Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Premières communautés paysannes en Méditerranée occidentale

 | 
Jean Guilaine
, 
Jean Courtin
, 
Jean-Louis Roudil
, 
et al.

Espagne méditerranéenne

El Neolitico antiguo en la zona oriental de la Peninsula Iberica

Bernardo Marti Oliver, Javier Fortea Perez, Joan Bernabeu Auban, Manuel Perez Ripoll, José Daniel Acuna Hernandez, Fernando Robles Cuenca et Maria-Dolores Gallart Marti

Résumé

De nouvelles fouilles sur la façade orientale de la Péninsule Ibérique permettent d’évaluer l’importance du substrat épipaléolithique et des influences méditerranéennes qui précèdent l’épanouissement du Néolithique. L’on définit les caractéristiques principales du Néolithique, de sa culture matérielle et de son activité économique, ainsi que la chronologie et les phases de son évolution. Les animaux domestiques et leur signification, la faune malacologique dans son double aspect d’élément ornemental et de complément de l’alimentation, ainsi que l’évolution de la technologie de la céramique, en étroite relation avec les changements qu’enregistrent ces récipients au cours du Néolithique, sont l’objet d’une attention spéciale.

New excavations on the east coast of the Iberian peninsula will make it possible to assess the importance of the epipaleolithic substratum and of Neolithic age. As soon as its evolution can be divided chronologically into stages, the main characteristics of the material culture, together with its ecomic activity, will hopefully be determined. We are particularly interested in domestic animals and their special significance, shellfish serving two purposes : decoration an diet, and the development of ceramic technology with particular reference to changes in the use of receptacles.

Nuevas excavaciones en la fachada oriental de la Peninsula Ibérica permiten valorar la importancia del substrato epipaleolítico y de las influencias mediterráneas que subyacen al florecimiento del Neolítico. Se definen las características principales de su cultura material y de su actividad económica, así como la cronología y las fases en que puede dividirse su evolución. Los animales domésticos y su particular significado, la malacofauna en su doble vertiente de elemento ornamental y de complemento de la dieta, y la evolución de la tecnología cerámica en estrecha relación con los cambios que estos recipientes experimentan durante el Neolítico, son objeto de especial atención.

Texte intégral

1La investigación en torno a los inicios del Neolítico en la zona oriental de la Península Ibérica, entre los rios Ebro y Segura, ha experimentado un considerable avance en los últimos años. Los estudios de conjunto realizados (Marti, 1978 y 1982 ; Bernabeu, 1982) y la excavación de nuevos yacimientos permiten abordar con una creciente precisión los problemas de la neolitización y de la evolución de las primeras culturas neolíticas. En este sentido cabe destacar las aportaciones de los abrigos de Costa-lena (Maella, Zaragoza) y Botiquería dels Moros (Mazaleón, Teruel) (Barandarián, 1976 y 1978 ; Barandiarán y Cava, 1981 a y b, 1982) ; las excavaciones efectuadas en la Cova Fosca (Ares del Maestre, Castellón) (Olaria et alii, 1982) ; la publicación de la Cova de l’Or (Beniarrés, Alicante) (Martí, 1977 ; Martí et alii, 1980) y de la Cova de la Sarsa (Bocairente, Valencia) (Asquerino, 1978) ; los recientes trabajos en la Cueva de la Cocina (Dos Aguas, Valencia) (Fortea et alii, 1983) ; el estudio preliminar de la Cova de les Cendres (Teulada, Alicante) (Llo-bregat et alii, 1981) ; y la publicación de los yacimientos más meridionales e interiores de la Cueva del Nacimiento (Pontones, Jaén) (Rodriguez, 1979 ; Asquerino et alii, 1981) y Valdecuevas (Cazorla, Jaén) (Sarrión, 1980).

2En base a todos ellos y a los resultados, aún inéditos, obtenidos en las recientes campañas de excavación en las cuevas de l’Or y de les Cendres, hemos elaborado la presente síntesis.

1. Neolitización y neolítico antiguo (B.M.O. ; J.F.P. y J.B.A.)

3Entendido como el momento en el que constatamos una plena economía de producción, el primer horizonte neolítico se inscribe, como en todo el Mediterráneo occidental, dentro de la llamada « corriente cultural de la cerámica impresa ». Ahora bien, la unidad general expresada por este primer horizonte neolítico común a toda la zona, no excluye la existencia de diferencias que permiten separar a su extremo más occidental coma una región cultural con características proprias manifestadas, entre otras cosas, en el extraordinario desarrollo adquirido aquí por la cerámica cardial. Es con este Neolítico cardial, presente en la base de numerosas estratigrafías — Basi (Serra di Ferro, Córcega) (Bailloud, 1969) ; Pienza (Siena, Toscana) (Calvi Rezia, 1972 y 1975) ; Arene Candide (Finale, Liguria) (Bernabo, 1946 y 1956) ; Font-brégoua (Salernes, Var) (Courtin, 1976) ; Escanin (Les Baux, Bouches-du-Rhóne) (Montjardin, 1966 y 1975) ; Cháteauneuf-les-Martigues (Bouches-du-Rhóne) (Escalon, 1974-76) ; Gazel (Sallèles-Cabardès, Aude) (Guilaine, 1976 y 1980), y la Carigüela (Piňar, Granada) (Pellicer, 1964 ; Navarrete, 1976), entre otros — con el que se relaciona nuestro Neolítico antiguo.

4No se considerarán por lo.tanto, como cronológica y culturalmente correspondientes al primer Neolítico, los diversos niveles dominados por las cerámicas inciso-acanaladas e impresas no cardiales, a los que tan sólo algunas fechas 14C parecen conferir una antigüedad que no se corresponde con el conjunto del registro arqueológico de lo franco-ibérico (Guilaine, 1981 ; Ber-nabeu, 1982). Volveremos sobre el problema más adelante.

5Dentro del horizonte cronológico correspondiente a los inicios del Neolítico, coexisten en la zona objeto de estudio dos tipos de yacimientos claramente diferenciados :

  • de una parte, los yacimientos con niveles epipaleo-líticos que presentan ahora ciertas influencias neolíticas manifestadas generalmente por la presencia de cerámica (Botiquería y Costalena) y de algunos animales domésticos (Cocina). Estas influencias no suponen una modificación esencial de las tradiciones epipaleolíticas, con la caza-recolección como elemento fundamental de las actividades económicas y un evidente parentesco entre la industria lítica de ambas fases culturales.

  • de otra, nos encontramos con unos yacimientos ocupados ahora por primera vez (Or y Sarsa), o con un importante hiatus de ocupación (Cendres). En estos, la ruptura entre el Epipaleolítico geométrico y los horizontes plenamente neolíticos, con una economía basada fundamentalmente en la agricultura-ganadería y una cultura material entaramente nueva, es clara. De manera que, sólo refiriéndonos a este grupo de yacimientos podemos hablar con propiedad de un Neolítico antiguo, mientras los anteriores corresponderían a los primeras etapas de la neolitización del Epipaleolítico geométrico.

6Esta dualidad contradice los intentos realizados en los últimos años por encontrar una relación genética que, bajo el nombre de Proto-neolítico, asegurase la evolución desde los yacimientos epipaleolíticos a los del Neolítico antiguo. El sentido de las influencias entre ambos grupos es exactamente el inverso, y el proceso de neolitización del Epipaleolítico geométrico debió iniciarse paralelamente al desarrollo del Neolítico antiguo y como consecuencia, precisamente, de los estímulos recibidos a partir de su introducción en nuestras tierras.

7Así pues, si la hipótesis de un desarrollo autóctono para nuestro Neolítico no encuentra justificación en los yacimientos conocidos, ni la teoría de la progresiva aculturación de los últimos grupos epipaleolíticos puede mantenerse como única vía para explicar la introducción del Neolítico, se hace necesario considerar otros factores en la explicación del proceso.

8Las marcadas diferencias que separan a los dos tipos de yacimientos mencionados han sido explicadas en otras áreas considerando a los plenamente neolíticos como resultado de la llegada de nuevas gentes, portadoras de un modo de vida y una cultura material diferenciada. Así sucede para el caso de la neolitización del sur de Italia, donde el gran desarrollo de los poblados correspondientes al primer Neolítico ofrece un marcado contraste con el Epipaleolítico local (Radmilli, 1974; Tiné, 1976).

9Para la zona oriental de la Península Ibérica tal vez sea prematuro inclinarse por un modelo tan preciso y corresponderá a la futura investigación el valorar adecuadamente la consideración del Mediterráneo occidental como un área nuclear de segundo grado en la que notables influencias externas serán tamizadas por un importante substrato, explicando ambas cosas las peculiaridades regionales observadas.

2. El neolítico antiguo (B.M.O. y J.B.A.)

10A partir de los datos ofrecidos por las cuevas de l’Or, Sarsa y Cendres podemos confeccionar un esquema representativo de la cultura material y actividades económicas del Neolítico antiguo en su conjunto.

11Entre la cerámica, destaca el absoluto predominio de la decoración cardial ; junto a ella encontramos también una buena representación de vasos ornados con cordones lisos, con digitaciones, ungulaciones impresiones e incisiones diversas. Las impresiones de instrumentos dentados a modo de peines, las incisiones y los pequeños mamelones o resaltes no destinados a la prehensión completan los tipos decorativos.

12Al barroquismo de las decoraciones hay que sumar la variedad de las formas de los vasos y de los elementos de prehensión, así como su gran perfección técnica, manifestada en la depuración de las pastas y en el esmerado tratamiento de las superficies, en su mayor parte bruñidas. Encontramos vasos globulares con y sin cuello, que suele ser estrecho y alargado ; formas ovoides y troncocónicas con mamelones y asas combinados en la parte superior del vaso ; cuencos hemiesféri-cos, cubiletes de base plana, pequeños cucharones, grandes recipientes ovoides con cuello y otros de amplia boca, etc. ; especialmente caracterìsticos pueden considerarse los vasitos de cuerpo glubular y cuello estrecho, semejantes a pequeñas botellas, y los toneletes. Entre los elementos de prehensión encontramos amplias asas de cinta, pequenas asas anulares, mamelones, asas tubulares y asas de pitorro. Destacaremos finalmente la abundancia de perforaciones de lañado destinadas a reparar las grietas y roturas de los vasos.

13La industria de sílex muestra un importante componente laminar y la aparición de tipos que veremos perdurar a lo largo de todo el Neolítico : hojas y hojitas retocadas o con señales de uso, taladros, trapecios y segmentos de círculo, así como lascas retocadas. Especial importancia poseen los elementos de hoz como tipo funcional que vemos asociado a hojas y hojitas, retocadas o no, a la truncaduras e incluso a los trapecios y segmentos. Cabe destacar igualmente la escasa incidencia de la técnica del microburil en la fabricación de los geométricos propiamente neolíticos, contrariamente a lo que sucedía durante el Epipaleolítico, donde esta técnica se encuentra ampliamente representada.

14Al igual que en el caso de la cerámica, con un notable grado de perfección desde su aparición en nuestras tierras, la industria ósea, el conjunto de los elementos de adorno y los útiles de piedra pulida, están desprovistos de cualquier relación genética con la cultura material de los grupos mesolíticos que pudieran constituir el substrato de la neolitización. Punzones, cucharas, discos, colgantes y anillos de hueso son elementos característicos de nuestras primeras comunidades neolíticas ; así como las espátulas dentadas, empleadas para la decoración de las cerámicas. Proliferan ahora los adornos realizados sobre conchas de Columbella rústica, Conus mediterraneus, Theodoxus fluviatilis, Dentalium sp, Luria lurida, diversos cardíidos, etc., formando un amplio conjunto ornamental malacológico que, si bien incluye especies más o menos frecuentes en las costas mediterráneas peninsulares, por su clara selección y sus relaciones con otros conjuntos ornamentales exóticos, prueba igualmente la trascendencia geográfica de esta manifestación cultural.

15Los elementos descritos hasta aquí, además de señalar la existencia de estímulos o contactos exteriores, han de relacionarse necesariamente con cambios importantes en las comunidades humanas prehistóricas, singularmente con un aumento de su tamaño, del numero de personas que las componen ; y en estrecha relación con ello ha de estar la aparición en nuestras tierras de la economía de producción, ampliamente atestiguada por los restos de cereales y por los animales domésticos, cuyo estudio detallado puede verse en el punto IV del presente trabajo.

16Las abundantes semillas de cereales carbonizados que se supone sufrieron un proceso de tueste previo a su almacenaje para asegurar una más larga conservación, revelan el cultivo de diversas especies de trigo como la espirilla, la escanda y el trigo común, así como la cebada vestida y desnuda. Junto a los granos ne se encuentran trozos de espiga ni glumas sueltas, sino tan sólo algunas astillas de carbón vegetal, lo que indica que estaban completamente trillados. La composición de las muestras estudiadas (Hopf, 1966 ; López, 1980) prueba que en la Peninsula Ibérica, durante el Neolítico antiguo, no sólo se cultivaban cereales, sino que eran ya conocidas las distintas variedades existentes en el Próximo Oriente.

17Por lo que se refiere a la fauna de vertebrados, tanto el análisis del Sector J de Or (Pérez, 1980), como el de Sarsa (Boessneck y Driesch, 1980) muestran el absoluto predominio de las especies domésticas que se sitúan en torno al 75 % de los restos encontrados. Entre ellas, el predominio de la oveja es notable superando, en unión de los restos de cabra, el 50 % del total. Le siguen a cierta distancia el cerdo y el buey, mientras que el perro aparece escasamente representado. Entre las especies salvajes sólo el conejo y, en menor medida, el ciervo alcanzan cierta entidad ; el corzo, la liebre, el caballo, el toro y la cabra poseen una débil representación.

18En los yacimientos costeros la recolección de peces y moluscos debió constituir parte importante de la dieta, como ocurre en Cendres.

19Con la excepción de la Casa de Lara (Villena, Alicante) y de algunos otros hallazgos de menor importancia, todos los yacimientos del Neolítico antiguo corresponden aquí a cuevas y abrigos, que en algún caso también fueron utilizados como lugar de enterramiento, como sucede en Sarsa. Sin embargo, los recientes trabajos llevados a cabo en Les Guixeres (Vilobí, Barcelona) (Bal-dellou y Mestres, 1981) confieren una mayor importancia a los poblados durante el Neolítico cardial, abriéndose así nuevas perspectivas.

3. Evolución y cronologia de las primeras etapas neoliticas (J.B.A. y B.M.O.)

20Para el estudio de la evolución seguida por las primeras culturas neoliticas en nuestras tierras dispone-mos de dos nuevas series estratigráficas — las obtenidas en el Sector K de Or y en el sondeo de 1981 en Cendres — que verifican y completan aquellas obtenidas con anterioridad en estos mismos yacimientos. Basándonos en ellas y destacando la tendencia observada a la sustitución de la cerámica cardial por otros tipos decorativos (incisiones, acanalados, impresiones de instrumento, etc..) que, al final de proceso, se convertirán en las ûnicas decoraciones representadas, se ha estructurado esta evolución en tres fases diferenciadas (Bernabeu, 1982) : las dos primeras corresponden al Neolitico antiguo definido por el desarrollo de la cerámica cardial ; mientras que la última, claramente post-cardial y relacionable con el Epicardial de la bibliografia francesa, recibe aqui la denominación de Neolitico medio.

3.1. Neolitico antiguo I o Cardial

21Representado por el nivel III del Sector J de Or y el nivel VI del sondeo 1974 de Cendres, esta fase estaría caracterizada por el alto porcentaje de las decoraciones cardiales, generalmente superior al 50 % del total de las decoraciones cerámicas, al tiempo que se desar-rolla enormemente el barroquismo y la exhuberancia de sus motivos decorativos.

3.2. Neolitico antiguo II o Epicardial

22Para esta segunda fase, representada por el nivel II de Or y el V de Cendres, proponemos el término Epicardial por cuanto lo consideramos adecuado a la evolución del Neolitico con cerámicas cardiales en tanto quiere expresar que los tipos cerámicos presentan una decoración menos perfecta, en consonancia con una simplificación de formas, un menor cuidado de pastas y superficies, inferior barroquismo, etc. Así mismo, y aunque nunca la decoración cardial es exclusiva, esta disminuirá notablemente su importancia en favor de otros tipos.

23Como se desprende de lo dicho anteriormente, este Epicardial no corresponde a lo que la bibliografía francesa engloba bajo tal denominación. Su utilización, que ya venia considerándose abusiva allí al aplicarce a etapas claramente postcardiales (Guilaine, 1981), se limita en nuestro caso a una etapa cultural en la que todavia la cerámica cardial está bien representada, aunque en porcentajes menos significativos que durante los momentos anteriores.

3.3. Neolitico medio

24La tercera fase del Neolitico viene marcada por la desapariçión de la cerámica cardial, al tiempo que las cerámicas incisas, acanaladas e impresas de instrumento, que ya en la etapa anterior habian experimen-tado un considerable aumento, se convierten ahora en las más representativas.

25Dentro de esta fase se encuatrarian los niveles neoliticos de Fosca, donde todos estos tipos cerámicos aparecen abundantemente, a la espera de que la publicación de los trabajos realizados permita valorar la repre-sentación cardial que existe en el yacimiento y que podria situar el inicio de su neolitización durante el Neolitico antiguo II. También Nacimiento y Valdecue-vas ofrecen niveles atribuibles a esta fase del Neolitico medio que se desarrollan por encima de otros epipaleoliticos.

26La superposición de niveles del Neolitico medio a otros epipaleoliticos, unido a la ausencia de estratigra-fias claras que relacionaran este « horizonte de cerámicas incisas » con los niveles cardiales, y a las eleva-das dataciones obtenidas en Fosca (6 690, 6 260 y 5 150 B.C.) y Nacimiento (4 830 B.C.) han sido, sin duda, los condicionantes fundamentales de la consideración de este horizonte cultural como un Neolitico antiguo de carácter continental paralelo al Neolitico cardial de las zonas costeras peninsulares. Interpretación que ha sido propuesta recientemente para diversos yacimientos de Andalucia occidental (Pellicer y Acosta, 1982).

27Sin embargo, la posición estratigráfica de este Neolitico medio, que ya en la secuencia de la Carigüela (Pellicer, 1964 ; Navarrete, 1976) se documentaba con pos-terioridad a la aparición de la cerámica cardial, ha sido recientemente comprobada en las secuencias de Or y Cendres.

28Por lo que respecta a la cronología absoluta, de acuerdo con las dataciones de Or (4 770, 4 680, 4 560, 4 315 y 4 030 B.C.), paralelizables con la mayor parte de las obtenidas para el Neolitico antiguo tanto a nivel peninsular como extrapeninsular, no parece que sea problemático atribuir el Neolitico antiguo I y II al conjunto del V milenio a. de C. Lo que ciertamente supone considerar elevadas las fechas del VI milenio obtenidas en yacimientos valencianos y andaluces para niveles cuya cultura material resulta perfectamente para-lelizable con la del Neolitico antiguo II o ya del Neolitico medio tal y como aqui se ha descrito : Fosca, Nerja, Dehesilla, etc. (Olaria et alli, 1982 ; Pellicer y Acosta, 1982). Por el contrario, las dataciones de la Cueva de los Murciélagos de Zuheros (Córdoba) ofrecen, para un conjunto material bastante homogéneo y con amplios paralelos entre los yacimientos antes citados (Vicent y Munoz, 1973), una banda cronológica que oscila entre el 4 300 y el 3 900 B.C., aproximadamente, cronologia que resulta aceptable para los inicios del Neolitico medio (Navarrete y Carrasco, 1978).

29En torno al 3 500-3 400 B.C. comenzaría la fase siguiente, el Neolítico final de cerámicas esgrafiadas, con interesantes paralelos entre los yacimientos cha-senses, objeto de especial atención en los trabajos actuales.

4. Los animales domésticos (M.P.R.)

30Se presenta aquí el estado de la cuestión sobre los animales domésticos en el transcurso del Neolítico, interpretándose las distintas especies y planteando la posibilidad de la domesticación del caballo. Los resultados se comparan también con los del Eneolítico, singularmente con el poblado de la Ereta del Pedregal (Navarrés, Valencia), en proceso de publicación.

4.1. La cabra y la oveja

31Son las especies más abundantes en los yacimientos neolíticos. Veamos la distribución del número de sus restos en los siguientes yacimientos, teniendo en cuenta que en Parralejo y Dehesilla los porcentajes son más bajos debido al elevado número de restos de conejo (Boessneck y Driesch, 1980 ; Pérez, 1980 ; Morales, 1977) :

N.R. en % sobre el total de especies

N.R. en % sobre el total de especies

32La oveja predomina ampliamente sobre la cabra, constituyendo una de las especies más importantes de la explotación ganadera, y cabe plantearse cual era la finalidas que se perseguía en la explotación del ganado ovino. Para ello estudiamos la edad de muerte de las ovejas en Or, basándonos en la erosión de los dientes, obtuviendo que el porcentaje de animales jóvenes era del 74,4 % en el cuadro J-4 y del 79,0 en J-5, y que dentro de este grupo un 34,4 % tenía menos de 5 meses en J-4 y un 20,6 en J-5. Este elevado porcentaje de animales jóvenes nos indica que se practicaba una selección orientada a la producción de carne, mientras que la de leche y lana no debería ser tan relevante.

33Este comportamiento es distinto en el Eneolítico, según hemos estudiado en la Ereta del Pedregal. El grupo de jóvenes desciende aquí al 52,2 %, y el porcentaje de animales menores de 5 meses tan sólo es del 2,9 %. Se ha producido, por tanto, un cambio en la selección : antes de dar muerte a las ovejas se espera a que alcancen un mayor peso, y la lana y leche u otros derivados llegan a tener una mayor importancia.

34El cambio en la explotación del ganado ovino de la época neolítica a la eneolítica puede explicarce por unas mayores disponibilidades ganaderas durante el Neolítico, que permitían el sacrificio de un porcentaje bastante elevado de animales menores de medio año.

35Pudo relacionarse ello, a su vez, con un cambio en la actividad económica debido a un aumento de la población ? La respuesta hay que buscarla en el comportamiento de las otras especies domésticas.

4.2. El ganado bovino

36Los restos de Bos taurus no son muy abundantes en los yacimientos neolíticos. El N.R. es el siguiente :

N.R. en % sobre el total de especies

N.R. en % sobre el total de especies

37Es importante poder conocer el carácter de la ganadería bovina, para lo que hemos estudiado la edad de muerte de estos animales. Ello no ha sido posible en el caso de Or, por la escasez de restos, pero sí en el poblado de la Ereta del Pedregal con un 80,5 % de animales adultos y viejos, y el resto jóvenes. Tales porcentajes sugieren que los animales no se sacrificaban jóvenes por que eran utilizados como animales de carga y, posiblemente, como tiro para el arado ; esta última posibilidad es muy dudosa durante el Neolítico, además de que no disponemos de pruebas, pero es factible durante el Eneolítico, teniendo en cuenta que la superficie cultivada sería mayor en consonancia con el habitat de poblados. Sería este, pues, otro punto de cambio entre el Neolítico y el Eneolítico.

4.3. El cerdo

38Es una especie importante en los yacimientos neolíticos, como podemos deducir por el número de restos aparecidos :

N.R. en % sobre el total de especies

N.R. en % sobre el total de especies

39En cuanto a su selección, los cerdos de l’Or en su mayoría eran sacrificados jóvenes ya que los porcentajes correspondientes a este grupo se sitúan entre un 60,8 % y un 73,9 % para los cuadros J-4 y J-5 respectivamente. Los porcentajes de animales menores de 6 meses se sitúan entre un 37,0 % para J-4 y un 11 % para J-5. Con respecto a estos datos vemos que también en la Ereta del Pedregal se produjo un cambio ya que en este poblado el porcentaje de jóvenes es de un 40,1 %, y el de animales menores de 6 meses de un 4,4 %. La diferencia entre estos porcentajes podría deberse a que en el Eneolítico se buscaba obtener el máximo rendimiento en carne antes de dar muerte al animal.

4.4. El caballo

40La domesticación del caballo en nuestra Península ha sido objeto de especial atención desde las formulaciones a nivel general de Nobis (1971), admitiendo la posibilidad de un centro de domesticación, a los estudios concretos de los investigadores alemanes y a los nuestros propios.

41Boessneck (1969 y 1973), Driesch (1972 y 1976) y Uerp-mann (1976, 1977 y 1979) han estudiado los materiales procedentes de importantes yacimientos eneoliticos, como el Cerro de la Virgen, Zambujal y Los Castille-jos, llegando a la conclusión de que la domesticación del caballo se produjo en niveles precampaniformes. Los estudios realizados por nosotros sobre el yaci-miento eneolitico de la Ereta del Pedregal confirman aquella conclusion. El argumento principal lo basamos en la frecuencia de la aparición de los restos de caballo en la Ereta comparándola con la de los yacimientos epipaleoliticos y neoliticos. Mientras estos restos son espo-rádicos o inexistentes en los niveles epipaleoliticos de Cocina, Mallaetes, Volcan del Faro, y en las cuevas neoliticas de Sarsa, Or, Nerja, Barranc Fondo, Parralejo y Dehesilla, sin embargo, su aparición es constante en todos los niveles del poblado de la Ereta del Pedregal. Este aumento del interés por el caballo no puede expli-carse fácilmente a no ser que se hubiese procedido a su domesticación. El porcentaje del N.R. a lo largo de estos niveles de la Ereta es bajo, alrededor de un 1,4 %, pero hay que tener en cuenta que también lo es en yacimientos de la Edad del Bronce, como Cabezo Redondo (Driesch y Boessneck, 1969), en los niveles de esta época del Cerro de la Virgen, Cerro del Real (Driesch, 1972), Monachil, Purullena, e incluso en poblados tartésicos y fenicios como el Cerro de la Tortuga y Toscanos (H.P. y M. Uerpmann, 1973).

4.5. Conclusiones sobre la fauna

42La serie de datos que hemos aportado sobre los cam-bios selectivos operados en el ganado bovino, ovica-prino y de cerda, ponen de manifiesto el diferente com-portamiento de la explotación ganadera entre el Neolitico, estudiado por nosotros en l’Or, y el Eneolitico de la Ereta del Pedregal. Ello puede relacionarse con el cambio de hábitat, de las cuevas a los poblados, y con la existencia de una práctica aûn importante de la caza.

43Respecto al primer punto, es evidente que el cambio de hátitat traduce un aumento de la población, que necesitaria de espacios más amplios tanto para sus lugares de habitación como para sus terrenos de cultivo La distinta selección de las edades de ovicaprinos y cerdos es una prueba indirecta de esto : mientras en el Neolitico los animales son sacrif icados jóvenes y muy jóvenes, en el Eneolitico no se matan hasta alcanzar el máximo rendimiento en carne, lo que pone en eviden-cia una mayor necesidad de alimentas, derivada del aumento de población. Esta necesidad también se cubriria con un aumento de la producción agricola, extendiendo las superficies de cultivo mediante la roturación de nuevas parcelas de bosque, como nos indican los análisis polinicos, e incrementando su productividad con el empleo del arado, lo que consideramos factible de acuerdo con la interpretación de la edad de muerte del ganado bovino.

44Con respecta al segundo punto, constatamos un aumento de los animales cazados puesto que el N.R. correspondientes a las especies silvestres es el 25 % en l’Or y el 45 % en la Ereta del Pedregal. Destaca en este ûltimo yacimiento el ciervo que, con un 28,7 % del total de restos, es la segunda especie en importancia. Este aumento permite considerar a la caza como comple-mento importante en la alimentación, a la vez que nos indica una cierta abundancia del ciervo en áreas más o menos alejadas del poblado.

45Todo ello ha de confirmarse con el resultado de futu-ras excavaciones ya que estas aproximaciones, dedu-cidas básicamente de dos yacimientos, no pueden gene-ralizarse a todo el Neolitico y Eneolitico. Por otro lado, el caballo y su domesticación en el transcurso del Eneolitico es un elemento de gran importancia. Sus bajos porcentajes, al igual que durante la edad del Bronce o en los yacimientos tartésicos y fenicios, inducen a pensar que su propiedad pudo constituir un rasgo de distincion social, además de su posible utilización como medio de transporte rápido y de larga distancia.

5. La fauna malacologica (J.D.A.H. y F.R.C.)

46Se han estudiado dos yacimientos neoliticos : la Cova de l’Or, situada en el interior de un maeizo montafioso a unos 30 km de la linea de costa mediterránea, y la Cova de les Cendres, situada en un pronunciado escarpe sobre el mar. Ambos yacimientos presentan aundante material malacológico y ofrecen interesantes asociacio-nes cuyas radicales diferencias parecen relacionarse con una distinta utilización de sus principales componentes.

5. 1. Cova de l’Or

47El material malacológico procedente de esta locali-dad présenta una notable diversidad, tanto en las especies marinas como en las continentales y puede divi-dirse en dos grupos en función de que haya sido utili-zado o no con finalidades ornamentales.

a) Elementos ornamentales

48Los conjuntos ornamentales que proporcionan diver-sos niveles de este yacimiento presentan una clara relación con otros descritos en el Neolitico antiguo con cerámica cardial en Europa occidental y más concre-tamente en algunas localidades francesas e italianas como Cháteauneuf-lès-Martigues (Cuenca del Ródano) y Arene Candide (Liguria).

49Dado el carácter muy localizado de nuestro material, resulta importante situarlo dentro de un contexto más amplio, présentando especial interés en este sentido el trabajo de Taborin (1974) que ha descrito materiales de esta edad procedentes de localidades francesas, italianas y portuguesas, entre ellas las dos citadas más arriba.

50De acuerdo con este autor, al finalizar el mesolítico y coincidiendo con un cambio cultural total, se observa una clara sustitución en las conchas preferidas para el adorno personal. Cyclope neritea, que había constituido la base de la ornamentación mesolítica, es reemplazada por Columbella rustica cuyas conchas, casi siempre completas, presentan una típica perforación irregular en la parte dorso-lateral de la última vuelta. Las valvas de Cerastoderma edule y otros Cardíidos (« Cardium ») con el umbo perforado son también muy frecuentes. Completan el conjunto malacológico típico Conus mediterraneus, « Mesodesma » cornea, « Cypraea », Dentalium, Cerithium, Pectínidos incompletos, Astralium y « Purpura ». Algunos fragmentos ventrales de Glycymeris Pectunculus »), frecuentes ya en el Epipaleolítico, persisten en los niveles con cerámica cardial para luego, en los tramos más recientes con presencia de cerámicas impresas cardiales, ser reemplazados por valvas completas. La transición a este Neolítico más reciente con cerámicas cardiales (Neolítico medio en la sistematización seguida por Taborin para los yacimientos franceses e italianos) coincide con la aparición de colgantes incisos construidos con conchas de Spondylus y de discos perforados fabricados con valvas de « Cardium ». Durante este periodo, aunque al principio persisten elementos tradicionales (Columbella rustica con perforaciones dorso-laterales, Cardíidos, Conus mediterraneus), van apareciendo nuevos elementos : Patella, Pecten, etc.

51En este contexto, el conjunto ornamental de Or puede caracterizarse como típicamente cardial, dado el predominio de Columbella rustica y la presencia de Cardíidos, Conus mediterraneus, Luria lurida, Dentalium sp. y Pecten benedictus. Por otra parte, la existencia de algunas valvas completas de Glycymeris gaditanus, junto a fragmentos ventrales, podría señalar una transición hacia los gustos que caracterizan los momentos más avanzados del Neolítico y posteriores, aunque debemos de tener en cuenta que esta aparición se produce también en el Neolítico antiguo con cerámica car-dial de otras localidades, como Arene Candide. Recor demos, en este sentido, que la secuencia estratigráfica de la Cova de l’Or abarca, además del Neolítico antiguo con cerámica impresa cardial, lo que se ha denominado segunda fase neolítica, con ausencia de este tipo cerámico. De todas formas, la escasez del material que hemos podido estudiar aconseja esperar a la revisión completa de todo el material del yacimiento antes de definirnos sobre la posible existencia de una evolución acorde con la estratigrafía.

Figure 1 : Cova de l’Or (Beniarrés, Alicante). Cucharas y punzones de hueso.

Figure 2 : Cova de l’Or (Beniarrés, Alicante). Vaso con decoración impresa cardial.

Figure 3 : Cova de l’Or (Beniarrés, Alicante). Vaso geminado con decoración impresa cardial.

52Dentro de este esquema tipico, existen algunos ras-gos propios de l’Or que presentan interés. Por una parte la utilización de Gibberula miliaria, que da un carác-ter de originalidad al conjunto. Por otra, el uso de Theodoxus fluviatilis como cuenta de collar, que puede representar la pervivencia de un elemento arcaico en relación con las localidades estudiadas por Taborin. A ello hay que aňadir la elaborada construcción de dis-cos perforados con Conus mediterraneus, posiblemente también cuentas de collar, que no ha sido descrita expli-citamente en la bibliografía consultada pero que parece reconocerse en la figuración de algunos materiales neoliticos de la Cova de la Sarsa (Asquerino, 1978) y en el Neolitico precerámico palestino (Kirkbride, 1978).

53Todas las especies citadas son conocidas, aunque varie su frecuencia relativa, en las costas mediterrá-neas actuales de la Peninsula y, más concretamente, de la region. Sin embargo, su clara selección y las rela-ciones existentes con otros conjuntos ornamentales exóticos ponen de manifiesto la trascendencia de esta manifestación cultural.

54A este conjunto de elementos destinados al adorno Personal debe aňadirse una serie de conchas (bivalvos acostillados y/o de borde paleal dentado) probable-mente empleados en la impresión de la cerámica. En este grupo deben incluirse algunas valvas, completas o fragmentadas, de Acanthocardia tuberculata, Cerastoderma edule y Glycymeris gaditanus. La presencia de ocre en el borde paleal dentado de un fragmento de Acanthocardia tuberculata hace suponer una técnica de impresión y pintura simultánea que resulta coherente con las decoraciones de la cerámica procedente de los mismos niveles.

b) Elementos no ornamentales

55En este grupo se incluyen las conchas de gasterópo-dos terrestres y dulceacuicolas procedentes del yacimiento, con la excepción de las de Theodoxus fluviatilis que han sido utilizadas en la fabricación de cuentas de collar.

56La aparición de algunas de estas especies en el inte-rior de la cueva es fácil de explicar atendiendo a su hábitat claramente troglófilo (Oxychilus mercadali, Oes-tophora boscae) o a que utilizan accidentalmente la entrada de las çavidades como refugio por sus condi-ciones ambientales favorables (Ferussacia folliculus, Rumina decollata y, quizás, Trochoidea murcica). Todas ellas debieron de coexistir con los seres humanos sin que existiese, al menos aparentemente, ninguna interacción.

57Las restantes especies no han sido encontradas vivas, que sepamos, en el interior de cuevas, por lo que debe pensarse en causas artificiales para explicar su presencia en el yacimiento. La abundancia de conchas de Iberus alonensis, I. aff. carthaginiensis y Pseudota-chea splendida, especies comestibles, permite plantear la hipótesis de que formasen parte de la dieta humana. Melanopsis graellsi pudo ser introducido por los recolectores de conchas de agua dulce, mezclado con las de Theodoxus fluviatilis, con quien convive en fuentes y cursos de agua. Cernuella virgata, muy escasa, pudo haber sido introducida mezclada con ramas u hojarasca. No obstante, no pueden descartarse otras causas naturales, tales como el arrastre de conchas muertas por corrientes a través de grietas, para explicar la presencia de la mayor parte de las especies terrestres.

Figure 4 : Cova de l’Or (Beniarrés, Alicante). Gran vaso con mamelones, cordones digitados y decoración impresa cardial.

5.2. Cova de les Cendres

58Frente a lo que sucedía en l’Or, el conjunto malaco-lógico de este yacimiento presenta escasa diversidad y es relativamente homogéneo a lo largo de la secuencia estratigráfica.

59Los gasterópodos Patella gr. cerulea y Monodonta turbinata integran la fracción más constante e importante del inventario global (86 % de los ejemplares recogidos en la excavación de 1974). Las conchas de estas especies no presentan ningún tipo de retoque o preparación que pudiese indicar una finalidad ornamental. Tampoco se observan alteraciones superficiales importantes, por lo que pudieron obtenerse vivas. Su interpretación bromatológica parece pues la más indicada.

60Los bivalvos sólo aparecen en la mitad inferior de la secuencia estratigráfica. Las conchas de Glycymeris gaditanus, Pecten maximus y Spondilus gaederopus presentan una elevada alteración superficial, lo que parece indicar que han sido obtenidos despues de una fase prolongada de exposición al hidrodinamismo litoral y a la actividad biológica microperforante. Parece pues razonable interpretarlos como elementos decorativos o como útiles en la impresión de la cerámica, lo que coincidiría con las observaciones realizadas por Taborin (o.c.) en yacimientos franceses e italianos. La escasa alteración de las conchas de Mytilus edulis resulta coherente con su carácter comestible.

61Por lo que se refiere a los moluscos continentales, presentan también escasa diversidad específica comparados con los de la Cova de l’Or, destacando la ausencia de especies acuáticas. Dos especies terrestres, Rumina decollata y Pomadas elegans, pueden refugiarse en el interior de cuevas y grietas para protegerse de condiciones ambientales desfavorables en el exterior. Por el contrario Iberus alonensis y especialmente Theba pisana y Spincterochila candidissima no penetran por sí mismas en el interior de cuevas. La abundancia de las dos primeras parece indicar una introduccion artificial, quizás relacionada con la alimentación.

62Básicamente, el conjunto malacológico de la Cova de les Cendres parece representar una acumulación de restos de alimentación. Llama la atención la escasez de elementos ornamentales y la casi total ausencia de Columbella rustica, cuyas conchas perforadas constituyen la mayor parte del conjunto ornamental estudiado en el Neolítico cardial de l’Or. Esta circunstancia resulta especialmente sugerente si se tiene en cuenta la distinta situación de estas dos localidades respecto a la linea de costa, indicada más arriba. Creemos que puede ser interesante, tras estudiar otros yacimientos, controlar la relación existente entre la dispobibilidad probable de C. rustica y otros moluscos y su funcionalidad cultural. De momento puede anotarse que su alta disponibilidad en las costas actuales próximas a la Cova de les Cendres coincide con un desuso total y que el hecho puede ser generalizado a otros muchos elementos ornamentales potenciales. Por el contrario, la relativa lejanía de la Cova de l’Or de la costa puede estar ligada al evidente aprecio que sus moradores sienten por estas conchas marinas.

63Por lo que se refiere a las condiciones ambientales los gasterópodos terrestres, que suelen ser buenos indicadores climáticos, no aportan en este caso ningún dato destacable. Todas las especies determinadas con seguridad viven actualmente en la región y la mayor parte de ellas aparecen en el Pleistoceno más o menos antiguo de la misma. Una sola especie, Theba pisaría, aparece por primera vez junto con materiales datados como neolíticos, lo que concuerda con la hipótesis de su introducción tardía, postglacial, en Europa.

6. La tecnología ceramica (M.D.G.)

64Con el estudio de la tecnología de fabricación de las cerámicas procedentes de diferentes yacimientos arqueológicos del Neolítico valenciano se pretende establecer un modelo de clasificación de las cerámicas que permita un mejor conocimiento de las mismas, añadiendo a las características externas (forma, color, espesor, decoración, etc), información sobre la composición mineralógica, estructura morfológica de las pastas, desengrasantes presentes en ellas, etc. Para conseguirlo, utilizamos como técnicas de análisis la microscopía binocular, microscopía electrónica y difractometría de rayos X, desarrollando un método de trabajo que nos ha permitido crear un modelo válido para ser aplicado a las cerámicas de cualquier yacimiento arqueológico. Ahora bien, es imprescindible contar con cerámicas relacionadas con una estratigrafía conocida y también poder realizar un muestreo lo más amplio posible.

65Los fragmentos cerámicos que constituyen el objeto de nuestro trabajo proceden de la Cova de l’Or, Cova de la Sarsa, Cova del Barranc Fondo (Xátiva, Valencia), Cova Bernarda (Gandia, Valencia), Cova de les Cendres y del poblado eneolítico de la Ereta del Pedregal. No obstante, sólo en la Cova de l’Or y en la Ereta del Pedregal se ha contado con una secuencia estratigráfica.

66El método de trabajo aplicado parte de un amplio muestreo de los fragmentos cerámicos con estratigrafía. Una vez hecha la selección de muestras, cada una de ellas es observada al microscopio binocular, el cual permite determinar la forma en que la pasta fue mezclada (según los tipos y la distribución de las inclusiones), caracterizar vasos hechos de una manera similar y también sirve para agrupar aquellos fragmentos que tienen las mismas características y, por lo tanto, pueden pertenecer a un mismo vaso, aunque no sea recons-truible. Por otra parte, es de gran interés para conocer si existe la aplicación de algún engobe en el tiesto (Hays and Hassan, 1974).

67Así pues, establecemos una primera clasificación de la que seleccionamos un número de muestras que represente a cada uno de los grupos de fragmentos similares. Estas muestras son sometidas a análisis por difractometría de rayos X, que las caracterizará por su contenido en minerales arcillosos, los cuales, a su vez, nos dan información sobre la temperatura máxima de cocción (Richards, 1973 y Scott, 1973).

68Finalmente, el microscopio electrónico ayuda a resolver problemas sobre la composición mineralógica. Es muy útil para el reconocimiento morfológico de los minerales (minerales de la arcilla, coloides, colorantes, etc.) y de las pastas cerámicas (porosidad, textura, microestructura, etc.).

69Con todo ello conseguimos una clasificación de las cerámicas en diferentes grupos. Es entonces cuando todo debe ponerse en relación con la estratigrafía y determinar si existe una secuencia temporal en las características tecnológicas de la cerámica, si esta tecnología tiene alguna vinculación con los sistemas decorativos y sobre todo si existe una concordancia entre la evolución de la tecnología cerámica y el resto de los materiales arqueológicos.

70En cuanto a los resultados obtenidos, nos ceñiremos a las cerámicas procedentes de l’Or, yacimiento en el que se han estudiado 557 fragmentos procedentes del cuadro J-4. Si exceptuamos las capas 1, 2 A y 2 B, este número de tiestos representa el 83 % del total de fragmentos, lo que expresa la representatividad del muestreo (Gallart, 1980).

71Aplicando el método descrito, hicimos una clasificación en siete grupos o conjuntos de cerámicas claramente diferenciadas por la estructura de su pasta y por su composición mineralógica. A grandes rasgos definiremos estos grupos con sus características tecnológicas de fabricación.

72Los grupos 1 y 2 dieron un predominio de calcita en los análisis mineralógicos, en granos de gran tamaño (más de 1 mm de diámetro) ; en menor proporción, cuarzo de formas subredondeadas y de pequeñas dimensiones. Los minerales arcillosos son ya cloritas, illitas, ya vermiculitas, lo cual limita la temperatura de cocción a un máximo de 400° C, pues la vermicu-lita a esta temperatura transforma de tal manera su estructura que no es posible detectarla por la difractometría de rayos X (Grim, 1968). Los fragmentos cerámicos, toscos y porosos, en general presentan unas superficies alisadas. Ninguno está decorado y sus formas son difícilmente reconstruibles. La tecnología de fabricación de estas cerámicas es muy sencilla ; la duración del secado que precede a la cocción, se vio notablemente reducida gracias a la presencia de los grandes granos de calcita que disminuye la cantidad de agua de mezcla de la arcilla y también reduce el riesgo de fractura o requebrajamiento de las piezas durante el secado y la cocción, pues las inclusiones cristalinas ayudan a soportar mejor las contracciones que se originan durante estos procesos, por la pérdida de agua de mezcla y de constitución (Kociszewski y Kruppe, 1968).

73En los grupos 3 y 4 la característica dominante es la gran proporción de inclusiones de calcita en la pasta cerámica, de formas angulosas y de diámetro menor que en los grupos anteriores. No obstante, el producto cerámico no es tan tosco y poroso en las superficies. Esto se debe a que a las vasijas se les aplicó un engobe, fácilmente visible al observar la sección de los fragmentos con el microscopio binocular. Este engobe, durante el proceso de secado, fue brunido y la superficie adqui-rió brillo. Encontramos algunos tiestos con decoraciones de impresiones circulares, lineas incisas, acanala-das y uno con decoración esgrafiada. Tanto el engobe como el brunido modifican el resultado que las caracteristicas de la pasta cerámica hubieran producido en el producto acabado, el cual, en vez de ser tosco y poroso, es impermeable y las superficies quedan pre-paradas para poder ser decoradas.

74El grupo 5 también se caracteriza por las inclusiones de calcita, pero aqui se encuentra en mucha menor proporción que en los grupos anteriores y aparece algo alterada. La pasta de las cerámicas es tosca, pero las superficies fueron cuidadosamente bruňidas cuando el recipiente estaba en la fase de secado, en estado semi-húmedo. Muy pocos fragmentos presentan decoración ; en uno hay un cordòn decorado con ungulaciones y en otro impresiones de instrumento.

75El mayor número de fragmentos pertenece a los grupos 6 y 7. Una de las caracteristicas diferenciadoras de estos dos grupos es la ausencia de inclusiones cris-talinas visibles al microscopio binocular, con excepción de algún pequeňo grano de cuarzo de formas subredon-deadas. La difractometria de rayos X confirmó la escasa presencia de calcita y el predominio del cuarzo, asi como una proporción relativa de minerales arcillosos (montmorillonita, illita, clorita y caolinita) más elevada que en los grupos anteriores. La diferencia fondamental entre el grupo 6 y el 7 es que los fragmentos del primero son algo más tosocos y porosos, mientras que la microscopia electrónica nos mostró la fluidez a nivel microestructural de la pasta de los fragmentos del grupo 7. En el grupo 6 aparece por vez primera la decoración de impresiones cardiales, también hay decoraciones impresas no cardiales y cordones con digita-ciones, aunque como en todos los grupos son superiores los fragmentos sin decorar. La temperatura máxima de cocción no superaria los 550° C.

76Los tiestos del grupo 7 muestran mayor perfección técnica, mayor cohesiòn de la pasta cerámica, utilizán-dose en su fabricación una arcilla bastante pura. Como moderador de la plasticidad actuó la materia orgánica, que facilitaria el modelado, y también actuó como fun-dente aumentando la cohesion de la pasta durante la cocción. Las superficies de estas vasijas tienen un buen acabado y brillo. Distinguir si se aplicó un engobe es muy difícil debido a la morfología de la masa cerámica ; sin embargo, nos inclinamos por la explicación de que los minerales arcillosos, durante la cocción tienden a desplazarse hacia el exterior, concentrándose en las superficies e induciendo a confundirlos con un engobe. A esto hay que anadir un tratamiento superficial con un brunido muy cuidadoso, durante el secado de las piezas, aunque no se desecha la posibilidad de su perfeccionamiento después de estar bien secas. En este grupo 7 son más abundantes los fragmentos con impresiones cardiales, estando menos representadas las impresiones no cardiales y siendo escasas las lineas incisas ; también se observan cordones lisos y cordones con impresiones.

77Los fragmentos de estos ûltimos grupos, especialmente del 7, son los de mayor perfección técnica. Su fabricación sería muy cuidadosa, pues el riesgo de rotura, tanto durante el secado como en la cocción, era muy grande debido a las caracteristicas de la composición mineralógica de las pastas. Una vez modelado el vaso, se secaría lo más lentamente posible y, antes de introducirlo en el fuego, procurarían que estuviera totalmente seco para evitar que el agua de mezcla de la arcilla, dificil de eliminar totalmente durante el secado produjera la rotura del vaso al evaporarse rápi-damente en la cocción ; para ello, una vez seco el vaso, lo acercarian a lá hoguera con el fin de que este secado fuera completo. Un dato que refuerza la complejidad de la tecnologia de estas cerámicas lo proporciona el que solamente en fragmentos del grupo 7 aparezcan las perforaciones atribuidas al laňado de los vasos.

78En definitiva, con todo lo dicho comprobamos la existencia de dos tipos de tecnologia en la fabricación cerámica. Un tipo corresponde a los grupos 6 y 7, que son los más perfeccionados, con una materia prima más pura, una proporción de minerales arcillosos más elevada y sin inclusiones cristalinas, especialmente en el grupo 7. Sòlo aqui aparecen las decoraciones impresas cardiales. Todas las caracteristicas nos inducen a pensar que estos recipientos no podian ser puestos al fuego, en contacto directo con las Hamas, pues se rom-perian ; por lo tanto, su utilidad debia de estar relacio-nada con la de ser recipientes para contener. El otro tipo de tecnologia corresponde a los restantes grupos, pastas toscas, con inclusiones cristalinas de calcita y recipientes porosos. Si nos planteamos el fin a que esta-ban destinados, encontramos que tienen todas las caracteristicas necesarias para ser recipientes capaces de estar en contacto directo con las Hamas, capaces de soportar las tensiones producidas por éstas sin riesgo de rotura. Hemos de exceptuar los grupos 3 y 4, los cua-les están impermeabilizados y tienen un mejor acabado gracias al engobe que les fue aplicado.

79La relación entre estos grupos y la secuencia estratigráfica del yacimiento, asi como con las dataciones de 14C (Marti et alii, 1980), indica que en los estratos inferiores V y VI, es dominante el grupo 7, al que pertenecen los fragmentos de mayor perfección técnica. Los del grupo 6 también están representados, aunque en menor cuantia. Estos estratos están fechados por el 14C en 4 690 y 4 770 B.C.

80En el estrato IV tiende a disminuir el grupo 7, mientras es dominante el grupo 6. Hay que señalar, además, que ningún otro grupo existe en estos niveles.

81Es en el estrato III donde, por vez primera, aparecen los grupos 3, 4 y 5, aunque continúa dominando el grupo 6. La base del estrato III y parte superior del estrato IV está datada por el 14C en el 4 030 B.C.

82En el estrato II disminuye drásticamente el grupo 7, que llega casi a desaparecer, se ven los valores menores para el grupo 6, el aumento de los 3, 4 y 5, y la aparición de los grupos 1 y 2.

83En consecuencia, tenemos una secuencia evolutiva de la tecnología cerámica que, partiendo de modelos de fabricación muy perfeccionados, alcanza en niveles superiores y cronológicamente posteriores tipos cerámicos de menor complejidad técnica. Este cambio tecnológico, fechado por el 14C entre el V y el IV milenios, lo podemos relacionar con la finalidad a que eran destinados los recipientes, con una fabricación cerámica menos compleja y con menos riesgos en su producción. Así pues, no lo vemos como una pérdida de capacidad tecnológica ya que tenemos motivos, a través de la geología de la zona y de la arqueología, para pensar que todas’estas cerámicas son de fabricación local.

Bibliographie

Bibliografía

Asquerino (M.D.). 1978. Cova de la Sarsa (Bocairente, Valencia). Análisis estadístico y tipológico de materiales sin estratigrafía (1971-1974). Papeles del Laboratorio de Arqueología-Saguntum, 13, Valencia, págs. 99-225.

Asquerino (M.D.) y López (P.). 1981. La Cueva del Nacimiento (Pontones). Un yacimiento neolítico en la Sierra del Segura. Trabajos de Prehistoria, 38, Madrid, págs. 107-148.

Bailloud (G.). 1969. Fouille d’un habitat néolithique et torréen à Basi (Serra di Ferro, Corse). Bulletin de la Société Préhistorique Française, t. 68, Le Mans - Paris, pág. 407-429.

Baldellou (V.) y Mestres (J.). 1981. Les Guixeres de Vilobí, hábitat del Neolític Antic a l’aire lliure. En El Neolític a Catalunya, Abadia de Montserrat, págs. 69-74.

Barandiaran (I.). 1976. Botiquería dels Moros (Mazaleón, Teruel). Primera fechación absoluta del Complejo Geométrico del Epipaleolítico mediterráneo español. Zephyrus, XXVI-XXVII, Salamanca, págs. 183-186.

Barandiaran (I.). 1978. El abrigo de Botiquería dels Moros (Mazaleón, Teruel). Excavaciones arqueológicas de 1974. Cuadernos de Prehistoria y Arqueología Castellonense, 5, Castellón, págs. 49-138.

Barandiaran (I.) y Cava (A.). 1981 a. Neolítico y Eneolítico en las provincias de Teruel y Zaragoza. I Reunión de Prehistoria Aragonesa, Huesca, págs. 91-112.

Barandiaran (I.) y Cava (A.). 1981 b. Epipaleolítico y Neolítico en el abrigo de Costalena (Bajo Aragón). Bajo Aragón-Prehistoria, III, Zaragoza, págs. 5-20.

Barandiaran (I.) y Cava (A.). 1982. El Neolítico antiguo en el Bajo Aragón. En Le Néolithique ancien méditerranéen, Archéologie en Languedoc, n° spécial, Montpellier, págs. 157-164.

Bernabeu (J.). 1982. La evolución del Neolítico en el País Valenciano. Aportaciones al conocimiento de las culturas neolíticas en el extremo occidental del Mediterráneo. Revista del Instituto de Estudios Alicantinos, 37, Alicante, págs. 85-137.

Bernabo Bréa (L.). 1946-1956. Gli scavi nella caverna delle Arene Candide. Istituto di Studi Liguri, Genova-Bordighera.

Boessneck (J.). 1969. Restos óseos de animales del Cerro de la Virgen, en Orce, y del Cerro del Real, en Galera (Granada). Noticiario Arqueológico Hispánico, X-XI-XII, Madrid, págs. 172-189.

Boessneck (J.). 1973. Was weiss man von del alluvias vorgeschichtli-chen Equiden der Iberischen Halbinsel. En Domestikationsfors-chung und Geschichte der Haustiere, Budapest, págs. 277-284.

Boessneck (J.) y Driesch (A.v.d.). 1980. Tierknochenfunde aus vier Süds-panischen Hólhen. Studien über Trühe Tierknochenfunde von der Iberischen Halbinsel, 7, München, págs. 1-81.

Calvi (G.). 1972.1 resti dell’insediamento neolítico di Pienza. XIV Riu-nione Scientifica in Puglia (1970), Firenze, págs. 285-299.

Calvi (G). 1975. La ceramiche imprese del Tavoliere e quelle di Pienza (Siena). Colloquio Internazional de Preistoria e Protoistoria della Daunia, Foggia (1973), págs. 165-166.

Courtin (J.). 1976. La Baume Fontbrégoua (Salernes, Var). En Sites néolithiques et protohistoriques de la région de Nice, IXe Congrès Union Int. des Sciences Préhistoriques et Protohistoriques, Livret-guide de l’excursion B 2, Nice, págs. 21-29.

Driesch (A.v.d.). 1972. Osteoarchàologische Untersuchungen auf der Iberischen Halbinsel. Studien über trühe Tierknochenfunde von der Iberischen Halbinsel, 3, München.

Driesch (A.v.d.) y Boessneck (J.). 1969. Die fauna des « Cabezo Redondo » bei Villena (prov. Alicante). Studien über frühe Tirkno-chenfunde der Iberischen Halbinsel, 1, München, págs. 43-90.

Driesch (A.v.d.) y Boessneck (J.). 1976. Die fauna vom Castro do Zam-bujal (Fundmaterial der Grabungen von 1966 bis 1973 mit Aus-nahme der Zwingerfunde). Studien über frühe Tierknochenfunde der Iberischen Halbinsel, 5, München, págs. 4-127.

Escalón (M.). 1974-1976. Dates 14C et données stratigraphiques de quelques gisements du Midi de la France. Congrès Préhistorique de France, Martigues (1974), págs. 172-173.

Fortea (J.), Marti (B.), Fumanal (M.P.), Dupre (M.) y Perez (M.). 1983. Epipaleolítico y neolitización en la zona oriental de la Península Ibérica. Communicación al Coloquio sobre Premières communautés paysannes en Méditerranée occidentale, Montpellier, abril 1983.

Gallart (M.D.). 1980. La tecnología de la cerámica neolítica valenciana. Papeles del Laboratorio de Arqueología-Saguntum, 15, Valencia, págs. 57-92.

Grim (R.E.). 1968. Clay Mineralogy. Me Graw-Hill, 2’ ed.

Guilaine (J.). 1976. Premiers bergers et paysans de l’Occident méditerranéen. Mouton, Paris.

Guilaine (J.). 1980. Le passage au Néolithique en Languedoc. L’exemple de la grotte Gazel. Les Dossiers de l’Archéologie, 44, Le Mans-Paris, págs. 32.

Guilaine (J.). 1981. Problèmes actuels de la néolithisation et du Néolithique ancien en Méditerranée occidentale. En Interaction and Acculturation in the Mediterranean, Amsterdam, págs. 3-22.

Hays and Hassan (F.A.). 1974. Mineralogical Analysis of Sudanese Neolithic ceramics. Archaeometry, 16, págs. 71-79.

Hopf (M.). 1966. Triticum monococcum y Triticum dicoccum en el Neolítico antiguo español. Archivo de Prehistoria Levantina, XI, Valencia, págs. 53-73.

Kirkbride (D.). 1978. The Neolithic in Wadi Rumm : Ain Abu Nekhei-leh. En Archaeology in the Levant, ed. by P.R.S. Moorey y P.J. Parr, Warminster, págs. 1-10.

Kociszewski (L.) y Kruppe (J.). 1968. A method of physico-chemical investigation prompting the study of technology in the history of pottery production. Archaeologia Polona, 6, Wroclaw, págs. 161-184.

Lopez (P.). 1980. Estudio de semillas prehistóricas en algunos yacimientos españoles. Trabajos de Prehistoria, 37, Madrid, págs. 419-432.

Llobregat (E.), Marti (B.), Bernabeu (V.), Villaverde (V.), Gallart (M.D.), Perez (M.), Acuna (J.D.) y Robles (F.). 1981. Cova de les Cendres (Teu-lada, Alicante). Informe preliminar. Revista del Instituto de Estudios Alicantinos, 34, Alicante, págs. 87-111.

Marti (B.). 1977. Cova de l’Or (Beniarrés, Alicante), vol. I. Trabajos varios del S.I.P., 51, Valencia.

Marti (B.). 1978. El Neolítico de la Península Ibérica. Estado actual de los problemas relativos al proceso de neolitización y evolución de las culturas neolíticas. Papeles del Laboratorio de Arqueología-Saguntum, 13, Valencia, págs. 59-98.

Marti (B.). 1982. Neolitización y Neolítico antiguo en la zona oriental de la Península Ibérica. En Le Néolithique anden méditerranéen, Archéologie en Languedoc, n° spécial, Montpellier, págs. 97-106.

Marti (B.), Pascual (V.), Gallart (M.D.), Lopez (P.), Perez (M.), Acuna (J.D.) y Robles (F.). 1980. Cova de l’Or (Beniarrés, Alicante), vol. II. Trabajos varios del S.I.P., 65, Valencia.

Montjardin (R.). 1966. Le gisement néolithique d’Escanin. Cahiers Rhodaniens, XIII, Valence-sur-Rhóne, págs. 5-99.

Montjardin (R.). 1975. Essai sur l’Epicardial. Copia mecanografiada, Sète.

Morales (A.). 1977. Análisis faunístico de Verdelpino (Cuenca). Trabajos de Prehistoria, 34, Madrid, págs. 69-81.

Navarrete (M.S.). 1977. La Cultura de las Cuevas con cerámica decorada en Andalucía oriental. Universidad de Granada, 2 vol.

Navarrete (M.S.) y Carrasco (J.). 1978. Neolítico en la provincia de Jaén. Cuadernos de Prehistoria de la Universidad de Granada, 3, págs. 45-66.

Nobis (G.). 1971. Worn Wildpferd zum Hauspferd. Fundamenta, 6, Köln.

Olaria (C), Estevez (J.) y Yll (E.). 1982. Domesticación y paleoambiente de la Cova Fosca (Castellón). En Le Néolithique ancien méditerranéen. Archéologie en Languedoc, n° spécial, Montpellier, págs. 107-120.

Pellicer (M.). 1964. El Neolítico y el Bronce de la Cueva de la Carigüela de Piňar (Granada). Trabajos de Prehistoria, XV, Madrid.

Pellicer (M.) y Acosta (P.). 1982. El Neolítico antiguo en Andalucía occidental. En Le Néolithique ancien méditerranéen, Archéologie en Languedoc, n° spécial, Montpellier, págs. 49-60.

Perez (M.). 1980. La fauna de vertebrados. En Cova de l’Or (Beniarrés, Alicante), vol. II. Trabajos varios del S.I.P., 65, Valencia, págs. 193-255.

Radmilli (A.M.). 1974. Popoli e Civiltá dell’Italia Antica. Biblioteca Historia Patria, 1, Roma.

Richards (B.P.). 1973. Caracterization of Mineral Constituents of Ceramics by X-Rays. Transactions Journal British Ceramic Society, 72 (6), págs. 239-250.

Rodriguez (G.). 1979. La Cueva del Nacimiento (Pontones, Jaén). Papeles del Laboratorio de Arqueología-Saguntum, 14, Valencia, págs. 33-38.

Rodriguez (G.). 1982. La Cueva del Nacimiento. Pontones, Santiago. Prov. de Jaén. En Le Néolithique ancien méditerranéen, Archéologie en Languedoc, n° spécial, Montpellier, págs. 237-252.

Scott (P.W.). 1973. Phase Analysis of Clays by X-Ray Diffraction. Transactions Journal British Ceramic Society, 72 (6), págs. 269-278.

Sarrion (I.). 1980. Valdecuevas, estación meso-neolítica en la Sierra de Cazorla (Jaén). Papeles del Laboratorio de Arqueología-Saguntum, 15, Valencia, págs. 23-56.

Taborin (Y.). 1974. La parure en coquillage de l’Epipaléolithique au Bronze Ancien en France. Gallia Préhistoire, 17, Paris, págs. 101-179 y 308-417.

Tiné (S.). 1976. La Neolitizacione dellTtalia peninsolare. En La Néolithisation de l’Europe Occidentale, IXe Congrès Union Int. des Sciences Préhistoriques et Protohistoriques, Colloque XXI, Nice, págs. 74-85.

Uerpmann (H.P.). 1976. Equus (Equus) caballus und Equus (Asinus) hydruntinus im Postpleistozän der Iberischen Halbinsel (Perisso-dactyla, Mammalia). Sàugetirkundliche Mitteilungen, 24, München, págs. 206-218.

Uerpmann (H.P.). 1977. Elevage néolithique en Espagne. En L’élevage en Méditerranée occidentale, C.N.R.S., Paris, págs. 87-93.

Uerpmann (H.P.). 1979. Informe sobre los restos faunísticos del corte n° 1. En Arribas (A.) y Molina (F.), El poblado de los Castillejos en las Peñas de los Gitanos (Montefrío, Granada). Universidad de Granada, págs. 153-168.

Uerpmann (H.P. y M). 1973. Tierknochenfunde aus der phönizischen Faktorei von Toscanos und anderen phónizisch beeinflussten der Provinz Málaga in Südspanien. Studien über frühe Tierknochenfunde der Iberischen Halbinsel, 4, München, págs. 35-83.

Vicent (A.M.) y Munoz (A.M.). 1973. Segunda campaña de excavaciones en la Cueva de los Murciélagos, Zuheros (Córdoba), 1969. Excavaciones Arqueológicas en España, 77, Madrid.

Table des illustrations

Titre N.R. en % sobre el total de especies
URL http://books.openedition.org/editionscnrs/docannexe/image/1160/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 52k
Titre N.R. en % sobre el total de especies
URL http://books.openedition.org/editionscnrs/docannexe/image/1160/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 52k
Titre N.R. en % sobre el total de especies
URL http://books.openedition.org/editionscnrs/docannexe/image/1160/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 52k
Légende Figure 1 : Cova de l’Or (Beniarrés, Alicante). Cucharas y punzones de hueso.
URL http://books.openedition.org/editionscnrs/docannexe/image/1160/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 308k
Légende Figure 2 : Cova de l’Or (Beniarrés, Alicante). Vaso con decoración impresa cardial.
URL http://books.openedition.org/editionscnrs/docannexe/image/1160/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 352k
Légende Figure 3 : Cova de l’Or (Beniarrés, Alicante). Vaso geminado con decoración impresa cardial.
URL http://books.openedition.org/editionscnrs/docannexe/image/1160/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 708k
Légende Figure 4 : Cova de l’Or (Beniarrés, Alicante). Gran vaso con mamelones, cordones digitados y decoración impresa cardial.
URL http://books.openedition.org/editionscnrs/docannexe/image/1160/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 595k

© CNRS Éditions, 1987

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540