Version classiqueVersion mobile

Œuvrer pour le salut

 | 
Amélie De las Heras
, 
Florian Gallon
, 
Nicolas Pluchot

I. — Conversion

El Liber illustrium personarum de Juan Gil de Zamora

Manuductio ad praedicatores atque ad piam meditationem

Cándida Ferrero Hernández

Texte intégral

  • 1 Este trabajo se ha elaborado en el marco de los proyectos FFI2011-29696-C02-02, FFI2015-63659-C2-1- (...)
  • 2 La obra de Juan Gil, extracto del Chronicon pontificum et imperatorum del dominico Martín de Opava (...)

1En este trabajo se pretende explorar el interés mostrado por el franciscano Juan Gil de Zamora (ca 1243-1318) en compilar, abreviar, redactar y editar el Liber illustrium personarum, obra que el autor concibe como un manual encaminado a la formación y estudio de frailes y de prelados, para que en él puedan encontrar fuente de inspiración en sus diversas acciones predicatorias1. Juan Gil, asimismo, ofrece precisiones sobre el manejo de su propia obra, que, por otra parte, no solo es de carácter narrativo, ya que contiene una colección de meditaciones que completan la lectura piadosa, a modo de oraciones, que se estructuran de forma coherente con la obra. A tal fin, nos fijaremos en la lectura de algunos pasajes del ms. 2763 de la Biblioteca Nacional de España que contiene la obra2, posiblemente no acabada. A través de su lectura se podrá apreciar, de forma somera, la aportación de Juan Gil de Zamora a los nuevos modelos de predicación que importaron los franciscanos desde París al ambiente peninsular, su preocupación por la formación de los frailes, y otras autoridades eclesiásticas, su desvelo por la conversión interior, su fomento de la meditación y cómo quedan encuadrados estos aspectos en el contexto castellano-leonés de su tiempo. Estos presupuestos dotan a la obra que nos ocupa de un especial valor, en tanto que pone a nuestra disposición un material que permite explorar de qué manera se gestan obras propedéuticas latinas en ambientes escolares mendicantes. En tal tesitura, de la lectura de la obra, que constituye una rareza en el ámbito peninsular del momento, se percibe la preocupación que transmite Juan Gil en atender a la formación de los predicadores, quienes han de encargarse de la salud de los fieles.

Manuductio para la predicación

  • 3 Ha sido descrito y parcialmente editado: Iohannes Aegidivs Zamorensis, Liber illustrium personarum, (...)

2El códice al que nos referimos, Madrid, Biblioteca Nacional, ms. 2763, fue copiado en el siglo xvii por Francisco Méndez y tuvo como destinatario a Enrique Flórez, con el fin de incluir algún material del mismo en su España Sagrada. La copia fue realizada a partir de otros dos textos elaborados por Miguel Ordóñez, en 1707, quien, a su vez, los había extractado de los originales de Juan Gil conservados en el convento franciscano de Zamora. El contenido de este manuscrito3 ofrece materiales de notable interés para percibir de qué manera se elaboraron y editaron modelos de textos sobre los que estudiar, para luego redactar y construir sermones y prédicas por parte de los franciscanos, pero también, seguramente, de otros prelados regulares.

3El códice matritense 2763 (ante I.217) está compuesto por dos folios sin numerar, 312 folios numerados y cinco hojas de guarda. Contiene extractos del Armarium siue Archiuum Scripturarum (fos 1ro-5ro), amplios extractos del Liber illustrium personarum siue Historia canonica ac ciuilis (fos 6ro-219vo) y una copia del De Praeconiis Hispaniae (220ro-319vo). Vamos, en esta ocasión, a centrar nuestro interés en el Liber illustrium personarum, cuya función parece destinada a la formación de los frailes, según indica el propio autor en su prólogo. A partir de este texto quedan patentes los presupuestos redaccionales de la obra del Zamorense. Se observa la preocupación por ofrecer a sus hermanos (ad fratres), y a otros prelados, un extenso material del que extraer recursos para la predicación, materia que pretende ser de buena factura y dotada con suficientes recursos retóricos para facilitar la tarea pastoral de quien se acerque a este manual.

4Para su correcto uso, Juan Gil incorpora unas breves instrucciones, que se circunscriben, en la mayoría de sus obras, a la debida utilización del orden alfabético, a fin de poder encontrar rápidamente un tema o una historia ejemplar, dada la ingente cantidad de información, aunque esto mismo puede ser extensivo a otras de sus obras.

  • 4 Esta aclaración es importante y viene a veces a crear dudas, por la equivalencia de títulos de la o (...)

5El prólogo (Texto 1 del Apéndice) se inicia (§ 1) con el título de la obra, abreviado: Librum illustrium personarum, y la explicación de quiénes son estas personas ilustres, patriarcas, profetas, apóstoles y evangelistas, mártires y confesores, vírgenes y viudas y otras santas personas y también (personas) famosas, así como con la nota de autoría de Juan Gil (editus a fratre Ioanne Egidii, de ordine fratrum Minorum) y la forma de presentación de la compilación, según el orden del alfabeto. Continúa el autor (§ 2) marcando un límite cronológico útil para datar sus obras, pero, sobre todo, aportando una nota de autoría ya consolidada de una obra importante que ha ordenado, o compilado, la Historia naturalis et e cclesiastica ac ciuilis, mérito que atribuye a la intercesión de san Francisco en un libro que denomina Armarium seu Archiuum, también llamado Maremagnum4.

  • 5 Remito a Macrobivs, Saturnalia, V, 17, 6, 5: «Quod ita elegantius auctore digessit, ut fabula lasci (...)

6A continuación, el autor se dispone (§ 3) a ofrecer un símil claro a los rétores desde la antigüedad5. Compara la tarea del escritor con la de los pintores —que establece mediante la incorporación de la cláusula propia del símil clásico, ut, es decir, así como los pintores—: haciendo uso de su arte (artificio), son capaces de plasmar gentes, batallas feroces, en las que se perciben hasta los más mínimos detalles, como los escudos, las agudas espadas, las corazas, y también a los reyes y a los bárbaros sometidos, la naturaleza verdeante de los campos floridos, los ríos que recorren las tierras con su curso; todo ello se ofrece hermoso y vivo a quienes contemplan la obra… Concluye Juan Gil el símil con un «así» (sic), afirmando que, también, él quiere ser como un pintor, aún más, como un buen pintor (utinam bonus pictor) de la virtud y de la maldad (uirtutis et malitiae) a fin de poder describir al pecador delincuente, al justo penitente, al constante en su fe, al que regresa a ella, al que vence, al que sucumbe, al que cae y al que levanta. Pero, también, pretende confutar a los que erran, informar a los catecúmenos, animar a los aventajados, y que sirva su obra como contemplación o como degustación, especialmente, de perfectos y como ayuda de predicadores.

  • 6 Psevdo Iohannes Chrysostomvs, Superscriptio in Psalmum. La obra, aun espuria, tuvo una amplísima di (...)

7No obstante esta bella construcción, el símil no es una construcción original de Juan Gil; el autor está tomando el comentario al Psalmum L atribuido a Juan Crisóstomo6. Y, en efecto, el autor de forma hábil reconstruye algunos términos y, en especial, juega con el símil de tal manera que, donde en Crisóstomo la conclusión de su símil son los profetas, en el texto egidiano, la coda resulta ser él mismo: «ojalá, yo como buen pintor» («utinam ego bonus pictor»). Es un excelente ejemplo de compilación adaptada. No será el único en el texto, como veremos más adelante.

8Juan Gil continúa su argumentación retomando la utilidad de la obra (§ 4) para los predicadores y anuncia qué materias encontrarán en ella, es decir, ejemplos (exempla) útiles y provechosos, que podrán tener a mano (manu ductiua) para poder reconducir (reducant) tanto a los pueblos como a los individuos bajo el poder de la jerarquía que corresponda, a las gentes bajo el poder de prelados y príncipes, a estos bajo los ángeles, que es la jerarquía superior, según su grado, orden y dignidad, y a todos, bajo el poder supremo, es decir, sometidos a la más elevada jerarquía, jerarca de jerarcas, que es solo y únicamente Dios.

  • 7 «Nunc autem, quia fratres nostri patris sancti Francisci emuli, tenues paupertate, gaudent breuitat (...)

9La preocupación que Juan Gil plantea en este prólogo es ayudar con su obra a subvertir la inopia de los hermanos menores, en cuya pobreza insiste, suponemos que una pobreza real, que obligaba a una lamentable escasez de libros, pero también, tal vez, inopia espiritual, tal vez intelectual, también. Por tanto, este topos de la pobreza está bien traído en este caso, como en el proemio de las Legende Sanctorum, en el que se destaca de nuevo el interés por la abreviación y resumen de otras obras para poder atender la misión de los franciscanos, es decir, predicar entre el vulgo. A tal fin, se hacía necesario un material que extractase otros muchos, por la pobreza de los propios franciscanos y por la necesidad de afrontar viajes sin demasiada carga7.

  • 8 «<S>uo fratri Philipo de Perusio […]. Quaesiuisti ergo a me modum dictandi, uerba eciam dulcia, uti (...)
  • 9 En cambio, sí aparece consignado don Martín Fernández, obispo de León (1254-1289) como dedicatario (...)
  • 10 «Processus uero scribendorum ut melius memorie imprimantur debitum ordinem sortientur, cum enim deb (...)

10Esta misma preocupación que impele al autor a elaborar materiales de utilidad ad fratres se observa en el Dictaminis Epithalamium, cuya redacción le solicitó fray Felipe de Perusa, más tarde obispo de Fiesole, para tener a su disposición un Ars dictandi que contuviera un amplio espectro de recursos para la composición de diversas piezas retóricas8. Esto aparece, asimismo, en consonancia con la motivación para la composición de los Sermones, recopilación dedicada a un obispo anónimo9, a fin de proporcionarle un buen armarium con el que pueda atender a su misión pastoral10.

  • 11 «Suis dilectis provincialibus fratribus Tholose studentibus frater Iohannes Egidii Zemorensis pacis (...)

11Pero, también, ha de recordarse el proemio del Prosodion, que Juan Gil manifiesta haber redactado a ruegos de sus hermanos de Toulouse, quienes se veían necesitados de un manual con el que afrontar el estudio más profundo de la lengua latina11.

12Asimismo, la Historia Naturalis, el Liber Ihesu y el Liber Mariae ofrecen excelentes muestras de exempla y de miracula encaminados a la meditación y a la acumulación de argumentos retóricos aptos para la predicación. Pero no se menciona en ellos la tarea de redacción.

  • 12 Sobre el De praeconiis Ciuitatis Numantinae, dedicada al propio Sancho también, el autor destaca qu (...)
  • 13 «Serenissimo Domino suo Infancti Sancio […] animus uester tamquam stellis interlucentibus illustret (...)

13Otras obras, como el Liber contra uenena o el Ars Musica, parecen haberse encaminado más al disfrute intelectual que a la elaboración de materiales predicatorios. Las obras, por otra parte, dedicadas al futuro Sancho IV (1284-1295) obedecen a un modelo que asimismo sale fuera de los modelos predicatorios, aunque comparte un afán pedagógico, es decir, la educación del príncipe, que contiene partes absolutamente semejantes a otras obras doctrinales y sapienciales del Zamorense. Esta es, creemos, una de las claves de la obra egidiana: enseñanzas para el buen gobierno de los hombres y para una eficaz predicación para acrecentar el conocimiento, a fin de ilustrar sobre los asuntos divinos y humanos. En efecto, en los proemios de algunas de sus obras, observamos la intención de su redacción, adecuadas al nivel o a petición de sus dedicatarios, como el De praeconiis Hispaniae dirigido al príncipe Sancho, futuro Sancho IV12, y encaminado a teorizar sobre al buen gobierno y a destacar las virtudes que han de tener los gobernantes13.

  • 14 Iacobvs Vitriacvs, Vita Maria Oigniacensi, «Proemium ad Fulconem», § 1. Bohdziewicz, 2014b, p. 105, (...)
  • 15 «Ne tamen penitus inobediens tuae Sanctitati videar extitisse, orationibus tuis adjutus, desiderio (...)

14Pero, tras esta digresión, proseguimos con el comentario al siguiente parágrafo del Liber illustrium personarum (§ 5), en el que observamos la interpolación de un fragmento de Jacques de Vitry14 casi literal, con algunas pequeñas modificaciones que solo la consulta de la fuente nos ha permitido aclarar, por lo oscuro del redactado egidiano. Este fragmento ha resultado útil a Juan Gil y conveniente a su propósito para presentar su Liber, ya que en él Jacques de Vitry utiliza el recurso de la captación de benevolencia, por el reto que supone la obra que está abordando, queriendo complacer al obispo de Toulouse, Fulcón, quien lo había animado a emprenderla. Obra que, anota de Vitry no sin orgullo, puede llegar a muchos lectores15 por tratarse de una historia ejemplar y de gran actualidad en su momento, en la que se relataba la vida santa de Marie d’Oignies en los perturbadores tiempos de la herejía de los cátaros. Aunque Juan Gil expurga convenientemente el inicio del fragmento, no obstante, su inserción otorga una gran plasticidad al prólogo, ya que, además de proporcionar un brillante uso de la exégesis por la inclusión, muy relevante, de dos citas de las cartas de san Pablo, caracteriza al propio Zamorense con un arrojo y valentía literaria tal que el lector menos avezado puede llegar a creer que el franciscano está acosado por detractores académicos, o por enemigos políticos, tal vez. Mientras que, en realidad, no se trata de ninguna cita personal, sino de un hábil recurso de Jacques de Vitry y otra buena muestra de los resultados del artificio de la compilación egidiana, como hemos visto antes sobre la cita tácita, también, a la obra de Juan Crisóstomo.

  • 16 «Multi enim incitantur exemplis, qui non mouentur praeceptis» (ibid., § 1).

15Finalmente, Juan Gil concluye (§ 6) recordando el método seguido en la compilación y, por tanto, cómo debe transitar el lector por los contenidos, con tantas ejemplares —porque los ejemplos conmueven más que cualquier precepto, como dice Jacques de Vitry16— o famosas vidas, cuantas que el libro parece un concilio o un capítulo general. Precisamente por la cantidad de información contenida en la obra, insiste el Zamorense en explicar la forma de la plantear la pesquisa de la información, para que cualquiera pueda hallar aquello que busque o necesite, y el ávido lector pueda ilustrar su intelecto toda vez que, dice, él mismo ha procurado evitar la confusión o el desorden, con tantas luces cuantas estrellas brillan, siguiendo el orden desde la A a la Z.

La pía meditación

16El Liber illustrium personarum, por otra parte, se caracteriza por contener una serie de meditaciones iniciales, Meditationes proemiales (Texto 2 del Apéndice), tantas como letras del alfabeto —nótese la reiteración del orden y del número— es decir, como capítulos contiene la obra, en las que puede percibirse su orientación devocional y una incitación a la oración, cuyo inicio se ajusta, a veces algo forzadamente, a la inicial de cada letra. De todas estas meditaciones incluidas en el Liber illustrium personarum, que remiten, de forma general, a los topoi devocionales de la tradición medieval y, de forma muy particular, a la obra de Anselmo de Canterbury y a Adam de Persenia, destacamos el contenido de las Med. 2, letra B (Texto 2 del Apéndice), iniciado con Bonum Sumum, que incita a la percepción de la sabiduría divina, en el que se glosa la plena potencia, la plena sabiduría, la plena bondad del Creador, quien dio existencia a todas las cosas, a la vez que otorgó orden y forma a todas las creaturas, pasaje que se corresponde precisamente con un pasaje de Adam de Persenia (Texto 3 del Apéndice).

  • 17 Sin duda, para ilustrar el orden de carácter alegórico y contemplativo de este orden, es de especia (...)
  • 18 «Natura naturans, Deus altissimus et eternus, naturarum omnium, potentificus creator, sapientissimu (...)

17Texto que, a nuestro parecer, enlaza con los contenidos contemplativos de la meditatio proemialis a la Historia Naturalis, en la que Juan Gil propone, siguiendo la tradición, que la sabiduría humana ha de abarcar todos los ámbitos de la creación17 para poder percibir la sabiduría de Dios; de ahí su meditación inicial, que ha de leerse en clave devocional, en la que desde los presupuestos agustinianos sobre la naturaleza, que proponían claves secretas para poder percibir la potencia que no se puede superar, la sabiduría que no se puede equivocar, y la bondad del creador18.

  • 19 «Inmensitas creaturarum consistit in multitudine et magnitudine. Quis enim dinumerare potuit tantam (...)
  • 20 «Qualitates quarum rerum in admiracionem substollunt animam contemplantis […]. Sicut autem diuinam (...)

18Potencia, sabiduría y bondad que se manifiestan mediante la creación, en multitud y cantidad de creaturas, innumerables, incontables, hermosas, variadas en su forma y en su especie19, y cuyas cualidades sirven para elevar el alma de quien así contemple la naturaleza, entendiendo que toda la creación va encaminada como obsequio para el propio hombre, para cuya utilidad y disfrute la sabiduría divina ha ordenado el mundo superior, el medio y el inferior, hasta las pequeñas cosas que nacen de la tierra, como plantas o pequeños animales20.

  • 21 «Vos autem mundus reputat sapientem, non solum diuina sapientia que est sapida scientia, sed etiam (...)
  • 22 Véase Petrvs Comestor: «Cum enim nomen sapientiae denominetur a duobus, a sapiendo scilicet, et sci (...)
  • 23 Para abundar en estos aspectos remito a Bowen, 1941, y Horie, 2006.

19En el proemio al Liber contra uenena et animalia uenenosa, en su dedicatoria a Raimundo Gaufredi, Juan Gil lo califica como sabio (sapientem), por conocer la sabiduría divina y la ciencia de los seres vivos21. Así, Gaufredi se constituye en modelo y ejemplo de cómo ha de acercarse el hombre a la naturaleza, preparado para el noble propósito de leer el libro de la creación, es decir lo visible, para llegar a adquirir la ciencia sabrosa (sapida scientia), ciencia que se fundamenta en el conocimiento y en el acercamiento a Dios; ciencia sabrosa, cuya forma recuerda etimológicamente a sapiencia (sapientia)22, juego de palabras en las que Juan Gil se apoya, como palabras clave de su lectura de la naturaleza, cuyo conocimiento solo es posible con la ayuda de la meditación, de la oración, que posibilita la conversión interior23.

20Una breve nota merece la meditación 9 I (fo 174ro), que está en correlación, por el contenido, con la meditación 23’ Z (fos 218vo-219ro), con la que concluye la obra. En los dos textos, en efecto, vemos una concordancia por el recurso a la inspiración, por alegría de la obra acabada y por la ayuda divina recibida, que ha dado al autor fuerza, memoria, todo ello gracias a la sabiduría de Dios, a la ciencia sabrosa.

21La meditación 1’ A (Texto 4 del Apéndice), que nos sirve para insertar un breve comentario comparativo con la parte final de la Naturalis Historia, de nuevo, ya que se ha reutilizado el mismo fragmento, pero adaptado a las necesidades de esta otra obra, y sirve de ilustración en cuanto al método de compilación y ordenación de Juan Gil de Zamora.

  • 24 «Siquidem peccantibus rationalibus creaturis, ut rationale largo modo dicatur, creatura, uidelicet (...)
  • 25 «Movet, fateor, quod, disponente Deo, peccant rationales creaturae et multis annorum tam coelestia (...)
  • 26 Iohannes Aegidivs Zamorensis, Legende Sanctorum, p. 200, l. 11-19; Id., Liber Mariae, p. 231, l. 14 (...)

22Fragmentos, por otra parte, que están en consonancia con el Tractatus XVIII, De meditationibus et orationibus almiflue Virginis et Filii eius duodeuicesimus del Liber Mariae, en el que se recoge una nueva serie de meditaciones ordenadas, asimismo, según el orden alfabético. Todas ellas contienen algunos elementos correlativos de meditación con otras obras de Juan Gil, pero destacamos la correspondencia con el Liber contra uenena24, compilado desde Nicolás de Claravall25, fragmento que aparece en otras dos redacciones con mínimas variantes, en las Legende Sanctorum y en el Liber Mariae26. No obstante, mientras que en estas dos obras, el fin del fragmento es «sin embargo, nació María» (Tandem nascitur Maria), según la fuente que se sigue, es decir Nicolás de Claravall, como he dicho, en el Liber contra uenena, en cambio, se percibe una adecuación al texto sapiencial de carácter naturalista y médico, y se incorpora una alabanza de la medicina, pero una medicina salvífica, tal vez, en correspondencia a la ciencia sabrosa como se comentaba más arriba, que solo puede provenir de Dios: «Ciertamente, el Altísimo para curar estas desgracias […] de la tierra creó la medicina» («Altissimus uero ad eius releuandas miserias […] de terra creauit medicinam»), una medicina que solo puede provenir del plan de la salvación, remedio para la humanidad, siendo mediadora María, quien, en tanto madre de Cristo, es constante fuente de inspiración en todas las obras egidianas, en la senda de otros autores cistercienses y franciscanos.

23Más como reflexión final que como conclusión a este trabajo expositivo, podríamos decir que la obra de Juan Gil, en su mayor parte, se acomoda a un afán pedagógico planificado, por cuya mediación pretendió llegar de forma extensa a la sociedad civil a través de la formación de los religiosos y de los reyes. A tal fin, tomando algunos proemios de sus obras, hemos pretendido hacer una breve aproximación a su plan didáctico. Con todo, no es menor el efecto de déjà-vu que puede dejar la lectura de sus obras, habida cuenta que todas presentan un modelo de intertextualidad que obliga a acercarnos a los textos de este autor con una cierta cautela. Con todo, ha de procurar entenderse la originalidad egidiana que estriba en el armazón retórico sobre el que construye sus obras, no tanto su decurso, pues todas ellas ofrecen referentes conocidos, aunque no delimitados.

  • 27 Al respecto, Olga Soledad Bohdziewicz ha realizado una interesante lectura de los términos compilat (...)
  • 28 Dice Javier Pérez-Embid (Pérez-Embid, 2011, pp. 135-136) que tal vez debería revisarse la percepció (...)

24Juan Gil de Zamora, en suma, selecciona autores y fragmentos de obras y los ensambla para dotarlos de personalidad propia, en función del receptor de cada una de sus producciones literarias, adaptando el lenguaje y solventando la adscripción a diversos géneros, siempre usando el método compilatorio, sobre el que ya se ha estudiado in extenso en el ámbito de la retórica medieval27. Con todo, a veces, se continúa insistiendo de forma reiterada en que la obra egidiana no es una obra original, cuando, tal vez, su originalidad, si es que debe tenerla, estribe en la elaboración de un amplísimo material con diversas vertientes que lo singularizan en su tiempo28, por la vastedad de sus intereses y por ser testimonio de la memoria de la cultura latina medieval en un momento en que en la Península se tendió y se favoreció la literatura redactada en lenguas vulgares.

  • 29 Quemadmodum autem Scriptura haec specialem habet modum procedendi, sic iuxta suum procedendi modum (...)

25Por todo lo dicho antes, ha de destacarse la tarea pedagógica de Juan Gil, tal vez siguiendo los preceptos de Buenaventura, verdadero impulsor de los estudios superiores en la orden de los minoritas. En efecto, Buenaventura, en su Breuiloquium establece los modos de formación de los franciscanos y de cómo habían de transmitir la lectura de las Sagradas Escrituras en su predicación. A tal efecto, nos parece conveniente recordar su preocupación por la formación de los franciscanos y por la manera de proceder cuando hayan de transmitir la Sagradas escrituras, pero antes de poder realizar su tarea expositiva, dice, el predicador, el fraile, ha de comprender los textos y ha de ser capaz de realizar una ordenada y clara exposición, ya que su tarea es sacar a la luz las cosas ocultas, y ha de ser capaz de usar diversas partes que sean concordantes para hacer visible lo más enigmático, y, en tal tarea, el expositor (el predicador, el doctor, el fraile) debe, además, conocer la prosodia y la sintaxis, porque quien desdeña la letra de la escritura nunca aumenta su inteligencia29.

  • 30 «Allectus et atractus sum, propter pauperum fratrum inopiam subleuandam, uirorum illustrium et sanc (...)

26En tal contexto ha de leerse la obra de Juan Gil, quien pretendió aliviar, mediante el uso de historias ejemplares, la ignorancia de predicadores y prelados en su tiempo30, quienes pudieran transmitir la ejemplaridad de los textos estudiados a su auditorio, reafirmando de esa manera su fe cristiana y fortaleciéndola través de la lectura de las meditaciones incluidas en la obra, encaminadas a potenciar la conversión interior y su regeneración espiritual a través de la devoción.

Annexes

Texto 1

§ 1- |6ro Incipit prologusa in Librum illustrium personarum, uidelicet, patriarcharum, prophetarum, apostolorum et euangelistarum, martyrum et confessorum, uirginum, et uiduarum et aliarum sanctarum personarum et etiam famosarum, editus a fratre Ioanne Egidii, de ordine fratrum Minorum, iuxta ordinem alphabeti.

§ 2- Post ordinationem Historiae naturalis et Ecclesiasticae ac ciuilis quam digesi, Beatissimi Patris nostri Francisci meritisb, in libro, quem intitulaui Archiuum seu Armarium Scripturarum, uel potius, Mare magnum, eo quod ibidem, fere omnia sermocinalia, naturalia, ecclesiastica, et moralia, et ciuilia, ordinaui secundum ordinem alphabeti. Allectus et atractus sum, propter pauperumc fratrum inopiam subleuandam, uirorum illustrium et sanctorum historias exemplares presse ac precisse tradere, auxiliisd suplicantium secundum memoratum ordinem alphabeti.

§ 3- Sicut enim pictorese, naturam suo artificio imitantes, colores coloribus permiscentesf, uisibiles corporum depingunt imagenes, et animalia, et arbores, et reges, et milites, et rusticos, et barbaros, et pugnas, et rixas, et torrentes sanguinum, et lanceas, et loricas, et scuta, et galeas, et sedem regalem, et imperatorem sedentem, et barbarum subditum, et gladium acutum, et fluuios decurrentes, et campos uariis floribus adornatosg, et omnia quae uidentur in natura, per artificium imitantes eth admirabilem, ex hoc historiam intuentibus prestant; ita et ego uelut alter |6vo pictor, et utinam bonus pictor, uirtutis et malitiaei nunc exemplariter describere cogitaui peccatorem delinquentem, nunc iustum poenitentem, nunc stantem, nunc redentem, nunc uincentem, nunc sucumbentem, nunc cadentem, nunc etiam resurgentem, ad confutationem errantium, ad informationem incipientum, adj inflamationem proficientium, ad contemplationem, seu degustationem nihilominus perfectorum et alleuiationem praedicatorum.

§ 4- Hic inuenient praedicatores et doctores exempla manu ductiua et atractiua, quibus reducant populos et subiectos, ad suos hierarchas infimos, seuk principes et praelatos, et hierarchas infimos ad supremos, scilicet angelos, secundum ordinem graduum et etiam dignitatuml, ut tandem ad unum hierarcham hierarcharum, qui est finis et principium omnis rei, Alpha et Omega, omnia reducantur.

§ 5- Praesensm autem opus aggrediorn, ut sarmenta cum Apostolo colligam, quibus meipsum, et alios, calefaciam, a serpente, cum Apostolo, non dubito, me morderi, sed quemadmodum non est laesus Apostolus a serpenteo, sic nec ego morsibus detrahentium damnum aliquod incurrerep pertimesco, licet enim animalis homo non percipiat, quae Dei sunt, propter animalem, tamen, multorum inuidiam, ab incepto, ob multorum utilitatem proposito non desistam. Suntq enim quidam animales spiritum Dei non habentes, apud semetipsos prudentes, qui nihil uolunt recipere nisi quod humana ratione possint conuincere, quaecumque uero non intelligunt, derident et despiciunt, contra quos ait Apostolus: Spiritum nolite extinguere, prophetias nolite spernerer, ipsi uero in quantum in se est spiritum extingunt et prophetas spernunt, qui spirituales quosque quasi insanos uel idiotas despiciunt et prophetas, siue reuelationes sanctorum, tanquam phantasmatas uel somniorum illusiones abiiciunt. Manus autem Domini non est abreuiata, nec fuit aliquando tempus ab initio, in quo Spiritus Sanctus non operatur mirabiliter in sanctis suis, uel manifeste, uel occulte, unguentum enim quod descendit a capite in barbam, et a barba in oramt uestimentiu, etiam usque ad fimbries, id est, ad sanctos ultimi temporis descendat.

§ 6- |7ro Accedentes ergo ad praefatum librum qui est quasi quidam concilium seu capitulum generale, quod in cordibus sapientium exemplariter celebratur, incipiemus a personis notabilibus, et innominatis, quae incipiunt ab A, prima uocali, et prima littera in ordine alphabeti, et subscribemus nomina personarum notabilium iuxta ordinem quo prima uocalis, consonantibus coiungitur, et cum eisdem in acie ordinatur. Incipiemus, ergo nunc, duce rege gloriae, ab A prout ordinatur cum A, deinde cum B, deinde cum C, quousque perueniamus ad Z, quae est ultima littera in ordine alphabeti, incipientes ergo in Aaron, ipsius genealogiam, et Moysii fratris eius signa quoque quae fecerit in praesentia Pharaonis, deducendo historiam usque ad obitum Aaron, omnia breuiter perstringemos, adiuante uirga Aaron, scilicet, Virgine gloriosa. Vt autem facilius in tanta rerum uarietate, quae quaesierit, lector, inueniat, singulis subsequentibus per ordinem capituli digestis, titulo adnotauimus, quasi quibusdam clauibus intellectus, ad sequentia refertur, et omnia confusione remota, lectoris animus, tanquam stellis intus lucentibus, illustretur.

Explicit prologus.

Texto 2

Med. 1 A (fo 7ro): uacat

Med. 1’A (fo 103ro): Ad uotum itaque meum primo Historiarum libro ad finem usque perductov

Med. 2 B (fo 103vo): Bonum summum Deus Trinitas est…

Med. 3 C (fo 112ro): Clementissime Domine, noli abscondere faciem tuam a me…

Med. 4 D (fo 114vo): Demus gloriam laudis eius quem laudant omnes gentes…

Med. 5 E (fo 125ro): Eia Creator omnium Deus lux mundi…

Med. 6 F (fo 132vo): Fortissime et omnipotentissime incomprensibiles Deus…

Med. 7 G (fo 146vo): Glorio<sis>sime Rex Regum et Dominus Dominantium…

Med. 8 H (fo 149ro): Hely Hely Deus Deus meus, eterna ueritas…

Med. 9 I (fo 174ro): Immense rerum conditor, Dominus, conscientiam meam…

Med. 10 K (fo 177vo): Karitas insuperabilis, inesperabilis, insoporabilis…

Med. 11 L (fo 179ro): Laus Angelorum et Celorum, Deus aeterne, qui illuminas omnem hominem uenientem in hunc mundum…

Med. 12 M (fo 182ro): Magnus es, Domine, et laudabilis ualde magna, ueritas tua et sapientia tua non est numerus…

Med. 13 N (fo 185ro): Nomen benedictus est in saecula gloriosum Deus, uisibilium et inuisibilium fundamentum creaturarum…

Med. 14 O (fo 201ro): Omnipotens sempiterne Deus, cuius memoria irreprehensibilis, sapiencia incontradibilis…

Med. 15 P (fo 201vo): Pater celi et terrae, extollo sensus carnis ex anima mea ad te ut placeat…

Med. 16 Q (fo 204ro): Qui celorum communes thronos inueniris, Domini omnium Regnorum…

Med. 17 R (fo 2014vo): Rex inmense uiuorum et mortuorum Dominator, et omnium creaturarum…

Med. 18 S (fo 213vo): Serenissime Domine, seruus ego, seruio tibi hodie et confiteor coram maiestate gloriae tuae…

Med. 19 T (fo 214vo): Timende ac tremende Deus, uniuersitatis Conditor, praesta mihi primum ut te bene rogem…

Med. 20 V (fo 216vo): Verbum bonum Deus qui nos conuertis, Deus qui nos exaudibiles facis…

Med. 21 X (fo 217vo): Xriste filli Dei altissimi, Te solum quero, tibi soli seruire paratus sum, quia tu solus iustus dominaris…

Med. 22 Y (fo 218ro): Ydeator omnium, causa uniuersalissima, pulcherrima…

Med. 23 Z (fo 218ro): Domine Deus Sabaoth (quia deficit ultima Meditationis et quasi totius illius sensus illam ab ultimo incipiemus) omnium dignitatum siue scientiarum atque uirtutum depositor et dispensator…

Med. 23’ Z (fo 218vo-219ro): Zelator animarum Deus, filius almiflui summi Patris, et meliflua Matris, semper Virginis Mariae…

Texto 3

|103vo Ideo summum quia a se existens, per se sufficiens, plena potentia uigens, plenam sapientiam habens, plena bonitate indeficiens. Inuicta quidem est potentia, quae existentiam contulit uniuersis. Indecepta etiam sapientia, quae dedit ordinem formamque creaturisw.

Texto 4

|103ro Ad uotum itaque meum primo Historiarum libro ad finemx usque perducto, illi gratias redimus qui est totius boni finis et principium perfectione omnimoda consumatum; gratias, nihilominus, almae Matrisy Regis Ihesu altissimi, per cuius ascensum et gratiam adepti sumus fluenta irrigua gratiarum. Ipsa est equidem uirga illa quae posita est in supremam altitudinem saeculorum, cuius gloria a mari usque as mare, cui Reges et Principes famulantur, quam circumuolat Angelorum celestium multitudo, in qua fons sapientiae repositus et signatus. Hortus conclusus, fons signatus. Hortusz ubi clara rosaria pulchriori colore refulgurant, et felices uirgae florum et fructorum gloria cumulantur. Hortus quem uentorum non tangit alternitas, ubi mollioris aurae gratia frequenter aspirat, et uernens amenitas allicit intuentes. Hortus siquidem conclusus, non murali uallo, nec cementatorum lapidum glutinosa tenacitate, sed Angelica Statione uallatus. Fons de quo fontes Israel deriuantur, qui irrigant uniuersam superficiem terrae, et inebriant et inundant. Signatus sigillo utique totius Trinitatis, quem ille malignus efractarius, non dico frangere, sed nec tangere audeat. In hoc horto, mortua germina regeminantur et aridiora ligna facile resiluescunt. In hac congeritur multiplex uarietas sacramentorum, et congeritur thesaurus misericordiam Domini Dei nostri. Haec est uirga Iesse, uirga Aaron, quae et fronduit et floruit, et etiam fructum fecit, scilicet, Dei filium Ihesum Christum, qui est omnia saecula Benedictus. Amen.

Notes

1 Este trabajo se ha elaborado en el marco de los proyectos FFI2011-29696-C02-02, FFI2015-63659-C2-1-P, Ministerio de Economía y Competitividad, y 2014 SGR 53, Generalitat de Catalunya.

2 La obra de Juan Gil, extracto del Chronicon pontificum et imperatorum del dominico Martín de Opava (seu Martinus Polonus siue Troppau, † post 1278), se ha transmitido en los siguientes manuscritos: Burgo de Osma, Archivo Capitular, ms. 18; Salamanca, Biblioteca General Histórica de la Universidad, ms. 2319 y 2619, los tres con contenidos más parciales que Madrid, Biblioteca Nacional, ms. 2763.

3 Ha sido descrito y parcialmente editado: Iohannes Aegidivs Zamorensis, Liber illustrium personarum, ed. por Cirot, pp. 35-48, y más recientemente por Martín Iglesias y Otero Pereira, pp. 85-108, de forma más amplia, pero tampoco completo.

4 Esta aclaración es importante y viene a veces a crear dudas, por la equivalencia de títulos de la obra de Juan Gil; en cierta medida, distingue los contenidos que debió tener el Maremagnum, como libro, que contenía las materias referentes a la Historia natural y a la Historia eclesiástica y civil.

Sobre los estudios más actuales de Juan Gil de Zamora y que abordan un buen número de sus obras, con textos de amplio espectro, véase el dossier Juan Gil, franciscano de Zamora, publicado en Studia Zamorensia, 13 (2014), pp. 23-183, coordinado por Cándida Ferrero Hernández (Ferrero Hernández, 2014), quien también realiza la presentación del mismo, pp. 23-26.

5 Remito a Macrobivs, Saturnalia, V, 17, 6, 5: «Quod ita elegantius auctore digessit, ut fabula lascivientis Didonis, quam falsam novit universitas, per tot tamen saecula speciem veritatis obtineat et ita pro vero per ora omnium volitet, ut pictores fictoresque et qui figmentis liciorum contextas imitantur effigies, hac materia vel maxime in effigiandis simulacris tamquam unico argumento decoris utantur, nec minus histrionum perpetuis et gestibus et cantibus celebretur

6 Psevdo Iohannes Chrysostomvs, Superscriptio in Psalmum. La obra, aun espuria, tuvo una amplísima difusión, como lo demuestra su abundante tradición manuscrita por toda Europa.

7 «Nunc autem, quia fratres nostri patris sancti Francisci emuli, tenues paupertate, gaudent breuitate, maxime quia, cum ad predicandum exeant, tantum honus librorum secum defferre non possunt, idcirco, ipsis instantibus et supplicantibus, ex multis pauca excerpsi, que in hoc libro breui calamo et atramento fluido exaraui, pauperum crucifixi respiciens necessitatem pocius quam utilitatem. In perfectis quidem legendis et prolixis maior utilitas, in abreuiatis uero necessitas et paupertas consideratur» (Iohannes Aegidivs Zamorensis, Legende Sanctorum, p. 132). Seguimos la ed. de Martín Iglesias y Otero Pereira; el proemio de las Legendae Sanctorum ha sido también editado en Dolbeau, 2000, p. 391 y Pérez-Embid Wamba, 2002, p. 307.

8 «<S>uo fratri Philipo de Perusio […]. Quaesiuisti ergo a me modum dictandi, uerba eciam dulcia, utilia et honesta quibus uti posses in composicionem epistolarum, in come<n>dacionem illustrium personarum, in detestacionem uiciorum, in ampliacionem sermonum, in subtile prolacione collacionum» (Iohannes Aegidivs Zamorensis, Liber Dictaminis, p. 133).

9 En cambio, sí aparece consignado don Martín Fernández, obispo de León (1254-1289) como dedicatario de los sermones contenidos en Iohannes Aegidivs Zamorensis, Breuiloquium Sermonum, p. 88. Otra nueva perspectiva sobre los Sermones egidianos la ofrece Adrienne Hamy-Dupont, quien expone nuevos hallazgos manuscritos de Juan Gil y su organización: Hamy-Dupont, 2014b. Esta investigadora ha defendido recientemente su tesis doctoral, dirigida por P. Henriet y J.-Fr. Cottier (université Paris 7-EPHE, septiembre 2017), que tiene como objeto la edición y traducción al francés de los Sermones uirginales de Juan Gil, acompañadas de un extenso comentario sobre cuestiones relativas a los Sermones egidianos y al uso de la intertextualidad en su extensa obra.

10 «Processus uero scribendorum ut melius memorie imprimantur debitum ordinem sortientur, cum enim debitorem uos fore credam et sciam Creatori omnium, Virgini uirginum, ceteribus sanctorum, curiis magnatorum, conuentibus religiosorum, sinodis clericorum, sepulturis nobilium defunctorum, dedicationibus templorum» (Iohannes Aegidivs Zamorensis, Sermones, p. 88).

11 «Suis dilectis provincialibus fratribus Tholose studentibus frater Iohannes Egidii Zemorensis pacis concordiam […]. A pluribus inductus pluries et rogatus ut tractatum de Accentu sive Prosodia et de aliis difficultatibus que incidunt lectoribus et correctoribus in Biblia, probacionibus mediantibus, compilarem, nullatenus eorum precibus acquievi, maxime cum viderem ignitas linguas hominum vibratas ad murmuracionis ac detraccionis incendium» (Id., Prosodion, p. 3, l. 2-12). Una reciente revisión y valorización del Prosodion en Magallón, 2014.

12 Sobre el De praeconiis Ciuitatis Numantinae, dedicada al propio Sancho también, el autor destaca que está encaminada al solaz del príncipe, no a su enseñanza.

13 «Serenissimo Domino suo Infancti Sancio […] animus uester tamquam stellis interlucentibus illustretur» (Iohannes Aegidivs Zamorensis, De praeconiis Hispaniae, pp. 3-4). Obsérvese la coincidencia de estas palabras con el final del proemio del Liber illustrium personarum de nuestra edición (§ 6).

14 Iacobvs Vitriacvs, Vita Maria Oigniacensi, «Proemium ad Fulconem», § 1. Bohdziewicz, 2014b, p. 105, n. 70, ya alertó sobre el uso de esta fuente.

15 «Ne tamen penitus inobediens tuae Sanctitati videar extitisse, orationibus tuis adjutus, desiderio tuo compulsus, multorum etiam legentium utilitate incitatus, praesens opus aggredior…» (Iacobvs Vitriacvs, Vita Maria Oigniacensi, «Proemium ad Fulconem», § 10).

16 «Multi enim incitantur exemplis, qui non mouentur praeceptis» (ibid., § 1).

17 Sin duda, para ilustrar el orden de carácter alegórico y contemplativo de este orden, es de especial relevancia el trabajo de Draelants, 2014.

18 «Natura naturans, Deus altissimus et eternus, naturarum omnium, potentificus creator, sapientissimus ordinator et clementissimus obseruator, ad hoc inter alias secretissimas sui causa condidit naturatas, ut in eisdem potencia eiusdem insuperabilis, sapiencia indeceptibilis et bonitas indeffectibilis reluceret. Verbum enim bonum et uita sapiens, que mundum fecit, contemplato mundo, conspicitur. Et uerbum ipsum uideri non potuit, et uisum est per id quod fecit» (Iohannes Aegidivs Zamorensis, Historia Naturalis, p. 104, l. 6-10).

19 «Inmensitas creaturarum consistit in multitudine et magnitudine. Quis enim dinumerare potuit tantam multitudinem creaturarum […]? Quis eciam potuit mensurare creaturarum inmensitatem? Metiri, si potes, moles moncium tractatus fluminum, spacia camporum, altitudinem celi, profunditatem abissi […]. Sicut autem potenciam Dei manifestat creaturarum inmensitas, ita et ipsius sapienciam manifestat creaturarum formositas siue decor, qui attenditur in situ et in motu, in specie et in qualitate» (ibid., p. 106, l. 21-35 y p. 108, l. 1).

20 «Qualitates quarum rerum in admiracionem substollunt animam contemplantis […]. Sicut autem diuinam sapienciam manifestat creaturarum formositas, ita ipsius benignitatem et clemenciam manifestat creaturarum utilitas. In obsequium namque hominis sunt creata superiora, media et inferiora, scilicet angeli et celi et elementa et quecumque terre nascentia» (ibid., p. 112, l. 11-23). Para una actualización sobre esta temática remito a Ferrero Hernández, 2015.

21 «Vos autem mundus reputat sapientem, non solum diuina sapientia que est sapida scientia, sed etiam mundana sapientia qua entia sentiuntur» (Iohannes Aegidivs Zamorensis, Contra uenena, p. 72, l. 33-35).

22 Véase Petrvs Comestor: «Cum enim nomen sapientiae denominetur a duobus, a sapiendo scilicet, et sciendo: haec sola vere sapientia est, quae facit ut sapias, et ut saporem vitae aeternae habeas, de qua dicitur: In malevolam animam non introibit sapientia (Sabiduría I, 4), id est sapida scientia. Errasti; fili, sciolum te putabas, cum dividebas theoricam per intellectilem, per intelligibilem, per rationalem: hoc est, per Theologiam, per philologiam, per physiologiam: per eam scilicet, quae agit de Deo, per eam quae de spiritibus, per eam quae de corporibus: te prudentem existimabas, cum separabas practicam per privatam, per domesticam, per politicam» (Petrvs Comestor, Sermones, col. 1795A). También, para su etimología: Thomas Aquinas: «Et haec proprie dicitur sapientia, quasi sapida scientia, secundum illud Eccli. VI (Eclesiastés VI, 23) sapientia doctrinae secundum nomen eius est» (Thomas Aquinas, Summa Theologiae, I, 43, 5).

23 Para abundar en estos aspectos remito a Bowen, 1941, y Horie, 2006.

24 «Siquidem peccantibus rationalibus creaturis, ut rationale largo modo dicatur, creatura, uidelicet angelica et humana multis annorum millibus tam celestia quam terrestria incassum stare uidentur, semiruptis illis, istis diruptis. Stat ciuitas illa magna ciuium suorum numerositate fraudata et a stellantibus palaciis […]. Terra maledicitur (Génesis III, 17), condempnatur hominum successio et omnis creatura iuxta uerbum apostolicum ingemiscit et parturit (Romanos VIII, 22). Altissimus uero ad eius releuandas miserias […] de terra creauit medicinam et uir sapiens non abhorrebit eam» (Iohannes Aegidivs Zamorensis, Contra uenena, p. 72, l. 21-30).

25 «Movet, fateor, quod, disponente Deo, peccant rationales creaturae et multis annorum tam coelestia terrestria incassum stare videantur, semirutis illis, istis dirutis. Stat illa magna civitas, civium suorum numerositate fraudata, et a stellantibus palatiis multiplex habitantium multitudo propellitur. Obscurantur stellarii ignes, solem loquor et lunam et stellas, et multa sui luminis claritate mulctantur. Terra maledicitur (Génesis III, 17), cum damnatur hominum successio; et omnis creatura, iuxta Apostolum, parturit et ingemiscit (Romanos VIII, 22). Tacet Deus omnipotens, et ordinans eius omnipotentia tantam dissimulat confusionem. Tandem nascitur Maria» (Nicolavs Claraevallensis, Sermo II. De duplici Christi generatione, col. 833CD).

26 Iohannes Aegidivs Zamorensis, Legende Sanctorum, p. 200, l. 11-19; Id., Liber Mariae, p. 231, l. 14-22. Este es otro ejemplo de la reutilización de materiales devocionales, sin entrar en otras consideraciones que abundarían en este problema, que se considera plenamente egidiano, pero que puede encontrarse en otros autores que compilaron obras con una pretensión enciclopédica; sobre este tema véase Beyer de Ryke, 2003, p. 1245.

27 Al respecto, Olga Soledad Bohdziewicz ha realizado una interesante lectura de los términos compilator, scriptor, auctor… aplicados al caso de Juan Gil y su redacción del Liber Mariae, que aporta claridad al hablar de autores de textos que no son innovadores, pero que están «orientados a la difusión del conocimiento, su rasgo principal no radica en ofrecer una obra innovadora en cuanto al aporte personal u originalidad, sino que se proponen recoger aquello que los autores precedentes, antiguos o medievales, reconocidos como auctoritates, habían legado» (Bohdziewicz, 2014, p. 95). Asimismo, aborda el método compilatorio de Juan Gil el trabajo de Hamy-Dupont, 2014a. Sobre una preceptiva general sobre la compilación en el s. xiii, véase Guenée, 1985.

28 Dice Javier Pérez-Embid (Pérez-Embid, 2011, pp. 135-136) que tal vez debería revisarse la percepción que se tiene del género homilético hispano del siglo xiii, que se percibe en especial a partir de la lectura de D. L. d’Avray, en la que en efecto se compara el ambiente hispano con el ambiente que se vivía en los países escandinavos en esa época y añade: «Inaugurado de manera brillante, con Martín de León, en el período inicial de las escuelas clericales, la predicación quedó visiblemente rezagada en España durante el florecimiento universitario del siglo xiii, pero desde los años setenta hay, en las órdenes mendicantes, al menos dos testimonios de un esfuerzo por incorporarse al acervo general de la cristiandad latina. En ambos casos, dominico y franciscano, no faltaba la formación intelectual adquirida en las universidades francesas» (Avray, 1985, p. 154, n. 2).

29 Quemadmodum autem Scriptura haec specialem habet modum procedendi, sic iuxta suum procedendi modum speciali suo modo debet intelligi et exponi. Cum enim ipsa sub una littera multiplicem tegat intelligentiam, expositor debet abscondita producere in lucem (Job XXVIII, 11) et illam eductam manifestare per aliam Scripturam magis patentem […]. Vnde sicut qui dedignatur prima addiscere elementa, ex quibus dictio integratur, nunquam potest noscere nec dictionum significatum nec rectam legem constructionum; sic qui litteram sacrae Scripturae spernit ad spirituales eius intelligentias nunquam assurget» (Bonaventvra, Breuiloquium, p. 207). Es de gran interés poner en relación este fragmento de Buenaventura con los presupuestos del Prosodion del Zamorense. Magallón, 2014, p. 164, dice que su «método científico se refleja en la pensada arquitectura con la que construyó el Prosodion en torno a tres temas gramaticales: la letra, la sílaba y el acento. Estas tres partes fundamentales están estrechamente vinculadas entre sí por un sistema de referencias internas que fortalecen su cohesión».

30 «Allectus et atractus sum, propter pauperum fratrum inopiam subleuandam, uirorum illustrium et sanctorum historias exemplares presse ac precisse tradere» (Iohannes Aegidivs Zamorensis, Liber illustrium personarum, prólogo § 2).

a Este prólogo se conserva también en el ms. 2319 de la Biblioteca U. de Salamanca (fos 1ro-2ro), transcrito por José Carlos Martín Iglesias y Eduardo Otero Pereira, quienes también han realizado una transcripción parcial de la versión del códice 2763 (ed. por Martín Iglesias y Otero Pereira, pp. 117-118 y p. 93). Otra transcripción del mismo, aunque también algo incompleta, ya la proporcionó Cirot, pp. 40-42, comparando, además, los dos testimonios conservados. En nuestro breve estudio incorporamos, además, un estudio de las fuentes de este prólogo, hasta ahora no observadas.

b Beatissimi-meritis] om. ms. 2319 de la Biblioteca U. de Salamanca, ed. por Martín Iglesias y Otero Pereira, p. 117, y ed. por Cirot, p. 41.

c pauperum-inopiam] pauperiem fratrum et inopiam ms. 2319 de la Biblioteca U. de Salamanca, ed. por Martín Iglesias y Otero Pereira, p. 118, y ed. por Cirot, p. 41, n. 2.

d exemplares-auxiliis] exemplares personas precisse tradere auribus ms. 2319 de la Biblioteca U. de Salamanca, ed. por Martín Iglesias y Otero Pereira, p. 117, y ed. por Cirot, p. 41, n. 3.

e pictores-poenitentem] Véase Pseudo Iohannes Chrysostomvs: «Pictores imitantur arte naturam, colores coloribus permiscentes, uisibiles corporum depingunt ymagenes et faciunt homines et animalia, et arbores et reges, et rusticos, et barbaros et pugnas, et rixas, torrentes sanguinum, et lanceas, et loricas, et sedem regalem, et imperatorem sedentem, et barbarum subditum, et gladium acutum, et fluuios decurrentes, et campos uariis colores ornatos, et omnia quae uidentur per artem imitantes, mirabilem historiam uidentibus praestant. Sic et prophetae uelut quidam pictores sunt uirtutis et militiae. Describunt enim et illi peccatorem, iustum, poenitentem, stantem, cadentem, titubeantem. Et sic faciunt pictores, occidentes et occisos, sic et prophetae faciunt aliquando quidem insurgentia peccata, aliquando etiam allisa…» (Pseudo Iohannes Chrysostomvs, Superscriptio in Psalmum, p. 150 C-D [ed. 1543]).

f permiscentes] om. ms. 2319 de la Biblioteca U. de Salamanca, ed. por Martín Iglesias y Otero Pereira, p. 117, y ed. por Cirot, p. 41.

g lanceas-adornatos] om. ms. 2319 de la Biblioteca U. de Salamanca, ed. por Martín Iglesias y Otero Pereira, p. 118, señalada la omisión por Cirot, p. 41.

h et] om. ms. 2319 de la Biblioteca U. de Salamanca, ed. por Martín Iglesias y Otero Pereira, p. 117, y ed. por Cirot, p. 41.

i malitiae] militiae, en la versión que leemos de Pseudo Iohannes Chrysostomvs, Superscriptio in Psalmum, col. 565, «uitii».

j ad-praedicatorum] om. ms. 2319 de la Biblioteca U. de Salamanca, ed. por Martín Iglesias y Otero Pereira, p. 118, señalada esta omisión en Cirot, p. 41.

k seu] sed in ms.

l ordinem-dignitatum] gradus, ordinem et dignitatem, según el ms. 2319 de la Biblioteca U. de Salamanca, ed. por Martín Iglesias y Otero Pereira, p. 118, lo señala Cirot, p. 41, n. 4.

m praesens-descendat] véase Iacobvs Vitriacvs: «Ne tamen penitus inobediens tuae Sanctitati videar extitisse, orationibus tuis adjutus, desiderio tuo compulsus, multorum etiam legentium utilitate incitatus, praesens opus aggredior; ut sarmenta cum Apostolo colligam, quibus et me et alios calefaciam; licet non dubitem me a serpente morderi cum Apostolo. Sed nec ille laesus est a serpente, nec ego morsibus detrahentium damnum aliquod incurrere pertimesco, licet enim animalis homo non percipiat quae spiritus Dei sunt; propter animalem multorum invidiam tamen, ab incepto ob multorum utilitatem proposito non desistam. Sunt enim quidam animales, spiritum Dei non habentes, apud semetipsos prudentes, qui nihil volunt percipere, nisi quod humana ratione possunt convincere: quaecumque vero non intelligunt, derident et despiciunt. Contra quos ait Apostolus: Spiritum nolite extinguere, prophetias nolite spernere. Ipsi vero spiritum quantum in se est extinguunt, et prophetias spernunt: quia spirituales quosque, quasi insanos vel idiotas despiciunt; et prophetias! sive Sanctorum revelationes, tamquam phantasmata vel somniorum illusiones reputant. Manus autem Domini non est abbreviata; nec fuit aliquando tempus ab initio, in quo Spiritus sanctus in Sanctis suis non operaretur mirabiliter, vel manifeste vel occulte: unguentum enim, quod descendit a capite in barbam, et a barba in oram vestimenti, etiam usque ad fimbriam, id est ad Sanctos ultimi temporis, descendit» (Iacobvs Vitriacvs, Vita Maria Oigniacensi, «Proemium ad Fulconem», § 10). El uso de esta Vita vuelve a evidenciarse en: Iohannes Aegidivs Zamorensis, Liber Mariae, p. 255, l. 19-31 e Id., Liber illustrium personarum, p. 258, l. 261-273. Mientras el uso de esos fragmentos puede tener como fuente directa el Speculum Historiale (XXXI, 48) de Vincent de Beauvais (leo en la edición de Anton Koberger, Núremberg, 1483, véase asimismo el sitio de las bases textuales de l’Atelier Vincent de Beauvais, que recogen para el Speculum Historiale la versión del ms. Douai BM 797, consultable en http://atilf.atilf.fr/bichard/), en cambio el proemio a Fulcón usado en la obra que nos ocupa no fue recogido por Beauvais.

n aggredior] agrediens in ms, corrijo por la fuente.

o ut sarmenta-a serpente] resumen de Hechos XXVIII, 1-6.

p incurrere] incurre in ms. corrijo por la fuente.

q sunt-descendat] om. Cirot, p. 41.

r I Tesalonicenses V, 19-20.

s phantasmata] fantasmata in ms.

t oram] horam in ms.

u Salmos CXXXII, 1-2.

v Meditación final del libro I.

w «Summum quippe bonum Deus Trinitas est, ideo summum quia a se existens, per se sufficiens, plena potentia ingens, plenam sapientiam habens, plena bonitate indeficiens» (Adamvs Perseniae, Epistolae, col. 632C).

x «Adepto fine primi libri De hystoria naturali seu De proprietatibus creaturarum, illi gracias referimus qui est tocius boni finis et principium et perfectione omnimoda consumatum. Gracias nihilominus alme Matri Regis Ihesu altissime, per cuius assenssum et graciam adepti sumus fluenta irrigua communium graciarum» (Iohannes Aegidivs Zamorensis, Historia Naturalis, p. 1550, l. 10-30).

y Inserto a modo comparativo, con tal de observar la intertextualidad de la obra egidiana, los títulos de las Meditationes del Liber Mariae de Juan Gil, extractadas, las referencias a las páginas y a los números de línea, tras las letras del alfabeto remiten en esta ocasión a: Iohannes Aegidivs Zamorensis, Liber Mariae, ed. por Bohdziewicz, pp. 447-494: Med. 1 A (447, 1): Almiflua, alma lucerna Mater Ihesu…; Med. 2 B (449, 1): Benignissima, bono igne succensa, Virgo Sanctissima…; Med. 3 C (450, 22): Clementissima credencium laus eximia, Maria…; Med. 4 D (451, 16): Dulciflua delinquencium uenia, lucerna cecorum…; Med. 5 E (452, 2): Excellentissima excellens celorum eminencia…; Med. 6 F (453, 1): Formosa, ferens omnium Rectorum…; Med. 7 G (453, 15): Graciosa Genetrix Regis altissimi Creatoris…; Med. 8 H (454, 9): Humilis, humilium uia, Mater Ihesu…; Med. 9 I (455, 2): Iusta iusticie, uirga saluans innocentes animas…; Med. 10 K (455, 26): Karissima, caritate altissima…; Med. 11 L (456, 27): Laus laudancium altissimum uniuersorum saluatorem…; Med. 12 M (485, 1): Maria Mater alma regis Ihesu altissimi…; Med. 13 N (462, 31): Nobilissima nobilium omnium beatissima…; Med. 14 O (464, 1): Optima omnium penitencium…; Med. 15 P (465, 6): Piisssima, pietate incensa…; Med. 16 Q (468, 31): Quies quietans uirginum intentiones…; Med. 17 R (470, 6): Releuatrix, reorum eleuatrix…; Med. 18 S (471, 18): Suauissima, sublimitate uirtutum altissima…; Med. 19 T (475, 1): Tutela tuta uirginum…; Med. 20 V (478, 34): Virgo uirginum, innocencie regula…; Med. 21 X (479, 28): Christifera Christi regis Ihesu…; Med. 22 Y (482, 27-28): Ymago, ymitago/ mundissima/ Altissimi/ Genetrix Omnipotentis…; Med. 23 Z (486, 23): Zelatrix zelancium eterni Luminis amatores… De estas meditaciones, las dos últimas (22 y 23) son composiciones poéticas, que están asimismo relacionadas con el Officium metricum de Juan Gil de Zamora; para abundar en su estudio, véase Pérez Rodríguez, 2014: aporta interesantes elementos de análisis sobre el léxico poético y las fuentes de Juan Gil. La profesora Pérez Rodríguez prepara la edición de las composiciones poéticas de Juan Gil para la Colección IAZOO (Ihoannis Aegidii Zamorensis Opera Omnia).

z «Hortus ubi clara rosaria pulchriori colore refulgurant, et felices virgae florum et fructuum gloria cumulantur; hortus, quem ventorum non tangit alternitas, ubi mollioris aurae gratia frequenter aspirat et vernans amoenitas allicit intuentes; conclusus, non murali machina, nec coementatorum lapidum glutinosa tenacitate, sed angelica statione vallatus; fons, de quo fontes Israel derivantur, qui irrigat universam superficiem terrae, et inebrians, et emundans; signatus, sigillo utique totius Trinitatis, quod ille malignans effractarius non dico confringere, sed nec contingere audeat» (Petrvs Damianvs, Sermones, col. 897D).

Auteur

Universitat Autònoma de Barcelona

© Casa de Velázquez, 2019

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search