Version classiqueVersion mobile

Premières communautés paysannes en Méditerranée occidentale

 | 
Jean Guilaine
, 
Jean Courtin
, 
Jean-Louis Roudil
, 
et al.

Nouvelles approches de l’anthropisation : malacologie, microfaune, avifaune

Cambios culturales y medioambientales durante la transicion paleolitico-neolítico en la Cueva de Nerja (Malaga, España)

Francisco Jorda Cerda, F. Javier González-Tablas Sastre et Jesus F. Jorda Pardo

Résumé

La Grotte de Nerja (Málaga), sur la cote méditerranéenne andalouse, nous offre une intéressante sequence culturelle dont nous étudierons, dans ce travail, les niveaux correspondants au Magdalénien Final, á l’Epipaléolithique et au Néolithique Initial.
Corrélativement aux changements culturels observés dans cette séquence, l’analyse de la malacofaune fournit un ensemble de données qui permet d’établir l’évolution de l’environnement. A partir de ces changements de l’environnement, nous essayons d’expliquer l’évolution culturelle en même temps que nous arrivons à déterminer un aspect essentiel du régime alimentaire des habitants de la grotte. La malacofaune nous a également permis la reconstitution du paysage côtier au cours des étapes culturelles successives.

Note de l’auteur

Note portant sur l’auteur1

Note portant sur l’auteur2

Note portant sur l’auteur3

Texte intégral

1. Introduccion

1Pretendiendo salir del enfoque tradicional del estudio de los yacimie tos prehistóricos, en el que se ofrece una visión, en la mayoria de los casos, meramente descriptiva, planteamos aquí un análisis de las relaciones del hombre, habitante de la Cueva de Nerja, con uno de los medios — la franja costera — en los que desarrollaba una importante actividad económica, siguiendo de este modo las directrices marcadas por uno de nosotros (1).

2La Cueva de Nerja (Málaga), se encuentra ubicada a 180 m sobre el nivel del mar, orientada al mediodia, y a unos 1 500 m de la linea de costa. La morfologia costera en que se inserta, presenta en la actualidad una alternancia de acantilados y playas. Los acantilados, verticales, estan elaborados sobre materiales sedimentarios marino-continentales que constituyen el piede-monte de la Sierra Almijara (Cordilleras Béticas). Las playas son lineales, con una estrecha franja seca (backs-hore) y un brusco escalón en la zona de acción de las olas (foreshore), que hace que el fondo arenoso sumergido (nearshore) adquiera rapidamente cierta profundidad.

3Las excavaciones realizadas por el Departamento de Prehistoria de la Universidad de Salamanca durante los cuatro últimos años en este yacimiento, nos han permitido establecer una secuencia cultural muy amplia, que va desde el Paleolítico Superior al Calcolítico.

4Los anteriores estudios efectuados sobre la malacofauna de este yacimiento (2) ponen de manifiesto la existencia de una importante actividad marisquera por parte de los habitantes de la Cueva a lo largo de toda la secuencia. La interrelación entre el conjunto industrial de los niveles paleolíticos y la mencionada actividad recolectora ha sido analizada en un reciente estudio (3).

5En este trabajo tan solo trataremos la parte de la sucuencia que abarca desde los niveles del Magdale-nense Final hasta el Neolítico Inicial, en función de los grandes cambios que tuvieron lugar en este lapso de tiempo, tanto a nivel cultural como medio-ambiental, cambios que trataremos de explicar a continuación.

2. Analisis cultural y malacologico

6Dado que nuestra pretensión no es el estudio pormenorizado de la industria de las distintas etapas culturales, tan solo haremos referencia a los aspectos mas significativos de estos, anotando los cambios que se producen con las sucesivas modificaciones culturales.

7A fin de hacer mas breve la exposición, hemos tomado los cinco grupos que consideramos mas característicos dentro de los conjuntos industriales, a saber : hojitas de borde rebajado, buriles, raspadores, industria osea y geométricos. Los tantos por cien que se ofrecen son siempre aproximativos, al uniformizar distintos niveles arqueológicos en conjuntos culturales mas o menos uniformes, ya que estos conjuntos culturales poseen en si mismos una dinámica evolutiva propia.

8En cuanto a la malacofauna, en estudios precedentes, uno de nosotros habia establecido cuatro conjuntos siguiendo la linea iniciada por Acuña Hernandez y Robles Cuenca (4). Estos conjuntos son (5):

  1. Conjunto ornamental.

  2. Conjunto bromatológico.

  3. Conjunto de elementos residentes en la cueva.

  4. Conjunto de elementos introducidos por el hombre accidentalmente.

9Esta división en conjuntos es válida en estudios monográficos que tiendan a la discriminación de asociaciones, pero en el presente trabajo, agruparemos los moluscos siguiendo unos criterios diferentes, fundamentalmente el ecológico, y centrándonos dentro del conjunto bromatológico, pero sin perder de vista el ornamental. Así, dividimos el total de moluscos analiados en cuatro grupos básicos :

      • Grupo de moluscos de fondos arenosos. Incluye a Tapes (Ruditapes) decussata (Linné, 1758), o almeja, la Familia Cardiidae, o berberechos, con Cerastoderna edule (Linné, 1758) y Acanthocardia (Rudicardium) tuberculata (Linné, 1758), y la Familia Pectinidae.

      • Grupo de moluscos de roca, con las Familias Patellidae o lapas, Cymatiidae y Thaididae, o caracolas de mar s.l., y con las especies Monodonta (Osilinus) turbinata (Born, 1780), o peoncilla, y Mytilus (Mytilus) edulis (Linné, 1758), o mejillón.

      • Grupo de gasterópodos continentales, integrado fundamentalmente por Iberus alonensis (Ferussac, 1821), dos especies del género Melanopsis Ferussac, 1807, y Rumina decollata (Linné, 1758), el primero del conjunto 2, y los restantes de los conjuntos 4 y 3 respectivamente.

      • Grupo de los elementos ornamentales, en el que se incluye a Cyclope neritea Linné, 1758, Columbella rústica (Linné, 1758), Conus (Lautoconus) medite rraneus Bruguiére, 1792, y Theodoxus (Theodoxus) fluviatilis (Linné, 1758) (6).

10El estudio malacológico se ha realizado sobre poblaciones de 745, 3 381 y 3 098 ejemplares, en el Magdale-nense, Epipaleolítico y Neolítico Inicial, respectivamente, poblaciones que consideramos sustancialmente representativas.

2.1. El Magdalenense Final

11El Magdalenense Final de la Cueva de Nerja se caracteriza por una fuerte presencia del grupo de las hojitas de borde rebajado (superior al 25 %), una relación raspador/buril favorable al segundo en casi dos puntos, situandose sus porcentajes entorno al 10 % los raspadores, y al 17 % los buriles, y una escasa entidad de la industria osea (2 %), que contrasta con la predominancia del grupo de los buriles.

12Los aspectos malacológicos de este horizonte cultural vienen determinados por la abundancia de Tapes decussata, que se acerca al 50 %, seguida dentro de los moluscos de fondos arenosos, por la Familia Cardiidae (15 %), y por la escasez de moluscos de roca, mientras que se observa una relativa importancia de los gasterópodos terrestres (22 %). El conjunto ornamental esta constituido exclusivamente por Cyclope neritea.

2.2. El Epipaleolítico

13Se caracteriza por una progresiva disminución de las hojitas de borde rebajado, hasta alcanzar niveles de tan solo el 12 %. El grupo de los buriles sufre en el inici-cio del Epipaleolitico una pequeña depresión (15 %) para recuperarse en su momento final (20 %). Los raspadores tienden a aumentar, alcanzando valores del 14 %. La industria en hueso se mantiene con las características apuntadas anteriormente. Cabe destacar la aparición de los primeros elementos geométricos, que alcanzan valores poco significativos (2 %).

14La malacofauna esta definida por una predominancia neta de Mytilus edulis (60 %), que va acompañado por Patella en menor proporción (15 %). Los moluscos de fondos arenosos sufren una drástica disminución, a la vez que adquieren una mayor relevancia los gasterópodos marinos. Los gasterópodos continentales descienden (10 %) con relación al periodo anterior, a la vez que los elementos ornamentales, que sufren una clara regresión (0’4 %), asi como un cambio de soporte (Columbella, Conus, Theodoxus).

2.3. El Neolítico Inicial

15El Neolítico Inicial esta configurado por la fuerte presencia del grupo de buriles (22 %), y junto a ello hemos de destacar la clara regresión del grupo de raspadores (5 %) y de las hojitas de borde rebajado (11 %). La industria osea adquiere mayor relevancia aproximándose al 4 %, mientras que los geométricos alcanzan el 8 %. Dentro del conjunto de técnicas decorativas de la cerámica, se encuentra en pequeña proporción la de impresión cardial (7), aunque, sin embargo si existe la impresa no cardial, desarrollando motivos similares a ese tipo de decoración, sobre formas claramente antiguas (8).

16En el aspecto malacológico, el Neolítico Inicial se haya significado por un gran aumento de Patellidae (35 %), junto con una disminución de Mytilus, que sin embargo, todavia mantiene su predominancia (39 %). Los caracoles marinos siguen la tónica de incremento marcada en el horizonte anterior, mientras que los gasterópodos continentales siguen disminuyendo. Los moluscos de arena apenas aparecen representados, y los elementos ornamentales tienden a aumentar, siendo el soporte predominante Conus y Columbella.

3. Analisis de las tendencias

17Las tendencias industriales observadas muestran una progresiva disminución de las hojitas de borde rebajado, con un escalón importante durante el Epipaleolitico. Los raspadores tienden a incrementarse alca-nando el máximo en el Epipaleolitico Final, para descender bruscamente en el Neolítico Inicial. Por su parte, el grupo de los buriles sufre un decrecimiento hasta el Epipaleolitico Antiguo, para incrementarse bruscamente en el Final, continuando con esta tendencia, pero menos acentuada, en el Neolítico Inicial. Una tentencia similar se observa en el grupo de muescas. La industria osea destaca por su escasa relevancia, y es significativo el crecimiento de los geométricos, representados fundamentalmente por trapecios.

18En el aspecto técnico, hemos de destacar que la tendencia es hacia una industria de tipo microlaminar durante el Magdalenense Final y Epipaleolitico, mientras que en el Neolítico Inicial se observa una clara tendencia hacia la industria laminar. Esto va acompañado por una progresiva disminución cuantitativa del utillaje.

19En cuanto a las tendencias de la malacofauna, siguiendo los grupos establecidos anteriormente, observamos una fuerte disminución de los moluscos de fondo arenoso, a medida que nos acercamos al Neolítico Inicial, hasta casi desaparecer. Por el contrario, — los moluscos de roca experimentan un fuerte incremento, matizado por la ligera disminución de Mytilus, en el Neolítico Inicial, a la vez que disminuye de tamaño. Los gasterópodos continentales siguen la misma tendencia que los moluscos de fondo arenoso. Por lo que se refiere a los elementos ornamentales, estos experimentan — una disminución en el Epipaleolitico, para volver a aumentar en el Neolítico Inicial, cambiando de soporte, como se vio con anterioridad.

4. Consideraciones finales

20A la vista de los análisis efectuados anteriormente, podemos inferir que nos encontramos ante una serie de cambios que pueden englobarse en tres órdenes :

      • cambios medioambientales,

      • cambios alimentarios, y

      • cambios culturales.

21Dentro de los cambios medioambientales destaca por encima de todo la desaparición progresiva de las playas arenosas amplias, que conlleva la formación de una costa acantilada. Este cambio se detecta por la diminución brusca de los moluscos de fondo arenoso, que son sustituidos por los de roca. De este modo nos encontramos con que durante el Magdalenense Final, la linea de costa vendria marcada por extensas playas, que con una subida del nivel del mar producto de los últimos deshielos wurmienses, desaparecen, para dar paso a los acantilados en el Epipaleolitico. Este ascenso del nivel del mar prosigue durante el Neolítico Inicial, desapareciendo practicamente las playas, que en todo caso quedan reducidas a estrechos cordones arenosos de mínima entidad. En este punto hay que tener en cuenta tambien el progresivo levantamiento de la costa provocado por el asentamiento de las Cordilleras Béticas durante el Terciario, levantamiento que continua en la actualidad de una forma lenta, pero que en todo caso se ve superado por el ascenso del nivel del mar.

22Al mismo tiempo se ha detectado un ligero atempe-ramiento de las aguas marinas desde el Magdalenense Final al Neolítico Inicial, atemperamiento que tambien se observa en las condiciones climáticas generales, pues se pasa de un clima templado-cálido en el que alternan periodos de humedad y sequedad con lluvias estacionales (9), a un clima ligeramente mas seco y cálido, como lo demuestra la desaparición de Rumina decollata, dentro del grupo de moluscos continentales, y la progresiva disminución de este grupo (10).

23Como consecuencia de la dinámica medioambiental, dinámica comprendida por el estudio de los conjuntos malacológicos, los cambios que se observan en los hábitos alimenticios de los hombres de la Cueva de Nerja, lógicamente se encuentran en consonancia con aquellos.

24Así, observamos que durante el Magdalenense Final, la base malácológica de la alimentación, se compone fundamentalmente de moluscos de fondo arenoso, asi como de moluscos continentales, consumiéndose tambien especies ictiológicas, que completarian la dieta marina.

25Ya en el Epipaleolitico, ante la desaparición de las playas amplias, con la consiguiente desaparición de las especies que les son propias, el hombre cambia su dieta, enfocándola hacia los elementos malacológicos que cobran mayor relevancia, como son los moluscos de roca. En este periodo Mytilus edulis se convierte en la especie predominante en las tareas de recolección, debido probablemente a la limitada profundidad de los acantilados sumergidos, lo que favorecia el desarrollo de esta especie.

26En el Neolítico Inicial, los hábitos gastronómicos siguen en la misma tendencia que durante el Epipaleolitico, acentuándose todavia mas la disminución de los moluscos de fondo arenoso hasta casi desaparecer, perdiendo definitivamente su interes económico. En los moluscos de roca se observa una mayor diversificación en las especies, constituyéndose en predominantes Patella, Mytilus y Monodonta. Resulta curioso el hecho de que Mytilus sufra un descenco en su consumo, frente a un aumento del de Patella. Esto podria explicarse por un ascenso del nivel del mar, lo que provocaría una mayor inmersión del acantilado. Esto obligaría a Mytilus a migrar verticalmente hacia arriba en busca de su nicho ecológico propicio, lo que presumiblemente explicaria su disminución de tamaño. La disminución en el tamaño del Mytilus, vendria a explicar a su vez la diversificación en la recolección por parte del hombre. Si consideramos que el esfuerzo requerido para conseguir la misma cantidad y valor nutritivo que en el periodo anterior es mayor, se comprende facilmente que el hombre neolítico, sin despreciar a Mytilus, diversificara su esfuerzo hacia especies de mas facil acceso, que complementarían la disminución de la recolección de mejillones.

27Dentro de los moluscos continentales, los que tienen caracter bromatológico, sufren un claro receso, que esta en consonancia, tanto con la evolución climática como con la tendencia de mayor aprovechamiento de los recursos costeros.

28En términos culturales, observamos que la Cueva de Nerja sigue una linea evolutiva similar a la de todo el arco mediterraneo, con ligeras matizaciones, que encuentran su posible explicación en la situación específica de la Cueva. Es un hecho importante el que los cambios culturales coinciden con los cambios en los hábitos alimenticiós apuntados en párrafos anteriores. Así, el tránsito del Magdalenense Final al Epipaleolitico viene a coincidir con la práctica desaparición de la dieta basada en moluscos de fondo arenoso, y en consecuencia con el cambio de la morfológia costera. El tránsito del Epipaleolitico al Neolítico Inicial se nos presenta con una diversificación en el aprovechamiento de las especies de roca.

29Visto lo anterior, podemos afirmar que la orientación económica de los habitantes de la Cueva de Nerja sufre sucesivos cambios, pasando de una actividad mixta cinegetico-recolectora (de productos marinos) en el Magdelenense Final, a una actividad que concede mayor importancia a la recolección en el medio marino durante el Epipaleolitico, para concluir en el Neolítico Inicial, con una economia mixta en la que las actividades recolectoras se complementan con la domesticación animal y vegetal, persistiendo de forma residual la actividad cinegética.

30Dentro del conjunto ornamental la evolución de los soportes esta en consonancia con los cambios medioambientales, pasando de la utilización exclusiva de Cyclope neritea como cuenta de collar, a la explotación de Columbella y Conus, con estos fines, fundamentalmente.

31Como se ha visto anteriormente las cerámicas tienen una escasa representación de la técnica del « Cardium » en sus decoraciones. Este hecho encuentra su explicación, en el caso de la Cueva de Nerja, en la práctica ausencia de Cerastoderma edule del entorno accesible a los habitantes de la Cueva. Por ello no resulta sorprendente en modo alguno la antiguedad apuntada para el Neolítico Inicial de este yacimiento por Pellicer (11). Este caso particular entronca con la problematica de la dualidad de tradiciones culturales del Neolítico Antiguo propuesta por Muñoz (12), aunque a nuestro entender se trata de una imposibilidad física de seguir la norma Cardial.

32Con lo anteriormente expuesto no pretendemos en modo alguno establecer que los cambios medioambientales han sido los propiciadores de los cambios económicos y culturales que se observan en la Cueva de Nerja, sin embargo, la coincidencia entre ambos es absoluta.

Bibliographie

Bibliographie

(1) Jorda Cerda (F.). 1976. « Préhistoria, Investigación y Universidad ». Dircurso pronunciado en la solemne apertura del Curso Académico 1976-1977. Salamanca. « Medio ambiente, técnica y cultura, dentro de los espacios y los tiempos determinados, son los objetivos fundamentales de la actual Prehistoria, y a ellos dedicamos todos nuestros esfuerzos », p. 9.

(2) Jorda Pardo (J.F.). 1981. « La malacofauna de la Cueva de Nerja (1) ... Zephyrus XXXII-XXIII, pp. 87-99. Salamanca.

(3) Gonzalez-Tablas Sastre (F.J.), Jorda Pardo (J.F.) y Guillen Oterino (A.). 1981. « Aspectos económicos, funcionales y ambientales de los niveles paleolíticos de la Cueva de Nerja : Interrelatión entre la Industria, la Malacologia y la Palinologia ». Reunión de Metodología sobre Investigación en Arqueología Prehistórica. Ministerio de Cultura. Soria (en prensa).

(4) Acuña Hernandez (J.) y Robles Cuenca (F.). 1980. « La Malacofauna », en Marti Oliver B. et alii (1980), « Cova de l’Or. (Beniar-res. Alicante) ». Serie de Trabajos Varios del S.I.P., n° 65, pp. 281 y 282. Valencia.

(5) Jorda Pardo (J.F.), op. cit. nota 2, pp. 97-98.

(6) Jorda Pardo (J.F.). 1983. « La malacofauna de la Cueva de Nerja (II). Los elementos ornamentales ». Zephyrus XXXIV-XXXV, pp. 85-94. Salamanca (en prensa).

(7) Munoz (A.M.). 1976. « El Neolítico continental andaluz ». Comunicación al VII Symposium de Prehistoria Peninsular Córdoba.

(8) Marti Oliver (B.) et alii. 1980. « Cova de l’Or. (Beniarres. Alicante) ». Serie de Trabajos Varios del S.I.P. n° 65, pp. 144-164. Valencia.

(9) Jorda Pardo (J.F.). op. cit. nota 2, pag. 98.

Gonzales-Tablas Sastre (F.J.) et alii, op. cit. nota 3.

(10) Ovejero (G.) y Zazo (C). 1971. « Nivels merinos pleistocenos en Almería (SE de España) ». Quaternaria, vol. 15, pp. 144-145.

(11) Pellicer (M.). 1983. « Panorama de la arqueologia andaluza». Revista de Arqueología, n° 23, pp. 26-28. Madrid.

(12) Munoz (A.M.). op. cit. nota 7.

Marti Oliver (B.) et alii. op. cit. nota 8, pag. 292.

Notes de fin

1 Departamento de Prehistoria de la Universidad de Salamanca.

2 Departamento de Prehistoria de la Universidad de Salamanca.

3 Laboratorio para la Investigación del Cuaternario. Cátedra de Prehistoria. Universidad de Salamanca.

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/editionscnrs/docannexe/image/1003/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 854k

© CNRS Éditions, 1987

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Cette publication numérique est issue d’un traitement automatique par reconnaissance optique de caractères.
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search