída de Witts’s Recreations, un libro de “conceptos ingeniosos” y de “alegres remedios” publicado en 1641: “If all the world were Paper, / and all the sea were Ink; / if all the trees were bread and cheese, / how should we doe for drink. / If all the world were sand’o, / oh, then what should we lack’o; / if as they say there were no’clay, / how should we take tobacco…” La traducción es: “Si todo el mundo fuera de papel, y todo el mar fuera de tinta, si todos los árboles fueran de pan y queso, ¿qué haríamos para poder beber? Si todo el mundo fuera de arena, ay, de cuántas cosas careceríamos; y, si como dicen, no hubiera terreno arcilloso, ¿cómo tendríamos tabaco…?”

19 Sigue siendo conocida, en efecto, la cancioncilla “If all the world were paper, / and all the sea were ink, / if all the trees were bread and cheese, / what should we have to drink?”, Opie, The Oxford Dictionary, n.° 548.

20 Galán, Cuba y sus sones, Valencia (1983), pp. 143-144.

21 Lafuente y Alcántara, Cancionero popular: colección escogida de coplas y seguidillas, 2 vols., Madrid, Carlos Bailly-Bailliere (1865), II, p. 53.

22 Francisco Rodríguez Marín, Cantos populares españoles, Sevilla, Francisco Álvarez y Cía (1882-1883), n.os 2377, 5116, 6139 y 6241; sobre el paralelismo de las estrofas publicadas por Rodríguez Marín, véase Mercedes Díaz Roig, El romancero y la lírica popular moderna, México, El Colegio de México (1976), p. 123, Pedro Díaz Cassou, Tradiciones y costumbres de Murcia (Almanaque folklórico, refranes, canciones y leyendas), Murcia (1893-1900), reimp. Murcia, Academia Alfonso X, el Sabio (1982), p. 149, reproducido en María Josefa Díez de Revenga Torres, Cancionero popular murciano antiguo, Murcia, Academia Alfonso X el Sabio, Caja de Ahorros Provincial de Murcia (1984), n.° 533, Aurelio de Llano Roza de Ampudia, Esfoyaza de cantares asturianos, Oviedo, Marcelo Morchón (1924), n.os 203 y 526; Gabriel M. Vergara, Cantares populares recogidos en la provincia de Guadalajara, Madrid, Hernando (1932), p. 167; Varios autores, “Cantares”, Revista de Dialectología y Tradiciones Populares I (1944-45), pp. 387-400, p. 397; Jesús Maria Godoy, Titerroigatra y yo, Lanzarote, (1969), p. 143; Braulio Vigón, Poesía popular, en el volumen de Folklore del mar, juegos infantiles, poesía popular, y otros estudios asturianos, reed. Oviedo, Biblioteca Popular Asturiana (1980), pp. 179-242, p. 224; Agapito Marazuela, Cancionero de Castilla, reed. Madrid, Diputación (1981), p. 408; Narciso Alonso Cortés, “Cantares populares de Castilla” Revue Hispanique, 32 (1914), pp. 87-427, n.os 1477, 2323, 3110 y 3114; Adolf Salvà i Ballester, De la marina i muntanya (Folklore), ed. R. Alemany, Alicante, Diputació Provincial-Ajuntament de Callosa d’En Sarriá (1988), p. 186; Francisco Álvarez Curiel, Cancionero popular andaluz, Málaga, Arguval (1991), pp. 124 y 181; M. L. Escribano Pueo, T. Fuentes Vázquez, F. Morente Muñoz, A. Romero López, Cancionero granadino de tradición oral, Granada, Universidad (1994), p. 409. El 12 de julio de 1989 pude recoger yo en Nestar (Palencia) una versión, acompañada por el rabel, que me cantó Donato Muñoz, nacido en Valdeprado del Río (Cantabria), en 1919: “Si la mar fuera de tinta/y el cielo de papel doble,/no te pudiera escribir/lo falsos que son los hombres”.

23 De Argentina proceden las de Juan Alfonso Carrizo, Antiguos cantos populares argentinos (Cancionero de Catamarca), Buenos Aires, Silla Hermanos (1926), pp. 160, n.° 361, y p. 195, n.° 887; Juan Draghi Lucero, Cancionero popular cuyano, Mendoza, Best Hermanos (1938), p. 413; y Horacio Jorge Becco, Cancionero tradicional argentino, Buenos Aires, Librería. Hachette (1960), p. 251; sobre esta tradición puede verse, además, el comentario de Carrizo en La poesía tradicional argentina: introducción a su estudio, La Plata, Ministerio de Educación de la Provincia de Buenos Aires (1951), p. 36. De Chile es la versión de Juan Uribe Echevarría, “Folklore de Colliguay”, Mapocho IV/2 (1965), pp. 129-172, p. 137, reproducida por Inés Dölz-Blackburn en Origen y desarrollo de la poesía tradicional y popular chilena desde la conquista hasta el presente, Santiago de Chile (1984), p. 182. De Venezuela son las versiones de Rafael Olivares Figueroa, Folklore venezolano, Caracas, Ministerio de Educación Nacional (1948-54), I, p. 83; Luis Arturo Domínguez, “El polo coriano y sus variedades”, Archivos Venezolanos de Folklore I (1952), pp. 137-152 y 408-411, p. 147; y José E. Machado, Cancionero popular venezolano, 2.a ed. aumentada y corregida, Caracas, Librería Española (1922), p. 117. De Colombia son las de Ricardo Sabio, Corridos y coplas: Llanos orientales de Colombia, Cali, Editorial Salesiana (1963), p. 218. De México, las del Cancionero folclórico de México, ed. M. Frenk et al., 5 vols., México, El Colegio de México (1975-1985), n.os 497, 498, 499 y 9119. De Cuba es, finalmente, la versión editada en Beatriz Mariscal, Romancero general de Cuba, México, El Colegio de México (1996), p. 145.

24 Melchor de Palau, Cantares populares y literarios recopilados por…, Barcelona, Montaner y Simón (1900), pp. 72 (estrofa 1.a), 184 (2.a y 3.a), 266 (4.a) y 272 (5.a y 6.a).

25 Francisco Navarro Artiles et al., Cantares humorísticos en la poesía tradicional de Fuerteventura, Puerto del Rosario, Instituto Nacional de Bachillerato, San Diego de Alcalá (1974).

26 Miguel Palay Sampietro, Coplas, gentes y relatos de la Ribera del Cinca, Terrassa, Ègara (1990), p. 17.

27 Ricardo Pérez Monfort, Tlacotalpan, la Virgen de la Candelaria y los sones, México, Fondo de Cultura Económica (1992), p. 136.

28 Ramón Cabanillas, Cancioneiro popular galego, Vigo, Galaxia (1973), p. 511. Puede verse otra variante gallega en Constantino Cabal, Contribución al Diccionario Folklórico de Asturias: Apodo-Arriero, Oviedo, CSIC (1984), p. 24.

29 José Leite de Vasconcellos, Cancioneiro Popular Português, ed. M. A. Zaluar Nunes, 3 vols., Coimbra, Universidade (1975-1983), I, pp. 274 y 416.

30 Artur Coutinho, Cancioneiro da Serra d’Arga, 2.a ed. Leça de Balio, edición del autor (1982), pp. 60 y 182.

31 Cabal, Contribución, p. 24; puede verse otra versión en p. 78.

32 J. Antonio Silva Sastre, Ribadesella y su concejo: historia, mitología, literatura, Gijón, edición del autor (1991), p. 108.

33 El concepto y el término de “paralelismo adaptado”, que tan bien expresa uno de los procesos evolutivos que han determinado la vida tradicional de El mar inabarcable, fuerón definidos por Manuel Alvar, en “El paralelismo”, Cantos de boda judeo-españoles, Madrid, CSIC (1971), pp. 65-94, donde se hacía una útil distinción entre el paralelismo originario, que es el que que nace al mismo tiempo y define de manera esencial a la canción, y el paralelismo adaptado, fruto de tendencias ampliatorias de aparición tardía. El primero sería hijo de esa inspiración individual que está detrás de toda creación poética tradicional, mientras que al segundo sólo se llega por vía del desgaste y posterior refundición ampliatoria de una canción en el uso colectivo.

34 Pau Bertrán i Bros, Cançons i follies populars (inédites) recollides al peu de Montserrat, Barcelona, Llibrería d’A. Verdaguer (1885), p. 247. Cfr. M. de Riquer y A. Comás, Història de la Literatura Catalana, IV, 2.a ed., Barcelona, Ariel (1981), p. 340.

35 Sara Lloréns de Serra, El cançoner de Pineda, Barcelona (1931), p. 282.

36 Francisco Camps y Mercadal, Folklore menorquí: de la pagesía, Mahón, M. Sintes Rotger (1918).

37 Andreu Ferrer Ginard, Cançonetes menorquines, Artà, Folk-Lore Balear, II (1922), p. 116, n.° 21.

38 José Massot Muntaner, “Sobre la poesía tradicional catalana”, Revista de Dialectología y Tradiciones Populares, XVIII (1962), pp. 416-469, p. 442; y Rafael Ginard Bauçà, Cançoner popular de Mallorca, 4. vols, reed. Mallorca, Moll (1979-1983), I, p. 283.

39 Joan Amades, Folklore de Catalunya, Vol. I, Cançoner, reed. Barcelona, Selecta (1982), p. 159.

40 Azkúe, Cancionero popular vasco, Barcelona, A. Boileau (1919), n.° 49.

41 Manuscrito Bennaim, conservado en la Biblioteca y Archivo de Estudios Sefardíes del CSIC de Madrid, p. 108. Esta copla ha sido editada y estudiada por Paloma Díaz-Mas en Temas y tópicos en la poesía luctuosa sefardí, Madrid, Universidad Complutense (1982), pp. 166—185; hay otra versión en el Manuscrito Bendayan, p. 17, anotado entre los años 1924-1936 en Tetuán, y localizado y recogido por S. G. Armistead y J. H. Silverman en Tetuán en 1962, que ofrece así el episodio que nos interesa: “Quién me diera un pergamino / atan lar [go] como el cielo, / la mar se volviera tinta, / la péndola de hierro, / el maestro fuera ligero / que escribiera y non cansara / la setencia de Jerusalaim / yloqueaconteció en la Casa Santa”. Más referencias bibliográficas se encontrarán en el estudio de Díaz-Mas. Agradezco la posibilidad de consulta de todos los materiales sefardíes citados en este artículo a Iacob M. Hassán.

42 Díaz Mas, Temas y tópicos, p. 181. El artículo se titula “La triste actualidad de Tis’á beab”, y fue publicado en el periódico Acción, 2.a serie, Año X, n.° 2732 (10 ab 5698/7 agosto 1938), p. 1, col. e. Lavozquehilot es del hb. “sinagogas”.

43 Bassan, Judeo-Spanish Folk Poetry, tesis inédita, Nueva York, Columbia University (1947), n.os 83 y 116. Referencias bibliográficas de otras versiones sefardíes publicadas se encontrarán en Alberto Hemsi, Cancionero sefardí, editado por E. Seroussi, con la colaboración de P. Díaz-Mas, J. M. Pedrosa y E. Romero, Jerusalén The Hebrew University (1995), n.° 81. A tales referencias pueden añadirse también las de Denah Levy, El sefardí de Nueva York: observaciones sobre el judeo-español de Esmirna, tesis inédita, Nueva York, Columbia University (1944), p. 108; Joy Zacharia, A Study of the Castoriali Dialect, tesis inédita, Brandeis, University (1958), VIII, p. 30; Isaac Jack Levy, Sephardic Ballads and Songs in the United States: New Variants and Additions, tesis inédita, Iowa, State University (1959), n.os 194 y 195; Michael Molho, Literatura sefardita de Oriente, Madrid-Barcelona, CSIC (1960), p. 100; Pierre Salavin, Les traditions orales des Séphardims d’Izmir, tesis inédita, Grenoble Faculté des Lettres et Sciences Humaines (1967), n.° XXVI; y Martine Cohen, Recueil, edition et étude de textes enregistrés auprés de judéo-hispanophones originaires de Turquie et de Grèce à Paris en 1972, tesis inédita, París, Université Paris IV (1973), I, p. XXX. Datos adicionales sobre la canción y sus antecedentes semíticos antiguos pueden encontrarse también en Krinka Vidakovi-Petrov, “An old rhetorical formula in the modern Judeo-Spanish tradition”, Ninth World Congress of Jewish Studies, Jerusalén, World Union of Jewish Studies (1986), vol. II, div. D., pp. 143-150.

44 Una de sus canciones asociadas es, efectivamente, la difundidísima de La serena, que he estudiado en “Dos sirenas en el cancionero sefardí de Oriente”, en mi libro Las dos sirenas y otros estudios de literatura tradicional (De la Edad Media al siglo XX), Madrid, Siglo XXI (1995), pp. 175-184. Hay más información sobre los contactos modernos de la tradición sefardí de Oriente con el tronco común hispánico en mi tesina inédita La contribución hispánica moderna al cancionero sefardí de Oriente, Madrid, UNED (1991).

45 Palau, Cantares populares y literarios, p. 272.

46 Bayle del Cuz Cuz, f. 151r.

47 Canción recogida por mí el 23 de agosto de 1990 a Manuela Sanz, nacida en 1927 en Orellana (Badajoz). Versiones de esta tipología de la canción han sido publicadas en Alonso Cortés, Cantares populares de Castilla n.° 2254; José G. Lanciano, Juegos tradicionales infantiles (para el folklore albacetense) (Albacete, Patronato de Universidades Populares-Diputación, 1986) [Zahora 2, 1986] p. 31; y Antonio Vallejo Cisneros, Música y tradiciones populares (Ciudad Real, Excma. Diputación Provincial, 1988) p. 103.

48 Molho, Literatura sefardita p. 100; y Attias, Cancionero n.° 4. Otros testimonios sefardíes que mezclan elementos de ambas subtipologías de la canción española fueron publicados por Hemsi, D. Levy, I. J. Levy y P. Salavin (véase nota anterior).

49 José Ramón López Blanco, “Colección de adivinanzas: cosadielles”, Boletín del Instituto de Estudios Asturianos, XL (1986), pp. 1221-1245, p. 1242.

50 Virgilio Fernández Acebo, Manuel Oria Martínez-Conde, J. Ignacio López García, Dichos y refranes de uso común en los valles del alto Pas y del Miera, Vega de Pas, Asociación Científico Cultural de Estudios Pasiegos (1992), p. 80.

Auteur

Investigador, Centro de Estudios Históricos Menéndez Pidal, Madrid

© Etnográfica Press, 1997

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

amazon.fr