Version classiqueVersion mobile

Violencia y transiciones políticas a finales del siglo XX

 | 
Sophie Baby
, 
Olivier Compagnon
, 
Eduardo González Calleja

II. — Transiciones y violencias contestatarias

Violencia política y movilización social en la transición española

Ignacio Sánchez-Cuenca et Paloma Aguilar Fernández

Résumé

Ce chapitre analyse les cycles de violence politique, de répression de l’État et de mobilisation populaire pendant la transition démocratique espagnole (1975-1982), à partir de données inédites sur la violence politique et la participation aux manifestations et aux grèves. Il examine en premier lieu les arguments théoriques qui sous-tendent les hypothèses avancées. En second lieu, il expose les caractéristiques principales du cycle de violence politique de la transition, avant de présenter l’évolution du cycle de mobilisation populaire. Enfin il met les deux en relation, afin de vérifier l’hypothèse principale selon laquelle la violence peut surgir comme conséquence d’une baisse de la mobilisation populaire. L’analyse est détaillée en fonction des divers types de violence et de mobilisation rencontrés dans la transition, ce qui permet une certaine variation des résultats et une analyse empirique plus solide

Texte intégral

  • 1 Este trabajo forma parte del Proyecto SEJJ2006-12462 del Ministerio de Ciencia e Innovación.
  • 2 La única excepción es la tesis doctoral de S. Baby, Violence et politique dans la transition démoc (...)
  • 3 Como veremos, tan sólo R. Adell, La transición política en la calle: manifestaciones políticas de (...)
  • 4 En ulteriores investigaciones trataremos de otras de las lagunas existentes, como las relativas a (...)

1Mediante este trabajo1 pretendemos cubrir algunos vacíos que existen en la abundante literatura sobre la transición española. Por un lado, la violencia política que tuvo lugar durante la misma ha recibido muy poca atención y, desde luego, no ha sido suficientemente cuantificada2. Sin embargo, desde los años 60, si dejamos a un lado a Irlanda del Norte, España ha sido el país que, sin estar en guerra, ha tenido las cifras de violencia política más altas de Europa. Además, a diferencia de otros muchos casos, en España han confluido todos los tipos de violencia política: ultraderechista, revolucionaria, independentista y estatal. Por otro lado, las abundantes movilizaciones sociales que entonces se produjeron apenas han sido investigadas3. Finalmente, aunque en la literatura académica sí se ha teorizado la relación existente entre los ciclos movilización social y de violencia política, éstos no se han puesto en conexión para el caso español4.

2Este capítulo puede ser relevante por dos motivos. Por un lado, presenta datos inéditos sobre la transición española, tanto sobre violencia política como sobre manifestaciones. Por otro, se usan esos datos para contrastar algunas de las hipótesis sobre la conexión entre acción colectiva y violencia que se han defendido en la literatura.

3En primer lugar, examinaremos los argumentos teóricos sobre los que se apoyan las hipótesis. En segundo lugar, expondremos las características principales del ciclo de violencia política en la transición. En tercer lugar, mostraremos la evolución del ciclo de movilización popular. A continuación, pondremos ambos en relación, intentando verificar si la hipótesis principal, según la cual la violencia puede surgir como consecuencia de una caída en las movilizaciones populares, es cierta o no. Como tanto la violencia como las movilizaciones que encontramos en la transición española son muy diversas, realizamos primero un análisis global de las mismas y después pasamos a un análisis más detallado según tipos de violencia y movilización. Conseguimos así cierta variación en los datos, lo que permite un análisis empírico de las hipótesis más sólido.

DISCUSIÓN TEÓRICA

  • 5 Ch. Tilly et alii, The Rebellious Century, 1830-1930, pp. 282 y 87.

4Entre las hipótesis que se han formulado sobre la relación entre la acción colectiva y la violencia política destacan, fundamentalmente, dos. Según la primera, enunciada por Charles, Louise y Richard Tilly, no existe una distinción clara «entre acción colectiva violenta y no violenta» e incluso se afirma que tratar de establecer diferencias tajantes entre ambas resulta «engañoso». De hecho, estos autores eligen la violencia como indicador de la conflictividad social, consideran que ambas tienden a crecer o a declinar de forma conjunta y no conceden una importancia especial a la acción colectiva por el hecho de tener un carácter violento. Para ellos lo fundamental es que exista o no acción colectiva y consideran accidental que ésta adopte o no formas violentas5.

  • 6 D. Della Porta y S. Tarrow, «Unwanted Children: Political Violence and the Cycle of Protest in Ita (...)
  • 7 Ibid., pp. 611-612 y 620. Según estos autores, «la violencia acabó siendo una forma de expresión d (...)

5De acuerdo con la segunda hipótesis, la violencia surge precisamente cuando decae la movilización. Tanto Sidney Tarrow como Donatella Della Porta han afirmado que aquélla suele brotar cuando se debilita la acción colectiva no violenta. En un artículo que ambos escribieron conjuntamente a mediados de los ochenta, sostuvieron que la violencia está relacionada con la competencia que surge entre distintos sectores del movimiento social y que no constituye el rasgo característico de un período de protesta masivo, sino, al contrario, el signo inequívoco de su declive. De acuerdo con estos autores, «a medida que el ciclo de protesta se generaliza y el número de actores sociales y organizaciones políticas crece, comienza un proceso competitivo de diferenciación táctica» dentro del movimiento social6. Mientras que una parte importante de éste suele estar bajo el control de organizaciones que emplean formas tradicionales de protesta y plantean demandas limitadas, otro sector del mismo, habitualmente minoritario, apela a formas más agresivas de acción para diferenciarse del anterior. Ello suele acabar conduciendo a la desmovilización progresiva del sector mayoritario, de forma que la intensificación de la protesta suele reemplazar a los altos niveles de participación. Mientras que algunas formas difusas de violencia suelen estar presentes, de forma espontánea, desde el inicio del ciclo de movilización, «las formas más dramáticas de violencia surgen cuando el ciclo de protesta masivo declina; con otras palabras, cuando la movilización de masas se relaja, la violencia política se incrementa en magnitud e intensidad»7.

6Aunque los autores hasta ahora mencionados habían analizado la presencia o ausencia de violencia como parte de diversos repertorios de acción colectiva, tanto Tarrow como Della Porta en investigaciones posteriores acabaron incorporando formas de violencia política, como el terrorismo, que no se producían en el curso de acciones de protesta masivas, sosteniendo, en línea similar a lo que habían argumentado con anterioridad, que el recurso a estas formas de violencia solía estar ligado al declive de ciclos de protesta de carácter masivo.

  • 8 S. Tarrow, Democracy and Disorder. Protest and Politics in Italy 1965-1975, p. 306. Cursivas del a (...)
  • 9 D. Della Porta, Social Movements, Political Violence, and the State. A Comparative Analysis of Ita (...)

7En su estudio de la oleada de protesta masiva que tuvo lugar en Italia entre 1965 y 1975, Sydney Tarrow constató que «en las fases finales del ciclo de movilización se experimentó un incremento en el uso deliberado de la violencia». Pero este incremento era la consecuencia del declive de la protesta masiva, no de su extensión. De hecho, el uso deliberado y discriminado de la violencia no se generalizó hasta 1972-73, cuando todas las demás formas de acción colectiva habían declinado. Todo esto le hace afirmar con contundencia que «la violencia organizada fue la consecuencia de la desmovilización»8. Della Porta, en su análisis comparado de la violencia política y los ciclos de protesta en Italia y Alemania entre 1960 y 1990, sostiene que «a medida que la movilización se reducía, los movimientos sociales retornaron a formas más institucionalizadas de acción colectiva, mientras que pequeños grupos recurrieron a formas más organizadas de violencia»9.

  • 10 M. R. Beissinger, Nationalist Mobilization and the Collapse of the Soviet State, p. 290. Véase tam (...)

8Más recientemente, Beissinger ha estudiado la relación entre los ciclos de protesta y la violencia política de carácter nacionalista, en forma de conflicto étnico, en la antigua Unión Soviética entre 1987 y 1992. Aunque este autor, a diferencia de Tarrow y Della Porta, no encuentra una asociación entre la intensificación de la violencia y la competencia entre facciones pequeñas del movimiento social de masas, sí detecta, de acuerdo con los autores mencionados, que «el incremento de la violencia en la Unión Soviética está relacionado, de forma significativa, con el declive de las movilizaciones no violentas que ponían en cuestión las fronteras entre las repúblicas»10.

9En este capítulo queremos comprobar si los datos que hemos recogido sobre violencia y movilización en la transición española confirman esta relación inversa entre las dos variables.

EL CICLO DE LA VIOLENCIA POLÍTICA

  • 11 Es habitual en los estudios comparados sobre democratización considerar que un régimen es democrát (...)

10Para la presente investigación, como ya se ha adelantado, hemos procedido a elaborar una base de datos con todas las víctimas mortales de la violencia política y la violencia estatal en el período de la transición a la democracia. Entendemos, al igual que otros muchos estudiosos de la materia, que dicho período, en un sentido amplio, cubre desde la muerte de Franco hasta la victoria del PSOE en las elecciones de 1982. Se trata, por tanto, de un ciclo político que abarca varias fases: el final del franquismo; la transición propiamente dicha, que puede darse por culminada tras la aprobación de la Constitución en diciembre de 1978; y los primeros pasos de la nueva democracia hasta el primer cambio pacífico de partido en el Gobierno en 198211.

  • 12 J. Avilés, «El terrorismo en la transición democrática española»; J. L. Piñuel, El terrorismo en l (...)
  • 13 Equipo D, 1973/1983: La década del terror (datos para una causa general).
  • 14 S. Baby, Violence et politique dans la transition démocratique espagnole. 1975-1982.

11En la literatura sobre la transición española hay algunos trabajos que ofrecen datos agregados por año sobre el número de ataques terroristas y víctimas mortales, casi siempre basándose en fuentes de prensa12. La única relación publicada en la que se especifica el nombre de la víctima, la fecha y circunstancias de la muerte, así como la autoría, es la del Equipo D, un grupo claramente de extrema derecha13. Por desgracia, dicha relación contiene numerosas inexactitudes y omisiones. Sophie Baby ha construido una base de datos exhaustiva, incluyendo no sólo víctimas mortales, sino toda clase de actos violentos, que comienza en el último trimestre de 197514. Nuestras estimaciones en cuanto a víctimas mortales son muy parecidas a las suyas, aunque nosotros comenzamos el 1 de enero de 1975.

  • 15 N. Sambanis, «What Is Civil War? Conceptual and Empirical Complexities of an Operational Definitio (...)
  • 16 B. F. Frey, Dealing with Terrorism. Stick or Carrot?, p. 11.

12A partir de numerosas fuentes hemos recabado información sobre víctimas mortales de la violencia política en España entre 1975 y 1982. Las razones para centrarse en las víctimas mortales, y no en los ataques violentos más en general, son varias. En primer lugar, la inmensa mayoría de los estudios comparados sobre violencia política miden ésta según el número de víctimas mortales. Las guerras civiles, por ejemplo, se definen operacionalmente mediante un criterio numérico: son aquellos conflictos en los que participa el Estado y algún grupo de la sociedad y en los que se producen al menos 1.000 víctimas mortales15. En segundo lugar, la homogeneidad en la categoría de víctimas mortales es mayor que en la de víctimas en general o en los ataques16. Mientras que hay ataques violentos de muy diversa condición, lo cual, evidentemente, dificulta su agregación numérica, en el caso de las víctimas mortales resulta posible tratarlas conjuntamente. Por último, hay también una razón de orden práctico: suele haber más información, y de mayor calidad, sobre ataques con víctimas mortales que sobre otro tipo de sucesos violentos.

  • 17 La violencia estatal causó la muerte de otras 214 personas, y será objeto de ulteriores investigac (...)

13De acuerdo con la base de datos que hemos elaborado, en España, entre el 1 de enero de 1975 y el 31 de diciembre de 1982, murieron 504 personas como consecuencia de violencia política no estatal17. La gran mayoría de estas víctimas mortales, el 96,2%, fueron víctimas de violencia terrorista, entendiendo por tal aquella que realizan organizaciones clandestinas con fines políticos. El resto, el 3,8%, murieron como consecuencia de formas difusas de violencia política (muertes en manifestaciones, disturbios o enfrentamientos de naturaleza política).

  • 18 De las 361 víctimas mortales, 355 fueron asesinadas por el independentismo vasco, 4 por el catalán (...)

14La violencia de esta época puede dividirse en tres clases: la violencia nacionalista o independentista, orientada a conseguir la separación de ciertas regiones con respecto a España; la de extrema izquierda o revolucionaria, cuyos autores esperaban que produjera una insurrección popular contra el sistema; y la de extrema derecha o fascista, que era en parte una reacción contra el nuevo régimen democrático y en parte también un ataque contra los independentistas vascos. De las 504 víctimas mortales, el 71,6% (361) corresponde a la violencia independentista, protagonizada fundamentalmente por ETA y sus diversas ramas y escisiones18. Las violencias revolucionaria y fascista son similares entre sí en cuanto a intensidad: un 13,3% (67) y un 15,1% (76) respectivamente.

15En términos geográficos, el 70,4% de todas las víctimas mortales se produce en el País Vasco y Navarra. Sin embargo, la suma de la población de estas dos regiones sólo representa el 7% de la población española (según el censo de 1981). Madrid es la segunda región con un mayor porcentaje de víctimas mortales, el 15,9%, y un 12,9% de población, seguida, a cierta distancia, por Cataluña, con un 6,0% de víctimas y un 16,8% de población.

16La tabla 1 contiene un contraste estadístico entre los porcentajes de población y víctimas en cuatro regiones, Andalucía, Cataluña, País Vasco-Navarra, y Madrid, distinguiendo a su vez entre tipos de violencia. El territorio con mayor sobre-representación de violencia es el País Vasco, tanto por lo que toca a violencia independentista como a violencia fascista. Esta última tuvo un fuerte carácter reactivo con respecto al terrorismo nacionalista vasco. En cambio, apenas hubo terrorismo revolucionario en ese territorio, probablemente debido a un efecto de saturación producido por ETA. La comparación con Cataluña resulta llamativa, pues siendo ésta también una comunidad histórica, hay una ausencia estadísticamente significativa de violencia, con la sola excepción del terrorismo de extrema izquierda, que tuvo especial incidencia en este territorio. Madrid tiene aproximadamente el nivel de violencia que le corresponde por población. No obstante, si se descompone la violencia, se observan grandes desequilibrios: Madrid sufrió sobre todo violencia de extrema izquierda y de extrema derecha, estando éstas claramente sobre-representadas, mientras que tuvo muy poca violencia independentista. Finalmente, Andalucía destaca por su gran peso poblacional y la nula incidencia de la violencia (no llega al 1% del total). Debe tenerse en cuenta que el 92,2% de toda la violencia política no estatal se concentró en País Vasco-Navarra, Madrid y Cataluña. En el resto de España la transición fue mucho más pacífica.

TABLA 1. — La distribución geográfica de la violencia: comparación de medias para una muestra

TABLA 1. — La distribución geográfica de la violencia: comparación de medias para una muestra

** Significativo al 1%.
* Significativo al 5%.
El primer número de cada celda es la proporción de víctimas mortales de un tipo dado de violencia que tuvo lugar en la región de referencia. Ejemplo: en Madrid se concentra el 15,9% de la violencia total. Debajo, entre paréntesis, aparece la diferencia entre dicha proporción y la proporción de población de la región. Ejemplo: La diferencia entre el 15,9% de Madrid y el peso poblacional de Madrid en España, 12,4%, es la diferencia que aparece entre paréntesis, 3,5 puntos porcentuales. Cuando en una región no hay víctimas mortales de un cierto tipo de violencia, la comparación de medias resulta imposible.

17Desde el punto de vista temporal, el cuadro 1 revela que la violencia no surgió justo tras la muerte de Franco, sino ya muy avanzado el proceso de transición. Durante los años 1975-77, los niveles de víctimas mortales fueron relativamente reducidos, con cifras por debajo de los veinte muertos anuales incluidos todos los tipos de violencia. ETA inició su gran ofensiva en 1978, que continuó durante los dos años siguientes, frenándose a partir de 1981. En el caso de la violencia revolucionaria, se observa un aumento muy pronunciado del número de víctimas mortales en 1979, mientras que la violencia fascista es más mortífera en 1980. Estos dos años fueron, en conjunto, los más convulsos de todo el período de la transición. Esta afirmación es válida incluso si no tenemos en cuenta la actividad de ETA. En 1981 se produjo un descenso pronunciado de los tres tipos de violencia.

CUANDRO 1. — El ciclo de la violencia, 1975-1982

CUANDRO 1. — El ciclo de la violencia, 1975-1982

EL CICLO DE LA MOVILIZACIÓN POPULAR

  • 19 R. Adell, La transición política en la calle: manifestaciones políticas de grupos y masas. Madrid, (...)
  • 20 R. Durán Muñoz, Contención y transgresión; J. M. Maravall, La política de la transición, y Á. Soto(...)

18Como decíamos al principio de este capítulo, apenas hay trabajos basados en datos precisos sobre movilización y, más en concreto, sobre manifestaciones (las únicas excepciones son Ramón Adell y Cayo Sastre19). Sí hay, en cambio, abundantes estudios sobre huelgas y conflictividad laboral20. Sin embargo, la conflictividad laboral puede tener una lógica interna muy distinta de la de las manifestaciones.

  • 21 No consideramos manifestaciones por debajo de 25 asistentes.

19De la misma manera que hemos tomado un único indicador para medir la violencia (las víctimas mortales), en este caso vamos a proceder analizando una única forma de acción colectiva, las manifestaciones callejeras. Descartamos, por tanto, actos como encierros, huelgas de hambre, mítines políticos, ocupaciones y otros similares. La clave es que se produzca una concentración o marcha de protesta en un espacio público y abierto21. Lo que buscamos en última instancia es obtener una tasa de la participación en manifestaciones, para poder reconstruir la evolución temporal y geográfica de esta forma de protesta y su relación con la violencia.

  • 22 R. Adell, La transición política en la calle: manifestaciones políticas de grupos y masas. Madrid, (...)
  • 23 C. Sastre, Transición y desmovilización política en España (1975-1978).
  • 24 Asimismo, hemos observado que nuestros datos no coinciden con los suyos y que, sin embargo, como v (...)

20El único trabajo riguroso sobre manifestaciones es el de Adell, quien tuvo la amabilidad de compartir sus datos con nosotros22. Sin embargo, los datos de Adell sólo cubren Madrid. Sastre, por su parte, hizo un estudio sobre manifestaciones en España para el período 1976-78 a partir de información publicada en el diario El País23. Pero sólo contabiliza el número de manifestaciones, sin tener en cuenta el número de asistentes. Si lo que nos interesa es averiguar cuánta gente salió a la calle, necesitamos tener información sobre el volumen de las manifestaciones24. Dada la gran variación que hemos observado en la asistencia a las manifestaciones (desde una manifestación vecinal de unas decenas de personas hasta manifestaciones gigantescas ante acontecimientos políticos relevantes), creemos que resulta más adecuado centrarse en el número de participantes que en el número de manifestaciones.

  • 25 C. L. Taylor y D. A. Jodice, World Handbook of Political and Social Indicators III, 1948-1982.

21En este estudio hemos utilizado dos tipos de datos. Por un lado, información procedente de una base internacional, World Handbook of Political and Social Indicators III25, que contiene datos sobre acontecimientos políticos, incluyendo manifestaciones, en 156 países durante el período 1948-82. Como suele suceder con este tipo de base de datos, la información es más útil para el análisis comparado que para estudios de caso en profundidad. No obstante, puesto que se trata de los únicos datos existentes para un período tan extenso, nos ha parecido que no podíamos dejar de utilizarlos.

22A fin de calibrar la fiabilidad de los datos procedentes del World Handbook, así como para obtener información más detallada, hemos construido una base de datos a partir de la información que proporciona el diario El País desde mayo de 1976 (fecha de inicio de publicación del periódico) hasta diciembre de 1978 (fecha de aprobación de la Constitución). Este período cubre la fase central de la transición española. Tomando el trimestre como nivel de referencia, hemos calculado los coeficientes de correlación entre las tasas de participación de Adell, del World Handbook y de nuestra propia base de datos construida a partir de El País para los once trimestres que hemos analizado. La correlación entre nuestros datos y los de Adell, que sólo registra manifestaciones de Madrid, es de 0,64; y la correlación con los datos del World Handbook es de 0,71.

  • 26 Se han excluido de la variable las manifestaciones de apoyo al régimen. Tan sólo se recogen manife (...)

23Mientras que World Handbook proporciona información sobre el ciclo completo 1975-82 pero no sobre la naturaleza y la localización de las manifestaciones, nuestros datos cubren un período más limitado pero, a cambio, nos permiten analizar tanto el tipo de protesta como el lugar geográfico. En cuanto al ciclo completo, el cuadro 2 muestra la evolución de la tasa de participación en manifestaciones por mil habitantes26. Al igual que sucede con la violencia, la muerte de Franco no dio lugar a un aumento inmediato de las movilizaciones. En realidad, la mayor participación se produjo tardíamente, en el año 1977. No parece que la celebración de las elecciones en junio de ese año marcase el inicio de la desmovilización. La tasa de participación siguió siendo muy fuerte en los trimestres tercero y cuarto del año. Más bien, es la aprobación de los Pactos de la Moncloa y de la Ley de amnistía en octubre de 1977 lo que coincide con el final de la fase de alta movilización. A partir de 1978 la participación en manifestaciones es notablemente más baja y, sobre todo, después de 1980 prácticamente desaparece.

CUADRO 2. — El ciclo de la movilización popular

CUADRO 2. — El ciclo de la movilización popular

24En nuestra base de datos hemos registrado 982 manifestaciones en los once trimestres indicados. Las hemos clasificado en diez tipos distintos:

  1. manifestaciones laborales, que afectan a una empresa o, como mucho, a un sector (se protesta por convenios colectivos, por regulaciones de empleo, etc.);
  2. manifestaciones político-laborales, en las que se protesta por las condiciones económicas generales (paro, carestía de la vida, etc.);
  3. manifestaciones pro-amnistía;
  4. manifestaciones territoriales, es decir, a favor de la autonomía o la independencia;
  5. manifestaciones por las libertades (de expresión, reunión, partidos, etc.);
  6. manifestaciones de ideología ultraderechista (defensa del franquismo);
  7. manifestaciones de protesta contra la represión policial (personas torturadas o muertas por las fuerzas de seguridad);
  8. protestas vecinales;
  9. manifestaciones en contra de las centrales nucleares; y
  10. otro tipo de protestas.

25La tabla 2 proporciona información sobre los porcentajes de manifestaciones y de participantes. Mientras que en términos del número de manifestaciones las categorías están bastante repartidas, en términos de participantes puede verse que las manifestaciones que más gente movilizaron fueron las relativas a cuestiones territoriales. El 37,7% de todas las personas que se manifestaron en el período indicado lo hicieron en actos relacionados con el reconocimiento de la autonomía. Según muestra la tabla 2, este es el tipo de manifestación con una participación media más elevada (64.874,7 personas). Algunas de las manifestaciones más importantes de la transición fueron la celebración de la Diada catalana en Barcelona en septiembre de 1977 o la gran manifestación a favor de la autonomía en Valencia en octubre de ese mismo año.

TABLA 2. — Manifestaciones por tipo y participación media, mayo 1976-diciembre 1978

Tipo de manifestación

Número de manifestaciones (porcentaje)

Número de manifestantes (porcentaje)

Participación media

Laboral

15,9

7,1

6.565,2

Político-laboral

12,7

22,6

24.954,5

Pro-amnistía

15,4

8,4

7.692,3

Autonomía / independencia

8,2

37,7

64.874,7

Libertades

9,3

4,4

6.683,5

Franquismo, extrema derecha

4,0

3,5

12.145,6

Protesta contra la represión estatal

6,3

2,9

6.513,9

Protesta vecinal

12,6

2,9

3.234,3

Antinuclear

4,0

2,9

10.077,9

Otro tipo de protesta

11,4

7,6

9.418,2

Total

100,0 (n = 965)

100,0 (n = 13.595.415)

14.088,5

26El segundo asunto en cuanto a poder de movilización fue el económico. El 22,6% de los manifestantes salieron a la calle para protestar por el paro y la carestía de la vida. Se trata también del segundo tipo máximo de participación media (24.945,5 personas). A cierta distancia de las dos categorías anteriores, la amnistía figura en tercer lugar, con un 8,4% del total de manifestantes y una participación media de 7.692,3 personas. Hubo muchísimas manifestaciones pro-aministía (149), aunque de tamaño reducido por lo general. Lo extraordinario en este caso es que siendo la amnistía una demanda acotada en el tiempo (dejó de tener sentido seguir exigiéndola tras la aprobación de la Ley de amnistía) y mucho más precisa en cuanto a su contenido que las demandas económicas o territoriales, a pesar de todo ello movilizase a más gente que, por ejemplo, las protestas estrictamente laborales, la defensa de las libertades o las manifestaciones franquistas. Se trata sin duda de uno de los asuntos políticos de mayor relevancia de toda la transición y, como veremos a continuación, con importantes implicaciones para el análisis de la violencia nacionalista.

27La tabla 3 proporciona información en cuanto a la distribución geográfica de las manifestaciones. De nuevo, el análisis puede hacerse por número de manifestaciones o por número de manifestantes. En este caso no hay diferencias tan grandes. El País Vasco destaca claramente sobre los demás: en su territorio se produjo el 25,6% de las manifestaciones y el número de manifestantes de todo el período equivale al 127,8% de la población vasca según el censo de 1977. Si exceptuamos Navarra, que sigue un patrón parecido al vasco en cuanto a participación, la siguiente Comunidad Autónoma es Madrid, con un 71,7% de participación, y en tercer lugar Cataluña, con un 55,4%. El resto de las Comunidades Autónomas presenta porcentajes considerablemente más bajos.

28Al igual que sucedía con la violencia, el grueso de la participación en manifestaciones se concentra en País Vasco-Navarra, Madrid y Cataluña. Las cuestiones que queremos dilucidar a continuación son las siguientes: ¿qué relación existe entre el ciclo de movilización social y el de violencia política? ¿Por qué la violencia letal surgió tan tarde en el ciclo político y económico de la transición? ¿Acaso no habría sido más lógico que ésta surgiera al inicio, cuando todavía estaban sin definir las reglas de juego de la nueva democracia?

VIOLENCIA Y MOVILIZACIÓN

29Si se examinan conjuntamente los ciclos de movilización popular y violencia política no estatal, es fácil detectar la relación inversa que la literatura sobre movimientos sociales mencionada al principio de este capítulo ha postulado. La transición española muestra con bastante claridad que el número de víctimas mortales comenzó a aumentar en el último trimestre de 1977, justo cuando la participación en las manifestaciones empezaba a entrar en crisis. La violencia surgió así cuando los movimientos sociales perdieron capacidad de movilización.

TABLA 3. — Número de manifestantes y porcentaje de participación por Comunidad Autónoma

  • * Los porcentajes de la tercera columna se han calculado dividiendo el total de manifestantes en tod (...)

CCAA

Número de manifestaciones (porcentaje)

Porcentaje* de manifestantes en la CA con respecto a su población en 1977

Andalucía

10,6

19,1

Aragón

1,2

19,6

Asturias

1,8

19,0

Baleares

0,9

6,4

Canarias

2,0

5,9

Cantabria

0,5

6,0

Castilla y León

5,9

17,9

Castilla-La Mancha

1,1

2,7

Cataluña

10,7

55,4

Comunidad Valenciana

4,1

38,8

Extremadura

0,8

1,8

Galicia

5,8

20,6

Madrid

21,4

71,7

Murcia

0,6

4,1

Navarra

6,1

105,1

País Vasco

25,6

127,8

La Rioja

0,5

6,3

Ceuta y Melilla

0,2

16,5

Total España

100,0

37,56

30El cuadro 3 muestra, con datos trimestrales, las dos mediciones que tenemos de participación en manifestaciones en el conjunto de España, la de World Handbook y la nuestra, además del número total de víctimas mortales excluyendo las de la represión estatal a partir de nuestros propios datos. A pesar de que, como antes se ha apuntado, la correlación entre las dos mediciones de movilización es muy alta, resulta evidente que nuestras estimaciones son muy superiores a las de World Handbook, puesto que hemos contabilizado un número mucho mayor de manifestaciones. En cualquier caso, independientemente del tipo medición que escojamos, lo cierto es que el número de víctimas mortales aumenta en la fase de caída de las movilizaciones. El momento álgido de movilización popular tiene lugar en el último trimestre de 1977. A partir de ese momento se detecta una caída importante de manifestantes y un aumento rápido de víctimas mortales: parece por tanto que un ciclo es sustituido por el otro. La violencia, por su parte, llega a cota máxima en 1979.

CUADRO 3. — Participación en manifestaciones y víctimas mortales de la violencia política, 1975-1982

CUADRO 3. — Participación en manifestaciones y víctimas mortales de la violencia política, 1975-1982

CUADRO 4. — Medias anuales de movilización y víctimas mortales

CUADRO 4. — Medias anuales de movilización y víctimas mortales

31Una forma de resaltar la relación entre las dos variables, eliminando parte del ruido que procede de las variaciones contingentes en el corto plazo, consiste en presentar las medias anuales. Con ello perdemos en precisión, pero, sin embargo, resulta más sencillo detectar la tendencia general de los ciclos de movilización y violencia. Así, en el diagrama de barras del cuadro 4, la relación inversa entre los dos fenómenos es mucho más clara.

32Por supuesto, los gráficos anteriores no son suficientes, por sí mismos, para demostrar la relación que estamos poniendo a prueba, ni siquiera teniendo en cuenta que la teoría predice el patrón que se detecta en los datos. Podría suceder que se tratara, simplemente, de una casualidad y que, en realidad, los factores que explican cada uno de los dos ciclos fueran independientes entre sí. Con objeto de confirmar la conexión entre ambos fenómenos, vamos a realizar algunas pruebas adicionales entrando en un mayor detalle en el análisis de los datos.

33Como es bien sabido, ETA es la organización que mayor número de personas asesinó durante la transición. Las razones por las cuales aumentó tanto su violencia desde finales de 1977 son complejas y no podemos examinarlas todas aquí en profundidad. Por un lado, ETA llegó a la transición escindida en dos organizaciones, la militar, ETA (m), y la político-militar, ETA (p-m). En un principio, ETA (m) era la organización minoritaria. Mientras que ésta defendía una vía exclusivamente militar o armada, ETA (p-m) creía que debía combinarse la lucha política con la lucha armada mediante una actuación simultánea en ambos frentes. Para ETA (m), participar en el sistema implicaba cuestionar la violencia. Lo mismo pensaban los comandos militares de ETA (p-m), los llamados bereziak (especiales), que decidieron pasarse a ETA-m en la primavera de 1977. Sin esa entrada de activistas y armas, ETA (m) no habría tenido capacidad para lanzar su gran ofensiva. En este sentido, hubo razones técnicas o logísticas que impidieron a ETA-m aumentar antes de 1977 la intensidad de la violencia.

34Con todo, hubo causas más profundas que también contribuyeron al retraso del ciclo de violencia. A partir de 1976, las bases sociales de ETA, lo que se conoce genéricamente como la izquierda abertzale, fueron movilizándose en demanda de la amnistía de los presos políticos. Dicho movimiento fue creciendo durante el año 1977, hasta que el 15 de octubre el primer Parlamento democrático elegido tras la muerte de Franco aprobó la Ley de amnistía. El cuadro 5 muestra el ciclo de la participación en manifestaciones pro-amnistía en el País Vasco y Navarra. A nuestro juicio, la fuerza del movimiento social a favor de la amnistía, que tenía implicaciones más allá de una demanda concreta, pues en no pocos casos representaba un apoyo más o menos explícito hacia las tesis independentistas de ETA, hizo innecesaria en esos momentos, o incluso contraproducente, una violencia fuerte por parte de los terroristas. No por casualidad el trimestre de máxima movilización a favor de la amnistía en los citados territorios coincide con el de menor violencia mortífera de ETA de todo el período analizado. Cuando el movimiento social se desplomó, en buena medida por la satisfacción de la demanda que defendía, se produjo un vacío que ETA trató de llenar mediante la violencia.

CUADRO 5. — El ciclo de manifestaciones pro-amnistía en el Pais Vasco y Navarra y el ciclo de la violencia letal de ETA

CUADRO 5. — El ciclo de manifestaciones pro-amnistía en el Pais Vasco y Navarra y el ciclo de la violencia letal de ETA
  • 27 I. Sánchez-Cuenca, ETA contra el Estado. Las estrategias del terrorismo y «The Dynamics of Nationa (...)
  • 28 Citado en J. Landa (ed.), Euskal Herria y la Libertad.
  • 29 I. Casanova y P. Asensio, Argala, pp. 282-283 y F. Letamendía, Historia del nacionalismo vasco y d (...)

35En este sentido, resulta del mayor interés un texto clave de ETA (m), aparecido en el número 69 de Zutik, una publicación interna de la organización, en el que se teoriza sobre la estrategia de guerra de desgaste contra el Estado. La autoría del documento suele atribuirse a quien entonces lideraba la organización, José Miguel Beñarán (Argala). La idea fundamental de la guerra de desgaste es sencilla27: se trata de poner en práctica un nivel de violencia que supere el umbral de resistencia del Estado, de modo que éste acabe aceptando las condiciones de los terroristas antes que seguir sufriendo el coste de la violencia. La característica principal de este desafío consiste en que se realiza al margen de otras formas de presión como las movilizaciones populares. De hecho, en el Zutik 69 se reconoce explícitamente la conexión entre la puesta en marcha de la estrategia de la guerra de desgaste y la caída de las movilizaciones pro-amnistía: «Tras la Marcha de la Libertad y las últimas manifestaciones por la amnistía, las movilizaciones populares cayeron en picado y el pueblo pasó de actor a espectador del juego parlamentario»28. La Marcha por la Libertad, que tuvo lugar entre el 10 de julio y el 28 de agosto de 1977, consistió en una enorme movilización de «columnas» que salieron de varios pueblos y ciudades, recorriendo diversas localidades del País Vasco y Navarra, hasta converger en una gran concentración en Pamplona. Con motivo de dicha marcha, se organizaron manifestaciones en muchas ciudades vascas y navarras. La principal demanda era la amnistía, aunque se reclamaban igualmente otros objetivos defendidos por ETA (autodeterminación, disolución de los cuerpos represivos, etc.29).

  • 30 Podría argumentarse que, en realidad, la campaña pro-amnistía es sólo una de las causas que movili (...)

36El cuadro 5 describe con precisión el incremento movilizador de la campaña pro-amnistía, que alcanza su apogeo en el verano de 1977, y su posterior colapso, así como el arranque de la gran ofensiva de ETA justo a raíz de dicho colapso30.

37En el resto de España también se observa una disminución muy notable de la participación en las manifestaciones a partir de 1978. Se produce un reflujo en todo tipo de manifestaciones, con la excepción de las protestas por los excesos represivos del Estado. Así, la participación popular se reduce en 1978 con respecto al año anterior en un 34,2% en las protestas estrictamente laborales, en un 20,9% en las económicas, en un 55,1% en las territoriales, en un 89,9% en las demandas de libertades, en un 23,8% en las franquistas, y en un 36,3% en las vecinales. En cuanto a las manifestaciones pro-amnistía, prácticamente desaparecen.

  • 31 El 29 de septiembre de 1977 se restableció provisionalmente la Generalidad de Cataluña, el 4 de en (...)

38A nuestro juicio, hay dos factores generales que pueden explicar esta caída. Por un lado, los propios avances de la transición, que consiguieron satisfacer muchas de las demandas que habían movilizado a más gente. Por ejemplo, la concesión de regímenes preautonómicos31 o los avances en el terreno de los derechos y las libertades hicieron superfluas muchas de las manifestaciones que habían tenido lugar durante 1977.

  • 32 J. M. Maravall, La política de la transición, p. 30.
  • 33 I. Martín, Significados y orígenes del interés por la política en dos nuevas democracias: España y (...)
  • 34 Se entendió que la puesta en práctica de las reformas económicas, sobre todo en lo tocante a la in (...)
  • 35 Recordemos el impacto social y político que tuvieron los conocidos como «sucesos de Málaga y Tener (...)

39Por otro lado, se ha hablado de una estrategia deliberada de desmovilización auspiciada por los partidos políticos de izquierdas que algunos autores han tendido a situar a continuación de las elecciones generales del 15 de junio de 1977. Según José María Maravall, a partir de este momento «la dinámica de la movilización “dirigida” perdió ímpetu, a la vez que se observa una «menor capacidad de presión “desde abajo” por parte de las organizaciones de izquierda»32. Algo parecido sostiene Irene Martín ya que, según esta investigadora, la legalización de los partidos que tuvo lugar entre febrero y abril de 1977 se tradujo en un declive de la movilización impulsada por éstos, declive que sería más intenso tras las elecciones de junio33. Según Martín, tanto el PSOE como PCE eligieron una estrategia electoralista y se separaron de los movimientos que les habían secundado hasta entonces, lo que incidió en la desmovilización de la extrema izquierda y de las asociaciones de vecinos, cuya capacidad de presión se redujo notablemente. Creemos que ambos autores se adelantan al momento en el cual se produce realmente la desmovilización en la calle, pues, según nuestros datos, ésta no tuvo lugar hasta el acuerdo alcanzado entre el PSOE y el PCE en diciembre de 1977. Dicho acuerdo, consistente en dejar de fomentar la movilización con el doble propósito de no poner en riesgo la aplicación de los Pactos de la Moncloa, aprobados el 25 de octubre34, y de evitar las tensiones y la violencia resultantes de muchas manifestaciones35, sí parece haber incidido en el fuerte declive del número de manifestantes que comienza a observarse a partir del primer trimestre de 1978.

40La caída de la participación en manifestaciones fue seguida por un aumento de la violencia independentista, revolucionaria y fascista. En los tres casos, los grupos radicales que se oponían a los grandes acuerdos de la transición entre reformistas procedentes del franquismo y moderados de la oposición fueron quedándose aislados, con un apoyo popular cada vez más reducido. La violencia de los años 1979 y 1980 puede entenderse entonces como un intento desesperado de los radicales por acabar con un nuevo régimen que no era el que ellos deseaban. Recurrieron a la violencia porque se quedaron sin apoyos sociales. La violencia fue el resultado de la situación de exclusión y marginalización en la que se encontraron los radicales una vez que el sistema democrático, tras las primeras elecciones, los Pactos de la Moncloa y la aprobación de la Constitución, fue asentándose.

41Los datos que hemos presentado sobre la transición, hasta ahora inéditos, han permitido confirmar la hipótesis planteada por autores como Della Porta, Tarrow y Beissinger, según la cual la violencia irrumpe cuando declina la movilización popular. En el caso de la violencia terrorista, que es el que nos ha ocupado aquí, la hipótesis no se había puesto a prueba con tanta claridad utilizando datos cuantitativos. Por otro lado, la relación inversa entre violencia y movilización explica en buena medida el hecho sorprendente de que la violencia se concentre en un período muy tardío de la transición, en los años 1978-80. La razón es que la desmovilización ciudadana se inició tan sólo a finales de 1977, tras la aprobación de la Ley de amnistía en octubre de se año, la firma de los Pactos de la Moncloa y como consecuencia del acuerdo mencionado entre el PCE y el PSOE.

Notes

1 Este trabajo forma parte del Proyecto SEJJ2006-12462 del Ministerio de Ciencia e Innovación.

2 La única excepción es la tesis doctoral de S. Baby, Violence et politique dans la transition démocratique espagnole. 1975-1982. Más adelante nos referiremos a los parecidos y diferencias entre su enfoque y el nuestro.

3 Como veremos, tan sólo R. Adell, La transición política en la calle: manifestaciones políticas de grupos y masas. Madrid, 1976-1987, y C. Sastre, Transición y desmovilización política en España (1975-1978).

4 En ulteriores investigaciones trataremos de otras de las lagunas existentes, como las relativas a la conexión entre la violencia y el ciclo político, o la interrelación entre las movilizaciones sociales, las huelgas laborales, la violencia política y la represión estatal.

5 Ch. Tilly et alii, The Rebellious Century, 1830-1930, pp. 282 y 87.

6 D. Della Porta y S. Tarrow, «Unwanted Children: Political Violence and the Cycle of Protest in Italy, 1966-1973», p. 607.

7 Ibid., pp. 611-612 y 620. Según estos autores, «la violencia acabó siendo una forma de expresión de grupos pequeños que compiten entre sí en un clima de desmovilización generalizada en el que la protesta masiva ha dejado de ser posible o rentable» (Ibid., p. 627).

8 S. Tarrow, Democracy and Disorder. Protest and Politics in Italy 1965-1975, p. 306. Cursivas del autor.

9 D. Della Porta, Social Movements, Political Violence, and the State. A Comparative Analysis of Italy and Germany, p. 53.

10 M. R. Beissinger, Nationalist Mobilization and the Collapse of the Soviet State, p. 290. Véase también, del mismo autor, «Nationalist Violence and the State: Authority and Contentious Repertoires in the Former USSR».

11 Es habitual en los estudios comparados sobre democratización considerar que un régimen es democrático si ha habido al menos un reemplazo del partido en el Gobierno (A. Przeworski et alii, Democracy and Development. Political Institutions and Well-Being in the World, 1950-1990, pp. 23-28). En este sentido, la derrota de la UCD en 1982 sería la confirmación de que el sistema político español era realmente una democracia.

12 J. Avilés, «El terrorismo en la transición democrática española»; J. L. Piñuel, El terrorismo en la transición española; F. Reinares, «Sociogénesis y evolución del terrorismo en España», p. 390 y C. Sastre, Transición y desmovilización política en España (1975-1978), pp. 147-148.

13 Equipo D, 1973/1983: La década del terror (datos para una causa general).

14 S. Baby, Violence et politique dans la transition démocratique espagnole. 1975-1982.

15 N. Sambanis, «What Is Civil War? Conceptual and Empirical Complexities of an Operational Definition».

16 B. F. Frey, Dealing with Terrorism. Stick or Carrot?, p. 11.

17 La violencia estatal causó la muerte de otras 214 personas, y será objeto de ulteriores investigaciones en otros trabajos. Véase en este libro el capítulo de Sophie Baby dedicado a la violencia policial.

18 De las 361 víctimas mortales, 355 fueron asesinadas por el independentismo vasco, 4 por el catalán, 1 por el canario y 1 por una fantasmal organización con el nombre de FRAVA (Frente Revolucionario Antifascista Vasco-Aragonés).

19 R. Adell, La transición política en la calle: manifestaciones políticas de grupos y masas. Madrid, 1976-1987, y C. Sastre, Transición y desmovilización política en España (1975-1978).

20 R. Durán Muñoz, Contención y transgresión; J. M. Maravall, La política de la transición, y Á. Soto, «El ciclo largo de conflictividad social en España (1868-1986)» y «Conflictividad social y transición sindical».

21 No consideramos manifestaciones por debajo de 25 asistentes.

22 R. Adell, La transición política en la calle: manifestaciones políticas de grupos y masas. Madrid, 1976-1987.

23 C. Sastre, Transición y desmovilización política en España (1975-1978).

24 Asimismo, hemos observado que nuestros datos no coinciden con los suyos y que, sin embargo, como veremos, la correlación entre nuestros datos y los de otras fuentes es significativa y muy elevada.

25 C. L. Taylor y D. A. Jodice, World Handbook of Political and Social Indicators III, 1948-1982.

26 Se han excluido de la variable las manifestaciones de apoyo al régimen. Tan sólo se recogen manifestaciones de protesta. Esto explica que no aparezca un pico importante en el primer trimestre de 1981, cuando tuvo lugar una masiva manifestación de apoyo a la democracia tras el intento fallido de golpe de Estado del 23 de febrero. No hay datos sobre participación en dos tercios de los casos. Para resolver este problema, se ha asignado a estos casos el valor mediano de participación.

27 I. Sánchez-Cuenca, ETA contra el Estado. Las estrategias del terrorismo y «The Dynamics of Nationalist Terrorism: ETA and the IRA».

28 Citado en J. Landa (ed.), Euskal Herria y la Libertad.

29 I. Casanova y P. Asensio, Argala, pp. 282-283 y F. Letamendía, Historia del nacionalismo vasco y de ETA, pp. 54-59.

30 Podría argumentarse que, en realidad, la campaña pro-amnistía es sólo una de las causas que moviliza a la izquierda abertzale, de tal manera que el análisis del cuadro 5 podría estar sesgado. Hemos creado una variable genérica de manifestaciones pro-ETA o pro-izquierda abertzale en la que se incluye, además de las manifestaciones pro-amnistía, las anti-nucleares (campaña contra la central de Lemóniz), las de protesta por actos represivos del Estado, y las abiertamente pro-ETA, siempre y cuando todas ellas hayan tenido lugar en el País Vasco o en Navarra. Aunque por falta de espacio no mostramos aquí los resultados, el patrón resultante es el mismo: un aumento hasta el tercer trimestre de 1977 y una fuerte caída después.

31 El 29 de septiembre de 1977 se restableció provisionalmente la Generalidad de Cataluña, el 4 de enero de 1978 se aprobó el régimen preautonómico para el País Vasco y el 17 de marzo de 1978 también Valencia pudo contar con su ente preautonómico.

32 J. M. Maravall, La política de la transición, p. 30.

33 I. Martín, Significados y orígenes del interés por la política en dos nuevas democracias: España y Grecia, pp. 267-270.

34 Se entendió que la puesta en práctica de las reformas económicas, sobre todo en lo tocante a la inflación, requería cierta paz social.

35 Recordemos el impacto social y político que tuvieron los conocidos como «sucesos de Málaga y Tenerife». En diciembre de 1977, en el curso de manifestaciones populares, se produjeron las muertes de dos jóvenes a manos de las fuerzas de orden público. Dichas muertes desencadenaron jornadas de protesta sumamente tensas y violentas que, sin duda, contribuyeron a incentivar a los partidos de izquierda a adoptar estrategias desmovilizadoras, pues éstos se temían que si continuaban teniendo lugar desórdenes públicos de tal magnitud se podría desencadenar un golpe de Estado.

Notes de fin

* Los porcentajes de la tercera columna se han calculado dividiendo el total de manifestantes en todo el período de cada CA por la estimación intercensal de población del INE para 1977 (www.ine.es).

Table des illustrations

Titre TABLA 1. — La distribución geográfica de la violencia: comparación de medias para una muestra
Légende ** Significativo al 1%.* Significativo al 5%.El primer número de cada celda es la proporción de víctimas mortales de un tipo dado de violencia que tuvo lugar en la región de referencia. Ejemplo: en Madrid se concentra el 15,9% de la violencia total. Debajo, entre paréntesis, aparece la diferencia entre dicha proporción y la proporción de población de la región. Ejemplo: La diferencia entre el 15,9% de Madrid y el peso poblacional de Madrid en España, 12,4%, es la diferencia que aparece entre paréntesis, 3,5 puntos porcentuales. Cuando en una región no hay víctimas mortales de un cierto tipo de violencia, la comparación de medias resulta imposible.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/906/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 123k
Titre CUANDRO 1. — El ciclo de la violencia, 1975-1982
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/906/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 69k
Titre CUADRO 2. — El ciclo de la movilización popular
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/906/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 86k
Titre CUADRO 3. — Participación en manifestaciones y víctimas mortales de la violencia política, 1975-1982
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/906/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 107k
Titre CUADRO 4. — Medias anuales de movilización y víctimas mortales
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/906/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 79k
Titre CUADRO 5. — El ciclo de manifestaciones pro-amnistía en el Pais Vasco y Navarra y el ciclo de la violencia letal de ETA
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/906/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 72k

Auteurs

Universidad Complutense de Madrid

Universidad Nacional de Educación a Distancia

© Casa de Velázquez, 2009

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search