Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Paisajes de guerra

 | 
Stéphane Michonneau
, 
Carolina Rodríguez-López
, 
Fernando Vela Cossío

III. — Patrimonialización de los paisajes de guerra

Madrid 1926-1936: de la Moncloa-Florida al escenario bélico accidental

Javier Ortega Vidal et José Luis González Casas

Texte intégral

1Con el objetivo de servir como marco de referencia espacial al tema de las jornadas, la finalidad de esta aportación se establece en conformar el ámbito de la Ciudad Universitaria de Madrid en los inicios de la Guerra Civil. Para ello se revisa el proceso de transformación que, a lo largo de una década, convirtió una idílica referencia paisajística que englobaba diversos usos (docentes, asistenciales y lúdicos), en el dramático escenario de muerte y destrucción que durante treinta meses asoló el norte de la ciudad.

2En el Madrid actual, la palabra «Moncloa» resulta curiosamente polisémica; sin duda predomina su componente política como residencia del Presidente del Gobierno, seguida tal vez por su dimensión administrativa de carácter municipal y por las alusiones al transporte, quedando en planos más relegados sus referencias a la geografía o la historia y, la que aquí nos ocupa preferentemente, a su dimensión universitaria. Por el contrario hoy, en la misma ciudad, la palabra «Florida» no significa casi nada; tan solo al anteponer el artículo «la» comienzan a aparecer ecos secundarios de alusión a lugares que, en general, no corresponden con su raíz histórica. Asociar pues la Moncloa-Florida o, lo que sería lo mismo, La Florida-Moncloa, es un juego de palabras que trata de sugerir el recuerdo de un estado del ámbito noroccidental de Madrid en un tiempo concreto. Este lugar, supuestamente idílico por sus características topográficas y vegetales, se transformó radicalmente a causa de un doble motivo: por la implantación de la Ciudad Universitaria (1927-1936) y, acto seguido, por ser el escenario de un importante episodio de muerte y destrucción en la Guerra Civil (1936-1939).

3El objetivo o alcance limitado de esta aportación se centra en el ensayo de observar el proceso de conformación de este lugar hasta llegar a las transformaciones antes aludidas, que no serán objeto de una atención específica en lo que a la Ciudad Universitaria ni a la guerra se refiere, sino en algunos aspectos de la primera fase hasta 1936. De esta manera la fecha inicial de 1926, más que a un año concreto, intenta referirse a un estado alcanzado a lo largo de algo más de medio siglo de pequeñas y sucesivas modificaciones del ámbito espacial que pretendemos observar. Ya que este fragmento de Madrid ha experimentado drásticas transformaciones y que, a nuestro entender, el conocimiento de su conformación original resulta un tanto difuso, nos centraremos en revisar y esbozar su proceso de gestación en el tiempo, intentando comprender y transmitir los rasgos básicos del mismo.

4La aproximación metodológica que pretendemos realizar se basa en el entendimiento conjunto de los órdenes o relaciones entre el espacio y el tiempo, centrados en la noción de la «existencia» de los elementos constitutivos de un determinado ámbito espacial, que nunca permanece estático sino que experimenta constantemente transformaciones. Desde este enfoque, el espacio se podría entender en cada momento como el orden de las coexistencias simultáneas, mientras que el tiempo se podría enfocar como el orden de las existencias sucesivas, incorporando en ello tanto su inicial construcción como su destrucción. Esta premisa supone que la consecución del objetivo antes aludido implica un proceso secuencial, en el que cada momento requiere el conocimiento previo del estado anterior, estableciendo a su vez la base necesaria para el siguiente desarrollo (fig. 1).

Fig. 1. — Estudio y planimetrías comparadas de José Luis González Casas, Leyre Mauleón Pérez y Jara Muñoz Hernández, 2015

Fig. 1. — Estudio y planimetrías comparadas de José Luis González Casas, Leyre Mauleón Pérez y Jara Muñoz Hernández, 2015

© J. L. González, L. Mauleón y C. Rodríguez.

  • 1 Chías Navarro, 1986; Fernández Talaya, 1999; González Cárceles, 2009.

5Nuestra base de partida será así la posesión real de la Florida a mediados del siglo xix, en el que la Moncloa no era sino una pequeña parte del amplio conjunto. Dejando a un lado el proceso histórico de conformación de estas posesiones y sus antiguos elementos hasta esta fecha, ya analizado por otros autores1, trataremos de centrar prioritariamente la atención en las relaciones entre la posesión real y la ciudad.

6Nuestro primer tramo temporal se establece en el lustro que transcurre entre 1855 y 1860. Su argumento central es el proyecto de ensanche de la ciudad, cuya traza y desarrollo inicial se deben al arquitecto e ingeniero sevillano Carlos María de Castro (1810-1893). Gracias a la cartografía histórica podemos contemplar el estado de este ámbito, ocupado en gran medida por la posesión real de la Florida; ceñida en su costado occidental por el río Manzanares, con su ribera izquierda ocupada por los viveros municipales y el adyacente camino de El Pardo, comenzaba desde el sur en la montaña del Príncipe Pío, ensanchándose progresivamente hacia el norte hasta alcanzar las tapias de El Pardo y la antigua posesión municipal de la Dehesa de la Villa. Su costado oriental se ceñía a la ciudad con el límite del camino de San Bernardino, antigua vía que desde 1572 conducía al convento franciscano que, tras su desamortización, pasó a convertirse en asilo por Real Orden de 3 de agosto de 1834. Nos encontramos así ante una gran cuña de terreno propiedad de la Corona con escasa utilidad y rendimiento económico, que tan solo presentaba en su centro la fábrica de porcelana conocida como «Casa de la China» y unas explotaciones agropecuarias denominadas «Casa de Labor» que se situaban anexas al pequeño palacio de la Moncloa (fig. 2).

Fig. 2. — Parcelario urbano de la Junta General de Estadística (1861-1870) [CC BY 4.0 ign.es]

Fig. 2. — Parcelario urbano de la Junta General de Estadística (1861-1870) [CC BY 4.0 ign.es]

© Instituto Geográfico Nacional.

7Esta gran parcela será excluida de la planificación prevista por el proyecto de ensanche de la ciudad aprobado en 1860; el tono anaranjado de la gran orla de calles y manzanas proyectadas que envuelven el perímetro de la ciudad antigua no invadirá el tono agrisado que refleja el estado actual de la ciudad y sus contornos. Tan solo al plantearse el nuevo límite general de la ciudad, el foso del ensanche, el tono anaranjado invade y fracciona virtualmente la real posesión, deteniéndose abruptamente al llegar al río. Frente a lo que refleja la cartografía del ensanche, la dinámica de lo real actuará rápidamente; de esta manera, una primera sección meridional de la posesión, desgajada precisamente al sur del primitivo Paseo de Ronda, será enajenada para empezar a crear desde 1857 un ensanche paralelo al desarrollo oficial, en lo que se conocerá más adelante como el barrio de Argüelles.

  • 2 Cartañá i Pinén, 2007.

8Entre 1865 y 1869 se suceden una serie de acontecimientos políticos que van a repercutir intensamente en el devenir de La Florida-Moncloa: la Ley del Rasgo de 1866, la caída de Isabel II y la revolución de 1868 van a significar la cesión de la finca al Estado, ocupándose de su gestión el Ministerio de Fomento. De esta manera, el 28 de enero de 1869 se decreta el traslado y asentamiento de la Escuela General de Agricultura a la posesión de la Florida; la sede principal de la Escuela, hasta entonces situada en la posesión de la Flamenca en Aranjuez, se establecerá en las antiguas instalaciones de la fábrica de la China, incorporando progresivamente el conjunto de edificaciones formado por el palacete de la Moncloa y la Granja anexa. Se iniciará así una secuencia de cambios en el entorno y las edificaciones, creando campos de prácticas de cultivos e instalaciones para acoger a las instituciones docentes y de investigación que irán apareciendo: en 1875 la Estación Agronómica Central, en 1881 el Instituto Agrícola de Alfonso XII y en 1882 el Museo Agronómico Nacional2. Por aquellas fechas, el conjunto de facultades y escuelas se encontraban diseminadas en distintos edificios y lugares de Madrid en lo que podríamos enunciar como la «Universidad en la Ciudad»; la ocupación docente de la Florida va a establecer un precedente y premonitorio uso docente e investigador sobre el futuro solar de la «Ciudad de la Universidad» (el falangista).

  • 3 Díez de Baldeón, 1993.

9Con los profesores y estudiantes agrónomos como primeros pobladores universitarios del recinto, atendamos nuevamente a la dinámica urbana del entorno próximo. A finales de 1883 se concluye la construcción de la Cárcel Modelo de Madrid según el proyecto de Tomás Aranguren (1828-1900). Este hito edificatorio, potente y un tanto siniestro a la par, marcará una importante impronta en el lugar tanto en lo que se refiere a su evolución urbanística como en los hechos desarrollados en la Guerra Civil. Centrándonos en lo primero, su presencia señalará el remate de la segunda expansión hacia el norte del barrio de Argüelles, progresivamente ocupado por las edificaciones particulares3. A su vez, la entrada principal, orientada hacia el noreste, comenzará a generar a modo de plaza un remate final de la calle de la Princesa. Frente a nuestra percepción actual del lugar como salida norte de Madrid, este punto se podría entender entonces como un fondo de saco, en el que bien se accedía a la cárcel, al asilo de San Bernardino o a la Escuela de Ingenieros Agrónomos. La salida y comunicaciones con el norte de la ciudad se establecían por entonces próximas y paralelas al río Manzanares en ambas márgenes.

10Consolidada progresivamente la zona durante el decenio siguiente, la nueva aportación edificatoria va a insistir en el uso asistencial. De esta manera, al norte del triángulo ocupado por el asilo de San Bernardino, y ligeramente separado del mismo, se va a producir una nueva cesión de terreno para el asilo de Santa Cristina. Este será promovido por Alberto Aguilera y proyectado por los arquitectos Mariano Belmás (1850-1916) y Miguel Mathet (1849-1909). El nombre se debe a la reina gobernadora María Cristina, quien, en unión de su hijo Alfonso XIII, se considerarán protectores de la institución. El proyecto de 1894, que más bien parece un ejercicio abstracto sobre un plano, constaba de un amplio conjunto de pabellones que se asentarán dificultosamente sobre una ladera de considerable pendiente. Este ambicioso programa de una pequeña ciudad se construirá progresivamente a lo largo de los años, incorporando usos diversos y estilos variados, de tal manera que la iglesia inicial de aspecto neogótico se construirá finalmente con un estilo seudoclasicista de no fácil definición.

11A la iniciativa de Alberto Aguilera se debe igualmente el comienzo del proyecto del parque del Oeste, que tal vez habría sido mejor llamar Noroeste; iniciado en 1893, sobre la vaguada del arroyo de San Bernardino, tardaría cierto tiempo en consolidarse mediante caminos, plantaciones e hitos monumentales en una primera fase que finalizaría en 1905, siguiendo las directrices iniciales del jardinero municipal Celedonio Rodrigáñez. Entre 1906 y 1914 se desarrollaría una segunda fase hacia el actual paseo de Rosales, comandada desde 1910 por el jardinero municipal Cecilio Rodríguez. Esta aportación será de especial relevancia en la caracterización ambiental de la zona, contribuyendo a la atractiva sutura entre la ciudad y el conjunto de usos y elementos edificados que se iban agregando.

  • 4 Vázquez de Quevedo, 2005.

12Otro ejemplo de ello, casi coincidente en el tiempo, lo constituiría el asentamiento del Instituto Rubio, al que el 16 de septiembre de 1896 se le cedieron unos terrenos situados a media ladera entre los asilos de San Bernardino y Santa Cristina. El Instituto de Terapeútica Operatoria, creado en 1880 en el cercano Hospital de la Princesa por Federico Rubio (1827-1902), se asentará en el lugar como Instituto de Técnica Quirúrgica y Operatoria, unido a la Escuela de Enfermeras de Santa Isabel de Hungría, estableciendo un importante precedente de aplicación, investigación y docencia médica en la zona. El proyecto del conjunto y los pabellones iniciales se deben al arquitecto y profesor de la Escuela de Arquitectura Manuel Martínez Ángel (1865-1933), cuyo hermano Antonio era el cardiólogo de la institución4. Aunque un tanto tangencial a nuestro discurso, conviene anotar aquí el asentamiento de la pequeña industria El Laurel del Baco en la plaza de la Moncloa, según proyecto de Ginés Moreno iniciado en 1898.

13De esta manera, hacia el año 1900, se habría conformado entre la Cárcel Modelo y la Escuela de Agrónomos un pintoresco conjunto al que rápidamente se le adjuntaron nuevos elementos. El primero de ellos, un tanto exótico y ajeno a los usos establecidos en la zona, sería el Campo de Tiro Nacional; aunque se conocen pocos datos sobre ello, parece que en 1900 se celebró un concurso en el linde norte del asilo de Santa Cristina, que abandonó su carácter itinerante por la geografía española para asentarse definitivamente en el lugar, al tiempo que se iban consolidado sus peligrosas instalaciones, que estuvieron en funcionamiento hasta 1936. Escorando tendenciosamente los argumentos temáticos, a partir de esta fecha y durante cerca de tres años, el «campo de tiro» se extendería dramáticamente a casi todo el recinto.

14Volviendo a los inicios del siglo xx, y aunque ya figura una promesa de cesión de terrenos en el plano editado en 1900, es el 2 de octubre de 1906 cuando una real orden establece la dotación presupuestaria para la construcción del edificio que albergaría la sede del Instituto de Sueroterapia, Vacunación y Bacteriología, que hasta entonces tenía su sede en la calle de Ferraz nº 11. En relación inicial con Ramón y Cajal (1852-1934), desde 1911 cambiará su denominación por la de Instituto de Higiene de Alfonso XIII; la fase constructiva del edificio se desarrollará entre los años 1908 y 1913, inaugurándose definitivamente en 1914. A diferencia del uso militar del anterior, la presencia de este nuevo edificio parece más acorde con el carácter de la zona, resonando en cierta medida con el Instituto Rubio en su componente médica innovadora.

15Para aumentar un tanto el carácter variopinto del conjunto que aquí consideramos, habría que referirse también a la nueva presencia del edificio conocido como la Parisiana; establecido en 1906 sobre una cesión de terreno a la Sociedad Franco-Española de Hoteles, introduce en la zona un nuevo uso festivo y lúdico. Una amplia construcción con aspecto de caserío vasco, situada entre los asilos y el Instituto Rubio, e inaugurada el 25 de mayo de 1907, albergaría un restaurante y merendero ligado a un espacio al aire libre al que se añadiría en 1908 un escenario proyectado por Manuel Álvarez Naya para música y baile, que se utilizaría también para proyecciones cinematográficas. El acceso al conjunto se establecía en una pequeña glorieta presidida por el grupo escultórico de Daoiz y Velarde, gestado en Roma por Antonio Solá en 1822 y allí presente desde 1901 hasta 1931.

16Este goteo constante de cesiones de terrenos, ocupados por usos diversos, se va reflejando en los sucesivos testimonios de la cartografía oficial. Hay que destacar la atractiva cartografía del conjunto de la antigua posesión producida por el Instituto Geográfico en la primera década del siglo xx; una imagen general es la que corresponde al ya denominado barrio de Moncloa que aparece con el nº 7 de los pertenecientes al distrito de Palacio, a su vez el nº 9 del conjunto de la ciudad. Se trata de una edición por barrios a la escala de 1:5000, tratada con llamativos tonos cromáticos y que se podría fechar en torno a 1905. Unos años más tarde, hacia 1909, se concreta el documento manuscrito que abarca el conjunto del distrito de Palacio a la escala de 1:2000, compuesto de 30 hojas de 700 x 500 mm. Esta atractiva cartografía parece el producto de una actualización regularmente producida por el Instituto desde los años sesenta del siglo anterior y que servirá de base en el futuro, tanto para el proyecto de la Ciudad Universitaria como para el concurso convocado en 1929 para la extensión de la ciudad.

17Es probable que este documento sirviera para la inmediata síntesis procurada por el plano firmado en 1910 por el arquitecto e ingeniero militar Pedro Núñez Granés (1859-1944), técnico municipal desde 1897 y director de Vías Públicas desde 1903. Este plano editado (fig. 3) es la base de su propuesta de desarrollo urbano conocida como «Ensanche del Ensanche», que no llegó a concretarse en los términos planteados. De cualquier modo, además de contemplar la progresiva consolidación de la zona, hay que llamar la atención sobre la línea discontinua que ciñe por el norte el asilo de Santa Cristina a través del Campo de Tiro; esta débil sugerencia es la «actualización» ligeramente rectificada del cierre del Ensanche por el norte, que de nuevo se estrella contra el río en un gesto sin concreción. Al menos, frente a lo que se grafiaba en el plano de 1900, la traza de esta vía evitaba el cruce por el Instituto Rubio y el asilo de Santa Cristina, recién construidos por aquel entonces.

Fig. 3. — Plano de Pedro Nuñez Granés, 1910 (detalle)

Fig. 3. — Plano de Pedro Nuñez Granés, 1910 (detalle)

© Archivo de Villa de Madrid, Biblioteca Digital. Memoria de Madrid (www.memoriademadrid.es).

  • 5 Ezquerra del Bayo, 1929.

18La década que transcurre hasta los años veinte no conoce nuevos asentamientos, salvo el cambio de uso del palacete de la Moncloa y el conjunto de los jardines del Barranco, cedidos en decreto del 23 de octubre de 1918 a la Sociedad de Amigos del Arte. Este hecho significará una remodelación del conjunto que será reseñada en la correspondiente publicación5. El resto de los elementos hasta aquí consignados seguirían ampliando y consolidando sus instalaciones de manera progresiva. En este sentido, conviene reseñar también el inicio de la construcción de la fábrica de perfumes Gal en las inmediaciones de la plaza de la Moncloa, abordada en 1915 según el proyecto del arquitecto Amós Salvador Carreras.

  • 6 Fernández de Sevilla, 1993.

19Frente a la escasez de nuevos asentamientos en los últimos años de la historia aquí considerada, en 1920 coinciden tres nuevas cesiones de terreno que van a resultar importantes en la caracterización de la zona6; de esta manera, el 17 de abril se cede una parcela al Estado francés, el 27 del mismo mes otra cesión de 1,1 ha para el Colegio de Huérfanos Ferroviarios y el 30 de diciembre se acotan 8,41 ha para el asentamiento de la Facultad de Medicina y Hospital Clínico. Los usos culturales y docentes adquieren así un notable impulso que señalará el preludio de su próximo destino universitario. En lo que aquí concierne, interesa destacar la apresurada respuesta a la atención médica que conoce una primera y urgente acogida a los heridos de la campaña de África en 1921 mediante la implantación de quince pabellones semi-prefabricados, los Dockers, situados en la trasera oriental del asilo de Santa Cristina y el Instituto Rubio. Aprovechando el antiguo solar de San Bernardino, el arquitecto Javier de Luque redactará en 1925 un esforzado y tortuoso proyecto de Facultad de Medicina que conectaba la plaza de la Moncloa con los pabellones antes citados; afortunadamente su propuesta no trascendió del papel.

20Por el contrario, la cesión de terreno al Estado de Francia se concretó en el edificio conocido como Casa de Velázquez, construido progresivamente por fases hasta su inauguración en 1928. En paralelo a este proceso, la colindante sede de la Escuela de Agrónomos abordó desde 1923 la reconstrucción integral de su edificio principal a partir del proyecto redactado por Carlos Gato Soldevilla. Para finalizar esta relación de edificios con usos docentes y de asistencia médica, hay que referir las escuelas municipales Pérez Galdós, comenzadas a construir en 1924 cerca de la plaza de la Moncloa según el proyecto de Antonio Flórez y, próximo al anterior, el pabellón de oncología del Instituto Rubio, ya en uso en 1929; este edificio también aparece denominado como Instituto Príncipe de Asturias, y se ejecutó según el proyecto del arquitecto Baltasar Hernández Briz.

21Descrita la progresiva sedimentación de edificios y usos en la antigua posesión hasta el primer cuarto del siglo xx, y antes de referir sintéticamente los hechos esenciales de la implantación de la Ciudad Universitaria a partir de 1927, conviene alejar la mirada intentando una aproximación a la zona desde una cierta perspectiva urbana general en relación con las infraestructuras del transporte. Desde este punto de vista conviene resaltar la temprana presencia de las líneas del tranvía, que desde su inicial servicio a esta zona periférica, cuya terminal se establecía en la Escuela de Agrónomos (9 de julio de 1905), había dilatado su asistencia hacia el norte hasta alcanzar el nuevo término de Puerta de Hierro (24 de noviembre de 1916, línea 41 Santo Domingo-Puerta de Hierro). El servicio brindado por este medio de transporte estaba marcado por un importante sesgo lúdico o de disfrute de las privilegiadas riberas del río Manzanares. Como ya hemos observado, la salida norte de la ciudad por carretera era la continuación de la avenida de Valladolid, que discurría en paralelo al río acompañada por la atractiva secuencia vegetal de los viveros municipales. Pocas veces ha sido resaltado que, en julio de 1927, esta salida norte de la ciudad fue radicalmente transformada por acuerdo municipal, al aprobar el proyecto firmado por el arquitecto Julio Martínez Zapata. Este proyecto marcaba una clara directriz, en la que la nueva avenida proyectada apostaba decididamente por cambiar la antigua vía ribereña por una nueva salida que enlazaba el eje de la calle de la Princesa, a través de la plaza de la Moncloa, con la referencia de la Puerta de Hierro. Aunque en su concreción formal el proyecto presentaba ciertas carencias, con extraños y anacrónicos tridentes faltos de correspondencias con la estructura urbana existente, lo esencial de su argumento se llevó a cabo de otra manera.

  • 7 Chías Navarro, 1986.

22En efecto, y como resulta de sobra conocido, unos meses antes, en mayo de 1927, se había constituido la Junta Constructora de la Ciudad Universitaria. Entre esta fecha y noviembre de 1928 la dinámica iniciada produjo el primer proyecto del conjunto, liderado en su propuesta formal por Modesto López Otero. Ya que este tema ha sido reiteradamente tratado7 y, como ya advertimos, no es objeto específico de nuestra atención, tan solo queremos resaltar algunos aspectos en relación con el enfoque aquí planteado. En primer lugar, el esquema básico de la propuesta aprobada —según parece la que correspondía a la cuarta de las presentadas a la Junta Constructora—, se puede describir de manera muy sintética apoyándose en dos de los dibujos iniciales conservados. El primero de ellos es un esquema de vías de circulación del conjunto de la ciudad (fig. 4) en el que, en su margen superior izquierdo, se observa a través de la zona sombreada, correspondiente a la Ciudad Universitaria, la integración del nuevo eje de salida de la ciudad al que nos hemos referido; a pesar de su pequeña escala, se integra además el planteamiento definitivo del cierre en falso de la ronda del ensanche. Desde una cierta apreciación crítica, esta integración viaria, entendible en su tiempo, significará a la postre uno de los problemas fundamentales que el conjunto padecerá desde el último cuarto del siglo pasado, cual es el de la intensidad del tráfico rodado y sus perturbadores efectos de segregación.

Fig. 4. — Esquema de vías de circulación de la ciudad de Madrid, AGUCM, Ciudad Universitaria, 1929

Fig. 4. — Esquema de vías de circulación de la ciudad de Madrid, AGUCM, Ciudad Universitaria, 1929

© Archivo General de la Universidad Complutense de Madrid.

23Atendiendo ahora al esquema inicial de la propuesta aprobada, la estructura básica de la misma se establece en la inserción de una «rama», a modo de esqueje, en la nueva salida norte de la ciudad que, hoy denominada avenida Complutense, constituirá la base fundamental del proyecto: al fondo de la misma se establecería el Paraninfo, flanqueado por los campus de Ciencias al este y de Letras al oeste, mientras que en la mitad de su desarrollo el campus médico se organizaría en torno a una plaza abierta. Este último conectaría, además, hacia el sudoeste, con el área ya asignada al campus médico en 1920, tratando de integrarse con las instituciones ya existentes.

24Este compromiso entre el nuevo proyecto y las diversas preexistencias ya descritas alcanzaría la plaza de Moncloa, formalizándose así una vía de conexión con la ciudad de trazado levemente sinuoso. Frente a la enfática composición de la posguerra, a la cual enseguida volveremos, la conexión del nuevo conjunto con la ciudad se establecía a través de una vía de un carácter un tanto pintoresco, con una sección asimétrica formada por una acera arbolada en su margen oriental y las vías del tranvía en su costado occidental. De esta manera, el trazado se acomodaba a los conjuntos edificados de las distintas entidades, delatando tan solo la presencia del nuevo conjunto universitario a través del atractivo pabellón de planta cruciforme en el que se establecía la sede de la Junta de Gobierno; situado ligeramente elevado en el inicio de la margen derecha de la nueva vía y conectando con ella a través de un ajardinamiento en forma de corazón, el edificio establecía algo así como una embajada en la ciudad, desde la que se regiría además el proceso constructivo del nuevo conjunto.

25Llegamos así al año de 1936 cuando este proceso, iniciado en la monarquía asociada a la dictadura y continuado en los años de república, había consolidado un conjunto de infraestructuras viales y edificios. A modo de breve resumen y en lo que a la composición nuclear del conjunto se refiere, estos edificios eran: la construcción inicialmente existente de los ingenieros agrónomos, aún por finalizar; la sede de Filosofía en el área de Humanidades, que se encontraba en pleno uso; los edificios de Ciencias Físicas y Químicas, a medio terminar, y finalmente el conjunto del área médica que incorporaba el Hospital Clínico en un estado de construcción muy avanzado. En lo que a la margen occidental de la vía principal se refiere, se encontraba construida y en uso la Residencia del Amo, a medio construir la Residencia de Estudiantes, y prácticamente finalizada la Escuela de Arquitectura.

26Entre noviembre de 1936 y la primavera de 1939 este conjunto que, con todos sus posibles matices, se pretendía la base profunda de la construcción renovada de la cultura de un país, se transformó en el dramático marco de un intenso episodio de una guerra cruelmente fratricida. Dicho de otra manera, la incipiente y pretendida ciudad del saber se erigió en lo que se nos ocurre definir como un escenario bélico accidental. Cabría preguntarse así si todo escenario de guerra es accidental, teniendo en cuenta que este ambiguo y polisémico término se refiere a las adjetivaciones de no esencial, casual o contingente, provisional o sin formalidad jurídica. Frente a esta interpretación, también cabría suponer que la condición inacabada del lugar, unida a la estrategia de guerra de los sublevados en su acometida occidental sobre Madrid, hubiera supuesto que el cruce del Manzanares aprovechó un punto débil de la defensa de la ciudad, produciéndose así una cuña de entrada consolidada en pocos días desde la vaguada del parque del Oeste, el asilo de Santa Cristina y el Instituto Rubio hasta llegar al Hospital Clínico. Independientemente de estas posibles apreciaciones, el proceso y el resultado de este triste episodio de muerte y destrucción han sido y son objeto de diversos estudios que nos eximen de mayores precisiones sobre el mismo.

27De cualquier modo, el resultado final de esta etapa destructiva alcanzó a todos los elementos del conjunto en diversos grados de afección. Mientras que los componentes del nuevo proyecto fueron precaria y progresivamente restaurados, tratando de mantener sus características arquitectónicas en los años iniciales de la posguerra, los conjuntos que no pertenecían al mismo, situados fundamentalmente en el ámbito de conexión con la ciudad, desaparecieron casi en su totalidad. Es por ello que hemos intentado fijar algo mejor su memoria, reconstituyendo el progresivo proceso de conformación de este conjunto que dio como resultado momentáneo una atractiva y pintoresca composición urbana, completamente ajena a la enfática y retórica estructuración procurada por la Junta Constructora al servicio del régimen franquista.

28El gabinete de proyectos, comandado por el mismo López Otero con la colaboración directa de Pascual Bravo, estableció un nuevo sistema de relación con la ciudad mediante un eje presidido por el Arco de Triunfo. Forzando la topografía inicial, el solar del asilo de Santa Cristina sirvió de plataforma sobre la que se asentaron la Escuela de Ingenieros Navales y el Museo de América, adjuntando a este último el Instituto de Cultura Hispánica. El solar del arrasado Instituto Rubio sirvió de base para insistir en el uso médico asistencial, adoptando entonces el nuevo enunciado institucional de la Fundación Jiménez Díaz. En torno a ella se fue conformando una nueva conexión vial con la ciudad a través de la nueva plaza de Cristo Rey, que acabó delimitando un solar triangular presidido por el Pabellón de Gobierno y unos nuevos bloques de viviendas para profesores; el remozado pabellón perdió su textura y color de ladrillo anaranjado, y quedó un tanto segregado al pasar por su entrada la nueva línea de tranvía Moncloa-Paraninfo. Al oeste de la nueva composición, el solar del Instituto de Higiene fue ocupado por el triste Colegio Mayor José Antonio, mientras que el parque del Oeste fue progresivamente replantado. Para rematar la enfática composición, el eje derivaba hacia el solar de la antigua Cárcel Modelo, donde se asentó el nuevo Ministerio del Aire, que hizo suya la antigua plaza de Moncloa. A modo de charnela entre ambas composiciones y como remate del eje marcado por el Arco de Triunfo, se convocó un concurso para el monumento a los caídos ganado y ejecutado por el arquitecto Manuel Herrero Palacios (fig. 5).

Fig. 5. — Estudio y planimetrías comparadas de José Luis González Casas, Leyre Mauleón Pérez y Jara Muñoz Hernández, 2015

Fig. 5. — Estudio y planimetrías comparadas de José Luis González Casas, Leyre Mauleón Pérez y Jara Muñoz Hernández, 2015

© J. L. González, L. Mauleón y C. Rodríguez Casas.

29Sin entrar a valorar esta composición y las derivas más o menos recientes de la misma, el hecho cierto es que todos estos elementos se encuentran actualmente en uso y, quiérase o no, forman parte de la ciudad. No deja de resultar curioso y paradójico que el único elemento sin uso y abandonado a su suerte, debido sin duda a su alta contaminación simbólica y a su problemática adscripción funcional, sea la pieza que gestó inicialmente esta composición urbana: el arco del triunfo franquista.

30Para finalizar este escrito, parece oportuno citar una reflexión efectuada en 1993 por Miguel Fernández de Sevilla en su Historia jurídica de la Ciudad Universitaria, en cuya página 345 y tras mencionar el espinoso tema de las inscripciones latinas del arco, ya abordado anteriormente por Santiago Amón, plantea la siguiente recomendación:

Creo que la Historia hay que asumirla íntegramente, no lo que de ella nos interesa y menos en un lugar como la Ciudad Universitaria, si alguien lo hace que no seamos los universitarios. También quiero en este trabajo el expresar mi deseo de que exista en la Ciudad Universitaria un museo que recoja su historia, sus primitivas maquetas que se encuentran dispersas en distintas dependencias, sus fotografías, sus planos más significativos, podría ser un lugar apropiado el Arco del Triunfo que no se utiliza para nada y que tiene dos grandes escaleras donde podrían mostrarse esta cosas, además de la gran dependencia central, donde siempre estuvo la maqueta de la Ciudad Universitaria y que un día se quitó para ponerla en ninguna parte.

31Aunque algunas de estas cosas han cambiado en la actualidad, creemos que la idea, en esencia, sigue vigente.

Notes

1 Chías Navarro, 1986; Fernández Talaya, 1999; González Cárceles, 2009.

2 Cartañá i Pinén, 2007.

3 Díez de Baldeón, 1993.

4 Vázquez de Quevedo, 2005.

5 Ezquerra del Bayo, 1929.

6 Fernández de Sevilla, 1993.

7 Chías Navarro, 1986.

Table des illustrations

Titre Fig. 1. — Estudio y planimetrías comparadas de José Luis González Casas, Leyre Mauleón Pérez y Jara Muñoz Hernández, 2015
Crédits © J. L. González, L. Mauleón y C. Rodríguez.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/8488/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 318k
Titre Fig. 2. — Parcelario urbano de la Junta General de Estadística (1861-1870) [CC BY 4.0 ign.es]
Crédits © Instituto Geográfico Nacional.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/8488/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 390k
Titre Fig. 3. — Plano de Pedro Nuñez Granés, 1910 (detalle)
Crédits © Archivo de Villa de Madrid, Biblioteca Digital. Memoria de Madrid (www.memoriademadrid.es).
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/8488/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 258k
Titre Fig. 4. — Esquema de vías de circulación de la ciudad de Madrid, AGUCM, Ciudad Universitaria, 1929
Crédits © Archivo General de la Universidad Complutense de Madrid.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/8488/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 166k
Titre Fig. 5. — Estudio y planimetrías comparadas de José Luis González Casas, Leyre Mauleón Pérez y Jara Muñoz Hernández, 2015
Crédits © J. L. González, L. Mauleón y C. Rodríguez Casas.
URL http://books.openedition.org/cvz/docannexe/image/8488/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 429k

Auteurs

Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid

Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid

© Casa de Velázquez, 2019

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540