Version classiqueVersion mobile

Penser l’histoire des savoirs linguistiques

 | 
Sylvie Archaimbault
, 
Jean-Marie Fournier
, 
Valérie Raby

Deuxième partie. Grammatisations, outillages et descriptions des langues

Hacia una historia de la lingüística en la Argentina: la Biblioteca de Dialectología Hispanoamericana (1930-1949)

Guillermo Toscano y Garcia

Texte intégral

1Los debates acerca del porvenir del español en América tensan, durante el siglo xix y gran parte del xx, la reflexión lingüística que se produce en este continente y en la Península. Se trata, como es sabido, de una discusión que se origina en dos espacios diferenciados y relativamente autónomos: por una parte, en el marco de las antiguas colonias españolas, el debate busca determinar si la lengua que en ellas se habla es todavía, y debe seguir siendo, la del antiguo imperio; por otra, en el ámbito más específico de la ciencia filológica, las intervenciones de Andrés Bello y Rufino José Cuervo procuran, a partir del saber disciplinar que les ofrece la lingüística decimonónica, demostrar la existencia de un proceso de fragmentación en curso, que habría de derivar, según sus apesadumbrados pronósticos, en la emergencia de un conjunto de nuevas lenguas y, consecuentemente, en la ruptura de la comunidad lingüística hispanoamericana.

2Gran parte de la investigación lingüística que se produce durante este período está orientada, en efecto, por el propósito de elucidar “el problema de la lengua en América”. Con interés creciente, la crítica especializada ha centrado sus análisis en los instrumentos lingüísticos (Auroux 1994) que, durante la segunda mitad del siglo xix y las primeras décadas del xx, aspiran tanto a registrar las evidencias del cambio dialectal como a regular las prácticas lingüísticas en territorio americano. Nos proponemos en este trabajo examinar uno de los más importantes de estos instrumentos: la Biblioteca de dialectología hispanoamericana, que el Instituto de Filología de la Universidad de Buenos Aires publica, bajo la dirección de Amado Alonso, entre 1930 y 1949. En particular, buscaremos, a través del análisis del “Prólogo” y los “Nueve estudios complementarios” que, en 1930, Alonso prepara como presentación de la Biblioteca, demostrar que esta colección de trabajos tendrá un papel decisivo en la reconfiguración del debate sobre el español en América; a través ingresarán definitivamente al ámbito de la filología hispánica tanto una nueva configuración epistemológica de la disciplina (que ya no tendrá su marco de referencia en la lingüística histórica sino en la dialectología) como nuevos soportes teóricos (en particular, el idealismo de Karl Vossler y la estilística de Charles Bally) que habilitarán una nueva concepción del cambio lingüístico y, en particular, del fenómeno de la variación dialectal.

El Instituto de Filología

3En 1922, la continuidad del debate sobre el español en América encuentra un actor novedoso con la creación en la Argentina del primer organismo exclusivamente dedicado a la enseñanza e investigación lingüísticas: el Instituto de Filología de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. La fundación del Instituto supone, por una parte, la emergencia de una reflexión “científica” sobre el lenguaje, a cargo de un conjunto de especialistas que validan su derecho a la palabra en nuevos protocolos de legitimación del conocimiento: la formación universitaria, el tránsito por prestigiosos centros de investigación europeos, la publicación en revistas especializadas. Pero es, al mismo tiempo, un intento abiertamente declarado por parte de las autoridades universitarias del período por intervenir en un debate heredero de ya casi un siglo de controversias: el “problema de la lengua” en la Argentina y en América. Desde su fundación en 1922 y hasta su cierre provisorio en 1946, los sucesivos directores del Instituto buscarán orientar las actividades de este centro en función de esa demanda inicial: la de determinar, a partir de los dispositivos teóricos y metodológicos de un saber caracterizado como prestigioso y modernizador, la eventual existencia de “lenguas nacionales” propias y distintivas de los países americanos, y en particular de la Argentina.

4Así, al inaugurar, en 1923, el Instituto de Filología, Ricardo Rojas, Decano de la Facultad y principal responsable de su creación, recuerda los propósitos con los que el flamante centro ha sido diseñado: a los que ya hemos referido (dotar a la universidad de un ámbito donde se practique una filología de carácter científico, tomar parte en las disputas entre independentistas e hispanizantes), agrega uno novedoso: abocarse a la caracterización de la norma culta nacional como mecanismo que impida el cambio lingüístico producido a partir del contacto del español con las lenguas inmigratorias. Rojas encuentra en la preparación de una gramática pedagógica y un diccionario superador del académico la futura consumación de ese plan; su programa supone, en consecuencia, una orientación sincrónica y descriptiva para el desarrollo de los estudios lingüísticos.

5Sin embargo, la decisión de Rojas de confiar a Ramón Menéndez Pidal la dirección honoraria del Instituto y la atribución de designar a los directores efectivos en Buenos Aires supondrá una rápida restricción a ese proyecto fundacional (véase Toscano y García 2009). Así, los tres primeros directores españoles del Instituto (Américo Castro en 1923, Agustín Millares Carlo en 1924 y Manuel de Montolíu en 1925) buscarán llevar adelante el modelo de investigación filológica diseñado y puesto en funcionamiento desde 1910 por Menéndez Pidal en el Centro de Estudios Históricos: una perspectiva centrada en la evolución histórica del español, que encontraba sus referencias teóricas en la lingüística de la segunda mitad del siglo anterior y, en particular, en las teorías de los neogramáticos. Desde este punto de vista, el cambio lingüístico es caracterizado a partir de un modelo teórico que es al mismo tiempo una hipótesis sobre el funcionamiento del cuerpo social: considerado válido cuando proviene de los sectores cultos, debe ser sin embargo controlado cuando resulta de la imposición de los sectores populares. El “vulgarismo” es, en este sentido, un síntoma de la pérdida de control por parte de los sectores ilustrados; la labor de la filología es denunciarlo e impedirlo, una tarea de policía lingüística que busca tanto evitar que se reproduzcan las condiciones que hicieron posible la romanización del latín como contribuir al mantenimiento del orden social. Esta matriz conceptual será, para los tres primeros directores españoles en Buenos Aires, el soporte disciplinar de una política lingüística: sus intervenciones procurarán poner coto a la dispersión dialectal y reintroducir la lengua culta castellana como variedad normativa de referencia.

6En 1927, luego de un año durante el que el Instituto funciona con autoridades provisorias, la Facultad decide revisar su acuerdo inicial con Menéndez Pidal; busca, de este modo, responder a las crecientes críticas que, desde dentro y desde fuera de la institución, recaen sobre el centro argentino. Su decisión es solicitar al español que envíe a Buenos Aires un especialista que pueda permanecer en el país durante al menos tres años, y que de este modo cumpla con el programa establecido en 1922. El designado es Alonso, quien permanecerá en su cargo hasta 1946 y bajo cuya dirección el Instituto de Filología se convertirá, como ha sido ampliamente reconocido por la crítica (véase Toscano y García 2009) en unos de los más importantes centros de investigación mundial en el campo de la filología hispánica.

7Tal lo dispuesto por las autoridades de la Facultad, la gestión de Alonso da lugar a un reordenamiento de las actividades del Instituto en función de su programa inicial, lo que constituye, al mismo tiempo, un alejamiento respecto de las posiciones acuñadas por Menéndez Pidal, bajo cuya responsabilidad Alonso se había formado. Este desplazamiento teórico, que debe ser interpretado como un proceso de modernización de la disciplina, se sostiene, por un lado, en la adopción como perspectiva teórica del idealismo de Vossler y la estilística de Bally; por otro, en el establecimiento de la dialectología como marco disciplinario de referencia. El giro modernizador habilita, al mismo tiempo, una nueva y distinta valoración de cuestión de la lengua en América: al introducir un esquema que ya no concibe el cambio lingüístico como evidencia de un proceso de modificación del cuerpo social (esto es, la perspectiva sociohistórica de Menéndez Pidal) sino como una propiedad inherente a las lenguas, que codifican opciones subjetivas por las que los hablantes se inclinan y a través de las cuales es posible expresar distintos significados o referenciales, puede también dar cuenta de los fenómenos de variación propios del español americano en una clave que ya no necesita denunciar su potencial rupturista sino en la que interesa delimitar las significaciones recogidas en el sistema lingüístico.

8Este cambio, no obstante, no se produce de una vez y para siempre; antes bien, la incorporación de una nueva perspectiva teórica y epistemológica toma, en el caso de Alonso, la forma de un proceso gradual; así, es posible registrar que convive (muchas veces conflictivamente) con el mantenimiento de criterios heredados de la tradición pidaliana. Los textos que escribe como presentación de la Biblioteca de dialectología hispanoamericana manifiestan ejemplarmente, como veremos a continuación, esta tensión entre un modelo que se abandona y otro que busca introducirse en su reemplazo.

La Biblioteca de dialectología hispanoamericana

9La edición de la Biblioteca de dialectología hispanoamericana comienza en 1930, con la publicación de los Estudios sobre el español de Nuevo Méjico. Parte I: Fonética, de Aurelio Espinosa; y La lengua de “Martín Fierro”, de Eleuterio Tiscornia. Como apéndice de los Estudios…, Alonso prepara nueve trabajos complementarios, que se presentan también como un volumen independiente con el título de Problemas de dialectología hispanoamericana. Hasta 1949, la Biblioteca completará siete volúmenes que buscarán dar cuenta de la compleja variedad dialectal hispanoamericana: El español en México, los Estados Unidos y la América Central, una compilación de artículos de Elijah C. Hills y otros autores, en 1938; El español en Santo Domingo, de Pedro Henríquez Ureña, en 1940; El español en Chile, de Rodolfo Lenz, Bello y Rodolfo Oroz, en 1940; la segunda parte de los Estudios sobre el español de Nuevo Méjico, en 1946; El habla rural de San Luis, de Berta Vidal de Battini, en 1949. A los volúmenes anteriores, la Biblioteca suma tres “Anejos”, debidos todos a Henríquez Ureña: Sobre el problema del andalucismo dialectal de América, en 1932; La cultura y las letras coloniales en Santo Domingo, en 1936; y Para la historia de los indigenismos, en 1938.

10La crítica ha destacado, ya, el aporte decisivo realizado por la Biblioteca al conocimiento de los dialectos americanos del español; los trabajos que la integran, según Barrenechea y Lois (1989, p. 83-84), “sientan las bases metodológicas del estudio del español de América”. Menos advertido, sin embargo, ha sido el hecho de que la edición de esta colección solo es posible a condición de abandonar tanto las premisas teóricas y epistemológicas como la agenda científica puestas en circulación por los primeros directores del Instituto; un desplazamiento que es posible registrar, como veremos, a través del análisis de los textos que Alonso escribe al dar inicio a la Biblioteca.

11En el “Propósito” que destina a presentar la flamante colección, Alonso (1930b) establece una fuerte intervención destinada a reformular la agenda científica de la filología románica. Se trata, indica, de una colección que “se propone reunir los dispersos estudios de orientación dialectológica que se han publicado sobre el español popular en América y añadir otros nuevos”; la publicación está motivada en la ignorancia que los romanistas han demostrado hasta la fecha de las variedades americanas del español (p. 5):

Aunque no fuera más que presentar juntos y en lengua española todos estos estudios, hasta hoy desparramados, ya sería una labor útil para la Filología romance, pues, de no ser hispanistas especializados, los filólogos han prescindido hasta ahora de América, que es tanto como renunciar a más del ochenta por ciento de la geografía románica.

12Lo que se busca es resituar las discusiones sobre las lenguas románicas a partir de la evidencia que ofrece el español americano; la dialectología hispanoamericana, señala, puede ofrecer una “especial iluminación de problemas lingüísticos ya planteados, y puede por su parte proponer otros de primera importancia” (p. 5); además, y fundamentalmente, se persigue demostrar que América existe en su “rica complejidad geográfico-lingüística, no perezosamente unificada en un común exponente” (p. 6).

13Pero no solo ello: la incorporación del programa dialectológico es posible en tanto es compatible con el nuevo marco teórico, el del idealismo y la estilística, introducido por Alonso desde el inicio de su gestión en 1927. Así, indica que el objetivo no es solo el de dar a conocer la riqueza del español americano sino también el de “fomentar la investigación dialectológica en América” a partir de estas nuevas perspectivas; en este sentido, señala, este primer volumen tiene un valor programático y ejemplar, toda vez que ilustra un método de trabajo para investigaciones futuras. Alonso indica algunos de los principios teórico-metodológicos que deberían orientarlas: en primer lugar, se trata de “relacionar geográficamente cada forma dialectal con la correspondiente en todas las regiones hispánicas”, un procedimiento que remite directamente a los de la geografía lingüística: “También en América es posible intentar estudios de geografía lingüística, aunque, naturalmente, en América no podamos obtener tan espesa localización de variantes como en un cantón suizo” (p. 6).

14En segundo lugar, como hemos indicado, la interpretación del cambio dialectal debería darse en el marco de las hipótesis sugeridas por las nuevas teorías lingüísticas (p. 7):

Pensando en esas venideras investigaciones esperadas, hemos procurado también introducir los nuevos y apasionantes intereses de la Estilística, aunque sólo nos haya sido posible hacerlo un poco al azar de las notas requeridas por el texto. Valga por un aviso de las exigencias que tendrán que llenar metódicamente los futuros investigadores.

15Lo que se propone es una integración de la geografía lingüística y la estilística que, en un nuevo cambio radical del objeto de estudio, debe aplicarse al análisis de las variedades no cultas del español (p. 7):

[...] hoy [...] hasta fuera del campo profesional es cosa sabida que la Lingüística General debe sus últimas y mejores conquistas a los estudios de las formas de hablar no fijadas por las lenguas literarias. La Dialectología, y especialmente la Geografía lingüística, nos van ahora permitiendo entrever el acto mismo en que las fuerzas del espíritu van modelando la materia idiomática.

16La cita anterior permite comprender la transformación que, según hemos sugerido, Alonso introduce respecto de su tradición teórica. En el contexto de la lingüística pidaliana, solo los cambios lingüísticos originados en la actividad de los espíritus superiores (esto es, los hablantes cultos y, privilegiadamente, los escritores) son caracterizados positivamente y pueden, en consecuencia, ser objeto privilegiado de la investigación lingüística. Abordar, como aquí se propone, “las formas de hablar no fijadas por las lenguas literarias”, exige la incorporación de un nuevo marco teórico, el que proveen la geografía lingüística y la estilística de Bally.

17Los nueve estudios que Alonso incorpora (1930a), como apéndices, al libro de Espinosa, se proponen ejemplificar este programa dialectológico. En “Cambios acentuales”, el primero de ellos, procura ordenar sistemáticamente los datos existentes sobre dislocaciones acentuales del tipo réina, cáido, páis en todas las regiones hispánicas, “así como sobre el grado de su aceptación social” (p. 317); se trata de un procedimiento que da forma y unifica a los nueve estudios, ya que en todos ellos se procede a registrar la eventual existencia del fenómeno en cada país americano, y luego a restringir estos datos indicando su distribución social. Para esto último, los testimonios relevados en general ofrecen un juicio fuertemente valorativo y correctivo del fenómeno en cuestión, lo que parece contradecir el espíritu descriptivo sugerido en la presentación de la colección.

18Así sucede, por ejemplo, en el análisis de las dislocaciones acentuales en la Argentina: se presentan los casos más frecuentes, y los repertorios bibliográficos de donde han sido obtenidos; luego, se analiza el “estado social” del fenómeno. Alonso indica que ha podido verificar que el fenómeno de la dislocación ocurre primordialmente en el ámbito rural y entre individuos no alfabetizados; agrega, también, que en Buenos Aires “las grandes masas de argentinos nuevos” han corregido, de acuerdo a “la reacción cultista de origen escolar”, la pronunciación dislocada (p. 330).

19Después de contrastar el fenómeno en los distintos países americanos, Alonso señala que la desigual extensión de la dislocación se debe a que en España actúa, a partir del siglo xix, una fuerza que rechaza la tendencia fonética a la diptongación de las vocales en hiato; esta resistencia, sin embargo, no se dio con similar éxito en América, “entre las gentes americanas que todavía tenían presentes las guerras de independencia: ‘lo español’ no les entusiasmaba y la ‘tradición escrita’ no la consideraban suya”; esta circunstancia, destaca, ha cambiado en el siglo xx, cuando “la lengua española, como la literatura escrita en español, son consideradas patrimonio común, así es que las clases cultas americanas, al ajustar su habla a la ‘mejor tradición oral y escrita de la lengua general’, reanudan su propia tradición” (p. 339).

20En este caso, un argumento sociohistórico explica la diferencia que se registra en el español americano respecto del peninsular; un argumento político y programático, el del hispanoamericanismo, emerge para indicar la remisión del fenómeno. El dialectalismo evidencia la discontinuidad de la comunidad de lengua; es la actuación política la que permite, en su concepción, reintroducir los vínculos rotos (y, así, destaca que en América “la reacción culta ha hecho progresos rapidísimos gracias, sobre todo, a la enseñanza primaria”; p. 339). Si la estilística y el conocimiento dialectológico permiten, en 1930, un nuevo y diferente registro de los fenómenos de variación geográfica, no obstante el peso político del argumento de la comunidad lingüística hispanoamericana parece limitar y hasta contradecir el alcance de esos nuevos saberes.

21El procedimiento que hemos ejemplificado se repite en el resto de los estudios. En todos ellos, el principal aporte consiste en recopilar las muestras de un fenómeno de variación identificadas por especialistas anteriores, y las observaciones que estos han hecho sobre su distribución social en cada región; para, luego, buscar probar la esencial identidad de los procesos de cambio del español en España y América, cuyas discontinuidades, si aparecen, son interpretadas a partir de alguna explicación sociohistórica como la que hemos expuesto. En “Nasales”, discute el problema de si la nasal se pronuncia como m o como n delante de una consonante labial; busca demostrar, a la luz de la fonética experimental, que “la interpretación como n de la nasal ante labial (canpo) obedece a un análisis falso” (p. 370), y que la pronunciación de la nasal está condicionada por la consonante siguiente en cuanto al punto y al modo de articulación; la dimensión dialectológica de la discusión se vincula con el registro de ocurrencias en el español americano. En “Asimilación, disimilación” se evalúa la utilidad de estos conceptos en el campo de la dialectología; reconoce una serie de usos incorrectos en la obra de Cuervo y Espinosa y, en general, identifica “la misma falta de rigor, no sólo entre los dialectólogos hispanistas sino también entre la mayoría de los romanistas” (p. 396). Su propuesta metodológica consiste en afirmar la necesidad de juzgar los fenómenos de asimilación y disimilación en una lengua “en relación con el funcionamiento de su sistema general –fonético, morfológico, etc.– considerado en la época en que tienen lugar” (p. 400).

22“Consonantización de u [semivocal]” estudia la consonantización de la u [semivocal] ante r, l (jaula > jabla; báules > bables) como un fenómeno fonético reciente del español, no exclusivamente americano; una vez más, el recurso dialectológico es funcional a la demostración de lo común en el ámbito hispanohablante. En “Ciruela > cirgüela, minuare > menguar”, Alonso analiza el cambio silábico de ci-rwe-la > cir-we-la, que se produce especialmente cuando la r se pronuncia fricativa y la sigue la labiovelar w: aquella se convierte en coda silábica y esta en cabeza silábica. Las regiones que pronuncian cir-güe-la cambian la w en gu (hueso > güeso), cambio que se verifica en el latín vulgar, en el judeoespañol y en otros dialectos americanos del español. “Asín, asina, ansí, ansina” registra la distribución geográfica de estas formas, y encuentra que normalmente conviven en casi todas las regiones. En una de las pocas referencias efectivas que Alonso hace en estos estudios a la necesidad de un abordaje estilístico del fenómeno, señala (p. 416):

¿Son efectivamente equivalentes entre sí? Atendiendo al concepto expresado, único valor que hasta ahora ha tenido en cuenta nuestra dialectología, parece seguro que sí; pero atendiendo a valores estilísticos –o afectivos, modales, expresivos, tipos de frase, etc.–, quizás se pudieran determinar matices de contenido. Esta es tarea sólo realizable sobre el terreno; nada pueden orientarnos sobre esto ni la literatura regionalista ni las observaciones de vocabulistas o dialectólogos, porque, como ellos oponían en cada caso la forma mental unificada en así, no sospecharon que ansí y ansina (o así y asina) pudieran referirse a diferentes contenidos de orden estilístico.

23La (nueva) concepción de la lengua que, siguiendo los postulados de Bally, sostiene que esta es un sistema que codifica valores expresivos, aparece al dar cuenta de la variación ya no fonética o morfológica sino léxica. A diferencia de lo que sucede en los anteriores estudios, en este Alonso pone el problema de la variación no en una clave sociohistórica sino en una estilística, que considera que las unidades léxicas expresan dos significaciones: una, “el concepto expresado”; otra, los “valores estilísticos”. Notablemente, por otro lado, esta expresividad se registra en el nivel de la lengua popular; una observación consistente con lo expresado en el “Propósito” pero no, según hemos demostrado, en los restantes estudios dialectológicos que aquí se reúnen. La distinción entre una significación referencial y otra expresiva será central en la producción de Alonso durante esta década; aquí, sin embargo, resulta apenas esbozada.

24“Las abreviaciones de señor, señora en fórmulas de tratamiento” reintroduce, aunque marginalmente, esta perspectiva: luego de estudiar su distribución geográfica, afirma que esta constituye un “reflejo de una lucha permanente en la cual se oponen los esfuerzos de la masa por igualarse a los distinguidos y los de los distinguidos por diferenciarse de la masa” (p. 430). En “Consonantes silábicas”, Alonso pone en cuestión la existencia de estos fonemas registrados por Espinosa; por último, “Equivalencia acústica” examina nuevamente las explicaciones de Espinosa, para quien gran parte de los cambios consonánticos tendrían explicación común como resultado de este fenómeno. Alonso sostiene que la equivalencia acústica no es una causa de cambio, sino una situación favorable para la sustitución de un sonido por otro; ejemplifica con detalle el paso b > g: vomitar > gomitar, bueno > güeno.

25Hemos reconocido, en el análisis de los “Problemas de dialectología hispanoamericana”, la emergencia de un conflicto teórico: el que se produce en Alonso entre la aplicación de un criterio “filológico”, deudor en lo esencial de los desarrollos de Menéndez Pidal, que explica el cambio lingüístico como resultado de las fuerzas relativas que, en cada momento histórico, poseen la lengua vulgar y la lengua culta; y uno “lingüístico”, que, incorporando los desarrollos de Vossler y Bally, sitúa el cambio como un potencial del sistema lingüístico, que codificaría opciones a través de las que los hablantes expresan no solo significados referenciales sino estilísticos. Si la perspectiva filológica se vincula con la lingüística histórica como marco de referencia disciplinar, la lingüística se asocia con la investigación dialectológica; durante este período, sin embargo, ambas conviven, no sin tensión, en los trabajos de Alonso. La evolución cronológica permitirá observar el progresivo alejamiento del primer modelo y la expansión y adopción definitiva del segundo.

Consideraciones finales

26La consolidación, en la Argentina, de la investigación lingüística como práctica académica está fuertemente condicionada por los debates sobre el futuro del español americano. Teñida de esa polémica, la fundación del Instituto de Filología se hace cargo, tal el proyecto de Rojas, de la urgencia por caracterizar la variedad nacional; una demanda que no solo busca intervenir frente a las disputas previas entre independentistas e hispanizantes sino responder a lo que se percibe como una situación de desquicio lingüístico que resultaría de la presión ejercida por las lenguas inmigratorias. El proyecto inicial concibe, además, una estrategia de actuación sobre el problema, esto es, una política lingüística cuya herramienta sería la producción de instrumentos lingüísticos específicos: una gramática y un diccionario que nunca llegarán a realizarse. No es trivial que esta estrategia, o su herramienta, sean confiadas al espacio del saber científico institucionalmente legitimado.

27Pero como la operación de Rojas supone a la vez la actuación sobre el problema y la fundación de un espacio de intervención, el resultado se ve sometido a las tensiones propias de la conformación de un campo científico; así, aquel recurso que le sirve para legitimarlo (la designación de Menéndez Pidal, uno de los más importantes filólogos de la época, como responsable honorario del Instituto) conspira contra la consecución de sus intereses: el punto de vista de los primeros directores no alberga la posibilidad de una dialectología hispanoamericana por razones que tanto tienen que ver con los modelos disciplinares de los que son herederos como con sus particulares biografías científicas. Solamente cuando la presión obliga a las autoridades de la Facultad a retomar el proyecto fundacional se inicia un camino que, con vaivenes, acercará la producción del centro al objetivo inaugural. Con todo, ese camino no será inmediato ni directo.

28La figura de Alonso, y su particular derrotero teórico, serán responsables de producir la ruptura con la mirada sociohistórica de Menéndez Pidal y de habilitar una reflexión que integre en un nuevo modelo teórico el cambio dialectal y conduzca el debate sobre las variedades americanas del español a una dimensión en la que no será ya objeto de un tratamiento valorativo. La trayectoria supone, además de la vinculación con el terreno, la adopción de los preceptos teóricos del idealismo y, fundamentalmente, la estilística.

29La Biblioteca de Dialectología Hispanoamericana constituye, en este marco, un momento significativo de este recorrido: por primera vez en la larga historia del debate sobre la unidad del español en América, su publicación supone la creación de un instrumento lingüístico propio del ámbito científico y no, como un diccionario o una gramática normativa, un intento de intervención directa sobre los usos lingüísticos.

Bibliographie

Referencias

Alonso Amado, 1930a, “Problemas de dialectología hispanoamericana. Nueve estudios complementarios”, Estudios sobre el español de Nuevo México, Espinosa Aurelio M., Buenos Aires, Instituto de Filología, p. 337-469.

Alonso Amado, 1930b, “Propósito”, Estudios sobre el español de Nuevo México, Espinosa Aurelio M., Buenos Aires, Instituto de Filología, p. 5-10.

Auroux Sylvain, 1994, La révolution technologique de la grammatisation, Liège, Mardaga.

Barrenechea Ana María y Élida Lois, 1989, “El exilio y la investigación lingüística en la Argentina”, Cuadernos Hispanoamericanos, 473/474, p. 79-91.

Toscano y García Guillermo, 2009, “Materiales para una historia del Instituto de Filología de la Universidad de Buenos Aires (1920-1926)”, Revista Internacional de Lingüística Iberoamericana, 13, p. 113-135.

Auteur

Université de Buenos Aires

Le texte et les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont sous Licence OpenEdition Books, sauf mention contraire.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search