Version classiqueVersion mobile

Correspondances de femmes et diplomatie

 | 
Isabella Lazzarini
, 
José Manuel Nieto Soria
, 
Patricia Rochwert-Zuili

«Reinas eméritas»: artes políticas en la cartas de reinas-madre de los reinos hispánicos (siglo XIV)

María Jesús Fuente

Texte intégral

  • 1 Estrofa de la «Balada de la reina Elisenda», poema de Màrius Torres i Pereña, Poesies i altres escr (...)

La reina Elisenda tenia una creu, Un breviari i un rosari.
Quan resava se li adormia el peu Molt més del necessari
1.

1La reina Elisenda que tenía una cruz, un breviario y un rosario, era Elisenda de Montcada la cuarta esposa del rey Jaime II de Aragón. Elisenda se convirtió en reina al contraer matrimonio en 1322; cinco años después, en 1327, Elisenda quedó viuda, pero siguió siendo reina. No falleció hasta 1364, de manera que permaneció 37 años como reina. Su vida de viuda transcurrió en el monasterio de Pedralbes que ella misma fundó con ayuda de su esposo. Esos 37 años como reina viuda coincidieron con los reinados de los hijos de su esposo, Alfonso IV (1327-1336) y Pedro IV (1336-1387), y con sus esposas, Leonor de Castilla (1327-1359) casada con Alfonso IV, y María de Navarra (1338-1347), Leonor de Portugal (1347-1348) y Leonor de Sicilia (1349-1375), las tres primeras esposas de Pedro IV.

2Los versos anotados arriba exponen una de las facetas más conocidas de la vida de Elisenda, su religiosidad. Fue la «reina de Pedralbes», una reina que pasó la mitad de su vida en el monasterio de Santa María de Pedralbes. Desde allí, poco después de quedarse viuda, escribió varias cartas que permiten atisbar la transición de su vida de reina consorte a reina viuda, y a conocer los asuntos que le interesaban.

  • 2 En la documentación del Archivo de la Corona de Aragón y de otros archivos de esos territorios apar (...)

3Contemporánea de Elisenda fue la segunda esposa de Alfonso IV, Leonor de Castilla2, que ha pasado a la historia como una mujer muy activa, que intervino en diversos asuntos políticos que le afectaban muy de cerca. Fue reina de Aragón entre 1329, fecha de su matrimonio con el rey, y 1336, año de la muerte de Alfonso IV. Como viuda del rey llevó el título de reina hasta su muerte. Por su enemistad con el heredero del reino, Pedro IV, abandonó Aragón para vivir en el reino de Castilla donde reinaba su hermano Alfonso XI, y tras la muerte de éste, su sobrino Pedro I. La hostilidad de Leonor de Castilla hacia su hijastro Pedro IV marca una diferencia con Elisenda de Montcada, que siempre tuvo buena relación con los hijos de su esposo.

  • 3 La elección de estas dos reinas no es casual, sino que responde al interés de estudiar cartas de al (...)

4Estas dos mujeres son buenos ejemplos de las reinas que, tras fallecer sus maridos, tenían posibilidad de intervenir, de forma más o menos activa, en asuntos del reino3. Son especialmente interesantes por la diferencia de sus perfiles, que permite estudiar desde dos perspectivas distintas la posible acción personal, política o diplomática de las reinas tras fallecer sus esposos.

5Además, el interés por estas dos reinas se incrementa al coincidir coetáneamente con otras reinas.

6Como se ha apuntado antes, entre 1336 y 1359 hubo tres reinas en Aragón: la reina consorte como esposa del rey, y las dos reinas viudas o dowager queens. El título de reina que mantenían de forma vitalicia, ¿significaba la posibilidad de ejercer una acción política similar a la que habían tenido como reinas consortes? ¿Qué condicionaba o movía su acción tras enviudar? ¿Qué imagen transmiten de ellas mismas?

7La respuesta a estas preguntas requeriría un estudio profundo de la actuación de las reinas de Aragón desde 1327, cuando muere Jaime II, hasta 1364, cuando muere Elisenda de Montcada. En este estudio voy a limitarme a enfocar la acción de las dos reinas viudas en el primer año de su nuevo estado, utilizando como fuente única las cartas que escribieron, que permitirán conocer qué cuestiones les interesaban o en qué asuntos intervenían. Con ello se trata también de conocer la teoría y la práctica de la acción de unas dowager queens, reinas que denomino « eméritas » por continuar su acción apartadas de la primera línea política del reino. El título de reina, ¿les permitía, les impulsaba, o les daba seguridad para mantener un papel prominente en el reino? ¿Continuaban con las estrategias y cometidos diplomáticos que como reinas consortes podían desarrollar? Si uno de los papeles fundamentales de una reina era el de la mediación, ¿habrían de abandonar esa tarea por el hecho de ser reinas-viudas? En un tiempo en que no había una diplomacia regulada, sino que eran personalidades de diversa índole, miembros del alto clero o de la alta nobleza, quienes actuaban de embajadores, una reina viuda, que ocupaba un lugar prominente, podía intervenir en asuntos diversos con el objetivo de ayudar a su hijo el rey, de ayudar a otras personas del reino, o de ayudarse a sí misma. Si a los enviados del rey había que compensarles de alguna manera, la reina era más «barata», pues como parte interesada, o cumpliendo su misión de mediadora, no hacía falta concederle recompensas, pues supuestamente se beneficiaba a sí misma al realizar las tareas de intermediación.

8El examen de las cartas puede contribuir a explorar varios aspectos de la acción de las reinas, y son especialmente interesantes por la información que pueden ofrecer sobre el papel específico de intermediación, pero pueden ayudar también a conocer otros aspectos de la acción de las reinas viudas, así como a reflexionar sobre la acción de las reinas en general.

9Respecto a su oficio de intermediarias, habría que plantear tres preguntas esenciales al estudiar las cartas: ¿qué pretendían conseguir o a quién pretendían beneficiar? ¿En qué aspectos del mundo político y diplomático de los reinos se contempla su acción? ¿Qué formas utilizaban? Al limitar el tiempo al primer año de su reinado como reinas-viudas, las cartas a estudiar de Elisenda de Montcada y de Leonor de Castilla no pueden dar respuesta a todas estas preguntas, pero pueden contribuir a atisbar o a abrir caminos para explorar el marco amplio de acción de las reinas y su posible impacto en la política de su tiempo. En efecto, como fuente documental de primer orden, el análisis de las cartas puede ayudar a valorar algunas de las teorías sobre el oficio de reina: ¿De documentos de las reinas y de sus cometidos puede desprenderse una teoría general? ¿No son cada una diferentes o no tienen implicaciones diferentes en el reino? ¿Se puede hablar de un modelo de reina-madre, de reina «emérita» o de un modelo de reina en general? Aunque el simple estudio de las cartas no permite las respuestas precisas y amplias que requieren las preguntas, en este trabajo voy a defender, en primer lugar, que los diferentes papeles de estas dos reinas «eméritas» vienen motivados por su interés de proteger a la familia, en concreto a los hijos, de ahí que Elisenda de Montcada no tuviera los conflictos que tuvo Leonor de Castilla, que tenía dos hijos a los que hubiera querido situar como reyes de Aragón. A falta de hijos, Elisenda tuvo otros miembros de la familia de quien ocuparse, algo que también hizo Leonor de Castilla. En segundo lugar, voy a reflexionar sobre la imposibilidad de respaldar una teoría general de la realeza femenina, ni siquiera cuando comparten perfiles similares por su posición en el reino como reinas-madres o reinas viudas.

10Este estudio, pues, solo permitirá conocer los pasos iniciales que ambas dieron al comenzar su viudedad, pero, al menos, iluminará el panorama de acción de las reinas en el momento crucial de perder su papel de reinas consortes. El estudio contemplará, en primer lugar, las cartas de Elisenda de Montcada, en segundo lugar, las de Leonor de Castilla, y, en tercer lugar, se examinarán los cometidos, estrategias y fórmulas de acción de las reinas «eméritas» que puedan desprenderse del análisis de sus cartas.

Árbol genealógico de las reinas Elisenda de Montcada y Leonor de Castilla, sus esposos e hijos

Árbol genealógico de las reinas Elisenda de Montcada y Leonor de Castilla, sus esposos e hijos

La «reina de Pedralbes»: las cartas de Elisenda de Montcada

  • 4 Joan-F. CABESTANY, «Aportació a la biografia de la reina Elisenda de Montcada », en Martinez Ferran (...)

11No se ha conservado una cancillería de la reina Elisenda, bien por haberse perdido o por no haber existido, algo que no es extraño, pues hasta el segundo tercio del siglo XIV, cuando ella reinó, pocas fueron las reinas de las que se ha conservado la cancillería. Se han preservado algunas cartas de la reina Elisenda, nueve de ellas en el Archivo de la Corona de Aragón, seis de ellas publicadas y tres inéditas4. En este breve trabajo voy a enfocar solo cinco cartas que escribió en los meses siguientes a la muerte del rey, en su primer medio año de viudedad.

  • 5 Alfonso IV falleció el 2 de noviembre de 1327, y meses después se instaló en el monasterio la reina (...)
  • 6 La fecha de esta carta es la que ha dado la clave a los estudiosos de Elisenda para conocer desde c (...)

12Desde Pedralbes donde vivió tras la muerte del rey5, Elisenda escribió la primera de las cartas conocidas, la que dirigió a su hijastro, el heredero del reino Alfonso IV. Fechada el 25 de febrero de 13286, la reina se dirigía al nuevo rey para desearle buena salud y mostrarle su alegría por la coronación, que había de tener lugar el día 3 de abril, domingo de Pascua. Manifestaba haber recibido una carta del rey, e indicaba conocer que Alfonso IV había salido de Lérida tres días antes, el 22 de febrero, para dirigirse a su coronación en Zaragoza. Es una carta llena de manifestaciones de afecto hacia el rey y de alusiones religiosas:

  • 7 Ibid. doc. 1, p. 111.

Ab gran consolació de nostre cor aven reebuda vostra letra, la qual novelament nos avets tremesa, per la qua laven be entesa vostra bona salut e vostr bon estament, la qual cosa molt desijavem saber e hoyr, per que sia mercè e bonea de Jhesucrist, que molt anys en bona vida vostra e longa e ab creximent tostemps de glòria e honor ho pugan nos saber… Entenem encara, seyor, com a XXII diez del mes de febrero partís de la ciutat de Leyda per anar-vos la ciutat de Saragoça per reebre … digna coronació, la qual, plàcia a Jhesucrist, que pugués reebre a glòria e laor sua e honor e así mateix bostroa e de tots vostres sotsmeses7.

13Antes de la coronación, en marzo de 1328, la reina Elisenda dirigió al rey otras cuatro cartas. La primera, el día 15, la segunda el 21 y la tercera y la cuarta el 28 de ese mismo mes. Todas ellas son interesantes en la medida en que cada una muestra una faceta de la reina.

  • 8 Ibid. doc. 2, p. 112.

14La primera es la más interesante desde el punto de vista de la intervención de la reina viuda en asuntos diplomáticos del reino que tenían parte de políticos, y parte de personales. Elisenda actuaba de mediadora entre dos familias de la nobleza que estaban enfrentadas, la del conde de Pallars y la del señor de la Portella8. En la carta, tras dirigirse al nuevo rey y desearle «salutem et optate felicitatis incrementa», exponía el problema y señalaba la posible solución a la guerra entre estos dos linajes mediante el matrimonio de miembros de una y otra familia, en particular proponía el casamiento de la Marquesa de Portella, que tras la muerte de su padre pretendía conseguir una paz honrosa, y Perico de Fonollet, de la línea del conde de Pallars. La marquesa de Portella y Perico de Fonollet nepotis nostri sunt, es decir, eran parientes de Elisenda de Montcada. Aparte del interés de la reina por apaciguar la situación de estas dos familias, la comunicación al rey iba dirigida a solicitarle la petición de dispensa papal para los contrayentes, pues tenían lazos de parentesco (vestre littere sicut multum necesarie pro specialem porterium vestrum domino Summo Pontifice dirigendi).

  • 9 Ibid. doc. 3, p. 113.

15Antes de una semana, el 21 de marzo, Elisenda volvía a dirigirse a su hijastro. En esta ocasión se trataba de un simple mensaje de aviso de llegada de un mensajero. Como ocurría en otras situaciones, en esta ocasión la reina no quería dejar por escrito el mensaje que quería hacer llegar al rey, de ahí que en la carta solo avisaba de su llegada y de la petición de dar crédito al mensajero que le llevaba el recado9. Una semana más tarde, el 28 de marzo, la reina volvía a escribir al rey, en esta ocasión para interesarse de nuevo por su salud, que Elisenda sabía que estaba resentida:

  • 10 Ibid. doc. 4, p. 113.

Sàpia, senyor, la vostra altea real que aven entès, que no sots estat ben sa, de la qual cosa nos aven concebuda gran ira e desplaer en nostre cor, axí com d´aquell al qual pregam nostre senyor, que do longa vida e salut ab honor e exalçament de tot bé… Per ço pregam-vos, senyor, que us plàcia certificar-nos de vostre bon melorament e de vostra salut e vostre bnon estament, car serà cosa, senyor, qui a nos tornerà a plaer e ha gran consolació10

  • 11 Ibid. doc. 5, p. 114.

16En otra carta de 1328, también dirigida al rey, Elisenda le solicitaba atender a la situación de uno de los hombres de su casa, Pere de Cardona, escribano de ración, «que vos avets amogut ell del ofici de la batlia de Cervera, lo qual a suplicación ostra li avíets comanat e aquell avets comanat novelament an Ramon Poculul, per tal com a la vestra senyoria alcuns homens mal volens del dit Pere de Cardona an dat a entendre algunes coses…»11. La reina informa a su hijastro el rey que las noticias sobre él eran falsas, producto de mala voluntad y envidia. Tras examen del juez, no se encontró culpable a Pere de Cardona, y el rey le absolvió, de ahí que en la carta Elisenda le pidiera hacer los gestos necesarios para restituir el honor de Cardona.

17Cuando Elisenda se dirigía a su hijastro, lo hacía con la confianza de que el rey prestaría atención a sus demandas. No aspiraba a prebenda alguna para ella, sino que pretendía apoyar a personas de su entorno, contribuir a la concordia o deshacer malos entendidos, en resumen, realizar una auténtica tarea de embajada y mediación.

La «reina de las intrigas»: las cartas de Leonor de Castilla, reina de Aragón

18El rey Alfonso IV de Aragón falleció el 24 de enero de 1336. De ese mismo año hay varias cartas de la reina viuda, fechadas tras ser Pedro IV coronado como heredero en Zaragoza el 14 de abril de 1336. En su primer año como reina viuda, Leonor probablemente mantuvo una correspondencia intensa, aunque no se han encontrado todas las cartas, y quizás falten algunas de las más interesantes. En este breve estudio, se va a contemplar solamente la correspondencia que ella mantuvo en su primer año de viuda, 1336.

  • 12 Carta de Pedro IV de Aragón a doña Leonor, comunicándole haber recibido a sus enviados: Gonzalo Gar (...)
  • 13 Capítulos de la legación encomendada por Alfonso XI de Castilla a Juan Ruiz de Gauna, su embajador (...)
  • 14 Archivo Municipal de Cuenca, leg. 8, exp. 3.

19Pocos días después de la muerte de Alfonso IV, hubo intercambio de cartas entre Pedro IV y Leonor de Castilla referentes al testamento del difunto rey12, así como otras cartas entre los reyes de Castilla, Alfonso XI, y de Aragón, Pedro IV, en relación a los derechos de la reina viuda y sus hijos, asunto del que ella habría tratado con el rey de Castilla, su hermano13. El peligro que corría la reina y en prevención de un posible enfrentamiento, en junio de 1336, una provisión de Alfonso XI enviada a varios concejos, entre ellos a Cuenca, ordenaba prestar ayuda a la reina de Aragón en la defensa de los castillos si lo solicitare14.

  • 15 Susana LLORENS ORTUÑO, «Documentos de Leonor de Aragón en el Libro de Privilegios de Orihuela», Alq (...)

20Leonor de Castilla, junto a sus hijos los infantes Fernando y Juan, había salido del reino de Aragón posiblemente antes de la muerte del rey, pues temían las represalias de Pedro IV, que no iba a consentir que se cumpliera el sueño de la reina Leonor de que la corona de Aragón recayera en uno de sus hijos. Desde Albarracín, con fecha 17 de mayo de 1336, la reina escribió una carta como tutora de su hijo Fernando, en la que ordenaba que hubiera un justicia en la villa de Orihuela, señorío del infante, y que ese justicia se encargara de los asuntos hasta una cuantía de 50 sueldos; además indicaba que hubiera otros dos justicias, uno encargado de asuntos civiles y otro de asuntos criminales15:

  • 16 Agradezco a Carmen Tere Pabón y a Marcelo Martínez Pastor la traducción de esta carta, que, al tene (...)

Nos Leonor, por la gracia de Dios reina de Aragón, tutora y administradora de la persona y de los bienes del ínclito infante Fernand, nuestro queridísimo hijo, marqués de Tortosa y señor de Albarracín…Que se elijan cada año dos jueces/justicias que atiendan a cualquier necesidad en la ciudad de Orihuela; de ellos a uno le corresponde el conocimiento y la decisión de cualesquiera causas y asuntos criminales de cualquier clase y el conocimiento de todas las causas y asuntos de la corte. Esto sea reconocido con ascender a más de la cantidad de cincuenta sólidos (¿sueldos?) de reales. Y al otro (le corresponde) la decisión y el conocimiento de todas las cuestiones y causas civiles en una cantidad que no sea superior a cincuenta solidos de reales. Pero, sin embargo, porque como recientemente hemos sabido, el justicia mayor al estar ocupado en asuntos criminales y civiles como en otros diversos, no puede dedicarse a las cuestiones criminales y civiles como sería conveniente, porque por el conocimiento de las causas civiles y por la decisión de las criminales la solución de las civiles se retrasaría inútilmente de lo cual resulta un daño y un perjuicio desmesurado para la gente16.

  • 17 Archivo Histórico Nacional, OSUNA, CP. 120, D.19. Traslado de 13 de marzo de 1407, de una carta de (...)
  • 18 Archivo Catedralicio de Valencia, 3.120. Copia de una carta de la reina Doña Leonor sobre el diezmo (...)

21Un mes más tarde, en junio de 1336, la reina enviaba otra carta por la que confirmaba los privilegios y derechos que el difunto rey había concedido en 1328 a los pobladores del valle de Ayora, y, motivada por el despoblamiento que estaba sufriendo, otorgó nuevos capítulos de población a ese valle17. Era una simple carta de confirmación en la que Leonor actuaba con la autoridad que le confería ser, en ese momento, reina viuda de Aragón. Continuó su acción sobre sus lugares de señorío y los de sus hijos, tal como muestran algunas cartas de años posteriores18. Estas cartas de la reina exponen su acción relativa a asuntos de los señoríos que le correspondían a ella y a sus hijos por las donaciones generosas del rey Alfonso IV. Pronto fueron motivo de disputa, en la que Leonor se involucró como madre defensora de los derechos de sus hijos.

22También la defensa de los intereses de sus hijos fue el motivo de las cartas que dirigió a su hermano Alfonso XI de Castilla, al que pedía apoyo para mantener en Aragón, si no el trono, al menos los enormes señoríos que el rey les había otorgado en la parte más al sur del reino de Valencia. Dado que en 1336 el rey de Castilla no estaba en condiciones de prestar auxilio a su hermana, no se encuentran pasos decisivos en ese apoyo hasta el final de esa década.

23La disputa fue larga, y queda de manifiesto en documentos del año 1339: Pedro IV aceptaba las donaciones de su padre a sus hermanastros y a Leonor de Castilla. Ésta registró haber sido informada del asunto en una carta que dirigió a Bonanat de Pedralba, portero del rey, quien le había entregado una carta de Pedro IV, en la que se contenían los tratados de paz entre los reyes de Aragón y Castilla, fijados en la entrevista mantenida en Daroca en 1339. La carta de la reina es un simple acuse de recibo de la carta recibida del rey de Aragón:

  • 19 Archivo de la Corona de Aragón, CANCILLERÍA, Cartas Reales, Pedro III [IV], 0823, 31 de mayo de 133 (...)

Nos Leonor por la gracia de Dios reina de Aragón reconocemos que hemos recibido… de Bonanat de Pedralbes, portero del Señor rey, la carta sellada con el sello de su real majestad que fue dada en Barcelona XXVI días de mayo año de nuestro señor Jesucristo de 1339, con las convenciones y pactos entre los serenísimos príncipes señores reyes de Aragón y Castilla, de la cual mandamos dar testimonio presente corroborada con nuestro sello. Dada en Tortosa el día antes de las calendas de junio en el año del señor de mil trescientos treinta y nueve19.

24Aunque esa carta parece mostrar que el acuerdo de los reyes de Aragón y Castilla había conseguido acabar con el conflicto, Leonor de Castilla mantuvo su política inicial, y continuó mostrando su faceta de mujer poderosa, y probablemente rencorosa, en algunos de los asuntos en los que pudo intervenir. Nunca cejó en su empeño de madre defensora de los derechos de sus hijos, y mantuvo la esperanza de que su primogénito pudiera heredar el trono, al darse la circunstancia de que Pedro IV solo tuvo hijas de su primera esposa.

Cartas de las reinas: cometidos, estrategias y fórmulas

25Las cartas expuestas de una y otra reina ¿ayudan a esclarecer el panorama del poder y posibilidades de acción de las reinas viudas? ¿Era la mediación la acción más apropiada para una dowager queen? ¿Permiten conocer las estrategias políticas y diplomáticas de sus reinos?

  • 20 En una carta, la reina Violante de Aragón, siendo reina viuda de Castilla, apunta «reina que ffui», (...)

26La muestra seleccionada de las cartas de estas dos reinas de Aragón, coincidentes como reinas «eméritas» durante más de dos décadas, es elocuente por lo que aporta acerca del oficio de las reinas tras fallecer sus esposos. Colocar a una junto a otra, ayuda a entender el amplio campo de cometidos, de estrategias y de fórmulas que podía o solía utilizar una reina viuda para mantener la capacidad de acción que su título de reina podía conferirle. ¿Una reina viuda mantenía el poder?, conservaba el título, pero su acción no refleja un gran poder. Si el rey al morir tenía hijos en edad de gobernar, ella no tenía posibilidad ninguna de heredar el poder. La denominación de «reina» podía ser un «título» vacío de poder, en la medida en que no la capacitaba para ejercer un poder decisorio20.

27Los cometidos y estrategias políticas de una reina dependían de muchas condiciones; esto queda bien de manifiesto al colocar a Elisenda de Montcada junto a Leonor de Castilla, dos reinas muy diferentes. Sus diferencias comienzan por su propia procedencia. Elisenda era una excepción a la regla de que los reyes, en general y en particular los de Aragón, se casaban con mujeres foráneas para ampliar el campo diplomático. Elisenda era catalana, pero era una Montcada, y el nombre de esta familia estaba a una altura como para no desmerecer como candidata a reina. Leonor de Castilla era miembro de la familia real de Castilla, y por ello una pieza a utilizar en el panorama político que llevaba tiempo enfrentando a los reinos de Aragón y Castilla; a lo largo del tiempo se buscaron diferentes enlaces matrimoniales con el objetivo de apaciguar la situación, pero la solución no dio los resultados apetecidos.

28Sus posibilidades de acción, en el campo diplomático o en cualquier otro, se vieron condicionadas en buena medida por las relaciones que mantuvieron con los hijos de sus esposos. Mientras que Elisenda de Montcada tuvo muy buena relación con sus hijastros, Alfonso IV y Pedro IV, Leonor de Aragón tuvo una relación muy mala con Pedro IV, con quien mantuvo un enfrentamiento constante; con el argumento de que el rey Alfonso IV había preferido a los hijos que había tenido con ella, el objetivo de su política no fue otro que beneficiar a sus hijos. La diferencia entre una y otra se vio marcada por el hecho de que una no tuvo hijos y la otra sí, algo que se aprecia en las cartas, pues en ellas se reflejan los intereses, más o menos comprometidos o intensos, dependiendo a quién necesitaban o querían beneficiar. La acción de la reina, viuda o casada, no podía ir más allá de pedir o apoyar aquello que consideraba beneficioso para ella o sus hijos, es decir, la reina no entraba en las negociaciones de los acuerdos.

  • 21 Escribió a Pedro IV en 1346, para pedir por su sobrino Guillem Ramón de Montcada, hijo de su herman (...)

29Si las cartas de Leonor de Castilla muestran esencialmente el apoyo de una madre a sus hijos, en las cartas de Elisenda de Montcada no se encuentra una intervención política de ese nivel al no haber tenido hijos con el rey Jaime II, que era un hombre mayor al contraer matrimonio con Elisenda. Elisenda no tuvo hijos, pero tuvo sobrinos, a los que no dejó de beneficiar. Acusada de nepotismo, el favor a sus sobrinos queda de manifiesto en algunas de sus cartas. En una de las citadas, enviada el 15 de marzo de 1328, realizaba una labor diplomática interesante: buscaba apoyo para acabar con la lucha de las familias del conde de Pallars y del señor de la Portella, mediante el matrimonio de Periconus ac ipsa Marquesia, qui nepotis nostri sunt. No fue esta la única defensa que hizo de uno de sus sobrinos, tal como dejó constancia en cartas posteriores21.

  • 22 Ana CASTELLANO I TRESSERRA, Origen i formació d'un monestir femení: Pedralbes al segle XIV, 1327-14 (...)
  • 23 Tracy ADAMS y Glenn RECHTSCHAFFEN, «Isabeau of Bavaria, Anne of France and the History of Female Re (...)

30¿Se interesaban estas reinas más por las mujeres de la familia que por los hombres? En el caso de Elisenda no hay evidencia en las cartas de que así fuera, aunque no han faltado quien defendiera lo contrario. Precisamente utilizando la carta citada del 15 de marzo de 1328, se ha apuntado que «una vegada més, la reina va mostrar pel futur de les dones que formaven part del clan Pinós»22, pues podría deducirse que lo que preocupaba a Elisenda era la Marquesa de la Portella, hija de Bernat Guillem de la Portella y de Sibila de Pinós. En el caso de Leonor de Castilla sí puede señalarse una preocupación especial por las mujeres de la familia, aunque siempre en un lugar secundario al de sus hijos, y esa preocupación se muestra cuando intervino, años después, junto a María de Portugal, a favor de Blanca de Borbón. Los intereses por los hijos primero, y por los sobrinos después, quedan de manifiesto en las cartas, pero, lógicamente, se defendía a los primeros con más fuerza que a los segundos, y en eso radica otra de las razones de la diferencia entre Elisenda y Leonor: mientras que las cartas de la primera muestran a una mujer apacible, interesada en asuntos a cuya resolución ella buenamente quiere contribuir, las cartas de la segunda reflejan a una mujer rebelde, una madre que busca desesperadamente los mayores beneficios para sus hijos. Ninguna de las dos se auto-representa de esa manera, como ocurre con otras reinas23, pero el tipo de cartas que escriben conduce a suponerlas así.

31Las estrategias y fórmulas para conseguir lo que pretendían eran sutiles. Como en otras cartas de reinas, utilizaban las fórmulas propias de su tiempo. Ambas reinas escribieron en latín o en su lengua vernácula, dependiendo de a quien se dirigían y qué querían lograr. Elisenda de Montcada escribía en catalán cuando trataba de asuntos casi personales, y a esas cartas les ponía el sello secreto. Las cartas en latín no llevaban sello secreto, sino el sello normal, posiblemente por tratarse de temas de carácter general, de defensa de algunos de sus derechos patrimoniales o de familiares o vasallos. Leonor de Castilla escribía en latín y en vernáculo castellano, que utilizaba incluso cuando se dirigía al rey de Aragón. Cuando los asuntos eran más problemáticos, las cartas se limitaban a introducir a las personas que iban a llevar oralmente el mensaje, tal como se ha señalado en algunos ejemplos de las cartas seleccionadas de ambas reinas.

Conclusión. Una deuda con las cartas: la contribución a la arqueología de la voz femenina

32Las cartas de Elisenda de Montcada y de Leonor de Castilla en su primer año como dowager queens ponen de manifiesto el papel que estas reinas jugarían el resto de su vida. Aunque esta afirmación puede ser arriesgada, pues podían haber surgido nuevas situaciones que las permitieran intervenir, en esas cartas ya se divisa el camino que habrían de tomar desde la muerte de sus esposos: Elisenda una senda de paz y concordia con los reyes que le abriría el camino a actuar en líneas políticas, diplomáticas y estratégicas de mayor o menor envergadura, en las que ella estuviera interesada; Leonor un recorrido abrupto, de desafiar obstáculos que ella misma contribuyó a construir con su enemistad hacia el rey Pedro IV, lo que no le permitiría acciones más allá de las que conducían a beneficiar a sus hijos.

33Aunque solo se hayan contemplado las cartas de su primer año de viudedad, ya en ellas se pone de manifiesto algunas de las cuestiones planteadas en la introducción: en primer lugar, cómo y cuándo intervenían en el mundo político y en las estrategias diplomáticas del reino, y qué imagen transmitían de ellas mismas o de la realeza femenina; en segundo lugar, cuál es el valor de las cartas; y, en tercer lugar, cómo ayudan a comprender el universo femenino de la realeza.

34Las cartas de estas reinas ponen de manifiesto los aspectos del mundo político y diplomático en que ejercían su acción, así como sus objetivos, y, en cierta manera, sus posibilidades de acceso al poder una vez muerto su esposo. A las preguntas planteadas arriba sobre si el poder de las reinas viudas era similar al de la reina «reinante», o sobre los límites al poder de las reinas al enviudar, las respuestas basadas en las cartas son insuficientes; no sería arriesgado suponer que, si no les movía un gran interés, no se inmiscuían en asuntos que pudieran ensombrecer a la reina «reinante»; ellas mismas conocían sus límites y no ejercían su acción en asuntos de la política del reino de no ser necesaria.

35A la pregunta también arriba planteada acerca de si las cartas pueden contribuir a transmitir la imagen que ellas pretendían, la respuesta también es difícil. En las primeras cartas de Elisenda de Montcada no se divisa la doble imagen que refleja su sepulcro, por un lado monja, por otro lado reina. La piedad de esta reina no aparece en las cartas, aunque sí la imagen de afabilidad y dulzura que transmite al interesarse por la salud de su hijastro el rey Alfonso IV. La piedad de las reinas aparece en los documentos de fundación de conventos o en ayudas para iglesias o monasterios, o en los testamentos, pero es algo que no reflejan las cartas estudiadas. Las primeras cartas de la viuda Leonor revelan la parte de mujer política de esta reina, pero no apuntan intención alguna de mostrar esa imagen de firmeza o de dureza que parece desprenderse de sus palabras. De hecho, no sería arriesgado suponer que al escribir las cartas ni ella ni Elisenda tuvieran intención alguna de crear una determinada imagen de ellas mismas.

36Probablemente sin que ellas lo pretendieran, el contenido de las cartas estudiadas aquí permite atisbar la efigie de dos personalidades distintas: Elisenda la concordia, Leonor el conflicto. Elisenda, posiblemente involucrada en asuntos importantes, fue una mujer que movía los hilos sin que apenas se percibiera que lo hacía, mientras Leonor actuaba de forma pendenciera, revelando una posición de mujer muy política, muy intrigante, y muy protectora.

  • 24 El papel de las cartas como agentes directos de información verídica en detrimento de las crónicas, (...)

37El valor de las cartas de Elisenda de Montcada, de Leonor de Castilla, y probablemente de otras reinas, se encuentra también en su papel de contribuir a recalcar algunos aspectos en relación con la historia de las reinas medievales en general; en efecto, las cartas no solo permiten conocer el «universo particular» de ambas reinas, sino también, contribuyen a aportar aspectos de interés a la teoría de la realeza femenina. Varios son los puntos a señalar. En primer lugar, hay que recalcar la idea de que las cartas constituyen una fuente histórica de primer orden para comprender la acción de las reinas. Permiten conocerlas «sin intermediarios», sin un cronista que manipule su figura por intereses diversos. Buena parte de la acción de las reinas se conoce a través de documentos del reino o de crónicas, y las imágenes de las reinas que ofrecen los cronistas no son siempre certeras, al contrario, en ocasiones están en concordancia con los intereses políticos de la facción a la que defendían los redactores de las crónicas24, no siempre coincidentes con la realidad de las reinas. Las cartas permiten apreciar las auténticas razones que las movían, o su interés personal por mostrar o buscar una percepción favorable del receptor de la carta a los intereses que defendían, es decir, las cartas permiten verlas sin la intermediación de cronistas, escritores, pintores, poetas o trovadores, que pudieran desfigurar su imagen.

38También la acción de las reinas se visibiliza en los documentos reales, pero solo de manera formal, cuando las reinas teóricamente actúan conjuntamente con el rey. En ese sentido, las cartas son especialmente valiosas en el caso de las reinas viudas, que, manteniendo su título de reina, no aparecen en los documentos juntamente con el rey, pues es la esposa del nuevo rey, o la nueva esposa de un rey viudo, quien ocupa ese lugar en la documentación. A falta de aparecer conjuntamente con el rey, sus acciones quedan reflejadas directamente en sus cartas.

  • 25 CABESTANY, loc. cit., p. 107.
  • 26 Bruno DUMÉZIL y Laurent VISSIÈRE (dirs.), Épistolaire politique I. Gouverner par les lettres, Pa (...)
  • 27 Alejandra RECUERO LISTA, «Doña Leonor: infanta castellana, reina aragonesa y elemento de discordia (...)

39En esta línea, hay que resaltar el cambio de paradigma, que ha pasado de valorar muy poco las cartas, a ser especialmente estimadas desde hace algún tiempo. En un trabajo sobre las cartas de la reina Elisenda, se decía: «Aquests documents representen una aportació marginal i fins i tot anecdótica i no creiem que siguin essencials per a la biografia d’aquesta reina»25. Desde que en 1968 en que se publica ese artículo, hasta la actualidad, ha cambiado mucho la percepción acerca del valor de las cartas como fuente histórica. Entonces se valoraban mucho más las crónicas que las cartas, pero la toma de conciencia de la manipulación ideológica y política de las crónicas, que servían a los intereses de quienes las encargaban, ha llevado a ensalzar el valor de las cartas como excelente fuente histórica, especialmente si se tiene en cuenta que la carta es uno de los «vectores esenciales de la acción política»26. Aunque no sean suficientes para conocer a una figura histórica, no hay duda de que pueden añadir aspectos desconocidos o no reflejados en las crónicas. Buen ejemplo son las cartas de Leonor de Castilla, que añaden aspectos de esta reina que no han sido tratados hasta ahora27.

  • 28 Buen ejemplo es Blanca de Castilla. Éric BOUSMAR, Jonathan DUMONT, Alain MARCHANDISSE, Bertrand SCH (...)

40Por último, las cartas ayudan a reafirmar la idea de que cada reina madre es un caso distinto como lo es cada reina. Es decir, a las preguntas formuladas acerca de si del estudio de los documentos de las reinas viudas podría desprenderse una teoría general sobre la figura de la reina-madre, es decir, si podría deducirse la existencia de un modelo de reina-madre, de dowager queen, de reina «emérita» o de reina viuda, hay que contestar que no. Las diferencias entre las dos reinas viudas estudiadas quedan claras simplemente al observar los citados objetivos de sus cartas. No hay, pues, un modelo de reina viuda o reina-madre, cada una es diferente. Distinto es el caso de la reina que, al enviudar, actúa como regente hasta que su hijo llegue a la edad de gobernar, o el caso de la reina viuda cuyo hijo estuviera fuera del reino por un largo periodo de tiempo28, caso ambos en los que sus posibilidades de acción no solo serían similares a los de las reinas consortes, sino que tendría los mismos poderes que su difunto esposo el rey. Frente a las teorías que defienden que hay un oficio de reina, incluso una institución, los ejemplos estudiados, coincidentes en el tiempo y en la función, permiten apoyar la idea de que cada reina actuó de manera diferente, movida por intereses diferentes, y de acuerdo con las posibilidades que tuvo de poder actuar.

Notes

1 Estrofa de la «Balada de la reina Elisenda», poema de Màrius Torres i Pereña, Poesies i altres escrits, Barcelona: Edicions 62, 1993, p. 138.

2 En la documentación del Archivo de la Corona de Aragón y de otros archivos de esos territorios aparece, en ocasiones, como Leonor de Aragón.

3 La elección de estas dos reinas no es casual, sino que responde al interés de estudiar cartas de algunas de las reinas que se conservan en el Archivo de la Corona de Aragón, cuya colección de cartas reales es excelente. Tras examinar las cartas de ese archivo, un motivo para elegir a Elisenda y a Leonor de Castilla se debe a las razones de coincidencia temporal y divergencia de acción, lo que su estudio conjunto las hace especialmente interesantes.

4 Joan-F. CABESTANY, «Aportació a la biografia de la reina Elisenda de Montcada », en Martinez Ferrando archivero. Miscelánea de estudios dedicados a su memoria, Barcelona: Asociación Nacional de Bibliotecarios, Archiveros y Arqueólogos, 1968, p. 107-115. Cabría esperar que se conservaran algunas cartas en el Monasterio de Pedralbes, pero parece que no se encuentran en el archivo de ese monasterio.

5 Alfonso IV falleció el 2 de noviembre de 1327, y meses después se instaló en el monasterio la reina Elisenda.

6 La fecha de esta carta es la que ha dado la clave a los estudiosos de Elisenda para conocer desde cuando vivió en el monasterio de Pedralbes. Cristina SANJUST I LATORRE, L’obra del Reial Monestir de Santa Maria de Pedralbes des de la seva fundació fins al segle XVI: Un monestir reial per a l'orde de les clarisses a Catalunya, Bellaterra: Universidad Autónoma de Barcelona. 2010, p. 151. Anna CASTELLANO I TRESSERRA. Pedralbes a l’Edat Mitjana. Història d'un monestir femení, Barcelona: Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 1998, p. 33.

7 Ibid. doc. 1, p. 111.

8 Ibid. doc. 2, p. 112.

9 Ibid. doc. 3, p. 113.

10 Ibid. doc. 4, p. 113.

11 Ibid. doc. 5, p. 114.

12 Carta de Pedro IV de Aragón a doña Leonor, comunicándole haber recibido a sus enviados: Gonzalo García, su mayordomo, y fray Juan, su confesor. Colección Salazar y Castro, A-3 (fol. 47vº). Zaragoza, 4 de febrero de 1336.

13 Capítulos de la legación encomendada por Alfonso XI de Castilla a Juan Ruiz de Gauna, su embajador cerca de Pedro IV de Aragón, sobre los derechos a ciertos bienes que le correspondían a la reina doña Leonor, viuda de Alfonso IV de Aragón, según el testamento de este; Colección Salazar y Castro, A-3 (fol. 70 a 71vº). Agravios que Alfonso XI de Castilla dio por escrito a Juan Ruiz de Gauna, su embajador, de lo que Pedro IV de Aragón hizo y mandó hacer a la reina de Aragón, doña Leonor, y a los infantes, sus hijos, los cuales agravios mandó el citado Alfonso XI que mostrase al mencionado Pedro IV y le afrentase sobre ellos, Colección Salazar y Castro, A-3, (fol. 71 vº. a 73 vº).

14 Archivo Municipal de Cuenca, leg. 8, exp. 3.

15 Susana LLORENS ORTUÑO, «Documentos de Leonor de Aragón en el Libro de Privilegios de Orihuela», Alquibla. Revista de Investigación del Bajo Segura, 4, 1998, p. 273-290, doc. 5, p. 286-287.

16 Agradezco a Carmen Tere Pabón y a Marcelo Martínez Pastor la traducción de esta carta, que, al tener modismos latinos regionales, resulta extremadamente difícil de traducir.

17 Archivo Histórico Nacional, OSUNA, CP. 120, D.19. Traslado de 13 de marzo de 1407, de una carta de confirmación de 18 de junio de 1336, dada por Leonor, reina de Aragón, de los privilegios y derechos concedidos, en 1328, por Alfonso [IV], rey de Aragón, a los pobladores del valle de Ayora.

18 Archivo Catedralicio de Valencia, 3.120. Copia de una carta de la reina Doña Leonor sobre el diezmo del carnaje de la villa de Ayora. 6 de marzo 1338.

19 Archivo de la Corona de Aragón, CANCILLERÍA, Cartas Reales, Pedro III [IV], 0823, 31 de mayo de 1339.

20 En una carta, la reina Violante de Aragón, siendo reina viuda de Castilla, apunta «reina que ffui», es decir, considera que sus poderes como reina había prácticamente desaparecido, lo que no significaba que no participara en algunos asuntos del reino. Aunque puede ser diferente la situación de las reinas en Aragón y Castilla, esta indicación de la reina Violante puede dar una idea de la realidad de estas reinas. Carta fechada en Ampudia, 9 de Febrero de 1296. Citada en María Jesús FUENTE PÉREZ, Violante de Aragón. Reina de Castilla, Madrid: Dykinson-Anejos de la Revista de Historiografía, 2017, p. 153.

21 Escribió a Pedro IV en 1346, para pedir por su sobrino Guillem Ramón de Montcada, hijo de su hermano Ot de Montcada, que había sido tratado injustamente por el gobernador de Lérida.

22 Ana CASTELLANO I TRESSERRA, Origen i formació d'un monestir femení: Pedralbes al segle XIV, 1327-1411, Bellaterra: Universidad Autónoma de Barcelona, 1996, p. 591.

23 Tracy ADAMS y Glenn RECHTSCHAFFEN, «Isabeau of Bavaria, Anne of France and the History of Female Regency in France», Early modern women, 8, 2013, p. 119-147, p. 144.

24 El papel de las cartas como agentes directos de información verídica en detrimento de las crónicas, ha quedado de manifiesto en algunos casos. Emilio J. CELA HEFFEL, «Distintas miradas del proceso de desnaturalización de Alfonso XI por parte de don Juan Manuel desde la perspectiva epistolar frente al Poema de Alfonso Onceno y la Gran Crónica de Alfonso XI», Letras, 73, 2016, p. 99-107.

25 CABESTANY, loc. cit., p. 107.

26 Bruno DUMÉZIL y Laurent VISSIÈRE (dirs.), Épistolaire politique I. Gouverner par les lettres, París: Presses Universitaires Paris-Sorbonne, 2014.

27 Alejandra RECUERO LISTA, «Doña Leonor: infanta castellana, reina aragonesa y elemento de discordia en las relaciones castellano-aragonesas en la primera mitad del siglo XIV», Estudios Medievales Hispánicos, 2, 2013, p. 221-240.

28 Buen ejemplo es Blanca de Castilla. Éric BOUSMAR, Jonathan DUMONT, Alain MARCHANDISSE, Bertrand SCHNERB (dirs.), Femmes du pouvoir, femmes politiques durant les derniers siècles du Moyen Age et au cours de la première Renaissance, Bruselas: Éditions De Boeck Université, 2012, p. 91 y ss.

Table des illustrations

Titre Árbol genealógico de las reinas Elisenda de Montcada y Leonor de Castilla, sus esposos e hijos
URL http://books.openedition.org/esb/docannexe/image/3935/img-1.png
Fichier image/png, 16k

Auteur

Universidad Carlos III de Madrid

© e-Spania Books, 2021

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search