Version classiqueVersion mobile

Violencia y transiciones políticas a finales del siglo XX

 | 
Sophie Baby
, 
Olivier Compagnon
, 
Eduardo González Calleja

IV. — Transiciones parciales

Violencia terrorista, pobreza y prácticas democráticas en el Perú (1978-2006)

Cécile Lavrard
Traduction de Adriana Ortega Orozco

Résumé

Dans le contexte d’une transition démocratique très marquée par la violence terroriste du Sentier Lumineux, nous nous proposons d’examiner les liens entre cette violence qui touche principalement les zones andines les plus défavorisées du Pérou et le vote. La capacité présumée de l’Etat à endiguer la violence terroriste est bien entendu au cœur du vote post-transitionnel au Pérou, mais elle a également servi d’alibi à Alberto Fujimori pour confisquer les libertés démocratiques. Après une décennie discréditant la démocratie des partis, celui-ci accède au pouvoir avec le soutien des électeurs les plus pauvres. En réalité la violence d’Etat, pour les régions andines ensanglantées présentant un fort déficit démocratique, est avant tout ressentie comme la privation d’accès aux richesses. C’est finalement cette violence politique de la pauvreté, dans des régions où le terrorisme a fortement marqué les esprits des électeurs et où la dimension ethnique est de plus en plus prégnante, qui détermine le vote et le devenir de la démocratie péruvienne

Texte intégral

1La transición democrática en el Perú tiene lugar formalmente a partir del momento en que la Constitución de 1979 abroga todas las restricciones del derecho de voto. Dicha Constitución fue adoptada por la Asamblea Constituyente que, a su vez, fue elegida por sufragio universal en 1978, después de doce años sin ninguna elección bajo el gobierno militar de Velasco y la dictadura militar de Morales. Pero, una vez efectuada la transición democrática del país sobre el plano institucional, ¿qué ha sido de la traducción efectiva de esta democratización en los hechos, es decir, en las prácticas democráticas y, por ende, electorales?

  • 1 Al principio de la década de los setenta, un ala radical de Izquierda Unida, ligada al maoísmo, se (...)

2Las primeras elecciones por sufragio universal se celebraron en 1980, fecha en la cual fue electo el presidente Fernando Belaúnde. Ahora bien, ese mismo año, en el momento mismo de las primeras elecciones democráticas, tuvieron lugar los primeros atentados de Sendero Luminoso1. Sendero Luminoso, grupo maoísta que se opone tanto al Estado como a las instituciones, tanto a los partidos como a las organizaciones sociales, desea aniquilar el sistema de partidos y, para ello, ataca principalmente a los militantes y a los representantes locales de los partidos en el poder. Bajo la dirección de su fundador, Abimael Guzmán, Sendero Luminoso condujo acciones terroristas extremadamente violentas: asesinatos, sabotajes, atentados, raptos… La Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), que ha investigado acerca de las violaciones a los derechos humanos cometidas por los movimientos subversivos Sendero Luminoso y Tupac Amaru y por las Fuerzas Armadas gubernamentales, ha concluido que el conflicto ha ocasionado un saldo de 69.280 muertes y desapariciones en el período comprendido entre 1980 y 2000. Sendero Luminoso cometió sobre todo actos de sabotaje y toma de rehenes bajo el gobierno de Belaúnde. En un primer tiempo, el gobierno minimizó estos hechos, pero el ataque a la prisión de Ayacucho en 1982 le decidió a otorgar a las Fuerzas Armadas la responsabilidad de luchar contra la subversión. Lo anterior no hizo sino agravar la situación: las actividades de Sendero Luminoso se propagaron a otras partes de la sierra, y luego a Lima. Esto originó que grandes zonas del territorio peruano salieran del control de la autoridad civil. Sendero Luminoso progresó de este modo hasta 1992. Ese año, Abimael Guzmán y una gran parte de los dirigentes de Sendero fueron capturados y encarcelados. En 1993, la organización se encontraba prácticamente diezmada y sus principales líderes en prisión.

3La transición política en el Perú puede ser calificada como «parcial», principalmente en la medida en que abrió paso a una década autoritaria. Podemos afirmar que la transición política peruana se articula alrededor de tres períodos, desde 1978 hasta nuestros días. El primer período «pre-Fujimori» corresponde a la década de 1980, bajo las presidencias de Fernando Balaúnde y de Alan García. Dicho período estuvo marcado por la violencia terrorista de Sendero Luminoso y sus consecuencias concretas sobre la vida democrática del país. El segundo período fue la «década Fujimori», es decir, los años noventa, durante los cuales la problemática de la violencia terrorista dio pie a dos hechos: primero, permitió a Fujimori legitimar — al menos en parte — su distanciamiento del marco democrático y, segundo, abrió paso a la problemática de la violencia social. Por último, el período «post-Fujimori» comprende la presidencia de Alejandro Toledo y, en junio del 2006, la victoria de Alan García. En el marco de la sociedad peruana, la violencia se convierte para ese entonces en una violencia de la pobreza, estigmatizada por la etnicidad. Al día de hoy, es este tipo de violencia y no la violencia terrorista la que pone en riesgo la transición política peruana.

  • 2 Una última observación a propósito del contexto: la violencia en el Perú desde 1978 puede ser cons (...)

4Considerando el contexto peruano de una transición democrática muy marcada por la violencia terrorista de Sendero Luminoso, nos hemos propuesto examinar las relaciones entre esta violencia, que afecta a las zonas andinas más desfavorecidas del Perú, y el voto, es decir, la práctica que vuelve efectiva la transición político-institucional. En primer lugar, en la década de los ochenta, bajo los respectivos gobiernos de Fernando Balaúnde y Alan García, la violencia constituyó un obstáculo para que la transición político-institucional en pleno cambio se tradujera en prácticas democráticas. En una primera parte veremos cómo las zonas más afectadas por la violencia modificaron sus prácticas electorales, ya fuera por miedo o por asimilación del discurso subversivo. Sin embargo, a pesar de la violencia, las elecciones se llevaron a cabo. La presunta capacidad del Estado a contener la violencia terrorista está en el centro del voto de la postransición en el Perú, sobre todo durante las elecciones de los presidentes Alan García en 1985 y Alberto Fujimori en 1990. No obstante, Fujimori utilizó durante su presidencia la violencia terrorista como un pretexto para confiscar las libertades democráticas. Después de una década desprestigiando el papel de los partidos en la transición política, Fujimori accedió al poder con el apoyo de los electores más pobres. En realidad, para las regiones andinas afectadas por el terrorismo y que presentaban un fuerte déficit democrático, la violencia de Estado se experimentó, ante todo, como la privación del acceso a la riqueza. Finalmente, la violencia de la pobreza ha determinado claramente el voto y el porvenir de la democracia peruana, sobre todo en las regiones donde el terrorismo ha dejado huella en los electores y donde la dimensión étnica es más apremiante2.

LA DÉCADA DE 1980: LA VIOLENCIA IMPIDE QUE LA TRANSICIÓN POLÍTICA INSTITUCIONAL SE REFLEJE EN LAS PRÁCTICAS DEMOCRÁTICAS

  • 3 P. Pareja Pflucker y A. Gatti Murriel, Evaluación de las elecciones municipales de 1989.
  • 4 S. López, Ciudadanos reales e imaginarios.

5A lo largo de la década de los ochenta, y aún a comienzos de los noventa, la violencia terrorista tuvo un fuerte impacto político, y el electorado de las zonas aquejadas por ella se vio obligado a revisar sus prácticas democráticas. En efecto, en ciertas zonas, los representantes políticos estaban en el punto de mira de la violencia. A partir de entonces, se plantearon varios problemas de representación política en distintos territorios. Para observar el fenómeno, nos hemos apoyado en dos estudios que analizan los procesos electorales de finales de los años ochenta en el Perú: el primero de ellos concierne a las elecciones municipales de 19893, y el segundo atañe a las elecciones presidenciales de 19904. La elección municipal de 1989 nos permite ilustrar las consecuencias de la violencia terrorista sobre los procesos electorales en los cuales están en juego los intereses locales. Se ha constatado que es al nivel de las elecciones locales donde la presión terrorista ha desempeñado un papel más importante. En efecto, la escala local favorece el dominio de los grupos subversivos sobre el proceso democrático.

a) El impacto político de la violencia terrorista sobre las elecciones locales: el ejemplo de las elecciones municipales de 1989

  • 5 P. Pareja Pflucker y A. Gatti Murriel, Evaluación de las elecciones municipales de 1989.

6Las elecciones municipales de 1989 — las últimas antes de la llegada de Fujimori al poder — son ampliamente reveladoras del impacto político de la violencia, ya que en ellas la amenaza terrorista apareció de manera más directa al elector y al potencial representante electo que durante las elecciones presidenciales. Piedad Pareja Pflucker y Aldo Gatti Murriel han estudiado la participación y el voto en las municipales de 1989 utilizando una perspectiva comparatista con las elecciones municipales de 1980,1983 y 19865. De este modo, pueden ser considerados el impacto político del fenómeno subversivo y la capacidad del vulnerable Estado democrático a movilizar o no al electorado peruano. Se pueden constatar tres efectos mayores del terrorismo en cuanto a su impacto sobre la realidad política peruana: Pareja Pflucker y Gatti Murriel demuestran que las acciones terroristas dirigidas en contra de las autoridades políticas locales y/o de sus sedes aumentaron en un 124,9% durante el período 1987-1989 con respecto al comprendido entre 1980 y 1986. Los departamentos más afectados fueron Ayacucho y Huancavelica entre 1980 y 1986, y Junín y Lima entre 1987 y 1989, mientras que Ancash y Puno estuvieron particularmente en el punto de mira del terrorismo a partir de 1989. Dichas acciones terroristas tuvieron por consecuencia directa varias vacantes dentro de los gobiernos municipales por causas de asesinato, renuncia o abandono de varios de sus miembros. Más del 12% de las circunscripciones políticas peruanas, particularmente aquéllas de los departamentos de Lima, Junín, Ayacucho y Huánuco, enfrentaron una situación de puestos vacantes al acercarse las elecciones municipales de 1989.

  • 6 Ibid., p. 94

7Más grave aún es el hecho de que en las elecciones municipales de 1989, ninguna lista de candidatos se presentó para ocupar los cargos de alcalde y de consejeros municipales en 220 distritos, es decir, el 15,4% de los distritos peruanos. Este «vacío electoral» puede verificarse en los departamentos aquejados por el «terrorismo selectivo» como Apurímac, Ayacucho, Lima, Huancavelica, Junín, La Libertad, Ancash, Pasco, Puno, Ucayali y San Martín. Según las comunicaciones dirigidas a los Jurados Electorales Provinciales y al Jurado Nacional de Elecciones, la amenaza terrorista y la falta de garantías frente a ella fueron las dos causas que estuvieron en el origen de la ausencia de candidaturas electorales: «El vacío electoral es tanto o incluso más alarmante que la ausencia misma de elecciones por razones de seguridad o que su anulación: éste agota desde su origen la posibilidad del proceso electoral»6.

8Las vacantes municipales y la ausencia de listas electorales son dos de las consecuencias extremadamente visibles del terrorismo. Sin embargo, es interesante considerar otros indicadores que, al menos intuitivamente, parecen menos ligados a él, como el débil aumento de la población electoral o el abstencionismo. La tasa media de crecimiento de la población electoral entre 1986 y 1989 fue de 12,8% en todo el territorio nacional. En ese período, sólo siete departamentos presentaron una tasa inferior a ese promedio, de los cuales sólo cinco habían sido particularmente afectados por la violencia terrorista. Se trata de Huánuco, Apurímac, Ayacucho, Huancavelica y Puno. Notemos que 120 distritos, ubicados en las zonas donde el terrorismo era virulento, registraron tasas de crecimiento de la población electoral inferiores al 2%. De esos 120 distritos, 11 tenían una tasa de crecimiento nulo y 49 presentaban una tasa negativa. Pareja Pflucker y Gatti Murriel achacan este fenómeno a las corrientes migratorias y a la ausencia de establecimientos para el registro electoral, pero también al alistamiento de jóvenes en las filas del Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso (PCP-SL). En cualquier caso, la violencia terrorista tiene consecuencias no sólo en las opciones partidistas, sino también en la población electoral y, finalmente, en la participación del electorado.

  • 7 Junín, Ancash, Ayacucho, Huancavelica, Huánuco, Puno y San Martín.

9La media nacional de abstencionismo fue de 33,9% en lo que concierne las elecciones municipales de 1989. Ahora bien, los departamentos de Junín y Huánuco presentaron índices de abstencionismo con respecto a su población electoral que sobrepasaban el 50%. Este caso se presenta también en otros departamentos marcados fuertemente por la violencia que alcanzaron un índice de hasta el 40%, como Ayacucho, Cusco, Pasco, Puno, Amazonas, Ucayali y San Martín. Por último, existen 25 provincias donde los índices de abstención fueron superiores al 50%, de las cuales, 21 se ubicaban en zonas afectadas por la violencia terrorista. En cuanto a los distritos se refiere, de los 1.275 distritos considerados por Pareja Pflucker y Gatti Murriel, 387 presentaron un abstencionismo superior al 50% del censo electoral. De estos últimos, 291 se ubicaban en zonas afectadas por el terrorismo. De los 145 distritos que presentaban índices de abstención superiores a los dos tercios de la población electoral (66,7%), 133 habían sufrido de actos terroristas. Por último, el índice de abstencionismo sobrepasó el 90% en 23 distritos, todos ubicados en departamentos perjudicados por la violencia política7.

10El abstencionismo puede explicarse mediante varios factores (desinterés por la política, los candidatos o el proceso electoral), pero las correlaciones presentadas más arriba demuestran que el miedo de la población y el impacto de los llamamientos públicos al boicot de las elecciones por parte del Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso y del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA) tuvieron una fuerte responsabilidad en ello. De este modo, queda ya claramente establecido que la violencia terrorista de la década de los ochenta tuvo un importante impacto sobre la vida electoral local. Las vacantes municipales, el débil crecimiento de la población electoral y el abstencionismo son algunas de las consecuencias directas o indirectas que pesan sobre la calidad de la transición política peruana.

  • 8 S. López, Ciudadanos reales e imaginarios, p. 329.

11Así, en vísperas de la elección de Alberto Fujimori, ¿en qué punto se encontraba la transición democrática peruana? ¿Podemos generalizar lo ya constatado en las elecciones municipales de 1989, es decir, el obstáculo que la violencia terrorista presenta a la transición democrática? Sinesio López propone un análisis cartográfico innovador, que ofrece un enfoque de los diferentes «niveles de democratización» de las regiones peruanas señalando geográficamente el impacto del terrorismo y de la dimisión del Estado en la transición democrática8.

b) Una evaluación del impacto del terrorismo y de la dimisión del Estado en la transición democrática: el mapa de la democratización del Perú

  • 9 Ibid. El autor precisa que otras variables, como el nivel de organización de la sociedad civil, pu (...)

12Con el fin de medir la democratización, Sinesio López ha retenido las siguientes variables: el nivel de violencia (cuantificado por el número de actos subversivos por cada 100.000 habitantes, a nivel departamental, entre 1990 y 1991), la proporción entre civiles y militares (cuantificada por el porcentaje de la población que habita en zonas declaradas en estado de emergencia en la década de 1980), los gastos sociales del Estado en los departamentos en el transcurso del año 1989, y la participación electoral en 19909. Como puede apreciarse en las últimas dos líneas de la tabla n° 1, seis de los siete departamentos que presentan un nivel de democratización muy bajo o extremadamente bajo son los departamentos de la sierra donde la violencia política ha hecho estragos entre 1980 y 1995.

TABLA 1. — Niveles de democratización de los departamentos

Índice

Nivel

Departamentos

16,1 – 19

Relativamente alto

Madre de Dios, Moquega, Tumbes

13,1 – 16

Medio

Arequipa, Amazonas, Lambayeque, La Libertad, Piura

10,1 –13

Bajo

Ancash, Lima, Callao, Cusco, Cajamarca, Ica, Loreto, Puno, Tacna, Ucayali

7,1 – 10

Muy bajo

Apurímac, Pasco, Huancavelica

4 – 7

Extremadamente bajo

Ayacucho, Junín, Huánuco, San Martín

Fuente: S. López, Ciudadanos reales e imaginarios, p. 331

13La tabla n° 2 expone en detalle los indicadores de los departamentos cuyo nivel de democratización es extremadamente bajo: para Ayacucho, Huánuco, Junín y San Martín, todos los indicadores están a la baja. Se trata de los principales escenarios de la guerra civil acaecida en la década de 1980 en el Perú. Si se comparan con otros departamentos, Ayacucho, Huánuco, Junín y San Martín conocen el mayor número de atentados con respecto al número de habitantes, las inversiones públicas son las más bajas del país y, paralelamente, presentan uno de los niveles más bajos de participación electoral de todo el Perú.

14La violencia política tuvo, pues, consecuencias electorales sumamente visibles a lo largo de los años ochenta y la situación persistió hasta el arresto de Abimael Guzmán y la decadencia de Sendero Luminoso en la primera mitad de la década de los noventa. La incapacidad de los gobiernos de Belaúnde y García en erradicar la violencia, los resultados económicos alarmantes y el déficit de democratización de los territorios explican el descrédito que se abatió sobre los partidos políticos tradicionales. Las poblaciones pobres fueron las más afectadas por la violencia y por las consecuencias económicas de las políticas instauradas por los gobiernos. Con base a ello, se comprende mejor que el rechazo al sistema de partidos y que el acceso de un outsider como Fujimori al poder hayan emanado del voto de las zonas más pobres y más afectadas por el terrorismo.

Fuente: S. López, Ciudadanos reales e imaginarios, p. 335

VIOLENCIA Y CONFISCACIÓN DE LAS LIBERTADES DEMOCRÁTICAS

  • 10 P. Maureci, «State Reform, Coalitions, and the Neoliberal Autogolpe in Peru», pp. 7-37.

15La supuesta capacidad del Estado para contener la violencia terrorista está en el centro del voto postransicional del Perú, pero la violencia terrorista también sirvió como pretexto a Alberto Fujimori para confiscar las libertades democráticas. En 1992, en el momento en que Fujimori anunció la disolución del Congreso, la suspensión de la Constitución, la reorganización del Poder Judicial y la instauración de un «obierno de Emergencia y Reconstrucción Nacional» fueron justificadas con el argumento de que el Congreso obstaculizaba la promulgación de reformas que acelerarían la salida de la crisis. A partir de entonces, el país fue dirigido por decretos firmados por el presidente y aprobados por el Consejo de Ministros. La disolución del Congreso fue aprobada por el 80% de la población, y la popularidad de Fujimori no descendió del 60% en todo ese año. A juicio de los peruanos, la «vía autoritaria» era legítima ante la absoluta necesidad de estabilizar la economía y de combatir la violencia terrorista10. De hecho, la erradicación del terrorismo fue la segunda razón determinante expresada por los electores peruanos para votar en favor de Fujimori en 1995 (cf. tabla n° 3), y lo que es más importante, dicha motivación fue evocada por todas las categorías socioeconómicas.

TABLA 3. — ¿Por qué votó usted por Alberto Fujimori en las elecciones presidenciales de 1995?

TABLA 3. — ¿Por qué votó usted por Alberto Fujimori en las elecciones presidenciales de 1995?

GRÁFICO 1. — ¿Pueden justificarse los golpes de Estado militares y el autoritarismo presidencial?

GRÁFICO 1. — ¿Pueden justificarse los golpes de Estado militares y el autoritarismo presidencial?

Fuente: Apoyo S. A, Informe de Opinión, abril 1995, p. 12. El Instituto Apoyo utiliza las categorías socio-económicas A, B, C y D en sus encuestas mensuales, siendo A la categoría más favorecida y la D la menos favorecida.
Fuente: Encuesta USAID/Perú, noviembre 1999

16Las reelecciones sucesivas de Fujimori nos cuestionan acerca del apego de los peruanos al régimen democrático, régimen que se vio perjudicado en múltiples ocasiones por el presidente reelecto. ¿Qué condiciones han impulsado a los peruanos a poner en tela de juicio la transición política de su país apoyando y manteniendo a Fujimori en el poder? Parece claro que la violencia, o mejor dicho, las violencias, tanto la terrorista como la social, han sido determinantes en ese sentido. Sólo la mitad — 51,1% y 51,9%, respectivamente — (cf. gráfico n° 1) de las personas encuestadas a propósito de la eventual legitimidad del autoritarismo presidencial y de los golpes de Estado militares declaró que dichas prácticas no pueden ser justificadas. Al contrario, alrededor del 50% de los peruanos estiman que los problemas de violencia y las dificultades de orden económico u otro podían justificar el uso de dichas prácticas o no expresaban una opinión acerca del tema.

17Para los peruanos, las dos preocupaciones que podían justificar que la transición democrática fuera puesta en entredicho eran los problemas de violencia y los problemas económicos. A lo largo de la década de los noventa, las preocupaciones de los peruanos, visibles a través de los sondeos, se focalizaron más en torno a cuestiones concretas de desempleo o de pobreza que en consideraciones ideológicas referentes a la democracia. Los peruanos consideraban más importante asegurar la transición política hacia un sistema igualitario — combatiendo los problemas de desempleo y pobreza así como a su corolario: el hambre — que la transición democrática institucional. En este sentido, en los sondeos llevados a cabo por el Instituto Apoyo entre 1990 y 1998 para responder a la pregunta «¿Cuáles son los principales problemas del Perú?», ninguna de las respuestas evocadas — dejando de lado la corrupción — hace referencia a la democracia (cf. tabla n° 4). Así constatamos que, mientras el terrorismo formaba parte de las preocupaciones centrales de los peruanos en la década de los ochenta, éste se convirtió en una inquietud de segundo orden bajo la presidencia de Fujimori, puesto que dicho problema fue erradicado en gran parte durante su gobierno.

TABLA 4. — ¿Cuáles son los principales problemas del Perú? (respuestas de los habitantes de Lima, en %)

TABLA 4. — ¿Cuáles son los principales problemas del Perú? (respuestas de los habitantes de Lima, en %)

Fuente: Encuestas del Instituto Apoyo en la ciudad de Lima

LA VIOLENCIA SOCIAL

18La violencia de la pobreza ha determinado el voto y el porvenir de la democracia peruana, principalmente en las regiones donde el terrorismo ha dejado huella en los electores y donde la dimensión étnica es más apremiante. El verdadero telón de fondo de la violencia terrorista es, en realidad, la violencia social, es decir, la violencia de la pobreza, en el sentido de que la situación de pobreza constituye con frecuencia el sustrato de eventos violentos, pero sobre todo, en la medida en que los más desfavorecidos experimentan su situación como una violencia impuesta. A ello se superponen de manera cada vez más notoria las fracturas étnicas que cuestionan la transición política del Perú. ¿Qué quiere decir esto? ¿Cómo se traduce en la práctica que hace efectiva la transición política institucional, es decir, el voto?

19En primer lugar, se debe tener presente que las provincias que más han sufrido el terrorismo han sido, del mismo modo, las más pobres del país desde la transición democrática. Los siguientes mapas ilustran lo anterior, al presentar las provincias más pobres según los datos de los censos de 1972,1981 y 1993, que coinciden en su gran mayoría con las que han debido enfrentarse a las violencias más severas (mapas n os 1,2 y 3, p. 236).

  • 11 En un contexto de deterioro de los partidos tradicionales, Alberto Fujimori superó al liberal Mari (...)

20Como hemos visto, la primera exigencia de los ciudadanos con respecto a los políticos concierne a la lucha contra la pobreza de forma cada vez más clara y reivindicativa. En opinión de los peruanos, la reabsorción de la pobreza debe ser considerada como la apuesta clave de una transición política efectiva. La mayoría de las encuestas electorales muestra que, a lo largo del período, el voto se define cada vez más por la presunta capacidad o incapacidad del candidato en combatir la pobreza. Lo anterior se refleja ante todo en la estructura del voto: los territorios más afectados por el terrorismo y la violencia presentan una tendencia al voto en blanco y al voto nulo muy superior a la media nacional en lo que respecta a las elecciones presidenciales desde 1978. Esto permite calificar la transición peruana como «parcial», debido a que la violencia, de manera muy clara, conlleva consecuencias en la estructura misma del voto. En efecto, los territorios más marcados por la violencia son precisamente los que presentan el atraso más flagrante en las prácticas democráticas. El fenómeno se traduce no solamente en la estructura, sino en la naturaleza misma del voto en los territorios afectados por el terrorismo y marcados por la pobreza. Si se estudia el voto partidario en dichas zonas, nos percatamos de que éste ha jugado un papel importante en el cuestionamiento de la transición política peruana, es decir, en el acceso de Alberto Fujimori al poder y en la legitimación de la confiscación de las libertades democráticas. De hecho, los departamentos que más han padecido del terrorismo son precisamente los que permitieron a Fujimori alcanzar la presidencia de la República en 199011 y los que, tiempo después, garantizaron la confiscación de la democracia votando masivamente por la nueva Constitución promovida por Fujimori en 1993. El mapa n° 4 (p. 237) ilustra esta tendencia. El principio con el que ha sido elaborado es el siguiente: a partir de los resultados del conjunto de las elecciones presidenciales desde 1978, se han determinado diferentes clases que contienen a las provincias donde el voto presenta un perfil similar en todo el período. Los perfiles medios de las clases son representados en el mapa por un diagrama de barras. Cada barra representa la distancia que separa cada elección de la media: la barra se orienta hacia la derecha si su valor es mayor a la media, hacia la izquierda si su valor es menor.

21El mapa nº 4 muestra el giro del electorado en las zonas más aquejadas por la violencia en el Perú. Hasta la mitad de su década presidencial, Fujimori contó con el apoyo de las provincias más pobres y más afectadas por el terrorismo, es decir, las provincias de los Andes y de la selva del sur del país. Después, la tendencia se invierte y son las regiones de la costa y de la selva del norte las que votan en favor de Fujimori.

Mapas 1, 2 y 3. — La pobreza en las provincias peruanas, 1972, 1981 y 1993. Mapas realizados a partir de los índices de pobreza del Banco Central de Reserva del Perú para los censos de 1972 y 1981, y del Fondo de Cooperación para el Desarrollo Social para el censo de 1993.
Las provincias más pobres aparecen como las más oscuras y las más ricas como las más claras

Mapa 4. — Implantación geográfica del Fujimorismo

22Los análisis cartográficos llamados «multivariados» permiten visualizar la implantación geográfica de los partidos a partir de varias elecciones. El principio es sencillo: a partir de los resultados de agrupación (es) política (s) (aquí C90 y P2000, partidos fujimoristas) en las diferentes elecciones consideradas en las provincias peruanas, se despejan diferentes clases que reúnen las provincias que presentan un perfil similar durante el periodo considerado. Los perfiles promedio de las clases que escogimos aislar están representados en el mapa por diagramas en barras. Estos diagramas indican, para cada una de las elecciones, la diferencia entre el promedio de cada clase y el promedio del conjunto, distancia que se expresa en distancia-tipo de cada variable, para permitir comparaciones. Se trata entonces de diagramas en barras en los cuales cada barra expresa la distancia hacia el promedio. Si la barra está orientada hacia la derecha, significa que la clase tiene un valor medio más grande que el promedio del conjunto (aquí las provincias votaron a favor de C90 o P2000 más que el promedio nacional). Por el contrario, si la barra está orientada hacia la izquierda, se caracteriza la clase por una media inferior al promedio del conjunto (aquí las provincias votaron a favor de C90 o P2000 menos que el promedio nacional).

23El revés que inflige el electorado de la sierra del sur a Fujimori a partir de 1995 es fundamental para la comprensión de las relaciones entre violencia y transición política en el Perú. Las zonas que más habían sufrido del terrorismo se desligan de Fujimori una vez que Abimael Guzmán fue encarcelado y que Sendero Luminoso se encontraba debilitado. A partir entonces, el voto de dichas zonas representa sobre todo su voluntad de luchar contra la otra forma de violencia a la que se consideran dramáticamente confrontados: la pobreza.

24Durante las elecciones de 2001, que definen la caída de Alberto Fujimori, los departamentos que habían padecido la violencia terrorista y que habían conocido más que ninguna otra región la violencia de la pobreza votaron masivamente en favor de Alejandro Toledo. Este hecho permitió alcanzar la presidencia a un mestizo de la sierra que puso de relieve su ascendencia indígena y su infancia como limpiabotas. Por primera vez desde la Independencia del Perú, un indio de la sierra, graduado en economía por la Universidad de Stanford, era electo presidente de la República.

  • 12 Periódico Ollanta, nº 23, septiembre del 2003.

25La dimensión étnica se sumó entonces a la violencia social, siendo determinante en el escenario político peruano. De este modo, la transición democrática del Perú estuvo a punto de ser puesta de nuevo en tela de juicio durante las elecciones presidenciales del mes de junio del 2006 por el candidato etnonacionalista Ollanta Humala, quien escribió tres años antes de las elecciones: «Si yo como soldado golpeo a un Gobierno que no cumple lo que promete — y eso se llama golpe de Estado —, yo amo al golpe de Estado. Ir a la cárcel por ser revolucionario no es problema para mí», o incluso: «de llegar al poder estableceré la pena de muerte. Para mejorar la sociedad peruana; hay que legalizar la guillotina»12. Dichas declaraciones no impidieron a Humala presentarse en la segunda vuelta de las recientes elecciones presidenciales peruanas, recibiendo el apoyo de los mismos departamentos marcados por la violencia terrorista en la década de los ochenta y principios de los noventa, y los más pobres hasta el día de hoy. Como puede apreciarse en el mapa n° 5, dichos departamentos otorgaron al candidato etnonacionalista un resultado casi plebiscitario (entre 70 y 90% de los votos). Humala predica un discurso que llama a la revolución social y política de carácter antidemocrático e invita al enfrentamiento étnico, lo que constituye un peligro para la transición política peruana. Ese tipo de discurso ha encontrado eco de nuevo, pero ya no en las regiones más afectadas por la violencia terrorista, sino por la violencia social.

Mapa 5. — Geografía electoral del voto a favor de Ollanta Humala en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2006

CONCLUSIÓN

26El Perú efectuó, sin lugar a dudas, su transición democrática institucional en 1978. Sin embargo, la violencia terrorista, la violencia social, la violencia étnica y la violencia de la pobreza que afectan especialmente a las regiones andinas aisladas, no han permitido que el país refleje la transición institucional en una práctica electoral plenamente satisfactoria. La transición política continúa siendo parcial, en primer lugar por su carácter frágil — como lo han probado la confiscación del poder por parte de Alberto Fujimori a lo largo de una década y, en menor grado, la presencia de Ollanta Humala en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2006 —, y también porque la violencia — social, principalmente — determina las prácticas electorales de las zonas más desfavorecidas del territorio nacional.

Notes

1 Al principio de la década de los setenta, un ala radical de Izquierda Unida, ligada al maoísmo, se separó de ésta para desarrollar una estrategia armada que salió a la luz con la aparición de Sendero Luminoso.

2 Una última observación a propósito del contexto: la violencia en el Perú desde 1978 puede ser considerada como un fenómeno «local». Sendero Luminoso ha causado estragos principalmente en Lima, la capital, y en los departamentos andinos del sur del país tales como Apurímac, Huancavelica, Ayacucho, Puno o Huánuco, muy pobres y con una fuerte población indígena.

3 P. Pareja Pflucker y A. Gatti Murriel, Evaluación de las elecciones municipales de 1989.

4 S. López, Ciudadanos reales e imaginarios.

5 P. Pareja Pflucker y A. Gatti Murriel, Evaluación de las elecciones municipales de 1989.

6 Ibid., p. 94

7 Junín, Ancash, Ayacucho, Huancavelica, Huánuco, Puno y San Martín.

8 S. López, Ciudadanos reales e imaginarios, p. 329.

9 Ibid. El autor precisa que otras variables, como el nivel de organización de la sociedad civil, pudieron haber sido útiles para evaluar varios aspectos del proceso de democratización. Sin embargo, los datos disponibles no permitían el cálculo de tales variables.

10 P. Maureci, «State Reform, Coalitions, and the Neoliberal Autogolpe in Peru», pp. 7-37.

11 En un contexto de deterioro de los partidos tradicionales, Alberto Fujimori superó al liberal Mario Vargas Llosa durante las elecciones presidenciales de 1990, gracias al apoyo de las provincias donde la violencia y la pobreza eran muy intensas.

12 Periódico Ollanta, nº 23, septiembre del 2003.

Table des illustrations

Légende Fuente: S. López, Ciudadanos reales e imaginarios, p. 335
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/923/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 187k
Titre TABLA 3. — ¿Por qué votó usted por Alberto Fujimori en las elecciones presidenciales de 1995?
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/923/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 147k
Titre GRÁFICO 1. — ¿Pueden justificarse los golpes de Estado militares y el autoritarismo presidencial?
Légende Fuente: Apoyo S. A, Informe de Opinión, abril 1995, p. 12. El Instituto Apoyo utiliza las categorías socio-económicas A, B, C y D en sus encuestas mensuales, siendo A la categoría más favorecida y la D la menos favorecida.Fuente: Encuesta USAID/Perú, noviembre 1999
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/923/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 115k
Titre TABLA 4. — ¿Cuáles son los principales problemas del Perú? (respuestas de los habitantes de Lima, en %)
Légende Fuente: Encuestas del Instituto Apoyo en la ciudad de Lima
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/923/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 163k
Légende Mapas 1, 2 y 3. — La pobreza en las provincias peruanas, 1972, 1981 y 1993. Mapas realizados a partir de los índices de pobreza del Banco Central de Reserva del Perú para los censos de 1972 y 1981, y del Fondo de Cooperación para el Desarrollo Social para el censo de 1993.Las provincias más pobres aparecen como las más oscuras y las más ricas como las más claras
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/923/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 310k
Légende Mapa 4. — Implantación geográfica del Fujimorismo
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/923/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 281k
Légende Mapa 5. — Geografía electoral del voto a favor de Ollanta Humala en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2006
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/923/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 284k

Auteur

Université de Paris III

Adriana Ortega Orozco (Traducteur)

© Casa de Velázquez, 2009

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search