Version classiqueVersion mobile

Guzmán de Alfarache y la novela moderna

 | 
Michel Cavillac

Introducción

Texte intégral

Algunos poetas de nuestros tiempos dizen que son monstruos estas mezclas [de trágica y cómica]… Que yo, con vuestro parecer y el de Aristóteles, siento que se pueden mezclar estas especies sin hazer monstruos, sino criaturas muy bellas; y pienso que no sólo a la cómica se puede mezclar la épica, mas también a la satyrica.
A. López Pinciano, Philosophía antigua poética, ed. A. Carballo Picazo, t. III, pp. 219-220.

Es el estilo natural, como el pan, que nunca enfada […]; por eso ha sido tan leído y celebrado Mateo Alemán, que a gusto de muchos y entendidos es el mejor y más clásico español.
B. Gracián, Agudeza y arte de ingenio, ed. E. Correa Calderón, Discurso LXII.

  • 1 F. Márquez Villanueva, «Sobre el lanzamiento y recepción del Guzmán de Alfarache», p. 551. Acerca d (...)
  • 2 F. Rico, «Novela picaresca e historia de la novela», p. 78.

1Lastrado por la equívoca etiqueta —por no decir el sambenito— de «novela picaresca», y en parte fosilizado por no pocos prejuicios hermenéuticos, el Guzmán de Alfarache (1599-1604) de Mateo Alemán dista aún de verse otorgado el rango que le corresponde al lado del Quijote cervantino. Es más, pese a la convicción de la mejor crítica especializada de estar ante una obra maestra sin la cual «la historia literaria de Occidente sería distinta»1, la epopeya tragicómica del galeote-escritor, que «[anticipa tantas] dimensiones de la futura novela realista», permanece casi ignorada del público lector moderno. El silencio oficial que acogió en 2004 al IV Centenario de la Atalaya de la vida humana confirma que Alemán sigue siendo «el gran olvidado en la historia de la novela»2.

  • 3 G. Sobejano, «De la intención y valor del Guzmán de Alfarache», p. 55.
  • 4 M. Cavillac, Gueux et marchands. En dicho libro se ponía el énfasis en la sátira del sistema financ (...)
  • 5 Elaborados entre 1986 y 2006, los trabajos que se publican en este volumen aparecieron anteriorment (...)

2El genial novelista sevillano, es cierto, es un autor difícil, experto en codificar un mensaje altamente subversivo en la sociedad aristocrática del Siglo de Oro. A través del moralismo introspectivo del Guzmán —y por supuesto de «su carnadura novelesco-satírica»3— late, en efecto, una axiología filoburguesa impregnada de racionalidad mercantil y pragmatismo político, como intenté demostrarlo hace años en Gueux et marchands4. En esta misma línea interpretativa, conjugada ahora con una atención preferente a la poética del texto y a la mediación creativa del lector (interno o extra-ficcional), se inscriben los ensayos aquí reunidos5, los cuales revisitan la autobiografía de Guzmán desde diversos enfoques (contextuales, textuales, intertextuales) orientados a proyectar nueva luz sobre aspectos cruciales a menudo desatendidos por la crítica.

3Dichos estudios se estructuran en cinco partes que abarcan desde el ámbito intelectual y existencial del autor, hasta la recepción de su obra perceptible en la narrativa del Seiscientos, pasando por una serie de relecturas del Guzmán aplicadas a resaltar el inconformismo y la modernidad de un novelista sólo comparable al propio Cervantes.

4La primera parte («Mateo Alemán: ámbito cultural y señas de identidad») examina las distintas facetas del insoslayable «atalayismo» áureo, así como la conflictiva personalidad del escritor según el San Antonio de Padua (1604) y la «historia» guzmaniana de Ozmín y Daraja. Con documentación nueva y a veces inédita, se valora ahí el estatus intelectual, social y humano de Alemán, sin sobreestimar su eventual condición de converso en detrimento de su ideología progresista o de su compromiso estético.

  • 6 Potenciada —máxime en el área sevillana (R. Pike, Aristócratas y comerciantes)— por la llegada del (...)
  • 7 M. Alemán, Guzmán de Alfarache (II, p. 374). En adelante, las referencias al Guzmán se anotarán dir (...)

5Bajo tal luz se destaca a continuación —en «Humanismo y reforma social: la hora del mercader»— la familiaridad del autor de la Atalaya con la literatura erasmiana y semi-clandestina del siglo XVI (en especial, la Segunda parte antuerpiense del Lazarillo); y se reafirma el proyecto reformista (en contra de cualquier parasitismo, tanto mendicante como señorial) de una ficción cuya lógica capitalista6 se enraíza en la ineludible conversión mercantil del protagonista-narrador. A este tenor, se estudia la imagen bifronte del mercader que transmite la «poética historia» de Guzmán: negativo en tanto «mohatrero» o financiero a lo genovés, el estado de «mercader» se ve calificado de «dignidad»7 cuando su práctica está basada en la legítima compraventa de mercancías. Señalada por los reformadores políticos de la segunda mitad del XVI, esa dicotomía o figura «janual» del mercader —asumida por el padre hispano-genovés del «pícaro»— es fundamental para no desenfocar el significado socioeconómico de la Atalaya.

6Titulados «Ética, religión y política: el sello de Tácito», los capítulos que integran la tercera parte versan sobre tres casos «ejemplares» de perdón problemático, empezando por el improbable indulto final del galeote-escritor cuya no-liberación efectiva —clave de tantas amarguras— erige el enigmático desenlace de la «fábula» en metáfora del «semi-bloqueo de la burguesía» (F. Braudel) que caracteriza a la España en crisis de finales del XVI. No en balde, sin duda, la conversión política de Guzmán se sitúa bajo el signo de San Juan Bautista, profeta que ya desempeñaba un curioso papel en Bonifacio y Dorotea, sin olvidar su insólita impronta iconográfica en los retratos de Mateo Alemán grabados por Pedro Perret. Desde la misma perspectiva de conflictividad moral se analizan las dudosas «buenas obras» de dos modelos contrarreformistas (Juan Gualberto y Zenón), protagonistas ambos de conocidos «milagros» reescritos (o mejor dicho, subrepticiamente manipulados) por el novelista sevillano.

  • 8 Pese al interés de su planteamiento «formal», tal viene a ser también la impresión que se desprende (...)

7A las «cuestiones de poética» en relación —sobre todo— con la influyente preceptiva de Alonso López Pinciano, va dedicada la parte siguiente donde, en primer lugar, se pretende explicar cómo «el diálogo del narrador con el narratario» supera con creces el tradicional artificio retórico: en realidad, se trata de movilizar al receptor interno de la fábula a favor de la ética del autobiógrafo, induciéndole a estimar in fine que nuestro galeote debía haber merecido ser indultado por «Su Majestad». Este forcejeo suasorio con el lector inmanente, así convertido en auténtico juez de la «confesión» de Guzmán, sólo es una muestra del empeño de Alemán por acreditar un nuevo tipo de ficción realista no carente (contrariamente a lo que se suele sostener) de finas consideraciones sobre la verosimilitud o mentira verdadera de la literatura. De ahí que la Atalaya de la vida humana, mezcla menipea de «estilos» a la medida de la compleja psicología del personaje, no pueda —como ya sugería Baltasar Gracián— ser confinada sin más en el «género picaresco», catalogación reduccionista e incluso mutiladora que de hecho le escatima el glorioso título de roman8. Para Alemán, el picarismo —aparte de ser un potente vehículo de cultura popular— era ante todo el signo de un mundo al revés. Más importante, desde luego, era el atalayamiento que a una Vida singular confería la universalidad de la condición humana.

8Unida en ocasiones a serias reticencias morales, la admiración estética que suscitó la novedad del Guzmán entre los escritores coetáneos, no admite duda alguna, aunque pocas veces los alemanistas se han detenido a explicitarlo de manera sistemática y coherente. Al respecto, el Criticón graciano constituye tal vez una excepción, pero —por paradójico que parezca— el Buscón de Quevedo y, máxime, el Persiles cervantino (jamás contemplado bajo ese prisma) deparan elocuentes sorpresas. Por ello, la última parte del presente libro («Sobre la recepción del Guzmán de Alfarache») está centrada en la impronta de la Atalaya en las obras precitadas cuya intertextualidad —a mi entender— revela claramente que la gran novela de Alemán distó de dejar indiferentes a los más insignes prosistas de su tiempo. A ellos, creo, ha de pertenecer la conclusión.

9Añadiré, sin embargo, una nota más personal. Este libro que refleja el estado más avanzado de mis investigaciones sobre Mateo Alemán, debe su existencia a la generosidad de la Casa de Velázquez y, muy en particular, a la amistosa benevolencia de su actual director, Dr. Jean-Pierre Étienvre, a quien quiero expresar aquí mi sincera gratitud. También a sus eficientes colaboradores del Departamento de Publicaciones va todo mi agradecimiento y afecto.

10Gradignan, septiembre de 2009

Notes

1 F. Márquez Villanueva, «Sobre el lanzamiento y recepción del Guzmán de Alfarache», p. 551. Acerca de la deuda que los sucesores de Alemán contraen con elGuzmán, ver A. Close, Cervantes y la mentalidad cómica de su tiempo, p. 374, quien subraya «la genial capacidad [de Alemán] para mezclar lo cómico y lo grave, lo popular y lo culto, lo gravemente devoto y lo prosaico y familiar».

2 F. Rico, «Novela picaresca e historia de la novela», p. 78.

3 G. Sobejano, «De la intención y valor del Guzmán de Alfarache», p. 55.

4 M. Cavillac, Gueux et marchands. En dicho libro se ponía el énfasis en la sátira del sistema financiero «genovés» que, al favorecer el ocio rentista, fomentaba la «deserción de la burguesía» y el picarismo.

5 Elaborados entre 1986 y 2006, los trabajos que se publican en este volumen aparecieron anteriormente en revistas, actas y homenajes cuya diversidad dificultaba su consulta y ocultaba la coherencia de su orientación. Todos han sido actualizados en función de mis investigaciones posteriores, y refundidos para tomar en cuenta la abundante bibliografía reciente, enmendar descuidos e inevitables repeticiones, o realzar la corrosiva relevancia de un novelista que sigue siendo «el gran desconocido de nuestros clásicos» (F. Márquez Villanueva). Por supuesto, en aras de la vertebración y unidad intencional del libro, dichos «capítulos» no van en orden cronólogico de redacción.

6 Potenciada —máxime en el área sevillana (R. Pike, Aristócratas y comerciantes)— por la llegada del oro americano, esta mentalidad «capitalista» (pronto pervertida por la especulación financiera) iba ligada a la dignificación de los intercambios comerciales por el franciscanismo (G. Todeschini, Ricchezza francescana) y, en especial, a las teorías mercantilistas reactivadas en 1589 por G. Botero (Della Ragion di Stato). Para su inscripción en la realidad económica coetánea del Guzmán, ver F. Ruiz Martín, Pequeño capitalismo, gran capitalismo.

7 M. Alemán, Guzmán de Alfarache (II, p. 374). En adelante, las referencias al Guzmán se anotarán directamente con el tomo y la página o páginas, entre paréntesis, de la edición de J. M. Micó (1987 [2 vols.]).

8 Pese al interés de su planteamiento «formal», tal viene a ser también la impresión que se desprende de la última publicación sobre el tema: K. Meyer-Minnemann y S. Schlickers (eds.), La novela picaresca, pp. 145-172. Clarificador, en cambio, para aquilatar el género literario de la Atalaya, resulta ser «el trabajo de descodificación silénica» que propone ahora P. Darnis en «La clave perdida del Guzmán de Alfarache» (en prensa).

© Casa de Velázquez, 2010

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search