Version classiqueVersion mobile

Escribir la democracia

 | 
Anne-Laure Bonvalot
, 
Anne-Laure Rebreyend
, 
Philippe Roussin

I. — La transición democrática como cultura e imaginario social: el caso español

La lucha por el significado de la democracia española

Análisis crítico del concepto CT o «Cultura de la Transición»

Sara Santamaría Colmenero

Texte intégral

A la memoria de Rafael Chirbes

  • 1 Chirbes, 2006, p. 238.
  • 2 Ibid. p. 239.
  • 3 Agradezco a Julián Sanz Hoya y Xavier Andreu Miralles sus comentarios sobre este artículo. Sus car (...)
  • 4 Molinero (ed.), 2006.
  • 5 Martínez, 2012b.
  • 6 Además de en las redes sociales y en algunos medios de comunicación, el concepto CT fue bien recib (...)

1«Tras el fallecimiento del dictador, la transición hacia la Segunda Restauración fue […] una lucha por construir otros relatos, ya que los que había creado el franquismo en sus diversas variantes […] no servían para participar en el gran coro de las narraciones europeas1», escribía Rafael Chirbes hace más de diez años. «El nuevo régimen […] —afirmaba— sólo podía nacer de la desmemoria, del olvido2». Cuando se celebraba el 30 aniversario de la muerte del dictador, Rafael Chirbes expuso su interpretación de la transición en un auditorio repleto de historiadores, en el marco de un congreso que tenía por objeto hacer un balance historiográfico sobre aquel periodo. A ojos de Chirbes, en los Pactos de la Moncloa, las clases medias cultas, los intelectuales, la cúpula del movimiento obrero y la alta burguesía habían sellado el desmantelamiento de los discursos republicanos, «más o menos proletarios y radicales», y se habían puesto de acuerdo acerca de cuál había de ser la narración canónica de esos años. Según Chirbes, ese pacto, esa renuncia, era lo que los libros de Historia llamaban «la Transición»3. Las ponencias de aquel congreso, incluida la del escritor, fueron publicadas al año siguiente4. Ocho años después de aquel encuentro, en medio de la crisis económica, un libro colectivo señalaba también los Pactos de la Moncloa como el momento fundacional de un paradigma cultural que había predominado en España durante más de treinta años5. Ese paradigma era bautizado entonces como CT o «Cultura de la Transición». En el contexto del movimiento de los indignados y de las movilizaciones ciudadanas posteriores, este concepto parece mostrarse útil en la lucha política por establecer nuevos significados de democracia6. No obstante, como herramienta para el análisis histórico, este presenta algunos problemas.

  • 7 Sewell, 2005.
  • 8 Baker, 2006.

2En este trabajo realizo una lectura crítica del concepto CT como categoría de análisis histórico. Mi objetivo es poner de manifiesto los metarrelatos en los que se inserta y sus principales limitaciones, con el fin de contribuir —desde un punto de vista teórico— al análisis de los discursos culturales, políticos y económicos dominantes durante la democracia española. Sobre la base de estudios desarrollados por William H. Sewell, Chantal Mouffe, Ernest Laclau o Stuart Hall propongo analizar esos discursos poniendo énfasis en el estudio de la lucha por establecer un significado hegemónico de la democracia. Esta propuesta, situada en la órbita de la historia y los estudios culturales, se fundamenta sobre una noción de cultura entendida como la interrelación dialéctica entre un sistema de símbolos disponible y las prácticas de los individuos que utilizan dicho sistema e incluso pueden llegar a subvertirlo, transformando así —a través de sus prácticas— los significados y el propio sistema simbólico7. En la última parte de este artículo, ejemplifico mi propuesta en el ámbito que me resulta más familiar, el de la lucha por el significado del pasado reciente que ha tenido lugar en las últimas décadas en el contexto español. Me referiré concretamente a la lucha por establecer un relato hegemónico sobre la Guerra Civil española, el franquismo y la transición. Incorporo para ello la noción de «cultura política»8 con el objetivo de subrayar el carácter político de una lucha en la que participan las y los novelistas españoles contemporáneos.

CT y hegemonía cultural

  • 9 Hablaré de «teóricos de la CT» para distinguirlos de aquellos autores a quienes estos identifican (...)

3A finales de la primera década del siglo xx el periodista Guillem Martínez acuñó el término CT para nombrar las dinámicas culturales predominantes en la democracia española desde la transición. Este concepto fue desarrollado más tarde, en el contexto posterior al 15-M, por un grupo de intelectuales que, partiendo de la idea de Martínez, lo utilizaron para analizar diversos ámbitos de la realidad española. Los ensayos de todos ellos dieron lugar a un libro colectivo, coordinado por este autor, que lleva por título CT o la Cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española. A la luz del impacto que ha tenido en ciertos sectores de la sociedad española y en algunos ámbitos académicos, puede decirse que este conjunto de ensayos ha logrado poner en el punto de mira las dinámicas culturales de la democracia española, el llamado «Régimen cultural del 78», y que ha azuzado el debate en torno a cómo los españoles imaginamos la democracia. La noción de CT es fruto de una elaboración colectiva y procede de paradigmas teóricos distintos, de ahí que contenga en su seno algunas contradicciones. Además se refiere al mismo tiempo a diversas cuestiones. En este trabajo tengo en cuenta fundamentalmente las aportaciones de sus principales teóricos —Guillem Martínez, Amador Fernández-Savater e Ignacio Echevarría—, cuyos artículos han contribuido de forma más clara a la definición del concepto y sobre los que se han basado el resto de autores9.

  • 10 En este sentido, el concepto de cultura implícito en la noción de CT conjuga bien con la noción de (...)
  • 11 Según varios autores de CT o la Cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española, e (...)
  • 12 En esta misma línea, y en un sentido similar al que señalaba Rafael Chirbes, autores como Luis Mor (...)
  • 13 Mouffe, 1991; Sewell, 2005.

4El concepto CT comprende la cultura en varios sentidos diferentes. Por un lado se refiere a los productos culturales realizados por los «profesionales» de la cultura. Por otro, a la industria cultural que permite la creación y distribución de dichos productos, controlada por el Estado mediante el sistema de subvenciones. Y, finalmente, designa también el imaginario que unos y otros dibujan sobre la realidad española, los modos de pensar y hacer dominantes. La CT es entendida asimismo, fundamentalmente, como la expresión cultural del neoliberalismo español, es decir, como la ideología de aquellos que controlan los medios de producción (la industria cultural)10. La CT se presenta así como la expresión cultural de los Pactos de la Moncloa11. Esta aproximación supedita la ideología a la esfera material y no logra abandonar por completo el paradigma economicista, ni tiene en cuenta suficientemente el contexto histórico12. El concepto CT muestra de este modo algunas de sus limitaciones. Desde una perspectiva constructivista, diversos autores influidos por el posestructuralismo han defendido que las condiciones materiales y económicas, y la posición que los individuos ocupan en la sociedad, si bien constituyen elementos claves a tener en cuenta, no determinan el pensamiento, la cultura, ni la ideología de las personas13. Esos condicionantes tampoco explican, por sí mismos, cómo y por qué determinadas formas de pensar y actuar se imponen sobre otras. Frente al paradigma explicativo materialista-determinista, estos autores conciben la sociedad y «lo real» como un espacio discursivo cuyo estudio exige prestar atención a las luchas por el significado que tienen lugar en diferentes contextos históricos.

  • 14 Martínez, 2012b, p. 22. La cultura es así comprendida fundamentalmente como las «políticas cultura (...)
  • 15 Foucault, El orden del discurso; Mouffe, 1991.

5Por ejemplo, en la descripción realizada por Guillem Martínez la CT designa una cultura vertical, emanada y controlada desde el Estado, que busca la cohesión a través de la propaganda. Este concepto comprende la cultura como una esfera autónoma, diferenciada claramente de —y subordinada a— las esferas de la economía y la política, entendidas en un sentido tradicional como el ámbito de las relaciones de producción y como el quehacer de las instituciones, respectivamente. En esta línea el concepto CT es utilizado para referirse especialmente a la actividad de ciertos profesionales de la cultura y su producción, e implica el control por parte del Estado de un ámbito productivo específico, el ámbito cultural, espacio que a su vez se encuentra subordinado a los mercados14. Sin embargo, esta interpretación pasa por alto que el poder no se ejerce nunca exclusivamente en una sola dirección, desde arriba hacia abajo, sino en múltiples direcciones y en todos los niveles de la sociedad, aunque en condiciones y con consecuencias diferentes15. Como afirman los teóricos de la CT, los intelectuales ejercen una función política en la lucha de poder. Sin embargo, en tanto que estos teóricos ponen su foco de atención en una única dirección de las relaciones de poder —de arriba a abajo— subestiman en mi opinión la capacidad de los individuos para contrarrestar las dinámicas del Estado de formas diversas. Las posibles prácticas de resistencia que se sitúan en los márgenes del modelo hegemónico no encuentran lugar en un modelo explicativo que tiende a presentarse como una matriz cerrada y omniabarcadadora.

  • 16 Pablo Sánchez León ha puesto de manifiesto también este problema en una valiosa reseña del libro C (...)
  • 17 Klemperer, 2004. Agradezco a Germán Labrador haber llamado mi atención sobre este hecho.
  • 18 Fernández-Savater, 2013a.
  • 19 Fernández-Savater ha reflexionado sobre algunos de esos movimientos alternativos o disonantes, com (...)
  • 20 El poder no debe ser visto, por tanto, como una relación externa entre dos identidades preconstitu (...)
  • 21 Mouffe, Chantal, «¿Qué es política?», conferencia pronunciada el 24 de julio de 2015 en el marco d (...)

6En otras palabras, el problema de la agency, la capacidad de actuar de los individuos, no encuentra acomodo en el esquema vertical de las relaciones de poder descritas por los teóricos de la CT16. El concepto CT, en tanto que cultura vertical promovida por el Estado y sistémica, no ofrece una explicación satisfactoria de la acción de los individuos, que quedan supeditados de algún modo a una estructura o marco regulador, frente al cual tienen escasa capacidad de reflexión, decisión o acción. De este modo, los individuos —tanto aquellos que reproducen los discursos dominantes, como los que los combaten— son despolitizados. Al concebir la cultura como un espacio dominado por las instituciones y los mercados, esta noción no permite una lectura crítica y autocrítica sobre la responsabilidad ciudadana. La CT es de este modo personificada y mostrada en ocasiones como un «ente» con capacidad de decisión y actuación por sí mismo, como una «mano invisible» cuya cabeza pensante no se sitúa claramente en ningún lugar. Martínez toma como inspiración para definir la CT el concepto de LTI (Lingua Tertii Imperii) —la lengua del Tercer Reich— desarrollado por el filólogo judío-alemán Víctor Klemperer17. Klemperer utilizó esta idea para designar las estructuras de pensamiento (y del lenguaje) imperantes en la Alemania de los años treinta y cuarenta, durante el ascenso y la dominación del nazismo. Para Klemperer la LTI es una estructura poderosa y pobre a la vez, en tanto que piensa el mundo de una manera tremendamente reduccionista y carente de problemas, pero presente de tal forma en el imaginario alemán de aquella época que era capaz de modelar no solo la manera de pensar de la mayor parte de la población alemana, sino también el pensamiento de los perseguidos por el nazismo, incluidos los judíos. La LTI nombra, por tanto, el paradigma cultural dominante del nazismo. Ahora bien, tomar como referencia el paradigma cultural de un Estado totalitario para definir el paradigma cultural de la democracia española conlleva el riesgo de confundir lo que Amador Fernández-Savater identifica acertadamente como los «límites de lo visible, lo decible y lo pensable» con la falta de libertad de expresión propia de un régimen dictatorial18. En tanto que tiende a designar una estructura totalizadora, emanada desde el Estado en connivencia con los mercados, el concepto CT no permite explicar satisfactoriamente la existencia de otros movimientos, acciones y relatos que no coinciden con las dinámicas consideradas paradigmáticas durante la democracia española y han tenido, sin embargo, posibilidad de existir, aunque lo hayan hecho al margen de los grandes medios de comunicación o en ocasiones sirviéndose de ellos. Así pues, en el esquema explicativo de los teóricos de la CT los sujetos son despolitizados, ya que su capacidad de acción y su iniciativa política quedan muy reducidas frente a un poder omnipresente y vertical que domina aparentemente todo. De este modo, se corre el riesgo, por un lado, de naturalizar el paradigma cultural dominante, olvidando su carácter histórico y contingente. Y, por otro, se corre también el riesgo de explicar de forma ahistórica los discursos alternativos existentes que —aunque marginales y sin duda marginados— son presentados como «fallos en la matrix» o, de manera teleológica, como precuelas del 15-M19. Pensar un paradigma cultural como un marco totalizador supone desestimar, desde mi punto de vista, las acciones de los individuos que utilizan ese sistema, se confrontan con él e incluso pueden llegar a subvertirlo. En este sentido, entendiendo la cultura como lo hace Sewell, la capacidad explicativa del concepto CT como categoría de análisis crítico resulta limitada, ya que no permite explicar los procesos a través de los cuales el orden simbólico dominante se impone y se mantiene como tal, ni cómo los individuos participan en esos procesos de formas diversas. En tanto que la CT se refiere fundamentalmente a una estructura cultural hegemónica y omnipresente, todo aquello que no responde a los presupuestos definidos en ella queda fuera de sus límites explicativos y es calificado homogéneamente como «no-CT». Sin embargo, los procesos a través de los cuáles un paradigma se constituye como hegemónico son complejos y no pueden reducirse a una explicación basada en una lógica binaria según la cual se «está dentro» o «se está fuera» (de la CT). Esa lógica genera dos identidades contrapuestas «CT» y «no-CT» que se construyen de manera continua en la lucha de poder, pero que no preexisten a ella20. Formulando una lógica binaria los teóricos de la CT ejercen un poder cuyos mecanismos son similares a la lógica que critican. Desde un espacio simbólico legitimado, en el contexto posterior al 15-M, se arrogan la capacidad de definir qué es y qué no es CT. El término CT les permite identificar lo que entienden como un aparato propagandístico desarrollado por el Estado en los últimos treinta años. Su objetivo es crear una herramienta analítica que permita pensar los mecanismos y dinámicas culturales de la democracia y, por otro lado, que haga posible «nombrar al enemigo», es decir, determinar claramente un adversario. De este modo esta noción actúa como una etiqueta apta para prender en el conjunto de la ciudadanía y puede resultar efectiva en la lucha contra el status quo. No obstante, como ha señalado Chantal Mouffe, en la lucha por la hegemonía no basta con identificar y determinar al adversario, ni siquiera con lograr el control de las instituciones del Estado21. La lucha por la hegemonía constituye un proceso largo que requiere generar una conciencia hegemónica entre la ciudadanía. Construir ese espacio hegemónico supone un mayor grado de autoconciencia por parte de los intelectuales acerca de lo que significa el dominio de ese espacio. Todo discurso hegemónico, por muy democrático que sea, se constituye siempre sobre la base de una exclusión. Tomar conciencia de esto resulta crucial.

  • 22 Hall, 2010, p. 187.
  • 23 Laclau, Mouffe, 1987.

7Se muestra necesario, por ello, desterrar del análisis esa lógica binaria, excesivamente reduccionista, que si bien permite describir un paradigma hegemónico dominante, no explica satisfactoriamente cómo y por qué ese paradigma ha logrado ocupar un espacio hegemónico y se ha mantenido en él a lo largo del tiempo. En este sentido resulta útil tener en cuenta la noción de hegemonía de Antonio Gramsci, tal y como ha sido desarrollada posteriormente por autores como Laclau, Mouffe o Stuart Hall. Todos ellos han demostrado cómo la hegemonía de determinadas formas de pensamiento —en un régimen no totalitario— se logra fundamentalmente por medio del «liderazgo cultural o intelectual» y no solo por medio de la coacción ideológica (legal y legítima) ejercida por el Estado. Es decir, según estos autores, el espacio hegemónico conlleva ganar para una determinada causa el consentimiento activo de los ciudadanos. En relación con esto, Stuart Hall ha analizado la relación de los medios de comunicación con el Estado y con la producción de discursos culturales dominantes. Su enfoque contrasta en mi opinión con el que desarrollan la mayor parte de los teóricos de la CT, aunque no todos. Según Stuart Hall, en un sistema formalmente democrático, no se trata de determinar la existencia de un gobierno o un Estado que coacciona a sus medios de comunicación, sino de analizar cómo estos medios, «libres» teóricamente de coacción, producen y reproducen los discursos dominantes22. Analizar ese proceso implica considerar el paradigma dominante —«el consenso»—, no como una estructura cerrada y fija —como es dibujada a menudo por los teóricos de la CT—, sino como un consenso conflictivo, que se mantiene precisamente en oposición a prácticas antagónicas y donde la hegemonía es siempre contingente23.

  • 24 Gonzalo Pasamar ha estudiado, por su parte, los diversos relatos sobre la transición que se fueron (...)

8Así pues, no se trata únicamente de describir el consenso hipnótico de la democracia española en torno a la transición, sino de explicar cómo se produce ese consenso y a qué intereses obedece. Se trata, por tanto, de estudiar cómo y por qué determinados discursos se han mantenido en una posición hegemónica a lo largo de cierto período de tiempo. Desde esta perspectiva, la lucha por establecer el significado de la democracia no habría comenzado el 15 de mayo de 2011, como señalan los teóricos de la CT, sino mucho antes incluso de que España disfrutara de un sistema democrático24. No obstante, desde el momento en que los indignados ocuparon masivamente las plazas a lo largo de todo el territorio del Estado, con la aprobación de gran parte de la población —fuera y dentro del espacio simbólico de las plazas— esa lucha se hizo más evidente que nunca. Nuevas formas de entender la democracia se mostraron capaces de disputar la hegemonía al paradigma que había imperado desde la transición. Por todo ello, dar cuenta de las luchas constantes que han configurado el pensamiento dominante durante la democracia me parece fundamental.

La transición en el concepto CT

  • 25 Radcliff, 2011; Saz, 2011; Ysàs, 2009 y 2010; Martín García, 2008; Baby, 2012.

9El concepto CT conlleva una fuerte crítica al proceso político y social de la transición y a la actuación de la izquierda durante y después de ese proceso. Considero que este concepto y el discurso sobre la transición que desarrolla deben ser abordado como objeto de estudio en sí mismos. La utilización del concepto CT supone una crítica no solo al bipartidismo de la democracia, al «PPSOE» al que se referían las y los indignados, sino sobre todo a la socialdemocracia, a los sindicatos y a los principales partidos de la izquierda, incluida Izquierda Unida. Puede ser visto por tanto como un revulsivo desde la izquierda contra los sectores acomodaticios de ésta que habrían abandonado supuestamente la «utopía» democrática en el proceso de transición de la dictadura a la democracia. La noción de CT concuerda con el pensamiento de aquellos que interpretan la transición como un pacto orquestado exclusivamente entre las élites del régimen y los dirigentes de la oposición y los sindicatos. Paradójicamente, esta lectura, centrada en el proceso de cambio político-institucional simbolizado en los Pactos de la Moncloa, en la Constitución y en la Monarquía, no da cuenta de la enorme importancia que tuvo la movilización ciudadana —no solo la movilización obrera— en el tardofranquismo y especialmente en los meses posteriores a la muerte de Franco. Fue esa presión la que forzó al Gobierno a abrir un proceso democratizador. Diversos expertos han demostrado cómo la conflictividad social que precedió a las negociaciones influyó decisivamente en ellas. El papel de las élites y la agenda política estuvieron condicionados por la presión en la calle25. Poniendo el foco en el pacto político entre las élites y descontextualizando en cierto modo aquel proceso, la noción de CT, tal y como es mayoritariamente utilizada por la crítica cultural, deja en un segundo plano explicativo a la ciudadanía que participó activamente en aquel proceso de cambio y se sintió protagonista del mismo.

  • 26 Para una crítica del relato sobre el fracaso de la nación española, véanse Burdiel, 1998; Archilés (...)
  • 27 En este sentido, la interpretación que realiza Guillem Martínez del concepto CT, como un fenómeno (...)

10De este modo, el concepto CT se sitúa en la estela de las críticas a la transición llevadas a cabo por autores como Vicenç Navarro o Juan Carlos Monedero. En esta línea, buena parte de los autores que han teorizado sobre la CT interpretan la realidad española como una excepción dentro del paradigma occidental. El concepto CT suele utilizarse para designar la cultura nacional española y, por tanto, un conjunto de dinámicas diferenciadas de las del resto de los países occidentales que estarían vinculadas con la esencia de la nación española y que constituyen supuestamente manifestaciones de una patología propia de la misma. En este sentido, el concepto participa de un relato ampliamente extendido e interiorizado en el imaginario público y académico —dentro y fuera de España— sobre la excepcionalidad de la historia de España, que es interpretada como una sucesión de fracasos: fracaso de la revolución liberal, fracaso de la revolución industrial, fracaso de su Ilustración, fracaso del proceso de nacionalización, fracaso de la modernización española, fracaso del proceso de transición a la democracia, fracaso del proceso de democratización, fracaso del proceso de confrontación con su pasado traumático, etc.26. Este relato sobre la historia de España entendida como un permanente fracaso, en comparación con la historia de otros países, se inscribe en las teorías de la modernización y en una concepción de la historia como un proceso lineal y ascendente que presupone la existencia de un único camino para alcanzar la «modernidad». En este sentido, los teóricos de la CT comparten con numerosos críticos literarios y escritores un mismo metarelato sobre la historia de España, muy extendido también entre la población española en general, cuyo origen se remonta a la crisis de 1898. En ese relato, el franquismo constituye el epítome de una historia plagada de fracasos y excepcionalidades que la transición no habría permitido superar. Sin embargo, la CT, tal y como es descrita por sus teóricos, no se muestra tan diferente de la cultura de masas y de las dinámicas neocapitalistas imperantes en otros países europeos. De hecho, varios de los autores que desarrollan ese concepto así lo manifiestan también27.

  • 28 La interpretación de la realidad española contemporánea como una patología, como una excepción en (...)
  • 29 Molinero, 2010. Esta autora ha estudiado también el significado que tuvo la política de «reconcili (...)
  • 30 Véase Vinyes, Ricard, «La reconciliación como ideología», El País, 12 de agosto de 2010, [disponib (...)
  • 31 Fernández-Savater se ha referido a la CT también como «cultura consensual» (Fernández-Savater, Ama (...)
  • 32 Este mismo proceso de victimización y despolitización de los actores del siglo xx se ha producido (...)
  • 33 Vinyes, 2014a.

11En el relato sobre el fracaso de la nación española, las deficiencias de las políticas sobre el pasado, implementadas durante la democracia, constituyen un ejemplo más del carácter excepcional de esta nación en el mundo «occidental»28. El significado de la democracia ha estado en disputa, en los últimos años, de una manera especial en relación con la cuestión de las políticas de la memoria. A trazo grueso, y dejando de lado a los «neofranquistas» que reactualizan las tesis franquistas sobre la guerra, puede decirse que la disputa por el significado del pasado se ha librado especialmente entre aquellos que interpretan la transición como un «pacto de olvido» y los que, por el contrario, subrayan la presencia del recuerdo de la Guerra Civil durante aquellos años. En relación con esto, cabe preguntarse con Carme Molinero si no estaremos culpando a la transición de las carencias de la democracia29. Nombrar el paradigma cultural dominante de los últimos años en función de la transición, como ocurre con el concepto CT, favorece a mi juicio esa confusión. En esta misma línea, resulta útil diferenciar, siguiendo a Ricard Vinyes, la reconciliación entendida como «proyecto político» —apadrinado por el Partido Comunista de España desde 1956— de lo que este historiador denomina la «ideología de la reconciliación» o «ideología del consenso»30. El proyecto político de reconciliación estaría simbolizado por la Constitución de 1978 y el Parlamento español. La «ideología de la reconciliación» se refiere por el contrario a las políticas de la memoria y sus manifestaciones culturales, desarrolladas por el Estado español durante la democracia31. Según Vinyes, el Estado español ha creado un espacio de consenso moral y político mediante la institucionalización del llamado «sujeto-víctima»32. Este relato del consenso ha generado una memoria nacional y administrativa que se ha mostrado como una memoria única. A ojos de este historiador, el relato del consenso es un relato nacional y patriótico capaz de generar una confluencia porque, apadrinado por la Corona, considera que todos los torturados, dañados y ultrajados son iguales. De este modo, este relato despolitiza a los sujetos que padecieron violencia en contextos y por causas diferentes. En él, la memoria de aquellos que lucharon por la democracia debe mantenerse en el espacio privado y lejos del ámbito público porque contribuye supuestamente a abrir las heridas del pasado. Vinyes considera, por el contrario, que la «memoria democrática» debe fundamentarse no sobre la ideología de la reconciliación o del consenso, sino sobre el patrimonio ético de aquellos ciudadanos que lucharon por la democracia. A diferencia de los teóricos de la CT, que sitúan el origen del paradigma cultural hegemónico durante la democracia en el proceso de transición, Vinyes sitúa el inicio de la «ideología de la reconciliación» en pleno «régimen democrático», a mediados de los años ochenta, concretamente en torno a 198633. Probablemente haya que situar la génesis de este paradigma de la reconciliación en relación con el contexto posterior al intento de golpe de Estado del 23-F de 1981 y de los diversos intentos de golpe de Estado que hubo en esa época. Teniendo todo esto en cuenta, me parece más adecuado hablar de «paradigma cultural de la democracia» —teniendo muy en cuenta que nunca es el único, sino solo el dominante— que hacerlo de «Cultura de la Transición».

  • 34 Germán Labrador Méndez denomina «cultura en transición», «cultura transicional» o «setentera» a la (...)
  • 35 Por el contrario, alejándose del relato sobre la excepcionalidad española, las y los indignados es (...)

12Recapitulando, el concepto CT pone énfasis en la transición como origen de la cultura propia de la democracia española, pero no designa los procesos culturales propios de finales de los años setenta y principios de los ochenta, sino las dinámicas que se impusieron a medida que las estructuras institucionales democráticas se fueron consolidando34. Identificando dichas dinámicas con el proceso de transición de la dictadura a la democracia, este concepto subraya el carácter supuestamente inacabado de la transición y por tanto su fracaso. En consonancia con los reclamos emitidos en las protestas vinculadas con el 15-M, sugiere la necesidad de iniciar un nuevo proceso transicional que conduzca a una «democracia real», pero lo hace desde un metarrelato sobre la excepcionalidad española. Ese relato, el del «Spain is different», fue explotado con profusión paradójicamente por el franquismo35.

«Lo político» y la lucha por el significado del pasado

  • 36 La aportación teórica de Fernández-Savater, fundamentada en el pensamiento de Jaques Rancière y su (...)
  • 37 Rosanvallon, 2003; Mouffe, 2005a y 2012; Baker, 2006.
  • 38 Baker, 2006. Véase también Cabrera Acosta, 2010.
  • 39 En mayo de 2011 un nuevo significado de democracia fue puesto en circulación de forma masiva —y fu (...)

13El paradigma explicativo de la CT conlleva en general una noción de cultura y de política restrictivas. La cultura se identifica fundamentalmente con una esfera dedicada específicamente a la producción y circulación de significados, diferenciada (aunque interrelacionada) con las esferas económica, política y social, pero supeditada a todas ellas. Para los teóricos de la CT, la cultura es el espacio de creación de significados al servicio del Estado. La política, por su parte, es entendida principalmente en un sentido tradicional, como la acción de las instituciones del Estado, la lucha entre partidos y la acción gubernamental36. Esta perspectiva vincula el espacio cultural con la creación de significados pero no presta suficiente atención a la producción de significados en otros ámbitos (social, económico, político). De este modo, la cultura se muestra como la esfera donde se reflejan los significados producidos en otros espacios. Con el fin de dar cuenta de la autonomía de lo cultural y de lo político —y prestar atención a los significados producidos en esas otras esferas— propongo, en primer lugar, utilizar una noción de cultura que permite enfatizar la lucha de poder por establecer un significado hegemónico de la democracia, tal y como he expuesto más arriba. Y, en segundo lugar —y en estrecha relación con lo anterior— entender la política en el sentido en que autores como Pierre Rosanvallon, Chantal Mouffe o Keith Michael Baker han definido «lo político»37. Estos autores denominan «lo político» a todo aquello que brinda un marco a los discursos y las acciones de hombres y mujeres, y lo diferencian de la política entendida en el sentido tradicional al que me he referido anteriormente. En relación con esto, y con la voluntad de subrayar el carácter político de las prácticas culturales, puede resultar útil la noción de cultura política de Ketith M. Baker38. Baker entiende la cultura política como el conjunto de discursos —o prácticas simbólicas— mediante los cuales los individuos conciben y realizan una serie de demandas a las que otorgan legitimidad. En la línea de Mouffe y Laclau, Baker considera que los individuos constituyen su identidad en el seno de prácticas discursivas, que representan mucho más que medios de transmisión de identidades preexistentes. Según él, los cambios políticos no se producen como efectos de cambios económicos o sociales, sino que obedecen a cambios semánticos, es decir, a transformaciones de los discursos mediante los cuales las demandas son legítimamente hechas39.

  • 40 En consonancia con los teóricos de la CT, así lo ha expresado también Monedero, 2011.
  • 41 Para estos autores, las culturas políticas son el conjunto de representaciones que conforman una v (...)
  • 42 Atxaga et alii, 2006.

14Frente a la idea de que en los treinta primeros años de la democracia española no ha habido una sola mirada crítica contra el relato imperante sobre el pasado40, quiero poner como ejemplo la lucha por establecer un relato hegemónico que ha tenido lugar, entre otros muchos espacios, en el ámbito de la novela. La literatura española que ha reflexionado sobre la memoria —entendida esta última como las múltiples formas de hacer presente el pasado— ha contribuido a conformar las experiencias sociales y políticas de la ciudadanía. Los escritores han protagonizado una búsqueda de nuevos horizontes sociales, políticos y morales que se ha hecho explícita en la producción y puesta en circulación de diversas maneras de comprender el pasado y el futuro de la democracia española. Éstos han participado y participan a través de sus prácticas culturales en una lucha «política» que tiene lugar en la esfera pública. Las diversas maneras de conceptualizar el pasado se fundamentan en visiones confrontadas de la transición de la dictadura a la democracia. Estudiar esta querella supone focalizar la atención en la capacidad de acción de los individuos (en este caso los literatos) como sujetos políticos, y entender sus intervenciones en el espacio público —incluidas sus novelas— como prácticas políticas. Mientras que algunos autores tienden a comprender la transición como un pacto de silencio y olvido, y reivindican la necesidad de recuperar la experiencia de la Segunda República española como referente para el futuro, otros sitúan el origen de la democracia en el pacto constitucional. Unos y otros participan de culturas políticas diferentes, en el sentido en que Serge Bernstein y Jean-François Sirinelli han utilizado este término41. Los primeros interpretan la transición como un pacto entre las élites del régimen y los líderes de la oposición. Consideran además que la transición supuso una traición a las generaciones anteriores que lucharon por la democracia, padecieron el exilio y la represión del franquismo, y denuncian el relato sobre el «consenso» que se sostiene sobre la impunidad del régimen franquista durante la democracia. Para estos, el referente de la democracia actual debe ser la Segunda República y la actitud de aquellos hombres y mujeres que vivieron la primera postguerra. Participan de esta visión autores muy diversos como Rafael Chibres, Juan Marsé, Benjamín Prado, Manuel Rivas, Almudena Grandes o Bernardo Atxaga, entre otros. Muchos de ellos firmaron en 2006, con motivo del septuagésimo aniversario del comienzo de la guerra, un manifiesto que esgrimía las aspiraciones de la Segunda República española como valores que habrían de guiar a la España democrática en el futuro. El manifiesto llevaba por título «Con orgullo, con modestia y con gratitud». En él se reivindicaba la herencia política, cultural, social y moral de la Segunda República y del republicanismo español. Asimismo, se exigía a las instituciones que rompieran definitivamente con el franquismo y suprimieran su presencia en la vía pública, y se rendía homenaje a las personas que lucharon por defender la legalidad democrática durante la Guerra Civil. El manifiesto fue publicado en un libro titulado significativamente Memoria del futuro42. Para muchos de estos autores, las políticas sobre la memoria y la gestión del pasado llevadas a cabo durante la democracia son una muestra del fracaso del proceso de modernización español y así se trasluce en sus escritos.

  • 43 Los dos primeros han sido identificados por los teóricos de la CT como representantes del paradigm (...)

15Por otra parte, podemos distinguir entre los novelistas preocupados por el pasado reciente a aquéllos que interpretan la transición como un pacto de recuerdo y reconciliación. Estos autores se identifican con el ordenamiento surgido de la Constitución de 1978. Los escritores que participan de esta cultura política consideran que la llamada «reconciliación» debe ser el referente de la práctica política en la actualidad y para el futuro. Participan de esta visión escritores como Javier Cercas, Antonio Muñoz Molina o Andrés Trapiello43. Estos presentan a menudo la Segunda República como una contra-imagen de una transición que consideran modélica —en tanto que habría sido capaz de superar los errores de la Segunda República— y de una guerra en la que todos habrían tenido una parte de responsabilidad. Estos entienden la historia de España, por un lado, como una lucha entre dos extremos y, por otro, como un proceso de modernización. A diferencia de los autores republicanos, estos defienden que la modernización española, de haberse alcanzado, fue precisamente en la transición de la dictadura a la democracia, que culminó con la incorporación de España a la Unión Europea. Unos y otros participan, por tanto, de una interpretación de la historia de España influida por las teorías de la modernización. Mientras que el relato de estos últimos habría sido predominante durante los primeros treinta años de democracia, con el cambio de siglo y la llegada a la edad adulta de nuevas generaciones, este relato comenzó a ser puesto fuertemente en cuestión. En mayo de 2011, en el contexto de las protestas de los indignados, el relato crítico con la transición de la dictadura a la democracia —especialmente con esta última— logró una gran aceptación entre la ciudadanía, hasta el punto de que pareció que podría ocupar una posición hegemónica. La lucha que está teniendo lugar actualmente en España en relación con el significado del concepto de democracia y la interpretación de la transición podría dar lugar a un cambio histórico, en el sentido expuesto por Baker, si alguno de los relatos ahora subalternos lograse construir una nueva hegemonía.

Epílogo

16A lo largo de estas páginas, frente a la idea de que ha existido un solo marco de pensamiento omniabarcador —identificado con la CT— capaz de producir un relato único sobre el pasado de la democracia española, he defendido la necesidad de conceptualizar y analizar los procesos a través de los cuales se han construido y mantenido los diversos relatos en disputa. Y, en este sentido, de dar cuenta de las múltiples luchas por el significado de la democracia que se han producido durante los últimos cuarenta años. He subrayado así la participación en esas luchas de numerosos sujetos políticos que poseen visiones del mundo distintas y participan de culturas políticas diferentes, así como la necesidad de prestar atención a la responsabilidad «política» de los individuos que producen y reproducen los distintos discursos. Concibo, por tanto, las acciones de los individuos y sus producciones culturales como prácticas políticas a través de las cuales los autores articulan su identidad y producen significados, y no como reflejo de procesos sociales, económicos o políticos que tienen lugar al margen de esas producciones, ni como medios de transmisión de identidades preexistentes. Aquello que los teóricos de la CT identifican con una cultura vertical omnipresente se refiere en buena medida a las manifestaciones de una determinada cultura política que, si bien ha sido hegemónica, no ha sido la única. Así pues, resta por explicar cómo y por qué ese paradigma cultural se ha conformado como hegemónico durante más de treinta años.

17Teniendo todo esto en cuenta, puede comprenderse mejor y en toda su complejidad un paradigma cultural que no es en absoluto natural, lógico, ni de «sentido común», por muy en consonancia que esté con otros paradigmas occidentales, como el neoliberalismo, sino que ha sido construido históricamente y que, por tanto, puede cambiar de posición. Utilizar las nociones de cultura y de política que he planteado permite entender los cambios históricos como cambios políticos, sociales y culturales a un tiempo y comprender las «prácticas culturales» como prácticas políticas. Creo que solo así podemos comprender los significados de manera contingente y tomar conciencia de las condiciones que pueden producir un cambio político e histórico.

18La lucha por el espacio hegemónico tiene lugar también en el ámbito académico y, por ello, resulta crucial desarrollar herramientas sólidas que permitan explicar la realidad y el pasado desde un punto de vista crítico y autocrítico. Las nuevas generaciones tenemos derecho a interpretar el pasado a partir de las preocupaciones de nuestro propio presente, pero también la obligación de hacerlo de manera compleja, sin someter el pasado a nuestra mirada. Esto no es óbice para que podamos y debamos dotar a la democracia de un significado distinto y más justo, ya que la lucha por su significado es una lucha política y una batalla siempre por ganar.

Notes

1 Chirbes, 2006, p. 238.

2 Ibid. p. 239.

3 Agradezco a Julián Sanz Hoya y Xavier Andreu Miralles sus comentarios sobre este artículo. Sus carencias son responsabilidad mía.

4 Molinero (ed.), 2006.

5 Martínez, 2012b.

6 Además de en las redes sociales y en algunos medios de comunicación, el concepto CT fue bien recibido también en ciertos espacios académicos. Véanse, por ejemplo, Cameron (ed.), 2014; Ros Ferrer (coord.), 2014a; Fernández-Savater, Amador, «“El enemigo es la guerra”: ¿por qué el 11-M de 2004 no se convirtió en otro 11-S?», El diario.es, 20 de noviembre de 2015 [disponible en línea].

7 Sewell, 2005.

8 Baker, 2006.

9 Hablaré de «teóricos de la CT» para distinguirlos de aquellos autores a quienes estos identifican como «autores de la CT». Con «teóricos de la CT» me refiero a Fernández-Savater, Martínez y Echevarría.

10 En este sentido, el concepto de cultura implícito en la noción de CT conjuga bien con la noción de cultura de Jameson, 1991. Ignacio Echevarría se sitúa en cierto modo en este paradigma. Siguiendo a Manuel Vázquez Montalbán, argumenta que la cultura de los años setenta y ochenta estuvo determinada por el «boom económico» de los años sesenta. Así recuerda cómo para Vázquez Montalbán la transición política consistió en la adecuación de unas superestructuras de poder a lo que en la base material ya había tenido lugar previamente, la conformación de una sociedad fundamentalmente burguesa que militara en la socialdemocracia (Vázquez Montalbán, 1998, pp. 18 y 20-23, citado por Echevarría, 2012, pp. 27 y 32-33).

11 Según varios autores de CT o la Cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española, estos pactos constituyen el momento fundacional de este paradigma cultural (véanse López, 2012; Campabadal, 2012).

12 En esta misma línea, y en un sentido similar al que señalaba Rafael Chirbes, autores como Luis Moreno-Caballud entienden la CT como una tradición cultural burguesa o de las clases medias más o menos adineradas (Moreno-Caballud, 2014).

13 Mouffe, 1991; Sewell, 2005.

14 Martínez, 2012b, p. 22. La cultura es así comprendida fundamentalmente como las «políticas culturales» del Estado, en la línea de Sánchez Ferlosio, Rafael, «La cultura, ese invento del Gobierno», El País, 22 de noviembre de 1984, [disponible en línea] y Azúa, Félix de, «La política cultural “socialvergente”», El País, 17 de febrero de 1984, [disponible en línea].

15 Foucault, El orden del discurso; Mouffe, 1991.

16 Pablo Sánchez León ha puesto de manifiesto también este problema en una valiosa reseña del libro CT o la Cultura de la Transición (véase Sánchez León, 2012, p. 423).

17 Klemperer, 2004. Agradezco a Germán Labrador haber llamado mi atención sobre este hecho.

18 Fernández-Savater, 2013a.

19 Fernández-Savater ha reflexionado sobre algunos de esos movimientos alternativos o disonantes, como el movimiento de insumisión, las manifestaciones contra la guerra de Irak o la reacción social contra los atentados del 11 de mayo de 2004, entre otros (Id., 2012a y b).

20 El poder no debe ser visto, por tanto, como una relación externa entre dos identidades preconstituidas —en el caso que nos ocupa, lo que pertenece a la CT y lo que no— sino como el lugar donde dichas identidades se constituyen, mediante procesos culturales, políticos e históricos.

21 Mouffe, Chantal, «¿Qué es política?», conferencia pronunciada el 24 de julio de 2015 en el marco de la Universidad de Verano de Podemos, [videocinta disponible en línea].

22 Hall, 2010, p. 187.

23 Laclau, Mouffe, 1987.

24 Gonzalo Pasamar ha estudiado, por su parte, los diversos relatos sobre la transición que se fueron sucediendo entre 1978 y mediados de los años noventa (véase Pasamar, 2015).

25 Radcliff, 2011; Saz, 2011; Ysàs, 2009 y 2010; Martín García, 2008; Baby, 2012.

26 Para una crítica del relato sobre el fracaso de la nación española, véanse Burdiel, 1998; Archilés i Cardona, 2011.

27 En este sentido, la interpretación que realiza Guillem Martínez del concepto CT, como un fenómeno característico de España, se confronta con la de otros teóricos de la CT como Carlos Acevedo, para quien constituye una variante (hispana) de la cultura de masas, o con las de Amador Fernández-Savater e Ignacio Echevarría quienes la entienden, con matices diferentes, como cultura de mercado. En relación con esto, en la línea de los teóricos de la CT, pero distanciándose de las críticas a la historia reciente de España como un fenómeno exclusivo de este país, Emanuel Rodríguez López interpreta este proceso desde un paradigma economicista y comparte una lectura sobre el fracaso de la transición. Este autor realiza su análisis desde una interpretación de la historia de España entendida como lucha de clases (Rodríguez López, 2015).

28 La interpretación de la realidad española contemporánea como una patología, como una excepción en el mundo occidental, y como fracaso, es un metarrelato ampliamente extendido entre los estudiosos de la cultura española contemporánea. Este relato está muy presente en obras de referencia de los estudios culturales hispánicos como, por ejemplo: Subirats, 1981, 1993 y 2002; Vilarós, 1998, o Moreiras, 2002. En muchos de estos trabajos la transición es entendida como «simulacro» y se incide en la continuidad entre la democracia y el régimen franquista o en la falta de una cultura antifascista similar a la europea (véase una visión más matizada y crítica con este relato en Labany, 2007). Diversos autores, sin embargo, han puesto de manifiesto que pensar la realidad española en términos de «normalidad» o «anormalidad» resulta poco fructífero. En este sentido, historiadores como Manuel Martí y Ferran Archilés han afirmado que España es un país tan normal o anormal como cualquier otro (véase Martí, Archilés, 2002; una crítica del relato sobre el fracaso de la nación y la transición española en Juliá, 2010; una valiosa reflexión sobre el relato de la «normalidad» desde la perspectiva de los estudios culturales en Delgado, 2014).

29 Molinero, 2010. Esta autora ha estudiado también el significado que tuvo la política de «reconciliación nacional» para el PCE y el antifranquismo desde 1956 y en la transición, y ha señalado la tergiversación que de su significado y objetivos vienen haciendo tanto la derecha como ciertos sectores de la izquierda en el siglo xxi. Mientras que los primeros desarrollan una lectura interesada del pasado cuyo objeto es «blanquear el franquismo», los segundos llevan a cabo una interpretación reduccionista y ahistórica de la transición de la dictadura a la democracia. Sobre esta última cuestión véase Molinero, 2007. Sobre la política de «reconciliación nacional», Ysàs, 2009; Muñoz Soro, 2009.

30 Véase Vinyes, Ricard, «La reconciliación como ideología», El País, 12 de agosto de 2010, [disponible en línea]; 2014a y 2014b.

31 Fernández-Savater se ha referido a la CT también como «cultura consensual» (Fernández-Savater, Amador, «“El enemigo es la guerra”: ¿por qué el 11-M de 2004 no se convirtió en otro 11-S?», eldiario.es, 20 de noviembre de 2015, [disponible en línea]).

32 Este mismo proceso de victimización y despolitización de los actores del siglo xx se ha producido en Europa en relación con la memoria del Holocausto (Traverso, 2008).

33 Vinyes, 2014a.

34 Germán Labrador Méndez denomina «cultura en transición», «cultura transicional» o «setentera» a las dinámicas culturales alternativas durante la transición para distinguirlas de la CT o «Cultura de la Transición» (Labrador Méndez, 2014, p. 28).

35 Por el contrario, alejándose del relato sobre la excepcionalidad española, las y los indignados establecieron lazos de continuidad entre sus demandas y las realizadas en otras revoluciones dentro y fuera del Estado español.

36 La aportación teórica de Fernández-Savater, fundamentada en el pensamiento de Jaques Rancière y su concepción de la política, posee sin embargo numerosos puntos en común con nuestra argumentación.

37 Rosanvallon, 2003; Mouffe, 2005a y 2012; Baker, 2006.

38 Baker, 2006. Véase también Cabrera Acosta, 2010.

39 En mayo de 2011 un nuevo significado de democracia fue puesto en circulación de forma masiva —y fue asumido por amplios sectores de la población española— a través de numerosos canales vinculados con el Movimiento 15-M. El contexto de crisis económica es fundamental para comprender el origen de las protestas de las y los indignados, pero no explica por sí mismo por qué se produjo una revolución capaz de cuestionar los relatos dominantes y con potencial para producir un cambio histórico. Frente al énfasis puesto en los medios (internet y redes sociales) —supuestamente más democráticos— que contribuyeron a crear y difundir nuevos significados de democracia, ciudadanía, justicia, etc., desde mi punto de vista, son las transformaciones en los discursos mediante los cuales las demandas habían sido hechas con legitimidad hasta entonces, lo que permite pensar el 15-M como un acontecimiento histórico. Así pues, parto de una concepción del lenguaje y de los discursos como elementos que conforman la realidad y nuestra manera de situarnos, ordenar y comprender el mundo, al tiempo que adquieren significado únicamente en determinados contextos históricos. Sobre esta perspectiva, véanse dos artículos de referencia ya clásicos en Burdiel, Romeo, 1996a y 1996b. Sobre el 15-M como un discurso contrahegemónico, véase Errejón, 2011. Sobre el papel que jugaron los medios en este acontecimiento, véase Moreno-Caballud, 2014 y 2015.

40 En consonancia con los teóricos de la CT, así lo ha expresado también Monedero, 2011.

41 Para estos autores, las culturas políticas son el conjunto de representaciones que conforman una visión del mundo compartida. Consideran así que toda cultura política supone siempre «una lectura común del pasado» y «una proyección del futuro común». Las culturas políticas estarían conformadas por los imaginarios, las prácticas, las representaciones y los marcos simbólicos que permiten explicar las conductas e identidades políticas de los individuos en determinados contextos históricos (Berstein, 1999; Sirinelli, 1995). Una crítica fundamental a este planteamiento desde un punto de vista constructivista en Cabrera Acosta, 2010.

42 Atxaga et alii, 2006.

43 Los dos primeros han sido identificados por los teóricos de la CT como representantes del paradigma «CT» y como «intelectuales orgánicos» al servicio del Estado.

Auteur

Aarhus University

© Casa de Velázquez, 2019

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search