Version classiqueVersion mobile

Saberes, cultura y mecenazgo en la correspondencia de las mujeres medievales

 | 
Ángela Muñoz Fernández
, 
Hélène Thieulin-Pardo

Mecenazgo

Notas sobre las practicas epistolares de las reinas angevinas: dimensión personal, acción política, promoción institucional, asistencial y religiosa

Gemma Teresa Colesanti

Note de l’auteur

Este trabajo forma parte del proyecto de investigación coordinado “Las mujeres de las Monarquías Ibéricas: Paradigmas institucionales, agencias políticas y modelos culturales”, subproyecto, Reinas e infantas de las monarquías ibéricas: espacios religiosos, modelos de representación y escrituras, ca. 1252-1504. (ref. PGC2018-099205-B-C21, Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades/AEI/FEDER 2019-2021).

Texte intégral

Introducción

  • 1 En la propuesta que hice para el seminario de nuestro proyecto me comprometí a examinar algunas de (...)
  • 2 Acerca de la Biblia de Lovaina se pueden ver los artículos incluidos en Lieve WATTEEUW, Jan VAN DER (...)
  • 3 Paola VITOLO, Imprese artistiche e modelli di regalità al femminile nella Napoli della prima età an (...)
  • 4 Idem, p. 265

1Para presentar las reinas angevinas autoras de las cartas que vamos a analizar en el presente estudio1, he optado por proponer una miniatura muy conocida que creo pueda ser un explícito preámbulo visual a la imagen de la realeza femenina del reino de Nápoles. Se trata de la miniatura de la genealogía de los angevinos de Nápoles incluida en la Biblia decorada por Cristóbal Oriminia en 1340 y hoy custodiada en Lovaina (Bélgica), y que fue probablemente un encargo de Roberto de Anjou por su sobrina Juana I2. En esta imagen se enfatiza el desarrollo de la línea dinástica a través de una solemne designación por parte de cada rey a su propio sucesor. En la primera fila aparece Carlos I con su primera mujer Beatriz de Provenza que corona al hijo Carlos II, mientras que en la segunda línea se puede ver María de Hungría al lado de Carlos II, que indica entre sus hijos el heredero Roberto y en la tercera línea figura Roberto con Sancha: Roberto recibe el homenaje de Andrés de Hungría, esposo de su nieta heredera de la corona, la reina Juana I, que a su vez está representada de rodillas delante de Sancha junto con su hermana María. Las dos son presentadas por el padre Carlos duque de Calabria que no llegó a ser rey por su muerte prematura. Esta miniatura, como ha bien subrayado Paola Vitolo3, ha sido interpretada como el manifiesto político para la legitimación de la sucesión del rey Roberto y de su sobrina Juana, sobre todo por el papel que en esta imagen desarrollan las reinas, cuya presencia no es en absoluto accesoria. Las reinas llevan solo la corona y dan énfasis a los gestos de los respectivos maridos que portan la corona, el cetro y el globo: Beatriz de Provenza indica a los caballeros situados a su izquierda el segundo rey de la dinastía; María de Hungría remarca y aprueba con un explícito gesto de la mano la elección de Roberto como heredero entre sus hijos y, finalmente, en la última línea los dos soberanos actúan según una perfecta e igualitaria división de roles: Sancha es la que recibe la futura reina Juana mientras que Andrés está de rodillas al lado de rey Roberto. El relieve dado a la figura y al rol de la reina mallorquina es altamente significativo del prestigio que gozaba a nivel personal y público, de hecho, Paola Vitolo evidencia que no es nada casual que la reina aparezca aquí bajo la apariencia de erudita soberana, cuya función como educadora de la sobrina se destaca por el libro que tiene en una mano4. Juana I hereda así por primera vez esas virtudes morales y religiosas que la propaganda angevina había estado preocupada de atribuir desde los primeros años a los exponentes femeninos de la dinastía y que seguramente pudieron haber contribuido a formar una opinión pública relativamente preparada para la sucesión de una mujer al trono.

2Después de esta sintética presentación de las reinas, en este estudio vamos a examinar algunas de las prácticas epistolares a partir de María de Hungría hasta llegar a Juana I. Las tres reinas, durante sus largos reinados, dieron pruebas tanto frente a las emergencias militares y político-diplomáticas del Reino como en sus iniciativas personales de promoción religiosa y artística, de grandes capacidades gerenciales, así como de unas personalidades autónomas en sus intereses que se reflejan también en las respectivas misivas escritas por ellas o mejor dicho por sus cancillerías. El protagonismo político de todas –María de Hungría, Sancha de Mallorca y Juana I– también se concretó en el trabajo de legitimar y afianzar la nueva dinastía en el tejido social y religioso del sur de Italia, así que el propósito principal de este trabajo es redescubrir el papel que ellas jugaron en ciertas áreas a través de algunas de sus cartas.

Las cartas perdidas y las cartas custodiadas de las reinas de Nápoles

  • 5 Por una visión general del papel de la reina del Reino de Sicilia en las promociones de institucion (...)
  • 6 Stefano PALMIERI, La cancelleria del Regno di Sicilia in età angioina, Nápoles: Giannini, 2017, p.  (...)

3Lamentablemente, los archivos de la cancillería angevina guardados en lo que fue el archivo del Reino de Nápoles y ahora Archivo de Estado de Nápoles, fueron quemados durante la Segunda Guerra Mundial (1943), y por esto en Nápoles no se conserva casi ninguna carta original de las que vamos a analizar, pero gracias a las ediciones de fuentes anteriores podemos contar con un discreto número de documentos –cartas con los papas, con el capítulo general franciscano, con obispos, maestros generales de los dominicos y otras instituciones– que nos permiten recorrer el papel que desempeñaron la reinas sobre todo en lo que se refiere a la promoción de instituciones asistenciales y religiosas en los territorios peninsulares del Reino de Sicilia5. Hay que tener también presente que los registros de las cartas “lettere chiuse” y “lettere segrete” donde probablemente se trascribían actas políticas y cartas de carácter reservado e íntimo, y por esto ocultas a la Regia Curia, no fueron guardados en el archivo de la cancillería, eran custodiados y vigilados en Castelnuovo o en otro palacio regio6 y nunca llegaron a ser archivados en el Archivo del Reino.

  • 7 Mario GAGLIONE, Sancia d’Aragona-Majorca: da regina di Sicilia e Gerusalemme a monaca di Santa Croc (...)
  • 8 Seguramente se podrán encontrar otras en la serie de las cartas reales, pero no he podido consultar (...)
  • 9 Una excelente biografía se puede leer en: https://www.treccani.it/enciclopedia/María-d-ungheria-reg (...)
  • 10 ACA, Pergaminos extrainventarios: 0481; 0228; 0593; 0019; 0084; 0219; 4759; 0339; 0117; 0366; 0299; (...)
  • 11 ACA perg. extra-inv.0481, 0228, 0019,0584.

4Por lo que hemos remarcado antes, las cartas editadas son solo públicas y las de María y Sancha no son abundantes, además, las más conocidas de la reina mallorquina son las que envía al capítulo de los frailes franciscanos y al papa, sobre la cuales existe ya una amplia bibliografía7. Las únicas inéditas que he encontrado hasta hoy se conservan en el Archivo de la Corona de Aragón, en la serie extrainventarios8. Las de María de Hungría9 son 21 y cubren un arco temporal desde el 1297 hasta el 131110, la mayoría son simples misivas “de statu” en las cuales la reina comunicaba al rey Jaime II y a su esposa, Blanca de Anjou, las condiciones de salud del núcleo familiar en Nápoles y alguna vez añadía recomendaciones para personas muy cercanas a ella, “familiares” o algunos que habían actuado a favor de la dinastía angevina11, casi todas las cartas son redactadas en francés, solo algunas en latín y ninguna lleva las anotaciones de su cancillería y tampoco la firma de la emisora, solo en el verso del documento, en la parte dedicada al remitente y al destinatario, se especifican, y no siempre, los títulos de la soberana, es decir Reina de Jerusalem, Sicilia y Hungría, y no todas llevan la huella del sello que no se ha conservado en ninguna misiva. Lo que se puede añadir como elemento distintivo de las cartas de María es el uso exclusivo del francés cada vez que escribe a su hija Blanca o en algunos casos también a su yerno solo por asuntos más bien privados o reservados. Este elemento no induce a suponer, con toda la prudencia necesaria, que este idioma era utilizado como lenguaje familiar, más íntimo, y también más seguro porque era poco conocido entre las personas del círculo real en Barcelona.

  • 12 ACA, perg.extra-inv. 0635, 0855, 3342, 0811, 1033, 1057.
  • 13 ACA, perg.extra-inv. 0277, 0838, 0814, 0817, 0830,
  • 14 Umberto MEATTINI, Caterina da Siena. Lettere alle Autorità, politiche, militari e civili, Milano: E (...)
  • 15 Brideget MORRIS, “Brigitta of Sweden and Giovanna of Napoles: An unlikely friendship?” in: Olle FER (...)
  • 16 Para una visión general de las obras patrocinada por Juana I, véase Gaglione, Converà, p. 493-505.
  • 17 Fue el franciscano François de Meyronnes a reiterar este concepto, en el sermón por la canonización(...)
  • 18 Para una visión de las transformaciones de la ciudad en esta época, la obra más completa es la de C (...)

5Mientras que las cartas inéditas de Sancha de Mallorca, reina de Nápoles y nuera de María de Hungría son más numerosas, hasta hoy he contado con 57 misivas desde el 1309 hasta el 1343, que se conservan a Barcelona, enviadas a los reyes Jaime II, Alfonso IV y Pedro IV. Es cierto que las cartas de la reina mallorquina necesitan una edición completa porque el personaje es más complejo y los mismos documentos abarcan un abanico de argumentos y situaciones internacionales en los que no es posible profundizar en este artículo. Lo que puedo remarcar es que Sancha muy unida a su familia, mantuvo siempre excelentes relaciones personales con la corte de Mallorca y de Barcelona, entre las innumerables tareas que realizó a lo largo de su vida, desde estas misivas, incluidas las simples cartas de creencia, aparece con más fuerza la labor de mediación política, en el sentido más bien general de insistir en la paz y la armonía entre Nápoles, Aragón, Mallorca y la República de Génova12, y también resalta su asistencia y atención hacia las condiciones de vida de algunas mujeres de la familia como Violante de Aragón, viuda de Felipe de Romania, o la ayuda a otras mujeres como en el caso de Ilaria de Lauria, hija de Rogerio y Margarita de Lauria, condesa de Terranova13. Todas estas cartas reginales, sean de María sean de Sancha, pueden ser divididas en cinco grandes tipologías: “de statu” o mejor de carácter estrictamente familiar, de estrategias matrimoniales, de política internacional y economía, de asuntos religiosos o relacionados con instituciones religiosas y de ayuda y asistencia a mujeres. Por lo que se refiere a Juana I de Anjou, figura emblemática de la historia política y religiosa del reino de Nápoles, nieta de Roberto y de Sancha, que tuvo un largo y atormentado reinado desde 1343 hasta su asesinato en 1382, podemos subrayar que nos ha llegado un número importante de cartas que constituyen solo una pequeña parte de las muchas que emitió. De las epístolas que ella recibió recordamos las de Santa Caterina sobre cuestiones relacionadas con el cisma y cautividad de Aviñon, lástima que en este caso tenemos las cartas de la santa patrona, pero no la respuesta de la reina14. También hubo un intercambio de cartas con Brígida de Suecia15. Los temas que emergen de este tipo de documentación escrita por sus secretarios y miembros de la cancillería, toda en latín, abarcan diferentes asuntos que varían desde la comunicación política, la canonización de miembros de la familia y de personajes como Brígida de Suecia, así como las complicadas relaciones con los papas, sobre todo a partir del 1343, pasando por la política matrimonial, la protección de “familiares” y de varias instituciones religiosas fundadas o subvencionadas por ella16. En este trabajo vamos a considerar algunas de las misivas que intercambió con los papas en su largo reinado, más bien, las que nos permiten enmarcarla como patrocinadora de instituciones religiosas y partidaria del programa de la beata stirpe (iniciado por Santa Isabel de Hungría, hasta San Luis de Tolosa, hermano de su abuelo Roberto e hijo de María)17, que incluía también la tentativa de santificación de Sancha. Como ya sabemos, las reinas contribuían a componer la red institucional en la que se basó la gestión del sistema de lo sacro, verdadero capital simbólico, en torno a la cual se estructuraron gran parte de los procesos sociales, culturales y políticos del mundo urbano Bajo Medieval y Nápoles es uno caso ejemplar18.

María de Hungría: La reina consorte y su papel de vicaria y fundadora de monasterios a través de sus misivas

  • 19 María también fue titular de los feudos de Somma con unos ingresos anuales de 400 onza de oro, Noce (...)
  • 20 ACA perg.extra-inv. 0339.
  • 21 ACA perg.extra-inv.0019.
  • 22 ACA perg. extra-inv. 0272
  • 23 ACA perg. extra-inv. 0571
  • 24 Antonio BERTINI, Gemma T. COLESANTI y María SOLER, “La rete monastica nel tessuto urbano di Napoli (...)
  • 25 Para esta institución hay una bibliografía enorme aquí cito unos de los últimos trabajos donde se r (...)
  • 26 Antonella AMBROSIO, Il monastero femminile domenicano dei SS. Pietro e Sebastiano di Napoli: regest (...)
  • 27 Priora del convento fue, hasta su muerte en 1303, la cuñada de M., Isabella (Elisabeth) de Anjou he (...)
  • 28 La carta se conserva en el fondo de pergaminos de la Biblioteca della Società Napoletana di Storia (...)
  • 29 A. BERTINI, C. DI CERBO, S. PAONE, op. cit.
  • 30 Cristina ANDENNA, “«Francescanesimo di corte» e santità francescana a corte”, p. 148; Bullarium fra (...)

6María de Hungría, se casó a los quince años, en 1270, su matrimonio con Carlos duró treinta 39 años, en cuyo seno tuvo 14 hijos, uno de ellos Roberto, el heredero del reino. Hasta el 1284 parece que María fue dejada fuera de los asuntos políticos y sólo con la captura de Carlos en la batalla naval de Nápoles, el 5 de junio de 1284, la reina se vio obligada por primera vez a tomar una decisión política, cuando liberó a Beatriz de Hohenstaufen –hermana de Constanza, esposa de Pedro III de Aragón, encarcelada en Castel dell'Ovo– bajo la amenaza, hecha por el almirante aragonés Roger de Lauria, de ejecutar a Carlos. María fue nombrada vicaria del Reino por el Papa Bonifacio VIII junto con su hijo Felipe de Taranto; cubrió el vicariato hasta principios de 1296 porque Carlos II había salido de Anagni hacia Cataluña para ratificar los tratados de Anagni con el rey Jaime II de Aragón a principios de noviembre de 1295. Desde 1289 María tenía a su disposición su propia corte, con cancillería y cámara; a partir de septiembre de 1298, Carlos II le asignó anualmente para su sustento 2800 onzas de oro de los recibos de la Fondaco y Gabelle de Nápoles19. María fue nombrada Vicaria del condado de Provenza durante los viajes de su marido en Francia y España. Ejerció formalmente el papel de Vicaria del Reino de Nápoles, junto con sus hijos, pero sus poderes tuvieron que ser limitados según lo que subrayan los recientes estudios, ya que casi todos los documentos que se emitieron en la cancillería real estaban a nombre de sus hijos Filippo y luego Roberto. Hay, no obstante, algunas cartas inéditas que nos permiten hablar de una actividad política específica de María en el contexto mediterráneo. Su condición de reina angevina y esposa del rey de Sicilia, madre de la esposa del rey de Aragón, la convirtieron en la intermediaria ideal en las no siempre fáciles relaciones entre las dos cortes de Nápoles y Barcelona. De hecho, María se dirigió a su yerno en el 24 de marzo de 1300 para que mantuviese su ayuda al rey de Sicilia, su marido20, y también un año después le expresó sus quejas porque había enviado una armada de catalanes en Sicilia bajo la cobertura de actividades relacionada con mercaderes. Un par de años antes había pedido la intercesión a Jaime II para liberar a Marcuccio Sorrentino de Nápoles, hermano del notario y familiar suyo Nicola, que había sido capturado con sus bienes en Cerdeña21. La constante intervención de María en la política matrimonial de la corte de Nápoles es de particular importancia. Después de conseguir cerrar, con el apoyo del marido, Carlos II, y del papa, el matrimonio de su hija Blanca con el rey Jaime, desde el año 1301, seguramente, trabajó mucho para lograr la unión de su otra hija María con el primogénito del rey de Mallorca. En la misiva del 7 de octubre de 1310 donde comunicaba al rey Jaime el regreso desde la corte papal de Carlos, fija la atención en el futuro matrimonio que se celebrará tres años más tarde22. En otra carta de 130823 pide claramente a su yerno en Barcelona que le envíe el hijo que piensa dirigir a la carrera eclesiástica. La reina justifica en este documento, además, su petición afirmando claramente que en Nápoles el nieto hubiera podido educarse mejor en la doctrina y subraya que, con sus influencias, lo habría introducido en los ambientes papales para procurarle mayor beneficio en su futura carrera. A este propósito cabe recordar que en la capital del Reino de Sicilia estaban activos cuatro famosos y muy reconocidos studium: el de los dominicos, el de los franciscanos, otro de los agustinos y el más antiguo, de los benedictinos24, hasta donde llegaban a estudiar las élites y no solo las del Sur de Italia. Las últimas cartas de María a su hija Blanca y a su marido hacen referencia casi exclusivamente a la enfermedad del rey Carlos, su marido, hasta su muerte en 1309. En adelante son solo misivas de simple información y saludos a los dos desde Nápoles. A partir del 1300, María estuvo cada vez más desentendida de los hechos políticos: en esos años, y hasta su muerte, se dedicó principalmente a las fundaciones religiosas. Antes había ya fundado el monasterio de las clarisas de Donnaregina vieja25. Lamentablemente, no se han podido encontrar huella en el Archivo Segreto Vaticano ni tampoco en los documentos reconstruidos de la cancillería angevina de todas las cartas emitidas por María que hagan referencia a estas instituciones religiosas, con la solo excepción de una misiva que examinaré en seguida, pero gracias a las bulas pontificias podemos destacar el contenido de algunas cartas/súplica escritas por la reina. El ejemplo que propongo es la bulla del 31 de marzo de 1301, en este documento26 Bonifacio VIII en respuesta a su suplica le concedió la transformación del convento de San Pietro a Castello, un centro benedictino masculino, situado en el Castel dell'Ovo, en un convento dominico femenino y también el privilegio de la libre elección de la priora27. Al mismo monasterio hace referencia la única carta original de la reina María emitida en 132328 que nos proporciona sin duda una visión de su vida privada. De hecho, la reina, después de haber declarado que las monjas de San Pietro a Castello le habían concedido el permiso de usar una casa cubierta de paja, llamada lisca, ubicada en el jardín del monasterio –que bordea la corte de la casa de Juan, conde de Gravina–, precisa que la devolverá tan pronto como las monjas o uno de sus abogados lo hayan solicitado y promete que, mientras mantenga este privilegio, los derechos del monasterio sobre esta propiedad nunca serán perjudicados. María, además de fundar este monasterio, de subvencionarlo junto a su marido con varios privilegios y donaciones, se reserva un lugar para ella, donde probablemente rezar o hacer un retiro espiritual, muy cerca de unos de los castillos donde vivía. Otro palacio real es Castel Capuano muy cercano al segundo monasterio fundado por ella, el de Donnaregina vecchia, terminado en 1316 y después ampliado29. A este último se refiere otra bula del Papa Juan XXII, otorgada el 29 de noviembre de 1316, donde le concedió permiso para comer y visitar el convento de S. Maria Donnaregina, después de una súplica suya. No hay evidencia documental alguna de que en los últimos años de su vida la reina María se hubiera retirado al convento como participante en la Tercera Orden (terciaria). Otra probable súplica que María había enviado al papa se refiere al monasterio de las clarisas de San Giovanni a Nido, y de hecho tenemos la bula del 3 de febrero de 1310, donde el papa Clemente V le asignó definitivamente la tarea de restaurar y ampliar el convento de las Clarisas30.

Consideraciones sobre algunas cartas de Juana I de Anjou: sentimientos, acción política y promoción religiosa y espiritual

  • 31 Muy interesante para comprender el papel de obispo en relación a la Reina Juana I es la edición de (...)
  • 32 Matteo CAMERA, Elucubrazioni storico-diplomatiche su Giovanna I regina di Napoli e Carlo III di Dur (...)
  • 33 Francesco CERASOLI, “Urbano V e Giovanna I di Napoli. Documenti inediti dell’Archivio Segreto Vatic (...)
  • 34 Émile G. LÉONARD, Histoire de Jeanne 1: reine de Naples comtesse de Provence (1343-1382), Monaco: I (...)
  • 35 M. CAMERA, Elucubrazioni, p. 203.
  • 36 Con la mediación del Papa Gregorio XI, Federico fue reconocido como rey de Trinacria, vasallo de Ju (...)
  • 37 ACA, Cartas reales, Pedro IV, caja 44, mirar para la edición de esta missiva Salvatore FODALE, Alun (...)

7Juana I de Anjou como reina de unos de los más importantes feudos de la Iglesia, había prestado el homenaje feudal al Papa que además quiso intervenir directamente en el gobierno del reino. Es conocido que el 28 de noviembre de 1343 el Papa exoneró al Consejo de Regencia de sus funciones y envió a Nápoles al cardenal Aimeric de Châtelus como legado pontificio del Reino31, que no resistió a las presiones de las diferentes facciones y en un solo año dejo la ciudad. Después fue nombrado, con el único cargo de nuncio sin poderes, el arzobispo de Chartres Guillermo Lamy, que llegó en la capital antes de la salida del legado. Desde entonces las relaciones con el papado fueron siempre muy intensas y nada fáciles como bien se ha demostrado por la historiografía. Casi todas las cartas que se intercambian Juana I y los papas fueron publicadas algunas por primera vez por Matteo Camera32, y después la mayoría por Cerasoli33 en el Archivio Storico delle Province Napoletane y reutilizadas por Léonard en los dos grandes trabajos dedicados a la reina y a los de Angevinos. Otras fueron editas por Monti y por Mango34. La infatigable actividad epistolar de Juana I puede ser considerada como un pilar de su construcción política, algunas se refieren a la política matrimonial y en particular a la dispensa pedida a Clemente VI (1348 en Avignon ) para el matrimonio con Luis de Taranto, éstas no son solo de carácter privado más bien reflejan la situación del Reino anhelado y codiciado por más poderes. La mediación de la reina en asuntos matrimoniales la encontramos en otra misiva que se refiere a la dispensa matrimonial de su hermana María con Felipe de Taranto en 135635. Mientras que una carta enviada a Federico IV de Sicilia, después de resumir las conversaciones que condujeron a la paz entre los dos reinos en 137236 “pro complemento tractattus pacis,” entre otros asuntos examina las negociaciones para el contrato de matrimonio del rey con una noble napolitana, Antonia del Balzo, hija del Conde de Andria37. Pero la que más interesa para los temas en los que queremos profundizar son las misivas que la reina envía al papa en su papel de promotora del programa de beatificación de la dinastía angevina y en apoyo a los frailes franciscanos. La carta dirigida al Papa Clemente VI el 11 de junio de 1352, es un verdadero memorial. A través de este documento redactado en latín, que ha llegado a nosotros por una transcripción de Matteo Camera, historiador erudito del siglo XIX, podemos imaginar la reina Juana que dicta toda la ceremonia. Aprendemos así que habían transcurrido ya 6 años, 6 meses y 15 días desde la muerte de la pía reina y su cuerpo todavía permanecía en el centro del coro de la iglesia de santa Croce, en un sepulcro lapideo sub sigilis certorum. Por ello, la reina Juana, desde Castel nuovo –die vigilie sancte Eucarestie (no es casual)– con la asistencia del obispo de Nápoles, de otros prelados, más un profesor de sacra teología dominico y con la presencia de un limitado números de personas, a las que les habían concedido permiso especial por acceder al lugar de clausura, dispuso la exhumación del cadáver de la abuela. Como prueba de la santidad de la difunta su cuerpo resultó, “sine humano artificio incorrupto preter in summitate naris”. Completado el reconocimiento, el cuerpo de Sancha se colocó en un sepulcro de mármol ya preparado, encerrado en una caja con tres llaves. Una fue consignada a la reina, otra a las monjas del monasterio y la tercera la custodió el arzobispo de Nápoles.

  • 38 Aislinn LOCONTE, “Constructing female sanctity in late medieval Naples: the funerary monument of Qu (...)

8El relato de esta traslación, hecho por Juana, ha sido interpretado como uno de los primeros pasos para demostrar la santidad de Sancha e iniciar así el proceso de beatificación de otro santo en la familia. Todo había sido muy bien estudiado, hasta el día de la traslación en la víspera de Corpus domini, con la enumeración de las obras de caridad comúnmente entendidas en las cuales ella se había distinguido: “vitam charitatis praecepta in Spiritu fervoris coluit et pietatis opera in amore”. Esta misiva ha sido utilizada sobre todo por los historiadores del arte, que habían visto solo un simple informe. Estoy de acuerdo con otros historiadores en valorar que Juana voluntariamente mantuvo un tono neutro al contar “la inventio del cuerpo incorrupto, para hacer evidente la santidad de la reina por sí misma, sin ningún énfasis familiar38.

9Una de las pocas cartas que nos permite casi fotografiar unos de los momentos más felices de la vida de la reina, es la del nacimiento de su hijo. Una gran felicidad, a pesar del reciente asesinato de su primer marido, Andrés de Hungría, se percibe, de hecho, desde las misivas que se intercambia con el Papa en 1345 antes y después del nacimiento de su hijo cuando ella tenía solo 20 años. Las cartas nos dan a conocer que Juana se preparaba para el parto y, en una corte “envenenada por intrigas”, pidió ayuda a su abuelastra, la condesa de Santa Pol, Matilde de Châtillon, tercera esposa de su abuelo materno, Carlos de Valois, petición que fue apoyada tanto por el Papa como por los soberanos de Francia, pero Matilde no quiso. Con Clemente VI ya antes Juana mantuvo una correspondencia cercana sobre el inminente nacimiento, acerca del bautismo del niño, sobre la educación que se le debía dar, y obviamente, el nombre a poner al recién nacido, fuera príncipe o princesa. La soberana dio a luz a un hijo varón el día de Navidad de 1345. Como dictaba la tradición, asistieron al evento en la habitación de la reina algunas de las señoras más nobles del Reino, mientras que los grandes señores permanecían en el umbral de la habitación. El neonato fue tomado por Isabel de Hungría, la nodriza de Andrés. El 26 de diciembre, el obispo de Cavaillon bautizó al recién nacido al que se le puso el nombre de Carlo Martello, querido por los angevinos de Hungría, pero también por Juana, porque era el nombre de su único hermano varón, muerto recién nacido. Son estas las palabras que ella escribió al papa Clemente VI:

  • 39 “Beatissime Pater, qui facit in domo sterilem matrem filiorum esse laetantem; hodie foecundum meum (...)

Bendito Padre, Dios le ha dado la alegría de los niños a una madre estéril en su casa; Hoy mi vientre fructífero, después del paso del tiempo establecido, ha llegado a nacer; Dios se ha dignado a inculcar su gracia. Dándome un hijo de cuerpo y extremidades perfectas y conservándome. Ella goza de buena salud, por lo que en mis súbditos la esperanza renace un sucesor al trono. Les tranquilizó sus temibles corazones. En espera, restaurando la confianza en mi posteridad, por lo que he proporcionado Os doy noticias con reverencia, para poder conseguir para mí y mi hijo, tu benevolencia y bendición en el nombre de Jesús Cristo39.

  • 40 Se casó cuatro veces: Andera de Hungría (1343), Luis de Taranto (1347), Jaume IV de Maiorca (1362), (...)

10Otras epístolas evocan sus grandes dificultades y problemas por los límites impuestos y las maniobras organizadas por su segundo marido, Luis di Taranto40, y su secretario Niccolò Acciaiuoli para controlar del gobierno del Reino. La presión y la preocupación de la soberana llega al punto de pedir al papa que tomase él mismo las riendas del Reino del Nápoles (1348) y en otra carta llega a lamentarse de su condición de mujer y casi que hubiera preferido nacer hombre, es este el paso de la carta a Urbano V del 1 de octubre de 1365:

  • 41 Émile G. LÉONARD, Gli Angioini a Napoli, Milano: Dall'Oglio, 1967, p. 552-553, nota 55.

Lloro por una cosa, que el Creador no me agradó crearme hombre, de lo contrario, al permitirme mi sexo, ver a mi señor venir, me ceñiría y, como un nuevo Pedro, me apresuraría a hacer una genuflexión ante él en la confianza de la fe41.

11De estos ejemplos creo que surge una constelación de temas que forman parte de un universo femenino en un horizonte de abandono y soledad dentro del cual la Reina, preocupada por su propio destino y futuro, ve la vida humana como una lucha que terminará solo con la muerte.

  • 42 M.CAMERA, Elucubrazioni, p. 241.

12Lástima haber perdido la carta de 1362 donde la reina comunica al papa la muerte de su segundo marido Ludovico di Taranto que parecía escrita por ella misma, según lo que comenta Camera42.

  • 43 “conamur, quantus Deus nobis dignatur permittere, felicia reddere nostri regiminis tempora et tam c (...)
  • 44 M. CAMERA, Elucubrazioni, p. 346.

13En ese mismo año Juana consigue con la ayuda de Niccolò Acciaiuli iniciar un gobierno “personal” a partir de una asamblea solemne a la que asistieron los más altos oficiales del Reino y el arzobispo de Nápoles, era el 5 de junio de 1362. El programa político de la soberana está claramente detallado en la carta enviada a los ciudadanos de Marsella el 23 de junio del mismo año. Juana declaró que quería asegurar con la ayuda de prelados, magnates y sabios del Reino, un período de buen gobierno gracias a la adopción de las reformas necesarias y correcta administración de justicia, también contemplando la regulación de pago del censo por la Iglesia43. En estos meses tuvo también que rechazar otras propuestas matrimoniales para no abdicar, como resalta en una misiva enviada al rey de Francia y sugerida probablemente por su secretario Niccolò d’Alife44.

  • 45 Una sintesis sobre la historia de la ciudad en Mario CARAVALE, Lo stato pontificio da Martino V a G (...)
  • 46 La correspondance de Pierre Aimeilh, archevêque de Naples puis d’Embrun (1363-1369), par Henri BRES (...)

14En el mes de febrero de 1364, la reina envía al obispo y rector de Benevento, Ugone da Bruxeo, una carta que es un verdadero manifiesto político, ella se queja de su obediencia a la Iglesia, y no puede admitir que las fronteras entre la ciudad de Benevento y el Reino fueran fijadas y medidas solo por el comisario papal. Con este documento Juana I denuncia el perenne problema que existe desde que la ciudad campana era enclave pontificio en el Reino45 y anuncia que enviará una carta al papa a través de un embajador suyo para resolver este asunto, como además estaba previsto por los acuerdos existentes entre los dos. En la segunda parte de la carta, finalmente, la reina se queja de que el obispo no se ha presentado, como era costumbre, delante de ella en la ciudad de Aversa y reafirma su compromiso para salvaguardar el Reino que se ha comprometido a defender contra todos los enemigos46.

15Hay algunas cartas enviadas a los franciscanos publicada siempre por Camera, donde la reina cuenta cómo se siente una mujer entre todos los hombres y revela las cicatrices de su vida esperando la salvación divina después de la muerte, gracias a las oraciones y obras de caridad.

  • 47 “Sed quia frequenter humana fragilitas ex sue corruptionis defectu ad consurgendum propriis meritia (...)

…pero desde que la condición humana, por su fragilidad y corruptibilidad, no permite a veces que el hombre se salve con la ayuda de su propia fuerza, la misericordia divina que quiere que todos alcancen la salvación tiene piadosamente permitido que uno puede, en verdadera plenitud, proveer a la reparación de los pecados por las obras de caridad, y apaciguar la ira divina con la ayuda de las oraciones; y nosotros, que navegamos en un mar tormentoso constantemente temiendo el naufragio, y que no podemos exonerarnos del rostro de Dios por nuestros pocos méritos, deseamos lograr en éste la ayuda de los siervos de Dios, por la cual ayuda, nuestros pecados pueden ser borrados por la misericordia divina y de la piedad así que por favor dirijan sus oraciones y plegarias sumisas al Padre misericordioso, para que se digne a concedernos su misericordia y al Reino de Sicilia, tan probado por los golpes de tantas guerras repetidas, y allí nos sostenga lamentablemente con su bastón, de modo que si es correcto que nosotros sufrimos por los pecados que cometemos, podemos sin embargo ser liberados de este sufrimiento por la intercesión de los siervos del Señor47.

  • 48 Aniceto CHIAPPINI, “Regesto delle pergamene del nuovo archivio di San Panfilo a Sulmona”, Bullettin (...)

16Quiero cerrar esta exposición con otra misiva, poco conocida, escrita en defensa de una comunidad de clarisas donde demuestra, también en los últimos turbulentos años de su reinado, seguir las huellas de Sancha ayudando e interviniendo sobre todo en los conventos femenino de las clarisas de todo el Reino. De hecho, la reina Sancha, en el mes de noviembre de 1311, había recomendado el monasterio de santa Clara de Sulmona al capitán de la ciudad abruzesa para que las monjas no fueran más molestadas y no se siguiesen usurpando las propiedades de la comunidad fundada alrededor de 1270. Por su parte la reina Juana en 1379 envía una carta a Tomasso de Sanseverino, su lugarteniente en Abruzzo, donde toma la defensa de las clarisas y pide al funcionario que obligue a la Universitas de Sulmona a cerrar definitivamente la bajada a la huerta del convento para que no surjan más molestias y sospechas de mala conducta por parte de la comunidad de las clarisas48.

Conclusiones

17No es fácil moverse entre fuentes editadas hace dos siglos, con pocos originales y con una historiografía que siempre ha utilizado casi exclusivamente cartas públicas por carencia de cartas privadas. Aquí he querido abrir una brecha para añadir aspectos diferentes de la vida de estas reinas. A través de un muestreo de cartas de diversos contenidos he intentado comprender cual fueron los sentimientos que María y Juana utilizaron para expresar algunos momentos de su vida “privada” fuera de los límites impuesto por su rol público, y también cuales fueron las herramientas utilizadas para contribuir con estrategias políticas, obras públicas y religiosas, a definir la identidad cultural angevina en los años durante los cuales la misma dinastía se enraizaba en la Italia meridional. Hay que remarcar, sin embargo, una profunda diferencia: María de Hungría actuó siempre como reina consorte, vicaria y tuvo a su lado el rey Carlos II y a sus hijos, mientras que Juana I llegó a ser reina después de la muerte de su abuelo Roberto que, en su testamento, impuso el nombramiento de un Consejo de Regencia hasta que la reina tuviera 25 años de edad y al mismo tiempo no concedió ninguna posibilidad de influencia sobre el gobierno del Reino ni al Papa, ni al marido Andrés de Hungría. Juana I además de sufrir de la soledad de la “débil reina”, padece de la mayor soledad de una mujer entre hombres sedientos de poder. Volviendo a la miniatura que abre el artículo: la reinas consortes actúan y se expresan en el ambiente conyugal y familiar, Juana desesperadamente sola, se ve obligada a expresarse por sí misma.

Notes

1 En la propuesta que hice para el seminario de nuestro proyecto me comprometí a examinar algunas de las prácticas epistolares de las reinas angevinas a partir de María de Hungría hasta llegar a Juana I (1285-1382). Lamentablemente la situación pandémica que estamos viviendo no me ha permitido poder acceder de forma continua a los archivos y bibliotecas donde pensaba hacer un vaciado completo de algunos fondos. La imagen de la Biblia (Maurits Sabbe Library, GSM Cod.1, folio 004rº) es tomada de la pagina web de la biblioteca KU Leuven Libraries, Maurits Sabbe Library: https://limo.libis.be/primo-explore/fulldisplay?docid=32LIBIS_ALMA_DS71169080710001471&context=L&vid=KULeuven&search_scope=ALL_CONTENT&tab=all_content_tab&lang=en_US

2 Acerca de la Biblia de Lovaina se pueden ver los artículos incluidos en Lieve WATTEEUW, Jan VAN DER STOCK (eds.), The Anjou Bible. A royal manuscript revealed: Naples 1340, Lovaina: Peeters Publishers, 2010, y Alessandra PERRICCIOLI SAGGESE, Un autoritratto di Cristoforo Orimina? Postille alla Bibbia angioina di Lovanio, in: Giulia BORDI, Iole CARLETTINI, María Luigia FOBELLI, María Raffaella MENNA, Paola POGLIANI (eds.), L’officina dello sguardo. Scritti in onore di María Andaloro, I. I luoghi dell’arte, Roma: Gangemi Editore, 2014, p. 193-199, con una amplia bibliografia.

3 Paola VITOLO, Imprese artistiche e modelli di regalità al femminile nella Napoli della prima età angioina, p. 268 in: “Con animo virile” Donne e potere nel mezzogiorno medievale, Roma: Viella, 2010, p. 263- 308.

4 Idem, p. 265

5 Por una visión general del papel de la reina del Reino de Sicilia en las promociones de instituciones religiosas y asistenciales véase Paola VITOLO, Imprese artistiche, y la amplia bibliografía citada.

6 Stefano PALMIERI, La cancelleria del Regno di Sicilia in età angioina, Nápoles: Giannini, 2017, p. 80-93.

7 Mario GAGLIONE, Sancia d’Aragona-Majorca: da regina di Sicilia e Gerusalemme a monaca di Santa Croce, in: Adriana VALERIO, “Archivio per la storia delle donne”, 1, Nápoles: M. de Auria Editore, 2004, p. 28-54; Mario GAGLIONE, Sancia d’Aragona-Maiorca tra impegno di governo ed attivismo francescano. La testimonianza delle lettere, in «Studi storici», 49 (2008), pp. 931-984; Mario GAGLIONE, Converà ti que aptengas la flor: profili di sovrani angioini, da Carlo I a Renato (1266-1442), Milano 2009; Isabelle Heullant-Donat, En amont de l’Observance. Les lettres de Sancia, reine de Naples, aux Chapitres généraux et leur transmission dans l’historiographie du XIVe siècle, in Identités franciscaines, pp. 73-99 ; y también Cristina ANDENNA, «“Francescanesimo di corte” e santità francescana a corte. L’esempio di due regine angioine fra XIII e XIV secolo» in Monasticum regnum. Religione e politica nella pratiche di legittimazione e di governo tra medioevo ed età moderna, a cura di Giancarlo ANADENNA, Laura GAFFURI, Elisabetta FILIPPINI (Vita regularis, Abhandlungen 58), Berlin 2015, p. 139-180.

8 Seguramente se podrán encontrar otras en la serie de las cartas reales, pero no he podido consultar en estos momentos.

9 Una excelente biografía se puede leer en: https://www.treccani.it/enciclopedia/María-d-ungheria-regina-di-sicilia_%28Dizionario-Biografico%29/

10 ACA, Pergaminos extrainventarios: 0481; 0228; 0593; 0019; 0084; 0219; 4759; 0339; 0117; 0366; 0299; 3358; 0202; 0576; 0569; 0272; 0584; 0077; 0406; 3319; 0302; 0510; 0571; 0254; 0135; 0369; 0599; 0419; 0598; 0572; 0250.

11 ACA perg. extra-inv.0481, 0228, 0019,0584.

12 ACA, perg.extra-inv. 0635, 0855, 3342, 0811, 1033, 1057.

13 ACA, perg.extra-inv. 0277, 0838, 0814, 0817, 0830,

14 Umberto MEATTINI, Caterina da Siena. Lettere alle Autorità, politiche, militari e civili, Milano: Edizioni Paoline, 2006. En la carta nº 143 y en la nº 362 se puede encontrar la noticia de las misivas enviada por la reina “Es una gran lástima para mí que una mayor cruz en esta vida que no puedo soportar, cuando considero la carta que recibí de usted, en el que confesó que el Papa Urbano era un verdadero Sumo Pontífice” …, p. 74 y p. 97.

15 Brideget MORRIS, “Brigitta of Sweden and Giovanna of Napoles: An unlikely friendship?” in: Olle FERM, Alessandra PERRICCIOLI SAGGESE, Marcello ROTILI (eds.), Santa Brigida Napoli e l’Italia, Nápoles: Arte tipográfica, 2009, p. 23-33, en la p. 31 se cita casi toda la carta que la reina Juana envía en 1378 a Urbano VI pidiéndole la canonización de Brígida de Suecia.

16 Para una visión general de las obras patrocinada por Juana I, véase Gaglione, Converà, p. 493-505.

17 Fue el franciscano François de Meyronnes a reiterar este concepto, en el sermón por la canonización de Ludovico de Tolosa: “fuit de genere sanctorum ex parte matris, nam mater sua María Ungariae fuit destirpe sanctorum Stephani, Ladislai, et Emerici Ungarorum regum, qui Stephanus fuit primus rex Christianus in regno illo, et novissime nulla mulier de alio sanguine regio fuit canonizata nisi sancta Elisabeth de cuius stirpe mater beati Lodovici fuit”, véase Antonio Bertini, Cristiana Di Cerbo, Stefania Paone, “Filia sanctae Elisabectae: la committenza di María d’Ungheria nella chiesa clariana di Donnaregina a Napoli” in: Gemma T. Colesanti, Blanca GARÍ e Nuria Jornet-Benito, Clarisas y dominicas modelos de implantación, filiación, promoción y devoción en la Península Ibérica, Cerdeña, Nápoles y Sicilia, Florencia: Firenze University Press, 2017, p. 11-69, p. 53.

18 Para una visión de las transformaciones de la ciudad en esta época, la obra más completa es la de Caroline BRUZELIUS, Le pietre di Napoli. L’architettura religiosa nell’Italia angioina 1266-1343, Roma: Viella, 2005.

19 María también fue titular de los feudos de Somma con unos ingresos anuales de 400 onza de oro, Nocera dei Pagani (ingreso anual de 150 oz.), Maiori (ingreso anual de 40 oz.) y Castellammare di Stabia (ingresos anuales de 600 oz.). De acuerdo con el testamento del rey, esta apropiación anual fue llevada a 4000 onzas de oro, pero en 1311 la suma fue reducida a 3000 por su hijo Roberto.

20 ACA perg.extra-inv. 0339.

21 ACA perg.extra-inv.0019.

22 ACA perg. extra-inv. 0272

23 ACA perg. extra-inv. 0571

24 Antonio BERTINI, Gemma T. COLESANTI y María SOLER, “La rete monastica nel tessuto urbano di Napoli (secc. XII-XVI)”, Summa, 15 (Primavera 2020), p. 55-73, p. 61.

25 Para esta institución hay una bibliografía enorme aquí cito unos de los últimos trabajos donde se recoge gran parte de la bibliografía A. BERTINI, C. DI CERBO, S. PAONE, op. cit.

26 Antonella AMBROSIO, Il monastero femminile domenicano dei SS. Pietro e Sebastiano di Napoli: regesti dei documenti dei secoli 14.-15. Salerno: Carlone, 2003, p. 3 doc. 1. https://www.monasterium.net/mom/service/pdf-export?id=tag%3Awww.monasterium.net%2C2011%3A/charter/AVSPS/ASPS_3&lang=ita

27 Priora del convento fue, hasta su muerte en 1303, la cuñada de M., Isabella (Elisabeth) de Anjou hermana de Carlos II y viuda de Ladislao IV, hermano de María. Otra autorización concedida a María es la del 15 de mayo de 1317 donde el papa Bonifacio VIII la autorizó a entrar en la parte de clausura del monasterio de Santa Chiara para escuchar el oficio divino en las ocasiones más solemnes, Mario GAGLIONE, Dai primordi del francescanesimo femminile a Napoli fino agli statuti per il monastero di S. Chiara, in: Francesco ACETO,  Stefano D’OVIDIO, Elisabetta SCIROCCO (eds.), La chiesa e il convento di Santa Chiara. Committenza artistica, vita religiosa e progettualità politica nella Napoli di Roberto d’Angiò e Sancia di Maiorca, Battipaglia (Sa): Laveglia&Carlone, 2014, p. 27-128, p. 108.

28 La carta se conserva en el fondo de pergaminos de la Biblioteca della Società Napoletana di Storia Patria, 18 - S. Pietro a Castello (9 CC I) 9 CC I 9: Napoli, Biblioteca della Società Napoletana di Storia Patria 18 - S. Pietro a Castello (9 CC I) 9 CC I 8, in: monasterium.net, URL </mom/IT-BSNSP/18- S_Pietro_a_Castello/9_CC_I_8/charter>, accessed at 2020-11-21Z

29 A. BERTINI, C. DI CERBO, S. PAONE, op. cit.

30 Cristina ANDENNA, “«Francescanesimo di corte» e santità francescana a corte”, p. 148; Bullarium franciscanum romanorum pontificum constitutiones, epistolas, ac diplomata continentibus Ordinibus minorum, Clarissarum et Poenitentium a seraphico patriarcha sancto Francisco institutis concessa ab illorum exordio ad nostra usque tempora, vol. 5, Roma: S.-C. de Propoganda Fide, 1898, p. 63-64, doc. 151.

31 Muy interesante para comprender el papel de obispo en relación a la Reina Juana I es la edición de unos registros de cartas enviadas y recibidas por él, donde se encuentran también algunas de la misma reina de Nápoles: Henri BRESC, La correspondace de Pierre Ameilh archevêque de Naples puis de d’Embrun (1363-1369), Paris: Éditions du Centre National de la Recherche Scientifique, 1972, let. nº 467 del 1364, p. 721-722, y let. nº 276 del 1365, p. 441-442.

32 Matteo CAMERA, Elucubrazioni storico-diplomatiche su Giovanna I regina di Napoli e Carlo III di Durazzo, Salerno: Tipografia Nazionale, 1889.

33 Francesco CERASOLI, “Urbano V e Giovanna I di Napoli. Documenti inediti dell’Archivio Segreto Vaticano (1362-1370)”, Archivio storico per le province napoletane, 20, 1895, p. 72-94, p. 171-205, p. 359-394, p. 598-645; id., “Clemente VI e Giovanna I di Napoli. Documenti inediti dell’Archivio Vaticano (1342-1352)”, Archivio storico per le province napoletane, 21, 1896, p. 3-41, p. 227-264, p. 427-475, p. 667-707; Ibid., 22, 1897, p. 3-46; id., “Innocenzo VI e Giovanna I regina di Napoli. Documenti inediti dell’Archivio Vaticano (1352-1362)”, Archivio storico per le province napoletane, 22, 1897, p. 183-203, p. 351-370, p. 507-528 e ibid., 23, 1898, p. 3-21, p. 275-304; id, “Gregorio XI e Giovanna I regina di Napoli. Documenti inediti dell’Archivio Vaticano (1370-1378)”, Archivio storico per le province napoletane, 23, 1898, p. 471-501, p. 671-701, e ibid., 24, 1899, p. 3-24, p. 307-328, p. 403-427, ibid., 25, 1900, p. 3-26.Todos ahora se pueden consultar en http://www.storiapatrianapoli.it/it/156/edizione-digitale/show/602/archivio-storico-per-le-province-napoletane

34 Émile G. LÉONARD, Histoire de Jeanne 1: reine de Naples comtesse de Provence (1343-1382), Monaco: Imprimerie de Monaco, 1932; Gennaro María MONTI, Alcuni documenti sconosciuti di Giovanna 1. Benevento tipi Istituto maschile Vitt. Em. III Chiostro S. Sofia, 1931; Antonino MANGO DI CASALGERARDO, Relazioni tra Federico 3. di Sicilia e Giovanna 1. di Napoli: documenti degli Archivi del Vaticano. Palermo [s.n.], 1993.

35 M. CAMERA, Elucubrazioni, p. 203.

36 Con la mediación del Papa Gregorio XI, Federico fue reconocido como rey de Trinacria, vasallo de Juana Reina de Sicilia: el reino siciliano de Trinacria tuvo que jurar lealtad a Juana, reconociendo a ella y a sus sucesores un tributo de 15.000 florines al año.

37 ACA, Cartas reales, Pedro IV, caja 44, mirar para la edición de esta missiva Salvatore FODALE, Alunni della perdizione. Chiesa e potere in Sicilia durante il grande scisma (1372-1416) Roma: Istituto storico italiano per il Medioevo, 2008, p. 25, y también Antonino MANGO (ed.), Relazioni tra Federico 3. di Sicilia e Giovanna 1. di Napoli: documenti degli Archivi del Vaticano, Palermo: Rist. anast. Priulla, 1993.

38 Aislinn LOCONTE, “Constructing female sanctity in late medieval Naples: the funerary monument of Queen Sancia of Marjorca, Representing medieval genders and sexualities” in: Elizabeth L'ESTRANGE, Alison MORE (eds.), Europe: construction, transformation and subversion, 600-1530, Farnham: Burlington (Vt.): Ashgate, cop., 2011, p. 107-125.

39 “Beatissime Pater, qui facit in domo sterilem matrem filiorum esse laetantem; hodie foecundum meum uterum decursu statuti temporis exanimem ad partum, et dignatus est concedere super infuso suae gratiae munere Puerum cum salute mea formositate membrisque perfectum, ut fidelibus meis de successore spes adepta resurgerct, et eorum corda sub tedio expectationis morosae labentia posteri tatis sua fiducia solidaret: quodque ydem ad notitiam alme vestre beatitudinis reverenter insinuare providi, ut me, ipsumque puerulum natum mihi, et datam filiam vestra benignitas clementer foveat, et successibus utrique prospiciens eis in nomine Christi Domini benedicat.” in: M. CAMERA, Elucubrazini, p. 45-46.

40 Se casó cuatro veces: Andera de Hungría (1343), Luis de Taranto (1347), Jaume IV de Maiorca (1362), Ottone de Brunswick (1375).

41 Émile G. LÉONARD, Gli Angioini a Napoli, Milano: Dall'Oglio, 1967, p. 552-553, nota 55.

42 M.CAMERA, Elucubrazioni, p. 241.

43 “conamur, quantus Deus nobis dignatur permittere, felicia reddere nostri regiminis tempora et tam circa vigorem justicie quam circa Apostolice Sedis contentationem de censu quam plenam reformationem regni in quibuslibet studia nostra quecumque”, en É. G. LÉONARD, Histoire de Jeanne Iere, cit., vol. III, p. 667-668.

44 M. CAMERA, Elucubrazioni, p. 346.

45 Una sintesis sobre la historia de la ciudad en Mario CARAVALE, Lo stato pontificio da Martino V a Gregorio XIII, in: Mario CARAVALE, Alberto CARACCIOLO, Storia d’Italia UTET XIV: Lo Stato pontificio da Martino V a Pio IX, Torino: UTET, 1978, p. 80-82 y p. 108-109.

46 La correspondance de Pierre Aimeilh, archevêque de Naples puis d’Embrun (1363-1369), par Henri BRESC, Paris: Éditions du Centre national de la Recherche scientifique, 1972, let. 467 p. 721-722.

47 “Sed quia frequenter humana fragilitas ex sue corruptionis defectu ad consurgendum propriis meritia quandoque non sufficit, divina misurano, quae vult omnes salvos fieri, pie providit, quod posset in vera plenitudine operibus charitatis sue reparationi consulere, et orationum suffragiis Divinam provocationem placare. Cum igitur navigantes Nos hoc mare magnum conspiciamus imminere nobis varie fiuctuationis naufragium plus timendum, que apud Deum non possumus per proprium iustificari meritum iibenter adire studemus Dei famulorum auxilia, per que nostra purgari valeant in divine pietatis miseratione peccata. […] Velitis apud misericordiarum Patrem humiles preces effondere, et orationum suffragia presentare, quibus Nobis, et Regno Sicilie tot repetitis guerrarum discriminibus lacessito dignetur misericorditer compati, et in substentatione sui baculi compassibiliter misereri, ut que iuste pro peccatis nostris affligimur famulorum Dei multiplicatis intercessoribus liberemur”, M. CAMERA, Elucubrazioni, p. 302-303 y traducida por Gaglione, Convera ti que aptengas la flor. Profili di sovrani angioini da Carlo I a Renato (1266-1442), p. 493.

48 Aniceto CHIAPPINI, “Regesto delle pergamene del nuovo archivio di San Panfilo a Sulmona”, Bullettino della Regia deputazione di Storia Patria, 5 (2), 1924, p. 125- 203, p. 128-129.

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/esb/docannexe/image/3132/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M

© e-Spania Books, 2021

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search