Version classiqueVersion mobile

Penser l’histoire des savoirs linguistiques

 | 
Sylvie Archaimbault
, 
Jean-Marie Fournier
, 
Valérie Raby

Deuxième partie. Grammatisations, outillages et descriptions des langues

Tratamientos de la sintaxis en gramáticas españolas del último tercio del siglo xviii

José J. Gómez Asencio

Note de l’éditeur

Cet article observe les règles typographiques de l’espagnol d’Espagne, qui contrairement à l’espagnol d’Amérique emploie des guillemets français.

Para Sylvain, maestro europeo, generoso y amigo

Texte intégral

Propósito y corpus

  • 1 Para estudios más generales y/o más profundos y detallados, vid. Gómez Asencio 1981 y 1987, Iglesia (...)

1El objetivo de este trabajo es examinar qué tratamientos se proponen para dar cuenta del componente sintáctico de la lengua española en algunas gramáticas aparecidas en el último tercio del siglo xviii: se trata de comprobar qué tipos de teoría sintáctica se presentan y cuáles son los ámbitos y cometidos de esas sintaxis; de evaluar, en perspectiva intrínseca, algunas de sus limitaciones internas; de acreditar la efervescencia intelectual, y los propósitos de mejora y actualización, en materia de gramática en la España de ese período; o de reseñar el pa’pel de transición y de apertura que dicha etapa representó en la historia de las ideas gramaticales en España; ello hasta el punto de que podría afirmarse que en esos treinta años se encuentran proyectadas y en esbozo buena parte de las corrientes sintactistas que se desarrollarán con plenitud a lo largo del xix1.

2Para tales cometidos se ha escogido –literalmente; esto es: seleccionado– un corpus limitado pero suficientemente representativo de obras y de tendencias. En concreto:

3Ballot Josef Pablo, Gramática de la lengua castellana dirigida a las escuelas, Por Juan Francisco Piferrer, Barcelona, 1796. Cito por la séptima impresión, Barcelona, 1825. En adelante: Ballot.

4Jovellanos Gaspar Melchor de, Curso de humanidades castellanas (1795?), B.A.E., volumen 46, Tomo I de las Obras publicadas é inéditas […], colección hecha é ilustrada por D. Cándido Nocedal, M. Rivadeneyra, Madrid, 1858, p. 101-168. En adelante: Jovellanos.

5Muñoz Álvarez Agustín, Gramática de la lengua castellana, ajustada a la latina para facilitar su estudio, Imp. de Vázquez y viuda de Hidalgo, Sevilla, 1793. En adelante: AMA-1793.

6Muñoz Álvarez Agustín, Gramática de la lengua castellana, ajustada a la latina para facilitar su estudio, Imp. de don Felix de la Puerta, Sevilla, 1799. 2a ed. corregida y mejorada por su autor. En adelante: AMA-1799.

7Real Academia Española, Gramática de la Lengua Castellana, Por D. Joachin de Ibarra, Madrid, 1771. En adelante: GRAE-1771.

8Real Academia Española, Gramática de la lengua castellana, Por la viuda de don Joaquín Ibarra, Madrid, 1796. 4a ed. corregida y aumentada. En adelante: GRAE-1796.

Definiciones de Sintaxis

9En general se acepta que la Sintaxis es aquella parte de la Gramática que se ocupa de la combinatoria de las palabras o partes de la oración, de las relaciones que estas mantienen entre sí, y de su disposición secuencial.

10Hay quienes reservan para este apartado el nombre de « sintaxis o construcción », términos que aquí son sinónimos o parecen indiferentes (son: GRAE- 1771, Jovellanos y AMA-1793 y 1799); y hay quienes prefieren el término « sintaxis » a secas (GRAE-1796 y Ballot). La elección terminológica no es gratuita: GRAE-1771, en consonancia etimológica y con respeto a la tradición por ejemplo nebrisense, opta por considerar que se trata de dos modos igualmente válidos (uno griego, otro latino) de designar la misma realidad; Jovellanos y AMA-1793 y 1799 parecen estar de acuerdo con eso y acatarlo. GRAE-1796 y Ballot se reservan el término « construcción » para otra realidad gramatical más específica (infra: 5.) y optan por el término griego « sintaxis » para hacer referencia a la totalidad de esta parte de la gramática.

11Se pueden dilucidar dos modalidades textuales de definición de la disciplina. Con la una se concede la primacía al sentido « parte (del libro) de la gramática que se ocupa de estos asuntos »; así: La sintaxis (o construcción, en su caso):

12Con la otra pauta de definición se identifica la sintaxis con una realidad lingüística, con un fenómeno, con un proceso; así: La sintaxis (o construcción en su caso):

13Las citas suscitan comentarios.

  • 2 En concreto: orden (coordinar) en GRAE-1771, Jovellanos, GRAE-1796 y Ballot. Y unión (unidas) en GR (...)

14Primero. Se observará la recurrencia de ciertos términos en las definiciones de uno y otro tipo: mientras que concierto, construcción o trabazón (trabar), régimen aparecen en una sola gramática, dependencia (dependientes) lo hace en dos (AMA- 1793 y GRAE-1796); enlazar (enlace), en tres (GRAE-1771, AMA-1793 y 1799); orden (coordinar), en cuatro; y unión (unir, unidas) en cinco de los textos analizados2. Parece claro cuáles son los cometidos preferentes de esta parte de la gramática.

15Segundo. En todos los casos estamos ante « sintaxis de la palabra »; esta es la unidad a la que se concede la primacía metodológica y teórica; de ella se parte para construir combinaciones diversas toleradas por procedimientos varios. Unos gramáticos se comprometen con determinar cuál es la finalidad última de esas combinaciones obtenidas por la agrupación de palabras, y otros no. Se formulan dos objetivos: 1) uno de carácter semántico-comunicativo: expresar (con claridad)/explicar/manifestar los pensamientos; 2) otro de naturaleza formal, o sintáctica al menos: formar la oración; sería el fin de la sintaxis. Sucede lo primero en GRAE-1771, Jovellanos (este como aquella), GRAE-1796 y AMA-1799 (este como aquella); lo segundo es exclusivo de ambas gramáticas académicas.

  • 3 También en González de Valdés (1798, p. 6): « En la construcción, coordinación, composición o sinta (...)

16Tercero. Lo expuesto hasta ahora bastaría para configurar líneas de influencias entre unos gramáticos y otros: GRAE-1771 reaparece en AMA-1793, en Jovellanos y en GRAE-1796; la presencia de esta, por su parte, se nota en AMA- 1799. Y bastaría para concluir que la propuesta de Ballot es ciertamente diferente de las demás, y original en su entorno hispano: por un lado, introduce el tecnicismo coordinar (syn-taxis; co-ordenación; co-ordenar; co-ordinar)3 bajo el que se halla la incorporación de una nueva tarea a esta parte de la gramática (infra: 5) y, a la postre, una concepción nueva de la sintaxis; y, por el otro, define la disciplina como la suma de los ámbitos que abarca o de los fenómenos que incluye: los dos tradicionales (concordancia y régimen) y el nuevo (coordinación).

  • 4 Las ideas las ha tomado Jovellanos de Condillac (Ridruejo, 2011, p. 252-255), quien por cierto no d (...)

17Cuarto. El más explícito en formular procedimientos sintácticos (y discursivos) que aseguran esa « unión » es, a no dudar, Jovellanos, quien declara: « La unión de las palabras puede señalarse de varios modos » (p. 113)4 o, lo que es lo mismo, la sintaxis de una lengua está conformada:

  1. « por el lugar que se les da en la oración »: orden en sentido estricto;

  2. « por la mudanza que reciben en la terminación »: tratándose del español, concordancia;

  3. « por medio de preposiciones que indican el segundo término de una relación »: complementos preposicionales o, en la época, « régimen »;

  4. « [por medio de] adjetivos que juntan las proposiciones incidentes con los sustantivos a quienes modifican »: complementos del nombre en forma de oraciones de relativo;

  5. « [por medio de] conjunciones que sirven para trabar las diferentes partes de la oración »: nexos y conectores en general.

18Quinto. Repárese en que, por otro lado, este mismo Jovellanos no tiene reparo en identificar « unión » con « orden » ( « […] tratar de su unión, esto es, del orden […] »); ahora bien, este « orden » en sentido amplio bajo el que se acogen todos los procedimientos de sintaxis formal citados en el apartado anterior no puede ser el mismo « orden » en sentido estricto que constituye el primero de esos procedimientos. Hay en estos tiempos al menos dos sentidos diferentes para el término técnico orden (infra: 3): un orden=sintaxis y un orden=secuencia lineal, pura colocación.

Estructuraciones, partes y cometidos declarados de la sintaxis

19La sintaxis conoce, en los textos del corpus, dos conformaciones, cada una de las cuales presenta, por su parte, ligeras variantes. Helas aquí:

Primera GRAE-1771: 234 y Jovellanos: 114-115

Primera GRAE-1771: 234 y Jovellanos: 114-115

Segunda GRAE-1796: 274-275

Segunda GRAE-1796: 274-275

AMA-1799: 139-140 y 155

AMA-1799: 139-140 y 155

20De entrada, se aprecian constantes en los textos del corpus: 1) la primera división de la sintaxis lleva hasta la natural versus la figurada; pura tradición occidental en estado puro; 2) la concordancia y el régimen (infra: 4) como quehaceres o tratados de la sintaxis están por todas partes, algo que hasta entonces no había sido tan normal en la tradición hispana. Lo que marca la diferencia, y la inserción en corrientes más cercanas y nada autóctonas (recién llegadas de la « gramática general » y de Francia), es la aceptación de un nuevo ámbito de la sintaxis o tratado sintáctico, el de la construcción (infra: 5).

El orden y lo natural

Sintaxis natural versus Sintaxis regular

  • 5 AMA-1793 y 1799 emplea, se supone que indistintamente, « regular » y « natural ». Pienso que este « (...)

21Se habla en general de sintaxis « natural »; no así Ballot, quien de propósito no maneja ese término y se refiere solo a « sintaxis regular»5. Leamos:

Hay un orden natural de colocar las palabras, que se funda en la naturaleza misma de las cosas.

  • 6 Muy parecido en Jovellanos: 113 y en GRAE-1796: 274-275. Y la idea de reglas « fundadas en la misma (...)

Este orden pide, que el nombre sustantivo prefiera al adjetivo, porque antes es la sustancia que la calidad: que cuando el nombre representa al sujeto, o persona que hace, prefiera al verbo, porque antes es el agente que la acción. Pide que el verbo prefiera al nombre, quando este es el objeto, o término de la accion; y al adverbio que califica, ó modifica la significación del verbo (GRAE- 1771: 232-233)6.

22Para Ballot, ninguno de estos asuntos pende de la naturaleza: « la sintaxis simple o regular es la que sigue el común y regular modo de hablar » (p. 154). La distancia entre este y los otros gramáticos es amplísima, en términos epistemológicos y descriptivos: las reglas de la sintaxis ya no vienen dadas por la naturaleza; tienen que ver con lo normal y común del uso de sus hablantes.

23Ahora bien: este es un mundo bien nuevo en la gramática del español, un mundo nuevo en el cual era posible desagregar « sintaxis » de « orden » y ambos de « dependencia ». Solo en ese nuevo mundo las relaciones entre elementos podían quedar desligadas del orden estricto y secuencial palabra-a-palabra; en ese mundo se permitían y podían percibir relaciones diferentes de esas y se abrían las puertas a unidades de naturaleza sintáctica más complejas y diferentes.

Orden en sentido amplio

24Sigamos leyendo:

  • 7 Casi lo mismo en GRAE-1796: 274: « El orden natural […] pide que no haya falta ni sobra de palabras (...)

Como este orden tiene por principal objeto la claridad, pide también que no haya falta, ni sobra de palabras, y que tengan entre sí la debida concordancia (GRAE-1771: 234)7.

25En esta cita, el término « orden » no se refiere solo a la mera secuencia lineal de las palabras de izquierda a derecha (su transgresión sería el hipérbaton; una inversión propiamente dicha del orden o colocación). También abarca que no haya menos palabras de las precisas (alteración del orden por elipsis), ni más de las necesarias (alteración del orden por pleonasmo), ni faltas contra la concordancia (alteración del orden por silepsis); pero sucede que estos tres últimos fenómenos no afectan al orden secuencial estricto de izquierda a derecha, no representan una inversión del orden, aunque sí tal vez una perturbación de él. De hecho, no resulta extraño que las diferencias entre transgresión del orden por medio de cualquiera de las cuatro figuras y transgresión del orden por el mero hipérbaton queden desdibujadas:

« Este orden natural se perturba o invierte muchas veces » por medio de cualquiera de las cuatro figuras (GRAE-1771: 234).

« Hipérbaton es lo mismo que inversión o perturbación del orden natural de las palabras » (ibid. 329).

  • 8 Salvo esto, en la Sintaxis figurada: hipérbaton « es cuando se invierte el orden natural de las pal (...)

26Este « orden » en sentido amplio abarca prácticamente toda la sintaxis, y ello hasta el punto de que son varios los gramáticos que definen esta parte de la gramática como « el orden que… » (supra: 1 y 2). Nada de todo esto se encuentra por el texto de Ballot8, quien camina en solitario también a este respecto y, en otro lugar, se atreve a afirmar: « En realidad no hay orden fijo de colocar las palabras, ni reglas para invertirlas » (p. 192).

Orden es dependencia

27Las propias palabras de los gramáticos son reveladoras:

Es conforme al orden natural, decir las cosas con aquella antelación que tienen por naturaleza, o mayor dignidad (GRAE-1771: 234 y Jovellanos: 113).

Régimen es el gobierno o precedencia que tienen unas palabras respecto de otras: las que están antes rigen: las que están después son regidas (GRAE-1771: 235).

La Sintaxis [enseña] el orden y dependencia de estas palabras en las oraciones (GRAE-1796: 1-2).

Pide [el orden natural] que la palabra regente preceda a la regida, porque es lo más natural que aquella se presente a la imaginación antes que esta (GRAE- 1796: 274).

Las palabras se han de enlazar entre sí de tal manera, que se sigan unas de otras con una dependencia precisa: que unas rijan a otras, y estas sean regidas de las primeras (GRAE-1796: 286).

  • 9 Cf. Garrido Vílchez 2008, p. 367.

28Hay que prestar atención a estos combinados: « antelación por naturaleza », « gobierno o precedencia » (lo que se antepone manda), « orden y dependencia » ( ¿no es lo mismo?)9, « regente precede a regida », « se sigan con una dependencia precisa ». Y concluir que « orden » y « régimen » son aquí conceptos tan próximos que se diluyen: no resulta fácil determinar cuál está subordinado a cuál, pero sí intuir que la colocación de las palabras de izquierda a derecha según jerarquía (orden jerárquico de dependencias) es el sostén teórico de ( ¿todas?) las relaciones sintácticas y anda en estrecho sometimiento a las cuestiones de régimen. De nuevo, no así en Ballot ni exactamente en AMA-1793 y 1799.

Orden en sentido estricto

29El orden es (solo) orden, esto es, colocación de las palabras unas detrás de otras, sin que esto conlleve estricta y necesariamente una relación de dependencia entre la que se antepone y la que sigue; sin que ello constituya el principio rector de las relaciones sintácticas. Esta mera disposición de las palabras es uno de los ámbitos de la sintaxis en Jovellanos (supra: 1. Cuarto. a)), quien anda en esto tras la pista de Condillac y, de ahí, tras Du Marsais; y hace acto de presencia también en Ballot y en AMA-1799, esto es, en gramáticos para quienes construcción no es sinónimo de sintaxis, sino un apartado de ella; recuérdese (supra: 1. Tercero) cómo para Ballot una de las tareas de la sintaxis es « coordinar las partes de la oración entre sí » o, lo que es lo mismo « el orden y colocación » (p. 191) sin más de las palabras (infra: 5).

30Las cosas no parecen ser así en los textos más « arcaizantes » del corpus seleccionado.

Régimen

31Por tal en la época se entiende:

321. el gobierno que unas palabras (regentes) ejercen sobre otras (regidas) o, lo que es igual, la dependencia o subordinación que estas tienen de aquellas, en pura secuencia lineal, palabra a palabra, y de izquierda a derecha, ello como consecuencia del orden natural: « la voz régimen se ciñe en la Gramática a determinar la relación o dependencia de unas palabras con otras » (GRAE-1771: 235) (Iglesias Bango, 2011: 668-674).

332. « la dependencia que tienen en la oración unas partes de otras. De manera que aquella palabra u oración, cuyo sentido está pendiente de otra palabra u oración, se dirá que está regida de ella » (AMA-1793: 121 y 1799: 145). El fenómeno tiene lugar « en la oración » y ya no se trata solo con palabras; también con grupos de palabras o con oraciones:

  • 10 Repárese en la diferencia entre: los nombres « admiten otros nombres regidos de la preposición » (G (...)

[En] El día del Juicio recibirá cada uno […] las palabras del Juicio10 están pendientes de la palabra día (AMA-1793: 121).

Se conocerá cuál es la oración regente, y cuál la regida, en que la regente deja péndulo el sentido, y la regida es la que lo cierra (AMA-1799: 145).

  • 11 Debe llamar la atención la tautología: « régimen es la propiedad de regir ».
  • 12 A lo que sigue inmediatamente: « o bien la relación o dependencia de unas palabras con otras » (pur (...)
  • 13 La idea también en GRAE-1796: 288 y ss. (apud Rojo 2001, p. 115 y Garrido Vílchez 2008, p. 390).

343. « La propiedad que tienen las palabras o partes de la oración de regir11 casos»12 (Ballot: 165-166)13. Se ha dotado a la voz de una mayor especificidad (supra nota 4): la « relación que una idea dice a otra idea […] se expresa por los seis casos materiales o diferentes terminaciones, como en la lengua latina; […] o por las preposiciones que anteceden, como en la lengua castellana » (p. 162); de ahí que por caso aquí se haya de entender el conjunto prep.+nombre. Régimen ahora sería una característica de ciertas palabras –no de todas– en virtud de la cual ¿pueden?/ ¿exigen? llevar detrás de sí un grupo preposicional.

35En los casos de 1) y de 2), el régimen es un tipo de relación (dependencial); en el caso de 3) es un rasgo de ciertas partes de la oración, lo que es bien distinto. El concepto y el término clave aquí es dependencia: en el caso de 1) entre palabras una-a-una (supra: 3.3.); en los casos (2) y 3) entre una palabra y otro elemento (palabra, grupo, oración); hay un abismo de concepción de las relaciones sintácticas entre lo primero y lo segundo.

36Pero hay más. Se debe llamar la atención sobre el hecho de que hay autores – otra vez Ballot y AMA-1799– para quienes el elemento « regido » no es gratuito ni prescindible, sino necesario: no hay significado pleno sin él; lo principal no basta, el sentido queda pendiente y hace falta lo subordinado para la cabal perfección de lo que se dice:

Siempre y cuando una palabra por sí misma no cierra el sentido de una oración, nos vemos entonces obligados a poner la palabra determinante o esencial para tener todo el sentido entero y perfecto [cursiva mía]; por ejemplo, si decimos: el rey ha dado, estas palabras no forman más que una parte de un sentido particular, porque falta lo que el rey ha dado, y a quien lo ha dado (Ballot: 166).

Se conocerá cuál es la oración regente, y cuál la regida, en que la regente deja péndulo el sentido, y la regida es la que lo cierra (AMA-1799: 145).

37Se produciría, según la interpretación que hago de ellos, una dependencia sintáctica de izquierda a derecha (regente > regido) y una dependencia semántica en sentido inverso: lo regente necesita de lo regido – « depende de él »– para que se alcance el significado completo (Gómez Asencio 1987).

Construcción sí, construcción no

38Construcción sí en todos los autores, sea como sinónimo de sintaxis (supra: 1. y 2.), sea con un sentido más específico, como una parte o tratado de aquella en su versión « natural » o « regular ». Tres concepciones se nos muestran.

1. La construcción de las partes de la oración es otra especie de dependencia que las une, no con tanta precisión como el régimen, sino con alguna mayor anchura y libertad, ya añadiendo unas, ya introduciendo otras entre las que van enlazadas por el régimen para dar energía a las oraciones, y evitar la uniformidad que resultaría, si se guardaran constantemente en el uso las reglas del régimen y concordancia de las palabras (GRAE-1796: 326-327).

  • 14 Cf. interpretaciones diversas en Gómez Asencio 1981, p. 53-56, Rojo 2001, p. 105-109, Iglesias Bang (...)

39La cuestión de la Construcción en la GRAE-1796 es compleja y ha sido objeto de debate, demasiado extenso para ser relatado aquí14.

  • 15 Por cierto: los ejemplos (pero no, creo, las ideas) ya en GRAE-1771, p. 247 y GRAE-1796, p. 343.

2. No [es lo mismo régimen que construcción], pues cuando decimos según estas tres combinaciones: me salgo a divertir: sálgome a divertir: salgo a divertirme, hay tres distintas construcciones15: pero no hay más que un solo régimen. [… Por construcción] entiendo en la gramática el orden y colocación de las palabras (Ballot: 190-191).

  • 16 También Jovellanos, p. 113-116, en otra manera, atiende a estos asuntos: en los Rudimentos de gramá (...)

40No se necesitan comentarios; todo está claro ahí: la construcción no es dependencial, tiene que ver con la secuencia lineal de los elementos, con las diversas ordenaciones que la lengua permite para un solo régimen, para unas mismas relaciones: Du Marsais anda claramente por aquí16.

3. De las varias especies de oraciones. De la observación de la concordancia y el régimen resulta la buena estructura de las oraciones que es el complemento de la sintaxis. Esta buena estructura suele llamarse construcción, y algunos la tienen por el tercer fundamento de esta parte de la gramática. Sobre este punto nos ceñiremos a tratar de las varias especies de las oraciones, y las clasificaremos del modo más racional (AMA-1799: 155).

41La construcción aquí tiene un carácter estructural y componencial, se ocupa de analizar cómo a través de la concordancia y el régimen se forman-componen-construyen entidades más amplias y complejas, entre las que se cuentan –pero no únicamente– las oraciones (Gómez Asencio: 2004: 662-663 e Iglesias Bango, 2011: 679).

Oraciones sí, oraciones no

42Algunos de los textos examinados no presentan apartados o tratados sobre la oración; otros, sí. En la GRAE-1796 se encuentra, sin solución de continuidad y sin título, inmediatamente después de la Construcción (p. 347-352) y comienza así:

Puesto que el fin de […] la concordancia, régimen y construcción [de las partes de la oración] es formar la oración, veamos cuántas y cuáles son las oraciones que resultan de los preceptos anteriores: que es lo mismo que reducir a ciertas clases todas cuantas proposiciones o enunciaciones sirven para declarar nuestros pensamientos.

43Sigue una clasificación formal de las oraciones: primeras versus segundas, de verbo sustantivo, activas, pasivas, de infinitivo, de gerundio, etc.; y copulativas, disyuntivas, causales, condicionales, etc. « según las conjunciones que [les] dan principio ».

  • 17 Todo ello tras el « Fin de la gramática » (p. 249) y bajo el subsiguiente epígrafe de Breve tratado (...)

44En una línea parecida, aunque tal vez más simple, se mueve Ballot17, quien – ya por su parte– añade un capítulo de Análisis y práctica que se debe hacer de las oraciones y un análisis del discurso en incisos, miembros o cláusulas (simples, compuestos, principales, incidentes) y períodos (simples o compuestos de varios miembros). El estudio de las (clases de) oraciones está entrando en los textos gramaticales de la mano del « análisis del discurso » y no es aún considerado propiamente materia sintáctica. Es lo mismo en Jovellanos: la tipología oracional no se se encuentra en los Rudimentos de gramática castellana, sino en el Tratado del análisis del discurso (p. 150-163); no es tarea de la sintaxis, no es parte de la gramática pero sí del conocimiento de la lengua desde otra disciplina. Contempla Jovellanos « tres especies de proposiciones »: principal, subordinada ( « porque no forma sentido alguno, sino en cuanto se une a la proposición principal »; claro recurso a la semántica) e incidente (las de relativo; supra: 1. Cuarto d)).

45La tipología oracional sí que es sintaxis y está bien dentro de la gramática en AMA-1799: 155-159; es uno de los ámbitos de la construcción (supra: 2. Segunda y 5.3)). Se ofrecen –y, salvo error, esto no había sido acometido antes en gramática española– dos criterios clasificatorios, ninguno de los cuales es el convencional de oraciones perfectas o primeras versus imperfectas o segundas: « De dos maneras pueden dividirse las oraciones: lógicamente ó atendiendo al sentido, y gramaticalmente ó atendiendo al verbo que las gobierna ». Las he estudiado en Gómez Asencio 2004: 663-666, adonde remito al lector interesado.

46En cuatro de los seis textos analizados se trata de las oraciones como entidad. En dos de ellas, al hilo del análisis del discurso; en otras dos, en el propio texto de la sintaxis y, por ende, de la gramática. De estas dos, una, la de AMA-1799 es realmente novedosa para la época y portadora de primicias de primer orden en la historia de las ideas gramaticales en España.

Final

47Se han analizado someramente las ideas sintácticas principales de seis textos de estudio gramatical del español redactados entre 1771 y 1799. Se han encontrado ahí: en 1.: numerosas definiciones de Sintaxis que hacen pensar en diversas conformaciones, de complejidad creciente, de los ámbitos de interés de ella. En 2.: dos estructuraciones de la disciplina, cada una de la cuales presenta tres variantes. En 3.: 1) un contraste entre « sintaxis natural » (pende de la naturaleza) versus « sintaxis regular » (pende del uso más común); 2) tres sentidos diferentes del término técnico orden, cada uno de los cuales comporta y permite una concepción teórica distinta de las relaciones sintácticas. En 4.: tres modos de entender el régimen en tanto que ámbito de la sintaxis y en tanto que tipo de relación entre elementos. En 5.: nociones variadas del término construcción, que llevan desde entenderla como sinónimo de sintaxis hasta concebirla como un territorio concreto y bien especificado dentro de esta. En 6.: cuatro textos que esbozan tratados de la oración, lo que de por sí ya es una primicia para la época: dos de ellos, los ubican en el análisis del discurso y los otros dos – con grados diversos de exhaustividad y de novedad– bajo la Sintaxis en tanto que parte de la Gramática; el campo de la sintaxis se ha ensanchado por donde hacía mucha falta.

48Como era de esperar, en todos los textos aquí considerados se mira hacia el pasado y hacia el futuro; pero se hace eso en grados diversos: se escora fundamentalmente hacia el antes la GRAE-1771; guardan equilibrios difíciles AMA en sus dos versiones y GRAE-1796; se inclinan más hacia el futuro y lo proyectan (sin desdén de lo más tradicional y asentado) Jovellanos y Ballot.

49Se reconocen las limitaciones de este análisis mío, necesariamente no cabal, no concluido, im-perfecto, incompleto. Y se confirma el anuncio de partida: el último tercio del siglo xviii es en España un período de especial ajetreo en el estudio de las relaciones sintácticas entre elementos, de asentamiento de ideas de largo recorrido, de adopción de novedades llegadas del exterior y de aportación/elaboración de puntos de vista novedosos que solo conocerían su fragua a lo largo del xix.

Bibliographie

Referencias

García Folgado Ma. José, 2005, La gramática española y su enseñanza en la segunda mitad del siglo xviii y principios del xix (1768-1815), Valencia, Universidad.

Garrido Vílchez Gema B., 2001, « Gramática », « Sintaxis » y relaciones de dependencia intraoracional en la obra académica, inédito, Salamanca, Universidad.

Garrido Vílchez Gema B., 2008, Las Gramáticas de la Real Academia Española: teoría gramatical, sintaxis y subordinación (1854-1924), Salamanca, Universidad.

Gómez Asencio José J., 1981, Gramática y categorías verbales en la tradición española (1771-1847), Salamanca, Universidad.

Gómez Asencio José J., 1987, « Naissance et développement de la notion de phrase composée dans les grammaires espagnoles (1771-1851) », Histoire, Épistemologie, Langage, 9, p. 117-132.

Gómez Asencio José J., 2004, « Una gramática rara: la de don Agustín Muñoz Álvarez (1793 y 1799) », Corrales, C. et al. ed., Nuevas aportaciones a la historiografía lingüística. Actas del IVCongreso de la SEHL, Madrid, Arco-Libros, 2004, p. 653-668.

Gómez Asencio José J. dir., 2011, El castellano y su codificación gramatical. Volumen III. De 1700 a 1835, Burgos, Instituto Castellano y Leonés de la Lengua.

Gómez Hermosilla José, 1835, Principios de gramática general, Madrid, Imprenta nacional, 1837, 2a edición.

González de Valdés Juan Antonio, 1798, Gramática completa grecolatina y castellana […], Madrid, Imprenta real, 2a impresión.

Iglesias Bango Manuel, 2008, « Rastros de teoría sintáctica en gramáticas del español del siglo xvii », en José J. Gómez Asencio dir., El castellano y su codificación gramatical. Volumen II. De 1614 (B. Jiménez Patón) a 1697 (F. Sobrino), Burgos, Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, p. 599-639.

Iglesias Bango Manuel, 2011, « Alcance y cometidos de la sintaxis en textos gramaticales del siglo xviii », en Gómez Asencio dir., p. 631-693.

Ridruejo Emilio, 1986, « El estudio de la lengua y su aplicación según Jovellanos », Francisco Fernández ed., Pasado, presente y futuro de la lingüística aplicada en España, Actas del III Congreso Nacional de Lingüística Aplicada, Valencia, Universidad, p. 517-531.

Ridruejo Emilio, 2011, « La aportación de Jovellanos a los estudios gramaticales », en Gómez Asencio dir., p. 225-259.

Rojo Guillermo, 2001, El lugar de la Sintaxis en las primeras Gramáticas de la Academia, Madrid, Real Academia Española.

Sarmiento González Ramón y Hernando García-Cervigón Alberto, 2011, « Nueva lectura de la sintaxis académica del siglo xviii », en Gómez Asencio dir., p. 695-716.

Notes

1 Para estudios más generales y/o más profundos y detallados, vid. Gómez Asencio 1981 y 1987, Iglesias Bango 2008 y 2011, y García Folgado 2005 (en particular p. 527-538 y 633-642). Para más concretamente Jovellanos, véase Ridruejo 1986 y 2011 (muy especialmente apartado 11); para Muñoz Álvarez, Gómez Asencio 2004; y para las GRAEs, Rojo 2001, Garrido Vílchez 2001 y 2008, y Sarmiento y Hernando 2011.

2 En concreto: orden (coordinar) en GRAE-1771, Jovellanos, GRAE-1796 y Ballot. Y unión (unidas) en GRAE-1771, Jovellanos, Ballot y AMA-1793 y 1799 (pero no en GRAE-1796, que parece eludir deliberadamente estos términos y alejarse en esto de su antecesora).

3 También en González de Valdés (1798, p. 6): « En la construcción, coordinación, composición o sintaxis, se enseña […] » o, más claro y rotundo, en Gómez Hermosilla (1835, p. 133): « El término castellano coordinación significa literalmente lo que el griego sintaxis. […] Bajo este título se trata en las gramáticas particulares, no solo del orden con que al hablar deben colocarse las palabras, sino de las otras condiciones necesarias para que enuncien fiel y completamente el pensamiento que se desea comunicar » (Gómez Asencio 1987).

4 Las ideas las ha tomado Jovellanos de Condillac (Ridruejo, 2011, p. 252-255), quien por cierto no dice « la unión entre palabras se señala » sino « les rapports se marquent ». Del mismo lugar debió de tomarlas Ballot: 162, para quien uno de los oficios de las palabras es « dar a conocer la relación que una idea dice a otra idea »; tal relación (fr. rapport) « se expresa por los seis casos materiales o diferentes terminaciones […], por el lugar que ocupa la palabra, o por las preposiciones que anteceden »; esto último es, en español, el régimen (infra: 4.3)).

5 AMA-1793 y 1799 emplea, se supone que indistintamente, « regular » y « natural ». Pienso que este « regular » ha de ser entendido como « conforme con las reglas de la gramática » (e « irregular », la que « no sigue las reglas », « fuera de regla »), mientras que en Ballot parece significar « común, normal, ordinaria, frecuente ». Percibo algo distinto aquí.

6 Muy parecido en Jovellanos: 113 y en GRAE-1796: 274-275. Y la idea de reglas « fundadas en la misma naturaleza », también en AMA-1793: 117.

7 Casi lo mismo en GRAE-1796: 274: « El orden natural […] pide que no haya falta ni sobra de palabras en la oración, que tengan todas su propia y natural dependencia, y que no se permita en su orden la menor perturbación » (nótese el cambio de « debida concordancia » en 1771 por « natural dependencia » en 1796). Y parecido en Jovellanos.

8 Salvo esto, en la Sintaxis figurada: hipérbaton « es cuando se invierte el orden natural de las palabras » (p. 200). No encuentro otras menciones a « orden natural », y aquí « orden » lo es en sentido estricto.

9 Cf. Garrido Vílchez 2008, p. 367.

10 Repárese en la diferencia entre: los nombres « admiten otros nombres regidos de la preposición » (GRAE-1771: 238) versus « la preposición no rige propiamente, porque se considera unida a los nombres para formar casos » (AMA-1799, p. 147). Cursivas mías.

11 Debe llamar la atención la tautología: « régimen es la propiedad de regir ».

12 A lo que sigue inmediatamente: « o bien la relación o dependencia de unas palabras con otras » (pura GRAE-1771).

13 La idea también en GRAE-1796: 288 y ss. (apud Rojo 2001, p. 115 y Garrido Vílchez 2008, p. 390).

14 Cf. interpretaciones diversas en Gómez Asencio 1981, p. 53-56, Rojo 2001, p. 105-109, Iglesias Bango 2011, nota 27 y Garrido Vílchez 2008, p. 367-375 y 391-397; esta última sugiere que la construcción afecta « a las posibilidades combinatorias de los constituyentes oracionales », lo que la situaría bien próxima al punto de vista de 2) postulado por Ballot.

15 Por cierto: los ejemplos (pero no, creo, las ideas) ya en GRAE-1771, p. 247 y GRAE-1796, p. 343.

16 También Jovellanos, p. 113-116, en otra manera, atiende a estos asuntos: en los Rudimentos de gramática castellana sostiene que en cada lengua debe haber « ciertas diferencias de construcción, que constituyen su forma particular » y su modo de adaptar el « orden natural », y en las Lecciones de retórica y poética hace sugerencias acerca de « la debida colocación » de las palabras en la « sentencia ».

17 Todo ello tras el « Fin de la gramática » (p. 249) y bajo el subsiguiente epígrafe de Breve tratado del discurso gramatical (p. 250-272).

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/enseditions/docannexe/image/32225/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 51k
URL http://books.openedition.org/enseditions/docannexe/image/32225/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 37k
Titre Primera GRAE-1771: 234 y Jovellanos: 114-115
URL http://books.openedition.org/enseditions/docannexe/image/32225/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 9,2k
Titre AMA-1793: 116
URL http://books.openedition.org/enseditions/docannexe/image/32225/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 8,3k
Titre Segunda GRAE-1796: 274-275
URL http://books.openedition.org/enseditions/docannexe/image/32225/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 8,2k
Titre Ballot: 154
URL http://books.openedition.org/enseditions/docannexe/image/32225/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 10k
Titre AMA-1799: 139-140 y 155
URL http://books.openedition.org/enseditions/docannexe/image/32225/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 11k

Auteur

Université de Salamanque

Le texte et les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont sous Licence OpenEdition Books, sauf mention contraire.

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search