Version classiqueVersion mobile

Correspondances de femmes et diplomatie

 | 
Isabella Lazzarini
, 
José Manuel Nieto Soria
, 
Patricia Rochwert-Zuili

Catalina de Lancáster y la diplomacia castellana: una aproximación a través de las cartas

Óscar Villarroel González

Texte intégral

Introducción

1Una carta, entendida esta como misiva, es en sí un escrito un tanto ajeno al ámbito de la diplomacia. Como escrito personal de una autoridad o poder competente, obviamente podía estar por encima de lo que cualquier enviado pudiese hacer o decir, pero también es obvio que con ello se saltaba todo el aparato diplomático que se había organizado para el trato de cualquier negocio. Eso mismo hace que no sea muy habitual el que cartas de tipo personal intervengan en el ámbito diplomático.

2Sin embargo, eso no quita para que, en muchas ocasiones, se utilizase esa misma vía, mucho más cercana y personal, para buscar la consecución de unos objetivos políticos. Como paso previo o final al desarrollo de la diplomacia, pero siempre dentro del desarrollo de un programa político. En tal caso, esas cartas pueden tener un peso especial, dado que, como si fuesen una suerte de diplomacia «directa pero en diferido», nos presentan las acciones e intenciones (al menos aparentemente) de la autoridad o poder soberano que las emitía. Bien es cierto, que ese tipo de cartas no son nada habituales, si bien podemos considerar como tales, en ocasiones, toda una especie de tipos documentales mixtos que se emplearon en los contactos entre autoridades a finales de la Edad Media. Cartas que, sin ser una misiva personal, a veces se vestían como tales para transmitir una posición propia o una petición de índole política. O documentos que, sin ser en sí una misiva personal (una carta abierta), eran, incluso, escritos de forma ológrafa por el propio interesado.

  • 1 Veáse al respecto: María del Pilar CARCELLER CERVIÑO y Óscar VILLARROEL GONZÁLEZ, Catalina de Lanca (...)

3La cuestión que se plantea en el presente trabajo es qué nos pueden decir sobre la diplomacia castellana las cartas de Catalina de Lancáster, como se sabe reina de Castilla entre el ascenso al trono de su marido Enrique III en 1390 y hasta su muerte en 1418. Una reina que, dado su papel de regente desde 1406 (cuando falleció Enrique) tuvo un papel de primer orden en el gobierno de Castilla dado que no solo fue consorte, sino que gobernó de forma efectiva (pese a todos los problemas que pudiese tener con su corregente el infante Fernando de Castilla)1. Así pues, de partida podemos pensar que sus misivas pueden mostrarnos una visión de la actividad diplomática de primera mano, así como la mayor o menor adecuación de Catalina a las líneas tradicionales de la monarquía castellana (recordemos que era inglesa de nacimiento y hermana del rey inglés desde 1399, con lo que tenía un importante vínculo con el principal rival –Inglaterra– del aliado tradicional castellano: Francia).

4Sin embargo, eso ha de contraponerse a una realidad: la falta de cartas de Catalina de Lancáster. Pese al importante papel que ostentó a lo largo de casi treinta años de la historia castellana, apenas se conservan (como se podrá ver) documentos en los que, al menos, conste su firma. Esto, además de plantear algunos interrogantes sobre la razón de que se conserven tan pocas cartas (incluso en los ámbitos donde sí suele ocurrir), plantea algunos problemas de base: la posibilidad de un análisis continuo no es el menor de ellos.

  • 2 Ana ECHEVARRÍA ARSUAGA, Catalina de Lancaster, reina regente de Castilla (1372-1418), Hondarribia: (...)
  • 3 Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, «Las mujeres y la paz en la Iglesia: Catalina de Lancáster y el fin del Cis (...)
  • 4 M. P. CARCELLER CERVIÑO y Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, Catalina
  • 5 Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, «Las cartas y el ejercicio del poder: el caso de Catalina de Láncaster», in(...)

5La actividad diplomática de Catalina de Lancáster ha sido ya analizada en parte y en ocasiones por diversos autores. Ana Echevarría Arsuaga es la autora que, hasta ahora, le ha prestado más atención de forma específica haciendo hincapié en el importante papel que jugó en ocasiones, como en las negociaciones con Inglaterra, Portugal y la política ante el Cisma2. Yo mismo, en diversas ocasiones, he abordado algunos aspectos parciales del mismo (como es el caso del Cisma)3, así como en un trabajo junto a María del Pilar Carceller Cerviño4. Sin embargo, aquí planteamos abordar la cuestión desde el punto de vista de las cartas que conocemos (y se nos han conservado), así como de aquellas que no conservamos, pero sabemos que existieron. De esa forma, así como con las diversas fuentes epistolares posibles, intentaremos paliar ese problema de la conservación de las cartas de Catalina, ya comentado líneas más arriba, así como en otros trabajos5.

6¿Dónde se conserva un mejor registro de cartas de Catalina que nos permita abordar ese papel diplomático de la reina? En Inglaterra no se conserva (o al menos no se ha localizado aún) ninguna carta específica suya. Se conservan tratados, cartas diplomáticas a nombre de ambos tutores, pero nada que podamos considerar como personal o, al menos, exclusivo de la reina. En Portugal ocurre lo mismo, no se han encontrado, de momento, documentos que podamos considerar suyos. Aragón es, tal vez, la única excepción. En este caso sí nos encontramos cartas diplomáticas de diverso tipo e índole conservadas en el Archivo de la Corona de Aragón, escritas algunas a su nombre, y unas cuantas más firmadas por ella.

7Por un lado, hay cartas con una clara intención diplomática en las que ella actúa como reina, ya fuese sola o junto al otro regente. También nos encontramos con cartas que tienen una clara índole política, pero que podemos considerar más bien como personales. De estas se conservan pocas, aunque hay menciones a más en la propia documentación y que, aparentemente, no se han conservado. Gracias a ello el caso aragonés es el único que, de momento, podemos analizar con cierto detalle, tanto por las cartas conocidas como por las que se han perdido.

8Además, es un conjunto de documentación que, junto a su reducido número, tiene una pequeña variabilidad temática (sin duda influido por la primera causa). Básicamente nos encontramos con cartas que tocan a las relaciones con el Magnánimo en lo relativo a la dote de la reina María, y por otro lado el Cisma de Occidente. Por ello, entraremos brevemente a presentar la relación de Catalina de Lancáster con el poder a raíz de la minoría regia, para después tratar ambos temas: la política ante el Cisma y las relaciones con Aragón.

Catalina y la minoría: el ejercicio del poder

  • 6 Véase en: Michel GARCÍA (ed.), Crónica del rey Juan II de Castilla. Minoría y primeros años de rein (...)
  • 7 Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, «El alejamiento del poder de Catalina de Lancáster en 1408 la propaganda de (...)

9La regencia de Juan II de Castilla no fue, ni con mucho, la más problemática de las que se desarrollaron en la baja Edad Media castellana. Sin embargo, es cierto que hubo algunas convulsiones políticas, y en ellas participó también Catalina, unas veces de forma involuntaria y otras como agente activo. Como se sabe, el testamento de Enrique III había indicado que debían ser su mujer y su hermano los que debían llevar a cabo, de forma mancomunada, la regencia del reino durante la menor edad de Juan II6. En ese testamento siempre se mencionaba a Catalina en primer lugar e, incluso, simbólicamente se la situaba en un lugar de cierta preminencia simbólica (en el caso, por ejemplo, de los juramentos necesarios para asumir el poder, dado que ella no debía prestar pleito homenaje, a diferencia del infante)7. De esta forma, estaba llamada a tener un papel fundamental en la dirección política del reino.

  • 8 M.P. CARCELLER CERVIÑO y Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, Catalina…, caps. 6 y 7.
  • 9 Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, «El alejamiento…», p. 384-386; M. GARCÍA, «El historiador en su taller», At (...)
  • 10 M. P. CARCELLER CERVIÑO y Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, Catalina…, cap. 7.

10Sin embargo, la realidad transcurrió por cauces distintos, en algunas ocasiones, por diversos motivos. A decir de las crónicas, en ocasiones se produjeron roces con el infante por la función que debía tener el tesoro regio y por la guerra con Granada que el tutor quería financiar con el tesoro. El infante supo maniobrar al respecto utilizando otros problemas que podía tener la reina (como lo tocante a la tenencia del rey-niño, que Catalina se negaba a entregar a la nobleza), para actuar y presentarse como un agente capaz de ordenar la política interna8. Fernando supo maniobrar para, si no copar el poder, sí al menos hacerse con las riendas reales del gobierno, sabiendo apartar y aislar a la reina en algunos momentos (aunque nunca de forma completa ni simbólica)9. Una de las formas que utilizó para ello fue conseguir que los más cercanos colaboradores de la reina pasasen a serlo suyos, creando, así, un vacío en torno a la reina10.

  • 11 A. ECHEVARRÍA ARSUAGA, Catalina…, p. 170-179; Luis SUÁREZ FERNÁNDEZ, Relaciones entre Portugal y Ca (...)
  • 12 L. SUÁREZ FERNÁNDEZ, Castilla el Cisma y la crisis conciliar (1378-1440), Madrid: CSIC, 1960, p. 83 (...)
  • 13 Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, «Las mujeres y la paz…».

11¿Cuál fue, entonces, el papel real de la reina? Podríamos decir que es poco conocido aún, tanto en política interior como exterior. No por falta de estudios, sino por falta de documentación (no deja de ser sorprendente la falta de documentación que existe casi siempre en torno a la reina Catalina). En algunos casos se le ha asignado (y documentado) un papel ciertamente importante, como en los casos de la diplomacia con Inglaterra y Portugal11. Ocurre algo parecido con su papel en el Cisma: ha sido presentado e incluso analizado en diversas ocasiones, como en los casos de los trabajos de Suárez Fernández, Ansgar Frenken o el más reciente de Echevarría Arsuaga12. Sin embargo, en muchos casos se ha tendido a minusvalorar su papel frente al de otros actores como Alfonso el Magnánimo, Felipe de Malla o Sancho de Rojas. Aunque en alguna ocasión se ha buscado poner en relieve su propia actuación y peso en la política castellana sobre ese respecto13.

12Parece evidente, pues, que tuvo un papel cuando menos relevante en algunos momentos en la diplomacia castellana. Aún nos queda mucho por saber de algunos aspectos y momentos (como el caso de su papel en las múltiples negociaciones que se emprendieron en Ayllón). Sin embargo, no es el momento para entrar en ello aquí, y nos ceñiremos al análisis de los dos momentos concretos en los que las cartas nos permiten seguir mejor su actuación.

La política ante el Cisma

  • 14 L. SUÁREZ FERNÁNDEZ, Castilla…, p. 74-84; S. GONZÁLEZ SÁNCHEZ, Las relaciones…, p. 273-298; Ó. VILL (...)
  • 15 Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, «Las mujeres y la paz…», § 41-60.

13Como se ha comentado, Catalina hubo momentos en los que tuvo la capacidad de intervenir de forma activa en la postura que Castilla iba a adoptar en la parte final del Cisma. Como es sabido, el infante Fernando había tomado las riendas de las negociaciones con el papa Benedicto XIII y con el emperador Segismundo, actuando a la vez como rey de la Corona de Aragón y como regente castellano. En tales negociaciones en ningún momento se refleja ningún papel para Catalina, más allá de recibir las comunicaciones de Fernando con las decisiones sobre Castilla14. La reina, sin embargo, tuvo un papel más activo de lo que se ha indicado en ocasiones. Así, como ya se mostró, buscó en todo momento mantener a Castilla bajo la obediencia de un papa. Mantuvo embajadores ante Benedicto XIII hasta que Martín V fue elegido en Constanza, al tiempo que había enviado una embajada nutrida al Concilio y estos participaban activamente en el mismo. Esa doble actuación es visible en el hecho de la publicación de la convocatoria del Concilio y el envío de la embajada, frente a la aceptación de los nombramientos que llevaba a cabo Benedicto y al mantener representantes ante él15.

14En este sentido, las cartas nos pueden aclarar parte de la situación, además de mostrarnos claramente la actuación de la reina.

La reina y Fernando ante la solución del Cisma

15Es habitual, como se ha comentado, que la bibliografía presente a Fernando como el actor principal en el final del Cisma en el espacio castellano-aragonés. Es indudable el papel que jugó como regente castellano y rey aragonés. La reunión que llevó a cabo en Morella con el papa, las cartas que recibió del emperador, la entrevista que acuerda con el emperador en Niza (luego trasladada a Narbona y finalmente Perpiñán)… Es indudable el papel jugado por él en todo ese recorrido, así como en la decisión de la substracción de obediencia y el abandono de Benedicto XIII entre 1415 y 1416 (momento de su fallecimiento). La bibliografía, normalmente al hilo de las fuentes, no nos presenta prácticamente el papel de Catalina, con lo cual parece lógico que se presentase esa visión durante mucho tiempo.

  • 16 ACA, Cancillería, Cartas reales, Fernando I, 3219.

16Y, sin embargo, la reina tuvo un papel en todo ese juego político y diplomático. Era reconocida como un agente a tener en cuenta, al menos por algunos de los actores involucrados. Así, por ejemplo, el papa Benedicto XIII tenía muy en cuenta su papel, y así lo reconocía Francisco de Aranda en una carta que escribía al rey desde San Mateo en septiembre de 1414 y tras las vistas de Morella16. En ella, cuando iba contando al rey el resultado de su conversación con Benedicto, le indicaba cómo el papa tenía intención de escribir tanto a la reina Catalina como al rey de Navarra para transmitirles los acuerdos sobre la reunión a tres junto al emperador. Según Aranda, el papa había dicho que era importante hacerlo «perque no se reputen que vos e él los menospreciades». Esto nos muestra diversos aspectos de interés. Por un lado, el interés del papa porque fuesen informados, de todo, los otros monarcas peninsulares de su obediencia, y eso incluía a Catalina, aunque, teóricamente, el infante-rey Fernando pudiese hablar en nombre de los dos. Por otro lado, nos viene a indicar claramente que el rey Fernando era consciente de que la reina iba a ser informada por otra vía que no era la suya. Sin embargo, eso no quiere decir que la reina tuviese una intención distinta de la del infante en esos momentos. Simplemente que era tenida en cuenta e informada como actriz interesada en los hechos.

  • 17 La carta está datada solo por mes y día, pero como habla de la reunión entre rey y papa nos permite (...)
  • 18 ACA, Cancillería, Cartas reales, Fernando I, 516; A. ECHEVARRÍA ARSUAGA, «La perspectiva…», p. 147. (...)
  • 19 Georges DAUMET, Étude sur l’alliance de la France et de la Castille au XIVe et au XVe siècles, Parí (...)
  • 20 Noël VALOIS, La France et le Grand Schisme d’Occident, París: Picard, 1902, 4, p. 248-249.
  • 21 ACA, Real Cancillería, Fernando I, reg. 2404, f. 53r; Heinrich FINKE, Acta concilii constanciensis, (...)
  • 22 ACA, Cancillería, Cartas reales, Fernando I, 516.
  • 23 L. SUÁREZ FERNÁNDEZ, Castilla…, p. 68-69, nota 15.
  • 24 A. ECHEVARRÍA ARSUAGA, «La perspectiva…», p. 147, nota 18.

17Esto nos lo muestra también una carta enviada en agosto de ese mismo año17. En esos momentos la reina escribió a Fernando una carta (de las pocas que se conservan de la reina)18. Catalina le indicaba que Benedicto la había escrito para pedirla que, como el rey y el papa iban a verse, que no contestase a los embajadores franceses hasta que ellos hablasen. Por ello, le indicaba cómo había recibido a los embajadores ante el Consejo y cómo les había hablado, por su mandado, el obispo de Palencia (Sancho de Rojas). Esta embajada francesa, que no recoge Daumet19 y que sí menciona Valois20, tenía como misión tratar sobre la cuestión del Cisma, de ahí el interés de la misiva. Y confirma que todos estaban al tanto de la embajada, que ya había solicitado en mayo salvoconductos a la reina Catalina, lo que ella había comunicado a Fernando21. Así, en agosto, una vez recibida la embajada, la reina tal y como le transmitía le pedía que le informase de lo que él, paralelamente, estaba tratando con el papa, de forma que pudiese darles una respuesta definitiva. Pedía que no se dilatase mucho pues «según los conosçedes que la calidat del negoçio lo rrequiere»22. Se indicó en el pasado que Catalina no se atrevía a responder y delegaba en Fernando23, sin embargo, como bien mostró Echevarría Arsuaga, no es eso lo que se ve en la carta24. Con ello, es evidente que la reina actuaba de forma independiente en cuestiones de índole diplomática: en este caso la recepción y respuesta a los embajadores franceses. Sin embargo, a la vez, se ve claramente la coordinación entre ambos regentes, al menos desde el punto de vista de Catalina: ella informa puntualmente al infante-rey de lo que había dicho el obispo palentino (estrecho colaborador, además, del infante: pero el anexo a la carta que, por desgracia, no se ha conservado) y le pide que la informe a ella de lo que trata con Benedicto XIII.

18En este punto es relevante cómo indica las cosas la reina. Pide que la informen para que, una vez informada, ella pudiese deliberar «con los prelados e grandes e otras personas devotas de buena entençión destos rregnos». De modo que así, y con su consejo, el rey y él y ella pondrían en obra lo que fuese más adecuado para Castilla. No deja de ser curioso el hecho de que se delibere con el consejo y luego se tome la decisión a nombre de los tres; pero aparentemente la decisión se tomaría en Castilla.

  • 25 ACA, Cancillería, Cartas reales, Fernando I, 882.
  • 26 Thomas RYMER, Foedera, conventiones, litterae et cuiuscumque generis acta publica inter reges Angli (...)
  • 27 A. ECHEVARRÍA ARSUAGA, «La perspectiva…», p. 148.

19Sabemos, además, que los miembros del Consejo del rey Fernando en Castilla le escribieron unos meses después, en febrero de 141525. Esto, además de confirmar que el Consejo y el reino seguía dividido en dos, nos indica cómo Fernando mantenía el control sobre sus territorios. Por desgracia no sabemos el motivo exacto por el que le escribieron, pues indican que eran cuestiones muy arduas a servicio del rey de Castilla y que por ello le enviaban a Gonzalo Rodríguez de Neyra, arcediano de Almazán, para que él le transmitiese todas las cuestiones. ¿Acaso tiene que ver con la embajada que en noviembre negociaba en Bayona con los ingleses en nombre del rey de Castilla?26 Así lo ha planteado Echevarría Arsuaga, y, sin duda, parece tener fundamento27.

La decisión final de Castilla

  • 28 Alberto TORRA, Acta negotii Perpiniani. Documentos del Archivo de la corona de Aragón referentes al (...)
  • 29 A. TORRA, Acta…, p. 402-403, doc. 316.

20De esta forma, según se desarrollaban los acontecimientos con respecto al Cisma había, como vemos, una comunicación entre ambos regentes, informándose del avance de la situación. Esto continuó a lo largo de 1415 (Fernando informaba a la reina, por ejemplo, de su viaje hacia Perpiñán28, o de la buena marcha de las negociaciones con Benedicto XIII en diciembre de ese año29). Aunque ambos actuaban de conjunto, ya hemos visto que ambos, también, tenían parcelas propias. Los cambios llegarían tras la negociación de Perpiñán y los acuerdos de Narbona.

  • 30 José Antonio RUBIO, La política de Benedicto XIII desde la substracción a su obediencia hasta su de (...)
  • 31 J.A. BUENO, La política…, p. 17 y ss.
  • 32 S. PUIG Y PUIG¸ Pedro de Luna…, p. 304, notas 1 y 2.
  • 33 J. ZURITA, Anales…, XII, cap. LXI, p. 284-285.

21Teóricamente tras la huida de Benedicto XIII a Perpiñán se había dictado la sustracción de obediencia tanto para la Corona de Aragón como para Castilla. En Aragón se hizo efectiva ya en vida de Fernando aunque con Alfonso tomando ya un importante papel el día 6 de enero de 141630, lo que supuso no pocos problemas eclesiásticos a la monarquía31. Además, sabemos que el rey y su entorno creían firmemente que en Castilla iba a hacerse o se estaba haciendo lo mismo32. La carta por la que se proclamaba la sustracción, sin duda, debió llegar a hacerse y sería el documento que, a nombre del rey de Castilla, vio y copió Zurita33.

  • 34 L. SUÁREZ FERNÁNDEZ, Benedicto XIII ¿antipapa o papa?, Barcelona: Ariel, 2002, p. 302; ídem, Castil (...)
  • 35 Lorenzo GALÍNDEZ DE CARVAJAL, Crónica del serenísimo príncipe don Juan segundo de este nombre en Ca (...)
  • 36 J. A. BUENO, La política…, p. 27; L. SUÁREZ FERNÁNDEZ, Castilla…, p. 84.

22Sin embargo, aparentemente en Castilla nunca llegó a publicarse34. De nada sirvió que Fernando enviase a Castilla a Diego Fernández de Vadillo para informar de lo ocurrido a la reina y para que se aplicase la sustracción35. Tampoco que el mismo monarca partiese hacia Castilla para aclarar las cosas, pues murió poco después en Igualada el 2 de abril36.

  • 37 S. PUIG Y PUIG, Pedro de Luna…, p. 557, publicando documentos de la catedral de Barcelona.
  • 38 S. PUIG Y PUIG, Pedro…, p. 560-561 y 562-563; publicando documentos del AC Barcelona, documentos in (...)
  • 39 Ibídem, p. 561-562.
  • 40 J.A. BUENO, La política…, p. 14.
  • 41 A. ECHEVARRÍA ARSUAGA, «La perspectiva…», p. 156; cfr. A. FRENKEN, «El trabajoso…», p. 62.

23Las acciones de Benedicto XIII para retener la acción castellana, aparentemente, tenían éxito. Sabemos que, antes, durante el mes de noviembre ya el papa informaba (con su versión) a la reina con lo que ocurría en Perpiñán37. Y antes de que se produjese la salida del Papa Luna de Perpiñán, éste había dado instrucciones a Francesc Climent para que, junto a Sancho de Rojas, animaran a la reina a desautorizar a sus embajadores y no romper con él (por medio de amenazas)38. Recurrió, incluso, a verter amenazas contra la reina por medio de su confesor (o al menos lo intentó)39, así como a hacerle llegar medias verdades, cuando no mentiras, sobre la actuación de Fernando40. Esta comunicación es posible que estuviese en la base de la actuación posterior de Catalina, pero sin duda no hay pruebas de que actuase en esos momentos41.

  • 42 Jerónimo ZURITA, Anales de la Corona de Aragón, ed. Ángel CANELLAS LÓPEZ, edición electrónica de Jo (...)
  • 43 ACA, Cancillería, Cartas reales, Fernando I, 3208.
  • 44 S. PUIG y PUIG, Pedro de Luna…, p. 568; citando ACA, Cancillería, Cartas, Fernando I, caja 1.
  • 45 Ibídem, p. 574, publicando documentos del Archivo de la Catedral de Barcelona, fondo Çapera, nº444.

24Sea como fuere, lo cierto es que la reina, aunque pidiese información y se mostrase dispuesta a oír el consejo del rey Fernando, actuaba de forma independiente en la cuestión del Cisma. Así, a principios de 1416 envió como embajadores ante Benedicto XIII al prior de Valladolid y al doctor y oidor de la Audiencia Diego Rodríguez. Esto, que ya indicaba Zurita en la supuesta retirada de obediencia castellana42, es confirmado por una carta de, presumiblemente, Grau Alamany de Cervelló, que estaba en Barcelona y recibía información de la Curia de Peñíscola. En ella, se indica claramente cómo habían llegado dos emisarios de la reina de Castilla el «prior de Valedolit, e no sabem si es cartoxá o daltra relligió, e i doctor que es cavaller»43. Según indicaba, además, habían pedido hablar en secreto con el papa, lo que hicieron en el castillo, lo que notificaba a su monarca «per son avisament». Es decir, la reina actuaba de forma independiente y separada de la acción que ya había ordenado el rey aragonés. Sabemos que, seguramente, era Grau Alamany porque en otra carta conservada del 29 de enero y firmada por él, se indicaba cómo «la missatgeria de la rreyna de Castella, de qui ja us he scrit, ques continue»44. Y la reina no actuó así solo una vez, en el mes de marzo sabemos que envió a Rodrigo Díaz de Torres, que estaba con el papa ya el 13 de marzo de 141645.

  • 46 En contexto en L. SUÁREZ FERNÁNDEZ, Castilla, el Cisma…, p. 83-88.
  • 47 A. FRENKEN, «El trabajoso…», p. 63.

25Una vez muerto Fernando ya no había dudas de que era la reina la que debía actuar, lo que no parecía estar clara era la posición de Castilla. Aragón, efectivamente, había sustraído la obediencia a Benedicto XIII, pero Castilla no lo hacía46. Se ha aludido en muchas ocasiones a un supuesto benedictinismo de la reina, así como a su animadversión por su cuñado47, aunque son opiniones sin mucho sustento documental. Como se sabe, tanto el Concilio como el propio Alfonso enviaron embajadas a Castilla para agilizar el envío de la embajada castellana al Concilio y para que se hiciese realidad la sustracción de obediencia que permitiese actuar al Concilio con la seguridad de que nadie quedaría apoyando a Benedicto.

  • 48 Ibídem, p. 87-88; Francisco DE BOFARULL Y SANS, Felipe de Malla y el Concilio de Constanza. Estudio (...)

26Es famosa y conocida la embajada de Felipe de Malla remitida por Alfonso, a la que en ocasiones se ha asignado todo el mérito de que Castilla diese el paso definitivo de enviar la embajada48. Repasemos los hechos, insertando en ellos las cartas conservadas y las mencionadas, para analizar, a la luz de estas, el papel de Catalina.

  • 49 J. A. BUENO, La política…, p. 38
  • 50 L. SUÁREZ FERNÁNDEZ, Castilla…, p. 86-87; según la documentación y cartas conciliares incluidas en (...)
  • 51 L. SUÁREZ FERNÁNDEZ, Castilla…, p. 86-87.
  • 52 J.A. BUENO, La política…, p. 39-40.
  • 53 A. FRENKEN, «El trabajoso…», p. 64 y 68; L. SUÁREZ FERNÁNDEZ, Castilla…, p. 85-86.

27La embajada conciliar sabemos que partió de Navarra para Castilla el 11 de abril de 141649, y que entraron en Valladolid el día 20. Fueron recibidos el día 24 y se les prometió audiencia pública en breve, lo que ocurrió el día 2950. Según los embajadores había disputas internas en la Corte castellana, que alongaban la respuesta (sin que sepamos cuáles eran esas disputas y la razón, ni siquiera si su base era el Cisma). Se ha dicho que durante el mes de mayo recibieron largas a la hora de recibir la respuesta castellana y que volvieron solo con una carta de la reina explicando el retraso y prometiendo el envío de una embajada51. Para unos fue el cambio de bando de Sancho de Rojas el que permitió el cambio castellano52, para otros la salida fundamental de Çapera de la corte castellana53, en lo que tendría mucho que ver la misión de Malla.

  • 54 Carta en H. FINKE, Acta…, II, 337.
  • 55 J. A. BUENO, La política…, p. 42.

28Sin embargo, las fechas permiten pensar que hay más de opinión negativa hacia la reina que una base real. El 19 de junio la reina les dio respuesta: en breve enviaría su embajada54. ¿Por qué juzgar que estaba mintiendo? ¿Fue la embajada de Felipe de Malla la solución? Ya Bueno indicaba como la llegada de Malla no había cambiado nada55.

  • 56 F. BOFARULL Y SANS, Felipe…, p. 59.
  • 57 ACA, Cancillería, Cartas reales, Fernando I, 3280.

29Felipe de Malla se ha dicho que llegó a la Corte castellana a principios de julio56. Sabemos, efectivamente, que al menos el día 17 de julio había entregado cartas de Alfonso a la reina, como ella misma comunicaba al Magnánimo por una carta (que conservamos)57.

  • 58 H. FINKE, Acta…, IV, 717.

30Atendemos, pues, a sus palabras. En la misiva, escrita a nombre del rey pero «por mandado de nuestra señora la reyna, madre e tutora de nuestro señor el rrey e regidora de sus rregnos», se aseguraba que había oído a sus embajadores y de los trabajos del rey por la unión de la Iglesia. Le indicaba su preocupación por el tema y su intención de enviar su embajada y que «ante de la llegada dellos a mi yo tenía ordenado mis solempnes embaxadores segunt el tal negoçio requiere para yr a la dicha congregación». Así, se transmitía desde Castilla su clara intención de acudir así como el hecho de que la decisión se hubiese tomado antes de que llegase la embajada de Felipe de Malla. Además, le informaba también de que ya había enviado las «letras convocatorias a los perlados e cabildos de mis rregnos». La misma reina escribía, esta vez a su nombre, a Alfonso el día 17 de julio58, y le decía exactamente lo mismo: decisión de envío previa, envío de convocatoria anteriormente a los cabildos…

  • 59 J. A. BUENO, La política…, p. 45.
  • 60 Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, «Las mujeres y la paz…», 41-44.
  • 61 H. FINKE, Acta…, II, p. 63.

31De esta forma, las cartas parecen contradecir lo que la historiografía ha transmitido hasta el momento, achacando el mérito de la incorporación castellana a Alfonso V y/o a la embajada de Felipe de Malla, así como, incluso, una cierta pasividad e «indolencia» y «pereza» a la reina59. Sin duda, pensaron que las cartas no eran más que excusas castellanas, dado el retraso que todo estaba tomando en Castilla y que aún seguiría tomando hasta finales de año. Sin embargo, como se ha comprobado ya, en esas mismas fechas efectivamente la reina ya había escrito a los cabildos con la convocatoria del Concilio, así como reclamando a algunos de los elegidos para ser embajadores acudir a la Corte60. Además, apenas siete días después se leía en el Concilio una carta de la reina en la que se indicaba esto mismo y parece poco probable que dicho enviado castellano tardase tan poco tiempo desde Valladolid a Constanza, con lo que parece confirmarse que la reina ya estaba actuando previamente a la llegada de Felipe de Malla61.

  • 62 ACA, Cancillería, Cartas reales, Fernando I, 3280.
  • 63 H. FINKE, Acta…, IV, 717.

32Es interesante también señalar cómo la reina se preocupaba por marcar una cierta distancia con Alfonso. Sí este le había pedido por su embajador que se publicase la sustracción de obediencia, así como que los castellanos trabajasen en conjunto con los aragoneses, la reina no daba respuesta directa a esta cuestión. Simplemente indicaba cómo había ordenado que «a algunos de los dichos mis embaxadores que fagan su camino por do vos estovierdes e vos digan sobre ello complidamente mi entençión» (en palabras del rey el 17 de julio62 y «el dicho rey e yo mandaremos algunos de los dichos sus embaxadores que fagan su camino por do vos estovieredes et digan sobre ello complidamente a vos mi entençión» (en palabras de la reina)63. De esta forma parece delinearse claramente la política de la reina con respecto a su sobrino: sí convocatoria de Constanza y envío de embajada (lo que ella misma ya ha ordenado); no, o al menos no de momento y no como quería Alfonso, a la sustracción de obediencia y el trabajo conjunto de los embajadores. Esto parece intuirse así por el hecho de que serían los embajadores castellanos (algunos solo, de hecho, a tenor de la carta de la reina) los que explicarían al rey aragonés su postura.

  • 64 ACA, Cancillería, Cartas reales, Fernando I, 3280.
  • 65 L. SUÁREZ FERNÁNDEZ, Castilla…, p. 96 y ss.

33En este último punto es donde la carta de la reina nos muestra más su visión de la situación. En las cartas, la del rey y la de la reina, se indica claramente la intención de Alfonso de actuar en conjunto, sin embargo la respuesta parece dilatarse aunque se especifica que su intención «vos conosçerdes que es buena e complidera a la dicha unión»64. Como sabemos los castellanos pondrían algunos problemas a los planes aragoneses por la cuestión de los votos de las sedes italianas de la Corona65. La primacía dentro de la natio estaba en juego y ante ello Catalina no se plegaba a los deseos e intereses de Alfonso. El hecho, además, de que Catalina indique que solo algunos de los embajadores castellanos acudirían ante Alfonso V nos dice mucho al respecto. El grueso de la embajada castellana iría con sus instrucciones al Concilio, y algunos castellanos explicarían al rey aragonés su posición.

  • 66 Óscar VILLARROEL GONZÁLEZ, El rey y el papa. Política y diplomacia en los albores del Renacimiento (...)

34La evolución de la situación es bien conocida y, aunque tal vez aun pudiese matizarse algo, no tenemos, de momento, más cartas de la reina que nos ayuden a aclarar su actuación sobre este tema, aunque, por lo ya analizado, parece quedar claro que su intención era no dejar a Castilla (y su hijo) sin un papa, y mantenerse con Benedicto XIII hasta el último día, sin dudar entonces en pasar a la obediencia del nuevo electo en el Concilio66.

Las relaciones con Aragón

35Otro de los temas en los que las cartas de la reina pueden aclararnos su papel en la dirección de la política exterior castellana son las relaciones con la Corona de Aragón. En este punto, parece indudable que Catalina tuvo una parte fundamental en la política desarrollada, dadas las estrechas relaciones y vínculos con el reino vecino. Interesará aquí la actuación de la reina tras la muerte de Fernando I, dado que es entonces cuando ella tomó personalmente las riendas de esas relaciones y cuando tenemos cartas suyas que nos pueden ayudar a aclarar su papel.

36A la muerte de Fernando parecía indudable que la reina era, al menos teóricamente, la única persona que debía ejercer el poder en Castilla. En esos dos últimos años de la vida de Catalina se produjo un reajuste del poder en Castilla por medio de su negociación con la nobleza. Falta un análisis pormenorizado de esos dos últimos años de la vida de Catalina, pero eso llevaría mucho más espacio del aquí concedido y nos alejaría del objetivo del trabajo. Nos centraremos pues, en lo que las cartas nos muestran de su actuación frente a Aragón.

  • 67 Este tema ha sido tratado también en Stefano M. CINGOLANI y Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, «La importancia (...)

37A la muerte de Fernando había cuestiones pendientes entre ambos reinos. Más allá de la posición de Castilla en el Cisma, que se ha analizado en el apartado anterior (y que también implicaba a Aragón como se ha visto), un tema que veremos tuvo un notable peso en esos años fue la cuestión de la dote de María de Castilla, hija de Catalina y esposa de Alfonso V. Una dote, compuesta y acordada en 200.000 doblas castellanas (una cifra exhorbitante) que Alfonso quería y necesitaba para costear su política en Cerdeña67. Este, junto a otros temas que atañen también a la política interna de Castilla, aparecen y aparecían en las cartas.

38Pero ¿qué cartas? ¿Se conservan en este caso? De nuevo ocurre algo mu parecido. Hay muchas cartas sobre las relaciones bilaterales, pero solo una emitida directamente por Catalina (en concreto sobre la dote). Sin embargo, parece indudable que todas las remitidas a nombre del rey lo fueron ya solo por orden de Catalina, con lo que en muchas ocasiones también nos aportan información interesante. Además, sabemos también (por las menciones en misivas de otras personas), que hubo muchas más cartas pero que no se han conservado.

  • 68 ACA, Cancillería, Cartas reales, Alfonso V, 419.
  • 69 ACA, Cancillería, Cartas reales, Alfonso V, 315.

39Las misivas comenzaron a llegar poco después de que se cerrase la cuestión del Cisma, con la partida de la embajada y su incorporación al Concilio. En todas ellas nos encontramos con muestras de cercanía e intención de trato cordial. Más allá de las fórmulas de familiaridad típicas, podemos apreciarlo en las intenciones mostradas. Un buen ejemplo lo vemos en la recepción que se hizo en Castilla a la reina viuda de Aragón, que conocemos por la carta que ésta envió a su hijo el 4 de marzo de 141768. En ella se muestra la preocupación de la reina castellana por acoger como convenía a la figura de la reina. El trato que se daban de «hermana», nos muestra esa cercanía (al menos en la apariencia). Otro ejemplo lo vemos en la petición de Catalina para que el infante Juan de Aragón acudiese a Castilla cuanto antes. Así se indica en una carta del infante, en la que se dice que la reina, y el rey por su orden, habían escrito pidiendo que acudiese, lo que el infante quería hacer cuanto antes69. Esto, más allá de esa cercanía y buen talante para con la familia real aragonesa debería ser interpretado también en clave de la política interior castellana (¿acaso buscaba un apoyo en su relación con la nobleza?), sin embargo, como se ha comentado, no entraremos aquí en ese tema.

  • 70 A este respecto véase: Eliseo SERRANO MARTÍN, «Documentos desaparecidos sobre la orden de Calatrava (...)

40También nos encontramos con peticiones de buen trato y recomendación para algún personaje que podía afectar a las relaciones bilaterales. Así, por ejemplo, ocurre con el maestre de Calatrava, Luis de Guzmán. Se escribió, por orden de la reina Catalina, para pedir al rey Alfonso que se actuase para con el maestre y su poder sobre las posesiones de la orden en la Corona de Aragón como se había hecho en tiempos de Pedro el Ceremonioso. Con ello, se estaba buscando apoyar a una institución castellana y su maestre en sus relaciones (en ocasiones tensas) con la monarquía aragonesa, que no veía con buenos ojos la presencia de castellanos en la posesión de importantes castellanías y posesiones en Aragón70.

  • 71 Sobre estos y su interpretación véase: Ana ECHEVARRÍA ARSUAGA, «La perspectiva castellana en las vi (...)
  • 72 A. ECHEVARRÍA ARSUAGA, «La perspectiva…».

41Otro ejemplo de esa preocupación por intereses castellanos lo encontramos en la intervención ante Alfonso V por Diego de Estúñiga por los daños recibidos en los tumultos sobrevenidos en su estancia en las vistas de Perpiñán. Antes de la celebración de las vistas hubo una serie de tumultos urbanos que acabaron con el asalto e incendio de la residencia de Diego de Estúñiga, obispo de Calahorra y embajador castellano en las vistas71. El obispo, además de que perdieron la vida tres de sus servidores, recibió distintos daños por los que reclamó al rey de Aragón, Fernando. A la altura de 1417, por la muerte de Fernando I, aún no se había dado solución a sus reclamaciones y eso hizo que la reina ordenase intervenir de nuevo. Así, el 15 de enero de 1417 la reina hacía escribir a nombre de su hijo el rey a Alfonso V, para pedirle que, como ya había decidido hacer su padre, se diese solución e indemnización al prelado castellano. El hecho de que fuese un diplomático daba un mayor peso, sin duda, a la posición castellana, dado que la inviolabilidad de los delegados diplomáticos se daba por supuesta, y más cuando el mismo rey aragonés había pedido por su cuidado y buen trato72.

  • 73 Sobre esta misión y su evolución véase: S. M. CINGOLANI y Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, «La importancia…»

42Sin embargo, el tema que más movimiento de cartas produjo entre Castilla y Aragón fue la cuestión de la dote de la reina María. Cuando Catalina asumió la regencia en solitario ya debía estar tratándose la cuestión, y eso siguió en los meses siguientes. Sabemos que, en marzo de 1417, cuando se recibía a la reina viuda de Aragón, se estaba negociando, pues así lo indicaba el embajador que, al efecto, había destinado en Castilla Alfonso73. Este nos informa de la posición «aspera» que tenía la reina Catalina al respecto.

  • 74 Por ejemplo: ACA, Real Cancillería, Cartas reales, Alfonso V, sin fecha, 276.
  • 75 Por ejemplo: ARV, Real Cancillería, Cartas reales, Alfonso V, 234 y 235.
  • 76 ACA, Cancillería, Cartas reales, Alfonso V, 440.
  • 77 ACA, Cancillería, Cartas reales, Alfonso V, sin fecha, 293.

43Pero sobre el tema hay, de esta forma, cartas conexas que nos informan bien de la posición que esta estaba desarrollando. Las que remitió Fernando Díaz de Toledo, el enviado de Alfonso, son un buen ejemplo. Se le documenta en tal actuación durante más de ocho años en diversas cartas conservadas en el Archivo de la Corona de Aragón74 y en el del Reino de Valencia75. En ellas se nos muestra la posición dura en la negociación de Catalina, pero también la labor de mediación y ayuda a los intereses aragoneses de Sancho de Rojas, arzobispo de Toledo. Pero también otros personajes informaban sobre ello en sus cartas. Así, por ejemplo, la reina madre, Leonor, informaba a su hijo, también, de cómo el arzobispo participaba «fielmente»76. También el almirante de Castilla, que lamentaba el retraso que se estaba produciendo en todo el negocio e indicaba que él hacía todo lo que podía, pero que debía guardar el servicio del rey de Castilla77. De esta forma, se nos trasluce la resistencia de la reina al pago, al menos rápido y sin mayores complicaciones, de la dote.

  • 78 María del Carmen GARCÍA HERRERO, «Un tiempo de añoranza y aprendizaje: María de Castilla y sus prim (...)

44¿Qué razones podía tener Catalina para esa posición? Se ha aludido a la defensa de los intereses de su hija María de Castilla, reina de Aragón, de forma que esta recibiese íntegramente el dinero78. De hecho, la misma María aconsejaba a sus enviados que hiciesen todo lo que su madre la reina de Castilla pedía.

  • 79 ACA, Cancillería, Cartas reales, Fernando I, 995; sobre este tema véase María del Carmen GARCÍA HER (...)
  • 80 María del Carmen GARCÍA HERRERO, «Un tiempo de añoranza y aprendizaje…», p. 111-112.

45Sin embargo, hay otra serie de noticias e informaciones, que podríamos considerar «maliciosas» que se remitían a la corte aragonesa y que tratan sobre la reina. Así llegaban noticias de enfermedad de Catalina y de María, que desde Castilla se aprestaban a negar79, así como noticias de supuestos malos tratos a la reina María, que ella misma negaba80.

  • 81 ACA, Cancillería, Cartas reales, Alfonso V, 440.
  • 82 ACA, Cancillería, Cartas reales, Alfonso V, 454.
  • 83 María del Carmen GARCÍA HERRERO, «Un tiempo de añoranza…», p. 114.

46Ciertamente la dura posición negociadora de Catalina se pone de manifiesto en las cartas, pero aún así parece que seguía siendo conveniente a Alfonso. Así, por ejemplo, su madre Leonor le decía que hiciese todo lo que le pedían sin cambiar nada81. Firmando, él y su esposa, y remitiendo los documentos que se les pedían82. Además, en más de una ocasión la reina de Aragón, María, había escrito tanto a su madre para agradecerle su preocupación por ella, como a los embajadores aragoneses para que no enojasen a la reina castellana83.

  • 84 ACA, Colecciones, Autógrafos, I.2.F

47Solo después de que la negociación alcanzase un aparente acuerdo nos encontramos con que la reina escribió en persona. Esta carta nos permite ver diversas cuestiones claras: primero, se negociaba en Castilla; segundo, aparenta ser un motivo para una falta de comunicación directa (son enviados los que negocian e informan, el rey y la reina no se escriben directamente sobre ello). El hecho de que solo escriba cuando ya hay un acuerdo es muy relevante a este respecto84.

48En esa carta, la reina informa, lo primero, de la buena salud de todos. Se inicia, pues, con el trato familiar y la cercanía y preocupación típica de estas cartas. Después, le indica que le envía a su escribano, Juan Alfonso de Zamora, «con los florines que me enbiastes desir que vos eran neçesarios». De este modo, vemos cómo se presenta de forma cercana y dispuesta a colaborar, aunque la realidad vemos que no era tal.

  • 85 Ferrán SOLDEVILLA, «La reyna Maria muller del Magnànim», in: Sobiranes de Catalunya. Recull de mono (...)

49Además, sabemos que no se pagó toda la dote, sino que solo fue un anticipo. Y este anticipo solo se pagó tras negociar qué uso podría dársele. La reina aceptó que el rey lo pudiese utilizar por sus necesidades en Cerdeña, pero con determinadas salvedades. Efectivamente sabemos que la dote completa aún tardó nueve años en pagarse85.

  • 86 ACA, Cancillería, Cartas reales, Alfonso V, 624

50En este caso es relevante que la carta sea emitida por la propia Catalina. Se hace por su orden y a su nombre: «yo la sin ventura reyna de Castilla», estampando en ella su firma: «yo la reyna». Solo cuando accede a la transacción escribe en persona al rey su sobrino, y en ella se presenta como benefactora, presentándose como alguien que ha hecho lo que se le solicitaba ante la necesidad de Alfonso, aunque a cambio de una serie de seguridades. Sin duda, nos muestra una clara conciencia de la posición propia de la reina: tanto su capacidad de decisión en Castilla como regente, como su capacidad para negociar sobre los bienes de su hija. No es baladí que se presente como tal al tiempo que corrían quejas por la inatención de la reina, puesto que el objetivo de la dote para ella debía ser garantizar el bien estar de su hija. No es baladí, tampoco, que la misma reina Leonor se quejase de que se le libraba poco dinero para hacer frente a sus gastos y los de sus hermanos86. Esto pone de manifiesto que no era una cuestión del rey contra la reina, pero también los apuros del Magnánimo.

A modo de conclusión

51Como ya se comentó al inicio del presente trabajo, lo que más sigue llamando la atención es la increíble escasez de cartas conservadas de la reina Catalina. Algo que, en los últimos años, ha variado muy poco, dado que son muy pocas las cartas que se pueden añadir a la nómina en los últimos años.

52¿Qué razones puede haber para ello? ¿Por qué no se conservan cartas que sí sabemos que envió? Es imposible saberlo, aunque la apariencia de una damnatio memoriae no deja de ser sugerente, dadas sus relaciones turbulentas tanto con Fernando I como con Alfonso el Magnánimo. Más aún si sabemos que hubo otras cartas, pues son mencionadas por diversos personajes en las suyas.

53¿Qué podemos colegir de la actuación de la reina a la vista de todo esto?

  • 87 M. del P. CARCELLER CERVIÑO y Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, Catalina….

54Algo que llama la atención es la permanente búsqueda de Catalina de mostrar su actuación como independiente. Esto se ha podido ver perfectamente al tratar la cuestión del Cisma. Que la misma Catalina se preocupase en indicar que ella había tomado la decisión antes de la petición aragonesa es un buen indicativo. Su inquietud por no mostrar sujeción a un poder ajeno (ya fuese Fernando o Alfonso) nos sugiere su preocupación por mantener la independencia de su poder (algo que se puede apreciar a lo largo de toda su vida política)87. En los primeros momentos vemos cómo, dentro de la coordinación con su cuñado y cotutor Fernando, hay una cierta preocupación por mostrar cómo las decisiones se toman en Castilla. Y eso tiene una mayor presencia con su sobrino Alfonso. Si Alfonso parece intentar mantener el margen de actuación e intervención de su padre en Castilla, la reina busca cortar las intenciones de raíz.

55De esta forma, sí parece que las cartas, pese a su manifiesta escasez, nos permitan analizar, aunque sea someramente y en los casos comentados, la actuación y la política hacia el exterior de la reina Catalina. Una actuación que podríamos insertar en la tónica de toda su actuación política: defensa de su capacidad de actuación y conciencia de su propio papel y poder en Castilla. Al menos, en los casos analizados y gracias a las otras cartas que hay alrededor de la reina, se puede apreciar así.

Bibliographie

BOFARULL Y SANS, Francisco de, Felipe de Malla y el Concilio de Constanza. Estudio histórico-biográfico, Gerona: Paciano Torres, 1882.

RUBIO, José Antonio, La política de Benedicto XIII desde la substracción a su obediencia hasta su destitución en el Concilio de Constanza (enero de 1416 a julio de 1417), Zamora: Hijo de M. Rodríguez, 1926.

CARCELLER CERVIÑO María del Pilar y VILLARROEL GONZÁLEZ, Óscar, Catalina de Lancaster: una reina y el poder, Barcelona: Silonia, 2021.

CINGOLANI, Stefano M., y VILLARROEL GONZÁLEZ, Óscar, «La importancia del embajador: cambios de personal y la negociación de Alfonso V con Castilla (1417-1418)», in: José Manuel NIETO SORIA y Óscar VILLARROEL GONZÁLEZ (coords.), El embajador: evolución en la Edad Media peninsular, Gijón: Trea, 2021.

DAUMET, Georges, Étude sur l’alliance de la France et de la Castille au XIVe et au XVe siècles, París: Bouillon, 1891.

DENJEAN, Claude y CATAFAU, Aymat, «À Perpignan en 1415, tensions sociales et communautaires», in: Aymat CATAFAU, Nikolas JASPERT y Thomas WETZSTEIN (dirs.), Perpignan 1415. Un sommet européen à l’époque du Grand Schisme d’Occident, Zurich: Lit, 2018, p. 347-376.

ECHEVARRÍA ARSUAGA, Ana, «La perspectiva castellana en las vistas de Perpiñán», in: Aymat CATAFAU, Nikolas JASPERT y Thomas WETZSTEIN (dirs.), Perpignan 1415. Un sommet européen à l’époque du Grand Schisme d’Occident, Zurich: Lit, 2018, p. 139-169

ECHEVARRÍA ARSUAGA, Ana, Catalina de Lancaster, reina regente de Castilla (1372-1418), Hondarribia: Nerea, 2002, p. 170-190.

FINKE, Heinrich, Acta concilii constanciensis, Münster: Regensbergschen, 4 vols., 1896.

FRENKEN, Ansgar, «El trabajoso y difícil camino hacia la unión: Sancho Sánchez de Rojas, arzobispo de Toledo, y el papel clave que jugó en la extinción del gran cisma de Occidente en el reino de Castilla», En la España Medieval, 32, 2009, p. 51-83

GALÍNDEZ DE CARVAJAL, Lorenzo, Crónica del serenísimo príncipe don Juan segundo de este nombre en Castilla y en León, ed. Cayetano ROSELL, Madrid: Rivadeneyra, 1877.

GARCÍA, Michel (ed.), Crónica del rey Juan II de Castilla. Minoría y primeros años de reinado (1406-1420), Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca, 2 vols., 2017.

GARCÍA, Michel (ed.), «El historiador en su taller», Atalaya, 10, 1999, p. 9-175.

GARCÍA HERRERO, María del Carmen, «Un tiempo de añoranza y aprendizaje: María de Castilla y sus primeros años en la Corona de Aragón», Storia delle donne, 9, 2013, p. 97-116.

GONZÁLEZ SÁNCHEZ, Santiago, Las relaciones exteriores de Castilla a comienzos del siglo XV. La minoría de Juan II (1407-1420), Madrid: Comité Español de Ciencias Históricas, 2013.

PUIG Y PUIG, Sebastián, Pedro de Luna. Último papa de Aviñón (1387-1420), Barcelona: Políglota, 1920.

RUBIO, José Antonio, La política de Benedicto XIII desde la substracción a su obediencia hasta su destitución en el Concilio de Constanza (enero de 1416 a julio de 1417), Zamora: Hijo de M. Rodríguez, 1926.

RYMER, Thomas, Foedera, conventiones, litterae et cuiuscumque generis acta publica inter reges Angliae et alios quasvis imperatores, reges, pontífices, príncipes uel comunitates, ab ineunte saeculo duodécimo, vis ab anno 1101, ad nostra usque tempora, La Haya: Georgii Holmes, 1740.

SERRANO MARTÍN, Eliseo, «Documentos desaparecidos sobre la orden de Calatrava y sus relaciones con Alcañiz y otros pueblos del Bajo Aragón», Aragón en la Edad Media, 8, 1989, pp. 647-658

SUÁREZ FERNÁNDEZ, Luis, Benedicto XIII ¿antipapa o papa?, Barcelona: Ariel, 2002.

SUÁREZ FERNÁNDEZ, Luis, Relaciones entre Portugal y Castilla en la época del infante don Enrique 1393-1460, Madrid: CSIC, 1960.

SUÁREZ FERNÁNDEZ, Luis, Castilla el Cisma y la crisis conciliar (1378-1440), Madrid: CSIC, 1960.

TORRA, Alberto, Acta negotii Perpiniani. Documentos del Archivo de la corona de Aragón referentes al encuentro de Perpiñán del año 1415, Münster/Berlín: Lit, 2017.

VALOIS, Noël, La France et le Grand Schisme d’Occident, París: Picard, 4 vols., 1896-1902,

VILLARROEL GONZÁLEZ, Óscar, «Las cartas y el ejercicio del poder: el caso de Catalina de Lancaster», in: Jean-Pierre JARDIN, José Manuel NIETO SORIA, Patricia ROCHWERT-ZUILI, Hélène THIEULIN-PARDO (coords.), Cartas de mujeres en la Europa medieval. España, Francia, Italia, Portugal (siglos XI-XV), Madrid: La Ergástula, 2018, p. 111-128.

VILLARROEL GONZÁLEZ, Óscar, «Las mujeres y la paz en la Iglesia: Catalina de Lancáster y el fin del Cisma», e-Spania [En linea], 20 | febrero 2015, puesto en línea el 13 de febrero de 2015, consultado el 25 de junio de 2020. URL: https://journals.openedition.org/e-spania/24185; DOI: 10.4000/e-spania.24185.

VILLARROEL GONZÁLEZ, Óscar, «El alejamiento del poder de Catalina de Lancáster en 1408 la propaganda del infante Fernando», in: Pilar DÍAZ SÁNCHEZ, Gloria FRANCO RUBIO y María Jesús FUENTE PÉREZ (eds.), Impulsando la historia desde la historia de las mujeres, Huelva: Universidad de Huelva, 2012, p. 377-387.

VILLARROEL GONZÁLEZ, Óscar, Óscar, El rey y el papa: política y diplomacia en los albores del Renacimiento (Castilla en el siglo XV), Madrid: Sílex ediciones, 2010.

ZURITA, Jerónimo, Anales de la Corona de Aragón, ed. Ángel CANELLAS LÓPEZ, edición electrónica de José Javier ISO, María Isabel YAGÜE y Pilar RIVERO, Zaragoza: Institución Fernando el Católico, 2003.

Notes

1 Veáse al respecto: María del Pilar CARCELLER CERVIÑO y Óscar VILLARROEL GONZÁLEZ, Catalina de Lancaster: una reina y el poder, Barcelona: Silonia, 2021.

2 Ana ECHEVARRÍA ARSUAGA, Catalina de Lancaster, reina regente de Castilla (1372-1418), Hondarribia: Nerea, 2002, p. 170-190.

3 Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, «Las mujeres y la paz en la Iglesia: Catalina de Lancáster y el fin del Cisma», e-Spania [En linea], 20 | febrero 2015, puesto en línea el 13 février 2015, consultado el 25 de junio de 2020. URL: https://journals.openedition.org/e-spania/24185; DOI: 10.4000/e-spania.24185.

4 M. P. CARCELLER CERVIÑO y Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, Catalina

5 Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, «Las cartas y el ejercicio del poder: el caso de Catalina de Láncaster», in: Jean-Pierre JARDIN, José Manuel NIETO SORIA, Patricia ROCHWERT-ZUILI, Hélène THIEULIN-PARDO (coords.), Cartas de mujeres en la Europa medieval. España, Francia, Italia, Portugal (siglos XI-XV), Madrid: La Ergástula, 2018, p. 111-128.

6 Véase en: Michel GARCÍA (ed.), Crónica del rey Juan II de Castilla. Minoría y primeros años de reinado (1406-1420), Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca, 2017, 1, p. 126-142.

7 Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, «El alejamiento del poder de Catalina de Lancáster en 1408 la propaganda del infante Fernando», in: Pilar DÍAZ SÁNCHEZ, Gloria FRANCO RUBIO y María Jesús FUENTE PÉREZ (eds.), Impulsando la historia desde la historia de las mujeres, Huelva: Universidad de Huelva, 2012, p. 377-387.

8 M.P. CARCELLER CERVIÑO y Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, Catalina…, caps. 6 y 7.

9 Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, «El alejamiento…», p. 384-386; M. GARCÍA, «El historiador en su taller», Atalaya, 10, 1999, p. 9-175, en concreto p. 66-71; A. ECHEVARRÍA ARSUAGA, Catalina…, p. 120-129; M. P. CARCELLER CERVIÑO y Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, Catalina…, cap. 7.

10 M. P. CARCELLER CERVIÑO y Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, Catalina…, cap. 7.

11 A. ECHEVARRÍA ARSUAGA, Catalina…, p. 170-179; Luis SUÁREZ FERNÁNDEZ, Relaciones entre Portugal y Castilla en la época del infante don Enrique 1393-1460, Madrid: CSIC, 1960, p. 35-38. Santiago GONZÁLEZ SÁNCHEZ, Las relaciones exteriores de Castilla a comienzos del siglo XV. La minoría de Juan II (1407-1420), Madrid: Comité Español de Ciencias Históricas, 2013, p. 145-156.

12 L. SUÁREZ FERNÁNDEZ, Castilla el Cisma y la crisis conciliar (1378-1440), Madrid: CSIC, 1960, p. 83-89; Ansgar FRENKEN, «El trabajoso y difícil camino hacia la unión: Sancho Sánchez de Rojas, arzobispo de Toledo, y el papel clave que jugó en la extinción del gran cisma de Occidente en el reino de Castilla», En la España Medieval, 32, 2009, p. 51-83; A. ECHEVARRÍA ARSUAGA, «La perspectiva castellana en las vistas de Perpiñán», in Aymat CATAFAU, Nikolas JASPERT y Thomas Wetzstein (dirs.), Perpignan 1415. Un sommet européen à lépoque du Grand Schisme d’Occident, Zurich: Lit, 2018, p. 139-169.

13 Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, «Las mujeres y la paz…».

14 L. SUÁREZ FERNÁNDEZ, Castilla…, p. 74-84; S. GONZÁLEZ SÁNCHEZ, Las relaciones…, p. 273-298; Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, El rey y el papa: política y diplomacia en los albores del Renacimiento (Castilla en el siglo XV), Madrid: Sílex ediciones, 2010, p. 38-51.

15 Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, «Las mujeres y la paz…», § 41-60.

16 ACA, Cancillería, Cartas reales, Fernando I, 3219.

17 La carta está datada solo por mes y día, pero como habla de la reunión entre rey y papa nos permite datar el año.

18 ACA, Cancillería, Cartas reales, Fernando I, 516; A. ECHEVARRÍA ARSUAGA, «La perspectiva…», p. 147. Equivoca, sin embargo, la fecha: es agosto y no septiembre, ídem, p. 148, nota 20.

19 Georges DAUMET, Étude sur l’alliance de la France et de la Castille au XIVe et au XVe siècles, París: Bouillon, 1891, p. 72.

20 Noël VALOIS, La France et le Grand Schisme d’Occident, París: Picard, 1902, 4, p. 248-249.

21 ACA, Real Cancillería, Fernando I, reg. 2404, f. 53r; Heinrich FINKE, Acta concilii constanciensis, Münster: Regensbergschen, 1896, 1, p. 317-318.

22 ACA, Cancillería, Cartas reales, Fernando I, 516.

23 L. SUÁREZ FERNÁNDEZ, Castilla…, p. 68-69, nota 15.

24 A. ECHEVARRÍA ARSUAGA, «La perspectiva…», p. 147, nota 18.

25 ACA, Cancillería, Cartas reales, Fernando I, 882.

26 Thomas RYMER, Foedera, conventiones, litterae et cuiuscumque generis acta publica inter reges Angliae et alios quasvis imperatores, reges, pontífices, príncipes uel comunitates, ab ineunte saeculo duodécimo, vis ab anno 1101, ad nostra usque tempora, La Haya: Georgii Holmes, 1740, 4 parte 2, p. 96.

27 A. ECHEVARRÍA ARSUAGA, «La perspectiva…», p. 148.

28 Alberto TORRA, Acta negotii Perpiniani. Documentos del Archivo de la corona de Aragón referentes al encuentro de Perpiñán del año 1415, Münster/Berlín: Lit, 2017, p. 314 (doc. 233).

29 A. TORRA, Acta…, p. 402-403, doc. 316.

30 José Antonio RUBIO, La política de Benedicto XIII desde la substracción a su obediencia hasta su destitución en el Concilio de Constanza (enero de 1416 a julio de 1417), Zamora: Hijo de M. Rodríguez, 1926, p. 11-12; Sebastián PUIG Y PUIG, Pedro de Luna. Último papa de Aviñón (1387-1430), Barcelona: Políglota, 1920, p. 303-304.

31 J.A. BUENO, La política…, p. 17 y ss.

32 S. PUIG Y PUIG¸ Pedro de Luna…, p. 304, notas 1 y 2.

33 J. ZURITA, Anales…, XII, cap. LXI, p. 284-285.

34 L. SUÁREZ FERNÁNDEZ, Benedicto XIII ¿antipapa o papa?, Barcelona: Ariel, 2002, p. 302; ídem, Castilla…, p. 83.

35 Lorenzo GALÍNDEZ DE CARVAJAL, Crónica del serenísimo príncipe don Juan segundo de este nombre en Castilla y en León, ed. Cayetano ROSELL, Madrid: Rivadeneyra, 1877, p. 369; L. SUÁREZ FERNÁNDEZ, Castilla…, p. 82; S. PUIG Y PUIG, Pedro de Luna…, p. 563.

36 J. A. BUENO, La política…, p. 27; L. SUÁREZ FERNÁNDEZ, Castilla…, p. 84.

37 S. PUIG Y PUIG, Pedro de Luna…, p. 557, publicando documentos de la catedral de Barcelona.

38 S. PUIG Y PUIG, Pedro…, p. 560-561 y 562-563; publicando documentos del AC Barcelona, documentos inéditos de Çapera: 744 y 669.

39 Ibídem, p. 561-562.

40 J.A. BUENO, La política…, p. 14.

41 A. ECHEVARRÍA ARSUAGA, «La perspectiva…», p. 156; cfr. A. FRENKEN, «El trabajoso…», p. 62.

42 Jerónimo ZURITA, Anales de la Corona de Aragón, ed. Ángel CANELLAS LÓPEZ, edición electrónica de José Javier ISO, María Isabel YAGÜE y Pilar RIVERO, Zaragoza: Institución Fernando el Católico, 2003, Libro XII, cap. LXI, p. 286.

43 ACA, Cancillería, Cartas reales, Fernando I, 3208.

44 S. PUIG y PUIG, Pedro de Luna…, p. 568; citando ACA, Cancillería, Cartas, Fernando I, caja 1.

45 Ibídem, p. 574, publicando documentos del Archivo de la Catedral de Barcelona, fondo Çapera, nº444.

46 En contexto en L. SUÁREZ FERNÁNDEZ, Castilla, el Cisma…, p. 83-88.

47 A. FRENKEN, «El trabajoso…», p. 63.

48 Ibídem, p. 87-88; Francisco DE BOFARULL Y SANS, Felipe de Malla y el Concilio de Constanza. Estudio histórico-biográfico, Gerona: Paciano Torres, 1882, p. 59-60.

49 J. A. BUENO, La política…, p. 38

50 L. SUÁREZ FERNÁNDEZ, Castilla…, p. 86-87; según la documentación y cartas conciliares incluidas en la obra de Cerretanus editada por Finke en el volumen II de su Acta concilii constancensis.

51 L. SUÁREZ FERNÁNDEZ, Castilla…, p. 86-87.

52 J.A. BUENO, La política…, p. 39-40.

53 A. FRENKEN, «El trabajoso…», p. 64 y 68; L. SUÁREZ FERNÁNDEZ, Castilla…, p. 85-86.

54 Carta en H. FINKE, Acta…, II, 337.

55 J. A. BUENO, La política…, p. 42.

56 F. BOFARULL Y SANS, Felipe…, p. 59.

57 ACA, Cancillería, Cartas reales, Fernando I, 3280.

58 H. FINKE, Acta…, IV, 717.

59 J. A. BUENO, La política…, p. 45.

60 Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, «Las mujeres y la paz…», 41-44.

61 H. FINKE, Acta…, II, p. 63.

62 ACA, Cancillería, Cartas reales, Fernando I, 3280.

63 H. FINKE, Acta…, IV, 717.

64 ACA, Cancillería, Cartas reales, Fernando I, 3280.

65 L. SUÁREZ FERNÁNDEZ, Castilla…, p. 96 y ss.

66 Óscar VILLARROEL GONZÁLEZ, El rey y el papa. Política y diplomacia en los albores del Renacimiento (Castilla en el siglo XV), Madrid: Sílex ediciones, 2009, p. 82 y ss.

67 Este tema ha sido tratado también en Stefano M. CINGOLANI y Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, «La importancia del embajador: cambios de personal y la negociación de Alfonso V con Castilla (1417-1418)», in: José Manuel NIETO SORIA y Óscar VILLARROEL GONZÁLEZ (coords.), El embajador: evolución en la Edad Media peninsular, Gijón: Trea, 2021.

68 ACA, Cancillería, Cartas reales, Alfonso V, 419.

69 ACA, Cancillería, Cartas reales, Alfonso V, 315.

70 A este respecto véase: Eliseo SERRANO MARTÍN, «Documentos desaparecidos sobre la orden de Calatrava y sus relaciones con Alcañiz y otros pueblos del Bajo Aragón», Aragón en la Edad Media, 8, 1989, p. 647-658.

71 Sobre estos y su interpretación véase: Ana ECHEVARRÍA ARSUAGA, «La perspectiva castellana en las vistas de Perpiñán», in: Aymat CATAFAU, Nikolas JASPERT y Thomas WETZSTEIN (dirs.), Perpignan 1415. Un sommet européen à l’époque du Grand Schisme d’Occident, Münster: Lit, 2018, p. 139-170 ; y Claude DENJEAN y Aymat CATAFAU, «À Perpignan en 1415, tensions sociales et communautaires», in: Aymat CATAFAU, Nikolas JASPERT y Thomas WETZSTEIN (dirs.), Perpignan 1415…, p. 347-376.

72 A. ECHEVARRÍA ARSUAGA, «La perspectiva…».

73 Sobre esta misión y su evolución véase: S. M. CINGOLANI y Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, «La importancia…».

74 Por ejemplo: ACA, Real Cancillería, Cartas reales, Alfonso V, sin fecha, 276.

75 Por ejemplo: ARV, Real Cancillería, Cartas reales, Alfonso V, 234 y 235.

76 ACA, Cancillería, Cartas reales, Alfonso V, 440.

77 ACA, Cancillería, Cartas reales, Alfonso V, sin fecha, 293.

78 María del Carmen GARCÍA HERRERO, «Un tiempo de añoranza y aprendizaje: María de Castilla y sus primeros años en la Corona de Aragón» Storia delle donne, 9, 2013, p. 97-116, aquí p. 114.

79 ACA, Cancillería, Cartas reales, Fernando I, 995; sobre este tema véase María del Carmen GARCÍA HERRERO, «Un tiempo de añoranza…», p. 112.

80 María del Carmen GARCÍA HERRERO, «Un tiempo de añoranza y aprendizaje…», p. 111-112.

81 ACA, Cancillería, Cartas reales, Alfonso V, 440.

82 ACA, Cancillería, Cartas reales, Alfonso V, 454.

83 María del Carmen GARCÍA HERRERO, «Un tiempo de añoranza…», p. 114.

84 ACA, Colecciones, Autógrafos, I.2.F

85 Ferrán SOLDEVILLA, «La reyna Maria muller del Magnànim», in: Sobiranes de Catalunya. Recull de monografies historiques, Barcelona: Real Academia de Buenas Letras de Barcelona, 1928, p. 213-345, en concreto p. 222-223.

86 ACA, Cancillería, Cartas reales, Alfonso V, 624

87 M. del P. CARCELLER CERVIÑO y Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ, Catalina….

© e-Spania Books, 2021

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search