Version classiqueVersion mobile

Mottes castrales en Provence

 | 
Daniel Mouton

Resumen

Texte intégral

1La obra versa sobre más de dos décadas de investigaciones acerca de las primeras manifestaciones del fenómeno castrense que, en la región de Provenza, al igual que en otras muchas regiones, aparecieron con la militarización de los territorios producida hacia el año Mil. En esa época se establecieron un gran número de pequeños territorios dominados por fortificaciones, que en ocasiones se denominaron moutte, forma provenzal del vocablo francés « motte » o del español « mota ».

2La zona de estudio se concentra en la parte central de la región de Provenza (fig. 1), principalmente en los departamentos de Alpes de Haute-Provence y Bouches-du-Rhône. Fuera del litoral, la densidad de población de la zona nunca fue muy alta, por lo que se conservan numerosos asentamientos, aunque por lo general se encuentran en un sotobosque que dificulta bastante la prospección. Algunos de ellos se hallaron por simple observación pero, en muchos casos, fueron muy útiles escritos que mencionan la presencia de castros. Las cartas de las abadías de Saint-Víctor de Marseille y Cluny fueron particularmente interesantes. También la toponimia es una ayuda apreciable, aunque apunta a tipos de asentamientos muy variados. Las motas se suelen designar con topónimos tan diversos como motte, castel, castelas, roque, tour o puy (del latín podium). De igual forma, puede ocurrir que un mismo asentamiento se denomine tanto motte como roque. En cambio, las denominaciones basadas en el vocablo castel no sólo pueden referirse a motas, sino también a castillos más recientes o incluso a fortificaciones protohistóricas y formaciones rocosas naturales. Aún quedan por descubrir numerosos asentamientos y la investigación continúa.

3Las excavaciones realizadas en la mota de Niozelles (Alpes de Alta Provenza), que en los textos de principios del siglo. XI figura con el nombre de « roca de Aldefred », aportaron datos sumamente interesantes. Esta mota se construyó en una elevación natural del terreno, cuya cima se aplanó para poder levantar la primera construcción. Esta práctica era habitual en Provenza, donde hasta ahora se conoce un solo montículo totalmente construido por el hombre. Hacia 970-980, se edificó una gran habitación rectangular con piedras locales unidas con barro (fig. 4, 5, 6 y fig. C, D, lám. f. t.). La elevación natural era el único elemento de defensa; no se trataba de un recinto fortificado. Un pequeño edículo situado en un ángulo seguramente encerraba una escalera. Otra excavación, en el paraje de La Moutte, municipio de Valensole, nos permitió confirmar que se trataba efectivamente de una construcción de dos plantas. La casa de Niozelles se abría sobre un pequeño patio donde se encontraron instalaciones domésticas de madera: un pequeño cobertizo y una construcción, formada por cuatro grandes estacas de madera, que se podría interpretar como un granero sobre una tarima o un henil. Es probable que esta habitación no haya sido muy distinta de algunas casas contemporáneas y que su construcción sólo haya necesitado técnicas locales y medios relativamente modestos. Este primer asentamiento fue de breve duración: aproximadamente diez años. Hacia 980-990, el lugar sufrió una transformación radical que lo convirtió en una auténtica fortificación, para lo que sí se requirieron conocimientos especializados e importantes recursos. Después de arrasada la primera construcción, las nuevas obras comenzaron de inmediato. La aportación de tierra y piedras amplió considerablemente el terraplén, en el centro del cual se construyó un torreón rectangular. Para ello se empleó un mortero de cal, del cual se hallaron las fosas de amasado. Tras enterrar un depósito de fundación consistente en una moneda dentro de un recipiente, se levantó un torreón, cuyos muros medían 9,25 x 6,75 m de longitud y 1,72 m de espesor en la base (fig. 9, 10 y fig. E, F, lám. f. t.). Una vez terminado el edificio, se construyó una muralla circundante poligonal en piedras unidas por mortero de cal, que delimitaba un espacio de 21 a 22 m de diámetro. Tres cobertizos domésticos (dos de madera y uno de piedras y madera) ocupaban el espacio libre que quedaba entre el torreón y la muralla. Dos de esos cobertizos protegían hogares instalados en el suelo. El territorio perdió su función castrense hacia 1030. Más tarde, mientras la edificación se degradaba, se instaló en ese lugar una almazara, que probablemente funcionó durante algunos años hasta que el lugar quedase definitivamente abandonado. Se hallaron numerosos objetos. Las monedas permiten una datación bastante precisa. La cerámica ofrece un catálogo de formas muy útil para conocer la vida diaria de la región de Provenza alrededor del año Mil. El material metálico refleja una serie de tareas domésticas. En cuanto a armamento, sólo se hallaron una punta de flecha y unas saetas de ballesta. El estudio de la abundante fauna proporcionó datos muy precisos sobre la alimentación cárnica, la cría de animales y algunos hábitos culinarios.

4La mota de Niozelles se integra en un territorio donde se perciben dos centros de ocupación de la Antigüedad tardía: uno cercano al yacimiento arqueológico y el otro en las inmediaciones del castillo medieval, hoy en ruinas. No podemos afirmar con certeza si en el emplazamiento de este último hubo una primera ocupación contemporánea de la mota o si su instalación fue posterior al abandono de ésta.

5Nada impide que la vivienda que precedió a la fortificación en la mota se haya construido allí por causas fortuitas asociadas a la ocupación del territorio, sin relación con el asentamiento castrense. Sin embargo, no fue así, tal como se destaca más adelante en el estudio, pues este tipo de edificación también se encontró en otras motas provenzales.

6La obra examina seguidamente un corpus de más de treinta yacimientos donde los levantamientos han puesto de manifiesto características comunes y diferencias de organización. Además, en muchos casos, el estudio de la documentación posibilitó un tratamiento cronológico global. Desde el punto de vista morfológico, la gran mayoría de los asentamientos resulta del acondicionamiento de un accidente natural del terreno. Más del 70 % de los yacimientos ocupan un espolón rodeado por un foso que prácticamente en todos los casos alcanza una anchura de unos diez metros. Además de este elemento defensivo, a veces se observan rastros de una muralla y, más raramente, vestigios de una torre de base rectangular, cuadrada (fig. 41, 42) o incluso, en un caso, circular (fig. 96, 97).

7La cronología que se ha podido deducir de la documentación y las excavaciones muestra que estos asentamientos aparecieron en los últimos decenios del siglo X. Algunos de ellos permanecieron habitados hasta el siglo XIV y seguramente sufrieron numerosas transformaciones. No obstante ello, el estado actual de nuestros conocimientos nos permite afirmar que la mota de construcción más reciente es la de Cadarache (fig. 71), cuya muy efímera ocupación se remonta a principios del siglo XIII.

8Dos otros yacimientos presentan particular interés: La Moutte en el municipio de Valensole (fig. 48, 49) y La Moutte en Allemagne-en-Provence (fig. 52, 53). En ambos casos, la edificación se asemeja a la habitación descubierta en la primera fase de ocupación de Niozelles, que por tanto no era un caso único. Por consiguiente, se deduce que la militarización de los territorios se llevó a cabo a partir de la segunda mitad del siglo X, de forma rápida pero progresiva. Las auténticas fortificaciones surgieron algo más tarde, aunque desde el año Mil. Algunas de ellas se construyeron aún después, a principios del XIII.

9En algunos casos, se ha podido observar la relación entre la constitución del castro y la ocupación del territorio. En el bajo valle del río Durance, por ejemplo, encontramos una decena de asentamientos distantes unos de otros de unos 3.500 m, indicio de una alta densidad. En Valensole, los textos de la abadía de Cluny permiten establecer que el territorio de La Moutte ocupaba 16 km2 a principios del siglo XI. En Allemagne-en-Provence, al sitio castrense medieval se le suceden tres motas. Vemos aquí que, a partir del año Mil, se produjeron desplazamientos y, en particular, la destrucción de ciertos edificios que se reconstruyen en otras ubicaciones.

10Las investigaciones que siguen demuestran que el comienzo de la fortificación privada se integra en un amplio movimiento de ocupación de los territorios desarrollada alrededor de recintos defensivos de complejas características.

© Éditions de la Maison des sciences de l’homme, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search