Version classiqueVersion mobile

Saberes, cultura y mecenazgo en la correspondencia de las mujeres medievales

 | 
Ángela Muñoz Fernández
, 
Hélène Thieulin-Pardo

Mecenazgo

Acciones de María de Castilla en materia de construcción, infraestructuras y urbanismo; y cartas para la fundación del monasterio de la Trinidad de Valencia

María del Carmen García Herrero

Note de l’auteur

Este trabajo forma parte del proyecto PGC2018-097683-B-100.

Agradecería encarecidamente a las personas que vayan a utilizar los documentos inéditos que he localizado y a los que hago referencia, que no olviden citar este texto que les sirvió para acceder a las fuentes primarias.

Texte intégral

  • 1 Mateu RODRIGO LIZONDO, “Personalitat i cultura de Maria de Castella, Reina d’Aragó”, in: Ricard BEL (...)
  • 2 José TOLEDO GIRAU, Inventarios del Palacio Real de Valencia a la muerte de doña María, esposa de Al (...)
  • 3 Ibidem, p. 53. M. RODRIGO LIZONDO, art. cit., p. 519.
  • 4 María del Carmen GARCÍA HERRERO, “Solidaridad femenina ante el maltrato marital a finales de la Eda (...)
  • 5 María del Carmen GARCÍA HERRERO, “La muerte de la infanta Catalina (1439) en las cartas de su herma (...)

1Aunque en la biblioteca inventariada a raíz del fallecimiento de María de Castilla, acontencido en Valencia en 1458, solo se registren dos o tres obras de Francesc Eiximenis, concretamente el Llibre dels àngels1,hun altre libre apellat Contemplacio de Mestre Francesch Eximenez, en paper script2, y “un altre libre De les dones”, que también pudiera ser de su autoría3, sin duda la reina conocía otros textos del franciscano del Trescientos. De hecho, ese conjunto de libros, que eran los que se hallaban en el palacio real valenciano al producirse el óbito de la soberana, no constituían la totalidad de la biblioteca reginal y, menos aún, la suma de obras que María había manejado a lo largo de su vida. Sabemos con certeza –valga de ejemplo– que la reina había leído, como tantas otras damas cultas de su época, volúmenes que contenían catálogos de vidas de mujeres modélicas, ya que así lo explicitaba en una carta dirigida a Leonor de Urgel, Duquesa de Amalfi, en 14404; sin embargo, ninguna compilación de este género biográfico figuraba en la mencionada biblioteca. Por otro lado, la muerte de la hermana de la reina, la infanta Catalina, que tuvo lugar en Zaragoza en 1439, permite documentar cómo los libros de la hija mediana de Catalina de Lancaster, casada con el infante Enrique, maestre de Santiago, se hallaban dispersos no solo por distintos lugares de Castilla, sino también de la Corona de Aragón5. Con más motivo cabe suponer que algo similar sucediese en el caso de la reina.

  • 6 La bibliografía sobre este aspecto es abundante. Remito a Antonio ANTELO IGLESIAS, “La ciudad ideal (...)
  • 7 A. GARCÍA Y BELLIDO, L. TORRES BALBÁS, L. CERVERA, F. CHUECA, P. BIDAGOR, Resumen histórico del urb (...)
  • 8 Ibid., p. 155.
  • 9 Ibid., p. 158. En Borja, que fue ciudad de la reina María, la soberana se implicó profundamente en (...)

2Esta reflexión inicial me resulta útil para sostener que María de Castilla muy probablemente había leído, e incluso interiorizado, las nociones que en materia de urbanismo Francesc Eiximenis había vertido en el Dotzè de Lo Crestià6. En ese tomo duodécimo del proyecto enciclopédico que quedó inconcluso, el intelectual minorita había diseñado minuciosamente cómo debía ser la ciudad ideal, y sus detalladas indicaciones al respecto habían influido –y mucho– a distintos soberanos de la Corona de Aragón, tal como puso de manifiesto Leopoldo Torres Balbás en 1968. Para este autor, el hecho de que Eiximenis conociera diversas ciudades en sus andanzas por el extranjero le condicionó en su noción de lo urbano, a la que calificó de “prematuro anuncio del Renacimiento”. Por otra parte, Torres Balbás aseguró que sus teorías debieron de alcanzar una amplia difusión y que, a mediados del siglo XIV, en el Levante español, la riqueza, fruto de las actividades industriales y mercantiles, dotó a las urbes de la Corona de Aragón de “un nuevo espíritu ciudadano, una nueva sensibilidad, reflejo sin duda de las ciudades italianas, con las que tan estrechamente estaban enlazadas política y comercialmente, las catalanas y valencianas”7. Así mismo, siempre siguiendo a Torres Balbás, “algunos de los monarcas de la dinastía aragonesa-catalana de los siglos XIV y XV, cultos, amantes de la vida grata y suntuosa, aficionados a los jardines, fueron eficaces intérpretes de la nueva concepción del escenario urbano”8. En el elenco de reyes con los que ilustra su propuesta, Torres Balbás incluye a María de Castilla, quien, hacia 1447 dictó una sentencia por la que hizo derribar los cobertizos o soportales de madera que subsistían en Valencia, mediante los cuales los artesanos aumentaban el tamaño de sus obradores apropiándose del espacio urbano. El derrocamiento de estos porches se llevó a cabo con la finalidad de conferir amplitud y belleza a la ciudad9.

  • 10 Archivo de la Corona de Aragón (en adelante ACA), Cancillería Real (en adelante CR), Registro (en a (...)

3La cuestión del embellecimiento urbano no fue un asunto baladí para la reina, tal como muestran no solo las ordenanzas urbanas dictadas por la soberana, sino también algunas de las cartas dirigidas a las autoridades municipales de las distintas villas y ciudades de los territorios “cismarinos” de la Corona. Así, por ejemplo, este aspecto del ornato se manifiesta en una misiva que, el día 7 de mayo de 1453, María de Castilla envió a los jurados de Zaragoza. Después de comentarles que sabía por el guardián del monasterio de Santa María de Jesús, “nouament edifficat en aqueixa ciutat”, que ellos se habían portado muy bien con la institución, tanto en lo tocante a la construcción como a mantenerla bajo su recomendación, la reina se lo agradecía mucho, ya que este tipo de comportamientos resultaban adecuados a sus cargos y mediante los mismos obtenían mérito, puesto que suponían servicio a Dios y decoración de la ciudad (“lo que tals coses son pertinentes a vosaltres e obtenits merit com sen a seuey de Nostre Senyor Deus e decoracio de aqueixa ciutat”). Además, les rogaba y encargaba que tanto por servir a Dios como por contemplación a ella misma, continuaran en su buena y santa devoción al monasterio y frailes de aquel, haciendo que les llegaran caridades, tan necesarias y sobre todo en los comienzos. Por otra parte, les animaba a encontrar una persona buena y fiable para ocupar el oficio de procurador de dicho convento10. Un carta similar fue mandada al arzobispo de Zaragoza, Dalmacio de Mur.

  • 11 De la relevancia que adquirió el templo, nos proporciona información Begoña ALONSO RUIZ, “La rainha (...)

4Lo que nos interesa enfatizar en estos momentos es el hecho de que inmediatamente después de subrayar el aspecto religioso, puesto que el monasterio resultaría grato a Dios, se resaltaba el adorno urbano que suponía la nueva fábrica11.

  • 12 Pilar LOP OTÍN, “El convento de Nuestra Señora de Jesús de Zaragoza: presentación de un plano inédi (...)

5Edificado en el arrabal de la ciudad, en la margen izquierda del Ebro, el de Nuestra Señora de Jesús fue un convento de la observancia franciscana –tan querida por María de Castilla– fundado en 1447. Víctima de los Sitios, de la Desamortización y de la piqueta, la obra ha desaparecido, pero nos queda una preciosa vista general de la misma, puesto que aparece en el primer plano del dibujo de Zaragoza que Antón de Wyngaerde realizó en 1563. Por otra parte, se han conservado distintos planos del monasterio y de su huerta que han sido estudiados últimamente12.

  • 13 En 1428 la reina había fundado Santa María de Jesús de Valencia, véanse Francisca HERNÁNDEZ-LEÓN DE (...)
  • 14 Archivo Real de Valencia, Real Cancillería, Registro nº 12, fol. 159rº. “Per lo Monastir de Santa M (...)

6María de Castilla, que ya había fundado, protegido y ayudado a otros conventos homónimos de los franciscanos observantes13, escribió otra carta dos años después, en septiembre de 1455, en la que mostró su disgusto con las clarisas de Zaragoza, remisas a ceder unos terrenos que el convento de Santa María de Jesús necesitaba para ampliar su construcción, y que las monjas podían permutar por otros campos, ubicados en emplazamientos diferentes, pero que les reportarían las mismas ganancias que los del Arrabal. Ante las clarisas ya habían intercedido el arzobispo de Tiro y las autoridades municipales cesaraugustanas sin éxito, y visto que las “dueñas menoretas” no consentían, se había recurrido a la mediación reginal, “por la grant voluntat que tenemos al dicho monesterio”14.

7La monarca comprendía y alentaba el afán de los núcleos urbanos por alcanzar una belleza mayor, pero salía al paso, a veces con cierto fastidio, ante los atropellos que podían producirse como consecuencia del hermoseamiento de determinados lugares.

  • 15 A. GARCÍA Y BELLIDO, L. TORRES BALBÁS, L. CERVERA, F. CHUECA, P. BIDAGOR, Resumen histórico del urb (...)
  • 16 ACA, CR, Reg. 3275, fol. 75rº-75vº.

8En el siglo XIV, en Lérida, se habían derribado ciertas casas para ampliar la plaza de San Juan15; no obstante, un siglo después, a mediados del Cuatrocientos, se volvió a remodelar este espacio central. Desde Barcelona, en julio de 1452, la reina se dirigió a los regidores ilerdenses, los paers, para comunicarles las grandes quejas que doña Violant Borrella, la viuda del notario Johan Borrell, le había hecho llegar mediante persona interpuesta (un caballero, que era su primo hermano), pues ella tenía una casa en la plaza de San Juan que le habían obligado a tirar, como a otros vecinos, para embellecer la plaza (“aquella li haueu feta enderrocar ab altres per enbellir la dita placa”). Ahora bien, na Borrella sostenía que le habían causado mayor quebranto que a los demás por su gran pobreza y miseria. Lo que la viuda pretendía era conseguir auxilio municipal para reconstruir el inmueble, algo que al parecer se había concedido a otros afectados y no a ella, la cual, aseguraba, no podría finalizar la obra si no recibía algún subsidio. La reina instaba a los munícipes a que le ayudasen a terminar su casa, con el fin, entre otros, de que la viuda no volviera a recurrir a la soberana por dicha razón16.

  • 17 ACA, CR, Reg. 3029, fol. 41vº. Décadas antes, en 1379, en la misma Daroca, se habían suscitado prob (...)

9Además de la belleza u ornato de las villas y ciudades de sus territorios, María de Castilla se preocupó por el orden, en un sentido amplio de concierto y adecuada colocación, de manera que los diferentes espacios estuvieran bien delimitados y controlados y se evitaran todo tipo de problemas y altercados. Así, aunque no sé con seguridad quién le informó de lo que había sucedido en Daroca, puedo documentar cómo desde Valencia, en enero de 1444, María escribió al lugarteniente de baile de la ciudad para advertirle que se había enterado de que Andalla el Gomero, un moro de la aljama, había comprado un corral cabe la iglesia de San Blas. “E como per muytos e euidents respectos sea muy cosa inpertinent e periglosa e facil de scandol el dito moro possedir e hauer el dito corral assi propinquo e contiguo a la dita ygleya”, le encargaba y mandaba con afán que si el comendador de dicha iglesia u otro cristiano estuviese dispuesto a pagar al musulmán el mismo precio que le costó el corral, forzase a Andalla a venderlo y traspasarlo17.

  • 18 ACA, CR, Reg. 3275, fol. 128vº-129rº: “La Reyna. Amats nostres, segons som informada lo mestre de l (...)

10El orden público va a ser el argumento fundamental que la soberana esgrima, en 1452, para intentar evitar que las escuelas mayores de Barcelona se trasladen a la calle llamada del Forn de Ripoll. En una misiva dirigida a las autoridades municipales, los consellers, María de Castilla les hace saber que en la ciudad existen otros sitios mucho más adecuados para la instalación de la multitud de estudiantes que acoge la institución, con los que, sin duda, viajarán todo género de posibles inconvenientes y escándalos que molestarán a los vecinos de la mencionada vía. Por ello les ruega que la complazcan y busquen un emplazamiento idóneo para las escuelas, lo que considerará como un servicio a ella misma18.

  • 19 María del Carmen GARCÍA HERRERO, “Un tiempo de añoranza y aprendizaje: María de Castilla y sus prim (...)
  • 20 ACA, CR, Reg. 3111, fol. 5vº-6rº.

11En distintas cartas de María, ya desde el principio de su reinado, se hace patente la consideración que le merecen quienes trabajan para la monarquía o han prestado sus servicios de cualquier tipo a los reyes leal y reiteradamente19. De un modo coherente, la reina no quiere que resulten perjudicados los que han contribuido a mantener infraestructuras que competen a la realeza o que favorecen a los territorios de la Corona. Un ejemplo espléndido lo proporciona una carta de 6 de febrero de 1423 que la soberana dirige a los prohombres y universidades de la villa de Molins de Rei, así como de algunos lugares, castillos y parroquias de la ribera del Llobregat cercanos a dicha villa. Las autoridades y las gentes de sitios distintos se han comprometido a la reparación de los molinos conocidos como Molins de Rei, que se hallan prácticamente derruidos por el exceso de agua, y han actuado así porque tienen buen celo del mantenimiento de la cosa pública. La reina les asegura que lo que han hecho de buen grado y gratuitamente, en el futuro no se volverá contra ellos, y de un modo expreso les garantiza que no se les exigirán ulteriores ayudas o subvenciones para los arreglos de dichos molinos, de modo que ni ahora ni más adelante recaerán sobre sus hombros tasas o impuestos algunos por este concepto. Tanto ellos como sus bienes permanecerán en libertad y franqueza20.

  • 21 Los prohombres zaragozanos, en más de una ocasión, demostraron sentirse más cercanos a la reina que (...)
  • 22 ACA, CR, Reg. 3007, fol. 107rº. Sobre los gastos que el Puente de Piedra acarreaba a Zaragoza, Mª T (...)

12Por otro lado, la reina ponía de manifiesto su comprensión ante los apuros que estaba atravesando Zaragoza en julio de 1440. En carta dirigida al monarca, la soberana recordaba con cuánto afecto había sido tratada en la ciudad cuando había estado allí y siempre; si ahora los zaragozanos no mandaban a Italia más dinero era porque no podían “por la indisposicio dels temps” y por las grandes inversiones que habían tenido que hacer para acabar el puente21. La universidad cesaraugustana se hallaba muy menguada de recursos, de manera que convenía que el monarca recibiera lo que buenamente podían entregarle en esa coyuntura22.

  • 23 ACA, CR, Reg. 3275, fol. 41rº. Molt alt e molt excellent senyor. Lo portador de la present, al qua (...)

13Años más tarde, en abril de 1452, doña María escribió al rey una carta de recomendación muy explícita a favor de don Jaime Gil, vecino de la villa de Biar, el cual se disponía a viajar a Nápoles para resolver asuntos de su interés. Gil, de su propio peculio, había edificado una torre en el valle de Biar llamada Torre de Benejama, la cual, puesto que estaba ubicada en la frontera con Castilla, había sido fundamental en los tiempos de guerra, pues merced a esta se había podido defender toda la zona. La reina entendía que tanto si Jaime Gil recurría a Alfonso V por motivos propios o por cuestiones vinculadas a la Torre merecía especial consideración23.

  • 24 ACA, CR, Reg. 3269, fol. 101vº. Molt alt e molt excellent senyor. Per part de la ciutat de Tortosa (...)

14La intercesión reginal, plasmada en las cartas una y otra vez, también se activaba en el caso de catástrofes. En 1443, María escribió al rey, dado que en su mano y arbitrio se hallaba la decisión final, puesto que la ciudad de Tortosa le había dirigido a ella una súplica. De hecho, la reina se encontraba en Tortosa cuando hubo un mal tiempo inaudito hasta el punto de que el hielo que se había concentrado sobre el puente lo había roto en dos partes y la ciudad había tenido que rehacerlo con grandes esfuerzos y gastos (“grans dans e messions”). Para la reconstrucción, además, se precisó mucha madera. Durante un largo período tuvieron que cruzar el Ebro con barcas, lo que supuso un trabajo ímprobo, dada la cantidad de gentes que allí concurrían. La soberana pedía al rey que tuviera a los tortosinos por recomendados, especialmente en lo tocante al bosque que, supongo, habían talado porque lo habían necesitado para la rehabilitación24.

  • 25 He conjeturado que este incendio estuvo en la raíz de la bula de la iglesia de Peñíscola que luego (...)
  • 26 Sobre el complejo mundo de los censales, un “omnipresente mecanismo financiero”, en expresión de Ve (...)
  • 27 ACA, CR, Reg. 3191, fol. 111rº-111vº. En la lista de acreedores figuran los siguientes: “[…] Al fee (...)

15De catástrofe puede tildarse también el incendio de la iglesia de Peñíscola acontecido en octubre de 1445. Un domingo por la tarde ardió toda la cubierta del templo parroquial de la villa y no se salvó nada del interior, pues se quemaron libros, vestiduras y retablos, ya que solamente pudieron recuperarse dos cruces, una custodia y un relicario porque rompieron a tiempo la pared de la sacristía, en donde dichos bienes muebles estaban a buen recaudo. La reina, a petición de Peñíscola, se dirige epistolarmente a sus acreedores, explicándoles que los vecinos están totalmente desolados e impotentes y que no van a poder restaurar su iglesia, teniendo en cuenta la merma de población que han sufrido por las epidemias y considerando también los malos años continuados de cosechas y de pesca25. María, consciente del gran daño que supondría para el reino de Valencia la despoblación o la disminución de poblamiento de dicha villa, reunida con su consejo, decide favorecer a las gentes peñiscolanas de todas las formas posibles, incluida la reducción de los censales que han de satisfacer26. Así, por motivos piadosos y por complacer a su soberana, ruega a los inversores e inversoras que aún perciban menos del bajo interés del cuatro por ciento que solían cobrar (“XV mil per mil”). Deben conformarse con eso, pues han de pensar que la reina está dispuesta a hacer todo lo preciso para evitar el abandono de las gentes de Peñíscola, “car attes lo siti de la dita vila tan singlar (sic) no permetriem se despoblas27.

Cartas de la reina para la fundación del monasterio de la Santa Trinidad de Valencia

  • 28 ACA, CR, Reg. 3007, f. 49vº. Carta de 1440 a las autoridades de Zaragoza: “[…] Como el spital por e (...)
  • 29 María de Castilla construyó el claustro del monasterio jerónimo de Vall d’Hebrón, obra iniciada por (...)
  • 30 Caso, por ejemplo, del precioso retablo-jubé de la Colegiata de Daroca que luce las armas de la sob (...)
  • 31 El escudo de la reina luce en las tres arcadas de la fachada de San Antonio de Barcelona. Se da a c (...)
  • 32 Sirva de ejemplo cómo se moviliza la reina y desde Perpiñán, el 16 de noviembre de 1450, se dirige (...)
  • 33 He sostenido la hipótesis de que María se comprometió más a fondo con el monasterio de Vall d’Hebro (...)

16María de Castilla fue una reina con una evidente vocación fundadora. Se presentó a sí misma como cofundadora del Hospital de Nuestra Señora de Gracia de Zaragoza28, y su agencia dejó huellas en piedra en diferentes claustros29, colegiatas30, monasterios y conventos31. No obstante, y pese a su muy intensa labor promotora en la construcción y reconstrucción de instituciones religiosas32, estuvo particularmente implicada en dos monasterios: el jerónimo de Vall d’Hebrón de Barcelona33, y el de clarisas reformadas de la Santa Trinidad de Valencia. A ambos, aunque no solo a ellos, se referirá la soberana, una y mil veces, llamándolos sus monasterios.

  • 34 Beatriz CANELLAS y Alberto TORRA, Los registros de la cancillería de Alfonso el Magnánimo, Madrid: (...)

17En lo que respecta a la segunda de estas fundaciones, el volumen de cartas y documentos que la reina mandó enviar a multitud de destinatarios y destinatarias a partir de 1446 fue tal, que dio lugar a que en la cancillería real se generara una serie específica de registros para conservar las copias. Se trata de la llamada Monasterii Trinitatis Valencie, custodiada en la actualidad en el Archivo de la Corona de Aragón y en el Archivo Real de Valencia34. Sin embargo, antes de la formación de esta colección concreta, las misivas previas referentes a la fundación reginal se hallan esparcidas por diversos registros cancillerescos, lo que ha propiciado que, en gran medida, pasaran desapercibidas. Algunas de ellas resultan particularmente interesantes y nos permiten descifrar comportamientos y comprender estrategias de actuación, pero también epistolares, de la reina.

  • 35 ACA, 3029, fol. 48vº. Valencia, 3 de marzo de 1444.

18Entre otras cartas, en el año 1444, en el mes de marzo, María mandó escribir al arcediano de Barcelona micer Pere de Santolaria, un hombre de su confianza, contándole cómo en diversas ocasiones se había dirigido al papa Eugenio IV y al propio Santolaria para informarles del afán y voluntad que ella tenía en que fueran auxiliadas las menoretas de Gandía en su gran necesidad. Ahora el santo padre quería consultar una copia de los privilegios otorgados al monasterio de clarisas de Tordesillas, así que la reina instaba a Santolaria que le hiciera llegar cuanto antes al pontífice lo que había solicitado con el fin de que las monjas pudieran salir de su penuria e inopia35.

  • 36 ACA, 3038, fol. 23vº. Valencia, 24 de julio de 1444.
  • 37 Ibid. Tanto los trinitarios como la familia que los protegía, los Escrivá, ofrecían una versión muy (...)

19Ese mismo año 1444, en el mes de julio, la reina envía una carta al cardenal de Valencia, Alfonso de Borja (futuro papa Calixto III), denunciando el estado de depravación de los trinitarios. La soberana se dirige al cardenal en el tono de quien habla de lo evidente, de lo público y notorio: “Bien creemos que Vuestra Reverenda Paternidad no ignora cómo el monasterio y casa de la Trinidad de esta ciudad ha sido profanada continuamente por los vicios de aquellos pocos frailes que allí habitaban” (“Be creem V. R. P. no ignora lo monastir e casa de la Trenitat daquesta ciutat com es stat tot temps profanat per vicis daquells pochs ffrares que hi abitauen”)36, es decir, que, según el tenor de la carta, los frailes no solo eran indignos, sino también escasos. Le informa de que en los últimos tiempos han llegado dos nuevos religiosos, fray Ullà y fray Malras, que han expulsado a los otros y ocupado la casa, pero han continuado con las malas costumbres de tal manera que el monasterio es cueva de vicios y casi escándalo del pueblo. La reina, viendo tanta maldad, dice, ha escrito varias veces al papa para que dos eclesiásticos intachables, a saber, su confesor, mosén Bethomeu Pasqual y mosén Frances Cruilles, su ayudante, ambos canónigos de la Seo de Valencia, se informen bien de los hechos indecentes. Si estos resultaran probados, se procedería a expulsar a los frailes y a trasladar a dicha institución a otros religiosos reformados de su orden. Ahora bien, como María ha sabido que el papa ha encargado al cardenal de Valencia la indagación sobre el monasterio de la Trinidad, le ruega, tan afectuosamente como puede, que por servir a Dios y complacerla a ella, actúe correcta y diligentemente como espera de él (“vullats spetxar aquest negoci axi com de vos confiam”)37.

  • 38 Este aspecto se evidencia en una carta dirigida al rey desde Lérida, el día 7 junio de 1440. ACA, C (...)

20No sé si María de Castilla, en el verano de 1444, ya tenía pensado que la Trinidad de Valencia sería su monasterio, su obra más personal y reseñable, y que las clarisas de Gandía serían las idóneas para conformar el núcleo fundacional. En cualquier caso, conviene hilar fino en esta cuestión, pues el celo que la reina muestra ante el mal funcionamiento de los trinitarios no es algo nuevo, sino una preocupación constante de la reina en asuntos de esta naturaleza. Así, años antes, María había escrito a Alfonso V recordándole que la monarquía tenía una gran responsabilidad, pues los reyes habían de velar para que las casas de las diversas órdenes de sus reinos y tierras funcionasen correctamente38.

  • 39 ACA, CR, Reg. 3038, fol. 88vº-89.

211445 va a ser un año muy intenso en lo tocante a la puesta en marcha del proyecto reginal. Del día 17 de marzo es la carta que la reina dirige al sumo pontífice explicándole la salida de los trinitarios del monasterio de Valencia y la instalación en el mismo de las virtuosas clarisas de Gandía, que no podían mantenerse en esta localidad, y entre las cuales, sostiene doña María en plural, hay vírgenes de estirpe regia (“virgines etiam de regia stirpe ad claustrum includunt”)39. El cardenal de Valencia, Alfonso de Borja, va a entrevistarse con el papa y podrá explicarle con minuciosidad las numerosas carencias del monasterio de la reina.

  • 40 ACA, CR, Reg. 3038, fol. 89. “[…] [Al dit nostre sant pare] lo vullats supplicar de part nostra que (...)

22El día siguiente, 18 de marzo, María envía una misiva al cardenal de Valencia para informarle de que ha solicitado al papa que haga partícipe al monasterio de la Trinidad de la ayuda que acostumbra a destinar a obras pías, puesto que, desde que se han ubicado allí las religiosas, crece la devoción al mismo por la vida tan loable que demuestran. Aún más, urge arreglar el monasterio para adecuarlo a la honestidad de las monjas y la iglesia a la devoción del pueblo (“Es necessari que aquell monestir roynos e indispost sia adaptat a la honestat de les monjes e la esgleya a la deuocio del poble”). Para alcanzar estos objetivos, el cardenal suplicará al santo padre que quiera otorgar indulgencias a quienes contribuyan con sus limosnas a la obra del monasterio y de su iglesia, además el propio Alfonso de Borja podrá colaborar concediendo también él perdones a los benefactores de la institución40.

  • 41 ACA, CR, Reg. 3230, fol. 45.
  • 42 El arzobispo zaragozano, un notabilísimo mecenas de las Artes, no demostró ningún interés por esta (...)

23Si posiblemente había exageración en lo tocante al número de monjas de estirpe regia de las que se hablaba en la carta a Eugenio IV, no hay duda de que María sabía bien cómo argumentar ante el arzobispo de Zaragoza. Desde Valencia, el día 2 de mayo, la soberana expone a Dalmacio de Mur que el rey y ella, los dos, han fundado un monasterio de clarisas de la observancia en Valencia, en el que han reasentado a las de Gandía. Puesto que se van a construir de nuevo el monasterio y la iglesia se prevén grandes gastos, de modo que se ha decidido pedir al papa una indulgencia similar a la que ha otorgado para la fábrica de Santa Engracia de Zaragoza, motivo por el que ruega y encarga al arzobispo que le tramite una copia auténtica de la bula de dicha indulgencia41. Como tendremos ocasión de ver más adelante, la aparición del ausente Alfonso V como cofundador de la Trinidad de Valencia es un recurso de la reina para reforzar su petición a Dalmacio de Mur42.

  • 43 ACA, CR, Reg. 3230, fol. 29vº.

24El día 14 de mayo escribe a micer Pere de Santolaria, arcediano de la catedral de Barcelona, comentándole que precisa indulgencias del sumo pontífice para quienes contribuyan a la fábrica del monasterio y sustentación de las monjas, puesto que la reina ha decidido reedificar de nuevo, lo que va a acarrear enormes gastos, según le contará el arcediano de Santa María del Mar, procurador de la reina, quien le detallará la intención y voluntad de la soberana, y para el que demanda plena fe y creencia, al tiempo que le pide que le ayude en todo lo que sea necesario43.

  • 44 En una carta de 19 de noviembre de 1434, la soberana llamaba a Guillem Ramon de Montpalau, que ya e (...)
  • 45 ACA, 3230, fol. 29. Les califica de ladrones, adúlteros y practicantes de crímenes nefandos (“latro (...)
  • 46 ACA, CR, Reg. 3230, fol. 30rº-30vº. La reina ha escrito al cardenal de Valencia y al obispo de Zamo (...)

25Un día después, la reina escribe al arcediano de la mar de Barcelona, es decir a mosén Guillem Ramón de Montpalau44, y también está datada este día otra carta para el papa, en la que la reina se explaya criticando a los trinitarios que habían sido expulsados para colocar en su lugar a las clarisas de Gandía, y en la que María expone su deseo de destruir los edificios anteriores y edificar de nuevo45. En la carta a Guillem Ramón de Montpalau se nos dan nuevas pistas de los motivos que han llevado a la reina a partir desde cero: desea que estas clarisas, dada su buena y santa vida, recen por la salvación del alma del rey, por su propia alma y la de sus fieles difuntos y además, “hemos decidido construir de nuevo el dicho monasterio y la iglesia, puesto que todo lo que metiéramos allí de otra forma sería echar remiendos” (“hauem delliberat costruhir de nou lo dit monestir e la yglesia, car quant hi metriem en altra manera seria apedassar”). Además, la soberana espera que el número de monjas se multiplique en cuanto se conozca su ejemplaridad. Sin embargo, María es consciente de que ella, de su peculio, no va a poder afrontar los múltiples gastos de mantenimiento de las religiosas y de la “dicha obra, que ascenderán, según el plano y muestra que hemos hecho hacer, más de 15.000 florines” (“dita obra que muntaran, segons lo patro e mostra quen hauem fet fer per lo que han necessari plus de XV milia florines”). Una cantidad muy elevada que, además, llega en tiempos en los que ella, sostiene, “por las tribulaciones de Castilla no hemos recibido nada de nuestras rentas” (“per las tribulaciones de Castella no hauem res de nostres rendes”). De otro lado, la mayor parte de los dineros de su “cambra” o cámara se expenden en gastos extraordinarios causados por la ausencia del rey. Resulta imprescindible que el santo padre conceda indulgencias para quienes contribuyan a las construcciones y sustentación de las religiosas46.

  • 47 María del Carmen GARCÍA HERRERO, “La muerte de la infanta Catalina (1439) en las cartas de su herma (...)

26A propósito de la financiación del monasterio de la reina, una misiva de 11 de octubre de 1445 enviada a su hermano, el rey Juan II de Castilla, nos proporciona datos preciosos sobre la actitud y disposición de la novicia Leonor de Villena, la futura sor Isabel de Villena, que llegará a ser la más relevante abadesa de la Trinidad y la brillantísima escritora del siglo XV. Tras exponerle el caso de Beatriz Tolosana, la que fuera fiel servidora de la infanta Catalina, la hermana de ambos que falleció en Zaragoza en 143947, María de Castilla trata de la transferencia de sus rentas que le ha hecho la joven novicia:

  • 48 ACA, CR, Reg. 3038, fol. 136vº.

Otrossi, damos cargo al dicho ambaxador, supplique a vuestra excellencia nos quiera confermar la cession e donacion que dona Leonor de Billena, monia nouicia e ahun non professa del monesterio nueuo de la Sancta Trinidat de la ciudat de Valencia nos ha fecha de los veynte mil moraueties que por juro deredat recebia cadanyo sobre las rentas reyales de Salamancha. E atorganos poderio e facultat que los podamos vender e en otra manera enagenar a toda nuestra voluntat ansi a yglesias, santos clerigos como a qualesquiere personas. Desto faulara mas extendido con vuestra merce el dicho embaxador nuestro, al qual suplicamos quiera dar ansi sobresto, como sobre las otras cosas que explicara, fe e creencia vuestra alteza, la qual nuestro Senyor exalte e mantienga luengament48.

  • 49 Este importante hallazgo se apunta ya en el estudio de Ángela MUÑOZ FERNÁNDEZ, “Mujeres y religión (...)

27Leonor de Villena, antes de ingresar en el monasterio de la Trinidad, había sido criada de la reina y había formado parte de la casa de María de Castilla. Constituye un buen ejemplo de las interacciones y comunicaciones políticas entabladas entre esta institución, la casa de la reina, y ciertos monasterios; un vínculo al que Ángela Muñoz Fernández ha afirmado que se le puede conferir el rango de estructura política49.

  • 50Quant al fet de la gonella de sor Ysabel de Villena, fets ne capa o aquell ornament que entengats (...)

28Un año después, el día 15 de octubre de 1446, y desde Barcelona, la reina respondía a la abadesa del monasterio de la Trinidad que le había escrito preguntando qué debía hacer con la “gonella” de sor Isabel de Villena, que ya había profesado. La reina respondía que se utilizara el vestido o saya de Isabel para hacer alguna capa u ornamento para la iglesia, lo que fuera mejor y más preciso50.

  • 51 Así, por ejemplo, si la indulgencia la otorgó en Roma Eugenio IV el día 23 de marzo de 1446, Relaci (...)
  • 52 María del Carmen GARCÍA HERRERO, “Aragón y el monasterio de la Trinidad de Valencia: la renuencia a (...)
  • 53 María del Carmen GARCÍA HERRERO y Ángela MUÑOZ FERNÁNDEZ, “Reginalidad y fundaciones monásticas en (...)

291446, el año en el que el papa Eugenio IV otorga la primera indulgencia para la Trinidad, las cartas se multiplican exponencialmente intentando que los fieles de los reinos “cismarinos” aporten limosnas que les reportarán beneficios espirituales51. María activa la búsqueda de buenos predicadores para que convenzan a las gentes de la conveniencia de participar y llevar adelante la erección y dotación de su monasterio y el sostén de sus monjas52. En algún momento, incluso, los notarios de ciertos pueblos aragoneses intentarán que quienes testan dejen “de oficio” un legado para el monasterio de la Trinidad53. Se inicia, pues, una etapa que llevará, como se anticipó, a generar registros específicos para custodiar las copias de los innumerables trámites y movimientos de la reina.

30Ahora bien, para finalizar este estudio, me gustaría retomar aquella expresión que María de Castilla había utilizado al escribir al arzobispo Dalmacio de Mur para solicitarle una copia de la indulgencia de Santa Engracia de Zaragoza. La soberana había sostenido en su carta de 1445 que el rey y ella estaban embarcados en la fundación del monasterio valenciano de clarisas reformadas. Sin embargo, la correspondencia reginal no admite ambigüedades y pone las cosas en su sitio: Alfonso V no solo no era cofundador, sino que se desentendía y desatendía el proyecto de su mujer legítima. El día 10 de noviembre de 1446, María le mandó escribir lo siguiente:

  • 54 ACA, CR, Reg. 3049, fol. 49rº. “Muy alto señor. Para favorecer la predicación y publicación de las (...)

Molt alt senyor. Per fauorir preycar e publicar les indulgencies per nostre sant pare atorgades a les persones que faran ajuda a la fabrica de la sglesia e monastir de la Sancta Trinitat de Valencia, es necessaria la fauor de vostra excellencia. Per tal suplich humilment vostra alteza mane spatxar la prouisio que sobre aço tramet ordenada, la qual per no demanar cosa noua he feta recolligir de diuerses altres per vostra excellencia e predecessors vostres de loable memoria atorgades en semblants casos, a fi que vostra merce participe en lo merit. E vltra axo ho reputarem a gracia e merce a V. S., la qual nostre Senyor exalte e mantinga largament. Scripta en Barchinona a X de noembre del any Mil CCCCXLVI. Dirigita Domino Rege54.

Notes

1 Mateu RODRIGO LIZONDO, “Personalitat i cultura de Maria de Castella, Reina d’Aragó”, in: Ricard BELLVESER (coord.), Dones i Literatura entre l’Edat Mitjana i el Renaixement, València: Institució “Alfons el Magnànim”, 2012, 2, p. 471-525. Tanto este autor (en p. 516), como antes de él Ferran SOLDEVILA, “La reyna Maria, muller del Magnànim”, in: Sobiranes de Catalunya, Barcelona: Real Academia de Buenas Letras de Barcelona, 1928, p. 213-347, p. 328, dan por sentado que un tratado angélico del inventario es la obra de Eiximenis.

2 José TOLEDO GIRAU, Inventarios del Palacio Real de Valencia a la muerte de doña María, esposa de Alfonso el Magnánimo, Valencia: Anales del Centro de Cultura Valenciana. Anejo número 7, 1961, p. 51.

3 Ibidem, p. 53. M. RODRIGO LIZONDO, art. cit., p. 519.

4 María del Carmen GARCÍA HERRERO, “Solidaridad femenina ante el maltrato marital a finales de la Edad Media. Algunas intervenciones de la Reina de Aragón”, in: María del Carmen GARCÍA HERRERO y Cristina PÉREZ GALÁN (coords.), Mujeres de la Edad Media: actividades políticas, socioeconómicas y culturales, Zaragoza: Institución “Fernando el Católico”, 2014, p. 113- 137, p. 127. El libro está disponible on line: https://ifc.dpz.es/publicaciones/biblioteca2/id/30

5 María del Carmen GARCÍA HERRERO, “La muerte de la infanta Catalina (1439) en las cartas de su hermana María de Castilla, reina de Aragón”, in: Jean-Pierre JARDIN, José Manuel NIETO SORIA, Patricia ROCHWERT-ZUILI, Hélène THIEULIN-PARDO (coords.), Cartas de mujeres en la Europa medieval. España, Francia, Italia, Portugal (siglos XI-XV), Madrid: La Ergástula, 2018, p. 229-245, p. 244.

6 La bibliografía sobre este aspecto es abundante. Remito a Antonio ANTELO IGLESIAS, “La ciudad ideal según Francesc Eiximenis y Rodrigo Sánchez de Arévalo”, in: Emilio SÁEZ, Cristina SEGURA, Margarita CANTERA MONTENEGRO (eds.), La ciudad hispánica durante los siglos XIII al XVI, Madrid: Universidad Complutense de Madrid, 1985, 1, p. 19-50. Soledad, VILA, La ciudad de Eiximenis: Un proyecto teórico de urbanismo en el siglo XIV, Valencia; Diputación Provincial de Valencia, 1984. Para el contexto cultural del franciscano en este terrero, véase Luis CERVERA VERA, Francisco de Eiximenis y su sociedad urbana ideal, Madrid: Swan, 1989. Una reciente aproximación a la figura del minorita, con exhaustiva bibliografía, en Bernardo BAYONA AZNAR, Pactismo y Teocracia. Las dos caras del pensamiento político de Francesc Eiximenis, Madrid: Tecnos, 2019.

7 A. GARCÍA Y BELLIDO, L. TORRES BALBÁS, L. CERVERA, F. CHUECA, P. BIDAGOR, Resumen histórico del urbanismo en España (Segunda edición aumentada), Madrid: Instituto de Estudios de Administración local, 1968, p. 151-154.

8 Ibid., p. 155.

9 Ibid., p. 158. En Borja, que fue ciudad de la reina María, la soberana se implicó profundamente en las reformas y mejoras urbanísticas. No obstante, todo lo referente a esta localidad ha sido omitido porque se abordará en uno de los capítulos de la Tesis Doctoral de doña Inmaculada Melón Juncosa, cuyo trabajo dirijo junto al Dr. Mario Lafuente Gómez.

10 Archivo de la Corona de Aragón (en adelante ACA), Cancillería Real (en adelante CR), Registro (en adelante Reg.), 3215, fol. 30vº. “Per lo guardia del monastir de Sancta Maria de Jhesus, nouament edifficat en aqueixa Ciutat, hauem hauda relacio e som stada a ple informada de la forma e manera axi bona com vos sou hauts e haueu en la edifficacio del dit monestir e quant haueu aquell en recomendacio. Lo que tals coses son pertinents a vosaltres e obtenits merit com sen a seruey de Nostre Senyor Deus e decoracio de aqueixa Ciutat. Vos ho regraciam molt, pregant e encarregant vos que tant per seruey de Deu, quant per nostra contemplacio, vosaltres vosaltres (sic) continuant vostra bona e sancta deuocio lo dit monastir e frares de aquell applicant los algunes caritats axi com han be necessari, maiorment ara, en lo principi. E no res menys en consignar los alguna persona de be e fiable per regir e administrar lo offici de la procuracio de la casa vos sien specialment recomanats segons se pertany e de vosaltres confiam”.

11 De la relevancia que adquirió el templo, nos proporciona información Begoña ALONSO RUIZ, “La rainha velha de Portugal, Isabel de Castilla, y el arte”, in: Cándida MARTÍNEZ LÓPEZ y Felipe SERRANO ESTRELLA (eds.), Matronazgo y arquitectura. De la Antigüedad a la Edad Moderna, Granada: Universidad de Granada, 2016, p. 173-218, p. 2016-207. Isabel, primogénita de los Reyes Católicos, falleció en Zaragoza. De la Seo salió la comitiva que llevó su cadáver hasta el monasterio franciscano de Nuestra Señora de Jesús, y allí se celebró una misa fúnebre con gran aparato y música. El cuerpo de la princesa estuvo en un túmulo aderezado muy suntuosamente, dentro del rejado de la capilla mayor, con doce hachas ardiendo.

12 Pilar LOP OTÍN, “El convento de Nuestra Señora de Jesús de Zaragoza: presentación de un plano inédito del 1880”, Artigrama, 25, 2010, p. 491-506. Álvaro CAPALVO y Ana MATEO, “Zaragoza en 1712. Presentación del Plano 110 del Centro Geográfico del Ejército”, in: Antonio DUPLÁ, Mª Victoria ESCRIBANO, Laura SANCHO y Mª Angustias VILLACAMPA (eds.), Miscelánea de estudios en homenaje a Guillermo Fatás Cabeza, Zaragoza: Institución “Fernando el Católico”, 2014, p. 177-191, p. 183-184: Sección 2. Los conventos de San Lázaro y de Jesús.

13 En 1428 la reina había fundado Santa María de Jesús de Valencia, véanse Francisca HERNÁNDEZ-LEÓN DE SÁNCHEZ, Doña María de Castilla, esposa de Alfonso V el Magnánimo, Valencia: Universidad de Valencia. Facultad de Filosofía y Letras, 1959, p. 46-47. Daniel BENITO GOERLICH, El Real Monasterio de la Santísima Trinidad de Valencia: historia y arte, Valencia: Consell Valencià de Cultura, 2008, p. 67. La reina escribió una carta a los diputados de Cataluña, el día 1 de junio de 1428, en la que reclamaba 20 florines que una persona había donado por vía de confesión a un presbítero de Barcelona para que se aplicara a la construcción del monasterio valenciano: “[…] E per tal axi com creem sapiats com lo dit senyor [rey] e nos hauem ordenat e de fet començat en la orta proper daquesta ciutat vn monestir appellat Sancta Maria de Jhesus del orde de Sent Francesch e de sa regla e obseruança […]” ACA, CR, Reg. 3112, fol. 24rº-24vº. Muy posiblemente para esta obra la reina había demandado 1000 pinos a Albarracín, ACA, CR, Reg. 3112, fol. 24vº. Por otra parte, en una carta escrita en Teruel, el día 15 de marzo de 1428, la reina realizaba una donación graciosa de 2.200 sueldos barceloneses para el monasterio de Santa María de Jesús de Barcelona, ACA, CR, Reg. 3228, fol. 89rº. En una misiva que la reina dirige a su procurador en la corte romana, micer Luis Miquel, en el año 1452, le comenta que ha escrito al papa para que le permita un cambio de nombre en una capilla de la iglesia que se ha construido cerca de Tortosa, en el monasterio de San Bernabé, de la observancia franciscana. Quiere que “[…] daqui auant sia nomenada de Nostra Dona de Jhesus, e aquella sia cap de la dita esglesia, segons en altres monestirs de la obseruança es en aquestes parts […]”, ACA, CR, Reg. 3275, fol. 67rº. Sobre las modificaciones urbanísticas que supuso la fundación de un monasterio franciscano observante en la capital de Mallorca (en este caso bajo la advocación de Santa María de los Ángeles) y las indicaciones de la reina al respecto, María del Carmen GARCÍA HERRERO,  De belleza y piedad. Promociones de María de Castilla, reina de Aragón (1416-1458), Lambard. Estudis d’art medieval, 25, 2013-2014, p. 37-62, p. 56-57.

14 Archivo Real de Valencia, Real Cancillería, Registro nº 12, fol. 159rº. “Per lo Monastir de Santa Maria de Jhesus de Caragoça. La Reyna. Venerables religiosas e amadas nuestras. Segunt somos informada, vosotras teneis ciertos canpos annexos a Santa Maria de Jhesus de aquexa Ciudat, e como aquellos para la construccion de aquel sian necesarios, a vos a seydo rogado por el Arcebispo de Tiro e essa Ciudat que los dichos campos quesieseys relexar por otro tanto trehudo que vos sia dado en otra parte al dicho monesterio e haueyslo recusado fazer, de que estamos en admiracion que pues equiualencia, como dicho es, vos es dada o offrecida, no querays ser participantes en tanto beneficio como de la dicha construccion se spera, Dios mediant, seguir. Por que vos roguamos e encargamos assin affectuosamente como podemos que, por seruicio de Dios actendidos los respectos susodichos e contemplacion nuestra, querades relexar los dichos campos por otra cosa equiualent que vos sia dada, como dicho es, al dicho monesterio. Desto hauredes merito e a nos, por la grant voluntat que tenemos al dicho monesterio, seruicio e complasencia singulares. Data en la nuestra Ciudat de Borja a X dies de setiembre del anyo Mil CCCCLV. La Reyna. A las venerables religiosas amadas nuestras las abbadesa, monjes e conuento del monesterio de Santa Clara de Caragoça”.

15 A. GARCÍA Y BELLIDO, L. TORRES BALBÁS, L. CERVERA, F. CHUECA, P. BIDAGOR, Resumen histórico del urbanismo en España, p. 161.

16 ACA, CR, Reg. 3275, fol. 75rº-75vº.

17 ACA, CR, Reg. 3029, fol. 41vº. Décadas antes, en 1379, en la misma Daroca, se habían suscitado problemas y escándalos porque los herreros no cerraban las puertas de sus fraguas y una chispa había prendido el velo que cubría el viático que el vicario de San Jaime llevaba a un enfermo. Mª Luz RODRIGO ESTEVAN, Testamentos medievales aragoneses, Zaragoza: Ediciones 94, 2002, p. 30, nota 19. La inmensa mayoría de los herreros darocenses bajomedievales eran musulmanes, María del Carmen GARCÍA HERRERO, “Xemçi de Taher y la venta de hierro en Daroca (1311-1324)”, in: id., Artesanas de vida. Mujeres de la Edad Media, Zaragoza, Institución “Fernando el Católico”, 2009, p. 247-260. El libro puede consultarse en https://ifc.dpz.es/publicaciones/ver-coleccion/id/19

18 ACA, CR, Reg. 3275, fol. 128vº-129rº: “La Reyna. Amats nostres, segons som informada lo mestre de les scoles majors de aquexa ciutat volria fer mudar aquelles en lo carrer appellat del Forn de Ripoll de la dita ciudat, lo que es pretendria gran interes per algunes persones de stat que son poblades en lo dit carrer, attes maiorment que en la dita ciudat se trobarian molts lochs pus disposts per a mudar les dites scoles que no aquell. E aco seria euitar scandols e inconuenients los quals es sabut la hon ha moltitud de studiants en moltes maneras son preparats. Per que us pregam, encarregam molt affectuosament e streta que per amor e contemplacio nostra e per euitar los dits inconuenients vosaltres vullats les dites scoles fer mudar en altra part de la ciudatat hon vos sia vist mes dispost e qui menys scandols sen seguesquen e menys interes de vehins, e que en neguna manera no sien mudades en lo dit carrer, car diem vos de tot cert que molts, com es dit, poblats en aquell venen delliberats hon tal mutacio haia loch es faça en aquell derretli e mudar se en altre part de la ciutat encare quels fos gran dampnage /fol. 129/ al que pus ha manera de obuiar se deu fer. E aco vltra que per los dits respectes hi son tenguts encara vos ho haurem a seruey. Datum en Vilafrancha de Penedes a XII de octubre el any Mil CCCC cinquanta dos. La Reyna. Al amats nostres los consellers de la ciutat de Barchinona”.

19 María del Carmen GARCÍA HERRERO, “Un tiempo de añoranza y aprendizaje: María de Castilla y sus primeros años en la Corona de Aragón”, Storia delle donne, 9, 2013, p. 97-116.

20 ACA, CR, Reg. 3111, fol. 5vº-6rº.

21 Los prohombres zaragozanos, en más de una ocasión, demostraron sentirse más cercanos a la reina que a aquel rey lejano y que iba “a lo suyo”. Este aspecto ya lo puso de manifiesto en un artículo de 1963, José María LACARRA, “Una recomendación regia, fallida”, in: José Ángel SESMA MUÑOZ (ed.), En el centenario de José María Lacarra 1907-2007. Obra dispersa 1961-1971, Pamplona: Gobierno de Navarra, 2010, p. 157-161.

22 ACA, CR, Reg. 3007, fol. 107rº. Sobre los gastos que el Puente de Piedra acarreaba a Zaragoza, Mª Teresa IRANZO MUÑÍO, La peripecia del Puente de Piedra de Zaragoza durante la Edad Media, Zaragoza: CEMA, 2005.

23 ACA, CR, Reg. 3275, fol. 41rº. Molt alt e molt excellent senyor. Lo portador de la present, al qual dien en Jacme Gil, vehi de la Vila de Biar de Regne de Valencia, va a vostra alteza per alguns affers \seus/, lo qual \segons diu/ ha fet vna torre a ses despeses e a son carrech en la Vall de Biar apellada la Torre de Benexama, e esta en frontera de Castella, la qual es custodia de tota aqueixa terra, no sens gran honor de V. S. e utilitat de la cosa publica de tots los lochs que stan en torn la dita Vall, de que si hagueren seguits grans dans si no per la dita torre. E per co mereix recomandacio. Per tant supplich a vostra alteza que en tot co que lo dit Jacme Gil recorrera a vos, axi per fets seus propis com de la dita torre, lo haiats en special recomandacio. E hauren (sic) a singular gracia a V. S. la qual la Sancta Trinitat prosper e guart axi com vostre reyal cor desija. Data en Barchinona a XXIII dies de abril del any Mil CCCC LII. Senyor molt excellent vostra humil muller qui en gracia e merce de V  S. me recomam. A la sacra maiestat del Senyor Rey”.

24 ACA, CR, Reg. 3269, fol. 101vº. Molt alt e molt excellent senyor. Per part de la ciutat de Tortosa me es stada presentada vna supplicacio, copia de la qual tramet a V. S. dins la present interclusa e perque aquestes coses son a arbitre, disposicio e voluntat solament de V. S. he delliberat consultar ne aquella, a fi quem man lo que li sia vist e plasent quen faça. Ver es S., yo stant en Tortosa per gran e inaudita congregacio de gels lo pont fou de nit romput en dues parts, e la dita ciutat ha hagut a tornar de nou aquell, no sens grans dans e messions. E hi ha haguda necessaria molta fusta. E gran temps han hagut a passar ab barques que era vn gran treball e affany per la multitut de la gent qui concorren en lo passatge de aquella ciutat. Placia us S. hauerlos per recomanats, e specialment en lo fet del dit bosch per que se quel han gran necesari. E guart e prosper la Sanchta Trinitat vostres affers e sobre tot vostra reyal persona, quim man ço que li placia. Scrita en Valencia lo primer dia de juliol del any Mil CCCCXXXXIII. Senyor molt excellent. Vostra humil muller qui en gracia e merce de V. S. me recoman. La Reyna”.

25 He conjeturado que este incendio estuvo en la raíz de la bula de la iglesia de Peñíscola que luego entraría en competencia con la bula del monasterio de la Trinidad de Valencia. María del Carmen GARCÍA HERRERO, “Aragón y el monasterio de la Trinidad de Valencia: la renuencia a financiar el proyecto de la reina María”, in: Beatriz ARIZAGA BOLUMBURU et al. (eds.), Mundos medievales. Espacios, sociedades y poder. Homenaje al Profesor José Ángel García de Cortázar y Ruiz de Aguirre, Santander: Publican, 2012, Tomo 2, p. 1365-1377, p. 1375.

26 Sobre el complejo mundo de los censales, un “omnipresente mecanismo financiero”, en expresión de Verdés, y la deuda pública: José Ángel SESMA MUÑOZ, “La burbuja censualista y las crisis financieras en Aragón. Ajustes y medidas de rescate para evitar la bancarrota (siglos XIV-XV)” y Pere VERDÉS PIJUAN, “El mercado de la deuda pública en la Cataluña de los siglos XIV-XV”, ambas contribuciones in: VV. AA, Estados y mercados financieros en el Occidente cristiano (siglos XIII-XVI). Actas de la XLI Semana de Estudios Medievales de Estella. 15 al 18 de julio de 2014, Pamplona: Gobierno de Navarra, 2015, p. 215-241 y p. 243-271 respectivamente. Juan Vicente GARCÍA MARSILLA, Vivir a crédito en la Valencia medieval. De los orígenes del sistema censal al endeudamiento del municipio, Valencia: Universitat de València, 2002. Bibliografía muy reciente en Mario LAFUENTE GÓMEZ, “La deuda pública en el municipio de Zaragoza en la Baja Edad Media: el concejo de la ciudad y la corporación de propietarios de La Almozara”, La crisi baixmedieval a la Corona d’Aragó (1350-1450), in: Pau CATEURA i Lluís TUDELA (coords.), Palma de Mallorca: Illa Edicions, 2019, p. 213-231.

27 ACA, CR, Reg. 3191, fol. 111rº-111vº. En la lista de acreedores figuran los siguientes: “[…] Al feel nostre en Bernat de Vilanoua, juriste de Morella. Sub simili forma fuit scriptum infrascriptis a la dona na Guiamona, muller den Gimem Angles; a la dona na Vrsola, muller den Bernat Mulet e an Andreu Serrat. Item als procuradors dels aniuersaris de la Seu de Barchinona. Item, an Johan Cogonia de Canet. Item, a la dona na Jaumeta, muller den Nicolau Forner, quondam. Item, a mossen Pere Gilabert, preuere de Ceruera. Item an Gimem Fores, jurista de Sant Matheu. Item, an Jaume Spigol de Cati. Item, als jurats de Cati. Item a micer Matheu Narbones […]”.

28 ACA, CR, Reg. 3007, f. 49vº. Carta de 1440 a las autoridades de Zaragoza: “[…] Como el spital por el senyor rey e por nos fundado en esta ciudat dius inuocacion de Sancta Maria de Gracia haya menester reparacion […]”.

29 María de Castilla construyó el claustro del monasterio jerónimo de Vall d’Hebrón, obra iniciada por Violante de Bar que no pudo concluirla. José de SIGÜENZA, Historia de la Orden de San Jerónimo, Madrid: Bailly/Billiére e hijos, 1907-1909, 2 vols., vol. 1, p. 106. ACA, CR, Reg. 3007, fol. 14rº. Carta de la reina de 1439 en la que pide que le envíen columnas, capiteles y basas. María del Carmen GARCÍA HERRERO, “De belleza y piedad”, p. 51-54. María del Carmen GARCÍA HERRERO y Ángela MUÑOZ FERNÁNDEZ, “Reginalidad y fundaciones monásticas en las Coronas de Castilla y de Aragón”, Edad Media. Revista de Historia, 18, 2017, p. 16-48, p. 35.

30 Caso, por ejemplo, del precioso retablo-jubé de la Colegiata de Daroca que luce las armas de la soberana. Fabián MAÑAS BALLESTÍN, Capilla de los Corporales. Iglesia colegial de Santa María (Daroca), Zaragoza: CED, 2006, p. 159-160. Javier IBÁÑEZ FERNÁNDEZ y Jesús CRIADO MAINAR, “El maestro Isambart en Aragón: la capilla de los Corporales de Daroca y sus intervenciones en la catedral de la Seo de Zaragoza”, in: Alfonso JIMÉNEZ MARTÍN (ed.), La piedra postrera 2. V Centenario de la conclusión de la Catedral de Sevilla. Simposium Internacional sobre la Catedral de Sevilla en el contexto del gótico final, Sevilla, 2007, p. 75-113, p. 92-97.

31 El escudo de la reina luce en las tres arcadas de la fachada de San Antonio de Barcelona. Se da a conocer documentación inédita sobre la promoción reginal de esta fábrica en María del Carmen GARCÍA HERRERO, “De belleza y piedad”, p. 57-59. En carta de 23 de diciembre de 1450, dirigida al mercader don Ramón Cerveró, con copia para micer Berthomeu Mahull, doctor en leyes, la reina se refiere a ella misma como fundadora principal del monasterio dominico de Lérida: “[…] attes que som stada principal fundadora del monestir de preycadors de aquexa ciutat […]”, ACA, CR, Reg. 3264, fol. 96vº. Sobre sus acciones en favor de la construcción de la enfermería de la institución, además de la citada carta inédita, María del Carmen GARCÍA HERRERO, “De belleza y piedad”, p. 54-55.

32 Sirva de ejemplo cómo se moviliza la reina y desde Perpiñán, el 16 de noviembre de 1450, se dirige a su procurador en la corte romana, micer Luis Miquel, diciéndole que trabaje para que se ayude a las predicadoras de Barcelona. Ella ya ha escrito al papa suplicándole que la mitad de la manda testamentaria que Berthomeu Marques, ciudadano de Barcelona, ha legado para causas pías se aplique para ayudar a la construcción del coro, dormitorio e iglesia del monasterio de dominicas de la ciudad, puesto que se trata de monjas muy enclaustradas, que llevan una vida buena y honestísima, y que cuentan con una priora singular. ACA, CR, Reg. 3264, fol. 67vº-68.

33 He sostenido la hipótesis de que María se comprometió más a fondo con el monasterio de Vall d’Hebron a raíz del óbito de su hermana Catalina. María del Carmen GARCÍA HERRERO, “La muerte de la infanta Catalina (1439) en las cartas de su hermana María de Castilla, reina de Aragón”, p. 239.

34 Beatriz CANELLAS y Alberto TORRA, Los registros de la cancillería de Alfonso el Magnánimo, Madrid: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Secretaría General Técnica. Centro de Publicaciones, 2000, p. 118.

35 ACA, 3029, fol. 48vº. Valencia, 3 de marzo de 1444.

36 ACA, 3038, fol. 23vº. Valencia, 24 de julio de 1444.

37 Ibid. Tanto los trinitarios como la familia que los protegía, los Escrivá, ofrecían una versión muy distinta del estado del monasterio de la Trinidad de Valencia. Daniel BENITO GOERLICH, El Real Monasterio de la Santísima Trinidad de Valencia, p. 59-62.

38 Este aspecto se evidencia en una carta dirigida al rey desde Lérida, el día 7 junio de 1440. ACA, CR, Reg. 3007, fol. 93: “Molt al senyor. La casa del Sepulcre de la ciutat de Calatayu es molt deformada e gastada per culpa del prior, en tant que si prestament no y es prouehit sia en punt de final destruccio de la casa e vassalls de aquella. E com sia interes de vostra excellencia que les cases de les religions de vostres regnes e terres sien conseruades, jat sia diuerses vegades daço sia stat scrit a vostra magestat. No res menys, ara per zel de la religio e per lo interes dessus dit, recordo aço a vostra senyoria a fi que requira lo patriarcha de Jherusalem qui es maestre general de dit orde o superior, que trameta alguna bona persona, o de comissio e poder a algun \dels/ por qui son en aquestes partes, qui visiten e reformen axi en cap com en membres la dita casa, al qual, axi mateix vostra senyoria ne dou carrech en manera que la dita casa e \vassalls de/ e coses de aquella no peresquien. E daço reporte merito vostra excellecia, la qual nostre Senyor exalte e mantenga largament […]”.

39 ACA, CR, Reg. 3038, fol. 88vº-89.

40 ACA, CR, Reg. 3038, fol. 89. “[…] [Al dit nostre sant pare] lo vullats supplicar de part nostra que tots aquells qui fan almoyna a la obra del dit monastir e ecclesia vulla atorgar VII anys e VII quarentenes de indulgencia. E vos aximateix hi vullats atorgar aquells perdons que V. P. hi pora donar […]”.

41 ACA, CR, Reg. 3230, fol. 45.

42 El arzobispo zaragozano, un notabilísimo mecenas de las Artes, no demostró ningún interés por esta fundación valenciana, lo que la reina llegó a reprocharle de modo explícito. María del Carmen GARCÍA HERRERO, “Aragón y el monasterio de la Trinidad de Valencia: la renuencia a financiar el proyecto de la reina María”, p. 1370-1374. Sobre la figura de Dalmacio de Mur, véanse los trabajos de María del Carmen LACARRA DUCAY, “Un gran mecenas en Aragón: don Dalmacio de Mur y Cervellón (1431-1456)”, Seminario de Arte Aragonés, 33, 1981, p. 149-159 y “Els pintors de l’arquebisbe Dalmau de Mur (1431-1456) en terres d’Aragó”, in: Rosa ALCOY (comisaria), Jaume Huguet. 500 anys, Barcelona: Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya, 1993, p. 86-97.

43 ACA, CR, Reg. 3230, fol. 29vº.

44 En una carta de 19 de noviembre de 1434, la soberana llamaba a Guillem Ramon de Montpalau, que ya era canónigo y arcediano de la mar, es decir de Santa María del Mar en la catedral de Barcelona, “criat e factura nostra”; otro hombre con un cargo relevante que había sido educado y criado por María de Castilla. El documento lo publica Ferran SOLDEVILA, “La reyna Maria, muller del Magnànim”, p. 344, doc. 33. ACA, CR, Reg. 2975, fol. 76vº. Guillem Ramon de Montpalau, que junto con Santolaria también estuvo implicado en el proyecto reginal de San Antonio de Barcelona, era nombrado, en 1444, con estos términos: “Al amat conceller e procurador nostre mossen Guillem Ramon de Monpalau, lardiaca de la mar de Barchinona”, ACA, CR, Reg. 3269, fol. 174. Sobre el compromiso de la reina con San Antonio, María del Carmen GARCÍA HERRERO, “De belleza y piedad”, p. 57-59.

45 ACA, 3230, fol. 29. Les califica de ladrones, adúlteros y practicantes de crímenes nefandos (“latrocinia, adulteria e nephanda crimina”). Otra carta al papa, con ligerísimos retoques, el mismo día 15 de mayo, en fol. 31rº.

46 ACA, CR, Reg. 3230, fol. 30rº-30vº. La reina ha escrito al cardenal de Valencia y al obispo de Zamora para que refuercen sus peticiones, que expondrá al papa micer Guillem Ramón de Montpalau. Se conserva un interesante volumen de la edición de Manuel MATA LÓPEZ, Relación de limosnas para la construcción del monasterio de la Trinidad de Valencia, Zaragoza: Anúbar, 1991.

47 María del Carmen GARCÍA HERRERO, “La muerte de la infanta Catalina (1439) en las cartas de su hermana María de Castilla, reina de Aragón”, p. 243.

48 ACA, CR, Reg. 3038, fol. 136vº.

49 Este importante hallazgo se apunta ya en el estudio de Ángela MUÑOZ FERNÁNDEZ, “Mujeres y religión en las sociedades ibéricas: voces y espacios, ecos y confines (siglos XIII-XVI)”, in: Isabel MORANT (dir.), Historia de las mujeres en España y América Latina. I. De la Prehistoria a la Edad Media, Madrid: Cátedra, 2005, p. 713-743. Se encuentra más desarrollado en Ángela MUÑOZ FERNÁNDEZ, “Reinas y círculos femeninos de la corte en los conventos toledanos. Santo Domingo el Real y Catalina de Lancaster”, in: Raquel TORRES JIMÉNEZ y Francisco RUIZ GÓMEZ (coords.), Órdenes militares y construcción de la sociedad occidental: cultura, religiosidad y desarrollo social de los espacios de frontera, Madrid: Sílex, 2016, p. 649-678.

50Quant al fet de la gonella de sor Ysabel de Villena, fets ne capa o aquell ornament que entengats sia millor e pus necessaria a la sglesia”, ACA, CR, Reg. 3049, fol. 34vº.

51 Así, por ejemplo, si la indulgencia la otorgó en Roma Eugenio IV el día 23 de marzo de 1446, Relación de limosnas para la construcción del monasterio de la Trinidad de Valencia, p. 7, el día 30 de abril, la reina ya enviaba a los prohombres de determinados lugares de los reinos de Aragón y de Navarra a su amado capellán Esteban Jordán, “por publicar la indulgencia a pena e culpa por nos obtenida de nuestro sancto padre en ayuda de la fabrica del monesterio muy deuoto por nos nueuament fundado en esta ciudat de Valencia, dius la regular obseruancia de Sant Ffrancisco”. Debían darle plena fe y creencia como si les hablase la reina en persona. La carta se dirigía: “A los fieles nuestros los juez, alcaldes, regidores e prohombres de la ciudat de Santa Maria de Alabrrazin. Similis a los fieles nuestros los juez, alcaldes, regidores, prohombres buenos de la ciudat de Teruell. Similis. A los fieles nuestros los justicia, jurados e prohombres de la ciudat de Darocha. A los amados e fieles nuestros los jurados e prohombres de la ciudat de Caragoca. A los fieles nuestros los justicia, jurados e prohombres de la ciudat de Segorb. A los fieles nuestros los jurados e prohombres de la ciudat de Huesqua. Idem. De la ciudat de Calatayut. De la ciudat de Taraçona. De la ciudat de Borja. de la ciudat de Barbastro. De la ciudat de Jacca. De la vila de Monçon. De la vila d’Alcanyz. De la vila de Montalban. De la villa de Saranyena. De la villa de Pertusa. A los amados e deuotos nuestros los officiales, regidores e prohombres de la ciudat de Tudela. De la ciudat de Pamplona. De la Vila d’Estrella. De la villa de Olit. De la villa de Tafalla. De la villa de Santguessa. Villas e aldeas. A los fieles nuestros los justicia, jurados e hombres buenos de la villa de Ruuielos. De Mosqueruela. Del Port de Mingalbo. De la villa de Maella. De Calazeyt. De Linares. De Fauara. De Caspe. De Scatron. De Quinto. De Ixar. De Belchit. De Fuentes. De Sant Per de Calanda. De Aynsa. De la Valldecho. De Magallon. De Burbauena. De Anento. De Atheca. De Maluena. De Ffariza. De (lac.). De las Cueuas de Castellot. De Aliaga. De Cantauiella. De Sastago. De Pina. De Alagon. De Epila. De Molinos. De Exulue. De Thaust. De Huncastiello. De Exea. De Sadaua. De Albalat. De la Valldanson. De Luesia. De Atzuara. Carinyena. Romanos. De Paracuellos. De Villaroya. De (lac.)”. ACA, CR, Reg. 3048, fol. 55rº-55vº.

52 María del Carmen GARCÍA HERRERO, “Aragón y el monasterio de la Trinidad de Valencia: la renuencia a financiar el proyecto de la reina María”, p. 1370-1371.

53 María del Carmen GARCÍA HERRERO y Ángela MUÑOZ FERNÁNDEZ, “Reginalidad y fundaciones monásticas en las Coronas de Castilla y de Aragón”, p. 38-39. Parece ser que el notario ofrecía la posibilidad de donar 6 dineros jaqueses “a la obra de la Trinitat de la ciudat de Valencia”, a quienes testaban en Miravete de la Sierra, en 1451.

54 ACA, CR, Reg. 3049, fol. 49rº. “Muy alto señor. Para favorecer la predicación y publicación de las indulgencias concedidas por nuestro santo padre a las personas que ayuden a la fábrica de la iglesia y monasterio de la Santa Trinidad de Valencia, se necesita el favor de vuestra excelencia. Por ese motivo, suplico humildemente a vuestra alteza que mande despachar la provisión que sobre este asunto se tramita ordenadamente. La cual, para no demandar cosa nueva, he hecho recoger y redactar de otras que han sido otorgadas por vuestra excelencia y por vuestros predecesores de loable memoria en casos semejantes, con el fin de que vuestra merced participe en el mérito. Además de esto, lo tendré como gracia y merced de Vuestra Señoría, a la cual nuestro Señor exalte y matenga largamente. Escrita en Barcelona a X de noviembre del año Mil CCCCXLVI. Dirigida al Señor Rey”.

Auteur

Universidad de Zaragoza. Grupo de Investigación de Referencia CEMA

© e-Spania Books, 2021

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search