Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Espadas y plumas en la Monarquía hispana

 | 
Thomas Calvo

I. — Vidas de soldados: el Imperio a río revuelto

Introducción a la primera parte

Texte intégral

Este ejército que ves / vago al yelo y al calor, / la república mejor /
y más política es / del mundo, en que nadie espere / que ser preferido pueda /
por la nobleza que hereda, / sino por la que él adquiere; / porque aquí a la sangre excede /
el lugar que uno se hace / y sin mirar cómo nace / se mira cómo procede. /
Aquí la necesidad / no es infamia; y si es honrado, / pobre y desnudo un soldado /
tiene mejor cualidad / que el más galán y lúcido; / porque aquí a lo que sospecho /
no adorna el vestido el pecho, / que el pecho adorna al vestido. / Y así, de modestia llenos, /
a los más viejos verás / tratando de ser lo más / y de aparentar lo menos. /
Aquí la más principal / hazaña es obedecer, / y el modo cómo ha de ser / es ni pedir ni rehusar. /
Aquí, en fin, la cortesía, / el buen trato, la verdad, / la firmeza, la lealtad, /
el honor, la bizarría, / el crédito, la opinión, / la constancia, la paciencia, /
la humildad y la obediencia, / fama, honor y vida son / caudal de pobres soldados; /
que en buena o mala fortuna / la milicia no es más que una / religión de hombres honrados.
Calderón de la Barca, Comedia famosa. Para vencer a amor, querer vencerle, Jornada I

  • 1 Parker, 2013, p. 78, es aún más pesimista, ya que no identifica más que tres años de calma militar

1Si consultamos las efemérides, nos dicen que, a lo largo del siglo xvii, Europa apenas conoció nueve años de paz o de tregua1. La guerra está presente en todas partes, pero ¿de igual manera?

2En primer lugar, tendremos que distinguir entre conceptos y situaciones, guerra y soldados, Francia y España, por ejemplo. Hasta el sitio de Fuenterrabía, en 1638, España extendió la guerra fuera de sus fronteras y, después, logró contenerla en espacios alejados como el Franco Condado, Flandes o Italia, salvo algunos «episodios nacionales» en Portugal o Cataluña. A principios del siglo, Francia salió de una serie de graves turbulencias, luego se rozó en sus fronteras nororientales con la Guerra de los Treinta Años y su frontera norte estaba abierta a los aludes desde Flandes. Sobre todo como plataforma central en Europa, tuvo que luchar a la vez en dos o tres frentes y vio pasar tropas de un extremo al otro, mientras dejaba por todas partes un sendero de miserias y crueldades. El concepto de guerra no lucía de igual manera, pues fue teatro de guerra, sol de gloria para unos como el español Calderón de la Barca e infierno de guerra, sol de desesperanza para otros, como el lorenés Jacques Callot (fig. 1). Y así lo era en cuanto al soldado, pues se reflejaba en las mismas aguas.

Fig. 1. — Jacques Callot, Les Grandes Misères de la guerre, «La Pendaison», grabado n.o 11, 1633.

Fig. 1. — Jacques Callot, Les Grandes Misères de la guerre, «La Pendaison», grabado n.o 11, 1633.

3Los dos espejos que presentamos (el texto y el grabado) —cada uno con la genialidad de su autor— son más complejos que el rápido acercamiento que hemos esbozado. Por lo tanto, tampoco pueden ser una puesta en abismo de cada lado de los Pirineos. Calderón pinta al soldado, a ese ser abnegado, víctima de su propia representación, casi mártir en el altar del honor y de la lealtad. Callot escribe que en la guerra, con sus excesos, el soldado se olvidó de ser un héroe inmaculado y vestido de honestidad, motivo por el que se reveló como un instrumento brutal de castigo. Y es que el artista es natural de Lorena, mitad francés y mitad germánico, y la Guerra de los Treinta Años es su universo.

4Luz y sombra, son dos testimonios que parecen encontrados, aunque en algún punto se juntan. El dramaturgo español pintó «la firmeza» de un soldado «honrado, pobre y desnudo», pues entendía aquí la honradez como honra, honestidad en el sentido del siglo xvii. El grabador francés nos habla del rigor y la templanza de la compañía de soldados alineados en la parte izquierda, y que asisten al ahorcamiento de la pandilla de ladrones —tal vez sus antiguos compañeros desertores—: lúgubre árbol frutal. Y su oficial, con la mano tendida, domina toda la escena y alecciona; parece surgir del teatro de Calderón de la Barca.

5Sin embargo, en profundidad y al elevarnos sobre ambos «preciosos» testimonios, descubrimos que están en un punto de inflexión. En la España de Calderón, la nobleza del soldado se estaba opacando. En la Francia de Callot se abría un largo camino que llevará a la gloria de «los soldados del Año II [1794]», según los versos épicos de Víctor Hugo.

Notes

1 Parker, 2013, p. 78, es aún más pesimista, ya que no identifica más que tres años de calma militar.

Table des illustrations

Titre Fig. 1. — Jacques Callot, Les Grandes Misères de la guerre, «La Pendaison», grabado n.o 11, 1633.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/9562/img-1.png
Fichier image/png, 467k

© Casa de Velázquez, 2019

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540