Version classiqueVersion mobile

Apologético en favor de don Luis de Góngora, príncipe de los poetas líricos de España, contra Manuel de Faría y Sousa, caballero portugués

 | 
Juan de Espinosa Medrano

Prólogo

Muriel Elvira

Texte intégral

1El segundo volumen de la colección «Góngora y sus lectores» de los e-Spania books ofrece la edición, a cargo de Héctor Ruiz Soto, del Apologético en favor de don Luis de Góngora, príncipe de los poetas líricos de España del peruano Juan de Espinosa Medrano (1629-1688), uno de los últimos testimonios de la polémica gongorina (1662), que pone de manifiesto la extensión de ésta a América.

2Góngora llegó a América en letras de molde. Algunas composiciones cortas (sonetos, romances, canciones) ya se habrían difundido en antologías como el Romancero general o en las Flores de poemas ilustres, pero los grandes poemas se dieron a conocer a través de la edición Hoces, que tuvo múltiples reediciones después de la prínceps de 1633, o a través de las ediciones comentadas de la obra del poeta, cuya salida escalonada se produjo entre 1629 y 1644. Si hubo una difusión manuscrita, debió de ser limitada y confidencial y no dejó huellas que hayamos conservado. Estas ediciones ofrecían a los lectores del Nuevo Mundo un texto relativamente bien fijado, pertrechado de sus paráfrasis y explicaciones, que elevaban al poeta al rango de clásico moderno, y otorgaban a la obra una solemnidad poco común, anunciada por ejemplo en la portada de uno de las comentarios mejor difundidos: las Lecciones solemnes de José Pellicer (1630). De forma que la recepción de Góngora en América no conoció la primera fase, que sí se dio en España, de mezcla de curiosidad y estupefacción, incluso entre los lectores más próximos a Góngora, por ejemplo Pedro de Valencia o el abad de Rute, quienes al descubrir la obra formularon serias reservas ante las innovaciones formales de su admirado amigo. Con esta difusión impresa (sin las numerosas erratas que afeaban las primeras copias manuscritas y estorbaban la lectura) y acompañada de comentarios (verdadero hilo de Ariadna para los lectores), Góngora llegó a América ya canonizado, como miembro de pleno derecho del Parnaso, y príncipe de la poesía española. De ahí su abundante y rápida imitación por numerosos ingenios del Nuevo Mundo.

3Ecos de la polémica que había suscitado la obra gongorina en España llegaron también a América, pero ecos muy débiles, puesto que durante los primeros años de esta controversia las cartas y poemas satíricos, los panfletos y sus respuestas circularon exclusivamente de forma manuscrita, y probablemente no salieron de la Península. Los lectores particularmente sagaces pudieron reconstruir retazos de esta polémica poniendo en relación determinados fragmentos de las obras de Lope de Vega, Quevedo o Pérez de Montalbán, de 1621 en adelante. También pudieron leer las invectivas burlonas de Cascales en las Cartas filológicas (1633) y la respuesta que recibieron de parte de Martín de Angulo y Pulgar en las Epístolas satisfactorias (1634). Pero es muy probable que lo que percibimos nosotros como una controversia bien delimitada, con un corpus cada día mejor definido que conforma un cuerpo orgánico cuyo nacimiento, vida y muerte procuramos describir, se limitara entonces a un escaso número de textos aislados, no necesariamente puestos en relación los unos con los otros.

  • 1 Aude Plagnard, «A conversão de Manuel de Faria e Sousa ao antigongorismo na constituição de um camp (...)

4La publicación en 1662 por Juan de Espinosa Medrano del Apologético en favor de don Luis de Góngora es la primera contribución de momento conocida de un autor americano a la polémica gongorina. Salió a la palestra el Lunarejo para contestar a unas invectivas que había formulado más de veinte años atrás uno de los adversarios más virulentos de Góngora, el portugués Manuel de Faría e Sousa (1588-1649). Este redactó en 1639 un comentario a las Lusiadas de Camões, al que presentaba como el Poeta portugués por antonomasia, y el verdadero y legítimo «príncipe de los poetas de España». Aunque el nacionalismo posterior haya hecho de Camões un poeta exclusivamente portugués y ajeno a la literatura española, en 1639 en un contexto de unión de las dos coronas de Castilla y Portugal, y de bilingüismo sistemático de los autores portugueses, era normal considerar la península ibérica – la antigua Hispania romana – como un solo espacio de creación poética, en el cual podían rivalizar escritores nacidos en Castilla y en Portugal, como individuos y como grupo. La defensa patriótica del principado de Camões por el portugués Faría, que se expresaba en lengua española, pasaba por atacar a quien usurpaba supuestamente el trono, a saber Luis de Góngora. Faría e Sousa insertó entonces en su comentario una serie de digresiones en las que multiplicaba los dardos contra el estilo intrincado de don Luis, caracterizado según él por un uso excesivo de hipérbatos, y una falta de sustancia y de «misterio»: mucha complejidad expresiva para no decir nada o casi nada. Estos ataques prolongaban la línea abierta por Lope de Vega en 1621 en la Filomena, que consistía en denunciar que la oscuridad de Góngora dependiera exclusivamente de una complejidad lingüística (verba) y no de una complejidad del contenido (res). Pero seguramente sería un error tomar demasiado en serio los argumentos más divertidos que consistentes de Faría e Sousa, dada la versatilidad del autor, capaz de pasar del gongorismo más entusiasta en los años veinte, a un antigongorismo mordaz a finales de los treinta, como lo demostró Aude Plagnard1. Más que la defensa de una línea estética, el posicionamiento de Faría como adversario de Góngora obedecía a una estrategia oportunista: la de presentarse como aliado de Lope de Vega y promover el nacionalismo portugués, a través de la defensa del poeta más famoso de su «nación».

5Pero veinte años después y visto desde Perú, la arremetida de un portugués contra un poeta español quizás cobrara otro sentido: el de acto doblemente sacrílego, contra el genio creativo de Góngora y contra la Corona española. A este doble sacrilegio contestó Espinosa Medrano dedicando el Apologético a la figura que mejor podía encarnar el poder centralizador del Imperio español, a saber, don Luis Méndez de Haro, conde duque de Olivares, el que había sofocado la insurrección catalana y podía encarnar cierto yugo impuesto a las veleidades nacionalidades periféricas, en este caso de Portugal. Desde esta perspectiva, el Apologético se puede leer como declaración de fidelidad: fidelidad a la Corona, a la lengua y a la tradición literaria española, de la que Góngora era una de las figuras más brillantes.

  • 2 Héctor Ruiz Soto, «Leer a Góngora “sin corazón de misterio alguno”: Juan de Espinosa Medrano y la d (...)

6Entre las mediocres digresiones del portugués contra el estilo gongorino, el peruano seleccionó una, particularmente coherente y jugosa, en la que Faría destacaba el exceso de hipérbatos, las metáforas y los modos de la imitación. Sirvió de punto de partida para desarrollar sin trabas una apasionada y sesuda disertación sobre la lengua gongorina, salpicada de comentarios jocosos sobre las inepcias y los errores de lógica y hasta de teología que lastraban el comentario de las Lusiadas2. Un esquema que le permitía lucirse, reformular libremente los términos del debate mal planteados por Faría e Sousa, y desarrollar uno de los análisis más penetrantes de las especificidades de la poesía gongorina. Según Espinosa Medrano, Góngora no fue el primero en imitar «frasis» latinas, es decir giros idiomáticos propios del latín, sintácticos o léxicos. Los hipérbatos, presentados tanto por Faría e Sousa como por su contrincante como un rasgo definitorio de la poesía latina, ya habían sido imitados en castellano por los antecesores de don Luis. Pero lo eran en su modalidad de «transposiciones», es decir, de figuras que rompían con el orden natural de las palabras. En el mejor de los casos, permitían efectos estéticos o miméticos logrados; en el peor de los casos, parecían torpes y pedantes remedos del latín, injertos ajenos al genio propio de la lengua española. Según Espinosa Medrano, con Góngora, el castellano accedía a una soltura y ductilidad que hasta ahora sólo estaban reservadas para la lengua poética latina.

  • 3 J. Sanchis-Banús, «En torno al Apologético de Espinosa Medrano en favor de Góngora y contra Faria (...)

7El razonamiento de Espinosa Medrano, cuya modernidad y pertinencia han recalcado varios críticos modernos3, también se sostiene en sofisma y paradojas. Según el peruano, al naturalizar en castellano las colocaciones, Góngora devolvió al castellano una potencialidad que estaba presente en los locutores nativos de Hispania, puesto que fueron ellos, y particularmente sus poetas, quienes introdujeron y multiplicaron los hipérbatos en latín, causando cierto escándalo en Roma. En contra de las apariencias, Góngora sería, pues, el más castizo de los poetas españoles, reconectando el castellano con su identidad más profunda. Si el argumento nos deja escépticos, porque obliga a postular la existencia de una identidad Hispana perenne, ligada a un territorio, y que se transmitiría sin cambio entre sus habitantes de siglo en siglo, no deja de ser fascinante, en la medida en que pone el dedo en un característica esencial de la poesía gongorina: la forma en que explora las potencialidades de la lengua y amplía sus capacidades expresivas. Desde esta perspectiva, efectivamente, Góngora es el más castizo de los poetas españoles, y Espinosa Medrano, desde Cuzco, uno de sus mejores intérpretes.

Las referencias a poemas de Góngora se identifican entre corchetes con un número de código que remite a la edición de las Obras completas de Luis de Góngora a cargo de Antonio Carreira (Madrid, Biblioteca Castro, 2008). Por ejemplo [OC7.10-16] designa el poema 7 de dichas Obras completas («Ándeme yo caliente»), versos 10 a 16.

Las etiquetas [NDA], [NDE] y [NDEC] colocadas al principio de las notas señalan que la nota procede del autor del texto editado (Nota de Autor: NDA); que se trata de una nota del editor del texto para aclarar y glosar el pasaje (Nota del Editor: NDE), o bien de una nota de edición crítica que justifica la elección de una variante o una corrección ope ingenii (Nota de Edición Crítica: NDEC).

Notes

1 Aude Plagnard, «A conversão de Manuel de Faria e Sousa ao antigongorismo na constituição de um campo literário lusocastelhano», e-Spania [en línea], 27, 2017. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/26742; DOI: 10.4000/e-spania.26742.

2 Héctor Ruiz Soto, «Leer a Góngora “sin corazón de misterio alguno”: Juan de Espinosa Medrano y la definición de la poesía en su polémica con Manuel de Faria y Sousa», Revista de Crítica Literaria Latinoamericana, número titulado: Gongorismo Americano, a cargo de Julia Sabena y Tadeo P. Stein, 2016, Año XLII, nº 83, p. 37-60. https://hal.archives-ouvertes.fr/hal-01613906/document

3 J. Sanchis-Banús, «En torno al Apologético de Espinosa Medrano en favor de Góngora y contra Faria & Sousa y acerca del hipérbaton gongorino», Mélanges offerts à Charles Vincent Aubrun, Paris, Éditions Hispaniques, vol. II, 1975, p. 223-238. José Antonio Rodríguez Garrido, «Los comentarios de Espinosa Medrano sobre el hipérbaton gongorino», Lexis, XII, 2, 1988, p. 125-138. Mercedes Blanco, «Góngora et la querelle de l’hyperbate», Bulletin hispanique, 2010, 112, 1, p. 169-217 (https://journals.openedition.org/bulletinhispanique/1128) y ahora Ruiz Soto en la introducción de la presente edición.

© e-Spania Books, 2019

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search