Version classiqueVersion mobile

Archéologie d’un paysage

 | 
Frédéric Trément

Resumen

Texte intégral

1Introducción

2Son presentados el sector de los Estanques de Saint‑Blaise, la problemática y el contexto de las investigaciones. El autor se propone exponer los resultados de los trabajos efectuados de 1988 a 1993 en el marco de su tesis doctoral. El objetivo era reubicar una serie de sitios prehistóricos, protohistóricos y antiguos mayores –entre los cuales Saint‑Blaise y Fos son los más conocidos– en su contexto arqueológico y paleoambiental. Estas investigaciones se ubicaron dentro de una serie de acciones temáticas programadas interdisciplinarias coordinadas por P. Leveau en la región del estanque de Berre.

3Primera Parte

4Ensayo de arqueologia dei paisaje

51 La obtención de los datos

6Una investigación bibliográfica exhaustiva, completada por un examen de las fuentes archivísticas e iconográficas medievales y modernas, permitió reunir los datos arqueológicos disponibles en el sector. Este aspecto historiográfico permite al autor mostrar como un cierto número de hipótesis de geografía histórica aún comúnmente admitidas se deben a la fantasía e incluso a las falsificaciones de algunos eruditos del siglo XIX. Tras la presentación del estado de los conocimientos arqueológicos se hace una exposición de los métodos de prospección y de tratamiento de los datos utilizados.

72 Especificidad, inconvenientes y potencialidades del medio de los Estanques

8La presentación del medio se apoya en la definición de tres unidades de paisaje caracterizadas en los pianos geológico, topográfico, microclimático y fitológico. El énfasis está puesto en la fortísima especifidad de los estanques. Un inventario de los recursos del subsuelo es establecido. En el paisaje actual son buscadas las vías de comunicación y las referencias geográficas evocadas por los autores antiguos. Se revela que los Antiguos tenían una percepción aguda de la movilidad de los paisajes litorales.

93 La evolución del paisaje

10Varios métodos son combinados para proceder a la reconstitución de la evolución del paisaje: análisis palinológico y sedimentológico de muestras de perforación tomadas en los estanques, observación de los cortes geomorfológicos en las vertientes, explotación metódica de los textos medievales y modernos, utilización de los datos arqueológicos como jalones cronoestratigráficos. Los resultados del análisis pluridisciplinario de una columna sedimentaria tomada en el estanque del Pourra son expuestos en detalle. Las depresiones terradas, situadas bajo el nivel del mar, constituyen efectiva mente excelentes registradores de la evolución bioclimática y antrópica.

114 El impacto del hombre sobre el medio

12La confrontación de los datos arqueológicos y paleoambientales pone a la luz la complejidad de las relaciones hombre/medio. Ninguna correlación simple puede establecerse entre poblamiento y detritismo. Una primera crisis erosiva interviene en el Neolítico Final y una segunda en la Época Moderna, en contextos de sobrecarga agro‑pastoral. Pero períodos de fuerte presión demográfica como la Edad del Hierro y la Época Romana parecen haber tenido un impacto erosivo limitado. Hay por consiguiente que recurrir a otros registres explicativos en los campos climático y tecnológico.

13Segunda Parte

14El sector de los Estanques en la Edad del Hierro

151 Poblaciones y territorios en la Edad del Hierro

16El estudio de las fuentes antiguas autoriza un cierto número de hipótesis relativas al nombre de las poblaciones que ocupaban la ribera occidental del estanque de Berre en la Edad del Hierro (los Avatici) ́ así como al de su probable capital: el oppidum de Saint‑Blaise. A la exposición de los debates toponímicos le sigue una reflexión sobre el territorio controlado por este poblado, a la luz de los textos medievales. La entidad jurídica y territorial mencionada por los textos de los siglos X y XI bajo el nombre de fiscus de Ugio podría constituir la reliquia de un territorio más vasto desmembrado por la administración romana en el momento de la creación del puerto de Fossae Marianae y de la colonia Maritima Avaticorum.

172 El sector de los Estanques en la Primera Edad del Hierro
(ultimo cuarto dei siglo VII-primer cuarto dei siglo V a.c.)

18Las numerosas concentraciones de ánforas etruscas puestas en evidencia por las prospecciones en un radio de cinco kilómetros alrededor de Saint‑Blaise muestran que el desarrollo del oppidum en el siglo VI a. C. se acompañó de una valorización metódica de los bancos de arenisca y de los estanques. Las excavaciones de Saint‑Blaise nos informan sobre las actividades agro‑pastorales y artesanales. Todos estos indicios dan testimonio de un dominio acrecentado del espacio y del dinamismo económico de una comunidad indígena precozmente abierta a los intercambios mediterráneos.

193 La transición de los siglos V, IV y lll a. C.

20El periodo comprendido entre mediados del siglo V hasta fines del siglo III a. C. esta muy mal documentado por las excavaciones de Saint‑Blaise y por las prospecciones. Las excavaciones de la isla de Martigues muestran que no se debe solamente a las lagunas de nuestros conocimientos ceramológicos. Ellas dan efectivamente la imagen de una comunidad próspera pero replegada sobre si misma y estrechamente dependiente de los intercambios con Marsella. La hipótesis que veía en el oppidum de Saint‑Blaise un establecimiento comercial o un pósito de la antigua Marsella queda debilitada por el carácter fundamentalmente indígena del mobiliario.

214 El sector de los Estanques en los siglos II y I a. C.

22Las excavaciones de Saint‑Blaise y de la isla de Martigues dan testimonio de un real dinamismo de las comunidades indígenas en el siglo II a. C. El profundo cambio de estructura de los dos poblados se inscribe en un movimiento más amplio que afecta al conjunto del sur de Galia en la misma época. Las excavaciones dan cuenta de un aumento y de una diversificación de las actividades productives, en particular con la extensión de la viticultura y de la oleicultura, aparecidas durante el período precedente. Las prospecciones confirman la preeminencia de un hábitat agrupado, en el seno del cual se concentra lo esencial de las actividades económicas. Esta evolución es interrumpida por el abandono del oppidum de Saint‑Blaise en el momento de la conquista romana.

23Tercera parte

24El sector de los Estanques de la Época Romana a la Alta Edad Media

251 Territorios y centros de poder

26Fos, convertido gracias a Marius en un punto de pasaje obligado para el gran comercio rodaniano, hace oficio de " antepuerto " de Arles desde el reino de Augusto. Pero la evocación de Ptolomeo de una Μαριτίµα πόλιΰ Κολωνία permite considerar la hipótesis del mantenimiento, a principios del siglo I d. C., de una pequeña ciudad autónoma enclavada entre los territorios de Arles y de Marsella. Ésta correspondería totalmente o en parte al antiguo territorio de los Avatici.

272 El sector de los Estanques en el Alto Imperio
(fines del siglo I a. C – mediados del siglo II d. C)

28El hábitat disperse que se había instalado en el siglo I a. C. se densifica considerablemente desde el reino de Augusto y en la primera mitad del siglo I. El antiguo territorio abastecedor de Saint‑Blaise, limitado a la zona de los bancos de molasa es ocupado por una red de establecimientos agrícolas entre los cuales la granja Soires es representativa. Las colinas y las depresiones margosas situadas al sur, hasta entonces inocupadas, son revalorizadas en el marco de una economía comunal probablemente ligada a la emergencia de los nuevos centros de poder locales. En cuanto a la orilla de los pequeños estanques, ella está ocupada por una forma de hábitat original, calificada de " polinuclear ", La economía es dominada por la viticultura, la oleicultura y la cerealicultura. Parecería que la utilización tradicional de los estanques para la recolección de conchas hubiese perdido su importancia. Numerosos indicios dejan efectivamente entrever trabajos de drenaje encaminados a extender las tierras cultivadas hacia las depresiones.

293 Las mutaciones del Bajo Imperio
(mediados del siglo II-mediados del siglo V d. C)

30A partir de mediados del siglo II, el hábitat disperso tiende rápidamente a disminuir. Entre mediados del siglo III y mediados del siglo V, solamente un tercio de las instalaciones del Alto Imperio siguen ocupadas. Sólo los villae y los establecimientos más grandes se mantienen. La hipótesis de un movimiento de concentración territorial –tal vez favorecido por un ocaso demográfico– es propuesta.

314 La expansión de la Alta Edad Media
(mediados del siglo V-principios del siglo VII d. C)

32A partir de mediados del siglo V se observa una neta densificación del poblamiento que se traduce a la vez por la emergencia o la reocupación de poblados ubicados en elevación y por la instalación, en olas sucesivas, de un hábitat disperso localizado preferencialmente en las orillas de los estanques, en donde toma la forma de " caseríos extendidos ". La hipótesis de un desarrollo de la explotación de sal es emitida a la luz de los textos de época merovingia y carolingia. Excavaciones y sondeos dan testimonio de la importancia tomada por las conchas en la alimentación cotidiana, tanto en los poblados como en el campo circunvecino. El desarrollo de la ganadería explicaría la ocupación de las colinas calcáreas septentrionales. La frecuencia y la dispersión de pequeños cementerios rupestres confirman el mantenimiento de esta organización hasta una fecha avanzada de la Alta Edad Media (siglo VII al menos). Al sur, las colinas margosas convertidas a la agricultura en el Alto Imperio parecen desiertas. Los antiguos centros de poder romanos, volcados hacia el comercio marítimo, siguen sin embargo ocupados. Ellos darán nacimiento a las aldeas medievales que constituyen los cimientos de la geografía actual del poblamiento.

33Sintesis

34Evolución del paisaje, poblamiento y sistemas agrícolas

35La síntesis recuerda los principales resultados obtenidos a través de una confrontación diacrónica de los datos arqueológicos, históricos y paleoambientales. Las etapas esenciales de la formación del paisaje contemporáneo son puestas en evidencia. El carácter no lineal de esta evolución es señalado. El estudio de las relaciones hombre/medio se extiende a la cuestión de la percepción de los estanques por las comunidades ribereñas sucesivas. Parecería que la actitud sicológica de estas últimas hubiese evolucionado hacia fines de la Edad Media considerando que el medio palustre a partir de ese momento es percibido mucho más como un obstáculo al desarrollo económico que como una fuente de riqueza.

36Conlusión

37El poblado protohistórico de Saint‑Blaise pudo marcar duraderamente la organización del espacio, mucho tiempo después de su abandono. Esta herencia es con certeza un signo de los límites de la romanización en el sur de la Galia.

Le texte et les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont sous Licence OpenEdition Books, sauf mention contraire.

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Lire

Open access

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search