Version classiqueVersion mobile

Violencia y transiciones políticas a finales del siglo XX

 | 
Sophie Baby
, 
Olivier Compagnon
, 
Eduardo González Calleja

Introducción. Violencia y transiciones políticas en Europa del Sur y América Latina

De la comparación a la circulación de los modelos

Sophie Baby et Olivier Compagnon

Résumé

Les réformistes aux commandes de la transition espagnole s’efforcent de transformer l’État répressif franquiste en un État démocratique garant des droits individuels et des libertés publiques. Mais l’État est confronté à un double défi. D’une part, il doit canaliser les protestataires afin d’éviter qu’ils ne s’érigent en obstacles infranchissables à la démocratisation. D’autre part, il se heurte à une violence interne, mise en œuvre par les institutions chargées de la contention de la violence externe et du maintien de l’ordre (armée, police, garde civile, justice), qui résistent à s’adapter à leurs nouvelles missions en démocratie. De cette double contention dépend la survie du processus de démocratisation, sa légitimité ainsi que la qualité de la démocratie future. L’analyse des violences perpétrées par les agents de l’Etat permet de formuler l’hypothèse de l’entrelacement de trois systèmes répressifs: aux deux systèmes qui se succèdent mais aussi se concurrencent en cette période de transition – ceux de la dictature franquiste et de l’horizon démocratique à atteindre ‑, s’ajoute un système propre à la lutte antiterroriste qui puise dans les ressources des deux autres. Ainsi, si les violences étatiques sapent d’emblée les principes fondateurs du nouveau régime, ce n’est pas seulement à cause de la pesanteur des héritages du régime antérieur, mais aussi parce que les attaques croissantes des contestataires mettent sérieusement en péril la démocratisation en cours

Texte intégral

  • 1 S. P. Huntington, The Third Wave: Democratization in the Late Twentieth Century.

1Las últimas décadas del siglo XX corresponden a lo que Samuel Huntington definió como la «tercera ola» de democratización1. Ésta comenzó en los países de Europa del sur en la década de los 1970 — Grecia, Portugal, España — y continuó con los países latinoamericanos en los años 1980 y los del Este europeo post-comunista en los años 1990. Durante este período, el surgimiento de nuevos regímenes democráticos generó una serie de cuestionamientos de orden político de los cuales pronto se ocuparon las ciencias sociales. ¿Cómo concebir la democracia naciente o renaciente un siglo y medio después de su aparición en el mundo occidental? ¿Cuáles son los principios y las expectativas que acompañan a su instauración o restauración? ¿Cuáles son los principales desafíos de los procesos de construcción de los nuevos regímenes? Entre los múltiples interrogantes que surgen de este panorama general, un elemento parece primordial en cada uno de los procesos nacionales estudiados: el de la gestión de la violencia pasada (la de la dictadura), presente (la de la transición) e incluso la futura (la de la democracia restaurada o consolidada).

2Está por demás decir que los interrogantes generados por la construcción democrática a finales del siglo XX no son los mismos que en el siglo XIX. Si los problemas de representación y soberanía popular dominaron el debate en aquel entonces, ahora lo que parece primar en el discurso de los actores de las transiciones son la garantía de las libertades públicas, la protección de los derechos humanos pisoteados durante las dictaduras y el problema de la gestión de la memoria. Así, la democracia aparece tanto como un régimen-emancipación como un régimen-refugio, el único modelo político capaz de proteger de manera eficaz los derechos humanos ante la tentación monopolística del Estado. Desde esta perspectiva, la democracia es percibida como un espacio sociopolítico pacificado que excluye toda forma de violencia física, sea ésta contestataria o de Estado. Dicho esto, la tradicional oposición entre violencia y democracia adquiere incluso un sentido más fuerte, puesto que se trata de pacificar un país que ha sido devastado por la utilización institucionalizada de la violencia. Sin embargo, ¿se puede identificar en la práctica de las transiciones democráticas recientes la utopía de tal democracia liberadora del mal de la violencia política? ¿Cuáles son los mecanismos de desaparición de la violencia existente, de gestión de los conflictos pasados y de consolidación de la pacificación tan difícilmente lograda? ¿En qué sentido entender la permanencia de formas de violencia observadas en numerosos casos? Estas son los principales interrogantes que recorren cada una de las contribuciones reunidas en esta obra.

UNA HISTORIA CRUZADA DE LAS TRANSICIONES

  • 2 Véanse J. B. Rule, Theories of Civil Violence y M. Wieviorka, La violence.
  • 3 Véanse en particular P. Schmitter et alii, Transitions from authoritarian rule y J.J. Linz y A. St (...)

3A partir de este cuestionamiento general, el libro plantea una doble ambición metodológica, pluridisciplinar y comparatista a la vez. Por una parte, la pluridisciplinariedad se impone al considerar los fenómenos cuestionados y las recientes evoluciones en la manera en que éstos han sido pensados por las ciencias sociales. Mientras que la violencia constituye desde hace tiempo un objeto de estudio importante para numerosas disciplinas (filosofía, derecho, ciencia política, sociología, antropología, historia2), las transiciones democráticas de fines del siglo XX fueron acaparadas durante mucho tiempo por los politólogos, hasta el punto de haber dado a luz al subcampo académico de la «transitología»3. Sin embargo, desde hace varios años, este objeto de estudio ha llamado también la atención de sociólogos, juristas e historiadores del tiempo presente, que han realizado un aporte considerable al tema, permitiendo renovar o volver más complejos ciertos enfoques de estudio tradicionales.

  • 4 Sobre dicho punto, véase B. Badie y G. Hermet, La politique comparée, pp. 12-16.
  • 5 M. Bloch, «Comparaison», p. 34.
  • 6 M. Bloch, «Pour une histoire comparée des sociétés européennes», p. 18.
  • 7 Sobre este punto, véase F.-X. Guerra, «L’Euro-Amérique: constitution et perceptions d’un espace cu (...)

4Por otra parte, uno de los principales desafíos de esta obra en cuanto a su problemática consiste en no contentarse con una simple yuxtaposición de enfoques monográficos en nombre de un relativismo cultural y de la crisis del universalismo4. Al contrario, trata de emanciparse de los marcos nacionales a los que las ciencias sociales continúan adscribiéndose en su mayor parte, e identificar las líneas de análisis comunes a los sistemas democráticos contemporáneos con el fin de facilitar un acercamiento más general, así como buscar la definición de eventuales modelos de gestión de la violencia durante las transiciones. Del mismo modo, es conveniente poner en marcha un procedimiento comparatista que busque «investigar, con el fin de explicarlas, las semejanzas y diferencias que ofrecen las series […] tomadas a partir de medios sociales diferentes»5. Esta determinación comparatista justifica en gran parte la decisión del período y los espacios geográficos considerados. Como solía afirmar Marc Bloch, dicho método no podría ser aplicado a cualquier objeto, y debe basarse necesariamente sobre «sociedades a la vez vecinas y contemporáneas»6. Desde este punto de vista, Europa del Sur y América Latina constituyen a ciencia cierta territorios privilegiados para un enfoque comparatista. En ambos lados del Atlántico se da un «momento» de transición hacia la democracia en el último cuarto del siglo XX — desde la restauración democrática griega en 1974 hasta la retirada del poder del general Pinochet en Chile en 1990 — que difiere notablemente, por ejemplo, de la salida de la Segunda Guerra Mundial (en Francia, en Italia, en Alemania) o de la transición post-comunista en Europa del Este en los años 1990. E incluso si recordarlo es una mera obviedad, la decisión de relacionar a Europa del Sur con América Latina se basa, por otro lado, en los lazos históricos, políticos y culturales que unen a ambos espacios desde finales del siglo XV7.

  • 8 M. Bloch, «Pour une histoire comparée des sociétés européennes», p. 18. Véanse también H. Atsma y (...)
  • 9 Véase M. Espagne, Les Transferts culturels franco-allemands, París, PUF, 1999, en especial la intr (...)
  • 10 M. Werner et B. Zimmermann (ed.), De la comparaison à l’histoire croisée.

5Además, el proyecto comparatista no se reduce a un análisis paralelo de entidades cerradas sobre ellas mismas a partir de una dialéctica del tipo similitudes/diferencias, sino que busca al mismo tiempo actualizar las interacciones que pudieron haberse dado entre los diferentes procesos de transición. Si esto parece apenas lejano a la idea de comparatismo que desarrolló Marc Bloch desde finales de los años 1920 y principios de los 1930, con la que pretendía, ciertamente, estudiar sociedades a la vez vecinas y contemporáneas, pero también «incesantemente influencíadas unas por otras»8, los desarrollos metodológicos recientes en torno a las nociones de transferencias culturales — que buscan renovar el comparatismo tradicional al desplazar la atención sobre los fenómenos de circulación existentes entre las diferentes entidades analizadas9 — y de historia cruzada — inspiradas en gran medida en los connected studies norteamericanos y centradas en los efectos de espejo y las hibridaciones de modelos10 —, son también valiosas herramientas a tener en cuenta a partir del momento en que se pretende escribir una historia global. Y ello en un contexto en el que, además, el conocimiento, la información y los repertorios de acción circulan con cada vez mayor rapidez.

LA VIOLENCIA EN LA DEMOCRACIA

  • 11 Véase L. Boltanski, «La dénonciation» y L. Boltanski et alii, Affaires, scandales et grandes cause (...)

6Sobre estos fundamentos metodológicos, son cuatro las secciones temáticas que organizan esta obra. La primera, que pone especial atención en la circulación internacional de modelos transicionales, está dedicada a la gestión de la memoria de las violencias pasadas, a la mayor o menor capacidad del Estado y de la justicia democrática para hacerse cargo de la denuncia — en el sentido que Luc Boltanski da al término11 — de los crímenes cometidos durante las dictaduras, y a los procesos llamados de reconciliación nacional. La segunda parte se enfoca hacia las violencias contestatarias — revolucionarias, terroristas, reaccionarias — que acompañaron a los procesos de transición, especialmente en España y en el Cono Sur de América Latina. En contrapunto con esta visión, la tercera parte se interesa por la violencia tal como se manifiesta en el centro mismo de las prácticas de Estado, y a partir de los casos portugués, español y brasileño hace evidente el peso de la herencia autoritaria del régimen precedente, tanto en el proceso de democratización como en el destino del nuevo régimen. La cuarta y última parte del libro evoca toda una serie de transiciones «parciales» o inacabadas en países que no lograron establecer democracias estables y en los que la violencia política es aún omnipresente y amenaza con transformarse en violencia social, cotidiana, étnica y criminal.

  • 12 P. Rosanvallon, La démocratie inachevée.

7De estos análisis surge una reevaluación de la noción de democracia, a partir de contextos particulares y de procesos diferenciados que marcan su aparición o su reaparición a finales del siglo XX, sacando a relucir el «sentido fluctuante»12 de un régimen que nunca ha dejado de resistirse a la categorización. En este sentido, esta obra propone un estudio dinámico de los procesos de transición hacia la democracia, en sentido inverso al punto de vista normativo y ético — sobre lo que deberían ser o a lo que deberían llegar — que ha dominado durante mucho tiempo la transitología. En particular, la oposición tradicional entre violencia y democracia es puesta en duda frente al examen de las realidades nacionales. Si a los actores de las transiciones corresponde garantizar la libertad y los derechos fundamentales pisoteados durante los largos años de autoritarismo, los períodos de transición se revelan como propicios para la perpetuación o el surgimiento de la violencia, ya sea a raíz de un vacío de poder y del espacio que deja abierto para la acción subversiva, o a causa de la fuerza coercitiva del Estado autoritario, como muestra Rafael Durán Muñoz en su análisis comparado de los casos portugués y español. El Estado, al igual que el Ejército o las fuerzas del orden, aparece como un actor clave de los procesos de transición, cuyas acciones pueden tomar direcciones divergentes. En el caso de Portugal, António Costa Pinto recuerda que la voluntad de ruptura con el pasado y las veleidades anticapitalistas se unieron a las aspiraciones de un Ejército fuertemente politizado tras los sinsabores de la descolonización africana, dando así nacimiento a un poderoso movimiento revolucionario que se enfrentó finalmente a las fuerzas reaccionarias apoyadas por la Iglesia, las élites económicas y el vecino español, preocupado por el posible contagio revolucionario. De manera inversa, tanto en España como en Brasil (Maud Chirio) y en el Cono Sur, el Ejército representó una poderosa fuerza de resistencia al proceso de democratización. Si los actores sociales españoles mostraron una cierta moderación (como lo muestran Paloma Aguilar e Ignacio Sánchez-Cuenca), los extremistas políticos cayeron, por su parte, en una violencia mortífera que alcanzó su apogeo tras la aprobación de la Constitución en 1978, aún cuando Antonio Elorza destaque la especificidad de la violencia nacionalista vasca de ETA a través de un enfoque global de la violencia terrorista. Las violencias de extrema izquierda y de extrema derecha son parte de un ciclo subversivo que afectó a la totalidad del mundo occidental en los años 1970 y que encontró en estos países en transición un terreno de acción privilegiado (Eduardo González Calleja). Lo que se observó entonces en Europa fue también válido para América Latina unos cuantos años más tarde, en particular en el caso de Chile (Álvaro Soto).

  • 13 Esta tensión entre derechos cívicos y políticos de un lado, y derechos sociales de otro, es inhere (...)

8Más allá de estas violencias, que podríamos calificar de coyunturales en el sentido de que acompañan el paso de un régimen político a otro, la instauración de la democracia no resultó siempre un antídoto infalible contra la violencia. La influencia del pasado autoritario fue a veces tan grande que las resistencias a la democratización pudieron complicar de forma duradera el desarrollo de la democracia. En España, el sistema represivo franquista se fue reciclando en la lucha contra el terrorismo vasco, y las reglas del Estado de Derecho fueron violadas frecuentemente en nombre de la salvaguardia de la democracia (Sophie Baby). Además, el examen comparado de las transiciones latinoamericanas muestra que la democracia puede ser sólo un cascarón vacío si se conforma con establecer nuevas reglas de juego político-electoral sin resolver los problemas económicos y sociales, a veces seculares. La garantía teórica de los derechos humanos y las libertades públicas se revela insuficiente cuando reinan la pobreza, las desigualdades sociales, las dificultades económicas, las rivalidades étnicas o los conflictos territoriales, como es el caso de Perú (Cécile Lavrard) y, más generalmente, de la mayoría de los países de América Latina que vivieron las dolorosas consecuencias sociales de los ajustes estructurales en los años 1980 y 199013. En América Central, la paz institucional dejó lugar a una violencia cotidiana cuya mortalidad superó en ocasiones la de los años de guerra civil (David Garibay), mientras que Colombia aún no logra resolver un conflicto armado alimentado por el narcotráfico (Sophie Daviaud).

  • 14 Para un acercamiento global a estos temas, véase P. Blanchard et alii (ed.), «Les guerres de mémoi (...)

9Finalmente, en un plano simbólico y memorial, las vías escogidas para la búsqueda de la pacificación democrática no siempre dan respuesta a las profundas aspiraciones de reconciliación nacional, ya sea porque se haya elegido el camino del olvido, el silencio, el perdón y la continuidad o, al contrario, el del recuerdo, la justicia y la ruptura con el pasado. En Grecia se prefirió destruir los archivos en nombre de una reconciliación nacional. Al respecto, Anastassios Anastassiadis recuerda de manera pertinente que el funcionamiento de la democracia ateniense estaba fundado precisamente, sobre el olvido de las discordias pasadas. Pero el perdón no puede nacer de un olvido impuesto desde arriba, a través de tal o cual ley de «Punto final», como lo muestran claramente los casos de Argentina y Uruguay (Jorge Errandonea), o incluso el de España (Alberto Reig Tapia). Si la impunidad protegió durante un tiempo a los criminales de la época de las dictaduras, de la sociedad civil surgieron, según las secuencias cronológicas propias a cada país, aspiraciones a la escritura de la verdad histórica, a la recuperación de una memoria mutilada y a la búsqueda de la justicia14.

10Se hacen aquí evidentes los fenómenos de intercambio entre ambas costas del Atlántico, tal como atestigua la exportación a España del modelo chileno de búsqueda de los «desaparecidos» en las fosas comunes repartidas por todo el territorio. Sandrine Lefranc destaca la circulación de modelos políticos de reconciliación nacional a escala internacional a partir del paradigma de las comisiones de verdad y de reconciliación. Surge entonces una nueva figura esencial: la de la víctima cuya necesidad de protección en el plano penal y simbólico guía los procesos de transición hacia la democracia de manera más o menos hegemónica. Detectar la emergencia y la novedad radical, a finales del siglo XX, de la centralidad que adquiere la figura de la víctima en el marco de los procesos transicionales hacia las democracias actuales, es quizás uno de los méritos de este libro. Finalmente, y como señala Mercedes Yusta en su conclusión, aún cuando la democracia no sea tal vez el espacio político que hará desaparecer la violencia, no deja de ser el marco más favorable para la progresiva reconstrucción de una identidad nacional compartida y pacificada.

Notes

1 S. P. Huntington, The Third Wave: Democratization in the Late Twentieth Century.

2 Véanse J. B. Rule, Theories of Civil Violence y M. Wieviorka, La violence.

3 Véanse en particular P. Schmitter et alii, Transitions from authoritarian rule y J.J. Linz y A. Stepan, Problems of Democratic Transition and Consolidation: Southern Europe, South America and Post-Communist Europe, así como el balance crítico realizado bajo la dirección de M. Dobry, «Les transitions démocratiques. Regards sur l’état de la “transitologie”».

4 Sobre dicho punto, véase B. Badie y G. Hermet, La politique comparée, pp. 12-16.

5 M. Bloch, «Comparaison», p. 34.

6 M. Bloch, «Pour une histoire comparée des sociétés européennes», p. 18.

7 Sobre este punto, véase F.-X. Guerra, «L’Euro-Amérique: constitution et perceptions d’un espace culturel commun». Numerosos trabajos recientes han demostrado la fecundidad de los acercamientos comparados entre Europa y América Latina. Véanse, por ejemplo, J.-P Bastian (ed.), La modernité religieuse en perspective comparée y C. H. Filgueira y D. Nohlen (ed.), Prensa y transición democrática. Experiencias recientes en Europa y América latina. En cambio, los acercamientos geográficos más globales no siempre están exentos de serios problemas metodológicos. Véanse, por ejemplo, J.J. Linz y A. Stepan, Problems of Democratic Transition and Consolidation: Southern Europe, South America and Post-Communist Europe y M. de Sève (ed.), «Transitions croisées: Chili-Pologne».

8 M. Bloch, «Pour une histoire comparée des sociétés européennes», p. 18. Véanse también H. Atsma y A. Burguière, Marc Bloch aujourd’hui; O. Dumoulin, «Comparée (Histoire)» y G. Jucquois y C. Vielle (ed.), Le comparatisme dans les sciences de l’homme.

9 Véase M. Espagne, Les Transferts culturels franco-allemands, París, PUF, 1999, en especial la introducción y el capítulo II («Au-delà du comparatisme»).

10 M. Werner et B. Zimmermann (ed.), De la comparaison à l’histoire croisée.

11 Véase L. Boltanski, «La dénonciation» y L. Boltanski et alii, Affaires, scandales et grandes causes.

12 P. Rosanvallon, La démocratie inachevée.

13 Esta tensión entre derechos cívicos y políticos de un lado, y derechos sociales de otro, es inherente al proceso de construcción de una modernidad democrática desde finales del siglo XVIII (véase P. Rosanvallon, L’État en France de 1789 à nos jours). Aunque la ciencia política ha tendido a subestimarla — por ejemplo, al estudiar las transiciones latinoamericanas — al demostrar la consolidación democrática sobre la simple base de los procesos electorales, dicha tensión parece de más actualidad que nunca frente a las desigualdades crecientes en el reparto de la riqueza. Así, la «consolidada» democracia chilena muestra en 2007 un índice Gini de 54,9, uno de los más elevados en América Latina después de Haití y Brasil.

14 Para un acercamiento global a estos temas, véase P. Blanchard et alii (ed.), «Les guerres de mémoire dans le monde». El caso chileno en particular es evocado por O. Compagnon y F. Gaudichaud, «Chili: un passé trop vite passé», pp. 83-89.

© Casa de Velázquez, 2009

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search