Version classiqueVersion mobile

Cristóbal de Villalón, Gramática castellana

Édition modernisée

Síguese la segunda parte o libro de la gramática castellana en la cual se trata del verbo y sus accidentes.

Texte intégral

Definición del verbo

1"Verbo" es una voz que significa 'hacer' o 'padecer' (que llama el latín) "acción" o "pasión") alguna obra en alguna diferencia de tiempo. Como este vocablo o voz enseño que significa 'hacer yo esta obra de enseñar en este tiempo presente'. Y esta voz padezco que significa 'padecer yo en este tiempo presente'.

  • 1 Antonio de Nebrija publicó en 1481 Introductiones latinae y en 1492 la Gramática de la lengua caste (...)

2Y para mejor entender esta definición y naturaleza del verbo es de notar que solo hay tres diferencias del tiempo por donde se varía el verbo por la lengua castellana : tiempo presente como : yo amo ; y tiempo pasado como : yo ame ; y tiempo futuro que es el que está por venir como : yo amare. Por solo estos tres tiempos dice toda su habla y continúa su conversación el castellano aunque Antonio de Nebrija en su arte de Gramática Latina1 añadió dos pretéritos y dos futuros, perfecto e imperfecto y pluscuam- [37]perfecto. Pero esto fue porque así lo halló en la elegancia latina, y así lo puso él preceptivamente, para que, ofrecido el verbo en algún autor, lo entendiese el que lo lea en la verdadera significación e intención. Pero nuestra lengua castellana no tiene necesidad de la multiplicación de tiempos, aunque alguna vez, use de ellos, todos se incluyen en tiempo pasado, o si son futuros, van debajo y se incluyen en el tiempo que está por venir.

3Segundo, es de notar que se varía el verbo comúnmente por cada cual de estas tres diferencias de tiempos por tres personas. Por primera persona, como yo amo; y por segunda persona, como tu amas; y por tercera persona, como aquel ama.

4Tercero es de notar que, juntamente, se varía el verbo por dos números: el uno es singular que habla de uno, como yo amo, tu amas, aquel ama. El otro es plural, que habla de muchos, como nosotros amamos, vosotros amais, aquellos aman.

5Cuarto es de notar que el verbo en la lengua castellana tiene tres conjugaciones o tres maneras o diferencias de proceder en la conjugación. La primera es de los verbos que hacen el infinitivo en -ar, como: amar, ensennar, hablar [38] y siempre forman su infinitivo tales verbos de la primera persona del presente del indicativo la -o mudada en -ar , como : amo, amar, hablo, hablar.

6La segunda conjugación es de los verbos que hacen el infinitivo en -er, como: comer, beber, hacer. Y tales verbos forman su infinitivo de la segunda persona del presente del indicativo, la -s mudada en -er, como : bebes, beber, haces, hacer.

7La tercera conjugación es de los verbos que hacen el infinitivo en -ir, como : herir, reir, reñir, oir, decir. Y los tales verbos forman su infinitivo del pretérito añadiendo una -r como : vivi, vivir, rei, reir, reñi, reñir.

8Y es de notar que todos los verbos en la lengua castellana acaban su infinitivo en -r, generalmente en cualquier conjugación y en esto se conocerá el infinitivo, el cual se llama "infinitivo" porque en aquella voz misma acabada en -r puede servir en la oración o cláusula castellana a cualesquiera personas que la quieran aplicar y de cualquier número singular o plural, como decimos : bueno es yo amar, bueno es tú amar, bueno es amar aquel, bueno es nosotros amar, bueno es vosotros amar, bueno es [39] amar aquellos.

9Quinto es de notar que en la lengua castellana usamos del verbo en cinco maneras : la primera mostrando algo, la cual llama el latín "indicativo" como cuando yo muestro o manifiesto a alguien con quien yo hablo, que yo amo o enseño.

10La segunda manera es de mandar, que el latín llama "imperativo", como decimos mandando Pedro, barre la casa, pon la mesa, lee la lición.

11La tercera manera es de desear, que el latín llama "optativo" como decimos pluguiese a Dios que yo fuese santo o si yo fuese sancto.

12La cuarta manera es de juntar, que el latín llama "subjuntivo" como decimos como yo comiere, estare bueno y sano.

13La quinta manera es infinita, que el latín llama "infinitivo" como decimos amar, comer, leer.

14Sexto es de notar que cuatro géneros de verbos hay de que usa la lengua castellana en su común locución, a saber : "activo" y es todo aquel que significare 'hacer alguna obra' como yo amo, yo leo, yo como, yo bebo, cada uno de los cuales significa 'ejercitar, producir yo esta obra de amar o esta [40] obra de leer o esta obra de beber sin padecer yo en esta obra alguna cosa'.

15El segundo género de verbos es "pasivo" y es aquel que denota o significa 'padecer el que le pronuncia', que es lo que el latín llama 'significar pasión'. Y solo hallo que en el castellano no hay otro verbo pasivo sino este verbo padezco aunque a algunos les parece que también es pasivo este verbo muero lo cual no me parece mal, de manera que podremos decir que solo dos verbos son pasivos en la lengua castellana. Y si alguien dijere que estas cláusulas castellanas yo soy amado, yo soy herido, yo soy azotado significan 'pasión', respondo que así es verdad, que toda la cláusula entera significa 'pasión'. Pero es de notar que el verbo que une estas cláusulas es aquel verbo soy, al cual los latinos llaman "irregular", inventado solamente para manifestar la pasión que importan los verbos activos, la cual no se puede expresar, declarar, ni manifestar sino por circunloquio de este verbo soy mediante un nombre verbal que expresa o importa la significación del verbo como amado, herido, azotado y semejantes vocablos que son [41] propiamente "nombres verbales", porque importan y expresan la significación de sus verbos amo, hiero, azoto. Ni tampoco me parece que sería muy lejos de razón afirmar que este verbo soy fuese pasivo ; pues cualquier cosa que significa 'ser', la recibe en sí la persona que de sí la pronunciare o de otro, lo cual es manifiestamente significar 'pasión' ; que aun diciendo yo soy significa 'recibir yo en mí el ser que tengo de Dios y Naturaleza', lo cual es padecer de la misma manera que en esta cláusula yo soy azotado, este verbo soy denota 'padecer yo esta obra de los azotes'. Y aun en esta cláusula yo soy letrado significa este verbo soy, 'pasión', porque significa 'estar en mí el arte y ejercicio de las letras'. Y así lo mismo se puede decir de cualquier otra cláusula que en el castellano tuviere la misma forma de decir y significación.

  • 2 Véase la nota anterior.

16El tercer género de verbos de que usa la lengua castellana es de los neutros. Y estos son los que en su significación no son activos ni pasivos, porque no denotan que alguna persona haga ni padezca alguna obra, como estos verbos: carezco, abundo, suplico, allego. Y otros semejantes a estos, por lo [42] cual me parece que no todos los verbos que Antonio de Nebrija llama “neutros” lo son en el castellano, porque él pone por neutros estos verbos: obedezco, favorezco, sirvo, perdono y otros muchos que son semejantes a estos, los cuales significan ‘acción’ cuando decimos yo obedezco, yo sirvo, yo perdono. Pues significan que ‘yo ejercito esta obra de obediencia, y esta obra de favor, y esta obra de servicio, y esta obra de perdón’. Y en estas cláusulas castellanas: yo soy servido de Pedro, yo soy obedeçido de Pedro, yo soy perdonado de Pedro, yo soy favoreçido de Pedro, se denota y significa ‘pasión’, lo cual no se ofrece tan expresamente hablando en el castellano con estos verbos carezco, abundo, suplico y los semejantes, los cuales por ninguna manera de hablar castellano denotan acción ni pasión. Por lo cual sólo2 estos y los semejantes, si algunos hubiere, se dirán verdaderamente “neutros”. Y los demás no lo serán propiamente conforme a la significación del nombre neutro, aunque en el latín los preceptores los llamen así – a lo menos no lo son conforme a la verdadera etimología del vocablo.

17El cuarto género de verbos de que usa la len-[43]gua castellana es de los impersonales. Y estos son aquellos que no se varían en su terminación a personas diversas, pero debajo de una misma terminación y letra final pueden denotar, convenir su significación a diversas personas. Como estos verbos: plaze, pessa, aconteçe, deleyta, conuiene y otros semejantes a estos. Como ejemplificando de un verbo de estos decimos a mi conuiene esto, a ti conuiene leer, a Pedro conuiene comer, a nosotros conuiene amar, a vosotros conuiene caminar, a aquellos conuiene dormir; donde vemos que debajo de esta sola terminación conuiene, sin hacer ni variar otra terminación alguna, se varía por diversas personas en singular y plural; lo cual no acontece en otro verbo alguno activo ni pasivo en la lengua castellana sino en estos y semejantes, porque decimos en otro cualquier verbo yo amo, tu amas, aquel ama, en el cual variándole por las personas variamos y mudamos la terminación de la letra final en el singular y plural, como la primera persona en -o, y la segunda en -as y la tercera en -a.

18Ni tampoco conviene, ni tenemos necesidad de señalar especies de verbos en sus géneros porque como los nombres en la len-[44]gua castellana no se declinen variando la terminación final por casos, como ya vimos en el segundo capítulo del primer libro. Por esta causa no se pueden señalar especies en los géneros del verbo, pues, en su construcción y orden de hablar, ningún verbo en la lengua castellana determina después de sí alguna terminación de letra final que señale algún caso del nombre con quien se ordenare, o se uniere en la cláusula castellana para decir que quiera algún verbo después de sí acusativo, o vocativo, o dativo, o ablativo, pues tales casos no se pueden señalar en la lengua castellana con letra final como en el latín. Y creo yo que una de las cosas, y aun la principal, que ha apartado los hombres sabios de reducir esta lengua castellana al arte, es esta: no tener la lengua declinación para tratar por reglas el orden de la construcción.

19Ahora, presupuesto lo dicho acerca del verbo, queda muy clara su definición, porque mediante estos notables que aquí hemos presupuesto, quedan claras sus partículas a quien con atención lo mirare.

20Resta ahora que vengamos a dar forma o manera como se ha de proseguir o conju-[45]gar el verbo en cada una de las tres conjugaciones, primero en general. Y después en particular por todos sus modos y tiempos porque cada uno tenga noticia de cómo se deba hablar. Y de todas las maneras y diferencias que hay en cada verbo y conjugación en el variar la terminación de la letra final, en el singular y plural por las personas.

Primera conjugación del verbo en general

21Amo, amas, ame, amar, de amar, en amando, a amar.

En la manera de mostrar

22En el tiempo presente: yo amo, tu amas, aquel ama. En el plural: nosotros amamos, vosotros amais, aquellos aman.

23En el tiempo pasado: yo ame, tu amaste, aquel amo, nosotros amamos, vosotros amastes, aquellos amaron.

24En el tiempo venidero: yo amare, tu amaras, aquel amara, nosotros amaremos, vosotros amareis, aquellos amaran.

En la manera de mandar

25En el tiempo presente: ama tu luego, ame aquel, [46] amemos nosotros, amad vos, amen luego aquellos.

26En el tiempo que está por venir: amaras tu despues, amara aquel despues, amaremos nosotros, amareis vosotros, amaran aquellos despues.

En la manera de desear

27En el tiempo presente: o si yo amasse, tu amasses, aquel amasse, nosotros amassemos, vosotros amassedes, aquellos amassen.

En el tiempo pasado: o si yo aya amado, o si tu ayas amado, o si aquel aya amado, o si nosotros ayamos amado, o si vosotros ayais amado, o si aquellos ayan amado.

  • 3 Hay que entender: ojalá.

En el tiempo que está por venir: oxala3 yo ame, oxala tu ames, oxala aquel ame, oxala nosotros amemos, oxala vosotros amais, oxala aquellos amen.

En la manera de ayuntar.

28En el tiempo presente: como yo ame, como tu ames, como aquel ame, como nosotros amemos, como vosotros ameis, como aquellos amen.

En el tiempo pasado: como yo aya amado, como tu ayas amado, como aquel aya amado, como nosotros ayamos amado, como vosotros ayais amado, como [47] aquellos ayan amado.

  • 4 Hay que entender: hubiereis.

En el tiempo que está por venir, como yo amare, como tu amares, como aquel amare; como nosotros amaremos, ouieremos y auremos amado, como vos amaredes, ouieredes4 y aureis amado, como aquellos amaren ouieren y auran amado.

En la manera infinita e indeterminada.

29En el tiempo presente: amar.

En el tiempo pasado: auer amado.

En el tiempo que está por venir: auer, o esperar de amar.

Los gerundios sustantivos son: de amar, en amando y siendo amado, a amar y ser amado.

Supinos: a amar, de ser amado.

Participios del presente son: el que ama.

Participios del tiempo venidero: el que a o espera de amar.

Segunda conjugación.

30Bebo, bebes, bebi, beber, de beber, en bibiendo, a beber.

Tercera conjugación.

31Hiero, hieres, heri, herir, de herir, en heriendo, a herir.

El mismo ejemplo se dará de estas dos conjugaciones que se dio de la primera. [48]

Síguese de los artículos y partes indeclinables de la oración

32Es de notar que también usa la lengua castellana de muchos vocablos y dicciones para manifestar el hombre sus concepciones y afectos del alma, los cuales ni son nombres, ni verbos, ni pronombres. El latín los llama "preposiciones", "adverbios", "interjecciones", "conjunciones" de los cuales es necesario que tenga alguna noticia y declaración el que nuestra lengua castellana quisiere aprender.

De la preposición

  • 5 En la edición facsímil: porque se proponen al nombre o al verbo […], con el significado de ‘antepon (...)

33En cuanto a lo primero, es de saber que la lengua castellana tiene palabras que el latín llama "preposiciones" porque se preponen5 al nombre o al verbo en la cláusula para manifestar más el afecto humano del que la pronuncia como: cerca, lejos, con, por, de, mi, ante, contra, junto, apar, detras, delante, entre, debajo, encima, aliende, aquende.

Del adverbio

34Hay otras palabras o vocablos en la lengua castellana que el latín llama "adverbios", porque añadidos al verbo añaden, engrandecen o disminuyen la significación en la cláusula castellana en que se ponen, como : donde, ya.

  • 6 En la edición facsímil: otras ; el antecedente es estos y remite a vocablos.
  • 7 Id.
  • 8 Id.
  • 9 Id.
  • 10 Id.
  • 11 Id.

35[49] Y estos tienen diversas denotaciones : unos denotan tiempo como oy, mañana, ayer, poco ha, mucho ha, agora, nunca ; otros6 denotan lugar como : aqui, alli, aculla, alla, en ninguna parte, en alguna parte, aliende y aquende. Otras denotan afirmación como : si, en verdad, ansi es, ciertamente ; otros7 denotan negación como : no, ninguno, en ninguna manera ; otros8 denotan deseo como : o si pluguiesse, ojala ; otros9 denotan orden como : de aqui adelante, despues, desde ay, desde aqui. Otros10 denotan preguntar como: por qué, acaso ? ; otros denotan llamar como : ha, ece, ce ; otros11 denotan cantidad como : más, menos, mejor, peor, mayor, menor, mucho, poco, grande, pequeño, algo, nada.

De la interjección

36Hay otras palabras en la lengua castellana que el latín llama "interjecciones" porque son unas voces que, pronunciadas, denotan el afecto interior del alma, como el que se duele dice: ay, ho. Y como el que teme dice: ah ; y el que se ríe dice: ha, ha, he ; y el que llama a otro dice: ce, ala. Y otras semejantes voces a estas.

De la conjunción

37Ay otras palabras en la lengua castellana que el latín llama « conjunciones » porque juntan [50] y ligan una dicción con otra en la cláusula en que se pone, como esta letra y, como decimos, Juan y Pedro comieron. Y otras semejantes a estas que cada cual que en ello mirare hallará. Y estas palabras ni, también, o, juntamente, con. [50]

Notes

1 Antonio de Nebrija publicó en 1481 Introductiones latinae y en 1492 la Gramática de la lengua castellana en 1492. Villalón alude aquí a la Gramática de la lengua castellana.

2 Véase la nota anterior.

3 Hay que entender: ojalá.

4 Hay que entender: hubiereis.

5 En la edición facsímil: porque se proponen al nombre o al verbo […], con el significado de ‘anteponer’, ‘preponer’.

6 En la edición facsímil: otras ; el antecedente es estos y remite a vocablos.

7 Id.

8 Id.

9 Id.

10 Id.

11 Id.

© e-Spania Books, 2021

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search