Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Espadas y plumas en la Monarquía hispana

 | 
Thomas Calvo

II. — Los socorros de Filipinas (1613-1620): el fracaso de un gran designio imperial

Introducción a la segunda parte

Texte intégral

  • 1 El encargo es de 1546. De los doce tapices no sobreviven más que diez, entre la Real Armería del P (...)

1Viejo y barbudo, apoyado sobre una columna griega, compás en mano, a la vez heredero de Apeles, Heródoto y Ptolomeo, el pintor Jan Vermeyen nos presenta la serie de tapices «La conquista de Túnez» (1535)1. En ella se trata de glorificar la expedición naval de Carlos I, uno de los grandes designios de su reinado. De igual manera, pero con mucha menos genialidad y barba que él —se le apodaba Barbalunga—, queremos plasmar los episodios de las malogradas expediciones navales llamadas «socorros de Filipinas», que se llevaron a cabo desde Sevilla-Cádiz. Fue entre 1613, con el medio fracaso de la armada de seis carabelas de Ruy González de Sequeira, y 1620, con la tragedia de la de Lorenzo de Zuazola, cuyos navíos se quebrantaron sobre las propias costas de Andalucía, apenas salidos de Cádiz. Por medio tenemos la expedición abortada de 1616-1617, cuyas naos se pasearon entre Sanlúcar de Barrameda, Cádiz y Gibraltar, sin ninguna meta reconocida, en vez de poner la proa rumbo a las inmensidades de los horizontes oceánicos.

  • 2 Somos conscientes de que el término es algo inadecuado para la época, pero por falta de otro… Para (...)

2Con esto se entiende que nuestro propósito es a la vez paralelo e inverso al de Vermeyen. En pendant de la apoteosis y la luz que rodean a un soberano radiante, proponemos, cerca de un siglo más tarde, la pesadez y la falta de relieve de una administración2 imperial mal coordinada por sus cabezas. Al designio digno de las novelas de caballería, pero al fin accesible, de vencer al moro en su propio universo de 1535, sucede el plan improvisado, hasta trasnochado de retar a Neptuno en sus mares de los años 1613-1620. Sin embargo, algo se perfila en común: el dominio de grandes espacios requiere grandes proyectos, después está la capacidad de llevarlos a su cumplimiento.

3En Túnez, y a través de la serie de tapices, podemos observar una victoria plena, donde hasta los saqueos y demás masacres magnifican la epopeya militar de la nación española en gestación y de su rey y hacen olvidar el carácter efímero y también ilusorio de tal empresa. En las costas de Andalucía, entre 1613 y 1620, las cuentas de gran capitán y los ajustes de cuentas entre oficiales, el tocino podrido echado al mar y el bizcocho mal cocido, hacen olvidar que «los socorros de Filipinas» fueron uno de los últimos grandes sueños de la Monarquía ibérica —no hay que olvidar aquí a Portugal—, que proyectaba la sombra de su voluntad en el Plus Ultra más extremo. ¿Fue una quimera, fue un proyecto que sólo los elementos podían hacer fracasar? ¿Cómo nos hubiese pintado el episodio Jan Vermeyen, como una hazaña o como una desgracia? Pero poco importa, algo de todo ello nos dice nuestro mentor, Alonso de Contreras, que precisamente, y con poca gloria, estrenó en estas circunstancias su grado de capitán.

Notes

1 El encargo es de 1546. De los doce tapices no sobreviven más que diez, entre la Real Armería del Palacio de Oriente y los Reales Alcázares de Sevilla. La figura de Vermeyen se encuentra en el primero de la serie, en una esquina, ofrendando su obra.

2 Somos conscientes de que el término es algo inadecuado para la época, pero por falta de otro… Para profundizar sobre el tema, véase Berthe, Calvo, 2011, p. 63, n. 2.

© Casa de Velázquez, 2019

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Lire

Freemium

open access

Offert par L’éditeur de ce site