Version classiqueVersion mobile

Lope de Vega crítico de Góngora

 | 
Lope de Vega
, 
Diego de Colmenares

Prólogo de esta edición

Muriel Elvira

Texte intégral

1El tercer volumen de la colección Góngora y sus lectores, titulado Lope de Vega crítico de Góngora. Cartas de Lope a un «señor de estos reinos». Respuestas de Colmenares ofrece la edición a cargo de Pedro Conde de una serie de 7 cartas escritas por Lope de Vega y Diego de Colmenares entre 1616 y 1624, algunas de las cuales fueron realmente mandadas, mientas que otras fueron escritas para la imprenta. Todas ellas fueron publicadas en tres soportes impresos diferentes entre 1621 y 1628. Conforman pues un conjunto heteróclito pero coherente, siendo cada una de las cartas una respuesta, directa o indirecta, a la que precede.

2Las cuatro primeras se publicaron en La Filomena (1621), y lo más probable es que fueran todas escritas por Lope de Vega, aunque se presenten como la correspondencia, publicada sin el acuerdo de los corresponsales, entre «un secretario» y «un señor de estos reinos», que el lector identifica automáticamente con el propio Lope y el duque de Sessa. Como explica el editor – y con este criterio coinciden todos los críticos que se han interesado por estas cartas – el formato epistolar parece un artificio literario al que acude Lope de Vega para exponer una vez más su parecer sobre la poesía gongorina. Ya habían circulado en formato manuscrito cartas y poemas atribuidos a Lope, pero eran de marcado corte satírico. Esta vez, la publicación en un libro firmado oficialmente por Lope de Vega de unas sesudas cartas eruditas invitaba a elevar el debate y desarrollar ideas poéticas de mayor sustancia. El Fénix pone, pues, en escena a un joven noble todavía en formación, el supuesto duque de Sessa, quien declara el gusto que le merecieron los poemas de «este caballero» (Góngora). Acude a su docto secretario para pedirle su opinión sobre esta «nueva poesía». Esta configuración cuasi dramática permite a Lope desarrollar una alabanza de Góngora no exenta de sutil ironía, exponer sus reparos sobre el estilo de su rival y escenificar la «conversión» del duque. Este corrige su inicial entusiasmo, y se declara finalmente convencido de que la nueva poesía no es un buen modelo que imitar. Victoria dialéctica para Lope. De las cuatro cartas, la segunda es de lejos la más importante de todas, en la que el secretario-Lope expone detalladamente sus argumentos.

3La publicación de esta correspondencia ficticia en 1621 fue el punto de partida para otra correspondencia, semi real y semi ficticia, pues uno de los interlocutores rechazó el diálogo como veremos. La difusión impresa de La Filomena hizo que un erudito de Segovia, Diego de Colmenares, pudiera leer las epístolas de Lope, y se atreviera a cuestionar algunos de los planteamientos presentados en ellas sobre la poesía en general y la poesía gongorina en particular (carta quinta, de circulación manuscrita en esta etapa, probablemente escrita poco después de la salida de La Filomena).

4Lope no contestó al segoviano directamente. En cambio, respondió puntualmente a los argumentos y a las pullas que contenía la carta de Colmenares en otra, la sexta, dirigida al mismo «señor de estos reinos» que ya le servía de interlocutor en las cuatro primeras cartas de La Filomena, y la publicó en 1624 en La Circe (carta sexta). En ella Lope alude a un «papel» que ha recibido, pero mantiene al autor de este en un voluntario anonimato, y prefiere prolongar la ficción de diálogo con el duque de Sessa. Como señala Pedro Conde, Colmenares es aquí un interlocutor fantasma.

5Solo conocemos la carta de Colmenares (carta quinta) y logramos entender la historia editorial de la respuesta de Lope (carta sexta) gracias a que Colmenares publicó en 1628 un impreso titulado Discurso de la nueva poesía (s.l. s.n. s.a.), que reunía el conjunto de los intercambios entre Lope y Colmenares. Contenía:

  1. La carta segunda del secretario al señor de estos reinos, el texto que disparó la indignación de Colmenares y le incitó a terciar en la controversia.

  2. La carta quinta de Colmenares a Lope, en la que el segoviano intentaba en vano iniciar una correspondencia real y contestar a los planteamientos de la anterior.

  3. La carta sexta del secretario a su señor, en la que Lope respondía indirectamente a los ataques de Colmenares, pero dirigiéndose al señor de estos reinos.

  4. Y por fin una séptima carta de Colmenares a Lope, segundo intento del segoviano para establecer una correspondencia real con Lope: igualmente en vano.

6Se puede sintetizar la circulación de las cartas y los cambios de interlocutores con el siguiente esquema:

7El esquema muestra que las siete cartas se subdividen en dos grupos que imitan cada uno a su manera los códigos de una correspondencia real. ‘Imitación’, porque en el primer caso el autor de todas las cartas es Lope de Vega; y en el segundo caso, porque Colmenares responde a cartas que no le fueron enviadas y no recibe ninguna respuesta de su corresponsal. Entre todas estas misivas, solo la quinta y la séptima circularon realmente por el circuito tradicional del correo; las de Lope fueron probablemente preparadas para la imprenta.

8A lo largo de los 8 años en los que se escalonó la escritura de estas misivas (1615-1624), los temas y las intenciones con que fueron escritas tuvieron tiempo de evolucionar. La intención inicial de Lope de Vega parece haber sido la de arrebatar a Góngora el trono de mejor poeta de España y señalar los peligros que conllevaba la imitación indiscriminada del cordobés, que según él amenazaba nada más y nada menos que la lengua española. Colmenares le opuso que todas las objeciones que formulaba en contra de las innovaciones lingüísticas de Góngora se basaban en preceptos retóricos y que, por consiguiente, no valían para la poesía. Esta ofrecía mayor libertad y requería un estilo elevado, en cuyo nombre las innovaciones no solo estaban permitidas, sino que eran necesarias. A partir de este punto la discusión se vuelve a la vez más teórica (tentativa de definición de la poesía como parte de la filosofía natural) y más pedestre, pues empieza una campaña de descrédito de Colmenares, al que se deniega la competencia de disertar sobre poesía, pues apenas la cultiva. La última carta de Colmenares sigue esta misma senda: reflexión un tanto abstracta sobre la naturaleza y las características de la lengua poética y multiplicación de pullas contra Lope. En suma, la discusión alrededor de la poesía gongorina pasa a un segundo plano y la controversia entre Lope y Colmenares cobra cierta autonomía.

  • 1 Después del primer volumen que se titula: Una polémica epistolar en torno a Góngora: Francisco Casc (...)

9Este tercer volumen ilustra pues una vez más1 el éxito del formato epistolar en la polémica gongorina, un formato que se amoldaba a la perfección a las necesidades de la creación literaria (en el caso de Lope de Vega) y a los usos de los miembros de la república de las letras del siglo XVII a la que pertenecían los dos polemistas.

Las referencias a poemas de Góngora se identifican entre corchetes con un número de código que remite a la edición de las Obras completas de Luis de Góngora a cargo de Antonio Carreira (Madrid, Biblioteca Castro, 2008). Por ejemplo [OC7.10-16] designa el poema 7 de dichas Obras completas («Ándeme yo caliente»), versos 10 a 16.
Las etiquetas [NDA], [NDE] y [NDEC] colocadas al principio de las notas señalan que la nota procede del autor del texto editado (Nota de Autor: NDA); que se trata de una nota del editor del texto para aclarar y glosar el pasaje (Nota del Editor: NDE), o bien de una nota de edición crítica que justifica la elección de una variante o una corrección ope ingenii (Nota de Edición Crítica: NDEC).

Notes

1 Después del primer volumen que se titula: Una polémica epistolar en torno a Góngora: Francisco Cascales, Francisco del Villar, Martín de Angulo y Pulgar.

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/esb/docannexe/image/2188/img-1.png
Fichier image/png, 17k

© e-Spania Books, 2019

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search