Version classiqueVersion mobile

L’environnement des églises et la topographie religieuse des campagnes médiévales

 | 
Michel Fixot
, 
Elisabeth Zadora-Rio

Chapitre 2. Lieux de culte et peuplement rural

2.2. El espacio eclesiastico y la formación de las parroquias en la Cataluña de los siglos ix al xii

2.2 L’espace ecclésiastique et la formation des paroisses en Catalogne entre le ixe et le xiie s.

Manuel Riu et Pilar Valdepeñas

Résumé

Un rappel des sources et des nombreuses études consacrées à la topographie religieuse est nécessaire pour situer l’exposé. Une organisation paroissiale est en germe à l’époque visigotique, à laquelle se surimposent les fondations dues à l’impact castral. Le réseau est en place à la fin du xie s., et la reconstruction des églises en renforce l’image. L’église, depuis le ixes., est régulièrement entourée de la sagrera, cimetière délimité théoriquement par un rayon de trente pas autour d’elle. Ce territoire peut être occupé, à l’époque romane, par des silos, des greniers souterrains, des habitats dont l’usage nécessite le versement d’un cens annuel.

Texte intégral

2.2.1 Las fuentes y bibliografía básicas

1Entre las numerosas fuentes documentales conservadas –más de 5.000 textos anteriores al año mil– cabe destacar los diplomatarios de la Cataluña Carolíngia (d’Abadal 1920‑1955), del obispado de Vic (Junyent 1987), del obispado de Urgel (Baraut 1978‑1987), los de monasterios y canónicas cuya relación seria larga, y las actas de consagración y dotación de iglesias que, en número de unas 400 para los siglos ix al xii, han sido minuciosamente estudiadas por Ramon Ordeig (Ordeig, 1988) y cuyos datos aprovechamos a menudo (Riu 1979, 1980, 1983, 1984 ; Baraut 1978 ; Farias Zurita 1989). Conste, pues, que las noticias documentales que se aducen en esta comunicación, y que no citamos puntualmente, corresponden a estos repertorios documentales, salvo indicación en contrario.

2A los textos documentales cabria añadir otras fuentes de información y en particular las epigráficas. Las inscripciones referentes a la construcción de templos, fueron reunidas por Ordeig en la obra citada. Pero carecemos todavía para Cataluña de un corpus epigráfico completo y los restes siguen disperses por templos, museos y colecciones oficiales o privadas, con riesgo de perderse.

3Con carácter de introducción a un tema complejo, dado el número de lugares de culto que constan documentados (superior a los 2.200) o de los que se conservan ruinas, para orientarse y localizar los monumentos pueden utilizarse guías como la de Vicens Buron (Buron 1980), organizada alfabéticamente y por comarcas, o como las de X. Sitjes (Sitjes 1977 ; id. 1980), con notas arqueológicas, referidas a comarcas concretas.

4Los estudios sobre iglesias, desde un punto de vista estrictamente arqueológico, siguen siendo escasos y parciales, pero empieza a definirse el interés por un estudio coordinado de las parroquias a través de la documentación.

5En el estudio de Karen Kennelly (Kennelly 1968) se puede ver cómo, a partir del año 989, se va ampliando el ámbito de la paz de Dios desde los edificios religiosos a toda la diocesis (c. 990), a los almacenes de cereal (cellariis, 994), a los atrios (c. 1015), a los grupos de edificios para usos profanos existentes dentro de la sagrera (años 1034 y 1035 en Vilapiscina y en Sant Andreu de Palomar), a los silos (cigeas, 1058) y a los sagrers (1096), y como se van definiendo unos espacios sacralizados en torno de los templos, in circuitu eco clesiae, a lo largo de los siglos x al xii, a la vez que se forman nuevas parroquias. En los siglos xixii, nos dice Kennelly, vemos sagrers en manos de particulares laicos, de clérigos, del cabildo catedralicio, de la iglesia local, etc. Y estos sacraoria que sirven para guardar los cereales, el pan, el vino o el tocino destinados al consumo familiar, se compran, venden, heredan, reparten, dividen entre parientes, establecen y conceden a precario.

6Complementarios de este estudio cabe considerar el de José Maria Martí Bonet (Martí Bonet 1983‑84) y el de Albert Benet i Clará (Benet i Clará 1986) en que observa las diferencias de la organización parroquial en los obispados de Urgel y de Vic. Existen zonas de escaso número de parroquias, señala, con muchas iglesias menores supeditadas a ellas que se irán independizando con el tiempo, poco a poco, y otras zonas en las cuales la creación y consagración de un templo parroquial nuevo implica la unión al mismo de las iglesias preexistentes.

7Pocas parroquias catalanas poseen un estudio histórico y arqueológico a la vez que responda a las necesidades metodológicas actuales. La de Sant Julià d’Altura ha sido abordada por A. Roig, J. Massague y L. Fernandez (Roig, Massague, Fernandez 1988), la organización parroquial de la comarca del Vallès ha sido examinada por Jaume Vilagines (Vilagines 1988) con buen apoyo bibligráfico y documental, viendo las fundaciones realizadas en la comarca desde el 900 hasta 1100; un total de 47 parroquias.

  • 1  Ni siquiera en las visiones sintéticas que acompañan los valiosos inventarios de “Thesaurus" y “Mi (...)

8Sería de desear que tanto los estudios básicamente documentales como este último, o más arqueológicos como el anterior, se incrementaran. La Diputación de Barcelona y la Generalitat de Catalunya han publicado resúmenes de algunas memorias de excavaciones en templos (Ancosa, Orrius, Malla, Rus, Santa Eulàlia de Riuprimer, etc.), pero nos falta todavía conocer la evolución de conjunto de la organización parroquial en Cataluña1.

9Desde que G. Fournier en Espoleto, en 1980, puso de relieve el papel de la organización parroquial en la evolución del poblamiento (Fournier 1980), han empezado a proliferar los estudios sobre la parroquia con carácter más histórico, o institucional, que sociológico. Desde el punto de vista sociológico cabe recordar los trabajos de Rogelio Duocastella (Duocastella 1965) que no han tenido el eco que merecían. Desde el punto de mira institucional, la tesis de J. Fariñia (Fariñia 1981) que podría hallar paralelos en el Pirineo. Pero faltan estudios globales sobre los obispados catalanes.

10Uno de los aspectos que han preocupado a la bibliografía hispánica ha sido el de la formación de los grandes patrimonios monásticos (más que su administración), y no cabe olvidar que de estos dominios monacales formaron parte parroquias e iglesias menores desde fechas muy tempranas. Este es un aspecto que nos apartaría ahora de nuestro objeto y que ha sido estudiado preferentemente desde un ángulo documental y no arqueológico. Las reorganizaciones de los lugares de culto en torno de las iglesias catedralicias y sus cabildos, de las canónicas regulares y de los monasterios requiere especial dedicación y es fundamental para comprender la redistribución del espacio y el hábitat entre los siglos ixxii. En el Pallars y Ribagorza fue a través de los monasterios como se hizo la restauración eclesiástica de las comarcas. Véase José Ma. Lacarra (Lacarra 1981).

11Tampoco el tema de la organización parroquial en el espacio diocesa no cuenta con bibliografía especializada en Cataluña, salvo para casos muy circunstanciales y concretos. En el resto de España cabe citar el reciente estudio de Lorenzo Casado (Casado 1989) en que, con una base de 349 documentos, examina los 503 lugares de culto que aparecen entre 790 y 1220, desde su primera mención hasta la formación de las parroquias con territorio delimitado, señalando las distribuciones de un templo cada 6 km2, a uno cada 10 km2 y cada 12 km2. Hasta 1068 se documentan 188 lugares de culto, tratando de precisar sus dedicaciones, sus fundadores y su dotación. Cuatro aspectos esenciales, nos dice, cabe tratar en el estudio de toda parroquia: el templo, el personal eclesiástico, el territorio delimitado y la comunidad de fieles.

12Algunas instituciones eclesiásticas, como la paz y tregua, contribuyeron a la delimitación del espacio eclesiástico y cuentan con una bibliografía mas abundante. Baste a propósito de estas ahora la cita de la obra de Gener Gonzalvo (Gonzalvo 1986) que amplia la obra tradicional de Eduard Junyent (Junyent 1975).

2.2.2 Los precedentes visigodos

13Si repasamos la situación de la iglesia catalana en época visigoda observaremos que en los concilies del ámbito tarraconense (Vives 1963 : Tarragona 516, Gerona 517) se habla siempre de “iglesias diocesanas”, servidas por presbíteros, diáconos y clérigos (lectores, ostiarios), pero no aparece la voz parroquia o “iglesias parroquiales” para designarlas. Se indica que el clero de estas iglesias diocesanas alternará en sus servicios por semanas (presbíteros y diáconos, con clérigos menores), y que todos se hallarán presentes a las vísperas del sábado, para solemnizar juntos la festividad del domingo. Se establece que los obispos visitarán las iglesias diocesanas, para evitar su deterioro, y que si alguna basílica se encuentra abandonada, el obispo, que desde antiguo recibe una tercera parte de su renta, deberá proceder a su recuperación.

14Al lado de estas iglesias diocesanas o públicas debian existir en Cataluña, como en otras zonas, otras iglesias “propias” en manos de particulares (laicos o eclesiásticos), a juzgar por la prohibición del concilio de Lérida (año 540) de segregarílas “de la ley diocesana”, ni siquiera con el pretexto “de ser monasterio”, por parte del seglar que deseara que se consagrase una basílica que él había construido. El obispo al ordenar a clérigos, de diáconos o de presbíteros, les asignaba una iglesia para que ejercieran en ella su ministerio como le habían prometido, dejando de ir de un lugar a otro errabundos. En el Sínodo de Narbona de 1 de noviembre de 589 se estipuló que el que no lo cumpliera seria privado de su paga o estipendio.

15Poco después, el Concilio de Toledo de 597, al que asistió el obispo Juan de Gerona, establecía a su vez que todo obispo debía averiguar los templos de Dios existentes en su diócesis – literalmente dice: suam parrochiam (lo cual indica que a finales del siglo vi en la España visigoda seguían usándose como sinónimas las voces “diócesis” y “parroquia”) y conservar sus patrimonios propios, designando un presbítero para su servicio, o un diácono u ostiario según fuera la cuantía de su renta; funciones propias del subdiácono y del ostiario eran levantar las cortinas de las puertas al paso de los presbíteros, y encender las lámparas que deberían arder delante de las santas relíquias durante la noche.

16En el canon 10 del Concilio Toledano xii, celebrado en el año 681, se consigna explícitamente la existencia de un espacio de treinta pasos, contados a partir de la puerta del templo y alrededor del mismo, dentro del cual, in toto ciro cuitu se considerarán protegidos quienes se hayan refugiado en él y permanezcan in loco sancto. Quienes se refugien en casas extranas (no pertenecientes a la iglesia) o más alejadas de dicho perímetro –équivalente a una superfície de unos 3.661 metros cuadrados– no podran considerarse a salvo. (Vives 1963 : 397‑398). El texto, que constituye un precedente explícito de la sagrera en la España visigoda, fue firmado por numerosos prelados hispanos, entre ellos los de Elche y Játiva, y por los vicarios de los de Dénia y Valencia, pero no parece que asistiera ningun obispo del ámbito catalán a dicho concilio de Toledo.

  • 2  Del atractivo que sigue ejerciendo para los investigadores la España. visigoda es buena muestra el (...)

17Bajo la autoridad del arzobispo de Tarragona, formando parte de su província o metrópoli, se hallaban los obispados de Barcelona, Urgel, Ausona (Vic), Gerona, Tortosa, Lérida, Egara y Ampurias, además de Calahorra y Zaragoza. De la vitalidad de Egara‑Tarrasa (el obispado antiguo que más testimonios arqueológicos nos ha dejado) da cuenta la celebración en él de un concilio el 13 de enero del año 6142.

18La invasión islámica de los años 711‑718 dejó su huella en la organización eclesial catalana, aunque no la destruyera por complete. Algunos autores han supuesto que el único obispado que persistió fue el de Urgel. Se han conservado, en efecto, algunos testimonios de destrucciones violentas como en Bobalar‑ pero la vida de algunas comunidades cristianas debió de continuar, vitalizada desde fines del siglo ix y comienzos del x por creyentes mozárabes.

2.2.3 Los obispados catalanes

19Los testimonios de la reorganización de los obispados catalanes son, a menudo, poco explicitos. Ésta se hizo en el marco de la província narbonense, asumiendo Narbona el papel director que no podia ejercer Tarragona, por hallarse en manos del Islam. El privilegio de Carlos el Calvo al obispo Frodoi de Barcelona, de probable origen franco, en que le concede parte del fisco, hacia el 801, puede considerarse clave en el proceso de reorganización de los obispados catalanes, iniciado a finales del siglo viii y bajo la mirada vigilante de la monarquía Carolingia. El hijo de Carlos el Calvo, Luis ii, declaró el 9 de septiembre de 878 que concedia, a petición del mencionado obispo Frodoi, la inmunidad real a la diócesis y catedral de Barcelona, permitió la restauración de la canónica de la iglesia catedralícia y le confirmé la posesión de varias cellas (¿monásticas o eremíticas?), monasterios, villas, lugares, molinos, aprisiones (tierras), etc. con la tercera parte del teloneo, del portazgo y de los derechos de acuñación de moneda.

20No todos los diez obispados de la época visigoda fueron restablecidos, aunque no se perdiera su recuerdo. Progresivamente se intentó que las viejas sedes episcopales (Urgel, Gerona, Ausona‑Vic, Barcelona) recuperaran sus correspondientes distritos. Egara‑Tarrasa y Ampurias no se restauraron, probablemente por motivos muy diferentes, aunque en el siglo x se las recordaba todavía. El territorio de Egara paso a Barcelona y el de Ampurias a Gerona. Tarragona, Lérida y Tortosa siguieron en poder del Islam hasta fines del siglo xi y mediados del siglo xii, respectivamente, ignorándose en buena parte su suerte, aunque no cesara en sus distritos de practicarse el cristianismo y algunos templos permanecieran abiertos al culto.

21En esta reorganización de los obispados catalanes cabe recordar que no se conoce bien la organización constructiva de los centros episcopales, ni las sucesivas catedrales, ni los palatin urbanos y rurales de los obispos, ni los edificios de las canónicas o cabildos catedralícios, con sus construcciones anejas y zonas ajardinadas o de huerta, para ninguno de los ocho centros episcopales restaurados. En los casos de Seo de Urgel y de Vic es casi seguro que no se corresponden topográficamente con las antiguas sedes. La labor de los arqueólogos en este aspecto es ingente, empezando por delimitar los ámbitos respectivos en los núcleos urbanos actuales, vigilar todo tipo de obras en ellos y asesorar debidamente a los arquitectos.

22Otro problema, no menos prioritario, es el de la distribución interior del territorio diocesano y de sus rentas, tanto por lo que respecta al obispo, como al cabildo y sus mensas respectivas. Carecemos aún de buenos mapas, precisos y detallados, de los distintos obispados, con indicación de las demarcaciones de arciprestazgos, decanatos, arcedianatos y territorios exentos, asi como de la extensión de las parroquias y de la interferencia con los distritos e iglesias castrales a las cuales ya nos hemos referido en otras ocasiones. La delimitación parroquial, a través de microestudios minuciosos, y el papel de los vici y de los valles o pagi (distritos intermedios y unitarios en la organización administrativa civil), en la reorganización parroquial (conversion en centros de arciprestazgos), son otros temas no estudiados.

23En relación con estos últimos aspectos se halla el de la protección de los dominios eclesiásticos, por parte de la autoridad civil y militar, que a veces se convierte en opresiva. Iglesias castrales o privadas, erigidas por nobles o particulares, tratan de usurpar las funciones parroquiales, asumiendo en los distritos de los castillos, perfilados en la Cataluña de los siglos ixx, la directión de los fieles y la canalización de la parte de sus rentas atribuible a la iglesia. Tales iglesias suelen aparecer con pilas bautismales en su interior y con cementerios a su lado, aunque ambos elementos parezcan privativos de las parroquiales.

24El territorio episcopal mejor definido es el de Seo de Urgel, con unos 7 000 km2 y unas 289 parroquias, si bien el documento en que se define es de cronologia insegura, probablemente no anterior al ultimo tercio del siglo ix. A medida que avance la reconquista se irán rehaciendo los obispados y delimitando las parroquias, unas restauradas y otras erigidas de nuevo. La restauración y repoblación del Vallès, por ejemplo, comporta la construcción y reparación de iglesias desde comienzos del siglo x, y a medida que se aleja el peligro musulmán, aumenta el número de dedicaciones y dotaciones en las tierras mas meridionales, pero tampoco se olvida restructurar las tierras del interior, a pesar de que las zonas del Alto Urgel y del condado de Cerdaña pronto van a quedar saturadas. En los cuatro condados y en los numerosos valles que se incluyen dentro del obispado de Urgel (el más extenso de los obispados catalanes) la distribución poblacional signe siendo irregular.

25La iglesia catedral de Santa Eulàlia de Elna (el obispado de Elna‑Perpinan se considera incluido entre los ocho catalanes), consagrada en 917, recibe del obispo una valiosa donación : un retablo de plata, un anillo de oro y una gran copa de plata, entre ornamentos litúrgicos valiosos que revelan una situación holgada. La iglesia catedralicia de Sant Pere, de la seo de Vic –cuya canónica ya existía en 911– es consagrada en 925, pero la delimitación completa y explícita del obispado de Ausona‑Vic no la hallamos hasta la consagración del nuevo templo catedralicio en 1038, el mismo año en que, con motivo de la consagración de la catedral de Santa Maria de Gerona se determinó también el territorio de este obispado.

26A la sede de Gerona, el conde Sunyer, el 23 de noviembre del año 934 le había concedido la tercera parte de la moneda que se acuñara o circulara por el condado, estableciendo que sus ministeriales lo entregaran en mano a los ministeriales del obispo, recordando y recogiendo el conde la tradición benefactora de los monarcas Carolingios. La iglesia de Sant Vicenç de Roda de Ribagorza es consagrada en 957 y calificada de “basílica”, “ut sit sedis episcopalis” (tratando de suplir a Lérida, en poder del Islam), dotándola de un casale delante del templo catedralicio, para residencia del obispo.

27La sede de Vic fue usurpada por Guadall, pero el papa Gregorio V, en mayo del 998 le depuso en la basílica de San Pedro de Roma, en presencia del emperador Otón iii y, de acuerdo con la legislación canónica, le quitaron el anillo de su mano derecha, el báculo se lo rompieron sobre la cabeza, le destrozaron la casulla y la dalmática, y degradándole del orden episcopal, le hicieron sentarse en el suelo, confiriendo el obispado de Vic al prelado Arnulf y confirmándole los privilegios diocesanos: parroquias, bienes fiscales, predios, castillos, moneda, teloneo y derechos de pastos. Al dotar la catedral de Vic, en agosto de 1038 como ya anticipamos, se le confirmaron los mercados, el teloneo de Vic y de Manresa y la moneda de la región, con la tercera parte de los réditos de las iglesias y de los bosques, de los prados, de los yermos o roturaciones en ellos (rafigis), tercios y pastos (paso quers), aduciendo los límites del territorio diocesano. Parte de estos réditos, a comienzos del siglo xii, habian pasado ya de la canónica vicense a la familia de los Montcada que compartia el señorio de la ciudad de Vic con los prelados.

28En ocasion de la nueva dedicación de Santa Maria de Seo de Urgel, en 1040, consta que dependen de ella no sólo numerosas torres y parroquias, sino también 21 castillos.

29La catedral románica de Barcelona, reconstruida desde los cimientos, fue consagrada en 1058 y se declaraba que de ella dependian las Baleares, Denia y Orihuela, delimitándose de nuevo el ámbito del reste del obispado que abarcaba asimisno el territorio del antiguo obispado de Egara‑Tarrasa.

30Cuando se délimita definitivamente el término de la Seu de Lerida, el año 1149, poco despues de su reconquista a los musulmanes, se le ceden todas las mezquitas con sus bienes y se le asignan las tierras del obispado de Pallars‑Ribagorza provisionalmente restaurado en Roda, como hemos visto. A la antigua sede épiscopal de Tortosa, en 1178 se le confirman sus términos antiguos y recibe asimismo todas las mezquitas y dos hornos, un molino y los cementerios de los sarracenos, y dos barcas para el paso del Ebro, asi como los derechos de las aguas del rio, entre otras concesiones sobre cristianos, moros y judíos.

2.2.4 El término parroquial

31Toda iglesia, salvo en principio algunos oratorios privados, va a tener su territorio propio o demarcación sobre la cual va a ejercer su ministerio espiritual el clérigo que se le asigna. De esta demarcación va a destacar muy pronto una franja de territorio que suele rodear el templo, con los nombres de “sagrera” y de “cementerio”, como veremos más adelante. La voz parrochia” que todavia en el siglo vii era sinónima de “diocesis”, aparece a comienzos del siglo x con el significado de “ecclesia”, de “aula” o de “baselica” y, desde el año 980 consta la expresión “ecclesia parrochia‑norum” para designar al templo público que se integra en la diócesis. Y sin duda a su entorno se agrupan los fieles “parroquianos”. No siempre queda todavía, sin embargo, bien definido su término o distrito, pero lo es ya, en 888, en el caso de Santa Maria de Olost.

32Es el obispo quien suele definir dicho término en el acto de la consagración del templo (así, por ejemplo, en Santa Maria de Merles, en 893 ; en Sant Julià de Canalda, en 902) o el abad o la abadesa, si se trata de una parroquia monástica, como en Sant Pere de Camprodon, en 904 ; o en Sant Jaume de Frontanyà, en 905. Y uno u otro, en Santa Maria de Manlleu (906), Sant Joan Baptista de Montdarn (922), Sant Serni de la Roca, del Vallès (932); Sant Genís de l’Ametlla (932) y así sucesivamente, correspondiendo en general al obispo dicha delimitación.

33Hay casos en que es el señor laico quien ha organizado la parroquia y procede a su delimitación para evitar interferencias. Asi, por ejemplo, al fundar el conde Sunifred ii de Urgel la parroquia de Santa Eugenia de la Torre (de Campmajor) define su término en 914 y le da las tres basílicas fundadas dentro de la parroquia, de Sant Esteve, Sant Pere y Sant Feliu, con sus correspondientes cementerios.

34Desde comienzos del siglo x se observa que los términos parroquiales limitan con los de otras parroquias, tendiendo a formarse la red parroquial, cada vez mas compacta, aunque quedan en medio (entre parroquia y parroquia) alodios monásticos, señoriales, o en manos de particulares (latifundistas más o menos grandes) con sus correspondientes templos.

35Esta ingerencia de laicos, exentos e immunes (laicos o eclesiásticos) hará que se sigan definiendo términos a lo largo de todo el periodo analizado aquí y que no siempre se respeten términos y derechos. Son numerosas las deficiones de términos que figuran en las actas de consagración conservadas : asi en la de Santa Coloma de Fitor en 949, en la de Sant Pere de Trinitat de Bellpuig en 954, en la de Sant Pere de Savassona en 983 (por cierto que en esta ultima se indica que delimitan el término : un acueducto, un mojón situado en el camino con dos cruces, y una alacena, a modo de oratorio, en la roca). En la de Sant Esteve de Tavèrnoles, asimismo en 983, se delimita el término por una piedra con una cruz, al lado de una via pública, la sagrera de Folgaroles y otras vías públicas y mojones de piedra. Por cierto que la delimitación de este termino se realiza con la ayuda de coso mographos o agrimensores especializados, siendo este el único caso en que dicha intervención de técnicos consta explícitamente. Y ello a pesar de que constan otras delimitaciones antes de que finalice el siglo x, como las del término de la iglesia de Sant Pere de Molins en 987, o la de Sant Feliu del Bac en 997.

36Cuando se complété la red parroquial (red que puede comportar una redistribución del hábitat) a finales del siglo x, las iglesias tenderan a distar de tres cuartos de hora a una hora de camino unas de otras (de 3 a 4 km), para que todos los fieles puedan cumplir el precepto de asistencia a misa los dias festivos, o por lo menos todas las familias puedan estar representadas en el templo. Y en la delimitación de los términos parroquiales no suelen faltar ya otros términos contiguos, en número variable, de dos a cuatro y a veces cinco e incluso, en un caso, siete.

37A comienzos del siglo xi se siguen definiendo o delimitando términos parroquiales y eclesiales, a veces en ocasion de reconstruit los viejos templos, que amenazan ruina, en el estilo del primer románico, como es el caso de Sant Martí de Ogassa en 1025, o de Santa Eulàlia de Riuprimer en 1042. Asi la parroquia de Sant Pau de Riusec ve delimitado su término en 1054, la de Sant Joan Sescloses (de Biure) en 1064, la de Sant Vicenç de Susqueda en 1067 y la de Santa Maria de Pineda de Mar, en 1079. Pero es posible que estas nuevas delimitaciones, a raíz de la dedicación del templo románico (en el cual con frecuencia se reaprovechan muros y estructuras anteriores), no sean mas que confirmaciones de límites anteriores, acaso con mayor précisión, para évitar ingerencias o discusiones con los vecinos. En el ejemplo de Sant Pau de Riusec, no faltan elementos muy antiguos, conservados entre las nuevas estructuras, como el propio banco del presbiteorium. En el caso de Susqueda el término parroquial queda limitado por los términos de las cinco parroquias de Santa Maria Anglès, Sant Pere d’Osor, Sant Martí de Quers, Sant Joan de Fàbregues y Sant Martí de Cantallops. En el ejemplo de Pineda, junto a las torrenteras que desagüan en el Mediterráneo y la propia orilla del mar, figuran los términos de la parroquia de Sant Genis al Este y de la de Sant Cebrià al Oeste. Al indicar que la renta dineraria de la parroquia es de doce dineros annales, cabe estimar en este caso que es la cantidad que corresponde al obispo de Gerona.

38A finales del siglo xi y comienzos del xii todavia vemos que se siguen definiendo términos, que limitan con los de otras parroquias. Asi, por ejemplo, Sant Andreu de Socarrats, en 1117 limita con cinco parroquias; Sant Julià de Beguda, en 1119, con cuatro; y Sant Pere de les Preses, con otras cuatro. En algun caso es posible que la creación de nuevos nucleos de población agrupada conlleve la parcelación de términos muy extensos, o la redistribución de los antiguos o readaptaciones parciales. Pero, en general, puede que los términos parroquiales sean los menos variables ya hasta fechas recientes.

39Sin embargo, en la distribución del territorio eclesiástico no podemos olvidar tampoco la persistencia de los territorios inmunes (libres de la autoridad civil) y exentos (vinculados directamente a Roma). En las consagraciones de iglesias monásticas, como en los casos de Sant Quirze de Colera (935) o de Santa Maria de Ripoll (935), suele definirse también su término, ademas de los términos de las iglesias supeditadas a los cenobios y libres como éstos si lograron en los siglos ixx privilegios de inmunidad o de exención de la autoridad episcopal. Estas iglesias, si han sido dadas al cenobio para su gestión, seguirán ejerciendo funciones parroquiales como pudieron ejercerlas con anterioridad, ahora bajo la nueva autoridad monástica, y podrán continuar bajo este régimen incluso hasta los siglos xviiixix. Pero este es un tema que, por su amplitud, escapa ahora de nuestro objeto.

40Ya hemos indicado que el término parroquial no hay que confundirlo con la sagrera, de la cual hablaremos después. En cualquier caso un término parroquial no suele ser inferior a una superfície cubierta por un radio de tres kilometros en torno del templo que lo preside, y en su interior pueden existir otros templos en distintas condiciones.

2.2.5 La construcción de templos y sus técnicas

41Aunque algunos autores de los citados, como X. Sitjes o J. Badia, han dedicado páginas a la tipologia de puertas, ventanas, arcos, paramentos, etc. en relación con los templos del pre‑románico y del románico, no es mucho cuanto cabe decir de nuevo sobre las técnicas de construcción. En este aspecto puede que la novedad máxima sea la publicación del resumen de la tesis doctoral del arquitecto Rafael Vila (Vila 1986). Puesto que en dicha tesis, mediante el anàlisis de los planos de plantas y secciones de cincuenta y cuatro iglesias románicas conservadas en Cataluña, propone un modelo geométrico que, debidamente relacionado, génera una red armoniosa de líneas que coinciden con partes esenciales de la estructura, en particular el crucero.

42El modelo que propone se fundamenta en una serie de circules, creciente y decreciente, generada desde un radio módulo‑unidad y en función de la razón de proporción 3/2, que se completa con los posibles cuadrados inscritos y circunscritos en dichos círculos. Acaso lo mas interesante, desde un punto de vista técnico sea el hecho de que el modulo‑unidad resulta ser múltiplo, en buena parte de los casos analizados, de la cana de destre (de 280 a 282 cm), unidad tradicional en la construcción (y en la medición de tierras) catalana hasta bien entrada la Edad Moderna y, por lo menos, desde el siglo x en que tal medida aparece ampliamente documentada. En los casos en los cuales no se cumple esta premisa, y en que se utilizan como módule múltiplos del pie de rey de posible origen Carolingio (32,45 y 34,24 cm), es probable que el equipo constructor (proyectista, maestros de obras y albañiles) proceda de otras regiones o países. Pero, en cualquier caso parece ser que el módulo catalán se aplicó en cuarenta de los casos analizados (un 74 por ciento), entre los cuales se encuentran catedrales como las de Elna, Seo de Urgel y Roda de Ribagorza, grandes monasterios, iglesias canonicales y varias parroquias rurales y urbanas geográficamente distantes entre si.

43Las referencias documentales a técnicas constructivas son sumamente escasas. Cuando, en 953, se reedifica la iglesia de Sant Germà de Cuixà, se habla de que se construyó ex lute et lapidibus confectam y se añade calce e lapidibus et lignis dedolati. Se trataba de una iglesia pequeña, ecclesiolam paro vulam, dependiente del monasterio de Sant Miquel de Cuixà. Los materiales aducidos eran la arcilla como argamasa y piedras, o la cal y madera y piedras labradas. La iglesia de Sant Esteve de Banyoles, se indica en 957 que ha sido construida a pavimentum usque ad tegimen ex calce et lapidio bus dedolatis, desde el pavimento hasta la cubierta, con cal y piedras pulidas.

44Aunque los templos solian tener un solo altar, la iglesia de Sant Miquel de Cuixà, consagrada en 974, constaba de siete altares. En otras iglesias, la triple titularidad parece indicar la existencia de 3 altares (nada sorprendente en los ejemplos de cabecera triple) y en alguna, como la del monasterio de Sant Benet de Bages (972), la existencia de cuatro altares (dedicados a la Santa Trinidad, san Benito, san Pedro y san Andrés). La iglesia de Santa Eulàlia de Riuprimer, a 6 km de Vic, en su dedicación se indica que tenia cameras collaterao tas. También en la consagración de la iglesia de Sant Julià Sassorba, en 1091, se sigue indicando que se consagra el templo y “las camaras colaterales (et collateranas sibi cameras) con sus altares”. De Sant Julià de Vilatorta, en 1050, se indica que se ha rehecho con “piedras bien cuadradas y pulidas”, Y de Sant Martí Sescorts consta en 1068 que ha sido reedificada y “adornada con piedras pulidas”.

45Otras anotaciones constructivas, como la de que la iglesia de Santa Maria de Organyà en 1090 tiene claustro a su lado, o de que la de Santa Maria de Tolba, en 1130, contaba con baptisterio resultan menos significativas. La construcción y consagración de nuevos altares en templos ya existentes suele ser frecuente desde comienzos del siglo xii en que van a proliferar los beneficios eclesiásticos. Pero no es frecuente que se indique explícitamente el traslado de aras o altares desde un viejo edificio a otro de nueva construcción, como ocurre en 1123 a raíz de la construcción del nuevo templo de Sant Quirze de Colera, donde se traslada el altar de Santa Maria que se hallaba en la iglesuela frente a la puerta del monasterio. En cambio sabemos que la destrucción del altar de Sant Andreu del Palomar por los almorávides, obliga a la restauración del ara y del altar en 1132, con la correspondiente inclusión de reliquias. Por lo común la construcción de nuevos altares implica la dotación de capellanías, puesta de relieve, por ejemplo, a raíz de la dotación del altar de San Benito, en la iglesia de Sant Pere de les Puelles, en 1170. Siempre con cantidades suficientes para que viva y vista un sacerdote.

2.2.6 Los constructores de templos

46No solemos saber quienes fueron los proyectistas, ni los constructores de los templos, aunque cabe suponer que en las tareas de construcción participaron de forma activa muchos feligreses, a las órdenes del equipo de albañiles especializados. La calidad de la construcción no siempre cabe suponer que fuera óptima. Algunas iglesias se indica que fueron destruidas o quemadas por los paganos y rehechas (como las de Santa Coloma de Farners, Sant Andreu de Castanyet, Santa Cecília, Sant Miquel de Cladells, Sant Joan Baptista de Joanet, Sant Pere de Cercada y Sant Esteve de Banyoles, entre 951 y 957), otras se dice que fueron destruidas por los sarracenos (como Santa Maria de la Vall Axen, en 960), otras se reedificaron a los cien años de su construcción porque debian amenazar ruina (como Santa Maria de Ridaura, en 950) y otras debieron ser dedicadas de nuevo después de haberse cometido un homicidio en su interior (Sant Serni de la Pedra, en 926).

47Pero otras iglesias fueron construidas por la autoridad civil (en Olérdola en 992 se habla de ocho iglesias construidas por el conde) o por la autoridad eclesiástica. Conocemos casos de clérigos promotores de iglesias, como los de Sant Martí de Saldes en 857, de Sant Jaume d’Estoll en 913, o de Santa Eugènia de Sallagosa también en 913. A veces consta que es el presbítero quien restaura o edifica un templo, como en los ejemplos de Santa Maria de Lluçà (905), Sant Pere de Graudescales (912), Sant Miquel de Ponts (940) o Sant Martí de Baussitges (946). Suelen ser frecuentes, sin embargo, los casos de promoción colectiva, en que son los vecinos del lugar (comanentes) quienes emprenden la construcción del templo de acuerdo con sus posibilidades. Y así consta en Sant Martí de Saldes (857), en Sant Andreu de Gréixer (872), en Sant Climent d’Ardòvol (890), en Sant Andreu de Baltarga (890), en Santa Maria de Merles (893), en Santa Maria de la Quar (900), en Santa Maria de Olvan (900), en Sant Martí de Biure (900), en Sant Vicenç de Corbera (900), en Sant Julià de Canalda (902), en Sant Victor d’Òrria (903), en Sant Andreu de Sagàs (903), o en Sant Vicenç de Susqueda (1067). Luego estos vecinos reclaman la presencia del obispo para que acuda a consagrar el templo. Ramon Ordeig ha hecho una minuciosa restitución del ritual de la consagración, de acuerdo con las noticias contenidas en las dotalias, viendo la procesión en torno del templo, la inscripción sobre el pavimento, la bendición con mezcla de agua lustral, la aspersión con ella del altar, pavimento y paredes internas y externas ; la aspersión en el cementerio, la unción del altar y muros, el traslado de las reliquias desde el exterior al nuevo altar en procesión, la colocación de las mismas en el reconditorio, lipsanoteca o sepulcrum debidamente selladas, la vestición del altar y la celebración de la misa por el prelado, con cánticos e incluso el sonido del órgano, como en el caso de Sant Benet de Bages.

48En algún caso las reliquias se depositan en cajas de piedra (in area saxea, nos dice el acta de Sant Benet de Bages, del año 972), en otros en lipsanotecas de madera labrada o torneada, o de alabastro, o en botellas o vasos de vidrio. Suele tratarse de reliquias de Jesucristo (Eucaristía, Santo Sepulcro, Vera Cruz), de la Virgen, o de Santos (Ordeig ha registrado las de 53 santos distintos, varios de ellos locales: Sant Cugat de Barcelona, Sant Ermengol de Urgel, Sant Félix de Gerona, San Fructuoso de Tarragona, Sant Narís de Gerona, Sant Sever de Barcelona, etc.) y de Santas (diez relaciona Ordeig en su tesis). No siempre huesos, puede tratarse del fragmento de un vestido, como el de San Clemente depositado en Vallcebre en 1040.

49En ocasiones, dentro de la lipsanoteca o del sepulcrum del altar se depositan las auténticas de las reliquias, con tres porciones de la Eucaristía y tres granos de incienso. En las auténticas suelen constar los nombres de los santos a quienes pertenecieron las reliquias, el nombre del obispo y la fecha de la consagración, con algunos textos sagrados: el decálogo o inicios de los Evangelios. Se han conservado, de la época aquí analizada, por lo menos treinta y una auténticas en Cataluna.

2.2.7 El personal eclesiástico

50El presbítero encargado por el obispo diocesano de la iglesia, debía ejercer bastante influencia sobre los parroquianos. A veces había un solo clérigo para dos iglesias, cuando entre ambas existia menos de un dia de camino (asi por ejemplo, el clérigo de Sant Andreu de Baltarga en 890 se encargaba también de la iglesia de Sant Martí de Sau). El acta de consagración de Sant Martí de Saldes menciona, además del presbitero que ha dirigido la construcción del templo en 857, los “custodes vasorum” o guardianes de los vasos sagrados, sin precisar si se trataba de laicos o de clérigos que hubiesen recibido órdenes menores. Pero también consta ya en ocasiones, en fechas tempranas, la existencia de dos presbíteros en una misma iglesia (como en la de Sant Andreu de Tona, en 889).

51No pocas iglesias eran entregadas a monasterios, en el momento de la consagración del templo de éstos, para que se encargara la comunidad de su gestión. Así en 898, Sant Quirze y Santa Maria de Besora eran entregadas a Sant Joan de les Abadesses. Sin embargo, hay que tener presente que todavía en esta época muchos monjes eran laicos y no recibian ni siquiera órdenes menores. No solian faltar en las comunidades, con todo, clérigos, levitas o diáconos y presbíteros que solian advertir su condición de tales cuando firmaban en los documentes o actuaban como testigos.

52La estimación del número de habitantes de una parroquia puede resultar equívoca, porque varía bastante, por lo comúm entre cinco y quince familias, en buena parte de las parroquias rurales. En la parroquia de Orus, en 1037, viven ocho familias ; en otros casos el número de parroquianos puede llegar a treinta o mas, como en la Quar, pero lo común es que el número de feligreses oscile entre 15 y 45.

2.2.8 Iglesias castrales

53La primera consagración conservada de una iglesia castral en Cataluña es la de Santa Maria de Lillet, que data del 17 de noviembre del ano 833. Se trata de una “restauración” de un templo anterior, dotado con un molino antiguo y con un manso con sus tierras, pero no tiene carácter parroquial. En cambio, cuando el conde Guifred I edifica en 908 la iglesia de Sant Pau, del castillo de Casserres, le concede término parroquial (cosa que deberia hacer el obispo) y desea que en ella se celebre el oficio divino y se administre la confesión y el bautismo, y lo propio hace, aquel mismo año, con Sant Martí del castillo de Avià ; también se asigna término a la iglesia de Sant Bartomeu del castillo de Llaés, en 961, supeditándola a la abadesa Ranlo de Sant Joan de les Abadesses.

54Pero lo más frecuente es que las iglesias castrales no tengan término propio, como por ejemplo la de Santa Maria del castillo de Finestres (947), salvo que dicho término coincida con el del castillo correspondiente, como en el ejemplo de Santa Cecília del castillo de Fontova (957‑960). La iglesia de Santa Maria del castillo de Solsona “construida de antiguo”, en 977 es consagrada y se delimita su término. Sant Martí del castillo de Tost, es parroquial y posee cementerio en 1040. Sant Vicenç de Cardona es iglesia del castillo viz‑condal, pero tiene bienes en 1040 en varios castillos, además de tres torres y cuatro molinos. La iglesia del castillo de Terrassola, en 1043, posee varios molinos...

55A mediados del siglo xi se erigen y consagran numerosas iglesias castrales: la de Santa Maria del castillo de Besalú (1055), la de Sant Esteve y Sant Llorenç del castillo de Alinyà (en 1056 calificada de parroquia), la de Sant Feliu del castillo de Alòs (en 1057 también como parroquia y con delimitación de término), la de Sant Serní del castillo de la Pedra (en 1057, asimismo con delimitacion de término), Sant Pere del castillo de Camarasa (1058), Santa Maria del castillo de Llanera (1060), Santa Maria del castillo de Mur (1070), Sant Joan del castillo de Lloret (1079), Sant Esteve del castillo de Olius (1079), Sant Mateu del castillo de Bages (1080), Sant Serní del castillo de Llordá (1085), Sant Nicolau del castillo de Ager (1101), Sant Miquel del castillo de Cornudella (1138) y Sant Jaume del castillo de Corsaví (1159). Varias de estas capillas se han construido dentro del recinto murado del castillo, pero las hay también erigidas a sus pies, fuera del recinto castral. Unas y otras se incorporan definitivamente a la paz y tregua a partir del útimo tercio del siglo xii (1173).

2.2.9 Oratorios

56No faltan las noticias de oratorios, desde fechas tempranas también, aunque a menudo no podamos saber exactamente como eran por no haberse excavado ninguno. Un particular construye en 903 un oratorio, dedicado a Santa Maria de Roset, en la parroquia de Sant Joan de Vilada, y le otorga una casa contigua, para que pueda vivir quien lo cuide. Otros oratorios aparecen también dentro de términos parroquiales, como los de Sant Martí de Vilanova y de Sant Sadurni de Castellàs, en la de Santa Maria de Nocelles, en 1023 (el toponimo de la parroquia : Nocelles parece recordar la existencia previa de una colonia eremitica). Se indica con frecuencia que en los oratorios no se puede bautizar, ni sepultar a los fieles (así se indica explícitamente, por ejemplo, en el de Santa Magdalena de Pardines, en 1170), pero no es infrecuente el caso de que los dueños de oratorios e iglesias particulares procuren adquirir privilegios e incluso funciones parroquiales.

2.2.10 Iglesias sufragáneas

57La existencia de iglesias sufragáneas dentro de las parroquias es asimismo fácil de atestiguar desde fechas tempranas. En la dotacion de Santa Maria de Lluçà figuran dos “sufraganiolas”: una en el villar “Puigoriol” otra dedicada a San Agustín (905) que pudo haber sido eremitorio. La sumisión de otras iglesias menores, algunas muy antiguas, a las nuevas parroquias es constante. En la dedicación de Sant Julià de Vilatorta se le someten, a comienzos del siglo x, las iglesias de Sant Martí de Riudeperes y de Sant Ponç de Planeses. De la parroquia de Santa Maria de Moià dependen (939) otras cinco iglesias, además de una iglesia castral (castrum Marphani) Los ejemplos podrian fácilmente incrementarse.

58A veces es el propio obispo diocesano el que confiere a monasterios o canónicas, iglesias para que las tengan bajo su jurisdicción, e incluso a monasterios femeninos, como fue el caso del obispo Guilara que en 945 dió la iglesia de Santa Maria de Montmeló a las monjas de Sant Pere de las Puelles. Otras monjas, como las de Sant Joan de les Abadesses, bajo el abadiato de Ranlo, no dejan de edificar iglesias, définir sus términos y someterlas a la abadia (así Sant Bartomeu del castillo de Llaès, Sant Julià de Vallfogona y Sant Pere de Sora, todas ellas en 961). Del mismo monasterio llegaron a depender, en 1150, hasta catorce iglesias. El monasterio de Sant Llorenç prop Bagà, en 983, tenia bajo su jurisdicción veintiuna iglesias menores. El monasterio de Santa Cecilia d’Elins, en 1079, ténia sometidas veintitrés iglesias con sus correspondientes cementerios. Otros monasterios, como Sant Llorenç de Morunys o Sant Esteve de Banyoles, tenian en 1086 tres o cuatro parroquias y alguna sufragánea bajo su jurisdicción. De la canónica de Santa Maria de l’Estany, en 1133, dependían otras once iglesias, y de la de Santa Maria de Serrabona, en 1151, otras siete. De Santa Maria de Solsona, en 1163, llegaron a depender 56 iglesias, y de Santa Maria de Gerri, en 1164, dependían otras 46 iglesias. Los patrimonios de estos monasterios y canónicas eran ya muy importantes.

2.2.11 Los bienes inmuebles

59Se ha dicho que toda parroquia debía contar, por lo menos, con un mas o manso íntegre, además de poder contar con casas, molinos, torres, castillos, campos y huertos para que pudieran subsistir los clérigos a su servicio. La documentación nos permite conocer la existencia de algunos de estos bienes inmuebles, tales como la casa, situada delante de la iglesia o a su lado, donde en 857 vivia el presbitero que cuidaba del templo de Sant Martí de Saldes. El monasterio de Ripoll, en 888, tenia cellulis y, muy pronto, bienes en distintos condados.

60Los hombres de Santa Maria de Merlès dotaron la iglesia que habian edificado en 893, con una casa, un patio, una viña y un huerto, un campo y una pieza de tierra que destinaban a cementerio. La iglesia de Santa Maria de la Quar recibió en 900 una ce lia con su patio y huerto, limítrofes con el templo ; Sant Salvador de Mata, una iglesia monasterial, poseia en el año 900 un casal y huerto cerca de la iglesia. Sant Fruitós de Guils (900‑901), también una casa cerca de la iglesia. En otros casos se conceden varios campos a la iglesia, como a la de Sant Jaume d’Estoll, en 913. En el caso de Santa Eugènia de Sallagosa se indica que fueron siete los campos que se le asignaron en 913. En el ejemplo de Sant Cristòfor de Salinoves (949) se le ofreció una “espluga” o cueva habitable.

61Consta que algunas iglesias contaban con silos o depósitos para el grano, como Sant Pere de Sestui (950). Si las parroquias suelen tener una casa contigua al templo, como las de Sant Cristòfor de Salinoves (949) o como Sant Vicenç de Roda (957), otras poseyeron molinos además de silos y hórreos. Sant Pere de les Puelles tuvo cuatro molinos y dos hórreos (945) ; Sant Llorenç prop Bagà, también varios molinos. Y uno o dos molinos tuvieron varias iglesias como Sant Esteve del Mall (972), Sants Feliu y Joan de Aïnsa (c. 1056), o Santa Maria de Barbastro (1101). Torres, consta que las tenian, entre otras, Santa Maria de Manresa (turricula 1020) y Sant Pere de Vilalta (1068, con casas también). Castillos y cuadras las tuvieron varios monasterios que poseian las construcciones comunitarias junto al templo.

62La iglesia parroquial de Sant Pau de Riusec, en 1054, tenia sagrera, con casas edificadas, entre ellas la del propio clérigo, el cementerio al lado, tierras alodiales y tenenciales, y un huerto. Junto a la iglesia de Sant Julià del Fou, en 1142, figura una tierra alodial en la cual se halla la casa del clérigo. En 1145 consta también que hay una casa al lado de la iglesia de Sant Martí de Cerdanyola para el clérigo, pero éste no la habita prefiriendo residir en el manso de Bruguera, perteneciente a la misma parroquia. El clérigo que sirve la parroquia de Sant Vicenç de Sarrià ha pasado (en 1147) a vivir en una casa situada dentro de la sagrera que donó un matrimonio a la parroquia.

2.2.12 La sagrera

63La existencia de la sacraria o “sagrera” consta desde finales del siglo ix. Es un territorio, particularmente protegido, que suele rodear al templo y se considera sagrado e inviolable. El conde Guifred ii, en diciembre del año 909, hace donación en alodio (dono ibi sacraria, dice) de un terreno de treinta pasos alrededor del templo parroquial de Santa Maria d’Olost, con la condición de que cada parroquiano edifique una casa alli y la posea bajo la potestad y fidelidad de dicha iglesia y de sus sacerdotes, mediante el pago del censo anual de una vela por casa, para la célébration de la vigilia en el altar. En la consagracion de la iglesia de Sant Pere de Sabassona, en el año 983, el conde y el obispo confirman la sagrera de treinta pasos, con los sagrers que ya se habian construido en ella, y la parte destinada a cementerio. Pero se consigna que por la posesión de los sagrers los vecinos pagaran el censo. anual de una candela de sebo el dia de Navidad. En la iglesia de Sant Esteve de Tavèrnoles, el mismo 983, la sagrera de treinta pasos adquiere especial relieve, porque incluye parcelas cultivadas que proporcionan diezmos y primicias, además del censo anual de una candela por Navidad, y se perciben asimismo diezmos y primicias de los animales y otros bienes que hay. El cementerio, situado hasta entonces en otro lugar, en 983 se traslada al interior de la sagrera, pasando a ocupar una parte de ésta.

64En la dedicación de la iglesia de Sant Silvestre de Vallmala, en 1029, se precisa como se miden los pasos, indicando que se establecerán “a medida de hombre que haga un paso apto, teniendo un pie en tierra extenderá ambas piernas con el otro pie todo lo que pueda”. Se entiende, por lo tanto, que ambos pies deben apoyarse totalmente en el suelo y las piernas estar extendidas al máximo. En la dotación de Santa Maria dels Prats del Rei, en 1050, se indica que se le supedita la iglesia de Sant Andreu de Manresana, a la cual se le atribuyen los cercados (closos) que existen al Este y al Oeste y que se destinaran a cementerio.

65Al delimitar el término de Sant Martí del Brull, en 1061, se indica que la sagrera de treinta pasos está destinada “a la salvación de los vivos y a la sepultura de los parroquianos o de peregrinos si fuera necesario, con sus pertenencias”. Quien se atreviese a asaltar, herir o robar a alguien dentro de la “salvedad” (salvitatem) o “zona salva” de la sagrera, debía saber que séría castigado con la excomunión y anatematizado, porque (como se indicara explícitamente en 1101) incurrió en sacrilegio.

66La mayoria de las sagreras catalanas de las que poseemos noticias son de treinta pasos, siendo este el radio más corriente. Lo hallamos en Sant Andreu de Baltarga (890), en Santa Maria d’Olost (909), en Sant Pere de Sabassona (983), en Sant Cristòfol de Vallfogona (985), en Sant Esteve y Sant Martí de Riuferrer (993), en Sant Silvestre de Vallmala (1029), en Sant Cebria d’Aiguallonga (1047), en Santa Maria de Prats del Rei (1050), en Sant Quirze de Terrassa (1050), en Santa Maria de Roses (1053), Santa Maria d’Igualada (1058), Sant Marti Sescorts (1068), Santa Maria d’Aro (1078), Sant Romà de Lloret (1079), Santa Maria de Pineda (1079), Sant Esteve d’Olius (1079), Sant Cristofol de la Castanya (1082), Sant Martí de Viladrau (1082), Sant Fruitós de Balenyà (1083), Santa Maria d’Albarells (1080), Sant Esteve de Granollers (1088), Sant Iscle de Vallalta (1090), Sant Miquel de Sorerols (1090), Sant Feliu de Terrassola (1093), Sant Tomàs de Riudeperes (1095), Sant Serni de Castellví de la Marca (1101), Sant Miquel d’Ordeig (1104), Sant Andreu de Palomar (1105), Sant Julià de Cerdanyola (1106), Santa Maria d’Egara (1112), Santa Maria de Badalona (1112), Sant Esteve de Salses (1114), Sant Marti de Riert (1116), Sant Esteve d’Olot (1117), Sant Genis de l’Ametlla (1123) y Sant Julià del Fou (1142). Treinta y seis casos en total.

67La sagrera de solo doce pasos únicamente la hemos encontrado en Santa Maria de Costoja y en fecha tardía (1159). La de veinte pasos, en Santa Maria de Vilalleons, en 983. La de cuarenta pasos, en dos ejemplos : Sant Martí de Queixàs (1046) y Sant Salvador d’Arrahona (1076). La de sesenta pasos en cuatro ejemplos de la segunda mitad del siglo xi : Santa Maria de Castelló d’Empúries (1064), Sant Miquel de Fluvià (1066), Sant Salvador de Breda (1068) y Santa Maria de Guissona (1098). En un ejemplo de la diócesis de Elna, Santa Maria del Vilar, se indica en 1114 que el cementerio tiene “diez dextres” de radio, lo que supone un radio de algo más de veintiocho metros que no se separa mucho de la media general,

68Como hemos podido ver por las relaciones anteriores, a fines del siglo xi se siguen estableciendo nuevas sagreras, como la de Sant Jaume del Cos (c. 1090) y cementerios de treinta pasos. Pero cabe observar algunas peculiaridades. La sagrera de Sant Martí de Provençals sigue siendo particular y en ella hay sagrers que se compran, venden y heredan (1084‑1110). Consta que en la sagrera de la iglesia de Sant Marti, del monasterio de Arles, en 1090, habia 43 sagrers, pudiéndose considerar que cada familia tendría el suyo.

69Al comenzar el siglo xii, en ocasión de la dedicación de Santa Maria de Vilabertran (en 1100) hallamos por primera vez la prohibición de edificar casas a menos de cien “pasos eclesiásticos” de su alrededor, “salvo las necesarias para los oficios y habitantes del lugar”. Se indica que no podrá erigirse ni castillo, ni fortaleza, ni municipio y que, dentro del espacio delimitado por cruces, no se podrán celebrar asambleas, ni mercados sin el permiso del prelado del lugar o del prior de la canónica agustiniana. Cementerio y sagrera se han hecho sinónimos (o existe cierta vacilación en su designación, nada rara puesto que existió también a fines del siglo ix y comienzos del x y, en algún caso, a mediados del xi), pero se siguen construyendo casas y sagrers dentro del ámbito sagrado. En 1104 se establece, en Sant Cebrià de Tiana, que quienes tengan casa en la sagrera pagaran a la iglesia un censo anual de una libra de cera, y los que tengan sagrer (o solo almacén), media libra de cera.

70El censo anual de una libra de cera por casa lo hallamos asimismo en la sagrera de Santa Eulàlia de Corró d’Avall en 1104, donde consta la existencia de cinco casas. En la de Sant Mamet de Corró, en el mismo año, otras diez casas. Se están generalizando los censos de una libra y de media libra, y se continua construyendo en el ámbito de las sagreras, casas y sagrers, por la protección y seguridad que suponen para las personas no beligerantes y para sus pertenencias. Asi se indica por ejemplo en 1105, en Sant Marti d’Aiguafreda, en Santa Maria de Martorelles o en Sant Andreu de Palomar. Esta fiebre constructora invade el cementerio y hace que se deba pedir que se respete a los muertos, al construir en la sagrera, y que no se destrocen los sagrers. A la vez que se obliga a quienes viven en la sagrera a pagar “una candela dineral” a la iglesia, en concepto de censo anual por el disfrute del solar (así, por ejemplo, a los vecinos de la sagrera de Santa Maria d’Espira, de l’Aglí, en 1130).

71Quienes habían construido sus casas en el interior de la sagrera de Sant Julià del Fou, en 1142, debían pagar a los presbíteros de dicha iglesia, el censo anual de una gallina por casa, debiendo hacerlo efectivo el día de san Julián. El censo que se pagaba, en 1145, por el disfrute de la sagrera de Sant Martí de Cerdanyola era de “una migera d’ordi”, que debía hacerse efectiva el día de san Fèlix de Gerona. En cambio, los vecinos de Santa Maria de Torredenegó que construyesen sus casas dentro del recinto del cementerio señalado por cruces, se establecía en 1149 que deberían pagar a la iglesia el censo de “una buena candela cada año”, siguiendo la tradición.

72Cuando en 1151 se dedicó la iglesia de Sant Martí de Sentfores todavía se delimitó su término parroquial y se le hizo entrega “para cementerio y sagrera, según la institución de los santos cánones, de un espacio para que los fieles difuntos pudieran tener enterrados sus cuerpos y los vivos gozaran allí y pudieran hallar el consuelo y refugio deseados”. En la sagrera de Sant Pere de Bigues, en 1156, había edificadas cinco casas en las cuales vivían laicos y otras tres para clérigos (el parroco, el semanero y un monje). A su lado se extendía el cementerio. Por cada uno de los sagrers existentes en la sagrera de Sant Quirze y Santa Julita de Muntanyola, en 1177 se seguía pagando el censo anual de una candela por Navidad. Finalmente, consta que la iglesia de Santa Maria d’Ullal en 1182, tenía una sagrera de sesenta pasos y un cementerio de treinta pasos, delimitado por cruces. No es frecuente, sin embargo, que ambos conceptos queden tan bien delimitados en la documentación conservada, sino que los términos y servicios de una y otro no sólo se confunden, sino que, a menudo, se interfieren. También los términos de los castillos se delimitan mediante cruces y otros signos hechos en las peñas (así por ejemplo, consta en el término del castillo de Ager, en 1066, o en el de Almenar, en 1147 ; Font y Rius 1969).

2.2.13 El cementerio

73Aunque al referirnos a la sagrera hemos hecho continuas referencias al cementerio, vamos a dedicar a éste algunos párrafos más, siguiendo por orden cronológico algunas noticias que nos proporciona la documentación.

74La primera delimitación datada de un cementerio alrededor de la iglesia es la de Santa Maria, Sant Joan y Sant Pere de Ridaura. Fechada en 24 de septiembre de 850, indica que el cementerio se extiende treinta destros a su alrededor. Si consideráramos el destro de diez palmos y le aplicáramos la extensión de 2,82 metros, resultaría que el cementerio de Ridaura tendría un radio de 84,60 métros. Sin embargo aquí la voz dextros parece equívoca, usada en vez de “pasos”, y su aplicación en el documento hizó pensar en su falsedad. Pero no se trata de un caso único. Aparece incluso en otras tierras hispánicas. Un documento del rey Ordoño I de Asturias, de 28 de junio de 860, en que hace donación de la iglesia de Santa Eulàlia en Ujo al obispo Frunimio dice textualmente et ex omni circuitu de ipsa iam dicta loca, prout canones docent, dextros eorum porte pro corpora tumulanda et pro subsidio fratrum [...]”. No se indica aquí el número de dextros pero, como hemos visto, el número treinta va a ser el más usual, si bien cambiando dextros por pasos (no equivalentes pero más fáciles de calcular).

75En el caso de Santa Maria de Manlleu, el cementerio no està todavía al lado de la iglesia (año 906) y en el ejemplo de la parroquia de Santa Eugènia de la Torre, de Campmajor, en 914 el conde Sunifred ii de Urgel le hace donación de tres basílicas fundadas en el distrito parroquial (Saut Esteve, Sant Pere y Sant Feliu), con sus correspondientes cementerios, con lo que cabe suponer que venían ejerciendo funciones parroquiales. La iglesia de Sant Andreu de Baltarga en 890, la de Santa Maria d’Olost en 909 y la de Sant Pere Espuig de Bianya en 965, contaban con un cementerio de treinta pasos de radio a su alrededor, y otras muchas iglesias, incluso no parroquiales, lo tuvieron también.

76El cementerio de Sant Pau de Riusec, en 1054 limitaba por el mediodía “con las casas de la sagrera de la iglesia”. No siempre, por lo tanto, el cementerio rodeaba la iglesia, aunque desde mediados del siglo xi es frecuente que se encuentre a su lado y frente a la fachada de mediodía. La existencia de un cementerio rodeado por paredes junto a la iglesia de Santa Eulàlia de Cruïlles queda testificada en el acta de consagración del templo (1062). En el caso de Sant Joan Sescloses (de Biure), el ámbito del cementerio en 1064 era de treinta pasos y quedaba delimitado por cuatro cruces, una en cada punto cardinal. En el ejemplo de Santa Maria de Pineda de Mar, en 1079, se indica que el cementerio abarca treinta pasos “legítimos” en todas direcciones. En Santa Maria y Santa Eulàlia de Provençana, en 1102, se confirma la existencia del cementerio de treinta pasos “eclesiásticos” alrededor, e igualmente en los casos de Sant Julià de Palou, Santa Maria d’Esplugues (1103), Sant Martí de Mosqueroles (1104), Sant Cebrià de Tiana (1104), Santa Eulàlia de Beguda (1119), Sant Esteve de Saüll, Sant Pere de les Preses (1119), Sant Salvador de Bianya (1170), etc.

77En cambio, en 1122, el cementerio de treinta pasos dado por los condes a Santa Maria de Palau‑Solità sólo abarca el Este, el Sur y el Norte, pero no el Oeste. Tambien es irregular el cementerio donado a Sant Salvador de Polinyà por un particular en 1122, toda vez que por el Este, el Sur y el Norte alcanza sólo veinticinco pasos, y por el Oeste tan sólo veinte. No obstante, “de acuerdo con los santos cánones” siguen prevaleciendo los cementerios de treinta pasos. Cuatro cruces delimitan el ámbito del cementerio de Santa Maria de Solsona en 1163, con objeto de que al construir viviendas no se destrocen sepulturas. Al lado del cementerio, de 30 pasos, de Santa Perpètua de Mogoda, en 1179, hay una casa por la que se paga una candela por Navidad. El cementerio de la parroquia de Sant Miquel de Cardona, a finales del siglo xii, en 1184, se hallaba al lado de la iglesia parroquial y estaba protegido por una cerca.

78El paso eclesiástico con el cual se miden sagreras y cementerios queda definido en la documentación de modo suficiente para que se pueda establecer una equivalencia aproximada de unos 115 centímetros. Un cementerio de treinta pasos supondría un radio de unos treinta y cuatro metros y medio, o un diámetro de 69 metros, lo que equivaldría a una superficie de 3 661 m2.

79El resto del territorio parroquial, de unos seis kilómetros de diámetro, aunque naturalmente irregular y adaptado a las irregularidades del terreno. antes de concluir el siglo xii en que prácticamente la red parroquial se halla ya completa, se ha completado con la mayor parte de iglesias y oratorios, eremitorios, cellas monásticas y santuarios. Lo cual no excluye la posibilidad de que a lo largo del période gótico se sigan construyendo hospitales, conventos, capillas y otros edificios religiosos.

2.2.14 Otros bienes eclesiásticos

80Las 400 actas de dotaciones de iglesias catalanas conservadas consignan otros bienes. En particular unos 190 volúmenes de libros litúrgicos, más de un centenar de ornamentos y 125 piezas de mobiliario. En ellas se mencionan, por ejemplo, unos pocos cálices y patenas de oro, de plata dorada, de plata, y de estaño, siendo estos últimos los más abundantes en los siglos xxi.

81E igualmente consignan la dotación de enseres necesarios para poder vivir. Así, por ejemplo, al consagrarse, en 940, la iglesia de Sant Miquel de Ponts, además de los libros y ornamentos litúrgicos, constan : una silla y un freno de caballo, cuatro tazas, veinte escudillas, seis toneles, tres azadas, cinco podaderas, dos calderos de cobre y uno de hierro, dos depósitos para el trigo y un molino de mano. La condesa Riquilda, en 945, daba a Sant Pere de les Puelles dos toneles y dos cubas, además de una mena de hierro para que el monasterio procediera a su explotación. A Sant Cristòfor de Salinoves, en 949, se le ofrecen ocho cubas, catorce copas y cuatro cubos, ademas de otros vasos de madera. El derecho del párroco a los lechos de los difuntos de la parroquia aparece ya consignado en Santa Maria d’Igualada en 1086.

  • 3 El hecho de haber escrito uno de nosotros recientemente, en homenaje a A. Altisent, el trabajo Els (...)
  • 4  José Ma Font y Rius : Cartas de población y franquicia de Cataluña. CSIC. Madrid‑Barcelona, 1969, (...)

82El carácter de la economía de estas iglesias, agrícola básicamente, pero también ganadera, se advierte en estos textos. Pero esta base documental, no obstante su riqueza (que aquí no hemos intentado exprimir a fondo), sólo puede ser un punto de partida para el estudio arquelógico del espacio eclesiástico3.4

Bibliographie

Bibliografía

Abadal 1926‑1986 : D’ABADAL (R.). Catalunya Carolíngia. Barcelona : Institut d’Estudis Catalans, 1926‑1986. 4 vol.

Badia i Homs 1977‑1981 : BADIA I HOMS (J.). — L’Arquitectura medieval de l’Empordà. Diputació de Girona. Gerona, 1977‑1981, 3 vol.

Baraut 1978 : BARAUT (C.). — Les Actes de consagracións d’esglésies del bisbat d’Urgell (segles ixxii). In : Urgellia (La Seu d’Urgell) 1, 1978, p. 11‑182. El propio autor ha publicado los restantes documentes del Archivo Diocesano de Urgel, hasta el siglo xii, en los ochos núméros siguientes de la revista “Urgellia" (años 1979 a 1987).

Barral i Altet 1981 : BARRAL I ALTET (X.). — L’Art preromànic a Catalunya. Segles ixx. Barcelona : Edicions 62, 1981. 301 p.

Benet i Clarà 1986 : BENET I CLARÁ (A.). — La Organització parroquial del Bages els segles xi‑xv. Amics de l’Art Romànic del Bages, 24 Manresa, oct. 1986, p. 264‑273.

Bonnassie 1975 : BONNASSIE (P.). La Catalogne du milieu du xe à la fin du xie siècle. Toulouse : université de Toulouse‑le‑Mirail, 1975. 2 vol. Existe traducción catalana.

Buron 1980 : BURON (V.). — Esglésies romàniques catalanes. Barcelona : Artestudi Edicions, 2, 1980. 419 p. Un mapa plegable.

Casado 1989 : CASADO (L.). — La Organización parroquial en el espació de la actual diocesis de Santander (790‑1220). El Fuero de Santander y su epoca. Santander, 1989, p. 63‑73.

Catalunya Romanica 1984‑1990 : Catalunya Romànica. Barcelona : Fundació Enciclopedia Catalana, 1984‑ 1990. 24 vol. Publicados 18 ol. Con abundante bibliografía complementaria.

Dalmases 1986 : DALMASES (N. de), JOSE I PITARCH (A.). — Els inicis i art romànic. Segles ix‑xii. Barcelona : Edicions 62, 1986. 317 p. (Història de l’Art Català ;vol. 1).

Duocastella 1965 : DUOCASTELLA (R.). — Como estudiar una parroquia. Edit. Nova Terra, Barcelona, 1965. 274 p.

Farias Zurita 1989 : FARIAS ZURITA (V.). — La “Sacraria" catalana (950‑1200). Aspecto y modelo de un espacio social : memoria de Licenciatura en Historia Medieval, universidad de Barcelona, 1989. Inédita.

Fariñia 1981 : FARIÑIA (J.). — La Parroquia rural en Galícia. Madrid : Instituto de Estudios de Administracion Local, 1981.

Ferreiro 1988 : FERREIRO (A.). — The Visigoths in Gaul and Spain in A.D. 418‑711. Leiden : J. Brill, 1988.

Font Y Rius 1983 : FONT Y RIUS (J. M.). — Cartas de población y franquícia de Cataluña. Madrid‑Barcelona : Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1969‑1983. 2 tomos en 3 vol.

Fournier 1980 : FOURNIER (G.). — La Mise en place du cadre paroissial et l’évolution du peuplement. In : Settimane di studio del Centre Italiano di Studi sull’alto Medioevo, XXVII, Spoleto, 1980.

Gonzalvo 1986 : GONZALVO (G.). — La Pau i la Treva a Catalunya. Barcelone : Edicions La Magrana‑Ajuntament de Barcelona, 1986.156 p.

Junyent 1963 : JUNYENT (E). — L’Arquitectura religiosa a la Catalunya Carolíngia. Discurso de recepción en la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona. Barcelona, 1963.

Junyent 1975 : JUNYENT (E.). — La Pau i Treva. In : DALMAU (R.) ed. — Episodis de la Història, vol. 200. Barcelona, 1975. 54 p.

Junyent 1987 : JUNYENT (E.). — Diplomatari de la Catedral de Vic. Segles ix‑x. Patronat d’Estudis Ausonencs. Vic, 1980‑1987. 5 fasc.

Kennelly 1968 : KENNELLY (K.). — Sobre la paz de Dios y la sagrera en el condado de Barcelona (1030‑1130). Anuario de Estudios Medievales 5, Barcelona, 1968, p. 107‑136.

Lacarra 1981 : LACARRA (J. Ma). — En Torno a la colonización benedictina en España (siglos x a xii). In : Colonización, parias, repoblación y otros estudios. Zaragoza : Anubar, 1981, p. 7‑40.

Marti Bonet 1984 : MARTI BONET (J. Ma). — Los Privilegios papales y las parroquias de la diócesis de Barcelona. Anthologica Annua, 30, 31, Roma, 1983‑ 1984, p. 295‑323.

Mundó Anscari 1963 : MUNDO ANSCARI (M.). — Moissac, Cluny et les mouvements monastiques de l’est des Pyrénées du xe au xiie s. Toulouse : Annales du Midi, 75, 1963, p. 551‑573.

Ordeig 1988 : ORDEIG (R.). — Les Dotalies de les esglésies de Catalunya, segles ixxii. 1988. 4 vol. : tesis doctoral, universitat de Barcelona. In curso de publicación.

Ordeig 1979 à 1984 : ORDEIG (R.). — Inventari de les actes de consagracio i dotacio de les esglésies catalanes. Revista Catalana de Teologia (Barcelona), IV, 1979, p. 123‑165 (I : anys 833‑950) ; V, 1980, p. 153‑180 (II : anys 952‑998) ; VIII, 1983, p. 403‑456 (III : anys 3000‑ 1050) ; IX, 1984, p. 117‑182 (IV : anys 1051‑1100).

Riu 1989 : RIU (M.). — L’Església catalana al segle x. In : Congrès del Millenari de Catalunya. . Barcelona : Academia de Bones Lletres, 1989.

Roig Massagué Fernandez 1988 : ROIG (A.), MASSAGUE (J.Ma), FERNANDEZ (L.). — Sant Julià d’Altura. In : Arraona (Sabadell), 3, 1988, p. 35‑39.

Sitjes 1977 : SITJES (X). — Les Esglésies preromàniques de Bages, Berguedà i Cardener. Caixa d’Estalvis de Manresa. Manresa, 1977. 257 p.

Sitjes 1986 : SITJES (X.). — Les Esglésies romaniques de Bages, Berguedà i Cardener. Manresa, 1986. 240 p.

Udina 1951 : UDINA (F.). — El Archivo condal de Barcelona en los siglos ixx. Barcelona : Consejo Superior de Investigaciones científicas, 1951. 570 p.

Vila 1986 : VILA (R.). — Sobre un sistema geomètric de composició en l’arquitectura romànica catalana, segles x‑xii. Barcelona : universitat Politecnica de Cataluña, 1986. 51 p.

Vilagines 1988 : VILAGINES (J.). — El Fenòmen parroquial en la societat del Vallès Oriental a l’alta Edat Mitjana. Acta Historica et Archaeologica Mediaevalia. Barcelona, 9, 1988, p. 125‑142.

Vives 1963 : VIVES (J.). — Concilios visigóticos e hispano‑romanos. Barcelona‑Madrid : Consejo Superior de Investigaciones científicas, 1963. 579 p.

Zimmermann 1987 : ZIMMERMANN (M.). — Les Marches méridionales du Royaume aux alentours de l’an mil. Inventaire typologique des sources documentaires. Nancy : PUN, 1987. 309 p.

Notes

1  Ni siquiera en las visiones sintéticas que acompañan los valiosos inventarios de “Thesaurus" y “Millenum", dos exce lentes exposiciones de piezas litúrgicas y materiales artísticos y arquelógicos “Thesaurus”, Estudis. L’Art als Bisbats de Catalunya, 1000/1800. Fundació Caixa de Pensions. Barcelona, 1986. Con excelente ilustración y estudios firmados de los materiales expuestos “Millenum". Història i Art de l’Església Catalana. Catalunya mil anys. Barcelona, 1989. 665 p. Catálogo de la exposición conmemorativa del milenario de Cataluña. Con una amplia bibliografia en las pàgs. 629 a 665, y excelentes ilustraciones de las piezas, en color.

2  Del atractivo que sigue ejerciendo para los investigadores la España. visigoda es buena muestra el número de publicaciones que aparecen todos los anos. A la bibliografía de Ferreiro 1988 : The Visigoths in Gaul and Spain A.D. 418‑ 711, 822 p. con más de 6000 entradas, hay que sumar los últimos trabajos de J. Orlandis, P. de Palol, G. Ripoll, entre otros derivados de la celebracion del xiv Centenario del iii Concilio de Toledo, en 1989.

3 El hecho de haber escrito uno de nosotros recientemente, en homenaje a A. Altisent, el trabajo Els nuclis d’espihtualitat i l’arqueologia (Tarragona, 1991)), donde se incluye la bibliografía más útil para el arqueólogo referente a la iglesia catalana, nos permite ahora remitir a dicho trabajo a quien desee información al respecto.

4  José Ma Font y Rius : Cartas de población y franquicia de Cataluña. CSIC. Madrid‑Barcelona, 1969, vol. 1, p. 55‑104.

Auteurs

Professeur à l’université de Barcelone.

Etudiante en thèse, université de Barcelone.

Le texte et les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont sous Licence OpenEdition Books, sauf mention contraire.

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.

Lire

Open access

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search