Version classiqueVersion mobile

Correspondances de femmes et diplomatie

 | 
Isabella Lazzarini
, 
José Manuel Nieto Soria
, 
Patricia Rochwert-Zuili

El lenguaje de la intermediación política femenina entre Aragón y Castilla en la cancillería de Pedro IV

Diana Pelaz Flores

Note de l’auteur

Este trabajo se ha llevado a cabo en el marco del proyecto «Espacios femeninos cortesanos: Ámbitos curiales, relaciones territoriales y prácticas políticas», con referencia PGC2018-099205-A-C22, concedido por el MICINN y cofinanciado por la Agencia Estatal de Investigación y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Texte intégral

Introducción

  • 1 Por citar solo algunos ejemplos, puede consultarse el número 20 de la revista e-Spania, publicado e (...)

1El activo papel de mediación llevado a cabo por las mujeres de las familias reales europeas a lo largo de la Edad Media es una de las características que persigue su actividad política en el tiempo y en el espacio1. Una actividad que se les asocia, más allá de las posibilidades para ver cómo se desenvuelve y en qué se traduce, gracias al recurrente paralelismo que une a las reinas medievales con el modelo bíblico de Esther, aunque también a través de las menciones que, desde el ámbito historiográfico, se proyectan sobre su vivencia en la corte y en la política del reino. En este sentido, el aparato cancilleresco brinda la posibilidad de poder acercarse de una forma más precisa al ámbito de la mediación, lo que hace de la correspondencia, como uno de sus principales instrumentos, y de la carta, como su soporte, un elemento interpretativo de gran interés para trazar algunas de las claves que explican el proceso de intercambio de información y la solicitud de la intervención de la reina a la hora de interpelar al soberano.

  • 2 José Enrique RUIZ DOMÉNEC, «Leonor de Aragón, una catalana en Castilla: consideración sobre la repe (...)

2La situación política vivida entre Aragón y Castilla en la segunda mitad del siglo XIV aviva las relaciones diplomáticas y el intercambio epistolar entre ambas cortes. La llegada al poder de la casa Trastámara, en el caso castellano, favorecerá la búsqueda de un aliado en el rey Pedro IV, propiciando un acercamiento hacia Aragón que se plasmará en el matrimonio del heredero de Castilla con la hija menor del monarca aragonés y la reina Leonor de Sicilia, la infanta Leonor2. El enlace marcará un hito en la correspondencia entre los reinos que redunda en un fructífero intercambio epistolar, así como en una mayor sintonía con respecto a reinados previos. En consecuencia, se activan los cauces de la mediación femenina con mayor intensidad, tanto en asuntos de índole cotidiana como en otros de mayor importancia, relacionados con la toma de decisiones políticas destinadas a fortalecer las posiciones de Aragón en Castilla, una estrategia que también implicará a la reina Juana Manuel de Villena.

  • 3 Para elaborar el presente estudio se han utilizado los registros cancillerescos correspondientes a (...)

3Pese a la variación entre el volumen que abarcan los registros del rey y los de la reina, la documentación conservada en relación a Leonor de Sicilia y Sibila de Fortiá, tercera y cuarta esposas del Ceremonioso, respectivamente, permite observar de cerca el papel ejercido por las soberanas aragonesas en el intercambio de información, de forma interconectada a lo que ocurre en la cancillería del rey3. De este modo, las cartas dirigidas a las mujeres de la familia real castellana, por un lado, y las emitidas por parte de las soberanas de Aragón, por otro, desvelan cómo se lleva a cabo el proceso comunicativo, más allá de la falta de institucionalización que rodea a la actuación reginal. Tanto sus palabras, como los motivos por los que se requiere de su intermediación, serán esenciales para poder conocer cómo son percibidas, en tanto que compañeras del soberano y defensoras de los intereses del reino.

Mediación femenina: percepción diplomática y claves en la correspondencia reginal

  • 4 Durante el periodo que comprende este trabajo la cancillería de la reina en la Corona de Aragón se (...)
  • 5 Diana PELAZ FLORES, «Mensajes y mensajeros en la comunicación epistolar entre Pedro IV y los primer (...)
  • 6 José Manuel NIETO SORIA, «Conclusiones. Cartas que hablan, cartas que callan», en Jean-Pierre JARDI (...)

4Son muchas las cartas que, en el marco de los registros de la cancillería real de Aragón, son dirigidas a personajes femeninos y, más en concreto, a las reinas e infantas cuya actuación, ya sea en la política europea o peninsular, se percibe como una potencial aliada para ejercer un papel de mediación. En consecuencia pueden hallarse diferentes tipologías de acuerdo a su contenido, que van desde las litterae de statu a las cartas de creencia o de recomendación, aunque también cartas que obedecen a la entrega de mensajes específicamente dirigidos a la reina o la infanta, u otras que procuran la puesta en su conocimiento de aquellas informaciones que se han dirigido al rey o al infante de Castilla4. Por tratarse del principal elemento interpretativo de este trabajo, dejaremos estas últimas por ahora. En lo tocante al primer grupo de cartas, su interés sobrepasa los límites de su contenido escrito, por dos razones: en primer lugar, porque da la posibilidad de comprobar la creación del tráfico humano entre las cortes, así como los procesos relacionales que se ponen en marcha entre las personas de la familia real y los cortesanos que los visitan, por periodos de tiempo de duración variable5. Y, en segundo lugar, porque ahondan de nuevo en los mensajes que están más allá de lo escrito, insistiendo en el papel activo de la oralidad en la praxis diplomática, como ha vuelto a poner de manifiesto de forma reciente Nieto Soria6. En cualquiera de los dos casos, la reina se mantiene como un personaje de relevancia.

  • 7 Así ocurre en el caso de la creencia que se solicita del arzobispo de Zaragoza y el castellano de A (...)
  • 8 ACA, RC, Reg. 781, fols. 77r-v. Lleida. 1379, junio, 15; ACA, RC, Reg. 1260, fols. 180r-v. Barcelon (...)
  • 9 ACA, RC, Reg. 1258, fols. 165r-v. Barcelona. 1379, octubre, 10; ACA, RC, Reg. 1265, fols. 66r-69r. (...)

5Cuando se trata de cartas de creencia de un emisario de la corte aragonesa o de recomendación hacia alguna persona que se desplaza hasta la corte de Castilla para entrar en el servicio cortesano, no solo se dirige una misiva al soberano, sino que también se hace partícipe a la reina7 además de, en ocasiones, notificárselo a algún otro personaje de relevancia en el entramado político, como el embajador regio Lope Fernández de Luna8 o alguno de los maestres de las órdenes militares castellanas9. Su relación con estas últimas y sobre todo el control de algunos de sus bienes, como la encomienda de Montalbán, van a preocupar especialmente a Pedro IV, dejando un rastro documental importante entre los registros de su cancillería a lo largo de todo su reinado. En todo caso, su manera de proceder en lo tocante a la creencia o la recomendación para con la esposa del monarca muestra su capacidad representativa y la oportunidad de transmitirle mensajes, así como uno de los posibles cauces mediante los que fortalecer sus relaciones interpersonales con el reino vecino, al hacerle partícipe de la llegada de una persona foránea a la corte.

  • 10 En todo caso no puede pasarse por alto la alusión que se realiza, precisamente para el periodo del (...)

6Más interesante resulta, desde el punto de vista de la carta como mecanismo de comunicación, el contenido de las cartas que van dirigidas a las mujeres de la familia real castellana con una finalidad política de diversa naturaleza. Es en ellas donde la apelación a su intervención queda reflejada de forma expresa en la mayor parte de las ocasiones, lo que permite acercarse a una de las actividades que caracterizaba su día a día, en un reconocimiento mutuo del papel femenino por cortes vecinas. Cabe entonces preguntarse si se trata de una cuestión protocolaria o si es susceptible de elegir a la destinataria de las cartas, en concreto en aquellos periodos en los que hay diferentes mujeres que pueden participar de ese marco de comunicación. Asimismo, hay una cuestión principal: ¿en función de qué se puede apelar a la reina? ¿Por qué se espera que ella deba mediar? La respuesta puede parecer obvia, de acuerdo al ya interpelado modelo de la reina Esther, pero la reiterada presencia femenina en la documentación cancilleresca permite dar carta de identidad a ese modelo y, lo que es más importante, estaría haciendo referencia al desarrollo de un papel de facto institucionalizado de la soberana en las conexiones políticas y diplomáticas entre los reinos, con independencia de que se trate de un reconocimiento tácito o que, al menos, no ha sido registrado a nivel formal o legal10. De ser así, no obstante, el contacto diplomático con la soberana debería ser fluido, simultáneo al del rey. Lo que no queda tan claro, al menos de acuerdo a la imagen que brindan los registros conservados, sin olvidar aquellas misivas que son enviadas de forma específica para la reina y no para el rey. Esto nos sitúa ante un agente de comunicación complejo pero, ¿tiene capacidad de actuación propia o únicamente establece contactos epistolares como subordinada del varón al que está unida?

7Al fin y al cabo se trata de una relación bidireccional, esto es, que implica tanto un sistema de peticiones hacia la reina, como desde el ámbito de su propia cancillería. En este sentido, las cartas remitidas por la reina pueden considerarse fruto del diálogo con su esposo, pero también pueden atribuirse a una iniciativa personal, en pro de los intereses de este o de los suyos propios. El desconocimiento, en buena medida, de las circunstancias en las que se lleva a cabo la producción de la correspondencia de la reina impide conocer con precisión en qué circunstancias tienen lugar esos contactos, ya sea de o hacia la reina, pero lo que sí es cierto es que su apelación o actuación constituye un refuerzo a los intereses que quieren potenciarse, incluso cuando no existe un parentesco de consanguineidad entre dos cortes. Este hecho abre la posibilidad, por un lado, de acercarse a una de las expresiones más vívidas de la reginalidad, como es la que se construye mediante el contacto epistolar, pero también de apreciar las particularidades que los vínculos familiares y contextuales son capaces de introducir, como trataremos de analizar a continuación.

Actualizando a la reina Esther. La mediación femenina a través de la correspondencia

  • 11 Á. MUÑOZ FERNÁNDEZ, «La mediación femenina como forma de acción política», (fecha de última consult (...)
  • 12 Mª Jesús FUENTE PÉREZ, «¿Espejos de Esther? La intercesión como tarea política de la reina (León-Ca (...)
  • 13 Bien es cierto que no se trata de un procedimiento matemático en cuanto a la exactitud con la que s (...)

8En el ámbito de las agencias políticas femeninas, la utilización de la palabra, así oral como escrita, es un elemento recurrente que ilustra la potencia fáctica y simbólica de reinas e infantas, además de su voluntariedad de intervención política11. Una capacidad y atribución de mediar e interceder a la que se ha de conceder un papel más amplio que el del trabajo dinástico por la paz, de acuerdo al ensalzamiento familiar, al que se refería Mª Jesús Fuente12. La participación de reinas e infantas en las mesas de negociación, así como el intercambio periódico de información, incluso cuando no median lazos de consanguineidad, lleva a plantear una intervención más amplia por parte de los personajes femeninos de la realeza y una voluntariedad por incluirlas tanto en los mecanismos de la diplomacia formal como en el proceso de representación de la comunicación política. Basta apreciar la dirección de cartas dúplices, o de contenido muy similar, que se escriben desde la cancillería aragonesa a los soberanos europeos lo que, más allá de la acción de trámite diplomático que se puede plantear, informa acerca de cómo el mantenimiento del protocolo en las relaciones internacionales fomenta la articulación de contactos epistolares de naturaleza política también hacia las mujeres de las familias reales13.

  • 14 José Manuel NIETO SORIA, Ceremonias de la realeza. Propaganda y legitimación en la Castilla Trastám (...)

9Frente al carácter de la intercesión de la reina Esther, ejemplar no solo por la relevancia y singularidad del acontecimiento, sino por su excepcionalidad, la diplomacia bajomedieval contempla la figura reginal de manera cotidiana. Se trata de un hecho que se observa en el intercambio epistolar pero también con relación al procedimiento que han de seguir los mandaderos regios ante los interlocutores de una corte vecina. De esta manera se combina la naturaleza del procedimiento a nivel del procedimiento áulico, siguiendo la estela de las ceremonias de recepción14, con la intencionalidad de involucrar a la reina –y, si llegara el caso, a la esposa del heredero al trono– en la toma de decisiones políticas en lo tocante a la política exterior del reino o las estrategias de representación y propaganda más allá de su territorio.

  • 15 El recibimiento dúplice que se lleva a cabo contribuye a diferenciar el papel representativo que ca (...)
  • 16 En el caso concreto de la visita de Guillem Dorca a la corte francesa, además de comunicar tanto a (...)

10La manera de proceder que debían asumir los emisarios regios cuando se presentaban ante una corte vecina ayuda a clarificar cómo se producía el encuentro con el soberano y su esposa15. Gracias a la puesta por escrito de las instrucciones que recibían se tiene acceso a la manera en la que debían presentarse y dirigirse al soberano, especificar cuál era el motivo de su visita, entregar las cartas de creencia que portaran y, finalmente, transmitir el mensaje que se les había encomendado. La audiencia con la soberana se llevaba a cabo tras haber concluido la del rey, pese a que la transmisión del mensaje principal no ofreciera variaciones, como se recoge en las instrucciones que se entregaron al cambrer de la reina Leonor de Sicilia, Guillem Dorca, para que acudiera ante la corte francesa en su nombre. La entrega de cartas y mensajes se completa mediante la solicitud y ofrecimiento de objetos que buscan mostrar la buena sintonía existente, además de la consideración que se profesan las personas que se conectan por medio del emisario16.

  • 17 Stéphane PÉQUIGNOT, «Sources et méthodes de l’histoire des relations internationales dans l’Europe (...)

11Los viajes de los mandaderos aragoneses a Castilla siguen un carácter similar en cuanto a la jerarquización de las entrevistas y el procedimiento a seguir, si bien la gestión de asuntos de índole cotidiana o periódica entre los reinos de Castilla y Aragón, junto a las fricciones derivadas a propósito, concentran una mayor atención en torno al proceso de negociación y en qué medida se ven afectados los miembros de la familia real. En este hecho se ha de insistir en el perfil de los delegados regios o reginales que portan los memoriales donde se estructura el desarrollo de la embajada. La figura de embajadores expertos –y así considerados por los reyes, frente a los correos o emisarios que aparecen de forma esporádica en la documentación– como Lope Fernández de Luna, arzobispo de Zaragoza, o el camarlengo Ramón Alamany de Cervellón, será fundamental a la hora de entender cómo se construyen las relaciones entre Castilla y Aragón y cómo se lleva a cabo el intercambio de mensajes, tanto orales como escritos17.

  • 18 «Ítem sil rey de Castella diu que sis vol per tractar les dites coses con per a ver plaer ab lo sen (...)

12Las complicadas relaciones mantenidas entre los reinos hispanos como consecuencia de sus contactos en el panorama internacional concentrarán en buena medida la atención de los embajadores, que debían encargarse de buscar soluciones de acuerdo a las premisas compartidas con ellos desde Aragón y en función del proceder que se tuviera en Castilla. El contacto mantenido entre Inglaterra y Aragón, por un lado, y las ligas establecidas desde Castilla con Francia, por otro, suscitaba el recelo entre los soberanos hispanos, de acuerdo a las aspiraciones al trono de Enrique II del duque de Lancaster y los choques en materia de política exterior existentes con la Casa Valois y el duque de Anjou, respectivamente. Una problemática que se mantendrá en el tiempo a lo largo de todo el reinado del primer rey Trastámara y que planteará la posibilidad de concertar vistas entre los soberanos inmediatamente después de las bodas del infante Juan con la hija pequeña del Ceremonioso, en una petición emitida desde Aragón que parecía buscar la reunión de las dos cortes bajo un tono de concordia y familiaridad, en caso de que se quisiera tratar con mayor profundidad todos estos asuntos y los mensajes de conciliación presentados por los mandaderos regios no hubiera sido suficiente18.

13Los frecuentes desplazamientos entre las cortes hispanas servían, asimismo, para intercambiar mensajes individualizados para la familia real, de acuerdo a las instrucciones que recibían los delegados de la voz regia y en las que, en ocasiones, también se pone de manifiesto la búsqueda de una mediación femenina para alcanzar los objetivos de la corte de origen. En particular con motivo de demandas que afectaban en exclusiva a la andadura de los reinos, como son las rentas y mercedes que debían dispensarse para el mantenimiento de las buenas relaciones políticas y territoriales. Así ocurre en el caso de los 50.000 florines de oro que Castilla debía entregar a Aragón cada Navidad por continuar en la posesión de Calahorra, un pago espinoso que Enrique II se mostraba reacio a cumplir, por lo cual, se señalaba que:

  • 19 ACA, RC, Reg. 1240, fol. 213v-215r. [1376, noviembre].

Axi mateix presentarán a la reyna de Castella la letra de creença que li aporten e diguen li aprés acostumada salutación semblants paraules e en cas quel rey son marit no uolgues cumplir la dita quantitat que·n deven, carrech a la dita reyna e que ella ho faça cumplir ab ses bons e savies maners de guisa que bon voler e amigable se conserue en el dit senyor e la casa de Castella.
Noresimeys presentaram al infant e a la infanta les letras quels aporten e segons que veuran la entenció del dit rey o daspatosament o de l’agui sobre les dites coses sin praticaram ab ells e encara ab los bisbes de Palencia e de <Orense e de León e a Per Fernández de Velasco e altres> als quals ne aporten letres de creença e als quales encarreguen specialment daqueste fet.
[…] E aprés se informen ab la infanta dona Leonor si ha compliment e sa cambra segons los capitosl fets entre’l senyor rey e lo rey de Castella dels quals sen porten copia segons que dit es e si troben que no haia compliment require lo rey e l’infant que <ho> faren e axí con permis han e parlan ne ab la reyna qui do loch e ho faça cumplir aytant con en ella sia19.

  • 20 Isabel BECEIRO PITA, «La parentela regia femenina en los relatos cronísticos alfonsíes y bajomediev (...)

14En efecto, si no se encontraba una buena disposición en el rey para proceder al pago, se contaba con la apelación a otros agentes de poder de relevancia en el entorno cortesano, en el que sobresalía de forma singular la reina Juana Manuel y sus «bons e savies maners». Una alusión directa a la capacidad de la reina para influir en el ánimo de su esposo gracias a sus capacidades, percibidas de un modo muy distinto al que Beceiro Pita reflejaba respecto a las cualidades que se adjudicaba a las mujeres de la parentela regia desde el ámbito historiográfico, por medio de la alusión expresa a la sabiduría, que solo de manera puntual se asociaba a determinadas reinas, entre las cuales el caso de María de Molina (calificada de «sapientísima domina» en la Crónica de los reyes de Castilla de Jofré de Loaysa) es el más paradigmático20.

15Una situación que guarda relación con la estructura de una buena parte de las misivas enviadas no solo a la reina Juana Manuel, sino también a la infanta Leonor. Entre las diferentes tipologías que pueden detectarse por su contenido temático (cartas que van dirigidas a ellas sobre asuntos de índole diversa, cartas de creencia y cartas de recomendación), es frecuente encontrar fórmulas que solicitan una intervención específica. A estas podrían unirse, aunque en sentido inverso, aquellas cartas que indican ser respuesta a una emitida de forma previa por la reina o la infanta, y que habrían permitido interpelar al rey de Aragón, tal como se desprende del contenido de la carta enviada por este. Más allá de la capacidad de la reina o la infanta para dirigir sus cartas al soberano aragonés de forma independiente a sus esposos, se trataría también de instrumentos del poder femenino en clave de mediación entre los reinos. En tanto que se trata de una mediación interpelada, demandada por un tercero, se le concede una autoridad de primer orden que les hace introducirse, en consecuencia, en los entresijos del reino en lo tocante a su política exterior.

  • 21 ACA, RC, Reg. 1093, fol. 50v-51r. Barcelona. 1376, enero 5. Carta a la reina y a la infanta para de (...)
  • 22 ACA, RC, Reg. 1240, fol. 185v. Barcelona. 1375, octubre, 37. Carta de creencia otorgada a favor del (...)

16Un 18,3% de las cartas dirigidas a la infanta y después reina Leonor de Aragón, por un lado, frente a un 30% de las que se envían a Juana Manuel cuentan con fórmulas que aluden de forma directa a la búsqueda de una mediación a través del documento («que le supliquedes por honra nostra […]»21, «porque vos rogamos que de lo que vos dirán de nuestra parte les creades e cerca d’aquella fagades segunt la esperança que en vos havemos»22). Más allá de las variaciones porcentuales, se trata de una proporción similar, dada la mayor muestra documental conservada para la infanta, en la que se encuentra un número superior de cartas de recomendación y de creencia, circunstancia que guarda relación con la mayor proximidad a las políticas de mercedes y la red de relaciones del Ceremonioso, además de otras cuestiones, tales como la confianza hacia su hija o la mayor fluidez en la relación entre Pedro IV y el matrimonio formado por don Juan y doña Leonor.

  • 23 La capacidad relacional y de mediación de las mujeres de la familia real se pone de manifiesto a pa (...)
  • 24 Francisco de Paula CAÑAS GÁLVEZ, «Comunicación política y mediación epistolar: la correspondencia p (...)
  • 25 Diana PELAZ FLORES, «Una casa en ciernes. El viaje de Leonor de Aragón a Castilla (1375)», in: Fran (...)

17En efecto, la variación cuantitativa entre las cartas enviadas a Juana Manuel con respecto a las que se remiten a la infanta Leonor de Aragón invita a reflexionar sobre la utilización de la correspondencia hacia las mujeres de la familia real de una forma individualizada y no únicamente protocolaria. Esto es, en la elección de la destinataria de las misivas se superponen diferentes estratos relacionales que, en el caso concreto de la corte castellana de mediados del siglo XIV, señalan el protagonismo que adquiere la infanta Leonor en la relación con Pedro IV23. Desde el momento en el que se produce su llegada a la corte castellana el incremento epistolar hacia su persona consigue relegar a doña Juana en su papel como interlocutora hacia Aragón o, al menos, desplaza la proyección que la reina es capaz de mantener sobre la Corona vecina. Bien es cierto que es una situación que también puede relacionarse con una mayor sintonía con el infante don Juan, quien junto a su esposa alcanzará una presencia más que notable, también por su papel como interlocutor entre su suegro y su padre. Esto es, la futura pareja regia adquiere un peso específico dentro de la cancillería del soberano aragonés, con una relación fluida y en la que se perciben menores tensiones que las que pueden llegar a manifestarse en las cartas dirigidas a Enrique II, como consecuencia de las promesas llevadas a cabo por este último antes de su ascenso al trono en Castilla pero posteriormente no cumplidas, además de otros asuntos en materia internacional que contribuían a la crispación entre los reinos vecinos, como ya hemos señalado anteriormente. Circunstancia que también se ve incentivada a través del intercambio de cortesanos desde Aragón hacia Castilla al servicio de la infanta Leonor, que estimulan el tráfico de información entre padre e hija24, además de las gestiones concernientes a la organización de los servidores aragoneses en Castilla25.

  • 26 Las cartas en catalán son 18, 12 siendo infanta y 6 ya como reina, tras la asunción de su nuevo rol (...)
  • 27 Inés FERNÁNDEZ ORDÓÑEZ, «La lengua de los documentos del rey: del latín a las lenguas vernáculas en (...)

18El papel de la infanta como enlace entre Aragón y Castilla se presenta como un elemento dinamizador en el ámbito cancilleresco entre ambas cortes, que después se apreciará a través de otras reinas con una capacidad de intermediación semejante, como ocurre en el caso de María de Castilla o en el de Juana Enríquez, si bien en este último caso solo de una manera esporádica. Con la infanta llegan también otros usos propios de la Corona aragonesa, como es la remisión de misivas escritas en catalán. Con todo, no se trata de un procedimiento homogéneo, ni tampoco responde a la naturaleza o al contenido de las cartas que recibe desde el entorno paterno, aunque no deja de ser llamativo que las primeras cartas que Pedro IV le envíe una vez se convierte ya en reina de Castilla a la muerte de Enrique II, se lleven a cabo en catalán26. Para el siglo XIII Inés Fernández Ordóñez observa la utilización del castellano en la correspondencia con los reyes de Castilla y Portugal, así como con las infantas casadas en ambos reinos, de acuerdo a una adecuación de la cancillería a la lengua del destinatario, continuando esta práctica en el siglo XIV, al menos en líneas generales. En cambio, a los infantes varones herederos del reino, se los escribiría en catalán, por lo que no deja de ser llamativa la utilización de esta lengua en la comunicación con Leonor de Aragón27.

  • 28 Ángela MUÑOZ FERNÁNDEZ, «Cartas de Isabel de Portugal (la reina santa) a Jaime II. Privacidad y com (...)

19Una mayor cercanía que contribuye a avivar, por tanto, un mayor tráfico epistolar, así como apreciar cómo este se construye de manera pareada al del varón al que acompaña en calidad de esposa, del mismo modo que ocurriría en el caso de la reina Juana Manuel, pese a la menor proporción de cartas dirigidas a su persona. Como hemos visto, aunque no se trate de una práctica completamente estandarizada, sí permite apreciar la percepción de la capacidad para la mediación de la reina y la infanta, conforme a un procedimiento que se involucra en la construcción de la praxis cancilleresca y diplomática28. ¿Quedaba alguna constancia de la mediación que les había sido solicitada, más allá de los siguientes pasos que se dieran al respecto y que, en muchos casos, nos son vetados como resultado del intercambio oral de mensajes? Es necesario reflexionar acerca de la existencia de esos signos de la mediación femenina que se ponían por escrito y que nos permiten rastrear la respuesta proporcionada por las reinas ante la activación de la mediación y la coordinación con los propósitos de su esposo. Es momento de prestar atención a la gestión del intercambio de información que se lleva a cabo desde la corte aragonesa para apreciar la respuesta que se ofrecía a las demandas llegadas desde Castilla.

Trenzar la correspondencia. El proyecto coordinado de la expedición de las cartas reales

  • 29 Así ocurre, por ejemplo, en el caso de una misiva remitida por Pedro IV a Juana Manuel de Villena, (...)

20Entre los diferentes tipos de cartas que llegaban a manos de las reinas, aquellas en las que se solicitaba su mediación expresa no solo invitan a reflexionar acerca de las causas que llevaban a realizar la petición, sino en qué se traducía esta. Aunque podría pensarse que se tratara de una fórmula requerida en la estructura del documento a propósito del sexo de su destinataria, se trata de una posibilidad difícil de sostener si se tiene en cuenta el contenido de las cartas en las que aparece, en algunas de las cuales se copia la misiva que se ha remitido al rey o al infante solo con la intención de poner los hechos en conocimiento de la reina o la infanta para solicitar su apoyo de acuerdo a los intereses del monarca aragonés29. Esta solicitud expresa debía traducirse en una actuación concreta que, a la luz de algunas de las cartas conservadas en la cancillería de la cuarta esposa del Ceremonioso, dejaba a su vez un testimonio escriturario de cómo se habían desarrollado los acontecimientos a propósito.

  • 30 «ala qual vos respondemos quel senyor rey hoviera ja enviados a vos los ditos sus menssatgeros sino (...)
  • 31 «Quant a açó que dehits dels salconduyts del missatgers del duch danjou lo senyor rey los lurs tram (...)

21A través de algunas de las cartas enviadas por la reina Sibila se aprecia con claridad el conocimiento que posee acerca de las decisiones tomadas por su esposo en relación a los asuntos que son motivo de la comunicación epistolar entre Castilla y Aragón. Las alusiones directas que se llevan a cabo en el interior del texto en relación a otra carta que se expide ese mismo día o con una mínima diferencia temporal, por un lado, y la mención a alguna de las características del contenido, por otro, dan pie a la constatación del envío paralelo de dos misivas hacia Castilla. El objetivo de las cartas de la reina es el de la justificación de los actos emprendidos por Pedro IV –como ocurre con motivo de las excusas que plantea al todavía infante Juan por no haberle enviado sus mensajeros para dirimir el proceso de negociación emprendido con el duque de Anjou30–, asegurar la concesión de salvoconductos a mensajeros castellanos a los que se ha recibido y dado creencia31, o el de dar por concluido el proceso de mediación que se habría solicitado a través de una misiva en la que se le habrían comunicado los pormenores de la situación que requería de su intervención o influencia.

  • 32 «Recebimos vuestra carta e aquella entendida e lo que de vuestra parte nos dixieron Ruy Bernal, hoy (...)

22La expedición de diferentes cartas en una misma data y referidas a un mismo asunto (las negociaciones con el duque de Anjou y el envío de mensajeros a Castilla con este fin) ha de relacionarse con la organización del proceso escriturario, en el que se combina el envío de la littera de statu y la carta de creencia. Este hecho da lugar a una comunicación que deja registro escrito, pero con diferentes estratos en el mensaje que se remite, a su vez, a actores distintos. Las cartas hacen de la reina un canal de interlocución entre la familia real castellana y la carta remitida por la cancillería de Pedro IV, además de exponer su participación en el proceso, mientras se atestigua la culminación del ciclo que se habría iniciado previamente con la entrega de una carta de creencia otorgada hacia los mensajeros castellanos, dejando en el aire el contenido de los mensajes que se habrían transmitido de manera oral32.

  • 33 ACA, Reg. 1586, fol. 75v-76r. Barcelona. 1379, febrero, 16.

23Asimismo, se muestra la importancia de la carta como instrumento de conocimiento y praxis política, más allá de la persona hacia la que va dirigida, en un gesto que señala la actuación de los diferentes miembros de la familia real en torno a la recepción y expedición epistolar. En este sentido, en la carta que Sibila de Fortiá escribía al infante de Castilla le hacía saber que Pedro IV «escribe por su letra» a Enrique II, lo que le hacía pensar «que vos veredes la dita letra» y, en consecuencia, «non curamos de escrevir vos ende doctamente»33. En efecto, la carta no se concebía como un elemento privado entre emisor y destinatario, sino susceptible de mostrarse ante diferentes lectores que podían, a su vez, imbricarse en el proceso político que requería la comunicación epistolar entre cortes. Incluso se puede llegar a afirmar que el mensaje oral que se transmite a través de la creencia y que ha de entregarse al rey y la reina puede tener como objeto la entrega dual del mensaje, a tenor de la posterior concentración de la atención política en un único documento: la carta del rey, en la que se van concretando las respuestas a los diferentes asuntos que habrían expuesto los mensajeros.

  • 34 «[…] destos días recebimos vuestra carta de creencia por vos acomendada al deán de Orense, vuestro (...)
  • 35 Otro ejemplo similar se encuentra en el envío de una carta a Juan I por parte de la reina Sibila ac (...)

24En el caso concreto de la reina, la carta que se envía desde su cancillería prueba su participación en el desarrollo de la comunicación, así como la consonancia entre su parecer y el de su esposo, al menos en el momento de la expedición final del documento. La reiteración con la que expresa en sus misivas que no considera necesario detallar su opinión, por remitirse al respecto una carta desde la cancillería de su esposo corrobora el diálogo existente entre los dos miembros de la pareja real y su empeño por presentar una sola voz, si bien continúa el intercambio de mensajes a través de vías no escritas que abren la posibilidad a que por medio de la reina llegaran algunas puntualizaciones que complementaran la parte más pública del intercambio epistolar34. El hecho de que la reina jugara un papel de satélite, esto es, supeditado y condicionado por la opinión de su esposo y sus intereses, enfatizaba aún más si cabe la discreción como una característica distintiva de su actuación35.

  • 36 La presencia de la soberana, también en otras actuaciones de tipo diplomático, como su introducción (...)
  • 37 Robert FOLZ, Les saintes reines du Moyen Âge en Occident (VIe-XIIIe siècles), Bruselas: Société des (...)

25Más allá del protocolo epistolar que incluía a la reina en el circuito de la comunicación formal entre las diferentes cortes y la apelación a la cercanía con su esposo para culminar un proceso de negociación o resolver una petición de forma exitosa, ha de imaginarse a la reina como un activo que ofrece un servicio político de interés para su interlocutor36. De lo contrario, si no hubiera signo alguno de su apoyo o de su sensibilidad hacia las circunstancias de quien apela a su autoridad reginal, no tendría sentido que la relación epistolar se mantuviera en el tiempo, ni en el transcurso de un reinado ni de los siglos finales del periodo medieval, en su sentido más amplio37. Más aún cuando, a la luz de los resultados obtenidos a partir de la cancillería de Pedro IV y de sus esposas, los testimonios que se conservan no se refieren tanto a una relación basada en el contacto femenino de las cortes, sino entre los mandatarios masculinos y las esposas de sus homólogos vecinos.

  • 38 Este hecho guardaría relación con la visión aportada por la crónica del reinado de Pedro IV, que se (...)

26No deja de ser interesante, a propósito, la dicotomía que se observa entre el silencio de Leonor de Sicilia frente a la realidad que refleja la cancillería de Sibila de Fortiá, dada la falta de cartas enviadas por la primera a Castilla, quizá como consecuencia de las tensas relaciones mantenidas entre Pedro IV y Enrique II tras la llegada al trono de este último38. El cambio de reina que se produce en Aragón durante el reinado de Enrique II, así como el diferente perfil de ambas, da pie a reflexionar acerca del papel de la consorte aragonesa en las relaciones diplomáticas con la vecina Castilla. De las diferencias cancillerescas que pueden observarse al respecto se desprende la voluntad y/o necesidad que puede(n) expresarse entre las partes por mantener unas fluidas relaciones, lo que lleva a plantear que la presencia de la reina en los contactos epistolares entre los reinos no responde a una práctica protocolaria, sino que en ella influyen otros factores, como la sintonía entre las personas que envían o reciben cartas y, en consecuencia, la disposición a prestarse ayuda o el reconocimiento de la capacidad de influencia en su favor que puede tener la soberana.

Dos modelos de reina, ¿dos modelos de correspondencia? Participación de las reinas aragonesas en la diplomacia castellana

  • 39 Lledó RUIZ DOMINGO, «Del qual tenim loch. Leonor de Sicilia y el origen de la lugartenencia femenin (...)
  • 40 Sibila de Fortiá se convertirá, como reina, en una figura controvertida en la corte, debido al favo (...)
  • 41 En el Archivo de la Corona de Aragón se conservan 23 registros de la cancillería de Leonor de Sicil (...)

27Los reinados de Leonor de Sicilia y Sibila de Fortiá son muy distintos entre sí, por razones muy diversas. En primer lugar, el origen de cada una de ellas marca una diferencia sensible en el modelo de reina que representan ante el reino y, sobre todo, en cómo son percibidas en la corte. Frente a la reina Leonor, quien desempeñó el papel de lugarteniente general de la Corona de Aragón y cuya unión cumplía las expectativas que un matrimonio regio debía alcanzar39, la cuarta esposa del monarca era una mujer viuda, procedente de la nobleza ampurdanesa, que había llegado a convertirse en la amante de Pedro IV una vez fallecida la reina Leonor, de cuyo séquito había formado parte desde 1371, como una de sus damas40. Por tanto, dos perfiles muy distintos en origen pero con un cometido común una vez alcanzan la dignidad reginal. Aunque en sus respectivas cancillerías pueden verse elementos dispares, en particular al establecimiento de contactos epistolares destinados a fortalecer sus intereses familiares, interesa aquí poner de manifiesto los términos en los que desarrollan su actividad epistolar como interlocutoras de un reino vecino, en este caso, hacia Castilla41.

  • 42 Sí se conservan, en cambio, algunas cartas remitidas al conde de Trastámara durante la guerra con P (...)

28Más allá del carácter que posee la figura del rey como personaje principal en la praxis gubernativa y en la expedición documental, de manera más concreta, la comparación de las cartas remitidas desde la cancillería regia y desde la de las reinas aragonesas a la familia real castellana deja al descubierto la diferente consideración en la conservación documental de uno y otras. En el caso de Leonor de Sicilia, no se han encontrado testimonios de contacto epistolar con la familia real castellana, como ya se ha apuntado42, remediándose esta situación, al menos parcialmente, durante el reinado de Sibila de Fortiá, aunque sus testimonios epistolares representen tan solo una décima parte del volumen de resultados que se encuentran en las cartas remitidas por Pedro IV. Si se tiene en cuenta la cantidad de cartas enviadas por el Ceremonioso a la reina Juana Manuel, y sobre todo a su hija, Leonor de Aragón, en las que se deja constancia de que se trata de una respuesta a un contacto emprendido por ellas (una quinta parte, tanto en el caso de las cartas relacionadas con Juana Manuel (4 de las 20 cartas conservadas) como con la infanta y después reina Leonor (20 de 92), se aprecia la reciprocidad en la relación epistolar y en la puesta en marcha del proceso de comunicación.

  • 43 Una circunstancia que marca una diferencia significativa con otras reinas aragonesas de la Baja Eda (...)
  • 44 La demostración de la amistad «según natura», es decir, la que debe haber entre padres e hijos o en (...)
  • 45 En la Cancillería de Leonor de Sicilia se contiene tan solo un ejemplo de la demostración de la ami (...)

29La falta de vínculos de consanguineidad con la familia real castellana marca un factor a tener en cuenta a la hora de analizar su papel diplomático y su relación epistolar43. A diferencia del nexo que podía forjarse entre soberanos y príncipes, en los que se distingue entre la referencia al parentesco que media entre ambos y el de las alianzas que puedan existir entre ellos y que constituyen una conexión de gran solidez, la amistad como vínculo que se construye por dos personas en un marco de libertad y apoyo mutuos queda al margen de la conceptualización relacional de las cartas reginales44. La expresión de la amistad queda reservada para los soberanos, aunque también es posible encontrar alguna mención en esta dirección desde la cancillería de la reina hacia el rey de Granada45, no así entre soberanas, ni siquiera aprovechando la relación entre sus esposos.

  • 46 Lledó RUIZ DOMINGO, «Abastecimiento y pautas de consumo alimentario en la mesa de la reina Sibila d (...)
  • 47 Monica FERRARI, «Tra madre e figlia: lettere tra Milano, Mantova e Ferrara nelle corti del XV secol (...)
  • 48 La falta de parentesco no sería obstáculo para que Enrique III de Castilla se refiriera a la segund (...)
  • 49 No puede considerarse que exista un error del protonotario a la hora de dirigir las cartas, ya que (...)
  • 50 Monique SOMMÉ, «La correspondance d’Isabelle de Portugal, reflet du pouvoir d’une duchesse de Bourg (...)

30Centrándonos específicamente en las variaciones que se aprecian en el seno de las cancillerías de Leonor de Sicilia y Sibila de Fortiá, a través de las series consultadas se observan elementos significativos, dada la falta de cartas dirigidas por Leonor de Sicilia hacia los miembros de la familia Trastámara una vez que se instalaron en el poder. En cambio, sí se conservan algunas cartas remitidas por Sibila de Fortiá, lo que puede interpretarse en varias direcciones: por un lado, subraya su intención por promover la mediación como un signo de su reinado junto a Pedro IV, más aún teniendo en cuenta los lazos establecidos con Castilla a través del matrimonio de Leonor de Aragón, además de procurar, por otro, ver reforzada su imagen más allá de las fronteras aragonesas46. En este sentido, no deja de ser interesante la manera que la reina de Aragón utiliza para dirigirse a su homóloga castellana, a la que tratará de «cara hermana» y no de hija, como sí hace cuando se refiere a los infantes Juan o Martín de Aragón. Lejos, por tanto, de confeccionar una relación de apariencia «maternofilial»47, recogida en otras circunstancias similares48, la fórmula escogida marca una mayor distancia entre ambas, sin olvidar que la presencia de cartas dirigidas a la reina Leonor de Aragón son muy escasas en comparación con las que aparecen destinadas a Juan I49. La carta contribuye a forjar una «relación de estado» entre los titulares de los diferentes reinos, favoreciendo la expresión del poder e influencia de la soberana a nivel diplomático, pero también reforzándose dentro del tejido cortesano en el que se imbrica, al involucrarse en las tareas de representación y negociación que desarrolla el monarca, como hemos tenido ocasión de comprobar en el apartado anterior50. El acercamiento de la reina Sibila a la esposa de Juan I forma parte de esa misma estrategia, que refuerza su papel como interlocutora de los intereses aragoneses en Castilla a través de una de las manifestaciones más importantes de la reginalidad bajomedieval.

Conclusiones

31A través de la selección epistolar que se contiene en los registros de la cancillería aragonesa se comprueba la intervención de los personajes femeninos de la familia real en la marcha política del reino, así como su condición de nexo entre dos cortes vecinas en el entramado curial. Pese a no tratarse de una función institucionalizada como tal y de que el protocolo epistolar no sea un mecanismo exacto, sí permite observar una jerarquización clara en el seno de la familia real y entre los principales agentes de poder y de intercambio de comunicación desde la corte, a partir de los cuales la significación política y la simbología de la reina en la mentalidad cortesana del periodo le confieren un carácter protagonista y con unos rasgos identificativos bien definidos. Elementos que señalan la mediación como una faceta plenamente asumida tanto por emisor(a) como por receptor(a) y que junto a su necesaria participación en el proceso representativo y ceremonial llevan a su colaboración en el afianzamiento de las buenas relaciones entre los reinos.

32La carta, como artefacto de comunicación de primer nivel, no solo favorece el acercamiento entre escenarios distantes entre sí, sino que nos ayuda a apreciar las redes relacionales que forjan las soberanas, tanto hacia dentro como hacia fuera de su propia corte. Además de las personas en las que depositan su confianza para transportar mensajes, tanto orales como escritos, y de aquellas a las que recomiendan o por las que interceden, hay que considerar otros niveles que nos llevan a hablar de la creación de un proceso escriturario trenzado entre las cancillerías regia y reginal verdaderamente interesante. Una estrategia que acentúa el papel de la soberana como pieza que aviva la conexión entre soberanos, además de acercarnos a la que construye con su esposo y la influencia que es capaz de demostrar en su ámbito curial, siendo depositaria de la confianza regia para alcanzar objetivos comunes. Del mismo modo, este hecho refleja la percepción de esa relación a través de la mirada de embajadores y cortesanos que se desplazan entre las cortes, a la hora de dotar de contenido a la figura reginal y sopesar su capacidad de influencia política.

33Quedan, no obstante, elementos por desentrañar en lo tocante al proceso de redacción de las cartas de la soberana ya que, como se ha señalado anteriormente, no se trata de un proceso reglado sino que, por el contrario, debe guardar relación con las necesidades que entraña cada empresa diplomática o las fluctuaciones relacionales de cada momento concreto. En todo caso, ese papel mediador, no plenamente institucionalizado pero sí formalizado, representa a la perfección el perfil relacional y de colaboración que persigue la identidad de la reina desde los referentes femeninos idealizados por la literatura y la historiografía. La repetición de patrones en los procesos de comunicación cancilleresca que se aprecian entre Castilla y Aragón en la segunda mitad del siglo XIV reflejan la implicación de las soberanas en los procesos diplomáticos y el reconocimiento fáctico del que son revestidas a través de los interlocutores masculinos con los que conviven. Por último, el hecho de que no se trate de una comunicación diplomática pareada y sistemática con respecto a las cartas que son remitidas al rey, invita a pensar en una especificidad de las peticiones que se dirigen a su esposa, en una voluntad de interpelar a la reina y no solo en una cuestión protocolaria, lo que la convierte en un personaje de primera índole, capaz de mantenerse como un valor con una seña de identidad propia en la política bajomedieval peninsular.

Bibliographie

ADAMS, Tracy, The Life and Afterlife of Isabeau of Bavaria, Baltimore: The Johns Hopkins University Press, 2010.

ALFONSO X, Las Partidas, edición de la Real Academia de la Historia, Madrid: Imprenta Real, 1807, vol. III.

BEAUCHAMP, Alexandra, «La conservación de las cartas de las reinas de Aragón del siglo XIV», in: Jean-Pierre JARDIN, José Manuel NIETO SORIA, Patricia ROCHWERT-ZUILI y Hélène THIEULIN-PARDO (dirs.), Cartas de mujeres en la Europa medieval. España, Francia, Italia, Portugal (siglos XI-XV), Madrid: La Ergástula, 2018, p. 69-87.

BEAUCHAMP, Alexandra, «Trouver sa place dans la famille royale et vivre loin des siens. La correspondance féminine de Matha d’Armagnac, épouse de l’infant Jean d’Aragon (1373-1378)», in: Jean-Pierre JARDIN, Annabelle MARIN, Patricia ROCHWERT-ZUILI y Hélène THIEULIN-PARDO (dirs.), Correspondencias entre mujeres en la Europa Medieval, e-Spania Books, «Studies», 6, 2020, https://books.openedition.org/esb/2447.

BECEIRO PITA, Isabel, «La parentela regia femenina en los relatos cronísticos alfonsíes y bajomedievales», in: Mª Isabel DEL VAL VALDIVIESO, Pascual MARTÍNEZ SOPENA (dirs.) y Diana PELAZ FLORES (col.), Castilla y el mundo feudal. Homenaje al profesor Julio Valdeón, Valladolid: Junta de Castilla y León, 2009, vol. 2, p. 531-557.

BOSCOLO, Alexandra, La reina Sibil·la de Fortià, Barcelona: Rafael Dalmau, 1971.

CAÑAS GÁLVEZ, Francisco de Paula, «Comunicación política y mediación epistolar: la correspondencia privada de la realeza Trastámara con Sancho de Rojas, arzobispo de Toledo. Documentación del Archivo del Monasterio de Guadalupe», in: José Manuel NIETO SORIA y Óscar VILLARROEL GONZÁLEZ (coords.), Comunicación y conflicto en la cultura política peninsular. Siglos XIII al XV, Madrid: Sílex, 2018, p. 49-81.

Crónica del rey de Aragón d. Pedro IV, El Ceremonioso, ó, del Punyalet, edición de Antonio de BOFARULL Y BROCÁ, Barcelona: Imprenta de Alberto Frexas, 1830.

FERNÁNDEZ DE CÓRDOVA MIRALLES, Álvaro, La Corte de Isabel I. Ritos y ceremonias de una reina (1474-1504), Madrid: Dykinson, 2002.

FERNÁNDEZ ORDÓÑEZ, Inés, «La lengua de los documentos del rey: del latín a las lenguas vernáculas en las cancillerías regias de la Península Ibérica», in: Pascual MARTÍNEZ SOPENA y Ana RODRÍGUEZ (eds.), La construcción medieval de la memoria regia, Valencia: Universitat de València, 2011, p. 323-361.

FERRARI, Monica, «Tra madre e figlia: lettere tra Milano, Mantova e Ferrara nelle corti del XV secolo», in: Jean-Pierre JARDIN, Annabelle MARIN, Patricia ROCHWERT-ZUILI y Hélène THIEULIN-PARDO (dirs.), Correspondencias entre mujeres en la Europa Medieval, e-Spania Books, «Studies», 6, 2020, https://books.openedition.org/esb/2447.

FOLZ, Robert, Les saintes reines du Moyen Âge en Occident (VIe-XIIIe siècles), Bruselas: Société des Bollandistes, 1992.

FUENTE PÉREZ, Mª Jesús, «¿Espejos de Esther? La intercesión como tarea política de la reina (León-Castilla, siglos XI-XIII)», e-Spania, 20, 2015, http://journals.openedition.org/e-spania/24112.

GARCÍA HERRERO, Mª del Carmen, «María de Castilla, reina de Aragón (1416-1458): La mediación incansable», e-Spania, 20, 2015, https://journals.openedition.org/e-spania/24120.

GARCÍA HERRERO, Mª del Carmen, y PELAZ FLORES, Diana, «La política femínea de la Casa Trastámara a mediados del siglo XV. De la amistad íntima a la colaboración diplomática», in: Mario LAFUENTE GÓMEZ y Concepción VILLANUEVA MORTE (coords.), Los agentes del Estado. Poderes públicos y dominación social en Aragón (siglos XIV-XVI), Madrid: Sílex, 2019, p. 427-456.

GAUDE FERRAGU, Murielle, La reine au Moyen Âge: Le pouvoir au féminin, XIVe-XVe siècle, París: Tallandier, 2013.

JARDIN, Jean-Pierre, «La reina María de Portugal, entre padre, marido, hijo e hijastros: la mediación imposible», e-Spania, 20, 2015, https://journals.openedition.org/e-spania/24140.

MUÑOZ FERNÁNDEZ, Ángela, «La mediación femenina como forma de acción política. Tiempos, contextos y transformaciones de un rol político (Castilla, siglos XIV-XV)», e-Spania, 20, 2015, https://journals.openedition.org/e-spania/24146.

MUÑOZ FERNÁNDEZ, Ángela, «Cartas de Isabel de Portugal (la reina santa) a Jaime II. Privacidad y comunicación política», in: Jean-Pierre JARDIN, José Manuel NIETO SORIA, Patricia ROCHWERT-ZUILI y Hélène THIEULIN-PARDO (dirs.), Cartas de mujeres en la Europa medieval, p. 35-54.

NIETO SORIA, José Manuel, «Comunicación y conflicto político: algunas perspectivas de análisis», in: José Manuel NIETO SORIA y Óscar VILLARROEL GONZÁLEZ (coords.), Comunicación y conflicto en la cultura política peninsular, p. 17-47.

NIETO SORIA, José Manuel, «Conclusiones. Cartas que hablan, cartas que callan», in: Jean-Pierre JARDIN, José Manuel NIETO SORIA, Patricia ROCHWERT-ZUILI y Hélène THIEULIN-PARDO (dirs.), Cartas de mujeres en la Europa medieval, p. 375-384.

NIETO SORIA, José Manuel, Ceremonias de la realeza. Propaganda y legitimación en la Castilla Trastámara, Madrid: Nerea, 1993.

OFFENSTADT, Nicolas, Faire la paix au Moyen Âge, París: Odile Jacob, 2007.

OLIVERA SERRANO, Beatriz de Portugal. La pugna dinástica Avís-Trastámara, Santiago de Compostela: CSIC-Centro de Estudios Padre Sarmiento, 2005.

Ordinacions de la Casa i Cort de Pere el Cerimoniós, ed. de Francisco M. GIMENO, Daniel GOZALBO i Josep TRENCHS (†), Valencia: Universitat de València, 2009.

PELAZ FLORES, Diana, Reinas consortes. Las reinas de Castilla en la Edad Media, ss. XI-XV, Madrid: Sílex, 2017.

PELAZ FLORES, Diana, Poder y representación de la reina en la Corona de Castilla (1418-1496), Ávila: Junta de Castilla y León, 2017

PELAZ FLORES, Diana, «Mensajes y mensajeros en la comunicación epistolar entre Pedro IV y los primeros Trastamara», in: Concepción VILLANUEVA MORTE (coord.), Diplomacia y desarrollo del Estado en la Corona de Aragón (siglos XIV-XVI), Gijón: Trea, p. 69-90.

PÉQUIGNOT, Stéphane, Au nom du roi. Pratique diplomatique et pouvoir Durant le règne de Jacques II d’Aragon (1291-1327), Madrid: Casa de Velázquez, 2009.

PÉQUIGNOT, Stéphane, «Sources et méthodes de l’histoire des relations internationales dans l’Europe médiévale», Annuaire de l’École Pratique des Hautes Études, 148, 2017, p. 200-203.

ROCHWERT-ZUILI, Patricia, «La actuación pacificadora de María de Molina», e-Spania, 20, 2015, https://journals.openedition.org/e-spania/24170.

ROEBERT, Sebastian, «The Nominations of Elionor of Sicily as Queen-Lieutenant in the Crown of Aragon: Edition and Commentary», Mediaeval Studies, 80, 2018, p. 171-230.

RUIZ DOMÉNEC, José Enrique, «Leonor de Aragón, una catalana en Castilla: consideración sobre la repetición en la Historia», Butlleti de la Reial Academia de Bones Lletres de Barcelona, 46, 1998, p. 93-111.

RUIZ DOMINGO, Lledó, «Del qual tenim loch. Leonor de Sicilia y el origen de la lugartenencia femenina en la Corona de Aragón», Medievalismo. Revista de la Sociedad Española de Estudios Medievales, 27, 2017, p. 303-326.

RUIZ DOMINGO, Lledó, «Abastecimiento y pautas de consumo alimentario en la mesa de la reina Sibila de Fortià», in: Alexandra BEAUCHAMP, Antoni FURIÓ, Germán GAMERO IGEA y María NARBONA CÁRCELES (eds.), Acoger, abastecer y financiar la corte. Las relaciones entre las cortes ibéricas y las sociedades urbanas a finales de la Edad Media, Valencia: Universitat de València, 2019, p. 187-205.

SOMMÉ, Monique, «La correspondance d’Isabelle de Portugal, reflet du pouvoir d’une duchesse de Bourgogne au XVe siècle», in: Dagmar EICHBERGER, Anne-Marie LEGARÉ y Win HÜSKEN (eds.), Women at the Burgundian Court. Presence and Influence, Turnhout: Brepols, 2010, p. 25-36.

TOMÁS FACI, Guillermo, El aragonés medieval. Lengua y Estado en el reino de Aragón, Zaragoza: Universidad de Zaragoza, 2020.

TRENCH, José, ARGÓ, Antonio María, y CONDE DELGADO DE MOLINA, Rafael (col.), Las Cancillerías de Aragón y Mallorca desde Jaime I a la muerte de Juan II, Zaragoza: Institución Fernando el Católico, 1983.

Notes

1 Por citar solo algunos ejemplos, puede consultarse el número 20 de la revista e-Spania, publicado en 2015, dedicado a la participación femenina en la consecución o el mantenimiento de la paz, donde varios trabajos se centran, precisamente, en el tratamiento de la práctica de la mediación como rasgo característico de la acción política reginal. Véanse, por ejemplo, en ese mismo número monográfico, los trabajos de Mª del Carmen GARCÍA HERRERO («María de Castilla, reina de Aragón (1416-1458): La mediación incansable»), Ángela MUÑOZ FERNÁNDEZ («La mediación femenina como forma de acción política. Tiempos, contextos y transformaciones de un rol político (Castilla, siglos XIV-XV)»), Patricia ROCHWERT-ZUILI («La actuación pacificadora de María de Molina») o Jean-Pierre Jardin («La reina María de Portugal, entre padre, marido, hijo e hijastros: la mediación imposible»). Un rol que también ha sido destacado por Murielle GAUDE FERRAGU (La reine au Moyen Âge: Le pouvoir au féminin, XIVe-XVe siècle, París: Tallandier, 2013), Nicolas OFFENSTADT (Faire la paix au Moyen Âge, París: Odile Jacob, 2007) o Tracy ADAMS (The Life and Afterlife of Isabeau of Bavaria, Baltimore: The Johns Hopkins University Press, 2010, p.–88-92).

2 José Enrique RUIZ DOMÉNEC, «Leonor de Aragón, una catalana en Castilla: consideración sobre la repetición en la Historia», Butlleti de la Reial Academia de Bones Lletres de Barcelona, 46, 1998 p. 93-111.

3 Para elaborar el presente estudio se han utilizado los registros cancillerescos correspondientes a la serie Sigili Secreti de la cancillería de Pedro IV entre los años 1366 y su finalización, en el año 1387, y las de sus dos últimas esposas, las reinas Leonor de Sicilia (Varia Elionoris) y Sibila de Fortiá (Varia Sibiliae) por tratarse de un conjunto representativo y que permite obtener unas conclusiones ajustadas de la interacción entre las familias reales de Castilla y Aragón que, no obstante, podrá perfeccionarse en un futuro a través de la consulta y análisis de otras series custodiadas en el Archivo del Reino de Aragón.

4 Durante el periodo que comprende este trabajo la cancillería de la reina en la Corona de Aragón se habría configurado ya como un organismo independiente de la del soberano, que habría tenido lugar entre el siglo XIII y la llegada del siglo XIV. José TRENCH, Antonio María ARGÓ y Rafael CONDE DELGADO DE MOLINA (col.), Las Cancillerías de Aragón y Mallorca desde Jaime I a la muerte de Juan II, Zaragoza, Institución Fernando el Católico, 1983, p. 34-87.

5 Diana PELAZ FLORES, «Mensajes y mensajeros en la comunicación epistolar entre Pedro IV y los primeros Trastamara», in: Concepción VILLANUEVA MORTE (coord.), Diplomacia y desarrollo del Estado en la Corona de Aragón (siglos XIV-XVI), Gijón: Trea, p. 69-90.

6 José Manuel NIETO SORIA, «Conclusiones. Cartas que hablan, cartas que callan», en Jean-Pierre JARDIN, José Manuel NIETO SORIA, Patricia ROCHWERT-ZUILI y Hélène THIEULIN-PARDO (coords.), Cartas de mujeres en la Europa medieval. España, Francia, Italia, Portugal (siglos XI-XV), Madrid: La Ergástula, 2017, p. 379.

7 Así ocurre en el caso de la creencia que se solicita del arzobispo de Zaragoza y el castellano de Amposta, tanto ante Enrique II como ante su esposa (ACA, RC, Reg. 1244, fol. 17r. Valencia. 1369, junio, 7).

8 ACA, RC, Reg. 781, fols. 77r-v. Lleida. 1379, junio, 15; ACA, RC, Reg. 1260, fols. 180r-v. Barcelona. 1377, diciembre, 1. ACA, RC, Reg. 1268, fol. 115r-v. Lleida. 1380, septiembre, 4.

9 ACA, RC, Reg. 1258, fols. 165r-v. Barcelona. 1379, octubre, 10; ACA, RC, Reg. 1265, fols. 66r-69r. Barcelona. 1379, noviembre, 14.

10 En todo caso no puede pasarse por alto la alusión que se realiza, precisamente para el periodo del que trata este trabajo, del rol que ha de asumir la reina como esposa del soberano tras su coronación. En las Ordinacions que Pedro IV realiza a propósito, al hacer referencia a las oraciones que debían recitarse cuando se impusiera la corona sobre la cabeza de la soberana, señalando la conexión que la reina debía mantener con otros referentes femeninos, como Sara, Rebeca, Lía, Raquel o Judith, además de aludir a su unión con el soberano también desde el punto de vista del consejo y el apoyo marital, recogidos a través de la figura de Esther (ut sicut Ester reginam, […] ita han famulam tuam N., reginam nostram, humilitatis tue benedictione, christiane plebis salutis gratia, ad dignam sublimemque regis nostri copulam et regni sui participium misericorditer transire concedas […]. Ordinacions de la Casa i Cort de Pere el Cerimoniós, edición de Francisco M. GIMENO, Daniel GOZALBO i Josep TRENCHS (†), Valencia, Universitat de València, 2009, p. 268).

11 Á. MUÑOZ FERNÁNDEZ, «La mediación femenina como forma de acción política», (fecha de última consulta: 14 de octubre de 2019).

12 Mª Jesús FUENTE PÉREZ, «¿Espejos de Esther? La intercesión como tarea política de la reina (León-Castilla, siglos XI-XIII)», en e-Spania, 20, 2015, (fecha de última consulta: 14 de octubre de 2019).

13 Bien es cierto que no se trata de un procedimiento matemático en cuanto a la exactitud con la que se cumple, pero sí ofrece resultados lo suficientemente claros como para apreciar el desarrollo de la práctica epistolar. Esta es una estrategia que afecta a las monarquías cristianas, no así a los reinos musulmanes, para los que no se encuentra ninguna misiva que vaya dirigida a las esposas de los soberanos de Granada o Marruecos, por citar dos de los ejemplos que ofrecen más documentación al respecto.

14 José Manuel NIETO SORIA, Ceremonias de la realeza. Propaganda y legitimación en la Castilla Trastámara, Madrid: Nerea, 1993, pp. 57-58.

15 El recibimiento dúplice que se lleva a cabo contribuye a diferenciar el papel representativo que cada una de las personas que componen la pareja real poseen, lo que señala la capacidad mediadora de la soberana y la necesidad de incorporarla a este tipo de ceremonias, dada la gracia real que posee. Una estrategia que introduce a la reina en las estrategias de intercambio de mensajes, también en el ámbito de la política exterior (Diana PELAZ FLORES, Reinas consortes. Las reinas de Castilla en la Edad Media, ss. XI-XV, Madrid: Sílex, 2017). La desigual aportación que cada uno de ellos lleva a cabo en la configuración del cuerpo político de la monarquía justifica su separación, de manera contraria a lo que ocurre en las recepciones diplomáticas que se brindan durante el reinado de los Reyes Católicos, cuyo alto valor comunicador y propagandístico queda sobradamente probado, como demuestran las descripciones en las que se detalla la espectacularidad humana y suntuaria dispuesta ante las delegaciones regias de Borgoña o Inglaterra (Álvaro FERNÁNDEZ DE CÓRDOVA MIRALLES, La Corte de Isabel I. Ritos y ceremonias de una reina (1474-1504), Madrid: Dykinson, 2002, pp. 334-338).

16 En el caso concreto de la visita de Guillem Dorca a la corte francesa, además de comunicar tanto a Carlos V como a su esposa, la reina Juana de Borbón, de la próxima entrada en Castilla de los reyes de Aragón junto con Bertrand du Guesclin y sus tropas, la reina Leonor le agradece el envío de una cruz para el rey y le anuncia el envío de ciertas mulas aragonesas, por ser preciadas en el reino vecino, pero además aprovecha para hacer una curiosa demanda al soberano francés: «Ítem aprés que tot açò hará fet e dit appartadament dirá al dit rey de par de la dita senyora reyna que ella pedirá dell en fort gracia e special do si lo dit rey li volía trametre vn poch de la espina de la corona de Jhesu Xhristo e vn poch de la sponge, jassia que açò deman la dita senyora ab gran vergonya car per la creu que l’altra día li trams la ha molt encarragada. Más per tal com hi ha gran devoción volrie a ver si fer se podía e en açó diga lo dit Guillem ses bones paraules con millor pusque». En cambio, cuando el cambrer comparece ante la reina Juana, se detalla lo siguiente: «Ítem fará reuerencia a la reyna de ffrança e li dirá semblant salutació e con lo señor rey e la dita señora so en Saragoça per fer la entrada en Castella. Ítem con la dita senyora li tramet aquel coffret ab aquells pomes, <draps de seda> e altres coses ques fan en esta tierra e que la paga que si a ella senblen bones e vou que d’aquellas o altres coses que sien de les parts daçá que lin trameta que ella lin escriva car la dita senyora ho complirá axí specialmente con faría per sa sor e en açò diga ses bones paraules ben afectuoses per manera que ella conega lo bon voler que la senyora reyna li porta». ACA, Reg. 1574, fols. 5v-6r. 1366.

17 Stéphane PÉQUIGNOT, «Sources et méthodes de l’histoire des relations internationales dans l’Europe médiévale», Annuaire de l’École Pratique des Hautes Études, 148, 2017, p. 200-203. D. PELAZ FLORES, «Mensajes y mensajeros».

18 «Ítem sil rey de Castella diu que sis vol per tractar les dites coses con per a ver plaer ab lo senyor rey lo qual ha gran temps que no ha viste ll se volria fort veure ab ella diguen li quel senyor rey ho fara molt volunter e que pregunten loch convinent e día a la dita vista e quel dit senyor rey la fara e hi será seus falla e plaura fort al senyor rey quel infant son genre e sa filla e la reyna de castilla tots sien a la dita vista per ço que ab tots ells haia plaer e consoalció e encara que sil rey de castlla na perlahic quel dit senyor rey hi fara esser lo senyor duch e lo senyor infant en Martín». ACA, RC, Reg. 1240, fol. 187r y v. [1375, octubre].

19 ACA, RC, Reg. 1240, fol. 213v-215r. [1376, noviembre].

20 Isabel BECEIRO PITA, «La parentela regia femenina en los relatos cronísticos alfonsíes y bajomedievales», in: Mª Isabel DEL VAL VALDIVIESO, Pascual MARTÍNEZ SOPENA (dirs.) y Diana PELAZ FLORES (col.), Castilla y el mundo feudal. Homenaje al profesor Julio Valdeón, Valladolid: Junta de Castilla y León, 2009, vol. 2, p. 540-542.

21 ACA, RC, Reg. 1093, fol. 50v-51r. Barcelona. 1376, enero 5. Carta a la reina y a la infanta para demandar su intercesión ante el rey de Castilla y que este procurara la elección del obispo de Valencia como próximo obispo de Toledo.

22 ACA, RC, Reg. 1240, fol. 185v. Barcelona. 1375, octubre, 37. Carta de creencia otorgada a favor del arzobispo de Zaragoza, Lope Fernández de Luna para llevar a cabo las negociaciones de paz con Castilla, solicitando a la reina Juana que lo escuchara y actuara en consecuencia.

23 La capacidad relacional y de mediación de las mujeres de la familia real se pone de manifiesto a partir de su matrimonio, como se refleja a través del caso de Matha de Armagnac: Alexandra BEAUCHAMP, «Trovuer sa place dans la famille royale et vivre loin des siens. La correspondance féminine de Matha d’Armagnac, épouse de l’infant Jean d’Aragon (1373-1378)», in: Jean-Pierre JARDIN, Annabelle MARIN, Patricia ROCHWERT-ZUILI y Hélène THIEULIN-PARDO (dirs.), Correspondencias entre mujeres en la Europa Medieval, e-Spania Books, «Studies», 6, 2020, https://books.openedition.org/esb/2447 (fecha de última consulta: 17 de junio de 2020).

24 Francisco de Paula CAÑAS GÁLVEZ, «Comunicación política y mediación epistolar: la correspondencia privada de la realeza Trastámara con Sancho de Rojas, arzobispo de Toledo. Documentación del Archivo del Monasterio de Guadalupe», in: José Manuel NIETO SORIA y Óscar VILLARROEL GONZÁLEZ (coords.), Comunicación y conflicto en la cultura política peninsular. Siglos XIII al XV, Madrid: Sílex, 2018, p. 75-80.

25 Diana PELAZ FLORES, «Una casa en ciernes. El viaje de Leonor de Aragón a Castilla (1375)», in: Francisco de Paula CAÑAS GÁLVEZ (ed.), Casa y corte. Ámbitos de poder en los reinos hispánicos durante la Baja Edad Media, Madrid: La Ergástula, 2019, p. 73-95.

26 Las cartas en catalán son 18, 12 siendo infanta y 6 ya como reina, tras la asunción de su nuevo rol reginal: ACA, RC, Reg. 1263, fol. 167rv. Barcelona. 1379, junio, 22; ACA, RC, Reg. 1263, fol. 168v. Barcelona. 1379, junio, 28; ACA, RC, Reg. 1263, fols. 169v-170r. Barcelona. 1379, junio, 30; ACA, RC, Reg. 1263, fol. 170v. Barcelona. 1379, junio, 30 (en este caso no se incorpora la carta, sino una nota en la que se dice que la misma carta que se envió al rey Juan I se envió a la reina Leonor «en idioma catalano»). ACA, RC, Reg. 1263, fol. 172r. Barcelona. 1379, julio, 2. ACA, RC, Reg. 1264, fol. 127r. Barcelona. 1379, julio, 5.

27 Inés FERNÁNDEZ ORDÓÑEZ, «La lengua de los documentos del rey: del latín a las lenguas vernáculas en las cancillerías regias de la Península Ibérica», in: Pascual MARTÍNEZ SOPENA y Ana RODRÍGUEZ (eds.), La construcción medieval de la memoria regia, Valencia: Universitat de València, 2011, p. 343. Recientemente ha visto la luz una publicación de gran interés para el conocimiento de la utilización de la lengua en el seno de la cancillería aragonesa: Guillermo TOMÁS FACI, El aragonés medieval. Lengua y Estado en el reino de Aragón, Zaragoza: Universidad de Zaragoza, 2020.

28 Ángela MUÑOZ FERNÁNDEZ, «Cartas de Isabel de Portugal (la reina santa) a Jaime II. Privacidad y comunicación política», in: Jean-Pierre JARDIN, José Manuel NIETO SORIA, Patricia ROCHWERT-ZUILI y Hélène THIEULIN-PARDO (coords.), Cartas de mujeres en la Europa medieval. España, Francia, Italia, Portugal (siglos XI-XV), Madrid: La Ergástula, 2018, p. 41-53.

29 Así ocurre, por ejemplo, en el caso de una misiva remitida por Pedro IV a Juana Manuel de Villena, en la que le hace partícipe de otra enviada a Enrique II, acerca de las negociaciones que debían producirse entre ambos reyes una vez muerto Pedro I, a propósito de los señoríos prometidos por el Trastámara al monarca aragonés. Pedro IV confiaba así a doña Juana que prestara su apoyo al arzobispo de Zaragoza y al Castellán de Amposta, como sus mandaderos en esta cuestión. ACA, RC, Reg. 1224, fols. 16v-17r. Valencia. 1369, junio, 7 (carta a Enrique II); ACA, RC, Reg. 1224, fol. 17r. Valencia. 1369, junio, 7 (carta a doña Juana). En la fecha de la carta remitida al soberano aparece sobre escrito encima del día 7, el 30, a diferencia de lo que ocurre en la carta dirigida a la reina, que mantiene solo la primera fecha.

30 «ala qual vos respondemos quel senyor rey hoviera ja enviados a vos los ditos sus menssatgeros sino pensando que aquellos del duch danjou sende fuesen ja ydos pero agora el dito senyor ha acordado de enviar luego sus ditos menssatgeros segund vos queredes e segund mas largamente veredes en la letra de respuesta quel dito senyor vos ende enbie pero assim como vos poredes coneger por ninguna cosa ellos no porían ser aquí en la primera semana de junio como ja sea mas en aquella e si alcunas otras cosas vos plazen que nos podamos fer por honra vuestra escrevit nos ende con tota fiança e nos fer lo hemos de grado». ACA, Reg. 1586, fol. 47v. Barcelona. 1378, marzo, 14.

31 «Quant a açó que dehits dels salconduyts del missatgers del duch danjou lo senyor rey los lurs tramet ara de nou per la manera quels han mester e ha prouehit e ordonat quel gouernador de Rosselló los faça acompanyar entre açi en barchelona car daci entró en castella vos senyor rey los fará guiar per tal forma quels irán saluets e segurs e si volets altres coses que façam per vos fets nos ho saber e nos fe rho hem volentosament». Reg. 1586, fol. 81r. Barcelona. 1379, marzo, 13 [La carta del rey en: Reg. 1263, fol. 105-bis-r. Barcelona. 1379, marzo, 13).

32 «Recebimos vuestra carta e aquella entendida e lo que de vuestra parte nos dixieron Ruy Bernal, hoydor de la vuestra audiencia, e Pero Fernández, doctor, vos respondemos quel senyor rey marido e senyor nuestro muy caro vos escrivit sobre aquello largament por su letra por la qual podredes ver la intenció que hoc sobre los feytos de que vos le escrivestes […]». Reg. 1586, fol. 75r-v. Barcelona. 1379, febrero, 16. En efecto, desde la cancillería de Pedro IV se expidió una extensa carta en la que, además de dar muestras de preocupación por el Cisma que acababa de instalarse en el seno de la Iglesia, se excusaba por los desmanes que los mandaderos castellanos le habían transmitido al rey en su trayecto al encuentro del soberano aragonés. ACA, Reg. 1263, fol. 89r-90r. Barcelona. 1379, febrero, 16.

33 ACA, Reg. 1586, fol. 75v-76r. Barcelona. 1379, febrero, 16.

34 «[…] destos días recebimos vuestra carta de creencia por vos acomendada al deán de Orense, vuestro criado, e porque el senyor rey, marido e senyor nuestro muy caro vos escriue e vos responde largament por su letra sobre todas las cosas quel dito dean le dixo de vuestra parte nos non creamos de escriuir vos otra cosa sobre aquellas, todo lo remetemos en la dita letra del senyor rey, empero nos havemos fablado sobre las ditas cosas e otras con el dito deán e assim rogamos vos que dedes fe e creyencia a todo lo quel dito deán vos ende dita de parte nuestra ssim como si nos vos lo deziamos de nuestra boca […]». Zaragoza. 1381, marzo, 7, Reg. 1586, fol. 141r. Zaragoza. 1381, marzo, 7. (carta del rey sobre el deán de Ourense. ACA, Reg. 1270, fol. 86v-87r. Zaragoza. 1381, marzo, 8.

35 Otro ejemplo similar se encuentra en el envío de una carta a Juan I por parte de la reina Sibila acerca de la llegada a la corte aragonesa del bachiller en decretos Alvar Fernández, quien se habría encargado de transmitir algunos mensajes difíciles de reconstruir a través de los testimonios conservados. Pedro IV habría atendido al bachiller y le habría entregado, además de sus cartas de creencia, un nuevo mensaje para Juan I y para la reina Leonor, de lo que queda constancia por las misivas conservadas en los registros cancillerescos del rey y también de la reina Sibila, como puede apreciarse por su propio testimonio epistolar: «Recebimos vuestra carta de creencia por Alvar Ferrández, batxaller. e aquella entendida e lo que de vuestra parte dixo el dito batxaller vos respondemos quel señor rey, marido e señor nuestro muy caro, vos escriue más largament por su letra sobre los afferes porque embiastes aquí el dito betxaller e assim remetemos lo todo a la dita letra e assimesmo nos quinde havemos fablado largament con el dicho batxaller segund que ell vos porá decir de palaura e si algunas cosas podemos fer per honra vuestra embiátnoslo decir e nos fer lo hemos muy volentosament». ACA, Reg. 1589, fol. 58r. Valencia. 1382, septiembre, 2 (Cartas del rey relacionadas con el bachiller: Reg. 1240, fol. 290v y 292r. Valencia. 1382, septiembre, 1).

36 La presencia de la soberana, también en otras actuaciones de tipo diplomático, como su introducción en las reuniones del Consejo del rey, son una buena muestra de la importancia que se otorga a su figura y su capacidad de consejo. Stéphane PÉQUIGNOT, Au nom du roi. Pratique diplomatique et pouvoir Durant le règne de Jacques II d’Aragon (1291-1327), Madrid : Casa de Velázquez, 2009, p. 483-484.

37 Robert FOLZ, Les saintes reines du Moyen Âge en Occident (VIe-XIIIe siècles), Bruselas: Société des Bollandistes, 1992, p. 95-162.

38 Este hecho guardaría relación con la visión aportada por la crónica del reinado de Pedro IV, que señalaba como causa del retraso de la boda entre el infante Juan de Castilla y la infanta Leonor de Aragón la animadversión que producía en la reina esta unión (Crónica del rey de Aragón d. Pedro IV, El Ceremonioso, ó, del Punyalet, ed. de Antonio de BOFARULL Y BROCÁ, Barcelona: Imprenta de Alberto Frexas, 1830, p. 390-392). Una circunstancia que podría conectarse con otros reinados posteriores, como el de María de Castilla, en el que los contactos epistolares con su homóloga castellana, la reina María de Aragón, son menores en número que la realidad registrada hacia los titulares de otros reinos o que, incluso, ponen al descubierto el enfriamiento de la relación entre ambas al apreciar un silencio en la cancillería de la reina aragonesa hacia su cuñada y prima en determinados momentos, coincidentes con la mayor crispación del reinado de Juan II, aunque en otras ocasiones se aprecie la capacidad de interrelación que se conceden entre ambas (Diana PELAZ FLORES, Poder y representación de la reina en la Corona de Castilla (1418-1496), Ávila: Junta de Castilla y León, 2017, p. 58-62). Sin embargo, habría que considerar también la posibilidad de que los registros conservados desde el ámbito cancilleresco de Leonor de Sicilia no fueran todos los que existieron en su momento, además de la posibilidad de que se encontraran otros cauces de comunicación que no dejaron huella en la serie cancilleresca de la soberana (Alexandra BEAUCHAMP, «La conservación de las cartas de las reinas de Aragón del siglo XIV», in: Jean-Pierre JARDIN, José Manuel NIETO SORIA, Patricia ROCHWERT-ZUILI y Hélène THIEULIN-PARDO (coords.), Cartas de mujeres en la Europa medieval. p. 69-87). En todo caso, la falta total de referencias epistolares a través de los registros es, en sí misma, ilustrativa.

39 Lledó RUIZ DOMINGO, «Del qual tenim loch. Leonor de Sicilia y el origen de la lugartenencia femenina en la Corona de Aragón», Medievalismo. Revista de la Sociedad Española de Estudios Medievales, 27, 2017, p. 303-326, en particular, p. 310-317. Sebastian ROEBERT, «The Nominations of Elionor of Sicily as Queen-Lieutenant in the Crown of Aragon: Edition and Commentary», Mediaeval Studies, 80, 2018, p. 171-230.

40 Sibila de Fortiá se convertirá, como reina, en una figura controvertida en la corte, debido al favor del rey, por un lado, frente al descontento que generaba esta situación a los infantes Juan y Martín, por otro. Su animadversión hacia la cuarta esposa del soberano venía propiciada por el ascenso del partido ampurdanés que llegaba de la mano de la nueva reina, frente al modelo defendido por los infantes, más afín a la alta nobleza. Además, recelaban de las consecuencias que el afecto del rey y sus consecuentes concesiones hacia su esposa podían acarrearles en su patrimonio. Alberto BOSCOLO, La reina Sibil·la de Fortià, Barcelona: Rafael Dalmau, 1971.

41 En el Archivo de la Corona de Aragón se conservan 23 registros de la cancillería de Leonor de Sicilia (ACA, RC, Regs. 1563-1585) y cinco relativos a la de Sibila de Fortiá (ACA, RC, Regs. 1586-1590).

42 Sí se conservan, en cambio, algunas cartas remitidas al conde de Trastámara durante la guerra con Pedro I (ACA, RC, Reg. 1568, fol. 56r. Barcelona. 1359, agosto, 6; ACA, RC, Reg. 1568, fol. 67v. Barcelona. 1359, agosto, 13), además de otras cartas en las que se detectan menciones a los movimientos que realiza a propósito del conflicto el futuro Enrique II (ACA, RC, Reg. 1573, fol. 1v. Lleida. 1364, diciembre, 28; ACA, RC, Reg. 1573, fol. 51r-v. Barcelona. 1364, julio, 17; ACA, RC, Reg. 1573, fol. 133v-134r. Burriana. 1465, mayo, 14 (dos cartas); ACA, RC, Reg. 1577, fol. 34v-35r. Barcelona. 1369, febrero, 7).

43 Una circunstancia que marca una diferencia significativa con otras reinas aragonesas de la Baja Edad Media, como ocurre en el caso de María de Castilla. La esposa de Alfonso V establecerá una sólida relación epistolar con el reino de su hermano, el rey Juan II de Castilla, al igual que con Navarra o Portugal, con los que también la unían importantes relaciones de consanguineidad. Una gestión que, unida al carácter de la soberana, le alentaría al mantenimiento de la paz en el ámbito peninsular, haciendo de la palabra y de los recursos epistolares dos de las principales señas de identidad de su manera de entender la política. Mª del Carmen GARCÍA HERRERO y Diana PELAZ FLORES, «La política femínea de la Casa Trastámara a mediados del siglo XV. De la amistad íntima a la colaboración diplomática», in: Mario LAFUENTE GÓMEZ y Concepción VILLANUEVA MORTE (coords.), Los agentes del Estado. Poderes públicos y dominación social en Aragón (siglos XIV-XVI), Madrid: Sílex, 2019, p. 427-456.

44 La demostración de la amistad «según natura», es decir, la que debe haber entre padres e hijos o entre esposos, sí queda demostrada, a través de las alusiones al parentesco que les une, también cuando se trata de un parentesco espiritual o político, como ocurriría en el caso de Sibila de Fortiá hacia su hijastra, doña Leonor de Aragón. El solapamiento de la muerte de Leonor de Sicilia y el viaje a Castilla de la infanta no permiten saber si la comunicación epistolar entre ambas habría contado con un mayor número de cartas o con un tono más cercano, gracias a su vínculo maternofilial. Acerca de los tipos de amistad, véase: ALFONSO X, Las Partidas, edición de la Real Academia de la Historia, Madrid: Imprenta Real, 1807, vol. III, Partida IV, Título XXVII, Ley IV, p. 148.

45 En la Cancillería de Leonor de Sicilia se contiene tan solo un ejemplo de la demostración de la amistad hacia el soberano musulmán, Muhammad V: ACA, RC, Reg. 1582, fol. 34v. Barcelona. 1372, octubre, 7.

46 Lledó RUIZ DOMINGO, «Abastecimiento y pautas de consumo alimentario en la mesa de la reina Sibila de Fortià», in: Alexandra BEAUCHAMP, Antoni FURIÓ, Germán GAMERO IGEA y María NARBONA CÁRCELES (eds.), Acoger, abastecer y financiar la corte. Las relaciones entre las cortes ibéricas y las sociedades urbanas a finales de la Edad Media, Valencia: Universitat de València, 2019, p. 200-204.

47 Monica FERRARI, «Tra madre e figlia: lettere tra Milano, Mantova e Ferrara nelle corti del XV secolo», in: Jean-Pierre JARDIN, Annabelle MARIN, Patricia ROCHWERT-ZUILI y Hélène THIEULIN-PARDO (dirs.), Correspondencias entre mujeres en la Europa Medieval (fecha de última consulta: 15 de junio de 2020).

48 La falta de parentesco no sería obstáculo para que Enrique III de Castilla se refiriera a la segunda esposa de su padre, la reina Beatriz de Portugal, en la documentación expedida por su cancillería (César OLIVERA SERRANO, Beatriz de Portugal. La pugna dinástica Avís-Trastámara, Santiago de Compostela: CSIC-Centro de Estudios Padre Sarmiento, 2005, p. 115, 131-132, p. 475-476 (docs. 21 y 22)), como «su madre», del mismo modo que haría después Enrique IV respecto a Isabel de Portugal (AGS, CyRS, Leg. 42, Fol. 1-o, 96r. y v. 1455, septiembre, 8). Tampoco faltan casos en los que la reina se referiría a los hijos del rey como si fueran los suyos propios (de nuevo, si se recurre al caso de Beatriz de Portugal, señala a la reina Catalina de Lancaster como «su fija». OLIVERA SERRANO, Beatriz de Portugal, p. 493 (doc. 42)). Si bien no se trata de documentación epistolar, sino de privilegios o documentación de tipo económico, considero que la fórmula utilizada por Sibila de Fortiá respecto a Leonor de Aragón no debe desdeñarse, al mostrar una corrección y cordialidad entre las partes, pero no utilizar otras fórmulas que quisieran mostrar una mayor intimidad o cercanía.

49 No puede considerarse que exista un error del protonotario a la hora de dirigir las cartas, ya que son posteriores a la muerte de Juana Manuel de Villena y se refieren a Pedro IV como padre de la nueva soberana castellana. El contenido de las cartas señala directamente a un intercambio de peticiones por las reinas. Leonor de Aragón solicitará el apoyo de su homóloga aragonesa a favor de Pere Bohil, aunque sin éxito, a juzgar por el contenido de la carta escrita por Sibila de Fortiá, en el que le indicaba que Pedro IV le había escrito al respecto (ACA, RC, Reg. 1587, fol. 94r. Zaragoza. 1381, junio, 18). En otro de los casos, la reina Sibila solicitaba la intercesión de doña Lenor por los buenos servicios prestados por doña Violante Botella, monja en el monasterio de Santa María de Junqueras, para conseguir una provisión del maestre de Santiago que beneficiara la situación del monasterio barcelonés (ACA, RC, Reg. 1587, fol. 94r-v. Zaragoza. 1381, julio, 1).

50 Monique SOMMÉ, «La correspondance d’Isabelle de Portugal, reflet du pouvoir d’une duchesse de Bourgogne au XVe siècle», in: Dagmar EICHBERGER, Anne-Marie LEGARÉ y Win HÜSKEN (eds.), Women at the Burgundian Court. Presence and Influence, Turnhout: Brepols, 2010, p. 30-31. 25-36.

Auteur

Universidade de Santiago de Compostela

ORCID iD: http://orcid.org/0000-0002-5499-4739. Miembro del Grupo de Investigación de Referencia Competitiva «Síncrisis. Estudios en Formas Culturales», de la Universidade de Santiago de Compostela.

© e-Spania Books, 2021

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search