Version classiqueVersion mobile

Tractado del origen de los reyes de Granada

Édition du Tractado del origen de los reyes de Granada (manuscrit 150, Bibliothèque de l’Académie Royale Espagnole de Madrid)

Texte intégral

  • 1 Le folio 1r est précédé de deux folios non numérotés. Sur le premier, il est écrit : Como yo Franci (...)
  • 2 Le copiste écrit Tractado del origen de los reyes de de Granada (sic).
  • 3 Le folio 1v reste vierge.

1/fol. 1r/1 Tractado del origen de los reyes de Granada2 por Fernando del Pulgar, cronista de los muy altos y esclarecidos Reyes Catholicos don Fernando y doña Ysabel, dirigido a la dicha reina, nuestra señora, y compuesto por su mandado3.

14

  • 4 Afin d’écrire cette section, l’auteur de l’Histoire des émirs de Grenade a eu recours à la Chroniqu (...)

2/fol. 2r/ Muy alta y muy esclarecida reina y señora nuestra:

  • 5 La première phrase du Tractado est identique dans les neuf manuscrits conservés de l’ouvrage apocry (...)

3Aunque hubiera muchos varones doctos y leidos en las historias –que son luz de la verdad, testigos de los tiempos y maestros para el exemplo de la vida– que pudieran escribir mejor que yo este Tractado de los reyes moros de Granada a quien Vuestra Alteza, por su insigne valor y perseverancia, y el rey nuestro señor, por sus felices armas, truxeron a su obediencia, dando dichoso fin a las conquistas de los moros de Hespaña, que en espacio de mas de setecientos años dieron materia de una y otra parte a los mas gloriosos hechos de ar/fol. 2v/mas que de ningunas naciones –de los persas, escitas, medos y romanos– se han escripto, los unos procurando defender lo conquistado, aunandose con algunos godos, y los otros valiendose tambien de algunos mozarabes, procurando cobrar lo perdido5. Y, al cabo de tan largo tiempo, vino a parar esta dichosa empresa y el triunpho de ella para gloria de sus nombres, que por voluntad divina parece que les estaba reservada.

  • 6 Les épitaphes de l’Alhambra – dont il est question ici – ont été découvertes en 1574, comme l’affir (...)
  • 7 La mention du Generalife n’est pas anodine : Pedro II de Granada Venegas (1502-1565) en est devenu (...)
  • 8 Ajout, dans le manuscrit, de Celin, au-dessus de Alnayar.
  • 9 La Casa de los Tiros – la demeure grenadine des Granada Venegas – a été édifiée entre 1525 et 1535. (...)

4Para cumplir yo con el mandato de Vuestra Alteza, me ha sido forçoso no solo pasar nuestras historias de los inclitos reyes progenitores de Vuestra Alteza –que, con haçañas dignas de memoria, fueron recuperando los reinos, ciudades, villas y fortaleças perdidas– donde se refieren los reyes y caudillos de los moros que las poseian, y asimismo ha sido necesario valerme de los interpretes de Vuestra Alteza para la traduccion de las escripturas arabigas y antiguas de contractos de estos reyes, y de otros contractos de pazes entre ellos mismos, y otros de alianzas con los reyes de Castilla, y para la traduccion de los epitaphios que estan en la dicha lengua arabe en losas de alabastro /fol. 3r/ en el alcaçar real de la Alhambra, y en epitaphios de sepolturas6, y en otras casas antiguas de los reyes en Generaliphe7, y en casas como la del Gallo en el Alcaçaba, y la del inphante Alnayar8, junto a la mezquita mayor, donde hay escudos antiguos y letreros arabigos que dicen los nombres de sus fundadores9.

  • 10 Le copiste écrit que conforme.
  • 11 L’auteur annonce ce qui, dans le livre, est un fait majeur : la conversion spectaculaire de Yahya A (...)

5Por todos estos caminos y valiendome de Fernando de Baeza, interprete asalariado de los reyes moros y testigo de vista de todos estos subcesos, de los cuales tiene un libro manuscripto –que yo he visto, de muy entera relacion de todo– [he notado] con atencion las mezclas que hubo entre estas dos naciones por casamientos, asi entre los principes como entre los grandes caballeros: [conforme]10 a los subcesos de la guerra, los castellanos odiados o desfavorecidos de sus reyes o de sus padres y hermanos se iban a valer de los reyes de Granada, y los moros de Granada, por los mismos accidentes, iban a valerse de los reyes de Castilla; y los unos y los otros recibian honra, dandoles socorro de gente y dinero, hasta que se componian /fol. 3v/ las diferencias que les habian obligado a haberse ido. Y, en el interin, peleaban los unos contra los otros bravamente, guardando siempre la fidelidad y omenaje que se hacian los unos a los otros, de que estan llenas nuestras historias, tomando la providencia –divina [e] incomprehensible por sus inescrutables juicios– estos medios para el fin de aquella monarchia que guardo este dia tan deseado por largos tiempos para gloria y honor de Vuestra Alteza, acabando tan intrinseca y cruda guerra, para la qual aplicó nuestro señor el esfuerço incomparable de Vuestras Altezas, la division entre si de los reyes moros, la conversion a nuestra Santa Fee de algunos de los mas poderosos de su familia11, con que vino a contrastarse esta ultima dificultad, que por espacio de mas de septecientos años parecia invencible.

6De todo debemos dar las gracias a nuestro señor, criador del cielo y de la tierra, y reconocer a Vuestra Alteza por instrumento suyo, a quien suplico humilmente reciba mi buen deseo de cumplir su mandato en esta parte; y lo que hubiere defectuoso, lo supla con su animo real, conociendo el mio, que ha sido y sera siempre de obedecer y servir a Vuestra Alteza como su fiel criado.

  • 12 L’auteur de la Chronique des Rois Catholiques avait pour habitude de signer les documents qui le co (...)

Hernando del Pulgar12

213

  • 13 L’auteur affirme s’être servi d’ouvrages historiographiques écrits ou promus au Moyen Âge. Il menti (...)

7/fol. 4r/ Origen de los reyes de Granada.

8Hallo escripto –en las historias antiguas de Hespaña que mandó recopilar el señor rey don Alonso el Sabio, y en la del arçobispo don Rodrigo, y en la de Rasis y otros historiadores arabes– que, reinando en Hespaña los reyes godos, el rey don Rodrigo se dio a los vicios, ociosidad y deleites, con que no se hacia justicia ni se atendia al gobierno. Y los varones de merecimiento eran despreciados, y los inhabiles y codiciosos eran collocados en los gobiernos, la milicia –braço diestro de la republica– despreciada, las fronteras mal proveidas, las cercas y las murallas de las ciudades y villas derribadas con el tiempo y no reparadas por el descuido de sus reyes.

  • 14 que de un acuerdo dans le manuscrit.
  • 15 del, dans le manuscrit. Je corrige.
  • 16 y que finalmente dans le manuscrit édité.
  • 17 sic.

9En este estado las cosas estando, el rey se enamoró de la Caba, hija del conde don Julian, que estaba en su palacio, y el padre era /fol. 4v/ gobernador en Zeuta en Africa. Y como este fuese muy emparentado y la hija se le quexase de la fuerça que el rey le hiço, esta zentella encendio el fuego dispuesto en los animos: [de un acuerdo]14, trataron con Ulit Miramamolin –que llamaron emperador de Africa– que viniese con gente en Hespaña y que muchos de ellos le ayudarian a la conquista, en especial los hijos del rey Acosta [y el]15 obispo don Olpas. [Y, finalmente]16, Ulit condescendio con su demanda e invió a Muza Aben Zair y a Tarif y a Aben Zarza17, que dicen eran de los caliphas reyes de Damasco y de Arabia la felice.

  • 18 sic.
  • 19 Commentaire marginal : Abdalasisis o Balagies. Encre claire.

10Pasaron con gente a Hespaña y la conquistaron. Y Ulit mandó volver a Tarif y a Aben Zarza18 a Africa, y quedo por gobernador de Hespaña Muza Aben Zair. Y, en todas las ciudades de Hespaña, fueron dexando por caudillos y gobernadores los mas principales de sus deudos que habian venido de Arabia con su gente a esta conquista. Abdalasisis –o, por otro nombre corrompido en nuestras historias, llamado Balagies19– casó con Egilona, mujer que habia sido del rey don Rodrigo, y se /fol. 5r/ coronó rey, a usança de los godos, en Sevilla. Y, por favorecer mucho a los mozarabes a instancia de su mujer, y servirse de ellos en oficios del gobierno, lo mataron.

320

  • 20 Dans cette section – comme dans la suivante – , les informations diffusées par lauteur peuvent êtr (...)
  • 21 con, dans le manuscrit.
  • 22 y en, dans G.
  • 23 Le nom de cet ancêtre supposé des Granada Venegas – dont le règne est retracé dans Origen – est omi (...)
  • 24 y en, dans le manuscrit.
  • 25 y en, dans le manuscrit.
  • 26 Yahay (sic).

11Con la muerte de este rey Abdalasisis y con la victoria que tuvieron los christianos en el monte Euseba –donde, milagrosamente, los moros fueron muertos y, con ellos, el obispo de Sevilla, don Olpas, y muchos moros y godos que los seguian–, fue creciendo el poder de los christianos. Y dividiendose el poder de los moros y estando la silla principal de los reyes en Cordoba, [contra]21 ella se alçaron los alcaides y caudillos principales y se intitularon reyes [en]22 Zaragoza [Ibdinabal]23, su hermano Galafre [en]24 Toledo y en Granada [Ibn Hud], Albohacem [en]25 el Algarve. Sus hijos y deudos del linaje de los godos se fueron llamando reyes de estas y otras ciudades como en Valencia, [Yahya]26, en Murcia Aben Hut, en Sevilla Aben Abet, y de otros muchos lugares.

  • 27 À partir de cet endroit, un espace de deux lignes semble avoir été volontairement laissé vacant. De (...)
  • 28 Même si Yahya Alnayar ne meurt pas en martyr, après avoir embrassé la foi chrétienne, il n’en reste (...)
  • 29 D’après l’ouvrage généalogique Origen, la famille Granada Venegas possédait aussi des origines wisi (...)

12Y fue Dios obrando con divina providencia efectos milagrosos por diferentes caminos, convirtiendo algunos de los principales a la sancta fe catholica y haciendo de ellos martires sanctos que, a ojos de sus padres y deudos, mu/fol. 5v/rieron por el nombre de Christo, nuestro señor redentor, como lo hicieron en Cordoba […]27 y otros en Granada28. Y Galiana, hija de Galafre, casó con Carlo Magno, hijo de Pipino rey de Francia, y fue exemplar reina; y, a su contemplacion y de su nombre, hiço Carlos los palacios que llaman de Galiana en Burdeaux. Y Muza Aben Zair, rey de Zaragoza y Granada, era del linaje de los principes godos, como lo escribe el arçobispo don Rodrigo, y su hijo se llamo Lope y fue rey de Toledo29; y de sus dos hijas, la una casó con el conde don Garcia, y la otra con el conde don Bela. Y, de esta reina, fueron hermanos sanct Nicolas y la bienaventurada sancta Casilda, hijos de Almenor, rey de Toledo.

13El señor rey don Ramiro, con las nuevas de la virtud y hermosura de doña Ortiga –hija de Albohacem, rey de Algarve, su confederado–, casó con ella, y ella se convirtió a la fe y fue muy sancta reina; y de ella huvo al rey don Ordoño y al infante Albohacem, que tomó el nombre del abuelo materno. Y estando afligido y preso el rey /fol. 6r/ don Alfonso de Leon, le fue a favorecer el rey Almenor y lo tuvo dos años en su casa y le ayudo a cobrar su reino. Y el dicho rey don Alonso el sexto fue el que gano a Toledo y casó con doña Zaida por sus grandes virtudes. Y con ella le dieron en dote a Alcaraz y a Guete y otras tierras. Era hija, doña Zaida, de Aben Abet, rey de Sevilla, de quien huvo al infante don Sancho, heredero de estos reinos, que murió en la batalla de Veles. Y, despues, esta reina se llamó doña Maria y fue tenida por sancta y como tal acabó su vida.

430

  • 30 Ici, il convient de souligner la bonne connaissance de la part de l’auteur de l’ouvrage apocryphe d (...)

14Otros muchos exemplos se pudieran traer de la trabazon y mezcla que hubo entre estas dos naciones, y la charidad con que estos vencedores trataron a los vencidos. Lo mismo hiço el inclito rey don Jaime de Aragon con el hijo del rey de Mallorca, que no solo lo baptiçó mas le puso su nombre y le dio la baronia de Golon y lo casó ilustremente con la casa de Aragon. Y lo mismo hizo con los descendientes del rey Ulit Aben Hut, que se llamo don Vicente Belbis.

  • 31 Dans les deux versions mutilées de l’ouvrage d’Hernando de Baeza parvenues jusqu’à nous, ce passage (...)

15Y no solo entre los principes sino entre los nobles e inferiores hubo estos /fol. 6v/ casamientos; tanto que escribe Fernando de Baeça que, de ducientas mil almas que habia en la ciudad de Granada, aun no eran quinientas de la nacion africana sino naturales, hespañoles y godos que se habian mezclado y tomado la ley de los vencedores31. Tales son los efectos de las victorias y tanto puede la mudanza de los tiempos.

  • 32 con premios de nobleza a la virtud dandolos, dans le manuscrit.
  • 33 Le copiste écrit dandolos a los que los a los que los (sic).

16Materia es muy asentada, no solo en nuestra Hespaña mas en todas las naciones antiguas, el admitir a los valerosos y premiar sus hazañas con grados de nobleza; asi, escribe Tito Livio que lo hacian los romanos con sus soldados, animandolos [a la virtud con premios de nobleza que daban]32 [a los que los]33 merecian y ganaban con hazañas en las guerras –asi para propagacion del imperio como para defensa de el–, dandoles gradatim honras de ciudadanos romanos y luego de quirites, y asi las demas hasta llegar al consulado; y esta fue la causa principal con que llegó Roma a ser señora de las gentes. Esto mismo deseo en la felice monarchia de Vuestra Alteza.

  • 34 esto, dans tous les manuscrits sauf dans G.
  • 35 Le copiste écrit desvelan.

17Y para que [esto]34 llegue a ser, se conse/fol. 7r/guirá con la veneracion del culto divino, con premiar a los varones virtuosos y fuertes con honras, y con castigar a los malos y no consentir divisiones, pues, como dice el Spiritu Sancto, [asuelan]35 reinos, como lo vemos executado en este de Granada, que la division entre si mesmos y la ambicion de reinar los acabó, estando divididos en dos linajes que fueron los de Ibn Hud Alnayar y los de Mahomat Alhamar, de que trataremos en el capitulo siguiente.

536

  • 36 Luis del Mármol Carvajal reproduit la traduction des épitaphes, dans Historia del rebelión…, op. ci (...)
  • 37 Marge : Adeomar Aben Ayar. Encre claire.
  • 38 Dans Historia del rebelión…, Luis del Mármol Carvajal n’évoque à aucun moment le souvenir d’un desc (...)

18En los tiempos antiguos, hubo reyes en Granada. Y, con el poder de los reyes de Cordoba –con quien algunas vezes pelearon, tal vez victoriosos y tal vez vencidos–, hay confusion en las sucesiones. De Omar Aben Ayar37 son los epitaphios mas antiguos que era de los reyes de Zaragoza; y hallo que, por casamientos, se juntaron y que el rey de Zaragoza fue tambien rey de Granada38.

  • 39 Luis del Mármol Carvajal écrit : « En el ámbito de la Alcazaba nueva hay tres barrios […]. El prime (...)

19Otros auctores hacen mencion de Estordelam y de Aben Gama y de Zide Aben Abuz, que –/fol. 7v/ en memoria del vencimiento que tuvo del rey moro de Cordoba– edificó la casa que el vulgo llama del gallo, donde esta su retrato de bronce a caballo a la gineta, con lança y adarga, y, alrededor, un letrero que dice: “Dice Zide Aben Abuz que asi se ha de vencer al Andaluz”39. Y ahora vendremos a dar principio a esta historia.

640

  • 40 Les informations révélées ici se trouvent dans le Compendio (XXXVIII, 24).
  • 41 Marge : 1210. Encre claire.
  • 42 Marge : 1 Aben Hut Elnayar 1. Encre claire.
  • 43 Marge : Don Fernando 3, llamado el Sancto. Encre claire.
  • 44 Un espace d’une demi-ligne est laissé vacant dans le manuscrit, entre el de et a dar aviso.
  • 45 Marge : *el sancto.

20Desde el año de mil y ducientos y diez41, hubo veintiun reyes en Granada. Y unos entraron por derecho de sucesion, y otros por fuerça de armas y muerte de sus contrarios; estos fueron dos linajes: el uno y mas antiguo fue del rey Aben Hut Elnayar42 –que procedia de los reyes de Aragon–, el cual –hallandose en Granada y siendo avisado de la entrada de los adalides en Cordoba y de la venida del rey don Fernando43, que vino desde Benavente– se dispuso a ir a socorrer a Cordoba, consultando el caso con don Lorenzo Suarez de Figueroa, que habia catorce años que estaba en su servicio, para /fol. 8r/ inviar a reconocer el campo y el de […]44 a dar aviso al rey don Fernando*45. Y, con su acuerdo, se hicieron unos fuegos con que le dio a entender [que] era mucho mayor el numero de la gente y le persuadio no fuese al socorro de Cordoba.

746

  • 46 Dans cette section, apparaissent trois allusions à des ouvrages historiographiques médiévaux écrits (...)
  • 47 D’après Esteban de Garibay, les circonstances entourant la mort d’Ibn Hud sont bien différentes : « (...)

21Por lo cual y porque traia muchos christianos y mozarabes en su exercito y por tener el tanta parte en esta nacion –segun escribe el arçobispo don Rodrigo (libro nono, capitulo doce), y [segun] la cronica del señor rey don Fernando el Sancto y la del señor rey don Alonso el onceno, en el capitulo cincuenta y cinco en que se escribe la genealogia de los reyes de Granada que procede de los reyes de Zaragoza en Aragon–, y por tenerlo por afecto a favorecer a los dichos mozarabes porque traia en su corte a algunos de ellos por caudillos, los moros se conjuraron contra el y lo mataron a traicion en la fortaleza de Almeria, despojando a sus hijos, que quedaron de poca edad. Con lo cual, los caudillos que tenian las ciudades en tenencia se alçaron con ellas47.

  • 48 Marge : 2. Mahomad Aben Alhamar. Encre claire.
  • 49 Marge : 1236. Encre claire.
  • 50 Marge : Don Fernando 3. Encre claire.
  • 51 L’auteur sélectionne des informations tirées du chapitre 24 (livre XXXVIII) et du chapitre VI (livr (...)

22Y /fol. 8v/ el que en estas revoluciones llevó la mejor parte fue Mahomat Aben Alhamar48, alcaide de Arjona, y se intitulo rey de ella cuando mataron a Aben Hut, que fue el año de mil y ducientos y treinta y seis49, y luego aspiró al titulo de rey de Granada, concertandose con el señor rey don Fernando el Sancto50 que le diese el castillo de Jaen para tener paso seguro y facil para Cordoba, como lo vino a conseguir, contradiciendo los nobles y poderosos moros, en particular del linaje de Soliman que era de illustre sangre y hacia las partes de los hijos del rey Aben Hut y se correspondia con su hermano Mahomat Aben Hut, que fue rey de Murcia. Pero, con la gran ayuda del señor rey don Fernando, Aben Alhamar quedo establecido en el nuevo estado, habiendole dado Granada la obediencia, y, a su exemplo, otras ciudades, aunque Guadix y Malaga y Almeria, que eran del linaje del rey Aben Hut y amparaban a sus hijos, la retardaron51.

852

  • 52 Compendio, XXXIX, 12. Les chapitres 7-11, consacrés au règne de Mohammed Ier, n’intéressent pas l’a (...)
  • 53 Marge : 1273. Encre claire.
  • 54 Marge : 3. Mahomad Aben Alhamar Muzlemin. Encre claire.

23/fol. 9r/ Murio este Mahomat Aben Alhamar el año de mil y ducientos y setenta y tres53, habiendo goçado el titulo de rey cuarenta y tres años. Dexó dos hijos: el mayor se llamo Mahomat Aben Alhamar, a quien tambien las historias llaman Muzlemin54, y el segundo se llamó Iuzeph.

  • 55 Marge : *Malaga.

24Y hubo grandes revoluciones sobre cual habia de reinar, por haber unos que querian a Mahomat –como a hijo primogenito–, otros que deseaban al infante Iuzeph, su hermano segundo, y otros de los mas principales querian que reinase uno de los alcaides de [Malaga]*55, Guadix, Baza o Almeria porque eran del linaje de los reyes antiguos y por sacarlos de la aliança que tenian con los christianos porque se aunase de todo punto el poder de los moros.

  • 56 Marge : Don Alonso el Sabio. Encre claire.
  • 57 que le dans le manuscrit G.

25Pero vencio todas estas dificultades el rey Mahomat Muzlemin, con el ayuda y armas del infante don Phelipe –primo del rey de Castilla– que estaba en Granada, y, con el, don Nuño Gonzalez de Lara y Fernan Ruiz de Castro y Pedro de Mendoza y Lorenzo Venegas y Alonso Pe/fol. 9v/rez de Guzman y otros infanzones que –desde el tiempo del rey Mahomat, su padre–estaban en Granada; porque, desde las vistas que tuvo con el señor rey don Alonso56 en Murcia –donde el dicho rey de Granada quedo desavenido con el rey de Castilla por no haberle querido cumplir ciertas capitulaciones que habian quedado asentadas en las vistas que habian tenido los dos reyes en Alcala de Abenzaide– habiendolo entendido asi, don Nuño de Lara se llego al rey Mahomat y le represento grandes agravios que el rey de Castilla tenia hechos a su padre de dicho don Nuño y a don Juan Nuñez de Lara, su tio, y a don Lope Diaz de Haro, señor de Vizcaya, y a otros grandes y ricos hombres de Castilla, y que –si queria tomarlos por su cuenta, amparandolos y defendiendolos contra el rey de Castilla– [le]57 servirian y darian todo favor. Y habiendo holgado con esto el dicho rey Mahomat Aben Alhamar, ofrecio favorecerlos y, dandoles grandes acostamientos, ellos lo favorecieron y sirvieron. Y, desde estos tiempos, siguio /fol. 10r/ la corte del rey de Granada don Nuño Gonzalez de Lara hasta los que digo en que puso en la silla real de Granada al rey Mahomat Muzlimin, el cual rey tuvo gran voluntad a estos caballeros christianos, y en especial a don Nuño de Lara que, por lo mucho que lo queria, permitio edificar para el unos palacios en Granada que se llamaron los palacios de don Nuño.

958

  • 58 Compendio, XXXIX, 12.

26Puesto pues, como digo, el rey Mahomat Muzlimin en el reino, toda la gente noble que habia llevado la voz del infante Iuceph, su hermano, no tiniendose por seguros, secretamente cogieron al infante y todos juntos se partieron de Granada. Y se fueron a valer del favor y amparo del alcaide de Malaga –que en la pretension del reino habia ansimismo sido competidor de los dos hermanos y habia tenido mucha parte, como poco ha deciamos–, el cual los recibio debajo de la sombra de su poder. Y viendose favorecidos y malcontentos de andar fuera de sus casas, movieron nueva guerra al dicho rey Mahomat Muzlimin y entraron por sus tierras saqueando /fol. 10v/ y quemando muchos pueblos.

  • 59 matando casi abondo muchos moros, dans le manuscrit G.

27Sabido este suceso del rey, invio a los caballeros christianos arriba nombrados con muchos moros en su compañia, los cuales pelearon con las gentes del alcaide y del infante junto a Antequera, y los vencieron, [matando muchos moros]59, y volvieron vencedores a Granada al rey Mahomat, que los recibio con mucho amor y les hiço grandes mercedes.

1060

  • 60 Compendio, XXXIX, 12.
  • 61 Lauteur de louvrage apocryphe est plus élogieux à propos de la générosité de lémir, à légard de (...)

28Viendo el rey de Castilla estos sucesos, deseaba reducir mucho a estos caballeros que estaban en Granada, por ser los mayores de sus reinos, y ellos deseaban asimismo volver a sus casas y tierras, aunque no se atrevian a dexar al rey Mahomat por el mucho bien que de el habian recibido61. Y habiendo comunicado con el los intentos del rey de Castilla y que se endereçaban a una onesta paz entre los dos reyes, deseando el rey de Granada lo que mas bueno les fuese, holgó de venir en todos los honestos medios para conservar y hacer la paz. Y habiendose tratado muchos con el rey don Alonso en /fol. 11r/ nombre del rey Mahomat y del infante don Phelipe y de los demas caballeros christianos, don Juan Nunez de Lara –hijo de don Nuño de Lara– y Gonçalo Ruiz de Atienza llevaron al rey Mahomat los capitulos de concordia que el rey don Alonso le invio a ofrecer. Y viendo el rey Mahomat como trabajaba el rey don Alonso por favorecer a los alcaides, no fue contento de la concordia y respondio al rey don Alonso que desamparase a los alcaides y le ayudaria con ducientos y cincuenta mil maravedis en plata y en oro para los gastos del viaje que queria hacer al imperio.

29Con todas estas demandas y respuestas, no sabemos que se concluyese nada por ahora, con lo cual se volvieron a Granada don Juan Nunez de Lara y Gonçalo Ruiz de Atiença. Y don Fernan Ruiz de Castro –grande hombre en Castilla, que estaba en Granada en servicio del rey Mahomat con los demas caballeros de su confederacion–, se determinó de volverse a Castilla y servir al rey don Alonso su señor.

1162

  • 62 Compendio, XXXIX, 12.
  • 63 Marge : Don Fernando de la Cerda, infante. Encre claire.

30Y viendo el rey Mahomat /fol. 11v/ la mala resolucion que en Toledo se habia tomado, se resolvio de entrar por tierra de christianos con los caballeros castellanos que le habian quedado y hacer todo el mal que pudiese al rey don Alonso. Y entendiendo este disignio el infante don Fernando de la Zerda63, que estaba en Cordoba, y deseando evitar los daños que forçosamente se habian de seguir de la guerra, invio en nombre del rey a don Juan Gonzalez, maestre de Calatrava, cautelosamente, a que tratase con el rey Mahomat se volviese y que alçaria la mano en favorecer a los alcaides, con que quedarian en su fuerza los conciertos hechos en las vistas de Alcala de Abenzaide, de lo cual pesó mucho al rey don Alonso; y no tiniendose por seguro del rey Mahomat y pareciendole ser peligroso no concertarse con el antes de la jornada que tenia disignio de hacer al imperio, invio a Cordoba a la reina doña Violante, su mujer, para que ella, de su mano, hiciese la aliança entre los dos reyes.

  • 64 Marge : 1274.

31Y habiendose de dar seguro para que viniesen a Cordoba, /fol. 12r/ se dieron en rehenes doce  hijos de caballeros principales de Castilla y otros tantos de los caballeros moros de Granada, para seguridad de ambas partes; y, de la del rey Mahomat, vino don Nuño Gonçalez de Lara, con lo cual se concluyo la concordia y se hicieron los conciertos entre los dos reyes; y habiendolos firmado la reina doña Violante, pasaron a Granada para que los firmase el rey Mahomat con don Nuño Gonçalez de Lara, el maestre de Calatrava, y Martin Ruiz de Leiva; y, para mayor firmeza de estos contratos y capitulos, determinaron los reyes veerse en Sevilla, donde fueron el año siguiente que fue el de mill y ducientos y setenta y cuatro64, llevando el rey Mahomat en su compañia a todos los caballeros christianos que le servian, que los de alto estado eran don Juan Nuñez de Lara, Esteban Fernandez de Castro, Lope de Mendoza, don Nuño de Lara, Fernan Ruiz de Castro y otros infançones, como Gonçalo de Atienza, Lorenzo Venegas y Alonso Perez de Guzman.

1265

  • 65 Compendio, XXXIX, 12-13.

32El rey Maho/fol. 12v/mat se fue por Cordoba, donde fue honorificamente recibido de la reina doña Violante de Castilla y del infante don Fernando, su hijo. Y todos juntos partieron para Sevilla, donde los esperaba el rey don Alonso. Y viendose los dos reyes y recibiendose con mucho amor, firmaron de nuevo los capitulos de la concordia, siendo uno de ellos que el rey don Alonso habia de alçar la mano del favor que daba a los alcaides. Y pareciendo a la reina doña Violante y al infante don Fernando, su hijo, que el rey Mahomat moveria luego la guerra contra los alcaides, le pidieron apretadamente dos años de treguas. Y el rey Mahomat, por los ruegos de madre e hijo, les concedio uno, no sin gran sentimiento suyo.

33Y volviendose a Granada con mucho acompañamiento de los de Castilla, no se acabó de asegurar de los artificios del rey don Alonso y que, mientras viviesen los alcaides de Malaga y Guadix, habian de tener su favor. Y no asegurandose el rey Mahomat de ellos, teniendolos por rebeldes por la continua guerra que contra el /fol. 13r/ y su padre habian traido, y pareciendole buena ocasion la de la ausencia del rey don Alonso, invio sus mensajeros a Jacob Aben Iuceph, rey poderoso de Marruecos, solicitandolo para que con sus gentes pasase contra los christianos de Hespaña y conquistase de nuevo los reinos de ella, ofreciendole para esto todo su poder y los puertos de Algecira y Tarifa donde pudiese desembarcar y tener abrigo su armada.

34Y para dar color a su trato, començo a dar quexas del rey don Alonso y que, acabado el año de las treguas, daria favor a los alcaides a quien el tenia por rebeldes, los cuales –temerosos de esto y que, por ausencia del rey don Alonso, el poder de Mahomat, junto con el del rey de Marruecos, habia de acabar el suyo– se concertaron con el y se reduxeron a su servicio.

1366

  • 66 Compendio, XXXIX, 13-14.

35Jacob Aben Iuceph, rey de Marruecos, vino con poderosa armada. Y, apoderandose de Tarifa y Algecira, dio guerra al rey don Alonso por la parte de Ezixa, y el rey Mahomat por la de Jaen.

36Yendo el exercito del rey de Marruecos contra Ezixa, /fol. 13v/ saliole al encuentro don Nuño Gonzalez de Lara –que despues que se reduxo al servicio del rey, don Alonso lo habia hecho adelantado de aquella frontera– y hubieron los dos batalla. Y el rey de Marruecos vencio y mato a don Nuño. Y, mandandole cortar la cabeça, se la invio al rey Mahomat de Granada, que recibio igual pesar de la muerte de don Nuño como habia recibido el gusto del buen suceso de la batalla, confesando que por el reinaba en Granada. Y despachó a sus mensajeros a Cordoba, con la cabeça y cuerpo muerto, para que la sepultasen.

  • 67 Hanjon Atali et Ozmin, dans le Compendio.
  • 68 Dans le manuscrit : Y los moros que alli se hallaron de Granada.
  • 69 « […] el arraez de Malaga, llamado Aben Atar, que otros escriben Aben Azar […] », Compendio, XXXIX, (...)

37Y, en este encuentro –habiendo captivado al infante don Sancho de Aragon, arçobispo de Toledo–, Augenadali y Ozmin67 –hermanos de Jacob Aben Iuceph, rey de Marruecos–lo quisieron inviar al rey su hermano. [Y los moros de Granada que alli se hallaron]68 le quisieron inviar a su rey Mahomat. Y trabandose de esto entre los moros de Africa y Hespaña una muy reñida pendencia, llegó un moro principal –quieren decir algunos que era el alcaide de Malaga, que se llamaba Aben Atar o, como /fol. 14r/ quieren otros, Aben Azar69– y con una azagaya le dio por el hombro una herida de que murio el sancto arçobispo, con lo cual cesó la contienda de los que litigaban por el captivo. Y este debio de ser el fin que obligo al alcaide a matarlo, como se cuenta que lo mató.

  • 70 L’auteur du Tractado ne fait que reproduire l’admiration que ressent Esteban de Garibay pour Grenad (...)

38Despues de muchos encuentros que los reyes de Marruecos y Granada tuvieron con los christianos, vinieron a hacer pazes con el rey de Castilla por dos años. Y el rey de Marruecos se paso en Africa, y el de Granada cuidó de fortalecer su ciudad a cuyo fin la inexpugnable, grandiosa, hermosa e insigne fortaleza de la Alhambra –que es de los mayores edificios de Hespaña–, la cual ha ido con los tiempos creciendo de manera que mas bien se podia tener en cuenta de ciudad que de fortaleça y palacio real70.

1471

  • 71 Compendio, XXXIX, 15-17.
  • 72 Marge : Don Sancho el Bravo, infante. Encre claire.
  • 73 Selon Esteban de Garibay, l’événement a eu lieu en 1280 (Compendio, XXXIX, 15, p. 1064).

39Muerto el infante don Fernando de la Zerda –hijo primogenito del rey don Alonso y, por su ausencia, gobernador de los reinos de su padre–, sucedio en el gobierno el infante don Sancho, su hermano72. E quiso talar la vega de Granada, para /fol. 14v/ lo cual juntó muchas gentes en Alcala. Y, sabiendo sus intentos, el rey Mahomat juntó en Moclin las suyas. Y se dieron la batalla, en la cual murio don Gonçalo Ruiz Giron, maestre de Sanctiago, con mucha gente muy luzida, de cuya muerte hubo muy gran dolor el infante don Sancho73.

  • 74 L’auteur résume très brièvement le contenu du chapitre 15 du Compendio ainsi que les chapitres 16-1 (...)

40Otras talas hubo en estos tiempos en la vega de Granada, a las cuales sucedieron las treguas que hiço con el rey de Castilla el rey Mahomat Muzlimin, el cual tuvo estrecha amistad con el rey don Jaime de Aragon, el segundo de este nombre, por cuyo medio ofrecio ayudar al infante don Alonso de la Zerda, que pretendia ser rey de Castilla74.

1575

  • 75 Compendio, XXXIX, 17-18.
  • 76 Marge : 1302. Encre claire.

41Murio el rey Mahomat Muzlimin el año de mil y trecientos y dos76, habiendo reinado veintinueve años. Tuvo el rey Mahomat dos hijos y una hija: el mayor se llamo Mahomat Aben Alhamar –o, como quieren otros, Alhamar Aben Hacen–, el segundo se llamo Mahomat Aben Azar o Aben Lemin Abeadile; de la hija no hallamos el nombre: solo sabemos que caso con Ferrachen, alcaide de Malaga.

  • 77 Marge : Mahomat 4. Encre claire.
  • 78 Marge : Don Fernando 4. Encre claire.
  • 79 Le copiste écrit go goçase (sic).
  • 80 « […] pero ya que el rey don Fernando, mediante el favor de Dios y diligencia de la catholica y esc (...)

42/fol. 15r/ Muerto, pues, el rey Mahomat Muzlemin, le sucedio en el reino su hijo Mahomat cuarto77. Y a los caballeros christianos que se habian confederado con el rey Mahomat Aben Alhamar el viejo y anduvieron en su servicio, Mahomat Alhamar el mozo los confirmó en su gracia, continuando este rey las guerras contra christianos que su padre habia tenido. Y les quito a Bedmar. Y, por diferentes partes, entró haciendoles el mayor daño que pudo, ayudandole a ello los infantes de Castilla, tios del rey, y don Diego Lopez de Haro, señor de Vizcaya, y don Juan Nunez de Lara y otros grandes hombres. Con lo cual cesó de dar y pagar las parias que su padre y aguelo habian pagado a los señores reyes don Fernando y don Alonso. Pero despues fue Dios servido que el rey don Fernando78 [goçase]79 sus reinos quieta y pazificamente por la maña e industria de la esclarecida reina doña Maria su madre y ceso la quistion80.

  • 81 Pour le copiste : por el no quedaria. J’adopte la lecture du copiste du manuscrit Na.

43Y estando el rey en Sevilla, invio sus /fol. 15v/ embaxadores al rey de Granada –que fueron Fernan Gomez de Toledo, su chanciller, y un judio llamado Samuel, su almoxarife mayor, y a quien el rey don Fernando hacia crecida merced. Recibio el rey Mahomat Alhamar a los dichos embaxadores con mucho amor y caricia y empeçaron luego a tratar de la paz y concordia entre los dos reyes, de que holgó mucho el de Granada y dio esperanças de que [por el año quedaria]81.

  • 82 Marge : Tarifa. Encre claire.

44Uno de los capitulos de la concordia fue que cada uno de los reyes se quedase con lo que habia ganado al otro. Y, asi, se vino a quedar el rey de Castilla con Tarifa82 y el de Granada con Alcaudete, Quesada y Bedmar y con todo lo demas que el rey Mahomat, su padre, habia ganado antes y despues de la muerte del rey don Sancho y que el rey de Granada pagase al rey don Fernando las parias que su padre habia pagado al rey don Alonso.

1683

  • 83 Compendio, XXXIX, 18-19.

45Estos capitulos y otros firmó el rey Mahomat Alhamar; y lo mismo hicieron los embaxadores de Castilla, en nombre de su rey, que en esta /fol. 16r/ coyuntura se hallaba en Cordoba. El rey de Granada invio un embaxador llamado Mahomat –de los mas principales moros del reino y hombre de gran consejo–, a quien recibio muy bien el rey don Fernando y le hiço mucha merced.

46Y sabiendo de el lo que pretendia (era que el rey don Fernando personalmente firmase los mismos capitulos que el rey Mahomat Alhamar habia firmado en Granada), holgo el rey don Fernando de hacer lo que le pedia; y, asi, firmo la concordia hecha en Granada. Con lo cual, por algunos años gozaron de quietud los moros y los christianos, sin hacerse los unos a los otros los daños que la guerra trae consigo.

  • 84 Le passage figurant entre crochets est situé entre deux lignes du manuscrit. Marge : sobrino de.
  • 85 Cette remarque concernant le nom de Brahem se trouve dans tous les manuscrits du Tractado mais pas (...)
  • 86 L’inversion du contenu du Compendio est remarquable. Selon Esteban de Garibay – qui ne révèle à auc (...)
  • 87 Dans le passage suivant immédiatement celui reproduit dans la note antérieure, Esteban de Garibay n (...)

47Y aunque en estos tiempos el rey Mahomat no tuvo guerras con los christianos, no le faltaron pesadumbres de sus puertas adentro porque un moro descendiente de Aben Hut –de los reyes antiguos de Granada– que era el [sobrino del]84 alcaide de Malaga, cuñado de Mahomat, y se llamaba Brahem –o, por no saber la lengua o no entender las historias, le llaman otros Aborrabe85–, el cual se apodero de la ciudad de Al/fol. 16v/meria donde habian muerto thiranicamente a sus predecesores86. Y el dicho Aborrabe se començo a llamar rey de Almeria y pretendio echar de la imperial silla de Granada al rey Mahomat, dando por razon a unos el derecho que se sabia tenia a aquel reino –lo cual le obligaba a tomar aquella resolucion como descendiente de Aben Hut, su progenitor–, y a otros el estar el rey Mahomat ciego porque, aunque no lo fue de su nacimiento, por algunos accidentes vino a perder la vista87.

  • 88 Marge : *de el rey de Granada.
  • 89 Esteban de Garibay ne fait pas état du gouverneur de Málaga.

48Y aunque a los principios pusieron en cuidado al rey Mahomat estos movimientos, al fin vino la ciudad de Almeria –con todos los demas pueblos de que el Aborrabe se habia apoderado– a la sujecion del rey Mahomat. Y el Brahem –viendose despoxado y el gran poder de su enemigo– pasó en Africa con intento de hacer todo el mal que pudiese al rey de Granada. Y asi se apodero, en la costa de Africa, de Zeuta, que era suya*88; lo cual sabido por el rey Mahomat, invio a llamar a su cuñado, el alcaide de Malaga, a quien queria y estimaba mucho, no solo por ser mari/fol. 17r/do de la infanta, su hermana, sino por la gran sangre que tenia. Y, como ya queda dicho, este alcaide de Malaga era muy pariente de Brahem y lo dicho le obligaba a hacer mucha confiança de el. Y habiendo venido a su llamamiento, le mando que –en las fustas del armada que Mahomat tenia en sus costas– pasase en Africa y cobrase a Zeuta del poder de Brahem, como lo hiço, de que el rey se dio por muy servido89.

1790

  • 90 Compendio , XXXIX, 19.
  • 91 C’est ce qu’affirme Garibay : « […] (algunos grandes del consejo del rey de Castilla) fueron de par (...)

49En este tiempo, hicieron liga los reyes de Castilla y Aragon contra el rey Mahomat. Y se acabó de concluir en Alcala de Henares, inviando el rey de Aragon a su embaxador con cumplidos poderes para que se ejecutasen y efectuasen los conciertos, como se hiço, ofreciendo el rey don Fernando dar al rey don Jaime la tercera parte de lo que conquistasen (cosa ruin al parecer de muchos del consejo del rey de Castilla91). Y asi fueron de opinion y tuvieron que no se debia hacer la liga y que era bien que por entonces se suspendiese el intento que tenian los dos reyes.

  • 92 Selon Esteban de Garibay, la religion nest pas un argument suffisant pour justifier la demande de (...)

50/fol. 17v/ El rey de Granada –temeroso de esta resolucion y conociendo que, cada dia, iba cobrando mas fuerça– invió sus embaxadores al rey de Marruecos pidiendole su favor, dandole para obligarle a que no le faltase –entre otras razones– la de la religion o secta y que, si esta vez no le ayudaba, se acabaria de extinguir de todo punto en Hespaña92.

1893

  • 93 Compendio, XXXIX, 19-20.
  • 94 Marge : 1309.

51El rey de Castilla cerco a Algecira en fin de julio del año de mil y trecientos y nueve94. Y el rey de Aragon cercó a Almeria en el mes de agosto siguiente. Y este fue el cerco de que el rey de Granada hiço gran sentimiento porque el rey de Aragon faltaba a la amistad que habian tenido, y que no solo se hubiesen contentado con dar armada para que fuese en Africa en favor de Brahem cuando fue a la conquista de Zeuta sino que ahora viniese para divertille sobre Almeria.

  • 95 que que tenian, dans le manuscrit.
  • 96 « […] de cuyo asidio el rey Mahomad hizo grande sentimiento, deziendo que los reyes de Aragon no te (...)

52Y decia mas el rey Mahomat: ¿[que tenían]95 que ver los reyes de Aragon en la conquista de los reyes de Granada, siendo cosa que pertenecia solo a los reyes de Castilla, asi por caer juntas las fronteras de el /fol 18r/ un reino y el otro como por el feudo y parias que los reyes de Granada les habian pagado muchos tiempos?96

  • 97 Marge : Quesada, Bedmar, Guadix, Chinchilla. Encre claire.
  • 98 Templu, dans le manuscrit (sic). Marge : Templu (sic). Encre claire. Esteban de Garibay propose la (...)

53Y aunque el rey de Granada se compuso con el rey de Castilla –dandole dinero y las villas de Quesada, Bedmar, Guadix y Chinchilla97, con que se levantaron los cercos de Almeria y Algecira que habian durado siete meses, con lo cual quedaron por el rey Mahomat estas dos plazas como lo habian estado siempre–, no por esto tuvo asaz quietud, porque el inphante don Pedro, hermano del rey don Fernando, le dio guerra por la parte de [Tempul]98 y la tomo.

54Y no eran los enemigos de fuera los que en mayor cuidado lo ponian porque, de dentro de casa, se le levanto uno tan grande que le dio mas cuidado, que fue Aben Azar su hermano (Mahomat Aben Azar Aben Lemin) el cual –viendo a su hermano Mahomat ciego y cargado de guerras– se rebelo contra el, dandole favor la mayor parte de la nobleça de Granada, la cual decia que habia menester aquel reino un rey libre de achaques y desembarazadas sus poten/fol. 18v/cias para que los pudiese defender de los christianos y gobernarlos mantiniendolos en justicia.

  • 99 Marge : 5. Mahomad Aben Azar Aben Lemin. Encre claire.

55Y fue tan poderosa con el pueblo esta razon que pudo el infante Mahomat Aben Azar Aben Lemin99 prender al rey, su hermano, e inviarle preso con copia de gente de guarnicion a Almuñecar, donde le tuvo muy a recaudo hasta haberse apoderado del reino y veerse en pacifica posesion. Conseguido lo cual, mando volver a su hermano a Granada y, contra todas las leyes de la humanidad, lo hiço matar. Con lo cual, acabo la vida Mahomat a manos de su proprio hermano, habiendo siete años que reinaba. Y no se sabe que este rey Mahomat dejase hijos.

  • 100 Marge : Alcaudete. Encre claire. Esteban de Garibay et l’auteur du Tractado s’accordent pour affirm (...)

56Y como Mahomat Aben Azar Aben Lemin quitase tan thiranicamente la vida y el reino a Mahomat Aben Alhamar, su hermano mayor, quiso Dios que le durase poco, porque apenas començo a goçar el reino cuando el infante don Pedro –por mandado del rey don Fernando, su hermano– vino sobre el y cercó a Alcaudete100. Y aunque los moros se defendieron valiente/fol. 19r/mente por espacio de tres meses, no pudiendo resistir mas tiempo la fuerça de los christianos, se rindieron.

  • 101 La protection divine dont jouit le descendant d’Ibn Hud Alnayar ainsi que la légitimité de son soul (...)

57Y el nuevo rey de Granada y el rey don Fernando de Castilla hicieron treguas y trataron de juntarse para ir sobre el Farrachen –alcaide de Malaga, cuñado del rey Mahomat el ciego, casado con su hermana, como queda dicho–, el cual –permitiendolo Dios– asi hacia cruel guerra al rey de Granada, su cuñado, por las sinrrazones que el habia hecho a su hermano, hasta desposeello del reino y quitarle la vida. Y asi fue justo castigo que Farrachen se la hiciese a el hasta quitarle el reino tan tiranicamente poseido101.

19102

  • 102 Compendio, XXXIX, 20.

58No se pudo concluir la liga que los dos reyes habian tratado contra el alcaide de Malaga porque el rey don Fernando murio poco despues de haber cobrado a Alcaudete, con cuya muerte cobro mas aliento el alcaide de Malaga porque, viendo a su cuñado y enemigo –el rey de Granada– sin el favor que se prometia del rey don Fernando, le apreto cuanto pudo, inviando secretamente a un /fol. 19v/ hijo suyo, llamado Ismael, el cual, con el ayuda de Ozmin –principal moro del origen de los Benamarines de Marruecos– y asimismo de otro llamado Aben Tumiza y de otro llamado el Balaqui –enemigos de Mahomat y moros poderosos todos en Granada–, dio tan cruel guerra a su tio, el rey Mahomat, que –habiendose apoderado de la ciudad– lo retiro a la Alhambra con mucha y muy lucida gente de su devocion.

59Pero fueron tan recios los combates que Ismael le dio que se vio el rey necesitado de inviar a Sevilla, donde se hallaba, [al] infante don Pedro a pedirle su favor. Y como el infante fuese su amigo, holgo de inviarsele. Y habiendo partido de Sevilla para Cordoba, juntó la mas gente que pudo y entro por las tierras de los moros.

  • 103 Limage dIsmael, dans le Tractado, est beaucoup plus valorisée que dans le Compendio, où Garibay é (...)

60Pero no descaecio por esto el intento de Ismael; antes, apretando mas el cerco, obligo al rey Mahomat a que le dexase la Alhambra y se pusiese en sus manos. El cual tuvo mas humanidad con el rey que el habia usado con su hermano pues no le quito la vida estando en sus manos antes le dio /fol. 20r/ la ciudad de Guadix en que viviese, con tal que no se intitulase rey de ella ni de otra ninguna parte sino que el absoluto y soberano nombre de rey se quedase para Ismael103.

20104

  • 104 Compendio, XXXIX, 20-21.
  • 105 Marge : 6. Ismael. Encre claire.
  • 106 Marge : 1313. Lauteur du Tractado sexprime à la première personne du singulier et reprend à son c (...)

61Hallo en algunas historias haber reinado este rey Mahomat cuatro años y siete meses, aunque otros dicen que cinco años y siete meses, y otros no le quieren dar mas de dos años de reino. Lo primero tengo por mas cierto porque hallo que fue despoxado del reino105 al fin del año de mil y trecientos y trece106.

  • 107 Marge : Acabanse los Aben Alhamares y vuelve la linea de los antiguos reyes de Granada.
  • 108 Il sagit dune correction majeure de la part de lauteur du Tractado par rapport au Compendio : « (...)

62Habiendo sucedido –como habemos visto– Ismael al rey Mahomat Aben Alhamar, su tio, veremos como y cuando cesó la linea de los Aben Alhamares por la via de varon y volvio a su lugar la del rey Aben Hut Elnayar, primero y legitimo rey de Granada, cuyo descendiente era Ismael por la linea de su madre –y tambien lo era el rey Mahomat Aben Alhamar, el primero de este nombre107–, los cuales reyes se habian conservado en Granada espacio de setenta y siete años, desde el rey Mahomat Aben Alhamar el primero hasta el rey Mahomat Aben /fol. 20v/ Alhamar, cuarto de este nombre y ultimo de los Aben Alhamares108.

63Tuvo tres hijos el nuevo rey Ismael –el primero se llamo Mahomat, como su bisabuelo, padre de su aguela la infanta de Granada; el segundo se llamo Farrachen, como su aguelo, padre de su padre; y el tercero, Ismael, como su padre–, de los cuales el primero y el ultimo llegaron a ser reyes, como lo ira mostrando el hilo de la historia.

21109

  • 109 Compendio, XXXIX, 21.
  • 110 Correction de a el apoderado.

64Viendo el infante don Pedro a [Ismael apoderado]110 del reino de Granada y a su amigo Mahomat retirado en Guadix, hubo de esto gran sentimiento. Y cercó a Rute, valiente fortaleça de los moros. Y al cabo de tres dias que la tuvo cercada, vino a poder del infante don Pedro, no sin admiracion suya de veer en tan breve tiempo rendida la inexpugnable, al parecer, fortaleça de Rute.

65El nuevo rey Ismael recibio gran sentimiento de esta perdida y el infante don Pedro se contento por entonces de haberla ganado. Y, sin pasar mas adelante, se volvio con sus gentes a Cordoba; y aunque estaba en Guadix retirado el desposeido Mahomat, no /fol. 21r/ puso en efecto la pretension de volver a cobrar lo que habia perdido; antes se hiço fuerte en su ciudad, procurando desde ella solicitar al infante don Pedro para que le ayudase contra el rey Ismael, su sobrino.

66A esta sazon acerto a estar el infante en Ubeda y holgo de socorrer a Mahomat, para lo cual junto a los maestres de Sanctiago y Calatrava. Y habiendolos proveido de bastimentos necesarios, entro el infante con sus gentes y su persona en tierra de moros en el reino de Granada. Y el nuevo rey Ismael –que ya estaba prevenido– invio a Ozmin contra el, con buena y luzida gente.

67Y un martes, a siete de mayo, hubieron christianos y moros una sangrienta batalla, cerca de Aletun, donde murio mucha gente de los moros; y, entre ellos, cuarenta alcaides hombres principales que eran de lo mas luzido de Granada y su reino. Los christianos siguieron el alcance hasta cinco leguas de Granada, prendiendo y matando en los moros. Con este suceso quedo muy quebrantado el poder del rey Ismael.

22111

  • 111 Compendio, XXXIX, 21-22.
  • 112 Dans le manuscrit, la parenthèse est ouverte sans être fermée plus loin. Cet oubli est rectifié, ic (...)

68Estando las /fol. 21v/ cosas en este estado, se volvio el infante don Pedro la vuelta de Cordoba, corriendo la vega de Granada sin que el rey de Granada le saliese al encuentro ([quiças]112 pensando en el cerco que entonces queria poner sobre Xibraltar). Lo cual habiendolo entendido el infante, se previno por mar y tierra de manera que, aunque lo intentó, le fue forçoso al rey Ismael volverse a Granada.

  • 113 Marge : Iznalaux, Pinos, Montexicar. Encre claire.
  • 114 Marge : Belmez. Encre claire.

69Y obligado el infante de esta retirada, volvio a correr la tierra de Granada hasta acercarse a tres leguas de la ciudad. Y visto que no salia quien le hiciese resistencia, fue dando vuelta a la tierra, apoderandose de los lugares y villas que encontraba –como lo hiço de Iznalaux, Pinos y Montexicar113–, con que dio la vuelta a Jaen y Ubeda. Y habiendo sabido que la villa de Belmez114 estaba poco guarnecida por el rey Ismael, volvio sobre ella y la entro el primero dia que a ella llego. Y de alli a veinte dias, aunque le costo trabajo, se apoderó del castillo. Y aunque, para su defensa, invio Ismael sus gentes, no se sabe que peleasen.

  • 115 Esteban de Garibay évoque une année précise pour ces faits, 1317 (Compendio, XXXIX, 22, p. 1074).
  • 116 sic. Il s’agit d’une erreur de lecture par rapport au Compendio, où Garibay donne la liste suivante (...)

70/fol. 22r/ Con lo cual el infante y los suyos se volvieron a Ubeda. Y aunque en este tiempo deseo afectuosamente el rey Ismael hacer treguas con los christianos, el inphante don Pedro no vino en ello, por lo cual los moros se dieron a hacer todo el mal que podian en tierras de christianos115. Y aunque no sabemos que les tomasen pueblos ni fortalezas, no dexaron de hacerles hartos daños, talandoles los campos y robandoles los ganados y matandoles la gente. Y deseoso Ismael de vengarse de los daños que habia recibido del infante, invio sus mensajeros al rey de Marruecos a pedirle ayuda (a estos principes procuraban los reyes de Granada tener favorables para ampararse de su potencia contra los reyes de Castilla). Y para que no le faltase en esta ocasion y poderle tener seguro, le ofrecio por rehenes a Algeciras (que en tiempos pasados solia ser de los reyes de Marruecos) y a Ronda, el Castellar, a Juvera116, Estepona y Marbella, con todos los demas pueblos que hay des/fol. 22v/de Ronda a Algecira.

23117

  • 117 Compendio, XXXIX, 22.
  • 118 Marge : Tiscar. Encre claire.

71Estando, pues, Ismael cuidadoso de su defensa, solicitando [a] sus amigos, el infante se apodero de la villa de Tiscar118, que era una de las mas fuertes plaças del reino. Y aunque se defendieron valientemente los moros, al fin el infante don Pedro se apodero de ella por conciertos, quedando maravillado de su fortaleça. Y habiendo perdido el rey Ismael esta fuerça, deseaba el infante ir sobre Bedmar. Pero como supo que el infante don Juan, su tio –señor de Vizcaya, hermano del rey don Sancho, su padre–, estaba en Baeça, puesto en orden para correr la vega de Granada, se volvio a Jaen.

  • 119 Marge : Illora. Encre claire.
  • 120 « Quisiera el infante don Pedro acercarse » (Compendio, XXXIX, 22, p. 1074), pour Esteban de Gariba (...)
  • 121 Marge : notable suceso. Encre claire.

72Y juntandose los dos infantes, tio y sobrino, en Alcaudete caminaron la vuelta de la vega, llevando la frente del exercito el infante don Juan, el cual de paso gano la villa y castillo de Illora119. Y todos juntos llegaron en sabado a la vista de Granada, a veintitres de junio, donde estuvieron hasta domingo, que se contaron los veinticuatro del dicho mes, dia de sanct Juan /fol. 23r/ Baptista, sin que el rey Ismael quisiese ni consintiese salir a pelear a nadie aquel dia. Holgara el infante don Pedro de avecindarse120 mas a Granada pero su tio, el infante don Juan, no se lo consintio; antes, por orden suya, se fueron retirando al dia siguiente. Lo cual visto por el rey de Granada, salio de la ciudad con muy gran poder y de tal manera dio sobre las gentes del infante don Juan –que al retirarse llevaba las espaldas del exerçito– que tuvo necesidad de pedir socorro a su sobrino el infante don Pedro, el cual –dandose la mayor prisa que pudo– volvio a socorrer a su tio. Y congojose tanto de veer desordenada su caballeria, y trabaxó tanto por haberla de poner en horden que, con la falta del aliento, perdio la habla y cayo muerto del caballo121.

24122

  • 122 Compendio, XXXIX, 22.

73Sabido este suceso por el infante don Juan, recibio tan gran dolor que estuvo sin sentido desde mediodia, que fue cuando se lo dixeron, hasta hora de visperas, que empeçó a mejorar algo. Y cuando llego la nueva /fol. 23v/ de esta muerte del infante don Pedro al arçobispo de Toledo y a los maestres de Sanctiago, Calatrava y Alcantara –que estaban peleando– a este punto volvieron las espaldas y començaron a huir, aunque los moros no supieron la causa del desconcierto del real de los christianos. Y asi se volvieron a Granada, hallandose los christianos desembaraçados para llevar consigo a los infantes, el vivo y el muerto.

  • 123 si (sic). Lire sin, comme le fait Esteban de Garibay : « […] no solo falleció el infante Don Juan q (...)

74Y guiando su camino a Baeça, anochecio y acerto a ser la noche muy obscura. Y como el infante don Juan iba flaco y malparado, cayo del caballo y marcharon los suyos [sin]123 echarlo menos. Pero luego, a pocos pasos, cayo en ello su hijo don Juan –a quien llamaron el tuerto–, heredero del señorio de Vizcaya.

  • 124 Cest aussi ce quécrit Esteban de Garibay : « Despues de mucha diligencia, fue hallado el cuerpo d(...)

75Y habiendo visto el suceso de la perdida de su padre, fue grande el sentimiento que hiço. Y, con deseo de no perder su cuerpo, le parecio buen medio para hallarlo inviar a pedir al rey Ismael lo mandase buscar. Lo cual asi mando hacer el rey Ismael, con mucha diligencia. Y como fuese halla/fol. 24r/do el cuerpo, le llevaron a Granada donde, por mandado del rey, fue puesto en una real sala del Alhambra, metido en un ataud y cubierto con un rico paño de oro y cercado de muchas hachas de cera blanca. Y no contentandose el rey de que acompañasen el cuerpo todos los caballeros moros, quiso asimismo y mando que todos los captivos christianos asistiesen alli para que encomendasen a Dios el anima del infante124.

  • 125 porque porque (sic).

76Y luego invio a avisar a don Juan el tuerto, hijo del muerto, para que inviase por el cuerpo de su padre y que se lo daria de buena gana [porque]125 nunca de el habia recibido ninguna deshonra. Y teniendo el aviso, don Juan invio muchos caballeros a Granada por el cuerpo de su padre. Y fueron muy bien recebidos del rey Ismael, el cual no se contentó con hospedarlos con grandeça verdaderamente real sino que les dio mucha caballeria para que fuesen acompañando el cuerpo hasta dejarlo en Cordoba.

77Fue grande el contento del /fol. 24v/ rey Ismael de Granada por esta victoria que alcanço de los dos infantes, con que le parecio que no fue engaño el salir sobre ellos y que quedaban las cosas de Castilla en estado que no podrian darle pesadumbre y que se podria cobrar algo de lo que habia perdido, como lo hiço entrando por el reino de Murcia contra don Juan Manuel –hijo del infante don Manuel, que fue hijo del señor rey don Fernando– y le tomó a Oriz y Guescar y Galera. Y desde alli dio la vuelta al reino de Jaen, donde cercó a Martos. Y aunque sus moradores se defendieron valerosamente, el rey Ismael apretolos de manera que al fin se apodero de la villa.

  • 126 Les détails des combats – présents dans le Compendio – sont tus : « […] (Ismael) cercó a Martos, cu (...)

78Y como por bien que en la guerra suceda no dexe de alcançar al vençedor su parte de daño, aunque el rey Ismael lo hiço muy considerable a los moradores de Martos126, tambien les toco a los moros buena parte, pues entre los que faltaron de los suyos murio un caballero muy valeroso, nieto de Ozmin que –aunque moço de poca edad– era de mucha aucto/fol. 25r/ridad y buen consejo, lo cual vino a ser la total ruina del rey Ismael, aunque no lo penso el asi.

25127

  • 127 Compendio, XXXIX, 22.
  • 128 al rey don Alonso, dans le manuscrit. Marge : Don Alonso XI. Encre claire.
  • 129 Cette phrase manque de clarté, dans tous les manuscrits de l’Histoire des émirs de Grenade. La lect (...)

79Volvio el rey a Granada victorioso y muy gozoso de los buenos sucesos de sus jornadas. Y pocos dias despues de haber llegado, se concertaron entre el y los pueblos de la Andalucia treguas, con condicion que [a] los tutores –que se habian de nombrar, por muerte de los infantes– [del] rey don Alonso128 (que de tierna edad era) [los pueblos de la Andalucia] no los jurasen ni admitiesen por tales, hasta que consintiesen, otorgasen y firmasen las dichas treguas129.

80Con lo cual fue electo –de parte de dichos pueblos– por tutor el infante don Phelipe –tio del rey don Alonso, hijo del rey don Sancho–, el cual juró las treguas (no entrando en ellas Cordoba, por no quererlo asi el rey Ismael, que se disgusto con los cordobeses porque tomaron por tutor al sobredicho don Juan Manuel).

26130

  • 130 Compendio, XXXIX, 23.

81Sintio tanto Ozmin la muerte de su nieto (quizas fue no hallarse contento del /fol. 25v/ gobierno del rey Ismael, a quien el habia colocado en el reino) que començo a dar quexas del rey en lo publico, diciendo que el rey habia sido la causa de la muerte de su nieto.

82Y viendolo tan ofendido un primo del rey, hijo del alcaide de Algecira –el cual asimismo tenia sus quexas por haberle querido quitar una esclava christiana de estremada hermosura que, en la toma de Martos, vino a su poder; y como la viese, el rey se enamoro de ella y la pidio a Mahomat, el cual, como no estuviese menos enamorado de la christiana que el rey e hiciese fuerça en no querersela dar, el rey Ismael lo trato mal de palabra, diciendole palabras injuriosas, las cuales Mahomat sintio mucho–, y conociendo que Ozmin estaba querelloso por la muerte de su nieto, trataron entre los dos de dar la muerte al rey.

  • 131 La correction apportée par l’auteur de l’Histoire des émirs de Grenade au Compendio est remarquable (...)

83Y se convinieron de poner en su lugar a otro Mahamet Aben Alhamar, llamado el Bermejo, que –descendiendo de los Aben Alhamares por linea de varon– pretendia pertenecerle el reino de Granada con mejor titulo que al rey Ismael, a quien Ozmin habia /fol. 26r/ introducido en el reino, como si el primero Mahomat no lo hubiese hecho asi, desposeyendo de la sucesion a los descendientes de Aben Hut Elnayar, que eran sus legitimos y naturales reyes131.

27132

  • 132 Compendio, XXXIX, 23.

84Y para poner en execucion su intento y tratado, truxeron a Granada a un hermano de Mahomat, hijo del alcaide de Algecira, y a otro hijo suyo. Y los tres concertaron de matar al rey y que, si se viesen en aprieto, acudiese a su socorro y defensa Ozmin, con sus amigos y deudos y gente que tenian de prevencion.

  • 133 Le passage est issu du manuscrit P afin que le passage conserve son sens.

85Hecho y asentado el trato, subieron los tres a la Alhambra, llevando cada cual su alfanje encubierto en la manga de la aljuba. Y dixeron al rey que tenian un negocio grave que comunicar con el, que mandase darles audiencia en sala mas retirada. Holgó el rey Ismael de concederles lo que pedian, bien seguro [que no iban con la intencion]133 de la traicion que se vio despues.

  • 134 y entrandolos, je corrige.

86[Y entrando los tres]134 en un aposento mas adentro (para el cual era forçoso pasar por un pasadiço) –llevando a Mahomat y a su hijo delante, y a las espaldas al hermano de Mahomat juntamente con el aguacil mayor /fol. 26v/ del rey–, en llegando al medio del pasadiço sacaron los alfanjes Mahomat y su hijo y dieron al rey Ismael en la cabeça dos cuchilladas.

87Y viendo el aguacil mayor tan impensado desacato, queriendo defender al rey, puso mano a su alfange que llevaba ceñido. Y començo a herir en los traidores que querian acabar de matar al rey. Y el hermano de Mahomat, que detras de todos se habia quedado, dio al aguacil mayor dos o tres heridas por las espaldas, el cual –sin detenerse en su defensa– ponia todo su conato en pasar adelante a defender a su rey, como lo hiço defendiendolo tan valientemente que obligo a huir a los aleves al aposento mas adentro, y los cerró por defuera.

88Y volviendo al hermano de Mahomat que habia ya dado al rey otra herida por medio de los hombros, que fue de la que murio, fuelo retirando hasta meterlo en otro aposento, donde lo dexó a buen recaudo. Y volviendo al rey, lo tomo en braços y lo llevó al aposento de la infanta su madre, la cual lo recibio con mucho dolor y sentimiento. Y puniendolo sobre la cama, a toda diligencia in/fol. 27r/vio por medicos y ziruxanos para que curasen al rey.

89Con este suceso, no solo las gentes de la Alhambra y guarda del rey pero mucha de la nobleça y pueblo de la ciudad (donde ya habia llegado la voz de las heridas del rey) se alborotaron. Y como estaba el Alhambra cerrada y sintio el aguacil mayor el movimiento, temeroso de alguna novedad, salio a ellos y les dixo que no eran peligrosas las heridas del rey y que, a otro dia, se podria levantar. Con lo cual la gente se sosegó. Y llevando consigo algunos caballeros deudos suyos y otros amigos de quien el se fiaba, entró por los aposentos donde habia dexado encerrados a los conspirados y les cortó las cabeças.

  • 135 « […] haziendose de ladron fiel », Compendio, XXXIX, 23, p. 1076.

90Y volviendo a veer al rey, dexandole sin esperanza de vivir, salio del Alhambra para la ciudad con toda la gente que llevaba y la demas que pudo juntar de su confiança. Y hallando a las puertas de la Alhambra a Ozmin que venia con la prevencion que habia concertado, se hablaron. Y preguntandole Ozmin que era lo que quedaba hecho, le respondio el aguacil mayor como quedaban degollados los traidores. /fol. 27v/ Y haciendo Ozmin del traidor fiel135, lo fue acompañando con su gente y prendio a todos los deudos y amigos de Mahomat, y los llevo a la Alhambra donde asimismo los hiço degollar. Y entrando el solo en la camara del rey –que ya estaba en lo ultimo de la vida–, lo estuvo alentando con mucho valor hasta que murio.

  • 136 Marge : 1322. Esteban de Garibay est, à la fois, plus prudent et bien plus critique à légard du rè (...)

91Reinó Ismael nueve años y algunos meses mas y murio el año de mil y trecientos y veinte y dos136.

28137

  • 137 Compendio, XXXIX, 24.
  • 138 Il s’agit du fidèle alguazil.

92Muerto el rey Ismael, no se contento su aguacil mayor con la fidelidad que le guardo en vida sino que tambien la quiso mostrar despues de muerto en la persona y sucesion de su hijo; el cual138 –habiendo callado la muerte del rey Ismael y no permitiendo a los que la sabian que la publicasen– invio a llamar a Ozmin y a toda la nobleça de Granada de parte del rey Ismael, diciendo que les queria hablar a todos y satisfacer como sus heridas no eran tan peligrosas como se habia entendido y no quedando hombre de calidad que no subiese a la Alhambra.

93Pero Ozmin /fol. 28r/ no se aseguró de aquel llamamiento, como quien tanta parte tenia en la traicion executada, aunque el habia disimulado dando ayuda al aguacil mayor en las prisiones de los parientes de Mahomat. Con todo eso llamo a los suyos; y el y ellos, con toda la gente de su casa, se armaron muy bien para defenderse en caso que fuese menester porque Ozmin sospecho que sabia el rey Ismael –a quien el juzgaba vivo– su mal trato y que le querian tomar sobre seguro para castigarlo.

  • 139 Marge : 7. Mahomat. Encre claire.

94Llegado pues Ozmin a la Alhambra –juntos los alfaquies, alcaides y caballeros–, el aguacil mayor tomo en braços a Mahomat, hijo mayor del rey Ismael139, que seria de hasta doce años. Y puniendolo en publico a vista de todos, les dio cuenta de la muerte del rey y les persuadio que recibiesen a Mahomat, su hijo, por legitimo rey, pues a el se le debia la sucesion como a primogenito del muerto rey Ismael.

95El mismo Ozmin –que, con esto, aseguró sus temores, pareciendole que lo pasaria mejor con un rey muchacho que con su padre–, levantó la voz y dixo: “Rey tene/fol. 28v/mos, rey tenemos. Mahomat hijo de Ismael es nuestro rey”. Y diciendo lo mismo, todos tomaron al rey niño en ombros; y baxandolo a la ciudad, lo pasearon por ella, aclamandolo por su reino en las plazas y partes mas publicas.

29140

  • 140 Compendio, XXXIX, 24.
  • 141 Dans le manuscrit édité, le passage est lacunaire et contradictoire ; lexpression manque de clarté (...)

96Y como Mahomat fuese tan niño, dieron luego horden en las cosas del gobierno. Y los del consejo del rey nombraron, para lo que tocaba a la guerra, por capitan general a Ozmin y, por aguacil mayor para el gobierno politico –por haber muerto, luego que murio Ismael, el aguacil mayor que tan a satisfacion habia servido a ambos reyes (quizas mas obligado del dolor de la inesperada muerte de su amo que de sus heridas)– nombraron a Reduan, hijo de christianos. Y entro a reinar Mahomat, el niño141.

97Viendose, pues, Ozmin con tan gran poder, caudillo y capitan general del reino, y entendiendo que en Castilla tenian poca paz los grandes, determino romper la guerra que el rey Ismael habia dexado asentada con los pueblos de la frontera. Y asimismo teniendo aviso de que Rute estaba a mal recaudo, fue sobre ella y la cobro el /fol. 29r/ mismo dia que llego sobre ella. Desde alli, salia a tierra de christianos y les hacia el daño que podia, pasandose en esto muchos años sin que sucediese cosa reparable.

30142

  • 142 Compendio, XXXIX, 24.
  • 143 Marge : .1327.

98Llegado el año de mil y trecientos y veintisiete143 –en que habia cinco que reinaba–, Mahomat supo como don Alonso, rey de Castilla –deseando hacer guerra a los moros–, habia hecho adelantado de la frontera de la Andalucia a don Juan Manuel. Y procurando que no lo cogiese desapercebido, mando a Ozmin que reparase las fortaleças del reino y que entrase por tierra de christianos.

99Hiçolo Ozmin como se lo mando el rey, llegando con mucho poder hasta las puertas de Cordoba. Y de alli fue a Antequera. Y siendo avisado don Juan Manuel de lo que pasaba y de como habia llegado a Cordoba, salio con las gentes del Andalucia y con las de las hordenes de Sanctiago, Calatrava y Alcantara, y fue a buscar a los moros. Y habiendose encontrado junto al rio, no rehusó Ozmin la pelea.

  • 144 Le passage entre parenthèses est absent du Compendio : « […] con un caballero, llamado Abraham, que (...)

100Pelearon esforçadamente christianos /fol. 29v/ y moros pero consiguieron la victoria los christianos, y fueron muertos y presos muchos moros; con lo cual, desflaquecio el poder del rey Mahomat. Y tomando ocasion de este suceso, se desnaturaliçaron de Granada muchos caballeros moros; y, entre ellos, Brahen al cual –porque bebia vino (cosa entre ellos prohibida)– le llamaban el beodo144 y era hijo de Ozmin, el cual –sabiendo que el rey don Alonso venia a Sevilla– se partio para ella y alli lo esperó. Y venido que fue el rey, le beso las manos. Y habiendole el rey hecho mucha honra y holgando con el, lo recibio en su servicio y le señalo acostamiento.

101Al mismo tiempo que Brahen vino a servir al rey don Alonso, se fue don Juan Manuel a servir al rey de Granada y se ofrecio de ayudarle en todo contra el rey de Castilla. Y para asentar este trato, invio primero a un caballero suyo que se llamaba Pero Martinez Clavijo.

31145

  • 145 Compendio, XXXIX, 24-25.
  • 146 Marge : 1328.
  • 147 Marge : Huelva. Encre claire. Olbera, selon Esteban de Garibay.
  • 148 Marge : Pruna, Torre de Alfaquin, Priego. Encre claire.
  • 149 Marge : Ocon, Cañete, Priego. Encre claire.

102Este año de mil y trecientos y veintiocho146, invio el rey de Castilla mucha gente contra /fol. 30r/ [los] moros, con el pendon de Sevilla. Y habiendo querido acometer a Ayamonte, les salieron los moros al encuentro y vencieron a los christianos y les ganaron el pendon de Sevilla. Despues de lo cual los christianos ganaron a Huelva147, dandose los moros a partido a persuasion de Brahen que andaba en el real de los del rey de Castilla. Y asimismo tomaron a Pruna y a la Torre de Alfaquin y tambien tomaron a Priego148 –que habia sido de la horden de Calatrava– por industria de un escudero del comendador Pero Ruiz de Cordoba. Y en este mismo tiempo, se entrego la villa de Ocon, Cañete y Priego149.

103Y el rey Mahomat hiço liga con el rey de Marruecos, el cual le invio todo lo necesario para la guerra y algunas galeras de las suyas –que, juntas con las del rey Mahomat, llegaron a veintidos–, las cuales dieron una recia batalla a la armada del rey de Castilla de quien era almirante Alonso Jofre Tenorio. Y no salieron tan bien de ella como pensaron porque los moros perdieron siete galeras y fueron presos mil y duci/fol. 30v/entos de ellos.

104Viendo el rey Mahomat el mal suceso con los christianos y que don Juan Manuel habia durado poco en su servicio, reduciendose al del rey de Castilla, por consejo de Ozmin –que todo lo mandaba–, invio a los mas principales caballeros de su reino al rey don Alonso –que estaba en Sevilla– a pedirle treguas. Y el rey se las concedio con que el rey Mahomat se hiciese su vasallo y le pagase de parias veinte mil doblas cada año y que los moros pudiesen sacar vituallas de tierra de christianos pagando de veinte uno; con lo cual los embaxadores del rey Mahomat volvieron contentos a Granada.

32150

  • 150 Compendio, XXXIX, 25 et 27. Le chapitre 26, entièrement consacré au lignage des Mérinides, n’a pas (...)
  • 151 sic. Il faut lire Abucebet comme dans le Compendio, XXXIX, 25, p. 1080.

105En este tiempo, murio Ozmin, dexando dos hijos: el uno llamado Brahen, como queda dicho, y el otro Abeubet151. Hallose solo Mahomat con la falta de Ozmin y –viendo que el rey de Castilla le quebrantaba la tregua, no dexando tratar a los moros en sus tierras– determino de ir en persona a veerse con el rey de Marruecos.

106Y habiendo partido para Fez, donde hallo a Albohacem, [el rey de Marruecos] lo recibio y holgo mucho de su venida y lo alentó de los /fol. 31r/ cuidados que llevaba y ofrecio ayudarle contra sus enemigos, con sus thesoros y gente, y que desde luego lo hiciera a no hallarse embaraçado con la guerra que hacia al rey de Tremecen.

  • 152 Marge : Estos caballeros pueden (illisible) de estas acciones gran calidad en sus linajes. Encre cl (...)

107Y dando muy ricos presentes a Mahomat, se volvio a su reino de Granada, desde donde renovo la amistad con don Juan Manuel, el cual no solo la aceptó para si sino ofrecio que don Juan Nuñez de Lara entraria a la parte en la confederacion, la cual se hiço en nombre de los dos. Y asi volvieron los embaxadores del rey Mahomat contentos a Granada, en compañia del sobredicho Pero Martinez Clavijo que –en nombre de don Juan Manuel– fue para que el rey de Granada firmase lo que se habia efectuado152.

  • 153 sic. Esteban de Garibay nomme le fils de l’émir, Abomelique (Compendio, XXIX, 27, p. 1084).
  • 154 Esteban de Garibay est plus explicite : « […] puso cerco sobre la ciudad de Gibraltar, que estando (...)

108El rey de Marruecos invio al infante Abimelec153, su hijo, para que ayudase al rey de Granada. Y desembarcó en Algecira –llamandose rey de ella– con siete mil caballos. Y con esta venida, començo a alentarse el rey de Granada y a hacer guerra al rey de Castilla, puniendo cerco sobre Castro el Rio; y lo desmanteló y mató muchos christianos. Y en /fol. 31v/ estos medios, el infante Abimelec tenia cercado a Gibraltar y se apodero de ella por culpa de Vasco Perez de Meira, que tenia a su cargo aquella plaça154.

  • 155 Marge : Ruin bajeza de este caballero Aguayo. Encre claire. Le jugement de Garibay est sévère, à l(...)

109El rey de Granada no se descuidaba, dando la vuelta a Cabra, pueblo de la horden de Calatrava, cuyo alcaide era Pedro Diaz de Aguayo155, de la misma horden; el cual, por intereses, entregó al rey Mahomat el castillo que al punto mando derribar y que llevasen todos los vecinos del lugar a Granada captivos. Y sabiendo esto don Juan Nuñez de Prado, maestre de Calatrava, juntó mucha gente de los concejos de Cordoba, Ecija, Carmona, Marchena y otras partes. Y habiendo llegado a Luzena, cuando se pensó que el maestre habia de acometer al rey, ni el maestre acometio ni el rey tampoco. Y de alli tomó a Benamaurel, lugar de la horden de Santiago.

33156

  • 156 Compendio, XXXIX, 28.
  • 157 Marge : 1333.
  • 158 era, dans le manuscrit.

110El año de mil y trecientos y treinta y tres157, invio el infante Abimelec al rey de Granada que le acudiese con socorro. Y el rey Mahomat partio de su tierra con gran poder y /fol. 32r/ muchos caballeros christianos que andaban en su servicio, entre los cuales [estaban]158 Pero Martinez Clavijo, Alonso Perez de Guzman y otros. Y puso sus reales cerca de Guadiarro, avisando de su venida al infante Abimelec. Y alli se concertaron las treguas con el rey de Castilla, en las cuales vino el rey don Alonso por constarle de los daños que recibian sus tierras de don Juan Manuel y don Juan Nuñez de Lara.

111Hechas las treguas y firmadas, el rey de Granada se vio con el rey de Castilla. Y habiendo comido juntos, se presentaron el uno al otro muchos dones; con lo cual, se partio el rey de Castilla para Sevilla y el rey de Granada para su tierra, habiendo dado muchos dones al infante Abimelec y licencia a Alonso Perez de Guzman para que lo fuese a servir.

  • 159 riberas, dans le manuscrit G ; ribera, dans la version majoritaire et le Compendio.
  • 160 L’auteur de l’Histoire corrige le Compendio, où il est écrit : « Mahomad Aben Alhamar, que descendi (...)

112Teniendo el rey de Granada asentado su real [ribera]159 de Guadiarro, Brahem y Abeubet, hijos de Ozmin –de quien queda hecha relacion–, recelando su daño de la vista y tregua de los dos reyes, se conjuraron con otros deudos suyos, tratando de matar al rey su señor, tomando ocasion de decir que habia /fol. 32v/ comido con rey christiano y que se vestia de ropas de christianos. Y ayudandose de Mahomat Aben Alhamar, descendiente de los Aben Alhamares160, entraron en su tienda, estando el rey confiriendo con su aguacil mayor, y lo mataron en edad de veintitrés años, en dia miercoles, a veinticinco de agosto del mismo año de mil y trecientos y treinta y tres, habiendo once años que reinaba.

34161

  • 161 Compendio, XXXIX, 29.
  • 162 Esteban de Garibay le nomme Aben Amet (Compendio, XXXIX, 29, p. 1087).
  • 163 Marge : 1333. Un autre commentaire marginal suit le précédent : 8. Juzeph. Encre claire.
  • 164 Cette phrase est pratiquement identique dans le Compendio : « Iuceph, primero deste nombre, llamad (...)

113Iuzeph, primero de este nombre, llamado Aben Abet162 y de otra manera Aben Açar, sucedio al rey Mahomat, su hermano, en el mismo año de mil y trecientos y treinta y tres163, reinando en Castilla el rey don Alonso el ultimo164. Con este suceso, Reduan –que estaba en el real y se habia hallado presente a la muerte del rey– partio a Granada a grandes jornadas; e hiço alçar por rey al dicho Iuzeph Aben Abet, por serle mas aficionado, y en perjuicio de Farrachen, a quien pertenecia la sucesion.

  • 165 Marge : No es muy grande (illisible) la chronica de estos señores. Encre claire.

114En esta sazon, tenian gran auctoridad en Granada Gonzalo Fernandez, señor de Aguilar y Montilla, y su hermano Ferr/fol. 33r/an Gonzalez de Aguilar, los cuales –los dias pasados– habian tratado con otros caballeros de la Andalucia ir a servir al rey Mahomat, ya difunto, contra el rey de Castilla, su señor. Y por el suceso que se ha contado, se hicieron vasallos del rey Iuzeph por tratos que pasaron entre ellos y el aguacil mayor Reduan –el cual era su deudo, hijo de christianos, como queda dicho–, el cual vasallaje asentaron de temor de haber visto la cruda justicia que el rey, su señor, habia hecho de Diego Sanchez de Jaen, complice en los mismos tratos. Y, desde alli, escribieron a don Juan Manuel y a don Juan Nuñez de Lara, para meterlos en el tratado165.

35166

  • 166 Compendio, XXXIX, 29.
  • 167 Marge : 1335.
  • 168 Erreur de lecture que l’on retrouve dans les neuf manuscrits. Esteban de Garibay écrit : « Cuando e (...)
  • 169 Alquicel o alquicer : Texido de lana, u de lino y algodón, de bastante anchura, hecho todo de una p (...)

115El año de mil y trecientos y treinta y cinco167, el rey de Marruecos sacó de Hespaña las gentes que su hijo, el infante Abimelec, tenia en Algecira, Ronda y Gibraltar168. Y, en este año, vinieron sus embaxadores –los cuales eran dos alfaquies de los mas principales de todo el reino de Marruecos– con la respuesta a la embaxada que, de parte del /fol. 33v/ rey de Castilla, habia llevado Gonçalo Garcia Gallegos, alcalde mayor de Sevilla. Y truxeron al rey ricos presentes de caballos, camellos, abestruces, alquiceres169, ricos paños de oro y cosas de seda y muchas espadas guarnecidas de oro, piedras y perlas preciosas y otras cosas de grande estima. Y el rey de Castilla los despacho a Marruecos con otros ricos dones.

36170

  • 170 Compendio, XXXIX, 30-37. L’auteur du Tractado résume plusieurs pages du Compendio.
  • 171 Marge : 1337.

116En el año de mil y trecientos y treinta y siete171, volvio a pasar el infante Abimelec a Hespaña y murio desdichadamente, sin ser conocido, junto a Alcala de los Gazules. Y, poco antes, habia muerto un su primo, llamado Ali Atar Benamarin.

  • 172 Marge : Honrado religioso. Encre claire.
  • 173 habiendo el rey de Castilla sospechado de don Alonso Jofre Tenorio, dans le manuscrit. J’adapte la (...)

117En este mismo tiempo, don Gonçalo Martinez, maestre de Alcantara172, escribio al rey de Granada quisiese ayudarle con todas sus fuerças contra el rey de Castilla. Y habiendo venido las cartas a manos del rey de Castilla, le mando matar por ello y, asimismo, [tuvo sospechas de don Alonso Jofre Tenorio]173, su almirante mayor de la mar, que no habia re/fol. 34r/sistido la pasada en Hespaña de Albohacem, rey de Marruecos. Y el almirante, sentido de tan mala sospecha, se fue a pelear con los moros y no solo perdio su persona sino toda la armada de su cargo.

  • 174 Marge : Alcala de Abenzayde, Carcabuey, Priego, Rute, Benamexi. Encre claire.
  • 175 Marge : Tomose Algeçira a .26. de março domingo de Ramos 1344.
  • 176 Marge : Gibraltar. Encre claire.
  • 177 Marge : 1350.
  • 178 Marge : Don Pedro el Cruel. Encre claire.

118El rey Albohacem de Marruecos y el rey Iuzeph de Granada juntaron copioso exercito, sabiendo que iban contra ellos los reyes de Castilla y Portugal, los cuales los vencieron en la batalla del Salado, nombrada asi por haber sido junto a aquel rio. Y despues, el rey don Alonso tomo a Alcala de Abenzaide, a Carcabuey, a Priego, a Rute y a Benamexi174; y despues tomo a Algecira175 y a Gibraltar176. Y el año de mil y trecientos y cincuenta, murio de una landre que le dio en el real, con que se levanto el cerco de Gibraltar177 y le sucedio su hijo, el rey don Pedro cognominado el cruel178.

37179

  • 179 Compendio, XXXIX, 38 et XL, 1.
  • 180 Marge : 1352.
  • 181 fue.

119En el año de mil y trecientos y cincuenta y dos180, andando los grandes de Castilla bien inquietos con la estraña condicion del rey don Pedro, se [fueron]181 a valer del rey /fol. 34v/ de Granada don Juan de la Zerda –nieto de don Alonso de la Zerda, infante de Castilla, primogenito del rey don Alonso el Sabio– y don Juan Alfonso Coronel –nieto de don Alonso Fernandez Coronel, que fue gran privado del rey don Alonso que asimismo estaba en desgracia del rey don Pedro, su hijo– y se habian ido juntos. Y fueron muy bien recibidos del rey de Granada, dandoles todo lo necesario, pero no les pudo conceder su demanda, por la aliança que tenia hecha con el rey don Pedro.

  • 182 Marge : 1354.
  • 183 Marge : 9. Mahomad Alhachuz. Encre claire.
  • 184 La signification du terme est révélée par Esteban de Garibay.

120El rey Iuzeph fue muerto, habiendo reinado veintiun años, en el año de mil y trecientos y cincuenta y cuatro182, siendo cabeça de la conjuracion Mahomat, su tio. Por lo cual, sucedio a Iuceph Mahomat, sexto de este nombre, cognominado Alhachuz183, que quiere decir el viejo184, en el mismo año de mil y trecientos y cincuenta y cuatro, reinando en Castilla el rey don Pedro.

  • 185 favor de los reyes digo de los caballeros de Granada, dans le manuscrit. Esteban de Garibay écrit : (...)
  • 186 tal vez despojado, tal restituido, dans le manuscrit. Je conserve la lecture de la plupart des manu (...)
  • 187 Marge : 1360.
  • 188 por por (sic).

121Este rey Mahomat era hermano del rey Ismael y, ambos, hijos de Farrachen, alcaide de Malaga. Y esta sucesion casi siempre fue por tirania /fol. 35r/ y [favor de los caballeros de Granada]185 y de los alcaides principales de Guadix, Baza y Almeria. Con lo cual, este rey fue [una] vez despoxado, [otra] restituido186. Despoxado fue el año de mil y trecientos y sesenta187 [por]188 Mahomat Aben Alhamar, sin poderse valer de su amigo el rey don Pedro, por estar ocupado en las guerras de Aragon.

38189

  • 189 Compendio XL, 2-4.
  • 190 Marge : 10 Mahomad Aben Alhamar llamado el Bermejo. Encre claire.

122Mahomat, septimo de este nombre, cognominado el Bermejo, decimo rey de Granada190, se quiso valer del rey de Aragon contra el rey don Pedro. Mas despues hiço sus treguas con el, y el rey don Pedro las asento con el rey de Aragon.

123Las treguas que se hicieron entre los dos reyes de Castilla y Granada fueron con condicion que el rey don Pedro no ayudase al rey despoxado de Granada; pero, asentados los capitulos de la tregua, el rey don Pedro recibio en Sevilla al rey Mahomat el Viejo y concerto con el de ayudarle y que, todas las tierras que ganasen del reino de Granada, las que el rey don Pedro ganase se aplicasen a la corona de Castilla, /fol. 35v/ y las que el rey Mahomat ganase fuesen para el, no haciendo caso de lo que tenia capitulado con el rey Mahomat el Bermejo.

  • 191 Marge : 1362.

124El año de mil y trecientos y sesenta y dos191, entraron a correr las tierras de Guadix don Diego Garcia de Padilla, maestre de Calatrava, y don Enrique Enriquez, adelantado de la frontera; y fueron vencidos y presos por los caballeros de la casa de Granada a quien habia inviado el rey Bermejo contra ellos. Y habiendo sido llevado captivo a Granada el maestre don Diego Garcia de Padilla, le parecio al rey Bermejo que, por ser hermano de doña Maria de Padilla y tio de los hijos del rey, ganaria la voluntad del rey don Pedro, inviandolo libre sin rescate al dicho maestre. Y a otros muchos caballeros no solo lo hiço asi pero los invio cargados de muchos dones para obligar al rey. Y creyendo que correspondiese a esta liberalidad, determino juntamente ir en persona a Sevilla a ver al rey y poner en sus manos su justicia para que favoreciese a el y no al rey Viejo.

125Y, con /fol. 36r/ esta confiança, se partio para el rey don Pedro, con cuatrocientos de a caballo y ducientos peones y muchas azemilas cargadas de riquezas, perlas y piedras preciosas y acompañado de don Gutierre Gomez de Toledo, prior de sanct Juan.

  • 192 « El cual, no mirando a la catholica y real cepa de los inclitos reyes de Castilla y Leon de donde (...)
  • 193 Marge : Cruel bajeza y tirania merecedora de perder la corona. Encre claire.

126Habiendo llegado a Sevilla, fueron del rey don Pedro muy bien recibidos, prometiendo componer a los dos reyes de Granada. Y luego mando aposentar al rey Bermejo y a cincuenta caballeros de los mas principales de Granada y mando que los festexase don Garcia Alvarez de Toledo, maestre de Sanctiago. Y a hora de la una de la noche, mando a Pero Lopez de Cordoba, su camarero mayor, que los prendiese con cudicia de les tomar gran suma de balages y perlas y piedras y mucha suma de doblas de oro que era la mayor parte de las riquezas de los reyes de Granada. Y olvidando su cepa y linaje real de Castilla, los hiço matar192. Y el, por su persona, fue executor de la muerte del rey Bermejo, el cual le dixo, viendose herir, que habia hecho muy pequeña cabalgada193.

39194

  • 194 Compendio, XL, 5-7.
  • 195 Marge : Don Enrique 2. Encre claire.

127/fol. 36v/ Con la muerte del rey Bermejo, sucedida en Sevilla como queda dicho, el rey Mahomat el Viejo volvio a cobrar a Granada. Y hiço asiento de paces con el rey de Aragon y con el conde don Enrique. Y despues, acordandose de la amistad que habia tenido con el rey don Pedro de Castilla, le fue a ayudar con siete mil de a caballo y ochenta mil peones hasta que en el campo de Montiel fue muerto el rey don Pedro el Cruel por mano de su hermano don Enrique195. Y Mahomat Alhachuz murio en el año de mil y trecientos y setenta y nueve.

40196

  • 196 Compendio, XL, 8.
  • 197 sic. Il faut lire ici une allusion à la ville de Guadix : « Mahomad, octavo de este nombre, cognomi (...)
  • 198 Marge : 1379. Un deuxième commentaire marginal suit le premier : 11. Mahomat llamado Gundir. Encre (...)

128Mahomat, octavo de este nombre, llamado Gundir197, onceno rey de Granada, fue llamado Gundir por el aficion que tenia a aquel lugar. Y sucedio a su padre este mismo año de mil y trecientos y setenta y nueve198.

  • 199 L’auteur corrige à nouveau le Compendio. Selon Esteban de Garibay : « De esta manera se continuaba (...)
  • 200 Marge : Don Juan 1. Encre claire.
  • 201 Marge : Don Enrique 3. Encre claire.

129Y, de esta manera, se conservo la sucesion de los reyes de Granada en la linea masculina de Farrachen, el alcaide de Malaga199, hasta el tiempo que empeço a reinar el rey don Juan el primero –hijo del rey don Enrique el Bastardo /fol. 37r/ de Castilla– en que todavia reinaba en Granada Mahomat el Gundir, el cual casó con Adisa, hija del rey de Tunez, del antiguo linaje de los reyes almohades. Y habiendo hecho treguas con el rey don Juan en Guadalaxara200, murio el rey don Juan y le sucedio su hijo el rey don Enrique tercero201. Y dentro de poco tiempo murio el rey Mahomat el Gundir.

41202

  • 202 Compendio, XL, 9-11.
  • 203 Marge : 1392.
  • 204 Marge : Juzeph 12. Encre claire.
  • 205 « Cuatro hijos se manifiestan por los auctores que tratan las cosas destos tiempos haber tenido el (...)
  • 206 Ali, selon le copiste. La lecture d’Esteban de Garibay et celle des copistes de la version majorita (...)

130El año de mil y trecientos y noventa y dos203, sucedio a Mahomat su hijo Iuzeph, duodecimo rey de Granada204. Este rey Iuzeph (segun consta de los auctores205) tuvo cuatro hijos: el primero fue el infante Iuzeph, despues rey de Granada (si bien no el inmediato a su padre); el segundo fue el infante Mahomat, que sucedio al padre en el reino; el tercero, el infante Cidi Ali; el cuarto, el infante [Cidi]206 Namet.

  • 207 Le motif justifiant lattitude belliqueuse du noble portugais est exposé par Esteban de Garibay mai (...)
  • 208 sic.

131En tiempo de este rey, entro Martin Yañez de la Barbuda, maestre de Alcantara, desordenadamente en el reino de Granada, donde fue muerto, y [fueron] presos muchos de los suyos207. Y despues de este /fol. 37v/ suceso, fue el rey Iuzephe208 muy querido y reverenciado de los suyos. Y goberno toda su vida sus reinos con mucha paz, conservandose con la correspondencia del rey don Enrique de Castilla y con la de los reyes moros de Africa, aunque el rey de Fez le tenia gran abhorrecimiento –y tanto que le obligo a hacer una de las mayores traiciones que pudo caber en pecho humano–, el cual, debaxo de amistad, le quito la vida.

  • 209 mil y trecientos y noventa y tres (sic). Marge : 1393 (sic). Encre claire. Il s’agit de l’année 139 (...)
  • 210 Marge : Gran traicion. Encre claire. Fort significativement, lintégralité du récit de Garibay nes (...)

132Y, a este fin, invio con dañada intencion –el año de mil y trecientos y noventa y [seis]209– un gran presente al rey Iuzeph de cosas diferentes (que fueron muchas y muy ricas), entre las cuales le invio una aljuba de oro de mucho precio, atosigada con tales confecciones de tosigo que cualquiera que la vistiese muriese sin poderse remediar el daño210. Y aunque iba dispuesto para no acabar la vida de improviso, poco a poco iba causando sus efectos. El rey Iuzeph –ignorando la maldad– se puso la ropa; y luego fue sintiendo su mal, empeorando cada rato mas y mas.

  • 211 Marge : 1396.

133Murio a los treinta y tres dias tan cruda y rabiosa muerte /fol. 38r/ que causo gran espanto y admiracion no solo a los caballeros que le servian sino tambien a los medicos que le curaban porque murio cayendosele a pedaços las carnes de la gran fortaleça del veneno. Y asi murio miserablemente, en el mismo año de mil y trecientos y noventa y seis, habiendo solos cuatro años que reinaba211.

42212

  • 212 Compendio, XL, 12.
  • 213 sic.
  • 214 Marge : Mahomat 13. Encre claire.

134Muerto Iuzep213, le sucedio en el reino Mahomat –noveno de este nombre y tercio decimo rey de Granada214–, en el mismo año de mil y trecientos y noventa y seis, reinando en Castilla y en Leon el rey don Enrique el tercero.

135Este Mahomat, rey de Granada, fue principe animoso y esforçado. Y ya que no pudo quitar el reino a su padre, tuvo modos de quitarlo a Iuzeph, su hermano mayor y primogenito (como queda advertido), el cual era heredero natural del reino, el cual –conociendo el tiempo y su fortuna– la procuro pasar con la mayor tolerancia que pudo, si bien (como se veera) vino a reinar despues.

136De la suerte que se /fol. 38v/ ha visto se iba conservando la varonia de Farrachen en los hijos de Iuzeph en la persona de Mahomat, el cual solicito la amistad de los reyes de Africa, satisfaciendoles de haber privado a su hermano mayor de la sucesion del reino y diciendoles, entre otras razones, que estaban las cosas en estado que si su hermano Iuzeph heredara se viera el reino de Granada en peligro de que se apoderasen [de] el los christianos, y que a su hermano le hacia el tan buen tratamiento que solo le faltaba el nombre de rey y que asi lo iria continuando. La misma satisfaccion dio al rey de Castilla, si bien con diferentes razones que las que dio a los reyes de Africa.

  • 215 Marge : 1404.

137Estando pues las cosas de los moros en paz y quietud por el amistad con el rey don Enrique de Castilla y del rey Mahomat, en el año de mil y cuatrocientos cuatro215, hiço el rey Mahomat al rey don Enrique un muy rico presente de joyas y otras cosas; y porque fuesen mas estimadas, invio a una de sus mujeres para que lo llevase y sirviese de emba/fol. 39r/xadora, a la cual recibio el rey don Enrique con el honor y respectos que su persona y el caso pedian.

43216

  • 216 Compendio, XL, 13.

138Pero no duró mucho esta familiaridad porque viendo el rey Mahomat al rey don Enrique metido en guerras con el rey de Portugal, y como fuese principe orgulloso, quiso mostrar su poder, resolviendose a romper la tregua que habia hecho con el rey de Castilla, por cuyas tierras entró poderosamente.

  • 217 Il n’est pas explicitement question d’amitié entre le roi de Castille et l’émir de Grenade, dans le (...)

139Y ganó a Ayamonte y al Algarve y a Guelva, pueblo de don Alvar Perez de Guzman, de lo cual peso mucho al rey don Enrique que invio su embaxador al rey de Granada, propuniendole guardase la tregua y restituyese el pueblo a su dueño. Y aunque ofrecio de hacerlo el rey de Granada, se fue tan poco a poco en la execucion que, juzgando el rey don Enrique que no queria volver el pueblo, començó (aunque con poca gente) a hacer algunos movimientos de guerra, mostrando que lo hacia mas por reducir al rey Mahomat a su voluntad y amistad que por hacerle guerra217.

  • 218 « […] y aunque la victoria fue neutral […] », Compendio, XL, 13, p. 1120.

140Pero no haciendo el rey de /fol. 39v/ Granada mucho caso de ello, obligo al rey don Enrique a salirle al encuentro y haber de pelear con el. Y aunque hay quien diga que vencio el rey don Henrique, lo cierto es que fue neutral la victoria218 porque los moros quedaron en el campo con mucha perdida y los christianos tambien con harta perdida y muerte de mucha gente. Y los caballeros se retiraron.

141En esta sazon se hallaba en Madrid el rey don Enrique. Y partio la vuelta de Toledo, donde deseaba juntar cortes para tratar de la guerra que pensaba hacer al rey de Granada, si bien no pudo executar su pretension por haberle atajado la muerte sus disignios.

44219

  • 219 Compendio, XL, 13.
  • 220 Marge : Don Juan 2. Encre claire.
  • 221 « los reyes de Tunez y Tremecen », aussi bien dans la version majoritaire du Tractado que dans le C (...)

142Murio el rey don Enrique el tercero a veinticinco de diciembre, dia de la Natividad de nuestro señor Jesucristo. Y le sucedio su hijo, el rey don Juan el segundo220, que tenia solos veinte meses, por lo cual fue su tutor su tio, el infante don Fernando –que despues fue rey de Aragon–, el cual començo la guerra por mar y tierra contra el rey Mahomat, que se habia confederado con los reyes /fol. 40r/ de Tunez, Marruecos y Tremecen221.

  • 222 Marge : Alhaquin, Ayamonte, Priego, Cañete, Las Cuebas, Orgiva. Encre claire. Le dernier lieu se no (...)

143Y habiendo el infante puesto cerco sobre Zahara, se apodero del castillo de Alhaquin y de alli paso a Setenil y lo cercó. Y, durante el sitio, cobro a Ayamonte y asimismo le gano al rey Mahomat a Priego, Cañete, Las Cuevas y Orgiva222.

144En este tiempo andaba el rey Mahomat en el reino de Jaen y otras tierras de christianos. Y por no aventurarse a batalla, no quiso ir a socorrer a Setenil, cuyos moradores la defendieron con tanto valor y esfuerço que hubo el infante don Fernando de levantar el cerco y volverse a Castilla.

  • 223 Marge : 1408.

145Y el rey Mahomat –el año siguiente de mil y cuatrocientos y ocho223, por el mes de hebrero– cerco la villa de Alcaudete, en cuyo real habia siete mil de a caballo y ciento y veinte mil peones. Despues de todo esto, hubo algunas guerras entre christianos y moros, si bien no hubo cosa considerable por estar las fronteras de los christianos y de los moros con muy buenos presidios.

146En este mismo año, invio el rey Mahomat sus embaxadores a Guadalaxara, donde /fol. 40v/ estaba la reina doña Catalina, madre del rey don Juan, y el infante don Fernando, su tio –que eran los gobernadores del reino–, a pedirles treguas; y se las concedieron por ocho meses, lo cual asi asentado y habiendo vuelto los embaxadores a Granada, murio el rey Mahomat de achaque de haberse vestido una camisa atosigada, en el Alhambra, a once dias de mayo, en el año de mil y cuatrocientos y ocho, habiendo reinado doce años.

45224

  • 224 Compendio, XL, 14.
  • 225 Marge : 1408.
  • 226 Marge : Juzeph 14. Encre claire.

147En este mismo año de mil y cuatrocientos y ocho225, sucedio a Mahomat, en el reino de Granada, su hermano mayor el infante Iuzeph226, el cual estaba preso en Salobreña, de donde fue traido a Granada con mucho silencio. Y fue alçado por rey sin que los christianos alcançasen a saber la muerte de Mahomat y la sucesion de su hermano, hasta haber sido alçado y aclamado Iuzeph; el cual –luego que se vio asentado en su reino– lo hiço saber a don Alonso Fernandez, que era alcaide de Alcala la Real, y –sin di/fol. 41r/latarlo– invio asimismo a Abdalla Alemin, su gran privado, con embaxada al rey de Castilla, haciendole saber la muerte de su hermano y como el le habia sucedido en aquel reino, pidiendole que holgase de ello y confirmase la tregua que habia hecho con su hermano.

148Y habiendo sido Abdalla Alemin bien recibido de la reina doña Catalina y del infante don Fernando, le revalidaron la tregua. E inviaron a Granada a Gutierre Diaz, secretario del rey, para que el rey Iuzeph firmase la revalidacion de la tregua. Y habiendo llegado a Granada, el rey Iuzeph juro la tregua con las solemnidades acostumbradas. E invio con el secretario Gutierre Diaz a un caballero de su casa llamado Ali, el cual fue recebido con mucho honor en Valladolid –donde estaba el rey a este tiempo–, y ospedado en el convento de sanct Pablo.

  • 227 Marge : 1410.

149Y otro dia despues de haber llegado, presento –de parte del rey Iuzeph– caballos, espadas y piezas de terciopelo, almendras y otras cosas a la reina para sus hijos; y pidio prorroga/fol. 41v/cion de la tregua por dos años. Y no tuvo efecto porque la reina doña Catalina y el infante don Fernando querian que el rey Iuzeph se hiciese vasallo del rey don Juan, a lo cual respondio Ali que no traia poderes para tratar aquel punto, con lo cual se volvio a Granada. Y las cosas estuvieron quietas hasta el año de mil y cuatrocientos y diez227.

46228

  • 228 Compendio, XL, 14-15.
  • 229 Marge : Antequera. Encre claire.

150En este año de mil y cuatrocientos y diez, el infante don Fernando de Castilla –gobernador del reino– cercó a Antequera229, cuyo cerco fue muy prolixo. Y aunque el rey Iuzeph procuro socorrerla y defenderla –inviando a este fin a sus dos hermanos, Zidi Ali y Ali Hamet, con cinco mil caballos y ochenta mil peones–, con todo eso el infante se apodero de la ciudad y asimismo de tres castillos que estaban alli cerca. Con lo cual volvio la vuelta de Sevilla y alli otorgo la tregua al rey de Granada por diez y siete meses, por haberse de ocupar en la pretension de la sucesion del reino de Aragon que estaba vaco por muerte del rey don Martin, /fol. 42r/ su tio.

151En este tiempo, los moros de Gibraltar –con el aficion que tenian a los reyes de Marruecos, por la vecindad de aquella frontera– se rebelaron contra el rey Iuzeph. Y tomaron la voz del rey de Marruecos, el cual invio en su ayuda a un infante hermano suyo, llamado Muley Buzidi, con gente y caballos. Y el rey Iuzeph no se contentó con correr a Gibraltar sino que dio libertad a un infante de Marruecos –hermano de aquel rey, a quien el de Granada tenia en su poder–, al cual invio con joyas, dineros y gente a Africa para que alborotase las cosas en aquel reino, las cuales –en aquella sazon– estaban en buena disposicion, por estar el rey de Marruecos mal recibido entre sus vassallos. El rey de Granada dio cartas de creencia al infante para algunos caballeros moros amigos suyos, con los cuales pudo tanto el infante que vencio en batalla a su hermano. Y matandole mucha gente, lo cerco en Fez; y con esta victoria pudo el rey Iuzeph cobrar a Gibraltar.

47230

  • 230 Compendio, XL, 15.
  • 231 Marge : 1412.

152El año siguiente de mil y cuatrocientos doce231, se prorrogo la tregua con el rey de Castilla /fol. 42v/ por diez y siete meses, dando el rey de Granada ciento y cincuenta captivos y, entre ellos, a Fernan Ruiz de Narvaez y a Diego Gonzalez, señor de la Guardia, cuyo rescate estaba concertado en diez mil doblas.

48232

  • 232 Compendio, XL, 15.
  • 233 Marge : 1417.

153Al principio del año de mil y cuatrocientos y diez y siete233, estando aun debaxo de la tutela el rey don Juan, se volvio a prorrogar la tregua por dos años mas. Y para que el rey Iuzeph la jurase, invio la reina doña Catalina a Granada a Luis Gonzalez de Luna, secretario de camara del rey, ante el cual juró y otorgó el rey Iuzeph la tregua. Y despues dio muchos dones y joyas –como lo habian de costumbre los reyes de Granada con los embaxadores de Castilla–, todo lo cual se efectuó en el Alhambra.

154En este mismo año, se ofrecio entre don Juan Rodriguez de Castañeda, señor de Fuentidueña, y el mariscal Iñigo de Zuñiga, hijo de Diego Lopez de Zuñiga, una contienda que les obligo a ambos ir a combatir a Granada, con licencia y cartas de la reina para que el rey de Granada los metiese en campo /fol. 43r/ y –sin dar lugar a que hiciesen armas– los diese por buenos caballeros.

155El rey Iuzeph lo hiço como la reina se lo habia escrito, por agradarla, y los honro mucho dandoles joyas y otros dones y los hiço volver a Castilla. Y se volvio a continuar la tregua por mas tiempo. Y mientras el rey Iuzeph vivio, no hubo guerra entre christianos y moros.

49234

  • 234 Compendio, XL, 15 et Historia general, XX, 10.
  • 235 Marge : 1418.
  • 236 Dans la version majoritaire, la date du décès de la régente n’est pas révélée. Dans les huit manusc (...)
  • 237 Marge : 1421.

156En jueves, a diez de junio de mil y cuatrocientos y diez y ocho235, murio la reina doña Catalina236 y salio el rey don Juan de tutorias. Y el, por su auctoridad, alargó la tregua por termino de dos años. Y esta fue la ultima que hiço el rey Iuzeph con el rey don Juan, pasado el año de mil y cuatrocientos y veintiuno237.

157Y luego volvio el rey a inviar a Granada al secretario Luis Gonzalez de Luna para que el rey Iuzeph firmase la tregua y pagase trece mil doblas que, por la concesion de la tregua, habia de pagar el dicho rey Iuzeph. Y habiendo jurado y pagado las doblas y habiendo quince años que reinaba, fallecio en el año de mil y cuatrocientos y veintitres, sucediendole su hijo el infante Mahomat Aben Azar.

50238

  • 238 Compendio, XL, 16.
  • 239 Un premier commentaire marginal : 1423. Un second commentaire marginal : 15. Mahomad Aben Azar el I (...)

158/fol. 43v/ Mahomat Aben Azar el Izquierdo (llamado el Izquierdo porque lo era) sucedio al rey Iuzeph, su padre, en el año de mil y cuatrocientos y veintitres239, reinando en Castilla y en Leon el rey don Juan el segundo.

159Descendia Mahomat (como queda dicho) de Farrachen, alcaide de Malaga, de cuya descendencia hasta ahora habia habido ocho reyes; y este Mahomat fue el noveno, a quien justamente llamaron izquierdo no tanto porque lo era en las manos, usando de la izquierda, como por las recias adversidades que pasó.

  • 240 Marge : Nota. Encre claire. Que ce soit dans la version minoritaire ou dans la version majoritaire, (...)

160Tres vezes fue Mahomat el Izquierdo despoxado del reino y dos vezes restituido, cosa que no se halla escripto de ningun rey de Granada antes ni despues240. Conservose en la amistad del rey don Juan el segundo el rey Mahomat Aben Azar algun tiempo y en la de Muley Abuferiz, rey de Tunez. Y habiendo empeçado a malquistarse con sus vasallos, hiço su aguacil mayor de Granada –que era el oficio mas preeminente de la republica– a un caballero muy favorecido suyo, llamado /fol. 44r/ Iuzeph Aben Zerraxe, el cual era de muy claro y antiguo linaje (en Granada eran los Aben Zerraxes muy estimados).

  • 241 Marge : 16. Mahomad el Pequeño. Encre claire.

161A los principios de su reino tuvo Mahomat alguna quietud, causada de las inquietudes de Castilla entre los grandes por algunos respectos, a cuyo exemplo los alcaides, caudillos y nobleça de Granada –con el abhorecimiento que tenian a Mahomat el Izquierdo– se le rebelaron y tomaron la voz de otro Mahomat, llamado el Pequeño. Y, en fin del año de mil y cuatrocientos y veinte y siete, le hecharon del reino y pusieron a Mahomat el Pequeño241.

51242

  • 242 Compendio, XL, 17.
  • 243 Marge : 1427.

162Mahomat el Pequeño fue colocado en el reino de Granada, en el año de mil y cuatrocientos y veintisiete243, y despoxado el rey Mahomat el Izquierdo, el cual –conociendo su mala fortuna y que su persona no tenia seguridad, por no tener fuerças con que oponerse a los rebeldes– pasó en Africa para valerse de su amigo el rey Abuferiz de Tunez, llevando en su compañia quinientos moros de a pie y de a caballo –los cuales fueron /fol. 44v/ recibidos en Tunez con mucho amor. Y, en este tiempo, habia cuatro años que reinaba en Granada Mahomat el Izquierdo.

  • 244 « No contento este rey Mahomad de usurpar el reino ajeno – como ordenariamente los principes tirano (...)

163Introducido en el reino de Granada Mahomat el Pequeño, undecimo de los Mahomates, llamado el Pequeño a diferencia de Mahomat el Izquierdo –a quien, por derecho, se le debia el nombre de el Mayor–, entró reinando con mucha thirania, como lo suelen hacer todos los que usurpan reino ajeno. Y, considerando su modo de reinar y el mal derecho con que poseia [el reino], començo a temerse de todos y, en particular, de los que tenia por afectos al rey Izquierdo, que en esta sazon estaba en Tunez. Y, matando a unos y prendiendo a otros, hiço muchas crueldades244.

  • 245 Marge : 1428.

164Pero a quien alcanço la mayor parte de sus thiranias, fue a Iuzeph Aben Cerraje, el que fue aguacil mayor y muy favorecido de Mahomat el Izquierdo, al cual echo de todo el reino y no se atrevio a matarlo. Por lo cual Iuzeph se fue a Lorca, en el reino de Murcia, con treinta moros de a caballo, el año de mil y cuatrocientos y veinte y ocho245. Y de alli paso a la ciudad de Murcia, /fol. 45r/ donde fue muy bien recibido de Lope Alonso de Lorca, caballero regidor de la misma ciudad, desde donde –en compañia del mismo Lope Alonso de Lorca– se fue para el rey de Castilla, que estaba con su corte en Illescas, villa de la dignidad arçobispal de Toledo.

165Y alli besó las manos al rey don Juan Iuzeph, siendo su interprete Lope Alonso de Lorca, como hombre que sabia la lengua de Granada. Y habiendo Iuzeph hecho relacion al rey de Castilla del despoxo del rey Mahomat el Izquierdo y de como estaba en Tunez –a donde se habia ido huyendo de su enemigo Mahomat el Pequeño–, suplicó al rey se doliese de el –pues habian sido amigos y era su vasallo– y que le valiese para cobrar su reino.

166El rey don Juan recibio muy bien a Iuzeph Aben Zerraxe y mostro estar pesaroso de lo que por el rey Izquierdo pasaba; y prometio hacer lo que le era demandado de su parte. Y habiendole hecho muy noble tratamiento y dado algunas joyas, lo invio con Lope Alonso de Lorca, al cual hiço su embaxador para el rey /fol. 45v/ de Tunez, al cual invio a pedir el rey don Juan de Castilla favoreciese al rey Izquierdo –como de el lo esperaba–, dandole todo su favor para cobrar el reino de Granada.

167Iuzeph Aben Zerraxe y Lope Alonso de Lorca fueron muy bien recibidos en Tunez. Y el rey hubo mucho placer, oida la embaxada del rey don Juan, dando muchos dones al uno y al otro.

52246

  • 246 Compendio, XL, 17.
  • 247 Marge : 1429.

168El año de mil y cuatrocientos y veintinueve247, mando el rey de Tunez poner en horden la gente que habia pasado con el rey Mahomat el Izquierdo en Africa, los cuales serian trecientos de a caballo y ducientos peones. E invio con Lope Alonso al rey don Juan cosas de seda, ropa delgada de lino y muchos olores de ambar, algalia, y otras muchas cosas preciosas.

169Y habiendose despedido los dos reyes, se fueron el rey Mahomat y Lope Alonso con su gente y llegaron a Oran, ciudad maritima del reino de Tremezen, donde se embarcaron; y en poco tiempo pasaron a la costa del reino de Granada. Y habiendo el rey Izquierdo llega/fol. 46r/do a la ciudad de Vera, fueron muy bien recibidos el y sus gentes. Y habiendo sabido de su venida en la ciudad de Almeria, lo inviaron a llamar y fue recebido con mucho amor y reverencia.

  • 248 Marge : Mahomad el Izquierdo restituido en su reino. Encre claire.

170Y como en Granada se supiese que el rey Izquierdo habia venido, el rey Mahomat el Pequeño recibio mucho disgusto y turbacion. Y con toda brevedad invio contra el a un infante, hermano suyo, con setecientos de a caballo, pareciendole bastante gente para resistir y rendir la gente que Mahomat el Izquierdo traia consigo. Pero de la gente que llevaba el infante se pasaron mas de cuatrocientos y cincuenta al rey Izquierdo, el cual con esos y los demas se fue a Guadix, donde fue de toda la ciudad muy bien recibido. Y desde alli paso a Granada, donde hallo el mesmo acogimiento, dandole todos la obediencia real248.

171El rey Mahomat el Pequeño se hiço fuerte en el Alhambra y alli lo cercó Mahomat el Izquierdo y lo prendió y mando cortar la cabeza y poner a sus hijos en prision. Con lo cual fue /fol. 46v/ restituido en su reino y todas las ciudades le vinieron a dar de nuevo la obediencia. Y tal fin tuvo Mahomat el Pequeño, habiendo reinado dos años.

53249

  • 249 Compendio, XL, 18.
  • 250 dandole las gracias de lo que le habia ayudado y cuenta dans le manuscrit.

172Habiendo asentado sus cosas en el reino, el rey Mahomat el Izquierdo volvio a hacer su aguacil mayor a Iuzeph Aben Cerraxe, su fidelisimo amigo. E invio sus embaxadores al rey don Juan el segundo de Castilla, dandole las gracias [por haberle ayudado] y [dandole] cuenta250 de lo pacifico que estaba en su reino y de la justicia que habia hecho de su enemigo. Y deseando el rey Izquierdo reparar las quiebras pasadas de su reino, invio de nuevo sus embaxadores al rey don Juan –que estaba en Valladolid–, pidiendole treguas; mas no se pudieron convenir por el deseo que tenia el rey don Juan de hacer guerra en Granada. Mas con todo eso fue forçoso aceptar la paz por la guerra que el rey de Castilla tenia con los infantes de Aragon, sus primos.

54251

  • 251 Compendio, XL, 18.
  • 252 Marge : 1430.
  • 253 Le sens de la deuxième partie de la phrase est plus explicite dans la version majoritaire quil ne (...)

173El año de mil y cuatrocientos y treinta252, volvio el rey Mahomat a inviar al rey don /fol. 47r/ Juan –que se hallaba en el Burgo de Osma– a un caballero llamado Abdilbar, con treinta de a caballo, ofreciendole su poder y su persona con toda la casa de Granada contra sus primos, los infantes de Aragon, y que tuviese por bien otorgarle la paz que entre el rey de Castilla y el de Granada solia haber y que se hiciese la mesma amistad con el rey de Tunez. El rey don Juan recibio muy bien al embaxador de Granada e invio con la respuesta a Luis Gonçalez de Luna, su secretario, agradeciendole la buena voluntad aunque no aceptó. Y asimismo llevo Luis Gonzalez comision para que confiriese en Granada sobre las treguas que el rey Izquierdo le habia pedido; pero el intento del rey don Juan era que Luis Gonzalez reconociese el estado de las cosas de Granada respeto de que el rey de Granada ofrecia venir en muchas cosas de las que se le proponian por el rey de Castilla253.

174En este mismo año, hiço treguas el rey don Juan de Castilla con los infantes de Aragon por cinco años y con el rey de Na/fol. 47v/varra; con lo cual acordó hacer guerra el año siguiente al rey de Granada, por ser ya muy tarde para hacerla aquel año, para lo cual hiço poner buen recaudo en las fronteras del reino de Granada. Y volvio a inviar a Tunez a Lope Alonso de Lorca con quexas del rey Mahomat al rey Muley Abuferiz, rogandole no ayudase al rey Mahomat en la guerra que le pensaba hacer.

175Con esta embaxada el rey de Tunez no solo no invio las galeras, gentes y vituallas que tenia apercebidas para el rey de Granada pero le escribio pagase las parias al rey de Castilla –a quien el mucho amaba– y que si asi no lo hacia, jamas le ayudaria. Mientras estuvo en Tunez Lope Alonso de Lorca, corrieron la vega de Granada don Diego de Rivera y otros. Y don Fernando Alvarez de Toledo entro por Ronda haciendo mucho daño a los moros.

55254

  • 254 Compendio, XL, 18-19.
  • 255 Marge : 1431.
  • 256 Marge : Castillo de Ximena. Encre claire.
  • 257 sic. Esteban de Garibay propose la bonne lecture (Tájara).

176El año de mil y cuatrocientos y treinta y uno255, entro en tierra de moros el adelantado de Castilla, Rodrigo de Perea, con mil infantes y trecientos de a caballo, en cuya /fol. 48r/ entrada a los moros hicieron mucho daño. En el mismo tiempo, tomo el mariscal Garcia de Herrera el castillo de Ximena256, y el rey don Juan pasó a Cordoba y don Alvaro de Luna –condestable de Castilla– entró en la vega de Granada, talando las tierras de Illora con tres mil caballos, y asimismo talo a Taxarxa257, Loxa, Archidona y otras partes de la vega, con lo cual volvio a Écixa. Y habiendo sabido Mahomat los intentos que tenia el rey don Juan de entrar en Granada y considerando que lo podia hacer con poderosa mano, juntó en Granada cinco mil caballos y ducientos mil peones para estar prevenido.

177Estando el rey don Juan en Cordoba, se vino para el un principal caballero moro –hijo del señor de Luque, llamado Gilaire que, siendo de ocho años, habian el y otros dexado nuestra sancta fee–, y le dixo que si entraba en la vega de Granada le ayudaria un infante moro –llamado Iuzeph Aben Alhamar, nieto del rey Mahomat el Vermejo, a quien mató en Sevilla el rey don Pedro–, por estar mal con el rey Mahomat el Izquierdo /fol. 48v/ y que, con esta ayuda, por ventura se le daria toda la tierra.

  • 258 Correction de siendo de parecer que entrase el rey los grandes de Castilla.
  • 259 Youssef Aben Alhamar et Youssef Aben Almao ne forment qu’une seule et même personne. Aux mêmes endr (...)
  • 260 Esteban de Garibay précise qu’il s’agit de la célèbre batalla de la higuera.

178Con este aviso, siendo de parecer [los grandes de Castilla] que entrase el rey258, entro el rey don Juan por las tierras del reino de Granada con mas de ochenta mil combatientes, donde se le junto el infante Iuzeph Aben Almao259. Y despues de algunas escaramuças vinieron a las manos, dandose la batalla de poder a poder260. Los moros quedaron vencidos y volvieron las espaldas por diferentes partes, quedando muertos mas de diez mil en el campo.

56261

  • 261 Compendio, XL, 19.
  • 262 Marge : Estremado presente de pasas e higos rellenos de oro. Encre claire. C’est également une affi (...)

179En esta ocasion, no salio el rey Mahomat de la ciudad de Granada por temor que hubo de que no lo habian de volver a recibir si mal le sucediese con los christianos. Mas con todo eso anduvo y se mostro tan animoso que no intento partido con el rey de Castilla, no obstante que estaba experimentando sus malos sucesos y los prodigios y agueros que cada dia se veian. Estos dias temblo la tierra en Granada y temblo tan prodigiosamente que se estremecio la Alhambra, cayendo algunos lienzos de las murallas y asimismo la tienda del rey don Juan, el cual –despues de haber destru/fol. 49r/ido y talado cuanto topó tres leguas en contorno de Granada– alçó su real. Y fue opinion haberlo hecho el rey a persuasion del condestable don Alvaro de Luna, a quien el rey Mahomat habia sobornado con un gran presente de pasas e higos rellenos con mucha moneda de oro262.

57263

  • 263 Compendio, XL, 19.

180Habiendo llegado a Cordoba, el rey don Juan mando al infante Iuzeph Aben Almao que se llamase rey de Granada, ofreciendole que le ayudaria a ganar aquel reino, para cuyo efecto mando a los caballeros que tenia en sus fronteras le diesen todo favor. Con lo cual se le fueron pasando al infante muchos moros, sus aficionados, que no estaban bien con el rey Mahomat el Izquierdo. Y, en breve tiempo, junto cuatrocientos de a caballo.

  • 264 Garibay établit la liste suivante : « […] Cambil, Alicum, Illora, Ronda Iznajar, Archidona, Caçarab (...)

181Y habiendose ido a residir a Montefrio, por mandado del rey don Juan y por medio del maestre de Calatrava don Luis de Guzman y del adelantado don Diego de Rivera, se le sujetaron los pueblos de Cambil, Alhabar, Illora, Ronda, Iznaxar, Archidona, Cazarabonela, Setel, Tebar y Hardales, el Castellar /fol. 49v/ y Loxa264; mas no se rindio el castillo de Loxa que estaba a la obediencia del rey Izquierdo, pero los moros que lo defendieron fueron despues vencidos con muerte y prision de los mas de ellos; y alli murio Iuzeph Aben Zerraxe, aguacil mayor de Granada, y su muerte fue causa de acabarse de rendir la fortaleça en favor del rey Iuzeph Aben Almao, a quien asimismo se subjetó la mayor parte del reino con la ayuda e inteligencia del maestre y del adelantado.

58265

  • 265 Compendio, XL, 19-20.
  • 266 Marge : Mahomad el Izquierdo segunda vez despojado. Encre claire.

182Salio Iuzeph Aben Almao de Illora la vuelta de Granada, donde lo recibieron graciosamente. Y no atreviendose el rey Mahomat el Izquierdo a esperarlo, se fue a Malaga –que tenia su voz– con todos sus haberes y dos hijos del rey Mahomat el Pequeño y otros prisioneros266.

  • 267 Marge : 1432. Ce premier commentaire est suivi d’un second: 19. Juzeph Aben Almao. Encre claire.

183Iuzeph Aben Almao entro en Granada con seiscientos de a caballo en primero dia de enero, principio del año de mil y cuatrocientos y treinta y dos, y fue recibido en el Alhambra por rey de Granada267.

  • 268 « Con este modo, la corona real de Granada volvio a los sucesores del rey Mahomad Aben Alhamar el (...)

184Fue Iuzeph el cuarto y ultimo de este nombre /fol. 50r/ y sucedio –como queda dicho– al rey Mahomat Aben Azar el Izquierdo, el cual habia tres años que reinaba la segunda vez despues que fue restituido en el reino de Granada, reinando en Castilla el rey don Juan el segundo, con cuyo amparo fue colocado en el reino el dicho Iuzeph Aben Almao. Y en este rey volvio la corona real de Granada a los sucesores de Mahomat Aben Alhamar el Vermejo268.

  • 269 Le copiste écrit doblas, confondant peut-être ce terme avec les parias.

185Luego que se vio en el reino, Iuzeph Aben Almao se hiço vasallo del rey de Castilla, obligandose a pagarle a el y a sus sucesores las [parias]269 que cada año solian pagar los reyes de Granada, otorgando en esta conformidad escripturas, las cuales firmadas y selladas con su sello de oro, escribio al rey don Juan de Castilla la carta siguiente:

186Rey de Granada

187SEÑOR: el vuestro vasallo, Iuzeph Aben Almao, beso vuestras manos y me encomiendo en Vuestra Magestad, al cual plega a saber como yo parti de Illora y fui a la mi ciudad de Granada. Y saliome a recibir toda la caballeria de ella y besaronme la mano por /fol. 50v/ su rey y señor, y entregaronme la Alhambra. Esto, señor, fue por la gracia de Dios y por una buena ventura. El rey Izquierdo se fue a Malaga y llevo consigo una hermana del alcaide cojo, su sobrina, y dos hijos del rey Pequeño que habia mandado degollar. Y antes que del Alhambra saliese, robó cuanto ende habia. Y agora, señor, con la gracia de Dios y con el esfuerzo de la Vuestra Merced, van contra el vuestro adelantado don Diego de Rivera y mis caballeros a Malaga, donde el esta. Espero en Dios que con favor de Vuestra Merced yo lo habré en mis manos.

188El rey Iuzeph despacho un caballero moro con esta carta, con la cual el rey don Juan hubo mucho plazer.

59270

  • 270 Compendio, XL, 20.

189En este mismo tiempo, invio el rey de Tunez sus recaudos al rey de Castilla con un caballero genoves, pidiendole se hubiese bien con su amigo el rey Mahomat. Pero como lo hallo desposeido, mudo las razones de su embaxada en quexas, a las cuales procuró de satisfacer el rey don Juan, dando a entender que el rey Izquierdo tenia tratos dobles /fol. 51r/ contra Castilla con los reyes de Aragon y Navarra.

190Y habiendo seis meses aun no cumplidos que reinaba el rey Iuzeph Aben Almao y siendo muy viejo, murio a los veinticuatro de junio, el año de mil y cuatrocientos y treinta y dos.

60271

  • 271 Compendio, XL, 21.
  • 272 Marge : Mahomad el Izquierdo restituido tercera vez. Encre claire.

191En este mismo año, volvio a reinar el rey Mahomat Aben Azar el Izquierdo la tercera vez que fue restituido272, el cual –estando en Malaga y sabiendo la muerte del rey Iuzeph Aben Almao, su enemigo– hiço sus diligencias para que el reino le volviese a dar la obediencia y lo consiguio, a lo cual no hiço contradicion el rey de Castilla. Y asi el embaxador de Tunez –que hasta entonces se habia estado en Valladolid– se volvio muy contento en compañia de Lope Alonso de Lorca, a quien el rey don Juan mando ir para tratar con el rey de Tunez algun buen medio entre el rey don Juan y el rey Mahomat el Izquierdo; y, en el entretanto, hicieron treguas y el rey Mahomat hiço su aguacil mayor a un caballero moro llamado Abdilbar, del cual el se fiaba mucho.

61273

  • 273 Compendio, XL, 21.
  • 274 Marge : 1433.
  • 275 Marge : Benamaurel. Encre claire.
  • 276 donde murio, dans le manuscrit G.
  • 277 « Pasado el plazo de la tregua, en el año seguiente de mil y cuatrocientos y treinta y tres, envió (...)

192Y habiendose acabado /fol. 51v/ las treguas que habian durado un año al principio del de mil y cuatrocientos y treinta y tres274, invio el rey don Juan de Castilla a don Fernand Alvarez de Toledo, señor de Val de Cornexa, con seiscientos de a caballo, el cual tomo la fortaleza de Benamaurel275, hallandose con el el adelantado don Diego de Rivera. Y en el cerco que este mismo año se puso a la villa, combatiendola por la parte del reino de Murcia, [murio]276 don Juan Fajardo, hijo de don Alonso Yañez Fajardo adelantado del reino de Murcia277.

62278

  • 278 Compendio, XL, 21.
  • 279 Marge : 1334 (sic).
  • 280 Marge : Guescar. Encre claire.
  • 281 Daprès Esteban de Garibay : « […] un principal caballero moro de Baça, llamado Cabçani, veniendo c (...)
  • 282 al, selon le copiste.

193En este tiempo279, escalo la villa de Güescar280 Rodrigo Manrique, hijo del adelantado Pero Manrique. Y los moros de esta villa se defendieron valerosamente. Y al fin se retiraron al castillo y fueron socorridos de un principal caballero moro, llamado el Cabçani, que vino con toda Baza y su hoya281. Y aunque este socorro fue bastante para la gente que habia entrado la villa, sobrevinieron en favor de los christianos el adelantado de Cazorla y don Fernando Alvarez de Toledo, señor de Val de Cornexa, los cuales vinieron /fol. 52r/ con mucho poder y retiraron a los de Baza. Y se rindieron los moros que se habian recogido [en el]282 castillo saliendo libres.

  • 283 sic. La bonne lecture est celle de Garibay : Archidona (Compendio, XL, 21, p. 1130).

194Este mismo año, el maestre de Alcantara –don Gutierre de Sotomayor– intento encubiertamente tomar a Archid283 y a Obili, dos lugares de moros, con ochocientos caballos y cuatrocientos peones. Y siendo descubiertos de las atalayas de los moros, los cogieron en un paso estrecho donde les mataron la mayor parte de la gente, escapando el maestre y los pocos que quedaron a gran suerte, quedando muertos y presos los demas.

63284

  • 284 Compendio, XL, 21-22.
  • 285 Marge : 1435.

195El año siguiente de mil y cuatrocientos y treinta y cinco285, quiso don Fernand Alvarez de Toledo escalar la villa de Guelma. Y sabiendo que venia sobre el la gente del rey Mahomat, se retiró a Jaen. Este mismo año tuvo con los moros, en las vegas de Guadix y Granada, algunos encuentros en que no perdio nada y gano mucha honra.

  • 286 Marge : 1336 (sic).
  • 287 Marge : Velez el Blanco. Encre claire.
  • 288 sic. Marge : Velez el Rubio. Encre claire.

196El año siguiente de mil y cuatrocientos y treinta y seis286, tomo de los moros Alonso Yañez Faxardo las villas de Velez el Blanco287 /fol. 52v/ y Veles el Rubio288, dexando a los moros por vasallos del rey de Castilla en las mismas villas, pagando el tributo que solian pagar al rey de Granada, con la cual condicion se entregaron las villas y las fortaleças.

  • 289 Marge : Castril. Encre claire. Pour Esteban de Garibay, il s’agit de Galea et Castilleja (Compendio(...)

197En este mismo tiempo, inviaron las ciudades de Guadix y Baza sus embaxadas al rey don Juan, pidiendole les diese otro rey porque el rey Mahomat los hacia mal tratamiento y que, si el rey don Juan queria, las dichas ciudades moverian la guerra; a las cuales respondio el rey que le placia, con tal que las fortaleças que se tomasen del rey de Granada se fuesen entregando a las personas que el señalase, las cuales ciudades dixeron a esto que entrarian en acuerdo para hacer lo que el rey pedia. Y se entendio que habian hecho esta propuesta por escusarse de las talas de aquel año, mientras duraban las demandas y respuestas. Por lo cual mando el rey a don Fernand Alvarez de Toledo entrase en estas tierras y, por el mismo caso, se las talase, como lo hiço habiendo entrado /fol. 53r/ con mucho poder. Y los moros de Castril289 se entregaron a don Rodrigo Manrique, como lo habian hecho los de Guescar, con las mismas condiciones que se habian entregado los de los Velez a don Alonso Yañez Faxardo.

198En este mismo año, don Enrique de Guzman, conde de Niebla, cerco a Gibraltar por tierra. Y el fue por la mar, donde murio ahogado por lo mucho que la creciente y los moros le apretaron al retirarse a sus galeras. Y don Juan de Guzman, su hijo mayor –que por tierra tenia cercada a Gibraltar–, viendo lo que de su padre habia sucedido, se retiro.

199En este mismo tiempo, se pasaron al servicio del rey don Juan muchos caballeros del rey Mahomat, siendo cabeça de ellos un moro llamado Aben Amar. Y habiendo servido al rey a su sueldo, le pidieron licencia en Guadalaxara para pasar en Tunez; y el rey se la dio y mando les pagasen su sueldo e hiçoles merced de setecientos mil maravedis para el camino.

64290

  • 290 Compendio, XL, 22.
  • 291 Marge : 1438. A 20 de abril.
  • 292 Marge : Guelma. Encre claire.

200/fol. 53v/ El año de mil y cuatrocientos y treinta y ocho291, tomó la villa de Guelma292 don Iñigo Lopez de Mendoza, señor de Hita y Buitrago (el marques de Santillana), y dio libertad a los moros que estaban en su guarda.

  • 293 sic. Aussi bien Esteban de Garibay que les copistes des manuscrits de la version majoritaire écrive (...)
  • 294 Je corrige le manuscrit, grâce à une partie du même passage, lu dans la version majoritaire. Dans G (...)

201Este mismo año, el adelantado de Cazorla, Rodrigo de Perea, entro –con cuatrocientos de caballo y hasta mil peones– en tierra de moros. Y Aben Farrax293 –principal y valeroso moro de Granada, que traia a su horden las gentes del rey y habia sido quien mas daño habia hecho a los christianos– apreto294 tanto al adelantado que murio en la pelea con la mayor parte de su gente; y asimismo murio en la misma pelea Aben Farax.

202Algunos años estuvo Mahomat, despues de estos sucesos, en paz con el rey de Castilla, dexandolo sosegar los castellanos por las revueltas que entre si traian por derribar de la privanza al condestable don Alvaro de Luna. Mas no por eso le faltaron cuidados dentro de su reino por las in/fol. 54r/quietudes con que con el vivian los suyos. En el cual tiempo, se paso a servir al rey de Castilla un infante, sobrino del rey Mahomat, llamado Aben Ismael.

65295

  • 295 Compendio, XL, 22.
  • 296 Marge : 1445.

203El año de mil y cuatrocientos y cuarenta y cinco296, tuvo intento el rey Mahomat de entrar por tierras del reino de Murcia, a hacer cuanto daño pudiese; mas no hubo efeto respecto de las revueltas que se le hordenaron dentro de su reino porque otro sobrino suyo –llamado Brahem Aben Ozmin, a quien llamaron el Coxo, hijo de un infante hermano de Mahomat el Izquierdo, el cual residia en Almeria– tuvo modo de venir a Granada y apoderarse de la ciudad y de la Alhambra.

  • 297 Treize ans et trois mois, écrit Esteban de Garibay (Compendio, XL, 22, p. 1132), suivi par les copi (...)
  • 298 Marge : Mahomad el Izquierdo despojado tercera vez. Encre claire.

204Y habiendo preso al rey Mahomat y hecho retirar al aguacil mayor y a otros de su faccion a Montefrio, se appellido rey de Granada. Y esta fue la tercera vez que Mahomat el Izquierdo fue despoxado, habiendo trece años y siete meses297 que habia sido restituido en el segundo despoxo298.

66299

  • 299 Compendio, XL, 23.
  • 300 Marge : 17. Mahomad el Coxo. Encre claire.
  • 301 Marge : 1445. Encre claire.

205Despoxado la tercera vez Mahomat Aben /fol. 54v/ Azar el Izquierdo, entró reinando en Granada Mahomat el Coxo, duodecimo de este nombre y decimo séptimo rey de Granada300, en el año de mil y cuatrocientos y cuarenta y cinco301, reinando en Castilla y en Leon don Juan el segundo.

  • 302 Laccession au trône de lémir donne lieu à une curieuse digression, dans le Compendio : « Los suce (...)

206Y aunque el rey Coxo se hallaba apoderado en Granada, no fue con general aplauso de todos porque seguian algunos al aguacil mayor Abdilban, el cual se retiro a Montefrio como queda dicho302. Y conociendo la imposibilidad de restituir en el reino a Mahomat el Izquierdo –el cual estaba preso en poder del rey Cojo–, determino de escribir al infante Aben Ismael, que andaba en servicio del rey de Castilla, ofreciendole aquel reino, para cuyo trato inviaron a dos caballeros de los que seguian a Abdilban, de los cuales –como hablasen con el infante– supo a lo que eran idos; y luego dio cuenta al rey don Juan de lo que le avisaban y ofrecio que si le daba licencia y su ayuda, se iria a procurar ser recibido en el reino de Granada, certificandole que –si salia con el intento– se haria su perpetuo vasallo y le serviria con /fol. 55r/ todo el poder de Granada.

207El rey don Juan holgo tanto de ello que le dio luego licencia para ir a pretender aquel reino y le ayudó con gente y dinero para que lo alcançase. Y asi el infante Aben Ismael se fue y llego a Montefrio donde Abdilban y los que le seguian lo animaron y aclamaron por rey de Granada.

67303

  • 303 Compendio, XL, 23.
  • 304 mil y cuatrocientos y cuarenta y cuarenta y seis (sic). Marge : 1446.

208El año de [mil y cuatrocientos y cuarenta y seis]304, se hallaba en Granada el rey Mahomat el Coxo. Y no contentandose con haberse apoderado en aquel reino –considerando las diferencias que habia entre los grandes en Castilla–, se resolvio de entrar y acometer las fronteras del Andalucia.

  • 305 Correction de lo cual el afeo.

209Y tomo a Benamaurel y prendio a Juan de Herrera, su alcaide, criado de don Fernand Alvarez de Toledo, y mato muchos christianos. Y, desde alli, fueron los moros a Benzulema y –queriendo escusar el combate– hicieron a Juan de Herrera que entrase y rogase al alcaide Alvaro de Pecellin que se rindiese, [Alvaro de Pecellin afeo]305 mucho a Juan de Herrera y no [lo] quiso /fol. 55v/ hacer. Y los moros con esto acometieron muy fuertemente y se apoderaron de la fortaleça, matando al alcaide y a treinta christianos que dentro habian quedado vivos.

68306

  • 306 Compendio, XL, 23.
  • 307 Marge : 1447.

210El año de mil y cuatrocientos y cuarenta y siete307, volvio Mahomat el Coxo a entrar con sus gentes por diferentes partes en tierras de christianos, por la misma causa de las disensiones de Castilla. Y habiendo talado los campos y tomado mucha presa de ganados, hombres y mujeres, cobró las villas de Guescar, Arenas, Velez el Blanco y Velez el Rubio con sus fortaleças. Y continuando hacer todo el mal que podia a los christianos, era solicitado a estos daños de los reyes de Aragon y de Navarra; y aun hubo quien osase decir que estas villas se perdieron por no dalles socorro las ciudades de Ubeda y Baeça porque asi se lo tenia mandado el infante don Enrique que andaba desavenido con su padre y estaban estas ciudades a su devocion.

69308

  • 308 Compendio, XL, 24.
  • 309 Marge : 1448.
  • 310 Je corrige le manuscrit, où le copiste écrit : don Juan Pacheco – digo, don Alonso Tellez Xiron.
  • 311 « (don Juan Pacheco) estaba por frontero de Hellin y Chumilla », écrit l’auteur du Compendio (XL, 2 (...)

211El año de mil y cuatrocientos y cuarenta y ocho309, entro el rey Mahomat el Coxo por el reino de Murcia, en el cual hiço mucho daño, y prendio y mato muchos christianos. Y, en esta /fol. 56r/ entrada, murio [don Alonso Tellez Xiron]310, primo de don Juan Pacheco, que en esta sazon era frontero de Chinchilla y Chillon311, de lo cual el rey de Castilla recibio gran pesar.

70312

  • 312 Compendio, XL, 24.
  • 313 Marge : 1449.
  • 314 Le passage est beaucoup moins clair que dans le Compendio : « El rey de Navarra, como principe chri (...)

212En el año de mil y cuatrocientos y cuarenta y nueve313, volvieron a entrar en tierras de christianos las gentes del rey Mahomat el Coxo, a instancia del rey de Navarra, e hicieron muchos daños. Y el rey de Granada escribio al rey de Navarra –que estaba en Aragon– que entrase con su gente en tierra de christianos en Castilla y que el juntaria todo su poder e iria sobre Cordoba y la combatiria hasta tomarla para el rey de Navarra; el cual, aunque no acepto el ofrecimiento, no lo dexo de aceptar dexandolo indeciso con dilaciones hasta veer si en los caballeros de Castilla se hallaba ayuda para escusar la del rey de Granada314.

71315

  • 315 Compendio, XL, 24.
  • 316 Marge : 1451.

213El año de mil y cuatrocientos y cincuenta y uno316, se concertaron los reyes de Casti/fol. 56v/lla y Navarra y por entonces cesaron las contiendas entre los reyes de Castilla y el rey de Granada.

72317

  • 317 Compendio, XL, 24.
  • 318 Marge : 1452.
  • 319 S’agit-il d’un nouveau lapsus du copiste, semblable au précédent ? Esteban de Garibay affirme que l (...)

214En el año de mil y cuatrocientos y cincuenta y dos318, entraron las gentes del rey Mahomat el Coxo en tierra de Arcos. Y –si no fuera por un renegado, llamado Min Farax319, que, cuando era christiano, se llamaba Benito de Chinchilla, que aviso a don Juan Ponce de Leon, conde de Arcos, que se hallaba en Marchena– sucediera muy mal a los christianos.

  • 320 En réalité, les événements se sont déroulés au mois de mars, d’après Esteban de Garibay et les copi (...)

215Y el mismo año, en el mes de mayo320, volvieron a entrar las gentes de Granada en el reino de Murcia, haciendo mucho daño, robando mas de mil cabeças de ganado mayor y menor y algunos christianos.

  • 321 Marge : 1453.

216Y no se saben del rey Mahomat el Coxo otros sucesos salvo como fue despoxado por el infante Aben Ismael; y aunque no se señala el año, tengo por mas cierto haber sido el de mil y cuatrocientos y cincuenta y tres321, habiendo ocho años que reinaba el Coxo.

73322

  • 322 Compendio, XL, 25.
  • 323 Marge : 18. Aben Ismael. Encre claire.
  • 324 Marge : Muerte de el rey don Juan el .2. 1454.
  • 325 Marge : Don Enrique .4. Encre claire.
  • 326 a, dans le manuscrit. Je corrige d’après la version majoritaire.

217Segun la cuenta que acabamos de hacer, se colige que el año de mil y cuatrocientos y cincuenta /fol. 57r/ y tres, reinando en Castilla y en Leon el rey don Juan el segundo, entro reinando en Granada, con ayuda del rey de Castilla, el infante Aben Ismael –segundo y ultimo de este nombre y decimo octavo rey de Granada323–, el cual no tuvo lugar de mostrarse agradecido a los beneficios que le habia hecho el rey de Castilla porque luego murio el año siguiente de mil y cuatrocientos y cincuenta y cuatro el rey don Juan324, sucediendole su hijo el rey don Enrique el cuarto325, el cual –sin atender a la amistad que su padre tuvo con el rey Aben Ismael ya que habia sido colocado en aquel reino con su ayuda y favor y gusto– previno sus gentes y entró en el reino de Granada. Y [en]326 muchas entradas que hiço, invio gente el rey Aben Ismael para que escaramuzasen con el rey de Castilla. Mas pareciendole que los moros eran mas diestros que los suyos, nunca dio lugar a que llegasen a las manos.

  • 327 Marge : 1455, en abril, se concerto y se efectuo en Cordoba a .21. de mayo.
  • 328 Marge : Catorce mil caballos y cincuenta mil peones.

218El rey don Enrique caso con la reina doña Juana327 –hija del rey de Portugal, don Duarte, y hermana del rey don Alonso /fol. 57v/ (la cual fue causa de hartos inconvenientes y trabaxos seguidos de este contracto)– y, despues de los regocijos de las bodas, volvio a entrar por la vega de Granada con un poderoso exercito328. Y aunque las gentes del rey Aben Ismael le salieron al encuentro a estorbar la tala, no permitio el rey don Enrique ni dio licencia para escaramuzar.

74329

  • 329 Compendio, XL, 25 et Historia general, XXII, 18.
  • 330 Marge : Mena. Pour Garibay, il s’agit de Ximena (Compendio, XL, 25, p. 1136), lecture adoptée par l (...)
  • 331 La dernière partie de la phrase est absente de la version majoritaire et du Compendio. Elle est iss (...)

219En el año de mil y cuatrocientos y cincuenta y siete, volvio el rey don Enrique a entrar en la vega de Granada. Y aunque siempre habia rehusado las escaramuzas con los moros, en esta ocasion no pudo escusar una que se le vino a las manos, en la cual le mataron mucha gente; y, en particular, mataron a Garcilaso de la Vega, lo cual sintio mucho el rey de Castilla. Y con esta indignacion mando talar panes, arboles, viñas, guertas y todo aquello que se habia reservado en otras ocasiones; y asimismo tomo por fuerça de armas la villa y fortaleça de Mena330 y pasaron a cuchillo a todos los moradores de ella, sin reservar sexo ni edad331.

  • 332 La plupart des mots de cette phrase – absents de la version majoritaire et du Compendio – sont empr (...)

220Temeroso de este suceso, el rey Aben Ismael invio sus embaxadores al rey /fol. 58r/ don Enrique. Y aunque fueron recibidos desabridamente del rey –que se hallaba indignado por la muerte de Garcilaso–, con todo eso hicieron sus treguas, con condicion que los moros pagasen cada un año doce mil ducados de tributo y pusiesen en libertad seiscientos captivos christianos y, si no los tuviesen, suplirian el numero con moros332.

75333

  • 333 Compendio, XL, 26.
  • 334 Marge : 1460.
  • 335 Marge : Albohaçem y Boabdelin hijos de Aben Ismael. L’auteur de l’histoire reproduit ce qu’il a lu (...)

221En el año de mil y cuatrocientos y sesenta334, el infante Albohacem –o, como otros quieren, Ali Muley, hijo mayor del rey Aben Ismael335– entro poderosamente en el Andalucia y, en tierra de Estepa, hiço grandes daños talando los campos y robando mucho numero de ganados y captivando muchos christianos que andaban labrando los campos, al cual salio al encuentro don Rodrigo Ponce de Leon, primogenito del conde de Arcos, y Luis de Pernia, alcaide de Osuna, y hubieron victoria de el, pasado el rio de las yeguas, no obstante la desigualdad de los christianos en numero respeto de la muchedumbre de los moros. Y habiendole tomado /fol. 58v/ la presa con perdida de muchos moros, lo obligaron a volver a Granada. Y quedaron las cosas tan enconadas que cada dia se hacian moros y christianos unos a otros todos los males que podian, matandose, robandose y captivandose.

  • 336 Marge : Gibraltar. Encre claire.

222Este mismo año, Juan de Guzman, primero duque de Medina Sidonia y conde de Niebla, trato de cercar a Gibraltar336, pueblo en la boca del estrecho, al cual antes animaba que espantaba el desastre de su padre que ya queda dicho. Y a pocos lances lo tomo para el rey de Castilla, de lo cual el rey holgo mucho. Y, desde entonces, se mando llamar en sus titulos rey de Gibraltar.

223En este mismo año, el maestre de Calatrava –don Pedro Xiron, hermano del maestre don Juan Pacheco– gano a Archidona.

76337

  • 337 Compendio, XL, 26 et Historia general, XXIII, 8.
  • 338 Marge : 1463.

224El año de mil y cuatrocientos y sesenta y tres338, vino el rey don Enrique a la ciudad de Sevilla, que estaba alborotada, y castigo a los culpados.

  • 339 Marge : 1464.

225El año de mil y cuatrocientos y sesenta y cuatro339, /fol. 59r/ pasó de Sevilla a Gibraltar a veerse con don Alonso, rey de Portugal, que venia de Zeuta en Africa. Y holgo mucho de veer aquella fuerça y dio la tenencia de ella a don Beltran de la Cueva, conde de Ledesma, su gran privado.

226Y, desde Gibraltar, paso por Ecixa la vuelta de la vega de Granada, donde le salieron a recibir los embaxadores del rey Aben Ismael con las parias y ademas con grandes presentes; con lo cual no hiço en la vega mas de un dia y una noche y pasó a Jaen, a donde fue muy bien recibido de don Miguel Lucas de Iranzu, que estaba por frontero en aquella ciudad y sus alcaçares.

  • 340 Il sagit dun résumé partial du Compendio : « Quedó el rey don Henrique tan grato y blando a los m (...)

227Quedó el rey don Enrique tan amigo del rey Aben Ismael de aquel encuentro que andaban los moros en la corte y tierras del rey de Castilla tan favorecidos y seguros como podian estar entre los suyos340.

  • 341 En général, les informations données par Garibay à propos du calendrier musulman sont tues. Ce n’es (...)

228Con lo cual, el rey Aben Ismael vivio pacificamente hasta que le sobrevino la muerte, a siete de abril, domingo, año de los arabes ochocientos y sesenta y nueve, a diez dias del mes de Xaban, /fol. 59 v/ y del nacimiento de nuestro Salvador Jesucristo de mil y cuatrocientos sesenta y cinco341.

77342

  • 342 Compendio, XL, 27 et Historia general, XXIII, 8.
  • 343 Marge : 1465.
  • 344 Marge : 19. Muley Albohacem. Encre claire.
  • 345 Marge : Ali Muley o Ali Aben Hacem. Encre claire.

229En este mismo año que murio Aben Ismael343, sucedio en el reino de Granada el infante Muley Albohacen344 –su hijo mayor y unico de este nombre, decimonono rey de Granada–, reinando en Castilla y en Leon el rey don Enrique el cuarto; a este infante algunos lo llaman Ali Muley, otros Ali Aben Hacen345, y fue cognominado el mayor por la raçon que diremos en su lugar; tuvo un hermano llamado –como queda dicho– el infante Boabdelin.

  • 346 Le copiste écrit del primera (sic).
  • 347 Marge : Cado : don Fernando, Nacre : don Juan. Infantes de Granada. Encre claire.
  • 348 Marge : Zoroyxa, reyna, doña Isabel. Encre claire. Lallusion à la victoire finale de Ferdinand – E (...)
  • 349 Ce passage se trouve à la fin des manuscrits de la version majoritaire. Il est issu du Compendio : (...)

230Fue Albohacem principe gran guerrero, si bien el que causo la ruina del reino de los moros en Granada. Este rey tuvo dos mujeres, a quien amo ternisimamente: [de la primera]346, hubo al infante Mahomat Boabdelin y de la segunda –que era christiana renegada, llamada Zoroixa– hubo dos hijos llamados el uno Cado y el segundo Nacre; y ambos a dos se reduxeron a nuestra sancta fee y el mayor se llamo don Fernando y el menor don Juan347, en tiempo del rey don /fol. 60r/ Fernando el Catolico cuando se ganó Granada; y su madre al tanto movida del exemplo de sus hijos se volvio a la fee asimismo y se llamó doña Isabel348. Hay sucesion de esta real sangre en los reinos de Castilla349.

  • 350 Marge : 1467.

231En tiempo del rey Albohacen hubo paz algun tiempo con los moros. Y, por la parte de Jaen, estaba por frontero el condestable don Miguel Lucas y, por la parte de Ecija, don Martin de Cordoba. Y duro esta paz por todo el año de mil y cuatrocientos y sesenta y siete350.

78351

  • 351 Compendio, XL, 27-28.
  • 352 Marge : 1468.

232En el año de mil y cuatrocientos y sesenta y ocho352, se rebelo contra el rey Albohacem el alcaide de Malaga –llamado Alquirçote, hombre muy famoso y bien reputado en todo el reino de Granada–, al cual procuraba el rey Albohazen sujetar y perseguir hasta echarlo de Malaga y su tierra, haciendole cruda guerra.

  • 353 Marge : 1469.

233El año de mil y cuatrocientos y sesenta y nueve353, previno el Alquirçote, para su defensa y amparo, el favor del rey don Enrique. /fol. 60v/ Y habiendo sabido que estaba en Archidona, le fue a besar las manos, llevandole un rico presente de caballos africanos y otras cosas de valor. Y alli suplico al rey lo recibiese por su vasallo y lo favoreciese contra el rey Muley Albohacen de Granada. Y habiendo holgado de ello, el rey don Enrique lo recibio por su vasallo y le ofrecio su amparo.

234El rey Albohacen de Granada ofendido de que el rey de Castilla favoreciese al alcaide de Malaga, su rebelde, entro en tierras de christianos, haciendo mucho mal y daño, metiendo sus gentes tan dentro de las fronteras del rey de Castilla que, adonde llegaron en este tiempo, jamas habian llegado las gentes de Granada muchos años habia. Y andaban los moros en tropeles por las tierras de los christianos muy a su placer, matando, robando y captivando.

79354

  • 354 Compendio, XL, 28.
  • 355 Marge : 1470.

235En el año siguiente de mil y cuatrocientos y setenta355, entro otra vez tan puxante el rey Albohacen por tierra de christianos y causo tan gran espanto que no lo habian recibi/fol. 61r/do mayor desde la batalla de El Salado. Y en esta entrada no tomo lugar ninguno; y contentandose con solo correr la tierra, se retiro.

  • 356 Marge : Desafio, don Diego de Cordoba, mariscal de Castilla, don Alonso de Aguilar. Encre claire.
  • 357 despues de estar hechos amigos del conde de Cabra y del dicho don Alonso de Aguilar, dans le manusc (...)

236En este tiempo, vino a la corte del rey Albohacen de Granada don Diego de Cordoba –mariscal de Castilla, hijo del conde de Cabra– y pidio al rey Muley Albohacen le diese licencia y campo seguro para hacer armas con don Alonso de Aguilar356 porque lo habia preso cautelosa e ignominiosamente en las casas del regimiento, con achaque de que le queria dar colacion, [despues de estar hechos amigos el conde de Cabra y el dicho don Alonso de Aguilar]357 de cierta rencilla que entre los dos pasó. Y habiendo el dicho don Diego de Cordoba pedido el campo al rey don Enrique, como a su señor natural, no se lo habia querido otorgar, por lo cual vino al rey de Granada como a tan poderoso principe para que se lo otorgase, doliendose de su onor. Y el rey de Granada dio la licencia de hacer las dichas armas, señalando el campo en la vega de Granada.

  • 358 de una, dans G.
  • 359 À ce moment, Garibay renvoie ses lecteurs vers une partie précédente de son ouvrage. Le passage dis (...)

237Con lo cual, /fol. 61v/ invio don Diego de Cordoba sus carteles a don Alonso de Aguilar. Y habiendo pasado muchas demandas y respuestas sobre este caso en que se dixeron de una parte a otra muy feas y deshonestas cosas, acepto don Alonso de Aguilar el desafio. Y puesto en el campo don Diego al plazo y dia asignado, como viese que era puesto el sol y que su adversario no venia, hechas sus protestas delante de los reyes de armas a fuer de Castilla como es costumbre, tomó [una]358 tabla donde estaba pintada la persona de don Alonso de Aguilar y la ato a la cola del caballo y la truxo por el campo arrastrando359, con lo cual el rey Albohacem dio por buen caballero al mariscal don Diego de Cordoba y condenó a don Alonso de Aguilar.

80360

  • 360 Compendio, XL, 28.
  • 361 Marge : 1471.
  • 362 entrase entrase (sic).

238El año siguiente de mil y cuatrocientos y setenta y uno361, volvieron las gentes del rey de Granada a entrar en tierra de christianos por las tierras del maestrazgo de Alcantara hasta la mesma villa de Alcantara, talando y destruyendo cuanto topaban, y captivando muchos christianos, con lo cual se volvieron /fol. 62r/ a Granada. El rey don Enrique se hallaba en esta ocasion en Medina del Campo e invio a mandar, en sabiendo la desorden de los moros, a don Rodrigo Ponce, marques de Cadiz, [entrase]362 en tierra de moros a reprimir los daños que iban haciendo, el cual lo puso por obra y ganó la villa de Cardela, si bien la volvieron a recobrar los moros con mucha brevedad.

239Y, desde este año hasta el de mil y cuatrocientos y setenta y cuatro, goçaron los moros de tranquila paz por las alteraciones que entre los castellanos en este tiempo se ofrecian.

81363

  • 363 Historia general, XXIV, 4 et Compendio, XL, 28. La version du même passage dans les huit autres man (...)
  • 364 Dans le mansucrit, cuatro est écrit au-dessus de ocho, qui est barré. Marge : 1474. On observe une (...)
  • 365 Cette partie entre crochets se situe en fin de ligne, débordant dans la marge du manuscrit.

240El año de mil y cuatrocientos y setenta y cuatro364, murio el rey don Enrique en Madrid, a once de diciembre dia domingo, a la segunda hora de la noche, al fin del año cuarenta y cinco de su edad, habiendo reinado veinte años cuatro meses [y veinti]dos365 dias.

  • 366 Marge : Don Fernando 5, doña Isabel. Encre claire.

241Sucedieron al rey don Enrique los reyes don Fernando quinto (de Aragon lo era) y su legitima mujer, la reina doña Isabel366, hermana del muerto rey don Enrique. Y, con estos reyes, hubo paz el rey Albohacem por algunos años hasta el de 1478.

82367

  • 367 Historia general, XXIV, 16. Les manuscrits de la version majoritaire continuent de reproduire une v (...)
  • 368 Marge : 1478.
  • 369 les, dans G.
  • 370 C’est également ainsi que Juan de Mariana qualifie l’émir : « Respondió aquel rey barbaro […] », Hi (...)
  • 371 Je corrige lanza.
  • 372 Marge : Respuesta de valor. Encre claire. La version du manuscrit G est presque identique à celle d (...)

242/fol. 62v/ En el año de mil y cuatrocientos y setenta y ocho368, invio el rey Albohacem sus embaxadores a los reyes don Fernando y doña Isabel a demandar treguas. Y la respuesta fue que no se [las]369 concedian si, ademas de la obediencia y omenaje, no pechasen el tributo que antiguamente solian pagar los reyes de Granada a los de Castilla. Y juntamente con los embaxadores de Albohacen, despacho el rey los suyos para tratar de este punto, a lo cual el barbaro370 respondio animosamente que los reyes de Granada que solian pagar aquel tributo habia muchos años que eran muertos y que al presente, en las casas de la moneda de la ciudad de Granada, no se acuñaba oro ni plata, antes –en lugar de eso– se forjaban hierros de [lanzas]371, saetas y alfanjes, para escusarse con eso de semejante tributo372.

  • 373 Il sagit dune réécriture partielle (et partiale, à nouveau) de la Historia general : « Ofendióse (...)
  • 374 Paraphrase de la Historia general : «  […] que es gran cordura acomodarse con el tiempo […] », Hist (...)
  • 375 apretaba, dans G.

243Ofendiose el rey don Fernando de respuesta tan soberbia, aunque magnanima373; y no obstante su indignacion, forçado de la necesidad, otorgo las treguas que le pedian –[es] gran cordura acomodarse con el tiempo374–, y en aquel [apreta/fol. 63r/ban]375 a los catolicos reyes, por una parte la inquietud del rey de Portugal y, por otra, el poder del rey Albohacen –que era grande– y asimismo no tener acomodadas sus cosas.

83376

  • 376 Compendio, XL, 29.
  • 377 Marge : 1481.
  • 378 Marge : Zahara. Encre claire.

244El rey Albohacen –no atendiendo a los capitulos de la tregua hecha los años pasados–, como fuese principe belicoso y muy diestro en el arte militar, rompio la guerra377 y se puso sobre Zahara y la tomo378. Y dexando en ella muy fuerte presidio, se volvio a Granada.

  • 379 La prophétie est formulée différemment dans les pages de la Historia general : « Las ruinas deste p (...)
  • 380 Marge : Pronostico de la ruina de Granada. Encre claire.

245Y sabido lo que el rey Albohacen dexaba hecho por un moro sabio –que era uno de sus alfaquies, a quien tenian por adivino (y no se engañaron)– dixo a los moros: “Acabado es el antiguo reino que habemos poseido en Hespaña”379. Pronostico fue verdadero porque, desde entonces, començaron los reyes catolicos muy de proposito la guerra de Granada380.

84381

  • 381 Compendio, XL, 29.
  • 382 Marge : Alhama. Encre claire.
  • 383 Le copiste écrit por sus persona (sic).

246En este mismo año se tomó a Alhama382, con cuya perdida se vieron los moros tan afligidos y conocieron su ruina en tanto grado que algunos se atrevieron a decir al rey que el y los que de el viniesen se habian de acordar de la toma de Zahara y quebrantamiento /fol. 63v/ de la tregua. Y aunque el rey Albohacen intento [por su persona]383 y con todo su poder –por dos vezes– la restauracion de Alhama, no lo pudo conseguir. Y quiso volver tercera vez con artilleria y no tuvo efecto.

  • 384 « […] començando en Granada una grande schisma y division […] », Compendio, XL, 29, p. 1143.

247Como los moros viesen perdida a Alhama, inviaron a Africa a pedir socorro al rey de Marruecos. Pero aunque la perdida de Alhama fue muy considerable, la zisma que en este tiempo se levanto en Granada384 entre el rey Albohacen y su hijo Mahomat Boabdelin –a quien llamaron el rey chiquito– fue de mucho mas cuidado. Ambos a dos tenian sus parciales y secuazes.

85385

  • 385 Compendio, XL, 30 et Historia general, XXV, 2.
  • 386 Marge : 1482.
  • 387 Marge : 21. Mahomad Boabdelin. Encre claire.
  • 388 Ali Muley Alcadurbile selon Esteban de Garibay (Compendio, XL, 30, p. 1143).

248El año de mil y cuatrocientos y ochenta y dos386, los moros de Granada que seguian a Mahomat Boabdelin387 en odio de su padre lo alçaron por rey de Granada. Y fue el decimotercio de este nombre y el vigesimoprimo rey de Granada, reinando en Castilla don Fernando y doña Isabel. A este Mahomat Boabdelin llaman otros Ali Muley Alcadurbir388, el cual se levanto contra su padre con el ayuda de /fol. 64r/ algunos de los cabeceras de Granada que estaban ofendidos desde la muerte de los Aben Zerraxes y por otros fines particulares, con la cual ayuda se pudo hacer superior en fuerças a su padre y luego se apodero de la ciudad. Y asi fue forçoso que el rey Albohacem se retirase a Baza (habian quedado a devocion de Albohacen aquella ciudad y la de Malaga) y asi se dividio aquella nacion en dos parcialidades que no daban menor cuidado que el temor de los enemigos de a fuera.

  • 389 Aben Comijer, dans le Compendio (XL, 30, p. 1144).
  • 390 repar (sic), dans G.

249Y hubo entre estas dos parcialidades muchos encuentros robos y muertes, lo cual dio ocasion a que el rey Albohacen volviese a Granada y que se apoderase de parte del Alhambra, salvo de una de sus torres –que la tenia a su cargo Aben Tumixa389– sobre la cual puso buen numero de gente. Y baxo a la ciudad donde se començaron grandes peleas entre las gentes del padre y del hijo, de las cuales resulto que el rey chiquito vino a echar a su padre otra vez de la ciudad. Con lo cual, el alcaide Abentumixa volvio a cobrar las demas torres y fuerças de la Alhambra, quedando el rey Mahomat Boabdelin mas fixo en /fol. 64v/ el reino de Granada. Y lo que es muy digno de [reparo]390 [es] que, dado que andaban tan revueltos los moros, ninguna de las partes llamo en su ayuda a los catholicos fieles, tiniendolos tan cerca que estaban sobre Loxa y por su caudillo –el rey catholico don Fernando–, antes consta que en lo mas recio de aquella guerra civil hicieron los moros diversas entradas y cabalgadas en tierra de christianos y tomaron la villa de Cañete que esta asentada en frontera de aquel reino.

86391

  • 391 Compendio, XL, 30 et Historia general, XXV, 3.
  • 392 Marge : Loxa. Encre claire.

250En el sitio de Loxa392 se hallaban cercados tres mil valientes moros, los cuales dieron tanto que hacer al rey catholico que le obligaron a levantar sus gentes. Y en el alcance le mataron alguna gente, y al maestre de Calatrava, don Rodrigo Tellez Xiron, y desbarataron las gentes del rey, peligrando mucho los grandes y señores.

  • 393 Le apparaît en réclame du folio 64v mais il disparaît du folio 65r, où le copiste écrit que daban.

251Y con este suceso volvio Albohacen sobre Alhama, mas no la pudo cobrar porque vino el rey catholico a socorrerla. Y habiendo dexado las cosas en buen recaudo, fue el rey la vuelta de Toledo a poner en orden otras cosas que /fol. 65r/ [le] daban393 cuidado. Y por esta ausencia encargo la frontera de Ecixa a don Pedro Manrique –al cual, poco antes de conde de Treviño, intitularon duque de Naxera– y en Jaen dexo a don Alonso de Cardenas –maestre de Sanctiago–, a don Juan de Silva –conde de Cifuentes– encomendo el gobierno de Sevilla por muerte de Diego de Merlo.

87394

  • 394 Historia general, XXV, 3.
  • 395 Marge : 1483.
  • 396 Je corrige recuentro.
  • 397 Juan de Mariana précise : « Sucedió este desastre señalado a veinte y uno de marzo, dia de san Beni (...)

252En el año siguiente de mil y cuatrocientos y ochenta y tres395, entraron en tierra de moros por el axarquia de Malaga el maestre don Alonso de Cardenas, el marques de Cadiz, el conde de Zifuentes y don Alonso de Aguilar. Y habiendo hecho muchos daños, robos y talas en estas tierras –por ser las mas abundantes de todas cosechas–, se metieron tan adentro que, cuando quisieron retirarse, no pudieron sin gran perdida de la mayor parte de la gente que habia entrado, en el cual [encuentro]396 murieron muchos hombres nobles y fueron presos el conde de Zifuentes y su hermano por un capitan llamado Reduan, el cual los invio a Granada; y asimismo murieron tres hermanos /fol. 65v/ del marques de Cadiz, Lope, Diego y Beltran. El caudillo de estos moros era el gobernador de Malaga, llamado Albohardil, hermano del rey Albohacem, el cual gano mucho credito con esta empresa. Y sucedio este desastre este dicho año, a veintiuno de março dia de sanct Benito397.

88398

  • 398 Historia general, XXV, 4.

253Poco les duro a los moros la gloria de este vencimiento, los cuales –con la emulacion y deseo de atraer cada uno de los dos reyes con hechos de armas a su parcialidad a los de opinion contraria– no cesaban de maquinar contra los christianos.

  • 399 C’est ce qu’écrit Juan de Mariana : « […] Lucena, villa mas grande y rica que fuerte », Historia ge (...)
  • 400 Reformulation dun passage de Juan de Mariana : « […] por su gran esfuerzo pasó por todos los grado (...)

254Muley Boabdelin, invidioso de la vitoria de su padre en el axarquia de Malaga, intento ganar mayor renombre entrando por Ecixa con animo de ganar a Lucena, villa mas grande y rica que fuerte399. Todo esto hizo Mahomat por consejo de Ali Atar, su suegro, hombre baxo. [Por su esfuerço tuvo un rey por yerno]400.

  • 401 Marge : Alcaide de los donceles prendio al rey chico y conde de Cabra. Encre claire.
  • 402 Je corrige murio.

255Intentó, como queda dicho, el rey chiquito a Lucena y habiendo sido rebatido de los de la villa por el socorro de algunos grandes, se volvio a Granada muy cargado de despoxos. Y en el arroyo que esta legua y media de /fol. 66r/ Lucena, en el camino real de Loxa, lo alcançaron las gentes que se pudieron juntar. Y habiendolo embestido y desbaratado no obstante que los moros eran diez veces mas que los christianos, el rey se apeo de su caballo y se procuro esconder en el arroyo. Y habiendole hallado tres peones, le prendieron y el alcaide de los donceles que seguia aquel alcance lo mando volver a Lucena. Don Alonso de Aguilar habia acudido desde Antequera con cuarenta caballos y algunos pocos peones que fueron de harto efecto y con esta ayuda se atribuyo este hecho de armas al conde de Cabra y al alcaide de los donceles. Y fue perdida muy considerable401. [Murieron]402 Ali Atar y gran numero de infieles.

89403

  • 403 Compendio, XL, 31 et Historia general, XXV, 4.

256Con esta prision, algunos pueblos que estaban a devocion del rey chiquito tomaron la voz de su padre. Y la reina madre de Mahomat el chiquito y su parcialidad inviaron embaxadores al rey catholico a tratar de la libertad del rey Mahomat, prometiendo por eso perpetuo vasallaje y doce mil ducados de parias allende de gran suma /fol. 66v/ de dinero por el rescate y asimismo de dar libertad a trecientos captivos en Granada, los que el rey quisiese, y que –siendo vasallo de los reyes de Castilla– siempre seria en su ayuda. Y para asegurar estas promesas, ofrecia en rehenes al infante, hijo unico de el mismo, y a otros hijos de caballeros moros; pero a esto añadia que el rey catolico lo habia de ayudar a recuperar los pueblos que por su prision se habian dado a la obediencia de su padre.

  • 404 Le terme bateria est également employé par Mariana : « […] en cuya bateria Don Enrique Enriquez […] (...)

257Y despues de haber entrado el rey en tierra de moros y mandado destruir los arrabales de Illora y de haber tomado por fuerça y destruido a Tajarxa –en cuya bateria fue herido don Henrique Henriquez404, tio del rey–, llego a la vega de Granada e hiço talar y quemar cuanto topaban. Y aunque el rey Albohacen lo sentia y deseaba poner remedio, no se atrevia a salir de la ciudad por no asegurarse de los que quedasen en ella.

  • 405 « […] otras condiciones ofrecia para hacer confederacion, pero insolentes y demasiadas », Historia (...)

258Y asi determino inviar sus embaxadores al rey catholico prometiendo, si se le entregaba a Boadelin su hijo, daria en trueco al conde de Zifuentes y a otros nueve de los mas principales que tenia captivos. Otras condi/fol. 67r/ciones ofrecia para asentar esta paz aunque demasiadas e insolentes405.

90406

  • 406 Compendio, XL, 31.
  • 407 « El rey Mahomad respondió con grande rendicion de gracias, deziendo que no podia estar triste en p (...)

259El rey catolico mando que no estuviese el rey Mahomat el chiquito en poder y a cargo del conde de Cabra sino que lo llevasen a Porcuna, a cargo de Martin de Alarcon, alcaide de aquella fuerça. Y por entonces se escusó de veerle porque era su prisionero pero inviole a decir que se alegrase y estuviese seguro que el y la reina deseaban hacerlo bien con el. A lo cual respondio dandoles muchas gracias y que el no podia estar triste en su poder y que lo que le pesaba era ver que habia de hacer –siendo su prisionero– lo que –siendo libre– habia mucho tiempo que deseaba, que era recibir la corona de Granada –como la habia recibido el rey Ismael, su abuelo, de mano del señor rey don Juan su suegro y padre de la señora reina doña Isabel, su mujer407.

91408

  • 408 Comme dans la version majoritaire, les informations lues dans le manuscrit G proviennent, ici, du C (...)
  • 409 Marge : Conde de Tendilla dos casos dignos de notar. Encre claire.
  • 410 « Cayóse con las aguas del invierno de repente gran parte de la muralla de Alhama. Los soldados, po (...)

260Sobre dar libertad al rey chico hubo diferentes pareceres. Y habiendo dexado el rey catholico en Alhama al conde de Tendilla409, con horden de defender aquella plaça y haçer /fol. 67v/ salidas de ella contra los infieles, le sucedieron [al conde] dos aprietos iguales a su animo y valor: el primero fue que, por las grandes aguas, se le cayo un lienço de muralla tan importante que los soldados se vieron resueltos a desamparar a Alhama y el los animo, haciendo poner un lienço pintado en aquella parte para divertir a los moros entretanto que se reedificase; lo segundo, habiendose amotinado la gente por las pagas, mando hacer monedas de carton con su firma por la una parte y por la otra el valor de cada moneda, con lo cual se sosegaron, habiendoles dado su palabra de hacerles buena aquella moneda410.

92411

  • 411 Dans la version majoritaire, les chapitres 31 et 32 du livre XL du Compendio constituent la source (...)

261El rey catholico se fue a Cordoba y, vistos los pareceres sobre la libertad del rey chiquito –en especial el del marques de Cadiz que, contra la opinion del maestre, daba sus razones y era de opinion se le diese libertad y que le hiciesen mercedes– se conformó con el marques de Cadiz, si bien –por estar el maestre firme en su opinion– se invio a consultar a la reina doña Isabel –que se hallaba en Vitoria– a la cual agrado el parecer del /fol. 68r/ marques.

262Con lo cual el rey Mahomat fue traido a Cordoba del castillo de Porcuna. Y como se viese en presencia del rey catholico, hinco la rodilla en tierra y pidio la mano al rey para besarsela. Abraçolo el rey y hablole con mucha cortesia. Y volviendo a tratar de los conciertos, se asento su libertad con tal que Boabdelin habia de dar en rehenes a su hijo mayor con otros doce hijos de los mas principales moros. Fue asimismo acuerdo que pagase cada año doce mil ducados de parias y que, cuando fuese avisado, estuviese obligado a acudir a las cortes del rey de Castilla y que por espacio de cinco años pusiese en libertad cuatrocientos captivos christianos.

263Esto asentado, volvio a Granada Mahomat el Pequeño y, desde entonces, le empeçaron los moros a abhorrecer en tanto grado, juzgandole aficionado a los christianos, que de todo lo que poseia antes de la prision no le quedo mas de a Almeria, a donde se recogio reduciendosele todo lo demas a la obediencia del rey Muley Albohacem, su padre.

93412

  • 412 Historia general, XXV, 4. La section est absente de la version majoritaire.
  • 413 Marge : Luis Fernandez Portocarrero. Encre claire.

264/fol. 68v/ El rey don Fernando –como dexase en buen orden las cosas de los moros– se partio de Cordoba, a donde la reina lo esperaba, dexando en Ecixa a Luis Fernandez Portocarrero413 para que gobernase aquella frontera en lugar de el maestre de Sanctiago.

  • 414 Marge : merced al marques de Cadiz. Encre claire. Juan de Mariana écrit : « Para memoria de aquel s (...)

265Y en esta sazon un moro llamado Bagir, gobernador de Malaga, con mil y quinientos de a caballo y cuatro mil peones, rompio por los campos de Utrera pero fueron rechaçados valerosamente de Luis Fernandez y del marques de Cadiz, los cuales les salieron al encuentro y los desbarataron cerca de Guadalete. Y por este servicio y haber aquel mismo mes recobrado a Zahara el mismo marques de Cadiz, hiço merçed el rey a los señores de aquella casa del vestido que el rey se vistiese todos los dias de nuestra señora de septiembre414.

94415

  • 415 Historia general, XXV, 4. La section est absente de la version majoritaire.
  • 416 Marge : merced al conde de Cabra. Encre claire. Dans le manuscrit G, la conclusion de Juan de Maria (...)

266El rey catholico llego a Vitoria, donde hallo a la reina. Y en aquella ciudad fueron recibidos el conde de Cabra y el alcaide de los donceles muy solemnemente por mandado del rey y, en particular, hicieron merced al conde de Cabra de cien mil maravedis de /fol. 69r/ juro por su vida y que, en sus armas, pudiese añadir la cabeza del rey chico coronada y nueve banderas por orla en señal de las que ganara de los moros, cuando sobre Luzena prendiera al rey416.

95417

  • 417 Historia general, XXV, 5-6. La section est absente de la version majoritaire.
  • 418 Marge : 1484.

267El año de mil y cuatrocientos y ochenta y cuatro418, se hallaba en Almeria el rey chiquito muy solo, conservando apenas el nombre de rey asi por las sospechas que de el tenian los moros como por las diligencias que su padre hacia por todas partes para desacreditarlo con ellas.

268En este tiempo, se juntaron las gentes de Sevilla y Cordoba, en numero de mas de diez mil hombres, y entraron por el mes de abril por la campiña de Malaga; y talaron las mieses que estaban ya para segarse, con que pusieron a los moros gran espanto. Y con eso quedaron satisfechos en el mismo sitio que el año pasado habian recibido el daño.

  • 419 Marge : llego el rey a postrero de mayo de este año. Juan de Mariana affirme : « […] partió de Tara (...)
  • 420 Marge : A 21 de junio se tomo Alora. L’information est également diffusée par la Historia general : (...)

269No cesaban los christianos de hacer entradas y correrias en tierras de los moros asi por su natural inclinacion como por mandado de la reina. Y habiendose juntado para deter/fol. 69v/minar una buena empresa, contra la opinion del maestre de Sanctiago siguieron el parecer del marques de Cadiz, que era de tomar a Alora, que es un pueblo en el camino que va de Antequera a Malaga junto al rio que los antiguos llamaron Saduca. Y habiendo llegado en esta ocasion el rey catolico de Taraçona, aprobo el parecer del marques de Cadiz419. Y, por divertir a los moros, hiço señal de socorrer y fortaleçer a Alhama. Y como llego a Antequera, torcio el camino y dio de improviso sobre Alora y batieron las murallas con gran espanto de los cercados que no habian oido la artilleria hasta entonces; con lo cual se rindieron a partido, con que los dexasen ir libres ellos y sus haciendas420.

96421

  • 421 Historia general, XXV, 6. La section est absente de la version majoritaire.
  • 422 Fernandes, dans le manuscrit.
  • 423 Marge : Setenil. Encre claire.

270Despues de esto, acometieron las gentes del rey catholico otros pueblos. Y cerca de un lugar llamado Caçarabonela, mataron al conde de Benalcaçar, don Gutierre de Sotomayor, en la flor de su edad. Y asimismo mando el rey que quedasen en Alhama trecientos caballeros de Calatrava por cuenta de Garci Lopez de Padilla, su maestre. Y el rey, con el /fol. 70r/ resto de su gente, dio vista a Granada y asento sus reales en lugar asaz fuerte. Tenia el rey apenas diez mil peones y seis mil de a caballo, y dentro de la ciudad corria voz que habia setenta mil combatientes; sin embargo, estuvo el rey en sus reales cincuenta dias, talando los campos y haciendo otros daños muy considerables; y al fin salio con su exercito indemne. Y habiendo dexado en Alhora a Luis Fernandez422 Portocarrero y por general de sus armadas a don Alvaro de Mendoça, conde de Castro –porque los moros no fuesen socorridos de Africa–, y habiendo dexado pasar los calores, volvieron sus gentes a la guerra con el mismo denuedo y batieron el castillo de Setenil423, cerca de Malaga, sucediendo lo mesmo que en Alora.

  • 424 Marge : Ronda. Encre claire.
  • 425 Lauteur du manuscrit G nentre pas dans les détails à propos de la spécificité des Maures de Ronda (...)
  • 426 Lauteur du manuscrit G ne suit pas lordre chronologique choisi par Juan de Mariana : « Llegaron a (...)

271Despues de este suceso, fueron la vuelta de Ronda424, que es una ciudad inexpugnable, al parecer, respecto de la estrañeça de su sitio puesto entre peñascos y la mayor parte rodeada del rio (y los moradores de ella eran diferentes en el trato y modo de vivir de todos los demas moros de aquel reino)425. Y esto movia /fol. 70v/ a las gentes del rey catholico a emprender aquella plaça y asimismo que, apoderandose de aquel baluarte, todo lo demas hasta Malaga quedaba muy llano. Pero, por entonces, no hubo efecto por la falta de dinero, si bien dieron el gasto a los olivares, viñas y guertas, que alli son muy fertiles426. Con lo cual se despidio la gente para los invernaderos y los reyes se fueron a Sevilla. Y era tanto el deseo de aquella guerra que en medio del invierno volvieron a ella.

97427

  • 427 Historia general, XXV, 6. La section est absente de la version majoritaire.
  • 428 Marge : 1485.
  • 429 Marge : Loxa. Encre claire.
  • 430 Il s’agit de Juan de Ortega, d’après Juan de Mariana (Historia general, XXV, 6, p. 562).

272En el mes de enero, año de mil y cuatrocientos y ochenta y cinco428, volvio el rey catolico con animo de tomar a Loxa de rebato una noche429. Mas las muchas aguas que sobrevinieron le obligaron a desistir de esta impresa, ademas del aviso que tuvo de un gran soldado que le dixo no solo ser temeridad pero locura intentar cosa semexante430. Acudieron muchos señores y caballeros de todas partes, cada cual con sus bandos de gente y, con tales socorros, se juntaron hasta nueve mil de a caballo y veinte mil peones, con lo cual parecio volver a proseguir la guerra con el mismo denuedo que antes.

273/fol. 71r/ En este mismo tiempo, los ciudadanos de Almeria tomaron las armas contra la casa del rey Mahomat el Chico y mataron a un su hermano y prendieron a su madre, causadora de todas las discordias de los moros. Y como el rey se hallase fuera de Almeria y supiese este desorden, perdidas sus esperanças se fue a Cordoba con los pocos que lo quisieron acompañar. Y toda esta revuelta dicen que fue por el odio que los moros habian concebido contra el, por el aficion que mostraba a los christianos.

98431

  • 431 Historia general, XXV, 6. La section est absente de la version majoritaire.
  • 432 Marge : Ronda. Encre claire.
  • 433 los dans le manuscrit.
  • 434 Marge : Coin. Encre claire.
  • 435 Marge : Cartama. Encre claire.

274En este mismo tiempo, los moros de Ronda432 eran menos de [lo]433 que solian ser y habian cobrado mucho miedo a los christianos. Y habiendole dado este aviso al marques de Cadiz un moro, llamado Xarife, fue sobre Ronda, bien que primero acometio otros lugares como a Coin434, junto a Alora, al cual tomaron y hecharon por tierra –y murio en la batalla Pedro Ruiz de Alarcon–, asimismo tomaron a Cartama435, la cual se rindio a Pedro de Mendoza y se le dio el cargo de su defensa al maestre de Sanctiago.

  • 436 Marge : 1485, a 23 de Mayo, se tomo Ronda. Juan de Mariana écrit : « […] se hobieron de rendir a ve (...)
  • 437 « Entre otras cosas y condiciones a los mas principales ciudadanos dieron ciertas tierras y posesio (...)

275Desde alli, pasaron /fol. 71v/ a Malaga, que la gobernaba Muley Albohardil –hermano de Albohacem–, en quien los moros tenian puestas sus esperanças por la reputacion que los años pasados gano en el axarquia cuando desbarato a los christianos. Y asi hubo poco efecto esta entrada. Y dando la vuelta por el mismo camino que habian entrado, volvieron a Ronda. Y habiendo dividido las gentes en cinco reales, se puso el rey en frente del castillo. Y habiendo prevenido que a los cercados no les pudiese entrar socorro de parte ninguna, con esta ocasion y el aprieto en que los moros se veian, se hubieron de rendir a veintitres de mayo436. A los mas principales moros dieron en Sevilla ciertos bienes raices que la inquisicion tenia confiscados a un Gonçalo Picon437.

99438

  • 438 Historia general, XXV, 6. Le chapitre XXXII du livre XL du Compendio est exploité, au même moment, (...)
  • 439 Marge : Cazarabonela, Marbella. Encre claire.
  • 440 Marge : Muley Albohardil el Zagal. Encre claire.

276Rindieronse en la sierra de Ronda otros pueblos, entre los cuales fue Caçarabonela y Marbella439, que esta a la marina. El espanto de los moros era grande y en sus reyes tenian poca ayuda: el uno andaba huido y Albohacen ya no les podia ayudar por su vexez y achaques. Con lo cual, los moros –obligados /fol. 72r/ del peligro– nombraron en este mismo tiempo por su rey a Muley Albohardil440 que, como esta dicho, gobernaba a Malaga y fue causa del levantamiento de Almeria contra su sobrino el rey Chiquito (que arriba queda dicho).

  • 441 Juan de Mariana loue les qualités du nouvel homme fort de Grenade mais il dépeint aussi les Maures (...)

277Era hombre de gran coraçon y, luego que fue alçado por rey, fue a Granada441. Y llego con mas soberbia que se penso, por haber muerto en el camino noventa christianos, los cuales habian salido de Alhama a robar y, habiendo llegado hasta Sierra Nevada, los tomo descuidados, que fue causa de su perdicion.

278El rey Muley Albohardil –cognominado el Zagal– entro en Granada y fue apellidado de todos con mucha algaçara. Y antes de esto, se habia ido Albohacen a Almuñecar –donde estaban sus tesoros–, y alli lo hiço matar la crueldad de su hermano.

100442

  • 442 Historia general, XXV, 7.
  • 443 Le copiste répète la négation no : no no cobrasen (sic).
  • 444 fue, dans G.

279En este mismo tiempo recelaban los christianos que [con] el brio del nuevo caudillo [no cobrasen]443 los moros mayor esfuerço. Y aunque se ofrecian dificultades para proseguir la guerra, estas causas y el ani/fol. 72v/mo y constancia de los catholicos reyes [fueron]444 parte para que todos se animasen, para cuyo efecto ordeno el rey don Fernando que la masa de las gentes se juntase en Alcala, pueblo cerca de la frontera. Y el mismo fue alla desde Cordoba, a primero de septiembre de este año.

  • 445 tres mil peones y setecientos de caballo. Je conserve la lecture de Juan de Mariana : « El Conde de (...)
  • 446 Marge : Moclin. Encre claire.

280El conde de Cabra quiso ser el primero que entrase en tierra de moros; y asi lo executo con la gente que estaba a su cargo, que eran [setecientos caballos y tres mil peones]445. Llevaba horden de ponerse sobre Moclin446, lugar cerca de Granada, y que llevase en su compañia a Martin Alonso de Montemayor. Y ofrecio el rey que les acudiria con todas las demas gentes en caso de necesidad.

281Y como el conde apresurase el paso por tomar descuidado al rey Albohardil –que tenia sus reales alli cerca con mil y quinientos de [a] caballo y mayor numero de peones–, sucediole al contrario porque Albohardil paso sus gentes a un collado y, al amanecer, entre ciertos pasos asperos, dio de repente sobre las gentes del conde [con] tanto coraje que murieron de aquel encuentro los mejores de /fol. 73r/ los que iban con el conde y la mayor parte de los peones. Y entre ellos se perdio don Gonçalo, hermano del conde, y el recibio algunas heridas y se fue a buscar a Garci Lopez de Padilla, maestre de Calatrava, que iba cerca de los que se habian adelantado.

  • 447 Marge : Cambil, Alhabar. Encre claire. Albahar, selon Juan de Mariana (Historia general, XXV, 7, p. (...)
  • 448 atemorica tanto (sic), dans le manuscrit.
  • 449 Marge : A los 23 de setiembre.
  • 450 Marge : .120. años antes de estos tiempos. Ce commentaire marginal et le précédent sont des échos d (...)

282Y el rey don Fernando sintio este fracaso mucho. E irritado contra los moros se puso sobre Cambil y Alhabar447, dos castillos que los divide el rio Frio, que caian a la frontera de Jaen. Y habiendo plantado la artilleria sobre un montecillo que esta a la parte de Alhabar, [atemorizó tanto]448 a los cercados que luego se rindieron en el mismo dia449 que los moros los habian tomado en tiempo del rey don Pedro450. Con lo cual los moros començaron a temer a los reyes catholicos cada dia mas.

101451

  • 451 La source de cette section ne semble être ni le Compendio, ni la Historia general, aussi bien dans (...)
  • 452 Marge : 1486.

283El año de mil y cuatrocientos y ochenta y seis452, viendose el rey Boabdelin el Chiquito despoxado y abhorrecido de muchos de los mas principales de la casa de Granada, se dispuso a un caso de mucha aventura (la necesidad suele ser maestra y el despecho atrevido).

  • 453 Marge : notable suceso. Encre claire. Le passage entre parenthèses annonce le récit de la conversio (...)

284Final/fol. 73v/mente, Boabdelin se fue a Granada con los pocos que le seguian. Y llegando adonde estaban las guardas y habiendolo reconocido, le abrieron las puertas; y, como caso milagroso (muchos sucedieron en esta conquista)453, se interpusieron muchos ciudadanos para darle ayuda y lo llevaron al Albaicin y torres de la Alcaçaba.

285Y, dentro de breve tiempo, se supo su llegada. Y el vulgo (amigo de novedades y ambicioso de proprios intereses) se movio luego a ampararlo, habiendo poco antes sido sus enemigos. El cual –haciendo promesas de oficios y mercedes y olvidando sus agravios– levanto la mayor parte de aquella poblacion y la truxo a su devocion. Y, con mucho valor y presteça, començaron a tomar las armas, ataxar las calles contra los que estaban a la obediencia del rey Albohardil el Zagal que se hallaba en el Alhambra, el cual –como entendiese la inopinada venida del sobrino y el improviso levantamiento del Albaicin– baxo con sus gentes.

286Y entre las dos parcialidades començo una cruel guerra civil con muerte de mucha nobleça y de algunos de los cabeceras de Granada, alcaides, caballeros y alfaquies.

102454

  • 454 Comme dans la section précédente, les sources utilisées ne sont pas les ouvrages d’Esteban de Garib (...)
  • 455 Marge : Habian tomado a Loxa.

287/fol. 74r/ El rey Chiquito –viendose apretado– invio a pedir socorro a don Fadrique, capitan de la frontera, el cual –considerando lo que importaba conservar las discordias–, con acuerdo del rey don Fernando, se lo invio. Con lo cual, las poderosas fuerças de la casa de Granada perdieron el brio. Por otra parte, los reyes catholicos –con sus magnanimos coraçones– se fueron apoderando de las mas principales fortaleças, villas y pueblos del reino455.

  • 456 Marge : Velez Malaga. Encre claire.
  • 457 pasados. J’adopte le terme choisi par les copistes de la version majoritaire.

288En este mismo año, pusieron cerco a Velez Malaga456. Y viendo los cabeceras y alfaquies de Granada de cuanta importancia era para la defensa del reino el conservar aquel pueblo, requirieron al rey Zagal lo fuese a socorrer y que pusiese tregua a las guerras civiles con que se consumia y perdia el reino que habian conservado y poseido sus [antepasados]457.

103458

  • 458 Historia general, XXV, 10.

289El rey Albohardir el Zagal se reduxo a convenirse con su sobrino por lo que tocaba al bien comun. Pero como el rey Chico le tuviese odio mortal, viendo las muertes y destroços que habian sucedido, no quiso venir a partido, no asegurandose asimismo de lo que por /fol. 74v/ parte del rey Zagal se le ofrecia.

290Tanto fue el tumulto que se movio en Granada sobre el socorro de Velez Malaga que obligó al rey Zagal a inviar a Reduan Venegas (por su padre era de los señores de Luque y, por su madre, primo del rey Zagal) con mucha caballeria, los cuales llevaban disignio de dar en los christianos y clavarles la artilleria. Y, segun la cualidad del sitio y la oportunidad del tiempo, si se hubiera hecho lo que Reduan ordenó, hubiera corrido nuestra gente mucho riesgo. Pero el disignio fue descubierto y los christianos se apercibieron, con lo cual nuestro Señor los libro de aquel peligro.

  • 459 recuentros dans le manuscrit.
  • 460 Marge : 1487.

291Pasado este lance, se apreto el cerco y, despues de algunos [encuentros]459 en que murio gente de ambas partes, oprimidos los moros, movieron tratos de paz por medio del conde de Zifuentes –que habia sido prisionero y estaba muy obligado de Reduan–, en Granada, de los cuales resulto que se entregase Velez Malaga a veintiseis de abril de mil y cuatrocientos y ochenta y siete460.

104461

  • 461 Historia general, XXV, 9. L’auteur du manuscrit fait un retour en arrière ; il utilise le chapitre (...)

292El año pasado, habia tomado el rey catolico la ciudad de Loxa, a la cual fue a socorrer el rey /fol. 75r/ Chico, quebrantando los capitulos que tenia asentados, mas con ocasion de acreditarse en Granada contra su tio, el [rey] Albohardil, que con animo de hacer daño a los christianos.

  • 462 Marge : solian los moros llamar a Illora el ojo derecho de Granada. Illora se tomo a 28 de junio de (...)
  • 463 Marge : A Moclin llamaban el escudo de Granada.
  • 464 Marge : el gran capitan lo llamaron despues. Une nouvelle fois, les commentaires marginaux du copis (...)

293Y asi, viendose el rey Boabdilin apretado, salio de la ciudad de Loxa y, de rodillas, pidio perdon al rey de su atrevimiento. El rey lo perdono y entro [a] la ciudad y, puniendole buen recaudo, la dexo a cargo de Alvaro de Luna, señor de Fuentidueña, y paso a combatir otros pueblos. Y tomo a Illora462 y a Zagra, Baños y Moclin463. Illora se encargó a Gonzalo Fernandez de Cordoba464, hermano de don Alonso de Aguilar.

294Y paso el rey corriendo la tierra, haciendo muchos estragos. Y aunque les salio a impedir el paso de Genil a Pinos de la Puente el rey Zagal con buen numero de gente, no hiço efeto. Y puesto buen recaudo en todo, nombro el rey catholico a su sobrino don Fadrique, hijo del duque de Alba, para las cosas de la guerra por evitar competencias entre los demas grandes.

105465

  • 465 Historia general, XXV, 9. La section est absente de la version majoritaire.
  • 466 Marge : 1487.

295El año de mil y cuatrocientos y ochenta y siete466, despues de la toma de Velez, deseaban los captivos que estaban en las mazmorras de Malaga /fol. 75v/ algun calor para levantarse con aquella ciudad. Y habiendo dado el punto a don Fadrique, invio seiscientos de a caballo; y, por estar los rios muy crecidos, no pudieron salir con su intento.

296En este mismo tiempo, no cesaban los debates dentro de Granada entre los dos reyes moros. Y habiendo Albohardil traido gente de Guadix y Baza, acometio el Albaicin y lo entro, aunque fue rechaçado de Boabdilin en la plaça de la mezquita mayor con muerte de los unos y los otros. Y, en esta ocasion, invio socorro el rey don Fernando a su confederado con el capitan Fernan Alvarez de Gadea, alcaide de Colomera. Y, con esta ayuda, no solo se defendio de la invasion de su enemigo mas le hiço muchos daños retirandolo.

106467

  • 467 Historia general, XXV, 10. La section est absente de la version majoritaire.
  • 468 Marge : Malaga. Encre claire.

297Estando las cosas en este estado, junto el rey católico los suyos en Cordoba para disponer las cosas de la guerra de los moros. Y aunque los pareceres eran diferentes –porque unos querian que diesen sobre Baça, otros sobre Guadix–, el rey se resolvio a ir sobre Malaga468.

  • 469 À partir de ce moment, l’auteur de la version majoritaire reprend l’ordre chronologique suivi par J (...)
  • 470 Juan de Robres, dans le manuscrit ; Juan de Robles, dans la Historia general (XXV, 10, p. 574).
  • 471 y acometieron, dans G.

298Y, con esta resolucion, salio de Cordoba a siete de abril, con doce mil de [a] caballo y cuarenta mil peones. /fol. 76r/ Y como llegasen a tierra de moros, dio a entender el rey su intencion, que siempre fue de emprender a Malaga. Y habiendo marchado con las gentes, tomaron de paso –como esta dicho– a Velez Malaga, cuyo gobierno se dio a Pedro Navarro469. Los moros de Malaga cobraron mucho miedo; y el alcaide Aben Camixa –que la gobernaba– salio a hacer el trato para entregar la ciudad, por intervencion de Juan de Robles470, que habia estado captivo en Malaga. Y habiendolo entendido algunos que estaban mas obstinados, [acometieron]471 el Alcaçaba y se apoderaron de ella y degollaron los que la defendian y, entre ellos, a un hermano de Aben Camixa.

107472

  • 472 Les informations de cette section sont absentes du Compendio et de la Historia general. En revanche (...)

299Las enemistades entre los dos reyes, tio y sobrino, crecian cada dia con mayor odio que con los christianos: el rey Chico estaba en Granada y el rey Albohardil el Zagal en Guadix, y el infante de Almeria se hallaba en la misma ciudad, defendiendola de los fronteros de Murcia.

  • 473 Je corrige con eso socorro (sic).

300Y habiendo sabido el rey Chico que su tio habia inviado un golpe de gente a socorrer la ciudad de Malaga, junto sus gentes y le salio al encuentro /fol. 76v/ y desbarato las gentes de su tio. E invio las nuevas al rey catolico, con un presente de caballos y jaeces y otro para la reina doña Isabel de seda y perfumes, avisandoles que no iria [a socorrer]473 a los cercados de Malaga y que ya no tendrian vituallas.

301Con lo cual los reyes holgaron mucho, prosiguiendo con mas esfuerço el cerco. Habiendo venido a el la reina y muchos señores grandes y el cardenal de España, se determino que el cerco se pusiese de mar a mar con fosos, trincheras y albarradas, y que –sobre el collado que esta junto al castillo menor– se pusiese buen numero de gente a cargo del marques de Cadiz.

302Y antes de hacer los reparos, salieron de ambas partes a pelear los moros a los que se reparaban y los christianos a embestir los muros. Y a veinte y nueve de mayo dieron los moros en la gente del marques de Cadiz y la començaron a romper, el cual salio al encuentro con valor y fue herido y muertos muchos de los suyos pero el estrago de los moros fue mucho mayor.

108474

  • 474 Historia general, XXV, 10. La section est absente de la version majoritaire.
  • 475 Marge : suceso milagroso al (sic) rey don Fernando. Encre claire.
  • 476 del, dans le manuscrit.

303En este tiempo, un moro tenido por sancto de los cercados determino matar al rey. Y, para /fol. 77r/ este efecto, se dexo prender y pidio que le permitiesen veer al rey475. Y como [el rey] estuviese reposando, mando la reina lo llevasen a la tienda del marques de Moya. Y habiendo el moro considerado el arreo y riqueza de la tienda, se persuadio a que el marques era el rey. Y puniendo mano al alfanje –que no se advirtio en quitarselo o el lo llevaba encubierto–, se fue para don Alvaro de Portugal, que estaba hablando con doña Beatriz de Bobadilla, el cual huyo [el]476 golpe. Y el moro mal logró su mala intencion y fue muerto de los que acudieron al ruido.

109477

  • 477 Historia general, XXV, 10. La section est absente de la version majoritaire.
  • 478 Dordux, dans la Historia general.
  • 479 Les ajouts entre crochets proviennent de la Historia general, XXV, 10, p. 576.
  • 480 Marge : 1487. Le sort réservé aux habitants est tu : « El espanto de los ciudadanos por esta causa (...)

304Cargo mucha gente de los señores que iban llegando al real de los reyes y asimismo entraron algunos moros de socorro por los adarves. Pero, con todo eso –viendose apretados de la hambre–, inviaron al rey a un moro de los de mayor cuenta, llamado Dondux478, para que tratase de medios, al cual respondio el rey don Fernando que, si no entregaban la ciudad, no admitiria partido. Y al moro le dixo aparte que si en esto era buen tercero, libertaria a el y a todos sus parientes, /fol. 77v/ ademas de otras mercedes. Y habiendo el moro dado la palabra de hacerlo, llevo gente de los christianos, les dio entrada [en el castillo] y pusieron el estandarte en lo alto [de la torre] del omenaje, lo cual dio grande espanto a los cercados479. Y asi se rindieron a los diez y ocho de agosto de este año de mil y cuatrocientos y ochenta y siete480.

110481

  • 481 Historia general, XXV, 12.
  • 482 Marge : 1488.
  • 483 Marge : Vera. Encre claire.

305El año siguiente de mil y cuatrocientos y ochenta y ocho482, fue el rey catolico a cercar la ciudad de Vera483, la cual se le entrego sin dificultad. Y puso en ella a Garcilaso de la Vega.

306Y, siguiendo el exemplo de Vera, se le entregaron cuarenta y una villas y lugares sin perdida de gentes (tanto podia la desconfiança de ser socorridos y la division y discordia de los reyes moros, cuyo odio entre si les hiço porfiar hasta perderse).

  • 484 Marge : Almeria. Encre claire.
  • 485 Marge : Taberna. Encre claire.

307Viendose pues el rey catolico apoderado de todos estos pueblos, quiso dar vista a la ciudad de Almeria484. Y pareciendole que un castillo fuerte llamado Taberna485 le era impedimento, lo procuro allanar. Y vino al socorro el rey Albohardil –que estaba en Guadix–, con mil de a caballo y veinte mil peones. Y, desde las aspereças, /fol. 78r/ pretendia hacer daño en los christianos: muchos murieron y, entre ellos, don Phelipe de Aragon, maestre de Montesa, con cuyo reves y por no tener la gente necesaria, se fue el rey a Guescar y, despues, por la ribera del rio Segura, paso a Murcia. Y, en su ausencia, volvieron los moros a recobrar mucho de lo perdido.

111486

  • 486 Historia general, XXV, 12. La section est absente de la version majoritaire.
  • 487 Marge : Gausin. Encre claire.

308Los moros de Gausin487 –pueblo junto a Ronda– se rebelaron contra los que los gobernaban, cansados del dominio de los christianos y mataron a los que tomaron descuidados. Pero duroles poco la alegria de su traicion porque los moros comarcanos –para calificar su inocencia, con temor del castigo– se juntaron y cercaron a Gausin. Y acudiendo de Sevilla el marques de Cadiz y el conde de Zifuentes, cobrada la plaça, degollaron a los moradores.

112488

  • 488 La conversion miraculeuse de Yahya Alnayar n’est attestée dans aucune autre chronique conservée, an (...)
  • 489 Marge : 1489.
  • 490 La réclame –ndose figure au bas du folio 78r mais elle est oubliée au début du suivant.

309El año de mil y cuatrocientos y ochenta y nueve489, conociendo los Reyes Catholicos y los de su consejo que en la division y discordia de estos moros consistia el buen suceso de la guerra, hicieron capitulos de concierto con el rey Chiquito –que estaba en Granada– de ayudarle y defenderle sus tierras con tal que –en [apodera/fol. 78v/ndose]490 el rey catolico de las ciudades [de] Guadix, Baça y Almeria, que estaban por el rey Zagal y sus secuaces, hora fuese por fuerça de armas, hora por concierto– fuese obligado el rey Chiquito a entregar a Granada con los partidos que quedaron asentados.

  • 491 Marge : Baza. Encre claire.

310Hecho esto, se rompio de nuevo la guerra contra el rey Zagal. Y como la ciudad de Baça491 fuese la principal defensa de la tierra del rey Zagal, acordaron los Catholicos Reyes de ponerse sobre ella con todas las fuerças, que serian hasta trece mil de a caballo y cuarenta mil peones. Y habiendolo entendido el Zagal, puso ansimismo la mayor fuerça de su poder en su defensa.

  • 492 Je corrige requerian.

311Hallabase en la ciudad por caudillo Abdelin, sobrino del rey Mahomat. Y por parecer al rey que no era bastante la defensa que habia en la ciudad, acudio a Zidi Haiai –hijo del infante de Almeria, que era de los mas esforçados de su linaje– para que acudiese con diez mil hombres al socorro y defensa de Baza. Y nombro por capitanes de esta gente a los deudos mas cercanos del Zidi Haiai de la casa de Granada, el cual entro por la causa comun de aquella nacion a la defensa de aquella ciudad, /fol. 79r/ cuyo cerco fue de los mas famosos que se leen en las Historias asi de parte de los cercados como de parte de los christianos. Y hubo tan gloriosos fechos de armas de una y otra parte que [requeririan]492 Historia particular.

  • 493 Marge : caso milagroso para la conquista de Baza. Encre claire.
  • 494 y que, dans G.

312Al tiempo de la mayor duda y confusion, se serenaron los tiempos por una providencia de quien dependen los exercitos y sus victorias, como quien quiso extirpar el error en que vivian estas gentes y reducir a su sancta Iglesia este reino. En medio, pues, de la confusion de los catolicos –y cuando se estaba debatiendo sobre si se proseguiria el cerco o lo levantarian asi por las enfermedades como por lo poco que se esperaba la vitoria respeto de la poca gente de pelea y el socorro y sobra de vituallas y municiones con que se hallaban los cercados–, se entendio –por medio de algunos captivos y de otras personas fidedignas– que se allanaban los moros y que esta improvisa determinacion nacia del accidente que sobrevino493 en el animo y determinacion de Zidi Haiai, a quien referian haber aparecido el apostol sanct Pedro, con unas llaves en la mano, /fol. 79v/ al salir a la muralla con la gente de pelea, y le habia amonestado creyese en el verdadero Dios y entregase las llaves y la ciudad y que Dios le abriria las puertas del cielo y que mirase, en señal de esta verdad, la señal de la cruz en el cielo; [y]494 –habiendo movido a Zidi Haiai esta vision y acordandose de que, estando con el infante Zelin, su padre, en la corte del rey don Henrique, se habia agradado de la ley y trato de los christianos– se determino a creer que Dios le habia hecho aquella misericordia y se determino a hacer aquello en que habia dudado.

313Y desde el punto en que Dios obro este milagro, començo a cesar el rigor de las peleas y los espiritus encruelescidos y las enemigas intenciones se començaron a ablandar. Cesaron asimismo los rigores de las espingardas y valestas y de todo genero de artilleria que en muchos dias no habian cesado de se tirar de una y otra parte. Y, dende en adelante, ni se oyo ni se vio ni mas se tomaron las armas para volver a pelear. Solo al poder divino se pueden sujetar tantas y tan difere/fol. 80r/ntes voluntades.

  • 495 referido a, dans la version minoritaire. Je garde la lecture des copistes des deux autres versions.

314Dio lugar Zidi Haiai a los tratos de la paz y suspendio las peleas. Y luego despacho cartas al rey Albohardil el Zagal –que estaba en Guadix– avisandole el estado de aquel cerco y como se habian mantenido mas de seis meses con las mas recias y continuas peleas y escaramuzas que se habian visto en los siglos pasados. Y como la voluntad divina del alto y poderoso Dios era mirar por el rey don Fernando –a quien, con divina virtud, habia librado de tan grandes peligros como los que habia recibido [en]495 este cerco– y que, por esto, era de parecer no solo de entregarle aquella ciudad sino de que el rey Zagal se pusiese con todo lo que tenia en manos de tan gran principe.

113496

  • 496 À partir de cette section les sources de l’auteur de l’Histoire des émirs de Grenade sont difficile (...)

315El rey Albohardil recibio la carta de Zidi Haiai –a quien tenia respeto por el parentesco y valor de su persona– en Guadix. Y acordandose del esfuerço con que le habia defendido aquella ciudad y que no habia bastado y que de Granada no habia que esperar socorro, puso en sus manos la entrega de la ciudad de Baza, con las condiciones que mas salu/fol. 80v/dables le pareciesen para el bien de los capitanes que se hallaban en ella y asimismo de los que la moraban.

316Con esta respuesta (aunque causo mucha confusion), Zidi Haiai los procuro asegurar de su libertad y bienes. Y hablando con los Reyes Catholicos, se dieron rehenes de una a otra parte. Y acompañado con el alcaide y muchos capitanes, se volvio a veer con el comendador mayor de Leon (que fue el medio por donde aquel trato se començo), el cual asimismo estaba con los capitanes del exercito del rey catholico. Y se sentaron las paces y las condiciones de la entrega de Baza.

  • 497 Yaia recouvre Haiai.
  • 498 Yaiai recouvre Haiai.

317Y Zidi Yaia497 –muy acompañado de capitanes y caballeros christianos– fue a hacer reverencia al rey y a la reina, los cuales le hicieron mucha honra como a persona de sangre real. Y la reina le dixo que, pues el estaba de parte suya, que hacia por cierta la empresa de Granada que le pertenecia. Y habiendole recibido por su vasallo a el y a su hijo y sobrinos, les dieron acostamientos en su casa, prometiendoles villas, lugares y otras muchas mercedes. Y Zidi Haiai498 /fol. 81r/ les prometio procuraria con todas sus fuerças, con su primo el rey Zagal, la entrega de Guadix y la de Almeria, sin daño de muertes y peleas, como hasta alli se habia platicado.

  • 499 Yaia recouvre Haiai.
  • 500 Marge : Guadix, Almeria. Encre claire.

318Y, con esta promesa, se fue Zidi Yaia499 a veer con su primo, los cuales –habiendolo tratado con Gutierre de Cardenas, comendador mayor de Leon– volvieron juntos y entregaron a los Reyes Catholicos las ciudades de Guadix y Almeria500. Y el rey Albohardir el Zagal quedo, desde entonces, por vasallo de los Reyes Catolicos y le dieron a Andarax, en la sierra de Granada, con hasta diez mil ducados de renta para su sustentacion.

114

  • 501 Marge : 1490.

319El año de mil y cuatrocientos y noventa501 –acabadas las entregas de Baça, Guadix y Almeria–, llego el cumplimiento de lo que se habia tratado entre los Reyes Catholicos y el rey Boabdelin el Chiquito; la condicion de lo tratado (como esta dicho) era que, en rindiendose estas tres ciudades por combate o por trato, el rey Chiquito habia de entregar a Granada a los Reyes Catholicos.

  • 502 Le copiste écrit su enemigos (sic).

320Y asi inviaron /fol. 81v/ los Reyes Catholicos a requerir con los capitulos al rey Chico y que, conforme a ellos, entregase la ciudad. Pero el rey Chiquito –como viese despoxados a [sus enemigos]502– cobró nueva esperança de volver a alcançar el poderio de los moros. Y, con este disignio, se escuso con los Reyes Catholicos, respondiendoles a su demanda que la ciudad de Granada era muy grande y que no consentiria que el la entregase. Y, en esta razon, hubo algunas demandas y respuestas, de lo cual quedaron los Reyes Catholicos mal satisfechos y volvieron a apretar al rey Chico cumpliese lo que estaba tratado, lo cual fue ocasion de romper la guerra.

115

321El rey Chico invio sus caudillos, alfaquies y capitanes para que requiriesen a todos los moros que moraban en sus tierras se juntasen con el. Y asi lo hicieron, rebelandose algunos pueblos de los que habia sujetado el rey don Fernando, y especialmente Adra, lugar maritimo donde podrian esperar socorro de Africa.

  • 503 Yaia recouvre Haiai.
  • 504 Marge : La taha de Marchena. Encre claire.
  • 505 que la, dans G.
  • 506 que la habia entregado est écrit au-dessus d’un autre passage, bref, rayé et illisible.
  • 507 Yaia recouvre Haiai.
  • 508 en favor de recouvre un passage désormais illisible.
  • 509 que la guardaban, dans G.
  • 510 Je corrige ganaron, qui remplace un autre verbe, illisible.
  • 511 al, dans G.
  • 512 a partido est écrit entre deux lignes, au-dessus de chiquito et la entro.
  • 513 que fue Alhenatin y Monduxar, passage qui figure entre lugares et la conjonction y.

322Los Reyes Catholicos nombraron a Zidi Yaia503 por general de los christianos y moros leales que se pudieron juntar, contra los cuales /fol. 82r/ vinieron los moros que se habian rebelado en Adra y otros a quien se habia juntado el rey Chiquito, que habia salido de Granada con sus gentes a tomar la taha de Marchena504 ([la]505 habia entregado506 Zidi Yaia507 en favor de508 Pedro de Calatayud y Diego de Soto, comendador de Moratalla, y [la guardaban]509 por mandado del rey). Y no se habiendo podido reparar de la fuerça de los moros, la [ganó]510 [el]511 rey Chiquito a partido512, la entro y saqueo y quemo. Y tomo otros lugares –[Alhenatin y Monduxar]513– y se volvio a Granada.

116

  • 514 Marge : 1491.
  • 515 Je corrige llevo.
  • 516 Yaia recouvre Haiai.
  • 517 Marge : 1492.
  • 518 Il s’agit de la deuxième allusion au calendrier musulman, qui repose entièrement, non pas sur le Co (...)

323El año siguiente de mil y cuatrocientos y noventa y uno514, rehicieron el exercito los Reyes Catholicos en Cordoba y volvieron a entrar en la vega de Granada, con animo de no alçar el cerco de ella sin acabar la guerra. Y [llevaron]515 consigo al rey Zagal, con ducientos caballeros y quinientos peones, y a Zidi Yaia516, hijo del infante de Almeria, y a su hijo, con ciento y cincuenta caballos y quinientos peones, los cuales fueron no pequeña ayuda a los Reyes Catolicos en esta empresa y conquista, haciendo hechos /fol. 82v/ de armas dignos de memoria y siendo medio para que se entregasen muchos pueblos y fortaleças de aquel reino hasta que –desahuciados los cercados y persuadidos de las razones que les dixo el rey Chico contra quien tomaron muchas vezes las armas– se vino a entregar aquella ciudad de Granada, en el segundo dia de henero, año de nuestro Señor Salvador Jesucristo de mil y cuatrocientos y noventa y dos517 y, de los arabes, el año ochocientos y noventa y siete de la Egira a ocho del mes que ellos llaman Rahib Haraba518.

117

  • 519 rey est inséré entre del et Aben Hut.
  • 520 el infante Cidi Yaia que despues se llamo don Pedro de Granada recouvre un autre passage, qui n’est (...)

324Las personas que en aquella ocasion quedaron del linaje de este rey Chico fueron el rey Viejo –que habia muerto en la fortaleça de Illora, llamado Muley Albohacen, hijo de Ismael, ultimo de este nombre; de los del linaje del rey519 Abenhut, el infante Cidi Yaia, que despues se llamo don Pedro de Granada520.

325Los capitulos de las entregas se hicieron por medio de don Iñigo Lopez de Mendoza, conde de Tendilla, y por Hernando de Zafra, secretario del rey. Y despues de todo asi asentado, entraron los reyes con triumfo muy /fol. 83r/ magestuoso en el Alhambra, a los cuales salio al encuentro el rey Chiquito; y entrego las llaves al rey catolico y el a la reina y la reina al principe don Juan, de cuya mano las recibio el conde de Tendilla como persona que estaba nombrada para la tenencia de aquella fuerça y capitan general del reino y costa de Granada.

Notes

1 Le folio 1r est précédé de deux folios non numérotés. Sur le premier, il est écrit : Como yo Francisco Gomez. Le deuxième porte l’inscription Reyes Granada.

2 Le copiste écrit Tractado del origen de los reyes de de Granada (sic).

3 Le folio 1v reste vierge.

4 Afin d’écrire cette section, l’auteur de l’Histoire des émirs de Grenade a eu recours à la Chronique des Rois Catholiques de Fernando de Pulgar, la première phrase de l’écrivain anonyme étant élaborée à partir d’un passage du prologue de Pedro Vallés – qui ne se trouve que dans les exemplaires imprimés en 1567 – et de l’introduction écrite par Fernando de Pulgar. Dans le deuxième paragraphe, l’allusion aux épitaphes de l’Alhambra révèle une certaine familiarité de l’auteur de l’Histoire des émirs de Grenade avec la Historia del rebelión y castigo de los moriscos del reino de Granada de Luis del Mármol Carvajal (voir note 6). Dans le troisième paragraphe, la mention de l’ouvrage d’Hernando de Baeza – lauteur de Las cosas que pasaron entre los Reyes de granada desde el tiempo de el rrey don Juan de castilla segundo de este nombre hasta que los catholicos Reyes ganaron el rreyno de granada scripto y copilado por hernando de baeça, el qual se hallo presente a mucha parte delo que cuenta ylo demas supo delos moros de aquel Reyno y de sus coronicas écrit après 1504 – cache peut-être (voir note 31) une allusion aux Anales de la Corona de Aragón de Jerónimo Zurita.

Dans le manuscrit, la lettre est intitulée Carta dedicatoria. Le copiste fait précéder le début de la lettre par la formule Muy alta y esclarecida reina.

5 La première phrase du Tractado est identique dans les neuf manuscrits conservés de l’ouvrage apocryphe. Au sein de ces témoignages, elle débute par aunque et elle s’achève brusquement.

6 Les épitaphes de l’Alhambra – dont il est question ici – ont été découvertes en 1574, comme l’affirme Luis del Mármol Carvajal : « A las espaldas del cuarto de los Leones, hacia mediodía, estaba un rauda o capilla real, donde tenían sus enterramientos, en la cual fueron halladas el año del Señor mil quinientos setenta y cuatro unas losas de alabastro que, según parece, estaban puestas a la cabecera de los sepulcros de cuatro reyes de esta casa ; y en la parte de ellas que salía sobre la tierra, porque estaban hincadas derechas, se contenían de entrambas partes epitafios en letra árabe dorada puesta sobre azul, en prosa y en verso, en loa y memoria de los yacentes », Luis del MÁRMOL CARVAJAL, Javier CASTILLO FERNÁNDEZ (éd.), Historia del rebelión y castigo de los moriscos del reino de Granada, Grenade : Editorial Universidad de Granada-Tres fronteras ediciones-Diputación de Granada, 2015, p. 36-37. À la suite de cette affirmation, Luis del Mármol Carvajal insère la traduction des épitaphes effectuée par le Morisque Alonso del Castillo entre 1575 et 1579 – c’est-à-dire bien après la mort de Fernando de Pulgar –, en la respectant plus ou moins fidèlement (Historia del rebelión…, op. cit., notes 120 et 122, p. 36-37.

7 La mention du Generalife n’est pas anodine : Pedro II de Granada Venegas (1502-1565) en est devenu alcaide, à la suite de son beau-père Gil Vázquez Rengifo. Ce n’est qu’en 1921 que le Generalife a cessé d’appartenir aux Granada Venegas et à leurs descendants, les familles Lomellini, Grimaldi et Pallavicini, pour devenir une possession de l’état espagnol. Voir José Antonio GARCÍA LUJÁN, « Genealogía del linaje Granada Venegas desde Yusuf IV, Rey de Granada (1432), hasta la extinción de la varonía del linaje (1660) », in : José Antonio GARCÍA LUJÁN (coord.), Nobleza y monarquía. Los linajes nobiliarios en el reino de Granada, siglos XV-XIX. El linaje Granada Venegas, marqueses de Campotéjar. Actas del simposio celebrado en Huéscar del 16 al 18 de septiembre de 2010, Huéscar : Asociación Cultural Raigadas, 2010, p. 13-43, p. 22 et José Antonio García Luján, La Casa de los Tiros de Granada, Grenade : José Antonio García Luján, 2006, p. 19-20.

8 Ajout, dans le manuscrit, de Celin, au-dessus de Alnayar.

9 La Casa de los Tiros – la demeure grenadine des Granada Venegas – a été édifiée entre 1525 et 1535. Elle se trouvait près d’une mosquée, ce qui explique peut-être la fin du paragraphe : « En 1514, Gil Vázquez Rengifo (le père de María Rengifo Dávila, la première épouse de Pedro II de Granada Venegas et la mère d’Alonso II de Granada Venegas) un inquieto participante de la contienda para la conquista de la ciudad de Granada, procedente de la provincia de Ávila, comprará a Juan de Gamboa un conjunto de casas y maserías en una zona de la ciudad que alcanzaría en el siglo XVI un nuevo desarrollo urbanístico, junto al populoso barrio de los alfareros. Este conjunto de edificios se encontraba adherido a la mezquita de dicho barrio (Gima-Aben-Gimar) que muy pronto, tras los necesarios rituales pasará a ser un espacio para la práctica religiosa cristiana. Dicha mezquita fue antes comprada en 1521 por Gil Vázquez Rengifo, que la cedió al estamento religioso en 1526 como Iglesia de Santa Escolástica. Él ejercerá un patronazgo al custodiar una de las cuatro llaves del relicario que tenía la iglesia », Francisco GONZÁLEZ DE OLIVA, Ignacio HERMOSO ROMERO, Concepción GONZÁLEZ PECULO, Pilar GUARDIA GARCÍA, Vicente del AMO, Museo Casa de los Tiros de Granada. Guía oficial, Junta de Andalucía : Consejería de Cultura, 2005, p. 15.

10 Le copiste écrit que conforme.

11 L’auteur annonce ce qui, dans le livre, est un fait majeur : la conversion spectaculaire de Yahya Alnayar au christianisme.

12 L’auteur de la Chronique des Rois Catholiques avait pour habitude de signer les documents qui le concernaient sous le nom de Fernando de Pulgar et non Hernando del Pulgar ou bien encore Fernando del Pulgar. Voir Gonzalo PONTÓN, La obra de Fernando de Pulgar en su contexto histórico y literario, thèse de doctorat dirigée par Francisco Rico Manrique, Programa de literatura española, Departamento de filología española, Universidad Autónoma de Barcelona, décembre 1998, p. 16-17.

13 L’auteur affirme s’être servi d’ouvrages historiographiques écrits ou promus au Moyen Âge. Il mentionne les noms d’Alphonse X – le promoteur de la Estoria de España et de la General Estoria – de Rodrigo Jiménez de Rada – l’auteur de la Historia de rebus Hispaniae et de la Historia arabum – et d’Ahmed Al Razi, connu grâce à la Crónica del moro Rasis mais aussi grâce à la Crónica sarracina de Pedro de Corral. Par ailleurs, compte-tenu du fait que l’Histoire des émirs de Grenade n’a pu avoir été écrite qu’à partir de la deuxième moitié des années 1570, l’allusion faite par l’auteur de l’ouvrage apocryphe aux chroniques d’autres historiens arabes peut signifier que l’historien se faisant passer pour Pulgar a consulté la version de l’histoire de Rodrigue (Historia verdadera del rey don Rodrigo), le dernier roi wisigoth et chrétien de la péninsule avant l’invasion arabe, écrite par le Morisque Miguel de Luna, et dont les deux parties ont été imprimées en 1592 puis en 1600, lequel – dans les premières pages de son ouvrage – affirme s’être servi, pour écrire son livre, du témoignage d’un historien arabe appelé Abulcacim Abentarique, qu’il a lui-même traduit.

14 que de un acuerdo dans le manuscrit.

15 del, dans le manuscrit. Je corrige.

16 y que finalmente dans le manuscrit édité.

17 sic.

18 sic.

19 Commentaire marginal : Abdalasisis o Balagies. Encre claire.

20 Dans cette section – comme dans la suivante – , les informations diffusées par lauteur peuvent être également lues dans la Historia de rebus Hispaniae de Rodrigo Jiménez de Rada, le Nobiliário de Pedro de Barcelos, les Anales de la Corona de Aragón de Jerónimo Zurita, la Primera part de la Història de València (València 1538) et la Segunda parte de la Corónica General (València 1604) de Pere Antoni Beuter, La historia del rey don Iayme de Aragon, primero deste nombre, llamado el Conquistador compuesta primero en lengua latina por Bernardino Gomez Miedes agora nueuamente traduzida por el mismo autor en lengua castellana de Bernardino Gómez Miedes, les Anales del reyno de Valencia de Francisco de Diago.

21 con, dans le manuscrit.

22 y en, dans G.

23 Le nom de cet ancêtre supposé des Granada Venegas – dont le règne est retracé dans Origen – est omis dans le manuscrit G. Il est bien présent dans B, Na, Lc, La, S. Dans Ba, le copiste propose la lecture Muza Benacen, non retenue ici puisqu’elle est différente de la généalogie de l’illustre famille morisque établie par l’auteur d’Origen.

24 y en, dans le manuscrit.

25 y en, dans le manuscrit.

26 Yahay (sic).

27 À partir de cet endroit, un espace de deux lignes semble avoir été volontairement laissé vacant. Des prénoms y sont insérés (encre claire) : « Los Santos Gamesindo y Siervo de Dios, Eulogio, electo arçobispo de Toledo, Rodrigo y Salomon, Lucrecia, Helias, Paulo, Isidoro Perfecto y Amador, Secundino, Isaac, Sancho, Pedro, Benilde, Fandilas, Anastasio, Pelagio Zoylo, Argimiro, Abundio, Sisinando, Aurea, Pablo, Aurelio, (un prénom illisible), Cristobal, Leovigildo, Sabiniano, Columba ». Dans la marge (encre claire) figurent aussi d’autres prénoms : « Emila y Hieremias, Rogelio, siervo de Dios, Pompusa, Adulpho y Juan, hermanos, Fausto, Acisclo y Victoria, hermanos y patronos de aquella ciudad. Vicencio, Sabina y Cris/teta, Flora y Maria ». Le copiste du manuscrit G est le seul à laisser un espace vacant, complété, dans tous les autres témoignages (à l’exception de Ba), non pas par ces exemples mais par la reina Egilona y otros muchos.

28 Même si Yahya Alnayar ne meurt pas en martyr, après avoir embrassé la foi chrétienne, il n’en reste pas moins vrai que sa conversion miraculeuse rappelle celles qui sont évoquées dans ce passage.

29 D’après l’ouvrage généalogique Origen, la famille Granada Venegas possédait aussi des origines wisigothiques.

30 Ici, il convient de souligner la bonne connaissance de la part de l’auteur de l’ouvrage apocryphe de l’histoire romaine de Tite-Live.

31 Dans les deux versions mutilées de l’ouvrage d’Hernando de Baeza parvenues jusqu’à nous, ce passage est introuvable. En revanche, Jerónimo Zurita écrit, dans les Anales de Aragón, un passage proche de celui de l’Histoire des émirs de Grenade : « […] en aquel año en la ciudad de Granada habia doscientas mil personas y no se hallaban quinientas que fuesen moros de natura que no tuviesen madres como padres o abuelos cristianos, y habia cincuenta mil que habían renegado la fé católica, y pasaban de treinta mil cristianos que estaban cautivos en aquel reino », Jerónimo Zurita, Anales de la Corona de Aragón, op. cit., p. 634.

32 con premios de nobleza a la virtud dandolos, dans le manuscrit.

33 Le copiste écrit dandolos a los que los a los que los (sic).

34 esto, dans tous les manuscrits sauf dans G.

35 Le copiste écrit desvelan.

36 Luis del Mármol Carvajal reproduit la traduction des épitaphes, dans Historia del rebelión…, op. cit., p. 45-54.

37 Marge : Adeomar Aben Ayar. Encre claire.

38 Dans Historia del rebelión…, Luis del Mármol Carvajal n’évoque à aucun moment le souvenir d’un descendant des émirs de Saragosse appelé Adeomar Aben Ayar. Les épitaphes dont il reproduit la traduction concernent Mohammed II (1273-1302), Ismaël Ier (1314-1325), Youssef Ier (1333-1354) et Youssef III (1408-1417).

39 Luis del Mármol Carvajal écrit : « En el ámbito de la Alcazaba nueva hay tres barrios […]. El primero y más alto está junto con la Alcazaba antigua, en la parroquia de San Miguel, y allí fueron los palacios del Bedici Aben Habuz, en las casas del Gallo, donde se ve una torrecilla y sobre ella un caballero vestido a la morisca sobre un caballo jinete, con una lanza alta y una adarga embrazada, todo de bronce, y un letrero al través de la adarga que decía de esta manera: Calet el Bedici Aben Habuz quidate habez Lindibuz, que quiere decir: “Dice el Bedici Aben Habuz, que de esta manera se ha de hallar al Andaluz. », Historia del rebelión…, op. cit., p. 31. Dans Descripción de África, la fin du passage est différente : « Dijo Habuz Aben Habuz, el Sabio, que así se debe defender el Andalucía », ibid., p. 31, note 89. Cette fin est similaire à celle proposée par Diego Hurtado de Mendoza dans De la guerra de Granada, qui révèle : « No tuvieron rey hasta Habúz Aben Habúz, que juntó los moradores de uno y otro lugar, fundando ciudad a la torre de San José, que llamaban de los Judíos, en el alcazaba ; y su morada en la casa del Gallo, a San Cristóbal en el Albaicín. Puso en lo alto su estatua a caballo con lanza y adarga, que a manera de veleta se revuelve a todas partes, y letras que dicen: Dijo Habúz Aben Habúz el sabio, que así se debe defender el Andalucía. », Diego Hurtado de Mendoza, Bernardo Blanco-González (éd.), Guerra de Granada, Madrid : Castalia, 1970, p. 97.

40 Les informations révélées ici se trouvent dans le Compendio (XXXVIII, 24).

41 Marge : 1210. Encre claire.

42 Marge : 1 Aben Hut Elnayar 1. Encre claire.

43 Marge : Don Fernando 3, llamado el Sancto. Encre claire.

44 Un espace d’une demi-ligne est laissé vacant dans le manuscrit, entre el de et a dar aviso.

45 Marge : *el sancto.

46 Dans cette section, apparaissent trois allusions à des ouvrages historiographiques médiévaux écrits par Rodrigo Jiménez de Rada ou bien traitant des règnes de Ferdinand III et d’Alphonse XI : Rodrigo JIMÉNEZ DE RADA, Juan FERNÁNDEZ VALVERDE (éd. et trad.), Historia de los hechos de España, Madrid : Alianza, 1989 ; Cayetano ROSELL (éd.), Crónicas de los reyes de Castilla, desde don Alfonso el Sabio hasta los Católicos Don Fernando y Doña Isabel, 3 t., Madrid : Atlas (BAE), 1953 ; Alfonso X, Ramón MENÉNDEZ PIDAL, Antonio GARCÍA SOLALINDE, Manuel MUÑOZ CORTÉS, José GÓMEZ PÉREZ (éd.), Primera crónica general de España que mandó componer Alfonso el Sabio y se continuará bajo Sancho IV en 1289, 2 t., Madrid : Gredos, 1955.

47 D’après Esteban de Garibay, les circonstances entourant la mort d’Ibn Hud sont bien différentes : « Estando el rey Aben Hut en Almeria, fue un dia combidado de un mal vasallo suyo, y grande privado, por nombre Aben Arramin, a quien otros llaman Aben Roman, el cual como traydor, haziendole emborrachar, le ahogó luego en una pila de agua, y otros dizen que le dió de puñaladas », Compendio, XXXVIII, 24, p. 1038.

48 Marge : 2. Mahomad Aben Alhamar. Encre claire.

49 Marge : 1236. Encre claire.

50 Marge : Don Fernando 3. Encre claire.

51 L’auteur sélectionne des informations tirées du chapitre 24 (livre XXXVIII) et du chapitre VI (livre XXXIX) du Compendio. Il décide donc de ne pas conserver le contenu des chapitres 1 à 5 du livre XXXIX, consacrés aux raisons qui ont incité Garibay à écrire son livre, à la description du royaume de Grenade, à la fondation de la ville de Grenade, au pouvoir des émirs, aux armoiries des émirs.

52 Compendio, XXXIX, 12. Les chapitres 7-11, consacrés au règne de Mohammed Ier, n’intéressent pas l’auteur du Tractado.

53 Marge : 1273. Encre claire.

54 Marge : 3. Mahomad Aben Alhamar Muzlemin. Encre claire.

55 Marge : *Malaga.

56 Marge : Don Alonso el Sabio. Encre claire.

57 que le dans le manuscrit G.

58 Compendio, XXXIX, 12.

59 matando casi abondo muchos moros, dans le manuscrit G.

60 Compendio, XXXIX, 12.

61 Lauteur de louvrage apocryphe est plus élogieux à propos de la générosité de lémir, à légard des Castillans qui lentourent, que ne lest Esteban de Garibay : « No cesaban los tratos entre el rey de Castilla y los caballeros christianos que estaban en Granada, los cuales deseando, por una parte, volver a sus tierras y, por otra, no desamparar al rey Mahomad, procurando de tratar algunos medios con el rey Mahomad […] », Compendio, XXXIX, 12, p. 1061.

62 Compendio, XXXIX, 12.

63 Marge : Don Fernando de la Cerda, infante. Encre claire.

64 Marge : 1274.

65 Compendio, XXXIX, 12-13.

66 Compendio, XXXIX, 13-14.

67 Hanjon Atali et Ozmin, dans le Compendio.

68 Dans le manuscrit : Y los moros que alli se hallaron de Granada.

69 « […] el arraez de Malaga, llamado Aben Atar, que otros escriben Aben Azar […] », Compendio, XXXIX, 14, p. 1062-1063.

70 L’auteur du Tractado ne fait que reproduire l’admiration que ressent Esteban de Garibay pour Grenade et l’Alhambra : « residiendo ordinariamente (el rey Mahomad) en la ciudad de Granada, trabajaba en fortificarla con muchas torres y reparos de murallas, especialmente començó a fabricar aquella insigne y real fortaleza de la Alhambra de Granada, que es el mayor edificio que hay en los reinos de España, porque andando los tiempos de tal manera creció esta superba fabrica que con mas razon se podria contar por villa o ciudad que fortaleza ni palacio real », Compendio, XXXIX, 14, p. 1063.

71 Compendio, XXXIX, 15-17.

72 Marge : Don Sancho el Bravo, infante. Encre claire.

73 Selon Esteban de Garibay, l’événement a eu lieu en 1280 (Compendio, XXXIX, 15, p. 1064).

74 L’auteur résume très brièvement le contenu du chapitre 15 du Compendio ainsi que les chapitres 16-17, concernant la période comprise entre 1281 et 1302.

75 Compendio, XXXIX, 17-18.

76 Marge : 1302. Encre claire.

77 Marge : Mahomat 4. Encre claire.

78 Marge : Don Fernando 4. Encre claire.

79 Le copiste écrit go goçase (sic).

80 « […] pero ya que el rey don Fernando, mediante el favor de Dios y diligencia de la catholica y esclarecida reina doña Maria su madre, vino a apoderarse de sus reynos […]», Compendio, XXXIX, 18, p. 1069.

81 Pour le copiste : por el no quedaria. J’adopte la lecture du copiste du manuscrit Na.

82 Marge : Tarifa. Encre claire.

83 Compendio, XXXIX, 18-19.

84 Le passage figurant entre crochets est situé entre deux lignes du manuscrit. Marge : sobrino de.

85 Cette remarque concernant le nom de Brahem se trouve dans tous les manuscrits du Tractado mais pas dans le Compendio, où Esteban de Garibay identifie le noble rebelle – ascendant des Granada Venegas puisque Brahem appartient à la famille d’Ibn Hud Anayar – sous le nom Aborrabe (p. 1069). Sans doute s’agit-il d’une correction apportée par l’auteur de l’ouvrage apocryphe à sa source.

86 L’inversion du contenu du Compendio est remarquable. Selon Esteban de Garibay – qui ne révèle à aucun moment lascendance du Maure –, laction de Brahem est illégitime : « Aunque el rey Mahomad gozaba de paz y quietud con don Fernando, rey de Castilla, no le faltaron en su proprio reyno desgustos y cuidados de desobediencias porque un moro, llamado Aborrabe, excediendo aun de los limites de los arraezes de Malaga y Guadix que, en los años pasados tanto habian perturbado la publica tranquilidad del reino, no contento del titulo de arraez, tiranizó la ciudad de Almeria, con nombre de rey desta ciudad […] », Compendio, XXXIX, 19, p. 1069.

87 Dans le passage suivant immédiatement celui reproduit dans la note antérieure, Esteban de Garibay n’évoque que la cécité de l’émir et, en aucun cas, l’éventuelle légitimité de l’action de Brahem qui, écrit le chroniqueur, ne se trouve dans aucune des sources qu’il a consultées : « […] tomando ocasion de la lision y ceguedad del rey, o de otras causas que no declaran los auctores […] », Compendio, XXXIX, 19, p. 1069.

88 Marge : *de el rey de Granada.

89 Esteban de Garibay ne fait pas état du gouverneur de Málaga.

90 Compendio , XXXIX, 19.

91 C’est ce qu’affirme Garibay : « […] (algunos grandes del consejo del rey de Castilla) fueron de parecer que este negocio se debia cesar […] », Compendio, XXXIX, 19, p. 1070.

92 Selon Esteban de Garibay, la religion nest pas un argument suffisant pour justifier la demande de laide des Mérinides de la part de lémir de Grenade : « Cuyo rey Mahomad – viendose tanto mas cuidadoso cuanto, cada dia, se iba mas certificando que los dos reyes le querian mover guerra por tierra y mar – hizo sus prevenciones, enviando a pedir ayuda al rey de Marruecos con representacion de muchas causas y razones que para ello habia, fuera de lo que tocaba a su religion […] », Compendio, XXXIX, 19, p. 1070.

93 Compendio, XXXIX, 19-20.

94 Marge : 1309.

95 que que tenian, dans le manuscrit.

96 « […] de cuyo asidio el rey Mahomad hizo grande sentimiento, deziendo que los reyes de Aragon no tenian que ver en su reino como los de Castilla que, allende de caer Granada en los limites y frontera de Castilla, solia pagar a sus reyes tributo […] », Compendio, XXXIX, 19, p. 1070.

97 Marge : Quesada, Bedmar, Guadix, Chinchilla. Encre claire.

98 Templu, dans le manuscrit (sic). Marge : Templu (sic). Encre claire. Esteban de Garibay propose la bonne lecture : Tempul (Compendio, XXXIX, 19, p. 1071).

99 Marge : 5. Mahomad Aben Azar Aben Lemin. Encre claire.

100 Marge : Alcaudete. Encre claire. Esteban de Garibay et l’auteur du Tractado s’accordent pour affirmer que le nouvel émir n’est pas un souverain légitime : « […] pero del reino, que con tirania usurpó, gozó pocos años », Compendio, XXXIX, 19, p. 1071.

101 La protection divine dont jouit le descendant d’Ibn Hud Alnayar ainsi que la légitimité de son soulèvement sont absentes du Compendio : « […] y porque en estos dias Farrachen, arraez de Malaga, estaba rebelde contra el rey Mahomad, su cuñado, concertaron ambos reyes de ir juntos contra el […] », Compendio, XXXIX, 20, p. 1071.

102 Compendio, XXXIX, 20.

103 Limage dIsmael, dans le Tractado, est beaucoup plus valorisée que dans le Compendio, où Garibay écrit : « En tanto que el infante de Castilla entendia en juntar sus gentes y ponerse en orden, Ismael y sus complices de la rebelion, teniendo dello aviso, apretaron mucho mas al rey Mahomad, combatiendo a grande furia a la Alhambra, cuyas gentes no pudiendo defenderse mas, se dio el rey a partido, que quedandole la ciudad de Guadix, renunciase el reino y dende en adelante no se llamase rey de Granada ni de otra ninguna parte y que reinase Ismael, su sobrino. Desta forma, de tirano a tirano pasó el negocio […] », Compendio, XXXIX, 20, p. 1072.

104 Compendio, XXXIX, 20-21.

105 Marge : 6. Ismael. Encre claire.

106 Marge : 1313. Lauteur du Tractado sexprime à la première personne du singulier et reprend à son compte les recherches de Garibay : « Hallase en algunas historias haber reinado el rey Mahomad cuatro años y sietes meses, y en otras cinco y siete meses, y aunque del discurso de otras se colige lo contrario, queriendole dar solos dos años de reino, lo primero es mas cierto y probable porque fue despojado del reino en fin del dicho año de mil y trezientos y treze y del año de los moros de seis cientos y noventa y seis […] », Compendio, XXXIX, 20, p. 1072.

107 Marge : Acabanse los Aben Alhamares y vuelve la linea de los antiguos reyes de Granada.

108 Il sagit dune correction majeure de la part de lauteur du Tractado par rapport au Compendio : « Desta manera, la linea masculina de los reyes moros de Granada, faltando en la corona real por la rebelion y tirania del rey Ismael, vino a caer en la sucesion y linea de mujeres porque si este rey, fuera del derecho de las armas, tenia alguna accion a la corona real de Granada, era por la parte materna, por ser  como queda visto  hijo de hija del rey Mahomad el segundo, con que la primera linea masculina de los reyes de Granada pereció en el rey Mahomad Aben Azar, habiendo durado setenta y siete años », Compendio, XXXIX, 21, p. 1072.

109 Compendio, XXXIX, 21.

110 Correction de a el apoderado.

111 Compendio, XXXIX, 21-22.

112 Dans le manuscrit, la parenthèse est ouverte sans être fermée plus loin. Cet oubli est rectifié, ici.

113 Marge : Iznalaux, Pinos, Montexicar. Encre claire.

114 Marge : Belmez. Encre claire.

115 Esteban de Garibay évoque une année précise pour ces faits, 1317 (Compendio, XXXIX, 22, p. 1074).

116 sic. Il s’agit d’une erreur de lecture par rapport au Compendio, où Garibay donne la liste suivante : « Ronda, Castellar, Axunueva, Estepona y Marbella » (Compendio, XXXIX, 22, p. 1074). Je souligne.

117 Compendio, XXXIX, 22.

118 Marge : Tiscar. Encre claire.

119 Marge : Illora. Encre claire.

120 « Quisiera el infante don Pedro acercarse » (Compendio, XXXIX, 22, p. 1074), pour Esteban de Garibay.

121 Marge : notable suceso. Encre claire.

122 Compendio, XXXIX, 22.

123 si (sic). Lire sin, comme le fait Esteban de Garibay : « […] no solo falleció el infante Don Juan que iba flaco mas, con la obscuridad caminando, cayó del caballo y los suyos a priesa marcharon, sin echarle menos […] », Compendio, XXXIX, 22, p. 1075.

124 Cest aussi ce quécrit Esteban de Garibay : « Despues de mucha diligencia, fue hallado el cuerpo del infante don Juan y llevado a Granada donde – por mandado del rey Ismael – fue puesto en una real sala de la Alhambra. Y metieronle en un ataud cubierto de un rico paño de oro, rodeado de muchas candelas y achas. Y para que honrasen el cuerpo, no solo junto [a] sus caballeros moros mas aun [a] todos los christianos cautivos que habia en la ciudad para orar por su anima », Compendio, XXXIX, 22, p. 1075.

125 porque porque (sic).

126 Les détails des combats – présents dans le Compendio – sont tus : « […] (Ismael) cercó a Martos, cuyos vezinos  puesto caso que hizieron todo lo posible por defenderse  los moros pugnaron tanto que, entrando por fuerça en la villa, no dexaron casi a vida hasta las mujeres y niños sino los que se defendieron, recogiendose a la peña, la cual no pudieron tomar », Compendio, XXXIX, 22, p. 1075.

127 Compendio, XXXIX, 22.

128 al rey don Alonso, dans le manuscrit. Marge : Don Alonso XI. Encre claire.

129 Cette phrase manque de clarté, dans tous les manuscrits de l’Histoire des émirs de Grenade. La lecture de ce fait, dans le Compendio, est bien plus fluide : « Despues destas cosas, no pasaron muchos dias en asentar el rey Ismael treguas con los pueblos de la Andaluzia, con tal condicion que por ser don Alonso rey de Castilla de edad no cumplida, y porque por muerte de los infantes – que sus tutores fueron –, habian de ser elegidos nuevos tutores, que los pueblos de Andaluzia a ningun caballero tomarian por tutor, a menos que jurase las treguas », Compendio, XXXIX, 22, p. 1075.

130 Compendio, XXXIX, 23.

131 La correction apportée par l’auteur de l’Histoire des émirs de Grenade au Compendio est remarquable. Esteban de Garibay affirme : « (Ozmin y sus aliados) concertaron que alçarian por rey de Granada a un caballero moro, llamado Mahomad Aben Alhamar, llamado el Bermejo, que descendiendo de los primeros reyes Mahomades de Granada por linea de varon, pretendia pertenecerle el reyno con mejor titulo que al rey Ismael, que por hembra dependia », Compendio, XXXIX, 23, p. 1076.

132 Compendio, XXXIX, 23.

133 Le passage est issu du manuscrit P afin que le passage conserve son sens.

134 y entrandolos, je corrige.

135 « […] haziendose de ladron fiel », Compendio, XXXIX, 23, p. 1076.

136 Marge : 1322. Esteban de Garibay est, à la fois, plus prudent et bien plus critique à légard du règne dIsmael et de son droit à exercer le pouvoir que l’auteur de l’ouvrage apocryphe : « Habia nueve años que reinaba el rey Ismael, y algunos añaden siete meses mas, cuando d’esta manera padeció muerte de tirano […] », Compendio, XXXIX, 23, p. 1076.

137 Compendio, XXXIX, 24.

138 Il s’agit du fidèle alguazil.

139 Marge : 7. Mahomat. Encre claire.

140 Compendio, XXXIX, 24.

141 Dans le manuscrit édité, le passage est lacunaire et contradictoire ; lexpression manque de clarté : « Y los del consejo del rey nombraron, para lo que tocaba a la guerra, por capitan general a Ozmin y por aguacil mayor, para el gobierno politico – por haber muerto luego que murio Ismael. Y entro a reinar Mahomat, el niño. El aguacil mayor – que tan a satisfacion habia servido a ambos reyes (quizas mas obligado del dolor de la inesperada muerte de su amo que de sus heridas) – nombraron a Reduan, hijo de christianos ». Jadapte le passage choisi par les copistes de la version majoritaire : « Y los del consexo del rey nombraron, para lo que tocaba a la guerra, por capitan general a Ozmin y, por aguacil mayor para lo politico del gobierno – por haber muerto, luego como entro en el reino Maomad, el aguacil mayor que le habia puesto en el, quiça por el dolor que tuvo de la muerte de Ismael – nombraron a Reduan, hijo de christianos », ms. 18 738, 17r. La version dEsteban de Garibay ne soufre daucune équivoque : « Este rey Mahomad, como era de tan pocos años y por su tierna edad no podia gobernar el reyno, fue elegido por caudillo y capitan general Ozmin, para que tuviese cuidado de defender la tierra. Y porque el alguazil mayor falleció, fue creado y constituido en su oficio un apostata renegado, llamado Roduan, natural de la Calçada, hijo de christiano y christiana », Compendio, XXXIX, 24, p. 1077.

142 Compendio, XXXIX, 24.

143 Marge : .1327.

144 Le passage entre parenthèses est absent du Compendio : « […] con un caballero, llamado Abraham, que por beber vino, le llamaban el Beodo […] », Compendio, XXXIX, 24, p. 1078.

145 Compendio, XXXIX, 24-25.

146 Marge : 1328.

147 Marge : Huelva. Encre claire. Olbera, selon Esteban de Garibay.

148 Marge : Pruna, Torre de Alfaquin, Priego. Encre claire.

149 Marge : Ocon, Cañete, Priego. Encre claire.

150 Compendio, XXXIX, 25 et 27. Le chapitre 26, entièrement consacré au lignage des Mérinides, n’a pas sa place dans le Tractado.

151 sic. Il faut lire Abucebet comme dans le Compendio, XXXIX, 25, p. 1080.

152 Marge : Estos caballeros pueden (illisible) de estas acciones gran calidad en sus linajes. Encre claire.

153 sic. Esteban de Garibay nomme le fils de l’émir, Abomelique (Compendio, XXIX, 27, p. 1084).

154 Esteban de Garibay est plus explicite : « […] puso cerco sobre la ciudad de Gibraltar, que estando en poder de Vasco Perez de Meyra, la tenia a mal recaudo, como caballero cudicioso, que con los dineros que el rey de Castilla daba para vituallas y las demas municiones, habiendo en Xerez comprado eredades, faltaban los mantenimientos necesarios », Compendio, XXXIX, 27, p. 1084.

155 Marge : Ruin bajeza de este caballero Aguayo. Encre claire. Le jugement de Garibay est sévère, à légard de Pedro Díaz de Aguayo : « Cuyo alcayde, llamado Pero Diaz de Aguayo de la mesma orden, habiendo hecho trato con el rey Mahomad, le entregó el castillo y los inocentes vezinos por esta traicion fueron llevados a Granada en cautiverio […] », Compendio, XXXIX, 27, p. 1085.

156 Compendio, XXXIX, 28.

157 Marge : 1333.

158 era, dans le manuscrit.

159 riberas, dans le manuscrit G ; ribera, dans la version majoritaire et le Compendio.

160 L’auteur de l’Histoire corrige le Compendio, où il est écrit : « Mahomad Aben Alhamar, que descendia de los Mahomades, reyes primeros de Granada », Compendio, XXXIX, 28, p. 1086.

161 Compendio, XXXIX, 29.

162 Esteban de Garibay le nomme Aben Amet (Compendio, XXXIX, 29, p. 1087).

163 Marge : 1333. Un autre commentaire marginal suit le précédent : 8. Juzeph. Encre claire.

164 Cette phrase est pratiquement identique dans le Compendio : « Iuceph, primero deste nombre, llamado Aben Amet y de otra manera Aben Azar, sucedió al rey Mahomat, su hermano, en el dicho año de mil y trezientos y treynta y tres, reinando en Castilla y Leon el mesmo rey don Alonso el ultimo », Compendio, XXXIX, 29, p. 1087.

165 Marge : No es muy grande (illisible) la chronica de estos señores. Encre claire.

166 Compendio, XXXIX, 29.

167 Marge : 1335.

168 Erreur de lecture que l’on retrouve dans les neuf manuscrits. Esteban de Garibay écrit : « Cuando el rey de Marruecos tuvo asentada la tregua con el rey de Castilla, llevó dEspaña para Marruecos las gentes que el infante Abomelique su hijo, rey de Algezira y Ronda, tenia en Algezira y Gibraltar […] », Compendio, XXXIX, 29, p. 1088.

169 Alquicel o alquicer : Texido de lana, u de lino y algodón, de bastante anchura, hecho todo de una pieza, para diferentes usos : como para capas, sobremesas, cubiertas de bancos, mantas etc., Diccionario de Autoridades, Madrid: Gredos, 1990, tome 1, p. 242. Garibay propose la même liste et, à la place de alquiceres, écrit halcones (Compendio, XXXIX, 29, p. 1088).

170 Compendio, XXXIX, 30-37. L’auteur du Tractado résume plusieurs pages du Compendio.

171 Marge : 1337.

172 Marge : Honrado religioso. Encre claire.

173 habiendo el rey de Castilla sospechado de don Alonso Jofre Tenorio, dans le manuscrit. J’adapte la lecture du copiste du manuscrit 431 vermelho.

174 Marge : Alcala de Abenzayde, Carcabuey, Priego, Rute, Benamexi. Encre claire.

175 Marge : Tomose Algeçira a .26. de março domingo de Ramos 1344.

176 Marge : Gibraltar. Encre claire.

177 Marge : 1350.

178 Marge : Don Pedro el Cruel. Encre claire.

179 Compendio, XXXIX, 38 et XL, 1.

180 Marge : 1352.

181 fue.

182 Marge : 1354.

183 Marge : 9. Mahomad Alhachuz. Encre claire.

184 La signification du terme est révélée par Esteban de Garibay.

185 favor de los reyes digo de los caballeros de Granada, dans le manuscrit. Esteban de Garibay écrit : « […] y como sumariamente lo iré mostrando, tuvo muchas adversidades y trabajos, porque la sucesion del reino de los moros de Granada, segun de lo precedente queda visto, yendo por tiranias y favores de los caballeros de la ciudad de Granada […] », Compendio, XL, 1, p. 1101.

186 tal vez despojado, tal restituido, dans le manuscrit. Je conserve la lecture de la plupart des manuscrits de la version majoritaire.

187 Marge : 1360.

188 por por (sic).

189 Compendio XL, 2-4.

190 Marge : 10 Mahomad Aben Alhamar llamado el Bermejo. Encre claire.

191 Marge : 1362.

192 « El cual, no mirando a la catholica y real cepa de los inclitos reyes de Castilla y Leon de donde descendia […] », écrit Esteban de Garibay (Compendio, XL, 4, p. 1106).

193 Marge : Cruel bajeza y tirania merecedora de perder la corona. Encre claire.

194 Compendio, XL, 5-7.

195 Marge : Don Enrique 2. Encre claire.

196 Compendio, XL, 8.

197 sic. Il faut lire ici une allusion à la ville de Guadix : « Mahomad, octavo de este nombre, cognominado Guadix […] », Compendio, XL, 8, p. 1112.

198 Marge : 1379. Un deuxième commentaire marginal suit le premier : 11. Mahomat llamado Gundir. Encre claire.

199 L’auteur corrige à nouveau le Compendio. Selon Esteban de Garibay : « De esta manera se continuaba la sucesion de los reyes moros de Granada en la linea masculina de aquel Farrachen, arraez de Malaga, yerno de Mahomad Mir Almuz Lemin, segundo rey moro de Granada, y habiendo sesenta y nueve años que en los sucesores d’este arraez, dende el rey Ysmael, estaba la corona real de Granada, començó a reinar este rey Mahomad, nieto por linea de varon d’el arraez Farrachen y visnieto por linea de hembra d’el dicho Rey Mahomad el segundo y rebisnieto de Mahomad, primer rey moro de Granada », Compendio, XL, 8, p. 1112.

200 Marge : Don Juan 1. Encre claire.

201 Marge : Don Enrique 3. Encre claire.

202 Compendio, XL, 9-11.

203 Marge : 1392.

204 Marge : Juzeph 12. Encre claire.

205 « Cuatro hijos se manifiestan por los auctores que tratan las cosas destos tiempos haber tenido el rey Iuceph […] », Compendio, XL, 9, p. 1114.

206 Ali, selon le copiste. La lecture d’Esteban de Garibay et celle des copistes de la version majoritaire sont adoptées ici.

207 Le motif justifiant lattitude belliqueuse du noble portugais est exposé par Esteban de Garibay mais il disparaît du Tractado : « En el año de mil y trezientos y noventa y cuatro, don Martin Yañez de la Barbuda, maestre de Alcantara, de nacion portugues, a quien don Juan, rey de Castilla, habia dado los años pasados el maestrazgo, tomó pendencias con el rey Iuceph, enviandole a dezir con dos escuderos suyos, mediante cartas de creencia, que la fe de Jesucristo era santa y buena y la secta de Mahoma falsa y mentirosa, y si el rey Iuceph queria dezir lo contrario, se lo combatiria de su persona a la suya […] », Compendio, XL, 9, p. 1114.

208 sic.

209 mil y trecientos y noventa y tres (sic). Marge : 1393 (sic). Encre claire. Il s’agit de l’année 1396, comme l’écrit Garibay.

210 Marge : Gran traicion. Encre claire. Fort significativement, lintégralité du récit de Garibay nest pas conservé : « En el año de mil y trezientos y noventa y seis, que fue el ultimo del reino y vida del rey Iuceph, queriendo el rey de Fez efectuar su dañada intencion, envio grandes presentes de diversas cosas al rey Iuceph y, entre las demas joyas y cosas de ricos vestidos, una aljuba de oro de grande precio y valor, pero entosigada con tan fuerte veneno que cualquiera que se vestiera no podia escapar de morir, aunque no de repente, que es un genero de diabolicos presentes que estos principes paganos, carecientes de la lumbre de gracia, usan a menudo en los siglos pasados y presentes para privarse de la vida los unos a los otros », Compendio, XL, 11, p. 1118. Je souligne.

211 Marge : 1396.

212 Compendio, XL, 12.

213 sic.

214 Marge : Mahomat 13. Encre claire.

215 Marge : 1404.

216 Compendio, XL, 13.

217 Il n’est pas explicitement question d’amitié entre le roi de Castille et l’émir de Grenade, dans le Compendio, contrairement au Tractado : «  […] (el rey de Castilla), aunque con poca gana, començó algunos movimientos de guerra de poco furor, deseando deste modo reducir a su voluntad al rey Mahomad », Compendio, XL, 13, p. 1120.

218 « […] y aunque la victoria fue neutral […] », Compendio, XL, 13, p. 1120.

219 Compendio, XL, 13.

220 Marge : Don Juan 2. Encre claire.

221 « los reyes de Tunez y Tremecen », aussi bien dans la version majoritaire du Tractado que dans le Compendio (XL, 13, p. 1120).

222 Marge : Alhaquin, Ayamonte, Priego, Cañete, Las Cuebas, Orgiva. Encre claire. Le dernier lieu se nomme Ortejica, d’après Garibay (Compendio, XL, 13, p. 1120).

223 Marge : 1408.

224 Compendio, XL, 14.

225 Marge : 1408.

226 Marge : Juzeph 14. Encre claire.

227 Marge : 1410.

228 Compendio, XL, 14-15.

229 Marge : Antequera. Encre claire.

230 Compendio, XL, 15.

231 Marge : 1412.

232 Compendio, XL, 15.

233 Marge : 1417.

234 Compendio, XL, 15 et Historia general, XX, 10.

235 Marge : 1418.

236 Dans la version majoritaire, la date du décès de la régente n’est pas révélée. Dans les huit manuscrits composant cette version, on lit : « […] y habiendo muerto la reina doña Catalina […] ». La version minoritaire offre une lecture très proche de la Historia general de Juan de Mariana, où seul diffère le jour de la mort de Catherine de Lancastre, effectivement décédée le 2 juin 1418 : « Desbarató la muerte estos intentos, que sobrevino de repente a la reina doña Cathalina en Valladolid, jueves a los dos de junio del año mil y cuatrocientos y diez y ocho », Historia general, XX, 10, p. 278.

237 Marge : 1421.

238 Compendio, XL, 16.

239 Un premier commentaire marginal : 1423. Un second commentaire marginal : 15. Mahomad Aben Azar el Izquierdo. Encre claire.

240 Marge : Nota. Encre claire. Que ce soit dans la version minoritaire ou dans la version majoritaire, le commentaire dEsteban de Garibay nest pas conservé : « (Mahomad), si fue siniestro y yzquierdo en su persona, tuvo la mesma correspondencia en muchos sucesos, padeciendo rezias adversidades porque – segun la historia irá declarando – fue tres vezes privado del reino y dos restituido, cosa que, entre los moros – aunque es tan comun que dello nunca se escandalizan –, de ningun rey de Granada predecesor ni sucesor se halla lo semejante, porque estas gentes siendo en su ruda secta infieles contra Dios asi lo son tambien en lo demas contra sus reyes y señores », Compendio, XL, 16, p. 1123. Je souligne.

241 Marge : 16. Mahomad el Pequeño. Encre claire.

242 Compendio, XL, 17.

243 Marge : 1427.

244 « No contento este rey Mahomad de usurpar el reino ajeno – como ordenariamente los principes tiranos que gozan de estados asi adqueridos son sospechosos y conociendo sus violencias temen a muchos caen en crueldades pensando desta forma conservarse mejor – asi començó a maltratar y perseguir a todos que sintió y presumió ser aficionados al legitimo rey Mahomad el Izquierdo, estante en Tunez, matando a algunos y desterrando del reino a otros y a los demas poniendo grandes terrores y espantos, cosa propria de principes que, como el, vienen a alcançar reinos », Compendio, XL, 17, p. 1124.

245 Marge : 1428.

246 Compendio, XL, 17.

247 Marge : 1429.

248 Marge : Mahomad el Izquierdo restituido en su reino. Encre claire.

249 Compendio, XL, 18.

250 dandole las gracias de lo que le habia ayudado y cuenta dans le manuscrit.

251 Compendio, XL, 18.

252 Marge : 1430.

253 Le sens de la deuxième partie de la phrase est plus explicite dans la version majoritaire quil ne lest ici : « […] pero el intento principal del rey fue para que entendiese el estado de las cosas de Granada porque el rey de Granada no queria venir en muchas cosas de las que pedia el rey de Castilla », ms. 18 738, fol. 25v.

254 Compendio, XL, 18-19.

255 Marge : 1431.

256 Marge : Castillo de Ximena. Encre claire.

257 sic. Esteban de Garibay propose la bonne lecture (Tájara).

258 Correction de siendo de parecer que entrase el rey los grandes de Castilla.

259 Youssef Aben Alhamar et Youssef Aben Almao ne forment qu’une seule et même personne. Aux mêmes endroits, Esteban de Garibay choisit un nom unique : Iuceph Aben Almao.

260 Esteban de Garibay précise qu’il s’agit de la célèbre batalla de la higuera.

261 Compendio, XL, 19.

262 Marge : Estremado presente de pasas e higos rellenos de oro. Encre claire. C’est également une affirmation d’Esteban de Garibay.

263 Compendio, XL, 19.

264 Garibay établit la liste suivante : « […] Cambil, Alicum, Illora, Ronda Iznajar, Archidona, Caçarabonela, Setenil, Turon, Hardales, Castellar y Loxa […] », Compendio, XL, 19, p. 1128.

265 Compendio, XL, 19-20.

266 Marge : Mahomad el Izquierdo segunda vez despojado. Encre claire.

267 Marge : 1432. Ce premier commentaire est suivi d’un second: 19. Juzeph Aben Almao. Encre claire.

268 « Con este modo, la corona real de Granada volvio a los sucesores del rey Mahomad Aben Alhamar el Bermejo en este rey Iuceph Aben Almao […] », Compendio, XL, 20, p. 1128-1129.

269 Le copiste écrit doblas, confondant peut-être ce terme avec les parias.

270 Compendio, XL, 20.

271 Compendio, XL, 21.

272 Marge : Mahomad el Izquierdo restituido tercera vez. Encre claire.

273 Compendio, XL, 21.

274 Marge : 1433.

275 Marge : Benamaurel. Encre claire.

276 donde murio, dans le manuscrit G.

277 « Pasado el plazo de la tregua, en el año seguiente de mil y cuatrocientos y treinta y tres, envió el rey de Castilla gentes de guerra a Andaluzia, siendo general don Fernan Alvarez de Toledo, señor de Val de Corneja, el cual – haziendo diversas entradas – ganó las fortalezas de Benamaruel (sic) y Bençalema, derribando otras torres y atalayas. En el año de mil y cuatrocientos y treinta y cuatro, no solo don Diego de Rivera, adelantado de la Andaluzia, fue muerto de los vezinos de Alora, combatiendo la villa, mas aun por de Murcia, tuvo el mesmo desgraciado suceso de muerte don Juan Fajardo, hijo [de] don Alonso Yañez Fajardo adelantado del reino de Murcia […] », Compendio, XL, 21, p. 1130.

278 Compendio, XL, 21.

279 Marge : 1334 (sic).

280 Marge : Guescar. Encre claire.

281 Daprès Esteban de Garibay : « […] un principal caballero moro de Baça, llamado Cabçani, veniendo con mucha gente de Baça y Sufoya […] », Compendio, XL, 21, p. 1130.

282 al, selon le copiste.

283 sic. La bonne lecture est celle de Garibay : Archidona (Compendio, XL, 21, p. 1130).

284 Compendio, XL, 21-22.

285 Marge : 1435.

286 Marge : 1336 (sic).

287 Marge : Velez el Blanco. Encre claire.

288 sic. Marge : Velez el Rubio. Encre claire.

289 Marge : Castril. Encre claire. Pour Esteban de Garibay, il s’agit de Galea et Castilleja (Compendio, XL, 22, p. 1131).

290 Compendio, XL, 22.

291 Marge : 1438. A 20 de abril.

292 Marge : Guelma. Encre claire.

293 sic. Aussi bien Esteban de Garibay que les copistes des manuscrits de la version majoritaire écrivent Aben Çarrax. S’agit-il d’un lapsus du copiste du manuscrit G, confondant ce dernier avec l’un des hommes forts des Morisques révoltés dès 1568 ?

294 Je corrige le manuscrit, grâce à une partie du même passage, lu dans la version majoritaire. Dans G, il est écrit : Y habiendose encontrado con Aben Farrax […] el cual apreto […].

295 Compendio, XL, 22.

296 Marge : 1445.

297 Treize ans et trois mois, écrit Esteban de Garibay (Compendio, XL, 22, p. 1132), suivi par les copistes de la version majoritaire.

298 Marge : Mahomad el Izquierdo despojado tercera vez. Encre claire.

299 Compendio, XL, 23.

300 Marge : 17. Mahomad el Coxo. Encre claire.

301 Marge : 1445. Encre claire.

302 Laccession au trône de lémir donne lieu à une curieuse digression, dans le Compendio : « Los sucesos del rey Mahomad el Izquierdo parecen casi iguales a los de Justiniano, segundo deste nombre, emperador de Constantinopla, si iguales fueran en grandeza de estados ; porque, si el emperador Justiniano perdió dos vezes el imperio (la primera vez cortandoles las narizes y la segunda la cabeza), este perdió tres vezes el reino de Granada, segun queda visto, pareciendo que el tiempo andaba jugando con este rey mas que con ningun principe moro, predecesor ni sucesor suyo que silla real hubiese jamas tenido no solo en Granada mas aun en lo resto de los reinos dEspaña porque no se halla de otro haberle tantas vezes desposeido del reino », Compendio, XL, 23, p. 1132.

303 Compendio, XL, 23.

304 mil y cuatrocientos y cuarenta y cuarenta y seis (sic). Marge : 1446.

305 Correction de lo cual el afeo.

306 Compendio, XL, 23.

307 Marge : 1447.

308 Compendio, XL, 24.

309 Marge : 1448.

310 Je corrige le manuscrit, où le copiste écrit : don Juan Pacheco – digo, don Alonso Tellez Xiron.

311 « (don Juan Pacheco) estaba por frontero de Hellin y Chumilla », écrit l’auteur du Compendio (XL, 24, p. 1133).

312 Compendio, XL, 24.

313 Marge : 1449.

314 Le passage est beaucoup moins clair que dans le Compendio : « El rey de Navarra, como principe christiano, no se queriendo prevaler del todo del rey Mahomad, le agradeció su buena voluntad, deziendo tenerle en gracia y merced la buena oferta y que el y los caballeros de su opinion entrarian brevemente en Castilla a cobrar lo suyo […] », Compendio, XL, 24, p. 1134.

315 Compendio, XL, 24.

316 Marge : 1451.

317 Compendio, XL, 24.

318 Marge : 1452.

319 S’agit-il d’un nouveau lapsus du copiste, semblable au précédent ? Esteban de Garibay affirme que le renégat se nomme Monfarres (Compendio, XL, 24, p. 1134), qui devient Mofares sous la plume des copistes de la version majoritaire.

320 En réalité, les événements se sont déroulés au mois de mars, d’après Esteban de Garibay et les copistes de la version majoritaire.

321 Marge : 1453.

322 Compendio, XL, 25.

323 Marge : 18. Aben Ismael. Encre claire.

324 Marge : Muerte de el rey don Juan el .2. 1454.

325 Marge : Don Enrique .4. Encre claire.

326 a, dans le manuscrit. Je corrige d’après la version majoritaire.

327 Marge : 1455, en abril, se concerto y se efectuo en Cordoba a .21. de mayo.

328 Marge : Catorce mil caballos y cincuenta mil peones.

329 Compendio, XL, 25 et Historia general, XXII, 18.

330 Marge : Mena. Pour Garibay, il s’agit de Ximena (Compendio, XL, 25, p. 1136), lecture adoptée par les copistes de la version majoritaire. En revanche, Juan de Mariana écrit qu’il s’agit de Mena (Historia general, XXII, 18, p. 418).

331 La dernière partie de la phrase est absente de la version majoritaire et du Compendio. Elle est issue de la Historia general : « Demas desto en un pueblo que tomaron por fuerza, llamado Mena, pasaron todos los moradores a cuchillo sin perdonar a chicos ni a grandes, ni aun a las mismas mujeres, que fue grande crueldad pero con que se vengaron del atrevimiento y daño pasado », Historia general, XXII, 18, p. 418.

332 La plupart des mots de cette phrase – absents de la version majoritaire et du Compendio – sont empruntés au jésuite Juan de Mariana : « Concertaron treguas por algunos años con que pagasen cada un año de tributo doce mil ducados y pusiesen en libertad seiscientos cautivos christianos y, si no los tuviesen, supliesen el numero con dar otros tantos moros », Historia general, XXII, 18, p. 418-419.

333 Compendio, XL, 26.

334 Marge : 1460.

335 Marge : Albohaçem y Boabdelin hijos de Aben Ismael. L’auteur de l’histoire reproduit ce qu’il a lu dans le Compendio : « el infante Muley Albohacen el primogenito, llamado de otros Hali Muley Hacen […] », Compendio, XL, 26, p. 1137.

336 Marge : Gibraltar. Encre claire.

337 Compendio, XL, 26 et Historia general, XXIII, 8.

338 Marge : 1463.

339 Marge : 1464.

340 Il sagit dun résumé partial du Compendio : « Quedó el rey don Henrique tan grato y blando a los moros que, en su corte, andaban desde antes muchos dellos siendo tan favoridos mas de lo que fuera razon que uno, llamado Mofarras, al tiempo que esta vez el rey llegó a Sevilla, se atrevió a forçar en esta ciudad una hija de un honrado ciudadano llamado Diego Sanchez de Orihuela, sin que el rey por ello le castigase, aunque los padres a vozes se lo suplicaron », Compendio, XL, 26, p. 1138. Juan de Mariana rappelle que la maurophilie supposée dHenri IV est devenue un argument exploité par la noblesse factieuse : « Desde Burgos los conjurados, juntados al descubierto y quitada la mascara, escribieron al rey de comun acuerdo una carta muy desacatada. Las principales cabezas y capitulos eran que los moros andaban libres en su corte sin ser castigados por maldad alguna que cometiesen […] », Historia general, XXIII, 7, p. 442.

341 En général, les informations données par Garibay à propos du calendrier musulman sont tues. Ce n’est pas le cas, à ce moment, dans le seul manuscrit G : la précision du copiste de ce dernier est absente de la version majoritaire. Esteban de Garibay écrit : « D’esta manera el rey Ysmael gozando de mucha paz en los ultimos años de su reino, y habiendo doze que reinaba, falleció en Almeria en diez d’el mes que los moros llaman Sahaben, y los Christianos abril, dia domingo, d’el año de mil y cuatrocientos y sesenta y cinco, y d’el año de los moros de ochocientos y cuarenta y ocho », Compendio, XL, 26, p. 1138. La formulation du copiste de G est néanmoins plus proche de la Historia general que du Compendio : « Ismael, rey de Granada, gozaba de tiempo atras de una pas muy sosegada, cuando le sobrevino la muerte a siete de abril, que fue domingo, año de los arabes ochocientos y sesenta y nueve a diez dias del mes de Xavan », Historia general, XXIII, 8, p. 445.

342 Compendio, XL, 27 et Historia general, XXIII, 8.

343 Marge : 1465.

344 Marge : 19. Muley Albohacem. Encre claire.

345 Marge : Ali Muley o Ali Aben Hacem. Encre claire.

346 Le copiste écrit del primera (sic).

347 Marge : Cado : don Fernando, Nacre : don Juan. Infantes de Granada. Encre claire.

348 Marge : Zoroyxa, reyna, doña Isabel. Encre claire. Lallusion à la victoire finale de Ferdinand – Esteban de Garibay estime quil sagit de la victoire de Ferdinand et Isabelle – ainsi quà la conversion de Zoraida se trouvent au même moment de la narration dans la Historia general : « Tuvo este rey dos mujeres, la una mora de nacion, cuyo hijo fue Boabdil que adelante se llamó el rey chiquito, la otra era christiana renegada por nombre Zorroyra : della tuvo dos hijos, llamados el uno Cado y el otro Nacre, los cuales, en tiempo del rey don Fernando el Catolico, cuando se ganó Granada se volvieron christianos. El mayor se llamó don Fernando y el menor don Juan. Su madre al tanto movida del exemplo de sus hijos se reduxo a nuestra fe y se llamó doña Isabel », Historia general, XXIII, 8, p. 445-446.

349 Ce passage se trouve à la fin des manuscrits de la version majoritaire. Il est issu du Compendio : « […] y, en nuestros dias, hay sucesion desta sangre real en los reinos de Castilla », Compendio, XL, 27, p. 1139.

350 Marge : 1467.

351 Compendio, XL, 27-28.

352 Marge : 1468.

353 Marge : 1469.

354 Compendio, XL, 28.

355 Marge : 1470.

356 Marge : Desafio, don Diego de Cordoba, mariscal de Castilla, don Alonso de Aguilar. Encre claire.

357 despues de estar hechos amigos del conde de Cabra y del dicho don Alonso de Aguilar, dans le manuscrit G. Jadopte la lecture des copistes de la version majoritaire.

358 de una, dans G.

359 À ce moment, Garibay renvoie ses lecteurs vers une partie précédente de son ouvrage. Le passage disparaît du Tractado : « […] y despues de traspuesto el sol, tomando una tabla en que estaba pintada la figura d’el enemigo, la ató a la cola d’el caballo con la cabeça para abaxo, y la traxó, arrastrando por todo el campo, deziendo contra su enemigo las razones que en el capitulo veynte y cuatro d’el libro decimo septimo quedan escriptas. », Compendio, XL, 28, p. 1141.

360 Compendio, XL, 28.

361 Marge : 1471.

362 entrase entrase (sic).

363 Historia general, XXIV, 4 et Compendio, XL, 28. La version du même passage dans les huit autres manuscrits est très proche de celle proposée par Esteban de Garibay.

364 Dans le mansucrit, cuatro est écrit au-dessus de ocho, qui est barré. Marge : 1474. On observe une rature sur le deuxième 4, qui recouvre le chiffre 8.

365 Cette partie entre crochets se situe en fin de ligne, débordant dans la marge du manuscrit.

366 Marge : Don Fernando 5, doña Isabel. Encre claire.

367 Historia general, XXIV, 16. Les manuscrits de la version majoritaire continuent de reproduire une version proche de celle du Compendio.

368 Marge : 1478.

369 les, dans G.

370 C’est également ainsi que Juan de Mariana qualifie l’émir : « Respondió aquel rey barbaro […] », Historia general, XXIV, 16, p. 524.

371 Je corrige lanza.

372 Marge : Respuesta de valor. Encre claire. La version du manuscrit G est presque identique à celle du jésuite : « Respondió aquel rey barbaro que los reyes que pagaban aquel tributo muchos años antes eran muertos que, de presente, en las casas de la moneda de la ciudad de Granada, no acuñaban oro ni plata sino, en su lugar, forjaban lanzas, saetas y alfanjes », Historia general, XXIV, 16, p. 524.

373 Il sagit dune réécriture partielle (et partiale, à nouveau) de la Historia general : « Ofendióse el rey don Fernando con respuesta tan soberbia. No obstante esto, forzado de la necesidad […] », Historia general, XXIV, 16, p. 524.

374 Paraphrase de la Historia general : «  […] que es gran cordura acomodarse con el tiempo […] », Historia general, XXIV, 16, p. 524.

375 apretaba, dans G.

376 Compendio, XL, 29.

377 Marge : 1481.

378 Marge : Zahara. Encre claire.

379 La prophétie est formulée différemment dans les pages de la Historia general : « Las ruinas deste pueblo (oxalá yo mienta) caeran sobre nuestras cabezas. El animo me da que el fin de nuestro señorio en España es ya llegado », Historia general, XXV, 1, p. 546. Elle est présente sous la même forme que celle lue dans G au sein de la version majoritaire et du Compendio, où Esteban de Garibay écrit : « O me engañan mis oraculos o acabado es el antiguo reino que los moros han poseido en España », Compendio, XL, 29, p. 1142.

380 Marge : Pronostico de la ruina de Granada. Encre claire.

381 Compendio, XL, 29.

382 Marge : Alhama. Encre claire.

383 Le copiste écrit por sus persona (sic).

384 « […] començando en Granada una grande schisma y division […] », Compendio, XL, 29, p. 1143.

385 Compendio, XL, 30 et Historia general, XXV, 2.

386 Marge : 1482.

387 Marge : 21. Mahomad Boabdelin. Encre claire.

388 Ali Muley Alcadurbile selon Esteban de Garibay (Compendio, XL, 30, p. 1143).

389 Aben Comijer, dans le Compendio (XL, 30, p. 1144).

390 repar (sic), dans G.

391 Compendio, XL, 30 et Historia general, XXV, 3.

392 Marge : Loxa. Encre claire.

393 Le apparaît en réclame du folio 64v mais il disparaît du folio 65r, où le copiste écrit que daban.

394 Historia general, XXV, 3.

395 Marge : 1483.

396 Je corrige recuentro.

397 Juan de Mariana précise : « Sucedió este desastre señalado a veinte y uno de marzo, dia de san Benito, que por entonces de alegre se mudó en triste y desgraciado para España », Historia general, XXV, 3, p. 553.

398 Historia general, XXV, 4.

399 C’est ce qu’écrit Juan de Mariana : « […] Lucena, villa mas grande y rica que fuerte », Historia general, XXV, 4, p. 554.

400 Reformulation dun passage de Juan de Mariana : « […] por su gran esfuerzo pasó por todos los grados de la milicia, y llegó a aquella honra de tener por yerno al rey […] », Historia general, XXV, 4, p. 554. Dans G, il est écrit y que su esfuerço lo llego a tener, passage que je corrige.

401 Marge : Alcaide de los donceles prendio al rey chico y conde de Cabra. Encre claire.

402 Je corrige murio.

403 Compendio, XL, 31 et Historia general, XXV, 4.

404 Le terme bateria est également employé par Mariana : « […] en cuya bateria Don Enrique Enriquez […] fue herido », Historia general, XXV, 4, p. 556.

405 « […] otras condiciones ofrecia para hacer confederacion, pero insolentes y demasiadas », Historia general, XXV, 4, p. 556.

406 Compendio, XL, 31.

407 « El rey Mahomad respondió con grande rendicion de gracias, deziendo que no podia estar triste en poder de tan grandes principes y que solo le pesaba de hazer agora – siendo prisionero – lo que antes – siendo libre – habia deseado mucho, de recibir la corona de Granada de su mano, segun su aguelo el rey Ismael la recibiera de su suegro el rey don Juan de imortal memoria, padre de la señora reina », Compendio, XL, 31, p. 1146.

408 Comme dans la version majoritaire, les informations lues dans le manuscrit G proviennent, ici, du Compendio (XL, 31). Fidèle à son habitude, l’auteur de ce témoignage les complète avec Historia general, XXV, 4.

409 Marge : Conde de Tendilla dos casos dignos de notar. Encre claire.

410 « Cayóse con las aguas del invierno de repente gran parte de la muralla de Alhama. Los soldados, por miedo, trataban de desamparar aquella plaza. El Conde de Tendilla, con prudente y presto consejo, hizo tender un lienzo en toda aquella abertura pintado de tal manera que parecia no faltar cosa alguna. Con esto, antes que el enemigo advirtiese el engaño y fuese avisado de lo que pasaba, tuvieron lugar de reparar lo caido y asegurarse. Hizo otrosi por la grande falta de dinero para pagar y entretener los soldados moneda de cartones, de una parte su firma y, por la otra, el valor de cada cual de las monedas, con promesa de trocallas con buena moneda y legal, pasado aquel aprieto y necesidad : traza notable y usada de grandes personajes », Historia general, XXV, 4, p. 557.

411 Dans la version majoritaire, les chapitres 31 et 32 du livre XL du Compendio constituent la source des informations divulguées. Dans le manuscrit G, ces mêmes chapitres sont complétés par la Historia general, XXV, 4.

412 Historia general, XXV, 4. La section est absente de la version majoritaire.

413 Marge : Luis Fernandez Portocarrero. Encre claire.

414 Marge : merced al marques de Cadiz. Encre claire. Juan de Mariana écrit : « Para memoria de aquel servicio, se despachó un privilegio en que se concedió a los marqueses de Cadiz  para siempre jamas  que todos los años hobiesen el vestido que los reyes vistiesen el dia de Nuestra Señora de setiembre, premio muy debido a sus hazañas y lealtad, mayormente que, dentro del mismo mes, no solo desbarató a los moros (como queda dicho) sino tambien recobró a Zahara, que la tomó de sobresalto », Historia general, XXV, 4, p. 557.

415 Historia general, XXV, 4. La section est absente de la version majoritaire.

416 Marge : merced al conde de Cabra. Encre claire. Dans le manuscrit G, la conclusion de Juan de Mariana disparaît : « En particular hicieron merced al conde de Cabra de cien mil maravedis de juro por toda su vida. Concedieronle otrosi que a sus armas antiguas añadiese y pintase en su escudo la cabeza de un rey coronado y, alderredor por orlo, nueve banderas en señal de otras tantas que ganó de los moros cuando de sobre Lucena se retiraban : todo a proposito de gratificar aquel servicio y despertar a otros a emprender cosas grandes por la patria y por la religion », Historia general, XXV, 4, p. 557.

417 Historia general, XXV, 5-6. La section est absente de la version majoritaire.

418 Marge : 1484.

419 Marge : llego el rey a postrero de mayo de este año. Juan de Mariana affirme : « […] partió de Tarazona a postrero de mayo […] », Historia general, XXV, 6, p. 561.

420 Marge : A 21 de junio se tomo Alora. L’information est également diffusée par la Historia general : « La toma deste pueblo fue a veinte y uno de junio […] », Historia general, XXV, 6, p. 561.

421 Historia general, XXV, 6. La section est absente de la version majoritaire.

422 Fernandes, dans le manuscrit.

423 Marge : Setenil. Encre claire.

424 Marge : Ronda. Encre claire.

425 Lauteur du manuscrit G nentre pas dans les détails à propos de la spécificité des Maures de Ronda, comme le fait Juan de Mariana : « Tras esto, se enderezaron los nuestros la vuelta de Ronda, ciudad puesta entre montes muy altos y asperos y, por esta causa, aunque pequeña, inaccesible y fuerte, en especial que la mayor parte está rodeada del rio que por alli corre y lo restante de peñascos enrificados. Los moradores de aquella ciudad eran diferentes en el traje y vivienda de los demas : moros muy feroces y arriscados y, para todo lo que sucediese, guarnecidos de soldados y de armas, bastecidos de vituallas, tanto que a los lugares comarcanos, con que son de la misma aspereza, proveian ellos de todo lo necesario para su defensa y guarnicion », Historia general, XXV, 6, p. 562.

426 Lauteur du manuscrit G ne suit pas lordre chronologique choisi par Juan de Mariana : « Llegaron a vista de los muros y de aquel sitio tan bravo. Dieron el gasto a los olivares y huertas, que las hay por alli muy buenas. No continuaron estos buenos principios : la falta del dinero para hacer las pagas les forzó a no detenerse mucho en aquel lugar, daño que muchas veces impide y desbarata grandes empresas », Historia general, XXV, 6, p. 562.

427 Historia general, XXV, 6. La section est absente de la version majoritaire.

428 Marge : 1485.

429 Marge : Loxa. Encre claire.

430 Il s’agit de Juan de Ortega, d’après Juan de Mariana (Historia general, XXV, 6, p. 562).

431 Historia general, XXV, 6. La section est absente de la version majoritaire.

432 Marge : Ronda. Encre claire.

433 los dans le manuscrit.

434 Marge : Coin. Encre claire.

435 Marge : Cartama. Encre claire.

436 Marge : 1485, a 23 de Mayo, se tomo Ronda. Juan de Mariana écrit : « […] se hobieron de rendir a veinte y tres dias de mayo a partido », Historia general, XXV, 6, p. 563.

437 « Entre otras cosas y condiciones a los mas principales ciudadanos dieron ciertas tierras y posesiones en Sevilla de Gonzalo Pizon y de otros, cuyos bienes tenian los inquisidores por sus demeritos confiscados », Historia general, XXV, 6, p. 563.

438 Historia general, XXV, 6. Le chapitre XXXII du livre XL du Compendio est exploité, au même moment, dans la version majoritaire.

439 Marge : Cazarabonela, Marbella. Encre claire.

440 Marge : Muley Albohardil el Zagal. Encre claire.

441 Juan de Mariana loue les qualités du nouvel homme fort de Grenade mais il dépeint aussi les Maures sous un mauvais jour, ce que se garde de faire l’auteur de la version minoritaire : « Forzados deste peligro, se determinaron de nombrar por su rey a Muley Abohardil, que residia en Malaga, hombre de gran corazon y prudencia. La nacion de los moros es mudable y desleal y no se refrena ni por beneficios ni por miedo, ni aun tiene respeto a las leyes y derecho natural : asi el moro luego aceptó la corona que le ofrecian », Historia general, XXV, 6, p. 563.

442 Historia general, XXV, 7.

443 Le copiste répète la négation no : no no cobrasen (sic).

444 fue, dans G.

445 tres mil peones y setecientos de caballo. Je conserve la lecture de Juan de Mariana : « El Conde de Cabra encendido en deseo de acometer alguna grande hazaña, movido asi de su esfuerzo, como de las muchas cosas en que los otros Señores se señalaran, hizo instancia de ser el primero a entrar en tierra de Moros, como lo hizo, con las gentes de su regimiento y banderas de su cargo, que eran setecientos caballos y hasta tres mil infantes », Historia general, XXV, 7, p. 564.

446 Marge : Moclin. Encre claire.

447 Marge : Cambil, Alhabar. Encre claire. Albahar, selon Juan de Mariana (Historia general, XXV, 7, p. 565).

448 atemorica tanto (sic), dans le manuscrit.

449 Marge : A los 23 de setiembre.

450 Marge : .120. años antes de estos tiempos. Ce commentaire marginal et le précédent sont des échos du livre de Mariana : « Puso esto tanto espanto a los cercados que, sin dilacion, rindieron los catillos y pueblos a veinte y tres de setiembre, el mismo dia en que, en tiempo del rey don Pedro, los moros se apoderaron de aquellas plazas como ciento y veinte años antes deste tiempo », Historia general, XXV, 7, p. 565.

451 La source de cette section ne semble être ni le Compendio, ni la Historia general, aussi bien dans le manuscrit G que dans la version majoritaire. Le contenu de la section 101 est proche du récit de Fernando de Pulgar (68, fol. CLXII r-CLXIIv). Cependant, l’auteur des versions majoritaire et minoritaire du Tractado ne paraphrase pas l’ouvrage de Pulgar, comme il peut le faire avec ses autres sources. Il faut peut-être supposer qu’à cet endroit, soit il a sous les yeux une chronique dont l’auteur – qui n’est ni Garibay ni Mariana – se sert du livre de Pulgar, soit il réécrit lui-même le témoignage de ce dernier.

452 Marge : 1486.

453 Marge : notable suceso. Encre claire. Le passage entre parenthèses annonce le récit de la conversion spectaculaire de Yahya Alnayar au christianisme.

454 Comme dans la section précédente, les sources utilisées ne sont pas les ouvrages d’Esteban de Garibay et de Juan de Mariana. Il peut s’agir d’une refonte du texte de Pulgar (72, fol. CLXVIv-CLXVIIIr) ; l’auteur du Tractado peut aussi manier une autre source.

455 Marge : Habian tomado a Loxa.

456 Marge : Velez Malaga. Encre claire.

457 pasados. J’adopte le terme choisi par les copistes de la version majoritaire.

458 Historia general, XXV, 10.

459 recuentros dans le manuscrit.

460 Marge : 1487.

461 Historia general, XXV, 9. L’auteur du manuscrit fait un retour en arrière ; il utilise le chapitre précédant celui qui lui a servi à rédiger la section 103. La section 104 ne figure pas dans la version majoritaire.

462 Marge : solian los moros llamar a Illora el ojo derecho de Granada. Illora se tomo a 28 de junio de 1486.

463 Marge : A Moclin llamaban el escudo de Granada.

464 Marge : el gran capitan lo llamaron despues. Une nouvelle fois, les commentaires marginaux du copiste révèlent une parfaite connaissance de la Historia general, où l’on lit : « Illora se encargó a Gonzalo Fernandez de Cordoba hermano de don Alonso de Aguilar. Destos principios tan flacos cuan grande y señalado capitan en breve será en Italia ? Solian los ciudadanos de Granada llamar a Illora el ojo derecho y a Moclin el escudo de aquella ciudad », Historia general, XXV, 9, p. 571.

465 Historia general, XXV, 9. La section est absente de la version majoritaire.

466 Marge : 1487.

467 Historia general, XXV, 10. La section est absente de la version majoritaire.

468 Marge : Malaga. Encre claire.

469 À partir de ce moment, l’auteur de la version majoritaire reprend l’ordre chronologique suivi par Juan de Mariana.

470 Juan de Robres, dans le manuscrit ; Juan de Robles, dans la Historia general (XXV, 10, p. 574).

471 y acometieron, dans G.

472 Les informations de cette section sont absentes du Compendio et de la Historia general. En revanche, elles se trouvent dans la Chronique des Rois Catholiques de Pulgar (73, fol. CLXXVv-CLXXVIr).

473 Je corrige con eso socorro (sic).

474 Historia general, XXV, 10. La section est absente de la version majoritaire.

475 Marge : suceso milagroso al (sic) rey don Fernando. Encre claire.

476 del, dans le manuscrit.

477 Historia general, XXV, 10. La section est absente de la version majoritaire.

478 Dordux, dans la Historia general.

479 Les ajouts entre crochets proviennent de la Historia general, XXV, 10, p. 576.

480 Marge : 1487. Le sort réservé aux habitants est tu : « El espanto de los ciudadanos por esta causa y de los africanos fue grande, bien que mezclado con alguna esperanza : persuadianse los mas que lo que se asentara con Dordux, guardarian los vencedores con los otros. Con esta persuasion enfardelaban, resueltos de partirse. Engañóles su pensamiento. Acudieron los nuestros y les quitaron todos sus bienes junto con la libertad. Lo mismo se executó con los soldados que tenian de guarnicion en los castillos y por semejante yerro para irse se salieron al mar, en particular los africanos con su capitan Zegri fueron presos. Los que de los christianos se pasaran a los moros, que eran muchos, pagaron con las vidas. A los judios, que despues de bautizados apostataron de la religion christiana, quemaron. A los demas asi judios como moros naturales de aquella ciudad se les hizo gracia que se librasen por un pequeño rescate y talla. La toma de aquelle nobilisima ciudad sucedió a los diez y ocho de agosto », Historia general, XXV, 10, p. 576.

481 Historia general, XXV, 12.

482 Marge : 1488.

483 Marge : Vera. Encre claire.

484 Marge : Almeria. Encre claire.

485 Marge : Taberna. Encre claire.

486 Historia general, XXV, 12. La section est absente de la version majoritaire.

487 Marge : Gausin. Encre claire.

488 La conversion miraculeuse de Yahya Alnayar n’est attestée dans aucune autre chronique conservée, antérieure à l’Histoire des émirs de Grenade. L’auteur de cette dernière a recours à un passage du chapitre 121 (fol. CCIIIr-CCIIIv) de la Chronique de Pulgar, qu’il transforme en profondeur. Le siège et la prise de Baza occupent les chapitres 106-124 (fol. CXCIIr-fol. CCVIIr) de la Chronique des Rois Catholiques de Pulgar.

489 Marge : 1489.

490 La réclame –ndose figure au bas du folio 78r mais elle est oubliée au début du suivant.

491 Marge : Baza. Encre claire.

492 Je corrige requerian.

493 Marge : caso milagroso para la conquista de Baza. Encre claire.

494 y que, dans G.

495 referido a, dans la version minoritaire. Je garde la lecture des copistes des deux autres versions.

496 À partir de cette section les sources de l’auteur de l’Histoire des émirs de Grenade sont difficilement identifiables. Aussi bien dans le manuscrit G que dans la version majoritaire Yahya Alnayar/Pedro I de Granada et son fils Alonso jouent un rôle éminent dans la fin de la Reconquête, qui n’est pas attesté par les autres historiographes. Peut-être lisons-nous, comme au début de l’ouvrage, des passages pensés par le promoteur de l’Histoire et effectivement écrits par l’auteur anonyme.

497 Yaia recouvre Haiai.

498 Yaiai recouvre Haiai.

499 Yaia recouvre Haiai.

500 Marge : Guadix, Almeria. Encre claire.

501 Marge : 1490.

502 Le copiste écrit su enemigos (sic).

503 Yaia recouvre Haiai.

504 Marge : La taha de Marchena. Encre claire.

505 que la, dans G.

506 que la habia entregado est écrit au-dessus d’un autre passage, bref, rayé et illisible.

507 Yaia recouvre Haiai.

508 en favor de recouvre un passage désormais illisible.

509 que la guardaban, dans G.

510 Je corrige ganaron, qui remplace un autre verbe, illisible.

511 al, dans G.

512 a partido est écrit entre deux lignes, au-dessus de chiquito et la entro.

513 que fue Alhenatin y Monduxar, passage qui figure entre lugares et la conjonction y.

514 Marge : 1491.

515 Je corrige llevo.

516 Yaia recouvre Haiai.

517 Marge : 1492.

518 Il s’agit de la deuxième allusion au calendrier musulman, qui repose entièrement, non pas sur le Compendio, mais sur la Historia general : « […] el año ochocientos y noventa y siete de la Egira, a ocho del mes que ellos llaman Rahib Haraba », Historia general, XXV, 18, p. 599.

519 rey est inséré entre del et Aben Hut.

520 el infante Cidi Yaia que despues se llamo don Pedro de Granada recouvre un autre passage, qui n’est plus lisible. Marge : el Infante Zidi Haya, don Pedro de Granada. Encre claire.

© e-Spania Books, 2019

Licence OpenEdition Books

Acheter

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search