Version classiqueVersion mobile

Cristóbal de Villalón, Gramática castellana

Édition semi-paléographique

Siguesse la quarta parte y libro final de la Gramatica Castellana. En la qual se trata de la orthographia1, que es el orden que se deve guardar para bien escrevir en la lengua castellana.

Texte intégral

  • 1 Notemos que la ortografía constituye la última parte del libro de Villalón mientras que es la prime (...)
  • 2 Figura parece designar la forma de la letra. NB. En Nebrija, la figura abarca los fenómenos de deri (...)
  • 3 “De manera que no es otra cosa la letra, sino figura por la qual se representa la voz” (Ibid., p. 1 (...)

1Una de las grandes corduras que un hombre puede y deve tener, es el bien escrevir, lo qual fue entre los antiguos tenido por cosa de gran aviso para los hombres que se ocupavan en el exerçiçio del saber. Y no digo que entiendo por bien escrevir, en saber hazer bien los caratheres y figuras2 de las letras3, que vayan muy polidas, muy cortadas, iguales y en devida proporçion, porque esto qualquiera niño lo puede en el escuela alcançar con la contina disciplina del buen maestro. Pero quiero dezir que el buen escrevir se entiende entre los hombres cuerdos en saber la propriedad de las letras con que cada vocablo en la lengua se quisiere escrevir, lo qual no es de pequeña dificultad, para lo qual conviene ante todas cosas que el cuerdo escriptor conozca bien las letras. Quiero dezir que conviene [60]que sienta y entienda bien el sonido y valor que en esta lengua haze cada letra por si. Porque de aqui se sacaran dos cosas neçesarias, la una saber con que letras se deve escrevir cada cosa, vocablo o palabra, y la segunda quando se sufrira poner una letra en lugar de otra, que no es menos neçesario para lo que toca al cuerdo escrevir. Y ansi ante todas cosas trataremos del numero de las letras y de sus inuentores, y del sonido y pronunçiaçion de cada una. Y trataremos de los diphtongos que tiene la lengua castellana. Y ansi iremos disponiendo reglas para el bien escrevir.

De los inventores de las letras.

  • 4 “Epigenes y Critodemo e Beroso hacen inventores de las letras a los babilonios…” (Ibid, p. 107).
  • 5 Diodoro de Sicilia, historiador griego del primer siglo d.C.
  • 6 « Sacando Gelio, el cual haze inventor de las letras a Mercurio en Egipto » (loc. cit.).
  • 7 Se trata probablemente de Thot porque no se encuentra ninguna referencia a Tentanes sino a Thot com (...)
  • 8 Según Herodoto, introdujo Cadmos el alfabeto fenicio en Grecia hacia 2000 a. C.
  • 9 Palamedes fue príncipe griego. Participó en la guerra de Troya.
  • 10 Simonides de Ceos, poeta mélico (556-468 a. C.).
  • 11 Epicharmos (h. 540-h. a. C.), poeta cómico y filósofo presocrático.
  • 12 “Todos los otros autores dan la invención de las letras a los fenices, los cuales no fueron menos i (...)

2Quanto a lo primero digo que, segun diversos auctores, diversos fueron los inventores de las letras. Plinio dize que los assyrios las hallaron, porque Epigeles Babilonio4 dexo el discurso de las estrellas de setenta mil annos, escripto en unos ladrillos de tierra coçida. Diodoro Siculo5 dize que Mercurio6 fue entre los egypçios el que las hallo. Platon dize que un dios de los egipçios llamado Tentanes7 las invento. [61] Otros dizen que Cadmo8, rey de Tyro en Pheniçia invento diez y seys letras, a las quales annadio Palamedes quatro en la guerra de Troya: T, X, Ph, Y. Y despues de Palamedes9, annadio otras quatro Symonides10 Melico: Ps, Z, N, O. Aristoteles dize que fueron diez y ocho, y que a estas annadio dos Epicharmo11. Tambien dize Lucano que los Phenices12 fueron los inventores, como lo muestra en aquel verso:

Phoenices primi, fame si credimus, ausi,

Mansuram rudibus vocem signare figuris.

  • 13 Eupolemo es un historiador judío helenístico al que menciona Eusebio de Cesarea.
  • 14 “Es cosa mui constante que de Fenicia las traxo a Grecia Cadmo, hijo de Agenor, cuando por la forço (...)
  • 15 En la edición de Amberes, siro. Siro coexiste con sirio en español medieval : “Mina … significa vna (...)
  • 16 Alambre: Es el metal que generalmente se llama oy cobre, y antiguamente arambre” (Autoridades).
  • 17 Corripio, corripere, correptum ‘apoderarse de’.

3Eusebio dize que, segun Eupolemo13 Scriptor, el primer inventor de las letras fue Moysen, el qual fue mas antiguo que Cadmo, porque segun Eusebio, Moysen liberto el pueblo de Ysrrael a los ochenta annos de su edad y governo los quarenta annos hasta que murio, en el anno de la creaçion del mundo de tres mil y seteçientos y diez, de edad de ciento y veynte annos, como se lee en el ultimo capitulo del Deuteronomio. Y Cadmo14 descendio de las Thebas de Egypto a reynar a Tyro en Pheniçia en el anno de la creaçion del mundo de tres mil y seteçientos y quarenta annos. De manera que segun Eusebio Cadmo, fue despues de Moysen treynta annos. [62] Y ansi es de creer que de los indios que son syros15 vinieron las letras a los de Pheniçia. Josepho quiere dar la gloria desta invençion a Seth, hijo de Adan, porque dize en el primero de sus antiguedades que Seth dexo escripta en dos colunas de marmol la sciençia y especulaçion de las cosas çelestiales en la astrologia. Y dize que antes de la guerra de Troya y antes de Homero no usaron los griegos de letras. Pero este es manifiesto error como lo muestra Eusebio en su libro de preparaçione evangelica. Diodoro Siculo dize ser antiquissimas las letras entre los Ethiopes, y que destos las uvo Mercurio para darlas a los Egyptios. De las letras latinas que agora tenemos pareçe aver ya sido antes entre los griegos, como lo muestra una tabla de arambre16 escripta, que fue puesta en el templo de Delphos, y despues de alli fue trayda a Roma en el tiempo de Plinio, como el lo dize, y agora esta en la libreria de la Minerva. De manera que los Pelasgos truxieron las letras en la Ytalia, las quales duraron incorruptas mucho tiempo hasta que las corrompio la barbaridad de los lombardos, mezclandolas con estrannos caratheres, como se halla agora ser esto ansi en [63] sus historias. Y de aqui nos vinieron estas letras de que agora nosotros usamos en nuestra Espanna, que escrivimos conforme a los latinos ya apuradas y correptas17 por ellos.

Del numero y differençia de las letras y diphthongos.

  • 18 “La h no es letra, sino señal de espíritu y soplo” (A. Nebrija, op. cit., p. 113), lo cual indica q (...)

4Es de notar que los latinos tienen desde la antiguedad veynte y dos letras, porque la h no es letra sino aspiraçion, que es un huelgo que tomamos para pronunçiar con ella el vocablo que ha de lleuar spiritu18, como se usa pronunçiar hombre con h, al prinçipio, el qual vocablo aun se pronunçiaria bien sin h, como lo escrive Antonio de Nebrixa en su vocabulario del castellano, donde dize ombre y ombro. Pero dezimos hazaña, y hablar, etc.

  • 19 En la edición facsímil, hay un error; se encuentra la palabra vocablos en vez de la palabra vocales(...)

5Estas las dividen los latinos en dos partes prinçipales, en [vocales]19 y consonantes.

  • 20 Parte designa claramente el significante del vocablo en Villalón. No se documenta el significado en (...)
  • 21 Voz y pronunciación tienen un significado afín en las obras de Nebrija y Villalón, unidades discret (...)

6Las vocales son çinco, a, e, i, o, u, y ay otra que llaman los griegos ypsilon, que nosotros podremos llamar y mayor, de la qual usamos en prinçipio de parte20. Llaman estas çinco letras vocales porque cada una se puede pronunçiar por si, por su boz21 propia sin ayuda de otra.

7Las consonantes son diez y seys, b, c, d, f, [64] g, k, l, m, n, p, q, r, s, t, x, z. Llamanse estas consonantes, porque no tienen voz ni sonido entero por si alguna dellas, pero ayudanse cada una en su pronunçiaçión del sonido y voz de vocal.

8Aun estas diez y seys consonantes se dividen en mudas y semivocales.

9Las mudas son nueve, b, c, d, f, g, k, p, q, t, y llamanse mudas porque en comparaçion de las vocales y semivocales casi no tienen sonido alguno.

10Las semivocales son siete, l, m, n, r, s, x, z, y dizense semivocales porque se allegan tanto en su sonido y pronunçiaçion a las vocales, que casi son vocales. Y ansi se llaman medio vocales, porque siempre se pronunçian con el sonido de vocal al prinçipio y al cabo.

De los diphtongos.

  • 22 Concepto importante de la “ortografía” de Nebrija y Villalón: los sonidos (o “las letras”) se clasi (...)

11Los latinos usaron de unas letras dobladas, de unos caratheres de letras unnidas, que ellos llaman diphtongos, lo qual tomaron de los griegos. Y dizen que diphtongo es ayuntamiento de dos vocales en la mesma silaba, quedando cada vocal en su fuerça22, y puedesse suprimir la una vocal en la pronunçiaçion y quedar otra. Y los latinos dizen [65] que tienen seys diphtongos en su lengua. En imitaçion de los latinos es de notar que la lengua castellana tiene doze diphtongos en su comun hablar, los quales son los que se siguen con sus exemplos. El primero es la a, con la i, como se ofreçe en bayle y frayle. Haze diphtongo tambien la a con la u, como en causa. Hazele la e con la u como en deudor y reuma. Hazele la i con la a como en justiçia. Hazele la i con la e como en miedo. Hazele la i con la o como en dios y preçio. Hazele la i con la u, como en çiudad. Hazele la o con la i, como en doy, soy. Hazele la u con la a como en agua y cuanto. Hazele la u con la e, como en cuerpo y muerto. Hazele la u con la i, como en cuydado.

12He puesto la differençia y numero de las letras por la forma sobre dicha, porque en todo esto convenimos los castellanos con los latinos, porque esto mesmo nos dieron, anexo a las letras, quando nos las dieron.

De la pronunçiaçion de las letras

13Es de notar que el latino haze gran caudal de la pronunçiaçion de la letra, diziendo que es el poder, fuerça y valor della. En lo qual [66] dize mucha verdad, pues por esta causa fueron ellas inventadas sus figuras y caratheres. Y ansi el castellano deve hazer mucho caudal de la pronunçiaçion, porque del conoçimiento della sabra con que letras deve escrevir la cosa que se le ofreçe, y que letra sera alli sobrada y superflua.

14Viniendo pues a la letra b, que es la primera en el orden del a, b, c, despues de la a, que es vocal. Digo que en esta nuestra lengua los castellanos muy poco la dividen y differençian de la v, porque ninguna differençia han hecho en el escrevir la palabra con b, mas que con v. Porque entre ellos ansi escriven bibir y bever. Y escriven vien con v, y otras qualesquiera palabras semejantes, porque en la pronunçiaçion ningun puro castellano sabe hazer differençia. Verdad es que los latinos antiguos aun no hizieron destas dos letras mucha differençia, porque Raphael Volaterrano en su Orthographia dize a este proposito que el vio en Roma un epitaphio antiguo sobre un sepulcro que dezia ansi como estas letras: Bixit annis XXXV. Pero no obstante todo esto digo, que en la pronunçiaçion destas dos letras se vera la differençia que entre ellas se deve hazer en el escrevir. [67] La b se pronunçia al abrir de la boca teniendo la antes çerrada y llena de viento y la v se pronunçia teniendo la boca abierta , los labrios redondos, echando el ayre de la garganta abierta amorosamente y sin passion. Y ansi, con el mesmo sonido y fuerça o sabor, pronunçiamos las cosas con estas letras aca, en que se conoçera la differençia, si bien miramos. Que ansi dezimos bueno, bienes, saber, sabor y dezimos venid, vays, vivid, y otros semejantes vocablos en los cuales con aviso se deve aver cuerdamente en la pronunçiaçion el que en castellano quisiere hablar y escrevir bien.

  • 23 Dición, en este capítulo vale lo mismo que parte, palabra o vocablo. En cambio, voz designa la fona (...)

15La c tiene en el castellano la mesma pronunçiaçion, siendo simple, que la q, y ansi comunmente no hazen differençia entre ellas los hombres cuerdos. Como vemos que Antonio de Nebrixa dize cuarto, cuarta, cuarenta, cuaresma, cuando y pascua, diziendo que el mesmo sonido tiene la c y la q, como pareçe en cuerda y querer. Y porque no siempre se puede poner c, donde q, ni al contrario, se deve guardar esta regla en el escrevir. Que la c siempre se pone en vocablo que haze una silaba con la vocal inmediata que se sigue. Como en cuando, cuanto, cuarto, [68] en los cuales vocablos la c y la u inmediata hazen una silaba. Y en la diçion23 o vocablo en que se pone la q siempre haze silaba con dos vocales que despues della se siguen, como en quinze, quinientos, quebrantar, quintal. Pero es de notar, que digo que la c simple tiene el mismo sonido que la q, porque suele el castellano escrevir la c con una çedilla al pie, que la haze casi z. Y ansi usan los castellanos escrevir çebolla, çedaço, çelestial, çelada, çelebrar. Entonçes no es simple c, sino con çedilla, y entonçes no se puede poner en lugar de la q, ni la q en lugar de la c, porque entonçes en estos vocablos es c, media z.

  • 24 El libro nunca llegó a publicarse.

16Los latinos muchas vezes ponen la t en lugar de la c. Como en estos vocablos: conditio, amicitia, justitia. Esto tomaron los latinos del griego que lo usa ansi, lo cual no se sufrira en el castellano. Por esta causa los latinos escriven muchas palabras con ct, como sancto y otras muchas. Y los puros castellanos, ignorando esta razon, pensaron que aquel ct era ch, y ansi vinieron a que doquiera que hallavan sancto dezian sancho, que este nombre no pienso que se pueda venir en Castilla de otra derivaçion, ni [69] deçienda de otra parte. Y ansi algunos dizen que Sancho se llama en latin Sanctius, que quiere dezir ‘cosa santa’. Y de aqui tengo por opinion que vino la corrupçion de aquel refran castellano que dize: Al buen callar llaman Sancho. Que los antiguos dixeron Al buen callar llaman Sancto y no ay otra razon porque podamos dezir que el buen callar se llame Sancho, sino por esta. Que antes pareçe muy contrario a razon, pues en Castilla al tordo que es muy parlero llaman Sanchico. Y ansi en los libros antiguos por el contrario siempre hallamos escripto al buen callar llaman saxe, y al buen callar llaman sabio, y al buen callar llaman saggio, y al buen callar llaman sancto. De lo cual mas largamente hablamos en el libro de la glosa de los refranes castellanos24 en que al presente estoy ocupado en escrevir. Y casi la misma razon sospecho que es: porque llamandosse el sancto en Castilla Sanctiago, llaman al de su nombre Diego. Y digo que me pareçe ser la causa: pensar los castellanos antiguos que aquella ct, con que se escrive era d. Y ansi, quitando el san, queda diago. Y buelven la a en e, porque suena mejor, y ansi le llaman Diego. Tambien [70] es de presumir que de la mesma orthographia naçe la razon, porque llamandosse el sancto Iacobo, le llaman en Castilla Sanctiago.

17Tambien usaron los latinos poner la c, en lugar de g, y por el contrario, como escriven Secobrica, por el mesmo que Secobriga, y esto fue porque gran tiempo no tuvieron g, y usaron de la c donde avian de poner la g. Esto nunca lo uso el castellano, ni tuvo dello neçesidad, que en su escriptura suplan estas dos letras la una en lugar de la otra.

  • 25 Espíritu, fuerza, alma, soplo, huelgo, aire: el mismo aire provocado por la fonación. NB ánima, en (...)

18Y es de notar que muchas vezes junta el castellano la c con la h por le dar un poco de mas spiritu, fuerça y alma25. Pero es de notar que es diversa la pronunçiaçion. Quiero dezir que no en todos lugares y vocablos donde junta estas dos letras las pronunçia de la mesma manera y sonido. Como en estos vocablos: Charlos, chançiller, chançelleria. En los cuales vocablos no tiene la ch mas sonido ni fuerça que la k, que no es otra differençia de letra mas que c y aspiraçion. Como dezimos Katalina, Katerina. Y ansi se han de pronunçiar estos vocablos: Carlos, cançiller, cançellería, aunque se escrivan con ch. Y ansi se ha de pronunçiar [71] este vocablo chacon: cacon, que es un linage de gentes que deçienden de aquel tirano antiguo que se llamo Caco, que se ha de escrevir con ch. Chaco, como conchas, anchora, charon, que se deven pronunçiar ansi, concas, ancora, caron.

19Ni tampoco los latinos pronunçian la ch con mas fuerça en ningun vocablo que la ponen, aunque usan della pocas vezes fuera de nombre proprio de varones y provinçias o lugares, como en estos vocablos Christophorus, Christobolus, Christodorus, Chyseis, Chromatius, Chrisogonus, Chrisanthus, Chrisostomus. De provinçias y lugares como Cheronea, Chersonesus, Chaonia, Chrysa, Chrisopolis, y en algunos otros como en Anchora, Chirurgus, Chirographus, Chiragra. Los griegos la usan mucho mas frequentadamente, aunque no todas vezes tiene el mesmo sonido, porque en algunos vocablos le dan mas sonido y aspereça, como en estos vocablos: Chilos, chilias, chiliarchos, chilismos, chiromantia, chima, chisis, y otros muchos semejantes a estos. Pero el castellano tiene muchos vocablos en los cuales tiene neçesidad de pronunçiarlos con fuerça y aspereça, [72] porque de otra manera perderian su sinificaçion y no se podrian entender, como en estos vocablos: mucho, macho, hecho, pecho, derecho, y en otros muchos semejantes a estos, que ya tiene en costumbre el castellano a pronunçiar ansi.

20La d tiene açerca de los latinos grande hermandad con la t, porque dizen que tienen la mesma pronunçiaçion, lo cual tomaron de los griegos. Y ansi los latinos no hazian differençia entre dezir Alexander y Alexanter, como lo dize Quintiliano y aun Luciano en un dialogo. Y en esto los sigue el castellano, porque en todas las terçeras personas del verbo en el numero singular que el latino acaba en t, pronunçia el castellano d, como dizit, amat, cupit. En el castellano no hallo yo vocablo en que se ofrezca poner una letra dellas por la otra, aunque en la verdad hallo que tienen ambas la mesma pronunçiaçion y el mesmo puesto de los labrios y boca, y ansi he visto muchas personas tartamudas que por la d pronunçian t.

  • 26 Hay que leer : tan bien.

21La f en el castellano el mesmo sonido y pronunçiaçion tiene que la aspiraçion h, y ansi donde quiera que el castellano puede [73] poner la h, pone la f. Tambien fazer como hazer, fablar como hablar, filo como hylo, fijos como hijos, fincar como hincar. Y ansi comunmente si se usasse, se podria poner en todo lugar la una letra en lugar de la otra. Pero porque en muchas provinçias y tierras de Castilla no lo usan en muchos vocablos, pareçen algunos feos que en otros suenan bien, como estos vocablos que emos dicho. Y no suena tambien26 dezir hortuna como fortuna, ni hatiga, como fatiga. Y en unas partes dizen ahorro, y a lo mesmo dizen en otras aforro, y en otras dizen hormas de çapatos, y en otras formas. Y ansi concluymos en este proposito: que pues el sonido y pronunçiaçion es la mesma en ambas letras, cualquiera manera se sufrira que queramos dezir. Pero devesse mirar con gran aviso que sigamos siempre el mejor sonido que hiziere a las orejas con la costumbre de los mas cuerdos y mas avisados en el hablar en aquella provinçia, porque entonçes pareçera mejor. Tambien me parece que de tener tanta hermandad estas dos letras f y h vinieron los latinos a admitir lo que acostumbran los griegos: que la h con la p valga por f, como en estos nombres: philosopho, phylides, [74] Phylon y Phalaris.

  • 27 Parte designa claramente el vocablo (lo mismo que diçión).
  • 28 “Se llaman moldes las letras de la imprenta” (Autoridades).

22La g en el castellano no es letra porque se encuentra en el sonido y pronunçiaçion con otras muchas letras, porque al prinçipio de la parte27 suena lo mesmo que la h. Y ansi ay mucha costumbre en castellanos que dizen guarte y huarte, guebos y huebos, huerta y guerta, fuente y guente, y otros deste jaez. Por donde se muestra ser el mesmo sonido y pronunçiaçion, aunque yo no apruebo esta manera de hablar. Tambien pareçe que en medio de la parte vale y suena tanto como la j larga. Y ansi he yo leydo muchos moldes28 antiguos castellanos que escriven ansi, mujeres y mujerilmente, y en otros semejantes vocablos. Y muchos castellanos han dicho, con los latinos que afirman lo mesmo, que la g no es letra, porque no es sino cu juntas. Ansi dizen los unos y los otros, que ninguna differençia ay entre dezir, vigessimo y vicessimo, trigessimo y tricessimo.

23La h ya emos dicho que no es letra sino aspiraçion, que da alma y espiritu, y fuerça a la palabra donde se pone, que se deve pronunçiar con vehemençia. Y emos dicho como se pone en lugar de la f, y como se ha de pronunçiar [75] echando el huelgo con fuerça y sonido de la boca.

24La k tambien emos dicho que no es letra sino ch juntas, y ansi sirve en el castellano a pocas palabras y casi nunca el castellano la escrive, si no es hombre curioso que escrive ansi Katalina, Katerina.

  • 29 La r, vibrante, se articula de manera más cerrada que la lateral l.

25La l en el castellano tiene el mesmo sonido que la r y la pronunçiaçion es la mesma, sino que la r se pronunçia con un poco de mas aspereça29. Este parentesco y semejança se pareçe claro por experiençia, porque todos los tartamudos, que no pueden pronunçiar la r, usan en su lugar de la l, y por razon deste parentesco vemos que en muchas partes de Castilla dize el vulgo cablito, grueso, glitador, prata, branca, praça, Flançisco, aviendo de dezir cabrito, grueso, gritador, plata, plaça, blanca, Françisco, y otros semejantes. Y tambien vemos que los mesmos vulgares, si han de pronunçiar dos partes que la una acaba en r, y la que sigue comienza en l, convierten la r, vitima, en l, y pronunçian la toda una parte con l doblada, como dezimos mirarlos, comerlos, beberlos, dize el vulgo mirallos, comellos, bebellos.

26La l doblada usa mucho el castellano [76] y la pronunçia con mucha neçesidad, porque tiene vocablos equivocos que sinifican diversas cosas pronunçiando la l simple o doblada, como polla, que pronunçiandola con sonido de l simple, sinifica la mujer de Lucano, y, pronunçiandola con l doblada con aquella aspereça que el castellano las pronunçia, sinifica ‘una gallina nueva’. Y lo mesmo se ofreçe en estos vocablos: llana y lana, malla y mala, filla y fila, Sevilla y sevila, metello y metelo. Por tanto el cuerdo escriptor tenga aviso que en la escriptura no pervierta de tal manera la ortographia que confunda la sinificaçion. Porque el latino, aunque escrive muchos vocablos con doblada l, pronunçia cada una por si, y no con aquella aspereça que lo pronunçia el castellano, como en Metello, polla, filla, nulla y otros muchos desta manera, prinçipalmente nombres proprios de varones y çiudades, los cuales, el cuerdo castellano, si los hallare en su letura, los deve pronunçiar con el sonido del latino, porque no pervierta su sinificaçion. Y deve las pronunçiar no ajuntas ambas como el castellano, sino cada una por si, la una con la primera silaba y la otra con la segunda, dividiendo [77] en dos meytades el vocablo, tres letras a la primera meytad y otras tres a la segunda. Açerca de la m, se pone esta regla para escrivir bien en castellano: que en ningun vocablo castellano puede yr m antes de d, f, q, f, t. Como en estos vocablos condenado, confiança, conquista, santa, no podria yr m, donde va la n, y ante todas las otras consonantes podria yr escriviendo bien.

  • 30 En la edición facsímil : « sinificar rian ».

27La n, en el castellano letra muy neçesaria y de que usa mucho unas vezes simple, y otras doblada. Y haze gran differençia en la sinificaçion, pronunçiando la doblada o simple, como anno, annadir, annagaza, annal, aranna, los cuales vocablos, si les quitassen la una n, no sinificarian30 cosa alguna en castellano. Tambien escrive el latino muchos vocablos con n doblada pero no las pronunçia con tanta fuerça como el castellano, sino con mas blandura, como annosus, annuntio, annuo. Pero cuando el latino pone g, antes de la n, pronunçia con aquella fuerça y hervor que el castellano pronunçia la n doblada, como gnatus, gnarus, gnosco. Pues para escrevir bien usando de la n, en el castellano se guarde esta regla. Que en ningun vocablo castellano [78] ante b, p, n no puede yr sino m, como en estos vocablos: cambio, campo, tampoco, tammal, quammal. No puede yr n en ningun vocablo destos donde lleva m.

  • 31 Cordura, agudeza, aviso, etc son los requisitos del bien hablar y del bien escribir.

28De la p no hay mas que notar, sino que los latinos usan mucho della junta con h, aspiraçion, en lugar de f, y esto lo tomaron del griego que les dio un carather que tiene figura de una letra que vale tanto como ph. Este les sirve prinçipalmente para nombres proprios de varones y çiudades como Aristophanes, Phalaris, Phaeton, Phedro, Philo, y Philosophia, Ortographia, y en semejantes lugares como ya diximos cuando hablamos de la n. En la cual manera de escrevir no sera cosa muy fuera de razon que los castellanos imitemos a los latinos pues dellos tomamos lo principal desta dotrina, principalmente escriviendo en la lengua castellana cosas graves y de especulaçion. Esto digo porque un notario que tiene por ofiçio hazer contratos reales no sera obligado a usar en ellos desta cordura y agudeça31 aunque se les ofrezca la oportunidad.

29De la q ya emos dicho lo que podimos notar quando hablamos de la c que segun parece no vale mas que cu y muchos uvo que [79] dixeron que para escrevir alguna cosa con la q, no era menester poner u, porque aneja la tiene en su pronunçiaçion. Y ansi acostumbraron escrevir estos vocablos qerer, qien, qintal, qinientos y ansi todos los de mas que con la q se les ofreçian, diziendo que no se devia poner u junto a la q. Devesse guardar escriviendo en el castellano aquella regla que pusimos quando hablamos de la c, por la qual ensennamos quando se devia usar destas dos letras haziendo differençia sin errar. Donde diximos que en todo vocablo se ha de poner c, donde la c hiziere una silaba con la primera vocal y que la q se porna donde no se pueda hazer silaba sin dos vocales en la mesma diçion y vocablo. Esto es porque la q en ningun vocablo puede hazer silaba sino junta con dos vocales y la c donde quiera que se ponga haze silaba con una sola vocal. Y ansi escreviremos cuarto, cuando, cuaresma, y diremos quinze, quinientos, quintal y los semejantes a estos.

30De la r ya diximos quando de la l. Pero agora es de notar que el castellano algunas vezes la pronunçia simple, como en estos vocablos carga, tarde, mar, y otras vezes la pronunçia doblada, como en estos vocablos: [80] amarra, parra, barra. Y para escrevir la bien conviene que se guarde esta regla: que una r sola, por pequenna que sea puesta en prinçipio de parte, vale por dos. Como en estos vocablos razon, reñon, rumor, reuma, y los semejantes. Pero en medio del vocablo donde es menester r doblada para la pronunçiaçion del vocablo, conviene que se pongan dos juntas pequennas, como en estos vocablos parra, barra, amarra, los quales, a no llevar mas de una r sola, mudan la sinificaçion, porque ay differençia clara entre xara y jarra, vara y barra y los de mas.

31La s tambien usa el castellano en su pronunçiaçion simple y doblada, aunque pocas vezes muda la sinificaçion el vocablo por yr simple o doblada. Pero, porque es mucha razon que el cuerdo escriptor escriva como deva pronunçiar, se pone esta regla: que quando la s esta entre dos vocales diversas se puede doblar sin viçio, como en estos vocablos caussa, camuessa, camissa, gruessa. Pero quando la s esta entre dos vocales semejantes, de manera que la vocal que se sigue es la mesma que preçede, entonçes es neçesario que doble la s, como en estos vocablos fuesse, dixesse, pusiesse, y ansi en los semejantes.

  • 32 En la edición facsímil : « juerra ».

32[81] De la t ya diximos lo que alcançamos quando hablamos de la c y de la d. Alli lo yra a leer el que [quiera]32, por escusar pesadumbre.

33La x en el castellano tiene la mesma pronunçiaçion en el vocablo que tiene la j larga que el latino llama consonante, porque poca differençia haze dezir jarro o xarro, jornada o xornada, porque todo se halla escripto en el castellano. Verdad es que algo mas aspera se pronunçia la x que la j consonante. Y por esta causa digo que se deve aconsejar el cuerdo escriptor con sus orejas para bien escrevir, porque el sonido de la pronunçiaçion le ensennara con que letra deva escrevir. Dira jarro y no xarro. Dira xabon y no jabon. Y ansi en los de mas que se le ofreçieren.

34La z en el castellano tiene la mesma pronunçiaçion que la c con çedilla, dos vezes pronunçiada. Porque, como diximos quando tratamos de la c, que usaba della de dos maneras el castellano simple, y entonces vale tanto como q y diximos que usa della el castellano con çedilla y que entonces vale tanto como media z. Por tanto agora dezimos que la z vale tanto en la pronunçiaçion castellana como dos vezes la c con çedilla. Y ansi escrivimos [82] con ella estos vocablos: zangano, zaque, zebra, zorzal, zebratana, zorra, zumbido y los semejantes.

35Pues aviendo hablado del sonido y pronunçiaçion de las letras en particular que hazen en la lengua castellana, pongo agora algunas reglas y doctrinas y documentos para toda la ortographia en general, de que deve estar avisado el cuerdo ortographo.

  • 33 Villalón practica un leísmo analógico extendido a los seres no animados y hasta al neutro.

36Quanto a lo primero digo que devemos en el escrevir en la lengua castellana conformarnos con la pronunçiaçion que haze el comun, imitando el sonido de la lengua pura, vulgar, no corrompida. Esta regla es general en todas quantas lenguas ay en el mundo. Por lo qual el cuerdo escriptor deve a la contina tener cuenta y aviso del valor y fuerça con que se pronunçia el vocablo castellano, y apropriarle las letras para le33 escrevir que le hagan proprio a la lengua castellana en que escrive para darse a entender al lector, porque de otra manera haria en su escriptura barbaridad. Y ansi por esta regla deve de mirar que, si escriviendo en esta lengua se le ofreçiere un vocablo de estranna lengua, le escriva con aquellas letras con que la lengua castellana le usa pronunçiar, y no con [83] las mesmas letras que le escrive su naçion, si por ellas no le han mejor de entender. Prinçipalmente se deve guardar esto en vocablos que, si se escriviessen con las letras con que se escriven en su natural lengua, mudarian en el castellano la sinificaçion. Como si, escriviendo en castellano se ofreçiesse hablar de Metello o de Sylla, prinçipes romanos, o de Polla, muger de Lucano, los quales vocablos escrive el latino con doblada l. Digo que conviene que el castellano, o los escriva con una sola l, o si los escriviere con dos, no las pronunçie juntas como el castellano, sino cada una por sí: la una con la primera silaba y la otra con la segunda, dividiendo en dos meytades el vocablo, tres letras a la primera meytad, y otras tres para la otra. Porque si se pronunçia la l doblada como la pronunçia el castellano, sylla sinifica ‘un assiento’ en que nos sentamos y polla sinifica ‘una gallina nueva’. Ansi que por este inconveniente que en muchos otros vocablos puede aconteçer, se deve mucho mirar para bien escrevir a la pronunçiaçion por no herrar.

  • 34 En la edición facsímil : ortogragho.
  • 35 La letra es “buena”, si su figura y adecuación al buen uso son correctas.

37Deve tambien el buen ortographo para bien escrevir en la lengua castellana tener aviso que ponga en medio de la [84] parte letra gotica ni mayuscula, ni versal. Porque es gran inconveniente y incongruidad y arguye poca cordura. Pero deve la poner siempre al prinçipio de la clausula y no en otro lugar, si no fuere nombre proprio de varon o çiudad, porque conviene que todos los nombres proprios de varones y çiudades se escriban con letra gotica, mayuscula o versal. Tambien conviene que el buen ortogra[p]ho34 tenga cuenta con la bondad35 de la letra. Digo que se preçie de hazer buenos caratheres, limpios, iguales, y segun comun forma de escrevir. Porque çierto es gran cordura y muestra de habilidad y injenio el escrevir bien. Yo no se en que se han fundado los prinçipes y los señores preçiar se a la contina de escrevir mal. Y creo que es por mostrar nos que se subjetaron poco tiempo a la doctrina y disciplina de maestro.

  • 36 Colon o Colum, i, n : elemento de vna oraçión o de un verso (Isidoro, 2, 18, 1; Quintiliano 9, 4, 7 (...)

38Deven por el semejante mirar que los renglones vayan derechos, que las partes vayan cada una por si, no marannadas, ni rebueltas que sea todo confusion. Apartadas las clausulas y oraçiones con sus sennales con que las usa el molde, apartar y sennalar. Para lo qual sepa y tenga notiçia de parrapho, punto, coma, colum36, [85] virgula, parenthesis, cessura, interrogante, porque tambien conviene tenga aviso de todas estas sennales en la escriptura donde las ha de poner. Y tambien conviene entender las, para saber bien leer, porque los que le oyen leer le entiendan y no le tengan por neçio.

39Para lo qual deve notar que ay differençia entre clausula y oraçion. Que oraçion a lo menos perfecta se compone por la mayor parte de persona que haze alguna obra, y de verbo, y de persona en quien se denota passar o hazer aquella obra del verbo, como esta oraçion: yo amo a Dios. Es perfecta porque yo soy la persona que haze esta obra de amar, que es la obra del verbo amo. Y Dios es la persona en quien se denota passar esta obra de amor, que dizen comunmente que es la persona que padeçe. Y digo que clausula es a las vezes una oraçion sola y otras vezes es un ayuntamiento de muchas oraçiones, las quales todas juntas espresan y manifiestan cumplidamente el conçibimiento del hombre en el proposito que tiene tomado para hablar.

40Esto presupuesto, digo que el parrapho es este « ¶ », el qual se deve poner al prinçipio de materia o proposito, de que de nuevo se [86] quiere hablar y proponer.

41Punto es este « . », el qual se pone al fin de cada clausula y sententia final.

42Coma es esta « : », la qual se pone en la clausula entre una oraçion y otra.

43Colum es este « , », el qual se pone en la clausula junto a cada verbo que acaba oraçion.

  • 37 Nótese que el tipógrafo no integra estas “vírgulas” en su misma edición, sino que pone una coma ord (...)

44Virgula es este « / » y ponese en lugar de conjunçion quando se acumulan muchas cosas juntas, como si dixessemos: yo quiero que tomeis todos mis libros, Augustinos, Hieronymos, Crisostomos, Theophilato, Cyrilo, Cypriano y Eusebio37. Veis como se pone entre cada parte destas en lugar de una conjunçion. Que aviamos de dezir: Augustinos y Hieronymos y Crisostomos, etc.

45Parenthesis se dize una interposiçion de palabras que al hombre se le ofreçen hablando en algun proposito. Los quales conviene que se pongan alli para mejor entendimiento de aquella materia. Y esta interposiçion o parenthesis se sennala con dos virgulas corvas desta manera « () » dentro de las quales se deve meter y encerrar aquella tal interposiçion de palabras.

46Interrogante es esta « ? », la qual se pone al fin de la oraçion o clausula en que algo se pregunta, [87] por aviso que el que lo lee sennale con el tono alli interrogaçion.

47Cessura es esta «  » que son dos virgulas pequennas juntas. La qual sennal se pone al fin del renglon cada quando aconteçe que no cupo alli la diçion toda y que se acaba en el renglon siguiente.

  • 38 Parte, dición y palabra designan el significante del vocablo. También en Nebrija, dición designa la (...)

48Cessura es esta «  » que son dos virgulas pequennas juntas. La cual se pone a la contina al fin del renglon y denota que no acabo allí la diçion o palabra38, pero que se acaba en el renglon que se sigue.

49FIN
[88]

Al lector

50Esto es, lector bienaventurado lo que de mi leçion, estudio y trabajo he podido colegir, para el efecto y fin desta mi intinçion. Yo conozco ser poco lo que te doy, pero harto hago si te doy ocasion a que te dispongas a hazer mas.
Vale

Notes

1 Notemos que la ortografía constituye la última parte del libro de Villalón mientras que es la primera parte en la gramática de Nebrija. Parece más usual empezar la descripción de la lengua por el significante e interesarse después en el significado gramatical y léxico.

2 Figura parece designar la forma de la letra. NB. En Nebrija, la figura abarca los fenómenos de derivación: “aquello por lo cual el nombre compuesto se distingue y aparta del senzillo” (Antonio de Nebrija, Gramática de la lengua castellana, Madrid, ed. Quilis, 1984, p. 27).

3 “De manera que no es otra cosa la letra, sino figura por la qual se representa la voz” (Ibid., p. 111). La letra es el significante gráfico de un contenido fónico, llamado voz o pronunciación por Nebrija y Villalón.

4 “Epigenes y Critodemo e Beroso hacen inventores de las letras a los babilonios…” (Ibid, p. 107).

5 Diodoro de Sicilia, historiador griego del primer siglo d.C.

6 « Sacando Gelio, el cual haze inventor de las letras a Mercurio en Egipto » (loc. cit.).

7 Se trata probablemente de Thot porque no se encuentra ninguna referencia a Tentanes sino a Thot como Dios de la escritura: “Thot es el Dios de la escritura y la sabiduría, la verdad y la integridad, una de las deidades más importantes del panteón egipcio venerada desde el período Predinástico (c. 6000-3150 a. C.) hasta la dinastía Ptolemaica (323-30 a. C.), la última en gobernar Egipto. Probablemente fue originalmente un dios lunar, hijo de Atum (Ra), pero los textos posteriores lo describen como el hijo de Horus. Thoth es representado en algunos textos como un babuino, pero sobre todo como un hombre con la cabeza de un ibis sosteniendo un instrumento de escritura. Se le atribuye la invención de la escritura y fue el guardián de los registros de los dioses. Se le conoció como "Señor del Tiempo" y "Calculador de los Años" porque marcó el paso del tiempo y, a través de la poderosa magia de su conocimiento divino de las palabras, dio al rey un largo reinado para que pudiera mantener el orden en la tierra. Era el dios patrón de las bibliotecas y los escribas. En todas las historias que se cuentan sobre él, Thoth es el amigo divino y benefactor de la humanidad que dio a la gente comprensión a través del don de la palabra escrita. Aparece en una historia como jugador durante los cinco días que tardó Nut en dar a luz a los cinco primeros dioses y en otras como mediador entre los dioses y la transmisión de mensajes. En la otra vida, está al lado de Osiris y mantiene registros en el Salón de la Verdad durante el ritual del Pesaje del Corazón. Su compañera era Seshat, su hija o esposa, que era su contraparte femenina y también la deidad patrona de las bibliotecas y los libros.

8 Según Herodoto, introdujo Cadmos el alfabeto fenicio en Grecia hacia 2000 a. C.

9 Palamedes fue príncipe griego. Participó en la guerra de Troya.

10 Simonides de Ceos, poeta mélico (556-468 a. C.).

11 Epicharmos (h. 540-h. a. C.), poeta cómico y filósofo presocrático.

12 “Todos los otros autores dan la invención de las letras a los fenices, los cuales no fueron menos inventores de otras muchas cosas…” (A. Nebrija, op. cit, p. 107).

13 Eupolemo es un historiador judío helenístico al que menciona Eusebio de Cesarea.

14 “Es cosa mui constante que de Fenicia las traxo a Grecia Cadmo, hijo de Agenor, cuando por la forçosa condición que su padre le puso de buscar a Europa, su hermana, la cual Júpiter avía robado, vino a Boecia, donde pobló la ciudad de Thebas” (A. Nebrija, op. cit., p. 108).

15 En la edición de Amberes, siro. Siro coexiste con sirio en español medieval : “Mina … significa vna moneda y ansi es latino. pero en hebrayco. caldeo. y siro significa cuenta (Corde.es: Rodrigo Fernández Santaella, Vocabulario eclesiástico (1499), ed. Gracia Lozano, Madison, HSMS, 1992, en CORDE, rae.es.

16 Alambre: Es el metal que generalmente se llama oy cobre, y antiguamente arambre” (Autoridades).

17 Corripio, corripere, correptum ‘apoderarse de’.

18 “La h no es letra, sino señal de espíritu y soplo” (A. Nebrija, op. cit., p. 113), lo cual indica que Nebrija no distingue grafía y fonética. Espíritu es latinismo. Sinónimo de soplo, huelgo, aire, etc. Derivado de spirare (halo -> halitus, spiro -> spiritus, cf. Ernout-Meillet, s.v. spiro).

19 En la edición facsímil, hay un error; se encuentra la palabra vocablos en vez de la palabra vocales.

20 Parte designa claramente el significante del vocablo en Villalón. No se documenta el significado en Autoridades que, en cambio, define la parte como el intervalo entre dos palabras: “el hueco que queda entre palabra y palabra”, además de las ocho “partes de la oración (nombre, pronombre, verbo, participio, preposición, adverbio, interjección y conjunción). También aparece el significado en Valdés: “El impropio es quando se pone [y] en fin de la parte” (Diálogo de la lengua, ed. Lope Blanch, p.84).

21 Voz y pronunciación tienen un significado afín en las obras de Nebrija y Villalón, unidades discretas del significante.

22 Concepto importante de la “ortografía” de Nebrija y Villalón: los sonidos (o “las letras”) se clasifican según su “fuerza”, noción que anuncia el rasgo de la apertura: un sonido abierto es más débil que un sonido oclusivo. La noción intermedia de “aspiración” (ad-spirare) caracteriza un paso del aire, o soplo, o “espíritu”, en el caso de las fricativas y africadas. El paso por la garganta es camino estrecho, “áspero”, de modo que este adjetivo se usa bastante para evocar lo estrecho: “…ni la voz es otra cosa sino el aire que respiramos, espessado en los pulmones, y herido después en el áspera arteria, que llaman gargavero, e de allí començado a determinarse por la campanilla, lengua, paladar, dientes y beços” (A. Nebrija, op. cit., p.111). Nótese otra descripción de Nebrija: “tres consonantes que se soplan: ch, ph, th (Ibid., p.114).

23 Dición, en este capítulo vale lo mismo que parte, palabra o vocablo. En cambio, voz designa la fonación y nunca el vocablo.

24 El libro nunca llegó a publicarse.

25 Espíritu, fuerza, alma, soplo, huelgo, aire: el mismo aire provocado por la fonación. NB ánima, en latín, tiene este mismo significado de ‘soplo’.

26 Hay que leer : tan bien.

27 Parte designa claramente el vocablo (lo mismo que diçión).

28 “Se llaman moldes las letras de la imprenta” (Autoridades).

29 La r, vibrante, se articula de manera más cerrada que la lateral l.

30 En la edición facsímil : « sinificar rian ».

31 Cordura, agudeza, aviso, etc son los requisitos del bien hablar y del bien escribir.

32 En la edición facsímil : « juerra ».

33 Villalón practica un leísmo analógico extendido a los seres no animados y hasta al neutro.

34 En la edición facsímil : ortogragho.

35 La letra es “buena”, si su figura y adecuación al buen uso son correctas.

36 Colon o Colum, i, n : elemento de vna oraçión o de un verso (Isidoro, 2, 18, 1; Quintiliano 9, 4, 78). Véase Gaffiot.

37 Nótese que el tipógrafo no integra estas “vírgulas” en su misma edición, sino que pone una coma ordinaria, más habitual.

38 Parte, dición y palabra designan el significante del vocablo. También en Nebrija, dición designa la palabra: “como suena en las primeras letras destas diciones: ñudo, ñublado, o en las siguientes destas: año, señor…”(A. Nebrija, op.cit., p.118).

© e-Spania Books, 2021

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search