Version classiqueVersion mobile

Las monarquías española y francesa (siglos xvi-xviii)

 | 
Anne Dubet
, 
José Javier Ruiz Ibáñez

II. — Los modelos extraños. Fabricación y recepción

Entre Vervins y la Tregua de Amberes

Estrategias de restauración de los Países Bajos meridionales (1598-1621)*

Bernardo José García García

Texte intégral

I. — «COMO HACIENDA QUE HA ESTADO TANTOS AÑOS SIN DUEÑO»

  • * Esta colaboración se adscribe al proyecto de I + D ref. HUM2006-09833HIST, del Ministerio de Cienc (...)
  • 1 Carta de la Infanta a Lerma (Bruselas, 27 de septiembre de 1599), en A. Rodríguez Villa (ed.), Cor (...)

1En una carta autógrafa enviada a Lerma en septiembre de 1599, la infanta Isabel Clara Eugenia nos describe cuál era la lastimosa situación en que los archiduques comenzaban a desempeñar su papel como nuevos soberanos de aquellos Estados. Aprecia las calidades indudables de sus tierras, pero se lamenta de las ruinosas condiciones en que se encuentran iglesias, monasterios y conventos, de la miseria de los campesinos, y de las severas dificultades que padecen las tropas. Los más de cuarenta años de conflicto transcurridos desde la revuelta iconoclasta en 1566-1567, el peso abrumador de la guerra, y la falta de unos soberanos cercanos han dejado aquello «como hacienda que ha estado tantos años sin dueño»1. La infanta era plenamente consciente de la ardua tarea que se les había encomendado: restaurar esa ruinosa y comprometida «dote». Tratar de poner fin a la guerra, verdadero «nudo gordiano» de la política de la monarquía, ganarse los corazones de aquellos súbditos, restablecer y promover la religión católica en esas tierras de frontera confesional y devolver la prosperidad a los Países Bajos eran objetivos fundamentales.

  • 2 R. B. Wernham, The Return of the Armadas, pp. 210-249; V. Vázquez de Prada, Felipe II y Francia, p (...)
  • 3 B. J. García García, «La Pax Hispanica», pp. 1248-1258. Véase también E. T. Hamy, «Conférence pour (...)
  • 4 L. P. Gachard (ed.), Actes des États Généraux de 1600, y la valoración de A. Esteban Estríngana, M (...)

2Para poder afrontar esta restauración era preciso acabar con la guerra. Esto implicaba aislar internacionalmente a la joven república neerlandesa partiendo del acuerdo con Francia (Vervins, 1598)2, mantener el flujo ordinario de las provisiones con las que se sustentaba el grueso del Ejército de Flandes para reducir el peso de las «contribuciones» forzosas que debían satisfacer los lugares donde se alojaban las tropas, acabar con los motines y volver a presionar las posiciones holandesas para forzar una solución del conflicto. Sin descartar por ello otras vías, como quedó claro en la convocatoria de los Estados Generales de 1600, permitiendo la apertura de contactos con las provincias rebeldes en tanto que se desarrollaban las negociaciones hispano-inglesas en Boulogne3. Aunque en esta única convocatoria de los Estados Generales se aprobó la concesión de un sistema de ayudas (aides) regulares gestionado por el Consejo de Finanzas para el mantenimiento de las tropas de las provincias, la falta de una mayor corresponsabilidad financiera para sufragar el coste de la guerra consolidó en la práctica la dependencia de las provisiones españolas4.

  • 5 Sobre los procesos de pacificación o reconciliación precedentes, quisiera destacar las aportacione (...)
  • 6 Carta de la infanta a Lerma (Bruselas, 7 de abril de 1600), en A. Rodríguez Villa (ed.), Correspon (...)
  • 7 Posdata de carta de la infanta a Lerma (Bruselas, 30 de noviembre de 1601), en A. Rodríguez Villa (...)

3En sus cartas a la corte española, la infanta manifiesta reiteradamente su compromiso con la paz, poniendo en duda que muchos de los responsables anteriores en el gobierno de los Países Bajos5 hubiesen tenido en su mira este mismo objetivo6. La infanta mostraba su enfado frente a quienes opinaban que los archiduques gustaban de esta guerra, cuando ni siquiera estaba en sus manos ponerle solución definitiva y había tantos intereses creados en la continuidad del conflicto, no sólo para beneficio de otras potencias vecinas, sino sobre todo para mantener la estructura militar y financiera creada en torno al Ejército de Flandes, pues eran muchos los que vivían de ella7.

  • 8 B. J. García García, «El periodo de la Pax Hispanica», pp. 67-70.
  • 9 G. de Valcárcel, Discurso que trata del tributo o imposición de la harina, BNM, ms. 18731, fº 91rº

4La búsqueda de la paz y la estabilidad como medios para garantizar la conservación de los reinos y el desempeño de la hacienda, como principios básicos para favorecer la recuperación económica y la prosperidad y como fines primordiales de la política cristiana se hallaba en una corriente de pensamiento muy influyente en el cambio de siglo, que aparece en las obras y escritos de Lipsio, Cerdán de Tallada, Cellorigo, Valcárcel, Valle de la Cerda, Álamos de Barrientos, y muchos otros políticos, oficiales, eclesiásticos y diplomáticos, como Juan de Idiáquez, Juan de Borja, Richardot, fray Íñigo de Brizuela, Juan Bautista de Tassis o el propio Lerma8. La conservación de la monarquía dependía de fijar sus propios límites manteniendo su posición hegemónica, salvaguardando sus compromisos dinásticos y asegurando sus áreas de interés, pero evitando las «sangrías copiosas y a menudo»9. Poner fin a la Guerra de Flandes era la empresa más ambiciosa de esta estrategia de pacificación concebida en los últimos años de Felipe II y aplicada a lo largo del reinado de Felipe III.

  • 10 A. Borromeo, «Clément VIII, la diplomatie pontificale et la paix de Vervins», pp. 323-330.
  • 11 Instrucción general a G. Garzia Millini, nuncio en España (Roma, 21 de junio de 1605) [ASV, Segr. (...)
  • 12 A. Eiras Roel, «Política francesa de Felipe III», pp. 269-303; J. L. Cano de Gardoqui, Tensiones h (...)

5La Santa Sede también respaldaba esta nueva política de pacificación en el largo conflicto de los Países Bajos propiciada por la Paz de Vervins, en cuya negociación había resultado notable la intervención de Clemente VIII10. Paulo V quería conservar la paz entre Francia y la monarquía española, porque resultaba esencial para favorecer la «paz universal en la Cristiandad» que entonces era ya una realidad. Así lo advertía en las Instrucciones generales dadas al nuncio en España, Garzia Millini, porque era plenamente consciente de la histórica y arraigada rivalidad que había entre ambas monarquías11. Su permanente estado de «guerra fría» propiciaba que los franceses siguiesen apoyando con dinero y hombres a los rebeldes holandeses, contra lo estipulado en Vervins y Lyon (1601), para mantener a la monarquía española siempre ocupada con la Guerra de Flandes, mientras los españoles seguían fomentando a los malcontentos que conjuraban contra el soberano francés (el mariscal de Biron en 1602, el conde d’Auvergne en 1602 y 1604 y la marquesa de Verneuil en 1604)12.

  • 13 Instrucción general a G. Garzia Millini, nuncio en España (Roma, 21 de junio de 1605) [ASV, Segr. (...)

6Aunque el papa no debía apoyar abiertamente ni fomentar un acuerdo de paz entre el monarca español y las Provincias Unidas, pues se trataba de súbditos rebeldes y heréticos alzados en armas contra su soberano, era partidario de instar al rey a poner fin a aquella guerra por su elevado coste financiero, humano y espiritual. Su mantenimiento consumía importantes recursos en España, Italia y otros países. La resistencia de los holandeses animaba a otros territorios a alzarse contra el Rey Católico y ponía en cuestión la fortaleza y reputación de toda la monarquía. No se podía reducir al catolicismo a las provincias del norte, pues se había consolidado cierta división confesional de los Países Bajos y la dinámica de la guerra impedía restaurar y potenciar el ejercicio de la religión católica en las provincias leales. La reconstrucción de las instituciones eclesiásticas, la recuperación del culto público con la plena implantación de los decretos tridentinos, y el cese de las violencias y rapiñas que ejercían los soldados debían ser objetivos prioritarios para los archiduques y Felipe III13.

  • 14 B. J. García García, «La Pax Hispanica», pp. 1215-1219 y 1233-1239.
  • 15 A. Mousset, «Les droits de l’infante Isabelle», pp. 46-79; J. M. Iñurritegui Rodríguez, «El intent (...)

7Con Vervins se ponía fin a la intervención española en los conflictos políticos y confesionales franceses. Aunque finalmente el balance económico y militar pueda juzgarse negativo para la Monarquía católica, se había evitado el acceso de un rey hugonote al trono francés, se había quebrado la alianza anglo-francesa (Greenwich 1596) y se había abierto el camino hacia una paz necesaria en el Septentrión14. Con el régimen archiducal se plantea la posibilidad de crear una vinculación dinástica permanente y específica entre los Habsburgo y los Valois/Borbón para favorecer la paz en esta frontera clave para ambas monarquías y garantizar así la estabilidad en el gobierno de los Países Bajos. La infeudación de las Diecisiete Provincias y el condado de Borgoña como bienes dotales de la infanta Isabel ya se había previsto en el testamento que Felipe II redactó en 1594, cuando se esperaba concertar el matrimonio de ésta con el archiduque Ernesto. Con la coronación de Enrique IV en Chartres quedaba frustrada cualquier alternativa basada en los derechos de la infanta al trono francés15. Finalmente, esta solución al conflicto en Flandes quedó vinculada con el acuerdo de Vervins y se formalizó mediante el enlace con el archiduque Alberto.

  • 16 Carta de la Infanta a Lerma (Nieuwpoort, 24 de octubre de 1601), en A. Rodríguez Villa (ed.), Corr (...)

8Desde su llegada a Flandes, la infanta expresó fervientemente su deseo de reforzar los lazos dinásticos con su familia, ya que según lo estipulado en los acuerdos de Cesión de 1598, para afirmar la posesión «española» de aquellos dominios estaba previsto que los archiduques casarían alguno de sus hijos con una hija de su hermano Felipe III. Por ello y aunque no llegó a tener descendencia, solía referirse a la princesa Ana como su «nuera»16.

  • 17 Carta del capellán P. de León a Felipe III (Brujas, 8 de julio de 1600) [AGS, Estado, leg. 617, do (...)
  • 18 Resulta muy revelador el análisis de la situación que ofrecen las deliberaciones de la Junta de Fl (...)

9A principios de 1602, en una coyuntura ciertamente comprometida debido sobre todo a la escasez de fondos, los grandes motines y la falta de acuerdo con ingleses y holandeses, se volvió a plantear la posibilidad, ya apuntada en julio de 1600 tras la derrota en Las Dunas, por el procurador general de la Cartuja en Flandes, Pedro de León, de que los archiduques fuesen reemplazados en Flandes por «algún capitán valeroso que acave de restaurarlos» sustituyendo esta «dote» por otros dominios relevantes en España o Portugal, donde Alberto había sido virrey por espacio de diez años17. Debía garantizarse ante todo su seguridad personal y su reputación, y si las condiciones de gobierno de aquellas provincias se tornaban muy inestables, habría que volver a implantar un régimen militar18.

  • 19 Consulta del Consejo de Estado (Valladolid, 19 de diciembre de 1602) [AHN, Consejos, leg. 7259-2], (...)
  • 20 Carta de J. B. de Tassis a Felipe III (París, 26 de noviembre de 1602) [AGS, Estado, leg. K-1605]. (...)
  • 21 B. Barbiche (ed.), Correspondance du Nonce en France, pp. 385-386.
  • 22 Voto de J. de Idiáquez en la consulta del Consejo de Estado (Valladolid, 19 de diciembre de 1602) (...)
  • 23 B. J. García García, La Pax Hispanica, pp. 90-93.
  • 24 F.-T. Perrens, Les mariages espagnols. Para la publicística, J. M. Perceval Verde, Opinión pública (...)

10La diplomacia francesa propuso entonces la posibilidad de alcanzar una solución al conflicto con los holandeses y un acuerdo de paz con Inglaterra a cambio del concierto matrimonial entre la princesa Ana y el Delfín de Francia «con condiçión que si el archiduque no tuviere hijos de su muger, queden los Estados de Flandes incorporados con la Corona de Francia»19. A mediados de noviembre de 1602, Enrique IV envió a Bruselas a Mathias Delabruyère para tratar esta propuesta con los archiduques20. Gestiones confirmadas por el nuncio Del Bufalo21, que informa de la llegada del jurista de Bruselas, Jerónimo Coomans, como agente de los archiduques para hablar con el rey francés de este proyecto. Los términos propuestos por los franceses eran excesivos, y la edad de los futuros contrayentes demasiado prematura aún, pero esta vía permitía «confirmar la Paz [con Francia] y aquietar lo de Flandes y salir de tantos trabajos y gastos»22, reeditando una solución que podría garantizar el establecimiento de una dinastía hispano-francesa como soberanos de los Países Bajos y el condado de Borgoña. Aunque este tibio ofrecimiento fue rechazado en enero de 1603, la idea volvería a discutirse con Enrique IV en 1608 cuando se negociaban los términos de un acuerdo con las Provincias Unidas, ofreciendo en su lugar un matrimonio entre el infante don Carlos y la segunda hija del rey francés23. Estas cuestiones siguieron presentes en el largo proceso que concluyó con las dobles bodas capituladas en 1612 y completadas con el intercambio de las princesas en el Bidasoa en 161524. Además, ésta fue la compensación exigida por Luis XIV ante el impago de la elevada dote de la infanta María Teresa que justificó la Guerra de Devolución.

II. — «DE TORNAR A TOMAR LA FORMA ANTIGUA DEL GOBIERNO»

  • 25 A. Esteban Estríngana, «Los Estados de Flandes», pp. 593-640.

11El principal objetivo de la continuidad de ese acuerdo de paz hispano-francés y de la Cesión25 era crear las condiciones más convenientes para alcanzar una restauración política y económica de los Países Bajos meridionales, propiciando un nuevo escenario para la reunificación con las provincias septentrionales. Formaba parte de una política de reconciliación, cuyo diseño preveía un gobierno más cercano a los flamencos y más ampliamente aceptado por sus élites, pero que fuese capaz de proteger los intereses estratégicos y dinásticos de la monarquía en este espacio esencial para la conservación de su prestigio internacional e interior, disponiendo de la capacidad para ejercer la presión necesaria sobre sus principales adversarios o creando unas condiciones más favorables para completar el proceso de pacificación ya iniciado. En este proceso fue necesario reconocer y atender el papel de Francia e Inglaterra (Londres, 1604) como potencias garantes de cualquier acuerdo parcial entre el régimen archiducal y la República holandesa o de carácter más amplio y duradero entre ésta y la monarquía española, que adoptase la forma de armisticio, tregua o paz.

  • 26 Instituto Valencia de Don Juan (IVDJ), envío 47 (3), caja 63, doc. 506.
  • 27 J. M. Rabasco Valdés, El Real y Supremo Consejo; R. Vermeir y P. Janssens, «Conseil Suprême des Pa (...)
  • 28 IVDJ, envío 47 (3), caja 63, doc. 506.

12En cierta medida, esta estrategia contemplaba en la práctica una restauración de la forma de gobierno de los antiguos duques de Borgoña. Un discurso anónimo de advertimientos dirigidos al cardenal archiduque Alberto en 1595 le recomendaba disponer de una autoridad «absoluta»26, uniendo al cargo de gobernador general el de «absoluto capitán» para evitar la caótica situación creada durante el breve mandato de su predecesor el archiduque Ernesto. Entre sus propuestas destaca la creación en la corte española de un verdadero Consejo de Flandes (presidente, secretario y seis consejeros) «entre los cuales estén repartidas las diez y siete provincias». Esta medida sustituiría al «colegio colateral» creado en 158827, y frenaría el control que ejercía el presidente Nicolás Damant en un órgano de representación y mediación muy reducido, y el rechazo que inspiraba en los flamencos el gobierno de los «españoles». Favorecería además la circulación de ministros flamencos entre la administración de la corte y el territorio, y un mejor despacho y atención de los asuntos tratados, reforzando los vínculos entre la Corona y las provincias28.

  • 29 A. Esteban Estríngana, «Las provincias de Flandes», pp. 220-225.

13Aunque el Consejo de Flandes existente fue suprimido en la corte española en 1598, las cuestiones de patronazgo relacionadas con súbditos flamencos y borgoñones eran tratadas por una secretaría de Estado. La restauración de esta institución en 1621-1622, elevada ahora al rango de «Consejo territorial» con una planta como la que apunta este Advertimiento, y su reforma en 1627 fueron claves en el proceso de reversión de soberanía a favor de un soberano que volvía a distanciarse físicamente del territorio29.

  • 30 «Discurso al archiduque Alberto» (BNE, ms. 2346, ffos 271rº-295vº) [reproducido en Codoin, t. 42, (...)

14Poco después de la llegada de los archiduques a Flandes, el conde de Solre Philippe de Croy remitió un extenso discurso cuyo punto principal era De tornar a tomar la forma antigua del Gobierno30:

  • 31 BNE, ms. 2346, ffos 272rº-vº.

El camino mas cierto y seguro que el principe puede tener en el gobierno y mantenimiento del es del amor y blandura templada con la fuerça acompañada de la Justicia31.

15Señalaba que la grandeza y prosperidad de aquellas provincias en tiempos de Borgoña se debía a la afición que los duques mostraban hacia sus súbditos y a la lealtad y obediencia que éstos les profesaban. Habían sabido conocer el «natural de sus súbditos y por esto han tratado con ellos de una manera llana, libre y benigna, correspondiente al humor del pays». Frente a este modelo, denunciaba que la causa de las miserias y calamidades que asolaban estos Estados se debía a la «aspereza» con que venían siendo tratados y a la «introducción del mandar y usar del poder absoluto», de manera que «los negocios han ydo descayendo con la alteración de la forma de nuestro gobierno». La incorporación de los Países Bajos a los dominios del «mayor Rey del mundo» tampoco fue provechosa

  • 32 BNE, ms. 2346, ffos 272vº-274rº.

haviendo los ministros juzgado que conbenía debilitar a los súbditos para fortificar al príncipe, y tenido por mejor expediente y instrumento el rigor que el amor, tomando un camino del todo contrario al antiguo dessos buenos duques32.

16Además de instar a los archiduques a volver «a tomar el camino del amor» ganando las voluntades y la colaboración de los flamencos, Solre ponía como ejemplo el prudente gobierno que habían sabido articular las provincias rebeldes:

  • 33 BNE, ms. 2346, ffos 274rº-vº.

Que casi en todo, salvo la Religión, es conforme al antiguo destos Estados. […] hará muy bien de sacar el antidoto de nuestras desórdenes del escorpión mismo que le pica33.

  • 34 BNE, ms. 2346, fº 275ºr.

17En su discurso, no quería valorar de quién había sido la culpa de este cambio, sino subrayar el hecho de que Felipe II había decidido dar la soberanía de los Países Bajos a los archiduques para que restableciesen las relaciones con aquellos súbditos34. Sería necesario restaurar ante todo la justicia política y militar volviendo a las tradiciones de los Países Bajos. Recomendaba reformar los Consejos dando mayor cabida a los naturales y creando una junta de tres o cuatro consejeros principales. Resultaba prioritario controlar los contingentes militares, regularizando sus pagas, limitando los entretenimientos, exigiendo una disciplina más rigurosa, y empleando las aides en el mantenimiento de fuerzas valonas y flamencas para reducir la presencia foránea.

III. — LOS NUEVOS «DUEÑOS»: PATRONAZGO Y RECONSTRUCCIÓN

  • 35 Idea formulada por J. Hopperus en 1570; M. de Villermont, L’Infante Isabelle, t. I, p. 219; y A. E (...)

18Aunque llegó a plantearse la posibilidad de conceder a los Países Bajos el rango de reino, con un título otorgado por el emperador o el papa, se juzgó que sería una negociación conflictiva en vida de Rodolfo II, totalmente contrario a esta cesión, y se prefirió mantener la legitimación que les brindaba la intitulación tradicional como duques de Brabante y condes de Borgoña, manteniendo en su trato protocolario sus títulos respectivos de «Infanta de España» y «Archiduque de Austria»35.

  • 36 W. Thomas, «Andromeda Unbound», pp. 1-7, Id., «La corte de Bruselas», pp. 53-60; Id., «Los archidu (...)

19Pese a la incertidumbre inicial que la Cesión tendría en la práctica y a los múltiples procesos que entrañaba, los archiduques lograron una amplia aceptación entre sus súbditos. En esta labor, desempeñaron un papel relevante las Entradas que realizaron en las principales ciudades flamencas y brabanzonas para jurar sus privilegios y presentarse como restauradores de la paz y unidad. Pero también contribuyó a ello la introducción de un nuevo patronazgo cortesano, y su apoyo a las tradiciones locales incentivando la participación pública en ceremonias religiosas y civiles, y promoviendo la devoción popular36.

  • 37 A. Esteban Estríngana, Guerra y finanzas, pp. 83-190; y G. Parker, El Ejército de Flandes, pp. 296 (...)

20Supieron cómo utilizar con gran acierto sus propios recursos diplomáticos y cortesanos, actuando con un aparente grado de autonomía en sus relaciones con otros Estados. Sin embargo, su política tenderá a ajustarse a la tutela y el apoyo del soberano español y dependerá constantemente de recursos financieros y militares de España y otros territorios de la monarquía37. Esta sintonía entre la política dirigida por el monarca y las gestiones realizadas por los archiduques para la resolución de conflictos como el de Inglaterra, las relaciones con Francia o las negociaciones de paz (o tregua) con las Provincias Unidas no estuvo exenta de dificultades, que procedían no sólo de la propia distancia y la intermediación, sino también de quienes estaban interesados en malograr aquellas iniciativas de gobierno que pudiesen debilitar determinados intereses «españoles» en Flandes, y la continuidad de la estructura militar que la guerra les brindaba como vía de promoción.

  • 38 Para un estudio preliminar de la estructura de su Casa real, D. Lanoye, «Structure and Composition (...)
  • 39 F. Fernández Izquierdo, «Los flamencos en las órdenes militares españolas», pp. 101-136; A. Esteba (...)

21Precisamente la posibilidad de crear una nueva corte38, que no pareciese sujeta a los límites de una corte provincial o virreinal, sino que fuese tratada como una corte soberana, bajo la privilegiada tutela «familiar» de la poderosa Monarquía católica, permitía establecer nuevas relaciones con las ciudades y las élites territoriales avivando sus expectativas de promoción, reconocimiento y recompensa. Por ello, Felipe III conservó su calidad de jefe y soberano de la Orden del Toisón de Oro, concedió la grandeza de España a destacados miembros de la alta nobleza de los Países Bajos y distribuyó hábitos de las órdenes militares españolas entre segundones de la nobleza flamenca y borgoñona39.

  • 40 M. de Villermont, L’Infante Isabelle, t. I, pp. 379-403.

22Frente a esa «hacienda sin dueño», los archiduques ofrecían la posibilidad de acabar con las desatenciones, el distanciamiento y las incomprensiones de un monarca ausente. Estos nuevos soberanos de sangre real supieron crear un nuevo orden de patronazgo y servicio, no sólo dentro de los Países Bajos, sino también promoviendo en la monarquía a los súbditos de sus Estados, sobre todo entre quienes prestaban servicio en el Ejército de Flandes, en las Casas reales y en diversas instituciones eclesiásticas. Afianzaron y salvaguardaron su propia soberanía reforzando sus atribuciones en el territorio, unificando mediante el Edicto Perpetuo de 1611 la gran diversidad legislativa de los privilegios locales y estableciendo un régimen compuesto diferenciado del modelo confederal republicano neerlandés. Su acción reformadora se extiende y expresa a través de una revisión del sistema monetario, la reorganización del catastro y un intenso apoyo a la restauración de las actividades comerciales dentro y fuera de los Países Bajos. Incentivaron además la recuperación de actividades industriales (pañerías, tapicería, metalurgia)40.

  • 41 K. de Jonge (ed.), «Building Policy and Urbanisation», pp. 191-219.

23La arquitectura constituía para los archiduques un medio de expresión tangible de su nuevo régimen y fue sin lugar a dudas uno de los elementos más importantes de la transformación que experimentó no sólo la capital, sino también otras residencias palaciegas (Coudenberg, Binche, Diest, Gante, Mariemont, Tervuren…), edificaciones religiosas, y obras civiles (canales, hospitales, colegios y universidades, montes de piedad…), fomentando el esfuerzo de reconstrucción y desarrollo realizado por las ciudades, el clero y la nobleza41. Isabel procuró obsequiar a su hermano Felipe vistosos lienzos de estas residencias y fiestas públicas que serían expuestos en salas principales del Alcázar de Madrid para reforzar su vinculación con aquellos Estados en el momento en que era jurado como su sucesor (1615-1616).

24Sus retratos oficiales realizados por pintores de corte como O. Van Veen, F. Pourbus el Joven, y P. P. Rubens, fueron intercambiados no sólo con sus parientes más relevantes, sino también con otras cortes europeas mostrando su nueva condición soberana. Como era tradición en la Casa de Austria, crearon en sus aposentos galerías de retratos, que respaldan sus aspiraciones políticas y manifiestan sus lazos dinásticos con la Monarquía hispánica, el Sacro Imperio, la Casa de Borgoña y otros príncipes. Los retratos familiares también servían para alimentar la intimidad familiar salvando en parte esa distancia obligada que les imponen sus deberes de gobierno alejados de sus parientes más cercanos.

IV. — «SONO PRINCIPI DI TANTA PIETÀ, BONTÀ E ZELO». COMPROMISO CONFESIONAL Y DEVOCIÓN PÚBLICA

  • 42 C. Van Wyhe, «Piety and Politics», pp. 457-487.

25El compromiso personal de los archiduques con la defensa del catolicismo formaba parte de su formación, sus obligaciones dinásticas y de las condiciones secretas del Acta de Cesión. Su patrocinio se extendió especialmente a numerosos proyectos de rehabilitación y construcción de edificios religiosos, apoyando en particular la labor de órdenes de tendencia rigorista y protagonistas de la reforma católica en el medio urbano (jesuitas, carmelitas descalzas y capuchinos). Entre sus proyectos más importantes destaca la iglesia y convento de las Carmelitas Descalzas de Bruselas (1607-1615) en el Coudenberg42. Isabel solía visitar la obra para verificar que correspondía a lo dispuesto por Santa Teresa en su Camino de perfección. También intervino activamente en el patrocinio del nuevo convento de las Carmelitas Descalzas de Amberes, fundado por la compañera de Santa Teresa, sor Ana de San Bartolomé, e inaugurado por la infanta en 1615. Pero su proyecto más simbólico fue sin duda la iglesia de peregrinación de Nuestra Señora de Montaigu (1609-1627). Querían transformar el modesto santuario existente en un lugar de peregrinación «nacional». Felipe III sufragó los gastos de la cúpula y pudo intervenir en su diseño. Además, los archiduques potenciaron la devoción mariana dotando siete altares por todo el país: Montaigu, Halle, Laken, Chièvres, Foy-Notre-Dame, Binche y capilla del Santísimo Sacramento en Santa Gúdula (Bruselas). El santuario de Montaigu parece guardar relación con el de Mondovi en Piemonte (1595) que serviría de mausoleo a la infanta Catalina Micaela (fallecida en 1597). Ambos templos estaban dedicados a la paz: el de Mondovi a la de Vervins y el de Montaigu a la Tregua.

  • 43 Instrucción general a Ascanio Gesualdo, nuncio en Bruselas (Roma, 23 de octubre de 1615) [ASV, Fon (...)

26Esta labor se vio reforzada con la difusión de estampas y libros de temática religiosa que intervenían en una verdadera contienda confesional durante la Tregua. El éxito de su contribución al avance de la Reforma católica y de la devoción pública en los Países Bajos meridionales no sólo se aprecia por los propios testimonios que brinda la correspondencia de la infanta, sino también en la estimación que la Santa Sede mostró hacia estos príncipes43.

  • 44 Véanse los trabajos incluidos en El legado de Borgoña (nota 39 supra), y en el libro colectivo que (...)

27Los archiduques se exhiben en las fiestas más tradicionales como el desfile del Ommegang y la fiesta del papagayo (en Bruselas y Gante), protagonizando la revitalización de las principales cofradías y hermandades. Subrayaban así su proximidad a sus súbditos en actos de convivencia y celebración que contribuían a crear una identidad colectiva, y reforzaban sus lazos afectivos y lealtades, presentándose como soberanos benevolentes, cercanos y naturales44. Los cuadros sobre bodas campesinas y fiestas públicas aparecen decorando las estancias palaciegas junto con retratos de corte, paisajes y hechos de armas. La mayor parte de estas obras, a las que habría que sumar alegorías de la paz, la abundancia, la prosperidad, la unión y la fe católica, son del periodo de la Tregua y vienen a representar el éxito de su política de paz como su mejor legado, favoreciendo además la transición de la soberanía de aquellas provincias hacia un monarca «pacífico, manso y devoto» como Felipe III.

Notes

1 Carta de la Infanta a Lerma (Bruselas, 27 de septiembre de 1599), en A. Rodríguez Villa (ed.), Correspondencia de la Infanta, carta 3, pp. 4-5.

2 R. B. Wernham, The Return of the Armadas, pp. 210-249; V. Vázquez de Prada, Felipe II y Francia, pp. 411-446; C. Vidal y F. Pilleboue (eds.), La paix de Vervins; J.-F. Labourdette et alii (eds.), Le traité de Vervins.

3 B. J. García García, «La Pax Hispanica», pp. 1248-1258. Véase también E. T. Hamy, «Conférence pour la paix», pp. 434-460.

4 L. P. Gachard (ed.), Actes des États Généraux de 1600, y la valoración de A. Esteban Estríngana, Madrid y Bruselas, pp. 91-94; Id., «Los Estados de Flandes», pp. 643-645.

5 Sobre los procesos de pacificación o reconciliación precedentes, quisiera destacar las aportaciones de G. Janssens, «Pacification générale ou réconciliation particulière?», pp. 251-278; V. Soen, Geen pardon zonder paus!; Id., Rebellion and Reconciliation.

6 Carta de la infanta a Lerma (Bruselas, 7 de abril de 1600), en A. Rodríguez Villa (ed.), Correspondencia de la Infanta, carta 9, pp. 11-12.

7 Posdata de carta de la infanta a Lerma (Bruselas, 30 de noviembre de 1601), en A. Rodríguez Villa (ed.), Correspondencia de la Infanta, carta 36, pp. 49-50.

8 B. J. García García, «El periodo de la Pax Hispanica», pp. 67-70.

9 G. de Valcárcel, Discurso que trata del tributo o imposición de la harina, BNM, ms. 18731, fº 91rº.

10 A. Borromeo, «Clément VIII, la diplomatie pontificale et la paix de Vervins», pp. 323-330.

11 Instrucción general a G. Garzia Millini, nuncio en España (Roma, 21 de junio de 1605) [ASV, Segr. Stato, Spagna 334A, fº 4vº-5rº], publicada en S. Giordano (ed.), Le istruzioni generali di Paolo V, t. I, pp. 298-301. Una cláusula semejante se incluye en la Instrucción general a Decio Carafa, nuncio en España (Roma, 28 de mayo de 1607), en S. Giordano (ed.), Le istruzioni generali di Paolo V, t. I, p. 463.

12 A. Eiras Roel, «Política francesa de Felipe III», pp. 269-303; J. L. Cano de Gardoqui, Tensiones hispanofrancesas en el siglo XVII, pp. 29-152; A. Hugon, Au service du Roy d’Espagne, pp. 53-91.

13 Instrucción general a G. Garzia Millini, nuncio en España (Roma, 21 de junio de 1605) [ASV, Segr. Stato, Spagna 334A, fº 8rº-vº], publicada en S. Giordano (ed.), Le istruzioni generali di Paolo V, t. I, pp. 308-309.

14 B. J. García García, «La Pax Hispanica», pp. 1215-1219 y 1233-1239.

15 A. Mousset, «Les droits de l’infante Isabelle», pp. 46-79; J. M. Iñurritegui Rodríguez, «El intento que tiene S. M. en las cosas de Francia», pp. 331-348.

16 Carta de la Infanta a Lerma (Nieuwpoort, 24 de octubre de 1601), en A. Rodríguez Villa (ed.), Correspondencia de la Infanta, carta 35, p. 44.

17 Carta del capellán P. de León a Felipe III (Brujas, 8 de julio de 1600) [AGS, Estado, leg. 617, doc. 212], cit. en A. Esteban Estríngana, «Los Estados de Flandes», pp. 644-645.

18 Resulta muy revelador el análisis de la situación que ofrecen las deliberaciones de la Junta de Flandes en Valladolid (16 de agosto de 1601) [AGS, Estado, leg. 634, doc. 25], cit. en A. Esteban Estríngana, «Los Estados de Flandes», pp. 645-646.

19 Consulta del Consejo de Estado (Valladolid, 19 de diciembre de 1602) [AHN, Consejos, leg. 7259-2], y AGS, Estado, leg. K-1426.

20 Carta de J. B. de Tassis a Felipe III (París, 26 de noviembre de 1602) [AGS, Estado, leg. K-1605]. Sobre este agente del exilio católico francés, R. Descimon y J. J. Ruíz Ibáñez, Les ligueurs de l’exil, pp. 207-211.

21 B. Barbiche (ed.), Correspondance du Nonce en France, pp. 385-386.

22 Voto de J. de Idiáquez en la consulta del Consejo de Estado (Valladolid, 19 de diciembre de 1602) [AHN, Consejos, leg. 7259-2].

23 B. J. García García, La Pax Hispanica, pp. 90-93.

24 F.-T. Perrens, Les mariages espagnols. Para la publicística, J. M. Perceval Verde, Opinión pública y publicidad, y sobre la ceremonia de las Entregas, M. J. del Río Barredo, «Imágenes para una ceremonia de frontera», pp. 153-182.

25 A. Esteban Estríngana, «Los Estados de Flandes», pp. 593-640.

26 Instituto Valencia de Don Juan (IVDJ), envío 47 (3), caja 63, doc. 506.

27 J. M. Rabasco Valdés, El Real y Supremo Consejo; R. Vermeir y P. Janssens, «Conseil Suprême des Pays-Bas», pp. 80-101.

28 IVDJ, envío 47 (3), caja 63, doc. 506.

29 A. Esteban Estríngana, «Las provincias de Flandes», pp. 220-225.

30 «Discurso al archiduque Alberto» (BNE, ms. 2346, ffos 271rº-295vº) [reproducido en Codoin, t. 42, pp. 242-276]. Una versión en francés en AGR, «Cartulaires et Manuscrits»; y ed. parcial en V. Brants, «Avis sur les affaires des Pays-Bas», pp. 257 y 261.

31 BNE, ms. 2346, ffos 272rº-vº.

32 BNE, ms. 2346, ffos 272vº-274rº.

33 BNE, ms. 2346, ffos 274rº-vº.

34 BNE, ms. 2346, fº 275ºr.

35 Idea formulada por J. Hopperus en 1570; M. de Villermont, L’Infante Isabelle, t. I, p. 219; y A. Esteban Estríngana, «Los Estados de Flandes», pp. 609-619.

36 W. Thomas, «Andromeda Unbound», pp. 1-7, Id., «La corte de Bruselas», pp. 53-60; Id., «Los archiduques Alberto e Isabel Clara Eugenia», pp. 300-306.

37 A. Esteban Estríngana, Guerra y finanzas, pp. 83-190; y G. Parker, El Ejército de Flandes, pp. 296-300 y Apéndice K, p. 349.

38 Para un estudio preliminar de la estructura de su Casa real, D. Lanoye, «Structure and Composition», pp. 107-119; D. Raeymaekers, «Cambio de ceremoniales», pp. 1072-1083. Véase asimismo la tesis doctoral de D. Raeymakers, Siempre un pie en palacio. Het hof en de hofhouding van de aartshertogen Albrecht en Isabella (1598-1621), Universidad de Amberes, 2009.

39 F. Fernández Izquierdo, «Los flamencos en las órdenes militares españolas», pp. 101-136; A. Esteban Estríngana, Madrid y Bruselas, pp. 47-74; y los trabajos de esta investigadora: «El collar del Toisón de Oro y la grandeza de España»; «Flemish Elites and Royal Patronage between the Reigns of Philip III and Philip IV; y «Agregación de territorios e integración de sus élites».

40 M. de Villermont, L’Infante Isabelle, t. I, pp. 379-403.

41 K. de Jonge (ed.), «Building Policy and Urbanisation», pp. 191-219.

42 C. Van Wyhe, «Piety and Politics», pp. 457-487.

43 Instrucción general a Ascanio Gesualdo, nuncio en Bruselas (Roma, 23 de octubre de 1615) [ASV, Fondo Borghese, serie II, 428, fº 204ºr-vº], publicada en S. Giordano (ed.), Le istruzioni generali di Paolo V, t. II, pp. 991,993-994.

44 Véanse los trabajos incluidos en El legado de Borgoña (nota 39 supra), y en el libro colectivo que coordina C. Van Wyhe (ed.), Isabel Clara Eugenia. Soberanía femenina en las cortes de Madrid y Bruselas.

Notes de fin

* Esta colaboración se adscribe al proyecto de I + D ref. HUM2006-09833HIST, del Ministerio de Ciencia e Innovación, realizado bajo mi dirección en la Fundación Carlos de Amberes (2006-2009).

Auteur

Universidad Complutense de Madrid-Fundación Carlos de Amberes

© Casa de Velázquez, 2010

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search