Version classiqueVersion mobile

Correspondencias entre mujeres en la Europa medieval

 | 
Jean-Pierre Jardin
, 
Annabelle Marin
, 
Patricia Rochwert-Zuili
, 
et al.

Correspondencias familiares entre mujeres

Senyora germana, que stigau bé atenta, en forma que no us prejudiquen en cosa alguna. La correspondencia entre dos hermanas catalanas a finales del siglo XV entre Sicilia y Barcelona

Gemma Teresa Colesanti

Texte intégral

Introducción

  • 1 Todas las cartas se conservan en el Archivo National de Catalunya ANCI-960 1, http://anc.gencat.cat (...)
  • 2 Sobre la importancia de Barcelona, entre otros, véanse Calude CARRERE, Barcelona 1380-1462. Un Cent (...)
  • 3 Caterina ORLANDO, Una città per le regine. Istituzioni e società a Siracusa tra XIII e X  secolo, C (...)

1Este articulo analiza las cartas intercambiadas entre dos hermanas, Caterina y Joanna Lllul, que por su propia elección vivieron y actuaron en dos lugares emblemáticos de los territorios de la Corona de Aragón: Barcelona y Siracusa1. La ciudad condal constituía uno de los centros económicos más desarrollados y poderosos del Mediterráneo, además de la sede de la Corona2, mientras que Siracusa, capital de la Cámara de las Reinas, era una ciudad cosmopolita, situada en la parte más oriental de la Isla a la que llegaban y desde donde salían barcos y galeras procedentes de todo el Mediterráneo para distribuir en el continente, por diferentes rutas, diversos productos, desde el trigo hasta los esclavos del norte de África3. Estas mismas galeras fueron el medio que permitió a las dos mujeres, agentes económicos de la Baja Edad Media, de superar distancias infraqueables mediante el intercambio de una correspondencia en la que se combinan a la perfección la escritura familiar y económica, y a través de la cual se pueden observar la creación y el mantenimiento de redes parentales, políticas, culturales y económicas.

2Pero antes de abordar el análisis de estos documentos, es necesario detenerse brevemente en el estado de la cuestión sobre la epistoralidad femenina en el marco económico-mercantil mediterráneo de los siglos XIV y XV.

  • 4 Luisa MIGLIO, Governare l’Alfabeto. Donne scrittura e libri nel Medioevo, Roma: Viella, 2006.
  • 5 Gabriella ZARRI (dir.), Per Lettera, La scrittura epistolare femminile tra archivio e tipografia se (...)
  • 6 Valeria ROSATI (coord.), Le lettere di Margherita Datini a Francesco di Marco (1384-1410), Prato: C (...)

3Actualmente, el volumen de Luisa Miglio4 y algunos de los artículos presentes en el volumen editado por Gabriella Zarri5 constituyen un hito fundamental de la historiografía italiana dedicada al estudio de la escritura epistolar femenina desde diversas perspectivas: archivística, de historia de la escritura, de historia de la comunicación o de historia económica. Asimismo, destacan las ediciones de las cartas escritas por las esposas de mercaderes conocidos, como las remitidas por Margherita Bandini a su querido esposo Francesco Datini6 o las de Alessandra Strozzi, enviadas a sus hijos exiliados.

  • 7 El libro se divide en tres secciones: la primera dedicada a los modelos de cartas escritas por muje (...)
  • 8 Manuela DONI GARFAGNINI, «Conduzione familiare e vita cittadina nelle lettere di Alessandra Macingh (...)
  • 9 Publicadas por primera vez en 1877: Alessandra MACINGHI STROZZI, Lettere di una gentil donna fioren (...)

4El primer volumen referido es Per Lettera, La scrittura epistolare femminile tra archivio e tipografia secoli XV-XVII7 incluye solo dos estudios que examinan la tipología de cartas que ocupan el presente artículo. En primer lugar, nos referiremos al trabajo de Manuela Doni Garfagnini, en el que, a través de las cartas escritas por Alessandra Strozzi, se señalan los aspectos de la condición familiar, la vida de ciudad y la «función pedagógica, ejercida por la florentina hacia los dos niños exiliados»8. Las «Cartas» de Alessandra Macinghi Strozzi (escritas entre 1447 y 1470) son, en efecto, una de las primeras antologías epistolares escritas por una mujer laica y no procedente del ámbito nobiliar o principesco, una mujer que encuentra, escribiendo a los hijos lejanos que están fuera de Florencia, la única forma posible de vida familiar y el único consuelo para la soledad, las dificultades, la acumulación de los problemas, y que se quedó viuda a una edad temprana con cinco hijos que criar. Son cartas guardadas durante siglos entre los papeles familiares, publicados a fines del siglo9 que revelan «la permanencia –según escribe en 1984 María Luisa Doglio– de fórmulas epistológicas, rígidamente fijadas y retóricas, incluso en el contexto de un todo privado, obligado al secreto, sin ningún intento literario».

  • 10 Maria Pia FANTINI, «Lettere alla madre di Cassandra Chigi (1535-1556): grafia, espressione, messagg (...)
  • 11 Maria Grazia NICO OTTAVIANI, «Me son missa a scriver questa letera…». Lettere e altre scritture fem (...)

5El segundo artículo presente en el volumen de la Zarri que destacaremos es el de Maria Pia Fantini que se centra en las cartas autógrafas escritas por Cassandra Chigi a la madre Sulpizia Petrucci en la primera mitad del siglo XVI y contenidas en el código 70 del Archivo Chigi de la Biblioteca Apostólica Vaticana10. En este mismo contexto, merece la pena recordar otra obra de referencia sobre el mundo de la epistolografía femenina: el estudio efectuado por Maria Grazia Nico Ottaviani de las cartas recibidas y escritas por los escribanos o personas de confianza de las numerosas mujeres de la familia Alfani de Perugia, muy conocidas en el mundo mercantil-banquero y político de la península italiana entre los siglos XV-XVI11.

  • 12 Luisa MIGLIO (dir.), Governare l’Alfabeto. Donne scrittura e libri nel Medioevo, Viella: Roma, 2006
  • 13 Armando PETRUCCI, «Premessa in forma di postilla», in: L. MIGLIO (dir.), Governare l’Alfabeto, p. 1 (...)
  • 14 L. Miglio, Governare la scrittura, p. 165. Véase también Tiziana PLEBANI, Il «Genere» dei libri. St (...)

6El otro volumen al que se ha hecho referencia y que creo que es aún más importante para nuestra investigación es el de Luisa Miglio, Governare l’Alfabeto, publicado en 200612. En la introducción a este libro, Petrucci recordó que «desde un punto de vista numérico, la presencia de mujeres escribiendo en Italia (y en Europa) durante la Edad Media es mínima» y es solo gracias a los trabajos de Miglio como esta perspectiva se ha redimensionado totalmente. La autora ha investigado la exclusión de la mujer a través de fuentes directas, como códigos, cartas y documentación privada escrita por mujeres tanto en el «tipo de análisis aplicado a ellas como en el lenguaje descriptivo utilizado y en la fidelidad ecdótica ideada para ellas»13. A Luisa Miglio también se le puede atribuir el haber realizado numerosas incursiones en varios archivos familiares como el de los Medici o el de los Orsini, así como haber dedicado numerosas páginas a las cartas mercantiles escritas o dictadas por estas mujeres, como las de Margherita Datini o las de Lapa Acciaiulo Buontelmonti. Asimismo, destacan sus aportaciones sobre el tema de la autografía y sobre el fenómeno de la delegación de la escritura que abre la investigación a una serie de cuestiones peculiares sobre las epístolas femeninas. Entre ellas resaltan la alfabetización imperfecta de las mujeres o la afirmación de que aquellas que se valieron de la escritura no la usaron como los hombres, es decir, como un medio de preservación –para trasmitir, documentar, memorizar o registrar–, sino más bien como un medio de comunicación que modificó los hábitos seculares, innovándolos profundamente y para siempre14.

Las autoras

  • 15 Sobre la vida de Caterina Llull contamos con más datos porque su archivo se ha conservado. Sin emba (...)
  • 16 Sobre la presencia de los Llull en el reino de Nápoles cf. J. M. MADURELL, Mensajeros barceloneses (...)
  • 17 Véase Luigi VOLPICELLA, Regis Ferdinandi primi instructionum liber, Pierro: Nápoles, 1916, p. 354-3 (...)
  • 18 Para las noticias sobre la familia Llull cf. Nuria COLL JULIÀ, «Nova identificació de l’escritor i (...)
  • 19 Sobre este argumento véase M. DEL TREPPO, I mercanti catalani, p. 821-824; David HERLIHY, La famigl (...)
  • 20 M. DEL TREPPO, I mercanti catalani, p. 819, Emanuele DE BENEDICTIS, Della Camera delle regine sicil (...)
  • 21 G. COLESANTI, Una mujer, p. 197-201.
  • 22 Ibid., p. 785; en 1471 es el embajador del rey. Véase «Archivio Storico Province Napoletane», 1884, (...)
  • 23 Véase AA. VV., Gran Enciclopedia Catalana, vol. 19, p. 423.

7¿Quiénes eran Caterina y Joanna Llull?15 La dos hermanas eran hijas de Joan, caballero y armer maior del rey, y de Isabel de Gualbes i Pastor, ambos ciudadanos de Barcelona desde hacía varias generaciones. Sus hermanos eran también personajes conocidos en la época: Romeu Joan, consejero de la ciudad, caballero que vivió entre Nápoles16 y Siracusa en 1483 y que fue lugarteniente del virrey de Calabria (1483-1484); Pere, presente también en el Reino17; y por último Franç, del cual contamos con pocas noticias. Caterina y Joana pertenecían a una familia de mercaderes y honrados ciudadanos barceloneses y vivían en el barrio de la Ribera, el lugar en el que se desarrollaban las principales actividades económicas de la ciudad condal en el siglo XV. Sabemos también que frecuentaban la parroquia de Santa María del Mar18. Respetando la tendencia a contraer matrimonio dentro del propio grupo19, Joana, se casó con Pere Lull i Tarrega, mercader bien conocido en esos años, mientras que Caterina contrajo nupcias alrededor de 1460 con el viudo Joan Sabastida, mercader y funcionario del reino. Poco después, esta última se trasladó a Sicilia, concretamente a Siracusa, siguiendo al marido que había recibido por segunda vez el cargo de la presidencia de la Cámara de la reina de Sicilia20. De dicho matrimonio nacieron cuatro hijos: Joan Hostalrich, que llegó a ser el gobernador de los Comtats de Rosselló y Cerdanya y se casó con Johanna Muntbuyris21; Joanna Bastida que contrajo nupcias en 1478 con el famoso embajador del rey Giullem de Sent Climent22; Eleonor, mujer de Dimes de Requesens y Cicília, cónyuge de Bernat Huc de Rocabertí23.

  • 24 M. DEL TREPPO, I mercanti catalani, p. 809.

8Hasta la muerte del marido –a finales de 1471– la vida de Caterina se desarrolló con las preocupaciones típicas de las mujeres que, como ella, habían contraído matrimonio en el siglo XV con un caballero, funcionario del reino y emprendedor económico: la administración y la organización de la casa, la educación de los hijos, la gestión de los esclavos y de los siervos domésticos, las prácticas religiosas, el cuidado de la red de relaciones con los otros miembros de la comunidad catalana (no solo de Siracusa, sino también de otros lugares del reino) y el cuidado de la relación con un marido viudo y sin herederos24.

  • 25 Para este argumento, y en particular sobre la participación de las mujeres en el trabajo artesanal (...)

9Antes de la muerte del marido, Caterina ya participaba en la gestión de las propiedades familiares25, pero con la muerte de Joan Sabastida, pasó a ser la verdadera protagonista y administradora de los bienes y de las actividades del marido difunto, con todas las obligaciones y responsabilidades que conllevaba la dirección de una empresa y la gestión de los bienes inmuebles en Cataluña.

  • 26 Con mucha probabilidad residieron en uno de los palacios ubicados en el barrio de la Rivera, cf. Fe (...)
  • 27 Sabemos además por otro documento que en la casa paterna existía ya una biblioteca familiar que en (...)
  • 28 Francesc EIXIMENIS, Dotzè del Crestià, vol. 2-1, caps. 553, 554, 562 y 563, cita tomada de Carmen B (...)
  • 29 Véase Coral CUADRA GARCÍA, María GRAÑA CID, Ángela MUÑOZ FERNÁNDEZ Y Cristina SEGURA GRAIÑO, «Notas (...)
  • 30 G. COLESANTI, Una mujer, p. 710: «Ítem al primer de febrer 1477 pos en comte II oz. XXII tt. II g., (...)
  • 31 Cf. C. CUADRA GARCÍA, M. GRAÑA CID, Á. MUÑOZ FERNÁNDEZ y C. SEGURA GRAIÑO, «Notas a la educación de (...)
  • 32 G. COLESANTI, Una mujer, p. 743 y 867, donde se registran los gastos para pagar «Blasco de Alfonso (...)
  • 33 Con mucha probabilidad en las familias de mercaderes y nobles catalanes la contabilidad de los gast (...)
  • 34 Cf. p. 225. M. ASENJO GONZÁLEZ, «Participación de las mujeres en las compañías comerciales castella (...)

10Podemos suponer que Caterina volvió a Barcelona entre los años 1482 y 148326. No sabemos dónde se educaron Caterina y Joana, ni dónde aprendieron a leer y a escribir. Probablemente tuvieron un preceptor privado en la casa paterna y podemos suponer que la educación recibida se basaba en los principios difundidos a través de la tratadística medieval dedicada a la educación y formación de los hijos27. Principios que, para las mujeres de clase medio-alta, preveían, además de una educación religiosa y moral, la posibilidad de aprender a leer28 y a escribir, puesto que ambas aptitudes eran consideradas herramientas necesarias para la gestión y el mantenimiento de una familia29. Esta hipótesis es confirmada por tres asientos contenidos en el libro maestro de Caterina donde se precisa la existencia de una contabilidad llevada a cabo por la hija Bastida30. Por lo tanto, Caterina, como madre, además de trasmitir todo el bagaje de gestualidad, conducta y buenos modales31, estableció para sus hijos una educación que reflejaba plenamente la tradición familiar y la diferenciación impuesta por dos modelos de comportamiento: el femenino y el masculino32. De hecho, a una de sus hijas, Caterina le enseñó a leer, a escribir y a gestionar las cuentas de los gastos domésticos de las casas33, preparándola, de esta manera, para el papel que debía asumir en la empresa familiar34 y en la gestión de su futura familia.

La cartas de las hermanas Llull

  • 35 Para una descripción del fondo documental y conocer cómo llegó al Arxiu National en San Cugat véase (...)

11En el Archivo Nacional de Cataluña se conserva desde 2011 la documentación de la familia Requesens que durante su historia entroncó con diferentes familias barcelonesas y valencianas, entre las que destacaron los miembros de la familia Çabastida y Llull, comerciantes catalanes que más adelante consiguieron acceder a la condición de nobles35.

  • 36 G. COLESANTI, «“Per la molt magnífica senyora e de mi cara jermana la senyora Catarina Çabastida en (...)

12El archivo de la familia Çabastida es un fondo compuesto por pergaminos, libros de contabilidad y papeles sueltos no inventariados. Entre estos documentos se hallan las treinta y seis cartas enviadas a Caterina Çabastida i Llull, viuda de Joan Çabastida. Muchas de la cartas fueron redactadas por personas que trabajaban y atendían los intereses de Caterina tanto en Sicilia como en Cataluña. En este mismo aparato documental se incluyen también las cinco cartas escritas por su hermana Johanna, residente en Barcelona, mientras que de Caterina se conservan solo una carta escrita a la hermana en 1478 y algunas minutas de otras misivas. Las cartas escritas por sus «segretarios» permiten analizar la personalidad de las dos mujeres catalanas –Caterina y Johanna–, sus relaciones de sororidad, las costumbres relacionadas con la familia, los diferentes aspectos sociales, la redes de amigoss, económicas y políticas que fueron capaces de tejer, mantener y gestionar en dos realidades tan diferentes como eran las ciudades de Siracusa y de Barcelona en la segunda mitad del siglo XV36.

13Todas las cartas hacen referencia a los años que siguieron a la muerte del marido de Caterina, –empiezan en 1474 y terminan en 1496– y constituyen solo una pequeña parte de un epistolario seguramente más amplio e intenso entre Caterina y los miembros de la familia catalana y varios personajes de su entourage, como se puede apreciar por las numerosas referencias a otras cartas perdidas o nunca recibidas.

  • 37 En 1467 a Çabastida fue concedida la gestión de la «castellania Turris Bastide» en el puerto de Bru (...)

14La relación epistolar entre las dos hermanas se desarrolla, como se ha ya precisado, entre Barcelona y Siracusa y el castillo de Brucoli, donde Caterina a menudo permanecía, no sólo como castellana, sino también para controlar mejor las actividades de uno de los caricatori o muelles de carga de grano más importantes del Val di Noto37. En las cartas Johanna y Caterina Llull se comunican todo tipo de información comercial y, luchando contra la distancia y la falta de noticias, se intercambiaban asuntos sobre el patrimonio familiar, las importantes estrategias matrimoniales y las personas de su entorno con el deseo de mantener vivas las relaciones afectivas y solidarias del tejido familiar.

15Las noticias que encontramos en las cartas de la hermana Joanna, en muchos casos, constituyen respuestas a hechos ya sucedidos y probablemente narrados en las cartas que recibía de Caterina desde Sicilia.

16No ha sido fácil moverse entre las muchas noticias que Johanna Lull intentaba comunicar a la hermana entre abril y julio de 1475, dado que, en algunos casos, utilizaba un registro coloquial y familiar que daba por descontado el conocimiento de una serie de informaciones que el lector actual ignora. Este modo de comunicar revela la existencia de una relación intensa, personal e íntima entre las dos hermanas.

  • 38 A.N.C. Fondo Requesens, carpeta 19: 1. carta del mes de abril 1475 y 2. cartas del 26 de abril de 1 (...)
  • 39 A.N.C. Fondo Requesens, carpeta 17 «memorial a fra Luis Johan».
  • 40 G. COLESANTI, Una mujer. Véanse las cartas 168 y 202 del libro maestro donde se encuentran los gast (...)

17La primera noticia que se deduce es la dificultad para mantener un intercambio epistolar entre 1474 y 1475. De hecho, Joanna se apresura a responder inmediatamente a las dos cartas recibidas en abril de 1475 que habían sido enviadas el 13 de noviembre de 1474 y el 3 de marzo de ese mismo año38. Las cartas fueron entregadas por el senyor ambaxador fra Luis Johan junto a un memorial, redactado por la misma Caterina, el 29 noviembre de 147439. Estas misivas recogían todas las indicaciones y explicaciones que el embajador tenía que dar a la reina para resolver varias cuestiones relativas a la herencia del marido. En primer lugar, se pedía la intervención regia ante el Gobernador de la Cámara de la Reina en Siracusa, Johan de Cárdenas, para que este nombrara un sustituto de Caterina en la castellanía de Brucoli durante el periodo de ausencia de la misma, que debía regresar a Barcelona urgentemente. La intervención regia se solicitó una vez más para que el gobernador Cárdenas respetara el privilegio concedido a los herederos de Çabastida de extraer libremente mil tratte de trigo cada año desde el cargador de Brucoli, y para que devolviera el valor del trigo que no se había sacado en los últimos dos años, a causa de la injusta prohibición del gobernador40. Además, se suplicaba a la reina que impusiera a Cárdenas la devolución del dinero adelantado por el marido de Caterina para la construcción de una barbacana alrededor del castillo de Brucoli, necesaria para la defensa del puerto, y para que obligara a Joan la Bruneta, alias lo Ritzo, a pagar un débito de cien onzas a Caterina. A todas estas peticiones Johanna respondía crípticamente con dos cartas en el mes de abril de 1475 en las que a la vez que denunciaba la falta de amigos en las Corts en un momento bastante delicado para la situación económica de la familia, declaraba tener plena confianza en la mediación del embajador:

E primament, quant a la contestació apresa del senyor ambaxador fra Luís Johan, per la gran voluntat e affeció té a la adreça vostra, certament és molta de quants hi restam molt obligats, a Déus plaçia-li vulla preparar via saludable a tot compliment.
E més, tench tanta contentació de la amor e affeció del dit ambaxador vos mostra, que us fas certa
[…]; ha estat lo mes en mia casa e menjat ab una fraternitat e benevolència com si fos germà de nosaltres. E conoxeu que totes les coses vostres té més presens que vós matexa.

18Siguen las frases en las que explicaba las modalidades establecidas para pagar la misión diplomática del fraile:

  • 41 Citado así en el texto.

Quant al fet del crèdit me haveu escrit voleu sia fet de sis-cens41 florins de Cicília, so és, sinch-sens per les dites provisions optenidores e sent florins per les despeses, vos dich, así no s’a trobat forma deguna dita quantitat o crèdit de aquella se puxa ésser fet en la Cort de les dites magestates, ni axí poch a paragut ésser expedient perquè no·s sentís lo dit ambaxador aportàs negocis vostres, e maiorment que s’haguessen obtenit per mige de pecúnia, ni axí poch en deguna part de Castella, per los pochs negociis que huy se fan per los mercaders que así e, esguardant que vós en vostra letra me encarregau molt lo dit crèdit se fossa de manera tal, en tot cas lo dit ambaxador puxa fer la promesa que li havieu comesa e a tota complacèntia sua, vehent que ell a donat en parer li fos fet dit crèdit en Saragoça de Aragó, que de allí ell donarrà orden que los diners hirrian en Castella. Yo he donat orde que ell s’enporta crèdit de dita quantitat de sis-sens florins de Cicília, los quals li són pagats allí ante sa voluntat, del que mostra restar molt content.

19La misión del embajador preveía también el regalo a la reina de cristal veneciano enviado desde Sicilia –«que seguint vostra comissió fonch mostrat tot lo vidre cristalli al dit ambaxador e de aquell ell a pres quasi tot»–. Sin embargo, como se puede apreciar por otra carta del 29 de julio de 1475, el fraile consideró más oportuno donar los objetos citados a otra persona, el obispo de Toledo, considerando que la reina seguramente ya poseía este tipo de vasos: «vostre vidre veneciat que per commisió vostre darí a fra Luís dient-me vol-hi presentar a la senyora Reyna per parte vostre e a fet tot lo contrari, que l’a donat a l’archibisbe de Toledo».

  • 42 Estas noticias se encuentran en diferentes asientos del libro maestro n°43 y en las otras cartas qu (...)
  • 43 Ya presente en algunos negocios del marido y del cuñado, Joan Bertran, en 1458, véase M. DEL TREPPO (...)
  • 44 No sabemos si se trata del mismo Maymo citado en un negocio con el marido.

20Las misivas contienen mucha información relativa al modo de operar de la hermana para solucionar varios asuntos en ausencia de los hermanos que, con cierta frecuencia se encontraban de viaje en el reino para resolver otras cuestiones de carácter financiero y comercial42. Johanna comunicaba el envío de varias cartas a diversos acreedores de Caterina, entre los cuales cabe citar a Baltasar Tamarit43 y un hombre llamado Maymó44: «derrerament yo he inscrit, dos jorns fa, per duplicada letras, largament de la intenció vostra». Junto a estas noticias encontramos algunas expresiones típicas del ambiente mercantil como el valor del cambio «que en Castella fo avisada que un florin val deu per causa de la guerra» o detalles sobre la situación política de algunas ciudades del reino:

  • 45 A.N.C. Fondo Requesens, carpeta n°19, carta del 29 de julio de 1475.
  • 46 A.N.C. Fondo Requesens, carpeta n°19, carta del 24 de mayo de 1475.

Veritat és que per causa de la mort que és a València, los mercades ne són fora e no he oportunitat de persona fiada que prengirà los dinés allí […]45 .
De la feyna de mossèn Maymó, vos avís que no poch fer res per a present. La huna, que ell no és arribat ni sabem quant hic serà, l’altre, que a València se moren e no tench forma de poder fer procura allà per proseguir la feina, perquè per causa de les morts tot hom n’és fora, avisant-vos tant prest ni hage oportunitat se farà lo degut46.

21Como ya se ha mencionado, el registro de Johanna dificulta la comprensión de las misivas debido al empleo de un léxico más confidencial y directo. No obstante, esta manera de escribir nos permite adentrarnos en la mentalidad de una mujer del siglo XV, sobre todo cuando Johanna hace referencia a elecciones personales y familiares y a las relaciones afectivas que aparecen siempre sujetas a la voluntad divina:

  • 47 La lectura es poco clara pero parece hacer referencia al apellido de una familia catalana, los Mont (...)

Vist-he los pensaments haveu en los col·locar de vostre filles e ne la voluntat no menys mia plau-me hagin agut lo pensament que quada dia me venia en la memòria, e crehent-vos ésser mes prest en la venguda, que no veg, me plau venir a la pràtica de aquestes feynas; vista vostra intenció yo n’e comunicat ab mossèn nostro pare e ab aquestos altres senyors de jermans, e a la fi tots nos asolam del primer cap de Mentbuy47 ab la deliberació de mossèn Carbó e de mossèn nostre pare, qui affixia que en la rassa del pare ne morí un del mal de cauro, e ab ver, des que la mare és morta, ell ha perdut molt, ne la opinió de les jens perquè us diu lòcxicament que no·s conex degú, sinó quant per se tracta les feynas que occoren, perquè vivint la mare totom davan la culpa a la mara, are se attribuex tot a ell, com es vero [...]; […] està en culpa sua et son oncle Francí de Vells, de qui fa més compte que de parent que tengue, per ésser tots de huni galip darrerament se han menenjat dos matrimonis: lo primer de la filla de mossèn Viladamay ab VI mil florins, e tant avant entre ells que sens gran càrrec de qualsevol de les parts no·s poguera […] deguera rompre, e per part sua, a consell del dit oncle, ab care de pocha vergonya, ses desdit, de que tots stan ya nuiat aquesta feyna a molt mal, e en opinió de gens a molt perdut, are dieu que està per firmar ab una filla de’n Bernat Miguel per nom Elisebet, e essa en punt que massa no·n pot pendre conclusió, si bé ell no a neguna dupte si al dit oncle li occore negú nou pensament vol faça vanar com a l’altre, e axí no·s pot pendre fermetat en ells, e lo modo aporta huny tanta ancietat en matrimonis […] Encara que us fas certa que la casa sua està tant admesa que en lo matrimoni de la germana ab mossèn Boxadós foren promessos certs dines comptants e no molt que y no s’a pogut complir lo terma pres per fer les nosses per no poder-los pagar, e a la fi s’an hagut empenyorar mueles de casa, de manera que en casa sua s’i pugua jugar esgrima, fen estima la reparació de sos béns està en lo rèdit de la terra qui fa quant a Déus plaurà la reparació de les condicions e altres coses està en mans de Déu.
[…]
de’n Oliver, que per occasió de aquest mal ayre de la Brucola teniu tot temps malaltes les filles e fill, e si no i ajut Déu fan per a molt a durar, no us enseguescha algun contrary, que les coses tendres pus fàcilment se encarne lo mal ni elles demanan, que com voldreu no·ls poreu ajudar. E per part mia, de mossèn nostre pare, vi a prech no vullau pendre tema, pus lo temps vos vura tant de annar aquí de passar-lo en Brucola fins que vos ne aneu a Saragoça, que pus mossèn Carbó té casa allí […] en casa vostra, e us dich que tench relació que vostres filles tenen les cares tan alteradas del mal que no conoxí si són grogues o verdes. Féu-ma gràcia nos vullau avvisar de tot ço que·ns podeu aconsellar.

22Al final de la carta, se observan anotaciones sobre los productos que continuamente se intercambiaban entre las dos ramas de la familia. Desde Barcelona, Johanna enviaba perfumes, vestidos y calzados a la moda para sus sobrinos:

Senyora, per tenir segur portador, tramet a·n Estalrich dos parell de borsagruis de sumacle48 que usey molt assí per aquesta jent jova, e huny sunt d’argent e negre brodat, e huny punyalet petit de la forma que s’usey, e tres estogis a vostres filles, hun per quescuna […]. Tramite dos ampolles per Francí Soler, lo groch és de satalia, l’altre és de tarongí. Lo dit oli va dins una capsa tanguada, ligada e segellada de nostres armes, e són dos ampollas, la maior de la altaria de la dita caxa, so és, de lo de tarongi, l’altre ampolleta menor és lo de satalia.

23Mientras que a Caterina le pedía que le enviara algunas de las mercancías que exportaba a Cataluña, o sea algodón y jóvenes esclavas adecuadas para servir en la casa de la familia:

Estat dit que aquí hauran arribades esclaves turques. Deman-vos de gràcia que si són per a servir, al juy vostre vos prech façiau jo n’haga alguna que fos jova, e de açò us prech molt. Axí matex, vos prech me trametau dos o tres peçis de cotó que sia bo.

  • 49 A este hombre lo encontramos en el 1495 sustituyendo al maestro secreto. Véase M. del Popolo, «La s (...)
  • 50 G. COLESANTI, «“Per la molt magnífica senyora e de mi cara jermana la senyora Catarina Çabastida en (...)

24Como ya se adelantó, la única carta de Caterina –conservada junto con todas las que recibió– fue aquella que fue escrita por el secretario Andreu de Vera49 y autografada por ella. Esta carta constituye el principal testimonio de la formación que recibían estas mujeres y de ella se puede deducir el nivel poco elevado que caracterizaba a su práctica escritoria, pero, a la vez, la gran comprensión del léxico utilizado en el tempo dei mercanti y de la época en que vivía, así como un profundo sentido de la responsabilidad50.

  • 51 A. P. carpeta 17 fasc. 16, carta de 30 octubre de 1478, fol. 1.
  • 52 La misma estructura se encuentra en las famosas cartas de Alessandra Macinghi Strozzi en Tempo di a (...)
  • 53 Pere Joan de Cardona ya era socio del marido, como puede apreciarse en diversos asientos del libro (...)

25Esta única carta autógrafa de Caterina51, dictada en Siracusa el día 30 de octubre de 1478, es un verdadero tratado de mentalidad mercantil y de pragmatismo femenino que se mueve entre la acción de los hombres y la acción de Dios52. Caterina, en primera línea, se enfrenta a uno de los numerosos problemas financieros que, en aquel momento, tiene necesidad de resolver y que quiere dar a conocer a la hermana para salvaguardar sus intereses en Cataluña. Se trata de un acuerdo con el conde de Cardona53:

  • 54 Véase G. COLESANTI, Una mujer, p. 828 (c. 244). La hermana envió a Caterina en 1478 una caja de doc (...)

Senyora germana molt magnífica. Moltes e diverses letres e rebudes vostres, les derreres són de IIII de setembre, ab les quals e rebudes les escriptures e cartes me haveu tramès, les quals vos havia demanat, sobre la demanda que mi feya lo il·lustre senyor Conte de Cardona. E per quant ans de la rebuda de aquelles yo m’acordi ab la senyora sua en certa manera, com aprés vos diré, al present non són necessari[e]s ací, notificant-vos si aquelles agués rebut ans de l’acordi, yo exia de debat e qüestiò segons lo parer de aquests senyors de doctors, los quals an vist los dits actes e lo dit acordi que e fet per pura necessitat me covengué fer, per no tenir les dites scriptures ab les quals me pogués defensar a la demanda per lo dit senyor feta. E sobre açò non cur puc stendre en mon scriure, sinó que s’horden en aquesta fahena al nesesari, axí com aprés diré.
Com vos e dit, senyora germana, yo·m so acordada ab lo dit senyor Conte de Cardona, al qual e agut a donar dos mília florins. En lo qual acordi hi a molts pactes e condicions, com poreu fer veure per un strument fet entre lo dit senyor conte e mi, del qual vos tramet còpia autèntica, e veureu per aquell com lo dit senyor, ne altra persona per part sua, non puixa demanar en aquest regne neguna cosa sinó davant la magestat del senyor Rey ho altre magistrat per la magestat sua com és. E per semblant en la dita concòrdia hi a un altre pacte que, per quant en la demanda que lo dit senyor me a feta en aquest regne hi a agut letigi entre nosaltres, havem concordat qu
e stigués en facultat de cascuna de les parts dins sis mesos per poder fer la dita demanda davant la dita magestat e no abans. E duptant yo que lo dit senyor, dins en lo termini di sis mesos, no prevehís en fer la dita demanda e vosaltres, aquí hignorant lo procés que ací se és fet, no prengueseu alguna error, e fet copiar aquell e autenticar-lo ab una letra testimonial treta de la Reginal Cort, per la qual testifica com aquells actes són vers e trets del ver original. Lo qual procés tramet perquè en son cas e loch vos ne puixau servir, si nesesari serà. E perquè façau veure los actes que se són estats fets sobre la dita demanda fins en aquella jornada que fou feta la cocòrdia e perquè mils sia informada la persona la qual sobre aquesta fahena haurà càrrech de advocar e veure los dits actes, qui crech serà lo germà mossèn Luís Llull, e fet fer un memorial al meu advocat açí, en lo qual enarra los actes e les coses com són passades. Lo qual memorial serà ab la present ho ensemps ab les scriptures que us tramet ab la present letra.
Yo tinch ferma hopenió que lo dit il·lustre senyor Conte per al present ell non farà demanda nenguna, emperò si pur ho feya, yo us deman en gràcia, senyora germana, que stigau bé atenta, en forma que no·ns perjudiquem en cosa alguna.
E perquè mils sapiau lo que yo deman al dit senyor, yo us tramet un comte ab la present, lo qual comte és tret tant dels libres de mossèn Bastida com dels libres meus. |
f.1v E segons veureu per lo dit comte tret del libre de mossèn Bastida com lo dit mossèn Bastida fa deutor al senyor conte en XII partides de XXXVI onces, XXVIIII tarins. E com per les dites partides veureu, lo dit mossèn Bastida les a pagades, tant en despessa per ell feta en tres veguades com altra, per fahenes del dit senyor, anant allà hont era lo Visrey, quant encara pagà a Joan de Servelló. De les quals partides non puch mostrar clarísia neguna, sinó lo libre del dit mossèn Bastida, part scrit de mà sua, part scrit de mà de Andreu de Vera, lo qual tenia lo libre del dit senyor mossèn Bastida. E fet traure un testimonial per la Cort del Consol de Catalans de aquesta ciutat, per lo qual testifica com les dites partides són tretes del libre de mossèn Bastida. Yo so certa que lo dit senyor Conte no y farà opossesió neguna, ans aquelles aceptarà axí com la rahó vol, empero, a major cautela, yo e fet traure lo dit testimonial.
Les altres partides per les quals yo fac deutor lo dit senyor Conte són verificades: primerament la partida de CCCXV onces donades a mossèn Guillelm de Sentcliment, vos ne tramet àpoca autènticha; segonament la partida de XV onces pagades a Bascha, ja lo dit senyor és content de pagar-les, emperò yo us tramet l’àpoca la qual fermà lo dit Bascha, e si per cas lo dit senyor no la aceptava, constrenyeu al dit Bascha que pach, car, segons veureu per la àpocha, lo dit Bascha se obliga que si lo senyor Conte de Cardona no aceptava les dites XV onces, ell se obliga de
continent pagar aquelles; l’altra partida és dels DCCCC florins d’or que vós, senyora germana, per part mia donàs al dit senyor Conte, dels quals vós teniu la àpoca; l’altra partida és de les CX lliures les quals lo senyor mossèn Bastida pagà per lo dit senyor Conte, per medi de la taula de la ciutat, a·n Pere Perelló, notari, la qual partida vós verificareu aquí; l’altra partida és de les pensions que lo dit senyor Conte deu a la casa de mossèn Bastida, comensant a IIII de maig 1458, quant fem la primera pensió, que a IIII de maig proppassat foren XX pensions. E per quant vós me scriviu que la pensiò que lo dit senyor Conte de Cardona no és sinó XXX lliures, sous, IIII diners, e yo, segons un recort que lo senyor mossèn Bastida fa, trop que són XXXVII lliures, XII sous, IIII, e pensat que la pura veritat deu ésser lo que vós m’escriviu, car lo dit mossèn Bastida degué pendre error e no era ne és maravella. E per aquest esguart és de pura nesesitat veure quanta és la vera pensió, e de tant deu ésser fet deutor lo dit senyor Conte. E, per tant, en la partida no trach defora cantitat neguna. Com aquí serà vista la veritat, sia treta la dita partida.
Més avant fas deutor al dit senyor Conte de tot ço e quant la casa de mossèn Bastida a pagat a·n Castellet e altres creedors del dit senyor, als quals mossèn Bastida los era obligat per la fermança que lo dit mossèn Bastida feu al Conte. E per quant no sé les cantitats, no trach la cantitat defora en la partida. És mester,
senyora germana, que sia bé incercat, e lo que·s trobarà que la casa aja pagat, siau fet deutor lo dit Conte.
|f.2r Si algunes altres coses trobau aquí que lo dit senyor Conte sia deutor a la casa de mossèn Bastida, siau fet deutor, avisant-vos que yo ací no trop negunes altres partides que lo dit senyor Conte sia deutor a la dita casa.
E axí com damunt e dit, e segons veureu per lo dit comte que us tramet, yo e pagat al dit senyor Conte de aquesta moneta quatre centes honçes, segons veureu per àpoca fermada per lo dit Conte, la còpia de aquella vos tramet autèntica, la qual se té en lo strument de l’acordi fet ab lo dit senyor.
Més avant veureu per lo dit comte com mossèn Bastida, que santa glòria aja, a rebut com a procurador del dit il·lustre senyor Conte de Prades MCCCXXI onces, XI tarins, de la qual cantitat ne fa allevar tot ço e quant lo dit mossèn Bastida fa deutor al dit senyor Conte, e encara tot ço e quant yo e pagat, que munta tot MXXII onces, V tarins, X, que restaria deutora la casa del dit mossèn Bastida, segons aquest comte, en CCLXXXXVIIII onces, V tarins X granos; e lo dit senyor Conte és deutor a la casa del dit mossèn Bastida de XX pensions, axí com damunt e rahonat; e més avant lo que la casa del dit mossèn Bastida a pagat a·n Castellet e altres creedors del dit Conte, que munta molt més que no són les dites CCLXXXXVIIII onces, V tarins, 10. Açò us e volgut dir, senyora germana, perquè sapiau la nostra diferència en què està, e segons mon parer sobre aquest cap me par que prou amplamentet vos tingua informada.
Totes les sobre dites scriptures vos tramet dins una caxeta per mans de mossèn Vilanova. Rebudes que les haureu, vos prech me doneu avís54.

  • 55 En lo que se refiere a la función económica de las noticias cf. Ugo TUCCI, «Alle origini dello spir (...)

26Ya desde la primera parte de la carta, se deduce que Caterina es la artífice de todos los trámites para la resolución de los asuntos pendientes y para el cobro de los débitos que con la muerte del marido se podían perder en detrimento de los intereses y negocios familiares. Caterina conocía bien las vías de comunicacion del mundo mercantil55 y las utilizaba en el envío de su correspondencia a los familiares residentes en Barcelona. En casos importantes, como la transmisión de documentos auténticos y de valor, prefería que esta se produjera a través de personas de confianza como mossèn Vilanova, que encontramos varias veces citado en el libro maestro como una de las personas al servicio de la familia y residente en Sicilia.

27Caterina emplea el mismo tipo de comunicación claro, eficaz y casi perentorio en otros dos casos de cobro de pagos, con anotaciones precisas sobre los personajes y sobre los actos necesarios para defenderse de las diversas pretensiones y peticiones definidas por ella como absurdas y poco acordes con la realidad. En la misma carta se añaden algunas noticias a través de las cuales se vislumbra la situación económica precaria de la familia en ese momento y que se manifiesta en dos anotaciones reservadas:

Quant al fet de don Yuany que·m dieu que, si carta ho altra obligació hi agués que albarà, haurien comuditat de poder-lo constrenyer en béns e en persona, vos responch que lo dit don Yuany e la senyora sa muller són obligats per carta feta en la ciutat de Gerona a XV de deembre 1466, en poder d’en Martí Sastre, notari sostitut dels ereus d’en Jaume de Campblanch. Per tant, senyora germana, provehiu de haver la dita carta e sia solicitat lo dit don Yuany en forma que yo sia pagada.
Per semblant feu que sia satisfeta de la cadena de la senyora Vilanova, e
no us resteu per dir que està en nesessitat, car com sabeu, senyora germana, cascú ha mester so del seu, car yo veig quant estich en nesessitat si yo non ajut negú non leva de terra.
Quant al fet del senyor castellà de Amposta, veig la senyoria sua la opposesió que fa, de la qual no estich poch meravellada, e açò per quant per letra sua se prova lo contrari, avisant-vos com yo e feta autenticar la letra que tinch de mà sua, perquè non vull desexir de aquella ab testimonial de la Gran Cort ho Mestre Justicier de aquest regne, per la qual se mostra com dona comisió a mossèn Bastida que do a fra Joan de Mur CL salmes de forment de la mesura general de aquest regne. E axí ho feu mossèn Bastida, que foren CXX salmes de la mesura grossa de aquest regne, com se mostra per la àpoca que lo dit fra |
f.2v Joan fermà al dit mossèn Bastida quant li liurà los dits forments. E més avant vos tramet un testimonial tret de la Cort del Consol de Catalans de aquesta ciutat, per lo qual e provat com en aquell temps que lo dit mossèn Bastida liurà los dits forments al dit fra Joan de Mur valien a XII e XIII tarins la salma, segons per lo dit testimonial largament se mostra. So de hopenió que veent les dites coses lo dit senyor me farà la contenta, hon no, yo us deman en gràcia li sia demanat davant la magestat perquè coneguem la ingratitut sua sguardant lo tant asenyalat plaer que hi feu lo dit mossèn Bastida, e axí matex vos tramet la copia de la letra que lo dit castellà feu a mossèn Bastida de la comisió. Veig, senyora germana, com Joanuto Toralba, exit que és estat de presó, es estat a vós demanant que li fos satisfeta la lexa que la primera muller de mossèn Bastida li lexà en son testament, de la qual diu ell no haver rebut sinó LX onces, emperò en aquelles és conprès cert sou havia haver del servey me a fet, de la qual cosa, senyora germana, no diu lo ver. La veritat és, axí com per altres vos e dit, que lo dit Joan a rebut de mi, en part de pagament de aquells mil florins, LX onces de aquesta moneda, e més avant a rebut XVI onces, XV tarins e un cavall, los quals he donat per lo sou del temps me ha servit, com tot açò se mostra per àpoca, la còpia de la qual vos tramet autèntica. E aquesta és la pura veritat. Lo restant, a compliment de la lexa, ha de haver; preveu-hi algun bon mijà ab lo temps, e sia satisfet e pagat si haurà XXV anys, axí com dispon la dita dona en lo dit seu testament.
Vista e la resposta que us a feta nostre germà Pere Lull sobre los diners que m’ha de donar. Yo us prech li digau de part mia que·m pach e no·s meta en dilació, car si non constrengués nesesitat yo·l speraria tant quant ell mateix volria, emperò no puch, car moltes càrechs tinchs.

  • 56 Véase G. COLESANTI, Una mujer, p. 809 (c. 235): «Petro Aglata e company de Palerm deu, a IIII de ag (...)

28En la carta se encuentra también un aspecto comercial relativo al pago de un cambio de 163 oncias por parte de Jacopo Vernigalli56, al que se añade la noticia de la pérdida de una carga de pieles que tenía que llegar con la galera del conde de Cardona, pero de la que solo llegó un «drap burrel»:

Yo so estada paguada del cambi me tramès rebre dels [allaters] lo qual donas aquí a mossèn Jacobo Vernegal, que foren CLXIII onces.
Axí mateix vos avís com abeu rebut lo drap burell que·m trametés. Les pellises, axí com sabeu, se perderen ab la galera del senyor Conte de Cardona.

29Algunas líneas singulares de las cartas están dedicadas a la gestión de otros ingresos financieros que nos permiten conocer otra importante voz de la economía de esta familia y, al mismo tiempo, ilustran dos de los valores principales de la mentalidad mercantil: la amistad y la confianza en pocas personas. Caterina, de hecho, afirmaba con una frase explícita que depositaba su confianza en un sujeto que podía intervenir en la Corte para resolver cuestiones, en el caso de que la familia considerara oportuna su intervención:

Molt stich maravellada com me dieu que los sensals de Malorca e de Menorca que rep la casa de mossèn Bastida no·s paguen. Volria saber la causa, car en lo temps de la guerra an pagat e ara que som en bona pau e tranquilitat no vullen pagar stich admirada. Yo us deman en gràcia ne parleu |f.3r ab lo senyor mossèn Francesch Burguès, lo qual és aquí, segons ell me ha escrit, e si serà nesesari alguna provisió de la magestat, lo dit mossèn Francesch vos hi endressarà per amor mia e de mos fills, los quals ell té en tanta comendació com si fosen seus.

  • 57 Para un análisis del significado y del valor de la dote en el mundo mercantil véase Enrique CRUSELL (...)
  • 58 Véase el árbol genealógico publicado en Núria COLL JULIA’, «Nova identificació de l’escriptor i poe (...)

30El resto del texto de la carta está en cambio dedicado a las ragion di famiglia y, en concreto, a los dos bons matrimonios tan esperados y queridos por el «clan»57. La primera noticia se refiere a la boda de su hermano Luis con la pisana Castellana Vernigalli58:

Tres jorns ha e rebudes letres del senyor mossèn Luís Lull, nostre germà, fetes en Nàpols. Diu-me com la magestat del Rey Ferando ha donada lisència per venir ací per fer noces e donar compliment al seu bon matrimoni. Diu-me, a la desexida de aquest mes de octubre devia partir. Déu lo port ab bon salvament, car ab molt desig lo sper e per semblant lo spera la senyora muller sua, cunyada nostra.

  • 59 Según Alessandra Micigni Strozzi, el matrimonio de una joven del Cuatrocientos era una verdadera op (...)

31La segunda noticia, mucho más rica en detalles, es la cronohistoria de la negociación para cerrar el contrato matrimonial entre una de las hijas de Caterina, Bastida, y el conocido Guillem di Santcliment. La descripción del asunto incluye todas las explicaciones posibles: desde las razones sentimentales, el deseo testamentario del difunto marido, la opinión positiva expresada por la familia, las cualidades morales del futuro yerno, digno de tomar por esposa a su hija y, sobre todo, las razones estrictamente económicas entre las que se hallaba el pago de la dote de diez mil florines en moneda catalana que, gracias a las eficaces y complicadas negociaciones de Caterina, se verá reducida a seis mil doscientos florines59:

  • 60 G. COLESANTI, Una mujer, p. 785 (c. 225-22/10/1478) son registrados los gastos de los pactos matrim (...)

Vist e, senyora germana, tant per letra vostra com encara per letra del senyor nostre pare, del rahonament que mossèn Guillem de Sentcliment a fet sobre lo matrimoni de ma filla, vostra neboda, al qual non cur respondre, e açò per quant yo ací e fermat lo dit matrimoni ab lo dit Sentcliment per mijà e per mans de l’il·lustre senyor Conte de Cardona e de Prades. E perquè particularment, senyora, sapiau com e en quins termens so venguda ab lo dit senyor, vos avís com lo dit mossèn Guillem a escrit de aquesta fahena molt amplament al dit senyor Conte, al qual a feta procura bastant de poder fermar lo dit matrimoni e encara poder de relexar e renunciar qualsevulla dret ell tengués en la eretat de mossèn Bastida per causa del testament del dit mossèn Bastida. E axí lo dit il·lustre senyor, trobant-se en Cathània per fahenes del Regne, a desliberat venir ací en Saragosa per parlar ab mi del dit matrimoni e veure si poria pendre algun bon apuntament, e axí lo dit senyor, vengut que fonch, vench a parlar ab mi moltes voltes, e parlam de aquesta matèria e de moltes altres. E venint al fet del matrimoni, ell volia que yo donàs en dot, al dit mossèn Sentcliment, XM florins moneda catalana, axí com havia hordenat mossèn Bastida en son testament. Al qual senyor yo responguí que no era posible que yo pogués donar tal dot, ne la casa del dit mossèn Bastida no estava en tal disposesió. E sobre açò hi doní tals rahons e tant evidents que sertament lo dit senyor conegué que lo que yo hi rahonava e deya era la veritat. E axí, senyora germana, aprés de moltes alteracions restam de bon acort, que yo fuy contenta de donar a mossèn Sentcliment per muller a ma filla major, Joana Bastida, a la qual do en dot VIMCC florins moneda catalana, rahonant a XI sous per florí. Lo qual dot li pach en aquesta forma: VM florins en sensals; e mil e dos-cens florins en moneda contant, pagadors en dos anys, ço és, cascun any DC florins. E la dita ma filla e lo dit mossèn Guillem de Sentcliment e lo senyor Conte, per part e nom seu, renuncien e relexen tot lo dret que havien en la eretat del dit mossèn Bastida, aceptat la sussesió e tot açò se mostra per actes fets e hordenats per persones de siència e en poder de notari. E fet açò, lo dit senyor Conte, en nom del dit mossèn Guillem, a espossada la dita mia filla. E nostre Senyor que·ls do la sua gràcia.
Yo, senyora germana, so molt bé venguda en fer lo dit matrimoni per moltes rahons: principalment per no exir de la hordenacio de la bona ànima de mossèn Bastida
|f.3v, que santa glòria aja, altra perquè e vist e conegut per vostres letres e de tots los nostres que la lur voluntat e vostra era tala e d’altra part que lo dit mossèn de Sentcliment és persona merexedora de haver ma filla per muller, e a sabut donar molt singular endrés en la casa sua. E axí, senyora germana, restam contenta, car sertament yo so restada ab molta contentasió despuix que e fet lo dit matrimoni, e com més hi pens, més m’i repós60.

  • 61 En relación a las contrataciones matrimoniales véase. D. HERLIHY, La famiglia nel Medioevo, p. 131.

32A pesar de las declaraciones de felicidad y de satisfacción que motivaron este matrimonio y la renuncia del yerno y del conde de Cardona y de Prades a aquellas cuotas de la herencia previstas en el testamento del difunto marido, las preocupaciones por el pago de la dote ocuparon la última parte de la carta61. Caterina pedía a su hermana «que·m faseu tanta gràcia que·m tremeteseu un memorial de tots los sensals de Mallorca e Menorca» con la exclusión de las rentas relativas a los molinos, una información que debía mantenerse reservada y secreta –«si a messes neguna cosa de molins, car aquells vull sien reservats»– admitiendo al final y en vía excepcional una reserva en este complicado mundo financiero «[…] per quant yo no so pràtica en lo estil e horde que aquí·s té quant se stimeu los sensals que·s donen en dot, vos prech me vullau consellar […]».

Conclusiones

  • 62 Véase Teresa Vynyoles VIDAL y Mireia Comas via, Estefanía Carrós y De Mur (ca. 1455-1511), Madrid: (...)

33A través de la correspondencia analizada ha sido posible conocer una serie de detalles sobre la vida, la mentalidad, la educación y las actividades que permitían definir un tipo de mujer concreto de la Edad Media. La primera consideración que debemos realizar es que probablemente casos como el de Caterina y Joanna Llull en la Barcelona de la segunda mitad del siglo XV no fueron tan raros como podría sugerir la falta de fuentes al respecto62.

34De hecho, la maestría con que ambas mujeres se movían en este mundo mercantil mediterráneo, dejando poco o nada al azar, presupone la existencia de una tradición profundamente enraizada en la mentalidad femenina y, por lo tanto, una condición social y económica lograda no por los individuos, sino por un grupo social.

  • 63 Vittore BRANCA (coord.), Mercanti scrittori: recordi nella Firenze tra Medioevo e Rinascimento, Mil (...)

35De hecho, Caterina no se convierte en comerciante de repente tras la muerte de su marido. Los cuatro libros de contabilidad a su nombre, escritos tras la muerte del marido, demuestran que Caterina había recibido una buena formación en este ámbito. Aunque en una única ocasión tuvo que pedir consejo sobre la gestión de los sensals de Mallorca y Menorca, en el resto de los asuntos financieros y mercantiles que tuvo que afrontar Caterina se demostró una gran conocedora de la práctica económica de la baja Edad Media. También demuestra, a través de la solicitud de documentos originales en Barcelona y mediante el envío de copias de los actos auténticos sicilianos, contar con un profundo conocimiento de la realidad jurídica en la que se operaba: es decir, era consciente de que tanto para la actividad económica como para la supervivencia de la familia y la vida pública, era necesario tener preparados todos los documentos relacionados con la propiedad y con su situación financiera. Se trata de elementos que también formaban parte del saber del mundo mercantil florentino del siglo XV (saper far masserizie)63, hecho que permite la comparación del caso de Caterina Llull con otros más conocidos como el de Alessandra Strozzi. De hecho, ambas viudas llevaban adelante su proyecto familiar entendido como célula necesaria y constitutiva de la vida civil y política, pero Caterina, a diferencia de Alessandra, no se sentía parte de la familia de su marido: su decisión de relacionarse con su familia no solo está dictada por una situación contingente, sino posiblemente por una concepción diferente de las relaciones parentales. Caterina sentía que pertenecía a su estructura familiar de origen, tal y como pone de manifiesto la profunda relación que mantenía con otra mujer de su propia familia, su hermana. Se trata de una relación que evidencia no solo la existencia de profundos lazos de afecto, sino también una compleja trama de vínculos familiares, de amistad y de negocios.

  • 64 M. DEL TREPPO, I mercanti, p. 557.

36La única referencia a la familia del difunto marido en toda la producción documental de Caterina, se encuentra en una única anotación reportada en una carta a su hermana y en la que menciona una parte de la herencia ya pagada al hermano de la primera esposa de Sabastida64:

Veig, senyora germana, com Joanuto Toralba, exit que és estat de presó, es estat a vós demanant que li fos satisfeta la lexa que la primera muller de mossèn Bastida li lexà en son testament, de la qual diu ell no haver rebut sinó LX onces, emperò en aquelles és conprès cert sou havia haver del servey me a fet, de la qual cosa, senyora germana, no diu lo ver. La veritat és, axí com per altres vos e dit, que lo dit Joan a rebut de mi, en part de pagament de aquells mil florins, LX onces de aquesta moneda, e més avant a rebut XVI onces, XV tarins e un cavall, los quals he donat per lo sou del temps me ha servit, com tot açò se mostra per àpoca, la còpia de la qual vos tramet autèntica. E aquesta és la pura veritat. Lo restant, a compliment de la lexa, ha de haver; preveu-hi algun bon mijà ab lo temps, e sia satisfet e pagat si haurà XXV anys, axí com dispon la dita dona en lo dit seu testament.

37Antes de cerrar la carta, Caterina se refería a un acuerdo con un tal Senjust sobre el cual ella misma no encontraba ningún documento en su archivo. A este respecto, afirmaba que no recordaba nada y sugería a su hermana que buscara las actas del supuesto acuerdo en otra parte:

Vós, senyora germana, me escriviu que yo reconegua ací les scriptures del senyor mossèn Bastida sobre la demanda que vol fer mossèn Sentjust e altres e que us informe ací. Yo, senyora, e sercat e no trop en scriptura nenguna nengun negoci ab mossèn Sentjust ne altra persona de aquí ne d’altra part. Yo no us ne puch donar informació alguna perquè non tinch memòria neguna. Per tant aquí sien sercades les scriptures e les coses nesesàries a tals fahenes, car de ací non ajau sperança.

38Se encuentra en la parte final de esta larga carta el recurso a fórmulas que, a través de un léxico familiar, disciplinado y preciso, con el habitual recuerdo de todos los miembros de la familia, tenía la función de mantener viva y cercana la relación con su hermana: Caterina, buena conocedora de las complejas reglas de la reciprocidad, escribía de su propria mano a la hermana una elocuente declaración de solidaridad que resume a la perfección el fuerte vínculo de sororidad que unía a las dos mujeres y capaz de superar cualquier frontera («Señora, cuando me pida algo, yo estaré preparada para ayudarla»:

  • 65 Le agradezco a mi amigo Ignasi Baiges su enorme paciencia y su ayuda para transcribir la carta de C (...)

No m’accorre al present dir-vos altres coses, sinó que us deman en gràcia totes les coses mies e de casa mia vos sien comanades axí com per lo passat haveu fet. E coman-me a vós ensemps ab mon fill e filles. La senyora nostra cunyada, muller de senyor mossèn Luís, nostre germà, se coman molt a vós.
De Saragosa a XXX de octubre MCCCCLXXVIII.
Senyora
, ab lo primer trameteu-ma cotra milàs d’egules de cap e gans, así no se’n troben perquè no se’n serbexen les dones.
Senyora, a la ordinasió de vostra senyoria, prestarà mà na Bastida65.

Particular de la firma de la única carta autografa de Caterina Llull i Sabastida

Particular de la firma de la única carta autografa de Caterina Llull i Sabastida

A.N.C. Fondo Requesens, carpeta n°19, carta del 30 de octubre de 1478.

Notes

1 Todas las cartas se conservan en el Archivo National de Catalunya ANCI-960 1, http://anc.gencat.cat/ca/detall/noticia/Noticia_PalauRequesens-00001.

2 Sobre la importancia de Barcelona, entre otros, véanse Calude CARRERE, Barcelona 1380-1462. Un Centre econòmic en època de crisis, 2 vols., Barcelona: Curial, 1977, Damien COULON, Barcelone et le grand commerce d’Orient au Moyen Âge. Un siècle de relations avec l’Égypte et la Syrie-Palestine (ca. 1330-ca. 1430), Madrid: Casa de Velázquez, 2004 y Mario DEL TREPPO, I mercanti catalani e l’espannsione della Corona d’Aragona nel secolo XV, Nápoles: L’Arte tipografica, 1972.

3 Caterina ORLANDO, Una città per le regine. Istituzioni e società a Siracusa tra XIII e X  secolo, Caltanisetta-Roma: Sciascia, 2013, p. 19. Sobre la importancia y el uso del puerto de Siracusa como escala entre Venecia y el norte de África véase Henri Bresc, Un monde méditerranéen : économie et société en Sicile (1300-1450), 2 vols., Roma y Palermo: École Française de Rome y Accademia di Scienze, Lettere e Arti di Palermo, 1986; M. Del Treppo, I mercanti catalani, p. 158 y Stephan Epstein, Poteri e mercati in Sicilia secoli XIII-XVI, Turín: Einaudi, 1996.

4 Luisa MIGLIO, Governare l’Alfabeto. Donne scrittura e libri nel Medioevo, Roma: Viella, 2006.

5 Gabriella ZARRI (dir.), Per Lettera, La scrittura epistolare femminile tra archivio e tipografia secoli XV-XVII, Roma: Viella, 1999.

6 Valeria ROSATI (coord.), Le lettere di Margherita Datini a Francesco di Marco (1384-1410), Prato: Cassa di Risparmi e Depositi, 1977.

7 El libro se divide en tres secciones: la primera dedicada a los modelos de cartas escritas por mujeres, la segunda a las colecciones impresas, y la tercera a las epístolas inéditas.

8 Manuela DONI GARFAGNINI, «Conduzione familiare e vita cittadina nelle lettere di Alessandra Macinghi Strozzi», in: G. ZARRI (dir.), Per Lettera…, p. 387-411.

9 Publicadas por primera vez en 1877: Alessandra MACINGHI STROZZI, Lettere di una gentil donna fiorentina del secolo XV ai figliuoli esuli, Cesare GUASTI (ed.), G. C. Sansoni: Florencia, 1877 y después por Angela BIANCHINI, Tempo di affetti e di mercanti. Lettere ai figli esuli, Milán: Garzanti, 1987 y por último, la edición de Maria Luisa DOGLIO, Lettera e donna. Scrittura epistolare al femminile tra Quattrocento e Cinquecento, Roma: Bulzoni, 1993.

10 Maria Pia FANTINI, «Lettere alla madre di Cassandra Chigi (1535-1556): grafia, espressione, messaggio», in: G. ZARRI (dir.), Per Lettera…, p. 111-150. En este mismo libro, es especialmente interesante el artículo de Tiziana Plebani que analiza un elenco de cartas femeninas inéditas procedentes del archivo Lazara en Padua. Se trata de un material que ofrece una serie de nuevas sugerencias novedosas respecto a la visión general dominante sobre las cartas de mujeres conservadas en los archivos de familia. La investigadora veneciana también subrayaba, al menos para Italia en aquellos años, la ausencia de investigaciones más profundas destinadas a identificar en los archivos de la familia la correspondencia entre mujeres. Tiziana PLEBANI, «La corrispondenza nell’antico regime: lettere di donne negli archivi di famiglia», in: G. ZARRI (dir.), Per Lettera…, p. 43-78. En los últimos años en toda Italia varios grupos de investigación han publicado corpus de cartas de mujeres y estudios con interesantes aportaciones, y por su completa bibliografia remito al libro editado por Isabella LAZZARINI, «I confini della lettera. Pratiche epistolari e reti di comunicazioni nell’Italia tardo medievale», RM-Reti Medievali Rivista, 10, 2009.

11 Maria Grazia NICO OTTAVIANI, «Me son missa a scriver questa letera…». Lettere e altre scritture femminili tra Umbria, Toscana e Marche nei secoli XV-XVI, Nápoles: Liguori, 2006, p. 39-70.

12 Luisa MIGLIO (dir.), Governare l’Alfabeto. Donne scrittura e libri nel Medioevo, Viella: Roma, 2006.

13 Armando PETRUCCI, «Premessa in forma di postilla», in: L. MIGLIO (dir.), Governare l’Alfabeto, p. 11-99.

14 L. Miglio, Governare la scrittura, p. 165. Véase también Tiziana PLEBANI, Il «Genere» dei libri. Storie e rappresentazioni della lettura al femminile e al maschile tra Medioevo e età moderna, Milán: Franco Angeli, 2001.

15 Sobre la vida de Caterina Llull contamos con más datos porque su archivo se ha conservado. Sin embargo, toda la información que poseemos sobre Joana procede de los documentos de su hermana. Véase Gemma COLESANTI, Una mujer de negocios catalana en la Sicilia del siglo XV: Caterina Llull i Çabastida. Estudio y edición de su libro maestro 1472-1479, «Anejos» dell’Anuario de Estudios Medievales», Barcelona: C.S.I.C., 2008.

16 Sobre la presencia de los Llull en el reino de Nápoles cf. J. M. MADURELL, Mensajeros barceloneses en la corte de Nápoles de Alfonso V de Aragón (1453-1458), Barcelona: C.S.I.C., 1963.

17 Véase Luigi VOLPICELLA, Regis Ferdinandi primi instructionum liber, Pierro: Nápoles, 1916, p. 354-355, y Alfonso LEONE, Il giornale del Banco Strozzi di Napoli (1473), Nápoles: Guida, 1981, p. 630.

18 Para las noticias sobre la familia Llull cf. Nuria COLL JULIÀ, «Nova identificació de l’escritor i poeta Romeu Llull», in: Miscelánea en honor de Josep Maria Madurell i Marimon, Barcelona: Colegio Notarial de Barcelona, 1977, p. 245-289, y para la referencia a la parroquia de S. María del Mar, véase también el testamento publicado en G. COLESANTI, Una mujer, p. 199: «Ítem, leix a la església de Madona de la Mar, per dret de parroquiatge, tres sous». Para las noticias sobre el barrio de la Ribera véase el artículo de Jaume AURELL I CARDONA, «Espai social i entorn físic del mercader barceloní», Acta Medievalia, 13, 1992, p. 253-273 y en particular p. 265; Albert GARCIA I ESPUCHE y Manuel GUARDIA I BASSOLS, Espai i societat a la Barcelona pre-industrial, Barcelona: Edicions de la Magrana, 1986, p. 19-25.

19 Sobre este argumento véase M. DEL TREPPO, I mercanti catalani, p. 821-824; David HERLIHY, La famiglia nel Medioevo, Roma-Bari: Laterza, 1994.

20 M. DEL TREPPO, I mercanti catalani, p. 819, Emanuele DE BENEDICTIS, Della Camera delle regine siciliane, Siracusa: Tipografia di Andrei Norcia, 1890, p. 47-69 y por último Martina DEL POPOLO, «La secrezia e i porti della camera reginale: Siracusa e Lentini nel 1493-1494», in: Pina Travagliante y Marco Leonardi (coord.), Qui si trova la chiave per comprendere il tutto. Aspetti storici della Sicilia dall’età Medievale All’età contemporanea, Catania: Algra, 2017, p. 105-116.

21 G. COLESANTI, Una mujer, p. 197-201.

22 Ibid., p. 785; en 1471 es el embajador del rey. Véase «Archivio Storico Province Napoletane», 1884, IX, p. 235; p. 297; M. DEL TREPPO, «Il re e il banchiere. Strumenti e processi di razionalizzazione dello stato aragonese di Napoli», in: G. ROSSETTI (dir.), Spazio, società, potere nell’Italia dei comuni, Nápoles: Liguori, 1986, p. 228-304; Carmen BATLLE I GALLART, La crisis social y económica de Barcelona a mediados del siglo XV, 2 vols., Barcelona: Institución Milá y Fontanals, 1973, p. 207; AA. VV., Gran Enciclopedia Catalana, Barcelona, vol. 20, 1988, p. 298.

23 Véase AA. VV., Gran Enciclopedia Catalana, vol. 19, p. 423.

24 M. DEL TREPPO, I mercanti catalani, p. 809.

25 Para este argumento, y en particular sobre la participación de las mujeres en el trabajo artesanal y mercantil en la época medieval en España cf. Carmen BATLLE I GALLART, «Noticias sobre la mujer catalana en el mundo de los negocios», in: Ángela MUÑOZ FERNÁNDEZ y Cristina SEGURA GRAIÑO (eds.), El trabajo de las mujeres en la edad media hispana, Madrid: Al-Mudayna, 1988, p. 201-221; María ASENJO GONZÁLEZ, «Las mujeres y el trabajo en la ciudades de la Corona de Castilla (siglos XIII-XV)», in: Simonetta CAVACIOCCHI (ed.), La donna nell’economia, secc. 13-18: atti della ventunesima Settimana di Studi, 10-15 aprile 1989, Florencia: Le Monnier, 1990, p. 553-562; Margaret WADE LABARGE, La mujer en la edad Media, Madrid: Nerea, 1988, p. 191-199; Teresa VIÑOLES, Les barcelonines a les darreries de l’Edat Mitjana (1370-1410), Barcelona: Fundació Salvador Vives Casajuana, 1976; Coral CUADRARA, «Volèn instrayr e informar los mercaders, aquells qui d’aquest art de mercaderia volen ussar», Revista d’historia medieval, 5, 1994, p. 107-130, p. 109; por lo que se refiere a Italia cf. Maria Paola ZAMBONI, «“De suo labore et mercede me adiuvavit”: la manodopera femminile a Milano nell’età sforzesca», Nuova rivista storica, 78, 1994, p. 104-122; Maria Rita LO FORTE, «La donna fuori casa: appunti per una ricerca», Fardelliana, 4 (2-3), 1985, p. 85-95, y las p. 11-13 del volumen de Marina GAZZINI, Dare et habere. Il mondo di un mercante milanese del Quattrocento, Milán: Camera di Commercio, Industria, Artigianato e Agricoltura di Milano, 1997, y por último María del Carmen GARCÍA HERRERO, «El trabajo de las mujeres en la Corona de Aragón en el siglo XV: valoración y defensa del mismo por la reina María de Castilla», Temas medievales, 20, 2012, p. 31-65.

26 Con mucha probabilidad residieron en uno de los palacios ubicados en el barrio de la Rivera, cf. Federico UDINA MARTORELL, «Orígenes de la Casa Padellás, sede central del museo y sucesivos poseedores», Cuadernos de arqueología e historia de la ciudad, vol. 1, 1960, p. 120-122; G. COLESANTI, Una mujer, p. 54.

27 Sabemos además por otro documento que en la casa paterna existía ya una biblioteca familiar que en buena parte terminó convergiendo en la biblioteca de su hermano Luis. Véase. doc. 120 en J. M. MADURELL MARIMÓN I RUBIÓ Y BALAGUER, Documentos para la historia de la imprenta y libreria en Barcelona (1474-1553), Barcelona: Gremios de editores, de libreros y de maestros impresores, 1955. Para la educación de las mujeres en Barcelona véase Carmen BATLLE I GALLART y Teresa VINYOLES I VIDAL, La cultura de les dones, Mirada a la Barcelona medieval des de les finestres gòtiques, Barcelona: Rafael Dalmau, 2002, p. 169; para una visión general y actualizada del aprendizaje Elisa VARELA RODRÍGUEZ, «La oralidad, la cultura escrita y el aprendizaje», in: María Milagros RIBERA GARRETAS (coord.), La relaciones en la historia de la Europa Medieval, Valencia: Tirant lo Blanch, 2006, p. 345-430. Véase también el cap. 2 del libro La mujer en la edad media, op. cit., p. 61-67, en el que se hace una síntesis completa de los tratados de instruccón femenina en época medieval desde Roberto de Blois hasta Cristina de Pizán y en el que se hace referencia explícita a la educación de las mujeres en el mundo catalán. En concreto, véanse las sugerencias presentes en Lo libre de les dones de Francesc EIXIMENIS.

28 Francesc EIXIMENIS, Dotzè del Crestià, vol. 2-1, caps. 553, 554, 562 y 563, cita tomada de Carmen BATLLE I GALLART y Teresa VINYOLES I VIDAL, La cultura de les dones, p. 179. y p. 184-187; p. 31 de Carmen BATLLE I GALLART, Las bibliotecas de los ciudadanos de Barcelona en el siglo XV, en Livre et lecture en Espagne et en France sous l’Ancien Régime, Colloque de la Casa de Velázquez, Madrid, 17-19 novembre 1980, París: A.D.P.F., 1981, p. 15-34.

29 Véase Coral CUADRA GARCÍA, María GRAÑA CID, Ángela MUÑOZ FERNÁNDEZ Y Cristina SEGURA GRAIÑO, «Notas a la educación de las mujeres en la edad media», in: M. GRAÑA CID (ed.), La sabias mujeres: educación, saber y autoría (siglo III-XVII), Madrid: Al-Mudayna, 1994, p. 33-50, y en especial las páginas 34-37, y Arsenio y Chiara FRUGONI, Storia di un giorno in una città medievale, Bari: Laterza, 1998, p. 143-159.

30 G. COLESANTI, Una mujer, p. 710: «Ítem al primer de febrer 1477 pos en comte II oz. XXII tt. II g., la qual cantitat se és despessa en lo mes passat de jener per despesa hordenaria per comte tengut per ma filla Bastida; per despesa hordenaria de casa comensant a 22 de setembre prop passat fins lo present jorn com se mostra per menut per un quern scrit per mans de ma filla Bastida».

31 Cf. C. CUADRA GARCÍA, M. GRAÑA CID, Á. MUÑOZ FERNÁNDEZ y C. SEGURA GRAIÑO, «Notas a la educación de las mujeres en la Edad Media», p. 37; Lola LUNA, «Las lectoras y la historia literaria», in: C. SEGURA GRAIÑO (ed.), La voz del silencio II. Historia de las mujeres: compromiso y método, Madrid: Al-Mudayna, 1993, p. 75-96, p. 83.

32 G. COLESANTI, Una mujer, p. 743 y 867, donde se registran los gastos para pagar «Blasco de Alfonso mestre qui mostra a legir a mon fill Stalrich, deu a XVIIII de maig 1477 dotze terins, y los gastos por un segundo maestro de Stalrich un cierto Jacobo Testanante.

33 Con mucha probabilidad en las familias de mercaderes y nobles catalanes la contabilidad de los gastos ordinarios de la casa se dejaba en manos de las mujeres: madres o hijas que, para desarrollar esta función, ya sabían leer y escribir, como demuestra el caso de Sança de Ximenis de Foix i de Cabrera i de Novalhas de la cual se conservan algunos libros de contabilidad administrados por ella misma. Cf. Jordi ANDREU I DAUFÍ, María A. SERRA I TORRENT y Josep CANELA I FARRÉ, «La dieta dels membres d’un casal noble de mitjan segle XV: l’alimentaciò a casa de Sança Ximeneis de Foix de Cabrera i de Novalhas, senyora de la Vall d’Osor, a través dels seus llibres de comptes (1440-1443)», in: AA.VV., Col·loqui d’Història de l’Alimentaciò a la Corona d’Aragó. Edat Mitjana, Lérida: Institut d’Estudis Ilerdencs, 1, 1995; Francesc EIXIMENIS, Dotzè del Crestià, vol. 2-1, caps. 553, 554, 562 i 563, cita de C. BATLLE I GALLART y T. VINYOLES I VIDAL, La cultura de les dones, p. 186-187.

34 Cf. p. 225. M. ASENJO GONZÁLEZ, «Participación de las mujeres en las compañías comerciales castellanas a fines de la edad media. Los mercaderes segovianos», in: Á. MUÑOZ FERNÁNDEZ y C. SEGURA GRAIÑO (eds.), El trabajo de las mujeres, p. 223-234.

35 Para una descripción del fondo documental y conocer cómo llegó al Arxiu National en San Cugat véase http://anc.gencat.cat/es/detall/noticia/Noticia_PalauRequesens-00001.

36 G. COLESANTI, «“Per la molt magnífica senyora e de mi cara jermana la senyora Catarina Çabastida en lo Castell de la Brucola, en Sicilia. Lettere di donne catalane del Quattrocento», Acta historica et archaeologica mediaevalia, 25, 2003-2004, p. 483-498.

37 En 1467 a Çabastida fue concedida la gestión de la «castellania Turris Bastide» en el puerto de Brucoli ad vite vostre decursum et post obitum vestrum magnificha Catherine Ça Bastide uxori, véase G. COLESANTI, Una mujer, p. 49. Para el «caricatore» de Brucoli, véase Francesco BARNA, I caricatori come punti di contatto economico e culturale: il caso di Brucoli., Incontri Mediterranei, 9, 2004, p. 252.

38 A.N.C. Fondo Requesens, carpeta 19: 1. carta del mes de abril 1475 y 2. cartas del 26 de abril de 1475.

39 A.N.C. Fondo Requesens, carpeta 17 «memorial a fra Luis Johan».

40 G. COLESANTI, Una mujer. Véanse las cartas 168 y 202 del libro maestro donde se encuentran los gastos para resolver estas diatribas.

41 Citado así en el texto.

42 Estas noticias se encuentran en diferentes asientos del libro maestro n°43 y en las otras cartas que recibe Caterina de otros familiares.

43 Ya presente en algunos negocios del marido y del cuñado, Joan Bertran, en 1458, véase M. DEL TREPPO, I mercanti catalani, p. 90.

44 No sabemos si se trata del mismo Maymo citado en un negocio con el marido.

45 A.N.C. Fondo Requesens, carpeta n°19, carta del 29 de julio de 1475.

46 A.N.C. Fondo Requesens, carpeta n°19, carta del 24 de mayo de 1475.

47 La lectura es poco clara pero parece hacer referencia al apellido de una familia catalana, los Montbuy, véase Carmen BATLLE I GALLART, La crisis social y económica de Barcelona a mediados del siglo XV, 2 vols., Barcelona: C.S.I.C.-Universidad de Barcelona, 1973, p. 185, 189 y 199.

48 http://dcvb.iecat.net/: sumac, planta que se utilizaba para el curtido de la piel.

49 A este hombre lo encontramos en el 1495 sustituyendo al maestro secreto. Véase M. del Popolo, «La secrezia e i porti della camera Reginale…», p. 105.

50 G. COLESANTI, «“Per la molt magnífica senyora e de mi cara jermana la senyora Catarina Çabastida en lo Castell de la Brucola, en Sicilia”…». Sobre el léxico mercantil, cf. C. CUADRADA, «Volèn instroyr e formar los mercaders», p. 125; sobre la escritura de cartas de mujeres en Cataluña cf. T. VINYOLES, «Cartas de mujeres medievales: mirillas para ver la vida», in: C. SEGURA GRAIÑO (ed.), La voz del silencio II… p. 97-133 ; T. VINYOLES, «L’amor y la mort al segle XIV: cartes de dones», Miscel·lània de textos medievals, 8, 1996, p. 111-197.

51 A. P. carpeta 17 fasc. 16, carta de 30 octubre de 1478, fol. 1.

52 La misma estructura se encuentra en las famosas cartas de Alessandra Macinghi Strozzi en Tempo di affetti e di mercanti…, p. 10.

53 Pere Joan de Cardona ya era socio del marido, como puede apreciarse en diversos asientos del libro maestro tanto de Joan Çabastida como de Caterina. Véase G. COLESANTI, Una mujer, p. 212 y todos los folios del libro maestro.

54 Véase G. COLESANTI, Una mujer, p. 828 (c. 244). La hermana envió a Caterina en 1478 una caja de documentos que entregó a Joan de Luna que, a su vez, la había recibido desde Palermo de Guglielmo Aiutamicristo.

55 En lo que se refiere a la función económica de las noticias cf. Ugo TUCCI, «Alle origini dello spirito capitalistico a Venezia: la previsione economica», Studi in onore di Amintore Fanfani, 3 vols., Milán: A. Giuffré, 1962, 3, p. 545-557, p. 552.

56 Véase G. COLESANTI, Una mujer, p. 809 (c. 235): «Petro Aglata e company de Palerm deu, a IIII de agost 1478, 163 oz. les quals per letra de cambi de Jacobo Vernegali de Barchinona me promises dar per cambi ne havia fet ab la senyora Joanna Lull en son comte, en cartes: 142». Sobre la familia Alliata cf. Marco TANGHERONI, Gli Alliata. Una famiglia pisana del medioevo, Padua: Cedam, 1969, y para los Vernigalli véase Elisa SOLDANI, Uomini d’affari e mercanti toscani nella Barcellona del quattrocento, Anejos del anuario de estudios medievales, Barcelona: C.S.I.C.- Barcelona, 2010, p. 541-544.

57 Para un análisis del significado y del valor de la dote en el mundo mercantil véase Enrique CRUSELLES, Los mercaderes de Valencia en la edad media, Lérida: Milenio, 2001, p. 267-282.

58 Véase el árbol genealógico publicado en Núria COLL JULIA’, «Nova identificació de l’escriptor i poeta Romeu Llull», Miscelánea en honor de Josep Maria Madurell i Marimon, Estudis històrics i documents dels arxius de protocols, 5, 1977, p. 245-297 y G. COLESANTI, Una mujer, p. 791 (c. 227), donde se deduce que Caterina envió a Nápoles a un mensajero con las últimas noticias relativas a la organización del acontecimiento.

59 Según Alessandra Micigni Strozzi, el matrimonio de una joven del Cuatrocientos era una verdadera operación financiera, y junto con la dote se tenía que añadir el ajuar. Véase Tempo di affetti e di mercanti p. 36. En nuestra documentación faltan los datos para definir también el valor del ajuar que seguro fue entregado a la hija.

60 G. COLESANTI, Una mujer, p. 785 (c. 225-22/10/1478) son registrados los gastos de los pactos matrimoniales de Bastida, y en c. 244 se encuentra la cuenta donde están todos los gastos para la fiesta: antorchas de cera, paños de seda, de terciopelo, de frisonet, de ambolles burell, vellut leonat y medias.

61 En relación a las contrataciones matrimoniales véase. D. HERLIHY, La famiglia nel Medioevo, p. 131.

62 Véase Teresa Vynyoles VIDAL y Mireia Comas via, Estefanía Carrós y De Mur (ca. 1455-1511), Madrid: Ediciones del Orto, 2004.

63 Vittore BRANCA (coord.), Mercanti scrittori: recordi nella Firenze tra Medioevo e Rinascimento, Milán: Rusconi, 1986, p. 153.

64 M. DEL TREPPO, I mercanti, p. 557.

65 Le agradezco a mi amigo Ignasi Baiges su enorme paciencia y su ayuda para transcribir la carta de Caterina y corregir el texto en catalán.

Table des illustrations

Titre Particular de la firma de la única carta autografa de Caterina Llull i Sabastida
Crédits A.N.C. Fondo Requesens, carpeta n°19, carta del 30 de octubre de 1478.
URL http://books.openedition.org/esb/docannexe/image/2778/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 347k

Auteur

Istituto di Scienze del Patrimonio Culturale, CNR, Napoli

© e-Spania Books,

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search