Version classiqueVersion mobile

Una controversia epistolar en torno a Góngora

 | 
Francisco Cascales
, 
Francisco del Villar
, 
Martín de Angulo y Pulgar

Prólogo

Muriel Elvira

Texte intégral

1Se reúne en este primer volumen de la colección Góngora y sus lectores una serie de cinco cartas, vinculadas entre sí por su naturaleza, temática y circunstancias de escritura y difusión. Las enumeraremos con una indicación de su probable fecha de redacción, anticipando las conclusiones de los estudios introductorios que se leerán a continuación:

  1. Francisco de Cascales a Luis Tribaldos de Toledo, ¿verano de 1621?

  2. Francisco del Villar a Juan de Ortiz, ¿noviembre de 1621?

  3. Francisco de Cascales a Francisco del Villar, ¿enero de 1622?

  4. Martín de Angulo y Pulgar a Francisco de Cascales, ¿primeros meses de 1634?

  5. Martín de Angulo y Pulgar a un «sujeto grave y docto» ¿segunda mitad de 1634?

2Si no fuera porque circularon en el marco de una correspondencia real (quizás en una versión diferente de la que estamos leyendo, sin que se pueda medir el grado de reelaboración), se diría que estamos ante largos discursos eruditos. Las tres primeras fueron publicadas por el licenciado Cascales en sus Cartas filológicas (1634), mientras que la cuarta y quinta lo fueron por Martín de Angulo y Pulgar en sus Epístolas satisfactorias (1635).

3No solo se caracterizan por su unidad temática – discutir los méritos o insufribles vicios de la obra poética de Luis de Góngora – sino que forman un conjunto cerrado y relativamente autónomo dentro de la dilatada querelle en torno a la obra de Góngora. Cada nueva misiva responde a la que precede, y toma en cuenta las anteriores, citadas y analizadas escrupulosamente. De ahí el título de este volumen – Una polémica epistolar en torno a Góngora – que subraya la autonomía de esta micro polémica, que implica tres autores y seis corresponsales diferentes.

4Los autores son personajes de segunda fila de la República de las letras españolas, asentados en el Sur de España: respectivamente en Murcia para Cascales, donde ejerció como catedrático de Retórica; en Andújar (provincia de Jaén) para Villar, donde fue vicario y juez eclesiástico; y en Loja (provincia de Granada) para Angulo y Pulgar, sin que se haya podido esclarecer cuáles fueron sus ocupaciones y su profesión, si la tuvo. No son grandes creadores ni teóricos de la literatura extremadamente originales, pero el fuego y la pasión con los cuales debaten de la poesía gongorina les llevan a movilizar el sarcasmo más burlón (Cascales) o, al contrario, argumentaciones realmente meritorias, por matizadas e ingeniosas, en defensa de su admirado Góngora (Villar y Angulo y Pulgar). A pesar de su obvio alejamiento de los centros de la vida intelectual y cultural, estos tres eruditos de provincias se perfilan como bien relacionados y muy al tanto de los debates del momento.

5Aunque en cierto modo provincianos, son miembros de pleno derecho de la respublica litterarum, personas cultas, inquietas y curiosas, con una agilidad de pluma y una destreza retórica que ya quisiéramos muchos críticos de hoy. Los diferentes eruditos que componen esta respublica, en la edad del humanismo todavía no cerrada en el siglo XVII, comparten un ideal de igualdad, obviamente contradicho en la realidad por las rígidas jerarquías sociales, pero que como mínimo autoriza a los miembros más humildes a dirigir cartas a personas de mayor prestigio a quienes no han tratado personalmente (así ocurre con Cascales frente a Tribaldos; Villar frente a Cascales; o Angulo y Pulgar frente a su anónimo corresponsal, que sería algún noble de importancia), como si la erudición que profesan les pusiera a todos en un pie de igualdad para debatir entre entendidos. La publicación de estas cartas suele obedecer a una estrategia de promoción personal, porque quien toma la decisión de darlas a la imprenta, ejecuta los trámites y consigue los fondos necesarios, logra así alardear de sus relaciones, y revestir al remitente del prestigio y autoridad del destinatario.

6En esta república los saberes y las informaciones circulan con una fluidez sorprendente. Las cartas son copiadas y leídas por un gran número de lectores, contestadas por otros corresponsales que no son los destinatarios iniciales. La densidad de las redes epistolares explica también que un erudito como Angulo y Pulgar, que vivió la mayor parte de su vida en Loja, pueda tener a su disposición un número impresionante de documentos, tanto impresos como manuscritos, que logró reunir gracias a sus numerosos contactos con otros aficionados de la poesía de Góngora dispersos por toda España.

7Estas cinco cartas muestran que más de veinte años después de la difusión del Polifemo (1612) y de las Soledades (1613), estos dos poemas seguían siendo objeto de intensos debates, si bien el tema de las discusiones había ido evolucionando: los defensores de Góngora ya no niegan la oscuridad de Góngora, sino que la defienden como prerrogativa del gran poeta, que podrá dar a España la poesía erudita y sublime que necesita para rivalizar con la gran literatura de la Antigüedad y con las literaturas modernas más estimadas por entonces, neolatina, italiana y francesa.

8Esperamos que este primer volumen de la colección «Góngora y sus lectores» de los e-Spania books pueda contribuir a una amplia difusión del trabajo editorial de gran aliento realizado por un equipo internacional de más de cuarenta investigadores reunidos por Mercedes Blanco dentro del proyecto «Góngora» (OBVIL-Sorbonne Université).

Las referencias a poemas de Góngora se identifican entre corchetes con un número de código que remite a la edición de las Obras completas de Luis de Góngora a cargo de Antonio Carreira (Madrid, Biblioteca Castro, 2008). Por ejemplo [OC7.10-16] designa el poema 7 de dichas Obras completas («Ándeme yo caliente»), versos 10 a 16.
Las etiquetas [NDA], [NDE] y [NDEC] colocadas al principio de las notas señalan que la nota procede del autor del texto editado (Nota de Autor: NDA); que se trata de una nota del editor del texto para aclarar y glosar el pasaje (Nota del Editor: NDE), o bien de una nota de edición crítica que justifica la elección de una variante o una corrección ope ingenii (Nota de Edición Crítica: NDEC).

© e-Spania Books, 2019

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search