Version classiqueVersion mobile

Saberes, cultura y mecenazgo en la correspondencia de las mujeres medievales

 | 
Ángela Muñoz Fernández
, 
Hélène Thieulin-Pardo

Marcos culturales y literarios

Cartas femeninas de muerte en la cancillería real de la Corona de Aragón

Gloria López

Note de l’auteur

Este trabajo forma parte del proyecto de investigación coordinado Las mujeres de las Monarquías Ibéricas: Paradigmas institucionales, agencias políticas y modelos culturales, subproyecto, Reinas e infantas de las monarquías ibéricas: espacios religiosos, modelos de representación y escrituras, ca. 1252-1504 (ref. PGC2018-099205-B-C21, Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades/AEI/FEDER 2019-2021).

Texte intégral

  • 1 ARCHIVO DE LA CORONA DE ARAGÓN, La muerte en la Casa Real de Aragón. Cartas de condolencia y anunci (...)

1Recientemente, y con ocasión de la conmemoración del 700 aniversario del Archivo de la Corona de Aragón, se ha publicado una colección de cartas reales relacionadas con la muerte en los fondos de este Archivo entre los siglos XIII y XVI1. Se trata de 347 cartas enviadas o recibidas por reyes, reinas, infantes e infantas de Aragón relativas a la muerte de entre 1252 y 1516: cartas de anuncio de fallecimiento, cartas de pésame, cartas de agradecimiento del pésame y cartas organizando duelos o lutos. De su estudio se pueden extraer análisis filológicos, literarios, culturales, religiosos o antropológicos, aparte de los estrictamente diplomáticos. En su mayor parte proceden de los fondos del antiguo archivo de los reyes de Aragón, la Real Cancillería, aunque hay aportaciones de fondos extra cancillerescos, como las de la antigua Diputación del General de Cataluña. Las cartas reales diplomáticas de la Cancillería aragonesa y los registros de la misma completan la visión de esta correspondencia de la muerte, ya que si las primeras, en general, son misivas recibidas por los reyes y familia real, los segundos conservan las que fueron emitidas por ellos. De este modo, no es difícil encontrar todos los elementos de un mismo intercambio epistolar para un acontecimiento luctuoso en particular.

2Entre las cartas hay joyas literarias y cartas formularias; cartas en catalán, aragonés, latín, castellano, provenzal, francés o siciliano; cartas larguísimas o misivas que cuentan con solo unas pocas líneas de respeto; cartas diplomáticas con gran contenido o significación políticas y cartas más personales donde vemos volcarse los sentimientos del emisor; cartas de mujeres y cartas de hombres… ¿Significa esto último una diferencia en su contenido o forma?

3Las mujeres, a las que históricamente se ha atribuido el papel de cuidado de los otros, parecerían más aptas para mostrar una condolencia más auténtica o personal, más alejada del formulario epistolar: ¿es así? ¿hay rasgos privativos de las cartas de muerte escritas por mujeres respecto de las escritas por hombres?

  • 2 Carta Nº 287.
  • 3 Carta Nº 342.

4Una lectura general de la totalidad de las cartas muestra la existencia de discursos sentidísimos en correspondencia femenina y masculina indistintamente. Así la carta de la reina María de Castilla a su cuñado el infante Enrique para comunicarle la muerte de su hermana y esposa de este, Catalina2. Pero también la del rey Fernando II a su primo el infante Enrique de Aragón por la muerte de su madre3.

Muy caro e muy amado hermano. Con otras letras nos ha convenido denunciarvos el tristo e doloroso caso de la muert de la ínclita e magnífica e muy cara hermana nuestra, la infanta dona Caterina de gloriosa memoria, vuestra muger, la qual nos ha tanto affligida que·l pensar en ella es cuchello de dolor qui travessa nuestra alma, […],

dice María en 1439.

[…] la muerte de la illustre infanta doña Beatriz, madre vuestra y tía nuestra muy amada, de la qual comprendemos, y con razón, el dolor y sentimiento muy grande que haveys hovido. Y sabe Dios la parte que a nos della ha cupido y cabe, teniendo causa de condolernos con vos de tal pérdida, que en no menos stima que vos mismo aquella, por su valor, teníamos y reputávamos […],

dice Fernando en 1490. Y llega el deber del consuelo ajeno. Con argumentos parecidos. Los de María:

D’otra part tomamos quanto podemos esfuerço de consolación por haver havida tal hermana. E yasía produzir lágrimas sobre la muert de los que hombre ha caros sea cosa piadosa e mandada por ley de natura, e hahún de scriptura, pero el excés de la dolor e de las lágrimas se deve remediar en conformarse en la voluntat de nuestro Senyor, que tanta gracia le ha quesido dar, e fazerla digna de su eternal fruyción; car todos quantos l’an conoscida, quanto más sabían en su consciencia, tanto más la reputan perfectísima creatura.

5Los de Fernando:

E como quiere que sea demaziado a persona tan discreta y prudente como vos haver le dar consejo en cosa alguna, porque con vuestro saber y descreción soys por tomarlo qual cumple y por darlo a otri, empero mirando quánta causa teneys de quedar triste viéndoos destroydo de persona tan stimada, y porque en las cosas tan proprias a las vezes la passión occupa la razón en no tomar lo que se deuría, ahún que creemos tal yerro no haver lugar en vos, havemos delliberado recordaros lo que nos occurre en tal caso como stáys constituido, que non puede ser sin congoixa, y deziros que la muerte de la illustre infanta, vuestra madre, no deve traheros alteración alguna, pues sabeys que havía de morir, y lo que scusar no se puede, viniendo en tiempo que natura lo trahe, no deve procurar alteración en los ánimos.

6Son dos cartas ejemplares por su extensión, carácter personal, delicadeza, redacción y consejos de consuelo. Pero hay más.

7Para concluir sobre la hipótesis de genero en las cartas femeninas de muerte tenemos que analizar sus aspectos formales y de contenido, contabilizarlas, examinar su formulario, y analizar a quién van dirigidas y cuáles son los argumentos que utilizan para canalizar el consuelo, propio o ajeno.

El análisis formal de las cartas femeninas de muerte

Los caracteres externos

  • 4 Fanny OUDIN, La pratique épistolaire médiévale entre norme et liberté, Camenae, n° 2, 2008, p. 1- (...)

8Siguiendo la caracterización de las relaciones epistolares medievales trazada por Oudin4, las cartas de este periodo se definen por su sumisión a unas reglas que son a la vez sociales, lingüísticas y estilísticas. Entre ellas, la identificación y jerarquización de emisor y destinatario, la validación del documento como medio de fijar la auctoritas del remitente o la normalización de la lengua. Esto entre las de carácter externo. Más adelante aludiremos a las de carácter interno o de fondo al referirnos al contenido del discurso epistolar de muerte.

9Por otro lado, nuestra lectura pretende establecer también unos parámetros de género en relación al universo de las cartas que conocemos. En este sentido, de las 347 cartas publicadas de entre los reinados de Jaime I (1213-1276) y Fernando II (1479-1516) fueron remitidas por mujeres 83, casi una cuarta parte. 83 cartas de quince emisoras diferentes, de las cuales todas ellas reinas o hijas de reyes, excepto Leonor de Guzmán: Constanza de Portugal, reina de Castilla (1290-1313), una carta; Sancha de Mallorca, reina de Nápoles (1284-1345), cuatro cartas; María de Aragón, hija de Jaime II, viuda del infante Pedro de Castilla (1299-1347), una carta; Leonor de Portugal, reina de Aragón (1328-1348), dos cartas; Leonor de Guzmán, amante de Alfonso XI de Castilla (1310-1351), una carta; Leonor de Sicilia, reina de Aragón (1325-1375), dos cartas; Mata de Armagnac, duquesa de Girona, esposa del futuro Juan I (1347-1378), una carta; Sibil·la de Fortià, reina de Aragón (1350-1406), una carta; Violante de Bar, duquesa de Girona, luego reina de Aragón (1365-1431), veinticuatro cartas; María de Luna, reina de Aragón (1358-1406), una carta; Beatriz de Portugal, reina de Castilla, viuda de Juan I (1373-1420), una carta; María de Castilla, reina de Aragón (1401-1458), treinta y siete cartas; Margarida de Prades, reina viuda de Aragón (1387-1429), dos cartas; Isabel I de Castilla, reina de Castilla y Aragón (1451-1504), una carta; y Germana de Foix, reina de Aragón (1488-1536), una carta. Como se desprende del listado, dos de ellas acaparan casi el 75% de la correspondencia femenina para los años 1312-1516. Se trata de dos reinas de Aragón: Violante de Bar y María de Castilla. Las dos debido a su longevidad y a los largos años en que tuvieron un papel político de primer orden en la Corona. María porque su reinado fue dilatado y porque durante gran parte de él fue lugarteniente y/o gobernadora del territorio en nombre del siempre ausente Alfonso V, su marido. Violante, aunque su reinado fuese corto debido la inopinada muerte de su esposo Juan I, por los muchos años que le sobrevivió y se mantuvo políticamente activa.

10Puesto que la transmisión documental de la mayor parte de las cartas femeninas se ha producido a través de la copia registral de la Cancillería, solamente podemos analizar, aparte del fondo, aspectos formales como la lengua de escritura y el uso del formulario. Pero, por otro lado, la conservación en el Archivo de la Corona de Aragón de multitud de documentos más emanados de las remitentes de estas cartas nos permite caracterizar los componentes externos de las mismas. Comenzando por la validación como forma de expresión al mismo tiempo de la autoría y de la autoridad.

  • 5 Véase Rafael CONDE Y DELGADO DE MOLINA, “Signos, sellos y firmas de las reinas de Aragón”, en Acta (...)

11Hace ya largos años que despertó el interés de los archiveros e investigadores el tema de la validación femenina en la Corona de Aragón5. Se conservan signos de validación de los documentos emanados de las reinas aragonesas, tanto en nombre propio como en los que suscribían junto a los reyes, sus esposos o hijos, desde la misma Petronila (1136-1173). A pesar de que tradicionalmente la historiografía ha destacado el escaso papel público de las mujeres en la casa reinante en Aragón, la verdad es que todas las reinas e infantas usaron signos, sellos y firmas propios a lo largo del tiempo. Consecutivamente aparecieron: primero, las suscripciones escritas, de forma simultánea al sello de cera, pendiente, de los documentos con mayor solidez de soporte, o a las espaldas –menos comúnmente en el anverso– de los documentos escritos en papel. Así tuvieron sello propio Sancha de Castilla (1154-1206), Leonor de Castilla (1208?-1251), Constanza de Sicilia (1248-1302), Elisenda de Montcada (1292-1364), Leonor de Castilla (1309-1358), Leonor de Sicilia (1325-1375), Violante de Bar (1363-1431), María de Luna (1356-1406), María de Castilla (1401-1458), Juana Enríquez (1425-1468) y Germana de Foix (1488?-1536). De entre todos ellos, destacamos por su carácter excepcional el sello de Sancha, única reina de la corona aragonesa que reproduce en su impronta el modelo iconográfico masculino de anverso sedente y reverso ecuestre, eminentemente caballeresco, y que no tenía tradición ni en el reino de origen de la reina, Castilla, ni en Aragón o Cataluña. Pero el gran cambio se produce a partir de Violante de Bar. Desde el último cuarto del siglo XIV todas las reinas firman habitualmente sus documentos, con mayor abundancia a partir de María de Luna. Firmas que les sirven no solo para autentificar la carta desde el punto de vista de la autoría, sino también para transmitir su eventual posición en la corte y sus sentimientos. Así, Violante de Bar suele firmar como La Reyna antes de 1396, en vida de Juan I, La tryste Reyna al morir este, y como La Reyna Yolant en el reinado sucesivo, para distinguirse de la reinante María de Luna. Esta expresividad del signo validatorio aparece también en Germana de Foix. Así mismo, es excepcional el uso que hace la reina María de Castilla de la forma castellana de firma regia. A diferencia de la tradición aragonesa, la castellana parece reforzar aun más la identificación y hasta la autoridad de la firmante al adoptar la forma precedida por el pronombre de primera persona: Yo, la Reyna.

12Un segundo aspecto, no menor, del análisis externo de esta correspondencia es la lengua en que se escriben los documentos. Denota, además de una tradición cancilleresca específica, una finalidad diplomática concreta, al suponer uno de los elementos esenciales de la interrelación epistolar: el reconocimiento de la relación entre ambas partes, de su jerarquía, pero también del deseo de persuasión a través de la palabra escrita y la personalización del destinatario. En este sentido, la normalización lingüística de las misivas que apunta Oudin puede resultar especialmente significativa en lo que se refiere a las cartas de muerte pues estas, en general, aunque no siempre, parecen inscribirse en el grupo de las expresiones de sentimientos del emisor hacia el destinatario. La mayoría de las cartas, hasta el número de 45, están escritas en catalán, cosa lógica teniendo en cuenta que la mayor parte de ellas son del reinado de una mujer que actúa desde una posición institucional y que, por eso mismo, se dirige preferentemente a otras instancias, públicas o privadas, de los reinos para notificar fallecimientos y disponer ordenes ejecutivas sobre el asunto. Pero, como era costumbre de la Cancillería aragonesa que se emitiesen los documentos en la lengua del receptor o, para correspondencia internacional, en latín, siguen al catalán el navarroaragonés, el latín y el castellano, en este orden. De manera general, se escribe en latín a los príncipes extranjeros y eclesiásticos, en aragonés a las instituciones y corporaciones de ese reino, en castellano a los príncipes de Castilla y en catalán a todos los demás destinatarios. Incluso obviando la lengua materna del emisor o la emisora. Tanto María de Castilla como su esposo Alfonso V se habían criado en castellano, pero sus cartas son respetuosas con la posición institucional que ocupan. Violante de Bar era francesa, pero también escribió preferentemente en catalán.

13Desde el punto de vista de la escritura de los originales, pero ya enlazando con el segundo aspecto a analizar, el interno, los documentos a que responden los registros que hemos conservado estaban redactados por los secretarios de las respectivas reinas, aunque es claro que en muchas de ellas las indicaciones e incluso el dictado real quedan perfectamente reflejados en el lenguaje y la extensión de los textos. Además, al menos desde Violante de Bar, y ya en su periodo como duquesa, la firma de la propia mano de la reina es una costumbre habitual en la correspondencia, otorgando a las cartas un carácter más personal.

Los caracteres internos

14Por lo que se refiere a la tipología secundaria de las cartas, nos encontramos con que la mayoría son informativas, es decir, de notificación de fallecimientos. Si tenemos en cuenta la posición como gobernante de la emisora mayoritaria, la reina María, se entiende que entrase dentro de sus obligaciones trasladar a príncipes y súbditos los decesos dentro de las distintas familias reales. De hecho, más de la mitad de las analizadas son cartas de anuncio de muerte, 54 de 83. Le siguen las de pésame, 18, las de agradecimiento de pésame, 10, y las de disposición de luto, 1. En realidad, en muchas de las misivas se mezclan todas estas finalidades: es normal encontrar cartas que arrancan siendo informativas para inmediatamente convertirse en documento de consuelo y acabar cerrando con disposiciones de orden práctico relacionadas con el difunto, sus parientes o bienes. No puede ser de otra manera: a la transmisión de la noticia le debe seguir la didáctica de la respuesta modelo esperada del destinatario o destinataria. Y a esta la orden mitigada de lo que la emisora espera de él o ella.

15En este nivel de detalle, analizamos los elementos diplomáticos que conforman la estructura del documento, en este caso epistolar.

  • 6 Carta Nº 143.
  • 7 Carta Nº 154.
  • 8 Carta Nº 268.
  • 9 Carta Nº 144.

16El primero de ellos, y de importancia sustantiva para el discurso puesto que al primer golpe de vista presenta la jerarquía de posición entre emisora y destinatarios, es el saludo. Desde el punto de vista del análisis documental, consta de tres elementos característicos que aparecen todos o solamente alguno de ellos, dependiendo precisamente de la preeminencia entre ambas partes: expresión del emisor, expresión del destinatario y saludo propiamente dicho. Como norma general, suelen aparecer los tres elementos cuando las partes pertenecen al mismo nivel y este es el superior de la jerarquía o el emisor está por debajo del destinatario, que es el rey o la reina. Se pierde el saludo en los demás casos apareciendo solamente emisora y destinatario en las cartas que la reina remite a infantes, nobles o eclesiásticos; solamente hay destinatario cuando la relación se produce entre partes iguales situados en la zona baja de la escala jerárquica; y solamente emisora cuando el destinatario está en un nivel claramente inferior. Así la todavía infanta Violante de Bar se dirige a su cuñado Juan I de Castilla como Rey ermano. Nos la duquessa de Gerona, vuestra ermana, vos enviamos muyto a saludar […]6, al infante Carlos de Navarra como Molt car cosí7, a la noble Constança de Pròxida como La reyna Yoland. Vescomtessa8 y a Clara como La Duquessa9. Como vemos, pues, el elemento que nunca suele faltar es el destinatario, el fundamental a la hora de establecer el diálogo, puesto que el emisor puede ser reconocido a través de otros elementos como la validación. Cuando falta, como en el caso de Clara, la madre de una joven al servicio de la duquesa que acaba de enviudar, está, a nuestro parecer, ocultando la emisión de una orden más que transmitiendo una información o expresando un sentimiento.

  • 10 OUDIN, p. 9.

17Inmediatamente a continuación de la dirección y saludo puede aparecer una pequeña introducción destinada a fijar la postura o sentimientos de la emisora respecto del destinatario en relación con el tema de la carta. Forma parte de lo que Oudin señala como personalización del remitente en función del efecto que se quiere provocar en el destinatario10, una especie de preámbulo que funciona a veces como captatio benevolentiae y otras como notificación. Así se expresa la todavía duquesa de Girona, Violante de Bar, dirigiéndose al infante Carlos de Navarra:

  • 11 Carta Nº 154.

Com tot jorn som desigants saber vostre stament de sanitat, en lo qual Déus per sa mercè vos vulla conservar molts anys amb creximent de honor, pregam-vos affectuosament que per tota persona que en aquestes partides venga nos en vullats certifficar, car gran plaer n’aurem11.

  • 12 Carta Nº 163.

18Y ya reina de Aragón al rey Juan I de Castilla: “vos embiamos muyto a saludar, como aquell por a quien querríamos que diese Dios tanta salut e honra quanta vos mismo querríades12. Y la reina María se dirige así a su hermano, el rey Juan II de Castilla, con ocasión de la muerte de la madre de ambos:

  • 13 Carta Nº 267.

Vos embiamos muyto assaludar como aquel que amamos como a nos mesma, e pora quien querríamos tanta de salud e buena ventura como a nos mesma [sic] deseades; rogantes vos que toda vía, la más continuadament que podiéredes, nos certifiquedes de vuestra bona salut e stamiento de vuestra persona, e será cosa que muyto vos agradaremos, por quanto yes una de las principales cosas deste mundo que amamos e deseamos13.

19A continuación de este preámbulo, o directamente tras el saludo, si este no existe, entramos en el cuerpo del mensaje, en la expresión de su finalidad y el despliegue de los argumentos consolatorios. La extensión de esta parte es muy variable dependiendo de factores como el destinatario o la cercanía del hecho luctuoso, no tanto del emisor de la carta. Ante la misma pérdida encontramos cartas realmente amplias y otras muy escuetas enviadas por el mismo emisor.

  • 14 María Luz MANDIGORRA LLAVATA, “Al servicio del rey. Sobre la carta real diplomática de la Corona de (...)

20La despedida y la expresión completa de la data no suelen faltar, lo que nos indica la presencia permanente de la mediación de los secretarios, encargados de completar de manera formularia las partes establecidas en la práctica cancilleresca aragonesa. La mayoría de las cartas llevan la suscripción del secretario en la fórmula del mandato regio: Domina Regina mandavit mihi […] de manera que conocemos sus nombres, los años que permanecieron al servicio de las reinas y las dinastías de oficiales que constituyeron. Incluso a veces conocemos también el nombre del alto funcionario que transmitió la orden real al propio secretario. La carta real en la Corona de Aragón fue un instrumento administrativo de primer orden en la línea del reforzamiento del poder real efectivo, y especialmente a partir de la segunda mitad del siglo XIV14. La génesis del documento permitió al otorgante una rapidez y sencillez desconocida hasta la fecha: los reyes, príncipes o infantes simplemente llamaban a su secretario, quien redactaba la carta a partir de una orden verbal y el guardián del sello secreto lo aponía para validar su origen. Ambos oficiales estaban muy cercanos a los miembros de la casa real con derecho a un escribano de la corte; o formaban parte de su casa o de la del esposo, en el caso de las mujeres, de modo que el proceso se desarrollaba de una manera muy eficaz. Es verdad que esta presencia del secretario, esta mediación en el hecho de la comunicación, puede mediatizar también la voz de las mujeres otorgantes, pero el mismo hecho de que los escribanos estén a su servicio devuelve la posible distorsión del mensaje al campo de los recursos estilísticos y la fórmula notarial. De todos los secretarios que aparecen en los mandatos de las cartas de las reinas Violante de Bar y María de Castilla, esta distorsión podría ser más notoria en el caso de tres de los que trabajaron para la primera: Bartomeu Sirvent, Bernat Metge y Bartomeu de Gallach fueron destacados latinistas que contribuyeron a la introducción del estilo renacentista en la literatura catalana. Aunque también es interesante el caso de Pere Lobet, que trabajó para la reina María en sus primeros años en Cataluña, y que a todas luces traducía al catalán –lengua en la que suelen redactarse las cartas de la reina– las órdenes en castellano de boca de la misma. Pero la mayor parte de las cartas de María las redactaron sus dos sucesivos protonotarios, Guillem Bernat de Brugada y Bartomeu Sellent.

Finalidades y argumentos: el contenido de las cartas

21El objetivo de las cartas relacionadas con la muerte estudiadas es, como dijimos, el anuncio de fallecimientos, la condolencia, la ordenación del luto u otros extremos relativos al difunto y sus honras públicas o privadas. Pero estos fines se combinan de forma que se puede descifrar un flujo de objetivos que se complementan en los textos. Así, partiendo de la notificación del suceso luctuoso, se puede dar paso a la información detallada sobre el hecho, seguida de la información sobre el propio sentimiento. Sirva como ejemplo la misiva de la infanta Mata de Armagnac, duquesa de Girona, a la señora de Fiumarco, informándole de la muerte de su hija neonata Leonor y de la señora Beatriu:

  • 15 Carta Nº 134.

Cara cosina. Sapiats qye a IIII diez del present mes de juliol, nos vench accident de febre terçana molt forts, e al XIn jorn de la dita febre, per los grans accidents que·n havíem, infantam filla. La qual, aprés alscuns diez, per les grans passions que sofertes havie dins nostre persona per rahó de la febre, morí. E lo sendemè aprés que fon morta, madona Besatriu, que era malalta de gran febre, morí axí matex […] desigem molt que vós fóssets ací, ab qui nós consolar nos póguessem […]15.

22Aunque a veces el contenido de la carta se reduce casi exclusivamente a relatar la muerte, violenta como en el caso de don Juan de Haro, señor de Vizcaya, mandado asesinar por el joven rey castellano Alfonso XI. La infanta María, viuda del infante Pedro de Castilla, se lo cuenta a su padre, Jaime II de Aragón, pocos días después del suceso:

  • 16 Carta Nº 53.

[…] viniéndose don Johan a veer con el rey a Toro yueves, XXX días de ochubre, que otro dia, viernes, que·l convidó el rey a comer. E teniendo’l asegurado con doce cavalleros […] de que·l tovo entrado en su palacio, mató’l n·él, e a García Ferrandes Sarmiento, e a Lope Asnares de Aça […]16.

23Ambos tipos de informaciones, sobre los hechos y sobre los sentimientos de la comunicante, pueden, además, conducir a una expresión de ejemplaridad, del difunto, en el primer caso, de la emisora de la carta como sujeto en duelo, en el segundo. Pero donde la expresión de un modelo de comportamiento es más clara, es cuando a partir de la notificación del deceso se trata de transmitir consuelo y de mostrar empatía. Como veremos al referirnos a los recursos del consuelo, una parte muy importante de la mentalidad bajomedieval se plasma en el tipo de apelaciones a la religiosidad y el honor como atributos del fallecido, y también del acatamiento de los designios divinos y del orden social por parte de los deudos. Veamos ahora cuáles son los recursos consolatorios más utilizados en el periodo estudiado distinguiendo tres tipos de categorías: la religiosa, la humana y la política.

Los recursos del consuelo religioso

Bé sabem que de la sua mort haurets dolor, car ley de natura nos costreny plorar les coses cares e conjunctes, e és piadosa cosa plorar e produir làgremes sobre·ls morts, a exemple dels sants pares, qui ploraven sobre les coses a ells cares, mas tempradement e sens excés, recorrents als remeys de conort. Natura fa plorar, e saviesa aconsolar. E si piadosa cosa és plorar, molt pus piadosa déu ésser alegrar-vos a ver haüt tal germà, lo qual Déu ha tant amat que per dar-li lo regne eternal li ha fet oblidar lo temporal e de pocha durada.

  • 17 Carta Nº 273.

24Así se expresaba la reina María en la carta que escribió en junio de 1433 a la infanta Isabel d’Urgell, monja en Sigena, notificándole la muerte de su hermano, Jaume II d’Urgell17, el conde cuya derrota como pretendiente al trono de Aragón a favor del suegro de María, Fernando de Antequera, la había hecho reina. El cabeza de una familia despojada de su poder y humillada por el linaje de la comunicante, pero por la que ella tuvo, no sabemos si simpatía o, cuando menos, un sentimiento de conciencia de su estatus, sobre todo por lo que se refiere a las mujeres de la estirpe de Urgell.

25Comenzamos, pues, describiendo este tipo de argumentos relacionados con la aceptación activa de los principios de la Iglesia católica. En este sentido, la alusión a la voluntad divina es el recurso con más frecuencia utilizado para transmitir consuelo, seguido de la constatación de que el fallecimiento se ha producido con los sacramentos administrados, o su variante de que una vida cristiana ha acabado con una muerte cristiana. Ambas ideas per se debían ser suficientes en una sociedad fuertemente ideologizada como la medieval. Cuando la emisora quiere transmitir mayor dolor propio o adivina una pérdida más profunda en el destinatario es cuando entran en juego otros argumentos, religiosos o laicos, que podemos considerar menos recurrentes a juzgar por su frecuencia de uso.

  • 18 ACA, Real Cancillería, Cartas reales, Juan I, Serie general, 1148 y 1149.
  • 19 Carta Nº 337.

26La voluntad divina se expresa de diferentes formas a lo largo de los años y las autoras: Deo placuit (Leonor de Sicilia, 1356); Beneÿt sia ell a qui ha plagut (Mata de Armagnac, 1376); voler de Déu és estat (Violante de Bar, 1382); es obra divina, e vehemos que no havemos otro remedio de consolación sino conformar nos con la voluntat de nuestro senyor Dios (María de Castilla, 1439). Lo mismo ocurre con el recurso consolatorio a la muerte cristiana, aunque es más habitual encontrarlo en el principio y el final del periodo. Podría explicarse un mayor uso de argumentos más negativos en el último tercio del siglo XIV cuando las epidemias hicieron mella en el imaginario social. En este sentido, las cartas supuestas de la infanta Juana –una criatura de pocos meses de edad– a su madre la reina Violante de Bar, sobre sus continuos traslados para esquivar la enfermedad en distintas ciudades de la Corona de Aragón son bien significativas18. En realidad, puede decirse que un buen número de argumentos religiosos de consuelo se centran en la idea de Dios mismo –voluntad divina, los actos divinos son buenos, Dios da y Dios quita, Dios elige el mejor momento para hacer morir, la muerte es una prueba o un castigo divinos–, en mayor medida que los que se centran en el ser humano como sujeto religioso activo. Entre estos cabe destacar el de la vida y muerte religiosas como forma de consuelo, directamente derivado del ars moriendi. Aunque ya había aparecido en la correspondencia del siglo XIV, las alusiones a la buena muerte crecen en el Cuatrocientos, cuando las epidemias provocan un cambio de mentalidad general hacia un mayor individualismo y posibilismo que hace al ser humano protagonista de su propia salvación eterna. Y la tendencia se consolida a finales del siglo y en los primeros años del Quinientos. Valga como ejemplo, aunque posterior, el texto de Isabel I de Castilla acusando recibo de la notificación hecha por los consejeros de la ciudad de Barcelona del fallecimiento de su suegro, Juan II de Aragón: Tenim consolació grandísima sie mort tan cathòlicament com screviu, de què se ha de creure la sua excel·lent ànima és en la glòria de paradís col·locada19.

27En este sentido también se expresa a menudo la idoneidad de que el difunto haya recibido los sacramentos debidos, es decir, su acomodación a las sucesivas prescripciones de la Iglesia católica. Especialmente significativos son los casos en que es un recién nacido o un niño pequeño el fallecido, porque en ellos se alude no solo a su inocencia, sino también al hecho de estar bautizados antes del deceso. La reina Leonor de Portugal escribe en 1348, poco antes de su propia muerte, al conde de Ribagorza sobre el tránsito de la infanta Maria, hija de su marido el rey Pedro, ocurrido a los tres años de edad:

  • 20 Carta Nº 106.

Recepimus litteras vestras per quas nobis intimastis obitum inclite infantisse Marie, filie nostre karissime; super quo quantum exigit humana condicio doluimos, sed quia dominus Jhesus Christus ipsam innocentem in suis annis teneris dilexit habere propiciam est consolacionis remedium assumendum20.

  • 21 Carta Nº 133.

28En 1378 Mata d’Armagnac, al comunicar a su suegro, el rey Pedro IV, la muerte de su hija neonata, le aclara: “Però, senyor, és estada bategada e hac nom Elienor”21.

  • 22 Carta Nº 143.
  • 23 Carta Nº 156.
  • 24 Ibidem.

29Entre los argumentos minoritarios, pero destacado entre ellos, encontramos las alusiones a lo natural, siempre en simbiosis con la referencia religiosa. Lo expresa así Violante de Bar en carta al rey Juan I de Castilla con motivo del deceso de la hermana de su marido, la reina Leonor de Aragón: por aquello nos ha feytos nuestro senyor Dios en aquest mundo nacer, e no·y ha otro remedio sino agradecerlo a él e tomarlo en paciencia22. Y a su cuñada, la condesa de Luna, por el fallecimiento de su hija: natural cosa és les persones morir23. Dios nos hace nacer para morir, es la ley natural. Un argumento unido al de Dios lo da, Dios lo quita: Déus, qui·us ho havia donat, vos ho ha levat24. Y también a otro de los principales motivos religiosos de consuelo: el de que su contrario ofende a Dios, puesto que Dios ha hecho al ser humano mortal y lo ha hecho nacer y morir a su voluntad, de modo que el desconsuelo va en contra de los designios divinos. Así se expresaba María de Luna reconfortando a la condesa de Caltabellotta en 1399:

  • 25 Carta Nº 193.

Consellam-vos, cosina, sanament, e·us pregam que, com morir sia ley indita generalmente a tota creatura, e plorar e contristar per los morts no profit en res, ans a vegades torn en ofensa de nostre senyor Déus… com sia hom vist a la sua voluntat resistir […]25

30Todas estas razones llevan a otras subsidiarias, como la inevitable resignación ante la muerte –también mueren los santos y murió la Virgen, dice la reina Violante al gobernador de Cataluña en 1410–, o la inutilidad de llorar, y, sobre todo en la reina María de Castilla, también la compresión hacia la humana reacción del desconsuelo.

Los recursos del consuelo humano

31La primera constatación respecto de este tipo de argumentos es que se usan en menor medida que los religioso-espirituales. La diferencia con ellos se resume sobre todo en la introducción de la empatía, aunque reglada por los usos sociales y la mentalidad colectiva propia del momento. En este sentido social del ejercicio del consuelo, encontramos las referencias al honor y virtud del fallecido, relacionado o no con el ideal caballeresco, que se cita en varias ocasiones; a los servicios –militares o administrativos– al señor natural; y a los modelos de contención en el dolor como fuente de inspiración para el deudo. Estos tres son los argumentos más corrientemente utilizados. Consideremos que estamos analizando cartas cuyas emisoras son reinas, herederas o infantas y que, en este registro social, se subrayaban extraordinariamente estos valores humanos que contribuían al equilibrio del sistema de jerarquía social.

32En 1392, la reina Violante escribe a la noble Elisenda de Queralt para reconfortarla por la muerte de su hijo, el caballero Guerau de Cervelló. La carta la redacta Bernat Metge, que ya había sido secretario de la reina Elionor de Sicília, y era uno de los humanistas más destacados de finales del XIV en Cataluña. El argumento caballeresco se extiende hasta fundirse con el de la fidelidad al señor natural:

  • 26 Carta Nº 173.

[…] si dolorosa cosa és estada a vos perdre tal fill, gran remey de consolació deu ésser a vos, a sos parents e amichs, comen tant honorabla manera e axí com a bon cavaller ha finida la sua vida; certifficant-vos que·l senyor Rey, marite senyor nostre molt car, e nós, entenem vers vós, sos infants e ço del seu girar la cara, e empara-nos de vostres fets e llurs en manera que conoxerets que·ls assenyalats serveys per lo dit vostre fill al dit senyor e a nós fets no passaran irremunerats26.

33Y la misma reina, en 1410, amalgama en una carta a Guerau Alemany de Cervelló, gobernador de Cataluña, los dos principales argumentos de consuelo humano, añadiendo un tercero de éxito en el siglo XV:

  • 27 Carta Nº 246.

Mossèn Guerau […] hoÿda per vós la mort del noble mossèn Berenguer Arnau, frare vostre, vós havets haüda infinida tristícia e dolor […] car Déus e natura lo havien favorablament privilegiat de virtuts e bones costumes, en ell a sa vida molt relluents, e a vós e a tot son linatge de gran consolació e renom […] consolats primerament vós mateix, qui sots posat en regiment de molts, e manifestats als propinques visible e famosa virtut, e als altres hoïnts sia mostrada doctrina de vós per renom de bona fama, aixó com se pertany […] Pregant-vos e amonestants ab special manament e expressió gran, que la dita tristor vullats […] mudar en gog […]27.

34Se trata de un elemento nuevo de esta nueva mentalidad ya más renacentista: la idea de que el dolor se torna en gozo, la famosa enseña del condestable Pedro de Portugal (1429-1466) “paine pour joie” que se encontraba grabada en un dintel del Palacio real mayor de Barcelona, actualmente conservado en la sede histórica del Archivo de la Corona de Aragón. El infante Pedro, que fue proclamado rey de Aragón y conde de Barcelona en 1463, durante el alzamiento de estos territorios contra el legítimo monarca, Juan II, era considerado un modelo caballeresco y héroe popular. Pero su vida no fue afortunada. En su divisa se expresa la confianza en que las adversidades de la vida sean el camino para obtener una satisfacción mayor: sufrir para gozar. Y también un cierto sentido trágico de la vida, si atendemos a su trayectoria personal.

35En una proporción ya muy exigua se presentan los dos últimos argumentos de consuelo estrictamente humanos: el de que una desgracia es más llevadera cuando todos la padecen, es decir, el “mal de muchos”, y el recuerdo a los hijos como elemento de consolación ante la muerte.

El consuelo político

36La continuidad dinástica, las alianzas matrimoniales, la fidelidad de los súbditos, las relaciones diplomáticas y, por ende, la paz de los reinos, son, en este orden, los motivos de consuelo público que encuentran las emisoras de cartas de muerte para aliviar el sentimiento luctuoso de sus destinatarios/as. Todos ellos tienden, como puede observarse, a la conservación del status quo imperante, al equilibrio interno y externo de los reinos y a la paz social.

  • 28 Carta Nº 52.

37En este sentido se expresó en diversas ocasiones la reina Sancha de Mallorca, reina de Nápoles. Ya en 1324 escribió a su primo, el rey Jaime II de Aragón, al morir su hermano Sancho I de Mallorca incitándole, como jefe de la Casa de Aragón, a asumir la continuidad del reino reconociendo a su sobrino Jaume como heredero28. En 1327, con ocasión de la muerte del propio Jaime II, se dirige a su hijo y sucesor, Alfonso, para alabar la magnífica descendencia que deja para dar continuidad a la dinastía, de la que era cabeza, insiste, así como la política matrimonial del difunto respecto de la Casa de Nápoles:

  • 29 Carta Nº 62.

[…] debemus et possumus nos et vos de eius funere consolari, maxime cum post se reliquerit tam magnificos filios, vos scilicet, successorem precipuum, qui in regno solio tanti genitoris ymaginem presentatis, et fratres vestros magnificos, omni claritate fulgentes. Consolamur eciam ex eo quod idem rex, dum adhuc viveret, inter infantem Raimundum Berengarii, fratrem vestrum, et Blancam, natam principis tarentinis, nepotem et neptem nostros carissimos, matrimonii tractatum firmavit […] ex cuius matrimonii firmacionetanto singularius congaudemus quanto prefatam domum Aragonum domui Sicilie, cui iam per consanguinitatem iuncta est, per affinitatis nexum novissime conspicimus iungi29.

  • 30 Cartas Nº 142 y 143.

38La importancia de la diplomacia y de la salvaguarda de la paz en casos de fallecimientos reales se pone de manifiesto en todas las épocas, puesto que el equilibrio internacional era frágil. Especialmente las relaciones entre Aragón y Castilla, incluso después del Compromiso de Caspe y de la llegada de los castellanos Trastámara a la corte aragonesa. En 1382 fue la muerte de una reina la que ocasionó un quebranto en este frágil equilibrio entre ambos reinos: la de Leonor de Aragón, esposa de Juan I de Castilla, hace escribir a la reina aragonesa Sibil·la de Fortià y a la futura reina Violante de Bar al rey viudo, haciéndole ver que esta desgracia no tiene por qué significar el deterioro de las relaciones con el rey de Aragón30: que per mort de la dita Reyna no sia en res mort, ne encara diminuït, lo gran deute de amor entre vós e ell.

39Como colofón, analizamos ahora las cartas de dos de las reinas que más contribuciones a este género epistolar concreto presentan, Violante de Bar y María de Castilla, para tratar de descubrir con su comparativa si hay una tipología femenina del consuelo escrito o si las diferencias tienen más que ver con la personalidad de la remitente.

Violante de Bar y María de Castilla: dos modelos de consuelo, dos personalidades

Las cartas de Violante de Bar (1382-1418)

  • 31 Carta Nº 156.

40Violante de Bar, hija del conde Roberto I de Bar y de María de Valois, nieta y sobrina de reyes de Francia, casó en 1380 con el futuro Juan I de Aragón. Tuvieron siete hijos, pero solo una llegó a la edad adulta. Reina culta y políticamente ambiciosa sobrevivió muchos años al rey e intervino en la política de su tiempo. En la carta que dirige a la infanta María, condesa de Luna, con ocasión de la muerte de una hija, le recrimina su exceso de dolor, pero no con razones religiosas, sino mundanas: la discreción será servicio para ella y su marido el duque de Girona, la estancia del marido junto a los duques no debe servirle de enojo y debe pensar que pronto volverán a estar juntos y podrán engendrar muchos más hijos31. Es una actitud poco empática que se muestra en casi todas sus cartas de anuncio o consuelo, excepto en las que escribe o contesta cuando ella misma pierde a su esposo. Por otro lado, ya hemos visto que es ella la que introduce en una de sus misivas, la dirigida a Guerau Alamany de Cervelló la idea de que el dolor se torna en gozo, “paine pour joie”. Y además en una de los pocos escritos de la reina extenso y muy personal, lo que parece llevar a concluir que guardaba verdadero afecto al destinatario, ya que incluso hay una nota que indica que le envió a su capellán, Jaume Diona, para su consuelo.

  • 32 Carta Nº 268.
  • 33 Cartas Nº 155 y 156.

41Falta de empatía, sin embargo, que se pone de manifiesto también al denegar el permiso a la hija de Constança de Pròixida para viajar y acompañarla cuando muere el hijo de esta, Francí32. Esta carta es un catálogo de argumentos de consuelo desplegado por la reina viuda: los seres humanos nacen para morir –vostre fill era nat per murir–, Dios obra todo bien –totes coses que Déu fa són bé fetes–, morir es por el bien del difunto –és presumidor que és profit de la sua ànima–, Dios prueba al pariente o le castiga por sus pecados –Déu vo[s] a volguda provar–, el exceso de dolor provoca la ira de Dios –en açò mostrets fortalesa e saviesa, per no provocar la sua ira–, llorar no hace volver al difunto –considerets si per plorar e offrendre Déu recobrats res de vostra pèrdua–… Pero, incluso cuando se expresa igual que otros remitentes, su tono es diferente. El 31 de agosto de 1386 la duquesa escribe a su cuñada la infanta María, condesa de Luna, por la muerte de su hija. Copia los argumentos de la carta del duque, su marido, pero falta la identificación y el consuelo33.

  • 34 Carta Nº 154.
  • 35 Cartas Nº 160 y 157.
  • 36 Carta Nº 179.

42Entre las cartas curiosas de Violante: la que escribe al heredero de Navarra el 14 de mayo de 1386 culpándole por el aborto que ha tenido al obligarla a bailar demasiado durante su última visita34; la que escribe a la reina de Navarra el 28 de enero de 1387 por la muerte del rey, su suegro, poniéndose como ejemplo de contención del dolor en la muerte de su propio suegro –con quien sus malas relaciones se documentan en la carta de su marido sobre el mismo fallecimiento–35; o la que escribe a los prohombres de Borja el 3 de junio de 1396, sobre la muerte de su marido el rey Juan I, aludiendo a su falso embarazo36.

  • 37 Cartas Nº 163 y 164.
  • 38 Cartas Nº 179 a 187, especialmente la que escribe a su padre, el duque de Bar, Nº 181.

43Y, como avanzaba, cuando es ella misma la receptora de consuelo, no lo acepta porque su dolor no le permite sobreponerse como le aconsejan: agradeciendo condolencias por su hijo37non nos podamos de tanta e tan greu separación consolar, consell […] del qual, emperò, encara bonament usar no podem–, y en las cartas de anuncio y consuelo cuando muere el rey Juan –per la qual romanch molt trista e desconortada, e seré totstemps de ma vida38, firmando como Yolans, mestissima regina Aragonum o la molt trista e dolorosa reyna d’Aragó.

Las cartas de María de Castilla (1418-1454)

  • 39 Carta Nº 280.
  • 40 Cartas Nº 273 y 274.
  • 41 Carta Nº 287.

44María de Castilla, esposa del casi siempre ausente Alfonso el Magnánimo, persona enfermiza y cuya situación matrimonial y social le otorgó un carácter plañidero, probablemente esta misma situación le hizo más empática en la redacción de sus cartas de consuelo o noticia de fallecimiento. En una del 19 de octubre de 1439 escrita a su cuñado, el infante Enrique de Aragón, para comunicarle el fallecimiento de su esposa Catalina, expresa, de diversos modos, el argumento de la voluntad divina, pero no antes de relatarle minuciosamente las circunstancias del deceso y el dolor que le produce: Esto, muy caro e muy amado hermano, es obra divina, e vehemos que no havemos otro remedio de consolación sino conformar nos con la voluntat de nuestro senyor Dios39. La empatía con el dolor ajeno le lleva a entenderlo y justificarlo cuando escribe a las hermanas del conde de Urgell con ocasión de su fallecimiento: a Isabel le justifica su llanto; para Leonor, monja de Sigena, escribe a la subpriora a fin de que elija el momento más oportuno para desvelarle la triste noticia40. Y, a veces, es su propio dolor el que transmite: como cuando escribe a su cuñado el infante Enrique por la muerte de su esposa Catalina y le dice que pensar en ella es cuchello de dolor qui travessa nuestra alma41.

  • 42 Carta Nº 267.

45El sometimiento a la voluntad divina suele aparecer en sus escritos, pero también otro rasgo que María ejerció durante toda su vida, parece que a su pesar: el de la ejemplaridad. Cuando en 1418 escribe a su hermano, Juan II de Castilla, para agradecerle las noticias sobre la muerte de su madre, la reina Catalina de Lancaster, ya alude a este carácter de modelos que deben tener en su dolor42: “tomedes pora vos les dites consolaciones, con gran esfuerço, por dar buenos exemplos a los otros”.

  • 43 Carta Nº 271.
  • 44 Carta Nº 272.
  • 45 Cartas Nº 285 y 287.
  • 46 Carta Nº 291.

46Es, además, María una reina práctica. Consuela la pérdida del destinatario y le da instrucciones para lo cotidiano. A su consejero Pere de Vilaragut le da el pésame por la muerte de su esposa y le informa de que ha colocado a sus dos hijas para su tranquilidad43: De na Marquesa, vostra filla, no hajats ància, car nos […] li donarem tal recapte que·ns serets aconsolat. Al Baile general de Valencia le acusa recibo de la muerte del conde de Urgell y le solicita inventario de sus libros44vos pregam que·ns trametats memorial dels libres que tenia lo dit don Jayme, e que no·ls venats fins, haüt lo memorial, vos hajam scrit–. Al infante Enrique de Aragón, su cuñado, por dos veces le recuerda que debe pagar a los servidores de su esposa muerta45. Al prior de Scaladei le pide oraciones por su hermana Catalina y una copia de la traducción de las visiones de Ángela de Foligno46.

47De la comparativa parece concluirse que el papel jugado por la personalidad propia de estas mujeres puede llegar a sobreponerse al formulario y a la exigencia de ejemplaridad, cuando los sentimientos que tratan de comunicar al destinatario son verdaderamente profundos y personales.

Notes

1 ARCHIVO DE LA CORONA DE ARAGÓN, La muerte en la Casa Real de Aragón. Cartas de condolencia y anunciadoras de fallecimientos (siglos XIII al XVI), Zaragoza: Institución “Fernando el Católico”, 2018. Disponible en línea en https://ifc.dpz.es/recursos/publicaciones/36/82/_ebook.pdf (consultado en 24-06-2019).

2 Carta Nº 287.

3 Carta Nº 342.

4 Fanny OUDIN, La pratique épistolaire médiévale entre norme et liberté, Camenae, n° 2, 2008, p. 1-31.

5 Véase Rafael CONDE Y DELGADO DE MOLINA, “Signos, sellos y firmas de las reinas de Aragón”, en Acta historica et archaeologica mediaevalia, 25, 2003-2004 (Ejemplar dedicado a: Homenatge a la professora Dra. María Josepa Arnall i Juan), p. 925-948. Acceso en línea en http://www.mcu.es/ccbae/es/consulta/registro.cmd?id=226729 (consultado el 03-11-2019). Y Marta SERRANO COLL, “Iconografía de género: los sellos de las reinas de Aragón en la Edad Media (siglos XII-XVI)”, Emblemata, 12, 2006, p. 15-52. Acceso en línea en http://www.mcu.es/ccbae/es/consulta/registro.cmd?id=231321 (consultado el 03-11-2019). Recientemente hemos publicado en la web del ACA un micrositio dedicado al tema bajo el título “Signos, sellos y firmas de reinas en la Corona de Aragón” (http://www.culturaydeporte.gob.es/archivos-aca/exposiciones-virtuales/signos-reinas.html, consultado el 03-11-2019).

6 Carta Nº 143.

7 Carta Nº 154.

8 Carta Nº 268.

9 Carta Nº 144.

10 OUDIN, p. 9.

11 Carta Nº 154.

12 Carta Nº 163.

13 Carta Nº 267.

14 María Luz MANDIGORRA LLAVATA, “Al servicio del rey. Sobre la carta real diplomática de la Corona de Aragón (1336-1458)”, Anuario de Estudios Medievales, 47/2, 2017, p. 647-677.

15 Carta Nº 134.

16 Carta Nº 53.

17 Carta Nº 273.

18 ACA, Real Cancillería, Cartas reales, Juan I, Serie general, 1148 y 1149.

19 Carta Nº 337.

20 Carta Nº 106.

21 Carta Nº 133.

22 Carta Nº 143.

23 Carta Nº 156.

24 Ibidem.

25 Carta Nº 193.

26 Carta Nº 173.

27 Carta Nº 246.

28 Carta Nº 52.

29 Carta Nº 62.

30 Cartas Nº 142 y 143.

31 Carta Nº 156.

32 Carta Nº 268.

33 Cartas Nº 155 y 156.

34 Carta Nº 154.

35 Cartas Nº 160 y 157.

36 Carta Nº 179.

37 Cartas Nº 163 y 164.

38 Cartas Nº 179 a 187, especialmente la que escribe a su padre, el duque de Bar, Nº 181.

39 Carta Nº 280.

40 Cartas Nº 273 y 274.

41 Carta Nº 287.

42 Carta Nº 267.

43 Carta Nº 271.

44 Carta Nº 272.

45 Cartas Nº 285 y 287.

46 Carta Nº 291.

Auteur

Archivo de la Corona de Aragón

© e-Spania Books, 2021

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search