Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Espadas y plumas en la Monarquía hispana

 | 
Thomas Calvo

II. — Los socorros de Filipinas (1613-1620): el fracaso de un gran designio imperial

Capítulo tercero

De Sevilla a Manila o cómo acabar con el galeón de Manila

Texte intégral

A la entrada de la bahía [de Cádiz] están las Puercas que de aguas vivas se cubren
y en muertas están descubiertas de jaransso.
Sobre mano derecha, en mitad de la entrada de la bahía,
enfrente de las Puercas está una baja que se llama el diamante,
muy fondable, que no tocan en ella sino naos gruesas;
una vez tocó una nave que llamaban la Pancheta y echó el timón.
Tendrá 20 palmos de agua, revienta con mucho mar,
por entre ella y las Puercas entran nuestros galeones y naos, flotas.
Alonso de Contreras, Derrotero universal del Mediterráneo, 1996, p. 61.

A la entrada de Cádiz hay un escollo debajo del agua catorce palmos,
que llaman el Diamante, en el cual se han perdido muchos navíos;
y yo, como más desgraciado, topé en él y perdime a vista de toda la armada.
Alonso de Contreras, Discurso de mi vida, 1988, p. 199.

  • 1 Regan, 2007.
  • 2 Corresponde a todo un capítulo, pp. 199-223.

1Vamos a tratar de expediciones militares navales, las más sofisticadas, las más complejas, las más delicadas entre todas las operaciones militares, en las cuales la menor dificultad puede ser fatal, entorpecer hasta la acción del más experimentado y valiente jefe, y los atrasos descomponer la máquina y los ánimos. Como veremos, Contreras sólo fue una pieza de la mecánica, dentro de un contexto desafortunado. ¿O de incompetencia? Este sustantivo trae a la memoria el libro de Geoffrey Regan, Historia de la incompetencia militar1, donde justo uno de los episodios narrados, aunque indirectamente, está muy cerca de lo que aquí nos detiene, y no sólo por el escenario y el momento, ya que se trata de la expedición inglesa a Cádiz, rotundo fracaso en 16252.

2Si seguimos al autor, podemos hacer un catálogo de todos los fallos que condujeron a semejante desastre. Fue una operación militar, pero con claros visos de política interior, ya que se pretendía promocionar a su impulsor, el duque de Buckingham. Hubo una clara falta de planificación en las intenciones, que fueron hasta contradictorias, ya que se aspiraba a apoyar al elector del Palatinado, pero ¿entonces por qué ir a Andalucía? La plana mayor del ejército de unos diez mil hombres estaba formada por buenos oficiales, pero sin experiencia naval. La ausencia de información sobre los objetivos era total, en particular sobre las fortificaciones de Sanlúcar y Cádiz. Las confusiones administrativas tuvieron graves secuelas, pues las instrucciones que redactó el comandante, Edward Cecil, para los capitanes de los barcos de la flota no fueron distribuidas. Los soldados procedían de las cárceles y de las tabernas y fueron alistados como forzados. Y, de hecho, fueron tratados con total descuido, lo que condujo a la deserción. Los tiempos de espera serán, asimismo, muy perjudiciales para los bastimentos que se pudrirán en los barcos antes de que estos puedan salir al mar. Con esto, la flota se hizo a la vela el 5 de octubre de 1625, es decir, muy tarde, y desde el principio debió enfrentarse a las malas condiciones meteorológicas, con una salida fallida y un desorden generalizado en la armada. Esto causó una serie de pérdidas durante la travesía. Entre las consecuencias de esta improvisación tuvo lugar un episodio vodevilesco, cuando la tropa inglesa desembarcada en Cádiz caminó durante todo un día sin comida ni agua. Por la noche se encontró con el almacén de vinos de la Armada española. Los oficiales no lograron controlar a los soldados, de manera que los resultados fueron los que se pueden imaginar y estarán a la altura de todo lo demás. Podríamos ir punteando esta lista conforme avancemos en el análisis de los socorros de Filipinas y veríamos que todas estas circunstancias —salvo la borrachera final— están también presentes.

  • 3 Regan, 2007, p. 16.

3Sin embargo, tendremos, de entrada, que tomar dos precauciones. Por un lado, en el caso inglés, se confirman «la ineptitud y carencias del vizconde de Wimbledon como general». En el caso español, aunque también puedan estar presentes esos defectos, no resultan tan confirmados, salvo al extremo final con el general Zuazola. Es cierto que los desdichados socorros no llegaron a enfrentarse con el enemigo, sólo con algunos elementos y con la falta de coordinación entre el designio y la puesta en práctica por parte del poder y de su administración. En los dos episodios, la responsabilidad política es decisiva, pero si no se discute cuando se trata de Buckingham, es menos clara en cuanto a sus homólogos españoles, el rey y Lerma. O, si se prefiere, los yerros son aquí menos fáciles de individualizar, dado que se trata de una política de Estado, dentro de una lógica imperial para la cual no es fácil medir una concordancia entre su objetivo primordial de conservación del Imperio y la potencia militar de que se dispone para ello3. En segundo término, no hay que pensar que las operaciones de este tipo, anfibias y a muy larga distancia, por la logística y los medios que solicitan, estén condenadas al fracaso hasta la Segunda Guerra Mundial y sus diferentes desembarcos, en particular, el de Normandía. Es preciso que Regan recuerde que, en 1625, los ingleses querían reproducir el éxito de la armada que tomó Cádiz en 1596, pues Buckingham deseaba estar a la altura de Isabel I. Y si se planearon las tentativas hacia Filipinas entre 1613 y 1620, es porque la flota de Miguel López de Legazpi y Andrés de Urdaneta, que salió de puerto de Navidad (Galicia) el 21 de noviembre de 1564 conoció un rotundo logro, sin volver sobre el triunfo de Túnez que nos relata Jan Vermeyen a través de sus tapices.

  • 4 AGN, Archivo Histórico de Hacienda (1.a serie), 24955/vol. 1135.
  • 5 Véase Alonso Álvarez, 2009, en particular el cap. 8: «La ayuda mexicana en el Pacífico: socorros y (...)
  • 6 Gil Fernández, 1989. Ha sido aquí de gran utilidad sobre el entorno marítimo y algunos personajes.

4Hecho este recorrido y rápido balance comparativo, hay que volver a lo que aquí nos interesa, «los socorros de Filipinas». Ni el término ni el episodio se ignoran, por supuesto. La expresión se emplea en otras circunstancias, a veces muy parecidas, como cuando en 1617 el virrey de México manda el navío San Gerónimo «de socorro a las islas Philipinas»4. Entre otras cosas, la nao debió transportar lo que a veces en el siglo xvii se llamaba «el socorro mexicano», y que ha quedado como «el situado de Filipinas», es decir, los cerca de 200 000 pesos que durante más de doscientos años la Corona remitió de manera anual para sostener su dominio en el archipiélago5. En cuanto al tema preciso de estos socorros de entre 1613 y 1620, no es terreno virgen, pues ya Juan Gil le dedicó un capítulo central de su libro Mitos y utopías del Descubrimiento: 2 El Pacífico, intitulado «La defensa de las Filipinas», y enmarcado entre «Los secretos de la California» y «Ofir, salvación de la Monarquía»6.

5Tenemos, por lo tanto, que precisar los dos proyectos. Gil llega a esos episodios a través de su preocupación por el imaginario geográfico, que propagan los varones más aventureros e inquietos de la Monarquía, sean arbitristas como el coronel escocés Guillermo Semple, sean navegantes de la talla de Diego Ramírez de Arellano. Y su interés es, en verdad, el espacio pacífico, su exploración y los árbitros y sueños que sustentan.

  • 7 Sobre todo, véanse AGI, Filipinas, 200 y Filipinas, 350.

6Alcanzamos esos mismos «socorros», en primer lugar gracias al Discurso de mi vida de Contreras, aunque permanezca, como siempre, bastante elíptico. Es decir que, de entrada, estamos dentro de las entrañas de la maquinaria, donde se acomoda la carne de cañón del monstruoso Leviatán. También nos hemos topado, aunque, por un momento en un principio, con espíritus fértiles, como el del genovés naturalizado y hombre de negocios Horacio Levanto, el cual, en definitiva, nos abre de par en par las puertas de los intereses económicos que se ventilan entre España, Asia y Nueva España. Sobre todo, serán nuestros principales mentores dos grandes oficiales de la Corona, el entonces secretario del Consejo de Indias, Juan Ruiz de Contreras —la homonimia parcial con don Alonso no es aquí inocente, como veremos—, y el presidente de la Casa de la Contratación, don Francisco de Tejada y Mendoza. Su correspondencia sobre el tema llena legajos enteros del Archivo General de Indias7.

  • 8 Véase el cap. viii en este libro: «Médicos de su honra».

7Queremos, por lo tanto, profundizar, a través de la serie de ajustes y sobre todo desajustes que intervienen en la realización de esos tres socorros de 1613, 1617 y 1619, el trabajo de los diferentes instrumentos de los que dispone entonces la Monarquía, sean colectivos, como los consejos o las juntas, aquí de Guerra de las Indias, sean individuales, como los personajes ya mencionados, entre los que se incluye a nuestro Contreras, u otros como el tal veedor de la armada o el duque de Medina Sidonia, o el príncipe Filiberto de Saboya o don Alonso Fajardo, general de la Armada de 1616-1617, que volveremos a encontrar como gobernador de Filipinas8. Todos están relacionados, de forma intermitente, desigual; todos están al servicio del rey, cuya decisión es soberana, pero a través de organismos colegiados, que se remiten siempre a su palabra, como un escudo.

  • 9 El término se puede discutir, pero es, de pronto, cómodo, así que simplemente recordemos que es un (...)

8Es al propio Estado moderno9 al que deseamos acercarnos. Estas son circunstancias muy precisas, de profundo calado imperial, donde la geografía, la política, la economía y hasta la religión, se entretejen, sin que se sepa cuál es el motor determinante en tal toma de decisión. La Monarquía tiene ya instituciones, instrumentos múltiples, experimentados y leales —o así se expresan—, pero todavía incapaces de controlar los coletazos que da un organismo joven, el Leviatán, y la tiranía de un espacio que se mide en años. Son entidades que se pueden debilitar debido al desconocimiento, las cortapisas que les impone la naturaleza, marítima en particular, la resistencia más o menos encubierta de los súbditos y, sobre todo, su propia enfermedad, ligada a la carencia de metal precioso. Constituyen, en conjunto, un monstruo todavía inacabado, es cierto, cuyas reglas y conductas aún se están buscando, donde las prácticas tienen frenos insuficientes. Tal vez en esa fase de inmadurez sea todavía más peligroso tal engendro, hacia su interior, hacia sus súbditos, que ulteriormente. Hay una real determinación, pero se acompaña de una falta de claridad, ya que su visión de las causas, de los medios, de las realidades y, por lo tanto, de las consecuencias es imperfecta.

I. — La tregua armada (ca. 1610-1620)

  • 10 Carta de Miguel Coronel, vecino de Saint-Malo, 15 de marzo de 1617 (AGI, Filipinas, 200, N. 177); (...)
  • 11 Sobre 1621, y el cierre de los horizontes lejanos, véase Gil Fernández, 1989, p. 209. En realidad, (...)

9La tregua con las Provincias Unidas de 1609-1621 es el elemento central que favorece notablemente «los socorros» —logrados o abortados— en el ámbito de las diversas Indias, lejos de la Península. Se debe aquí contabilizar lo mismo la tentativa fracasada de socorro a Chile hacia 1616, que los diversos socorros mandados al Caribe contra Guaterral (así pronunciaban sus pobladores Walter Raleigh). En realidad, fue una paz armada, pues en marzo de 1617 un capitán francés avisaba en Sanlúcar de Barrameda que en el puerto de Londres una docena de bajeles se aprestaban para salir. Con posterioridad, se recibieron las alarmas de diversas autoridades de las islas del Caribe. La expedición de dos navíos que se mandó a Puerto Rico estuvo bajo las órdenes de Alonso de Contreras, el cual ha relatado los hechos10. Sin olvidar que también se realizaron operaciones hacia Oriente (un socorro para Ormuz en 1619, efectivo en un primer momento). Es decir, que, a partir de 1609, se pudo pensar en diversas intervenciones, lejanas al mismo tiempo, que daban un respiro a las maltratadas finanzas reales. En 1621, renació, de nuevo, la obsesión por lograr una victoria terrestre en Europa del Norte; esta se percibió como la panacea a todos los males y se olvidaron los horizontes lejanos11.

  • 12 El episodio se repite en marzo de 1616, con seis navíos holandeses, véase AGI, Filipinas, 37, N. 1 (...)
  • 13 Verdadera relacion de la maravillosa vitoria. El impreso es de 1611. Es notable el corto tiempo qu (...)

10Más aún si tomamos en cuenta las particularidades de dicha tregua de doce años, casi efectiva en Europa, sin verdadera aplicación en Extremo Oriente, y esto desde su primer momento, pues poco después de su proclamación, en los mares orientales se enfrentaron en batalla (24 de abril de 1610) una armada holandesa y la del gobernador de Filipinas. Según el testimonio de un prisionero que hicieron los españoles, la misión de esa flota neerlandesa era múltiple y nos puede servir como referencia, dado que los cuatro barcos procedían de las Malucas —Molucas— e hicieron fondo en la entrada de la bahía de Manila12. Pretendían, en primer lugar, «impedir el socorro que se suele enviar destas islas al Maluco todos los años». Sobre todo se trataba de «robar las naos de la China, y con parte de la seda despachar navíos al Japón, adonde tienen asentada factoría con llevar seda y otras mercaderías, y juntamente coger la nao del Japón de Su Majestad, que va todos los años, y la de Macan»13. Es decir, un plan bastante conocido y esperado: obtener especerías y seda. Pero bastante más sofisticado, debido a que la captura del galeón de Manila, casi inalcanzable para los holandeses, no se menciona; y, por lo tanto, los holandeses buscaban presas más débiles, los innumerables barcos chinos que hacían el recorrido entre su país y Filipinas. Así, la plata que les hubiese dado el galeón y que era el nervio de la guerra, la podían recuperar en Japón, otro gran abastecedor de metal precioso, e intercambiarla por la seda robada en los juncos. Japón es una pieza central, entonces, del conflicto entre los dos rivales europeos. Aunque los hispanos parecen haber consolidado su posición desde el paso de Rodrigo de Vivero por el archipiélago en 1609, los neerlandeses serán los vencedores en la corte del sogún, más tarde.

  • 14 Ollé, 2014, p. 372.
  • 15 Murteira, 2014, p. 299.
  • 16 Spate, 2004, p. 224.
  • 17 Puerto de la costa oriental de India.
  • 18 AGI, Filipinas, 1, N. 134; Murteira, 2014, p. 311.

11Los holandeses están en Extremo Oriente desde finales del siglo xvi, cuando el predominio ibérico sobre las especias los empuja a ir a buscarlas directamente al lugar donde se producen; de paso, practican también la piratería14. Su presencia en Asia se hace sentir desde la expedición de Cornelis de Houtman (1595-1597), que cruzó por el cabo de Buena Esperanza15. Hasta finales del siglo xvi, 65 naos salen de las Provincias Unidas en especial hacia Batén (Batán), extremidad occidental de Java, y desbancan a los portugueses del lugar, motivo por el que la gran mayoría de los navíos regresa felizmente16. En 1612, los portugueses atacan la factoría neerlandesa de Pulicat17. Desde 1614, los navíos de la Compañía Unida de las Indias Orientales (VOC), creada en 1602, merodean sin muchos resultados delante de la bahía de Manila, en espera del galeón de la plata o más bien de los juncos de la seda18.

  • 19 AGI, Filipinas, 200, N. 103.

12Son tiempos extraños de paz armada, de turbulencias, y esto estimula las imaginaciones, refuerza las obsesiones, anima las falsas esperanzas, aun en los más altos grados del poder. Hasta los instrumentos de inteligencia, aún rudimentarios, contribuyen a crear ilusiones con poca credibilidad. En diciembre de 1616, aprovechando la supuesta salida de la armada de Filipinas, el duque de Lerma y el rey hacen saber por cartas al virrey de la India y al gobernador de Filipinas que existe un complot que involucra a un alto magistrado holandés y a los responsables militares neerlandeses en India, para que entreguen las fortalezas y las armadas a los españoles, entre ellas Paliacate —Pulicat— y las del Maluco. Por supuesto, atraviesa el escenario un jesuita. Es difícil medir el grado de confianza que se debe dar a esas maquinaciones19.

  • 20 Debe de ser la armada de Joris van Spilbergen, véase más adelante.
  • 21 AGI, Filipinas, 200, N. 33.

13La preeminencia naval neerlandesa parece tal que los mares y la imaginación de los responsables españoles se pueblan de flotas holandesas. En carta del 3 de julio de 1616, el duque de Lerma pide al presidente del Consejo de Indias que se examinen unos informes llamados «los avisos de Flandes». Según información procedente de las Provincias Unidas se relata lo ocurrido «en el mar del Sur y costa de Pirú por los [h]olandeses que han pasado el estrecho de Magallanes»20. El autor anónimo concluye: «No sé la verdad que tenga, pero son tantas las particularidades que puede dar muchos cuidados». Y, por supuesto, cierra con un arbitrio, que se mande un socorro desde aquí, Flandes, ¡con barcos comprados en Holanda a mitad de precio21!

14En un mundo de inteligencia aún con poca experiencia, donde las autoridades titubean entre lo cierto, lo probable y lo incierto, hasta los silencios deben interpretarse. Por la misma fecha, el Consejo debe evaluar el contenido de una información procedente de Cartagena de Indias del 25 de marzo de 1616:

  • 22 AGI, Filipinas, 200, N. 33.

Han escrito del Pirú que han entrado por el mismo estrecho de Magallanes otros ocho navíos de ingleses. Esta nueva no la tengo por cierta porque en el último bajel que vino de Portobelo he recibido yo cartas frescas de personas graves y muy inteligentes en que me dicen otras cosas y ofrecen de escribirme lo que hubiese y no me dicen palabras de estos ocho navíos, que si fuera verdad fuera lo primero que me escribieran, y ansi no tengo por constante la dicha nueva22.

  • 23 Mathes, 1976, p. 14.

15Y, sin embargo, es, en cierta medida, verdad: los seis navíos de Joris van Spilbergen —aunque no son ingleses—pasaron por el Estrecho en mayo de 161523.

  • 24 Entre las islas de Luzón y Samar, por donde sale o entra el galeón de Manila.

16El hecho es que la presencia de los holandeses en los mares de Filipinas se vuelve casi rutinaria, aunque molesta por los sobresaltos que dan y los saqueos que realizan. Su apariencia sorprende a los filipinos, ya acostumbrados a la fisonomía y aspecto de los españoles. El 13 de febrero de 1616 aparecen seis velas en la isla de Capul, muy cerca del desembocadero de San Bernardino, llave del dispositivo naval español en el Pacífico24, se trata de la dicha flota de Joris van Spilbergen. Según el informe de los naturales,

  • 25 AGI, Filipinas, 37, N. 19, «Informe de los daños que hizo el enemigo olandes…», s. f. Las otras ci (...)

los tuvieron por enemigos […] porque extrañaron su traje y modo por ser toda gente muy blanca y bermejos y que algunos traían zarcillos en las orejas […] y el cabello corto a modo de coleta por la frente y por los lados de las orejas largo que les tapaba el pescuezo25.

17Un japonés que fue su cautivo, más aculturado y ladino —hablaba español—, describe su ropa: traían los más «honrados» «calzones largos, y luego los recogían sobre la rodilla con una cinta», los demás iban descalzos, con «unos vestidos de lienzo muy gordo blanco». Los mismos están el 28 de ese mes en la isla de Mariveles, que cierra la bahía de Manila, impidiendo el paso, capturando las fragatillas y champanes que por ahí pasan, aunque su carga sean simples tablas de madera y otras «menudencias», el arroz y cierta cantidad de gallinas, pero también algo de más valor como 2 500 cueros de venado. El terror que causan es tal que los tripulantes de los barquillos los abandonan y se refugian en el monte. Son estos mismos holandeses los que introducen la modernidad en las islas, en forma de «un ant[e]ojo a manera de canuto» que pudo utilizar el cautivo japonés; de hecho, este «se espantó de ver que por lejos que estaban las cosas se parecían muy claras». Habían pasado apenas unos años de los inventos de Hans Lippershey y ya se conocían en las antípodas: ¿Globalización o interconexión?

  • 26 Loureiro, 2014, p. 354. Actual Bandar-e-Jask, al sur de Irán, que, de alguna manera, cierra el gol (...)

18Esos años ven la llegada de otro concurrente europeo en el teatro índico, el inglés, y más concretamente la East India Company. Estos, introducidos en la corte del sah de Persia por esos agentes dobles o triples que son los hermanos Shirley, le ofrecen su apoyo naval y militar, a cambio de la exportación de seda desde su factoría de Jasque26. El gran beneficiario de todo esto fue el sah de Persia Abás I, llamado el Grande (que reinó de 1587 a 1629), y que ofreció su alianza a unos y otros. Uno de los errores de la Monarquía ibérica fue no atenderle como era debido.

  • 27 Véase el capítulo siguiente de este libro, cap. iv: «Levarse con la armada».
  • 28 Schaub, 1998.
  • 29 Schwartz, 2014.

19Todo esto se inscribe en un momento de buen entendimiento, todavía, dentro de la Unión de las dos Coronas de España y Portugal; aunque siempre hubo cierto descontento y tirantez, sobre todo popular, y algo de desconfianza y distancia, perceptible incluso en la documentación que manejamos en cuanto a los socorros de Filipinas a principios del siglo xvii, pues es notable lo que ocurre con el de 161327. La entrada de Felipe II de Portugal a Lisboa en 1619 poco mejoró la situación28. Las tensiones crecieron durante la década de 1620 con las pérdidas que conoció entonces la talasocracia portuguesa y que los portugueses pudieron imputar a Madrid, como la toma de Ormuz por los anglo-persas (1622), o la de Bahía por los holandeses (1624)29.

  • 30 El diseño detallado de ese proyecto de socorros queda explicitado en los siguientes epígrafes.
  • 31 Ollé, 2014, pp. 384-385.
  • 32 San Antonio, Vivero, Relaciones de Camboya y Japón.

20Si nos centramos en la Unión, esos socorros España-Filipinas-España por la vía «portuguesa»30 y que bloqueaban la vía de la plata (Acapulco-Manila) no podían ir en consonancia con los intereses mercantiles de Portugal. Por un lado, sus mercaderes de Oriente también se beneficiaban del flujo de plata que llegaba de América y, por otro, las sedas y otros artículos chinos que llegarían directamente a España, según lo proyectado en Madrid y Sevilla, supondrían una competencia franca a los productos procedentes de Macao. Desde 1587, por lo menos, Macao y Acapulco intentaban llegar a un intercambio directo, sin pasar por Manila31. No obstante, Manila y Macao veían con muchas esperanzas un lazo común, que la Doble Corona siempre había tratado de minimizar; y, ahora, con el proyecto que sustentaba esos socorros de Filipinas en ruta directa Sevilla-Manila, por la vía del cabo de Buena Esperanza, todo era cuestionable, tenía tintes dudosos. Y si estas novedades no bastaban para molestar a los portugueses, el naufragio de Rodrigo de Vivero en las costas de Japón en 1609 ofreció, durante algunos años, ventaja a los españoles sobre los portugueses en relación al comercio con ese archipiélago32.

  • 33 Loureiro, 2014, p. 357 sqq.
  • 34 Por los acuerdos de Tomar (1581) se garantizó la plena autonomía de Portugal dentro de la Unión de (...)
  • 35 Ollé, 2014, pp. 374-376.

21Este conjunto de circunstancias, algunas de ellas nuevas, otras inscritas en horizontes lejanos y, por lo tanto, siempre mal conocidas y mal estimadas, propiciaron una actitud a la vez de desconfianza —por ejemplo, hacia Persia y los eventuales aliados en la India— y agresiva: la pérdida de Ormuz, segunda plataforma portuguesa en el Índico después de Goa, fue consecuencia de una serie de provocaciones al sah Abás33. Esta agresividad estaba justificada si se tenían los medios para ella. En el caso de la Unión de las dos Coronas, las obligaba a multiplicar los esfuerzos, a veces sin pensar en medirlos, o mejor en juntarlos. Por ejemplo, se proveyó en 1619 la salida de dos armadas, una para Ormuz, desde Lisboa, la otra desde Andalucía (nos interesa aquí directamente, como veremos) para Filipinas. La del golfo Pérsico fue un logro marítimo, pero desembocó directamente, en 1622, en el desastre de Ormuz y su misión era recuperar los territorios que había conquistado el emperador de Persia. La de Filipinas naufragó a la vista de las mismas costas de Andalucía, apenas zarpó. Es cierto que antes, y frente precisamente al peligro holandés, hubo algunos esfuerzos compartidos, en particular entre Macao y Manila, los dos emporios más expuestos, debido a que para ellos el dominio sobre el mar de China era una pieza importante, lo que se refleja hasta en su cultura religiosa (fig. 5). Esto podía contravenir el espíritu de Tomar34, pero era la lógica incómoda de dos imperios adjuntos y rivales y, del mismo modo, amenazados. En ese sentido, la Unión de las Dos Coronas aprovechó más al recién llegado en Extremo Oriente, es decir, al español. Es cierto que, a cambio, el portugués olía y hasta podía saborear la plata de Nueva España y Perú35.

Fig. 5. — Anónimo, Galeón de plata, 15 x 10 cm, Museo de Arte Sacro, iglesia de San Pablo (Macao).

Fig. 5. — Anónimo, Galeón de plata, 15 x 10 cm, Museo de Arte Sacro, iglesia de San Pablo (Macao).

Fotografía: Paulina Machuca. © Museo de Arte Sacro de la iglesia de San Pablo (Macao)

  • 36 Consejo al secretario Juan Ruiz de Contreras, 9 de julio de 1619 (AGI, Filipinas, 20, R. 13, N. 84 (...)

22No podemos cerrar este contexto, que envuelve a la Monarquía y sus dependencias en una red compleja y tupida de intereses, sin dedicar un instante al elemento aquí crucial durante esos mismos años: Filipinas. Debemos tener en cuenta tres características. Como parte del mosaico hispano responde a un modelo, muy distinto del de sus rivales, sobre todo holandés, entonces. Para los hombres del norte, el concepto más importante es el de «comercio», por tanto, la ocupación física del espacio no es su principal preocupación. Con algunas factorías en las islas de las especias, con algunos acuerdos con los soberanos, por ejemplo de Japón, limitan los gastos militares y los enfrentamientos con los eventuales enemigos locales. El modelo español es menos unilateral, en él, el comerciante —en otras partes el minero, el terrateniente— llega después del soldado o conquistador y del misionero. Aunque ya se ha tomado conciencia de la importancia económica que representa precisamente Filipinas para todo el Imperio, como puerta del mundo chino. En 1619, el Consejo de Indias reconoció que mandar a la armada era conveniente para animar el comercio: «Y no se hallará otra [ocasión] más a propósito, y supuesto que en esta consiste el remedio de la Nueva España, el Perú y estos reinos para la contratación»36. Pero, en su esencia, se legitima al afirmar que la meta es conquistar súbditos y almas para el rey y Dios. Se trata tanto de dominación física como de intercambio. Esto significa colonizar, es decir, apoyarse sobre un espacio y una soberanía no compartida y poblar. Filipinas no puede escapar a ello.

23Con esto, llegamos al segundo punto específico: la geografía tan peculiar del archipiélago con más de siete mil islas, además de la presencia arraigada del islam en la parte sur de las mismas, que hacen que el poder hispano sea frágil aún cincuenta años después de la conquista. La muerte del gobernador Gómez Pérez das Mariñas en 1593, asesinado por sus remeros chinos, la sublevación de los sangleyes —comerciantes chinos instalados en el Parián de Manila— en 1603, episodios que hubiesen podido acabar con la población española de la ciudad, constituyen recuerdos muy presentes.

24Por fin, y para reforzar los puntos críticos anteriores, por la misma lejanía, porque la conquista de Filipinas fue tardía, porque los atractivos resultaron tenues —ni plata ni especias—, los españoles eran muy poco numerosos. Dice el doctor Santiago de Vera a finales del siglo xvi que Manila es como una «bolsa vacía o posada sin huésped» y, en 1614, otro oidor da más precisiones:

  • 37 Merino, 1983, t. I, pp. 30 y 33.

Que de los españoles que quedaban en esta ciudad con los recogidos de los vecinos de las islas y extravagantes por lista no había más de setecientos y cincuenta con todos los mozos desde diez y seis años, viejos, enfermos y manos inútiles para cualquier ocasión […]. Había por cada español más de cuarenta enemigos37.

  • 38 Fernández, 2014.

25Y los que llegaban eran pocos y de calidad dudosa, entre adolescentes y demás gente bisoña y galeotes. Durante un tiempo se pudo contar con mercenarios japoneses, pero por definición eran poco seguros. Con más garantías se disponía de algunas compañías de soldados indígenas, sobre todo pampangos38.

  • 39 Ríos Coronel, Memorial al rey, 1619.

26Por todas estas razones, más que en otra parte, la presencia de un poderío fuerte era a la vez difícil y necesaria. Así lo escribía, a finales de 1619, el procurador de Filipinas en la corte de Madrid Hernando de los Ríos Coronel, pues había que mostrar la potencia «para el asegurarse aquella tierra y alentar a los naturales, sino que dejando de tener efecto, se pasarían al enemigo la mayor parte»39. La advertencia era clara, se corría un verdadero riesgo. Pero es probable que hubiera también otras razones, vistas desde Madrid, para ese proyecto obstinado de querer mandar a toda costa una armada de Andalucía a Filipinas, directamente.

II. — ¿Acabar con el galeón de Manila? «Esto es cosa ridícula»

  • 40 Martínez Peña, 2007.
  • 41 Newsome Crossley, 2011, pp. 149-150.

27La conciencia real era una gran preocupación, y si no que lo digan todos los confesores reales que tuvieron entonces algo que ver con la política, un fray Diego de Chaves un poco antes, un fray Luis de Aliaga en ese momento40. Y justo desde esta perspectiva, y desde Felipe II, Filipinas era una pieza clave. En esos tiempos de confesionalismo acrecentado, cierta escena en el palacio real no debe de extrañarnos. En 1619, tras el fracaso de dos primeras tentativas de mandar un socorro a Filipinas desde España se está dudando si intentarlo de nuevo. Hernando de los Ríos acaba de llegar como procurador de las islas a la corte a finales de 161841, pero no logra ver al rey. Otro personaje muy anclado en los modelos de la época, de alto relieve, entre misionero, diplomático y aventurero, el franciscano fray Fernando de Moraga, se presenta en Madrid a principios de 1619, acaba de regresar de Filipinas por Persia y los dominios turcos. Curtido por el sol, con el pelo largo y la barba hasta la cintura, deja fascinado al rey, introduce a Ríos Coronel, e induce al soberano a reunir una junta sobre Filipinas, que resulta negativa: «Resultó de ello [que] se abandonasen estas islas, por ser de mucho costo»; aquí el cronista carga la tinta para dramatizar aún más, pues, en realidad se trata del envío del socorro, únicamente.

28El padre Moraga fue de inmediato a Palacio, postrose a los pies de su majestad, y con afligidos suspiros, y mucha copia de lágrimas,

  • 42 Concepción, Historia general de Philipinas, t. IV, p. 476.

dijo; le perdonase su Majestad, si se excedía en explicar su gravísimo sentimiento: preguntó por la causa de su llanto el Rey, y respondió, que el haberse votado en la junta el desamparo de Philipinas, y sus Christiandades; lloraba la pérdida de innumerables almas, como consecuencia infalible […]. Tan tiernas expresiones conmovieron la compasión de la Majestad Católica, de modo que, cogiendo al religioso la mano, le dijo; id con Dios, Padre Moraga, que no se dirá de mí que abandoné lo que me ganó, y dejó mi Padre42.

  • 43 Newsome Crossley, 2011, pp. 150-153.

29Y así se decidió, parece, el envío de la armada del tercer socorro, en 1619, con su dramático fin. El cronista Juan de la Concepción escribe más de un siglo y medio después de los hechos, pero hay un autor, fray Antonio de la Llave, que dejó también un relato coincidente y contemporáneo de los hechos43. No cabe duda de que, entre medias de tantas intervenciones, tantas motivaciones intempestivas, los socorros de Filipinas avanzaban y peligraban, a la vez, de mil maneras.

30Hernando de los Ríos no era un misionero andariego y exaltado, sólo un procurador general de Filipinas, pero sabía también dónde le podía doler al alma real, así que tejió finos argumentos religiosos y políticos y escribió: «Dios paga estos servicios colmadamente con bienes temporales», a lo que añadió:

  • 44 Ríos Coronel, Memorial al rey, 1619.

Si no conviene a la seguridad de la real conciencia de V M. dejar de socorrer aquella tierra, menos conviene a su reputación y autoridad. Que dirá el mundo que estando tantas almas debajo de su real amparo, los deje en manos de unos vasallos herejes y rebeldes, que los perviertan y hagan retroceder; y que dirán tantos reyes, en cuyas orejas han hecho tanto estruendo las nuevas de la grandeza y Monarquía de V. M. […] si ven parar en solo palabras las armadas que cada día aguardaban destos Reinos. Finalmente sería perder del todo la opinión, que es la que allá los tiene sujetos a unos y medrosos a otros44.

  • 45 AGI, Filipinas, 27, N. 107.

31Ser la mayor monarquía implicaba que el rey fuera «señor del mundo», o, por lo menos, que el sol nunca llegase a su ocaso sobre sus posesiones. Sobre esto ya insistía en varios memoriales de 1618 Martín Castaño, el predecesor de Hernando de los Ríos, pues, en cierta manera, Filipinas cierra la redondez de la tierra, sea por Malaca y el estrecho de Singapur, sea por la inmensidad del mar del Sur y las costas de Nueva España y Perú. Pero Castaño no se olvidaba de otros argumentos, dado que desde Filipinas se podía controlar el comercio de las especias procedente de las Molucas, que según él valía más de tres millones de pesos al año45.

  • 46 Spate, 2004, pp. 217-220.

32Las sumas que se manejan oficialmente para el comercio con Filipinas y más allá, China y las Molucas, son a la vez muy atractivas y preocupantes para la Corona, alrededor de dos o tres millones de pesos al año. Todo se resume en saber con qué se financian esas sedas y esas especias. La respuesta es conocida, con plata peruana y mexicana. Por entonces, Perú era el principal proveedor de metales preciosos de la Monarquía, y los dirigentes en Madrid estaban preocupados por las posibles conexiones con Filipinas. Si en 1581-1582 el gobernador del archipiélago logró mandar dos navíos de Manila a Perú, esto se prohibió de inmediato. También existía el riesgo de una evasión indirecta de la plata peruana por Acapulco: desde 1587 se trató de cerrar esa relación, sin resultado. Por lo tanto, se tuvo que limitar el comercio entre Nueva España y Perú. Al final, entre 1604 y 1634, progresivamente, se llegó a una interdicción total46.

  • 47 Bernal, 1965, p. 77.
  • 48 Copia de la Real Cédula del 31 de diciembre de 1604 (AGI, Filipinas, 22, N. 7, N. 29). Véase, adem (...)
  • 49 Picazo Muntaner, 2004, p. 502.
  • 50 Botero Benese, De la causa de la grandeza de la ciudad, p. 74.
  • 51 AGI, Panamá, 16, R. 2, N. 22, fo 9v. Véase, además, Bonialian Assadourian, 2015.

33Quedaba el flujo de plata mexicana hacia Manila. Los chinos y los españoles entendieron enseguida lo que estaba en juego. Desde 1572, un enjambre de juncos viene a ofrecer sus productos a la recién fundada Manila; en 1588 ya son 48, y siguen progresando47. De tal manera que, a principio del siglo xvii, cada año, entre 54 y 81 toneladas de plata se desvían hacia China, a través de Manila. En consecuencia, la desconfianza y la irritación de la Corona española crecen y esta no tarda en tomar las medidas oportunas para limitar el flujo. Entre 1593 y 1604 se dictaron una serie de reales cédulas que enmarcaron el comercio entre Acapulco y Manila: la principal era prohibir una exportación de mercancías hacia Nueva España superior a un valor de 250 000 pesos y, en el otro sentido, limitar la extracción de plata a 500 000 pesos48. Pero la avidez y la corrupción, hasta sus más altos niveles —gobernadores, virreyes—, eran tales que se seguían intercambiando sumas millonarias. Había una real hemorragia de metal precioso, pero también competencia en las Indias Occidentales entre los productos chinos y españoles, como los tejidos de seda, desfavorable a los procedentes de Europa, lo que se extiende hasta España. En 1577, la flota trajo a Sevilla un cajón de seda china, en 1581 son 6 388 arrobas49. De todas partes, le llegan al rey informes sobre esa competencia tan dañina. Ya en 1588, Giovanni Botero, en su obra Delle cause della grandezza delle città, advierte: «El comercio con las Filipinas es más dañino que rentable para el rey de España. Porque las mercancías [de China] son tan baratas que la gente de México, que hasta ahora traían sus cosas desde España, prefieren adquirirlas en las Filipinas»50. En una carta de junio de 1610 al soberano, el presidente de la audiencia de Panamá le recuerda que, ya en 1605, le avisó «del miserable estado en que hallaba este reino», «porque las mercadurías de China se iban comunicando a todos los reinos de Vuestra Majestad en gran daño y perjuicio de sus vasallos»51.

  • 52 Deliberación de la Junta de comercio de los cargadores de Indias en 1610 (Díaz Blanco, 2014).

34En ese momento, un nuevo actor aparece en escena, la universidad de los mercaderes de la ciudad de Sevilla, principal interesado, con la Corona, en el comercio con las Indias. A principios del siglo xvii, se encuentra con una difícil situación, ligada a una saturación del mercado americano originada por los productos chinos, «que es causa que cese la contratación y ventas de las mercancías de España»52. Por lo tanto, pide ayuda al poder. Según la Real Cédula, de 1 de diciembre de 1610, el prior y los cónsules de dicha corporación han representado al rey:

Cuan apriesa se va acabando la contratación de entre estos reinos y las Indias siendo una de las principales causas de esto la que se tiene desde esa Nueva España a las Philipinas y la mucha cantidad de plata que cada año se lleva a ellas, contra orden, a vueltas de los 500 000 pesos que se permiten.

35Para evitarlo, y también para que la Península abunde «de las cosas de la China, y se enriquezcan [estos reinos] con la saca de los frutos de la tierra y demás mercaderías que se llevaran a Philipinas y desde allí al Japón donde tanto las apetecen por lo que carecen dellas y abunda la plata», se piensa en una decisión radical:

  • 53 Las cursivas son mías.

Convendría que cerrando la puerta a la contratación de entre esa Nueva España y aquellas islas se tuviesen con ellas desde estos reinos53, con que también se engrosaría la cuenta que tiene con las demás Indias Occidentales. […] Presupuesto que se puede hacer por el cabo de Buena Esperança, que es navegación de tres meses de ida y otros tantos de vuelta haciendo escala en Malaca, la Aljaba mayor o en alguna de las islas circunvecinas.

  • 54 AGI, Filipinas, 329, L. 2, fos 118v-120r, para lo que antecede.

36Y esto tal como lo hacen los holandeses. Y se ordena, en consecuencia, a todas las autoridades de las Indias, empezando por el virrey de Nueva España, que vean «un memorial de apuntamientos que se ha presentado en el dicho mi Consejo», y que informen sobre tal conveniencia54.

  • 55 Ibid.

37El paso es importante y determina lo que sigue. La Corona ha aceptado no sólo el postulado según el cual la competencia china está en el origen de todos los males, sino también los corolarios que lo acompañan y, puesto que las mercancías hispanas son deseadas hasta en Japón, se debe interrumpir el tornaviaje Acapulco-Manila, debido a que el viaje de España a Filipinas por el Índico dura apenas tres meses. En filigrana aparece la idea de contrarrestar el avance holandés, «que casi se juzgan por dueños de toda la especería y drogas de aquellas partes»55.

  • 56 AGI, Filipinas, 200, N. 12.

38La intervención de ese tercero en discordia que es el Consulado de mercaderes de Sevilla da un vuelco radical a las perspectivas, pues hasta entonces se trataba de controlar el producto que se llevaba de Acapulco a Cavite, puerto de Manila. Ahora se propone, sin más, cerrarlo y abrir otro, aún más extenso en cuanto a distancia, y más arriesgado, desde Andalucía a Filipinas, pasando por el cabo de Buena Esperanza y el estrecho de Malaca. En los años siguientes, esta corporación sigue martilleando, en particular acentúa su presión a partir de 1616, cuando se precisa el envío de un auténtico socorro, dado que las seis carabelas que se mandaron en 1613 eran como un ensayo. En una junta que tienen el prior y los cónsules con los oficiales de la Casa de la Contratación de Indias, organismo económico gestor de las Indias de Castilla instalado en Sevilla, se dramatiza la situación: «Sin cerrar totalmente la puerta de la contratación de la Nueva España con las Philipinas», hay «pena de que totalmente se acabe el comercio deste reino con las provincias de Nueva España y del Perú». En consecuencia «no se ha de dejar de socorrer aquella provincia [de Filipinas] importando tanto su conservación así por lo que toca a la religión como al Estado». Y, sobre todo, «sería de muy grande beneficio para estos reinos». Y para que todo se concrete, el Consulado ofrece despachar «dos naos y demás bajeles» para ir en convoy con la armada56.

  • 57 AGI, Filipinas, 200, N. 34, N. 42 y N. 43.

39Pero no todos los negociantes de dicha universidad son «mercaderes aventureros», y cuando se les pide dar cumplimiento cabal a lo prometido, empiezan las reticencias y el mendigar. La junta de cargadores de Indias se reúne el 5 de septiembre de 1616 —la flota para Filipinas parece a punto de partir— y ve «muy grandes dificultades e inconvenientes» en la propuesta del rey, que les autorizó a cargar sus propios navíos para el regreso de Filipinas a Sevilla, «no dando su Majestad naos propias suyas para que vuelvan con las mercancías de las dichas Filipinas, y gente para ellas en la forma que se hace con las naos que van de la Nueva España a las dichas Filipinas». Es decir, el Comercio de Sevilla propone crear un sistema parecido al del galeón de Manila, que les sea favorable, sobre el cadáver del primero, y rumbo a Andalucía. Y ello «porque la ciudad de Manila y todas aquellas islas han de contradecir y estorbar esta contratación», «y ser sin duda que los gobernadores de aquellas islas no han de permitir sacar ninguna gente española dellas para volver con las naos»57.

  • 58 Carta del presidente de la Casa al secretario del Consejo, 14 de noviembre de 1616 (AGI, Filipinas (...)
  • 59 El Consejo, 6 de enero y 8 de julio de 1619 (AGI, Filipinas, 38, N. 7).
  • 60 Real Cédula al secretario del Consejo, 12 de diciembre de 1619, es decir, apenas unos días antes d (...)

40Ya le están entrando al Consulado el pragmatismo y la duda. Y cuando el Consejo de Indias pregunta al presidente de la Casa de la Contratación cómo van los preparativos del Consulado en cuanto a su participación en el socorro, aquel contesta que los mercaderes le han dado largas, mientras esperan la llegada de la flota de la plata para determinarse: «Lo que yo digo y tengo por cierto es que veo esta gente desanimada, y espero muy poco della, si con la venida de galeones no cobran corazón»58. En 1619, desde enero, se intenta reanimar el ímpetu de los negociantes, a los que se les pide que envíen dos navíos a Filipinas. En julio, el Consejo de Indias pierde la paciencia y la compostura: «Las largas dilaciones de los mercaderes no nos engañan, dejando cada cosa a punto cuido para hacer su negocio con alguna insolencia y demasía»59. En consecuencia, y después de muchas vacilaciones —pues muchas habrá en este gran proyecto de los socorros a Filipinas—, la Corona decide no autorizar el menor envío de mercancías de Sevilla a Manila en sus galeones, así que será una expedición exclusivamente militar60

  • 61 AGI, Filipinas, 200, N. 42.

41En su parecer del 5 de septiembre de 1616 el Consulado se queja de las cartas que se han mandado desde las islas contra el proyecto que está promocionando61. Entre los adversarios se encontrará, después, al recién llegado procurador de Filipinas Hernando de los Ríos Coronel. En su memorial de 1619, este pone al descubierto la debilidad económica de la propuesta de la corporación sevillana.

  • 62 Ríos Coronel, Memorial al rey, 1619.

Adbitrio que dan los adversarios de las Filipinas en esta manera. Quítese el trato de la Nueva España, venga la contratación a Sevilla, y en cambio de las mercaderías que de allá se trajeren, les llevarán vino, aceite, paños y lencería, y otros muchos géneros, como se llevan al Pirú y Nueva España. Esto es cosa ridícula, y se ve bien que el dueño destos adbitrios ignora lo que allá pasa, y lo que conviene al servicio de V. M., que si lo hubiere visto no lo diera tan a ciegas, porque cuando se haya entablado este trato, se verá cuán perjudicial es para los fines de sus pretensiones: pues cuando carguen de vinos, y aceites, y los demás que dicen, y vean que allá no ay [sic] nación que gaste tales géneros, sino solamente los pocos españoles que con cuatro pipas para los regalar, les sobrarán las dos: han de necesitarse a enviar dinero seco, como lo llevan de Portugal, y los olandeses que allá no han menester mercancías, ni las gastan.
Y con esto y con la golosina del interés, se han de descarnar cuando pudieren por enviar allá la plata, y así se seguirá otro mayor inconveniente, que es sacarla de España, que estaba ya sin riesgo la que se sacaba de las Indias, donde no hacía tanta falta. Y tras esto mandar a las Indias otras mercancías tan caras que nadie las pudiera gastar. No es Profeta, más si estos adbitrios V. M. los admite, han de ser la destrucción de sus reinos62.

42Por caridad cristiana, el clérigo Hernando de los Ríos no nos ha dejado el nombre del mal profeta o «dueño destos adbitrios», mas creo que lo podemos adivinar, y así rescatar, después de otros, a un personaje central, aunque algo en la sombra hasta estos últimos años, autor de esa «cosa ridícula» que se está proponiendo, y que la Corona pone en acción sin una reflexión lo bastante madura, según el procurador.

III. — Horacio Levanto, hombre de negocios y arbitrista

  • 63 AGI, Filipinas, 20, R. 13, N. 84. La carta que escribe al secretario del Consejo Juan Ruiz de Cont (...)

43Al empezar esta investigación sobre los socorros, el genovés Horacio Levanto nos era del todo desconocido. Tropezamos con él al leer una simple línea de un inventario de los bastimentos de la armada de 1619, pero fue bastante para que nuestra curiosidad se despertara. En ese año, el dicho Horacio Levanto ofrece, de su propia voluntad, 500 arrobas de aceite para la flota de Filipinas que se está preparando63. Con esto, ya se podían sacar algunas conclusiones, pues el gesto sólo se entiende si procede de uno de los hombres de negocios influyentes de Sevilla, favorable a la aventura de los socorros, tal vez gran terrateniente, poseedor de olivares, con una posible implicación en el abasto de las flotas del rey.

  • 64 Domínguez Ortiz, 1998, p. 120.

44Con este antecedente, empezamos a tirar del hilo de Ariadna. Lo primero que salió nos lo proporcionó Antonio Domínguez Ortiz64, pues hizo mención a su origen genovés e indicó que pertenecía a una familia que en Andalucía «ejerció considerable influencia económica». Reveló, además, otros rasgos originales de su vida, procedentes de su ejecutoria de naturaleza dada en Puebla de los Ángeles en 1610. Fuimos al documento, fechado en Madrid, a 21 de diciembre de 1610.

  • 65 AGI, Indiferente general, 449, L. A2, fo 148.

Por cuanto vos Horacio de Levanto, genovés de nación, me habéis hecho relación que el año de quinientos y noventa y cuatro, estando en la bahía de Cádiz con una nao de un pariente vuestro para ir a Italia, se embargó para llevar bastimentos a la Habana, la cual se perdió y con esta ocasión, pasaste a la Nueva España y de quince años a esta parte habéis residido en la ciudad de los Ángeles con vuestra casa poblada. Por lo cual el cabildo de ella os dio carta de vecindad65.

  • 66 Aquí son imprescindibles los trabajos de Girón Pascual, 2011 y 2012; Rolando es hermano de Horacio

45Es una trayectoria habitual en los negociantes, sobre todo en los jóvenes. Levanto, hombre de iniciativa, sabe aprovechar las circunstancias, aun las más adversas, como la conducta arbitraria de la Corona y la pérdida del navío. Es probable que se instalara en Puebla, como corresponsal de su parentela y de la nación genovesa de Andalucía, una de las más activas y ricas entonces66.

  • 67 AGI, Contratación, 966, N. 2, R. 2.
  • 68 ACA, Consejo de Aragón, L. 0600, N. 066. La Armada del mar Océano está encargada de navegar cerca (...)
  • 69 AGI, Contratación, 966, N. 2, R. 2, fo 13.
  • 70 AHN, Consejo, 29732, exp. 7.
  • 71 Girón Pascual, 2011, p. 48.

46Podemos pensar que durante los quince años que pasó en las Indias acumuló conocimiento, experiencia, hasta una perspectiva diferente de sus congéneres, y que, poco después de 1610, regresó a España, con las faltriqueras repletas de pesos mexicanos. En varios archivos afloran testimonios de sus actividades y de su fortuna. En 1642, unos años después de su muerte, se le menciona como «factor de provisiones de la armada, genovés»67. En el marco de esa actividad, muy provechosa, en 1628 se le autoriza a comprar en Valencia el arroz necesario para la Armada del mar Océano68. Con ese mismo cargo se le embargaron en 1625, para dicha armada, 983 quintales «de jarcia nueva alquitranada de Alemania» que nunca se le pagó69. Todavía en 1660, sus herederos estaban en pleito por el mayorazgo que fundó70. Cuando Horacio muere en Granada en 1637 —«el jinovés más poderoso que se ha reconocido en nuestros tiempos»—, el cronista le atribuye una fortuna de 500 000 ducados71.

  • 72 AGI, Contratación, 816.
  • 73 AGI, Contratación, 829.
  • 74 AGI, Contratación, 966, N. 2, R. 2.

47Aun con sus nuevos intereses, nunca olvidó los negocios de las Indias. En 1619 recibió «tres cajones de grana que le vendieron» procedentes de Nueva España72; en 1634, mandó 101 barriles de aceitunas a Veracruz73. En 1642, los administradores de sus bienes reclaman dos cajones que venían en la capitana de la flota, con un total de 1633 pesos en reales, resto de una cantidad mayor que se le debía de 14 000 pesos74.

  • 75 Girón Pascual, 2011, p. 48.
  • 76 Breve recuento de un amplio expediente (AGN, Casa de Moneda, vol. 429, exp. 1). Las dos reales céd (...)

48Como se puede percibir, Levanto dejó una herencia cuantiosa, pero también muchos dolores de cabeza a sus herederos. Y el menor no fue el relacionado con el oficio de ensayador y fundidor de la casa de la moneda de México; de hecho, un siglo después de su muerte, la Corona, el convento del Santo Desierto de carmelitas descalzos de México y los descendientes del genovés seguían peleando. Hacia 1630, la Hacienda Real debía a Horacio la respetable suma de 50 000 pesos por el apresto de la Armada del mar Océano. El genovés ya entonces estaba interesado en el manejo de las casas de la moneda de Sevilla y Granada, de las cuales era administrador, o tesorero75. El oficio de ensayador y fundidor de la de México, vendible y renunciable, valía entonces 165 000 pesos, y una tercera parte de ello caía entre las manos de la Corona cada vez que cambiaba de titular. Es este último derecho el que por reales cédulas de 1630 se transfirió a Levanto, para que cubriera la deuda de 50 000 pesos. Era una lotería, pues podía haber suerte si las renuncias al oficio se multiplicaban. En ese momento se le ocultó o no percibió Horacio algo esencial, que el titular Melchor Cuéllar hizo donación del oficio por testamento de 1627 al dicho convento carmelita. Eran los frailes los que debían, por lo tanto, pagar el tercio del valor a cada cambio del teniente que ellos ponían. Y los religiosos actuaron con algo de alevosía: ¡en 1633 nombraron un oficial de menos de catorce años de edad! Levanto se incendió y en 1730 el fuego no estaba apagado76.

  • 77 En julio de 1636 es residente en Madrid (AGI, Contratación, 829, fo 2r).

49¿El punto de partida, las 500 arrobas de aceite regaladas a la armada de Filipinas, merecen esta larga digresión? En sí, es probable que no, pero Levanto era más que esto, pues de cierta manera es «el ideólogo» de las expediciones, y profundizar en su personalidad permite entender mejor lo que sigue. Fue un hombre con múltiples facetas, todas ligadas al Imperio, fueran las Indias, fueran las flotas protectoras, fuera la plata o la moneda —nervio de todo el edificio—; y, esto, desde Andalucía —Sevilla, Granada—, y una que otra pasada por la corte77. Como lo demuestra la apuesta-negocio alrededor del oficio de ensayador de México, tenía un espíritu fértil y aventurero, aunque no era ni muy buen calculador ni muy reflexivo. Así parece que lo notaba Hernando de los Ríos Coronel, si en efecto pensaba en él.

  • 78 Levanto, Memorial sobre el trato; Díaz Blanco, 2014, hace un breve acercamiento al texto de Levant (...)
  • 79 Díaz Blanco, 2014, p. 56.

50En 1620, Horacio Levanto da a la imprenta un Memorial sobre el trato de la China con Nueva España y estos reinos que lleva su firma. No está fechado al final, lo que deja una pequeña duda: los estudiosos se limitan a delimitarlo con «circa 1620», en lo personal soy más afirmativo, es «de 1620» en cuanto a la imprenta78. Lo cual plantea dos problemas: en primer lugar que se publicó tras el desastre de la armada de 1619-1620; y, en segundo lugar, Hernando de los Ríos no puede, en 1619, en consecuencia, referirse a la versión impresa. Sobre el primer punto, el fin de la flota de Lorenzo de Zuazola que salía rumbo al cabo de Buena Esperanza tiene muy presente el Memorial de Levanto y, como veremos más adelante, este ofrece una ruta alternativa, que defenderá frente al Consejo de Indias, por el istmo de Panamá. Sobre el segundo punto, y de acuerdo con José Manuel Díaz Blanco, se puede emitir una hipótesis consistente en que tiene el opúsculo «una curiosa estructura de redacción doble: el Memorial tuvo una forma inicial más breve, que no ha llegado directamente a la actualidad, a la cual Levanto le añadió otros párrafos que se localizan visualmente en el impreso» en forma de extensas notas79. Es decir que existió una primera versión breve, manuscrita o impresa, hoy perdida, que conoció de los Ríos Coronel en 1619, que criticó con rudeza, y que condujo a Levanto a ampliar y matizar sus arbitrios en la versión impresa de 1620, con notas, dedicada al presidente del Consejo de Indias, don Fernando Carrillo, un conocido de Alonso de Contreras y que cruzaremos de nuevo en este camino.

  • 80 Levanto, Memorial sobre el trato, fo 1.

51La introducción del Memorial es la esperada: «Grande es el trato, señor, que hay de la gran China a la ciudad de Manila», y en ella se presta, sobre todo, atención a los tejidos de seda —«seda floja y torcida, y de madeja»—, «y de algodón son sinabafas, bocacíes, holandillas y caniquíes», sin olvidar las especias. «Y todo vale en aquellas partes muy barato». «Y así con los tejidos de seda que vienen de China, tiene la Nueva España poca necesidad de ropa de seda de España»80. En cuanto al algodón de China lo usan en Nueva España en especial los indios, que aunque llegue a faltar, «no por eso han usado los indios en su lugar los de lino, que les van destos reinos, que se han pasado con mantas de Campeche y de la Guasteca». Todo esto «deja poco provecho a la real hacienda de su Majestad, por venir registrados parte por cosa de poco valor, y avaluarse barato».

  • 81 Ibid., fo 2r.
  • 82 Ibid., fo 2v.

52Saca una conclusión contundente: «Que no pudiera navegar de la dicha isla de Luzón a la Nueva España tejido ninguno de seda, ni ropa hecha dellos, que es lo que hace el daño»81. Con bastante ligereza, si no cinismo, añade que con el comercio del algodón resolverían su hacienda los vecinos de Manila, y en nota, probablemente posterior, señala que, en definitiva, el comercio del galeón y la plata están entre manos de 15 a 20 tratantes de Manila, y de 40 a 50 de México82.

  • 83 Ibid., fo 3.
  • 84 Ibid., fo 4r.

53Y esto le conduce a hacer una propuesta: «Mandar que por cuenta de la real hacienda de Su Majestad, se comprasen cada año en Manila mil cajones de seda madeja, pelos y tramas, que fueran 120 toneladas» con destino final a la ciudad de Sevilla, triplicando el precio. No quedarían en Nueva España más que 250 cajones. Sería trabajada por los artesanos españoles, exportada después, en particular a la Nueva España. En nota se justifica afirmando que así pasaría menos plata a los infieles, es decir, los chinos, y da un paso atrás, ya que en vez de un estanco parece ahora proponer más bien un asiento, más favorable al comercio83. Lo cual le facilita otro ofrecimiento: «Entraré partícipe en el dicho empleo de seda por la tercera parte»84. No olvidemos que la residencia habitual de Levanto se encuentra en Granada, ciudad de la seda.

  • 85 Ibid., fo 6.

54En una larga nota trata de justificar que se haya prohibido a los comerciantes de Manila exportar tejidos de seda desde Manila a España, pues eso constituye una cargazón de mucha valía, y toda pérdida de navío sería una ruina para los mercaderes de Filipinas. Además, se inmovilizarían grandes capitales, que sólo se podrían recuperar al regreso, al cabo por lo menos de tres años. Las contrapartes chinas no tendrían, entonces, la paciencia de esperar, se desharía el mecanismo económico montado en Manila y los chinos se irían con los holandeses85.

55El final del texto es una nota muy extensa, con toda seguridad de 1620, es decir, posterior al naufragio de la flota en enero de 1620. Está dedicada a la reflexión sobre el mejor derrotero entre Filipinas y España. Su preferencia va, como veremos más adelante, a Panamá, y excluye prácticamente de entrada la ruta por el cabo de Buena Esperanza.

56Se observa en el texto un profundo conocimiento tanto de los productos y de los precios como de los mecanismos de los mercados, en particular, del de Nueva España donde vivió largo tiempo. Tiene una capacidad argumentativa excelente y salva todos los escollos: ¿por qué no habla de traer a España tejidos de seda? ¿Intenta ahogar a la sociedad española de Manila? Además, sabe modificar perspectivas y hacer relativas concesiones, pues asigna 250 cajones para Nueva España. De hecho, al final propone un asiento, es decir, un contrato negociado y no un estanco o monopolio real. Por supuesto, y así es en el mundo del negocio, no se olvida a sí mismo, y en particular que vive en Granada, rodeado de artesanos que podría hacer que trabajasen «su» seda procedente de China, para venderla después, transformada, en las Indias Occidentales, a donde la transportaría en flotas de las cuales también sería proveedor de los bastimentos. Un auténtico trato redondo, hasta desde el punto de vista geográfico.

57Queda la pregunta del principio: ¿«Es cosa ridícula» como advierte Hernando de los Ríos? En 1620, es decir, en la última nota, Levanto se preocupa de algo que ni los cargadores de 1610, ni la Corona en los años que siguen han tratado verdaderamente con cuidado, y que resulta esencial: el designio supone un dominio por lo menos aproximado de las rutas y de los instrumentos geográficos, navales, humanos que se deben de poner en juego. La gran preocupación, al origen de estos socorros de Filipinas, es la hemorragia de plata. Recordemos que el procurador de las islas Filipinas la consideraba un hecho imposible de obviar: poco o nada interesaban en Asia los productos europeos, de no ser algunas armas y la tecnología naval en Japón. Y, en efecto, Horacio Levanto no tiene para esto una respuesta, sólo propone limitar de manera significativa la evasión de moneda de plata y reemplazar productos acabados chinos (tejidos y ropa) por la materia prima, lo que supone un menor desembolso. A lo más en una nota manuscrita de 1621 reconoce que «el gasto de los frutos de estos reinos en Filipinas no pueden ser de consideración»: después de reflexionar daba razón a de los Ríos Coronel. En definitiva, ¿su propuesta era viable? Es probable que en parte, si se solucionaban los problemas de la ruta y del transporte, de los mercados aficionados a los artículos chinos y, sobre todo, de la sarta de descontentos que iban a nacer, de China a Nueva España, sin olvidar las reacciones de los rivales holandeses, y hasta de los portugueses. ¿Detalles?

58Todo bien medido, lo que propuso en 1610 la Universidad de mercaderes de Sevilla sin distancia reflexiva, a partir de una coyuntura adversa y con múltiples facetas, lo que trató de llevar a su realización la Corona entre 1613 y 1619, entre incertidumbre y obstinación, es lo que, más tarde, un genovés intentó racionalizar y justificar, pero ya era demasiado tarde. Si hay que volver sobre el juicio de Hernando de los Ríos, no fue una cosa ridícula, fue una tentativa desacertada, incapaz de medir aún sus límites, con el aguijón de menores pérdidas y mayores ganancias: ¿es una formulación tan diferente de aquella del procurador?

  • 86 Gámez, M., 2016.

59Lo cierto es que un siglo más tarde se llevó a cabo, durante un tiempo breve, la propuesta de Levanto. En 1724, el virrey de Nueva España, según una orden del rey de 1718, decretó que se ponía un término al comercio de seda entre Filipinas y Nueva España. «en ramas y en tejidos». Al mismo tiempo, y conforme a la propuesta del genovés, se autorizaba la introducción de algodones asiáticos. Dicho bando virreinal se revocó en 1734, otra decisión desaliñada86.

IV. — ¿Puede una armada pasar por el ojo de una aguja?

60Todo este contexto geopolítico y económico es importante, pero mucho más determinante todavía es el geográfico, o mejor dicho, el oceánico y el climático. Será necesario ser preciso más adelante, pero desde ahora vale la pena acercarnos a los siete mares implicados por ese proyecto de mandar flotas de Andalucía a Filipinas por el cabo de Buena Esperanza, o cualquier otra ruta. ¿Siete mares? Tal vez, pero con certeza cuatro derroteros por los cuales acceder desde España a Filipinas: el Cabo, por supuesto, es el que está en los espíritus en prioridad entonces, pero también interfiere el estrecho de Magallanes (y accesorios), sin olvidar los puentes que constituyen la Nueva España y el istmo de Panamá. Y no tomamos en cuenta el fantasioso —hoy— estrecho de Anián, pero muy presente en las mentes de la época. Ya dice la sabiduría popular que la abundancia puede ser enemiga del bien y el exceso de opciones marítimas y, por tanto, de calendarios y tiempos, fue otro de los dramas de esta «gran idea».

  • 87 Bernal, 2012, pp. 254-264.
  • 88 Subrahmanyam, 2013, pp. 206-215.

61Hay que tener en cuenta también la cronología, pues el proyecto tomó consistencia entre los años 1610 y 1616. En ese momento, el estrecho de Magallanes ha caído casi en el olvido, después de la gran odisea pirática inglesa, desde Francis Drake a Richard Hawkins, pasando por Thomas Cavendish («activo» sobre todo entre 1578 y 1593), para quienes fue la puerta de entrada al «lago español» del Pacífico87. Portugueses y holandeses tenían metas más precisas, Asia y las especias. Los segundos querían apoderarse de las factorías de los primeros y los primeros pensaban cada vez más en términos atlánticos, con Brasil o incluso África del Norte. El océano Índico se convirtió en un espacio geopolítico inestable, pero atractivo, y la ruta del Cabo aparecía como la más transitada a principios del siglo xvii por unas y otras armadas88. Madrid pensó, entonces, que era el surco a seguir, con falta de imaginación o de reflexión. Cuando se vuelve a despertar el interés por el Estrecho, con Van Spilbergen (1615) y los hermanos Bartolomé y Gonzalo de Nodal (1619), ya es tarde, y esto sólo entorpecerá más aún las decisiones del mando superior español en cuanto al socorro de Filipinas.

  • 89 Boxer, 1984.
  • 90 Ibid.
  • 91 Murteira, 2014. Aunque Ollé, 2014, p. 373, afirma que entre 1597 y 1609 los navíos de la VOC captu (...)

62Así, en los años que anteceden a los socorros, tanto holandeses como portugueses mandan armadas por la vía del cabo de Buena Esperanza, cuyo destino es como una apertura a ese purgatorio de las expediciones a Filipinas desde España. Y con el conocimiento de que en ese derrotero hay tres puertas estrechas y obligadas89: el propio Cabo, la isla de Mozambique90 y el estrecho de Malaca. Los tiempos son decisivos: una armada neerlandesa, la del almirante Van der Hagen, sale de las Provincias Unidas en diciembre de 1603 con 12 navíos, llega al Cabo en junio de 1604, se halla en la isla de Mozambique entre julio y agosto y viene a molestar a Goa a finales de septiembre del mismo año. Un viaje feliz, en otras palabras. La flota portuguesa de 5 navíos sale más tarde, en abril de 1604: 3 navíos deben de regresar a Lisboa, en malas condiciones antes de llegar al cabo, uno naufraga en el canal de Mozambique y el último tiene que invernar un año en la isla. Suertes muy disparejas, nefastas sobre todo para los portugueses, debido a que entre 1604 y 1608 salen de Lisboa hacia la India 26 galeones, de los cuales 11 tuvieron que invernar, 6 hicieron arribada (viaje frustrado), y apenas 9 —un tercio— llegaron en el tiempo previsto. Es cierto que esos accidentes también perjudicaban al cazador neerlandés, con menos presas, mas entre tantas peripecias, solo logró alcanzar a 4 barcos de la Carreira da Índia91.

  • 92 Haudrère, Le Bouêdec, 2011, p. 60.
  • 93 Pedro Miguel, alias Dubal, piloto mandado por el archiduque Alberto (AGI, Filipinas, 7, R. 5, N. 5 (...)

63Hay que notar que el calendario por esta ruta del Cabo no es en verdad tiránico en cuanto a la salida de España, al menos, en apariencia, ya que para ir de Europa al Índico, se puede zarpar entre la segunda quincena de octubre y la primera de abril92. Son seis largos meses y, de nuevo, la abundancia perjudica y favorece la indecisión. Hasta un piloto flamenco consultado en agosto de 1619 en Sevilla afirma que «los olandeses salen de su tierra en todo el tiempo del año»93. Veremos que, en varias ocasiones, se atrasa la partida de la armada; sólo deben aguardar unos meses para tener otra oportunidad de levar las anclas y, de espera en espera, la armada de Filipinas de 1616 nunca saldrá para Manila. Además, dentro de esa amplia ventana, hay que tomar en cuenta los destinos finales que la limitan, como escribe de los Ríos Coronel en 1619:

  • 94 Ríos Coronel, Memorial al rey, 1619. Para llegar al mar de China, los meses de noviembre-febrero e (...)

Y, no obstante que las naos de Portugal salen por marzo, respecto de estar las Filipinas más distantes que las Indias, ha menester anticiparse dos meses por lo menos que en esta parte, cuanto más temprano saliere, harán el viaje más breve y seguro para no herrar en cosa que importa tanto el acierto94.

64El acierto suponía decisión, una visión clara, es decir, facultades que le faltaban a la Monarquía sobre esos temas y en ese momento, como veremos a lo largo de lo que sigue. Y, por casualidad, ese derrotero por el que tienen preferencia, por el Cabo, es el más complejo, con al menos tres regímenes de viento distintos, a la altura del sur de África, en la cercanía de Mozambique y en la región del estrecho de Malaca, lo que puede traer atrasos y variaciones considerables. Así, en un momento crucial, febrero de 1617 —la armada está lista en Andalucía para zarpar, pero nadie se atreve a tomar una decisión definitiva—, el presidente de la Casa de la Contratación, don Francisco de Tejada y Mendoza, presenta el dilema. De haber salido en diciembre de 1616:

  • 95 Carta a Juan Ruiz de Contreras, en Sevilla, el 9 de febrero de 1617 (AGI, Filipinas, 200, N. 153).

Dentro de seis meses a lo más largo [estaría] en Malaca, adonde gozando de la monción [sic] de mayo, llegara a Filipinas dentro de siete de como saliera de España. […] Y ahora o a de tardar catorce o quince por lo menos saliendo por marzo con tan grandes dificultades, gastos y peligros; o a de esperar a diciembre que es un año, pues cuanto antes partiere, tanto más se ha de detener en el viaje95.

65Y apoya su ponderación sobre dos juntas de pilotos que se han convocado, en Sevilla y Lisboa, sobre el asunto de los tiempos: levantar velas en marzo-abril es llegar al Cabo en pleno invierno, «con la fuerza de tormentas y vientos contrarios», tomando en cuenta que,

las naos para este viaje no están aforradas ni tienen más de un costado. Cosa que ninguna nao de extranjeros ni naturales que haya pasado a aquellas partes deja de llevar dos costados y alguna con aforro encima por las grandes tormentas.

66En cuanto a

hibernar en Mozambique, la tierra es tan enferma y falta de bastimentos que, conocidamente, peligraría la mayor parte de la gente […] y las naos se acabarían de consumir por haber un año que tienen dada carena y no estar aforradas.

  • 96 Ibid.

67Y los pilotos, los hermanos Omes —autores de este parecer— aconsejan salir «por el mes de noviembre o diciembre»; si no ellos no se atreven a hacer el viaje, «por el conocido riesgo que llevan las naos»96.

  • 97 Ibid.

68Y si hay necesidad de hibernar en Malaca la suerte no es mejor, dado que hay que permanecer allí durante siete meses y esperar mayo y los monzones en dirección del Oriente y Filipinas: «La armada [partirá] arriesgada a poder perecer la gente». En tal caso, los pilotos portugueses recomiendan pasar a Cochín, con monzón favorable desde Malaca en octubre-diciembre, y allí esperar el del oeste en el mes de mayo, con bastimentos más baratos y abundantes. Y, desde Lisboa, por tanto, se propone salir en septiembre, para llegar a Malaca en abril a fin de enfilar el monzón de mayo que va hacia Filipinas, de manera que, entonces, en efecto, siete meses en total serían suficientes97.

69En una carta anterior, la del 5 de diciembre de 1616, el mismo presidente Tejada nos da los pormenores de una de esas juntas de pilotos en Cádiz: debió de ser una torre de Babel, ya que participaron «pilotos portugueses, [un] inglés y un flamenco, y algunos castellanos que han hecho viajes a la Yndia». Se vieron mapas y derroteros, en particular, algunos traídos de Lisboa. Y, sobre todo, cada uno describió su experiencia, distinta por fuerza de las demás, insistiendo cada uno de los expertos sobre las rutas, los tiempos, los riesgos. Así

  • 98 El sur de Madagascar está en 25° de latitud sur, es decir, que pasó ampliamente por debajo de la i (...)

Enrique, el piloto inglés, dice que partiendo de Ynglaterra mediado diciembre, entró al principio de agosto en la Samatra questa tan cerca de Malaca, y hizo su viaje por de fuera de la isla de San Lorenzo [Madagascar] en 33 grados98, habiéndose tardado más de 40 días en diferentes aguadas.

70Un piloto flamenco salió un 28 de febrero:

Y yendo por dentro de la isla de San Lorenzo y tomando refresco entre las islas de Comoro, en la de San Joan, que están cerca de Moçambique, adonde hay mucha carne y frutas y otras cosas de consideración y mejor clima que el de Moçambique, llegó al puerto de Gomispola, o a Chen que es en la Samatra, en fin de julio […] Y estos dos extranjeros dicen: el inglés que en 22 meses que tardó en el viaje de ida, estada y vuelta murieron nueve hombres en dos navíos; el flamenco que ninguno en los cuatro.

  • 99 Lo que antecede de AGI, Filipinas, 200, N. 107.

71¿Qué pensar de todo esto? Don Francisco de Tejada nos da al fin su parecer: «Si yo hubiera de embarcar dejara gobernar este viaje al Enrique el inglés, por lo que he entendido de su suficiencia y puntualidad, y es buen católico romano»99.

  • 100 Véase AGI, Filipinas, 199, N. 7 y Filipinas 390, N. 18. También «Presentación», Martínez Shaw, 201 (...)

72Es lo que se puede llamar una trama ajustada que, sin embargo, se quiso tejer en esas circunstancias, y que volvería a estar al día en la segunda mitad del siglo xviii, cuando un inglés residente en Madrid propuso en 1758 una derrota entre Mindanao y Cádiz, pasando por el Cabo, aparte de otros proyectos de colonización en Filipinas. Idea que retomaría la Metrópolis después de que los británicos tomaran Manila en 1762, para estrechar los lazos entre los dos universos. Desde el punto de vista político, presentaba una dificultad, ya que el paso por el Cabo podía ser necesario y este pertenecía a los holandeses, hostiles a la presencia española en Extremo Oriente100.

  • 101 Es decir, el puerto holandés de Vlissingen (Flesinga), en Zelanda. Poco después en una sátira cont (...)
  • 102 Testimonio del flamenco Pedro de Lest, desde Acapulco, hacia diciembre de 1615 (AGI, Filipinas, 37 (...)
  • 103 Según el propio presidente de la Casa de la Contratación (AGI, Filipinas, 37, N. 19). Ya, en 1616, (...)
  • 104 Testimonio de Arnaut de Lapen en Terrenate [Ternate], 28 de abril de 1616 (AGI, Filipinas, 37, N.  (...)

73Con todas sus aristas, esa vía por el sur de África era factible. Lo habían demostrado los holandeses y, hasta cierto punto, los portugueses. Pero, en 1615, los neerlandeses vuelven al camino del estrecho de Magallanes, con la expedición de Joris van Spilbergen, y sus seis navíos, que zarpan de Pichilingas101 el 24 de junio, pasan el Estrecho y salen a la mar del Sur el 24 de mayo de 1615102. Esto alarmó sobremanera a los españoles y los incitó a retomar el proyecto del socorro103, pero sobre todo volvió a llamar la atención sobre este posible derrotero por los estrechos. Y no es que hubiese sido un logro total, Spilbergen se demoró veinte meses menos cuatro días hasta alcanzar «al Malayo», su destino final; de 750 hombres llegaron a las islas «hasta quinientos cincuenta hombres poco menos»104.

  • 105 AGI, Filipinas, 200, N. 35.

74Y así los titubeos de los responsables se acentuaron, en un proyecto que ya tenía sus defensores y sus detractores, sus argumentos a favor y en contra y, para el cual, todos se creían autorizados a opinar, desde un fraile —lo vimos—, hasta el presidente del Consejo de Hacienda —como veremos—, pasando por técnicos de la más variada estirpe, flamencos, portugueses, españoles. Y, en agosto de 1616, el Consejo de Indias ordena al presidente de la Casa de la Contratación que prepare una expedición para reconocer el estrecho de Magallanes con dos carabelas105. En este momento, la expedición holandesa de Cornelio Schouten y Jacobo Le Maire ya ha descubierto, en enero de 1616, el nuevo estrecho de Le Maire.

  • 106 Sobre su destino, véase Gil Fernández, 1989, pp. 182 sqq.
  • 107 Carta del 30 de septiembre de 1616 (AGI, Filipinas, 200, N. 64).
  • 108 Véase Gil Fernández, 1989, p. 185. Véase también BNE, ms. 3190, Ramírez de Arellano, Diego, «Recon (...)

75En un principio se piensa enviar las carabelas, bajo el mando de Diego de Molina106, «a reconocer y sondear el estrecho de Magallanes», pero no se encuentran en Sevilla pilotos para ello: «Ninguno de los que pueden ir son a mi parecer a propósito». Lo que da escrúpulos al presidente de la Casa «obligarle a que vaya a tiento como si no fuera sabida y experimentada por nadie en el mundo; y él [Molina] es de tan honrados respectos que con parecerle que va a perderse lo ejecutará»: la «negra honrilla», diría Diego Duque de Estrada. Y, además, como siempre, no hay dinero107. Así que, como en otras ocasiones, se tuvo que esperar hasta la expedición de los hermanos Gonzalo y Bartolomé García de Nodal, junto al cosmógrafo y piloto Diego Ramírez de Arellano, en ocasiones criado del príncipe Filiberto de Saboya. Salieron de Lisboa el 9 de julio de 1618, entraron en el estrecho de Le Maire, que nombraron de San Vicente, el 22 de enero de 1619, más al sur que el de Magallanes, menos encajonado entre tierras; y, el 19 de julio, estaban de regreso, a tiempo para proponer un nuevo derrotero al socorro de Filipinas que todavía no había salido108.

  • 109 Extremidad sudoriental del continente, al norte inmediato del estrecho de Magallanes.
  • 110 AGI, Patronato, 263, N. 1, R. 11.

76Esa nueva propuesta está fechada en Madrid el 30 de septiembre de 1619, es decir, cuando ya la salida de la flota debe de estar cercana. Es muy preciso. El puerto de inicio que se propone, Sanlúcar, no es el más adecuado, con su barra, pero esto es secundario. Se deben alcanzar las Canarias, buscar al sur los vientos generales —los alisios del hemisferio sur— y evitar Brasil, pasando el río de la Plata. Al llegar al 51° de latitud sur, buscar tierra al oeste, el cabo de las Vírgenes109. «Al cual si se llegare con buen tiempo para poder embocar el estrecho de Magallanes se hará sin perder tiempo». Con tiempo contrario, se ofrece la posibilidad de ir adelante hasta el de San Vicente, «irán arrimados a la costa no perdiéndola de vista […], se irá gobernando al sur […] hasta llegar al cabo de San Vicente que está en la boca del mismo estrecho». En medio del estrecho, hay una comodidad, un puerto que puede servir para la aguada. Al salir del estrecho —se gobernará al noroeste hasta llegar a la línea—, después hay que buscar las islas de los Ladrones —futuras islas Marianas—, y luego es «carrera sabida hasta Manila»110.

  • 111 Junta de pilotos en Sevilla, el 3 de agosto de 1619 (AGI, Filipinas, 7, R. 5, N. 57).

77Es una carrera, en efecto, mucho más simple que la propuesta por el cabo de Buena Esperanza, la cual es casi un juego de pistas. El descubrimiento del estrecho de Le Maire ofrecía, además, cierta flexibilidad, hasta un relativo confort. Como siempre, no todas las opiniones coincidían: cerca de dos meses antes el piloto flamenco Pedro Miguel Dubal «afirma que el viaje por el nuevo estrecho es mucho más largo por lo menos mil leguas»,aunque es cierto que reconocía no haber pasado por el estrecho de Le Maire111. ¿Podemos pensar que, como ocurre a veces con una administración carente de directrices y conocimientos, agobiada por los gastos, se están solicitando —o aceptando— demasiadas opiniones, y de junta en junta su indecisión se agrava?

  • 112 AGI, Filipinas, 329, L. 2, fos 320v-329r, sobre todo fos 324-325.

78Pero los tiempos apremian, se deben tomar resoluciones, y, el 19 de octubre de 1619, cuando se remiten al general de la armada de Filipinas don Lorenzo de Zuazola sus instrucciones, se le indica que el capitán Diego Ramírez de Arellano será el cosmógrafo, el cual lleva un derrotero por supuesto acorde con su propia experiencia. Es decir que se ha escogido la vía de los estrechos y en el cabo de las Vírgenes «se procurará hacer la conveniente diligencia para desembocar por aquel estrecho [de Magallanes] a la mar del sur»; de no ser posible, se irá al de San Vicente o al de Le Maire. Se trata de llegar a Filipinas antes de finales de junio de 1620 (antes del día de San Juan), para evitar los vendavales o monzones del oeste. Todo capitán de la flota llevará un juego de las instrucciones, derrotero y demás mapas relacionados112. Todo está, por lo tanto, atado.

  • 113 AGI, Filipinas, 38, N. 54. En realidad, es una salida fallida, la verdadera tendrá lugar el 21 de (...)
  • 114 AGI, Filipinas, 7, R. 5, N. 57.

79Pensar eso es conocer mal los vericuetos de los cuales es capaz esa administración del Estado moderno, entre Madrid, en realidad en ese momento Portugal adonde viaja el rey, Sevilla y Cádiz de donde está zarpando la armada. La flota sale el 14 de diciembre de ese último puerto113, pero hay instrucciones del día anterior, se supone que del rey, según las cuales ha habido otra «junta de pilotos muy platicos y otras personas que hubiesen noticia y experiencia dello». De lo cual «han resultado algunos pareceres encontrados»; y, sin mucha lógica, «se ordena: hagáis el viaje por el cabo de Buena Esperanza y por dentro de la isla de San Lorenzo, sin tocar en ningún puerto de la India, si no fuere forzado de la necesidad». Es posible aquí que esté presente la mano del ordenador de la expedición, el secretario del Consejo de Indias Ruiz de Contreras, el cual había reunido en agosto de 1619 una junta de pilotos para tomar el parecer de Dubal el flamenco. La propuesta de este, clara y contundente, fue que dado los tiempos previstos —noviembre o diciembre— se debía de ir por el Cabo114. En el último momento, esto pudo influir en la decisión.

80Sin duda, el autor de estas nuevas instrucciones entiende que todo esto es un poco más que precipitado y arbitrario, y añade que si las circunstancias obligan al general a tomar una decisión sobre el derrotero, que reúna a los pilotos y demás platicos, y si «os pareciere mudar el viaje lo hagáis eligiendo el más acertado, breve y seguro». «Las ocasiones os han de decir ciertamente lo que será más acertado. Se remite a vuestro valor y prudencia lo que fuere más útil». En sí esto es muy cuerdo, pero hace desaparecer de un plumazo todas las cavilaciones, juntas, informes, papeleos, hasta lejanas expediciones de exploración realizadas desde hace años. Eso en el mismo instante en el que la armada sale al mar abierto. La ironía quiere que la fortuna de mar la espere a unas leguas de la costa de Andalucía, cuando se está desembocando sobre la inmensidad de los océanos. Y su general se ahogará, teniendo de una mano los mapas del estrecho de San Vicente, de la otra la orden de pasar por el cabo de Buena Esperanza. Sería irrisorio, si no fuera trágico.

  • 115 AGI, Contratación, 829.

81En medio de tantas opciones, el espíritu fértil de Horacio Levanto no podía quedarse sin ofrecer alternativas. En una fecha próxima a 1619-1621, antes o después de mandar impreso su Memorial sobre el trato de la China al presidente del Consejo de Indias, Fernando Carrillo, el mercader arbitrista mandó un manuscrito titulado Adiciones al memorial de Oracio Levanto, es muy probable que al presidente de la Casa de la Contratación. Lo cierto es que este lo remitió a Carrillo, junto con otros papeles «sobre la materia de Philipinas» el 17 de septiembre de 1621. Las Adiciones son un texto apretado de unas seis páginas; estas «adiciones» están en realidad incorporadas al impreso de 1620, con algunas variantes y añadiduras en cada documento. El título mismo parece indicar que las Adiciones están ordenadas cronológicamente entre la versión (hipotética) corta y manuscrita del Memorial, de 1619, y el texto definitivo tal como sale de la imprenta, donde las Adiciones se incorporan. El conjunto está como traspapelado al final de un pleito de Levanto sobre 101 barriles de aceitunas mandados a Veracruz mucho más tarde115.

82En este escrito, el genovés trata de promocionar otro camino, «por Puerto Belo y Panamá [que] parece ser muy conveniente a su real servicio […]. Y porque el dicho camino es con menos costa, y en efecto hay más certeza que por otro que llegue, y con brevedad». Hay una cuarta opción que descarta:

  • 116 Ibid.

Encaminándose destos reinos por la Nueva España suele faltar mucha [gente] y es con más dilación porque yendo con las flotas que salen de aquí por junio y habiéndose de embarcar con los navíos que salen de Acapulco por marzo, no pueden llegar a Manila antes de mediado del año siguiente […] Por Panamá no excedería de cinco meses, porque embarcándose en los galeones o flota a fines de enero estaría en Puerto Velo a mediados de marzo y a Panamá se pudiera pasar en tres o cuatro días116,

en particular usando el río Sagri [sic Chagres]. Si partían de inmediato de Panamá se evitarían las enfermedades y tardarían unos ochenta días de esa ciudad a Manila, «navegando siempre a popa». En cuanto a los barcos que salieran de Panamá podrían ser de los de la carrera de Filipinas, fabricados en Cavite, o de la flota de la plata de Perú a Panamá; la tripulación sería en parte filipina.

  • 117 Sobre el personaje (AGI, Filipinas, 200, N. 205). Su parecer sigue las Adiciones de Levanto (AGI, (...)

83Parecía un árbitro sensato, aunque un poco complejo. El presidente de la Casa de la Contratación pidió un parecer a alguien de su entorno, Pedro de Avendaño, dueño de unas de las naos que fueron embargadas para el socorro en 1616-1617117. Este es directo: «de las navegaciones que están descubiertas para ir destos reinos a las Filipinas ninguna ay más corta ni de menos embarazos que la que se hiciere por el nuevo estrecho de San Vicente». No le cuesta hacer resaltar los tres puntos débiles de la propuesta de Levanto. Es muy difícil armonizar los tiempos en las dos costas del istmo de Panamá. Utilizar los galeones de la plata de Perú para navegar a Filipinas tampoco es posible por razones de tiempos. En la época indicada, el río Chagres tiene poca agua y no es navegable. En conclusión, según Avendaño, «de todo lo referido se colige que tendrá mayor gasto este socorro desde España hasta Panamá que de aquí a Filipinas si fuesen por el Estrecho», en particular por causa de la ruptura de carga que representaba el istmo. No menciona un último argumento que, sin embargo, debía de ser de una extrema importancia para Madrid: ¡Cómo se podía proponer utilizar los barcos de Perú para ir a Filipinas, contra todas las órdenes dictadas desde finales del siglo xvi! Era introducir al zorro en el gallinero.

84Queda el último puente, por el istmo de Tehuantepec, pero es curioso que nadie lo tome en cuenta en 1616-1619, ya que, en cierta forma, su propio promotor, el virrey don Luis de Velasco el Joven, le había dado la estocada en una carta de 1609. Esta es una pieza de gran interés, al mostrar la delicadeza del movimiento de relojería que encubren esos desplazamientos, en los que se combinan las exigencias de las meteorologías atlánticas y pacíficas con las de la circulación de los capitales y los flujos de las mercancías, y por qué no, las de las minas, sean las de Potosí o las de Zacatecas. Hasta el calendario fiscal tiene su importancia. Por eso la cita es un ripio un poco extenso, pero que se debe valorar. Don Luis empieza por recordar que habiendo informado que el general Sebastián Vizcaíno en 1608 había transportado por

  • 118 AGI, México, 27, N. 67, carta del 24 de mayo de 1609.

el camino nuevo que dijo haber descubierto desde el río de Guaçaqualco al puerto de Tehuantepec […] al de Acapulco los pertrechos y bastimentos necesarios para provisión de las naos de Philipinas, y que yo informe con mi parecer. Habiéndolo considerado de presente, y hecho memoria de lo que percibí en tiempo de mi primer gobierno que hice descubrir cómo se descubrió este camino, e intenté seguillo, es el caso que las barcas que han de ir cargadas con los dichos pertrechos por el río dificultosamente pueden navegar si no es en tiempo de aguas que el río se aumenta, que es por los meses de junio, julio, agosto y parte de septiembre, y esta sazón no han venido las flotas, de donde se han de comprar los dichos pertrechos y bastimentos, ni las naos de Philipinas, para saber lo que piden y han menester, y no se compran un año antes; de más de que se compra a tiempo no hay en aquella sazón dinero en la caja real, ni aun en todo el año hasta pocos días antes de la partida de las flotas que es cuando se recoge. Y aunque estas dificultades se pueden vencer, la que se ofrece en navegar las barcas cargadas de los dichos pertrechos por la mar hasta subir al río, es dificultosa y con riesgo por ser en tiempos contrarios de nortes, en que podrían peligrar, de suerte que el negocio tiene haz y envés, y no se puede bien arbitrar sobre él. Lo demás que propuso Vizcaíno, sobre que las naos que viniesen para Guatemala y Honduras podrían llegar al puerto de San Juan de Ulúa, y de allí llevar por el camino nuevo las mercaderías a las dichas provincias, son cosas de imaginación, y que se platican fácilmente, y llegando a la ejecución es dificultosa, y aun casi imposible118.

85En resumen, que todo tiene «haz y envés», o es «cosa de imaginación». Por fin, entre las altas autoridades hay alguien que parece sensato y que no piensa como los otros en poner la carreta antes que los bueyes. Pero, hacia 1616-1617, cuando aún era presidente del Consejo de Indias, don Luis está muy cercano de la muerte y, por tanto, con menos capacidad para intervenir, motivo por el que casi pasa desapercibido en los expedientes de los socorros de filipinas.

  • 119 Así lo llama Contreras, como veremos en el capítulo que sigue.

86Al final, de informe en parecer, de dilación en catástrofe, de puerta estrecha en ojo de aguja, todo contribuía, con sus excesos, a extender un manto de incertidumbre sobre el devenir del socorro de Filipinas. Todo esto debió agriar más aún la sonrisa de Fernando Carrillo, con apodo aquí de «Cara de hereje» por su aspereza119. Este, un tiempo presidente del Consejo de Hacienda (1609-1617), después del de Indias, fue un acérrimo adversario del «gran designio». ¿«Cara de hereje» hemos escrito? Con esto, volvemos al Discurso de mi vida de Alonso de Contreras.

Notes

1 Regan, 2007.

2 Corresponde a todo un capítulo, pp. 199-223.

3 Regan, 2007, p. 16.

4 AGN, Archivo Histórico de Hacienda (1.a serie), 24955/vol. 1135.

5 Véase Alonso Álvarez, 2009, en particular el cap. 8: «La ayuda mexicana en el Pacífico: socorros y situados, 1565-1816».

6 Gil Fernández, 1989. Ha sido aquí de gran utilidad sobre el entorno marítimo y algunos personajes.

7 Sobre todo, véanse AGI, Filipinas, 200 y Filipinas, 350.

8 Véase el cap. viii en este libro: «Médicos de su honra».

9 El término se puede discutir, pero es, de pronto, cómodo, así que simplemente recordemos que es una construcción a medio terminar entonces.

10 Carta de Miguel Coronel, vecino de Saint-Malo, 15 de marzo de 1617 (AGI, Filipinas, 200, N. 177); véase también AGI, Santo Domingo, 869, leg. 7, fos 38-50; Contreras, Discurso de mi vida, cap. xiii: «En que cuento el viaje que hice a las Indias y los sucesos de él».

11 Sobre 1621, y el cierre de los horizontes lejanos, véase Gil Fernández, 1989, p. 209. En realidad, la guerra se reanuda desde 1618, con la Revuelta de Bohemia y el principio de la guerra de los Treinta Años.

12 El episodio se repite en marzo de 1616, con seis navíos holandeses, véase AGI, Filipinas, 37, N. 19, «Información de los daños que hizo el enemigo holandés en estas islas Philipinas el año de 1616».

13 Verdadera relacion de la maravillosa vitoria. El impreso es de 1611. Es notable el corto tiempo que transcurre entre los hechos y su publicación, un año, ¿poco más?

14 Ollé, 2014, p. 372.

15 Murteira, 2014, p. 299.

16 Spate, 2004, p. 224.

17 Puerto de la costa oriental de India.

18 AGI, Filipinas, 1, N. 134; Murteira, 2014, p. 311.

19 AGI, Filipinas, 200, N. 103.

20 Debe de ser la armada de Joris van Spilbergen, véase más adelante.

21 AGI, Filipinas, 200, N. 33.

22 AGI, Filipinas, 200, N. 33.

23 Mathes, 1976, p. 14.

24 Entre las islas de Luzón y Samar, por donde sale o entra el galeón de Manila.

25 AGI, Filipinas, 37, N. 19, «Informe de los daños que hizo el enemigo olandes…», s. f. Las otras citas proceden del mismo expediente.

26 Loureiro, 2014, p. 354. Actual Bandar-e-Jask, al sur de Irán, que, de alguna manera, cierra el golfo Pérsico.

27 Véase el capítulo siguiente de este libro, cap. iv: «Levarse con la armada».

28 Schaub, 1998.

29 Schwartz, 2014.

30 El diseño detallado de ese proyecto de socorros queda explicitado en los siguientes epígrafes.

31 Ollé, 2014, pp. 384-385.

32 San Antonio, Vivero, Relaciones de Camboya y Japón.

33 Loureiro, 2014, p. 357 sqq.

34 Por los acuerdos de Tomar (1581) se garantizó la plena autonomía de Portugal dentro de la Unión de las dos Coronas.

35 Ollé, 2014, pp. 374-376.

36 Consejo al secretario Juan Ruiz de Contreras, 9 de julio de 1619 (AGI, Filipinas, 20, R. 13, N. 84).

37 Merino, 1983, t. I, pp. 30 y 33.

38 Fernández, 2014.

39 Ríos Coronel, Memorial al rey, 1619.

40 Martínez Peña, 2007.

41 Newsome Crossley, 2011, pp. 149-150.

42 Concepción, Historia general de Philipinas, t. IV, p. 476.

43 Newsome Crossley, 2011, pp. 150-153.

44 Ríos Coronel, Memorial al rey, 1619.

45 AGI, Filipinas, 27, N. 107.

46 Spate, 2004, pp. 217-220.

47 Bernal, 1965, p. 77.

48 Copia de la Real Cédula del 31 de diciembre de 1604 (AGI, Filipinas, 22, N. 7, N. 29). Véase, además, Díaz-Trechuelo, 1970; Yuste, 1984.

49 Picazo Muntaner, 2004, p. 502.

50 Botero Benese, De la causa de la grandeza de la ciudad, p. 74.

51 AGI, Panamá, 16, R. 2, N. 22, fo 9v. Véase, además, Bonialian Assadourian, 2015.

52 Deliberación de la Junta de comercio de los cargadores de Indias en 1610 (Díaz Blanco, 2014).

53 Las cursivas son mías.

54 AGI, Filipinas, 329, L. 2, fos 118v-120r, para lo que antecede.

55 Ibid.

56 AGI, Filipinas, 200, N. 12.

57 AGI, Filipinas, 200, N. 34, N. 42 y N. 43.

58 Carta del presidente de la Casa al secretario del Consejo, 14 de noviembre de 1616 (AGI, Filipinas, 200, N. 89).

59 El Consejo, 6 de enero y 8 de julio de 1619 (AGI, Filipinas, 38, N. 7).

60 Real Cédula al secretario del Consejo, 12 de diciembre de 1619, es decir, apenas unos días antes de la salida de la armada (AGI, Filipinas, 329, L. 2, fo 337).

61 AGI, Filipinas, 200, N. 42.

62 Ríos Coronel, Memorial al rey, 1619.

63 AGI, Filipinas, 20, R. 13, N. 84. La carta que escribe al secretario del Consejo Juan Ruiz de Contreras, encargado de los preparativos de la armada, se encuentra en el folio 235, sin fecha y se trata «de buen aceite embotijado y puesto luego que se me demandare a la orilla del río».

64 Domínguez Ortiz, 1998, p. 120.

65 AGI, Indiferente general, 449, L. A2, fo 148.

66 Aquí son imprescindibles los trabajos de Girón Pascual, 2011 y 2012; Rolando es hermano de Horacio.

67 AGI, Contratación, 966, N. 2, R. 2.

68 ACA, Consejo de Aragón, L. 0600, N. 066. La Armada del mar Océano está encargada de navegar cerca de las costas del Atlántico para protegerlas y esperar las flotas de la plata.

69 AGI, Contratación, 966, N. 2, R. 2, fo 13.

70 AHN, Consejo, 29732, exp. 7.

71 Girón Pascual, 2011, p. 48.

72 AGI, Contratación, 816.

73 AGI, Contratación, 829.

74 AGI, Contratación, 966, N. 2, R. 2.

75 Girón Pascual, 2011, p. 48.

76 Breve recuento de un amplio expediente (AGN, Casa de Moneda, vol. 429, exp. 1). Las dos reales cédulas a favor del genovés (AGI, Indiferente general, 452, L. A12, fos 203v-204v y 211v-212v). Sobre Melchor Cuéllar y el dicho oficio, véase Castro Gutiérrez, 2012, pp. 28 sqq., 48 sqq., 67.

77 En julio de 1636 es residente en Madrid (AGI, Contratación, 829, fo 2r).

78 Levanto, Memorial sobre el trato; Díaz Blanco, 2014, hace un breve acercamiento al texto de Levanto. En el cuerpo del texto aparece la fecha «este año 1620», fo 4r del Memorial, por lo que se puede aceptar esta fecha de impresión. Sobre el escrito, véase también Bonialian Assadourian, 2016.

79 Díaz Blanco, 2014, p. 56.

80 Levanto, Memorial sobre el trato, fo 1.

81 Ibid., fo 2r.

82 Ibid., fo 2v.

83 Ibid., fo 3.

84 Ibid., fo 4r.

85 Ibid., fo 6.

86 Gámez, M., 2016.

87 Bernal, 2012, pp. 254-264.

88 Subrahmanyam, 2013, pp. 206-215.

89 Boxer, 1984.

90 Ibid.

91 Murteira, 2014. Aunque Ollé, 2014, p. 373, afirma que entre 1597 y 1609 los navíos de la VOC capturaron un total de treinta barcos ibéricos.

92 Haudrère, Le Bouêdec, 2011, p. 60.

93 Pedro Miguel, alias Dubal, piloto mandado por el archiduque Alberto (AGI, Filipinas, 7, R. 5, N. 57).

94 Ríos Coronel, Memorial al rey, 1619. Para llegar al mar de China, los meses de noviembre-febrero eran los más convenientes (Haudrère, Le Bouêdec, 2011, p. 60).

95 Carta a Juan Ruiz de Contreras, en Sevilla, el 9 de febrero de 1617 (AGI, Filipinas, 200, N. 153).

96 Ibid.

97 Ibid.

98 El sur de Madagascar está en 25° de latitud sur, es decir, que pasó ampliamente por debajo de la isla.

99 Lo que antecede de AGI, Filipinas, 200, N. 107.

100 Véase AGI, Filipinas, 199, N. 7 y Filipinas 390, N. 18. También «Presentación», Martínez Shaw, 2014, p. 18. La VOC se establece en el Cabo en 1652.

101 Es decir, el puerto holandés de Vlissingen (Flesinga), en Zelanda. Poco después en una sátira contra Olivares aparece la expresión: «pichilingue pirata» (Echevarría, 1998, p. 242). El origen de la palabra es controvertido.

102 Testimonio del flamenco Pedro de Lest, desde Acapulco, hacia diciembre de 1615 (AGI, Filipinas, 37, N. 19).

103 Según el propio presidente de la Casa de la Contratación (AGI, Filipinas, 37, N. 19). Ya, en 1616, Pedro de Lest está en Sevilla, bajo las órdenes del presidente.

104 Testimonio de Arnaut de Lapen en Terrenate [Ternate], 28 de abril de 1616 (AGI, Filipinas, 37, N. 19). Este lugar debe de ser vecino «al Malayo», estamos en las Molucas.

105 AGI, Filipinas, 200, N. 35.

106 Sobre su destino, véase Gil Fernández, 1989, pp. 182 sqq.

107 Carta del 30 de septiembre de 1616 (AGI, Filipinas, 200, N. 64).

108 Véase Gil Fernández, 1989, p. 185. Véase también BNE, ms. 3190, Ramírez de Arellano, Diego, «Reconocimiento de los estrechos de Magallanes y San Vicente, con algunas cosas curiosas de navegación», ca. 1621.

109 Extremidad sudoriental del continente, al norte inmediato del estrecho de Magallanes.

110 AGI, Patronato, 263, N. 1, R. 11.

111 Junta de pilotos en Sevilla, el 3 de agosto de 1619 (AGI, Filipinas, 7, R. 5, N. 57).

112 AGI, Filipinas, 329, L. 2, fos 320v-329r, sobre todo fos 324-325.

113 AGI, Filipinas, 38, N. 54. En realidad, es una salida fallida, la verdadera tendrá lugar el 21 de diciembre de 1619.

114 AGI, Filipinas, 7, R. 5, N. 57.

115 AGI, Contratación, 829.

116 Ibid.

117 Sobre el personaje (AGI, Filipinas, 200, N. 205). Su parecer sigue las Adiciones de Levanto (AGI, Contratación, 829).

118 AGI, México, 27, N. 67, carta del 24 de mayo de 1609.

119 Así lo llama Contreras, como veremos en el capítulo que sigue.

Table des illustrations

Titre Fig. 5. — Anónimo, Galeón de plata, 15 x 10 cm, Museo de Arte Sacro, iglesia de San Pablo (Macao).
Crédits Fotografía: Paulina Machuca. © Museo de Arte Sacro de la iglesia de San Pablo (Macao)
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/9490/img-1.png
Fichier image/png, 1,6M

© Casa de Velázquez, 2019

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540