Version classiqueVersion mobile

Las monarquías española y francesa (siglos xvi-xviii)

 | 
Anne Dubet
, 
José Javier Ruiz Ibáñez

Prefacio

El estudio de los modelos políticos y su circulación en Europa Occidental en la edad moderna

Francisco Javier Guillamón Álvarez

Texte intégral

1La frecuencia del uso del término modelo por parte de los historiadores tiene una larga genealogía académica que hace que en ocasiones se eluda una reflexión sobre su significado y su operatividad científica a la hora de usarlo o de concebirlo como un principio sin necesidad de demostración. Este volumen busca poner en primer plano un útil historiográfico y una realidad histórica, desde la problematización de ambas (el concepto modelo y los procesos de mímesis y repulsa entre la administración española y francesa durante los siglos XVI al XVIII). Para confrontar esta temática doble, se reunió inicialmente en el otoño de 2008 en un seminario celebrado en la Casa de Velázquez y en el Centro de Estudios Constitucionales y Políticos a los autores que firman los diversos capítulos del libro, además de a Antonio Álvarez-Ossorio Alvariño y, como moderadores, a Concepción de Castro, Manuel Herrero Sánchez, Jean-Frédéric Schaub y Bernard Vincent. Organizada por la Casa de Velázquez, la Universidad de Murcia y Red Columnaria, esta reflexión se inscribe en la senda de análisis iniciada por el seminario internacional «Lo conflictivo y lo consensual», el homenaje a Tomás y Valiente celebrado a mediados de la década de 1990, pasando por el coloquio «Las fuerzas del príncipe» realizado en Pavía a principios de la presente década hasta la formación desde el 2004 de Red Columnaria y la consecuente eclosión de actividades que dicha entidad viene liderando desde entonces.

  • * Sus referencias respectivas son las siguientes: HUM2005-04125, HUM2005-06310, HAR2008-01107/HIST y (...)

2Todo esto permite constatar hasta qué punto este volumen forma parte de una cadena de trabajo colectivo e indagación común, por lo que no resulta inadecuado hablar de la consolidación de un verdadero espacio de reflexión historiográfica, más allá de las fronteras, más allá de las orientaciones concretas de cada uno de sus integrantes. Además, hay que indicar que dicho espacio se enriquece de múltiples iniciativas. En origen, este libro también sirve para presentar los resultados de tres proyectos del Ministerio de Investigación y uno de la Fundación Séneca realizados en equipos y temáticas y muy relacionados en sentido y trabajo. Dos, coordinados por José Javier Ruiz Ibáñez, sobre la proyección española en Francia y las demás fronteras de la monarquía, y los otros dos* de los que yo soy responsable, sobre el Reformismo de los primeros Borbones en los territorios mediterráneos de la monarquía española. Por fin, uno de los nodos de Red Columnaria, coordinado por Tamar Herzog, trabaja precisamente sobre la circulación de modelos políticos y administrativos. La convergencia reflexiva, y personal, de estos tres elementos representa, por supuesto sin agotarla, una parte muy importante de la discusión de base de este volumen.

3Por lo tanto, no hay que entender este libro como un producto de ocasión, sino como la cristalización de una reflexión historiográfica de amplio recorrido y de notable actualidad historiográfica. En su reciente libro, publicado en Biblioteca Nueva, sobre la gestión político-administrativa de Jean Orry durante los primeros años de acción de Felipe V en España, Anne Dubet ha hecho hincapié en verificar hasta qué punto un ministro —¿o sería mejor decir «un administrador»?— y su entorno aplicaban una política concreta sobre un territorio que de principio les era extraño. ¿Cómo tenía que pensar la realidad político-administrativa de ese espacio nuevo con las categorías y la experiencia profesional que había adquirido en su desarrollo profesional y personal previo? ¿Cómo su visión de ese «otro» —el nuevo mundo— estaba en gran parte condicionado por sus posibilidades de acción, pero también por los cuadros intelectuales que traía bien aprendidos? En un reciente artículo, Xavier Gil Pujol reclamaba, como ya lo viene haciendo desde hace unos años, que frente al tiempo de política que ha presidido a la historiografía sobre la Monarquía hispánica en la década anterior, se abriera ahora un tiempo de la cultura política, al poner el énfasis en el análisis de los lenguajes políticos, las formas de comunicación y sus medios de representación.

4En ese sentido, el libro de Anne Dubet muestra que hay un enorme espacio y una enorme realidad, entre los discursos que son interpretados como los textos canónicos de un modelo político, su percepción por los agentes que los aplican o su representación —siempre cultural y siempre condicionada— por quienes los critican o perciben. Recordar este texto es particularmente pertinente, pues muchos de estos debates se hallan presentes en los textos que siguen.

5El cuadro general se funda en una constatación historiográfica de base que es sencilla: si por un lado en el siglo XVI, y hasta bien entrado el siglo XVII, en Francia, pero también en Inglaterra y algunos Estados alemanes, una parte del mundo político se definía por su afinidad hacia un estereotipado modelo español que contaba, bien es cierto, con un fuerte componente místico, por otro lado, en el Siglo de las Luces y en su antesala reformista, un segmento significativo de los políticos y administradores de la Monarquía hispánica justificaban su acción de gobierno por considerar que había que emular el «modelo» creado o perseguido por el régimen Borbón en Francia. Así pues, en Europa occidental se observa en plena Edad Moderna la elevación a categoría de la representación (subjetiva, incompleta, interesada…) de lo que se hacía en la potencia hegemónica de turno para dar un plus de legitimidad y de respetabilidad a la política propia. En sentido contrario, pero bien complementario, del lado de la oposición a los proyectos políticos que buscaban desarrollarse bajo este paraguas se les desnaturalizaba y vilipendiaba acusándoles de no ser propios, de ser simples modas ajenas al espíritu del reino; modas que ocultaban siniestros designios de disolución. Este discurso había de tener una notable posteridad en la historiografía más nacional generada desde el siglo XIX. En ella se condenó sin paliativos a los espagnolisants franceses como meros factores de un poder extranjero (un poder corruptor que se aprovecha de la concupiscencia y la venalidad de las personas), mientras que por parte de la historiografía más conservadora española no es difícil identificar las descalificaciones sobre la política de los Borbones como extranjera y antiespañola, en tanto que anticatólica.

6Por supuesto, el análisis no ha de quedarse en un nivel tan pobre. No basta con repetir los argumentos en pro y en contra de la aplicación de tal o cual política, por su nivel de afinidad con el modelo supuestamente, —y subrayo esta palabra, supuestamente— imperante en el otro territorio. Lo importante es indagar cómo se formula un modelo, hasta qué punto una serie de prácticas por lo general inconexas y en gran parte arbitrarias pueden llegar a ser entendidas como un todo unitario, y no sólo dotado de una racionalidad específica, sino capaz casi de tener una vida propia; y, en consecuencia, capaz también de ser presentado como un argumento, o un anti-argumento, para sostener la idoneidad y la actualidad de una serie de medidas. Además, interesa saber hasta qué punto dicha percepción y definición, mediante la puesta en valor positivo de dicho modelo, tiene un carácter efectivo o es una simple argumentación de la coartada de acciones políticas que poco o nada tienen que ver con la realidad que se pretende crear.

7Puesto en cuestión de esta manera el principio mismo de modelo, aunque no su operatividad argumental, es preciso historizarlo. El espacio elegido en este volumen ofrece múltiples posibilidades, puesto que se centra sobre dos territorios fuertemente imbricados y con unas bases comunes tanto cultural (el catolicismo) como administrativa (la monarquía) y de referencia política (la herencia imperial). Sobre esta base común, circularon discursos y se construyeron estereotipos que es preciso cuestionar. Las temáticas abiertas son enormes. En el reciente libro que he editado junto a Julio Muñoz Rodríguez, hacíamos hincapié en reflexionar sobre hasta qué punto fue consciente Luis XIV de la formación política de Felipe V, hasta qué punto buscó aplicar un ideal de realeza francés o simplemente un ideal de realeza a secas. Y es que la mutación o elevación de la figura del monarca, como señor, a la encarnación de la ley y su correlato ético que era la lealtad dinástica, la encontramos ya desarrollada mucho antes del siglo XVIII que es cuando realmente se inicia el paso definitivo a un Estado unitario con identidad nacional. Bien es cierto que no me refiero a una unión nacional plena, sino a los pasos necesarios antes de que el Estado se haga definitivamente nación.

8Desde mi propia investigación entre los modelos e ideas políticas circulantes, destacaría no tanto la razón, sino la misma acción de gobierno que se aplica sobre territorios aún diversos, desde el punto de vista legal, fiscal y administrativo, pero que tiene la ambición de cambiar las percepciones relativas a la identidad colectiva, mutando los vasallos en súbditos ciudadanos. Quede claro que me refiero a una realidad social, que es de por sí compleja y conflictiva.

9El modelo o modelos son eso: andamiajes, frameworks que ayudan a la construcción científica, y como aquéllos, al terminar son desmontados y a veces destruidos e inservibles. Es por ello que los espacios sobre los que se proyecta la reforma política corresponden a los que son propios de la estructura del Antiguo Régimen, sólo que ahora se estiran sus posibilidades, en su «dar de sí». Tan sólo, como cuaderno de ruta, haré referencia a algunas respuestas a los que podríamos llamar modelos antiguos y que dan cuenta de la historizante y lenta construcción de modelos que dependen fundamentalmente de las circunstancias —como pueden ser las guerras, el mayor o menor peso de los particularismos, la mayor o menor resistencia de la nobleza y la Iglesia, conflictos de cualquier tipología etc.— y del fluctuante uso que podamos dar a conceptos como nacionalidades, nación, Estado, soberanía… Lo que nos interesa son las respuestas a las presuntas debilidades de las monarquías compuestas, esto es, la paulatina afirmación del centro sobre las periferias, los mitos, estereotipos e imágenes que acompañan a las construcciones culturales, la reconducción de los sentimientos regionalistas, particularistas o religiosos hacia un patriotismo virtuoso donde el rey es más la ley que el representante divino, por tanto desacralizado y desmitificado, garante del orden social, domesticador de los particularismos de la nobleza, del pueblo y de la Iglesia. Sin duda, Luis XIV dio un giro decisivo al mostrarnos el vivo reflejo de la concepción personalizada del Estado. Felipe V, a través de su política fiscal y militar, estableció una nueva planta de gobierno. El conde de Floridablanca representa a mi modo de ver el mejor paradigma de la concepción de lealtad como objetivo moral, donde el centro —la monarquía— y su poder personal controlan en nombre de lo colectivo al individuo, buscando el bien del Estado. Este orden social, dentro del no cuestionamiento de las estructuras del Antiguo Régimen, exigía la obediencia como virtud cívica y el estado policial, ordenancista y reglamentista, tendente en último término a armonizar los súbditos, al pueblo como cuerpo único, dentro de un jurisdiccionalismo ilustrado que busca de entre la fronda de leyes, las que el rey actual necesita para garantizar el bien común.

10Así, este libro no se presenta sólo como un compendio de artículos que se agotan en sí mismos sino como una base historiográfica de reflexión conceptual que sirve más allá de los propios contenidos puntuales. Son de destacar en sus contenidos una serie de elementos centrales: el esfuerzo por sacar partido de todo tipo de fuentes, sin oponer las literarias a las demás, ya que se admite que todos los textos o imágenes que sirven como fuentes son el resultado de construcciones conceptuales que obedecen a estrategias discursivas (y políticas); siempre bajo el deseo de estudiar cada una de estas fuentes en su contexto, en lugar de reconstruir estereotipos a partir de la repetición serial de lo que tienen en común; la reflexión sobre la evolución en paralelo de Francia y de España, y no sólo como simples receptores del discurso dominante del país vecino; la reflexión sobre los agentes que actúan como vehículos de difusión y diseminación de modelos; y la concepción general que la aplicación y la propia existencia de éstos está íntimamente relacionada con los procesos de negociación a todas las escalas que presidían la vida política en el Antiguo Régimen.

11En la estructura del libro se ha preferido agrupar los capítulos por sentido temático que realizar una mera acumulación cronológica. Así la primera parte reúne los trabajos de Canet, Pardo Molero, Büschges, Herzog y Morelli, cuya lectura da una visión global de los medios de producción y circulación de los modelos y representaciones políticas, tanto las que se hacen con una intencionalidad determinada, cuanto las que resultan de la propia evolución de la práctica, lo que incide en la reflexión sobre la naturaleza misma del «modelo». Pero entender la significación histórica de dicha representación pasa también por comprender los medios de recepción y apropiación de tales discursos. A ello se dedica la parte segunda del volumen con los capítulos firmados por Brunet, García García, Windler, González Fuertes y Muñoz Rodríguez, en los que para distintas situaciones se centra el foco de atención en la posición de las sociedades y administraciones que estaban aplicándolos, pero siempre desde la disponibilidad y capacidad de movilización de los recursos (culturales, de práctica política y humanos) disponibles. Esta reflexión se amplía y se proyecta en la parte tercera que analiza, en los textos de Díaz Serrano, Legay, Álvarez López, Hermant y Rey Castelao, cómo la materialidad de la aplicación de un modelo se fundaba en formas de competición política y social. Asimismo, cuestiona hasta qué punto se puede hablar de simple traslación de modelos o es más correcto reflexionar sobre la existencia de desarrollos paralelos del mundo administrativo y político occidental en los que la modelización sirvió como instrumento de justificación de tendencias propias a los cuadros locales. En fin, el cierre del volumen, a cargo de los dos editores, retoma todas estas cuestiones para intentar traducir en un discurso global las aportaciones contenidas en el libro.

12El resultado es, por lo tanto, un volumen donde no sólo se ponen a la luz nuevas investigaciones sobre la mímesis política y la circulación de modelos o la modelización, sino que se enfrenta un problema analítico central a la reflexión sobre la historia política desde la misma puesta en cuestión de unos lugares comunes que, pese a su vigencia académica, parecen claramente oxidados. La composición plurinacional de los autores y la apertura temática son las vías adecuadas para confrontarlo, invitando al lector a sumarse a la discusión que provocan las páginas que siguen.

Notes de fin

* Sus referencias respectivas son las siguientes: HUM2005-04125, HUM2005-06310, HAR2008-01107/HIST y 03057/PHCS/05.

Auteur

Universidad de Murcia

© Casa de Velázquez, 2010

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search