Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Espadas y plumas en la Monarquía hispana

 | 
Thomas Calvo

Introducción

Una historia que pudo ser o no ser

Texte intégral

  • 1 «La ocasión hace al ladrón».

L’occasion fait le larron.
Refrán francés1.

Eso puede ser, y eso puede no ser.
Sextus Empiricus, Hypotyposes.

  • 2 Más adelante, por supuesto, daremos más precisiones bibliográficas.

1A la ocasión la pintan calva, con un solo pelo para poder asirla. Sin embargo, en el caso de este libro fue diferente. Nació sin cabello alguno, cuando a finales de la década de 1980, en una de mis conversaciones con Jean-Pierre Berthe, que nunca tenían otra meta que recorrer el tiempo y deleitarse, me habló de la autobiografía de un soldado español, un tal capitán Contreras. En mi siguiente viaje a Madrid tuve la oportunidad de comprar el libro y, al leerlo, me fascinó. Pero no tenía por dónde, ni cómo asir esa vida de soldado: era algo como Los tres mosqueteros, mejorado, más real, con más nervio. Poco más tarde, al leer a Francisco Tomás y Valiente, en un estudio sobre la tortura, descubrí la existencia de otra autobiografía, con un tono más barroco, la de Diego Duque de Estrada2. La leí, pero la ocasión seguía calva, pues no veía cómo relacionar dos objetos tan dispares. Además, mis intereses entonces, aunque relacionados con la Monarquía Hispánica en el siglo xvii, parecían alejados de las vidas de soldados, se dirigían más hacia portentosas imágenes santas, otros granos de arena dentro del mismo costal.

2Un primer cabello brotó poco después. Fue otra vez gracias a Jean-Pierre Berthe, mientras comentábamos a doble voz el Discurso de mi vida de Alonso de Contreras, cuando me señaló que el dicho capitán, al terminar de escribir su autobiografía, tuvo una segunda vida, esta vez en Nueva España, ya que fue capitán del presidio de Sinaloa, después castellano de San Juan de Ulúa. Concluyó diciéndome que pensaba escribir un artículo sobre ello, ya que nadie parecía saberlo, o por lo menos tomarlo en cuenta. Había un cabello al que aferrarse, pero no era para mí, pensé.

3Por desgracia, Jean-Pierre nunca escribió dicho artículo. Por los años de 2010, en una librería de viejo encontré otra vida de soldado, la de Miguel de Castro. No fue, entonces, empatía lo que resentí, sino vibraciones, hondas: a través de las frases mal escritas —dicen—, de las circunstancias sin relieve, me hice joven soldado español por las calles —más bien los tejados— de Nápoles, hacia 1610; disfruté paisajes lluviosos de las campiñas napolitanas donde nunca fui. Ya la ocasión tenía mechones por todas partes.

  • 3 Véase la Parte III de este libro: «Una vida después del Discurso de mi vida».

4Pero mi pretensión —la del discípulo— era mayor: quería escribir todo un libro sobre las andanzas del capitán Alonso de Contreras por las Indias Occidentales (mapa 1). Al final, el maestro tenía razón: los seis o siete años que el soldado pasó en Nueva España se prestaban a uno o dos artículos, como veremos adelante, pero no más3. ¿A qué se debía esto? No tanto al tiempo transcurrido en esas Indias, sino a que hay que dividirlo en dos etapas, más tres estancias de varios meses en México, poco o mal aprovechadas, lo que hace que todo esté desmenuzado, sin muchas peripecias. Aunque los cargos sean de bastante lustre, es probable que la actuación del capitán en cada uno de ellos haya sido de poca sustancia, por la brevedad o debido a la novedad para alguien procedente del Viejo Mundo; y, tal vez, también por el cansancio, pues don Alonso ya rondaba los sesenta años. En definitiva, la hebra por donde jalar era delgada.

Mapa 1. — La geografía de algunas vidas de soldados

Mapa 1. — La geografía de algunas vidas de soldados

© Thomas Calvo.

  • 4 Por comodidad, para no caer en un anacronismo, preferimos este término con cursivas, que adoptamos (...)
  • 5 Véase el cap. ii de este libro: «Un bosque de vidas».
  • 6 Véase el cap. ii de este libro: Un «bosque de vidas». Por razones varias, no hemos incluido la vid (...)

5Pero eso lo fui analizando con el tiempo. Mientras, me iba documentando. Enseguida descubrí que hacia 1600-1650 —términos amplios— había más que una arboleda, casi un verdadero bosque de vidas4 de soldados españoles, redactadas «con sus pulgares», como escribió Miguel de Cervantes, al cual, hasta cierto punto podríamos incluir entre ellos5. Como se aclara más adelante, son por lo menos siete6. Aunque sus hazañas estén sobre todo centradas en el Mediterráneo —Malta, Nápoles y Palermo son sus bases predilectas de operaciones—, están presentes en todas partes donde las armas españolas triunfan o se quiebran, de Lepanto a Nördlingen, pasando por La Mahometa; y, aún más allá, de Transilvania a Orán, de los Países Bajos a Mombasa y Goa. Es, pues, toda una cabellera la que nos ofrece, al final, la ocasión.

  • 7 El primero en hacer cierta sistematización, al publicar varias de esas vidas en 1956, fue José Mar (...)

6Al avanzar, averigüé que ya muchos la habían peinado, aunque parcialmente, y de forma diferente7. Nadie se había atrevido a unir esos relatos en una trenza única. Por supuesto, todos los comentaristas pensaban en el trauma que suponía una monarquía que declinaba, así como su impacto sobre sus servidores más directos y dolientes, los soldados, pero no analizaban nada más allá de la reacción personal, de lo psicológico o de la apariencia y, en realidad, no ligaban a los individuos con su geografía, su universo político, sus sociedades —el contexto en su conjunto—, tal como se reflejan en las obras de estos militares. Esta podía ser nuestra oportunidad y algo de ello se manifiesta en el segundo capítulo.

  • 8 Véase el cap. i de este libro: «Discurso y vida del capitán Alonso de Contreras».

7Asimismo, no se puede obviar la herencia del individualismo renacentista. No podemos olvidar que son historias de una sola vida, aun sin alcanzar la inquietud introspectiva de Michel de Montaigne o Teresa de Jesús. Sobre todo proceden de la savia novelesca, picaresca y autobiográfica que recorre La lozana andaluza y El lazarillo de Tormes hasta El buscón y Estebanillo González, sin dejar de lado las comedias de Félix Lope de Vega, al cual debe tanto el Discurso de mi vida de Contreras8. Todos estos elementos, aunque de forma indirecta, fueron poderosos incentivos, como para sentarse una mañana y llenar en pocos días cuadernos enteros con sus hazañas y otras tropelías —en el caso de Contreras—, o destilar a lo largo de su existencia, página tras página, los recuerdos de una vida novelada y engalanada de sedas y bastante fatuidad, como en el caso de Diego Duque de Estrada.

  • 9 Véanse los caps. iiiiv de la Parte II de este libro.
  • 10 Sobre el concepto de «clemencia» en la justicia de la Monarquía, Hespanha Botelho, 1993.

8Las vidas de soldados no son, sin más, juegos de individualidades, más o menos estables, perturbadas o incluso paranoicas, ni tampoco pretextos para reconstruir un fresco grandioso, pero sin aliento, sobre la Monarquía. Hemos querido vivir con esta, en sus entrañas, algunos episodios en los cuales nuestros soldados, o sus congéneres, estuvieron implicados, ya que nadie conoció tan de cerca, hasta en su carne y sus cicatrices, los trastornos de la fortuna por los que atravesó ese ente casi planetario que fue el Imperio hispánico, de Sicilia al archipiélago filipino. Este país insular, Filipinas, que origina las tensiones más intensas, pone al descubierto los fallos y las inconsecuencias de una administración incapaz de medir las secuelas de sus decisiones, tesis esencial de los capítulos referentes a «los socorros de Filipinas» (1613-1620)9, donde el destino personal de Contreras se teje con la voluntad obtusa del Estado moderno en ciernes y el destino del distante archipiélago. ¿Lo universal ligado a lo particular, lo monstruoso con lo minúsculo? No olvidemos que detrás de las escamas del Leviatán hay también hombres, instrumentos de sus designios: ¿el propio rey, sus ministros? Advertimos al lector que en esa balanza entre lo macroscópico y lo microscópico, entre el surgimiento del Estado moderno y la zozobra del barco de Alonso de Contreras en la bahía de Cádiz, nunca pretendimos lograr el equilibrio. El fiel de la báscula se fue del lado del engendro monstruoso, con toda su inclemencia, pues esta era para el discurso o algunas circunstancias inevitables10, con su contradicción insuperable, una ambición desmedida, universal, de raíz providencialista y unos medios cada vez más acotados. Pero, como subrayamos, la maquinaria que vive en sus entrañas tiene carne y sangre, entreteje sus propios destinos; en este caso, desde el príncipe Filiberto de Saboya, e incluso Felipe III, hasta Contreras y el último de los marinos, pasando por algunas intermediaciones esenciales, como la de Juan Ruiz de Contreras, secretario del Consejo de Indias, o de Francisco de Tejada, presidente de la Casa de la Contratación en Sevilla, durante los años 1616-1617.

  • 11 Véase la Parte III de este libro: «Una vida después del Discurso de mi vida», así como los caps. v(...)

9¿En qué medida, en esa madeja colosal que representa la Monarquía Hispánica, cada uno es capaz de aprovechar sus propias ocasiones, tirando de su hilo? Por lo menos lo intentó el capitán Contreras a partir de 163511, ya con más de cincuenta años, siguiendo a un posible patrón, Lope Díez de Aux y Armendáriz, marqués de Cadereyta, virrey de Nueva España (1635-1640). Esto demuestra que el espejismo indiano sigue activo, en esa fecha ya avanzada, y que no hay edad para sucumbir ante él. Otra vez, el destino individual se enreda con el de la Monarquía, la cual conoce un cambio radical de política, precisamente en ese ámbito americano. La lógica marítima triunfa sobre la continental, aunque de manera más o menos solapada, implícita, pues también nuestros soldados tropiezan con la gran estrategia imperial. Aquí, Contreras, como castellano de San Juan de Ulúa, estuvo en el corazón del dispositivo. Otra enseñanza: la epidermis del Leviatán era reacia a las variaciones y, al final, la Armada de Barlovento, en parte creación de Cadereyta, fue un fracaso. Y lo individual va por el mismo camino, tanto en Sinaloa como en San Juan de Ulúa, ya que Contreras sigue haciendo lo que sabe, cabalgar a la cabeza de sus soldados, dar ejemplo, gastar su energía en obras de construcción, olvidarse de las reglas y de la jerarquía burocrática.

  • 12 Berthe, Calvo, 2011.
  • 13 ¿Es necesario rehabilitar ese sentimiento dentro de nuestra cultura y sus ciencias sociales?, véas (...)

10Con esto se plantea una gran pregunta, esencial cuando se trata de una máquina tan compleja como un imperio sin puesta de sol: ¿cómo tener pleno dominio sobre cada pieza del engranaje, humano, administrativo en un marco espacial tan dilatado? Ya en otra parte, y de manera más general, hemos dado elementos de respuesta, en particular a través de lo que podría llamarse —con precaución— «una política salarial»12. Al presente seremos más limitados: ¿Qué se requiere para ser capitán de presidio y castellano de una de las llaves del Imperio? ¿Cómo, muy en concreto, frey don Alonso de Contreras, caballero de la Orden de Malta, logró tales cargos? Se trata de llegar al hombre y sus ocasiones, a través de instituciones, circunstancias, decisiones. Si la Monarquía Hispánica supone esa pesadez administrativa, esa carga humana, supone también la circulación de hombres, noticias, ideas, conceptos y actitudes: todo ello dentro de fronteras dilatadas, a escala de un mapamundi, y siempre conflictivas. Es lo que surge en los dos últimos capítulos. Están, en parte, estructurados en noticias y fronteras, de Filipinas al Caribe, en el séptimo y los conceptos —en particular, el honor— y sus sellos sobre la sociedad y la cultura, en el octavo. Pero se encuentran envueltos en grandes torbellinos que los desbordan en algunas páginas: el espíritu de cruzada, el heroísmo, el providencialismo, el pundonor y, por qué no, el amor y la tragedia13. En los capítulos anteriores, nuestro mentor, el capitán Alonso de Contreras, ha sido un actor directo, a veces central. Aquí es nuestro caballo de Troya, para penetrar lo que rehúsa escribir en el Discurso de mi vida, las profundidades del ser detrás del actuar, lo mismo en la conducta pública, enfrentando al enemigo o a la autoridad, como en el secreto de la vida privada, desafiando la afrenta. Es posible que cuando, en 1638, se encontraba en México, entre costa y costa —pasando de Sinaloa a Veracruz—, nunca leyera las noticias que se publicaron en la ciudad. ¿Quién sabe? Y, además, eran el espejo de sus propias vivencias, alrededor del Mediterráneo. Es cierto que no siguió a su general Alonso Fajardo a Filipinas en 1617, pero conoció en Palermo la misma desventura que este en Manila y los dos, en aras de su honor, reaccionaron con la misma violencia despiadada.

  • 14 Tal vez sea algo entre «la objetividad de la historia y la subjetividad del historiador», Ricœur, (...)
  • 15 Sobre esa discusión, Huizinga, 1977. Véanse también buena parte de los capítulos de Ginzburg, 2010

11Es más que probable que quien sea aficionado a las lecturas de vidas, en particular de soldados, considere que, con todo esto, aquí el río se desbordó, que no hay nada sobre la psicología del héroe, sobre la «verdad histórica» en tal o cual vida o episodio narrado, sobre el arte de saber seleccionar relatos dentro de una trama personal siempre muy llena. Nada de esto nos guió en esta aventura que emprendimos, sobre todo porque no sabemos lo que es la dicha verdad histórica14, en los detalles de las vidas, en el aliento final de su conjunto. A lo más podemos discutir, como un ejercicio intelectual, sobre lo verosímil y lo probable15. Acceder a las capas profundas del pensar de nuestros ancestros del siglo xvii es tarea difícil, más al tratarse de hombres de acción, pero tenemos sus comportamientos y sus actuaciones que proceden de su ser, forjado en la España del Siglo de Oro menguante. Y esto, unido a la miríada de otras decisiones y acciones que en todo momento dan consistencia al Estado moderno —aquí la Monarquía Hispánica—, da la oportunidad de tomar la ocasión por su cabellera, esta vez a manos llenas. Esta será nuestra tarea, lo explicitamos de una vez por todas.

  • 16 Por supuesto es, hasta cierto punto, un anexo de la Monarquía, no una pertenencia de esta.

12Hay una palabra que no hemos usado hasta aquí: ejemplar. Todo es singular en lo que nos cuentan nuestros soldados, o sus circunstancias. No hay nada de ejemplar ni parecido en las rondas amorosas del soldado Miguel de Castro por los tejados de Nápoles, como cualquier gato, o en la lucha de un Jerónimo de Pasamonte, otro miles [militar], contra «los malos ángeles», o en la inestabilidad y resistencia a la autoridad del capitán Alonso de Contreras. Pero, en conjunto, se va dibujando un paisaje imperial, con sus relieves, de Malta16 a Manila, donde se percibe una unidad cultural, más allá de lo político y lo religioso. Los rasgos aparecen en la punta de la espada, dibujados por algunos miles de soldados, de los cuales nuestros siete autores son, eso sí, los intérpretes.

13El Imperio español —más bien ibérico en tiempos de nuestros héroes— se expandió como una onda, durante unas tres generaciones, del occidente del Mediterráneo a las puertas de Asia, desde su centro de gravedad castellano-aragonés al otro extremo del planeta. Este libro sigue la misma lógica, desde su epicentro que es el capitán Alonso de Contreras y su vida. La primera parte tiene por eje Italia-Castilla, en la que se recoge la mayor carga humana del personaje, acompañado de los otros soldados escritores de autobiografías. Sigue un episodio central que trata la existencia de Contreras, «los socorros de Filipinas», entre Madrid y Sevilla-Cádiz, donde el actor puesto en evidencia es el Estado moderno en formación y su proyección Plus Ultra. En la tercera parte, cruzamos el mar del Norte, vamos de costa a costa, entre el Pacífico y el Seno Mexicano, tras las huellas del capitán, pero no es tanto su sombra lo que importa sino las realidades de un mundo colonial —expresión cómoda, si no exacta—, desde los espacios de frontera septentrional y la llave de un virreinato. El último segmento se dilata aún más, del Caribe a Filipinas donde Contreras nunca estuvo, es decir que su presencia física se diluye, casi desaparece, pero no su forma de ser, y menos los otros grandes actores del libro: el espacio trillado por hombres, órdenes y nuevas. Desde los finisterres se nos ofrece, con más nitidez que en el centro imperial, una forma de cultura hispánica, es decir, la capa negra con hilos de oro que echó sobre parte del mundo ese ser que se llamó la Monarquía Hispánica o católica y que acompañan la espada y el hisopo.

  • 17 Otros, como Fernand Braudel, hacen de ella la virtud excelsa del historiador, véase Andrade, 2010, (...)
  • 18 Véase el cap. ii de este libro: «Un bosque de vidas».
  • 19 Juárez Almendros, 2006.

14Nos falta saldar una última cuenta, con esa «loca del desván» como llama Luis González a la imaginación17. En algún momento del proceso de elaboración hemos pensado solicitarla en abundancia, ya que podía ser uno de los cabellos privilegiados de la ocasión. Hay en esas vidas muchos huecos históricos, físicos, morales. Es cierto que surgen muchas preguntas, que estimulan, pero sin respuestas firmes. Vimos actuar en Italia a los soldados españoles como si fuera territorio conquistado18: ¿Hasta dónde podíamos aceptar esta postura, que nos podría remitir más bien a las Indias Occidentales? Entre el Lepanto de Cervantes y el de Pasamonte hay una inmensidad: ¿Era bastante para tildar al uno de héroe y al otro de cobarde? Físicamente no tenemos ningún retrato de nuestros héroes, solo sabemos que Duque de Estrada era de talla diminuta —lo cual fue su obsesión—, Pasamonte fornido, Contreras «buen mocetón» en su juventud. La imaginación hubiese podido trajinar, con el apoyo, es cierto, de innumerables descripciones de sus atuendos: el parecer era el ser entonces, pero ya estaba el tema entre otras manos19. ¿Hasta dónde «la negra honrilla» conducía a los hombres en esos tiempos? Nuestra supuesta percepción psicológica podía encaminarnos en algunos casos, pues son innumerables los indicios que dejaron esas vidas. Pero nunca podremos decir en qué momento preciso el verdadero remordimiento se apodera del espíritu de un soldado del siglo xvii. Tal vez esta sea la gran cuestión psicológica que no nos atrevimos a tocar. Aunque podemos arriesgarnos, ya que llegó temprano para Castro y no tocó de sus alas negras a un Pasamonte. El lector será juez.

15Al final controlamos a nuestra «loca», sin desterrarla. Hemos usado limitadas libertades literarias —y lamentamos ahora que sean tan pocas—, apostado sobre supuestas lecturas de Contreras en 1638, propuesto ciertos procederes y circunstancias en sus nombramientos en Nueva España y embrollado lo que ocurrió en Palermo entre él y su esposa con el drama de Manila, con las vivencias de Duque de Estrada y con el teatro de Pedro Calderón de la Barca. Al igual que nuestros héroes hemos procedido desde lo externo, y cuando hemos tratado de ver qué encierran, siempre ha sido con timidez, pero sin desdeñar una que otra vibración o estremecimiento. ¿Qué puede explicar que la gobernadora de Filipinas se enamore, a primera vista, de un simple mercader de puntas o encajes de Manila? ¿El contraste con el esposo militar, la apariencia del futuro amante, la camisa que lleva el galán con sus puntas y sus dibujos de corazones, el afán de aventura, el aburrimiento, la ocasión, aquí también? La historia es una cadena de eventos, que constituyen una narración, más o menos explícita y explicada. Y nuestro atrevimiento —si tal hay—, no está tanto en intentar esa explicación al ras-du-sol, al nivel de nuestros soldados, sino de treparnos sobre ellos y sus vidas y tratar de alcanzar la bóveda que los abriga a todos, esa Monarquía Hispánica, en su momento de quiebra y en su mayor extensión.

16Las manijas del reloj se han ido recorriendo. Estoy leyendo las pruebas y, a cada página, salta un recuerdo, un agradecimiento. Gracias a esos apoyos he podido sobrellevar mis insuficiencias. Marco Antonio Hernández, del SIG-Colmich, hizo más que poner en limpio los mapas que le sugerí, pues dio claridad a mis propuestas y con su maestría me ayudó a ganar tiempo y espacio para los relatos. Samuel Ojeda, de la Universidad de Sinaloa, tuvo la gentileza de intentar perseguir la sombra de Alonso de Contreras, entre la maleza documental de su Estado. Pero el capitán pasó con demasiada rapidez por esa geografía para dejar verdaderas huellas en el lugar. Adrián Blázquez, Martín Escobedo, Hans Roskamp me apoyaron con fotografías documentales, con una traducción del holandés. Debo asimismo agradecer a los dos expertos anónimos que leyeron el manuscrito e hicieron pertinentes críticas con gran profesionalismo. Sin olvidar los dos departamentos de publicaciones de la Casa de Velázquez y de El Colegio de Michoacán, así como a mi editora, Isabel López-Ayllón.

17A salto de mata, con algunos colegas de España, Francia, México, con los estudiantes de El Colegio de Michoacán fui dando a conocer algunos manojos de páginas, sobre las aventuras de mis soldados. Reconozco que, en algunos casos, me sobrepasé: con el tiempo algo de esos militares se me ha contagiado. Espero que no sea el espíritu atrabiliario de Pasamonte, la inestabilidad de Contreras, la soberbia de Duque de Estrada ni, sobre todo, el egoísmo sin límite de Castro. Pero, si así fuera, tengo a mi lado quien me ponga en buen camino, Paulina, al ser ella misma amabilidad, equilibrio, comedimiento y generosidad. Su inteligencia hace, además, que sea la esposa ideal para un autor desbaratado y desengañado de sí mismo.

18Por fin, hemos tratado de facilitar la lectura de las citas documentales que aparecen en el texto, modernizando el conjunto, pero con prudencia. Es por ese motivo por el que hemos desarrollado las abreviaturas y, por supuesto, hemos añadido puntuación, todavía casi por completo ausente en los textos del siglo xvii. Hemos acentuado las palabras que lo requieren, otra ausencia de los documentos, quitado las dobles consonantes cuando no tenían ninguna utilidad fonética, reemplazado «y» por «i», «ç» por «z» o «s», «v» por «b», o en sentido contrario; asimismo, hemos añadido o suprimido alguna que otra «h», según lo que hoy se requiere.

19Pero hemos mantenido una serie de arcaísmos perfectamente entendibles por el lector actual, como «desto», «dello», «ansi», «mesmo», «agora» o palabras cuya ortografía está un poco alejada de la actual, como «adbitrio», a fin de que se sienta un poco el crujir del viejo papel. Sobre todo, hemos dejado sin modificación los nombres propios (de personas, geográficos), ya que son el reflejo, a veces de realidades todavía en construcción —sobre todo para regiones aún mal conocidas—, o del nivel de familiaridad con dicha geografía del autor de la cita, o del recuerdo que tal lugar ha dejado en su memoria, al cabo de décadas.

20Zamora, Michoacán, 20 de noviembre de 2018

Notes

1 «La ocasión hace al ladrón».

2 Más adelante, por supuesto, daremos más precisiones bibliográficas.

3 Véase la Parte III de este libro: «Una vida después del Discurso de mi vida».

4 Por comodidad, para no caer en un anacronismo, preferimos este término con cursivas, que adoptamos a partir de ahora, al de autobiografía.

5 Véase el cap. ii de este libro: «Un bosque de vidas».

6 Véase el cap. ii de este libro: Un «bosque de vidas». Por razones varias, no hemos incluido la vida de Catalina de Erauso, la monja alférez.

7 El primero en hacer cierta sistematización, al publicar varias de esas vidas en 1956, fue José María Cossío en Autobiografías de soldados, donde juntó las obras de Jerónimo de Pasamonte, Alonso de Contreras, Diego Duque de Estrada y Miguel de Castro, sin un análisis detallado. En un trabajo pionero Pope, 1974, dedicó algunos apartados a los mismos personajes y añadió a Domingo de Toral y Valdés, en un capítulo intitulado, no muy acertadamente «Los aventureros»; con menos acierto todavía Pasamonte y Diego Suárez Montañez se encuentran en el capítulo «Los establecidos». El propósito de Levisi, 1984 es más coherente, pero sigue siendo limitado, no tanto porque sólo trata de tres vidas, sino porque después de una breve introducción las analiza, por separado, sobre todo a nivel psicológico y literario. A partir de este conjunto, siguen otros estudios. La veta cultural es la más explotada, de hecho, es notable, por su enfoque, Juárez Almendros, 2006.

8 Véase el cap. i de este libro: «Discurso y vida del capitán Alonso de Contreras».

9 Véanse los caps. iiiiv de la Parte II de este libro.

10 Sobre el concepto de «clemencia» en la justicia de la Monarquía, Hespanha Botelho, 1993.

11 Véase la Parte III de este libro: «Una vida después del Discurso de mi vida», así como los caps. vvi.

12 Berthe, Calvo, 2011.

13 ¿Es necesario rehabilitar ese sentimiento dentro de nuestra cultura y sus ciencias sociales?, véase Gonzalbo Aizpuru, 2013.

14 Tal vez sea algo entre «la objetividad de la historia y la subjetividad del historiador», Ricœur, 2015, p. 30.

15 Sobre esa discusión, Huizinga, 1977. Véanse también buena parte de los capítulos de Ginzburg, 2010.

16 Por supuesto es, hasta cierto punto, un anexo de la Monarquía, no una pertenencia de esta.

17 Otros, como Fernand Braudel, hacen de ella la virtud excelsa del historiador, véase Andrade, 2010, p. 591.

18 Véase el cap. ii de este libro: «Un bosque de vidas».

19 Juárez Almendros, 2006.

Table des illustrations

Titre Mapa 1. — La geografía de algunas vidas de soldados
Crédits © Thomas Calvo.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/9470/img-1.png
Fichier image/png, 941k

© Casa de Velázquez, 2019

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540