Version classiqueVersion mobile

Las monarquías española y francesa (siglos xvi-xviii)

 | 
Anne Dubet
, 
José Javier Ruiz Ibáñez

I. — La Monarquía española y su(s) modelo(s)

Reconquista y repoblación: modelos ibéricos, realidades americanas y respuestas peninsulares (siglos xi-xviii)

Tamar Herzog

Texte intégral

1En estas breves páginas propongo considerar la reconquista no como una época histórica, sino como un modelo. Durante el siglo XIII, argumentaría, la expansión de las comunidades peninsulares de norte a sur llegó a ser considerada como una «reconquista». Este desarrollo dio lugar a una tradición que sostenía que las acciones de los ibéricos siempre se dirigían a restaurar lo que se había perdido. Lejos de ser una cuestión meramente teórica o discursiva, esta manera de interpretar la relación entre pasado y presente tendría consecuencias prácticas. En los siglos posteriores a la llamada reconquista, definiría la agenda y la orden de prelación y llevaría, en ocasiones, a insistir en re-avivar lo que ya no existía incluso cuando era evidente que los cambios que se habían producido o eran inevitables o carecían de perjuicio.

2Si por un lado la Reconquista como eje interpretativo influyó en lo que transcurrió durante la Edad Moderna, por otro, la identificación de la misma con una época y unos actores —en gran medida fruto de la tradición historiográfica— ha limitado nuestra comprensión del pasado. En vez de discutir, por ejemplo, la decadencia de España, tal vez lo que tenemos que hacer es entender por qué los contemporáneos estaban obsesionados con la vuelta al pasado; cuál era la época a la que deseaban volver; por qué no querían remediar los males sin irse para atrás y cómo la vuelta atrás influía en lo que decidieron hacer.

3Debido a limitaciones de tiempo y espacio, en las páginas siguientes revisaré brevemente la literatura sobre la reconquista medieval, con la meta de afirmar que la Época alto medieval fue diseñada como «reconquista» a posteriori y que esta designación —aunque única— no era necesaria. Otros países europeos habían tenido experiencias en cierta medida similares y, sin embargo, ninguno ha producido un mito similar. Esto demuestra, creo, que la construcción de la Época medieval como una «reconquista» era el resultado no tanto de una experiencia histórica única, sino de un modo distinto de explicar el pasado. Luego pasaré a revisar escuetamente algunos episodios que demuestran el uso de la idea de reconquista en América y terminaré enlazando la reconquista con la repoblación y con el debate sobre los poblados y despoblados, tan frecuente tanto en la Península como en las Indias durante la Edad Moderna. Como he sugerido anteriormente, creo que la reconquista —no como época sino como un fenómeno— abre nuevas pistas para entender otras vivencias que no estudio aquí, tales como el debate sobre la decadencia y la restauración de España, la conquista o recuperación de Navarra o los mitos que en las Indias insistían sobre la supuesta pre-colombina llegada de apóstoles, para mencionar sólo algunas. La lista es larga y compleja: todo lo que pretendo hacer aquí es proponer una idea.

I. — LA RECONQUISTA PENINSULAR

  • 1 L. G. García de Valdeavellano, Curso de historia, pp. 221-222 y 225-226; J. Valdeón Baruque, «Las (...)
  • 2 P. Fernández Albaladejo, «Entre “godos” y “montañeses”»; J. N. Hillgarth, «Spanish Historiography» (...)
  • 3 I. Concha y Martínez, La presura; Id., «Consecuencias jurídicas», pp. 208-209,215,218 y 220-221; R (...)

4Según la versión más comúnmente aceptada, entre el siglo IX y el siglo XIV, motivadas por el deseo de recuperar la patria y expulsar a invasores extranjeros, las provincias del norte peninsular se expandieron gradualmente hacia el sur, conquistando territorios que se hallaban bajo dominio musulmán desde 7111. Insistiendo en la continuidad entre el reino visigodo y los actores bajo medievales y silenciando (casi) todo lo que ocurrió entre un período y otro, esta narrativa celebraba el éxito de una España triunfante y afirmaba que se trataba de una «reconquista», es decir, de la vuelta a lo que era legítimamente de uno2. También insinuaba (a pesar de pruebas en contrario) que los musulmanes tal vez por su religión, tal vez por su ocupación ilegítima, permitieron —al menos en algunas partes de la Península— el abandono de la tierra al que habría que remediar mediante no sólo la conquista sino la repoblación3.

  • 4 J. A. García de Cortázar, «Introducción», pp. 12-13 y 39-40; A. Ubieto Arteta y M. I Falcón Pérez, (...)
  • 5 J. A. García De Cortázar, «La repoblación del valle del Duero», p. 18.
  • 6 P. Linehan, History and the Historians, pp. 95-127.
  • 7 A. Rucquoi, Histoire médiévale de la péninsule Ibérique, pp. 262-263 y 324; L. K. Pick, Conflict a (...)

5A pesar de estas imágenes, la historiografía medieval más reciente hace hincapié en que los procesos que llevaron a las provincias del norte a extenderse hacia el sur eran mucho más complejos de lo que el retrato anterior permite sospechar. Más que poblar territorios vacíos o desplazar a la población preexistente por medio de campañas militares, lo que hicieron los reconquistadores era re-organizar el espacio en beneficio propio4. Combinando procesos de control estratégico, instalación humana y nuevas formas de aprovechamiento y organización, la reconquista daba expresión al crecimiento dinámico de una sociedad que, a medida que se iba expandiendo cristalizaba tanto sus instituciones como sus formas de pensar5. Si hubo motivaciones religiosas a lo que ocurría, éstas —que presentaban la lucha contra el Islam como una cruzada— no pretendían ni continuidad entre pasado y presente, ni derecho de reversión. Además, la designación de ésta época como «reconquista» no es contemporánea. Según narran algunos, la transformación de una expansión agrícola y demográfica en una campaña religiosa y política se inventó al final de la «reconquista» (en los siglos XII y XIII) ante todo como instrumento para justificar el incremento del poderío regio6. Durante los siglos posteriores, esta interpretación se consolidó en crónicas que presentaban España como un bien que primero fue confiado a los españoles y luego perdido por culpa de sus pecados. La restauración de este bien —con la reconquista, la toma de Granada, la expulsión de los no-cristianos y la expansión al Nuevo Mundo— sería la culminación de un largo proceso histórico que permitiría que España volviera a ser unida territorial, política, y religiosamente7.

  • 8 F. Lotter, «The Crusading Idea»; W. Urban, «The Frontier Thesis»; S. Reynolds, Kingdoms and Commun (...)
  • 9 R. Fossier, Homme et villages d’Occident, pp. 371-376.
  • 10 P. Toubert, Les structures du Latium médiéval; É. Hubert, «L’incastellamento» en Italie centrale.
  • 11 R. Bartlett, The Making of Europe; W. H. Tebrake, Medieval Frontier, pp. 21-52.
  • 12 R. Fletcher, The Quest for El Cid, p. 6.
  • 13 Es posible que en Francia estas condiciones produjeran el mito de las «fronteras naturales». Según (...)

6Cobrando importancia a finales de la Edad Media y principios de la Edad Moderna (y nuevamente reproducida por la historiografía actual), esta interpretación del pasado que denominaba la época entre los siglos IX y XIV como «la Reconquista», no era necesaria, pero sí única. De sobra sabemos que procesos similares a la llamada reconquista tuvieron lugar en otros países europeos sin producir los mismos resultados historiográficos. Franceses, alemanes e italianos (para usar términos anacrónicos) también lucharon contra musulmanes y «herejes» y experimentaron la repoblación y la redefinición territorial, en particular mediante la formación de nuevas comunidades8. Como en la Península, en otras partes de Europa también hubo un desarrollo gradual que, desde los siglos X y XI, tendía a agrupar a los campesinos, que antes vivían en explotaciones familiares dispersas, en pueblos9. Este desarrollo, dominado en gran medida por terratenientes nobles y eclesiásticos, fue influido por el crecimiento demográfico y económico y las condiciones políticas y militares10. La misma construcción del espacio europeo tuvo lugar entre los siglos X y XIV e involucró la conversión — a menudo forzada — al cristianismo, la ocupación militar, la inmigración y el sometimiento de una población nativa11. Abundaban en esta época héroes como El Cid12. Todo esto indica que, como ocurrió en otros países, la llamada reconquista podía haber encontrado otra narrativa de la que tuvo en España13.

II. — LA RECONQUISTA EN AMÉRICA

  • 14 G. Fernández de Oviedo y Valdés, Historia general y natural, lib. II, caps. 2 y 3, pp. 15-20, espe (...)
  • 15 J. López de Velasco, Geografía y descripción, pp. 2-3; J. Manzano Manzano, Colón y su secreto.

7El modelo desarrollado en la Península durante la baja Edad Media y la Edad Moderna tuvo repercusiones en América. Así, provocó una discusión sobre si el descubrimiento era una reconquista. En su «historia general y natural de las Indias» (1526), Gonzalo Fernández de Oviedo argumentaba que el territorio de ultramar había pertenecido antiguamente —desde hacía más de 3.000 años— a los reyes de España, por lo que los viajes de Colón sólo habían devuelto a los monarcas el señorío que ya era suyo14. Fernández de Oviedo también mencionó la tradición que sostenía que un piloto anónimo descubrió las Indias antes de que lo hubiera hecho Colón. El viaje de Colón, por lo tanto, tenía precedentes y, en efecto, no era más que una vuelta a un lugar conocido. En parte una explicación de cómo Colón pudo llegar a las Américas y cómo esta llegada pudo ser tildada de descubrimiento —un descubrimiento supone un acto intencional con conocimiento de causa—, esta teoría, de cuya veracidad Fernández de Oviedo dudaba, logró acaparrar la atención tanto de sus contemporáneos como de los historiadores, algunos de los cuales insistían, en efecto, en que Colón predescubrió las Indias antes de 149215.

  • 16 Las primeras noticias sobre su sublevación son de 1576: Carta de la audiencia de Quito al rey (6 d (...)
  • 17 Visita fiscal de 1715 (AGI, Quito, 164), Consulta (18 de marzo 1720) [AGI, Quito, 103, ffos 314rº- (...)

8A nivel más local, la obsesión por reconquistar derechos expirados produjo campañas que, más que motivadas por consideraciones racionales, estaban dominadas por aquel deseo de volver atrás. El caso tal vez más llamativo era la lucha por recuperar poblaciones que se habían «perdido» por haberlas conquistado el enemigo indígena. Aunque de éstas había decenas —poblaciones ante todo fundadas en el siglo XVI y de escasa duración— el caso de la ciudad de Logroño, en territorio amazónico, es ejemplar16. Fundada en los años inmediatos a la conquista, fue abandonada al poco tiempo por sus pobladores, supuestamente tras sufrir un ataque indígena. Durante los siglos XVII, XVIII y XIX hubo repetidos intentos (todos fallidos) para recuperarla17. Según algunos, por «haber sido tan sensible la pérdida», los reyes ordenaron en varias cédulas

  • 18 «Proposición que hace […] Juan Bautista Sánchez de Orellana», memorial sin fecha visto en el conse (...)

que se hiciese la conquista y en su conformidad la emprendieron varios gobernadores y particulares personas, de suerte que se numeran treinta las entradas, que se han hecho, pero sin efecto alguno por las dificultades que se experimentan al parecer insuperables18.

  • 19 Carta de Juan López Tormaleo (Cuenca, 29 de octubre 1816) y notas del Consejo remitiendo a ésta y (...)
  • 20 Cartas de Pablo Hilario Chica, representación de José Antonio de la Cuadra al presidente de Quito, (...)
  • 21 Proclama hecha por fray Antonio José de Prieto.

9Otros explicaron que su interés por la recuperación se despertó después de enterarse de las varias empresas que la habían intentado sin éxito. Fuera su motivación la que fuera, los interlocutores locales coincidían en la necesidad de «repetir la conquista», «recuperar la provincia», y «descubrir y restablecerla»19. Algunos mencionaron el «descubrimiento de la antigua perdida ciudad de Logroño», el deseo de volver al valle donde había estado la ciudad e incluso el proyecto de restablecer una «dominación que se había arrancado a la Corona por aquellos infieles»20. Por 1816 la insistencia sobre derechos adquiridos (y perdidos) era tal que la documentación oficial incluía una supuesta confesión de los Jíbaros que atestiguaba que «esta tierra en que habitan ha sido de los cristianos»21.

  • 22 Carta del corregidor de Loja Juan López Canizares fechada 10 de mayo 1640 (AGI, Quito, 32, nº 51, (...)

10¿Qué es lo que había en Logroño y por qué se insistía tanto en su recuperación? Según la versión popular, Logroño fue una de las ciudades más preciadas de América por la abundancia de oro que enriquecía sus ríos22. El siglo XVI tenía más de 30 vecinos españoles, un gobernador y un contador de la Caja Real y servía de cabecera para cinco curados con una población de 10.000 indios. Originados a mediados del siglo XVII, con el tiempo, estos relatos sobre la ciudad fueron haciendo cada vez más fantásticos. A principios del siglo XVIII se atestiguaba que los indios, dando muerte a los españoles, pasaron a demoler los templos, enterraron sus campanas y las reales cajas con el tesoro que tenían. Según testimonios de principios del siglo XIX,

  • 23 Carta del marqués de la Concordia a José García de León Pizarro (24 de julio 1817) [AGI, Estado 74 (...)

habiendo estado catequizados y sumisos al gobierno español, hace como 200 años que se sublevaron acabando con todos los españoles varones y con la ciudad cabeza de partido llamada Logroño; pero conservando las hembras, de cuya mezcla resultó una propagación de color más claro y costumbres menos feroces23.

  • 24 J. de Herrera, «Noticias de la situación de la nación de Jívaros…» (22 de octubre 1766) [ANQ, FE 2 (...)
  • 25 «Proposición que hace […] Juan Bautista Sánchez de Orellana».

11A pesar de la persistencia de estas imágenes, no todos estaban de acuerdo. En 1766, el corregidor de Cuenca pidió al cura de una de las parroquias de la ciudad que investigase entre sus compatriotas «las memorias de la perdida ciudad de Logroño, plaza de armas que por la conquista de la vasta provincia de Jíbaros fundaron nuestros mayores»24. Sus indagaciones entre «hombres antiguos» confirmaron que la ciudad había existido, pero revelaron que se abandonó no tanto por un ataque indígena sino, ante todo, por la falta de recursos. Aunque los indios abundaban, el terreno no tenía ni minas ni otra riqueza. Esta versión encuentra apoyo en los relatos de las mismas expediciones. De éstos resulta que los que penetraron en la región salieron sin oro ni frutas, pero sí con indios a los que luego o vendían o usaban en obrajes y haciendas25.

  • 26 Carta del corregidor de Loja Juan López de Canizares. La aspereza de los caminos y la dificultad e (...)
  • 27 «Proposición que hace […] Juan Bautista Sánchez de Orellana», y ANQ, FE 22 v. 61 doc. 2663 ffos 22 (...)

12Durante el debate sobre la reconquista y repoblación de Logroño la naturaleza del enemigo indígena parecía preocupar menos que la impenetrabilidad del terreno. La rebelión indígena del siglo XVI, se decía, tuvo éxito porque los sublevados cortaron los puentes y caminos. Los españoles no volvieron a esta parte porque les faltaba gente y porque la tierra era áspera y dividida por grandes ríos y páramos26. Quien quería reconquistar el territorio necesitaba, ante todo, abrir camino a la ciudad27. Tal vez por esta razón los intentos de reconquistar Logroño acabaron casi siempre en la atracción de sus indígenas hacia las poblaciones españolas: en vez de penetrar al territorio, el territorio —como Mahoma—vino a los conquistadores en forma de la inmigración, forzosa o voluntaria, permanente o fugaz, de sus habitantes. Esta inmigración se celebraba como una verdadera victoria: en 1817 el gobernador

  • 28 Carta del contador de las reales cajas Juan Bernardo Valdivieso al virrey Abascal, Cuenca (14 de o (...)

hizo que saliese a recibirlos (a los indios) con música, cohetes y caballos […] Hubo un abundante concurso de gentes que reunidas en una eminencia a la entrada de la ciudad formaban un prospecto pintoresco28.

13Según otro testimonio, el cabildo, los ciudadanos principales, los demás «sujetos ilustres» y «mucha gente del pueblo» fueron a dar gracias a Dios y ofrecer en la catedral

  • 29 Informe de Tormaleo.

una misa que se dijo con toda solemnidad y Te Deum a la Virgen del Carmen como a patrona y protectora de esta reconquista, con una bandeja de incienso, otra de canela con otros efectos por primeros frutos y reliquias de esta expedición29.

  • 30 Carta de los oidores de la audiencia de Quito al rey (20 de febero 1580).
  • 31 Carta de Pedro de Valverde al presidente de la audiencia de Quito (28 de octubre 1788), en «Varios (...)
  • 32 Carta del presidente de la audiencia de Chile Ambrosio Higgins Vallenar al Consejo de Indias y dec (...)

14Logroño no fue la única ciudad perdida y reconquistada. Para dar sólo algunos ejemplos de entre muchos, en 1580 o en una fecha próxima, el capitán Rodrigo Núñez de Bonilla «reedificó» las ciudades de Ávila y Archidona, anteriormente perdidas30. En 1788 Borja era una «ciudad restituida»31. Osorno, otra ciudad supuestamente abandonada por haber sido atacada y destruida por la población autóctona, fue tan «perdida» que a finales del siglo XVIII hubo necesidad de redescubrirla32.

15Se puede por tanto concluir que, al contrario de la Península, donde el término reconquista remitía a una victoria, en América, la lucha por recuperar al territorio expresaba, ante todo, la precariedad de la presencia española. Aunque los repetidos fracasos en reconquistar Logroño demostraban los errores de la primera generación de conquistadores (que creía que ciertos lugares eran sostenibles cuando así no fue), esta lección no fue atendida por los contemporáneos, que insistían en restablecer lo que nunca pudo existir. La lucha, sin embargo, no se llevaba a cabo solo contra un enemigo humano. En la documentación resulta evidente que, más allá de la presencia o belicosidad indígena, la verdadera dificultad consistía en que se trataba de un terreno yermo y de difícil acceso. En estas condiciones, conquistar a los nativos requería domesticar la naturaleza. Y, mientras la primera empresa tal vez tuvo alguna posibilidad, la segunda no pudo darse nunca.

16Mientras la nueva literatura medieval subraya que el término «reconquista» no era contemporáneo a los sucesos, en el caso americano es evidente que lo era. Aunque la recuperación de las Indias por los reyes, o de Logroño por los habitantes de la audiencia de Quito, se calificaba a veces de reconquista, otras veces, de otros modos, por los siglos XVII, XVIII y XIX ya existía un modelo que se podía adoptar a fin de afirmar la necesidad de defender lo que era de uno incluso al precio de no preguntarse si valía la pena y si la continuidad en derechos era real o más bien imaginaria.

III. — DE NUEVO EN LA PENÍNSULA

  • 33 T. K. Niehaus, «Population Problems»; M. Martín Rodríguez, Pensamiento económico español, G. M. de(...)

17Mientras esto ocurría en el Nuevo Mundo, en la Península se iba consolidando un discurso que criticaba a los contemporáneos por abandonar el territorio y les invitaba a volver a ocuparlo. Durante este periodo primero los arbitristas (siglo XVII) y luego los ilustrados (XVIII) insistían en que la despoblación era una de las razones principales del retraso cultural, económico y social del país33.

  • 34 M. de Lisón y Biezma, «Discurso y apuntamientos de don Mateo de Lisón y Biezma» [1621], citado por (...)

18Lugares que antes eran «útiles» y que podían volver a serlo estaban sin población ni cultivo, por lo que en España abundaban personas vagas, pobres y vagabundas34.

  • 35 T. Herzog, «Terres et déserts».

19Los proyectos, propuestas y opiniones que llamaban a la repoblación del país y especialmente de los despoblados, no mencionaban el término «reconquista». Sin embargo, remitían a una lucha, por una parte, y a una vuelta a la situación anterior, por otra. Se insistía en que el problema no era que hubiese terrenos sin poblar. Lo que más se quería evitar era que lugares que antes estaban poblados se abandonasen. Estos lugares necesitaban una verdadera reconquista ya que, según los contemporáneos, al despoblarse fueron ocupados por enemigos humanos (criminales) y naturales (animales nocivos y enfermedades)35.

  • 36 AHN, Consejos 4047, nº 8 y nº 17,4048 nº 18, 4057,4061 nº 2, nº 8 y nº 15, 4084,4087 nº 15 y 4090.
  • 37 «Noticias que da la justicia del despoblado de Espinalver en el principado de Cataluña», fechado 1 (...)
  • 38 Por ejemplo, la discusión sobre si Martín Hernández era un despoblado (AHN, Consejos 4057, ffos 22 (...)

20Aunque estas imágenes dominaban la literatura moderna y apenas fueron cuestionadas por los historiadores, un estudio detallado de las campañas para «poblar los despoblados» demuestra que las mismas no reflejaban necesariamente la realidad. Por una parte, la distinción entre poblado y despoblado no era clara ni evidente. En muchos casos la decisión de repoblar un terreno se enfrentó a la oposición de sus propietarios o arrendatarios que, en particular, alegaban que no se trataba de un despoblado36. En estas ocasiones sabemos que la distinción entre poblado y despoblado podía ser meramente formal e imaginaria, ya que una ciudad podía apenas existir mientras que en un llamado despoblado podían habitar personas de forma permanente, labrando la tierra, rezando en la iglesia, pagando impuestos y obedeciendo a las justicias locales37. La distinción entre poblado y despoblado, por tanto, no reflejaba simplemente el abandono económico o la falta de presencia humana38. Lo que convertía la tierra en poblado era la formación de una población formal con concejo y estatutos.

  • 39 AHN, Consejos 4047, nº 12; Petición de 16 de febrero 1813 en AHN, Consejos 4087, nº 9; RCV, Alonso (...)

21Mientras por un lado la distinción entre poblado y despoblado no era clara, ni indicaba necesariamente un retraso económico o un desorden cívico y religioso, por otro, las mismas discusiones sobre los proyectos de repoblación ponían de manifiesto que en muchos casos la despoblación no se debía al abandono delictivo de la tierra. En ocasiones, respondía a procesos naturales de reajuste económico e inmigración, justificados en las condiciones del terreno, su clima y la situación general del reino39. Si esto era verdad, uno se pregunta cómo y por qué los despoblados llegaron, en la España del siglo XVII y XVIII a encarnar los males sociales y económicos. O, dicho de otro modo, si la cuestión principal era el fomento de la agricultura y el aumento de la población (como lo habían supuesto los historiadores hasta el presente), ¿por qué se insistía en repoblar lo que antes había sido poblado en vez de proceder, simplemente, a identificar lugares idóneos para la población? ¿Sería tal vez posible que la repoblación del siglo XVII y el XVIII se refiriese, en realidad, al mito fundador de la reconquista, mito que mantenía la continuidad entre pasado y presente como un principio legitimador a fuerza de ignorar las condiciones sobre el terreno, que tal vez justificaban otro curso de acción?

IV. — OTRA VEZ EN AMÉRICA

  • 40 Antonio Ladrón de Guevara, «Noticias de los poblados de que se compone el Nuevo Reino de León» [17 (...)

22Insertado en el Nuevo Mundo, el debate sobre los despoblados sufrió algunas modificaciones. En las Américas, el término «poblado» tendía a identificarse con lugares de residencia de españoles y el despoblado con territorios donde vivían los indígenas. En 1739, por ejemplo, se elaboraron unas «noticias de los poblados y despoblados del Nuevo Reino de León»40. A pesar de su título, la meta de la relación era persuadir al Consejo de Indias de la necesidad, siempre presente, de convertir a los infieles y «acrecentar una provincia más a la Corona». Conquista de personas y conquista del territorio, el proyecto se basó en la idea de sobra conocida de que la fundación de pueblos de españoles en territorio de «indios bárbaros» produjera su reducción y conversión. Las noticias de poblados y despoblados eran, por tanto, noticias sobre los españoles (en poblados) y los indígenas (en despoblados).

  • 41 L. Nuzzo, Il linguaggio guiridico della conquista, p. 164.
  • 42 D. J. Weber, Bárbaros.
  • 43 «Relación de la provincia del Darién», sin fecha, inserta en «Expediente sobre el resguardo […] de (...)

23En las Américas, los despoblados tuvieron el carácter adicional de ser espacios antológicamente diferenciados por hallarse fuera del contexto hispano. Se trataba de territorios dominados por la violencia de la guerra y de los antiguos dioses y costumbres41. Sus residentes vivían en estado de naturaleza, más próximos a los animales que a los hombres42. La imagen de los indígenas nohispanizados, incluso los de residencia fija y labor agrícola, como hombres silvestres que vivían en despoblados y montes, persistía en el tiempo y se aplicaba a diferentes lugares y circunstancias de manera extremadamente parecida43.

  • 44 Testimonio del cura de Canelos Santiago Riofrío (AGI, Quito 401, ffos 20ºr-20vº); M. Góngora, Vaga (...)

24Llegó a ser tan importante que a finales del siglo XVIII en Quito se refería a la reducción de los indígenas como a su «salida de las montañas» y, en Chile, su fuga a los despoblados se consideraba «andar al monte»44. Tal vez por ello, en sus «comentarios reales de los Incas», Garcilaso de la Vega explicaba que el término montañés en España otorgaba prestigio (por designar a los naturales de Asturias y Vizcaya), pero que en las Américas ocurrió lo contrario

  • 45 I. Garcilaso de la Vega, Comentarios reales, Primera Parte, lib. 9, cap. 31, p. 373.

porque en propia significación quiere decir cosa de montaña, como lo dice en su vocabulario el gran maestro Antonio de Nebrija […] y en la lengua general del Perú para decir montañés dicen sacharuna, que en propia significación quiere decir salvaje; y por llamarles aquel buen hombre disimuladamente salvajes les llamó montañés45.

25Razón de ser y consecuencia, la identificación entre indios y despoblados incluía una confirmación de la sospecha de que los indígenas eran peligrosos y el terreno donde se asentaban era hostil. También implicaba que los mismos carecían de comunidad y, mientras esta situación perdurara, ni ellos ni el país tendrían remedio.

  • 46 T. Herzog, «Conquista o integración».

26La lucha, en este caso, consistía en recuperar un espacio abandonado por los españoles. Si éste se calificaba de «despoblado», no era porque una vez fue ocupado —como sería el caso en la Península— sino porque los indios, por definición, carecían de comunidades. Sus despoblados, en fin, no necesitaban una simple conquista sino una verdadera transformación. En esto consistía la vuelta atrás: la conversión y la domesticación del hombre y espacio nativos garantizarían que los indios pudiesen recuperar su plena humanidad y sus plenas capacidades, las que tuvieron antes de la caída y las que no se obtendrían de nuevo sin la ayuda y la mediación de los españoles46.

27Como la reconquista medieval, la población de los despoblados americanos se presentaba como una empresa gloriosa y de suma importancia. Como en el caso medieval, mientras el remedio lo suplirían los españoles, la culpa la tenían los indígenas quienes, por sus pecados o ignorancia, despoblaron la tierra.

28Espero haber demostrado tanto la persistencia como los cambios que el concepto de reconquista —a veces llamado de esta forma, otras veces remitiendo a su lógica— tuvo durante la Época moderna y en su peregrinación por el Viejo y Nuevo Mundo. Más que una época, creo que la reconquista remite a un mito fundamental que conecta presente y pasado y argumenta que los hispanos se ocupaban continuamente en recuperar lo suyo. Ignorando la posibilidad de que una «tabula rasa» jamás existiera, este discurso admitía que los espacios se hallaban siempre ocupados por personas, derechos y cosas cuya omnipresencia imponía. Este mismo también relacionaba hombres y naturaleza: la vuelta al territorio significaba tal vez la victoria de una religión y de un modo de vida pero consistía, ante todo, en la esperanza de que tanto humanos como terreno se domesticarían.

Notes

1 L. G. García de Valdeavellano, Curso de historia, pp. 221-222 y 225-226; J. Valdeón Baruque, «Las primeras culturas», pp. 92-116.

2 P. Fernández Albaladejo, «Entre “godos” y “montañeses”»; J. N. Hillgarth, «Spanish Historiography», pp. 26-31.

3 I. Concha y Martínez, La presura; Id., «Consecuencias jurídicas», pp. 208-209,215,218 y 220-221; R. Ferrer Navarro, Conquista y repoblación, p. 230; J. A. García De Cortázar, «La repoblación del valle del Duero», pp. 27-28. Paralelamente, se cuestiona el mito de la «conquista musulmana», R. Ferrer Navarro, Conquista y repoblación; E. Manzano Moreno, «El problema de la invasión musulmana».

4 J. A. García de Cortázar, «Introducción», pp. 12-13 y 39-40; A. Ubieto Arteta y M. I Falcón Pérez, «Reconquista y repoblación», pp. 57-58.

5 J. A. García De Cortázar, «La repoblación del valle del Duero», p. 18.

6 P. Linehan, History and the Historians, pp. 95-127.

7 A. Rucquoi, Histoire médiévale de la péninsule Ibérique, pp. 262-263 y 324; L. K. Pick, Conflict and Coexistence, pp. 21, 46-47 y 57-58.

8 F. Lotter, «The Crusading Idea»; W. Urban, «The Frontier Thesis»; S. Reynolds, Kingdoms and Communities in Western Europe.

9 R. Fossier, Homme et villages d’Occident, pp. 371-376.

10 P. Toubert, Les structures du Latium médiéval; É. Hubert, «L’incastellamento» en Italie centrale.

11 R. Bartlett, The Making of Europe; W. H. Tebrake, Medieval Frontier, pp. 21-52.

12 R. Fletcher, The Quest for El Cid, p. 6.

13 Es posible que en Francia estas condiciones produjeran el mito de las «fronteras naturales». Según D. Nordman, Frontières de France, pp. 69-102 y 515, en los siglos XVI y XVII se propagó la idea de que Francia sucedía a la antigua Galia. Justificando la existencia del reino y la extensión de la jurisdicción regia, esta interpretación del pasado (que era totalmente ficticia) llamaba a los franceses a cumplir con su «destino».

14 G. Fernández de Oviedo y Valdés, Historia general y natural, lib. II, caps. 2 y 3, pp. 15-20, especialmente en p. 20; E. O’Gorman, The Invention of America, pp. 7-47.

15 J. López de Velasco, Geografía y descripción, pp. 2-3; J. Manzano Manzano, Colón y su secreto.

16 Las primeras noticias sobre su sublevación son de 1576: Carta de la audiencia de Quito al rey (6 de noviembre 1576) [AGI, Quito 8, r. 13, n. 39]. La última búsqueda de Logroño data de 1818, M. Lucena Salmoral, «La ciudad perdida de Logroño».

17 Visita fiscal de 1715 (AGI, Quito, 164), Consulta (18 de marzo 1720) [AGI, Quito, 103, ffos 314rº-328vº] y Real cédula (19 de julio 1720) [ANQ, Fondo Especial del ANQ (FE), 9 v. 24 n. 755, fº 8]. Algunos de estos hechos se estudian en T. Herzog, «La empresa administrativa».

18 «Proposición que hace […] Juan Bautista Sánchez de Orellana», memorial sin fecha visto en el consejo en 9 de febrero 1720 (AGI, Quito, 143, nº 20); «Proclama hecha por fray Antonio José de Prieto en Gualaquisa el 6 de octubre 1816», en «Expediente sobre descubrimiento de la antigua provincia o ciudad de Logroño» (AGI, Quito, 404, nº 1). En 1818 Pablo Hilario Chica conocía la propuesta de Sánchez de Orellana, así como los esfuerzos, desde 1788, del obispo de Cuenca y de otras personas para efectuar la conquista: cartas de Pablo Hilario Chica al rey, Santa Fe (14 de abril 1818) y (29 de mayo 1818) en el mismo expediente.

19 Carta de Juan López Tormaleo (Cuenca, 29 de octubre 1816) y notas del Consejo remitiendo a ésta y a la representación de la ciudad de Cuenca, fechadas en Madrid (28 de octubre 1819), en «Expediente sobre descubrimiento de la antigua provincia o ciudad de Logroño».

20 Cartas de Pablo Hilario Chica, representación de José Antonio de la Cuadra al presidente de Quito, el barón de Carondelet (2 de septiembre 1805), y representación de Bernardo Antonio Rodal a la audiencia de Quito (13 de junio 1801) en «Expediente sobre descubrimiento de la antigua provincia o ciudad de Logroño».

21 Proclama hecha por fray Antonio José de Prieto.

22 Carta del corregidor de Loja Juan López Canizares fechada 10 de mayo 1640 (AGI, Quito, 32, nº 51, ffos 1rº-5vº), y «Proposición que hace […] Juan Bautista Sánchez de Orellana».

23 Carta del marqués de la Concordia a José García de León Pizarro (24 de julio 1817) [AGI, Estado 74, nº 50].

24 J. de Herrera, «Noticias de la situación de la nación de Jívaros…» (22 de octubre 1766) [ANQ, FE 22, v. 61 doc. 2668 ffos 61ºr-64vº].

25 «Proposición que hace […] Juan Bautista Sánchez de Orellana».

26 Carta del corregidor de Loja Juan López de Canizares. La aspereza de los caminos y la dificultad en acceder a la zona se registraron ya por 1580: carta de los oidores de la audiencia de Quito al rey (20 de febrero 1580) [AGI, Quito 8, r. 14, nº 40].

27 «Proposición que hace […] Juan Bautista Sánchez de Orellana», y ANQ, FE 22 v. 61 doc. 2663 ffos 22rº-23vº.

28 Carta del contador de las reales cajas Juan Bernardo Valdivieso al virrey Abascal, Cuenca (14 de octubre 1817) [AGI, Diversos 5, A. 1817, R. 1, d. 40].

29 Informe de Tormaleo.

30 Carta de los oidores de la audiencia de Quito al rey (20 de febero 1580).

31 Carta de Pedro de Valverde al presidente de la audiencia de Quito (28 de octubre 1788), en «Varios documentos de limites 1788» (ANQ, FE 106, doc. 6342-1 ffos 178rº-217rº, en fº 212vº).

32 Carta del presidente de la audiencia de Chile Ambrosio Higgins Vallenar al Consejo de Indias y decretos de 13 de enero 1769 y 14 de enero 1769 (AGI, Chile, 316), carta del virrey del Perú el marqués de Osorio al Príncipe de la Paz (Lima, 23 de noviembre 1796) [AGI, Estado, 73, nº 58, No. 1].

33 T. K. Niehaus, «Population Problems»; M. Martín Rodríguez, Pensamiento económico español, G. M. de Jovellanos, Informe de la Sociedad Económica, pp. 12-17; J. Quijada Helguera, «Los despoblados»; A. Alberola Roma y E. Jiménez López, «Antecedentes colonizadores»; J. Oliveras Smitier, Nuevas poblaciones.

34 M. de Lisón y Biezma, «Discurso y apuntamientos de don Mateo de Lisón y Biezma» [1621], citado por B. García Martín, El proceso histórico, p. 74.

35 T. Herzog, «Terres et déserts».

36 AHN, Consejos 4047, nº 8 y nº 17,4048 nº 18, 4057,4061 nº 2, nº 8 y nº 15, 4084,4087 nº 15 y 4090.

37 «Noticias que da la justicia del despoblado de Espinalver en el principado de Cataluña», fechado 10 de junio 1790 e inserto en «pueblos de Cataluña» (BPR, mass. II/1680, ffos 1rº-5vº,); RCV, Pérez Alonso (Olvidados) 415/1; RCV, Pérez Alonso (Olvidados) 1247/11; RCV, Alonso Rodríguez (Depósito) 0642/2; RCV, Alonso Rodríguez (Depósito) 0642/2; RCV, Pérez Alonso (Fenecidos) 3225/3; RCV, Pérez Alonso (Olvidados) 680/2; y RCV, Alonso Rodríguez (Olvidados) 1019/5 de 1788.

38 Por ejemplo, la discusión sobre si Martín Hernández era un despoblado (AHN, Consejos 4057, ffos 22rº-26vº, 45vº, 51rº-vº). La distinción entre poblado y despoblado se analiza con mayor detenimiento en T. Herzog, «Terres et déserts», pp. 525-536.

39 AHN, Consejos 4047, nº 12; Petición de 16 de febrero 1813 en AHN, Consejos 4087, nº 9; RCV, Alonso Rodríguez (Olvidados) 385/1, RCV, Alonso Rodríguez (Fenecidos), 2226/3; y C. M. Vera Yagüe, «Territorio y población», pp. 28-29, 35-39,101-103 y 109.

40 Antonio Ladrón de Guevara, «Noticias de los poblados de que se compone el Nuevo Reino de León» [1739] (BPR, mass. II/2837, ffos 110rº-136rº).

41 L. Nuzzo, Il linguaggio guiridico della conquista, p. 164.

42 D. J. Weber, Bárbaros.

43 «Relación de la provincia del Darién», sin fecha, inserta en «Expediente sobre el resguardo […] de las provincias del Darién» (AGI, Panamá 99); «Relación en que se contiene lo ejecutado en […] la conversión de indios infieles que habitan […] Verapaz» (AGI, Escribanía de Cámara 339B); Consulta de 5 de diciembre 1724 (AGI, Quito 103, ffos 680rº-722rº); Carta del Colegio Apostólico de San Fernando Extramuros de México de 12 de noviembre 1749 (AGI, México 691, nº 1); y «Dictamen del auditor general de guerra el marqués de Altamira» de 27 de agosto 1746 en «Expediente sobre la población […] del Seno Mexicano» (AGI, México 690, nº 11, ffos 12rº-54vº, ffos 18rº-18vº).

44 Testimonio del cura de Canelos Santiago Riofrío (AGI, Quito 401, ffos 20ºr-20vº); M. Góngora, Vagabundaje y sociedad fronteriza, p. 28.

45 I. Garcilaso de la Vega, Comentarios reales, Primera Parte, lib. 9, cap. 31, p. 373.

46 T. Herzog, «Conquista o integración».

© Casa de Velázquez, 2010

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search