Version classiqueVersion mobile

Guzmán de Alfarache y la novela moderna

 | 
Michel Cavillac

Tercera parte. Ética, religión y política: el sello de Tácito

Juan Gualberto, el emperador Zenón y Guzmán de Alfarache

Texte intégral

Nos vertus ne sont le plus souvent que des vices déguisés.
La Rochefoucauld, Maximes (1675).

En todos cuantos traté fueron pocos los que hallé que no caminasen a el norte de su interese proprio y al paso de su gusto.
M. Alemán, Guzmán de Alfarache, ed. J. M. Micó, t. II, p. 157.

  • * Este trabajo apareció antes en el Bulletin hispanique, 108 (1), 2006, pp. 243-267.

1Tal como lo emblematiza de entrada el Monstruo de Ravena, el Guzmán se sitúa bajo el signo de la ambivalencia moral dando por sentado que la complejidad de la naturaleza humana mal se aviene con tipificaciones de un solo trazo* Todos los hombres, nobles o plebeyos, tienen un haz y un envés:

  • 1 M. Alemán, Ortografía castellana, ed. J. Rojas Garcidueñas, p. 113.

Todos —confirma la Ortografía castellana— andamos con el uso, que aun aquellos a quien jusgamos ánjeles entre nosotros, tengo por sin duda que, si un poco los manoseásemos, los hallaríamos umanos i vestidos de nuestra misma carne, sin escaparse alguno, que no la tenga ribeteada de inorancias, descuidos, pasiones i flaquezas1.

  • 2 Ver M. Cavillac, Pícaros y mercaderes, trad. J. M. Azpitarte, pp. 494-520 y 584-588.
  • 3 A. López pinciano, Philosophía antigua poética, ed. A. Carballo Picazo, t. II, p. 321; F. Cascales(...)

2De hecho, en la gran novela de Alemán, casi ningún personaje aparece reductible a una sola faceta, empezando por el Cardenal, amo bondadoso pero pésimo prelado, o el embajador de Francia, discreto político aunque libertino2. El Bien y el Mal se imbrican íntimamente. El propio Guzmán participa —amparándose en ella— de esa concepción bifronte de la criatura novelesca que conduce, muy a la moderna, a representar a la persona como «ni buena ni mala» sino «en parte buena y en parte mala», por parafrasear al Pinciano y a Cascales3. Difícilmente compatible con el cerrado dogmatismo que se suele achacar a la obra, esta perspectiva relativista impregna asimismo los comentarios didácticos que jalonan la autobiografía. Bien mirado, muchas son de doble filo y su ambigüedad deja efectivamente «larga margen» al lector para «moralizar según se [le] ofreciere» (I, p. 112), conforme anunciaba el autor. A fin de ilustrar dicho espacio de libertad interpretativa, quisiera ceñirme ahora al estudio del caso límite (por no ser a priori propicio a la originalidad) que ofrecen los contadísimos milagros engarzados en la novela para realzar una virtud esencial.

3Si el San Antonio de Padua abunda en milagros al hilo de la triunfante piedad contrarreformista, el Guzmán de Alfarache, redactado por las mismas fechas, es a la inversa poco proclive a cultivar el maravillosismo católico. El universo de la Atalaya de la vida humana, donde la razón y los sentidos se enfrentan en ejercicio de libre albedrío, no se presta al alarde de lo sobrenatural. El «hombre perfeto» (II, p. 127) que por mediación de Guzmán pretende «fabricar» Alemán, está abocado —«por la corrupción de nuestra naturaleza, flaqueza de la razón, cativerio de la libertad y débiles fuerzas» (II, p. 436)— a sólo aspirar a una perfección relativa. Lo importante es que el balance de sus obras resulte positivo en «la cuenta de Dios» (II, p. 505). En el Guzmán, la instancia divina tiende a limitarse a contabilizar el haber y el deber de una humanidad que tiene en su mano la facultad de condenarse o de salvarse: «Libre albedrío te dieron con que te gobernases» (I, p. 464); «Procura ser usufrutuario de tu vida, que, usando bien della, salvarte puedes en tu estado» (I, p. 293). Esta relevancia del albedrío y de las buenas obras —base del dogma tridentino— corre por todo el libro. Nadie ha de forjarse ilusiones confiando en beneficiarse de alguna intervención milagrosa del más allá:

¿Piensa por ventura o aguarda que rompa Dios el cielo, para dar con él por el suelo misteriosamente, como con San Pablo? Pues no lo aguarde por ese camino, que es un tonto (II, p. 175).

4Este discurso moralista es bien conocido desde la monografía clásica de E. Moreno Báez.

5Menos estudiadas son las referencias a milagros que, sobre temas tan cruciales como la misericordia o la venganza, afloran a veces en las digresiones ejemplares o en la misma narración de la «poética historia». Fuera de la implícita intercesión de San Juan Bautista en pro de Dorotea (II, pp. 325-329) y del propio Guzmán en la escena conclusiva de la Atalaya, sólo se rastrean dos anécdotas de índole milagrera: el perdón de Juan Gualberto (II, p. 288) y la caridad del emperador Zenón (I, p. 421). Ambos apotegmas, que glorifican las buenas obras, no dejan de suscitar alguna perplejidad en el lector.

I. — EL MILAGRO DE SAN MINIATO

6Inserto en el capítulo de la Segunda parte que relata la venganza del Pícaro en contra de «su tío y deudos» de Génova (lib. II, cap. viii), el milagro del Cristo de San Miniato en favor del florentino Juan Gualberto está destinado a estigmatizar el espíritu vengativo mostrando cuán meritorio es a los ojos de Dios el perdón de las injurias:

Un gentilhombre florentín, llamado el capitán Juan Gualberto, hijo de un caballero titulado, yendo a Florencia con su compañía, bien armado y a caballo, encontró en el camino con un su enemigo grande, que le había muerto a un su hermano. El cual, viéndose perdido y sujeto, se arrojó por el suelo a sus pies, cruzados los brazos, pidiéndole de merced por Jesucristo crucificado que no lo matase. El Juan Gualberto tuvo tal veneración a las palabras que, compungido de dolor, lo perdonó con grande misericordia. De allí lo hizo volver consigo a Florencia, donde lo llevó a ofrecer a Dios en la iglesia de San Miniato y, puesto delante de un crucifijo de bulto, le pidió Juan Gualberto que así le perdonase sus pecados, con la intención que había él perdonado a aquel su enemigo. Viose visiblemente como, delante de toda la gente de su compañía y otros que allí estaban, el Cristo humilló la cabeza bajándola. Reconocido Juan Gualberto de aquella merced y cortesía, luego se hizo religioso y acabó su vida santamente. Hoy está el Cristo de la forma misma que puso la humillación y es allí venerado por grandísima reliquia (II, p. 288).

7Dentro de su ortodoxia misma, el cuento entraña varias lecciones. La más evidente es que usar de misericordia constituye no sólo una obra grata a Dios, sino también rentable en la medida en que el misericordioso se halla en situación de cobrar los dividendos de su buena acción. En virtud de ese contrato espiritual, resulta revelador que Juan Gualberto, tras perdonar al asesino de su hermano, le condujera ante el Cristo de San Miniato para recabar su premio pidiendo «que así le perdonase sus pecados, con la intención que había él perdonado aquel su enemigo». La respuesta positiva del Crucificado viene a legitimar dicho intercambio avalado por la notoriedad del milagro: «Viose visiblemente como, delante de toda la gente de su compañía y otros que allí estaban, el Cristo humilló la cabeza bajándola». A primera vista, se trata de un caso digno de ser imitado por cualquier cristiano ya que —según se lee en otro capítulo—

Una verdadera señal de nuestra predestinación es la compasión del prójimo […]. El amar a mi prójimo como me amo a mí, es entre todos el mayor sacrificio, por ser hecho en el templo de Dios vivo (I, p. 402).

  • 4 J. Arias, Guzmán de Alfarache. The Unrepentant Narrator, p. 74.
  • 5 En otro lugar, Guzmán escribe: «Lo que ofrecieres, lo mejor ha de ser […] No como de por fuerza, n (...)
  • 6 Sobre el concepto de Filautía, cf. supra «Alemán y Guzmán ante la reforma de la mendicidad».
  • 7 Agonía del tránsito de la muerte, ed. Marc Zuili, pp. 226 y 234. Comp. J. L. Vives: «No nos atribu (...)

8Con todo, la caritativa conducta de Juan Gualberto no escapa a ciertas imperfecciones que empañan su generoso gesto. Como observó Joan Arias4, al ir entonces «con su compañía» y «bien armado», el capitán florentino, de no haber perdonado la vida a su enemigo indefenso, hubiera cometido un cobarde asesinato incompatible con la nobleza de su linaje por ser él «hijo de un caballero titulado». Es más: al trasladarse acto seguido a San Miniato para dejar constancia de su «grande misericordia» ante el Crucificado y recibir así su recompensa en presencia «de toda la gente de su compañía y otros que allí estaban», Gualberto —desdeñando el precepto de San Mateo: «Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos» (VI, 2)— teatraliza «con trompetas»5 su magnanimidad dando a entender que, en el fondo, el amor propio ha sido el verdadero móvil de su acto. En realidad, se comporta a semejanza de esos philautas que, al decir de Erasmo y sus discípulos, actuaban movidos antes por el amor y admiración de sí mismos que por una auténtica compasión hacia su prójimo6. Alejo Venegas, entre otros, fustiga ese «amor mercenario con que uno ama a Dios solamente por el premio que dél espera», pues «debemos amar a Dios gratuitamente, sin que pongamos principalmente los ojos a nuestro provecho»7. Esta fingida virtud de philautía asoma en la pluma de Guzmán cuando, aludiendo al adagio erasmiano Omnes sui sunt amantes, resalta que «todos aman sus obras» dado que, por naturaleza, salimos «todos inclinados a querernos endiosar» (I, p. 405). El capitán Gualberto no se sustrae a la regla: como «todos los hombres» sujetos a «pasiones naturales» (II, p. 40), no pasa de practicar una perfección relativa por tener ante todo la mira puesta en su propio interés. Su misericordia evoca la ostentosa caridad de aquel «caballero romano» que, «en el zaguán de la casa de un cardenal» y con asistencia de su «acompañamiento», da a Guzmanillo una pingüe limosna «levantando los ojos» para tomar a Dios por testigo de su bondad (I, pp. 403-404).

9Muy interesante sería disponer del texto que Alemán tuvo a la vista al redactar su versión del milagro de San Miniato. Poca duda cabe que el novelista hubo de introducir significativas modificaciones, por nimias que éstas se nos antojen hoy en día. Presentado como un recuerdo visual de Guzmán —«Pocos milagros habemos visto por este caso y sólo de uno vi en Florencia el testimonio» (II, p. 287)—, el cuento, al igual que la mayoría de las anécdotas incluidas en el libro, va libre de toda mención autorial. En realidad, se trataba de un exemplum bastante difundido: como anota J. M. Micó, «varias colecciones de dichos y hechos célebres —al menos desde Bautista Fulgosio— hablaban de Ioanne Gualberto equite florentino y el milagro de San Miniato» (II, p. 288, n. 11). Alemán, efectivamente, pudo inspirarse en la poliantea de Fulgoso, donde la historia de Gualberto queda expuesta en estos términos:

  • 8 B. Fulgoso, Factorum et dictorum memorabilium lib. IX, fº 128rº-vº.

Cum ex agro in urbem magno hominum numero comitante rediret, eique forte obvius esset is a quo haud multo ante frater, quem solum habebat, fuerat occisus, neque divertere posset, Ioannes iam gladium ut fraternam necem ulcisceretur strinxerat, sed cum humi prostratus fraternae necis auctor ut sibi ob Christi crucifixi reverentiam parceretur oraret, singulari modestia Ioannes iram compescuit, atque, illum gladiumque quem ulciscende injurie gratia strinxerat, in templum quod primum offendit deduxit, et crucifixi imagini quam in eo vidit utrumque praesentavit. Mira res sed tamen vera narratur, scilicet Christi imaginem cernentibus omnibus qui aderant, demisso capite, aperta signa dedisse, omissae gratiae suae ultionis, munus acceptum atque gratum habere. Quod factum ita Ioannis quoque animum pupugit ut relicta patria, relictis fortunis et seculari vita, princeps condendae congregationis quae sub Umbrosae Vallis nomine censetur, perhibeatur fuisse. Imago autem, quae hoc fecisse dicitur, postea singulari veneratione in sancti Miniati fano haud longe ab urbe Florentia asservata est8.

10Así y todo, importa señalar que, por los años del Guzmán, dicho milagro había trascendido ampliamente del ámbito confidencial de las misceláneas en latín; circulaban varias versiones en lengua vulgar, como la que recopilara Alonso de Villegas en su Flos Sanctorum (1578-1588):

  • 9 A. de Villegas, Flos Sanctorum, fº 209, col. d.

Fulgoso escrive de un cavallero florentín llamado Juan Gualberto que, viendo a un hombre el qual poco antes avía muerto a un su hermano, puso mano a su espada y corrió a él para matarle. Vidóse el reo en peligro de muerte, no tuvo otro remedio sino derribarse a sus pies y rogarle que, por reverencia a Iesu Christo crucificado, no le matase. El Gualberto, mitigando su ira, con grande modestia le perdonó; y aviendo desembaynado la espada para matarle, quiso dexarla por memoria deste hecho en el primer templo. Entró en él y llegando a un altar donde estava un crucifixo para poner en él la espada (¡oh cosa maravillosa!) el crucifixo, a vista de mucha gente que presente estava, baxo la cabeça como agradeciéndole lo que avía hecho. Esto hizo tanta impresión en el Gualberto que, dexando grandes riquezas que tenía y el mundo, dio principio a una nueva religión que se intituló de Valle Umbrosa. El crucifixo en que sucedió esta maravilla fue tenido en grande reverencia en la iglesia de Sant Miniato no lexos de Florencia9.

11Notables son los matices que introduce Villegas respecto al precitado texto de Fulgoso, escrito a principios del xvi: Gualberto, desprovisto de «magno hominum numero comitante», viene ahora sin acompañamiento y, por ende, no da lugar a la sospecha de querer acreditarse de misericordioso ante los demás; por otra parte, no obliga a su enemigo a personarse con él al pie del crucifijo cual si deseara convencer a Cristo de su modélica clemencia. En resumen, prevalece la impresión de que Alemán —quien parece copiar del Flos Sanctorum la expresión «El Juan Gualberto» (por «El Gualberto»)— combinó las respectivas lecciones de Fulgoso y de Villegas, añadiendo de su cosecha la reivindicación por el caballero florentino del premio debido a su (¿altruista?) «intención».

12Sea como fuere, entre 1590 y 1604, no le faltaban al autor del Guzmán posibilidades de informarse sobre el milagro de San Miniato, en especial con los tratadistas y predicadores de la Compañía de Jesús. Lo encontramos, por ejemplo, en el Libro del reyno de Dios y del camino por do se alcance, obra del jesuita Pedro Sánchez, publicada en Madrid en 1594 y reeditada en 1599, donde la historia de Gualberto, atribuida a Surio («tomo 4», de su Vitae Sanctorum: Colonia, 1576-1581), es narrada del modo siguiente:

  • 10 P. Sánchez, Libro del reyno de Dios, fº 147 vº (lib. IV, cap. vi: «De la Caridad»).

Como hubiese uno muerto a un hermano de Juan Galberto [sic], y le anduviese a buscar para vengar la muerte, aconteció que encontró con el enemigo un día a su salvo; viéndose el matador en tan gran aprieto, fuese a Juan Galberto y, hincado de rodillas, le dixo: Por Christo me perdoná. Respondió él: Por Christo te perdono porque Él me perdone a mí; y fue a la iglesia y un Christo que estava en una cruz desclavó el brazo derecho que estava clavado, y quitóse con el la corona de espinas de la cabeza, agradeciéndole lo que por su amor avía hecho; entonces se fue Juan Galberto y entróse en religión10.

  • 11 Ibid., ffos 133rº-vº y 136rº.

13Menos circunstanciado, el texto de Pedro Sánchez no es probablemente el que Alemán tuviera en mente. Sin embargo, interesa reseñar una vez más que ahí Gualberto va sin la menor «compañía» y que nadie, fuera de Dios, asiste a su obra de misericordia, dato que refuerza la ejemplaridad de la escena. Por mor de la eficacia de las obras que él se propone ensalzar, el jesuita, es verdad, acentúa el alcance pragmático del gesto al convertir la relación espiritual con Dios en un pacto de reciprocidad («Por Christo te perdono porque Él me perdone a mí») muy en sintonía con la moral de cálculo perceptible en el Guzmán. No obstante, el padre Sánchez cuida de puntualizar que, mediante tales parábolas, sólo pretende él ilustrar la noción de «caridad incipiente», la cual, acorde con «lo que el santo Concilio Tridentino dixo», todavía «es niña que comienza, y no es perfeta»: «es luego el grado perfeto —aclara más adelante—, quando Dios se ama por sí mismo, y no por las utilidades que dél recebimos»11.

14El milagro de «la conversión de San Juan Gualberto» figura igualmente en el Flos Sanctorum (1599-1601) de Ribadeneyra, donde la narración, mucho más detallada, testimonia una marcada tendencia a enfatizar la piedad del noble florentino. «Yendo a Florencia [Juan Gualberto] y otro criado bien armados» —leemos—, topó con «aquel su enemigo en el camino, desarmado», y ante las súplicas de este último,

fue tanto lo que se enterneció, oyendo el nombre de Jesu Christo Crucificado, que luego levantó del suelo a su enemigo, y le abrazó y le perdonó, y le dixo que estuviesse seguro pues avía tomado tan buen Abogado y Patrón.

15Muy elocuente, desde mi ángulo de enfoque, es la continuación:

Hecho esto, aquel pobre hombre [el enemigo perdonado] se partió consolado, y Juan siguió su camino y entró en una iglesia, que estaba en él, y se puso a hazer oración delante de un Crucifixo que allí estaba. Y para que se vea quan agradecido es el Señor de las obras que hazemos por su amor, especialmente quando perdonamos las injurias, aquel Crucifixo inclinó la cabeza a Juan como quien le hazía gracias de el servicio que le avía hecho en perdonar por su respeto la muerte a su enemigo. Quedó Juan confuso por este beneficio y regalo de el Señor, y pareciéndole que le llamaba para cosas mayores, determinó dar de mano a todas las vanidades del Siglo.

16Como comprobamos, Gualberto va, aunque armado, sin más «compañía» que la de un criado, y —sobre todo— no se le ocurre solicitar su recompensa llevando al testigo de su bondad ante el Crucificado. Por el contrario, da sobrada prueba de su humildad «[haciendo] oración» y quedándose a la postre «confuso por este beneficio y regalo de el Señor». Ahí, lo mismo que en Villegas, la omnipotencia divina no está supeditada al espíritu de cálculo prevalente en la adaptación alemaniana. Según documenta Ribadeneyra:

  • 12 P. Ribadeneyra, Flos Sanctorum, t. IV, pp. 50-53.

La vida de San Juan Gualberto, escrivió el Padre Fr. Blas Melavesio, General de la Orden de Valumbrosa, y la trae el Padre Fr. Lorenzo Surio en su quarto tomo. Hazen mención dél el Martyrologio Romano, a los doze de Julio, San Antonino en la 2 parte de su Historia, tit. 5, cap. 1712.

17Por lo visto, Alemán pudo inspirarse en fuentes muy variadas. De momento, fuerza es conformarse con esta coincidencia de la Atalaya con figuras apreciadas por los Padres de la Compañía. Sin olvidar, naturalmente, la propensión de nuestro novelista a remarcar la moral mercantilizada que subyace a la buena obra de Gualberto.

II. — EL EMPERADOR ZENÓN Y LA VIRGEN MARÍA

18El segundo «milagro» —o mejor dicho, antimilagro— se encuadra asimismo en la temática dual de la misericordia y la venganza. No lo protagoniza Jesucristo sino la Virgen María, excelsa figura de la piedad postridentina.

  • 13 Suma de Doctrina Christiana, trad. G. Cardillo, fº 5. Alonso de Barros, prologuista del Guzmán de (...)

19La más llamativa diferencia con el apólogo anterior es que éste, también destinado a enaltecer la caridad (ahora en su función social de socorro a los pobres), queda mediatizado por la insistente indicación de sus fuentes escritas, presentación que le confiere un valor oficial y más probatorio aún, si cabe. El narrador, en efecto, se cuida mucho de respaldarse en la doble autoría de Sofronio (Arzobispo de Jerusalén, hacia 634, y acérrimo defensor de la ortodoxia) y Pedro Canisio, célebre jesuita holandés, compañero de San Ignacio de Loyola, y punta de lanza de la reforma católica en tierras protestantes. En España, la obra apologética de Canisio era conocida gracias, en particular, a la Suma de Doctrina Cristiana que, en 1576, tradujera del latín (Colonia, 1569) G. Cardillo de Villalpando, subrayando en la Epístola dedicatoria que «por su [Canisio] predicación y exemplo ha reducido Nuestro Señor a su Iglesia grandisímo número de herejes de Alemania»13. Alemán no podía escudarse en autoridad más ortodoxa. Reacio a referirse —en el Guzmán— a autores coetáneos, el novelista hace ahí una sintomática excepción encaminada tal vez a diluir su responsabilidad en cuanto a la trastienda moral del exemplum aducido. He aquí el aludido pasaje:

Para ello y que veas el efecto de la limosna, oye lo que cuenta Sofronio, a quien cita Canisio, varón docto. Teniendo una mujer viuda una sola hija muy hermosa doncella, el emperador Zenón se enamoró della y por fuerza, contra toda su voluntad, la estupró, gozándola con tiranía. La madre, viéndose afligida por ello y ultrajada, teniendo gran devoción a una imagen de Nuestra Señora, cada vez que a ella se encomendaba decía «Virgen María, venganza y castigo te pido desta fuerza y afrenta que Zenón, tirano emperador, nos hace». Dice que oyó una voz que le dijo: «Ya estuvieras vengada, si las limosnas del emperador no nos hubieran atado las manos» (I, p. 421).

  • 14 Unas páginas adelante, Guzmán dirá que la caridad «Es camino del cielo, ligaduras que atan a Dios (...)
  • 15 Compuesta en griego, la obra había sido vertida al latín (Roma, 1558) por fray Ambrosio Camaldulen (...)

20La moraleja práctica de la anécdota se inscribe, por supuesto, en la exaltación de las obras, distintivo de la espiritualidad católica. Al unísono con los predicadores de la época, Guzmán, poco antes, ha advertido —citando a San Pablo— que, siendo «la caridad fin de los preceptos», «el que fuere caritativo, el Señor será con él misericordioso en el día de su justicia» (I, pp. 402-403). Los propios reformadores de la beneficencia (Giginta, Pérez de Herrera), tan interesados sin embargo en distinguir a los «mendigos legítimos» de los impostores, no decían otra cosa. En consonancia con ellos, el narrador de la Atalaya especifica que si «la caridad y limosna su orden tiene», «a ti te toca solamente el dar de la limosna […]. El corregidor y el regidor, el prelado y su vicario abran los ojos y sepan cuál no es pobre» (I, pp. 421-422). A priori, pues, nada se opone a que las limosnas del emperador Zenón fueran tan meritorias que le eximieran incluso del pecado (mortal) de lujuria. A ello contribuía quizá la tradicional misoginia de una Iglesia pronta a demonizar a la mujer. Guzmán se hace eco de esa doctrina al asegurar que «No hay fuerza de hombre que le valga, contra la que no quiere»; «no es posible hacerla ningún hombre solo a una mujer, si ella no quiere otorgar con su voluntad» (II, pp. 365-366). Lo ejemplificaba el cuentecillo de aquella «hija moza» de un labrador, presuntamente forzada por «un mancebo» al cual el alcalde del pueblo da por perdonado alegando que, a su edad, ambos «muy bien pudieron herlo»: «si así se les respondiese —apostilla el narrador— con una ley en que se mandase que mujer de once años arriba y en poblado no pudiese pedir fuerza, por fuerza serían buenas» (II, pp. 365-366). Bajo esta luz, el estupro de la «muy hermosa doncella» —obviamente «de once años arriba»— por el limosnero Zenón merecía quizás que Dios hiciese la vista gorda… Tampoco descuidemos el empeño docente del cuento que recoge adrede una situación extrema cuyo efectismo ha de impresionar al oyente. De todos modos, nos las habemos con la misma contabilidad del paraíso que ya gobernaba el comportamiento interesado de Juan Gualberto, sólo que aquí las limosnas del «tirano emperador» son hasta capaces de atarle las manos a la divinidad. Al encarecer tanto el mérito de la obra humana, la libertad de Dios queda singularmente mermada14. La confianza molinista en el libre albedrío difícilmente podía recibir ilustración más contundente. No es de extrañar que el jesuita Canisio exhumara ese viejo exemplum recopilado en el Pratum Spirituale15.

  • 16 Inside «Guzmán de Alfarache», p. 117.
  • 17 B. Brancaforte (ed.), Guzmán de Alfarache, t. I, p. 411, n. 5.
  • 18 M. Michaud, Mateo Alemán moraliste chrétien, p. 380.

21Así y todo, mucho más que el milagro de San Miniato, esta imposible intercesión de la Virgen en favor de la madre «viuda», le deja al lector mal sabor de boca. «Brutal and shocking story», estima Johnson16, donde «the omnipotence of Almighty God is destroyed and in its place we see the same humanoid venality Guzmán adscribes elsewhere to the juez superior»; «historia grotesca», corrobora Brancaforte17, que hace escarnio de «la Virgen protectora de todas las vírgenes y templo de la pureza». En cambio, los críticos de la escuela tridentinista se limitan a constatar que por medio de «cet apologue, consacré à l’empereur Zénon, Guzmán exalte la toute-puissance de l’aumône»18. El comentario —me temo— no está a la altura del nada ingenuo texto de Alemán.

  • 19 El sacrosanto y ecuménico Concilio de Trento, pp. 355-357 (Sesión XXV).
  • 20 San Antonio de Padua, fº 70 vº. En el mismo capítulo, se nos asegura que «no hay santo en el Cielo (...)

22En razón de su proclamada ortodoxia jesuítica, el apotegma incita a «moralizar», tal y como recomendaba el novelista. Dentro de la revitalización del culto a «las imágenes de Cristo, de la Virgen madre de Dios y de los santos» que impulsaba la Iglesia19, la paradójica pasividad de Nuestra Señora, habitual defensora de las madres viudas y doncellas huérfanas, resulta doblemente desconcertante. Primero, en su calidad de «madre de Dios» desoye las súplicas de una madre «viuda» y gran devota suya, cuya hija única fuera violada «contra toda su voluntad». En segundo lugar, «la Virgen santísima, purísima virginidad» —así la nombra Alemán en el San Antonio de Padua20— se hace objetivamente cómplice del violador que «estupró» a la doncella «gozándola con tiranía». El sacrilegio cometido por Zenón alcanza directamente a Nuestra Señora, escarnecida a la vez en su maternidad y en su virginidad. Se observará, por lo demás, que la madre ultrajada tiende a implicar a la Virgen en «esta fuerza y afrenta que Zenón, tirano emperador, nos hace», puesto que el equívoco pronombre personal nos puede concernir igualmente a su divina interlocutora. ¿Dónde está aquella justicia del Cielo que uno de los clérigos encontrados cerca de Cantillana predicara a Guzmanillo citando a San Pablo: «Y así dice Dios “A mi cargo está y a su tiempo lo castigaré; mía es la venganza, yo la haré por mis manos”» (I, p. 185)?

23Desde esa perspectiva, instructivo es cotejar la versión alemaniana con la de Canisio, que no se halla en su difundida Suma de Doctrina Cristiana sino en un voluminoso tratado en latín, reservado a profesionales de la predicación, el Opus catechisticum (París, 1585):

  • 21 P. Canisio, Opus catechisticum, p. 1330 (col. b). F. Rico reproduce este texto en La novela picare (...)

In Prato spirituali Sophronii, archiepiscopi Hierosolymorum, capite centesimo septuagesimoquinto, narravit nobis quidam patrum de Zenone imperatore, dicens quod mulierem quandam in filia ipsius injuriose tractaverit. Haec autem vacabat in templo Dominae nostrae sanctae Dei genitrix, orans eam et deprecans et cum lachrymis dicens: Vindica me de Zenone imperatore. Cum ergo multis diebus hoc faceret, apparuit ei sancta Dei genitrix dicens: Crede mihi, mulier, ultionem tuam saepe facere volui, sed manus ejus prohibet me. Erat enim valde misericors et eleemosynas faciens21.

  • 22 De creer a F. de Meneses en su censura de la lujuria, «Si es con mujer virgen, es pecado de estupr (...)
  • 23 A. de Valdés, Diálogo de las cosas acaecidas en Roma, ed. J. F. Montesinos, p. 132.

24Saltan a la vista las variantes, nada anodinas, que ha introducido el autor del Guzmán. Donde el jesuita se limitaba a hablar de «la hija de una mujer», Alemán se refiere a «una mujer viuda», luego definida por su estatuto de «madre», que tenía «una sola hija, muy hermosa doncella». El comportamiento de Zenón (no ya mero «emperador» sino «tirano emperador»), reducido en Canisio al muy eufemístico «la había tratado injuriosamente», se transforma ahora en «por fuerza, contra toda su voluntad, la estupró, gozándola con tiranía»22. Al hacerse más precisa, la relación se vuelve más chocante por la escandalosa violencia del burlador. La amplificación dramática pretende aquí acentuar la culpabilidad del tirano y agudizar el patético desamparo de sus víctimas. Por otra parte, es de notar cómo el «vindica me», en boca de la madre, se pluraliza en un «nos» ambiguo en la pluma del novelista. Parejamente, el «prohibet me» de la Virgen deviene «si […] no nos hubieran atado las manos», lo cual —a no tratarse de un plural mayestático— afecta también a Jesucristo. Por fin, si Canisio da por manifiesta la aparición de Nuestra Señora, el enunciado del Guzmán dista de ser tan explícito amparándose en un casi escéptico «Dice que oyó una voz que le dijo», fórmula que le rememora al lector aquella página de Alfonso de Valdés dedicada a «una imagen de Nuestra Señora que diz que hazía milagros»23.

25Así las cosas, se le hace a uno difícil no relacionar el exemplum del «tirano» Zenón con el caso de ese «juez», paradigma de «los poderosos» sin escrúpulos, que, «habiendo estrupado casi treinta doncellas y entre ellas una hija de una pobre mujer», replica a esta última que le rogaba «se la diese, por que no se divulgase su deshonra»: «Hermana, yo no sé de vuestra hija. Veis ahí esos ocho reales. Decidlos de misas a San Antonio de Padua, que os la depare» (II, 453). El subsiguiente comentario del narrador —«Ahora bien, mas yo no sé a quién esto le parece bien; pierdo el seso del poco castigo que se hace por delitos tan graves»— induce a pensar que la no intervención de la Virgen en la anécdota asumida por Pedro Canisio participa de un discurso asaz problemático.

  • 24 San Agustín, La Ciudad de Dios (XXI, 27), pp. 561-562 (cap. «Contra la opinión de los que se persu (...)
  • 25 Diálogo de doctrina cristiana, ed. J. Ruiz, p. 124. A continuación, declara el Arzobispo: «Donosa (...)
  • 26 En el cap. del Opus catechisticum consagrado a glorificar la limosna («Quibus exemplis Eleemosynae (...)

26Diríase que Alemán, tan influido por el agustinismo, quiso distanciarse aquí de las tesis molinistas, por muy útiles que le serán éstas para justificar la reformación del Pícaro. A Guzmán, que cursó Teología en Alcalá siendo «tenido por uno de los mejores estudiantes della» (II, p. 425), la controversia entre Molina y Báñez sobre los efectos salvíficos de las obras, no podía serle indiferente. En particular, debía saber que San Agustín opinaba de modo muy distinto a Canisio acerca del tema planteado: el autor de La Ciudad de Dios había vituperado, precisamente, al «hombre poderoso» persuadido de que «con diez dineros que cada día diese de limosna podría redimir los homicidios y adulterios y cualesquiera otros delitos graves», porque —sostenía el obispo de Hipona— «las limosnas no dan licencia para vivir mal»24. Tampoco ignoraría Guzmán que el erasmizante Juan de Valdés había advertido que «los devotos de Nuestra Señora, con la confianza que ponen en esta su devoción, piensan que les es lícito hacer las bellaquerías que hacen», en vez de imitar «su castidad, su caridad y su honestidad»25. Dentro de la caja de resonancia de los debates religiosos del siglo xvi, el ejemplo del lujurioso Zenón —que con sus limosnas compraba el derecho a cometer bellaquerías— se prestaba a la polémica. Así se comprende mejor la insistencia de Guzmán en atribuir al jesuita Canisio (eso sí, calificado de «varón docto») la responsabilidad del casi pelagiano apotegma seleccionado por Alemán entre otros muchos consagrados al mismo asunto, aunque menos expuestos a la controversia26.

  • 27 Prado espiritual de Sophronio Patriarcha de Hierusalem. Hay reediciones de Burgos (1588 y 1592) y (...)

27A tal luz, se entiende por qué el narrador no se contentó con citar directamente a Sofronio cuyo Prado espiritual era más accesible y familiar a sus lectores por haber sido traducido en 1578 por J. Basilio Santoro, y reeditado en 1588 y 159227. De ahí justamente, y no del Opus catechisticum, sacó el exemplum el jesuita Pedro Sánchez, quien, para demostrar que «el limosnero si fuere lujurioso, Dios le purgará primero y le salvará», lo narra de la forma siguiente, en 1594, en su Libro del reyno de Dios:

  • 28 P. Sánchez, Libro del reyno de Dios, fº 320 vº. Aparte de los dos apólogos estudiados (el de Juan (...)

Y así se dize en el Pratum spirituale [cap. 175], que una muger rogava a nuestra Señora que le vengase de Zenón Emperador, el qual era limosnero, y le avía tomado su hija. Aparecióse nuestra Señora a la muger y díxole: Muger, ya yo hubiera hecho lo que me ruegas, sino que sus manos y misericordia, y las oraciones de los pobres, me impiden que no lo haga28.

28Como se echa de ver, esta transcripción acentúa todavía más el anfibológico eufemismo («le avía tomado su hija») ya presente en Canisio («injuriose tractaverit») para minorar la culpa de Zenón (tampoco calificado de tirano), y procura además explicar la pasividad de la sola Virgen («me impiden») por «las oraciones de los pobres», argumento éste ajeno al Opus catechisticum que traducía fielmente a Sofronio cuyo Prado espiritual registraba:

  • 29 Prado espiritual recopilado de autores antiguos, clarísimos y santos Doctores, por el Dr. Juan Bas (...)

Contónos uno de los padres de esta historia del Emperador Zenón que una vez avía tratado injuriosamente a una muger, por causa de su hija, y la muger como estava afrentada se estava de contino en el templo de Nuestra Señora, la santa madre de Dios; a la qual suplicaba con muchas lágrimas que la vengasse del Emperador; y como continuasse en sus ruegos por muchos días, una vez se le apareció la santa madre de Dios y le dixo: Créeme, muger, que muchas vezes quise vengarte, mas su mano me lo defiende. Era, a la verdad, Zenón muy misericordioso y limosnero29.

  • 30 Habida cuenta de la profunda impronta del erasmismo en el pensamiento de Alemán, téngase presente (...)

29Huelga repetir que estas versiones (la de Sofronio/Sanctoro como las de Canisio y del P. Sánchez) resultan más inocuas que el corrosivo planteamiento de Alemán, donde la ambigua caracterización de Zenón —tirano, precisa Covarrubias, «cerca de los antiguos se tomava en buena parte», pero hoy designa «a cualquiera que con violencia, sin razón ni justicia, se sale con hacer su voluntad»— está a la medida de su equívoca ejemplaridad30. A buen seguro, habría que revisar el consabido dogmatismo de ciertas prédicas intercaladas en esta novela.

III. — JESUITISMO Y BAÑECISMO: ¿DOS LECTURAS DE LA ATALAYA?

  • 31 F. Rico, La novela picaresca y el punto de vista, pp. 61-62.
  • 32 J. Chapelain, «Préface» a su traducción del Guzmán, ed. A. C. Hunter, p. 66.

30Desde que, allá por el año 1969, F. Rico puso de relieve que las reflexiones aleccionadoras del Guzmán no habían de valorarse como simples digresiones autoriales, sino «en tanto dato novelesco» puesto que «se engloban en el retrato del protagonista» donde «quedan novelizados todos los ingredientes»31, apenas si se ha explorado la hipótesis de que el sermoneo del narrador pudiera constituir una solapada propedéutica a la reformación del Pícaro. Si en ambos planos «c’est Guzmán qui parle», razonable es inferir que, conforme a «la bienséance de la personne parlante»32, ciertos modelos edificantes realzados en las moralidades contribuyen a dar credibilidad a la regeneración final del galeote.

  • 33 M. Alemán, fº 84rº.

31En esta línea, creo que los exempla de Juan Gualberto y Zenón, presentados en forma de milagros —máximo grado de la ejemplaridad a ojos del narratario—, desempeñan un papel relevante en el alegato pro domo sua que va desarrollando el autobiógrafo al objeto de legitimar las coordenadas de su conversión. La idea clave de las parábolas en cuestión (idea hiperbolizada por la reescritura alemaniana), es que siempre tenemos interés en realizar buenas obras —«es tu interese» (I, p. 421), le dice Guzmán al lector—, aun cuando la virtud al alcance del hombre se reduzca hartas veces a «hacer atriaca de venenos varios» (II, p. 22). Esas obras, por imperfectas que sean, le han de valer al pecador algún crédito en «la cuenta de Dios»; de un Dios al parecer más misericordioso que justiciero, a juzgar por la dudosa intencionalidad que preside tanto la magnanimidad de Gualberto como la caridad de Zenón. Ahora bien, sabemos que para Alemán «ambas cosas han de concurrir, intención y obra» (II, p. 176); «intención y obras han de juntarse a una, y una sin otra no son de provecho», recalca el San Antonio de Padua33. A este tenor, Guzmán no omite fiscalizar la falaz intención que a menudo afeaba sus obras:

¡Cuántas veces de mi pan partí el medio […], y lo di a pobres, no donde sabía padecerse más necesidad, sino donde creí que sería mi obra más bien pregonada! ¡Y cuántas otras veces, teniendo sangriento el corazón y dañada la intención […], perdonaba injurias, poniéndolas a cuenta de Dios en lo público, quedándome dañada la intención de secreto! (II, p. 475).

32He aquí dos ejemplos negativos que no difieren mucho de las buenas obras atribuidas a Zenón y a Gualberto. ¿Sería el narrador más rigorista consigo mismo que el Dios de los predicadores jesuitas? Desde tal óptica, el narratario ha de sentirse tentado de relativizar la maldad de Guzmán y de creer en la sinceridad de su renovación moral a bordo de la galera.

33Pocos críticos han reparado en el contexto mercantil de la iluminación del Pícaro, que se sitúa después de un modesto éxito comercial «en cosas de vivanderos» (II, p. 505). Por vez primera, Guzmán ejerce de negociante legítimo. De ahí la aparición de «la luz de que gozan los que siguen a la virtud» (II, p. 505), y de ahí el monólogo en el cual el galeote proyecta su nueva ética económica sobre el plano espiritual:

Buscaste caudal para hacer empleo [en cosas de vivanderos], búscalo agora y hazlo de manera que puedas comprar la buenaventuranza. Esos trabajos, eso que padeces y cuidado que tomas en servir a ese tu amo, ponlo a la cuenta de Dios. Hazle cargo aun de aquello que has de perder y recebirálo por su cuenta, bajándolo de la mala tuya. Con eso puedes comprar la gracia…

34La recurrencia del léxico comercial ilustra a las claras la visión mercantilizada de la salvación que impregnaba los milagros de Zenón y Gualberto. Guzmán acaba de descubrir que tiene ahora algo por negociar con Dios, y esa convicción le lleva a sellar un contrato con la divinidad. Consciente ya de hallarse «otro, no yo ni con aquel corazón viejo que antes», el protagonista, sin poner en duda que «son [sus] obras de algún mérito», agradece la misericordia de Dios: «Di gracias al Señor y supliquéle me tuviese de su mano» (II, p. 506). No se le ocurre reivindicar su premio cual «el Gualberto», ni estimar con Zenón que el crédito así adquirido podría autorizarle a seguir cometiendo bellaquerías.

  • 34 «Elojio a Luis de Belmonte», p. 50.

35Esta confianza en la eficacia de «las buenas obras» y del libre albedrío recobrado dentro de una recta vocación mercantil, armonizaba con la doctrina de la Compañía de Jesús cuya pragmática catequesis solía canalizar las pasiones humanas en pro de virtudes cívicas. Conocida, verbigracia, era la tendencia de los jesuitas a defender a los mercaderes en sus contrataciones, aun a riesgo de pasar por confesores de manga ancha. Y sabemos que Alemán, admirador de «nuestro beatísimo padre Ignacio de Loyola»34, no escatima alabanzas a

  • 35 M Alemán, Ortografía castellana, ed. J. Rojas Garcidueñas, p. 77. Entre ellos, elogia en particula (...)

los padres de la Compañía de Jesús, que con cuidado i diligencia, no sólo aquí, en Italia, Flandes i Francia, mas dondequiera que ayan llegado, an fructificado i aprovechado sus asiduos trabajos [en todo jénero de letras]35.

36Pero donde la impronta del jesuitismo se marca con mayor nitidez es con motivo de la segunda conversión de Guzmán, cuando la moral del pacto con Dios se traduce a nivel político por una inconfundible apuesta por la razón de Estado.

  • 36 F. Márquez Villanueva, «El gran desconocido de nuestros clásicos», p. 4; J. A. Maravall, La litera (...)

37Los detractores de la (mal llamada) conversión —renovación y reformación son los únicos conceptos manejados por Alemán: «mucho quedé renovado» (II, p. 506), «sabía que estaba muy reformado» (II, p. 510), declara Guzmán— hacen hincapié en el hecho de que las obras del galeote «son mínimas y cuestionables», o suenan a sarcástica provocación destinada a preludiar su maquiavélica delación final36. En diversas ocasiones, he intentado mostrar que tales lecturas desatendían matices éticos muy significativos para el público de 1604-1605 más avezado a las sutilezas de la casuística. El desenlace de la Atalaya se presenta, en efecto, como un dramático caso de conciencia acorde con los distingos de la teología moral imperante en la época.

  • 37 Ver P. Sánchez: «La obediencia es una virtud que nos inclina a obedecer al mandato del superior qu (...)
  • 38 Sobre el tema, ver M. Cavillac, Atalayisme et picaresque, pp. 67-133.
  • 39 Ver supra «La conversión política del galeote “reformado”», pp. 111-124.
  • 40 P. Ribadeneyra, Tratado del príncipe cristiano, p. 525.
  • 41 B. Gracián, Oráculo manual y arte de prudencia, ed. E. Blanco, p. 138.

38La obra culminante de Guzmán (su denuncia de «la conjuración» de Soto) se opera con claridad en la esfera temporal de la «fina política» revisitada por Botero, Ribadeneyra y los tacitistas. El dilema al cual se enfrenta el corullero —secundar la rebelión o delatarla a las autoridades— es moralmente insostenible: cualquier cosa que haga, se ve condenado a dar la impresión de que quiere vengarse de Soto que «se desvelaba en destruir [le]» (II, p. 514), o bien del capitán de la galera, quien poco antes mandó injustamente que le dieran «azotes de muerte» (II, p. 518). En ambos casos está abocado a pasar por un traidor, aunque más grave traición fuera apoyar a los rebeldes que no revelar el plan de los conjurados y salvar así la nave de «Su Majestad» a quien nuestro forzado debía absoluta obediencia37. En tales circunstancias, los casuistas coincidían en considerar que es obligación del que «sepa la traición que hay contra el bien común» descubrir a los cómplices, y con mayor razón si éstos son «herejes»38. Guzmán, es cierto, no se contenta con denunciar a los amotinados; previamente ha engañado al emisario de Soto (II, p. 520). Mediante esa simulación, el corullero —como ya vimos39— bordea la duplicidad maquiavélica; pero conviene tener presente que no faltaban jesuitas para juzgar que en situaciones similares («cuando la necesidad o utilidad grande lo pide» y «especialmente en tiempo de guerra») era menester usar de «alguna disimulación con los disimulados» de modo que «el enemigo pueda entender otra cosa diversa y aun contraria de lo que se pretende hacer; porque esto no es mentir, sino hacer las cosas con prudencia para bien de la república»40. Gracián, gran admirador de la Atalaya, había de asegurar que «Todo lo dora un buen fin, aunque lo desmientan los desaciertos de los medios»41. Bajo este prisma, «el buen fin» alcanzado por Guzmán (la salvación de la galera) justifica «los medios» utilizados, aun cuando la apuesta por el «bien común» ocultara el deseo de «alcanzar algún tiempo libertad» (II, p. 511).

39Desde posiciones morales menos acomodaticias, es obvio que la buena obra del corullero queda deslucida por el interés personal. Al optar por «el servicio de Su Majestad», el personaje se propone negociar un posible indulto en aras de la razón de Estado, o sea reproducir con el monarca el contrato que antes le valiera el perdón de Dios. Por muy imperfecta que sea, la obra que Guzmán pone a la cuenta del Rey no se diferencia de la contabilidad que regía la interesada conducta de Zenón y Juan Gualberto. Así lo sugiere el narrador al insinuar que el milagroso desenlace del episodio se debió a la intercesión de «San Juan Baptista» y a «Dios, que fue dello servido y guiaba mis negocios de su divina mano.» (II, p. 521). Dentro de esta lógica optimista, congruente con el moralismo práctico de los jesuitas, las expectativas de lectura se orientan hacia una probable liberación del protagonista. Tal es la solución (al parecer, precipitada) preconizada por el capitán, el cual —refiere Guzmán—, «me mandó desherrar y que como libre anduviese por la galera, en cuanto venía cédula de Su Majestad, en que absolutamente lo mandase» (II, p. 522). Empero, concluye la historia sin que se sepa si el Rey llegó in fine a ratificar la solicitud del capitán. Aparentemente, el suspense es total… Con todo, la mera existencia de la «confesión general» —la obra perfecta que a guisa de purgación redacta después el personaje «desde las galeras, donde queda forzado al remo»— prueba que la clemencia del monarca distó de hacer eco a la misericordia divina. A todas luces, «Su Majestad», más riguroso juez de las conciencias que el mismo Dios, no accedió a indultar al galeote. Paradójicamente, es el representante del poder temporal quien asume el agustinismo bañezista propenso a cuestionar la virtuosa inclinación de un albedrío inficionado tras el pecado original. Guzmán, desde luego, es el primero en reconocer su imperfección, pero el obsesivo complejo de culpa que informa su autobiografía —«como soy malo, nada juzgo por bueno» (II, p. 40)— está motivado en no escasa medida por el inculpatorio silencio de «Su Majestad».

  • 42 Como nota A. Rey Hazas (Deslindes de la novela picaresca, p. 94) en su certera presentación del Gu (...)
  • 43 Comp. San Antonio de Padua: «[Dios] tiene mucha gana de usar mucha misericordia con los pecadores; (...)

40La conclusión que se desprende del presente estudio, es que las moralidades del Guzmán (retrospectivas en el tiempo de la escritura, pero prospectivas en el tiempo de la lectura) no sirven únicamente de contrapunto a las vivencias picarescas. Lejos de ser «superflues», cumplen sin duda una función novelesca no desdeñable dado que la doble «reformación» (espiritual y política) del galeote, cuyo común denominador es el interés propio invertido en «la cuenta de Dios» y de la razón de Estado, obedece a la misma ética del intercambio remunerador, oficialmente santificada en los exempla de Zenón y Juan Gualberto. Con tal finalidad —a mi juicio— el novelista manipuló dichos milagros al objeto de problematizar su significado y de acreditar así en la mente del lector un realismo moral que, pese a sus deficiencias, sintonizaba con el método de los jesuitas para quienes el amor propio venía a ser un medio indirecto usado por Dios para guiar al pecador hacia el Bien. Discernir en ello una soterrada polémica anticatólica equivaldría a ocultar que la teología contrarreformista ofrecía un conflictivo abanico de matices entre las doctrinas de Molina y de Báñez42. De todas formas, predomina en la Atalaya la imagen de un Dios misericordioso, siempre dispuesto a «dar a cada uno todo aquello de que tiene necesidad para salvarse» (I, p. 291)43.

  • 44 M. Alemán, Ortografía castellana, ed. J. Rojas Garcidueñas, pp. 5-6, 76 y 91. En Méjico, Alemán go (...)
  • 45 Recuérdese que la denuncia del complot todavía forma parte integrante de «todo el resto de su mala(...)

41Como novelista, Alemán tenía la oportunidad de jugar con los variados registros que le brindaba una teología desestabilizada por la controversia de auxiliis divinae gratiae. Y difícil es determinar si la cosmovisión del Guzmán se ajusta a la que profesaba el autor en sus adentros. No cabe descartar que el sevillano se inclinara personalmente por las modernas tesis del jesuitismo, más abiertas a la libertad de arbitrio pleno y a la regeneración racional del hombre: «el que quisiere sígame —proclama en su Ortografía castellana—, que pocos venceremos a muchos, con las armas de la razón». Estas esperanzadas palabras pertenecen a un libro de 1609 en homenaje a México, «tierra nueva» donde el «alegre y venturoso» escritor acababa de llegar huyendo de su «madrastra Sevilla»44. Muy otro era el contexto del Guzmán de Alfarache, y otro —obviamente— el punto de vista del narrador. Al expresarse desde su condición de galeote, el autobiógrafo no podía comulgar por entero con posturas molinistas cuyo laxismo confortaba la buena conciencia de los «poderosos». En cambio, el agustinismo radical que cuestionaba los méritos humanos, le permitía relativizar los cánones de la perfección moral institucionalizada, y rebajar a su propio nivel las ínfulas de aquellos «señores» que también eran «unos montones de polvo» (II, p. 125). Sintomático de ese debate es el episodio final. Cuando Guzmán señala que el capitán exageró su «bondad, inocencia y fidelidad», nos sugiere que las motivaciones de su «buena obra»45 fueron probablemente tan poco altruistas como las de Zenón o Gualberto. Nadie, en la Atalaya, queda exonerado de una cierta culpabilidad: «todos pecamos en Adán» (II, p. 350). En el mundo degradado y atormentado del Pícaro, regido por un amargo pesimismo sociopolítico, el rigorismo bañezista se prestaba mejor a profundizar en las pasiones de un antihéroe que pretendía ser el espejo de la culpable España de su tiempo.

Notes

1 M. Alemán, Ortografía castellana, ed. J. Rojas Garcidueñas, p. 113.

2 Ver M. Cavillac, Pícaros y mercaderes, trad. J. M. Azpitarte, pp. 494-520 y 584-588.

3 A. López pinciano, Philosophía antigua poética, ed. A. Carballo Picazo, t. II, p. 321; F. Cascales, Tablas Poéticas, ed. B. Brancaforte p. 186.

4 J. Arias, Guzmán de Alfarache. The Unrepentant Narrator, p. 74.

5 En otro lugar, Guzmán escribe: «Lo que ofrecieres, lo mejor ha de ser […] No como de por fuerza, ni con trompetas; antes con pura caridad, para que saques della el fruto que se promete» (I, p. 422). Obvia es la alusión a la antedicha cita de San Mateo cuya continuación reza: «cuando hagas limosna, no lo vayas trompeteando por delante como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles con el fin de ser honrados por los hombres».

6 Sobre el concepto de Filautía, cf. supra «Alemán y Guzmán ante la reforma de la mendicidad».

7 Agonía del tránsito de la muerte, ed. Marc Zuili, pp. 226 y 234. Comp. J. L. Vives: «No nos atribuyamos gloria alguna porque damos algo […]; tampoco hemos de echar a perder el beneficio jactándonos de él y haciendo memoria y ostentación de que lo hicimos; y finalmente, no demos cosa alguna porque lo vean los hombres, sino solo Dios» (Del socorro de los pobres, trad. G. Nieto Ibarra, pp. 94-95).

8 B. Fulgoso, Factorum et dictorum memorabilium lib. IX, fº 128rº-vº.

9 A. de Villegas, Flos Sanctorum, fº 209, col. d.

10 P. Sánchez, Libro del reyno de Dios, fº 147 vº (lib. IV, cap. vi: «De la Caridad»).

11 Ibid., ffos 133rº-vº y 136rº.

12 P. Ribadeneyra, Flos Sanctorum, t. IV, pp. 50-53.

13 Suma de Doctrina Christiana, trad. G. Cardillo, fº 5. Alonso de Barros, prologuista del Guzmán de 1599, poseía este libro de Canisio en su biblioteca (M. Cavillac, «Libros, lecturas e ideario de Alonso de Barros», pp. 69-94).

14 Unas páginas adelante, Guzmán dirá que la caridad «Es camino del cielo, ligaduras que atan a Dios con el hombre» (I, p. 452). Enlazando esta frase con «The theology of the cash nexus» que tutela a Zenón, C. J. Johnson comenta: «Charity does not bind man to God. Rather the reverse is true: God is bound to man by an exercise of man’s will» (Inside «Guzmán de Alfarache», pp. 120-121).

15 Compuesta en griego, la obra había sido vertida al latín (Roma, 1558) por fray Ambrosio Camaldulense.

16 Inside «Guzmán de Alfarache», p. 117.

17 B. Brancaforte (ed.), Guzmán de Alfarache, t. I, p. 411, n. 5.

18 M. Michaud, Mateo Alemán moraliste chrétien, p. 380.

19 El sacrosanto y ecuménico Concilio de Trento, pp. 355-357 (Sesión XXV).

20 San Antonio de Padua, fº 70 vº. En el mismo capítulo, se nos asegura que «no hay santo en el Cielo a quien con tanta razón y causas podamos llamar para el socorro de nuestras necesidades, que a la verdadera madre del verdadero Dios; ni por quien Dios lo conceda como por su madre» (fº 77rº).

21 P. Canisio, Opus catechisticum, p. 1330 (col. b). F. Rico reproduce este texto en La novela picaresca española, I, p. 396, n. 4.

22 De creer a F. de Meneses en su censura de la lujuria, «Si es con mujer virgen, es pecado de estupro. Si es por fuerza con cualquiera mujer que sea, es pecado de robo; porque así como el que quita la hacienda a otro por fuerza se dice cometer robo […], ansí el que quita a la mujer la honra por la fuerza, se dice robador» (Luz del alma cristiana, ed. I. Velo Pensado, p. 590). En la reformulación alemaniana, Zenón acumula por tanto dos pecados, uno de los cuales (el robo) es contradictorio con su «caridad».

23 A. de Valdés, Diálogo de las cosas acaecidas en Roma, ed. J. F. Montesinos, p. 132.

24 San Agustín, La Ciudad de Dios (XXI, 27), pp. 561-562 (cap. «Contra la opinión de los que se persuaden que no les han de hacer daño alguno los pecados que cometieron, pues hicieron limosnas»).

25 Diálogo de doctrina cristiana, ed. J. Ruiz, p. 124. A continuación, declara el Arzobispo: «Donosa bobería es que, siendo yo vicioso, me tenga por devoto de Nuestra Señora».

26 En el cap. del Opus catechisticum consagrado a glorificar la limosna («Quibus exemplis Eleemosynae virtus et fructus declaratur»), la anécdota referida a Zenón tiene el número 22.

27 Prado espiritual de Sophronio Patriarcha de Hierusalem. Hay reediciones de Burgos (1588 y 1592) y Madrid (1607).

28 P. Sánchez, Libro del reyno de Dios, fº 320 vº. Aparte de los dos apólogos estudiados (el de Juan Gualberto, y el de Zenón), se hallan en esta misma obra de P. Sánchez no pocas consideraciones en sintonía con el Guzmán.

29 Prado espiritual recopilado de autores antiguos, clarísimos y santos Doctores, por el Dr. Juan Basilio Sanctoro (ed. 1614), ffos 2vº-3rº (Prado espiritual de Sophronio Patriarcha de Hierusalem, lib. I, cap. v).

30 Habida cuenta de la profunda impronta del erasmismo en el pensamiento de Alemán, téngase presente que para el rey Polidoro (el monarca perfecto según A. de Valdés) «Tres cosas ponen principalmente en dios: poder, saber y bondad. El que tiene la primera y carece destotras no es Rey, mas tyrano […] ¿Quieres ver la diferencia que pone Aristótiles entre el Rey y el tyrano? El tyrano busca su provecho y el Rey el bien de la república». Como se sabe, Polidoro, lejos de estuprar hijas de viudas, «Casava huérfanas y otras pobres donzellas; remediaba biudas y otras personas necesitadas» (Diálogo de Mercurio y Carón, pp. 172 y 180). Al decir de Alemán, San Antonio «predicó toda verdad […], no desmayando a los afligidos, atemorizando a los tyranos, y no perdonando a los más poderosos» (San Antonio de Padua, fº 82 vº).

31 F. Rico, La novela picaresca y el punto de vista, pp. 61-62.

32 J. Chapelain, «Préface» a su traducción del Guzmán, ed. A. C. Hunter, p. 66.

33 M. Alemán, fº 84rº.

34 «Elojio a Luis de Belmonte», p. 50.

35 M Alemán, Ortografía castellana, ed. J. Rojas Garcidueñas, p. 77. Entre ellos, elogia en particular la «mucha erudición» de su paisano «el Padre Pineda de la Compañía de Jesús, en sus libros que compuso sobre Job» (p. 76).

36 F. Márquez Villanueva, «El gran desconocido de nuestros clásicos», p. 4; J. A. Maravall, La literatura picaresca desde la historia social, pp. 461 y 765.

37 Ver P. Sánchez: «La obediencia es una virtud que nos inclina a obedecer al mandato del superior que en nombre de Dios manda»; «los grados de la obediencia son: primero obedecer con la obra, segundo con la voluntad»; «Todos hemos de procurar el bien común más que el particular» (Libro del reyno de Dios, ffos 214vº, 217rº y 355vº).

38 Sobre el tema, ver M. Cavillac, Atalayisme et picaresque, pp. 67-133.

39 Ver supra «La conversión política del galeote “reformado”», pp. 111-124.

40 P. Ribadeneyra, Tratado del príncipe cristiano, p. 525.

41 B. Gracián, Oráculo manual y arte de prudencia, ed. E. Blanco, p. 138.

42 Como nota A. Rey Hazas (Deslindes de la novela picaresca, p. 94) en su certera presentación del Guzmán, «bajo los hechos novelescos subyace la controversia entre Báñez y Molina».

43 Comp. San Antonio de Padua: «[Dios] tiene mucha gana de usar mucha misericordia con los pecadores; y tanta es mayor su gloria quanto más la exercita en ellos. Descubre Dios más la generosidad y grandeza suya en un muy grande pecadorazo convertido» (fº 103vº).

44 M. Alemán, Ortografía castellana, ed. J. Rojas Garcidueñas, pp. 5-6, 76 y 91. En Méjico, Alemán gozaba —por primera vez en su vida— de la protección de un «poderoso» ejemplar, el arzobispo García Guerra, futuro Virrey de Nueva España (1611).

45 Recuérdese que la denuncia del complot todavía forma parte integrante de «todo el resto de su mala vida» (II, 331).

Notes de fin

* Este trabajo apareció antes en el Bulletin hispanique, 108 (1), 2006, pp. 243-267.

© Casa de Velázquez, 2010

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search