Version classiqueVersion mobile

Dossier : Aitia

Varia

Cuando Heródoto muestra el Tucídides que lleva dentro: consideraciones sobre Herodotos. (VII, 107) Y (VIII, 111)

César Sierra Martín

Résumé

L’historiographie française s’est efforcée de souligner les différences entre les Histoires d’Hérodote et La Guerre du Péloponnèse de Thucydide. Pour autant, il existe également d’importants parallèlismes entre les deux œuvres qui méritent toute notre attention. L’objectif de cet article est d’identifier ces points de rencontre et de les relier au contexte intellectuel dans lesquel les deux écritures se sont développées, la sophistique. Pour étayer l’argument, nous présenterons deux extraits d’Hérodote très proches de l’écriture thucydidéenne : le siège d’Andros et la prise d’Eïon.

Entrées d'index

Mots clés :

Hérodote, Thucydide, Andros, Eïon

Keywords :

Herodotus, Thucydides, Andros, Eïon

Texte intégral

DOS HISTORIADORES NO TAN DIFERENTES

  • 1 Puede consultarse una edición del texto griego en E. F. Poppo (ed.), Thucydidis. De Bello Peloponne (...)
  • 2 Sobre la Biblioteca o Mirabilia de Focio (s. IX d.C.) véase texto, traducción y cometario en Henry (...)
  • 3 Otra tradición similar refiere que, tras la lectura pública de un capítulo de la obra de Heródoto, (...)
  • 4 Sobre el ‘ateismo’ de Tucídides véase Shrimpton 1997, p. 37 ss. y Hornblower 2011, p. 25-53.
  • 5 Análisis en Myres 1957, p. 17 ss.; Plácido 1986, p. 18; Mazzarino 1983, p. 186-190; Momigliano 1984 (...)

1En un pasaje conocido por la historiografía y atribuido a un cierto Marcelino se recoge la sensacional posibilidad de que un joven Tucídides acompañara a su padre a una lectura pública de la obra Heródoto1 (Vit. Thuc. 54). Esta anécdota también la recoge el patriarca bizantino Focio (Mirabilia 60), quien añade incluso que Tucídides lloró al escuchar la pieza y que el propio Heródoto alabó la buena disposición del hijo de Óloro para aprender2. Según parece, el encuentro entre los dos grandes historiadores es fruto de una tradición tardía y juega con la verosimilitud de tal coincidencia pues, siguiendo a Aulo Gelio (XV, 23), Heródoto sólo era trece años mayor que Tucídides y ambos debieron coincidir en Atenas. No obstante, nos parece que dicha tradición no hace más que retratar una situación que todo historiador desearía haber presenciado3. Al margen de la anécdota, el encuentro entre Heródoto y Tucídides nos ofrece la posibilidad de reflexionar sobre dos historiadores coetáneos. Para gran parte de la historiografía moderna, las obras de Heródoto y Tucídides difieren en múltiples aspectos. Para algunos, la diferencia principal es metodológica puesto que Heródoto recurre con frecuencia a la divinidad como agente causal mientras Tucídides abandona por completo dicho planteamiento de forma explícita4 (Th. I, 22, 4). De hecho, el debate en torno a la preeminencia de uno y otro historiador se remonta a la misma Antigüedad. Por ejemplo, Cicerón acusa de fabulista a Heródoto (Leg. I, 5), aunque sea tras bautizarlo como el ‘Padre de la historia’. En una línea similar podemos englobar el De Herodoti malignitate de Plutarco, donde el biógrafo carga las tintas contra Heródoto y la veracidad de sus asertos5. Veamos un ejemplo de la recepción de Heródoto en la Antigüedad a propósito de su λόγος/lógos egipcio según Diodoro de Sicilia (s. I a.C.):

Ὅσα μὲν οὖν Ἡρόδοτος καί τινες τῶν τὰς Αἰγυπτίων πράξεις συνταξαμένων ἐσχεδιάκασιν, ἑκουσίως προκρίναντες τῆς ἀληθείας τὸ παραδοξολογεῖν καὶ μύθους πλάττειν ψυχαγωγίας ἕνεκα, παρήσομεν, αὐτὰ δὲ τὰ παρὰ τοῖς ἱερεῦσι τοῖς κατ’Αἴγυπτον ἐν ταῖς ἀναγραφαῖς γεγραμμένα φιλοτίμως ἐξητακότες ἐκθησόμεθα.

  • 6 Texto griego en Bertrac, Vernière 1993: Diodore de Sicile. Bibliothèque Historique, Paris, Les Bell (...)

“Cuanto han elucubrado, pues, Heródoto y algunos que han compuesto los hechos de los egipcios, prefiriendo de buen grado, antes que la verdad, contar prodigios e inventar mitos con fines de seducción, lo omitiremos y expondremos lo que está escrito entre los sacerdotes de Egipto en las escrituras, después de haberlo examinado cuidadosamente.” D.S. I, 69, 76

2La obra de Heródoto fue reconocida en la Antigüedad así como su papel de ‘fundador de la historia’ pero mención aparte merece su credibilidad. Como apreciamos en el pasaje de Diodoro, Heródoto era considerado por muchos como un mitólogo (μυθολόγος/mythólogos) y ello se debe en parte a la extraordinaria fama que adquirió Tucídides y las propias palabras del ateniense cuando comenta sobre sus predecesores lo siguiente:

καὶ ἐς μὲν ἀκρόασιν ἴσως τὸ μὴ μυθῶδες αὐτῶν ἀτερπέστερον φανεῖται: ὅσοι δὲ βουλήσονται τῶν τε γενομένων τὸ σαφὲς σκοπεῖν καὶ τῶν μελλόντων ποτὲ αὖθις κατὰ τὸ ἀνθρώπινον τοιούτων καὶ παραπλησίων ἔσεσθαι, ὠφέλιμα κρίνειν αὐτὰ ἀρκούντως ἕξει.

  • 7 Texto griego en H. Stuart-Jones, J. E. Powell, Thucydides. Historiae, 2 vol., Oxford, 1942, Traducc (...)

“Tal vez la falta del elemento mítico en la narración de estos hechos restará encanto a mi obra ante un auditorio, pero si cuantos quieren tener un conocimiento exacto de los hechos del pasado y de los que en el futuro serán iguales o semejantes, de acuerdo con las leyes de la naturaleza humana, si éstos la consideran útil, será suficiente.” Th. I, 22, 47

  • 8 Muchos son los que han abordado el anterior pasaje, destacando su pretensión de objetividad y el ju (...)
  • 9 Evidentemente, el relato mítico es la fuente que los primeros historiadores tenían a su alcance y n (...)
  • 10 Salvo Dionioso de Halicarnaso y algunos elogios en Luciano de Samosata (Cómo escribir la historia), (...)
  • 11 Por supuesto existen notables excepciones, por ejemplo: Momigliano 1984b; Marincola 2001, p. 23, 63 (...)

3Desde nuestro punto de vista, el pasaje anterior constituye una de las propuestas historiográficas más notables de la Historia pues Tucídides pretende desmarcarse de sus predecesores y colegas, generando un discurso basado en la credibilidad8. A raíz de estas palabras se entiende mejor la mala impresión que causó Heródoto en Diodoro de Sicilia, Cicerón, Plutarco y tantos otros. De hecho, el anterior pasaje de Tucídides censura de forma explícita a sus predecesores, cuya obra era leída en público y recurría con frecuencia al elemento mítico9. Por tanto, Tucídides consigue un alto grado de originalidad a través del juicio a sus predecesores y procurando ocupar la parcela de la veracidad y objetividad. No obstante, Heródoto también tuvo fervientes seguidores tanto en la Antigüedad, con Dionisio de Halicarnaso a la cabeza, como en la actualidad, elogiándose el carácter universal de su obra frente al particularismo de Tucídides10. No es nuestro propósito incidir en las diferencias entre las obras de Heródoto y Tucídides, sólo queremos recalcar un aspecto que consideramos esencial: el público. El tema fue tratado décadas atrás como un aspecto relevante en la comprensión de la historiografía griega clásica, pero creemos que en la actualidad no siempre alcanza la atención que merece11. Sin ir más lejos, el anterior pasaje de Tucídides señala como destinatario de la obra a un selecto grupo de personas que buscan la verdad a través de la interpretación de los sucesos pasados. En cambio, Heródoto tiene en mente un público más amplio y unos objetivos historiográficos más generales cuando en su proemio presenta la exposición de sus investigaciones, con especial atención al conflicto entre griegos y persas (Hdt. I, 1). Así, la vulgarización de la historia no forma parte de los objetivos de Tucídides al entender que no todo el mundo poseía el ánimo de conocer la verdad. Dicho de otra forma, Heródoto plantea una historia que podríamos tachar de divulgativa mientras que Tucídides propone una historia selecta. Creemos que el dato anterior es clave para comprender la diferente naturaleza de las obras de uno y otro.

  • 12 Ciertamente, Tucídides rompe con el λόγος/lógos herodoteo, véase Darbo-Peschanski 2007, p. 337 ss. (...)

4Con todo, el objetivo que nos planteamos en el presente trabajo no pasa por enfatizar las diferencias entre ambos historiadores. Bien al contrario, entendemos que tales diferencias se han tenido demasiado en cuenta, relegando las evidentes concomitancias que unen la Historia de Heródoto y la Historia de la Guerra del Peloponeso de Tucídides. Partamos de nuevo de las fuentes y consideremos que si la crítica tucidídea hacia sus predecesores (los mythológos) busca romper con la logografía, las crónicas locales e incluso con Heródoto, la pretensión de Tucídides de comenzar su análisis tras las guerras médicas autoriza implícitamente la obra de Heródoto12.

  • 13 Análisis y bibliografía en de Romilly 2005, p. 15-30; Ober 2006 y Schepens 2010, p. 12 ss.
  • 14 Movimiento filosófico de inicios del siglo V a.C. y que influyó en ambos autores en diferente grado (...)

5Notará el lector que todavía no hemos abordado dos de las características más destacadas de la obra de Tucídides: la dedicación casi exclusiva a la historia contemporánea y el desarrollo de la historia política13. Sin duda, ambos rasgos constituyen el sello distintivo de Tucídides solo que, en algunas ocasiones, podemos advertir que su predecesor también abordó dicha temática. Por ello, en las siguientes líneas analizaremos varios pasajes de la obra de Heródoto que por su contemporaneidad y su contenido político bien podrían haber sido escritas por el mismo Tucídides. En especial, nos aproximaremos a ese punto en común al que antes nos referíamos: el final de las Guerras médicas y el inicio de la denominada ‘Pentecontecia’. Asimismo, pondremos de manifiesto que el cariz tucidídeo de ciertos pasajes de Heródoto tiene su reflejo en el contexto intelectual ateniense: la sofística14. Para ilustrar los objetivos que nos hemos marcado, abordaremos los siguientes episodios narrados por Heródoto: el asedio de Andros (Hdt. VIII, 108) y el ataque de los miembros de la Liga de Delos a Eyón (Hdt. VII, 107), situación que también recoge Tucídides (I, 98). Finalmente, pondremos todo ello en relación con la importancia del público al que iba dirigida la obra, esto es, el destinatario final del mensaje.

ALGUNOS EPISODIOS TUCÍDIDEOS DE HERÓDOTO

  • 15 A nivel historiográfico, el cuadro que presenta Tucídides de la ‘Pentecontecia’ sirve al historiado (...)
  • 16 También puede interpretarse que la técnica narrativa del primer libro de Tucídides y, en especial, (...)
  • 17 Sobre la formación de la Liga helénica (Hdt. VIII, 61) y la participación de Temístocles véase How,(...)

6Bajo nuestra perspectiva, aquellos razonamientos en Heródoto que más se asemejan al modus operandi de Tucídides son los que muestran a Atenas como potencia marítima hegemónica. En este sentido, el proceso de ascensión de Atenas como fuerza naval durante la ‘Pentecontecia’ es sobradamente conocido, así como la relación del proceso con el análisis de Tucídides en su famoso excurso (Th. I, 89-118)15. Por ello, comenzaremos nuestra exposición con un famoso pasaje de Heródoto que destaca ese carácter ‘imperialista’de esencia tucidídea16. Concretamente nos referimos a la expedición de castigo que encabeza Temístocles justo después de la victoria griega en Salamina. Al parecer, tras la retirada de la flota persa hacia el Helesponto, la armada griega se lanzó en su persecución (Hdt. VIII, 108). Como no dieran con los fugitivos, los mandos militares griegos mantuvieron un cambio de impresiones sobre las medidas a tomar que se resumen en las propuestas antagónicas de Temístocles, partidario de la persecución de la flota persa hasta el Helesponto, y la de Euribíades, que señalaba la conveniencia de dejar huir al ejército persa. Al entender que no prosperaría la propuesta de perseguir a los persas, Temístocles dio un sagaz giro en su postura y convenció a los atenienses de la postura de Euribíades. Acto seguido, comenta Heródoto que el estadista ateniense dirigió a la flota aliada contra la isla de Andros, que había apoyado a los persas (Hdt. VIII. 66. 2). El objetivo era castigar a la isla por medismo pues fueron de los primeros que rechazaron pagar el tributo exigido por los aliados para hacer frente a la invasión de Jerjes17. A pesar de ello, lo que resulta interesante es el razonamiento que, según Heródoto, esgrime Temístocles en Andros para justificar el ataque:

ἀλλὰ προϊσχομένου Θεμιστοκλέος λόγον τόνδε, ὡς ἥκοιεν Ἀθηναῖοι περὶ ἑωυτοὺς ἔχοντες δύο θεοὺς μεγάλους, πειθώ τε καὶ ἀναγκαίην, οὕτω τέ σφι κάρτα δοτέα εἶναι χρήματα, ὑπεκρίναντο πρὸς ταῦτα λέγοντες ὡς κατὰ λόγον ἦσαν ἄρα αἱ Ἀθῆναι μεγάλαι τε καὶ εὐδαίμονες, αἳ καὶ θεῶν χρηστῶν ἥκοιεν εὖ, ἐπεὶ Ἀνδρίους γε εἶναι γεωπείνας ἐς τὰ μέγιστα ἀνήκοντας, καὶ θεοὺς δύο ἀχρήστους οὐκ ἐκλείπειν σφέων τὴν νῆσον ἀλλ᾽ αἰεὶ φιλοχωρέειν, πενίην τε καὶ ἀμηχανίην, καὶ τούτων τῶν θεῶν ἐπηβόλους ἐόντας Ἀνδρίους οὐ δώσειν χρήματα: οὐδέκοτε γὰρ τῆς ἑωυτῶν ἀδυναμίης τὴν Ἀθηναίων δύναμιν εἶναι κρέσσω.

  • 18 Texto griego en A. D. Godley, Herodotus, with an English translation, Cambridge, Harvard University (...)

“Es más, cuando Temístocles, a modo de consideración, adujo que los atenienses se habían presentado acompañados de dos poderosas divinidades, Persuasión y Coacción, de manera que forzosamente debían entregarle dinero, los Andrios, ante sus manifestaciones, le respondieron diciendo que, desde luego, con razón era Atenas una ciudad poderosa y próspera, teniendo en cuenta que hasta gozaba de divinidades serviciales. Dado que, por su parte, carecían de tierras hasta límites verdaderamente extremos y que dos divinidades poco serviciales, Pobreza e Incapacidad, no abandonaban su isla, sino que residían allí permanentemente, ellos –concluyeron–, como contaban con el patronazgo de esas divinidades, no le iban a entregar dinero, pues el poderío de los atenienses nunca sería superior a su propia impotencia. Esta fue, en suma, la respuesta de los andrios que, al no entregar el dinero, se vieron sitiados.” Hdt. VIII, 111, 2-318

  • 19 Véase por ejemplo Hignett 1963, p. 241; How, Wells 1969, p. 272 y Gould 1989, p. 117. Las opiniones (...)
  • 20 Véase un bosquejo de este debate en S. Mazzarino, quien destaca la ‘partigianeria’ de Heródoto (Maz (...)
  • 21 Creemos que, aún a día de hoy, Anthony J. Podlecki es la figura más autorizada en el análisis compa (...)

7El relato de la campaña de Andros está salpicado por la declarada animadversión de Heródoto hacia Temístocles. De hecho, el historiador acusa a Temístocles de pedir el dinero para beneficio propio (Hdt. VIII, 112, 3). El episodio se salda con el asedio de Andros y la exigencia de tributo a otros estados adyacentes como Paros y Caristo, siempre con la codicia de Temístocles como agente catalizador de las acciones. En consecuencia, la historiografía ha interpretado el pasaje desde la inquina de Heródoto por Temístocles y achaca tal perspectiva a la influencia de la familia Alcmeónida en el historiador de Halicarnaso19. Sin embargo, pese a que la parcialidad de Heródoto aflore a menudo en las consideraciones de los historiadores, lo cierto es que la campaña de Andros también la recoge Plutarco (Them. 21), siguiendo al propio Heródoto en los detalles, a expensas de la mala disposición del biógrafo hacia Heródoto. Bajo nuestro punto de vista, la interpretación del pasaje se halla bajo la influencia de varios siglos de tendencia historiográfica anti-herodotea20. Al respecto, no faltan opiniones personales favorables sobre Temístocles en Tucídides; baste recordar las encomiásticas palabras del historiador ateniense como colofón a su excurso sobre el exilio de Temístocles a la corte persa21 (Th. I, 138, 3).

  • 22 Sobre la teoría del derecho natural del más fuerte del sofista Gorgias véase especialmente (Hel. 6) (...)

8Por tanto, dejando de lado las anteriores consideraciones y centrándonos en la reflexión filosófica que contiene el diálogo de Temístocles en Andros, bajo las irónicas acusaciones y contra-acusaciones se esconde una alegoría del derecho natural del fuerte sobre el débil. En el pasaje, el más fuerte, Atenas, impone su criterio (persuasión) a través de la coacción sobre el más débil, Andros, que no tiene más remedio que aceptar las consecuencias. Creemos que el pasaje enlaza con la sofística y, en concreto, con Gorgias de Leontinos, cuyos postulados pueden seguirse en su Encomio a Helena. En un contexto intelectual similar al diálogo de Andros podríamos situar el famoso Dialogo de Melos de Tucídides (V, 89), cuya relación con la doctrina de Gorgias ha sido estudiada en extensión22. Según Tucídides, en el 416 los Atenienses realizaron una expedición contra la isla de Melos que había permanecido neutral durante la primera parte de la guerra (Th. V, 84, 2). La intención ateniense era subyugar a los melios, para obtener una ventaja estratégica sobre el Peloponeso, y obligarles a pagar tributo pero la acción destaca por la ausencia de pretexto que justifique la campaña. Así, el diálogo melio se concibe como una conversación entre el alto mando ateniense y las autoridades melias en el que los atenienses exhiben su derecho de gobernar sobre los más débiles bajo argumentos como el siguiente:

[…] τὰ δυνατὰ δ᾽ ἐξ ὧν ἑκάτεροι ἀληθῶς φρονοῦμεν διαπράσσεσθαι, ἐπισταμένους πρὸς εἰδότας ὅτι δίκαια μὲν ἐν τῷ ἀνθρωπείῳ λόγῳ ἀπὸ τῆς ἴσης ἀνάγκης κρίνεται, δυνατὰ δὲ οἱ προύχοντες πράσσουσι καὶ οἱ ἀσθενεῖς ξυγχωροῦσιν.

“[…] se trata más bien de alcanzar lo posible de acuerdo con lo que unos y otros verdaderamente sentimos, porque vosotros habéis aprendido, igual que lo sabemos nosotros, que en las cuestiones humanas las razones de derecho intervienen cuando se parte de una igualdad de fuerzas, mientras que, en el caso contrario, los más fuertes determinan lo posible y los débiles lo aceptan.” Th. V, 89

  • 23 Más ejemplo en el propio Tucídides: I. 22. 3; 76. 2-3; ΙΙΙ. 40. 2; 45. 3; 82. 2 etc. Un análisis de (...)
  • 24 Al igual que la famosa descripción de la ‘Peste en Atenas’ del 429 a.C. (Sierra 2012c, p. 294-295). (...)

9La justificación de Tucídides es cruda y simple: los fuertes imponen su voluntad sobre los débiles y ello es natural en el ser humano porque la justicia es un convenio entre iguales. Es un rasgo particular de la sofística extraer de la naturaleza humana leyes políticas y sociales, algo que Tucídides desarrolla a lo largo de su obra23. Por tanto, entendemos que tanto en el diálogo de los andrios de Heródoto como en el diálogo de los melios de Tucídides la cuestión de fondo es la noción sofista de la predominancia del fuerte sobre el débil. Aún así se manifiesta alguna diferencia entre ambos historiadores en el planteamiento de la teoría sobre el derecho natural del más fuerte. En concreto, entendemos que la obra de Heródoto estuvo influenciada por la sofística pero, quizás, en menor medida que la de Tucídides. Por ello, la atención de Heródoto sobre este asunto es más dispersa y le dedica menor extensión en su obra24. Pese a lo anterior, la reflexión en Heródoto no se reduce al episodio de Andros, aunque éste sea el más explícito, sino que también puede rastrearse un planteamiento similar en la respuesta que dieron los tesalios a la coalición griega a propósito del avance de Jerjes sobre la región. Conscientes de su debilidad, los tesalios exigieron a la resistencia griega que enviara tropas al valle del Tempe bajo la amenaza de deserción. La cita literal resulta esclarecedora; hablan los tesalios:

βοηθέειν δὲ οὐ βουλόμενοι ἀναγκαίην ἡμῖν οὐδεμίαν οἷοί τε ἐστὲ προσφέρειν: οὐδαμὰ γὰρ ἀδυνασίης ἀνάγκη κρέσσων ἔφυ.

“Además, si queréis acudir en nuestro auxilio, no tenéis derecho a imponernos exigencia alguna, puesto que, ante la impotencia, exigir nunca ha servido de nada.” […] Hdt. VII, 172, 3

10El significado de esta escueta cita de Heródoto nos parece claro: aquellos que no gozan de una posición de fuerza no tienen el derecho de exigir. Por tanto, la posición de los tesalios, aunque débil respecto al ejército persa, era fuerte respecto a los griegos que precisaban acuciantemente sumar fuerzas a su coalición.

  • 25 Recordemos que Tucídides aborda la ‘Pentecontecia’ para enlazar de una forma coherente con el final (...)

11Otro pasaje de interés que acerca a Heródoto hacia temas tucidídeos es el asedio de Eyón, en la Tracia meridional (c. 479 a.C.). El pasaje se enmarca en una reflexión personal de Heródoto a raíz de la conquista persa de Dorisco (c. 480 a.C.) y el nombramiento de Máscames como gobernador de la misma (Hdt. VII, 105). Según Heródoto, tanto Máscames como el gobernador de la vecina Eyón, Boges, destacaron por su valía en la defensa de sus ciudades durante las campañas de la Liga de Delos bajo el mando de Cimón (Hdt. VII, 107). Ciertamente, la sola mención de la Liga constituye una dislocación en la obra de Heródoto, que no es fecunda en hablar de sucesos posteriores a las guerras médicas. No obstante, los excepcionales valores morales que mostraron ambos gobernadores motivan a Heródoto a entrar en un tema señero en Tucídides25. Sobre Máscames, Heródoto indica que, hasta sus días, resistió a los ataques de la Liga siendo honrado por el monarca persa. En cambio, el persa Boges no destacó por conservar la plaza en poder persa sino por su conducta heroica. Según parece, Eyón se hallaba asediada por las fuerzas de Cimón cuando, estando al límite de sus fuerzas, el general ateniense le ofreció a Boges un pacto para abandonar la plaza y regresar a Asia. Boges no accedió al ofrecimiento y prefirió sacrificar a los hijos, esposa, concubinas y sirvientes que le acompañaban en Eyón e incendiarlos en una pira junto a sus bienes materiales para, acto seguido, arrojarse él mismo al fuego (Hdt. VII, 107, 2). Sin embargo, la toma Eyón es uno de los primeros éxitos de la Liga de Delos sobre el que Tucídides comenta lo siguiente:

πρῶτον μὲν Ἠιόνα τὴν ἐπὶ Στρυμόνι Μήδων ἐχόντων πολιορκίᾳ εἷλον καὶ ἠνδραπόδισαν, Κίμωνος τοῦ Μιλτιάδου στρατηγοῦντος.

“Primero, bajo el mando de Cimón, hijo de Milcíades, asediaron y tomaron Eyón la del Estrimón, que estaba en poder de los medos, y redujeron a la esclavitud a sus habitantes.” Th. I, 98

  • 26 Diodoro Sículo (XI, 60) tampoco da más detalles.
  • 27 Conocemos alguna referencia a este pasaje acerca de la actitud de Heródoto hacia el suicidio (Garri (...)
  • 28 Boedeker 2003, p. 23. De hecho, el pasaje responde a la voluntad herodotea de destacar las virtudes (...)
  • 29 Shanske 2007, p. 62, quien observa esto para el caso de Temístocles. Véase el cruce de acusaciones (...)
  • 30 Parece claro que Tucídides conocía la obra de Heródoto pero no sabemos en qué grado de detalle (Sta (...)

12Resulta cuanto menos curioso el contraste entre ambas versiones con un Tucídides muy sucinto en sus apreciaciones sobre el asedio26. Paradójicamente, la versión de Heródoto vuelve a ser rubricada por Plutarco (Cimón 7, 2) pese al descrédito que le merece el historiador según apreciábamos al inicio de nuestra reflexión. Lo cierto es que, hasta donde llega nuestro conocimiento, el relato de las hazañas de Boges no ha suscitado demasiadas interpretaciones historiográficas27. Como excepción podemos destacar el caso de D. Boedeker, quien señala que el suicidio de Boges es una alabanza hacia virtudes políticas como la lealtad y la constancia, es decir, que ofrece una perspectiva moral del suceso28. Concretamente, entendemos que las virtudes de Boges así como las opiniones que puedan mostrar tanto Heródoto como Tucídides sobre individuos como Temístocles y Pausanias, constituyen argumentos del pasado inmediato que repercuten en la historia contemporánea de Atenas29. Por tanto, al margen de las posibles interpretaciones sobre el asedio de Eyón, entendemos que la perspectiva adoptada por Heródoto es una reflexión contemporánea en la Atenas del momento y compartida por el propio Tucídides en sus valoraciones sobre Temístocles (I, 138, 3), Pericles (II, 65, 5) o en sentido despectivo Alcibíades (V, 43). Dicho de otra forma, Tucídides también creía que las cualidades morales de una persona podían servir de ejemplo al grueso de la población. Por tanto, una cuestión queda en el aire ¿Porqué Tucídides no dedicó la debida atención a la campaña de Eyón? La respuesta no es sencilla ni unívoca: quizás no abordó el suceso porque ya lo había hecho Heródoto o puede ser que el asedio de Eyón no constituyera una pieza clave para la formación del imperio ateniense, su objetivo historiográfico para la ‘Pentecontecia’30. Sea como fuere, los sucesos alrededor de Eyón y Dorisco muestran una faceta de Heródoto más bien tucidídea y, por tanto, muestra una distancia menor de lo que a veces sugiere la historiografía entre ambos historiadores.

HERÓDOTO, TUCÍDIDES Y UN MISMO CONTEXTO INTELECTUAL

  • 31 En efecto, existen más puntos en común: el caso Pausanias (Hdt. V, 32) y la opinión contraria en Tu (...)

13Que las obras de Heródoto y Tucídides son diferentes es una evidencia. No obstante, hemos podido comprobar que también poseen puntos en común. Gracias a los ejemplos que hemos analizado y otros que por razón de espacio no abordaremos31, llegamos a la conclusión que ciertos temas propios de la sofística constituyen el nexo entre ambos historiadores. De este modo, hemos argumentado que el episodio de Andros y el diálogo de Melos pueden entenderse como parte de este interés común por el derecho natural del más fuerte. Asimismo, algunas apreciaciones de Heródoto muestran su interés por temáticas contemporáneas o por sucesos que constituyen el terreno historiográfico de Tucídides, como el asedio de Eyón. Por descontado, en los citados episodios también hallamos divergencias, cuya causa apunta directamente al destinatario del mensaje, es decir, al público. En el caso del asedio de Andros y el diálogo de Melos, el mensaje es similar pero no así el modo en que se narra. Dicho de otra forma, parece que en Heródoto existe la intención de que el público entienda y recuerde el motivo de la expedición a Andros mediante el recurso a la alegoría, mientras que Tucídides declina dicha opción para ofrecer una profunda reflexión filosófica sobre el mismo tema. Como advertíamos al inicio, todo ello concuerda con los objetivos de sus respectivos proemios. En la misma línea didáctica puede situarse la narración de Heródoto del asedio de Eyón y la heroica defensa del persa Boges. A nuestro parecer, la intención de este pasaje es presentar un cuadro moral arquetípico que muestre unos valores políticos que sirvan de modelo al público de la Historia. Quizás a consecuencia de esto Tucídides pase de puntillas por el suceso y se limite a recoger los hechos históricos estrictos aunque ambos destaquen la relevancia del suceso.

14En definitiva, aunque suela ponerse en valor la distancia historiográfica entre Heródoto y Tucídides lo cierto es que, la distancia cronológica entre ambos es de tan sólo 13 años y, por consiguiente, comparten por un tiempo el mismo ambiente intelectual.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

Alberti 1972: I. B. Alberti, Thucydidis Historiae, Roma, 1972.

Alonso Núñez 2002: J. M. Alonso Núñez, The Idea of Universal History in Greece. From Herodotus to the Age of Augustus, Amsterdam, 2002.

Bakker 2002: E. J. Bakker, “The Making of History: Herodotus’Historiēs Apodexis ”, in E. J. Bakker, I. J. F. de Jong, H. van Wess (ed.), Brill’s Companion to Herodotus, Leiden, 2002, p. 3-32.

Baragwanath 2008: E. Baragwanath, Motivation and Narrative in Herodotus, New York, 2008.

Barney 2006: R. Barney, “The Sophistic Movement”, in M. L. Gill, P. Pellegrin (ed.), A Companion to Ancient Philosophy, Malden, 2006, p. 77-100.

Bermejo 2009: J. C. Bermejo, Introducción a la historia teórica, Madrid, 2009.

Blösel 2007: W. Blösel, “The Herodotean Picture of Themistocles: A Mirror of Fifth-Century Athens”, in N. Luraghi (ed.), The Historian’s Craft in the Age of Herodotus, New York, 2007, p. 179-197 (1ª edición 2001, New York).

Boedeker 2003: D. Boedeker, “Pedestrian Fatalities: the Prosaics of Death in Herodotus”, in P. Derow, R. Parker (ed.), Herodotus and his World, New York, 2003, p. 17-36.

Bosworth 1993: A. B. Bosworth, “The Humanitarian Aspect of the Melian Dialogue”, JHS 113, 1993, p. 30-44.

Canfora 1999: L. Canfora, La storiografia greca, Milano, 1999.

Canfora 2006: L. Canfora, “Biographical Obscurities and Problems of Composition”, in A. Rengakos, A. Tsakmakis (ed.), Brill’s Companion to Thucydides, Leiden, 2006, p. 3-31.

Cassinari 2004: F. Cassinari, “Fatto storico e volontà política. Su Tucidide”, Quaderni di storia 59/1, 2004, p. 133-155.

Cataldi 1994: S. Cataldi, “Sulle origini e lo sviluppo della Lega Delia (478-461 a. C.)”, in L. Aigner, A. Barzanò, C. Bearzot, L. Prandi, G. Zecchini (ed.), Federazioni e federalismo nell’Europa antica. Bergamo, 21-25 settembre 1992, I, Milano, 1994, p. 117-159.

Châtelet 1978: F. Châtelet, El nacimiento de la historia, v.1, Madrid, 1978 (1ª edición 1962, Paris).

Connor 1984: R. W. Connor, Thucydides, Princeton, 1984.

Darbo-Peschanski 2007: C. Darbo-Peschanski, L’Historia. Commencements grecs, Paris, 2007.

Donadi 1982: F. Donadi, Gorgia. Encomio di Elena, Roma, 1980.

Ferrara 1996: G. Ferrara, “Caratteristiche della storia di Tucidide”, AIIS 13, 1996, p. 9-19.

Finley 1977: M. I. Finley, “Mito, memoria e historia”, in Uso y abuso de la historia, Barcelona, 1977, p. 11-44 (1ª edición 1965).

Fischer 2002: N. Fischer, “Popular Morality in Herodotus”, in E. J. Bakker, I. J. F. de Jong, H. van Wess (ed.), Brill’s Companion to Herodotus, Leiden, 2002, p. 199-224.

Foster 2010: E. Foster, Thucydides, Pericles and Periclean Imperialism, New York, 2010.

Foster, Lateiner 2012: E. Foster, D. Lateiner (ed.), Thucydides & Herodotus, Oxford, 2012.

Fromentin, Gotteland, Payen 2010: V. Fromentin, S. Gotteland, P. Payen (ed.), Ombres de Thucydide. La réception de l’historien depuis l’Antiquité jusqu’au début du XXe siècle. Actes des colloques de Bordeaux (16-17 mars 2007), de Bordeaux (30-31 mai 2008) et de Toulouse (23-25 octobre 2008), Bordeaux, 2010.

Gabba 1981: E. Gabba, “True History and False History in Classical Antiquity”, JRS 71, 1981, p. 50-62.

Garrison 1991: E. P. Garrison, “Attitudes toward Suicide in Ancient Greece”, TAPhA 121, 1991, p. 1-34.

Gomme 1945: A. W. Gomme, A Historical Commentary on Thucydides, v. 1, Oxford, 1945.

Gould 1989: J. Gould, Herodotus, New York, 1989.

Gruen 2011: E. H. Gruen, Cultural Identity in the Ancient Mediterranean, Los Angeles, 2011.

Hammond 1969: N. G. L. Hammond, “Strategia and Hegemonia in Fifth-Century Athens”, CQ 19/1, 1969, p. 111-144.

Harding 2008: Ph. Harding, The Story of Athens. The Fragments of Local Chronicles of Attika, London-New York, 2008.

Henry 1991: R. Henry, Photius. Bibliothèque, Paris, 1991.

Hignett 1963: C. Hignett, Xerxes’Invasion of Greece, Oxford, 1963.

Hornblower 1991: S. Hornblower, A Commentary on Thucydides, v. 1, New York, 1991.

Hornblower 2011: S. Hornblower,, Thucydidean Themes, New York, 2011.

How, Wells 1969: W. W. How, J. Wells, A Commentary on Herodotus, v. 2, Oxford, 1969 (1ª edición 1919, Oxford).

Kagan 1969: D. Kagan, The Outbreak of the Peloponnesian War, Ithaca, 1969.

Loraux 1986: N. Loraux, “Thucydide a écrit la Guerre du Péloponnèse”, Métis 1, 1986, p. 139-161.

Loraux 2011: N. Loraux, “Thucydides is not a Colleague”, in J. Marincola (ed.), Greek and Roman Historiography, Oxford-New York, 2011, p. 19-39 (trad. de “Thucydide n’est pas un collègue” in Quaderni di Storia 12, 1980, p. 55-81)

Low 2008: Low P. (ed.), The Athenian Empire, Edinburgh, 2008. Maitland 1996: J. Maitland, “‘Marcellinus’ Life of Thucydides: Criticism and Criteria in the Biographical Tradition”, CQ 46/2, 1996, p. 538-558.

Marincola 1997, J. Marincola, Authority and Tradition in Ancient Historiography, Cambridge, 1997.

Mattingly 1963: H.B. Mattingly, “The Growth of Athenian Imperialism”, Historia 12/3, 1963, p. 257-273.

Mazzarino 1983: S. Mazzarino, Il pensiero storico classico, v.1, Bari-Roma, 1983 (1ª edición 1965, Bari-Roma)

Meiggs 1943: R. Meiggs, “The Growth of Athenian Imperialism”, JHS 63, 1943, p. 21-34.

Moles 2002: J. Moles, “Herodotus and Athens”, in E. J. Bakker, I. J. F. de Jong, H. van Wees (ed.), Brill’s Companion to Herodotus, Leiden, 2002, p. 33-52.

Momigliano 1984a: A. Momigliano, “El lugar de Heródoto en la historia”, in La historiografía griega, Barcelona, 1984, p. 134-150 (1 ª edición 1978).

Momigliano 1984b: A. Momigliano, “Los historiadores del mundo clásico y su público: algunas indicaciones”, in La historiografía griega, Barcelona, 1984, p. 105-121 (1ª edición 1958).

Myres 1953: J. L. Myres, Herodotus. Father of History, New York, 1953.

Nestle 2010: W. Nestle, Historia del espíritu griego, Barcelona, 2010 (1ª edición 1944, Stuttgart).

Ober 2006: J. Ober, “Thucydides and the Invention of Political Science”, in A. Rengakos, A. Tsakmakis (ed.), Brill’s Companion to Thucydides, Leiden, 2006, p. 131-159.

Plácido 1986: D. Plácido, “De Heródoto a Tucídides”, Gerión 4, 1986, p. 17-46.

Plácido 1997: D. Plácido, La sociedad ateniense. La evolución social en Atenas durante la Guerra del Peloponeso, Barcelona, 1997.

Podlecki 1975: A. J. Podlecki, The Life of Themistocles. A Critical Survey of the Literary and Archaeological Evidence, Montreal, 1975.

Powell 1988: A. Powell, Athens and Sparta. Constructing Greek Political and Social History from 478 BC., London-New York, 1988.

Rhodes 1994: P. J. Rhodes, “In Defence of the Greek Historians”, G & R 41/2, 1994, p. 156-171.

Rhodes 2006: P. J. Rhodes, “The Delian League to 449 BC” in CAH, 2006, 5, p. 34-61 (1ª edición 1992, Cambridge).

de Romilly 1967: J. de Romilly, Histoire et raison chez Thucydide, Paris, 1967.

de Romilly 1988: J. de Romilly, Les Grands Sophistes dans l’Athènes de Périclès, Paris, 1988.

de Romilly 2005: J. de Romilly, L’invention de l’histoire politique chez Thucydide, Paris, 2005.

Roman 2010: A. Roman, “Thucydide et les conventions écrites: le jugement de l’historien”, Pallas 83, 2010, p. 399-412.

Samotta 2012: I. Samotta, “Herodotus and Thucydides in Roman Republic”, in E. Foster, D. Lateiner (ed.), Thucydides & Herodotus, Oxford, 2012, p. 345-378.

Scardino 2012: C. Scardino, “Indirect Discourse in Herodotus and Thucydides”, in E. Foster, D. Lateiner (ed.), Thucydides & Herodotus, Oxford, 2012, p. 67-96.

Schepens 2007: G. Schepens, “History and Historia: Inquiry in the Greek Historians”, in J. Marincola (ed.), A Companion to Greek and Roman Historiography, v. 1, Malden, 2007, p. 39-55.

Schepens 2010: G. Schepens, “L’homme politique, historien dans le monde grec”, in G. Zecchini (ed.), Lo storico antico, Mestieri e figure sociali, Bari, 2010, p. 11-34.

Schreiner 1997: J. H. Schreiner, Hellanikos, Thukydides and the Era of Kimon, Aarhus, 1997.

Shanske 2007: D. Shanske, Thucydides and the Philosophical Origins of History, New York, 2007.

Shrimpton 1997: G. S. Shrimpton, History and Memory in Ancient Greece, Montreal, 1997.

Sierra 2012a: C. Sierra, “La otra Pentecontecia”, Ágora 14, 2012, p. 81-106.

Sierra 2012b: C. Sierra, “Nuevamente de Heródoto a Tucídides”, Historiae 9, 2012, p. 71-87.

Sierra 2012c: C. Sierra, “Reflexiones sobre Atenas, la Peste y Tucídides”, Evphrosyne 40, 2012, p. 283-295.

Stadter 1993: P. A. Stadter, “The Form and Content of Thucydides’Pentecontaetia (1. 89-117)”, GRBS 34/1, 1993, p. 35-72.

Stadter 2012: P.A. Stadter, “Thucydides as ‘Reader’ of Herodotus”, in E. Foster, D. Lateiner (ed.), Thucydides & Herodotus, Oxford, 2012, p. 39-66.

Taylor 2009: M. Taylor, Thucydides, Pericles and the Idea of Athens in the Peloponnesian War, New York, 2009.

Thomas 2000: R. Thomas, Herodotus in Context. Ethnography, Science and the Art of Persuasion, Cambridge, 2000.

Thomas 2006: R. Thomas, “Thucydides’Intellectual Milieu and the Plague”, in A. Rengakos, A. Tsakmakis (ed.), Brill’s Companion to Thucydides, Leiden, 2006, p. 87-108.

Walker 1957: P. K. Walker, “The Purpose and Method of ‘The Pentekontaetia’ in Thucydides, Book I”, CQ 7/1, 1957, p. 27-38.

Westlake 1955: H. D. Westlake, “Thucydides and the Pentekontaetia”, CQ 5/1, 1955, p. 53-67.

Notes

1 Puede consultarse una edición del texto griego en E. F. Poppo (ed.), Thucydidis. De Bello Peloponnesiaco Libro Octo, 1821, Lipsiae, Gerhardum Fleischerum. La autoría de dicha biografía es un asunto complejo pues existen dos códices que recogen la Vita Thucydidis, el Vaticanus Palatinus Graecus 252 (siglo X-XI d.C.) y el Guelferbytanus Graecus 35 (siglo XIII d.C.): uno de autoría anónima y el otro atribuido a Marcelino (según la Suida Lexicon), del cual no podemos asegurar que sea el famoso Amiano Marcelino. Como señala L. Cánfora, el códice más utilizado es el Vaticanus Palatinus (Canfora 2006, p. 4 n. 4). Sobre la tradición textual del Vita Thucydidis véase Alberti 1972 y quizás el trabajo más autorizado de Maitland 1996, p. 538-541.

2 Sobre la Biblioteca o Mirabilia de Focio (s. IX d.C.) véase texto, traducción y cometario en Henry 1991.

3 Otra tradición similar refiere que, tras la lectura pública de un capítulo de la obra de Heródoto, el pueblo ateniense se entusiasmó tanto que recompensó al historiador con una suma considerable por la hazaña (Plu. Her. Mal. 26) y comentario en Châtelet 1978, p. 59. Ciertamente, la obra de Heródoto fue leída en público como ha demostrado Bakker 2002.

4 Sobre el ‘ateismo’ de Tucídides véase Shrimpton 1997, p. 37 ss. y Hornblower 2011, p. 25-53.

5 Análisis en Myres 1957, p. 17 ss.; Plácido 1986, p. 18; Mazzarino 1983, p. 186-190; Momigliano 1984a, p. 142 ss. y, recientemente, Stadter 2012.

6 Texto griego en Bertrac, Vernière 1993: Diodore de Sicile. Bibliothèque Historique, Paris, Les Belles Lettres. Traducción de F. Parreu, Diodoro de Sicilia. Biblioteca histórica, Madrid, 2001.

7 Texto griego en H. Stuart-Jones, J. E. Powell, Thucydides. Historiae, 2 vol., Oxford, 1942, Traducción de J. J. Torres Esbarranch, Tucídides. Historia de la Guerra del Peloponeso, Madrid, 2000.

8 Muchos son los que han abordado el anterior pasaje, destacando su pretensión de objetividad y el juicio respecto a sus predecesores, en especial Heródoto. Al respecto proponemos una pequeña selección bibliográfica: Gomme 1945, p. 139-150; Myres 1957, p. 17; de Romilly 1967, p. 11-12 y 88-89; Châtelet 1978, p. 126-127; Gabba 1981, p. 50; Mazzarino 1983, p. 250; Connor 1984, p. 16; Loraux 1986; Hornblower 1991, p. 59-60; Rhodes 1994, p. 161; Marincola 1997, p. 80 ss.; Cassinari 2004, p. 134 ss.; de Romilly 2005, p. 31-40; Ober 2006, p. 132; Darbo-Peschanski 2007, p. 28-29; Schepens 2007, p. 47-48; Roman 2010, p. 399-400; Loraux 2011, p. 20; Stadter 2012, p. 62-63 y nuestra opinión en Sierra 2012b, p. 79-80.

9 Evidentemente, el relato mítico es la fuente que los primeros historiadores tenían a su alcance y no siempre responden a fábulas sino que puede extraerse una lectura histórica. Precisamente, el mérito de estos pioneros de la historia es liderar la transición del mito al lógos, véase Nestle 2010, p. 83 ss.; Châtelet 1978, p. 22-23; Finley 1977, p. 14-15; Bermejo 2009, p. 91.

10 Salvo Dionioso de Halicarnaso y algunos elogios en Luciano de Samosata (Cómo escribir la historia), la recepción de Heródoto en la antigüedad no fue muy positiva y sólo se revalorizó su obra a partir de época moderna a raíz de las exploraciones europeas en América y Asia (Momigliano 1984a, p. 145). Sobre la recepción de la obra de Tucídides en la Antigüedad véase Hornblower 2011, p. 286-322 y Samotta 2012, y en épocas posteriores véase Fromentin, Gotteland, Payen 2010. La moderna impresión que destaca la universalidad de Heródoto frente al particularismo de Tucídides puede seguirse en Momigliano 1984a, p. 156; Plácido 1986, p. 17; Ferrara 1996, p. 11 y Alonso-Núñez 2002, p. 17-30.

11 Por supuesto existen notables excepciones, por ejemplo: Momigliano 1984b; Marincola 2001, p. 23, 63-64; Darbo-Peschanski 2007, p. 30-38 y Shanske 2007, p. 27-31; pero nótese la ausencia de este tema en las últimas obras dedicadas al estudio de Heródoto y Tucídides (Foster, Lateiner 2012).

12 Ciertamente, Tucídides rompe con el λόγος/lógos herodoteo, véase Darbo-Peschanski 2007, p. 337 ss. Sobre los cronistas locales anteriores a Tucídides véase Harding 2008, p. 1-12.

13 Análisis y bibliografía en de Romilly 2005, p. 15-30; Ober 2006 y Schepens 2010, p. 12 ss.

14 Movimiento filosófico de inicios del siglo V a.C. y que influyó en ambos autores en diferente grado (Nestle 2010, p. 123-160). El impacto que causó la sofística en la tradicional educación griega puede apreciarse a lo largo de las Nubes de Aristófanes y ha sido analizado por de Romilly 1988, p. 60-93.

15 A nivel historiográfico, el cuadro que presenta Tucídides de la ‘Pentecontecia’ sirve al historiador para argumentar su tesis acerca de la auténtica causa de la Guerra del Peloponeso, esto es, el temor espartano al creciente poderío de Atenas. Desde nuestro punto de vista, la vinculación causal entre la hegemonía marítima de Atenas y la causa profunda de la guerra condiciona el análisis de la ‘Pentecontecia’ y le confiere un cariz teleológico, como hemos defendido recientemente (Sierra 2012a, p. 85-92). Sobre la intencionalidad de Tucídides en su ‘Pentecontecia’ existe bibliografía específica: Meiggs 1943; Westlake 1955; Walker 1957; Mattingly 1963; Kagan 1969, p. 31-48; Hornblower 1991, p. 147-148; Stadter 1993; Cataldi 1994 y, recientemente, Taylor 2009, p. 31-39; Foster 2010, p. 96 ss., con bibliografía actualizada y Low 2008, obra que recoge célebres artículos sobre el tema.

16 También puede interpretarse que la técnica narrativa del primer libro de Tucídides y, en especial, su ‘Pentecontecia’ es de naturaleza herodotea (Canfora 1999, p. 114-123). Nosotros resaltamos el acercamiento entre ambos.

17 Sobre la formación de la Liga helénica (Hdt. VIII, 61) y la participación de Temístocles véase How, Wells 1968, p. 272 y Hammond 1969, p. 135.

18 Texto griego en A. D. Godley, Herodotus, with an English translation, Cambridge, Harvard University Press, 1920. Traducción de C. Schraeder, Heródoto. Historia, Madrid, 2000.

19 Véase por ejemplo Hignett 1963, p. 241; How, Wells 1969, p. 272 y Gould 1989, p. 117. Las opiniones más recientes oscilan entre los que señalan la conducta de los atenienses en Andros como la antesala de la Liga de Delos (Moles 2002, p. 47 y Scardino 2012, p. 80, ambos con bibliografía) y los que se reafirman en la clásica tendenciosidad de Heródoto (Blösel 2007, p. 189-190; Baragwanath 2008, p. 33 ss.).

20 Véase un bosquejo de este debate en S. Mazzarino, quien destaca la ‘partigianeria’ de Heródoto (Mazzarino 1983, p. 186-188) frente a la ‘Obiettività’ de Tucídides (Mazzarino 1983, p. 257 ss.).

21 Creemos que, aún a día de hoy, Anthony J. Podlecki es la figura más autorizada en el análisis comparado del perfil moral de Temístocles en Heródoto y Tucídides; Podlecki 1975, p. 67-76.

22 Sobre la teoría del derecho natural del más fuerte del sofista Gorgias véase especialmente (Hel. 6); edición y traducción en Donadi 1982, p. 11. Sobre la sofística y su importancia como movimiento intelectual base de la griega del V a.C. véase el clásico de Nestle 2010, p. 123 ss. y, recientemente, Barney 2006. Por otro lado, no es extraño relacionar a Heródoto con la sofística vid. Thomas 2000, p. 19 y mucho menos a Tucídides quien ofrece un claro ejemplo de Realpolitik en su diálogo de Melos. La bibliografía al respecto es ingente pero proponemos, Mazzarino 1983, p. 261 ss.; Powell 1988, p. 182 ss.; Bosworth 1993, p. 38 ss.; Plácido 1997, p. 67; de Romilly 2005, p. 73 y 143, donde se trazan interesantes paralelismos entre el ‘discurso fúnebre’, la ‘Peste en Atenas’ y el ‘Diálogo de Melos’ y, finalmente, Thomas 2006, p. 120 ss., indispensable para dibujar el contexto intelectual de la obra de Tucídides, y Shanske 2007, p. 23 ss., quien trabaja las conexiones entre Tucídides, Gorgias y Antifonte.

23 Más ejemplo en el propio Tucídides: I. 22. 3; 76. 2-3; ΙΙΙ. 40. 2; 45. 3; 82. 2 etc. Un análisis de la cuestión lo hallamos en Nestle 2010, p. 123-124; Hornblower 1991, p. 478-479 y de Romilly 2005, p. 72.

24 Al igual que la famosa descripción de la ‘Peste en Atenas’ del 429 a.C. (Sierra 2012c, p. 294-295). El diálogo de Melos abarca 28 capítulos (Th. V, 85-113) frente a los 4 capítulos de Heródoto que relatan las campañas de la flota aliada griega en las Cícladas (Hdt. VIII, 108-112).

25 Recordemos que Tucídides aborda la ‘Pentecontecia’ para enlazar de una forma coherente con el final de las guerras médicas (Th. I. 97). Aquí, Tucídides se desmarca de sus predecesores, Heródoto implícitamente y Helánico explícitamente, con el ánimo de explicar el modo en que se estableció el imperio de los atenienses. Comentario en Schreiner 1997, p. 11 ss. y nuestra opinión en Sierra 2012a, p. 83.

26 Diodoro Sículo (XI, 60) tampoco da más detalles.

27 Conocemos alguna referencia a este pasaje acerca de la actitud de Heródoto hacia el suicidio (Garrison 1991:14), alguna referencia a la valoración de las cualidades morales de los bárbaros en Heródoto (Gruen 2011, p. 74) y destaca el escaso desarrollo del suceso en el principal Comentario histórico de la obra completa de Heródoto (How, Wells 1969, p. 166). Tampoco observamos un mayor interés en las obras que refieren el ascenso de Atenas durante la ‘Pentecontecia’ vid. Rhodes 2006, p. 41-42

28 Boedeker 2003, p. 23. De hecho, el pasaje responde a la voluntad herodotea de destacar las virtudes morales de personajes concretos como Solón en el lógos de Creso (Fischer 2002).

29 Shanske 2007, p. 62, quien observa esto para el caso de Temístocles. Véase el cruce de acusaciones en el debate de Esparta sobre los sucesos de Potidea (Th. I, 67-86).

30 Parece claro que Tucídides conocía la obra de Heródoto pero no sabemos en qué grado de detalle (Stadter 2012, p. 40-41). Sobre la selección de eventos historiables en Tucídides véase de Romilly 1967, p. 32.

31 En efecto, existen más puntos en común: el caso Pausanias (Hdt. V, 32) y la opinión contraria en Tucídides (I. 129) o el diálogo entre notables persas acerca de la mejor forma de gobierno (Hdt. III, 80) y las impresiones de Alcibíades sobre la democracia (Th. VI, 89, 6). Son pasajes que redundan de nuevo en las tesis que ya hemos defendido como la contemporaneidad de algunos pasajes de Heródoto (caso Pausanias) o el contexto intelectual común en Heródoto y Tucídides (reflexiones sobre los distintos tipos de gobierno).

Auteur

Universitat Autònoma de Barcelona

© Éditions de l’École des hautes études en sciences sociales, 2015

Licence OpenEdition Books

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search