Version classiqueVersion mobile

Correspondencias entre mujeres en la Europa medieval

 | 
Jean-Pierre Jardin
, 
Annabelle Marin
, 
Patricia Rochwert-Zuili
, 
et al.

Redes femeninas de influencia y de poder

Gritos de socorro: mensajes de una reina y una ‘casi reina’ en la Castilla del siglo XIV

María Jesús Fuente

Texte intégral

  • 1 José de ESPRONCEDA, Blanca de Borbón. Drama trágico en cinco actos y en verso, Madrid: Impresa por (...)

¡Fatal desdicha!
Enmédio -el gozo, que decís que reina,
Yo sola gimo y para siempre cubre
Negra noche, de horror el alma mía.
¿Un infante, decís?
1

  • 2 El infortunio de la reina había sido objeto de alguna obra anterior. Puede servir de ejemplo Charle (...)
  • 3 Dionisio SOLÍS, Doña Blanca, perdida, pero posiblemente rescatada por H. L. BALLEW, Chapel Hill (N. (...)
  • 4 De Leonor de Guzmán hay tres piezas interesantes: La favorita, ópera de Gaetano Donizetti, Leonor d (...)

1Estos versos del drama trágico Blanca de Borbón de José de Espronceda ponen en boca de la joven reinade Castilla el dolor que sentía al saber que había nacido un nuevo infante, hijo de su esposo Pedro I (1334-1369) y de la amante de éste, María de Padilla. El drama de Blanca de Borbón (1339-1361), el sufrimiento de una esposa abandonada, había llegado al siglo XIX2 y, como el drama de otras mujeres medievales, resultó atractivo para los escritores románticos3. De su círculo familiar, otra mujer interesó a algunos creadores del siglo XIX, se trata de Leonor de Guzmán (1310-1351), la amante del rey Alfonso XI (1311-1350)4, padre de Pedro I y suegro de Blanca de Borbón. Estas dos mujeres, aunque dos polos opuestos, tienen un elemento común: haber muerto castigadas probablemente por orden de quien ejercía el poder; en ambos casos quedan interrogantes sin resolver: no es seguro que Blanca fuera eliminada por mandato del rey Pedro I, ni que Leonor fuera ejecutada por disposición de la reina María de Portugal.

2La documentación relativa a estas mujeres es parca. Las reinas solían aparecer junto a sus esposos en los documentos que salían de la cancillería real, pero este no fue el caso de ninguna de las dos. Leonor de Guzmán porque no fue reina, lo que no le impidió tener mucha influencia y poder, resultado de su estrecha familiaridad con el rey, con quien tuvo 10 hijos. Blanca de Borbón, aunque fue reina, al ser abandonada por su esposo y no compartir la vida del rey, no aparece incluida en la documentación como era usual en las reinas.

  • 5 Jean-Pierre JARDIN, José Manuel NIETO SORIA, Patricia ROCHWERT-ZUILI] y Hélène THIEULIN-PARDO (dir. (...)
  • 6 José Manuel NIETO SORIA, “Conclusiones. Cartas que hablan, cartas que callan”, in: Cartas de mujere (...)

3Aunque parca, entre la documentación se encuentran cartas que permiten añadir algunos rasgos a sus retratos o responder a algunos de los interrogantes que plantean sus historias. De la correspondencia que ha quedado de ellas, voy a enfocar las “cartas mensajeras” que ambas enviaron en momentos de gran peligro, en el caso de Leonor cuando veía derrumbarse el “edificio” que había construido, y en el de Blanca cuando se vio “sin edificio”, es decir, siendo reina sin ejercer, abandonada a quien tuviera algún interés por ayudarla, en resumen, cuando estaba en una situación comprometida, insegura y peligrosa. Muchas son las preguntas que se pueden plantear a esas cartas de socorro: ¿qué informan acerca de la situación concreta en que se encontraban Leonor y Blanca cuando escribieron esas peticiones de socorro?, ¿a quiénes se dirigían?, ¿cómo respondieron los destinatarios?, ¿las escribieron por iniciativa propia?, ¿redactaron ellas personalmente el contenido de las cartas?, ¿qué poder les amparaba en el momento en que las escribieron? Algunas de estas preguntas tratan de contribuir con sus respuestas a algunos puntos de reflexión planteados en el libro resultado del coloquio Cartas de mujeres en la Europa Medieval5, en particular a tres de ellos: “lo que las cartas ocultan”, “el grado real de autonomía de la redacción”, y “el rastro emocional”6. A través de esas respuestas se podrá otear el panorama de la fragilidad y vulnerabilidad del poder de las mujeres compañeras del rey, independientemente de que fueran legítimas o ilegítimas, la desigualdad en el acceso al poder de las mujeres del rey dependiendo del tipo de unión, y la consideración que merecían, por parte de los poderes a quienes apelaban, dependiendo de su condición (reina y concubina). Para ayudar a entender mejor su posición, junto a las cartas enviadas en momentos de peligro se colocarán otras que pueden ayudar a entender mejor su estado cuando lanzaron sus “gritos de socorro”.

Una carta de Leonor de Guzmán

  • 7 Archivo de la Corona de Aragón, Cartas Reales, Pedro III [IV], 4989ro.

Sennor: yo la desauenturada et ssin ventura que non deuiera naçer, Donna Leonor, beso vuestras manos et me encomiendo en la vuestra merçed. Bien creo que, mal pecado, que sabredes ya alla dela pestilencia e desauentura que aca acaesçio en la muerte del rey, mio señor, que Dios perdone, assi que yo y míos fijos estamos en grand tribulaçion et en grand peligro. Et yo enbío rrogar al Conde don Lope de Luna que tenga por bien de ffablar con vusco algunas cosas que cunplen a mi y a mis ffijos que uos non puedo enbiar desir por carta. Porque uos pido por merçed, señor, que ssea la vuestra merçed de creer al dicho Conde de todo lo que uos el dixiere de mi parte. Et en esto ffaredes aguisado contra mi et mios ffijos. Et tener vos lo hemos en merçed. Fecha dies días de abril, era de mill et CCCLXXX et ocho años7.

4La carta muestra el estado de ánimo de Leonor de Guzmán. Habían pasado solo dos semanas de la muerte de su amante, el rey Alfonso XI, que falleció el 27 de marzo de 1350. Ella se veía en gran peligro. Abandonada de sus fieles vasallos, temía las represalias de la reina María, que había pasado su vida sufriendo el abandono de su esposo. El análisis de la carta revela, o permite sospechar, la situación crítica que le llevó a pedir socorro al rey de Aragón.

  • 8 Juana Pimentel, María Pacheco o Elvira de Estúñiga se hicieron llamar “triste condesa” o María de L (...)

5En primer lugar, la carta comienza llamándose “desventurada y sin ventura que no debiera nacer”, fórmula que recuerda a la utilizada por otras mujeres de la alta nobleza al quedarse viudas. En efecto, fue habitual en las cartas de mujeres que habían perdido a su esposo, al menos unas décadas después, firmar como “la triste duquesa”, “la triste condesa”8. No firma Leonor como “triste”, aunque comience su carta refiriéndose a su desventura, en sus palabras queda implícita la tristeza.

6Leonor se encomendaba a “vuestra merced” el rey de Aragón, Pedro IV, al que le informaba de la peste que había asolado el reino de Castilla y que se había llevado la vida del rey Alfonso XI. Leonor comunicaba al rey que ella y sus hijos se encontraban en “gran peligro”, y, aunque suplicaba su ayuda, no dejaba por escrito las peticiones que quería hacer llegar al rey de Aragón, al que anunciaba la llegada de un mensajero con las instrucciones sobre la ayuda que ella le solicitaba. Así pues, en la carta limitaba su petición a rogar a Pedro IV que creyera al “mensajero “, el conde Don Lope de Luna.

  • 9 Francisco de MOXÓ Y MONTOLIU, “La política aragonesa de Alfonso XI y los hijos de Leonor de Guzmán” (...)
  • 10 Lope de Luna ya había sido utilizado como mediador con anterioridad; Pedro IV le había enviado al s (...)

7Ante esta carta, que solo anunciaba al rey la petición que le iba a llegar, no sería arriesgado suponer que Leonor estaba solicitando al rey de Aragón un tipo de ayuda que no quería que fuera conocido por quienes se habían convertido en sus enemigos, la reina viuda María de Portugal y su hijo el rey Pedro I. El mensajero era un noble de plena confianza de Leonor de Guzmán, el conde Lope de Luna, tío del rey de Aragón9. La amante del rey tenía un mensaje que solo podía depositar en alguien de entera confianza. La elección del mensajero denota la agudeza política de Leonor de Guzmán, pues Lope de Luna era tío de Pedro IV, al haberse casado con Violante, la hermana de Alfonso IV, padre de Pedro IV. Lope de Luna era hombre de confianza del rey Pedro IV, al que había asistido en la expedición a Cerdeña y en la guerra de la unión (1348). ¿Cómo había conectado Leonor de Guzmán con Lope de Luna?10

8Se trata de una carta formal y muy poco explícita, aunque muestra el estado de ánimo de Doña Leonor. ¿Estaba triste o aterrorizada? No se puede dudar de su tristeza, pero el miedo podría dominar su ánimo. No era de extrañar el pánico que podía embargar a una mujer que había caído de golpe, y que había pasado de ser la mujer más influyente del reino a ser abandonada por la mayor parte de sus apoyos, temerosos de recibir el mismo castigo que podía esperarse para Doña Leonor.

9La carta muestra la capacidad política de Leonor de Guzmán. El puesto que había ocupado le permitía dirigirse directamente al rey de Aragón, casi como de igual a igual, algo a lo que estaba acostumbrada, pues ya había recibido alguna carta de Pedro IV. Algunas cartas que el rey de Aragón había enviado a los miembros de la familia real castellana, también se las había dirigido a ella que era, sin duda, un miembro más de la familia del rey. Leonor de Guzmán se dirigió a Pedro IV utilizando a un personaje de la categoría del conde de Luna, hombre de confianza del rey aragonés, y lo hace conociendo el conflicto que el rey Pedro IV de Aragón tenía con su cuñada, la reina Leonor de Castilla, hermana de Alfonso XI, que desde la muerte de su esposo había huido a su reino de origen, acogida junto a la reina de Castilla, María de Portugal, y protegida de ésta. ¿Podría haber alguna relación entre el conflicto Pedro IV–reina de Castilla, y el conflicto Leonor de Guzmán-reina de Castilla?, ¿podría haber intentado Leonor de Guzmán negociar algún acuerdo con el rey de Aragón que beneficiara a ambos?

10La contestación del rey tampoco da clave alguna acerca de la petición tan secreta que le hizo llegar Leonor de Guzmán, pues la respuesta real fue muy diplomática, deseándole lo mejor y no comprometiéndose a nada.

  • 11 A. BALLESTEROS, op. cit., p. 634-635.

El rey de Aragón. Donna Leonor, viemos vuestra carta de la creencia por uso comendada al noble et amado consellero nuestro, don Lope, Conde de Luna, por la qual nos fiziestes saber la desplazient muert et muy nosible del alto rey de Castiella, la qual carta et las cosas en aquélla contenidas, et lo que el dito Comte por uirtut dela dita creencia nos dixo de part uestra, bien entendido uos respondemos que dela muert del dito Rey, hauemos hauido, et hauemos, muy grand desplazer por los buenos deudos et amor que hauíamos ensemble et por las buenas obras que nos hauía feito, mas esperando en qual manera ha finado sus días, a seruiçio de Dios et en exalçamiento dela Santa fe Cathólica, es et puede seer gran consolación a nos et a uos et los que bien le queríanet podemos hauer buena esperança en Dios, que por grant su pro et en tiempo et en caso de saluaçión lo ha querido clamar dela miseria desti mundo ala su santa gloria. Por que uos rogamos et uos consellamos que lexada toda materia de ploro uos querades consolar en Dios, e fer por ánima del dito Rey, almosnas et oraciones et otras obras piadosas. Quanto a los otros aferes uos femos saber que hauemos comendado al dito Comte algunas paraulas delas quales nos deue escriuir por su carta. Rogamos uso que lo creades delo que sobre los ditos afferes uos fará saber. Dat en Osca, dius nuestro siello secreto a XVI días de mayo. En el anyo de Nuestro Sennor MCCCL11

  • 12 Alfonso IV envió un mensajero al rey de Castilla, “el amado Consellero nuestro Johan Escriuani” […] (...)

11Esta no era la respuesta que había buscado Leonor de Guzmán, ¿era la que había esperado? A la sagacidad de Leonor de Guzmán, probablemente no le extrañó. El rey no contestaba más que de forma educada, con loas al rey y palabras de consuelo para Doña Leonor, pero la parte importante de la carta se la reservaba también para otra carta que, supuestamente, le haría llegar Lope de Luna. Su desesperación debía ser inmensa cuando se dirigió al rey de Aragón, consciente, como probablemente era, de que no podía esperar mucha ayuda de él. Leonor de Guzmán no podía esperar de Pedro IV un cambio de postura hacia ella, conocedora como era de la poca la simpatía que había merecido del padre de ese rey, Alfonso IV, quien, si la tuvo en cuenta en algún momento, fue más por miedo que por respeto o simpatía12.

12Pedro IV no se dio prisa en contestar. Pasó más de un mes desde la fecha de la carta de Leonor, 10 de abril de 1350, y la de la respuesta, 16 de mayo de 1350, bien es cierto que, desde Sevilla a Huesca, aproximadamente 900 kilómetros, la carta tardaría en llegar no menos de tres semanas.

13Cuando Pedro IV respondió ya había cambiado la vida de Leonor de Guzmán, cambio que se inició el mismo día de la muerte de Alfonso XI. Cuando llegó la carta, en la segunda mitad de mayo, habían pasado dos meses de la muerte de Alfonso XI. Para entonces probablemente Leonor ya era prisionera de Pedro I. Aunque el rey de Aragón hubiera tenido voluntad de ayudarla, hubiera dado igual, ella estaba ya en manos de la reina María y de su hijo Pedro I. Tardaría todavía un año en ser ejecutada en Talavera.

Unas cartas de Blanca de Borbón

  • 13 Registro Vaticano, 236, XCvo. Publicada por Georges DAUMET, Innocent VI et Blanche de Bourbon. Lett (...)

A la querida hija en Cristo, la ilustre Blanca reina de Castilla y León, salud y bendición apostólica
Tus cartas, por las cuales, del nuestro querido hijo en Cristo Pedro, ilustre rey de Castilla y León, tu marido, acciones y gestos juveniles que no son propios del pudor marital ni de la seriedad real, nos expusiste por cartas propias de hija, nos salpicaron con grave tristeza y provocaron un afecto de compasión más plena hacia ti tanto más cuanto por caridad más sincera en el Señor, continuando los sufrimientos y angustias tuyas, la caridad del Señor con tus aflicciones y angustias con las cuales el salvador del género humano con celo paternal practica el amor compartimos contigo por una comunicación especial. Pero como Dios tienta a los espíritus generosos y a aquellos que ama, para que no languidezcan por inercia, frecuentemente los confirma con el movimiento de las contrariedades, nos, conocedores por tales aflicciones tuyas el ferviente amor que el Señor te tiene, y esperando que, sin duda, con mayor rapidez y plenitud te brillará la prosperidad de la tranquilidad anhelada, tanto mayor cuanto la tempestad de la adversidad encendiéndose con toda su fuerza se levanta por un espíritu decidido a todo, rogamos con atención a tu serenidad que teniendo en cuenta esto, te confortes en el Señor y te consueles en esto, que después de las nubes el benigno concede tiempos serenos, confiando que el misericordioso pondrá término pronto tus angustias. Nos también, para apaciguar los torbellinos de esa misma tempestad, hemos levantado el celo de la autoridad apostólica, y así proponemos reprimir con justicia a movimientos injustos, guiado por Dios, porque la provisión de tu justicia no dejará de ser oportuna. Y para que tal negocio progrese con más celeridad y más favorablemente, con ayuda de Dios, al venerable hermano nuestro Bertran, obispo de Senez, nuncio de la sede apostólica, enviamos expresamente con oportunas, favorables y eficaces cartas al mismo rey para esto. Dada en Villanueva, diócesis de Avignon, VIII de los idus de mayo año segundo
13.

14Esta carta del papa Inocencio VI es contestación a una misiva de Blanca de Borbón fechada el 8 de mayo de 1354. La fecha lleva a pensar que la reina Blanca comenzó a pedir ayuda tan pronto como conoció la noticia de que su esposo, Pedro I, se había casado con Juana de Castro (abril de 1354). A la carta de la reina, Inocencio VI contestó de inmediato.

15La contestación del Papa deja de manifiesto que Blanca de Borbón había expresado al Papa su situación anímica, y sus tribulaciones ante el panorama que se había encontrado en Castilla desde que llegó para casarse con el rey. Blanca provenía de una familia muy poderosa de Francia, su madre fue Isabel de Valois y su padre Pedro de Borbón. No había cumplido los 17 años cuando abandonó su tierra en plena guerra de los Cien Años. La situación que encontró fue realmente extraña. Se había concertado su matrimonio con el rey Pedro I, y Blanca llegó a Castilla en el mes de febrero de 1353. Pedro no quiso verla ni tuvo prisa en celebrar el matrimonio, que no se realizó hasta el 3 de junio de 1353. Dos días después de la ceremonia nupcial, el rey se marchó a reunirse con su amante María de Padilla.

16Llevaba un año en Castilla, solo había visto a Pedro el día de la boda y el siguiente, y en abril de 1354 le llegó la noticia del matrimonio del rey con Juana de Castro. Ante una situación de tal índole no le quedaba otro remedio que pedir ayuda a quien sabía que podía ofrecérsela, el Santo Padre. No le faltaban apoyos en Castilla, pues recibió constante ayuda de su suegra, la reina María de Portugal, de la tía de su esposo, la reina de Aragón, Isabel de Castilla, y de parte de la nobleza y del clero.

  • 14 Inocencio VI comenzó su pontificado el 30 de diciembre de 1352.

17De todos esos apoyos, el más lejano, pero más sólido y elevado era el del Papa. No es de extrañar que Blanca se dirigiera a él, pues Inocencio VI había mostrado gran interés en el éxito de su matrimonio con Pedro I de Castilla. Además, Blanca no inició la correspondencia con el Papa. La carta citada que recibió del Pontífice como contestación a la suya, no era la primera que le había enviado Inocencio VI. Fue el Papa quien envió la primera carta a Blanca, interesado como estaba en apoyar el matrimonio de la princesa de Francia con el rey de Castilla. En la primera carta a Blanca, de 1 mayo de 1353, pocos meses después de ocupar la sede pontificia14, el Papa le felicitaba por el respeto hacia su suegra, María de Portugal, y le exhortaba a ser una nuera y esposa “amable y dócil”.

  • 15 J. M. NIETO SORIA, op. cit., p. 377.

18Desde esa primera carta, hubo un intercambio de misivas, un auténtico “diálogo en la lejanía”15 entre el Papa y la reina de Castilla. A través de las contestaciones de Inocencio VI, que se iniciaban con una mención a la carta recibida de la reina Blanca, se conoce la existencia de las cartas enviadas por la reina y los momentos difíciles por los que pasaba, llenos de angustias y tribulaciones. Más que de los apoyos de su suegra, de la tía de su esposo, de sus cuñados los Trastamara, y de otros personajes poderosos, Blanca se fiaba más del Papa, un papa de Avignon, firme apoyo del reino de Francia, de quien esperaba que estuviera absolutamente a su favor. Pocos días después de la carta citada arriba, otra carta del Papa a Blanca de Borbón expone su firme propósito de ayudarla. Le anuncia que dirigirá una carta a su esposo para exigirle que cumpla con sus obligaciones:

  • 16 Registro Vaticano, 236, Cvo. Publicado por G. DAUMET, op. cit., p. 106-107. Agradezco a Carmen T. P (...)

A la queridísima hija en Cristo, Blanca reina de Castilla y León, salud y bendición apostólica
Por tus cartas, por las que nos confiaste las muchas y profundas angustias y tribulaciones en las que te encuentras y que aceptaste con buen ánimo sentimos profunda pena y sobre ellas compartiendo contigo el dolor por el afecto para con tu bondadoso padre, escribimos a nuestro queridísimo hijo en Cristo, Pedro, ilustre rey de Castilla y de León, ilustre esposo tuyo, y a otros, a quienes consideramos que había que escribirles y a ellos les enviamos a nuestro venerable hermano Beltrán, obispo de Senez nuncio de la sede apostólica, a fin de que tu propio esposo sea sacado del precipicio de su error, y pretendemos que así se porte contigo debidamente bajo el patrocinio de Dios, de modo que conocerás la caridad de la Iglesia romana por los frutos de sus obras evidentes para ti. Así pues, queridísima hija, reconfórtate en el Señor y depositando en Él tu inquietud, confía en Él que también es piadoso refugio y consuelo benevolente de afligidos y que trasforma firmemente las situaciones difíciles en sencillas. Ello impondrá a tus adversidades de esta clase y a tus angustias un final y un límite un tanto más rápido y mejor por cuanto la perturbación suscitada contra ti sin razón alguna, sino siguiendo una locura y un deseo descabellado no puede durar mucho tiempo, En efecto, todo lo que se hace contra la justicia que procede de Dios es pasajero y se vendrá abajo lo mismo que una casa cuyos cimientos se asientan en arena, porque Dios igual que castiga las iras injustas, lo mismo odia los movimientos irracionales.
Fechado en Villanueva de la diócesis de Avignon 19 Mayo 1354
16.

19Las tribulaciones de Blanca parecían haber disminuido en un momento dado, según exponía una carta de Inocencio VI, fechada el 17 de enero de 1355:

  • 17 Registro Vaticano, 237, IXvo. Publicado por G. DAUMET, op. cit., p. 117-118.

A la querida hija en Cristo, Blanca, ilustre reina de Castilla y León, salud y bendición apostólica
Con gran alegría y satisfacción hemos oído hace poco que Dios bendito, consuelo de todos los afligidos, parece querer poner término a tus muchas tribulaciones y angustias, y que también a los sucesos ya mitigados en parte, los referidos a tu descanso y tranquilidad, deseados y esperados, concede más favorablemente una rica esperanza. Por ello, a Él mismo que nos consuela en todas nuestras tribulaciones, nosotros, dedicándole abundantes alabanzas y las debidas gracias, pedimos y suplicamos atentamente a tu Serenidad que, en lo posible, tú también con humildad de espíritu y devoción de alma, te eleves al agradecimiento y seas generosa en oraciones suplicantes. Y Él que no excluye a los pecadores arrepentidos, como quiera que sean, de la gracia de escucharlos, que Él mismo se digne incluirte en el número de sus siervas, y después de las malas circunstancias que has experimentado y que aún no han quedado limpias por no haberse desvanecido los nubarrones que te proporcione horizontes más largos de reposo y paz tranquilos en lo espiritual y material.
Fechado como arriba
17.

20Pero esa situación esperanzadora duró poco tiempo. Unos meses más tarde, en una carta enviada desde Avignon el 26 de mayo de 1355, el Papa indicaba haber recibido otras cartas de Blanca de Borbón, llevadas en persona por un embajador de la reina, Octobonum de Oliva.

  • 18 Registro Vaticano, 237, CVIIIro. Publicado por G. DAUMET, op. cit., p. 125.

A la querida hija en Cristo, Blanca, ilustre reina de Castilla y León, salud
Recibimos placenteramente al querido hijo Octobonum de Oliva, ciudadano genovés, tu tesorero y nuncio, portador en presencia, y tus cartas mostradas por él mismo para nosotros, y tanto por las cosas que las predichas cartas contenían como por aquellas que el dicho nuncio nos expuso de viva voz con comprensión más estimada, a aquella para ti por el mismo Octobonum dimos respuesta, como por él mismo más plenamente oigas de viva voz. Por otra parte, mirando tanto más, el venerable hermano Reginaldo obispo palentino, nuestro tesorero, a los tuyos y a los asuntos de los tuyos útilmente hará avanzar, noblemente se empeñará, y por consiguiente a él digno de estimación por el mérito de tratar de conseguir tus favores, rogamos de tu serenidad en la medida en que los asuntos de este obispo y de su Iglesia favorablemente recibas protección y a tu ayuda de favor acompañe
18.

  • 19 La mención a Reginaldo, el designado obispo de Palencia, es, sin embargo, sorprendente, puesto fue (...)

21La exposición de quejas de la reina Blanca la hizo su tesorero y nuncio, y es a él a quién el Papa encomendó la respuesta para la reina. Unos días más tarde, el 1 de junio de 1355, en otra carta a la reina, el Papa comunicaba que, tras recibir a su emisario, enviaba respuesta oral por Pedro Fernández Barga. ¿Había en los mensajes transmitidos por “nuncios” algunas informaciones que no querían o podían reflejarse en un documento escrito?, ¿decían o añadían algo que no querían que se conociera por nadie más que por el mensajero? No hay motivos para suponer que hubiera razones para enviar la respuesta por esa vía, pues en torno a esas fechas, el Pontífice fue activísimo en la ayuda a Blanca de Borbón, y debió ser bastante común que enviara cartas anunciando respuestas orales19.

22Inocencio VI dedicó muchos esfuerzos a tratar de conseguir la unión del matrimonio. Envió varias cartas a Pedro I, primero “por las buenas”, recordándole que el matrimonio era un sacramento y que lo que Dios había unido no lo puede separar el hombre. A falta de éxito le aplicó la excomunión a él y a su concubina. Dirigió cartas a la reina María de Portugal, a la reina Leonor de Aragón, al infante Enrique de Trastamara, a D. Tello de Trastamara, a Juan Alfonso de Alburquerque, al obispo de Senez, a los arzobispos de Toledo, Santiago de Compostela y Sevilla, a los obispos de Sigüenza, Zamora, León, Córdoba y Cartagena, y al concejo de Toledo. El Papa involucró a mucha gente en torno a este asunto. Todos fueron muy activos en la ayuda a la joven reina, a la que consideraban víctima de Pedro I. Los apoyos a la reina Blanca le llegaron principalmente del entorno de su esposo, pues, a pesar de que Inocencio VI escribió al rey de Francia, Juan II, y a Pedro de Borbón, el padre de Blanca, a éstos les resultaba difícil intervenir ocupados como estaban en los problemas de la Guerra de los Cien Años. De hecho, coincidiendo con el tiempo en que se dirimía el conflicto de Pedro I y Blanca de Borbón, Juan II fue hecho prisionero por los ingleses, tras la batalla de Poitiers (septiembre 1356).

  • 20 G. DAUMET, op. cit., p. 44.

23¿Esos esfuerzos se hacían solo por un asunto personal, por los sentimientos de Blanca de Borbón?, ¿qué pretendía o reclamaba la reina?, ¿solo recuperar a su marido, o ejercer la posición política de poder que le correspondía como reina? Junto al problema personal, que con claridad muestran las cartas, aparece el problema político planteado en Castilla, la lucha entre el bando nobiliario que apoyaba a Pedro I y el grupo de sus enemigos en el que estaban sus hermanastros. No es de extrañar que llegara un momento en que el Papa creyera que las negociaciones políticas tendrían más peso que los consejos cristianos y las amenazas de penas canónicas20, pues de nada había servido la excomunión del rey y su concubina o el interdicto al reino. No sería arriesgado suponer que Inocencio VI comprendiera claramente que en el conflicto matrimonial subyacía un problema político, es decir, que se trataba de una cuestión política más que personal, para la que él no disponía de armas para solucionar la situación.

A mitad de camino: entre la carta pública y la íntima

  • 21 J. M. NIETO SORIA, op. cit., p. 375.
  • 22 J. M. NIETO SORIA, op. cit., p. 376.

24Uno de los rasgos apuntados por Nieto Soria como de especial interés en el género epistolar es su “ubicación en el punto de encuentro entre lo íntimo y lo público”21. Las cartas citadas de Leonor de Guzmán y de Blanca de Borbón son buen ejemplo de ello, como también lo son de la “paulatina entrada en escena del individuo”22, con la exposición de emociones y sentimientos. Las cartas de Leonor de Guzmán y Blanca de Borbón ofrecen la doble vertiente de combinar lo privado y lo público, por su exposición de emociones y sentimientos, aunque solo en momentos de grave dificultad.

25En otras cartas que escribieron se perciben las huellas de lo que era la correspondencia pública “usual” de una reina o de una mujer de gran poder, cuando intervenía en asuntos de la política del reino por su posición junto al monarca, o por otras razones. Las cartas “usuales” ofrecen una imagen de las mujeres bien diferente de la que exhibe la correspondencia “excepcional”, de ahí que sea interesante citar, aunque sea brevemente, algunas de esas cartas.

26Leonor de Guzmán aparece en la correspondencia que los reyes de Aragón e Inglaterra mantuvieron con el reino de Castilla durante los años del reinado de Alfonso XI. En uno de los intercambios de cartas de Alfonso XI con el rey de Aragón, aunque Leonor no era la remitente, se percibe su mano en el mensaje que envía el rey, pues fue ella quien encomendó a los mensajeros exponer la parte delicada de la carta. En su celo por ayudar a sus hijos, Leonor de Guzmán imponía condiciones al rey de Aragón interesado en casar a su hija con Enrique de Trastamara, el hijo de Leonor y Alfonso XI. El documento señala que

  • 23 A. GIMÉNEZ SOLER, op. cit., doc. DLXXXIX, p. 652.

fue dito a los ditos mandaderos muy secretamente por donna Leonor e por algunos del consello del Rey de Castiella quel dito matrimonio el dito Rey de Castiella no faria sino en aytal forma quel señor Rey casase con la filla del Rey de Castiella e de donna Leonor23.

27Es una forma de “escribir una carta” sin letras, pero con palabras de las que era autora Leonor de Guzmán. Si se ha podido conocer la petición secreta de Leonor de Guzmán en esa ocasión, no sucedió lo mismo con la carta arriba citada que envió tras la muerte del rey, cuando estaba en una situación fuera de lo ordinario.

  • 24 Mary Anne E. GREEN, Lives of the Princesses of England: From the Norman Conquest, 3 t. Londres: Lon (...)

28También Leonor se encuentra en la correspondencia del rey de Inglaterra con Alfonso XI y otros personajes importantes del reino con motivo de las negociaciones del matrimonio del infante Pedro de Castilla con Johanna, la hija de Eduardo III de Inglaterra. Ese intercambio es muy ilustrativo, pues la forma de dirigirse el rey inglés al trío que regía el reino de Castilla, muestra diferencias en el tratamiento: mientras que el rey inglés se dirige al rey y a la reina de Castilla con los títulos de Sereníssimo y Sereníssima, se dirige a Leonor de Guzmán como Clarissima Domina. En cualquier caso, es significativo que Eduardo III la incluyera en la correspondencia, pues probablemente debió de considerar que era muy importante tener a la amante a favor del matrimonio24.

29Leonor de Guzmán no solo recibió varias cartas del rey, sino que ella misma se dirigió al monarca de Inglaterra, tal como consta en una de las contestaciones del rey inglés:

  • 25 Thomas RYMER, Foedera, conventiones, litterae, et cujuscunque Acta Publica, t. 3, 1, Londres: Hagae (...)

Muy esclarecida señora. Hemos recibido con alegría vuestras gratas cartas y hemos comprendido con total claridad su contenido. Te ocupaste de enviárselas al ilustrísimo Príncipe, Rey de Castilla, mediante nuestro amado clérigo, el maestro Andrea de Offord, profesor de derecho civil, queridísimo pariente nuestro, que pasaba recientemente por aquí con otros comunicados para nosotros25.

30Los veinte años que Leonor compartió con Alfonso XI, y la familiaridad con el rey, dieron a la amante real la seguridad necesaria para dirigirse a los reyes de la misma forma que lo hubiera hecho la reina. De la correspondencia se desprende la imagen de mujer influyente y poderosa que fue Leonor de Guzmán.

31Diferente fue el caso de Blanca de Borbón. No compartió la vida del rey, y la ausencia de cualquier familiaridad, junto a la aversión de su esposo, le llevaron a estar ausente de los negocios del reino, incluso de aquellos en los que comúnmente participaban las reinas. No falta, sin embargo, una carta en la que Blanca de Borbón actúa como otras reinas y muestra su condición de reina de Castilla, se trata del borrador de una súplica que la reina dirigió a Inocencio VI, que comienza así:

  • 26 Este borrador no se sabe si llegó a enviarse. No hay referencia de contestación a la carta por part (...)

Al Santísimo y beatísimo en Cristo padre y señor Inocencio digno representante de la santísima iglesia romana y universal Sumo Pontífice vuestra servil y devota hija Blanca reina de Castilla y León26.

32Solicitaba la reina al Papa la concesión a Ferrand Pérez de Meneses, deán de Toledo, porciones “prestimoniales” hasta un valor de 100 florines, beneficios que esperaba quedasen vacantes en la diócesis de Toledo, a pesar de que dicho deán poseía otros beneficios en Compostela.

33Es la única carta de Blanca de Borbón practicando la intermediación propia de las reinas, solicitando beneficios para sus súbditos. No hay noticia de ninguna otra intervención de Blanca, pues su marido no le dio oportunidad de participar en decisiones políticas junto a él. Su situación era tan precaria que vivía de la ayuda que le prestaban algunas personas o instituciones. El rey no solo no le concedió unos señoríos de los que hubiera podido vivir, al contrario, se opuso a que le prestaran ayuda, hasta que ordenó su encierro en el castillo de Sigüenza.

34El hecho de que fuera una joven desconocedora de la complicada situación de la política de Castilla, alejada de su familia francesa, plantea varios interrogantes acerca de la autoría de las cartas. Las peticiones de Blanca de Borbón a Inocencio VI ¿salían de la iniciativa de la propia Blanca?, ¿era su entorno quien le animaba a acudir al Papa?, ¿quién escribía las cartas?, en realidad, las mismas preguntas planteadas al principio.

35En efecto, son preguntas fundamentales a la hora de estudiar las cartas de Blanca de Borbón, pero son cuestiones a plantear a la correspondencia emanada de mujeres en la más alta posición de poder: ¿quién escribía las cartas que ellas firmaban? En el caso de la carta citada de Leonor de Guzmán ella fue probablemente quien dispuso escribirla, a quien dirigirla y de qué forma hacerlo. Leonor estaba sola, la carta tuvo que ser la iniciativa personal de una mujer madura, de 40 años y que durante veinte había ocupado una posición privilegiada en el reino. En el caso de Blanca de Borbón es difícil responder, pues en su situación desvalida e ignorante, ¿tenía capacidad para decidir qué cartas escribir, a quién dirigirlas o de qué forma redactarlas? A diferencia de Leonor de Guzmán, Blanca no estaba sola, tenía muchos apoyos, no tanto por simpatía hacia ella como por oposición al rey Pedro I. Teniendo en cuenta que era una joven de entre 14 y 17 años cuando llegó a Castilla, y que se iniciaba en su actividad como mujer política en un momento complicado de la historia del reino de Castilla, no sería arriesgado suponer que ella no mandó escribir las cartas, ni decidió a quién había que enviar la petición de socorro, ni determinó quien había de ser el escribano que las redactara. Sus cartas, probablemente estaban escritas por quienes la apoyaban. Blanca fue probablemente el instrumento que utilizó el grupo nobiliario que se oponía al rey Pedro I para fortalecer la lucha contra él. Fue, pues, el grupo de personas cercanas a la reina de Castilla María de Portugal, a la reina de Aragón Leonor de Castilla, a Juan Alfonso de Alburquerque y a los hermanastros del rey, encargadas ellas y ellos de tomar las decisiones en relación a la conducta de Pedro I, quienes hacían las indicaciones pertinentes a las cartas enviadas en nombre de Blanca de Borbón.

36Así pues, la diferencia entre ambas mujeres queda de manifiesto en las cartas. Una mujer ilegítima, la concubina Leonor de Guzmán, mantiene correspondencia con los reyes de reinos cercanos, y, viendo próximo el final de sus días, se dirige al rey de Aragón con la seguridad a la que estaba acostumbrada. Ser mujer ilegítima no le diferenciaba en algunos aspectos de la reina legítima: Leonor de Guzmán era una reina con todo menos título. Todo lo contrario fue Blanca de Borbón. Tenía título de reina, pero nada más, no tuvo oportunidad de ejercer ni influencia ni poder, de ahí que sus cartas sean buen testimonio de su débil posición, máxime si se tiene en cuenta que esas cartas probablemente no fueron escritas por ella, aunque se escribieran con su consentimiento. Algo que habría que preguntar a las cartas sería lo siguiente: ¿Hubiera expuesto Blanca sus sentimientos, humillaciones, tribulaciones, si fuera ella la autora de las cartas?, ¿la exposición de sentimientos no era una forma de reclamar derechos no solo personales? Al contrario de Blanca de Borbón, Leonor de Guzmán no se muestra humillada en la carta, se muestra humilde y en peligro, asustada ante una situación que le ha sorprendido y que, probablemente, nunca hubiera esperado; al encontrarse en peligro al haber perdido a su poderoso amante, su carta al rey de Aragón ¿no era una forma de recordarle quién era o había sido ella?

37Difícil es responder a esas preguntas. En la carta de Leonor de Guzmán es más lo oculto que lo explícito, limitado a exponer el sentimiento de miedo de la remitente. También es más lo oculto que lo explícito en las cartas de Blanca de Borbón, limitadas a apuntar los sentimientos de la reina por el desprecio recibido del rey. Las cartas de ambas exponen la situación emocional, pero no la política, cuando en ambas hay un fondo político fundamental, el verdadero causante de la situación emocional por la que pasaban.

A modo de conclusión: cartas mensajeras de mujeres en apuros

38Las cartas que estas dos mujeres escribieron en momentos de peligro apuntan aspectos interesantes para el estudio de la evolución de las cartas de mujeres o entre mujeres. Los ejemplos utilizados introducen algunas novedades en relación a la utilización de las cartas por parte de mujeres de los grupos sociales más elevados de la sociedad medieval. Escritas o firmadas por dos mujeres coetáneas, aunque no coincidentes, fechadas con un intervalo de cuatro años, la carta transcrita de Leonor de Guzmán en 1350, y las de Blanca de Borbón a partir de 1354, las cartas de estas mujeres muestran afinidades interesantes de destacar.

39Ambas mujeres expresaron sus sentimientos personales, el disgusto, la decepción, el miedo, en cartas públicas. Se constata en estas la unión íntima de lo público y lo privado, pero exhibiendo lo privado y no revelando con claridad lo público. Exhibir la parte privada, los sentimientos, era probablemente la herramienta para conmover al receptor de la carta, ¿se puede ver en las cartas dónde termina lo íntimo y comienza lo político?

  • 27 En algunas cartas de mujeres de los primeros años del siglo XIV se encuentran expresiones de su est (...)

40Hasta el siglo XIV las cartas de mujeres, en particular las cartas de reinas y de mujeres de los grupos elevados de la sociedad, solían limitarse a asuntos de índole pública, política, religiosa o económica, en una palabra, a asuntos “domésticos”, en el sentido que tenían relación con la casa, los hijos, o el marido27. Si hasta entonces se solía excluir la expresión pública de los sentimientos, las cartas de estas dos mujeres los introducen, como se ha apuntado arriba, como arma a utilizar en la búsqueda de ayuda. En la carta de Leonor de Guzmán había firme voluntad de dejar patente la situación grave por la que estaba pasando, con la esperanza de conmover al rey de Aragón, pero cuidando de no desvelar el contenido político del menaje. En las cartas de Blanca de Borbón ocurre algo similar, busca conmover al Papa exponiendo su situación anímica, aunque tras ese escenario hay una trastienda política.

41La estrategia de utilizar los sentimientos no les dio, sin embargo, los resultados buscados: no recibieron otra contestación más que palabras de consuelo, aunque, en el caso de Blanca de Borbón, el Papa se involucró en ayudarla con las armas que tenía en su mano, la amenaza de excomunión al rey Pedro I y a su amante María de Padilla, y el interdicto al reino.

42Las cartas de socorro enviadas por estas dos mujeres del reino de Castilla tienen el interés adicional de ofrecer la oportunidad de reflexionar sobre algunos aspectos de las mujeres de los grupos de poder, en particular sobre su posición como consecuencia de la familiaridad que mantenían con el rey, sobre su posibilidad de mantener el status cuando no estaban bajo el paraguas protector del monarca, y sobre su perspectiva de conseguir lo que pretendían mediante el apoyo de otros miembros de la familia, en particular de las mujeres.

43Se ha podido constatar que la influencia o el poder de algunas de estas mujeres, en concreto de las dos estudiadas, dependía de su relación con el rey. La familiaridad era la fuente del poder de las reinas, de su posibilidad de actuar, y la familiaridad no respondía a la unión legítima, de manera que, en los dos ejemplos estudiados, fue la mujer ilegítima la que tuvo poder, mientras que la legítima no tuvo ninguno.

44El status de Leonor de Guzmán y de Blanca de Borbón cambió al perder pérdida del rey con quien estaban relacionadas, la primera al morir Alfonso XI, la segunda al sufrir la desconsideración de Pedro I. Las cartas son buenas fuentes de información de la situación por la que pasaron ambas, y permiten generalizar acerca del destino difícil, y arriesgado, de reinas o “casi reinas” cuando perdían el apoyo de los varones de quienes habían recibido la capacidad de influir o mandar. En la familia real de Castilla otras mujeres tuvieron un destino similar. Cuando estuvieron alejadas de sus maridos, por las razones que fueran, no recibieron el apoyo que buscaron, y las respuestas de quienes esperaban apoyo no fueron mucho más allá que manifestaciones de consuelo. Violante de Aragón (1236-1300), María de Portugal (1313-1357), y Leonor de Castilla (1307-1359), son buenos ejemplos de ello.

  • 28 Ángela MUÑOZ FERNÁNDEZ, “Poder, influencia y acción política femenina. A propósito de las mujeres d (...)
  • 29 Una de ellas, la reina María de Portugal, mantuvo correspondencia con el Papa. Hay varias cartas en (...)

45El apoyo a una reina en apuros por parte de un grupo de mujeres no dio resultado, y esto se muestra con claridad en el caso de Blanca de Borbón. La reina de Castilla María de Portugal, la reina de Aragón María de Castilla, y las dueñas de Toledo28 apoyaron a Blanca, sin conseguir el resultado que buscaban. No sería arriesgado suponer que algunas de esas mujeres que la apoyaban fueron “inspiradoras” de las cartas que Blanca de Borbón envió a Inocencio VI; alguna de ellas, como la reina María de Portugal, tenía cierta experiencia en esa línea pues había intercambiado cartas con el Papa29.

  • 30 Elena WOODACRE (ed.), Queenship in the Mediterranean: Negotiating the Role of the Queen in the Medi (...)

46En resumen, las cartas de estas mujeres, a pesar de su parquedad, son realmente sugerentes, pues abren todo un panorama de cuestiones que invitan a ahondar más en algunos de los asuntos que tratan. En efecto, la riqueza de las cartas, especialmente por sus dudas y preguntas, añade aspectos a considerar en la investigación sobre estas mujeres de los grupos elevados de la sociedad. Si falta claridad informativa, las cartas ponen de manifiesto la necesidad de los estudios individualizados de estas mujeres y la dificultad de aventurar generalizaciones, aunque sean factibles en algunos aspectos. En realidad, una fuente histórica tan valiosa como las cartas reafirma la idea de la imposibilidad de uniformizar las características de las mujeres medievales en general y de las reinas en particular, y los documentos e historias de estas mujeres muestran la dificultad de aceptar un modelo único de mujer mediterránea, a diferencia de lo que algunos historiadores e historiadoras defienden30. Hay muchos tipos de mujer y solo coincidencias en algunos de ellos.

Notes

1 José de ESPRONCEDA, Blanca de Borbón. Drama trágico en cinco actos y en verso, Madrid: Impresa por las nietas del autor Luz y Laura, 1870.

2 El infortunio de la reina había sido objeto de alguna obra anterior. Puede servir de ejemplo Charles REGNAULT, Blanche de Bourbon, reyne d’Espagne, tragi-comedie, París: Toussainct Quinet, 1642.

3 Dionisio SOLÍS, Doña Blanca, perdida, pero posiblemente rescatada por H. L. BALLEW, Chapel Hill (N.C.): Orange Print Shop, 1958. Franz GRILLPARZER, Blanka von Kastilien: Trauerspeil in fünf Akten Wien: Bergland Verlag, 1958. Antonio GIL Y ZÁRATE, Blanca de Borbón. Tragedia original en cinco actos. Madrid: Imprenta de Repullés, 1835. William H. JONES, Blanche de Bourbom, a poem, Londres: Hookham and Sons, 1855.

4 De Leonor de Guzmán hay tres piezas interesantes: La favorita, ópera de Gaetano Donizetti, Leonor de Guzmán, drama de Georges Boker, y La Torre de Talavera, drama de Eugenio Sellés.

5 Jean-Pierre JARDIN, José Manuel NIETO SORIA, Patricia ROCHWERT-ZUILI] y Hélène THIEULIN-PARDO (dir.), Cartas de mujeres en la Europa medieval: España, Francia, Italia, Portugal (s. XI-XV), Madrid: La Ergástula, 2018 [actas del congreso Cartas de mujeres en la Europa Medieval. España, Francia, Italia, Portugal (siglos XI-XV), coloquio organizado por CLEA (Université Paris-Sorbonne, EA 4083), LECEMO (Université Sorbonne Nouvelle-París 3, EA 3979), Proyecto “Prácticas de comunicación y negociación en las relaciones de consenso y pacto de la cultura política castellana, ca. 1230-1500” (HAR2013-42211-P de la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Programa Estatal de Fomento de la Investigación Científica y Técnica de Excelencia), Textes & Cultures (Université d’Artois, EA 4028), École des hautes études hispaniques et ibériques (Casa de Velázquez, Madrid), Madrid, Casa de Velázquez, 23-25 mayo 2016].

6 José Manuel NIETO SORIA, “Conclusiones. Cartas que hablan, cartas que callan”, in: Cartas de mujeres en la Europa Medieval…, p. 375-383, p. 380-381.

7 Archivo de la Corona de Aragón, Cartas Reales, Pedro III [IV], 4989ro.

8 Juana Pimentel, María Pacheco o Elvira de Estúñiga se hicieron llamar “triste condesa” o María de Luna “triste duquesa”, Isabel BECEIRO PITA y Ricardo CÓRDOBA DE LA LLAVE, Parentesco, poder y mentalidad. La nobleza castellana siglos XII-XV, Madrid: CSIC, 1990, p. 354.

9 Francisco de MOXÓ Y MONTOLIU, “La política aragonesa de Alfonso XI y los hijos de Leonor de Guzmán”, En la España medieval, 9, 1986, p. 697-708, p. 708, nota 44.

10 Lope de Luna ya había sido utilizado como mediador con anterioridad; Pedro IV le había enviado al sitio de Gibraltar en agosto de 1349 para pactar con Alfonso XI. Antonio BALLESTEROS, “Doña Leonor de Guzmán a la muerte de Alfonso XI”, Boletín de la Real Academia de la Historia, 100, 1932, p. 629-636, p. 633.

11 A. BALLESTEROS, op. cit., p. 634-635.

12 Alfonso IV envió un mensajero al rey de Castilla, “el amado Consellero nuestro Johan Escriuani” […] para […] “decir algunas cosas de part nuestra”, Andrés GIMÉNEZ SOLER, Don Juan Manuel: biografía y estudio crítico, [S.l.]: [Academia Española], 1932, doc. DLXXX, p. 647-648. Esa misma carta la envió a la reina Doña María, al infante Pedro, a Ferrand Sánchez de Valladolid y a Juan de Alburquerque, hombres de confianza del rey y de la reina respectivamente, y a Leonor de Guzmán.

13 Registro Vaticano, 236, XCvo. Publicada por Georges DAUMET, Innocent VI et Blanche de Bourbon. Lettres du Pape publiées d´après les registres du Vatican, París: Albert Fontemoing, 1899, p. 103.

14 Inocencio VI comenzó su pontificado el 30 de diciembre de 1352.

15 J. M. NIETO SORIA, op. cit., p. 377.

16 Registro Vaticano, 236, Cvo. Publicado por G. DAUMET, op. cit., p. 106-107. Agradezco a Carmen T. Pabón y a Marcelo Martínez Pastor, su valiosísima ayuda en la traducción de estas cartas papales.

17 Registro Vaticano, 237, IXvo. Publicado por G. DAUMET, op. cit., p. 117-118.

18 Registro Vaticano, 237, CVIIIro. Publicado por G. DAUMET, op. cit., p. 125.

19 La mención a Reginaldo, el designado obispo de Palencia, es, sin embargo, sorprendente, puesto fue un obispo que no llegó a tomar posesión o no se presentó a la sede palentina.

20 G. DAUMET, op. cit., p. 44.

21 J. M. NIETO SORIA, op. cit., p. 375.

22 J. M. NIETO SORIA, op. cit., p. 376.

23 A. GIMÉNEZ SOLER, op. cit., doc. DLXXXIX, p. 652.

24 Mary Anne E. GREEN, Lives of the Princesses of England: From the Norman Conquest, 3 t. Londres: Longman, Brown, Green, Longman, & Roberts, 1857, p. 245 y ss.

25 Thomas RYMER, Foedera, conventiones, litterae, et cujuscunque Acta Publica, t. 3, 1, Londres: Hagae-Comitis, 1825, p. 74.

26 Este borrador no se sabe si llegó a enviarse. No hay referencia de contestación a la carta por parte del papa Inocencio VI. Archivo del cabildo catedral de Toledo – I.9.B.1.34.

27 En algunas cartas de mujeres de los primeros años del siglo XIV se encuentran expresiones de su estado de salud y ánimo principalmente. Se percibe en algunas de las cartas que incluye Andrés Giménez Soler en la biografía de Don Juan Manuel antes citada.

28 Ángela MUÑOZ FERNÁNDEZ, “Poder, influencia y acción política femenina. A propósito de las mujeres de Toledo y el ‘fecho de la Reina doña Blanca de Borbón’ (1352-1356)”, in: Mujeres e Historia, Valladolid: Ediciones Universidad de Valladolid, 2016, p. 45-88.

29 Una de ellas, la reina María de Portugal, mantuvo correspondencia con el Papa. Hay varias cartas en G. DAUMET, op. cit.

30 Elena WOODACRE (ed.), Queenship in the Mediterranean: Negotiating the Role of the Queen in the Medieval and Early Modern Eras, Nueva York,:Palgrave, 2013.

Auteur

Universidad Carlos III de Madrid

© e-Spania Books,

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search