Version classiqueVersion mobile

Las monarquías española y francesa (siglos xvi-xviii)

 | 
Anne Dubet
, 
José Javier Ruiz Ibáñez

I. — La Monarquía española y su(s) modelo(s)

La Corona de Aragón

El modelo político y sus marcos históricos

Teresa Canet Aparisi

Texte intégral

  • * Este trabajo forma parte del proyecto «El gobierno, la guerra y sus protagonistas en los reinos me (...)
  • 1 El reto y la necesidad de explicar la Historia de España en los siglos XVI y XVII en clave de dive (...)

1La formación de la Monarquía hispánica en los albores de la Modernidad, como resultado de la asociación de las Coronas de Castilla y de Aragón a las que se irían agregando posteriormente nuevos territorios, consagró un modelo de organización política caracterizado por el mantenimiento de la personalidad propia de cada una de las entidades constitucionales reunidas en el mismo*. La historiografía actual acepta sin reservas el carácter plural y compuesto de dicha forma de Estado que, además, incrementó su riqueza y diversidad jurídico-política con el advenimiento de los Austrias a comienzos del siglo XVI1.

2Reconocida la diversidad política de la España moderna, se trata ahora de reflexionar sobre las particularidades de uno de los miembros de tal conjunto, la Corona de Aragón, toda vez que mantuvo su personalidad jurídica e institucional hasta comienzos del siglo XVIII, momento en que se puso fin a la misma tras un episodio bélico de resonancia civil e internacional. La declaración oficial de la extinción de la Corona de Aragón (los llamados Decretos de Nueva Planta) proclamó la supresión —en diferente medida— de los regímenes particularistas de los territorios que la integraban y su reducción al modelo de Castilla. Dejaban así de existir dos modelos políticos en cohabitación dentro de la estructura de la monarquía y los hasta entonces reinos forales de la Corona de Aragón se convertían en provincias del Reino de España. La propuesta de valorar los rasgos del sistema político en la antigua Corona de Aragón nos debe acercar a un mejor y más crítico conocimiento de su proyección como modelo político, huyendo de presentismos y mitificaciones que a la postre pueden resultar tan distorsionadores del pasado histórico como la misma ignorancia del mismo.

I. — LAS BASES DEL SISTEMA. EL RECORRIDO MEDIEVAL DE LA CORONA DE ARAGÓN

3Tratando de definir de manera breve los rasgos más destacados de la Corona de Aragón como sistema político, cabría señalar básicamente tres aspectos: su carácter pluriterritorial, la diversidad jurídica —a nivel interno y en relación a Castilla— y la intensa relación pactista que cada uno de los territorios mantenía con el soberano común a través de su estamentalidad política. Con esa herencia medieval encaró la Corona su unión dinástica con Castilla; constituye una de las claves para entender su especificidad.

  • 2 Para la evolución medieval de la Corona de Aragón remito a los trabajos recogidos en E. Belenguer (...)

4El primer aspecto (la pluriterritorialidad) nos remite a una dispersión geográfica que situó el dominio de los monarcas aragoneses en dos de las orillas del Mediterráneo noroccidental, la ibérica y la italiana, en tanto que la expansión castellana tuvo la Península Ibérica como escenario preferente. Estamos, además, ante dominios adquiridos por diversas vías (de la conquista a la herencia, pasando por la cesión pontificia) a partir del núcleo fundacional que desde el siglo XII conformaron Aragón y Cataluña. Precisamente las pautas de formación y crecimiento de este conglomerado territorial y político han servido para diferenciar dos fases en la configuración medieval de la Corona. Se trataría de la de su nacimiento, en 1137, con la unión dinástica de Aragón y Cataluña, y de la que se ha dado en llamar «segunda creación de la Corona de Aragón» en el siglo XIII (1213-1295), que abarcaría las reconquistas de Mallorca y Valencia y la primera expansión mediterránea, materializada en la posesión de Sicilia2. La individualización de ambas fases encierra, desde mi punto de vista, claves analíticas precisas cuyas derivaciones comentaré luego. La orientación mediterránea de la expansión, iniciada en el siglo XIII tras un repliegue en el sur de Francia, recorrerá toda la baja Edad Media para alcanzar la estabilización definitiva del perfil geopolítico de la Corona de Aragón en los primeros años del siglo XVI con la conquista de Nápoles.

5Precisamente, el segundo de los aspectos antes señalados, la diversidad jurídica a nivel interno, se relaciona directamente con los diferentes títulos que condicionan la unión de los territorios al soberano y con el conjunto. Las reconquistas y conquistas realizadas durante la baja Edad Media en suelo ibérico (Valencia) o en el Mediterráneo occidental (Mallorca, Cerdeña) derivaron en la configuración de reinos autónomos del núcleo fundacional (Aragón-Cataluña), en la medida en que las circunstancias permitieron a los monarcas una menor dependencia de las fuerzas en acción que le secundaban en tales actuaciones. Las incorporaciones, sin embargo, de conjuntos que contaban con sus propios sistemas normativos y constitucionales (Sicilia, Nápoles) se realizaron respetando y manteniendo aquéllos. Así, desde la creación a la integración de sistemas jurídicos, la Corona de Aragón se consagraba ya desde sus orígenes como una forma plural en sistemas constitucionales, además de diversa y dispersa en su configuración geopolítica.

  • 3 De obligada lectura la revisión crítica de la figura y reinado del aludido monarca realizada por E (...)

6En ese orden, la historiografía ha subrayado el papel jugado por la propia voluntad y decisión de los monarcas aragoneses, en especial Jaime I. Considerado como el verdadero «fundador» de la Corona por el impulso de crecimiento dado a la misma, no dudó en dotar al nuevo reino cristiano de Valencia de personalidad jurídica propia y diferenciada tras su reconquista (1238), o en dividir el patrimonio territorial en su decisión testamentaria dando lugar a la dinastía privativa de Mallorca (1276-1343)3. Situaciones similares volverán a producirse en el futuro. Sirvan como muestra la nueva separación de los reinos realizada por Pedro III en 1285 o, ya en el siglo XV, la asignación de la herencia napolitana a los descendientes bastardos de Alfonso V.

  • 4 J. Lalinde Abadía, «Las instituciones de la Corona de Aragón», pp. 15-18, ha analizado la desemboc (...)
  • 5 T. Canet Aparisi, «Las Audiencias reales en la Corona de Aragón», pp. 136-143.

7Uno de los efectos más profundos de la diversidad jurídica interna de la Corona de Aragón va a ser la falta de vertebración de sus miembros, además de la aparición de un dualismo progresivamente acentuado, en la demarcación ibérica al menos, entre los territorios fundacionales (Aragón y Cataluña) y los anexionados (Mallorca y, sobre todo, Valencia)4. Tendencia que a su vez favoreció el desarrollo de medidas proteccionistas por parte de la realeza hacia los últimamente nombrados, así como el surgimiento en los mismos de una corriente indigenista —la reivindicación del privilegio de naturaleza para el ejercicio de cargos o cometidos— que cabe interpretar como autoprotección frente a los demás miembros de la misma Corona en el período medieval y que se instrumentalizará también frente a Castilla en el período moderno5.

  • 6 J. Lalinde Abadía, «La dominación española en Europa», pp. 445-447. Tal circunstancia favorece, se (...)

8Pero esta fase de expansión mediterránea constituye también un momento decisivo en la conformación del esquema interno de gobierno de cada uno de los reinos y tierras del rey de Aragón. A partir de la segunda mitad del siglo XIII, se produce un punto de inflexión en aspectos básicos de la organización de la sociedad bajomedieval y en el desarrollo de los nuevos poderes urbanos. El progresivo desarrollo del municipalismo (a partir de las primeras disposiciones dictadas por Jaime I a favor de Mallorca y Valencia) y de la negociación política con los grupos dirigentes en el escenario de las Cortes, marcarían los ejes por los que habrían de discurrir las relaciones, mayormente conflictivas, entre el monarca y sus Estados patrimoniales. En relación a la organización local, la administración aragonesa se muestra descentralizadora; adopta el principio de autonomía municipal y estructura internamente los municipios a través de órganos corporativos —sobre los que descansan funciones deliberantes y ejecutivas— y unipersonales —sobre los que recaen funciones directivas y jurisdiccionales—. Ese esquema estructural se aplicará tanto en los territorios ibéricos como en los italianos. Los inicios, en fin, del pactismo como instrumento de la confrontación política se han relacionado también con los comienzos de la expansión mediterránea, siendo la conquista de Sicilia uno de los acontecimientos que contribuyeron a ello6.

  • 7 J. Lalinde Abadía, «Las instituciones de la Corona de Aragón», pp. 29-31.

9Por otro lado, a diferencia del conjunto político de más inmediata relación, Castilla-León, los monarcas aragoneses se ven abocados, por la configuración de sus dominios, a delegar en cada uno de ellos representantes personales que administrasen el territorio en su nombre. Estamos ante una tendencia que irá tomando cuerpo progresivamente y cuya estabilización definitiva no se producirá hasta el siglo XV con el establecimiento de las Lugartenencias del reinado del Magnánimo. Las delegaciones de poder real se implantan pues, como otro de los rasgos característicos de la administración aragonesa; son —si se quiere— una temprana servidumbre/exigencia del absentismo itinerante de la monarquía. Surge así un doble perfil administrativo, el real itinerante y el regnícola permanente, que contribuirá a reforzar el particularismo político y la conciencia de singularidad en cada uno de los Estados de la Corona de Aragón. En esa doble vía de contacto y gestión de la política, provocada por el absentismo itinerante de la monarquía aragonesa, se articulará la estructuración de distritos a nivel interno de cada territorio, superpuestos a una descentralizada administración local y dirigidos por un lugarteniente del gobernador general (título recayente en el infante primogénito, o el llamado a la sucesión en defecto de aquél), natural del territorio y convertido en institución permanente y estable en los reinos desde el siglo XIV7.

  • 8 L. Legaz y Lacamba et alii, El pactismo en la Historia de España, pp. 51-167.

10Finalmente, no podemos orillar el sesgo más insistentemente esgrimido como específico y propio del modelo político de la Corona de Aragón. Me refiero, naturalmente, al pactismo, entendido como sistema de organización política que fundamenta el gobierno del reino en un contrato tácito o expreso entre el rey y los súbditos. Desde luego la visión del pactismo como principio actuante en la política aragonesa en un grado mayor que en la Corona de Castilla nunca ha sido tesis mantenida por los iushistoriadores8. Sí parece haber contado con más amplio eco entre los historiadores generales que en bastantes ocasiones hemos tendido a contraponer absolutismo y pactismo como antítesis irreconciliables. Hoy en día, la percepción de ambos conceptos está variando de manera sustantiva y a ello han contribuido tanto la profundización en el análisis de las Cortes del Antiguo Régimen como la aproximación al mundo de la cultura política del período moderno. De esta manera, el absolutismo de la monarquía moderna se contornea con limitaciones internas, derivadas de su propia naturaleza pero operativas en su proyección, mientras que el pacto limitador del poder absoluto descubre su dimensión en el juego de intereses del mundo del privilegio.

  • 9 Tal es la tesis mantenida por L. González Antón, Las Cortes en la España del Antiguo Régimen, pp. (...)
  • 10 Las cuestiones que siguen pueden abordarse con más amplitud en los trabajos de L. González Antón, (...)

11Los estudios de referencia nos remiten a una más temprana presencia del pactismo en la política aragonesa que en la castellana. En Castilla, aunque el espíritu de compromiso aflora en el siglo XIII, las tesis pactistas no se concretan hasta mediados del xv y, sobre todo, se plasman en el lenguaje de los procuradores de las Cortes. La Corona de Aragón, por su parte, va a ofrecer «diferentes pactismos», en consonancia también con la diversidad jurídica, constitucional y, sobre todo, de las fuerzas sociales predominantes. En cualquier caso, un panorama que expresa, en opinión de ciertos autores, la universalidad de una tendencia que encuentra, eso sí, diferentes agentes y momentos para su expresión9. Pero, sin restar importancia a esta fundamentación ideológica de base, creo que hay centrar la atención en el instrumento por medio del cual se lleva aquella a la práctica para materializarse en resultados políticos. E indudablemente esa vía son las Cortes10.

12Los análisis comparativos de la trayectoria de la institución arrojan una coincidencia en las circunstancias de surgimiento y orientación evolutiva para ambas Coronas, Castilla y Aragón, hasta la segunda mitad del siglo XIV. El período 1360-1370 marca un cambio sustantivo en la relación entre la realeza y las Cortes en cada uno de los contextos políticos. En la Corona de Aragón, la victoria política y militar de Pedro el Ceremonioso sobre las Uniones aristocráticas de Aragón y Valencia no impide una vigorosa reacción nobiliaria, canalizada a través de las instituciones estamentales. Más aún, el monarca debe resignarse a depender de los subsidios concedidos por unas Cortes, más frecuentemente convocadas por él y cuya importancia crece en los siguientes reinados. El cambio dinástico consecuente al Compromiso de Caspe (1412) y, sobre todo, la política italiana de Alfonso V contribuyen igualmente al auge de las instituciones parlamentarias en la Corona de Aragón. En el trayecto referido, ha tenido lugar, también, el nacimiento de las Diputaciones de las Cortes (aún comisiones delegadas para recaudar el servicio ofrecido al rey en el siglo XIV) y su conversión en permanentes desde principios del xv. Con ellas van tomando cuerpo las «haciendas de los reinos»; la gestión de sus fondos recaerá en los estamentos a través de las instituciones señaladas, un medio que incrementa su poder y su conciencia política.

13En la Corona de Castilla, el cambio de etapa está marcado por la entronización de una rama bastarda de los Trastámara tras la guerra civil. Pero superados los años de «pleamar de las Cortes» en los reinados de Enrique III y Juan I, se pasará de la vitalidad a la crisis a lo largo de xv. Los grupos dominantes, surgidos al amparo de la nueva dinastía, dotados por ella de mayor poder que la nobleza y el clero anteriores, acusan un progresivo desinterés por las asambleas parlamentarias; más aún, plantean la resistencia a la monarquía en guerras abiertas contra Juan II y Enrique IV. Las Cortes pierden claramente el protagonismo y se inicia en este punto una clara divergencia en los modelos parlamentarios de las dos Coronas, llamadas en el inmediato futuro a formar una unión dinástica que sería el germen, azar mediante, de una nueva monarquía.

14La diferente fuerza de las instituciones parlamentarias en las Coronas de Castilla y Aragón en los umbrales de la modernidad parece moverse en torno a dos polos complementarios: la posición de la realeza en cada uno de los contextos y la sociología de las asambleas. La monarquía aragonesa debe desenvolverse en un medio disperso desde el punto de vista territorial, con diferentes ordenamientos, en una itinerancia constante que dificulta la estabilización de un aparato central y con pocos recursos propios. En Castilla, la monarquía aprovecha mejor las posibilidades a su alcance y consigue una creciente unificación jurídica, el control de los gobiernos locales mediante el «regimiento», la formación de un Parlamento único para todos los reinos de la Corona y la creación de instituciones (Consejo Real, Audiencia, Hermandad) que facilitarán la tendencia centralizadora. En sus Cortes, el desinterés de nobles y clero no se responde con la presión de la monarquía para que cumplan su deber de asistencia, mientras que el brazo real se fija con vacilaciones y siguiendo un llamativo proceso de reducción que estabilizará en 18 el número de ciudades convocadas a finales del xv. En la Corona de Aragón, son tres los territorios dotados de Cortes: Aragón, Cataluña y Valencia, en tanto que las dependencias italianas (Cerdeña, Sicilia y Nápoles) cuentan con Parlamentos y el reino de Mallorca es llamado a las Cortes del Principado. En todas estas instituciones representativas, la nobleza y el clero constituyen los componentes mayoritarios, mientras que dentro del brazo real las capitales de los reinos mantienen una neta superioridad sobre el resto de villas reales. La monarquía aragonesa es mucho más dependiente que la castellana de los subsidios votados por las Cortes y, en esa medida también, debe aceptar el servicio condicionado: a la previa resolución de agravios, a su aplicación a un fin determinado, a la aprobación de fueros, constituciones y privilegios solicitados por los brazos. La escena del pactismo se ha consolidado en un marco político de dispersión expansiva.

II. — DE LA PERIFERIZACIÓN DE LA CORONA A LA ATONÍA DE LAS CORTES

  • 11 Un balance de resultados en el conjunto de la Corona en E. Belenguer Cebriá, La Corona de Aragón, (...)

15La sucesión de Fernando el Católico como soberano de la Corona de Aragón marca una primera fase de reorientación de las relaciones con sus territorios patrimoniales que se ha calificado, en general, como autoritaria y absolutista e incluso inspirada en unos usos políticos castellanizados. Sin desmentir la presencia de auténticos golpes de mano por parte del monarca, la revisión crítica de los logros del reinado en tal sentido ha hecho aflorar los claroscuros de una política claudicante en algunos puntos y que no siempre alcanzó los fines perseguidos11. Pero lo que no cabe negar en absoluto es la visión global de todos sus reinos y tierras por parte del monarca y el intento de dotarlos de unas estructuras comunes que se revelan como instrumentos de necesidad ante la consolidación formal del absentismo regio. Éste, a diferencia del propio de situaciones anteriores, se convierte en permanente; o casi, porque las escasas visitas y la presencia del rey en Cortes van a ser los únicos paliativos a su permanencia estable en Castilla.

  • 12 El paralelismo se detecta de manera clara en el sistema de Lugartenencias y en el funcionamiento d (...)
  • 13 E. Belenguer Cebriá, València en la crisis, pp. 82-97.

16Para el rediseño funcional del gobierno de sus territorios en la distancia, Fernando II cuenta con una experiencia cercana de indudable valor: el modelo operativo durante el reinado del absentista Alfonso el Magnánimo, instalado en Nápoles durante prácticamente todo su reinado12. Pero tiende a superar aquél en dos orientaciones complementarias. A nivel general impulsa la reorganización en el plano superior de la corte de un Consejo para todo su conjunto patrimonial, el Supremo de la Corona de Aragón. A nivel particular acomete el anclaje definitivo en cada uno de los territorios de los órganos de administración real (lugartenientes-virreyes y reales Audiencias), al tiempo que ensaya un mejor control de las oligarquías dominantes en las Diputaciones de las Cortes y en los Consejos municipales a través de las insaculaciones. Pero en este campo una cosa serán las intenciones y otra los resultados. Porque la individualidad de los Estados —que marca la diferente capacidad de resistencia de cada uno de ellos frente al poder regio— condiciona por eso mismo los distintos resultados de la política real en ellos. Incluso en algún caso, como es el del reino de Valencia, el propio monarca se inclina por mantener el vigente sistema de cooptación en la elección de cargos, la ceda, ya que cuenta en el municipio capitalino con un eficaz agente para la defensa de sus intereses, el racional13.

  • 14 Estos aspectos más ampliamente analizados en J. L. Arrieta Alberdi, «Ubicación de los ordenamiento (...)

17Consumados o no los diferentes intentos en los diversos planos, la gestión del Católico deja una nueva impronta en el modelo político de la Corona de Aragón. Se trata del establecimiento de estructuras paralelas y estables en la corte (rey-Consejo) y en los reinos (virrey-Audiencia) para el desarrollo de las funciones de gobierno. Se establece así una vía de comunicación, contacto y resolución que articula más eficazmente cada una de las partes con el todo y permite relacionar las diferentes piezas del heterogéneo conjunto mediante instancias mejor institucionalizadas y uniformes. El modelo político de la Corona de Aragón se ha enriquecido, así, con la pluralidad institucional que aporta la presencia de órganos territoriales permanentes y con la actualización de una instancia superior a los mismos junto al rey que permite una visión global del conjunto y facilita la práctica de una política mejor coordinada14.

  • 15 J. L. Arrieta Alberdi, El Consejo Supremo de la Corona de Aragón, pp. 77-79 y 335-371.

18Todo ese proceso exige y es posible gracias a una corriente interna de circulación de agentes de la administración real que recorren los diferentes ámbitos del dominio aragonés. Mientras, en el órgano central con el que cuenta desde entonces la monarquía, se dan cita una serie de miembros togados —vicecanciller y regentes— que, en una proporción progresivamente tendente a la paridad, representan a los territorios de los que proceden15. El sistema posee la necesaria flexibilidad en su estructura para desdoblarse y atender la itinerancia real sin renunciar a la permanencia en la corte. El traslado del Rey Católico a Nápoles en 1506-1507 ofrece una primera prueba de la pauta señalada; el advenimiento de Carlos V la reafirma; lo mismo que sus prolongadas ausencias de España a lo largo de su reinado, momentos en que una parte del Consejo de Aragón actúa en la corte de la regencia mientras otra parte sigue al rey-emperador en su periplo europeo. La misma creación, en fin, del Consejo de Italia a mediados del xvi vuelve a acreditar la flexibilidad del sistema que, en este orden, facilita que se desgajen partes del conjunto (Sicilia y Nápoles), en función de la naturaleza de su vínculo de unión, para integrarse en otra estructura en la que también se incluye el Estado de Milán.

  • 16 E. Salvador Esteban, «Integración y periferización», pp. 160-166, ya puso de manifiesto los parale (...)
  • 17 Una visión evolutiva de la administración en la América española en J. Pérez de Tudela, «El Estado (...)

19Tratando de establecer relaciones y contactos dentro del conjunto político de la Monarquía hispánica, resulta difícil sustraerse a la impresión de que la Corona de Aragón parece prestar a aquella un principio y una práctica capaces de admitir nuevos miembros y espacios en el conjunto sin alterar su personalidad jurídica e institucional, pero proporcionando una serie de resortes para su control a través del correspondiente Consejo y de la retención por el monarca de los nombramientos de oficiales para los organismos cortesanos y regnícolas. La anexión de Portugal sería, en este sentido, expresión de un comportamiento heredado y, en esa medida, comparable al sistema de vinculación observado en Italia por los monarcas aragoneses16. Al otro lado del Atlántico, la organización de la administración en el Nuevo Mundo acaba instalando un régimen virreinal que parte básicamente del modelo aragonés configurado en torno a la magistratura unipersonal (virrey) y el órgano colegiado (Audiencia), ambos en mutua interdependencia. La misma relación jurisdiccional que las Audiencias americanas mantienen con el Consejo de Indias les otorga un perfil más próximo al de las instituciones homónimas de la Corona de Aragón que no a las castellanas, dependientes de las correspondientes Chancillerías. La diferencia fundamental entre los dos sistemas, el virreinato mediterráneo y el régimen virreino-senatorial de Indias, vendría marcada por la peligrosidad que representa el alejamiento de los agentes del poder regio en el Nuevo Mundo y que propicia el establecimiento allí de explícitos contrapesos para facilitar la gobernabilidad del territorio17.

  • 18 E. Salvador Esteban, «Integración y periferización», pp. 166-170, define y explica ampliamente la (...)

20Los elementos novedosos del sistema político aragonés en la Edad Moderna surgen en paralelo a una progresiva periferización de la Corona de Aragón en un triple plano (político, económico y estratégico), primero dentro de la unión dinástica, luego dentro de la monarquía universal de los Austrias18. El ámbito mediterráneo se convierte en frontera del Imperio con las exigencias de control interno y defensa hacia el exterior que ello comporta. Los agentes de la administración real en los territorios serán los encargados de aplicar in situ una política planificada desde la corte y en demasiadas ocasiones no sólo no consensuada, sino abiertamente antiforal. Las consecuencias políticas se harán sentir. Las Cortes, instituciones emblemáticas, lugar de encuentro entre el poder central y el poder territorial, resultarán ser las víctimas más afectadas por el proceso de cambio en el marco histórico.

  • 19 Sin duda el caso mejor conocido es el sardo gracias a los trabajos de L. Guía Marín, «Los estament (...)

21Existe una amplia coincidencia historiográfica en situar en el siglo XVI los inicios de la crisis de las instituciones representativas en el ámbito de la Corona de Aragón. El proceso se agudiza hacia finales del reinado de Felipe II, marcando en ese punto un contraste neto tanto con la evolución de las Cortes de Castilla como con la de los Parlamentos de los territorios italianos. En el primer caso, se insiste en el papel desempeñado por el establecimiento del impuesto de Millones, a raíz del desastre de la Armada Invencible, y del sistema de Escrituras en la gestión del mismo. Ambos elementos contribuyeron a reforzar la relación contractual rey-reino, facilitando también la consolidación de la Diputación como institución permanente y, sobre todo, reforzando la dimensión fiscal de la asamblea castellana. En los Estados italianos de la Corona de Aragón, los respectivos Parlamentos —presididos por los virreyes— lograron una vitalidad y periodicidad muy superior a la de las Cortes de los reinos peninsulares, si bien en ningún caso llegaron a representar peligro o amenaza para los intereses reales19.

22La contemplación de tales trayectorias divergentes nos obliga a plantearnos los motivos y la desembocadura de tal proceso en el modelo político de la Corona de Aragón y en una situación que afectará fundamentalmente a los territorios ibéricos de la misma. Las Cortes constituían asambleas de sujetos con poder social, económico y jurisdiccional; se les reconocía la capacidad de representar al reino para plantear en su comparecencia solemne e institucionalizada ante el rey temas de interés general. La sede parlamentaria abrigaba, por su propia naturaleza, un proceso de negociación e interlocución cuya facilidad, dificultad y resultados influirían decisivamente en el futuro de la institución. Todos esos parámetros corrieron suertes distintas en los ámbitos que comparamos.

  • 20 Un seguimiento detallado en L. González Antón, Las Cortes en la España del Antiguo Régimen, pp. 93 (...)
  • 21 En el doble sentido de las compensaciones en legislación y reparación de agravios y contrafueros e (...)
  • 22 J. Lalinde Abadía, «La disolución de la Corona de Aragón», pp. 155-176. E. Serra i Puig, «La infor (...)

23Tanto en Castilla como en la Corona de Aragón, las Cortes entran en la modernidad con vigor, si bien desde una diferente relación entre los monarcas y los brazos. De hecho, en la Corona de Castilla fueron el instrumento utilizado por los Reyes Católicos para llevar a término sus reformas políticas más sustantivas, en tanto que en la Corona de Aragón se presentaron con frecuencia como escenario de derrotas sonoras para Fernando II. En ambos casos, la monarquía se reservó los instrumentos fundamentales para activar o desarmar el poder de las Cortes: su convocatoria y, subsidiariamente, la capacidad para controlar a los grupos dominantes dentro de las mismas. El desinterés hacia la institución parlamentaria mostrado por la aristocracia y el clero en Castilla fue hábilmente utilizado por Carlos V en 1538 para convertir aquellas Cortes en una asamblea unicameral, en la práctica20. En los Estados aragoneses, por el contrario, había que negociar y tratar con tres Parlamentos distintos y compuestos a su vez por tres brazos, en los casos de Cataluña y Valencia, y cuatro en el de Aragón. La medida de convocar Cortes con carácter general en Monzón para los tres territorios —practicada sistemáticamente durante el reinado de los dos primeros Austrias— y cada vez en menor número se reveló pronto como ineficaz paliativo al esfuerzo de atender y negociar los asuntos con cada uno de ellos. Más aún cuando, a diferencia de Castilla, la iniciativa en las propuestas legislativas recaía en mayor medida en los brazos y los frutos económicos de estos encuentros para la Corona distaban mucho de ser satisfactorios21. Las reuniones de Cortes en los territorios aragoneses se fueron distanciando y resolviendo cada vez con más premura, al tiempo que, por parte de la monarquía, muchas de las cuestiones tradicionalmente negociadas en Cortes se sustanciaban en el correspondiente Consejo22.

  • 23 Análisis debidos fundamentalmente a los diversos trabajos de E. Salvador Esteban, «Un ejemplo de p (...)

24El creciente autoritarismo del gobierno central halló respuesta en los reinos en forma de actitudes defensivas que dificultaron aún más las relaciones entre ambos y de las que son un buen exponente las «alteraciones» aragonesas de 1591-1592 o la revuelta catalana de 1640. Además, al socaire de las tensiones se fueron construyendo también alternativas regnícolas que acabarían vaciando de contenido las funciones de las Cortes forales. A estas últimas no fueron ajenos los intereses de los representantes estamentales, ya sea a título propio o corporativo. En líneas generales, cabe señalar que la atonía parlamentaria se llenó con una gestión cada vez más activa por parte de las instancias que asumen la representación del reino en los períodos interlegislativos. Es el caso de las Diputaciones en Aragón y Cataluña y de las Juntas de Estamentos en el de Valencia. Cada una de esas instancias se erigió —fricciones internas mediante— en interlocutora con la corte en la negociación y reivindicación de cuestiones inherentes a la política regnícola, pero sin contar con los instrumentos de presión propios de la estamentalidad reunida en Cortes. La andadura de tal proceso en el reino de Valencia resulta tremendamente expresiva, por lo que nos puede servir de modelo —con las necesarias matizaciones— para delinear una evolución aplicable en su sentido general a los tres ámbitos peninsulares de la Corona de Aragón23.

  • 24 Sin omitir, por supuesto, la acogida del juramento real y el reconocimiento del heredero y teniend (...)
  • 25 Contamos actualmente con una espléndida monografía sobre la materia: D. Bernabé Gil, El municipio (...)
  • 26 E. Salvador Esteban, «La atonía de las Cortes valencianas», p. 359.

25En una apretada síntesis habría que subrayar el hecho de que, entre las diversas funciones que les son propias, las Cortes valencianas apenas retuvieron la de orientar los contenidos de la legislación pactada24. El cometido fiscal y la reparación de agravios y contrafueros (greuges, en la terminología foral) comenzaron a diluirse bien por compartirse con otras instancias, bien por diferirse más allá de la clausura oficial de cada legislatura. En el primer caso, desde 1574, la concesión del servicio halló otro escenario al margen de la asamblea. Entonces y de nuevo en 1582, las Juntas de Estamentos otorgaron en nombre del reino una ayuda económica idéntica al servicio aprobado en Cortes; y en 1630 y 1642 sumaron levas militares a la ofrenda económica. En cuanto a la presentación de greuges fuera de Cortes y a iniciativa de las Juntas de Estamentos, fue una práctica habitual desde comienzos del período moderno; se trataba con ello de evitar caducidades y anacronismos en la presentación de agravios. Su instrumento fundamental fue el envío de embajadas a la corte. El sistema, aunque dificultado por los virreyes y manejado a conveniencia en la corte, dejaba también un rastro de oferta económica para la monarquía y sin el engorro de la discusión en Cortes25. Por otro lado, desde comienzos del xvii, la prolongación de funciones más allá del solio de clausura puso punto final a la dinámica de iniciar y terminar todos los trámites en el marco de la asamblea, practicada desde la Edad Media. El aplazamiento de las decretatas (aprobación regia de los acuerdos adoptados) y la creación de juntas especiales para resolver determinados asuntos sugieren —como se ha señalado— «una especie de Cortes más allá de las Cortes»26. La expresión máxima de estos comportamientos se registró en la legislatura de 1645, cuyos acuerdos no se publicaron y de donde salió el mayor número de juntas especializadas hasta entonces conocido.

26La suerte final de este proceso parece evidenciar una rotunda derrota del pactismo en la Corona de Aragón. En esa desembocadura habrán intervenido tanto las presiones de un poder central con mejores medios como la rigidez y el atrincheramiento defensivo de los actores estamentales del juego político. El modelo organizativo y dialéctico de la Corona de Aragón se fue gestando y creció durante la baja Edad Media en un ambiente de tensión entre los polos de poder —como tantos otros coetáneos— pero en un marco histórico que aún ofrecía márgenes para el beneficio mutuo de los contendientes. La modificación del esquema en la época moderna, con el progresivo reforzamiento de los instrumentos de gestión y control por parte de la monarquía y la periferización de la Corona, acabó diluyendo las vías de presión conjunta que la estamentalidad política podía presentar para librar su batalla reivindicativa con mínimas garantías de éxito.

  • 27 El tema ha sido abordado por J. L. Arrieta Alberdi, «El papel de los juristas»; Id., «Ubicación de (...)

27Pero interpretar las anomalías constitucionales que se fueron registrando como triunfos de la monarquía sobre los reinos tampoco sería acertado. La peligrosidad de tal encaminamiento fue advertida por una serie de juristas naturales de la Corona de Aragón que servían a la monarquía en órganos de la administración central o territorial27. En la deriva de los acontecimientos más críticos de los siglos XVI y XVII estos magistrados de alta instancia fueron elementos decisivos para impedir la supresión del constitucionalismo de los reinos «refractarios» (Aragón, 1591) o abiertamente secesionistas (Cataluña, 1640). Luego, en los momentos en que la práctica parlamentaria se encontraba en sus horas más bajas en las postrimerías del régimen foral, esos mismos letrados de la Corona alertaron mediante informes, escritos e incluso tratados, sobre la necesidad de reactivar la institución de las Cortes. Lo hicieron reivindicando la importancia de las Cortes para el equilibrio jurídico-constitucional de los reinos de la Corona de Aragón y para el mantenimiento ordenado de la convivencia política en clave estamental. Pero defendían también la necesidad de construir un punto de encuentro entre el principio contractual y el potestativo regio. La Guerra de Sucesión impediría la reconversión deseable. Antes de alcanzar el punto de no retorno se había recorrido un dilatado camino de desencuentros. La modificación del marco histórico en que se había desenvuelto el modelo político de la Corona de Aragón en el tránsito del período medieval al moderno aportó elementos enriquecedores para dicha Corona y para el conjunto estatal, pero también acabará disolviendo la monarquía dual al no lograrse un punto de encuentro y diálogo entre foralismo y absolutismo.

Notes

1 El reto y la necesidad de explicar la Historia de España en los siglos XVI y XVII en clave de diversidad fueron señalados tiempo atrás por E. Salvador Esteban, «Un ejemplo de pluralismo institucional», pp. 347-350; Id., «La precaria Monarquía hispánica de los Reyes Católicos», pp. 315-327, sentó los argumentos explicativos del carácter de la unión dinástica que con posterioridad han ido incorporando otros autores. El más exhaustivo análisis del proceso en E. Belenguer Cebriá, Fernando el Católico, pp. 71-112.

2 Para la evolución medieval de la Corona de Aragón remito a los trabajos recogidos en E. Belenguer Cebriá y F. V. Garín Llombart (eds.), La Corona de Aragón, pp. 24-154.

3 De obligada lectura la revisión crítica de la figura y reinado del aludido monarca realizada por E. Belenguer Cebriá, Jaime I y su reinado. Sobre la renuncia de Jaime I a la articulación de la Corona de Aragón como entidad homogénea, J. Morales Arrizabalaga, Aragón, nacionalidad histórica, pp. 63-64.

4 J. Lalinde Abadía, «Las instituciones de la Corona de Aragón», pp. 15-18, ha analizado la desembocadura y evolución de este proceso en el siglo XIV y perfilado los efectos del mismo en el período moderno en «La disolución de la Corona de Aragón», pp. 155-176.

5 T. Canet Aparisi, «Las Audiencias reales en la Corona de Aragón», pp. 136-143.

6 J. Lalinde Abadía, «La dominación española en Europa», pp. 445-447. Tal circunstancia favorece, según el autor, «la exportación de los parlamentos catalanes a Italia y su posterior aproximación a la institución de las Cortes».

7 J. Lalinde Abadía, «Las instituciones de la Corona de Aragón», pp. 29-31.

8 L. Legaz y Lacamba et alii, El pactismo en la Historia de España, pp. 51-167.

9 Tal es la tesis mantenida por L. González Antón, Las Cortes en la España del Antiguo Régimen, pp. 19-20, que señala la presencia de tesis pactistas feudalizantes, burguesas, radicales y moderadas, para terminar afirmando: «Demasiados pactismos, naturalmente contradictorios y demasiado difícil encontrar en qué consiste el régimen pactista». Desmiente la existencia de un régimen pactista de libertades en la Corona de Aragón o en la de Navarra y apoya la circulación de tesis pactistas universales, asumidas por los reyes y los mejores teóricos europeos del absolutismo, puesto que siempre existió, en su opinión, un fundamento pactista del Estado absoluto. El autor se apoya, a su vez, en las interpretaciones aportadas por especialistas como J. A. Maravall, F. Tomás y Valiente, B. González Alonso o M. C. Mina.

10 Las cuestiones que siguen pueden abordarse con más amplitud en los trabajos de L. González Antón, Las Cortes en la España del Antiguo Régimen, pp. 79-91; J. L. Arrieta Alberdi, «Las Cortes de Castilla y de la Corona de Aragón», pp. 41-50. La dependencia económica de los monarcas aragoneses con las Cortes ha sido destacada por J. Sáiz, «La organización militar en la expansión mediterránea», pp. 737-764.

11 Un balance de resultados en el conjunto de la Corona en E. Belenguer Cebriá, La Corona de Aragón, pp. 85-116; Id., Fernando el Católico, pp. 128-140.

12 El paralelismo se detecta de manera clara en el sistema de Lugartenencias y en el funcionamiento de la Audiencia real como se comprueba en T. Canet Aparisi, «Las Audiencias reales en la Corona de Aragón», pp. 145-151.

13 E. Belenguer Cebriá, València en la crisis, pp. 82-97.

14 Estos aspectos más ampliamente analizados en J. L. Arrieta Alberdi, «Ubicación de los ordenamientos», pp. 127-133; T. Canet Aparisi, «Las Audiencias reales en la Corona de Aragón», pp. 151-170.

15 J. L. Arrieta Alberdi, El Consejo Supremo de la Corona de Aragón, pp. 77-79 y 335-371.

16 E. Salvador Esteban, «Integración y periferización», pp. 160-166, ya puso de manifiesto los paralelismos (y también las diferencias) en los procesos de unión de Coronas Castilla-Aragón y Monarquía hispánica-Portugal.

17 Una visión evolutiva de la administración en la América española en J. Pérez de Tudela, «El Estado indiano», pp. 495-567. El trabajo del prof. C. Buschges sobre el virreinato del marqués de Gelves, recogido en este mismo volumen (pp. 31-44), es buena prueba de la proximidad de los modelos y de los problemas de relación que afectaban en cualquier parte de la monarquía a las relaciones entre los propios agentes de la misma.

18 E. Salvador Esteban, «Integración y periferización», pp. 166-170, define y explica ampliamente la materialización y efectos de esta situación.

19 Sin duda el caso mejor conocido es el sardo gracias a los trabajos de L. Guía Marín, «Los estamentos sardos y valencianos», pp. 251-274; Id., «Mes enllà de les Corts», pp. 517-532. La vitalidad del parlamentarismo sardo en la etapa de crisis de las Cortes de los reinos peninsulares ha sido analizada por F. Manconi, «Reivindicaciones estamentales». Las dificultades que la desaparición de las fuentes en 1943 plantean para el conocimiento de los Parlamentos napolitanos se suplen con la aportación de G. Galasso, En la periferia del Imperio.

20 Un seguimiento detallado en L. González Antón, Las Cortes en la España del Antiguo Régimen, pp. 93-105.

21 En el doble sentido de las compensaciones en legislación y reparación de agravios y contrafueros exigidos por los brazos y en relación a la cuantía del servicio aprobado en Cortes. Para el caso valenciano, uno de los mejor conocidos en este ámbito, baste señalar el establecimiento de una cantidad fija en concepto de servicio desde 1528, primeras Cortes valencianas del reinado de Carlos I, hasta 1585, fecha de las últimas celebradas durante el reinado de Felipe II. Para una visión general durante todo el período moderno sigue siendo imprescindible el trabajo de E. Salvador Esteban, «Las Cortes de Valencia», pp. 735-821. Para la comparación entre los modelos de Cortes, L. González Antón, Las Cortes en la España del Antiguo Régimen, interrelaciona Castilla, Navarra y Corona de Aragón, mientras que J. L. Arrieta Alberdi, «Las Cortes de Castilla y de la Corona de Aragón», pp. 37-90, se centra en las dos nombradas en el título.

22 J. Lalinde Abadía, «La disolución de la Corona de Aragón», pp. 155-176. E. Serra i Puig, «La informació diplomàtica», pp. 363-384, ha relacionado este proceso también con el establecimiento en Madrid de la capitalidad de la Monarquía católica.

23 Análisis debidos fundamentalmente a los diversos trabajos de E. Salvador Esteban, «Un ejemplo de pluralidad institucional», pp. 347-365; Id., «Las Cortes de Valencia y las Juntas de Estamentos», pp. 139-157; Id., «La atonía de las Cortes valencianas», pp. 349-362.

24 Sin omitir, por supuesto, la acogida del juramento real y el reconocimiento del heredero y teniendo en cuenta que el ordenamiento jurídico reconocía al soberano como único titular de la potestad legislativa que podía ejercer unilateralmente o «en» Cortes. En este último caso, los acuerdos alcanzados a petición de los brazos y con la aprobación real adquirían un rango superior que exigía su derogación o cambio con el mismo acuerdo que había posibilitado su aprobación. El monarca, por su parte, hacía uso frecuente del que E. Salvador Esteban calificó como «pragmatismo de las Pragmáticas», legislando unilateralmente por esta vía y derogando las medidas denunciadas por antiforales por parte de los estamentos cuando ya habían cumplido los efectos para los que fueron promulgadas.

25 Contamos actualmente con una espléndida monografía sobre la materia: D. Bernabé Gil, El municipio en la Corte de los Austrias, sobre las embajadas de la ciudad de Orihuela en el siglo XVII.

26 E. Salvador Esteban, «La atonía de las Cortes valencianas», p. 359.

27 El tema ha sido abordado por J. L. Arrieta Alberdi, «El papel de los juristas»; Id., «Ubicación de los ordenamientos», pp. 143-159; Id., «Cristóbal Crespí y su generación», pp. 43-67.

Notes de fin

* Este trabajo forma parte del proyecto «El gobierno, la guerra y sus protagonistas en los reinos mediterráneos de la Monarquía hispánica», Cod. HAR2008-00512, financiado con fondos FEDER.

Auteur

Universitat de València

© Casa de Velázquez, 2010

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search