Version classiqueVersion mobile

Escribir la democracia

 | 
Anne-Laure Bonvalot
, 
Anne-Laure Rebreyend
, 
Philippe Roussin

VI. — Escrituras públicas y revoluciones democráticas en el mundo árabe

Los eslóganes de la revolución egipcia, ¿esbozo de una epopeya silenciada?

Zoé Carle
Traduction de Maud Gaultier

Texte intégral

الشعب يريد إسقاط النظام!
Al-šaʿb yurīd isqāt al-niẓām!
(«¡El pueblo quiere la caída del régimen!»)

1Fórmulas emblemáticas de los sublevamientos del año 2011, los eslóganes revolucionarios que exigen la caída de los dictadores y de su régimen circularon por muchos países, desde Túnez hasta Bahréin, hasta convertirse en los símbolos de las revoluciones árabes. En Egipto y en otras partes, los medios de comunicación se interesaron mucho por esta liberación de la palabra política, signo anunciador de la próxima democratización de una región en la que ya no se esperaba. Los eslóganes, escritos y proferidos, los grafitis, los chistes y otras creaciones eran el equivalente lingüístico y simbólico de las insurrecciones ciudadanas e ilustraban la legendaria creatividad de un pueblo egipcio en el camino de la emancipación, después de más de medio siglo de dictadura militar. Más allá de la hagiografía revolucionaria y de los tópicos mediáticos —el inevitable humor egipcio, la visión canónica de un pueblo egipcio insurreccional, la «democratización» de los discursos, etc.— o, por otra parte, más allá de las permanencias y metamorfosis del imaginario revolucionario, de su adaptación a las nuevas condiciones políticas y de la plasticidad que le permitió ser reutilizado o desnaturalizado por los gobiernos sucesivos en los últimos años, y que sería interesante estudiar, me propongo analizar aquí un aspecto específico de los eslóganes revolucionarios egipcios: su dimensión épica, que desempeñó un papel importante en la edificación de un imaginario revolucionario federador en un momento de crisis de legitimidad de las instituciones. Si bien puede parecer sorprendente acercar una forma breve como la del eslogan a formas narrativas largas, deseo examinar la hipótesis según la cual los «eslóganes revolucionarios» han reactualizado algunas funciones de los grandes relatos épicos: la masa de los eslóganes esboza en efecto un híper-relato revolucionario que aspira a reducir las complejidades del mundo y dar de él una visión estable en un momento de vacilación de las certidumbres. Me apoyo en un estudio de los eslóganes proferidos (hetāfāt) —distintos de los eslóganes escritos (šiʿārāt)— durante el periodo que constituye el crisol simbólico del sublevamiento y que más adelante constituirá el punto de referencia: los diez y ocho días que separan el desencadenamiento de las manifestaciones, el 25 de enero de 2011, de la renuncia del presidente Mubarak, el 11 de febrero de 2011.

  • 1 Kamal, 2014.

2En cuanto a lemas, los eslóganes cumplen una función inmediata de movilización de los individuos, y son también el espacio de ficcionalización mínima de un discurso revolucionario más amplio, cumpliendo así otros muchos papeles. Es de notar que el eslogan revolucionario parece emerger como un género propio en Egipto; fue objeto de numerosos libros, artículos y recopilaciones. Probablemente se tenga que relacionar este interés por las producciones revolucionarias con la imagen del «pueblo» egipcio transmitida por la historiografía oficial a partir de la «revolución» de 1952, que tiende a representarlo como un pueblo insurreccional, desde la resistencia al dominio otomán hasta el derrocamiento de Mubarak, pasando por la oposición a la colonización británica y a la monarquía del rey Faruq. Por este motivo, el género del «eslogan revolucionario» tiende a volverse autónomo, a dotarse de sus expertos e historiadores, entre los cuales podemos citar a los especialistas y teóricos reconocidos Kamal Khalil y Zizo Abdo, y, por el lado del campo universitario, al intelectual de izquierda Kamal Moughieth, quien acaba de publicar una historia del eslogan proferido en Egipto1. El género contiene tres formas mayores: el mawzūn, es decir rítmico y la mayoría de las veces con rimas; el que está constituido por una sola frase y que no es rítmico como el que hemos citado en epígrafe; y, en tercer lugar, al-hutāf al-ḥadūṯa, o el «eslogan historia», que nació después de la «Revolución» y que consiste en un relato recapitulativo de ésta, con fines pedagógicos. Dicha forma, ideada por el militante comunista Kamal Khalil, se sitúa fuera del cuadro temporal de nuestro estudio, pero nos parece imprescindible mencionarla aquí ya que explicita un aspecto fundamental del funcionamiento de los eslóganes, o sea su dimensión narrativa.

3En efecto, hay que subrayar el vínculo existente entre lo que aparece como performances singulares y una puesta en discurso más general, un relato o story-telling contestatario, que ha de ser una cuestión central dentro de las reconfiguraciones políticas ulteriores.

De la fórmula a la performance

  • 2 Maingueneau, 2012.

4Los eslóganes se entienden por lo general como «frases sin texto», para retomar la expresión de Dominique Maingueneau2, y suelen ser asimilados a las formas breves que son los aforismos, los chistes, los juegos de palabras, etc. Este aspecto formulario fue señalado abundantemente dentro del marco de la revolución egipcia, ya que los eslóganes se acercan a los chistes políticos y satíricos, los famosos nokat, práctica popular y muy difundida en Egipto, puesta de realce en las coberturas mediáticas que tuvieron como objeto la revolución. Si los eslóganes comparten cierto número de rasgos formales y funcionales con los nokat, es conveniente, a mi juicio, considerarlos como parte también de un conjunto más amplio en el que las fórmulas se hacen eco mutuamente para crear un texto revolucionario que va más allá del mero «hallazgo» de la fórmula. Los eslóganes, aunque con toda evidencia se diferencien de los chistes por unos rasgos formales, parecen estar a medio camino entre dos economías textuales distintas. Hay que considerar por lo tanto la doble potencialidad del eslogan revolucionario que aprovecha, por una parte, la brevedad del enunciado, permitiendo efectos de ritmo, una economía y eficacia de la expresión que lo hace particularmente adaptado a las condiciones de su enunciación —colectiva— como lo veremos; por otra parte, la articulación entre estas diferentes formas breves que terminan constituyendo unos micro-relatos y vuelven inteligible una realidad particularmente caótica.

5La articulación de esta doble dimensión no resulta contradictoria si definimos los eslóganes como matrices textuales, repertorios de fórmulas que los cantantes de los eslóganes utilizan para improvisar. Las fórmulas que sobreviven y tienden a autonomizarse como «frases sin texto» dentro de textualizaciones ulteriores (artículos de prensa, memorias de militantes, recopilaciones de eslóganes) son solo huellas, restos de performances oratorias que se desarrollan en un tiempo más largo. Se debe atribuir este desfase a una percepción diferida de los poderes del eslogan, forma oral cuya duración de vida, bastante breve ya que vinculada con un tiempo determinado de la acción política, se prolonga de manera un poco artificial gracias a sus transcripciones en un soporte escrito. El cambio de soporte —y por consiguiente de contexto— induce profundas modificaciones en el plano pragmático, que después repercuten en la forma misma. No obstante, incluso en las textualizaciones ulteriores, el aspecto formulario oral se mantiene y atestigua la materialidad —sonora, fonatoria, poética— de las performances. En el corpus de los eslóganes revolucionarios egipcios reunidos aquí podemos observar numerosos ejemplos de este fenómeno, ya que numerosos eslóganes aparecen con variantes diferentes. Tal es el caso, en particular, de las interpelaciones directas a Mubarak y su familia, donde las estructuras rítmica y melódica son idénticas:

يا سوزان! قولي للبيه ربع قرن كفاية عليه!
Yā Sūzān, ūlī lil-beyh robʿa qarn kifāya ʿaleyh
(«¡Oh Susana!, dile al Bey: un cuarto de siglo es suficiente para él»)

يا سوزان! قولي للبيه كيلو اللحمة ب ١٠٠ جنيه!
Yā Sūzān, ūlī lil-beyh kīlū l-laḥmeh bi miʾet guineyh
(«¡Oh Susana!, dile al Bey: un kilo de carne cuesta 100 libras»)

يا سوزان! قولي للبيه هي اللحمة طعمها إيه؟
Yā Sūzān, ūlī lil-beyh heya al-laḥma ṭaʿamhā īh?
(«¡Oh Susana!, dile al Bey ¿qué sabor tiene la carne?»)

6Este fenómeno es más llamativo aún con tres series de eslóganes que dieron lugar a la mayoría de los enunciados contestatarios de la primavera árabe en general y de la revolución egipcia en particular. Se trata de todas las variaciones de «El pueblo quiere…», «Pan, libertad, justicia social» y «Abajo, abajo el régimen militar»:

عيش، حرية، عدالة اجتماعية
ʿEyš, ḥorriyeh, ʿadāleh iǧtimāʿiyyeh
(«Pan, libertad, justicia social»)

عيش، حرية، كرامة إنسانية
ʿEyš, ḥorriyeh, karāmeh insāniyyeh
(«Pan, libertad, dignidad»)

تغيير، حرية، عدالة اجتماعية
Taġyīr, ḥorriyeh, ʿadāleh iǧtimāʿiyyeh
(«Cambio, libertad, justicia social»)

7Como lo acabamos de ver, a partir de fórmulas y temáticas recurrentes, relativamente escasas en número, y dentro de los límites impuestos por el marco de la manifestación, los que cantan los eslóganes improvisan. Por supuesto hay que considerar el marco de la performance para examinar la dinámica que informa las hutāfāt (los «eslóganes»). La observación de las manifestaciones y de los sit-in conlleva a establecer esta configuración: se forman unos pequeños grupos dentro de los cuales un individuo conduce el canto con la ayuda de eslóganes reconocidos que permiten pausas y sostienen la performance; luego, otros miembros del grupo toman el relevo, por turnos, mientras el grupo repite los eslóganes entonados por el líder. De esta manera se establece un sistema polifónico, en el que cobran un papel muy importante el reconocimiento y la memorización. Recordemos que la mayoría de los eslóganes egipcios son mawzūn-s, o sea rítmicos, pero no adoptan las formas de la métrica clásica; al contrario, muy melódicos, sacan sus ritmos de la música popular. Por otra parte, además de la improvisación, observar esos grupos permite analizar otra característica: la circulación de los discursos, que apoya la idea según la cual el eslogan constituye una matriz. Fuera de los cortejos llevados por formaciones políticas claramente identificadas, donde algunos asumen el papel de «cantante de eslogan» y organizan los cortejos, los casos a los que aludo son, en efecto, performances espontáneas, muy lejos de ser aisladas. Es fácil ver en estas prácticas unos ecos del folklore egipcio y la influencia de ceremonias religiosas, tanto en la forma que cobran estas agrupaciones como también en la práctica de la improvisación: los mawālid, aniversarios de santos musulmanes, como el de Sayyida Zaynab, el más famoso del Cairo; pero también unos rituales sociales más populares, como las ceremonias de bodas callejeras donde se observan las prácticas de improvisación poética y de justas oratorias. Si, en estas ocasiones diversas, las improvisaciones se encuentran asumidas por una figura de autoridad o por unos «profesionales» de la justa oratoria, como ocurre en las bodas, se puede observar en las manifestaciones una circulación más amplia de la palabra, aunque se impongan naturalmente figuras de líderes, por la calidad de su voz o por la facilidad con la que improvisan. Estas performances son de índole tanto civil como religiosa, siendo ambos aspectos indiscernibles en realidad, pero emergieron como un ritual cívico propiamente revolucionario, dotado de sus códigos y atributos, como bien se nota en numerosos vídeos en los que los manifestantes están reunidos alrededor de la bandera egipcia. En este contexto, el eslogan en tanto que fórmula aparece como un lugar común en la lengua, en sincronía pero también en diacronía: los ritmos y las imágenes vuelven a surgir de luchas pasadas y establecen vínculos con la historia de la comunidad nacional. Las fórmulas permiten una memorización y un reconocimiento fáciles por parte de los recitadores y de los receptores, siendo la frontera entre ambos muy borrosa en los casos que nos interesan, ya que se trata de performances verdaderamente participativas.

8La manifestación se fragmenta de ese modo en varios grupos pequeños dentro de verdaderas performances poéticas, cuyo objetivo en cuanto a la comunicación es doble. Aunque se trata obviamente de dirigirse a los gobernantes, indeseables ahora, o al resto del mundo, ya que es evidente que estas coreografías de manifestaciones han de ser publicitadas por los medios tradicionales o por las nuevas tecnologías de información y de comunicación, uno de los destinatarios es el mismo grupo y, más allá, la manifestación en su conjunto. Como lo subraya el etnomusicólogo Jaume Ayats a propósito de los eslóganes contra la guerra del Golfo en París y en Barcelona:

  • 3 Ayats, 1992, p. 357.

Proferir eslóganes es una «representación», una actualización de un texto comunicativo autónomo reconocible por la comunidad3.

9El proferir eslóganes pone en juego la autoconstitución del grupo y, dentro del contexto revolucionario, excede la simple oposición a la política gubernamental. Se trata de nada menos que de afirmarse como «pueblo» y, de ese modo, redefinir los contornos de la nación en un momento de crisis de creencia, donde se opera una transferencia de soberanía o, más bien, la reconquista de una soberanía popular usurpada. Para reclamar eficazmente el extraordinario poder de la «soberanía popular», es necesario que el colectivo se constituya en multitud, en cuerpo político, y esto no acontece bajo el efecto de una sola fórmula, sino por la repetición de las fórmulas y aserciones que erigen el grupo en pueblo.

  • 4 Goyet, 2006, p. 18.

10En este sentido, hay que considerar la masa de los eslóganes como híper-relato revolucionario, eco y refundición de los discursos de los actores dentro del marco de una performance específica en el seno de la manifestación. Los vínculos que se pueden establecer entonces con la epopeya son de dos órdenes: poético, pero, sobre todo, funcional. En cuanto al vínculo poético, más vale insistir en la presencia de una narratividad mínima, tal vez invisible al principio, que demorarse en el aspecto formulario vinculado con la oralidad. En este sentido es posible destacar un relato que jamás se manifiesta como tal, pero que subtiende la visión de un mundo nuevo —o en proceso de refundación—, un proceso propio de la gesta revolucionaria, que aspira a enmarcar el desorden de la situación de crisis. De este modo, se llega entonces al verdadero vínculo que se puede establecer entre este infra-relato revolucionario y un relato épico, cuyo rasgo común radica en las funciones. Éstas son de dos índoles: una de movilización y de consolidación del grupo, la otra de reducción de la complejidad del mundo y de encuadramiento del caos, capacidad permitida por «la comprensión lúcida y panorámica de un mundo y una cultura», reordenados a partir del punto cero de la revolución4.

Fundación o refundación de la nación en crisis: el esbozo de un híper-relato revolucionario

11Lo que está en juego en la performance de la marcha tal como acabamos de describirla también se encuentra tematizada en el contenido de los mismos eslóganes. El trabajo de redefinición de la comunidad nacional se hace particularmente evidente en la fuerte dimensión epidíctica de los eslóganes, que se materializa tanto en elogios como en reprobaciones articulados en una enunciación colectiva que apunta a la institución del pueblo por sí mismo. Se trata pues de volver a definir un «nosotros» contra un «él» o un «ellos». Destacan dentro de nuestro corpus dos grandes categorías: los eslóganes que expulsan simbólicamente a los enemigos de la Nación, y los que exaltan la cohesión recobrada.

12Gran número de los eslóganes del primer conjunto está constituido por las interpelaciones directas a Mubarak, su familia y su clan, designados como cuerpos ajenos a la Nación. La mayoría de los eslóganes son una variación semántica del famoso «ارحل» («¡vete!»), que pide a Mubarak irse del país:

يا مبارك! يا طيار! الطيارة في المطار!
Yā Mobārak, yā ṭayyār, al-ṭayyāra fī l-maṭār
(«¡Oh Mubarak!, ¡oh aviador!, ¡el avión está en el aeropuerto!»)

13Este eslogan es particularmente atractivo en árabe por las sonoridades que juegan sobre la raíz trilítera que las tres palabras clave de la fórmula tienen en común. En el plano semántico, la hábil referencia al pasado de piloto del Ejército del Aire de Mubarak traza una trayectoria, cómica y lógica, que lo lleva de su condición de dictador a su salida de Egipto. Otro eslogan explicita su expulsión fuera del cuerpo popular, único depositario de la soberanía política:

يا مبارك! چالك يوم كل الشعب عليك يقوم
Yā Mobārek, gālek yūm kol l-šaʿb ʿaleyk yaʾūm
(«¡Oh Mubarak!, ¡te llegó el día en que el pueblo entero contra ti se levanta!»)

14Es de notar la insistencia sobre la noción de totalidad dentro de esta fórmula, aunque «el pueblo entero» se explique probablemente por razones rítmicas. Desde el punto de vista gramatical, Mobārak y šaʿb ocupan la postura privilegiada de las palabras significantes dentro del eslogan, asociadas aquí en una relación de oposición y de exclusión: Mubarak ya no forma parte del pueblo. Esta relación es una puesta en escena, ubicada en un espacio de la arquitectura sonora —y luego, en un segundo tiempo, visual— de la fórmula.

15También es el caso cuando se dirigen a los miembros de la familia Mubarak, Susana su esposa y Gamal su hijo, interpelados irónicamente por el pueblo egipcio para que intercedan en su favor:

يا سوزان! قولي للبيه ربع قرن كفاية عليه!
Yā Sūzān, ūlī lil-beyh kīlū l-laḥmeh bi miʾet guineyh
(«¡Oh Susana!, dile al Bey: un cuarto de siglo es suficiente para él»)

16Pero también a su «pandilla» (عصابة), los servicios de inteligencia, el gobierno, los ministros, designados todos como los enemigos interiores de la nación, acusados de expoliar el país para su propio provecho y de despojar al pueblo egipcio. La acusación por robo es recurrente en los eslóganes:

باعو الارض، و باعو المياه…
الدولة يا شباب حبها حرامية

Bāʿū al-arḍ, wa bāʿū al-meyyeh…
al-dawla yā šabāb ḥebbahā ḥarāmeyyeh

(«Vendieron la tierra, y vendieron el agua…
el Estado, ¡oh juventud!, su devoción es bastarda»)

17La fuerte presencia de esta temática es reveladora de la crisis de legitimidad del régimen. En el momento en que el pueblo se reapropia de la soberanía, importa subrayar su usurpación por parte de los dirigentes, la mayoría de las veces para el provecho del «extranjero», otra temática esencial y constante dentro del contexto de crisis revolucionaria. La imagen del robo metaforiza el control del ejército y del Estado sobre la mayoría de los sectores industriales y económicos, y le da una forma al espolio económico y simbólico de los recursos del país (el Nilo, el agua, la tierra). En estos enunciados, y en particular en el último, podemos observar una forma de narrativización mínima que, en sus distintas variantes, viene a apoyar la reivindicación principal formulada en el eslogan

«El pueblo quiere la caída del régimen».

18El otro aspecto de estos insultos y reclamaciones es evidentemente la exaltación de una unidad nacional orgánica, amenazada por los enemigos identificados:

الرئيس و الوزير قتلوا إخواننا في التحرير
Al-raʾīs wa l-wazīr atalū iḫwānnā fī l-taḥrīr
(«El presidente y el primer ministro mataron a nuestros hermanos en Tahrir»).

  • 5 Abou al-Kacem Chebbi (1909-1934) es considerado como el poeta nacional tunecino por denunciar el c (...)

19La metáfora familiar, muy frecuente en los eslóganes, es indudablemente el contrapunto de esta exclusión: evocar a «nuestros hermanos», a Egipto como «madre patria», nos hace entrar en el segundo aspecto de esta refundación que, después de hacer tabula rasa del régimen, celebra la unidad nacional. El término «nación» (وطن) aparece poco, pero sus equivalentes «pueblo» (شعب) y «Egipto» (مصر) —como en el famoso eslogan «الشعب يريد اسقاط النظام», «al-šaʿb yurīd isqāt al-niẓām!» («¡El pueblo quiere la caída del régimen!»)— son muy frecuentes. Este eslogan, seguramente el más famoso de los eslóganes revolucionarios del año 2011, surge en Túnez inspirado en los primeros versos del poema «La voluntad de vivir» del poeta tunecino Abou al-Kacem Chebbi5, escrito durante las luchas por la independencia. En este eslogan sintácticamente simple, el pueblo, opuesto al régimen, afirma una voluntad colectiva que pasa por la enálage de persona: el «nosotros», que tendría que ser el de la muchedumbre reunida para pedir efectivamente la caída de los dirigentes, se convierte en el «pueblo», y la marca de la tercera persona del singular tiene como efecto performativo identificar la muchedumbre con el pueblo, gracias a este rodeo pronominal.

  • 6 Desde el principio de la revolución, y a despecho de toda verosimilitud estadística, las marchas y (...)

20La temática de la «familia», omnipresente en estos eslóganes de elogio, es a menudo reforzada por las metáforas del «cuerpo social»: se dice del pueblo que está unido «como una sola mano», mientras que los dictadores son «los gusanos en los huesos» del cuerpo nacional. Si se tematiza la idea de lo colectivo en los eslóganes, y especialmente a través del «millón»6, importa menos la idea de multiplicidad que la de cohesión orgánica. Al subrayar la unión de los diferentes elementos de la colectividad, la imagen de la familia es particularmente potente: se hace hincapié sucesivamente en los vínculos de fraternidad entre los manifestantes, especialmente con los que están muertos, y en los de maternidad/paternidad con la entidad abstracta que es Egipto.

  • 7 Hay que notar que este eslogan está actualizado a partir de un eslogan pro-nasserista cantado en 1 (...)

مصر! يا ام شبابك! اهم دول يفدوكي بالروح و الدم
Miṣr, yā umm šabābek, ahamm dūl yefdūkī bi l-rūḥ wa l-damm
(«Egipto, ¡Oh Madre de tus hijos!, los más importantes son los que por ti sacrifican su alma y su sangre»)7.

21Egipto se encuentra designado con el tópico de la madre, cuyos hijos son los ciudadanos. El motivo del sacrificio se asocia a menudo a la relación madre-hijo, como en este eslogan, que intensifica el móvil de los martirios muy presentes en los eslóganes. La estructura tripartita del sacrificio es significativa y sintomática de la dirección hacia la cual se dirige el movimiento colectivo. Por el contrario, se encuentran figuras que encarnan la disolución del vínculo: el terrorista o el beltāguī (bandido, mercenario). De fuerte carga polémica, estos términos son instrumentos clásicos de descalificación de las fuerzas revolucionarias que los utilizan como figuras repelentes en sus eslóganes. Así, los eslóganes como

دي أرضنا! احنا لوحدنا! حسني مبارك مش مننا!
Dī arḍinā, eḥnā liwaḥednā, Ḥosnī Mobārek meš mennā
(«Ésta es nuestra tierra, estamos unidos, Hosni Mubarak no forma parte de nosotros»)

tienden a constituirse en un discurso de un «nosotros» depurado de sus elementos corruptores.

22Si bien es cierto que no se puede hablar propiamente dicho de «narración» a lo largo de los diez y ocho días de revueltas, a causa de la suspensión del tiempo durante la espera de la marcha de Mubarak, en cambio vemos cómo se van dibujando los contornos de un conflicto polarizado entre los «buenos» actores (revolucionarios, ciudadanos, etc.) del lado del pueblo y los «malos» actores (tiranos, foráneos, agentes del extranjero, etc.). Los eslóganes esbozan así en líneas generales una lucha en la que el pueblo es el héroe que salva a Egipto de la tiranía. Esto pasa por la constitución de micro-narraciones que metaforizan situaciones reales (los vínculos de Mubarak con algunas potencias extranjeras, el monopolio del ejército y del Estado…), puestas en imagen por eslóganes elípticos y alusivos, que recurren al método de la condensación. Se puede citar como ejemplo la invitación dirigida a Mubarak a que se vaya a Arabia Saudita, siguiendo a Ben Alí:

يا مبارك! يا مبارك! السعودية في انتظارك!
Yā Mobārek!, Yā Mobārek, al-suʿūdiyyeh fī intiẓārek
(«¡Oh Mubarak!, ¡Oh Mubarak!, Arabia [Saudita] te espera »)

23La rima interna y el ritmo del eslogan permiten asociar directamente Mubarak con un país considerado el enemigo de los pueblos árabes en revolución, y evocar, de paso, el destino de otro dictador derrotado, así como los vínculos entre Mubarak y Arabia Saudita.

  • 8 Benjamin, 2000, pp. 150-151.
  • 9 Butler, 2013.
  • 10 Esta dimensión normativa se ve confirmada con la promulgación de reglas que pretendían supervisar (...)

24Si, según Walter Benjamin, los proverbios pueden ser considerados como «el ideograma de un relato8», por su lado los eslóganes proporcionan imágenes llamativas, y fácilmente memorizables, de acontecimientos o de elementos de la historia nacional de todos conocidos y descifrables por los que forman parte del «concierto de la nación». A esta operación de condensación, corresponde la operación de expansión contenida virtualmente en los eslóganes. Así, las modalidades de la relación entre estas formas breves y la puesta en relato de la gesta revolucionaria son diversas: si bien es posible articular las fórmulas entre ellas para constituir un relato esquemático que entrega la visión simplificada de una realidad particularmente agitada, las mismas fórmulas presentan una puesta en relato mínima, un «panel» de narraciones posibles, que permite ofrecer la visión panorámica de una sociedad que se está reconfigurando gracias a ese momento revolucionario. Encontramos entonces una de las fuertes características de esas fórmulas breves: su dimensión performativa, entendida en un sentido mucho más extenso que el que prevalece en la lingüística enunciativa9. Esta dimensión performativa supera las peticiones sencillas expresadas en las fórmulas individuales (renuncia del dictador, caída del régimen, etc.) y se inscribe dentro de un movimiento más extenso de refundación simbólica, que gira en torno a un eje central: la autoconstitución de un pueblo en eslóganes. En estas condiciones, la caracterización positiva («revolucionario», «héroe», «mártir», etc.) o negativa («mafia», «terrorista», «bandido», etc.) se inscribe dentro de un movimiento amplio de refundación popular a la medida del evento revolucionario, tal como existió durante los diez y ocho días que duró el sit-in de la plaza Tahrir10.

25Walter Benjamin afirma que los proverbios «son las ruinas que están ocupando lugares de viejos relatos, y en las que, como la hiedra en la muralla, una moraleja se enreda sobre un gesto». De la misma manera, en una época en la que las formas narrativas largas como la epopeya están en abandono, podríamos considerar que las funciones con las que se suele asociar tradicionalmente existen —antes de cualquier textualización: novela, memorias, oficiales o no— dentro de las prácticas de producción poética popular que son los eslóganes revolucionarios. No se trataría tanto de «ruinas» sino del esbozo del gran relato revolucionario que sustentaba, y que sustenta cualquier movilización colectiva en un contexto de crisis política tan radical como la que conoció Egipto a partir de enero de 2011. Creación y propiedad, hasta cierto punto, de un «pueblo» egipcio en rebelión contra la dictadura, la plasticidad y el carácter esquemático del eslogan le permiten volver a darle sentido a una realidad desordenada, y lo hacen igualmente apto a la instrumentalización por parte de las autoridades, como lo demostró ampliamente lo que aconteció después. Este aspecto, muy lejos de ser anecdótico, demuestra, por el contrario, el poder de legitimación de estas fábricas de sentido contemporáneas que hicieron de la definición de la «Revolución» egipcia y de sus actores un problema crucial de las reconfiguraciones políticas que siguieron los sublevamientos del año 2011.

Notes

1 Kamal, 2014.

2 Maingueneau, 2012.

3 Ayats, 1992, p. 357.

4 Goyet, 2006, p. 18.

5 Abou al-Kacem Chebbi (1909-1934) es considerado como el poeta nacional tunecino por denunciar el colonialismo bajo el protectorado francés. Se leen y estudian sus obras por todo el mundo árabe y los dos versos de apertura de su poema «La voluntad de vivir» fueron integrados al himno nacional.

6 Desde el principio de la revolución, y a despecho de toda verosimilitud estadística, las marchas y manifestaciones fueron llamadas «marchas del millón» ya que habrían reunido a un millón de personas en la plaza Tahrir. El eslogan se hace muy rápidamente emblemático y las marchas se hacen al ritmo de «melyūneyyeh, melyūneyyeh».

7 Hay que notar que este eslogan está actualizado a partir de un eslogan pro-nasserista cantado en 1967 durante la guerra de los Seis Días.

8 Benjamin, 2000, pp. 150-151.

9 Butler, 2013.

10 Esta dimensión normativa se ve confirmada con la promulgación de reglas que pretendían supervisar la nueva vida en la «República de la plaza Tahrir», reglas efímeras e inéditas en su mayoría, que bien muestran este deseo de refundación social radical, no obstante sin anticipar sobre su estabilidad futura.

Auteur

Université Sorbonne Nouvelle – Paris 3

Maud Gaultier (Traducteur)

© Casa de Velázquez, 2019

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search