Versión clásicaVersión móvil
OpenEdition Books

Premières communautés paysannes en Méditerranée occidentale

 | 
Jean Guilaine
, 
Jean Courtin
, 
Jean-Louis Roudil
, 
et al.

Espagne méditerranéenne

El Neolitico Antiguo en el suroeste Español la cueva de la Dehesilla (Cadiz)

Pilar Acosta Martinez

Resumen

L’auteur présente la stratigraphie du Néolithique ancien de la grotte de la Dehesilla (Cadiz, Espagne), caractérisée par un horizon à poteries rouges lustrées dans une ambiance à poteries imprimées et à reliefs, dont la chronologie, d’après le 14C, commence au VIe millénaire a. C. Malgré la richesse matérielle, on constate une diète alimentaire basée sur la chasse. Les enterrements trouvés indiquent un rite complexe avec la position accroupie du cadavre, la présence d’ocre et de restes de feu. Il s’agit d’un Néolithique différent du cardial et vraisemblablement contemporain, étant donné la présence de poteries cardialoïdes dès les premières manifestations.

The stratigraphy of the ancient neolithic in the cave of the Dehesilla (Cadiz, Spain) appears as characterized by a horizon of red-slip ware in an environment of pressed and relief decorated ware, whose chronology, according to the Carbone 14 test begins on the VI millenium b.C. Next to this material wealth is found a diet based on game-hunting. The burials found on this site show a complex ritual arrangement in the flexed position of the body, the presence of ochre colours and fire remains. It is a neolithic different from cardial neolithic, though possibly its contemporary given the presence of cardialoid traces in its origin.

Texto completo

1La cueva de la Dehesilla está situada en las estribaciones más occidentales del sistema penibético, a 2’5 kms. al NE. del pueblo gaditano de Algar, en el partido judicial de Arcos de la Frontera. Se trata de un yacimiento de naturaleza y formación karstica, cuya amplia entrada da paso a una gran cámara semicircular de unos 150 ms cuadrados, en la que hemos efectuado las excavaciones. Esta cámara comunica con otra de dimensiones más reducidas.

  • 1 Acosta (P.). Avance de la estratigrafía de la cueva de la Dehesilla (Algar, Cadiz). IV Congr. Nac. (...)

2Hasta la fecha hemos efectuado dos cortes estrati-gráficos, A y B, en 1977 y 1981 respectivamente1. A través de la estratigrafía conjunta deunos 4 ms. de potencia, se han confirmado cuatro grandes estratos, subdivididos en niveles arqueológicos, correspondientes al neolítico y calcolítico en secuencia ininterrumpida. En el neolítico se presentan tres fases claramente diferenciadas que corresponden al neolítico antiguo, medio y reciente, con peculiaridades propias.

3El neolítico inicial o antiguo, con una potencia de unos 2’25 ms., comprende cinco niveles y se asienta sobre grandes bloques de desprendimiento en un medio arcilloso rojizo. Los dos niveles inferiores son los menos fértiles arqueológicamente. El nivel medio, el más rico, y variado, marca a través de sus cerámicas el declive de las viejas tradiciones y el inicio de técnicas y motivos decorativos, que tendrán amplio desarrollo en el neolítico medio.

  • 2 Bœssneck (J.) und Dreisch (A.) von den. Studien über frühe Tierk-nochenfunde von der lberischen Hal (...)

4Los únicos datos directos sobre el sistema económico del grupo social de la Dehesilla en el neolítico inicial se derivan exclusivamente de los análisis de fauna de la campaña de excavaciones de 19772. De acuerdo con dichos análisis y en orden decreciente de importancia en cuanto al número y peso respectivamente de los huesos resultan los siguientes porcentajes :

  • -Conejo doméstico 67’58 75’58

  • Lince 50 25

  • -Uro ? 50

  • -Ciervo rojo 571 1575

  • -Jabalí 16’66 5’55

  • Cerdo 5’35 273

  • Ovido 4’44

  • Ovicáprido 3’92 2’25

  • -Bovido 3’44 1’31

  • Cáprido 2’43

5Los porcentajes de las especies faunísticas descritas de muestran que esta sociedad es claramente ganadera pero en mayor proporción cazadora.

6La industria lítica funcional está representada por molinos, moletas, pulimentados y tallados. No todos los moinos pueden ponerse en relación con molturación de vegetales, ya que la mayor conserva restos de ocre, coincidiendo, además, con el momento de auge de la cerámica a la almagra. Otro tanto ocurre con las moletas, varias de ellas también con impregnaciones de ocre. Los elementos funcionales pulimentados son escasos. La presencia de pequeñas azuelas habría que ponerla en relación con el trabajo de la madera. Los elementos tallados son relativamente variados y realizados la mayoría en silex ; se trata, en general, de une industria sobre láminas y lascas de pequeñas dimensiones, parte de ellas con huellas de uso marginales ; entre los elementos tipificables destacan por su mayor porcentaje las muescas y denticulados y las piezas de retoque continuo, seguidas por las laminitas de borde abatido ; simplemente representados están los buriles, perforadores y raspadores ; los geométricos están ausentes como tales.

7El estado de fragmentación del material óseo restringe en mucho la visión real de su industria, tanto en los exponentes funcionales como en los ornamentales. Los primeros son escasos y muestran poca diversificación : punzones, espatulas y alisadores.

8La distribución cerámica por niveles, dentro del neolítico inicial, no es regular, resultando más abundante en el nivel medio, circustancia que hay que tener presente a la hora de valorar los porcentajes de conjunto.

9Respecto a las pastas y tratamientos, están siempre presentes las toscas, las cuidadas y las bruñidas. La tosca es mucho más abundante durante toda la fase, seguida por la cuidada en un 50 % y por la bruñida en una proporción más reducida. Pueden advertirse formas esféricas, elipsoidales, ovoides, parabólicas, cilindricas y tendencias troncocónicas. En cuanto a los elementos de prehensión, tenemos : asas de cinta, de puente, de túnel y de pitorro.

10Respecto a las decoraciones cerámicas, las técnicas empleadas han sido en esencia la impresión, la incisión, el acanalado, el relievo y finalmente la aplicación de almagra sobre la superficie y las incrustaciones de dicho mineral sobre los motivos realizados por impresiones e incisiones.

11La técnica de la impresión es frecuente en el neolítico antiguo, realizada con distintos tipos de matrices, formando motivos geométricos de distinta disposición, asimilada a otras técnicas decorativas y con relleno de pasta roja. Los tipos de impresión son los siguientes : cardialoide, puntillado, cuneiforme, triangular, impresiones amorfas o bien trazos cortos, tipos que, a su vez, en ocasione se combinan con incisiones y relieves.

12Entre estas técnicas impresas queremos destacar la decoración cardialoide. Se trata de un tipo de cerámicas impresas, cuya matriz no es el cardium edule, sino otra de efectos similares. Estas impresas cardialoides están suficientemente representadas en todos los niveles del neolítico inicial de la Dehesilla y, excepto en algún caso aislado, no vuelven a repetirde en las otras fases del yacimiento, resultando, por tanto, totalmente características de la fase inicial. La cocción es siempre reducida y en algún caso presenta tratamiento a la almagra. Aunque poco frecuente, existe el relleno de pasta roja, que solo se asimila a las cardialoides en los niveles medios del neolítico antiguo.

13La técnica de la incisión puede presentarse como técnica para la decoración de un vaso o combinada con otras técnicas. Sola o asimilada, surge a mediados del neolítico inicial, configurando ya lo que será el neolítico medio.

14La técnica del acanalado es, junto con las impresiones, cordones y almagras, característica del neolítico inicial. Su momento cumbre o de auge son los niveles medios del neolítico antiguo, tendiendo a decrecer paulatina y ligeramente a partir de ahí, hasta alcanzar con muy pocos fragmentos el inicio del neolítico medio.

15Los motivos propios están formados por paralelas rectilíneas, quabradas o meandriformes. Su asimilación con el tratamiento a la almagra es totalmente expresivo y frecuente.

16El sistema decorativo de relieves está representado por los cordones y mamelones, ambos con distintas variantes y disposición.

17Los cordones están bien representados en todo el neolítico antiguo, siendo más frecuentes en la primera mitad de esta fase que en la segunda, observándose un decrecimiento acusado en los momentos finales. En el resto de la estratigrafía son poco significativos, a excepción de un tipo de cordón con impresiones y de una disposición especial, que pasará al neolítico medio, en el que resultará significativo. En general, todos los cordones del tipo que sean son expresivos del neolítico inicial y especialmente en sus momentos más viejos o medios.

18Los mamelones son frecuentes y perduran durante toda la fase, dandose los siguientes tipos : mamelón simple, mamelón alargado y mamelones en serie. El tipo más antiguo es el de mamelón alargado originando cordones, característico del neolítico inicial.

19La cerámica a la almagra está bien representada cantitativamente, convirtiéndose en una especie característica de la fase. Los muy escasos fragmentos hallados en los comienzos del neolítico medio no son más que una simple pervivencia. En el neolítico final volverá a surgir esporádicamente.

Figure 1 : Cueva de la Dehesilla

1. Nivel 13. tosca.

2. Nivel 12, tosca.

3. Nivel 11, tosca.

4. Nivel 11, tosca.

5. Nivel 12, brunida, interior con almagre.

6. Nivel 13, brunida, cardialoide.

7. Nivel 12, cuidada, cardialoide.

20La aplicación de almagra a la superficie de los vasos predomina en la decoración acanalada.

21El uso de las incrustaciones de pasta roja se da a todo lo largo del neolítico antiguo, excepto en el nivel inferior, siendo más frecuente en momentos antiguos que en los recientes. Cuantitativamente la mitad de los casos se dan sobre cerámicas impresas cardialoides.

22Los elementos ornamentales están realizados sobre piedra, hueso y malacofauna. De todos los más expresivos resultan ser los brazaletes líticos, tan frecuentes y característicos del neolítico meridional hispano, tanto los cilindricos como los discoidales, siendo más numerosos los primeros y sin estrías. Su presencia está constatada desde el segundo nivel de habitación, perdurando todo el neolítico inicial.

23De gran interes resultan los restos humanos y los enterramientos. El análisis antropológico está aún por realizar, por lo que nos limitamos a algunos datos referentes al ritual. Todos ellos corresponden a la segunda mitad de esta fase antigua. Aislado aparece algún hueso humano quemado. Los enterramientos responden al ritual de inhumación, individual en el caso de un adulto e individual y doble respectivamente en dos casos de enterramientos infantiles.

24A las inhumaciones infantiles parece concedérseles un trato menos cuidadoso. Aparecen en fosas muy someras, apenas sin delimitar y con la simple protección de alguna piedra. La posición y orientación no parece obedecer a una norma determinada, ya que en el caso del doble, los cráneos están contiguos y uno de los individuos parece situado en decúbito supino y con los brazos extendidos.

25El enterramiento del adulto es el más reciente y corresponde a los momentos del final del neolítico antiguo y transición al neolítico medio. Corresponde a la inhumación de un individuo adulto, al parecer, femenino y de gran estatura. El cadáver aparece en una fosa somera y cubierto por bloques de piedra de 0’50 ms. Se presenta en posición flexionada, recostado sobre el lado izquierdo y orientado hacia el Este. La cabeza, bajo la que se encontraron restos de fuego, reposaba sobre una piedra y el cuerpo sobre un lecho predegoso cubierto de ocre. El cráneo apareció en parte también tenido de ocre, pero no creemos que dicho colorante fuese aplicado directa e intencionalmente. El ajuar está compuesto, al parecer, por cerámicas alguna a la almagra, algún elemento lítico tallado, un molino con ocre y un brazaleto de pectúnculo.

  • 3 Análisis realizados por la Universidad Gakushuin de Tokio.

26La ocupación neolítica del yacimiento debió tener lugar en fechas altas, según el resultado obtenido por el análisis de 14C sobre muestras tomadas en la campaña de 1977 (corte A), correspondientes al neolítico antiguo : 5.720 ± 400, 5.170 ± 200 y 5.090 ± 170 a.C.3.

  • 4 Vide nota 1. Pellicer m. y Acosta (P.)

27Estas fechas, en conjunto, vienen a coincidir con otras dataciones, igualmente por el 14C en el Sur peninsular, para un horizonte del neolítico inicial con características generales similares a las de la Dehesilla4. Esta elevada cronología del VI milenio para los inicios de la neo-litización y la insignificancia del horizonte cardial puro revierten nuevamente sobre el controvertido problema de los orígenes del neolítico en Andalucía. La solución por el momento no es tan sencilla, ya que a pesar de los yacimientos y materiales conocidos y yacimientos excavados, son muchas las carencias de datos fundamentales.

  • 5 Vallespí (E.). Estado actual de la prehistoria andaluza. I. Paleolítico y epipaleolítico. I Encuent (...)
  • 6 Fortea (J.). Los complejos microlaminares y geométricos del epipaleolítico mediterráneo español. Sa (...)
  • 7 Pellicer (M.). Estratigrafía prehistórica de la cueva de Nerja. 1 campaña. Exc. Arq. Espana, 16, Ma (...)
  • 8 Rodriguez (G.). La cueva del Nacimiento (Pontones, Jaén). Sagun-turn. Valencia 1980, 33-38.

28En primer lugar, el epipaleolítico es poco conocido en Andalucía oriental y practicamente desconocido en la occidental5. En este sentido, el Sur hispano está por el momento en inferioridad de condiciones respecto al Levante español y centro de Portugal. Solo en contados yacimientos de Andalucía oriental se conocen estratigrafías que presentan una secuencia continua de epipaleolítico y neolítico, como es el caso de las cuevas de Hoyo de la Mina6 y Nerja7 en Málaga y la cueva de Nacimiento en Jaén8. Ello nos impide valorar debidamente la participación o aportación de las sociedades epipaleo-líticas de sustrato en el proceso de cambio cultural, que supuso el neolítico en toda la región.

29Por otra parte, se carece de información sobre los caracteres típicos de la población del epipaleolítico y del neolítico inicial, cuyo conocimiento permitiría valorar aspectos que pudieran indicar diferencias o identidades entre ambas poblaciones. Los únicos hallazgos de enterramientos correspondientes a esos horizontes se han realizado en 1982 en la cueva de Nerja y en 1981 en la Dehesilla respectivamente y su estudio antropológico todavía está por realizar.

30En consecuencia, hay que recurrir, como siempre, a los complejos ergológicos del neolítico antiguo y a establecer sus interrelaciones para plantear la cuestión de sus origines.

  • 9 Marti (B.). Cova de l’Or (Beniarrés, Alicante). Nuevos datos sobre el neolítico del Este peninsular (...)

31La teoría vigente es la de considerar los orígenes del neolítico peninsular centrados en el horizonte de las cerámicas cardiales. El yacimiento de la cueva de la Carigüela en Granada, con su clara estratigrafía neolítica, resulta el yacimiento ideal para el organigrame del neolítico andaluz, cuestiones cronológicas incluidas, pues, si bien el yacimiento granadino carece de una datación absoluta, se le aplica por extensión la cronología de la cueva alicantina de l’Or, V milenio alto, de acuerdo a la calidad del material impreso cardial en los niveles iniciales de ambos yacimientos9.

  • 10 Pellicer (M.). El neolítico y el bronce de la cueva de la Carigüela de Pinar (Granada). Trab. Preh.(...)

32A través del análisis de los materiales del neolítico inicial de la Dehesilla hemos visto que sus primeros habitantes neolíticos, en un VI milenio, utilizan unas cerámicas con decoración de impresiones, cordones, almagras e incrustaciones de pasta roja y, algo más tardíamente, las decoraciones incisas ; Dentro de la ornamentacion personal y, como más destacable usan los brazaletes líticos. Entre las cerámicas impresas no existen las cardiales puras, pero sí cardialoides, en alguna ocasión con tratamiento a la almagra y, en varias, con incrustación de pasta roja. Este complejo cerámico y los ornamentos indicados responden en líneas generales, por razones de estratigrafía comparada, a los momentos finales del neolítico inicial o transición/inicios al medio en la cueva de la Carigüela10.

Figure 2 : Cueva de la Dehesilla

1, 2 y 3. Nivel 12 a la almagra.

4. Nivel 11, tosca.

5. Nivel 12, almagroide, ocre en su interior.

6. Nivel 11, cuidada.

  • 11 Vicent (A.-M.) y Muñoz (A.-M.). Segunda campaña de excavaciones. La cueva de los Murciélagos, Zuher (...)

33La cueva de los Murciélagos de Zuheros en Córdoba11, con sus fechas de fines del Ve inicios del IVe milenio a.C, presenta un complejo material en varios aspectos muy parecido al de la Dehesilla, aunque, al parecer, las cardialoides están ausentes. Resultaría simple, entonces, nuevamente por razones de estratigrafía comparada, situar a la Dehesilla, a mitad de camino entre las fases antes indicadas de la Carigüela y los inicios de los Murciélagos de Zuheros. En este caso, no habría más que olvidar la cronología del yacimiento gaditano y la cuestión podria quedar resuelta bastante satisfactoriamente.

  • 12 Muñoz (A.-M). Estado actual sobre la investigación del neolítico español. Pyrenae, VI, 1970.

34Pero como antes ya comentamos, las fechas altas de la Dehesilla coïciden con otras, también altas en yacimientos que presentan un complejo material próximo al que nos ocupa. En este punto hay que tener también en consideración las hipótesis que plantean una doble posibilidad de neolitización, al menos en Andalucía : por vía de las cardiales y por vía de las decoradas no cardiales12. Nuestra opinión es que el problema de los orígenes hay que plantearlo así con una visión amplia, de acuerdo a razones de estratigrafías comparadas, de paralelismos tipológicos de los materiales y, en último lugar, de fechas absolutas, pero todo ello sin perder de vista la cuestión geográfica.

  • 13 Vide nota 1. Pellicer (M.) y Acosta (P.).
  • 14 Tavares de Silva (C.) y Soares (J.). Pré-historia de área de Sines. Lisboa 1981.

35La zona que nos ocupa, Cadiz, está integrada en un punto clave del Sur peninsular, entre Andalucía oriental y Portugal. Andalucía oriental (Carigüela), la costa de Málaga (Nerja) y la sierra de Córdoba (Murciélagos de Zuheros) ya han sido someramente comentadas ; Sierra Morena occidental (cueva Chica de Santiago) y sierra de Cádiz (Parralejo), con problemas similares a Dehesilla, con material y/o fechas ya han sido comentadas en otra ocasión13. Respecto a Portugal, aunque carezca de estratigrafías, dispone de unos yacimientos de superficie que reflejan una cuestión similar al de la Dehesilla, aunque con la ventaja de conocer es sustrato epipaleolítico. En el estudio de los yacimientos del área de Sines14 se nota la escasa presencia de cerámica cardial en un medio de cerámicas impresas y decoradas no cardiales en lo que se denomina neolítico antiguo, representado por Vale Pincel I, y neolítico antiguo evolucionado, representado por Salema y otros yacimientos. Comparando con estaciones andaluzas, las similitudes más claras de dicho neolítico antiguo evolucionado los ven los investigadores portugueses en Murciélagos de Zuheros, estimando, además, una fecha paralelizable ; entre las distintas soluciones que proponen con respecto a lo cardial está la ya anteriormente citada de una doble vía de neolitización a través de dos corrientes.

36Vistas las zonas geográficas más próximas a la Dehesilla, hoy por hoy, se puede afirmar que el horizonte de las cardiales no logré penetrar con pujanza en el cuadrante Suroeste peninsular, ni aún en la misma costa de Málaga, pero su eco está presente a través de algunas cardiales puras y de las cardialoides ; cuando estas aparecen en la Dehesilla, van acompanadas de las cerámicas a la almagra y precisamente de gran calidad en muchos casos. Los mejores exponentes de almagra, y también desde el punto de vista cuantitativo, decantándose paulatinamente, como las cerámicas más típicas del neolítico, sin alcanzar ni a Portugal ni a Levante, más que como un eco y solo la especie de calidad deficiente, resultando, respecto a Levante un fenómeno inverso a lo cardial.

37Las impresas no cardiales y las cerámicas de cordones caracterizan, en nuestra opinión, al neolítico antiguo del cuadrante suroeste peninsular, unidas a las almagras en Andalucia occidental, de donde las consideramos originarias. Inmersas en ese medio y en esa zona geográfica, hay que ver a las escasas cardiales que llegan como un eco de parte de Andalucía oriental.

38El problema planteado por las fechas es arduo, dada la cronología alta que supone y, en consecuencia, la primacía cronolígica, que habría que conceder al Suroeste andaluz con su VI milenio a.C, sobre el horizonte de la cardial a escala peninsular.

39Si se aceptan las dataciones de ese VI milenio a.C. para Andalucía occidental y Nerja, con sus similares complejos cerámicos, como fechas de los comienzos del neolítico antiguo en Andaluía, creemos que habría que replantearse la estimación de la Carigüela y, al menos, obtener alguna datación absoluta para dicho yacimiento. Somos conscientes de los problemas que entranaria un nuevo planteamiento del horizonte cardial peninsular, del que, al fin y al cabo, tampoco disponemos de tantas fechas absolutas en la Peninsula Ibérica, aunque sean coherentes entre sí y coherentes con respecto al horizonte subsiguiente, como es el caso de Or.

  • 15 Olaria (C.) y Gusi (F.). Cueva Fosca : Nuevas fechas de C-14 para el neolítico mediterráneo de la P (...)

40Sin prejuicios preconcebidos, queda claro que el suroeste peninsular muestra un neolítico inicial, sea en sentido absoluto o relativo, distinto al del Sudeste y Levante, excepción hecha del problema de Cova Fosca de Castellón15, tan similar al nuestro, que no ha estado informado por lo cardial y que dentro de él presenta matices diferenciales dentro de su propia área, como es el caso de las almagras. Desde nuestro punto de vista personal seguimos pensando en la posibilidad de la doble tradición en la neolitización de dicha zona en fechas que efectivamente pueden ser altas.

41Cardiales puras y no cardiales han podido convivir en Andalucía, para imponerse seguidamente y, en definitiva, estas últimas, que irían evolucionando paulatinamente y marcando nuevos matices diferenciales zonales.

Notas

1 Acosta (P.). Avance de la estratigrafía de la cueva de la Dehesilla (Algar, Cadiz). IV Congr. Nac. Arq. Faro, 1980 (en prensa).

- Pellicer (M.) y Acosta (P.). El neolítico antiguo en Andalucía occidental. Coll. Intern. Prehist. Montpellier, 1981 (1982). 49-60.

Los análisis faunísticos, antropológicos físicos y cronológicos de la campaña de 1981 están en proceso.

2 Bœssneck (J.) und Dreisch (A.) von den. Studien über frühe Tierk-nochenfunde von der lberischen Halbinsel. 7. München, 1980, 14-19.

3 Análisis realizados por la Universidad Gakushuin de Tokio.

4 Vide nota 1. Pellicer m. y Acosta (P.)

5 Vallespí (E.). Estado actual de la prehistoria andaluza. I. Paleolítico y epipaleolítico. I Encuentro de Arqueología Andaluza. Malaga 1982 (en prensa).

6 Fortea (J.). Los complejos microlaminares y geométricos del epipaleolítico mediterráneo español. Salamanca 1973, 239-251.

7 Pellicer (M.). Estratigrafía prehistórica de la cueva de Nerja. 1 campaña. Exc. Arq. Espana, 16, Madrid-Málaga 1963. Vide nota 1. Pellicer (M.) y Acosta (P.)

8 Rodriguez (G.). La cueva del Nacimiento (Pontones, Jaén). Sagun-turn. Valencia 1980, 33-38.

- Asquerino (M.-D.) y López (P.). El yacimiento neolítico de la Cueva del Nacimiento (Pontones, Jaén). X Congr. Int. Cienc. Preh. y Protoh., Mexico 1981 (1982), 273-296.

9 Marti (B.). Cova de l’Or (Beniarrés, Alicante). Nuevos datos sobre el neolítico del Este peninsular. 14C y Prehistoria de la Península Ibérica. Madrid 1978, 57-60.

10 Pellicer (M.). El neolítico y el bronce de la cueva de la Carigüela de Pinar (Granada). Trab. Preh., XV, Madrid 1964.

- Navarrete (M.-S.). La cultura de las cuevas con cerámica decorada en Andalucía oriental. Universidad de Granada 1976.

11 Vicent (A.-M.) y Muñoz (A.-M.). Segunda campaña de excavaciones. La cueva de los Murciélagos, Zuheros (Córdoba), 1969. Exc. Arq. Espana, 77, Madrid 1973.

12 Muñoz (A.-M). Estado actual sobre la investigación del neolítico español. Pyrenae, VI, 1970.

- Id. El neolítico español y sus relaciones mediterráneas. VIII Congr. Int. Cienc. Preh. y Protoh., III, Belgrado 1973, 367-370.

- Id. Consideraciones sobre el neolítico español. Mem. Inst. Arq. y Preh Universidad de Barcelona, 1975, 27-40.

13 Vide nota 1. Pellicer (M.) y Acosta (P.).

14 Tavares de Silva (C.) y Soares (J.). Pré-historia de área de Sines. Lisboa 1981.

15 Olaria (C.) y Gusi (F.). Cueva Fosca : Nuevas fechas de C-14 para el neolítico mediterráneo de la Peninsula Ibérica. 14C y Prehistoria de la Peninsula Ibérica. Madrid 1978, 61-63.

Índice de ilustraciones

Leyenda Figure 1 : Cueva de la Dehesilla
URL http://books.openedition.org/editionscnrs/docannexe/image/1176/img-1.jpg
Archivo image/jpeg, 1,1M
Leyenda Figure 2 : Cueva de la Dehesilla
URL http://books.openedition.org/editionscnrs/docannexe/image/1176/img-2.jpg
Archivo image/jpeg, 982k

© CNRS Éditions, 1987

Condiciones de uso: http://www.openedition.org/6540