Version classiqueVersion mobile

Cristóbal de Villalón, Gramática castellana

Édition modernisée

[Primera parte. Del nombre y del pronombre]

Texte intégral

Cap.I. Del nombre

1Acerca del castellano tres partes principales hallo que son las que constituyen y componen la oración: “nombre” y “verbo” y “artículos”, que yo llamo a todas aquellas dicciones y vocablos que el latín llama “indeclinables”. Y venidos a la primera que es el nombre, digo que el nombre se ha de definir así.

Definición del nombre

  • 1 En la edición facsímil : cogeza. Se trata probablemente de un derivado de coger.

2“Nombre”, es una voz, o vocablo que significa ‘las cosas propia o comúnmente’ y no significa ‘hacer, ni padecer en tiempo’, como Pedro, hombre, tabla, madero. En ser voz, el nombre y la letra se comunican, porque todas son voces. Pero difieren en que la letra por sí no significa cosa alguna, y el nombre [14] que es ayuntamiento de letras, que el latín llama “dicción”, siempre significa cosa alguna. Dice “propiamente” por los nombres propios, Pedro, Martin, los cuales significan una cosa singular, o singular persona. Y dice “comúnmente” por los nombres que debajo de una terminación de una letra final significan muchas cosas de aquel género, como tabla, madero, hombre, y otros semejantes los cuales no significan así tomados ‘un solo hombre, una sola tabla, o madero’ sino ‘todo género de tabla y hombre y madero en común’. Pero si añadiésemos a estos nombres comunes un artículo demostrativo, esta, haríamos que aquel nombre que hasta ahora de su cosecha1 es común fuese (por razón de aquel artículo) propio y singular, como si dijésemos, este hombre, esta tabla, este madero. Y dice adelante la definición que el nombre no significa ‘acción’, ni ‘pasión’, ‘hacer’, ni ‘padecer’. Esto dice por razón del verbo, que en esto difiere del nombre, como se verá en su propio lugar y capítulo. Al nombre se le allegan y convienen muchas cosas, de que tenemos necesidad saber en particular para entender bien su naturaleza y significación, de las cuales se tratará en los capítulos que se siguen. [15]

Cap.II. De la declinación del nombre

  • 2 Nominativo: concebido como nombre genérico.
  • 3 Villalón confiere aquí a la palabra su sentido etimológico.

3Conviene que en el proceso de esta arte nuestra usemos de este vocablo “declinación”, que quiere decir ‘un orden de proceder con variación de letra final por los casos que el nombre tiene ya ordenados para sí’. Y para que el que nunca vio ni aprendió latín entienda nuestra intención me quiero mejor declarar, y digo así: que el latín para ordenar bien sus cláusulas en su hablar usó de unos nominativos2, ordenados por seis casos en el declinar, que es en el variar de la letra final, en lo cual sólo los diferenció al uno del otro entre sí. Los casos, como digo que son seis, se nombran por esta manera: “nominativo”, “genitivo”, “dativo”, “acusativo”, “vocativo”, “ablativo”, los cuales todos, como digo, difieren por la letra final, que cada caso acabó en su letra diferente, como lo sabe el que aprendió el latín. Y en este orden de proceder pusieron cinco diferencias de declinación, que quiere decir, de variación de la letra final del cada caso por sí. Esto presupuesto, que queda ahora claro para cada cual, digo que en la lengua castellana no se puede poner declinación, ni la hay, porque para ninguna [16] cláusula, ni propósito se varía el nombre, o vocablo, por letra final por ninguna manera de decir. Porque si el latín tiene el nominativo para nombrar, y en el genitivo pone de quién es la cosa, y en el dativo pone a quién damos algo, y en el acusativo lo que padece, y en el vocativo pone la persona que llamamos, y en el ablativo al que algo quitamos3; aunque todo esto haya y se ofrezca en la cláusula castellana, esto es de notar, que el latín lo diferencia y lo muestra por la letra postrera de la declinación. Y pues el vocablo castellano por ninguna mudanza de sentencia ni manera ni propósito de hablar no hace variación de letra final, digo que la diferencia de los casos se muestra en la lengua castellana por diferencias de artículos a que va arrimado el nombre a la continua en su pronunciación. Así como acontece que en el nominativo decimos en castellano Pedro, y en el genitivo de Pedro, y en el dativo para Pedro, y en el acusativo a Pedro, y en el vocativo o Pedro, y en el ablativo decimos esto quite a Pedro. De manera que vemos por experiencia de este ejemplo como en ningún caso por la mudanza de la sentencia no se varía el nombre en cuanto a la letra final. Pero se muda [17] el propósito y sentencia por la variación del artículo que a la continua lleva el nombre, o vocablo, junto a sí, como de, para, a, o. Por las cuales letras y dicciones diferenciamos la significación, o propósito en el hablar, de manera que pues en ningún nombre, ni vocablo de la lengua castellana no hay variación, no es menester poner declinación.

4Es de notar que el nombre tiene dos números: “singular”, que habla de uno, como hombre, y número “plural” que habla de muchos, como hombres. Ahora se pone una regla infalible y general: que en el castellano en ningún nombre hay variación de la letra final en los casos, sino sólo entre el singular y plural, los cuales no pueden ambos fenecer en una misma letra, sino en diversas. Que como quiera que acabe el singular siempre acaba en -s el plural. Y así para conocer el número plural de cualquier nombre se tenga esta regla. Que todo nombre que en el singular acabare en vocal hará su plural añadiendo un -s, como hombre, hombres. Y si acabare el singular en consonante hará el plural añadiendo -es, como mujer, mujeres; bondad, bondadesrazon, razones. [18]

Cap.III. Del género

5Es de notar, que aunque este vocablo, genus en latín, quiera decir muchas cosas, pero tratando del género del nombre quiere propiamente decir ‘naturaleza, linaje’, de manera que cuando preguntaremos un nombre de qué género es, queremos decir a qué linaje o naturaleza convenga en su significación. Y pues en la generación hay dos maneras de linaje, como macho y hembra, es nuestra intención preguntar si tal nombre conviene en su significación al macho, o a la hembra. Y es muy notable este punto, porque el principal barbarismo que en la lengua castellana se puede cometer es por la ignorancia que se tiene del género a que conviene el nombre. Y así digo, que solo tres géneros hay del nombre en la lengua castellana, y no más. Quiero decir que todos los nombres que en la lengua castellana hay, o convienen por su significación al “masculino”, que es macho, o convienen al “femenino”, que es la hembra, o son del “común de dos” porque convienen por su significación a ambos, macho y hembra, de manera que solo tres géneros hay en la lengua castellana, a saber: “masculino”, como Pedro, Juan, “femenino”, [19] como María, Isabel, y “común de dos”, como pobre, profeta, que conviene juntamente el mismo nombre a macho y hembra sin hacer mudanza de la letra final. Estos tres géneros en la común manera de hablar solamente se denotan y diferencian por estos artículos, este, esta, aquelaquella, en el singular, y con estos artículos en el número plural que es de muchos, estos, estas, aquellos, aquellas, de manera que este, y estos denotan el género masculino para señalar los nombres que convienen y significan el macho, o machos, y esta, y estas denotan el género femenino para señalar los nombres que convienen y significan la hembra, o hembras. Así decimos esta mujer, esta tabla, y decimos este hombre, y estos hombres, y este maderoestos maderos, y decimos este pobre y esta pobre. A algunos les parece, y aún a mí me parece así, que hay en el castellano algunos vocablos que podemos llamar del género “neutro”, diciendo que ni convienen en su significación a macho ni a hembra, como estos: aquelloesto, lo, y todos los nombres a que se juntare este artículo lo, como lo justolo buenolo malo, lo fuerte. Como decimos: señor oidme esto, ya se lo dije, ya [20] le dije aquello. Entonces se puede decir que estos vocablos o dicciones son del género neutro porque parece que en estas maneras de hablar no determinan ser de algún género de macho, o de hembra. Y porque no hay más vocablos en la lengua castellana que parezcan tener semejante significación no hago de este género mucho caudal y así concluyo que no hay en la lengua castellana más de tres géneros, los cuales son “masculino”, “femenino” y “común de dos”.

6Ahora vengamos a dar reglas por las cuales sepa cada cual de qué género son los nombres que se le ofrecieren para hablar. Y porque se puede considerar esto, o en cuanto a la significación, o en cuanto a la terminación y letra final en que tal nombre acaba, daremos primero algunas reglas para conocer el género por la significación, y después daremos reglas para conocer el género por la terminación y letra final de tal nombre.

7Y es de notar que todas las reglas que diéremos se entienden del número singular, porque todo nombre es del mismo género en el plural de que fuere en el singular. [21]

Reglas del género cuanto a la significación del nombre. 7 reglas

Regla primera

8Todo nombre que por su significación conviniere a macho será del género masculino y se señalará con su proprio artículo, este. Como Pedro, Martin, Francisco.

Regla 2

9Todo nombre que por su significación conviniere a hembra será del género femenino, y se señalará con su proprio artículo, esta. Como Maria, Catalina.

Regla 3

10Todo nombre que significare y conviniere a ambas cosas macho y hembra será del “común de dos”, y se señalará con ambos artículos que determinan el tal género, este y esta. Como pobre, hereje y profeta. Porque así decimos: este pobre y esta pobre, este hereje y esta hereje, y este profeta y esta profeta.

Regla 4

11Todo nombre de meses y ríos es del género masculino y se señalará con el artículo que determina tal género. Como enero, febrero, marzo, y de ríos, como Duero, [22] Pisuerga, Arlanza y todos los demás.

Regla 5

12Todo nombre de árbol es del género masculino. Como decimos manzano, durazno. Sácanse algunos que son del género femenino porque decimos esta higuera, esta zarza, esta parra, aunque en algunas partes de Castilla dicen esta peral, esta moral, esta nogal, y aun dicen en común estas arboles.

Regla 6.

13Todo nombre de letras es del género femenino. Porque así decimos esta aesta b, esta c.

Regla 7.

14Todos los nombres de ciudades e islas son del género femenino, porque así decimos esta Zamora, esta Palencia, esta Sevilla, esta Caliz (Cadiz), esta Cerdenna, Sicilia y Paris.

Síguense las reglas del género cuanto a la terminación y letra final del nombre. 25 reglas

Regla primera

15Todo nombre acabado en -a es del género femenino, como Maria, arcatabla, [23] madera. Sácanse estos nombres: albala, maestresala, dia, y cura que son del género masculino. Y sácase este nombre profeta que es del género “común de dos” porque así decimos este profeta por el hombre, y esta profeta por la mujer.

Regla 2

  • 4 En la edición facsímil : había veinte años [].

16Todo nombre acabado en -e es del género masculino, como padre, pie, vientre, afeite, deleite, alarifebonetecapaceteborde, baile. Sácanse algunos que son del género femenino, como madre, podre, yunque, sangre, hambre, muertearte, parte, ave, chiche, puente, fuente, frente. Algunos que presumen de grandes latinos dicen que, hablando en castellano, hemos de decir este puente porque dicen que en el latín, puente es del género masculino. Pero yo digo que en castellano es barbarismo porque si su razón fuese buena también habíamos de decir este fuente y este sangre, pero no se dice en el común sino esta fuenteesta sangre. Y junto a la puente que dicen del Cardenal que pasamos a Tajo encima de Plasencia, me acuerdo haber visto allí un antiguo padrón de unas letras esculpidas en una piedra levantada junto a una fuente, que las letras decían: [24] Pero Fernandez cantero hizo aquesta fuente, y labro este puente, año de 1512. Y yo pregunté a un sacerdote que hacía4 veinte años que decía misa, natural de Castilla la vieja que le parecía de esta manera de decir, este puente. Y él me respondió que le parecía corrupción de vizcaíno cuando habla en castellano porque él nunca oyó decir sino esta puente. Y pues aquella lengua es la mejor que más se usa entre cuerdos sin corrupción de la lengua antigua, digo que se debe decir esta puente como decimos esta fuente y esta sangre. Sácanse estos nombres que son del género “común de dos”, hereje, valiente, doliente, pobre, verde, libre juntamente con todos los nombres que en la lengua castellana se acaban en -ble, como noble, miserable, razonable. Sácase este nombre, roble, que es del género masculino.

Regla 3

17Todo nombre acabado en -I es del género masculino como carmesí, aceituni, albañi [l], bahari, nebli, borni.

Regla 4

  • 5 En su tesis doctoral en la que analiza los ejemplos sacados de las gramáticas del Siglo de Oro, Dia (...)

18Todo nombre acabado en -O, es del género masculino como madero, leño, molino, castellano, toledano, italiano, barbero, platero. [25] Sácase este nombre mano que es del género femenino. Y sácanse estos que son del “común de dos”, monstruo, Milano, abejarmo5, vencejo, pito.

Regla 5

19Todo nombre acabado en -U, es del género masculino como Belzebu.

Regla 6

20Todo nombre acabado en -Ad, es del género femenino como trinidad, majestad. Sácase este nombre abad que es del género masculino.

Regla 7

21Todo nombre acabado en -Ed, es del género femenino como pared, red, sed. Sácanse estos que son del género masculino: cesped, huesped.

Regla 8

22Todo nombre acabado en -Id, es del género masculino como adalid, ardid. Sácanse estos que son del género femenino, vid, lid.

Regla 9.

23Todo nombre acabado en -Ud, es del género femenino como juventud, salud, senectud, virtud. Sácanse estos que son del género masculino, ataud, almud, laud, instrumento de musica. [26]

Regla 10

24Todo nombre acabado en -Al, es del género masculino como puñal, pañal, caudal, pegujal, orinal, colegial, mal. Sácanse estos que son del “común de dos”, animal, material, matrimonial, natural, principal, celestial, accidental.

Regla 11

25Todo nombre acabado en -El, es del género [27] masculino como batel, papel, alfilel [r], ángel, cordel, chapitel. Sácanse estos que son del género femenino, miel, hiel, piel. Y este nombre fiel, que es del género “común de dos”.

Regla 12

26Todo nombre acabado en -Il, es del género masculino como barril, candil, menestril, veril, perejil, pernil, perfil, marfil, alguacil, añafil, Brasil, dátil, mojil, atadero de calza. Sácanse estos que son del “común de dos”, vil, concejil, gentil, añil, color.

Regla 13

27Todo nombre acabado en -Ol, es del género masculino como sol, apóstol, alcohol, mármol, árbol. Sácase este nombre, col, que es del género femenino.

Regla 14

  • 6 El facsímil no consta aquí de mayúscula.

28Todo nombre acabado en -Ul6, es del género masculino como consul, baul. Sácase este nombre azul, que es común de dos.

Regla 15

29Todo nombre acabado en -An, es del género masculino como pan, can. Suélese decir en castellano este vocablo, san, que es sincopa de santo como decimos san Pedro, san Pablo que siempre será del género masculino. Y también se usa otra sincopa de este nombre mano como decimos a manderecha. Pero entre cuerdos siempre se habla compuesto, y nunca simple por sí.

Regla 16

30Todo nombre acabado en -En, es del género masculino como orden, bien, almacén, almotacen, crimen. Sácase sartén, que es del género femenino.

Regla 17

31Todo nombre acabado en -In, es del género masculino como mastin, francolin, celemin, bergantin. Sácanse estos nombres que son del género común, ruin, &c.

Regla 18

32Todo nombre acabado en -On, que tuviere i o esta letra z antes del -on, es del género femenino como leccion, oracion, generacion, region, racion, cancion, devocion, [28] pasion, ocasion, traicion, nacion, representacion, sazon, hinchazon, razon, comezon, clavazon, trabazon, cargazon. Y todo nombre acabado en -on, que no tuviere i, o esta letra z, antes del -on será del género masculino, como corazon, ladron, padron, leon, pendon, baldon, varon. Sácanse estos que aún tienen i, y esta letra z, antes del -on, son del género masculino, barzon, arzon, aguijon, abejon. Y este nombre dragon que es del género “común de dos”.

Regla 19

33Todo nombre acabado en -Un, es del género masculino como betun. Sácase este nombre común que es del género “común de dos”.

Regla 20

34Todo nombre acabado en -Ar, es del género masculino como mar, par, azucar, aljofar, azahar. Aunque en algunas partes de Castilla dicen esta mar del género femenino pero mal dicho. Sácanse estos nombres que son del “común de dos”: singular, particular.

Regla 21

35Todo nombre acabado en -Er, es del género masculino como alcacer, bachiller, canciller. Sácanse estos que son nombres que son del [29] género femenino: mujer, &c.

Regla 22

36Todo nombre acabado en -Ir, es del género “común de dos” como martir.

Regla 23

37Todo nombre acabado en -Or, es del género masculino como calor, amor, dolor, sennor, matador, color. Sácanse estos que son del “común de dos”, peor, mejor.

Regla 24

38Todo nombre acabado en -Ur, es del género masculino como mur, albur. Sácase este nombre, tahur, que es del género “común de dos”.

Regla 25

39Por los nombres acabados en -S, sea esta regla como por aviso y presupuesto: que casi todos son del número plural. Porque como ya dijimos en el cap. 2 de este libro: que todo nombre que se acaba en el singular en letra vocal será su plural añadiendo una -s como dama, hombre, mano: su plural será damas, hombres, manos. Y todo nombre que en singular acaba en consonante tiene su plural añadiendo -es como de estos nombres, verdad, mujer, razon, su plural será verdades, mujeres, razones. Y como ya dijimos: que todo nombre en el plural será del mismo género que en su singular, por tanto se debe tener aviso en los nombres acabados en -s para tratar de su género, que sean del número singular, esto presupuesto, digo que todo nombre [30] acabado en -As, es del género masculino como Satanas, Blas, Ordas, Barrabas.

Regla 26

40Todo nombre acabado en -Es, es del género masculino como Arnes, Andres, lunes, martes, miercoles, jueves, viernes. Sácase este nombre, cortes, del común de dos.

Regla 27

41Todo nombre acabado en -Is, es del género masculino como Luis, anis.

Regla 28

42Todo nombre acabado en -S, es del género masculino como Marcos.

Regla 29

43Todo nombre acabado en -Ax, es del género masculino como Borrax ‘que es lo mismo que atincar’.

Regla 30

44Todo nombre acabado en -Ex, es del género masculino como almofrex.

Regla 31

45Todo [31] nombre acabado en -Ox, es del género masculino como relox, bxj. Sácase trxj, femenino.

Regla 32

46Todo nombre acabado en -Ux, es del género masculino como flux, talux, ‘que es remate de encanteria’. Sácase este nombre, amoradux, yerba, femenino.

Regla 33

47Todo nombre acabado en -Az, es del género femenino como paz, faz. Sácanse estos que son masculinos, agraz, solaz, rapaz, antifaz. Y del género común es sagaz.

Regla 34

48Todo nombre acabado en -Ez, es del género femenino como niñez, pez licor, niñez, vejez, viudez, amarillez, calvez, redondez, hez, vez. Sácanse estos que son del género masculino almirez, alferez, ajedrez, pez pescado, juez, jaez. Sácase este nombre, soez, que es del género común.

Regla 35

49Todo nombre acabado en -Iz, es del género femenino como nariz, cerviz, raiz, matriz, emperatriz. Sácanse estos que son del género masculino, barniz. Y este nombre, infeliz y perdiz que son del “común de dos”. [32]

Regla 36

50Todo nombre acabado en -Oz es del género femenino, como hoz, voz. Sácanse estos nombres que son del género masculino coz, arroz, albornoz. Y estos que son del “común de dos” atroz, &c.

Regla 37

51Todo nombre acabado en -Uz es del género femenino, como luz, ruz, abestruz. Sácanse estos que son del género masculino arcabuz, altramuz, buz.

52Es de notar que en la lengua castellana hay dos maneras de nombres. Unos son "sustantivos" y otros son "adjetivos".

  • 7 En la edición facsímil : a solo macho o a sola hembra.

53"Sustantivo" se llama porque en la cláusula castellana puede estar por sí sin añadirse él a otro y no tiene más de una terminación de una letra final por la cual conviene solo a macho o a hembra7 o a ambos juntos, como hombre, muger, tabla, madero.

54Nombre "adjetivo" es aquel que siempre significa accidente y en la claúsula castellana siempre se junta y allega al sustantivo y tiene dos terminaciones de letra final, una en -o para el macho y otra en -a para la hembra, [33] como blanco y blanca, negro y negra, bueno y buena, malo y mala.

55Fin del género y accidentes del nombre.

Capítulo V. Del pronombre

56"Pronombre" es una dicción o vocablo castellano que se pone en lugar del nombre propio, como estos vocablos  yo, , aquel. Estos vocablos y semejantes por sí ninguna cosa significan más de aquella que mostraren o fuere la intención del que la pronuncia señalar o mostrar o entender por ella. Y usamos de estos vocablos en lugar de Pedro, Juan, Martín, que son nombres propios de particulares hombres que demostramos o entendemos demostrar hablando. Como si alguien me preguntase quién hizo esta escritura y la hubiese hecho Cristoval y por no responder Cristoval la hizo digo yo la hize. Veis aquí como este vocablo yo se pone en lugar de este nombre propio Cristoval, lo mismo será si yo respondiese este la hizo, aquel la hizo. Veis aquí como estos [34] vocablos se ponen en lugar de nombre propio, que de su parte no significan alguna persona ni cosa alguna determinada, pero son dispuestos para significar lo que cada cual quisiere por ellos señalar y demostrar.

57Los pronombres en el castellano son doce y son estos : yo, tu, aquel, nosotros, vosotros, aquellos ; mio, tuyo, suyo, nuestro, vuestro y de aquellos. Todos estos vocablos o "artículos" se ponen en lugar de nombres propios que se señalan por cada cual de estas dicciones, artículos o vocablos como más los quisiereis llamar.

58Es de notar que así como hay en el nombre dos números, así los hay en el pronombre, singular que habla de uno, como : yo, tu, aquel, mio, tuyo y suyo ; y tiene número plural que habla de muchos como : nosotros, vosotros, aquellos, nuestro, vuestro y de aquellos.

59Segundo es de notar que, por lo semejante, el pronombre tiene tres géneros, conviene a saber masculino, como : este, aquel, nosotros, vosotros, aquellos ; y femenino como : esta, aquella, nosotras, vosotras, aquellas ; y “común de dos” como  yo, tu, porque estos dos señalan sin ninguna mudanza de letra [35] final cada uno por sí macho y hembra, porque también la hembra dice yo como el macho. Y lo mismo es de este pronombre tu.

60Tercero es de notar que todos estos doce pronombres están entre tres personas : de la primera son estos : yo, mio, nosotros y nuestro ; y de la segunda persona son estos : tu, vosotros, tuyo, vuestro ; y de la tercera persona son estos : aquel, suyo, aquellos y de aquellos.

61Cuarto es de notar que todos estos pronombres se suelen juntar con un artículo, el cual es mismo que por sí no significa nada, pero junto con cada cual de estos pronombres en singular o plural solo hace confirmar la sentencia que es señalar con más firmeza y vehemencia la intención del que lo pronuncia, lo cual los griegos y latinos llaman « énfasis », como decimos yo mismo, tu mismo, aquel mismo, nosotros mismos &cetera.

62Quinto es de notar que en el castellano tampoco tiene el pronombre declinaciones como el nombre porque ninguno se varía en la letra final por casos. [36]

Notes

1 En la edición facsímil : cogeza. Se trata probablemente de un derivado de coger.

2 Nominativo: concebido como nombre genérico.

3 Villalón confiere aquí a la palabra su sentido etimológico.

4 En la edición facsímil : había veinte años [].

5 En su tesis doctoral en la que analiza los ejemplos sacados de las gramáticas del Siglo de Oro, Diana Esteba Ramos explica que 'abejarmo' es una palabra que solo se encuentra en la gramática de de Villalón. Añade la autora que no cabe esta palabra en los campos semánticos que propone ella. En las palabras que conforman el campo semántico de la zoología, solo se encuentran las palabras 'abejón' [macho de la abeja maestra] o ‘abejorro’ [insecto parecido a la abeja pero de cuerpo más gordo y de hasta 3 cm de largo, cubierto de vello oscuro y con la trompa muy desarrollada, que emite un zumbido intenso al volar; vive en enjambres poco numerosos debajo del musgo o de las piedras]. Precisa que ‘abejón’ y ‘abejorro’ son palabras del généro masculino que no se corresponden con los ejemplos que elige Villalón para mostrar que algunos vocablos acabados en -O son del género « común de dos ». La palabra no se registra ni en el Diccionario de Autoridades, ni en el Diccionario de Arabismos de Federico Corriente. Otra hipótesis : se puede tratar de un error por ‘abejaruco’ (‘guêpier’, ‘merops aplaster’).

6 El facsímil no consta aquí de mayúscula.

7 En la edición facsímil : a solo macho o a sola hembra.

© e-Spania Books, 2021

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search