Version classiqueVersion mobile

Discurso poético

 | 
Juan de Jáuregui

Prólogo

Muriel Elvira

Texte intégral

1Quien sólo conozca de lejos la dilatada controversia en torno a la obra de don Luis de Góngora probablemente habrá escuchado hablar de don Juan de Jáuregui (1583-1641), brillante y mordaz ingenio sevillano, uno de los adversarios más inteligentes, y por eso más peligrosos, de la «nueva poesía» del poeta cordobés. Pero probablemente lo recuerde más como el autor del Antídoto contra la poesía de las Soledades (1614) que como artífice del Discurso poético (1624), cuya edición, a cargo de Mercedes Blanco, se ofrece aquí como cuarto volumen de la colección Góngora y sus lectores.

  • 1 Jáuregui (2002).

2Y es que las intenciones del Antídoto, escrito principalmente en 1614 pero que corrió manuscrito a partir de 1615, eran transparentes. Se trataba de un panfleto muy logrado, lleno de exageración y mala fe, como todos los panfletos, pero que lograba con mucho tino señalar las principales innovaciones de la poesía gongorina presentándolas bajo el ángulo más negativo posible: insufrible oscuridad, aspiración a una grandeza que no se consigue alcanzar plenamente, ausencia de fábula en el sentido aristotélico, repetición de fórmulas, búsqueda vanidosa de la extrañeza, desigualdad incesante entre momentos de vuelo sublime (aunque fallido) y otros «desmayados y plebeyos», etc. El opúsculo, a cuya garra satírica podemos ser todavía sensibles, despertó gran atención en su tiempo y desencadenó una avalancha de respuestas, desde pequeños poemas satíricos a respuestas extensas, eruditas y sesudas, que muestran hasta qué punto los amigos del poeta tomaron en serio el ataque. También se benefició de una excelente edición moderna1 que ayudó a valorar su importancia y medir su pertinencia.

3En cambio, la ambición y las intenciones que había detrás del Discurso poético eran mucho menos legibles. El adversario principal seguía siendo Góngora y sus imitadores; también los motivos del repudio eran los mismos – siendo la principal acusación que Góngora y sus secuaces aspiraban a la grandeza, pero tan sólo conseguían caer en una hinchazón fría y un tanto grotesca –; pero esta vez ni el vate era nombrado, ni sus poemas eran citados, lo cual pudo causar cierta perplejidad y, sobre todo, constituía una traba retórica costosa para ilustrar las ideas expresadas y convencer plenamente al lector. En efecto el Discurso poético se concibió como parte de una estrategia de promoción personal que pasaba por cultivar una imagen de «perfecto caballero de cultura humanística», según una expresión de Mercedes Blanco, que abría posibilidades para medrar en la corte en el entorno de don Gaspar de Guzmán, destinatario del Discurso. De ahí la elección de imprimir la obra, de recurrir a un tono y una retórica mucho más elevados que excluían cualquier ataque ad hominem, y de permanecer en la esfera un poco desencarnada de las ideas poéticas, sin ofrecer ni modelos que imitar, ni contra-modelos que repudiar, cuando paradójicamente era el rechazo de una propuesta poética concreta lo que motivaba el Discurso.

4Probablemente para hacer frente a esta dificultad, Jáuregui concibió al mismo momento un poema mitológico que se puede interpretar como la puesta en práctica de los principios teóricos formulados en el tratado, a saber, el Orfeo, publicado también en 1624. Pero esto tampoco ayudó a clarificar sus intenciones, porque el poema fue leído en su tiempo y hasta hoy como una traición a los ideales expresados en el Discurso poético. Con cierta mala fe, argumenta Mercedes Blanco, se acusó a Jáuregui de caer en los mismos vicios que Góngora, en particular de utilizar una lengua culta y latinizante, y de remedar, sin conseguirlo, las extrañezas de la poesía gongorina que tanto había denostado. En suma, Jáuregui, fascinado por su objeto de estudio, habría pasado al bando enemigo, y esta supuesta inconsistencia vaciaría de contenido sus análisis.

5Otro elemento vino a nublar y perturbar la recepción de la obra. Como aclara la editora, Góngora no es el único interlocutor y adversario de Jáuregui en este tratado. Lope de Vega también había formulado serias reservas contra la poesía de su rival cordobés, tanto en piezas satíricas que corrían manuscritas como en obras impresas de mayor ambición teórica, y pretendía ofrecer una alternativa, la de la llamada poesía llana, único modelo digno de ser imitado. Buena parte del Discurso poético sirve, pues, para combatir en este otro frente polémico: demostrar que las razones alegadas por Lope para rechazar la poesía nueva de Góngora eran insustanciales y equivocadas. Porque para Jáuregui la vía propuesta por Lope era tan errónea como la de Góngora, puesto que ninguno de los dos poetas alcanzaba el ideal de poesía elevada que, según el sevillano, debía inspirar al creador y orientar sus esfuerzos.

6En suma, el Discurso poético, cuya edición a cargo de Melchora Romanos está agotada desde hace tiempo, necesitaba de esta nueva edición que ha utilizado ampliamente los aportes de la estudiosa argentina. Los progresos de la investigación han permitido profundizar el sentido y el alcance de esta original propuesta, tan delicada de situar correctamente en el marco de la trayectoria vital de Jáuregui y en el campo literario de la época. No es el menor mérito de este trabajo ofrecer un vívido retrato de Jáuregui, que sintetiza los resultados de las investigaciones anteriores y consigue proponer una explicación convincente del ethos que mueve a Jáuregui y del sentido de su propuesta teórica. Una propuesta que brota de la polémica gongorina, y está arraigada en esas circunstancias, pero no se reduce a estas, puesto que se trata realmente de proponer una estética que adapta a un excelente castellano el pensamiento de origen helenístico sobre los valores literarios genuinos y sus falsificaciones. Por primera vez se ofrece una interpretación global de este discurso, que analiza a su justo valor cuál fue la alta ambición que animaba al despiadado zoilo sevillano.

Las referencias a poemas de Góngora se identifican entre corchetes con un número de código que remite a la edición de las Obras completas de Luis de Góngora a cargo de Antonio Carreira (Madrid, Biblioteca Castro, 2008). Por ejemplo [OC7.10-16] designa el poema 7 de dichas Obras completas («Ándeme yo caliente»), versos 10 a 16.
Las etiquetas [NDA], [NDE] y [NDEC] colocadas al principio de las notas señalan que la nota procede del autor del texto editado (Nota de Autor: NDA); que se trata de una nota del editor del texto para aclarar y glosar el pasaje (Nota del Editor: NDE), o bien de una nota de edición crítica que justifica la elección de una variante o una corrección ope ingenii (Nota de Edición Crítica: NDEC).

Notes

1 Jáuregui (2002).

© e-Spania Books, 2019

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search