Version classiqueVersion mobile

Correspondencias entre mujeres en la Europa medieval

 | 
Jean-Pierre Jardin
, 
Annabelle Marin
, 
Patricia Rochwert-Zuili
, 
et al.

Redes femeninas de influencia y de poder

Las mujeres de la reina. Estrategias de colaboración femenina a través de la cancillería de Juana Enríquez, lugarteniente de Aragón (1461-1468)

Diana Pelaz Flores

Texte intégral

Introducción

  • * Este trabajo se ha llevado a cabo en el marco del proyecto “Espacios femeninos cortesanos: Ámbitos (...)
  • 1 Un pensamiento que formaba parte de la peyorativa imagen forjada en torno a la reina de forma secul (...)
  • 2 Nuria COLL I JULIÁ, Doña Juana Enríquez: Lugarteniente real en Cataluña (1461-1468), 2 vols., Madri (...)

1Tanto la radiografía política como la memoria de la actuación como reina y lugarteniente de la Corona de Aragón de Juana Enríquez son dos empresas difíciles de resolver*. Por un lado, porque se trata de un personaje moldeado por la propaganda y la opinión pública ya desde el momento histórico en el que transcurre su vida, en especial como consecuencia de la imagen de madrastra de Carlos de Viana, un papel que ha llevado incluso a postularla como la promotora de la muerte del príncipe, en aras de allanar el camino de su hijo, el todavía infante Fernando, al trono de Aragón1. Por otro, por su participación en la gestión del conflicto con los payeses de Remensa, en pro de los intereses de la monarquía ante la nobleza catalana, haciendo de su imagen la de una mujer despiadada y autoritaria, cuyo perfil traspasó el relato historiográfico para convertirse en retrato teatral contemporáneo2.

  • 3 Theresa EARENFIGHT, «Two bodies, one spirit: Isabel and Fernando’s Construction of Monarchical Part (...)
  • 4 María del Carmen GARCÍA HERRERO, «María de Castilla, reina de Aragón (1416-1458): La mediación inca (...)

2Más allá de las características personales y los intereses políticos de doña Juana, los años que transcurrieron mientras fue reina de Aragón estuvieron plagados de dificultades, que como tal quedaron recogidos en la documentación conservada a propósito. Los sucesos derivados del estallido de la Guerra Civil Catalana contra Juan II de Aragón llevaron al rey a abandonar el reino y a nombrar a su esposa lugarteniente general de la Corona aragonesa. Se abría entonces casi una década de gran efervescencia política, pero sobre todo militar, para el territorio de la Corona aragonesa que doña Juana debía resolver en nombre de su marido, pero también para salvaguardar los intereses de su hijo, el infante don Fernando, en calidad de «reina-tudriu» del heredero al trono3. Estas circunstancias redundaron en que la huella dejada por la reina fuera sustancialmente distinta a la de sus antecesoras, incluso la de aquellas que también habían ocupado la figura de la Lugartenencia, del que sería quizá el mejor ejemplo el caso de la esposa de Alfonso V de Aragón, la reina María de Castilla4.

3Las complejas circunstancias políticas vividas por doña Juana dejaron también una huella inconfundible en la configuración de su Cancillería y en sus relaciones epistolares. Teniendo todas estas variables en cuenta, cabe preguntarse por el papel jugado por las mujeres que se encuentran en el entorno de la reina, tanto en el ámbito curial como entre las grandes familias del reino. En este sentido, habrían de ser tenidas en cuenta aquellas misivas en las que se hace referencia al círculo femenino de la soberana o a su red de alianzas, en un sentido más amplio, así como las cartas que, dirigidas a miembros de la corte o de las principales instituciones del reino, tratan sobre asuntos referidos a las circunstancias de mujeres que se habían visto perjudicadas por el desarrollo de la guerra y buscaban en la reina una intercesora. Para ello nos referiremos a cada uno de esos dos ámbitos de acción, no sin antes hacer un balance de los registros de la cancillería de doña Juana, con el fin de entender el propósito de su conservación y la actuación femenina que dejan al descubierto a propósito de la gestión política de doña Juana Enríquez a la cabeza del gobierno de la Corona de Aragón.

La cancillería de doña Juana Enríquez: esposa del rey, Lugarteniente General de Aragón

  • 5 Óscar VILLARROEL GONZÁLEZ, «Las cartas y el ejercicio del poder: el caso de Catalina de Lancaster», (...)

4La gran variedad de asuntos que se dan cita en la documentación cancilleresca, así como la disparidad de los mismos, ofrecen la posibilidad de introducirse en la delgada línea que separa lo público de lo íntimo, lo político de lo personal. Una frontera no siempre nítida y, en muchos casos, susceptible de ser observada desde diferentes prismas, debido a la simbiosis que, desde el entorno cortesano, se es capaz de llevar a cabo entre ambas esferas, como ha puesto de manifiesto recientemente Óscar Villarroel5. En lo tocante a la realidad reginal, esta ambivalencia es todavía más visible, en particular a la hora de adentrarnos en la comprensión del establecimiento y funcionamiento de su red de relaciones, así como para poder valorar la aportación femenina en la andadura cortesana o política, en un sentido amplio.

  • 6 Ángela MUÑOZ FERNÁNDEZ, «La Casa delle Regine. Uno spazio político nella Castiglia del Quattrocento (...)
  • 7 Joanna LAYNESMITH, The Last Medieval Queens. English Queenship, 1445-1503, Oxford: Oxford Universit (...)
  • 8 Diana PELAZ FLORES, La Casa de la reina en la Corona de Castilla (1418-1496), Valladolid: Universid (...)
  • 9 Cito tan solo un ejemplo de esta realidad, debido a su expresividad: María de la Cuadra, criada de (...)
  • 10 Germán GAMERO IGEA, «Epílogo de un reinado y desmembramiento de una corte: servidores de Juan II de (...)

5A diferencia de lo que ocurre en el Casa del Rey, la condición femenina de su esposa da acceso a la participación de mujeres en el escenario cortesano, lo que facilita su acceso al conocimiento de las decisiones que se adoptan y les da la posibilidad de moldear la toma de decisiones políticas a través de su cercanía a la esposa del soberano6. Esta es una característica que acompaña a las Casas de las reinas, tanto a escala peninsular como europea7. Del mismo modo ocurre con las conexiones entre los espacios curiales en un mismo reinado, con mayor claridad a medida que avanza el periodo medieval y con él se progresa en los niveles de conservación de la documentación, pero también en relación con los propósitos gubernativos de la pareja real8. De acuerdo con Germán Gamero, se trata de una realidad especialmente visible durante el gobierno de Juan II de Aragón y Juana Enríquez, que se extenderá después en el reinado de su hijo, a propósito de la oscilación de diferentes oficiales entre las Casas del rey y la reina, en un primer término9, y su continuidad en los cargos asignados con el paso al reinado de Fernando II de Aragón10.

6A la hora de abordar el estudio de la cancillería de Juana Enríquez, hay una serie de cuestiones preliminares a tener en cuenta: en primer lugar, las lagunas que presumiblemente existen en los registros que se conservan de su administración; en segundo, la falta de correspondencia que se acusa con los miembros de su familia que residía en Castilla; en tercer lugar, los condicionantes a los que responde la presencia femenina en la documentación cancilleresca. Vayamos desgranando una a una.

7En los fondos del Archivo de la Corona de Aragón que se conservan en Barcelona, aparecen siete registros correspondientes a los años 1461 y 1462, que afectan al periodo de lugartenencia compartido entre el príncipe Carlos de Viana y la propia reina. De manera específica, se encuentran otros tres registros, que atañen a la lugartenencia de la reina Juana, con fechas comprendidas entre 1461 y 1467. No se conservan, por tanto, registros de sus primeros años en Aragón como reina consorte (entre 1458 y 1461), y el volumen documental parece exiguo en contraposición con el ejemplo de otras lugartenientes, volviendo a ser paradigmático el caso de María de Castilla. A estos volúmenes se les unen los registros custodiados en el Archivo del Reino de Valencia, que responden de nuevo al periodo de la lugartenencia de la reina, en los que se puede observar la introducción de otro tipo de cartas, con un contenido político claro, redactadas al hilo de los acontecimientos que están teniendo lugar en el territorio catalano-aragonés, aunque también hay espacio para otro tipo de preocupaciones más allá de las hostilidades, que afectaban a la andadura del espacio curial de la reina.

  • 11 Tal sería el caso de Aldonza Enríquez, hermana de la reina, casada con Juan de Prades, conde de Car (...)
  • 12 Isabella LAZZARINI, «La communication écrite et son rôle dans la société politique de l’Europe méri (...)
  • 13 Alberto TORRA PÉREZ, «La conservación de la memoria: archivos regios», in: José Ángel SESMA MUÑOZ ( (...)

8Con respecto a la segunda de esas cuestiones a las que se hacía referencia previamente, cabe preguntarse por el mantenimiento de la relación con la familia castellana de los Enríquez. Máxime teniendo en cuenta las dificultades que atravesaba el reinado de Juan II y su esposa, se podría presuponer una búsqueda externa de apoyos o, al menos, el refugio familiar para tratar de resolver la situación que planteaba la política interna del reino, más aún teniendo en cuenta las alianzas matrimoniales que se habían establecido entre algunas de las parientes de la reina con nobles y caballeros catalano-aragoneses11. El hecho de que no ocurra así da pie a pensar que, o bien no se ha conservado la totalidad de los registros correspondientes a la cancillería de doña Juana, o que hubiera podido servirse de otro tipo de mecanismos de comunicación relacionados con la oralidad, tales como el intercambio de mensajes a través de instrumentos como cédulas de creencia, que servían para dar veracidad al discurso que transmitía de viva voz su portador12. La seriación que acusan los registros de la cancillería real aragonesa a menudo semejan contener la totalidad de la documentación emitida por los soberanos, de manera homogénea e inalterada. Sin embargo, hay que tener presente que se trata de testimonios documentales que nacen con una voluntad de control y de conservación clara y que, por tanto, dejan al margen otros métodos de transmisión de mensajes desde el ámbito curial cortesano13.

  • 14 Así, aparecen cartas dirigidas a los diferentes agentes responsables de la jurisdicción local dentr (...)
  • 15 Alexandra BEAUCHAMP, «La conservación de las cartas de las reinas de Aragón del siglo XIV», in: J.- (...)

9La documentación emanada por la cancillería de la lugarteniente general del reino, primero junto al príncipe Carlos de Viana y posteriormente en solitario, deja una cantidad de documentación modesta, en la que sobresale –y es un rasgo compartido con la documentación del príncipe– la relacionada con la búsqueda de la intercesión regia en asuntos de índole jurídica que, en el caso de aquellas peticiones relacionadas con mujeres, se refieren por lo común a viudas que reclaman la posesión de los bienes de sus maridos para procurar la tutoría de sus hijos o su propio sustento14. Solo un pequeño porcentaje documental queda relacionado con asuntos de índole curial, obviando otros ámbitos, como los relacionados con asuntos financieros, mercedes u otras cuestiones de índole diversa, que sí se habrían conservado para otras de sus predecesoras, lo que unido a la existencia de menciones a testimonios epistolares actualmente no localizados o ya perdidos en los testimonios conservados, plantea la existencia de la misma problemática estudiada de manera reciente por Alexandra Beauchamp para las reinas aragonesas del siglo XIV15.

  • 16 Mª del Pilar RÁBADE OBRADÓ, «Actividad epistolar y conflicto político en la primera de las Décadas (...)

10Ya sea un problema de trastorno o pérdida documental en la propia época, por diferentes avatares (viajes reginales con la documentación, falta de ingreso de la misma en el archivo, posterior consulta y extravío, pérdida de los ejemplares por mala conservación,…), el volumen documental existente es solo una parte de la producción escrituraria de la cancillería reginal de doña Juana. A ello debe unirse el valor histórico con el que, al igual que la carta, contaba el registro a nivel archivístico ya en su momento, y que haría susceptible de conservación o no unos testimonios en pro de otros16. Cabría preguntarse entonces, a qué causas responde la conservación de estos testimonios, un interrogante de difícil respuesta más allá del terreno de las hipótesis. En cualquier caso, la actual muestra documental relacionada con Juana Enríquez permite observar diferentes posiciones emprendidas por las mujeres catalano-aragonesas en relación a la reina lugarteniente, lo que abre la posibilidad de observar la capacidad de la carta en la creación de esos vínculos, así como el propósito que se esconde tras el intercambio epistolar.

La correspondencia «hacia dentro». El ámbito doméstico y el servicio a la reina

  • 17 Luis BATLLE Y PRATS, «Diplomatario gerundense de la reina D.ª Juana Enríquez y del príncipe D. Fern (...)
  • 18 N. COLL I JULIÁ, op. cit., vol. 2, p. 80-82.
  • 19 «[…] plusieurs bells dams et seignores: car elle avoit avecques elles la signore Leonor d’Arragon, (...)
  • 20 Autoras como Ángela Muñoz han analizado la aportación al desarrollo del ceremonial cortesano que se (...)

11Al igual que en otras Casas de reinas, peninsulares o europeas, el papel jugado por las mujeres de su entorno más íntimo supuso la creación de un espacio de solidaridad, confianza, autoridad y empoderamiento femenino. El séquito de la reina Juana Enríquez además fue testigo de una virulencia política de primer nivel, como el asedio de la plaza de Girona frente a la resistencia de la reina lugarteniente17, o la salida de esa misma plaza que tuvo que emprender doña Juana camino a Verges, en el verano de 146218. Le acompañaron entonces el príncipe don Fernando, pero también un nutrido grupo de damas y doncellas que eran testigo del día a día de la soberana y como tales, su apoyo más directo, aquel del que no podía prescindir ni siquiera en un contexto de inestabilidad como el de la guerra contra la Generalitat19. Si bien dispondrían de información de primera mano de los acontecimientos que se sucedían en la corte y en el reino, resulta lógico pensar que no serían objeto de las misivas de la reina, de no ser por los viajes que esta emprendiera en solitario para la gestión de asuntos de gobierno y que, en tanto que parte del entorno doméstico de la soberna, la naturaleza de las cartas que pudieran estar destinadas a ellas –o que trataran sobre ellas–, no tendría un componente político-militar, sino curial o ceremonial, de índole interna del ámbito de la Cámara20.

  • 21 Acerca de las gestiones acerca de la dote y el matrimonio de doña Beatriz, véase: ARV, RC, Reg. 115 (...)
  • 22 Andrés DÍAZ BORRÁS, «Notas sobre los libros registro valencianos de la reina Juana Enríquez (1463-1 (...)

12Pese a las alteraciones externas, los ritmos de la Cámara reginal venían marcados por el compromiso de protección establecido por la reina hacia sus doncellas y damas, conforme al cual debía preocuparse por el establecimiento de alianzas matrimoniales, como la de doncella de la reina, Beatriz, hija de Nicolau Carroz de Arborea, virrey de Cerdeña, con Pedro Maza, gobernador del reino de Valencia en la región de Orihuela, o la atención de las necesidades del mantenimiento e indumentaria de su séquito femenino21. En consecuencia, la tipología de las letras conservadas gravita en torno a dos escenarios bien diferenciados, uno centrado en la corte y otro más amplio y difícil de acotar, relacionado con la ingerencia femenina en la praxis política o en la medida en la que ellas, su familia o su patrimonio, se veían afectados por la guerra, asunto al que nos referiremos en el siguiente apartado22.

  • 23 ACA, RC, Reg. 118, fol. 73v° s/l. 1463, septiembre, 16.

13Gracias a las cartas que la reina intercambiaba con sus oficiales y criados se pueden reconocer las obligaciones y la importancia de las mujeres en el marco de la Casa, y las demandas que se transmiten entre ellas. Así ocurre ante la solicitud de la madre de Joana de Peralta, que reclama para sí la compañía de su hija, quien se encontraba prestando sus servicios en el séquito de la reina. Conforme a las palabras de la reina, para «que venga a su honra e non a cargo nuestro», solicita a su tesorero que se encargue de proveerle de una indumentaria adecuada para que se ponga en marcha («hun brial de seda, vna ropa de buen panyo, e vna capa e otras cosas que haurà necesario»), lo que alude a la proyección del ámbito curial de la soberana más allá del mismo, en una estrategia por realzar su propia imagen a través de la presencia de la doncella que se ponía en camino. Si bien es una cuestión interesante en sí misma, lo es más si se tiene en cuenta que la misiva se envía no solo al tesorero, sino a dos de las damas del séquito, doña Beatriz de Guzmán y Maysa de la Guardia. De esta manera se produce un intercambio de información de índole interna, en el que las mujeres juegan un papel de elemento de control sobre las entradas y salidas que tienen lugar en el círculo más estrecho de la reina23.

  • 24 Á. MUÑOZ FERNÁNDEZ, «Poder, influencia y acción política femenina. A propósito de las mujeres de To (...)

14El protagonismo de la figura del ama, tan querida para infantas y reinas a lo largo de los últimos siglos medievales24, se aprecia también con Juana Enríquez, de la mano de doña Aldonza Rodríguez, quien se habría desplazado a Aragón con la reina, a juzgar por su nombre y el uso de la lengua castellana, que se aprecia de forma más nítida que en otras misivas enviadas desde la cancillería reginal, que también hacen uso del catalano-aragonés o el latín. Se han localizado al respecto dos misivas, que exponen algunas de las ocupaciones del ama en el seno de la Cámara de la reina, a cuyo cargo se encontraba también por su condición de camarera. Ambas misivas recogen rasgos muy diversos, que van desde las necesidades del séquito reginal, a la introducción de otras cuestiones relacionadas con la gestión de los reinos.

  • 25 Diana PELAZ FLORES, «Una casa en ciernes. El séquito de Leonor de Aragón en su viaje a Castilla (13 (...)

15La primera de ellas informa acerca de gestiones propias del ámbito cotidiano del entorno curial, que debían producirse en el ámbito de la Cámara de la reina. Este espacio cortesano favorecía la interacción desde la Casa de la reina en el acondicionamiento y la indumentaria de la infanta doña Juana, cuando contaba con 10 años de edad y, por tanto, quedaba aún bajo la dependencia de la figura materna, aunque ya se estuviera articuando en torno a ella un séquito que le introdujera en el proceso del servicio cortesano, que asimismo estaría conectado al de su madre25:

  • 26 ARV, RC, Reg. 117, fol. 72r°. Tarragona. 1465, enero, 6.

La reyna.
My amya. Si Mosse, nostro saastre, haurà necessario oro para’l passamá de la ropa de la illustre jnfanta, nostra caríssima fija, dárgelo heys, assí bien ternéys acerqua el broslador; e de nostra parte le diréys que desempache quanto más pueda las obras que nos le dexades encargo por manera que quanto más presto podrá seyer haya complimiento, darléys el oro que haurà menester e si necessario será, todo lo que tenéys, e si non se haurà pro siempre no sue por manera que fagades dar orden en enbiarne de fecho e que la obra no haya a él ssaco (sic) la qual vos como dicho es solicitado. El rrey, mi sennor, nos, el ilustrísimo príncipe e jnfanta, nuestros carísimos fijos, por gracia de Dios, somos en buena conuallencentia en la qual rogaréys a Dios como hauéys acostunbrado nos conserue. Saludat nos a todas essas de Casa. Dathe en Tarragona, a vj
de janero m cccc lx cinco. La reyna.
A la bien amada my amya nostra Aldonça Rodríguez.
Serena secretarius
26.

  • 27 Pese a la movilidad que acusaban los oficiales regios en los desplazamientos de los soberanos, medi (...)
  • 28 ARV, RC, Reg. 117, fol. 72r°. Tarragona. 1465, enero, 5.

16La carta se concibe para detallar cuestiones puntuales relativas a la organización interna de la Cámara y, en consecuencia, sirve para poner de manifiesto la separación entre el ámbito del servicio a la reina y ella misma, como consecuencia de la itinerancia regia que tenía lugar, más aún en el clima de hostilidad bélica en el que se redacta la misiva. Este tipo de cartas permite conocer los canales de organización de la Casa de la reina cuando esta no coincide en el espacio con su señora, síntoma de la tendencia a la estabilización de las instituciones, incluso cuando estas se relacionan con la esfera más privada del servicio27. Este primer testimonio del contacto epistolar entre la reina y su ama había sido precedido por otra carta enviada a su tesorero, Jaime Ram, en la que doña Juana le apremiaba a que consiguiera que el sastre le enviara las ropas que tenía que confeccionar, tanto para ella como para su hija, la infanta doña Juana, haciéndole partícipe de la premura con las que las necesitaban («no tenemos qué vestir»)28. De acuerdo a la descripción que la reina detalla en su carta, su servicio cortesano se encontraba en un momento de necesidad que también se hacía extensible a su séquito, motivo en torno al que gira la primera parte de esa misma misiva:

  • 29 ARV, RC, Reg. 117, fol. 72r°. Tarragona. 1465, enero, 5.

Jayme Ram. Vuestra letra de xxviij de dezienbre hauemos recebida e vista aquella vos respondemos que hauemos dado orden con Peralta que sreme e vos faze dar ohi dos mil solds per çe suplir al syensto de las donzellas e otras mugeres de casa nostra que oho (sic) son e assí despender essos, e en el entretanto, veyer si se podrán trobar algunos deudos de algunos qui nos quisiessen screuir de emprestarlos para algún poco tiempo e mouiendolo como de vos mesmo e trobando la disposiçió29.

  • 30 «[…] havemos recebido así bien la caldereta, ahunque podéis dezir de nuestra parte a Francisco que (...)
  • 31 Francisco de Paula CAÑAS GÁLVEZ, «Comunicación política y mediación epistolar: la correspondencia p (...)
  • 32 María NARBONA CÁRCELES, «Noblas donas. Las mujeres nobles en la Casa de María de Castilla, reina de (...)

17A comienzos de febrero la reina confiaba en haber podido remediar la falta de liquidez con la que pagar a sus damas, en vista de una nueva carta a Jaime Ram, en la que indicaba también la llegada a la corte del hijo del sastre con las ropas que se le habían encargado a su padre, y una caldereta que, no obstante, no satisfizo del todo a la soberana30. La participación de los oficiales regios en los procesos de comunicación era fundamental y se desarrollaba bien mediante el intercambio de mensajes, testimonios epistolares y el apoyo a la difusión de la autoridad de su señora, como ha puesto de manifiesto recientemente Cañas Gálvez, si bien para un escenario y protagonista muy diferentes, a través del estudio de la figura del arzobispo de Toledo, Sancho de Rojas31. La preocupación por la buena marcha de los negocios cortesanos, pero muy especialmente por las damas y doncellas que formaban parte de su séquito era una de las principales tareas a las que se encomendaban las reinas, para las que representaba una figura maternal, de protección y benefactoría32. Una responsabilidad que debía ocupar un espacio en su correspondencia, como se desprende en las cartas remitidas a doña Aldonza Rodríguez.

18En este sentido, aún más interesante resulta la segunda carta conservada dirigida a doña Aldonza Rodríguez, más allá del motivo principal que anima el impulso escriturario. Lo es por varios motivos: por rebelar detalles relacionados con la salud que traspasan lo protocolario; por dar cuenta de los próximos movimientos que va a acometer de manera inminente; y, por último, por mostrar con claridad la función de la camarera como eje articulador del escenario femenino de la Casa de la reina, en ausencia de su titular:

  • 33 ARV, RC, Reg. 117, fol. 163v°. Alcañiz. 1466, julio, 13.

La reyna.
Nanya. Por quanto somos informada res ut superior. Es nostra voluntat e dezimos e mandamos a vos quanto strechamente podemos que vista la present deys a la dicha dona Beatriz o a la dicha nostra enamorada por ella el nostro brial de brocade pardillo e guardat que noyde haya falla, ahunque como vos hauemos scripto nos seamos stada e noyada de nuestros acostumbrados accidents, pero loado a Dios, ya somos conualescida e estamos bien, e después de comer partiemos para Caragoça para dar complimiento en ciertos fechos guardantes a seruicio de la ma (cruz) del rey, mi senyor, creemos que dentro ·viij· o ·x· dias hauremos dado recaudo e después luego faremos la vía del dicho senyor, do su scriuá será. Damos vosue a mis por vuestra consolaçión e
de las otras, las quales nos saludat e mirat por ellas e hauer las recomendadas. Date en la villa de Alcanyz, a xiij de Julio anyo mil cccc lxvj. La Reyna.
A la bien amada nanya e camarera nostra, Aldonça Rodríguez.
Serena secretarius
33.

  • 34 La autoría de las cartas constituye una cuestión compleja que, para el caso de Juana Enríquez, no e (...)
  • 35 El interés por el buen estado de salud entre las personas que emiten las misivas, así como el hecho (...)
  • 36 José Mª DE FRANCISCO OLMOS, «Juan II de Aragón y el nacimiento del príncipe Juan. Consejos político (...)

19Más allá de la entrega del brial de la reina a una de sus damas predilectas, el reducido espacio de la misiva da pie a conocer que la salud de la emisora solía resentirse como consecuencia de esos «acostumbrados accidents», que ella misma confesaba sufrir, en un matiz que se adentra en la intimidad de lo cotidiano y da muestra de la confianza mutua que por supuesto, tiene un importante componente político. A diferencia de otros testimonios epistolares de reinas precedentes, como María de Castilla, la enfermedad no presenta aquí un valor excusatorio, relacionado con la capacidad escrituraria de la emisora34. De hecho, la buena salud de la reina se introduce como el revulsivo que permite activar de nuevo la itinerancia reginal35. Un hecho que informa, por otro lado, del manejo de los tiempos, así en los desplazamientos como en las gestiones políticas intrínsecas a los mismos, y el conocimiento de los diferentes actores que se sitúan sobre el territorio en representación de la autoridad regia. De ahí que doña Juana prevea su reunión con el escribano del rey días después de haber resuelto los asuntos que le conducen a Zaragoza, y que le llevarán a seguir a la cancillería regia para tratar asuntos de gobierno, precisamente en las semanas previas a la entrega de importantes plazas en Sicilia para incrementar los estados del infante Fernando y a la reorganización de la empresa militar frente a la Generalitat, que llevó a la reina a poner sitio, sin éxito, a la plaza de Rosas, en noviembre de 146636.

  • 37 D. PELAZ FLORES, La Casa de la reina en la Corona de Castilla, p. 79-81.

20Sin duda, tampoco ha de obviarse la relevancia que cuenta el tercer rasgo por el que destaca esta carta, en relación a la capitalización de la Casa de la reina por parte de la camarera. Es un hecho bien conocido que se trata del principal cargo de la Cámara de la reina en atención al conjunto femenino que se da cita en ella37. No obstante, lo que sobresale en esta ocasión se encuentra en la sentencia que precede a la data de la misiva («Damos vosue a mis por vuestra consolaçión e de las otras, las quales nos saludat e mirat por ellas e hauerlas recomendadas»), esto es, la carta adquiere una dimensión especular con la persona de la que procede, capaz de sustituir, aunque solo fuera a través de su lectura, la presencia de la reina, al pretender llenar el vacío que debían estar sintiendo sus doncellas y damas. A la camarera le correspondía entonces velar por ellas como si de su señora se tratara, así como hacerlas partícipes del lugar que ocupaban en su pensamiento pese a la distancia. Un medio que también le valdría para hacerse presente en otros escenarios muy distintos y que, más allá de la quietud que transmiten las cartas en el interior de la Casa de la reina, también dejan espacio a la disputa y al debate entre mujeres, ante la virulencia de los acontecimientos.

La correspondencia «hacia fuera». Relaciones epistolares femeninas de Juana Enríquez

  • 38 N. COLL I JULIÁ, op. cit., vol. 1, p. 350.

21Prueba de la existencia de una red de relaciones femenina cuyos límites trascienden la corte propiamente dicha es la carta que la reina remitió en el año 1462 a la condesa de Módica, donde se evidencia la decisiva capacidad de intervención femenina en los avatares de sus cónyuges. Concretamente, el conde de Módica había sido llevado preso a Barcelona, como consecuencia de su adhesión a la causa realista, y había sido depositado en la prisión común previa aprobación del Trentenario, tras conocer el acuerdo al que habían llegado los diputados38. Es en ese momento en el que doña Juana se dirige a la condesa, aconsejándole que se desplazara a Barcelona para desde allí intervenir en pro de la libertad de su esposo, el conde:

  • 39 ACA, RC, Reg. 3503, 4ª numeración, fols. 22v°-23r°. Girona. 1462, mayo, 26.

La reyna tudriu, etc.
Egregia comtessa, nobla magnifica e be amada nostra. Vostra letra hauem reebuda ab la qual nos certifficams del
cars seguit al comte, vostre marit, de que stats ab molta congoxa, maiorment que haien a portat aquél en Barchelona demanant nos Consell e consultant nos si vos per parlar ab los diputats e cercar expedients e remeys de liberació mets a Barchelona a queus responem que per los dits respectes som de jntenció vos deiats anar a la dita ciutat e treballar ab los quius semblara per la liberación dessus dita e nos volem siats certa que en quant porem subuenir e ayudar sobre aço lo dit comte maiorment per ell esser en aquest cars per nostre seruey non (tachado: manq) mancarem e ab la Maiestat del señor Rey en son cars treballarem per nostre poder sos fets nosien mesos en oblir. Dada en Gerona a xxvj diez de maig any M cccc lxij apres la data sobre los dits fets hauem jnformat aple e dita nostra jntenció alqui per vos nos es stat tra mes eus portará la present al qual sobre açó darets plena fe e crehença. Date vt supra. La Reyna39.

  • 40 Son diversos los ejemplos conservados, ya sea mediante documentación epistolar, fiscal o cronística (...)

22El tono marcadamente político del mensaje no impide que el contenido de la carta se transmita desde la cercanía, como indica el tratamiento que le procura («Egregia comtessa, nobla magnifica e be amada nostra»), además de la empatía que se desprende («nos certificams […] que stats ab molta congoxa») como consecuencia de las dificultades que atravesaba el conde de Módica en manos de los diputados catalanes. El consejo proporcionado por la reina se envuelve en un mensaje de confianza y de comprensión, pero también de autoridad. No hay que olvidar que se trata de una relación de cercanía y apoyo marcada por la posición que una y otra interlocutoras mantienen en la escena política. La condesa, por su parte, busca verse reconfortada por la reina y, al mismo tiempo, obtener su favor ante el delicado trance, mientras doña Juana demuestra mostrarse comprensiva, sensible a la situación que atraviesa la destinataria de la misiva, a la que le proporciona el consejo que entiende más adecuado. Con ello la reina pretendía que la condesa pudiera negociar desde el lugar en el que se estaban llevando a cabo las decisiones y donde el condestable de Aragón había sido depositado, con el fin de tener una vía de acceso más rápida a la información y poder negociar de manera directa. En la empresa de la liberación del reo la esposa juega un papel de vital importancia, siendo también conocida la puesta en marcha de contactos con otros personajes femeninos reconocidos por su autoridad, en busca de ayuda o colaboración respecto a los pasos a seguir, tal como ocurre en esta ocasión40. Con todo, no sería hasta el 12 de octubre de 1462 el momento en el que el Condestable de Aragón recuperara la liberad, tal como declaró Juan II posteriormente.

  • 41 José Mª MONSALVO ANTÓN, Los conflictos sociales en la Edad Media, Madrid: Síntesis, 2016, p. 261-26 (...)
  • 42 N. COLL I JULIÁ, op. cit., vol. 1, p. 326.
  • 43 Acerca de los lazos forjados entre mujeres en torno a sus propiedades e intereses patrimoniales a t (...)
  • 44 Tras describir el ataque sufrido por Berenguer de Barutell, señor de la baronía de Bestraca, y su f (...)

23El año 1462 coincidía, por otro lado, con el primer intento de sofocación del conflicto remensa, que desde la monarquía se había tratado de instrumentalizar a su favor, al enarbolar la causa antiseñorial para mostrar su autoridad y someter a los señores41. La participación de la reina en este propósito le llevó a ponerse en contacto con la señora de Castellfollit de La Roca, Beatriu de Cruilles42, para ordenarle que no contestara a los atropellos que los remensas, organizados como ejército campesino bajo las órdenes de Francesc de Verntallat, estaban llevando a cabo en sus tierras, al igual que en las del resto de señores feudales43. Doña Juana buscaba el apaciguamiento de la situación, coartando la violencia señorial con la que se respondía a los ataques remensas. Se trataba de una negociación delicada, que constituía todo un desafío para la autoridad y seguridad de la señora, pese al mandato de la autoridad reginal44.

  • 45 Colección de documentos Inéditos, 19, p. 161-162. Barcelona. 1462, mayo, 8.

24En la petición de ayuda que redactará Beatriu de Cruilles para ser asistida por los diputados de la Generalitat, se aprecia la existencia de un doble canal de transmisión del mensaje entre sus interlocutores, al reflejar la función de la carta como soporte para contener una información escrita, junto a un mensaje oral, que habría sido intercambiado gracias a su portador, Miquel Marques de Besalú45. Si bien la carta es lo suficientemente explícita acerca de cómo es la situación a ojos de la señora de Castellfollit y los desmanes que los payeses estaban cometiendo contra los señores, quedamos al margen de la parte oral del mensaje, como también de la manera y términos conforme a los que le habría sido transmitido el parecer de la reina Juana al respecto. De acuerdo con la expresión utilizada por doña Beatriu el parecer de la reina le habría sido indicado de forma personal, pero no valiéndose del aparato cancilleresco, sino del veguer y fiscal de Camprodon, de forma oral («m’a tramés a dir»), lo que nos aleja del objeto de estudio del presente trabajo, aunque pone de manifiesto los diferentes recursos utilizados por la reina para hacer llegar su parecer a los diversos agentes de poder de la Corona aragonesa.

  • 46 ACA, RC, Reg. 3498, fol. 117r°. Barcelona. 1462, febrero, 19. Las monjas no abandonarían este proye (...)
  • 47 ARV, RC, Reg. 120, fols. 39v°-40r). Valencia. 1463, mayo, 13.
  • 48 ACA, RC, Reg. 3502, fols. 6r°-7r°. Barcelona. 1462, febrero, 5.

25En la misma región del Ampurdán otros asuntos requerían la atención de doña Juana, en relación al mantenimiento de la estabilidad del tejido monástico, como indica en la carta enviada a la abadesa del monasterio Sant Feliu de Cadins. La comunidad estaba interesada en trasladarse a las inmediaciones de la iglesia de Santa Susanna de Mercadal, en la ciudad de Girona, lo que provocó que la reina reprendiera a la abadesa e instarla a que permanecieran en el edificio del monasterio cisterciense, al no contar con el permiso del rey ni del superior de la orden. Doña Juana se comprometía, a cambio, a sostener la reparación de la obra conventual, a fin de hacerles desistir en su empeño46. No sería la única ocasión en la que la reina intercedía por algunas de las casas conventuales de sus reinos, como muestran los casos del convento de menoretas de Xátiva47, o la abadía cisterciense de Vallbona de les Monges, perteneciente a la diócesis de Tarragona48, aunque las gestiones reginales quedarían vinculadas a cuestiones fiscales y jurisdiccionales, respectivamente.

  • 49 Rafael TORRENT ORRI, «Doña Juana, madre de Fernando el Católico, en San Mori», Annals, 5, 1964-1965 (...)
  • 50 L. BATLLE Y PRATS, «Diplomatario gerundense», p. 23-29.
  • 51 De acuerdo a los datos que disponemos acerca de esta dama y pese a los estudios que se han realizad (...)

26La cancillería de la reina continuaba con el desempeño de sus funciones y se mostraba sensible a las necesidades políticas, también a través de los cambios en la temática de las cartas enviadas. El periodo comprendido entre 1465 y 1467 sería especialmente difícil por el estado de guerra en el que se veía sumido el territorio catalán. Mientras doña Juana se hacía cargo de Girona y organizaba el sitio de Rosas, el rey se disponía a tomar Amposta y el príncipe Fernando se ocupaba del sometimiento de la comarca leridana de Urgel49. Los testimonios epistolares de la reina reflejan esta situación, con una especial atención a la comunicación con los jurados y a los movimientos de armas y víveres50. La correspondencia femenina se muestra partícipe de ese mismo clima de tensión y malestar entre los afines a la Corona, como refleja la carta enviada por la reina a la «viuda Requesens»51, cuya transcripción insertamos a continuación:

  • 52 ARV, RC, Reg. 117, fols. 87r° y v°. Tarragona. 1465, febrero, 13.

La Reyna.
Noble magnífica e bien amada nostra. Vostra letra de vj del present hauem reebuda e ab aquella les crespines, benes e parenostres queus hauem tramés quens han plagut molt se par bé de han son proeehits e qui es stada la maestra e de açó e del restant que se ha de fer vos agrahim lo treball e diligentia vostres. Ja scriujm al scriuá de ració en Pau Rosells que ho pach e que pagat que sia quens trameta memorial de tot que après h trameten la cautela e axí ará que van aquests galeres lo restant nos poran trametre per Áluaro de Naua, patró de la vna de aquelles. De la dilliueraçió de vostre fill haian per cert que la ma (cruz) del senyor rey e nos ha hauem trobat singularíssimo plaer e ell es anat a Leyda ab licentia del dit senyor per reposar e repararse, que flach e no sens causa es exit. De nostra anada aquí no es feta delliberació alguna haian per cert quens sería molt grau partrenos del dit senyor però hon necessari sia e delliberat e seruey de sa ex nos no hauen afer sino cumplir lo manament de aquella. Lo illustrísimo princep, nostre carísimo fillo, es a Tárrega ab sistents caualls, parti dimenge passat per resisitir a la entrada de vitualles en Ceruera confiam en nuestro senyor de la volta se haurà aquella e donarà al dit princep complida victoria e vos pregau ne a Deu e feu ne pregar a deuotes persones e saludar nos les filles. De Tarragona a xiij de febrer del any mil cccc lxv. La reyna.
A la noble magnífico [sic] e bien amada nostra, la biuda Requesens.
Serena secretarius
52.

  • 53 Todas ellas son cuestiones que se adentran en la importancia del género epistolar como marco de diá (...)
  • 54 La especificación de la data cronológica como mecanismo para identificar la carta a la que se está (...)
  • 55 Isabella LAZZARINI, «De la “révolution scripturaire” du Duecento à la fin du Moyen Âge: pratiques d (...)

27Una lectura atenta ofrece consideraciones de gran interés sobre la práctica de la correspondencia entre mujeres, tales como la frecuencia, la interacción más allá de las palabras intercambiadas y el valor de la información a nivel familiar y político53. Aunque se trata del único testimonio epistolar localizado entre ambas mujeres, es posible plantear que habrían intercambiado otras cartas, a juzgar por la identificación mediante una indicación cronológica, que realiza la reina de la misiva a la que la suya propia servía como respuesta, además del intercambio de objetos, que sugiere un mayor grado de proximidad que el evidenciado a través del registro cancilleresco54. Más allá de estas cuestiones preliminares, la escena bélica se adentra de nuevo en la correspondencia reginal, pero además introduciendo una afinidad entre las interlocutoras a través de su condición de madres. Se trata de un lenguaje ágil, sintético, que resuelve los interrogantes previamente formulados por la receptora de la carta, sobre la situación y estado de su hijo, la reina o el príncipe, en atención al desarrollo de los acontecimientos. Al igual que las cartas remitidas a Aldonza Rodríguez o sus doncellas, así como las misivas que se redactan a propósito del bienestar del séquito de la reina, la carta enviada a la viuda de Requesens puede englobarse dentro de la denominada «escritura pragmática», por su lenguaje, contenido y forma de expresión55.

  • 56 ARV, RC, Reg. 177, fol. 79v°-80r°. Tarragona. 1466, febrero, 2.

28Las cartas conservadas demuestran estar en un equilibrio inestable entre lo público y lo puramente personal en lo tocante al contenido documental, debido al carácter cotidiano e íntimo de algunas de las informaciones detalladas, si bien entendiendo que estas siempre forman parte de un discurso del que se puede dejar constancia mediante copia escrita y registrada del mismo. La carta reginal responde, en consecuencia, a una finalidad inmediata, de respuesta ante una petición, o de puesta en conocimiento de un tercero de informaciones relacionadas con la corte o la realidad política del momento, pero también –en el caso de las custodiadas en los libros de registro– a una necesidad de conservación de la memoria epistolar que lleva implícita la praxis diplomática de la que forma parte. La documentación almacenada responde a una secuencia facticia y, como tal, refleja un escenario parcial, donde es posible apreciar alianzas y relaciones que doña Juana, en tanto que lugarteniente general del reino, impulsa, mantiene o de las que participa, de una manera esporádica, por su condición de mediadora y autoridad soberana, o consolidada y constante en el tiempo, como esposa del monarca en el marco curial, o como agente político activo ante el reino en pro de la institución a la que representa. Así se observa también en la única carta que se conserva entre la reina y una interlocutora internacional, la duquesa de Milán Blanca María Visconti, en la que se insistía en el mantenimiento de las buenas relaciones entre ambas casas, en busca de una estrategia común frente a los angevinos en el sur de Italia56.

  • 57 ACA, RC, Reg. 3504, fol. 186r°-186v°. Tarragona. 1467, noviembre, 15.
  • 58 ACA, RC, Reg. 3504, fol. 200r°-200v°. Tarragona. 1467, noviembre, 14.

29Para entender mejor esta argumentación, se puede establecer una comparativa entre tres testimonios epistolares relativos al año 1467. El primero de ellos es una carta de seguro hacia la persona y bienes de Catalina Rosella, vecina de Lleida, que doña Juana dirige al ejército57; el segundo refiere una carta de salvoconducto en favor de Catalina Castellar, mujer de Jaume Castellar, suret de la armada de Barcelona, junto con su madre y el resto de su familia, y sus bienes muebles58; y finalmente, el tercero, hace referencia a una carta de seguro dirigida al conde de Foix en defensa de la persona y propiedades de Leonor de San Martín, señora del castillo de Orriols, que transcribimos a continuación:

  • 59 ACA, RC, Reg. 3498, fol. 179r°. Girona. 1467, julio, 26.

Dona Joana etc. Al illustre comte de Foix e de Bigorra, fill del dit senyor rey e nostre, molt amat e capitá general del exercit de la gente d’armes del illustrisimo rey de França tramesa en lo present principat de Cathalunya en ajuda e sorors del dit serenísimo senyor rey. A tots altres magniffichs sotacapitans e persones del dit exercit e armada e encara a tots altres e sengles officials e subdits del dit senyor rey e nostres erasra de aquells. Salutem et dilectionem. Com la amada nostra, Elienor de Sent Martín, quis diu esser senyora del castell de Orriols e sos vassalls, habitants en lo dit seu castell si en stats e son en obedientia del dit senyor rey. Per tant vos per tant vos (sic) pregam vos, dit illustre comte e altres sota capitans e persones del dit exercit e als officials e subdits del dit senyor rey e nostres, diem e manam sots pena de sinch milia florins que a les persones demunt dites e aquaserma de aquells uols sien fets dans, dampnatges, vexacions, oppressions e altres mals tractaments axien persones bens, robes, heretats, rendes, castells, com en altres coses pertanyents axí a la dita Elienor, com als dits seus vassalls, mas aquella e aquelles vullam tractar com abons e feels vassalls del dit senyor rey e nostres con aquelles vullam sien sota pretenció e saluaguarda. Dada en Gerona a xxvj de juliol any m cccc lxij. La reyna59.

30Todas coinciden en la intermediación que la reina lleva a cabo en su favor, si bien desde un conocimiento distinto de las circunstancias de cada una de esas mujeres y de la(s) voz(es) que habrían solicitado la actuación reginal. A diferencia de Catalina Rosella, las otras dos protagonistas pertenecen a una posición social más elevada, hecho que se denota en la manera de referirse a las dos últimas como «la amada e feel nostra na Catarina o la amada nostra Elienor», lo que implicaría un mayor o menor grado de proximidad hacia la reina que, como tal, se indica en el contenido de las respectivas misivas. Este hecho se hace aún más evidente si se tiene en cuenta que toma partido en el caso de la vecina de Leida «a suplicación de alguns familiares postres», esto es, sin un conocimiento directo de su situación, lo que plantea la existencia de un contacto de la Rosella con personas de la corte, pero sin la capacidad de escribir directamente a la reina, como podría deducirse en el caso de la misiva enviada al conde de Foix en pro de Leonor de San Martín. Bien es cierto que habría que tomar en consideración la capacidad mediadora del propio soberano, a la que también buscarían recurrir las personas cuya situación fuera más sólida tanto en el ámbito social como político. Este hecho, que se introduce en otros ejemplos epistolares, permite un nuevo ámbito de reflexión, al observar diferentes mecanismos de solicitud del favor regio, así como el procedimiento a seguir tras haber recibido la carta o petición inicial.

  • 60 Lledó RUIZ DOMINGO, «Escribir para construir: la imagen de la reina Juana Enríquez en la correspond (...)
  • 61 ACA, RC, Reg. 3498, fol. 165r°-165v°. Tudela. 1467, marzo, 19. El motivo último de la carta es comu (...)

31Las particulares circunstancias del reinado de Juan II de Aragón y su esposa habían requerido de la activación de mecanismos propagandísticos pensados para sanear su imagen de buenos gobernantes ante las instituciones y ante el reino que, en todo caso, también se observaron como parte de la buena sintonía cotidiana entre los esposos, tal como evidencia el aparato cancilleresco60. En una de las cartas dirigidas a la reina que se insertan en los registros de su cancillería, Juan II informa a su esposa de haber recibido noticia «per part de la amada nostra, la muller de mossen Yuany de Sentimenat […] axí de la mort del dit mossén Yuany com de la molta necesitat e penura en que resta la casa sua per esser arregada de molts censals e grans pensiones de aquells qui noserien de comportar maiorment que son restats en la casa quatre fills e cinch filles»61. Una situación que, como ya se ha señalado previamente, era susceptible de ser sufrida por otras mujeres del reino, con independencia de su condición social, pero que, en esta ocasión, ve fortalecida su petición al solicitar la intercesión regia para asegurar los intereses de la dama viuda a través de doña Juana.

  • 62 ACA, RC, Reg. 3504, fol. 172v°-173v°. Tarragona. 1467, octubre, 27.
  • 63 Aunque forma parte de una referencia formal dentro del lenguaje epistolar, la manera de referirse a (...)

32El sustento de su viudez será también la causa de la misiva reginal que dirija a su camarlengo y consejero, Pedro de Urrea, para favorecer la situación de Esperanza de Ezlor, viuda de Esteve Cubells, el que fuera señor del lugar de Herbès, dentro de la jurisdicción de la villa de Morella62. En esta ocasión, se introduce una coda para especificar que, además de ser cercana a la reina («amada nostra»), también lo era para el rey, un detalle que evidencia una proximidad hacia los dos miembros de la pareja real y de la que, como tal, se debía dejar constancia explícita63. A través del favor regio, se otorgaba a su propósito una mayor seguridad de éxito, así como se hacía notar una posición de privilegio que permite conectar la voluntad de la reina a la súplica elevada ante el rey. La condición de la reina como lugarteniente general del reino refleja una empresa de colaboración entre los esposos que, no obstante, no tendría por qué haberse observado en el caso de una reina consorte, lo que lleva a pensar que, cuando la situación sociopolítica de la parte solicitante lo permite, no se busca el favor de la reina amparándose en la mayor afinidad que su condición femenina les reporta, sino que se persigue el método más óptimo para los intereses propios. En consecuencia, la carta se muestra como un eficaz canal de transmisión entre los soberanos y en la puesta en marcha de contactos femeninos que trascienden ampliamente los límites cortesanos.

Conclusiones

33La correspondencia dirigida por Juana Enríquez hacia algunas de las mujeres que formaban parte de su red de relaciones refleja las diferentes circunstancias en las que la carta cobra un especial protagonismo para estimular los procesos de comunicación en unas circunstancias de especial relevancia a nivel político y curial. Su contenido oscila entre lo político y lo personal, aunque sin ser características excluyentes, sino complementarias. No se puede hablar de una correspondencia íntima en ninguno de los casos, pese a la existencia de vínculos personales que pueden reconocerse entre la reina y algunas de las destinatarias –como Aldonza Rodríguez o la viuda Requesens–, como tampoco se puede pasar por alto la puntualidad con la que se emiten dichas misivas y que formaría parte de un flujo epistolar mucho mayor que el que recogen los libros de registro. Esto es, la falta de reiteración en la presencia como receptoras de misivas reginales de personajes femeninos en la documentación conservada en los registros de la cancillería de doña Juana refuerza el carácter público de estos documentos, con independencia del tono cercano que se puede apreciar entre las interlocutoras y la segmentación a la hora de registrar las cartas emanadas del aparato cancilleresco de Juana Enríquez.

34Ello explica la desigual distribución de la documentación conservada, predominantemente destinada a recoger las mercedes y órdenes de amparo en su persona y bienes de personas que elevan sus súplicas ante la reina, frente a un porcentaje muy escaso de testimonios curiales, relacionados con el servicio doméstico de la soberana o, incluso, con los acontecimientos político-militares que se produjeron durante su reinado. La imagen que proyectan los libros de registro es la de una reina que atiende las necesidades de sus súbditos –imagen que también puede extenderse al príncipe de Viana–, lo que no quiere decir que se desatendieran las relaciones en el marco de la Casa de la reina, en tanto que organismo que articula las necesidades del sector femenino de la corte, lo que habla del valor que se le concede tanto a las negociaciones matrimoniales de las doncellas del entorno de la reina como los intercambios de objetos que, en ocasiones, también sirven para facilitar el intercambio de otra serie de mensajes. Tampoco se escapan las relaciones mantenidas más allá de la propia corte, que informan de la participación femenina activa en el desarrollo de la actividad política, haciendo de la carta un instrumento útil y eficaz para el afianzamiento de vínculos interpersonales. De esta manera, la correspondencia femenina en el ámbito cortesano da pie a conocer los términos en los que se desenvuelve la mediación y el intercambio de información en torno a la soberana de forma palmaria, dejando al descubierto las alianzas, afinidades, los mecanismos de cooperación con la monarquía o, incluso, el enfrentamiento que puede observarse a la luz de la manera de proceder de las familias nobles o aristocráticas que llega a oídos de la corte.

Bibliographie

BATLLE Y PRATS, Luis, «Diplomatario gerundense de la reina D.ª Juana Enríquez y del príncipe D. Fernando», Annals de l’Institut d’Estudis Gironins, 16, 1963, p. 33-80

BEAUCHAMP, Alexandra, «Gouverner en chemin. Roi, officiers royaux et officines sur les routes sous le règne de Pierre le Cérémonieux», e-Spania, 8, 2009, URL: http://journals.openedition.org/e-spania/18715; DOI: https://doi.org/10.4000/e-spania.18715.

—, «La conservación de las cartas de las reinas de Aragón del siglo XIV», in: Jean-Pierre JARDIN, José Manuel NIETO SORIA, Patricia ROCHWERT-ZUILI y Hélène THIEULIN-PARDO (coords.), Cartas de mujeres en la Europa medieval. España, Francia, Italia, Portugal (siglos XI-XV), Madrid: La Ergástula, 2018, p. 69-87.

CAÑAS GÁLVEZ, Francisco de Paula, «Comunicación política y mediación epistolar: la correspondencia privada de la realeza Trastámara con Sancho de Rojas, arzobispo de Toledo. Documentación del Archivo del Monasterio de Guadalupe», in: José Manuel NIETO SORIA y Óscar VILLARROEL GONZÁLEZ (coords.), Comunicación y conflicto en la cultura política peninsular, siglos XIII al XV, Madrid: Sílex, 2018, p. 49-81.

Colección de documentos inéditos del Archivo General de la Corona de Aragón, pub. por Manuel DE BOFARULL Y DE SARTORIO, Barcelona: Imprenta del Archivo, 1860, vol. 19.

COLL I JULIÁ, Nuria, Doña Juana Enríquez: lugarteniente real en Cataluña (1461-1468), Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Patronato Marcelino Menéndez Pelayo, 1953, 2 vols.

DÍAZ BORRÁS, Andrés, «Notas sobre los libros registro valencianos de la reina Juana Enríquez (1463-1466): entre la abnegación y la trivialidad», in: Josefina MUTGE VIVES, Roser SALICRÚ I LLUCH y Carles VELA I AULESA (eds.), La Corona catalanoaragonesa, l’islam i el món mediterrani: estudis d’història medieval en homenatge a la doctora María Teresa Ferrer i Mallol, Barcelona: CSIC, 2013, p. 221-229.

EARENFIGHT, Theresa, «Preface: Partners in Politics», in: T. EARENFIGHT (ed.), Queenship and Political Power in Medieval and Early Modern Spain, Hampshire-Burlington: Ashgate, 2005, p. 13-28.

—, «Two bodies, one spirit: Isabel and Fernando’s Construction of Monarchical Partnership», in: Barbara F. WEISSBERGER (ed.), Queen Isabel I of Castile. Power, patronage, persona, Londres: Tamesis, 2008, p. 3-18.

GAMERO IGEA, Germán, «Stepmother and Mother of Princes: Legitimation and Political action during the Reign of Juana Enríquez (1447-1468)», in: Elena WOODACRE, y Carey FLEINER (eds.), Royal Mothers and their Ruling Children, Nueva York: Palgrave Macmillan, 2015, p. 31-51.

—, «Epílogo de un reinado y desmembramiento de una corte: servidores de Juan II de Aragón», Medievalismo, 26, 2016, p. 109-133.

GARCÍA HERRERO, Mª del Carmen, «María de Castilla, reina de Aragón (1416-1458): La mediación incansable», e-Spania, 20, 2015, URL: http://journals.openedition.org/e-spania/24120; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.24120.

y PELAZ FLORES, Diana, «La política femínea de la Casa Trastámara a mediados del siglo XV. De la amistad íntima a la colaboración diplomática», in: Mario LAFUENTE GÓMEZ y Concepción VILLANUEVA MORTE (coords.), Los agentes del Estado. Poderes públicos y dominación social en Aragón (siglos XIV-XV), Madrid: Sílex, 2019, p. 427-456.

GAUDE-FERRAGU, Murielle, La reine au Moyen Âge. Le pouvoir au féminin, XIVe-XVesiècle, París: Tallandier, 2014.

LAYNESMITH, Joanna, The Last Medieval Queens. English Queenship, 1445-1503, Oxford: Oxford University Press, 2005.

LAZZARINI, Isabella, «La communication écrite et son rôle dans la société politique de l’Europe méridionale au Moyen Âge», in: Jean-Philippe GENET (ed.), Rome et l’état moderne européen, Roma: Collection de l’École Française de Rome, 2007, p. 265-285.

—, «De la “révolution scripturaire” du Duecento à la fin du Moyen Âge: pratiques documentaires et analyses historiographiques en Italie», in: L’écriture pragmatique. Un concept d’histoire médiévale à l’échelle européenne, CEHTL, París: LAMOP, 2012, p. 72-101.

LESEUR, Guillaume, Histoire de Gaston IV, comte de Foix. Chronique français inédite du XVe siècle, par Henri Courteault, París: Librairie Renouard–Librairie de la Société de l’Histoire de France, 1893-1896, vol. 2.

MIRANDA, Vera-Cruz, El príncipe de Viana y su tiempo, Madrid: Sílex, 2017.

MORALES ROCA, Francisco José, Caballeros de la espuela dorada del principado de Cataluña: dinastía de Trastámara. 1412-1555, Madrid: Hidalguía, 1988.

MONSALVO ANTÓN, José Mª, Los conflictos sociales en la Edad Media, Madrid: Síntesis, 2016.

MUÑOZ FERNÁNDEZ, Ángela, «La Casa delle Regine. Uno spazio político nella Castiglia del Quattrocento», Genesis. Rivista della Società Italiana delle Storiche, 1 (2), 2002, p. 71-95.

—, «Reinas y círculos femeninos de la corte en los conventos toledanos. Santo Domingo el Real y Catalina de Lancaster», in: Raquel TORRES JIMÉNEZ y Francisco RUIZ GÓMEZ (eds.), Órdenes militares y construcción de la sociedad occidental (siglos XII-XV), Madrid: Sílex, 2016, p. 649-678.

—, «Poder, influencia y acción política femenina. A propósito de las mujeres de Toledo y el “fecho de la Reina doña Blanca de Borbón” (1352-1356)», in: Mujeres e Historia, Valladolid: Universidad de Valladolid-Instituto Universitario de Historia Simancas, 2016, p. 45-88.

MUÑOZ ROCA TALLADA, Carmen, Doña Juana Enríquez, madre del Rey Católico, Madrid: Editorial Nacional, 1945.

NARBONA CÁRCELES, María, «Noblas donas. Las mujeres nobles en la Casa de María de Castilla, reina de Aragón (1416-1458)», Studium: Revista de humanidades, 15, 2009, p. 89-113.

–––, «Que de vostres letres nos vesitets. La casa de María de Castilla (1416-1458) y la documentación epistolar como fuente para su estudio», Mélanges de la Casa de Velázquez, 44 (2), 2014, p. 183-201.

NEGRE PASTELL, Pelayo, «El linaje de Requesens», Anales del Instituto de Estudios Gerundenses, 10, 1955, p. 25-148.

NIETO SORIA, José Manuel, «Comunicación y conflicto político: algunas perspectivas de análisis», in: J. M. NIETO SORIA y Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ (coords.), Comunicación y conflicto en la cultura política peninsular. Siglos XIII al XV, Madrid: Sílex, 2018, p. 17-47.

—, «Conclusiones. Cartas que hablan, cartas que callan», in: J-P. JARDIN, J. M. NIETO SORIA, P. ROCHWERT-ZUILI y H. THIEULIN-PARDO (coords.), Cartas de mujeres en la Europa medieval. España, Francia, Italia, Portugal (siglos XI-XV), Madrid: La Ergástula, 2017, p. 375-384.

PELAZ FLORES, Diana, La Casa de la reina en la Corona de Castilla (1418-1496), Valladolid: Universidad de Valladolid, 2017.

—, Reinas consortes. Las reinas de Castilla entre los siglos XI-XV, Madrid: Sílex, 2017.

—, «Una casa en ciernes. El séquito de Leonor de Aragón en su viaje a Castilla (1375)», in: Francisco de Paula CAÑAS GÁLVEZ (ed.), Espacios curiales y ámbitos de poder en la Península Ibérica en la Baja Edad Media (1250-1500), Madrid: La Ergástula, (en prensa).

—, «Sur les pas d’Ester: empreintes de l’éducation de la royauté féminine dans la Couronne de Castille (1418-1496)», in: Eva TILLY (ed.), Genre et identité, Rennes, Université de Rennes, (en prensa).

RÁBADE OBRADÓ, Mª del Pilar, «Actividad epistolar y conflicto político en la primera de las Décadas de Alonso de Palencia», in: J. M. NIETO SORIA y Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ (coords.), Comunicación y conflicto en la cultura política peninsular. Siglos XIII al XV, Madrid: Sílex, 2019, p. 295-320.

ROIS DE LIORI I DE MONTCADA, Hipólita, Epistolaris d’Hipolita Rois de Liori i d’Estefania de Requesens (segle XVI), Valencia: Universitat de València, 2003.

RUIZ DOMINGO, Lledó, «Escribir para construir: la imagen de la reina Juana Enríquez en la correspondencia y la cronística del siglo XV», in: Esther CORRAL DÍAZ (ed.), Voces de mujeres en la Edad Media, Berlín-Boston: DeGruyter, 2018, p. 104-110.

SOMMÉ, Monique, Isabelle de Portugal, duchesse de Bourgogne: une femme au pouvoir au pouvoir au XVe siècle, Lille: Presses universitaires du Septentrion, 1998.

TORRA PÉREZ, Alberto, «La conservación de la memoria: archivos regios», in: José Ángel SESMA MUÑOZ (coord.), La Corona de Aragón en el centro de su historia 1208-1458. La Monarquía aragonesa y los reinos de la Corona, Zaragoza: Gobierno de Aragón–Grupo CEMA, 2010, p. 271-326.

TORRENT ORRI, Rafael, «Doña Juana, madre de Fernando el Católico, en San Mori», Annals, 5, 1964-1965, p. 43-57.

DEL VAL VALDIVIESO, Mª Isabel, «¿Hacia el fin de la itinerancia? Isabel I de Castilla», e-Spania, 8, 2009, URL: http://journals.openedition.org/e-spania/18889; DOI: https://doi.org/10.4000/e-spania.18889.

VILLARROEL GONZÁLEZ, Óscar, «Las cartas y el ejercicio del poder: el caso de Catalina de Lancaster», in: J.-P. JARDIN, J. M. NIETO SORIA, P. ROCHWERT-ZUILI y H. THIEULIN-PARDO (coords.), Cartas de mujeres en la Europa medieval. España, Francia, Italia, Portugal (siglos XI-XV), Madrid: La Ergástula, 2017, p. 111-128.

VINYOLES I VIDAL, Teresa, «Unes cartes de dones del segle XV, notes sobre la crisi feudal», Acta historica et archaeologica mediaevalia, 25, 2003-2004, p. 445-460.

ZARAGOZA PASCUAL, Ernest, Catàleg dels monastirs catalans, Barcelona: Publications de l’abadia de Monserrat, 1997.

Notes

* Este trabajo se ha llevado a cabo en el marco del proyecto “Espacios femeninos cortesanos: Ámbitos curiales, relaciones territoriales y prácticas políticas”, con referencia PGC2018-099205-A-C22, concedido por el MICINN y cofinanciado por la Agencia Estatal de Investigación y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

1 Un pensamiento que formaba parte de la peyorativa imagen forjada en torno a la reina de forma secular, que se ha pretendido desterrar en trabajos ya clásicos como el de Carmen MUÑOZ ROCA TALLADA, Doña Juana Enríquez, madre del Rey Católico, Madrid: Editorial Nacional, 1945 y, de forma mucho más actual y rigurosa, por Vera-Cruz MIRANDA, El príncipe de Viana y su tiempo, Madrid: Sílex, 2017.

2 Nuria COLL I JULIÁ, Doña Juana Enríquez: Lugarteniente real en Cataluña (1461-1468), 2 vols., Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Patronato Marcelino Menéndez Pelayo, 1953.

3 Theresa EARENFIGHT, «Two bodies, one spirit: Isabel and Fernando’s Construction of Monarchical Partnership», in: Barbara F. WEISSBERGER (ed.), Queen Isabel I of Castile. Power, patronage, persona, Londres: Tamesis, 2008, p. 10-11 y 14-16. Germán GAMERO IGEA, «Stepmother and Mother of Princes: Legitimation and Political action during the Reign of Juana Enríquez (1447-1468)», in: Elena WOODACRE y Carey FLEINER (eds.), Royal Mothers and their Ruling Children, Nueva York: Palgrave Macmillan, 2015, p. 31-51.

4 María del Carmen GARCÍA HERRERO, «María de Castilla, reina de Aragón (1416-1458): La mediación incansable», e-Spania, 20, febrero de 2015, URL: http://journals.openedition.org/e-spania/24120; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.24120 (fecha de última consulta: 20 de septiembre de 2018).

5 Óscar VILLARROEL GONZÁLEZ, «Las cartas y el ejercicio del poder: el caso de Catalina de Lancaster», in: Jean-Pierre JARDIN, José Manuel NIETO SORIA, Patricia ROCHWERT-ZUILI y Hélène THIEULIN-PARDO (coords.), Cartas de mujeres en la Europa medieval. España, Francia, Italia, Portugal (siglos XI-XV), Madrid: La Ergástula, 2017, p. 111-128, p. 111-112.

6 Ángela MUÑOZ FERNÁNDEZ, «La Casa delle Regine. Uno spazio político nella Castiglia del Quattrocento», Genesis. Rivista della Società Italiana delle Storiche, 1 (2), 2002, p. 71-95, en particular, p. 83.

7 Joanna LAYNESMITH, The Last Medieval Queens. English Queenship, 1445-1503, Oxford: Oxford University Press, 2005, p. 222-241. Murielle GAUDE-FERRAGU, La Reine au Moyen Âge. Le pouvoir au féminin, XIVe-XVe siècle, París: Tallandier, 2014, p. 197-214. Monique SOMMÉ, Isabelle de Portugal, duchesse de Bourgogne: une femme au pouvoir au pouvoir au XVe siècle, Lille: Presses universitaires du Septentrion, 1998, p. 225-251.

8 Diana PELAZ FLORES, La Casa de la reina en la Corona de Castilla (1418-1496), Valladolid: Universidad de Valladolid, 2017, p. 145-177.

9 Cito tan solo un ejemplo de esta realidad, debido a su expresividad: María de la Cuadra, criada de la reina, era la esposa del escudero del rey Joan de Saavedra y además testamentaria de Diego de Salazar, el que fuera aposentador de doña Juana, tal como se indica en una carta emitida por esta última para su tesorero, al que ordenaba que le entregara 20 florines por el alma del difunto. Archivo del Reino de Valencia (en adelante: ARV), Real Cancillería (en adelante: RC), Reg. 117, fol. 7r°-v°. Zaragoza. 1463, marzo, 4.

10 Germán GAMERO IGEA, «Epílogo de un reinado y desmembramiento de una corte: servidores de Juan II de Aragón», Medievalismo, 26, 2016, p. 112-114.

11 Tal sería el caso de Aldonza Enríquez, hermana de la reina, casada con Juan de Prades, conde de Cardona (ACA, Maestre Racional –en adelante: MR–, vol. 9715, fol. 2r°. 1468), si bien conviene precisar que el matrimonio tuvo lugar en 1467, cronología para la cual el volumen de documentación conservado en los registros cancillerescos de la reina no es muy elevado, hecho que, en todo caso, solo explica en parte la ausencia de noticias, al menos durante la estancia de doña Aldonza en la Corona de Aragón. Las uniones de mujeres pertenecientes al linaje castellano de los Enríquez continuarían durante el reinado de Fernando II de Aragón, como atestigua el matrimonio de su prima, Beatriz Enríquez de Velasco, en segundas nupcias con Galcerán Bernart de Requesens y Joan Des Soler, capitán General y Almirante de la Real Armada (Francisco José MORALES ROCA, Caballeros de la espuela dorada del principado de Cataluña: dinastía de Trastámara. 1412-1555, Madrid: Hidalguía, 1988, p. 154).

12 Isabella LAZZARINI, «La communication écrite et son rôle dans la société politique de l’Europe méridionale au Moyen Âge», in: Jean-Philippe GENET (ed.), Rome et l’état moderne européen, Roma: Collection de l’École Française de Rome, 2007, p. 278. José Manuel NIETO SORIA, «Comunicación y conflicto político: algunas perspectivas de análisis», in: J. M. NIETO SORIA y Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ (coords.), Comunicación y conflicto en la cultura política peninsular. Siglos XIII al XV, Madrid: Sílex, 2018, p. 35.

13 Alberto TORRA PÉREZ, «La conservación de la memoria: archivos regios», in: José Ángel SESMA MUÑOZ (coord.), La Corona de Aragón en el centro de su historia 1208-1458. La Monarquía aragonesa y los reinos de la Corona, Zaragoza: Gobierno de Aragón–Grupo CEMA, 2010, p. 273-274.

14 Así, aparecen cartas dirigidas a los diferentes agentes responsables de la jurisdicción local dentro del reino, para resolver la situación de mujeres pauper(es) et miserabiler(es), como la viuda de Nicolás Company, Inés (Archivo de la Corona de Aragón (en adelante: ACA), RC, Reg. 3502, fol. 9r°. Barcelona. 1462, febrero, 8). Margarita, viuda de Pedro Palomeres (ACA, RC, Leg. 3502, fols. 57v°-58r°), Constanza Vilella, viuda de Joan Vilella (ACA, RC, Reg. 3496, fol. 124r°-v°. Barcelona. 1461, diciembre, 3), o Isabel, viuda de Antonio Ponce (ACA, RC, Leg. 3495, fol. 147v°. Barcelona. 1461, diciembre, 16). Aunque habría que realizar un estudio específico que comparara la tipología y el número de estas misivas en defensa de los intereses femeninos que se expidieron por parte del príncipe de Viana con respecto a la reina Juana, una valoración preliminar no permite observar una preferencia por la reina a la hora de tratar estos asuntos, apareciendo de igual modo noticias acerca de peticionarias que solicitan la intervención del príncipe Carlos.

15 Alexandra BEAUCHAMP, «La conservación de las cartas de las reinas de Aragón del siglo XIV», in: J.-P. JARDIN, J. M. NIETO SORIA, P. ROCHWERT-ZUILI y H. THIEULIN-PARDO (coords.), Cartas de mujeres en la Europa medieval, p. 69-87.

16 Mª del Pilar RÁBADE OBRADÓ, «Actividad epistolar y conflicto político en la primera de las Décadas de Alonso de Palencia», in: J. M. NIETO SORIA y Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ (coords.), Comunicación y conflicto en la cultura política peninsular, 2019, p. 295-320, en particular, p. 295-296.

17 Luis BATLLE Y PRATS, «Diplomatario gerundense de la reina D.ª Juana Enríquez y del príncipe D. Fernando», Annals de l’Institut d’Estudis Gironins, 16, 1963, p. 33-80.

18 N. COLL I JULIÁ, op. cit., vol. 2, p. 80-82.

19 «[…] plusieurs bells dams et seignores: car elle avoit avecques elles la signore Leonor d’Arragon, la signore Vi[o]lante de Lune, madame Bryande, madame Marye Bernarde, madame Yohane d’Espez et plusieurs aultres seignores, belles damoiselles, fort pompeusement et richement habilheos; et avoit aussi ladite seignore Royne troys ou quatre chevaliers et plusieurs gentilzhomnes et d’aultres gens de bien». Guillaume LESEUR, Histoire de Gaston IV, comte de Foix. Chronique française inédite du XVe siècle, par Henri Courteault, París: Librairie Renouard–Librairie de la Société de l’Histoire de France, 1893-1896, vol. 2, p. 142-144.

20 Autoras como Ángela Muñoz han analizado la aportación al desarrollo del ceremonial cortesano que se aprecia en algunas misivas, como las emitidas por Teresa de Ayala y María de Ayala, prioras en el monasterio de Santo Domingo el Real de Toledo, y María de Castilla, habrían remitido a las reinas de Castilla, Catalina de Lancaster y María de Aragón, prueba de la capacidad de la carta como instrumento que nutre relaciones de autoridad entre emisoras y receptoras. Á. MUÑOZ FERNÁNDEZ, «Reinas y círculos femeninos de la corte en los conventos toledanos. Santo Domingo el Real y Catalina de Lancaster», in: Raquel TORRES JIMÉNEZ y Francisco RUIZ GÓMEZ (eds.), Órdenes militares y construcción de la sociedad occidental (siglos XII-XV), Madrid: Sílex, 2016, p. 649-678.

21 Acerca de las gestiones acerca de la dote y el matrimonio de doña Beatriz, véase: ARV, RC, Reg. 115, fol. 82v°. Amposta (real sobre la plaza). 1466, marzo, 9. La dote reginal ascendió a 3.000 florines de oro, que quiso hacer entrega al padre de la novia, «conseller e maiordom maior nostre […] per los arceptes serueys a nos fets per lo dit noble en Nicolau Carroz e la noble e amada nostra, dona Brianda, sa muller, e per la dita sa filla». ARV, RC, Reg. 115, fol. 83r°. Amposta (real sobre la plaza). 1466, marzo, 9.

22 Andrés DÍAZ BORRÁS, «Notas sobre los libros registro valencianos de la reina Juana Enríquez (1463-1466): entre la abnegación y la trivialidad», in: Josefina MUTGE VIVES, Roser SALICRÚ I LLUCH y Carles VELA I AULESA (eds.), La Corona catalanoaragonesa, l’islam i el món mediterrani: estudis d’història medieval en homenatge a la doctora María Teresa Ferrer i Mallol, Barcelona: CSIC, 2013, p. 221-229.

23 ACA, RC, Reg. 118, fol. 73v° s/l. 1463, septiembre, 16.

24 Á. MUÑOZ FERNÁNDEZ, «Poder, influencia y acción política femenina. A propósito de las mujeres de Toledo y el “fecho de la Reina doña Blanca de Borbón”» (1352-1356)», in: Mujeres e Historia, Valladolid: Universidad de Valladolid-Instituto Universitario de Historia Simancas, 2016, p. 45-88.

25 Diana PELAZ FLORES, «Una casa en ciernes. El séquito de Leonor de Aragón en su viaje a Castilla (1375)», in: Francisco de Paula CAÑAS GÁLVEZ (ed.), Espacios curiales y ámbitos de poder en la Península Ibérica en la Baja Edad Media (1250-1500), Madrid: La Ergástula, (en prensa).

26 ARV, RC, Reg. 117, fol. 72r°. Tarragona. 1465, enero, 6.

27 Pese a la movilidad que acusaban los oficiales regios en los desplazamientos de los soberanos, mediante el acompañamiento y el servicio «en camino» –rasgo extensible a las necesidades en materia espiritual que tanto el soberano como su esposa podían desarrollar gracias a la aparición de «capillas pequeñuelas», también conocidas como «de camino»–, la presencia de entornos curiales cada vez más extensos motivan la separación entre ambas esferas, un rasgo que se pone de manifiesto a la luz de la misiva enviada por doña Juana y de la necesidad de centralizar en torno a un espacio concreto algunas de las gestiones que, de forma cotidiana, debían llevarse a cabo, incluso en ausencia del titular de la Casa para la que se pusieran en marcha este tipo de servicios. Acerca de las gestiones desarrolladas por los oficiales regios siguiendo la estela de su señor, véase: A. BEAUCHAMP, «Gouverner en chemin. Roi, officiers royaux et officines sur les routes sous le règne de Pierre le Cérémonieux», e-Spania, 8, 2009, URL: http://journals.openedition.org/e-spania/18715; DOI: https://doi.org/10.4000/e-spania.18715 (fecha de última consulta: 3 de febrero de 2019). También resultan interesantes las observaciones de Mª Isabel del Val Valdivieso, respecto a la continuidad del modelo itinerante durante el reinado de los Reyes Católicos y la preferencia por determinadas residencais o, incluso, la instalación de algunas instituciones, como la Casa del príncipe Juan en Almazán, prueba de la convivencia de esa doble realidad. Mª Isabel DEL VAL VALDIVIESO, «¿Hacia el fin de la itinerancia? Isabel I de Castilla», e-Spania, 8, 2009, URL: http://journals.openedition.org/e-spania/18889; DOI: https://doi.org/10.4000/e-spania.18889 (fecha de última consulta: 3 de febrero de 2019).

28 ARV, RC, Reg. 117, fol. 72r°. Tarragona. 1465, enero, 5.

29 ARV, RC, Reg. 117, fol. 72r°. Tarragona. 1465, enero, 5.

30 «[…] havemos recebido así bien la caldereta, ahunque podéis dezir de nuestra parte a Francisco que ya podia star meior e más obrada, limpia de lo que está». ARV, RC, Reg. 117, fol. 89r°-89v°. Tarragona. 1465, febrero, 2.

31 Francisco de Paula CAÑAS GÁLVEZ, «Comunicación política y mediación epistolar: la correspondencia privada de la realeza Trastámara con Sancho de Rojas, arzobispo de Toledo. Documentación del Archivo del Monasterio de Guadalupe», in: J. M. NIETO SORIA y Ó. VILLARROEL GONZÁLEZ (coords.), Comunicación y conflicto en la cultura política peninsular, p. 75-80.

32 María NARBONA CÁRCELES, «Noblas donas. Las mujeres nobles en la Casa de María de Castilla, reina de Aragón (1416-1458)», Studium: Revista de humanidades, 15, 2009, p. 89-113.

33 ARV, RC, Reg. 117, fol. 163v°. Alcañiz. 1466, julio, 13.

34 La autoría de las cartas constituye una cuestión compleja que, para el caso de Juana Enríquez, no es posible determinar más allá de la ambigüedad. No se encuentran referencias que den a entender que la reina fuera autora de las cartas, así como tampoco hay ninguna mención que indique que relegara en ocasiones el acto de la escritura, como sí expresa la reina de Castilla con frecuencia en su correspondencia. Acerca de la la cancillería de la esposa de Alfonso V de Aragón y las indicaciones de su incapacidad para escribir todas sus cartas, véase: Mª del C. GARCÍA HERRERO y D. PELAZ FLORES, «La política femínea de la Casa Trastámara a mediados del siglo XV. De la amistad íntima a la colaboración diplomática», in: Mario LAFUENTE GÓMEZ y Concepción VILLANUEVA MORTE (coords.), Los agentes del Estado. Poderes públicos y dominación social en Aragón (siglos XIV-XV), Madrid: Sílex, 2019, p. 440-441. Al tratarse de libros de registro la autoridad de las misivas por parte de su emisora solo puede intuirse a través de alusiones reflejadas en el contenido epistolar, siendo muy escasas, incluso para el siglo XV, las cartas que fueron enviadas a sus destinatarios, y mucho más aquellas dadas por la mano de la reina. Se trata de un marco de estudio al que he tratado de acercarme a través de los escasos ejemplos de cartas autógrafas que se conservan para la reina María de Aragón, esposa de Juan II de Castilla, en: D. PELAZ FLORES, «Sur les pas d’Ester: empreintes de l’éducation de la royauté féminine dans la Couronne de Castille (1418-1496)», in: Eva TILLY (ed.), Genre et identité, Rennes: Université de Rennes, (en prensa).

35 El interés por el buen estado de salud entre las personas que emiten las misivas, así como el hecho de hacer partícipe de los sobresaltos o enfermedades que hayan podido aquejarles en los últimos tiempos son cuestiones cotidianas en el marco de la correspondencia reginal, así como un revulsivo a la hora de solicitar un envío más fluido de cartas. Este hecho informa acerca de la capacidad de la misiva para reconfortar a la persona enferma, así como la imposibilidad, en un momento dado, de continuar con el tránsito de cartas, prueba de una fluidez epistolar que sería constante, en particular entre determinadas destinatarias, como las que participaban de la parentela regia o sus principales apoyos en el ámbito cortesano. Un buen ejemplo de estas prácticas se observa en la Cámara de María de Castilla. M. NARBONA CÁRCELES, «Que de vostres letres nos vesitets. La casa de María de Castilla (1416-1458) y la documentación epistolar como fuente para su estudio», Mélanges de la Casa de Velázquez, 44 (2), 2014, p. 183-201.

36 José Mª DE FRANCISCO OLMOS, «Juan II de Aragón y el nacimiento del príncipe Juan. Consejos políticos a Fernando el Católico», En la España medieval, 18, 1995, p. 249-251.

37 D. PELAZ FLORES, La Casa de la reina en la Corona de Castilla, p. 79-81.

38 N. COLL I JULIÁ, op. cit., vol. 1, p. 350.

39 ACA, RC, Reg. 3503, 4ª numeración, fols. 22v°-23r°. Girona. 1462, mayo, 26.

40 Son diversos los ejemplos conservados, ya sea mediante documentación epistolar, fiscal o cronística, en los que el apoyo femenino ante la ausencia del marido se expresa con claridad y demostrando una empatía hacia la mujer que se encuentra en dicha situación. Noticias como la de la petición de intermediación ante el rey Alfonso X por parte de la reina Violante de Aragón atendiendo a las súplicas de la emperatriz de Constantinopla (D. PELAZ FLORES, Reinas consortes. Las reinas de Castilla entre los siglos XI-XV, Madrid: Sílex, 2017, p. 210), o el más llamativo ejemplo de las mujeres de la Casa Trastámara ante el Desastre de Ponza y el posterior encarcelamiento de los Infantes de Aragón, resumen a la perfección la búsqueda de apoyos femeninos, en el entorno familiar como en el radio que abarca la red de relaciones que poseían estas mujeres para conseguir agilizar los trámites de la liberación. La pérdida de libertad por parte del esposo suponía una «viudedad simbólica» y la asunción de un papel protagonista en solitario, como representante de las necesidades familiares. Acerca de la privación temporal de la libertad del marido y la consecuente activación de la gestión en femenino por la reversión de dicha situación por parte de las mujeres del linaje, véase: Mª C.GARCÍA HERRERO y D. PELAZ FLORES, art. cit., p. 427-456, en particular, p. 443-448.

41 José Mª MONSALVO ANTÓN, Los conflictos sociales en la Edad Media, Madrid: Síntesis, 2016, p. 261-263.

42 N. COLL I JULIÁ, op. cit., vol. 1, p. 326.

43 Acerca de los lazos forjados entre mujeres en torno a sus propiedades e intereses patrimoniales a través de la correspondencia femenina en el marco de la feudalidad catalana de comienzos del siglo XV, véase el caso de la señora de Osor, Sança Ximenis de Foix, su procuradora, Isabel de Cabrera, y la poseedora del Baier, que forma parte del dicho señorío, Violant de Recs. Teresa VINYOLES I VIDAL, «Unes cartes de dones del segle XV, notes sobre la crisi feudal», Acta historica et archaeologica mediaevalia, 25, 2003-2004, p. 445-460.

44 Tras describir el ataque sufrido por Berenguer de Barutell, señor de la baronía de Bestraca, y su familia, solicita la ayuda de los diputados de la Generalitat en los siguientes términos: «E per tan com so dona viuda no he modo de guardarme de semblants inconvenients e per deliberat scriure a vosaltres pregant vos me vullau donar aquel concell e ajuda que de vosaltras spear car fins aci jom tenia altrament segura fins ara que la Senyora Reyna ma trames a dir per lo veguer e fisch de Camprodon menantme que yo nom empatxas de neguns malificis que los dits homes de remença hagan fets a sant Pau ni en altres parts ans de aquells me inhabeix que nom puga coneixer ni contra los vasalls meus ni altres». Colección de documentos inéditos del Archivo General de la Corona de Aragón, pub. por Manuel DE BOFARULL Y DE SARTORIO, Barcelona: Imprenta del Archivo, 1860, vol. 19, p. 107. Castellfollit. 1462, abril.

45 Colección de documentos Inéditos, 19, p. 161-162. Barcelona. 1462, mayo, 8.

46 ACA, RC, Reg. 3498, fol. 117r°. Barcelona. 1462, febrero, 19. Las monjas no abandonarían este proyecto del traslado del monasterio, como atestigua el que este se llevara a cabo en 1492, conservando también su patrimonio de Sant Feliu de Cadins. Ernest ZARAGOZA PASCUAL, Catàleg dels monastirs catalans, Barcelona: Publications de l’abadia de Monserrat, 1997, p. 55.

47 ARV, RC, Reg. 120, fols. 39v°-40r). Valencia. 1463, mayo, 13.

48 ACA, RC, Reg. 3502, fols. 6r°-7r°. Barcelona. 1462, febrero, 5.

49 Rafael TORRENT ORRI, «Doña Juana, madre de Fernando el Católico, en San Mori», Annals, 5, 1964-1965, p. 43-57.

50 L. BATLLE Y PRATS, «Diplomatario gerundense», p. 23-29.

51 De acuerdo a los datos que disponemos acerca de esta dama y pese a los estudios que se han realizado a propósito de las diferentes ramas de la familia Requesens, no es posible averiguar su identidad, al menos a la luz del contenido de la carta, que tan solo permite saber su condición de viuda a comienzos de 1465 y que, contaba con, al menos, un hijo varón combatiendo por la causa realista en esas fechas. Pelayo NEGRE PASTELL, «El linaje de Requesens», Anales del Instituto de Estudios Gerundenses, 10, 1955, p. 25-148. Hipólita ROIS DE LIORI I DE MONTCADA, Epistolaris d’Hipolita Rois de Liori i d’Estefania de Requesens (segle XVI), Valencia: Universitat de València, 2003.

52 ARV, RC, Reg. 117, fols. 87r° y v°. Tarragona. 1465, febrero, 13.

53 Todas ellas son cuestiones que se adentran en la importancia del género epistolar como marco de diálogo entre emisora y receptora, favoreciendo una relación que, en palabras de Nieto Soria, se produce entre «dos intimidades que quieren buscar una cercanía en la distancia». J. M. NIETO SORIA, «Conclusiones. Cartas que hablan, cartas que callan», in: J.-P. JARDIN, J. M. NIETO SORIA, P. ROCHWERT-ZUILI y H. THIEULIN-PARDO (coords.), Cartas de mujeres en la Europa medieval, p. 375-377.

54 La especificación de la data cronológica como mecanismo para identificar la carta a la que se está dando respuesta, por un lado, y, por otro, la mención a la escritura de otras misivas que se incorporan, a su vez, al hilo de otras cartas, como se evidencia de la carta enviada al ama de la reina el 13 de julio de 1466 (ARV, RC, Reg. 117, fol. 163v°), alertan acerca de la fragmentación de las cartas conservadas, pese al carácter pretendidamente seriado de los registros en los que quedan contenidas, así como refiere a la existencia de diferentes niveles de correspondencia que, más allá de los registros oficiales, incrementarían la complejidad del procedimiento epistolar y comunicativo en su sentido más amplio. El intercambio de mensajes a través de la vía oral por parte de las mujeres que rodean a la reina también queda recogido en la carta que doña Juana remite a su escribano de ración, al que informa conocer «el mal recapte de las donzelles e dones de casa nostra», además de por sus cartas, por la relación que habría hecho de la situación Isabel de Urela. ARV, RC, Reg. 117, fol. 119r°. Amposta (real sobre la plaza). 1465, noviembre, 5.

55 Isabella LAZZARINI, «De la “révolution scripturaire” du Duecento à la fin du Moyen Âge: pratiques documentaires et analyses historiographiques en Italie», in: L’écriture pragmatique. Un concept d’histoire médiévale à l’échelle européenne, CEHTL, París: LAMOP, 2012, p. 74-80.

56 ARV, RC, Reg. 177, fol. 79v°-80r°. Tarragona. 1466, febrero, 2.

57 ACA, RC, Reg. 3504, fol. 186r°-186v°. Tarragona. 1467, noviembre, 15.

58 ACA, RC, Reg. 3504, fol. 200r°-200v°. Tarragona. 1467, noviembre, 14.

59 ACA, RC, Reg. 3498, fol. 179r°. Girona. 1467, julio, 26.

60 Lledó RUIZ DOMINGO, «Escribir para construir: la imagen de la reina Juana Enríquez en la correspondencia y la cronística del siglo XV», in: Esther CORRAL DÍAZ (ed.), Voces de mujeres en la Edad Media, Berlín-Boston: DeGruyter, 2018, p. 104-110. Se trataba, en todo caso, de una estrategia común, más allá de los fines propagandísticos que se exhiben en la comunicación epistolar con la Generalitat, y que formaba parte de la realidad política cotidiana de las parejas regias del periodo. Theresa EARENFIGHT, «Preface: Partners in Politics», in: T. EARENFIGHT (ed.), Queenship and Political Power in Medieval and Early Modern Spain, Hampshire-Burlington: Ashgate, 2005, p. 13-28.

61 ACA, RC, Reg. 3498, fol. 165r°-165v°. Tudela. 1467, marzo, 19. El motivo último de la carta es comunicarle su intención de entregar a la viuda la cantidad que le corresponden a las arcas reales por hacerse cargo de los bienes del difunto, que ascendía a 1.500 florines: «es nostra voluntat e intenció que per nos e en nom e loch nostre ab vostra prouisió o letra opportuna fatan gratia remissió e relaxacio a la dita vidua e pubills dels dits mil cincents florins e o de tota aquella quantitat o suma a que muntara per la part nostra lo luysme a nos e nostra cort pertanyent». Ibidem.

62 ACA, RC, Reg. 3504, fol. 172v°-173v°. Tarragona. 1467, octubre, 27.

63 Aunque forma parte de una referencia formal dentro del lenguaje epistolar, la manera de referirse a la interlocutora o, en este caso, a la persona que anima el proceso de redacción de la misiva como objeto del fin escriturario, introduce un elemento de jerarquización en los procedimientos relacionales de la reina. Si bien el nexo no sería tan fuerte en esta ocasión –o al menos no se detalla de ese modo–, al registrado hacia otras mujeres para las que se conservan testimonios epistolares emitidos por doña Juana, en Esperanza de Ezlor se observa su dignidad social y un conocimiento directo de su situación familiar que no ha de desdeñarse. Sylvie LEFÈVRE, «Femmes entre elles. Échanges épistolaires féminis dans la litérature française de la fin du Moyen Âge», in: J.-P. JARDIN, J. M. NIETO SORIA, P. ROCHWERT-ZUILI y H. THIEULIN-PARDO (coords.), Cartas de mujeres en la Europa medieval, p. 359-373, en especial, p. 360-364.

Auteur

Universidade de Santiago de Compostela, ORCID iD: http://orcid.org/0000-0002-5499-4739.

© e-Spania Books, 2020

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search