Version classiqueVersion mobile

Los virreinatos de Nueva España y del Perú (1680-1740)

 | 
Bernard Lavallé

III. — Evolución y diversificación de las economías

En torno a los mercaderes de la ciudad de México y el comercio de Nueva España

Aportaciones a la historiografía de la monarquía hispana del período 1670-1740

Guillermina del Valle Pavón

Texte intégral

1En la historiografía dominante sobre Nueva España se conoce poco el período 1670-1740, que se distingue por la autonomía que detentaron las oligarquías locales frente a la monarquía hispana. En tiempos recientes, la literatura histórica ha cuestionado la tesis relativa al dominio que ejerció la Corona sobre los reinos de Indias al mostrar que el equilibrio de fuerzas era mucho más complejo de lo que se había venido sosteniendo. En las últimas décadas del siglo xvii, mientras el poder de la monarquía hispánica decaía frente a Holanda, Francia y Gran Bretaña, los mercaderes de la ciudad de México acrecentaron su control sobre la economía y la política como consecuencia del incremento de la producción de plata y la diversificación de la economía, así como del apogeo que presentó el comercio con Europa y Asia y otros espacios hispanoamericanos. A su vez, se ha planteado que con el arribo de la dinastía de los Borbones, se introdujeron una serie de reformas y proyectos en un esfuerzo por limitar dicha autonomía. Sin embargo, todo parece indicar que dichas medidas no obtuvieron los resultados esperados.

2Respecto al período en cuestión, su inicio está marcado por el incremento de la producción argentífera en Nueva España, fenómeno que dio lugar a un gran ciclo de expansión productiva que propició el dinamismo del comercio transpacífico y trasatlántico y reactivó el tráfico con el virreinato del Perú y los principales puertos del mar del Sur. Las contrataciones con Filipinas fueron favorecidas tanto por la demanda creciente de plata por parte de los comerciantes del Sudeste Asiático, como por los requerimientos de las posesiones hispanoamericanas. Mientras tanto, los intercambios con Europa aumentaron de manera progresiva a raíz de que el control de la carrera de Indias pasara a manos de los consulados de Cargadores de Indias, de Nueva España y el Perú. El corte final del período que abordamos se establece por la decadencia del comercio por el mar del Sur que se produjo a raíz del bloqueo que generó la guerra contra Gran Bretaña, en 1739, y de la reducción de la demanda de los comerciantes del sudeste asiático.

3El propósito de este artículo consiste en presentar una síntesis de la producción historiográfica más reciente sobre los negocios de los mercaderes que se agrupaban en el Consulado de la ciudad de México en el período 1670-1740. En el primer apartado veremos las estrategias a las que recurrieron para concentrar y amonedar la mayor parte de la plata que se producía en Nueva España. Enseguida se muestra cómo la apropiación de grandes cantidades de plata y su amonedación permitieron a dichos actores económicos controlar el comercio en el Pacífico hispanoamericano. Y en el tercer acápite, se da cuenta de la relación del tráfico entre el Pacífico y el Atlántico y la forma en que los mercaderes de México defendieron su monopolio sobre la distribución de los bienes externos en Nueva España.

La concentración de la plata y su acuñación

4Los mercaderes de la ciudad de México se asociaban en el Consulado de Nueva España, una corporación que detentaba los privilegios del monopolio de la aplicación de la justicia mercantil y de la representación. En el período que analizamos, dichos actores económicos controlaron la circulación y la acuñación de la plata mexicana y andina, lo que les permitió concentrar las principales actividades comerciales dentro y fuera del virreinato. Su posición fue reforzada en el plano político-social mediante el establecimiento de relaciones interpersonales con los virreyes y la jerarquía eclesiástica, así como por el tejido de redes de sociabilidad con miembros del aparato judicial y administrativo del virreinato.

  • 1 Valle Pavón, 2011a y 2011b.

5Dada la importancia de la explotación argentífera novohispana, en las últimas décadas han sido estudiados los mecanismos a los que recurrieron los mercaderes de México para hacer efectivo el control sobre la plata a fines del siglo xvii. La historiografía ha mostrado cómo el crecimiento de la producción minera de la época dependió, en gran medida, de un pequeño grupo de mercaderes de plata que se hallaban a la cabeza de la estructura piramidal del comercio de Nueva España. La principal función de dichos mercaderes era habilitar la minería con dinero, insumos y otras mercancías con el propósito de adquirir la mayor cantidad de plata posible para realizar intercambios de manera ventajosa. Los mercaderes consulares fueron los principales aviadores de la minería porque disponían del caudal necesario para financiar el abasto de mercancías, entre las que se destacaba el azogue y la amonedación de la plata. La acuñación era un proceso largo y costoso porque tenía que realizarse en la capital, donde se ubicaba la única Casa de Moneda del virreinato, la cual carecía de un fondo en reales para intercambiarlo de inmediato por barras de plata, por lo que se tenían que esperar varios meses para obtener la moneda1.

6Las investigaciones sobre la minería, la aristocracia empresarial y los comerciantes mayoristas de los centros mineros mostraron cómo los mercaderes de plata y otros miembros del Consulado de México se valieron de complejas redes de negocios para concentrar el preciado metal. Estos actores económicos tenían encomenderos y corresponsales en los reales de minas que otorgaban préstamos en moneda a cambio de plata en pasta. Dichos agentes, al igual que los carreteros y dueños de recuas, podían constituirse en fiadores y agentes de los mayoristas locales. En algunos casos estos también operaban como encomenderos y apoderados de los mexicanos otorgando crédito en su nombre a mineros y comerciantes. Al cabo de largos períodos de negocios, los tratantes de plata podían abrir a los mercaderes locales líneas de crédito o cuentas corrientes de dinero y mercancías que se ajustaban cada año. Los mercaderes de plata también otorgaban crédito a otros almaceneros consulares para que compraran el metal en los reales mineros a través de sus agentes y factores. Esto muestra que los mercaderes habían configurado un sistema de financiamiento para la minería, una acción que generaba más actividad en el resto de los sectores económicos.

  • 2 Bakewell, 1975, pp. 126, 132-136 y 209-249; Lang, 1997, pp. 207-210 y 231-234; Huerta, 1997, pp. 7 (...)
  • 3 Bakewell, 1975, pp. 132; Muro Romero, 1982, pp. 52-53 y 55-56; Hoberman, 1991, p. 148.

7Otro tema importante se refiere a las densas mallas que tejían los tratantes de plata, estaban estrechamente relacionadas con las estructuras de poder de Nueva España. Entre sus principales agentes se destacaban los jueces provinciales, los oficiales de la Real Hacienda y las autoridades locales de los núcleos mineros. Los mercaderes les otorgaban crédito para que compraran dichos cargos y pagaran las garantías exigidas para su desempeño. A cambio del riesgo que corrían, obtenían a los mejores agentes en los reales mineros. Los oficiales y justicias reales les otorgaban favores ilícitos, como la evasión del pago de derechos sobre la producción de plata y el cobro del diezmo, que se imponía a los mineros, en lugar del quinto que pagaban los rescatadores; también les garantizaban el abasto privilegiado de mercurio y los jueces locales les brindaban apoyo en los pleitos contra sus acreedores. Por su parte, los regidores, alcaldes y alguaciles les proporcionaban información privilegiada sobre la situación de las minas y haciendas de beneficio, una circunstancia que disminuía los riesgos del avío. Los tratantes de plata también fundaron compañías con los gobernadores de las provincias mineras, quienes tenían bajo su control las justicias locales2. Esta estructura tenía permeada la Administración fiscal y judicial del virreinato, de ahí que el estudio del problema de la defraudación del patrimonio regio también haya adquirido relevancia. Se ha visto que esta se facilitaba cuando los oficiales del erario se aliaban entre ellos, con los alcaldes mayores y los miembros del Cabildo. Mientras que, cuando llegaban a comprobarse los manejos ilícitos de los oficiales reales y las justicias locales, no necesariamente se aplicaban castigos severos; únicamente se imponían multas u otras formas de restitución. Los visitadores y quienes realizaban los juicios de residencia veían limitadas sus actuaciones, entre otras razones, por los vínculos que las oligarquías locales tenían con los magistrados3.

  • 4 Huerta, 2003, pp. 20-23; Valle Pavón, 2011a y 2011b.

8Dada la inexistencia de instituciones crediticias formalmente establecidas, los vínculos basados en la confianza resultaron fundamentales para que los tratantes de plata consiguieran capitales y otorgaran crédito. Para obtener financiamiento recibían préstamos de los miembros del Consulado y depósitos de rentistas por los que pagaban un 5 % de interés. Los empresarios más destacados establecieron estrechas relaciones interpersonales con miembros de la jerarquía eclesiástica, quienes les confiaron cuantiosos fondos de su propiedad y de las instituciones que tenían a su cargo. El Juzgado de Testamentos, capellanías y obras pías de la ciudad de México colocaban con dichos actores los caudales de las fundaciones piadosas que administraba. Los conventos, cofradías, hospitales y colegios hacían lo mismo con los fondos que constituían parte de su patrimonio, así como con los de las fundaciones piadosas que gestionaban. Los oficiales reales y las viudas también se encontraban entre los principales rentistas. Los mercaderes brindaban a sus acreedores como única garantía la confianza que derivaba de la reputación de su casa. Estos vínculos personales constituyeron parte del capital social que estos sujetos heredaban a sus sucesores4.

  • 5 Huerta, 1997, p. 77; id., 2003, pp. 25-26; Bertrand, 1999; Valle Pavón, 2011a y 2011b.
  • 6 Hoberman, 1991, p. 155; Huerta, 2003, p. 25; Valle Pavón, 2011a y 2011b.

9En relación con lo anterior, otras investigaciones recientes han puesto de manifiesto cómo los mercaderes de plata consolidaron sus empresas con el apoyo de la familia extensa. Procedentes de las montañas de Burgos y las Provincias Vascongadas, mantuvieron vínculos estrechos con sus familiares, con quienes estaban unidos por lazos de sangre y afinidad de valores. Para expandir sus negocios reclutaron a sus sobrinos, seguros de su lealtad y de que tendrían una férrea disciplina en el trabajo. Con el propósito de mantener el patrimonio dentro de la estirpe, muchos mercaderes casaron a sus hijas con sus sobrinos. La transmisión indirecta de las empresas y la endogamia garantizaban la conservación del patrimonio y cohesionaban la familia. De esta forma, los mercaderes favorecían la unificación del Imperio al mantener el comercio en manos de peninsulares convencidos de la necesidad de perpetuar el vínculo con el linaje originario5. Las ganancias extraordinarias que se obtenían a través del vínculo con los magistrados y oficiales reales condujeron a los mercaderes de plata a adquirir dichos cargos para sus parientes cercanos y a incorporar a quienes los desempeñaban a sus familias a través del matrimonio6.

  • 7 Valle Pavón, 2011a y 2011b.

10La literatura histórica sobre los mercaderes de México se ha enriquecido al analizar el papel que desempeñaron en el financiamiento de las compras de azogue para garantizar altos niveles de la producción minera. Después de que los mercaderes de plata modificaran la normatividad electoral en el Consulado, en 1686, se mantuvieron a la cabeza de la corporación, cuando menos, durante veinte años. Como representantes del cuerpo mercantil, colaboraron con los virreyes para garantizar el abasto del metal líquido, que permitía la explotación de los minerales de baja ley. Al inicio de la década de 1670, la restricción del abasto del mercurio de Almadén dio lugar al empleo del de Huancavelica, cuyo tráfico había sido prohibido porque encubría el de la plata andina a cambio de bienes asiáticos. El interés de las autoridades reales en la producción argentífera condujo a la utilización del azogue peruano, cuyas remesas eran liquidadas con el financiamiento de los mercaderes de plata. De esta forma se favoreció la reactivación del comercio con el Perú, que era muy redituable para los mercaderes de México. De mediados de la década de 1680 a los primeros años del siglo xviii, los Sánchez de Tagle, que se encontraban entre los principales tratantes de plata, financiaron las compras de azogue procedente de El Callao y Cádiz, por más de 900 000 pesos, lo que deja ver la importancia de sus intereses en el sector minero7.

  • 8 Castro Gutiérrez, 2012.
  • 9 Valle Pavón, 2011a y 2011b.
  • 10 Bertrand, 1999; Valle Pavón, 2011a y 2011b.

11El estudio de Hoberman sobre los mercaderes de la Casa de Moneda del período 1590-1660, se ha continuado para las últimas décadas del siglo xvii y los años que van hasta 1728, cuando la Ceca pasó a la administración de la Real Hacienda. Dichos actores económicos, que a principios del siglo xviii fueron conocidos como bancos de plata, adquirían el control de la Ceca mediante la compra de algunos de los oficios mayores, así como de las dádivas y préstamos que otorgaban al ensayador, los oficiales, tenientes y capataces encargados de la acuñación. En esta forma recibían un trato privilegiado que les permitía supervisar la acuñación de los metales que mandaban acuñar y realizar prácticas ilícitas. En el proceso judicial que se siguió contra los oficiales de la Ceca y los bancos de plata, que inició en 1728, se descubrió que los cajeros de los banqueros hacían el primer ensaye del metal que entregaban en la ceca para ser acuñada8. Esta práctica les permitía fusionar la plata ensayada y gravada, tanto con metal de rescate, que no había pagado derechos y cuya ley se desconocía, como con plata peruana, que tenía menor grado de pureza que la mexicana9. Asimismo se mostró como los mercaderes que adquirieron los oficios de tesorero y tallador mayor de la Casa de moneda, incorporaron a sus familias a los oficiales reales de importantes núcleos mineros y centros comerciales estratégicos, como el puerto de Veracruz, lo cual favoreció su participación en el contrabando10.

  • 11 Bertrand, 1999, pp. 225-227; Valle Pavón, 2011a y 2011b.

12Investigaciones recientes se abocaron al estudio de los Sánchez de Tagle y los Fagoaga banqueros que se dedicaban al avío de la minería y a la acuñación de la plata de su propiedad y de la que pertenecía a otros mineros y mercaderes. Los Fagoaga adquirieron el oficio de apartador de metales y los Sánchez de Tagle el de tallador mayor de la Ceca. Además, Luis Sánchez de Tagle, a principios del siglo xviii detentaba el cargo de amonedador de las platas del monarca, actividad que le generaba ganancias elevadas por las grandes cantidades de plata que acuñaba. Los Sánchez de Tagle y los Fagoaga, eran de origen montañés y vizcaíno, respectivamente, como la mayor parte de los miembros del Consulado. Al respecto, convendría averiguar si las redes de negocios de dichos mercaderes estaban integradas por sujetos de las mismas naciones. Pedro Sánchez de Tagle, el tallador mayor de la Ceca, casó a su hija con el tesorero de la real caja de Pachuca, jurisdicción en la que tenía dos haciendas de fundición. En 1712 se descubrió que Sánchez de Tagle enviaba de Pachuca a México plata que no había pagado los reales derechos, posiblemente con el respaldo de su yerno, quien llegó a ser contador y juez de la real Hacienda y caja de Pachuca. Don Pedro, además era protegido del virrey duque de Linares (1711-1716)11.

  • 12 Castro Gutiérrez, 2012, cap. iii.
  • 13 Bertrand, 1999, pp. 228-230.
  • 14 Valle Pavón, 2007, pp. 971-978.

13Las últimas investigaciones han examinado el paso de la Casa de Moneda a la administración real, así como las reformas que se introdujeron para favorecer la acuñación y librar a los mineros de la intermediación financiera de los mercaderes. En 1728 se estableció que la Ceca debía comprar la plata directamente a los mineros, medida a la que se opusieron los mercaderes de plata, con el argumento de que les impediría recuperar los avíos que habían otorgado a dichos productores. Ante la presión que ejercieron, en 1732 se estableció que la Casa solo recibiría el metal de los mineros que no habían recibido financiamiento de los habilitadores, con el propósito de garantizar el pago de sus deudas. Valdría la pena investigar la efectividad de dicha medida para librar a los mineros del crédito de los mercaderes. Asimismo, se analizó el proceso judicial que se emprendió en la Ceca, en 1728, a causa de las irregularidades que se habían presentado en la acuñación, en la que estuvieron involucrados los banqueros de plata, quienes, a pesar de haber sido absueltos, más tarde, en 1738, fueron condenados al pago de elevadas multas y de los costos del proceso. Felipe Castro planteó que con el paso de la Casa de Moneda a la Administración real, los banqueros de plata vieron seriamente mermado su poder12. Sin embargo, Michel Bertrand ha expuesto que los Sánchez de Tagle, aun cuando fueron privados del oficio de tallador mayor de la Ceca, se adaptaron a las nuevas condiciones político-administrativas a través de la integración de uno de los nuevos funcionarios de la Casa a su parentela13. Y, en un artículo sobre la gestión del ramo de alcabalas por parte del Consulado, se expuso cómo los representantes de la corporación colocaron en la casa de los Fagoaga cientos de miles de pesos acumulados en el «fondo de sobras» de alcabalas14. Sería muy conveniente que se realizaran investigaciones para conocer la situación de los bancos de plata después de que perdieran el control directo sobre el proceso de amonedación.

14Las aportaciones fundamentales sobre los negocios de los mercaderes de la ciudad de México en el período 1670-1740 se han centrado en los tratantes de plata, quienes concentraban el metal blanco y controlaban la Casa de Moneda. Para conseguirlo, habían penetrado la estructura administrativa y judicial del Virreinato, mediante el establecimiento de relaciones interpersonales, redes de sociabilidad, estrategias matrimoniales, así como de la compra de magistraturas y oficios públicos. Los mercaderes de plata también se fortalecieron su posición a través del comercio Pacífico, un tema que abordaremos a continuación.

El control del comercio Pacífico

  • 15 Bonialian, 2012a.

15Otra renovación historiográfica de los últimos años ha sido la relativa al comercio del Pacífico. Se ha mostrado que en el período 1675-1740, los mercaderes de México consolidaron la articulación del comercio transatlántico y transpacífico. El notable crecimiento de los intercambios informales que realizaron con Manila, El Callao, y otros puertos del mar del Sur, condicionó el tráfico de la Carrera de Indias. Este nuevo enfoque plantea que el comercio en el Pacífico se ejerció con plena autonomía, ya que, a pesar de la normatividad restrictiva, desarrolló una «estructura semiclandestina del comercio hispanoamericano», que sobrepasó notablemente los límites establecidos por la Corona15. Se calcula que el promedio anual de monedas mexicanas y peruanas de plata que se intercambiaron por bienes asiáticos, durante el período en cuestión, fluctuó de dos a cuatro millones de pesos, unas cifras que prácticamente duplican a las mencionadas por los registros oficiales. En esos años, los comerciantes peruanos acudían en navíos de su propiedad al puerto de Acapulco para satisfacer la demanda de mercurio, e intercambiar de manera ilícita, plata peruana —en moneda y barras—, cacao de Guayaquil, vino y aceite, por mercancías asiáticas, géneros castellanos y europeos, que habían llegado en las flotas y, presumimos, también a través del contrabando, así como «bienes de la tierra»: añil, tabaco, brea y alquitrán.

16En el último cuarto del siglo xvii, en Nueva España, el notable crecimiento de la producción minera generó una demanda mayor y más diversa de bienes para amplios sectores de la población, mientras que China requirió cantidades crecientes de plata hispanoamericana después de que Japón dejara de venderles el metal blanco. En consecuencia, el abasto de sedas chinas, de diversas calidades y precios, se canalizó al mercado novohispano, sobrecargando las naos con bienes que viajaban fuera de registro. Al mismo tiempo, las flotas arribaban con grandes cargas a Veracruz, y una gran parte de estas también se introducía de manera fraudulenta. La abundancia de mercancías orientales y europeas en el territorio novohispano —a la que también contribuyó el contrabando realizado desde las Antillas— generó una reducción de precios que se acrecentó por el fraude fiscal. En consecuencia, los peruanos compraban a los mercaderes de México bienes orientales, rezagos de productos castellanos y europeos a precios mucho menores de los que se ofrecían en la feria de Portobelo, un fenómeno que dinamizó el comercio del galeón de Manila y de las flotas.

  • 16 Bonialian, 2011, 2012a, pp. 1020-1023, 2012b, pp. 1033-1038, 2014, pp. 27-35 y 56-74.

17Se ha estimado que el comercio que se realizaba entre los virreinatos hispanoamericanos fluctuaba entre el millón y medio y los dos millones de pesos. Los miembros del Consulado de México tenían agentes o redes de negocios con comerciantes establecidos en Acapulco, Veracruz, Oaxaca y Guatemala, que reexpedían rumbo al puerto de El Callao los bienes asiáticos, europeos y novohispanos, tanto desde el puerto de Acapulco como desde las bahías de Manzanillo y Huatulco e, incluso, desde fondeaderos de Guatemala, como Realejo y Sonsonate. Dichos mercaderes podían contratar con los peruanos por los vínculos interpersonales que establecían con los virreyes y los prelados, así como por la connivencia que tenían con justicias, castellanos y otros funcionarios portuarios que se beneficiaban de dicho tráfico. Por su parte, los peruleros adquirían dichos bienes en los puertos mencionados para venderlos en pequeñas dársenas ubicadas en el derrotero de cabotaje que enlazaba Acapulco con El Callao, así como en los ancladeros chilenos. De 1675 a 1740, los acaudalados mercaderes del Consulado de Lima promovieron dicho tráfico clandestino individual, al tiempo que lo condenaban a través del Consulado16.

  • 17 Álvarez de Abreu, 1977, t. II; Lang, 1997, pp. 101-121; Bonialian, 2011, 2012a, 2014, pp. 27-35 y (...)

18Desde una perspectiva institucional, se ha visto que, ante la proliferación del fraude fiscal y del contrabando, las autoridades de la metrópoli, a partir de 1670, volvieron a emitir las regulaciones que limitaban el tráfico con Filipinas, al tiempo que reiteraban la prohibición del comercio por el mar del Sur y exigían su cumplimiento. La política regia se esforzó por restringir el comercio de bienes asiáticos a Nueva España, a través de la Nao de China, y porque fueran los comerciantes independientes establecidos en Manila los que tuvieran la iniciativa, lo que implicaba que los mercaderes de la ciudad de México debían limitar su papel al de meros compradores en la feria de Acapulco. Asimismo se prohibió la participación de los peruanos en dicho tráfico. A través de estas medidas, el monarca intentaba, por una parte, acabar con el control hispanoamericano del Pacífico, con el propósito de limitar la fuga de plata a Oriente y la autonomía de las oligarquías de ambos virreinatos y, por otra, fortalecer la venta y el consumo de las mercaderías castellanas y europeas que llegaban en la flota de Veracruz y en los galeones de Tierra Firme. No obstante, las platas mexicana y andina continuaron fluyendo a China, porque los comerciantes novohispanos, guatemaltecos, quiteños y peruanos requerían las sedas, las porcelanas, así como otros textiles y bienes orientales17.

  • 18 Álvarez de Abreu, 1977, t. II, p. 330; Lang, 1997, pp. 142 y 143; Schurtz, 1992, p. 239.
  • 19 Véase el testimonio que en 1702 dio Seijas y Lobera, Gobierno militar y político del reino imperia (...)
  • 20 Yuste López, 2007, pp. 122-123 y 126, 127.

19De acuerdo con la historiografía sobre el eje transpacífico, en su reactivación influyó la pérdida de dos galeones, en 1692-1693, lo que dio lugar a que el virrey conde de Galve enviara una expedición a Manila en la que participaron tratantes de México y el Perú, que demandaron los bienes que requerían y participaron en la construcción de un navío18. Los mercaderes de México que abastecían de bienes asiáticos a Nueva España, Guatemala, el Perú, las Antillas y Venezuela19, para inscribirse en los libros de repartimiento del espacio de carga en el galeón, que se restringía a los vecinos de Manila, se valían de diversos medios. Ellos, o una persona de su confianza, se avecindaban en Manila por un período mínimo de ocho años o se incorporaban a alguno de los cuerpos de defensa del archipiélago o a un oficio de gobierno. No obstante, en la época que abordamos, los mercaderes de México iban a Manila, por cortos períodos, y justificaban su estancia por motivos militares, de gobierno o, sin excusa explícita, con el único propósito de inscribirse en los libros de repartimiento de carga del galeón20.

  • 21 Huerta, 2007; Valle Pavón, 2006.
  • 22 Bonialian, 2012a, pp. 299-301 y 341-344; 2012b, pp. 1033-1038.

20Los mercaderes del Consulado de México monopolizaron el comercio por el Pacífico, como vimos, gracias al control que ejercieron sobre la moneda acuñada en Nueva España, así como por la capacidad que tuvieron para crear un rico entramado de relaciones de negocios con familiares, paisanos, altas autoridades civiles y eclesiásticas. De acuerdo con los estudios sobre el mercader de plata, a fines del siglo xvii, Luis Sánchez de Tagle logró tener una participación importante en el comercio con Filipinas después de que dos de sus sobrinos fueran a residir a Manila, mientras que otro pasó a formar parte de la oficialidad de las naos. Más adelante, uno de los sobrinos avecinado en Manila fue nombrado general del galeón, una circunstancia que facilitó la carga de dinero y mercancías sin registrar. El tráfico ilícito que Luis Sánchez de Tagle realizaba con Filipinas pudo haber proliferado una vez que empezó a realizar negocios con el virrey conde de Galve —quien fue acusado de participar en el contrabando que realizaban los peruleros— con Fausto Cruzat y Góngora, que fue gobernador de Filipinas (1690-1702), y con el general de las Reales Galeras de la Guardia y Custodia de las Islas21. Del examen de las denuncias y causa que se promovieron en contra de quienes monopolizaban las cargas de los galeones, se encontró que Pedro, el sobrino y yerno de Luis Sánchez de Tagle, tuvo una intensa participación en el comercio por el Pacífico durante las primeras dos décadas del siglo xviii. Más adelante, le sucedió Francisco Sánchez de Tagle, quien se casó con la hija de Juan Eusebio Gallo, alcalde mayor de Acapulco de 1724 a 1760. Gallo utilizó su cargo para favorecer los intereses comerciales de su yerno en el comercio por el Pacífico22.

  • 23 Valle Pavón, 2006.
  • 24 Bonialian, 2012a, pp. 299-301 y 341-344; 2012b, pp. 1033-1038.

21El tráfico con El Callao se facilitó a los Tagle por los vínculos que tenían con Francisco Sánchez de Tagle que residía en Lima. Para los Tagle, este comercio era sumamente redituable porque, además de las ganancias que obtenían por la reventa de los productos asiáticos, europeos y novohispanos, acuñaban la plata andina con la mexicana, que era de mayor ley23. Del análisis de un expediente sobre el tráfico ilícito que se realizó entre los virreinatos americanos, se halló una lista de los transgresores entre los que destacan Luis y Pedro Sánchez de Tagle, quienes, junto con otros cinco almaceneros de México, habían enviado a sus agentes a El Callao para saldar algunas cuentas mercantiles con sus pares limeños. Este caso fue excepcional porque fueron los novohispanos quienes navegaron al Perú para conducir a México noventa cajones de plata por valor de 349 000 pesos, una suma formidable que habían recibido en pago de géneros asiáticos y rezagos de flotas que habían remitido en los años anteriores a 1703, cuando el navío despertó sospecha en el puerto de El Realejo. Por otra parte, el comerciante de México Juan Geraldino, quien operó, cuando menos, entre 1724 y 1734, tenía una red comercial a través de la cual remitía de manera ilícita productos asiáticos, europeos, novohispanos y cubanos de la bahía de Huatulco a Guatemala y el Perú.24 La trascendencia que tuvieron las redes de los Sánchez de Tagle y Geraldino en el tráfico del Pacífico invita a investigar sobre las que tejieron otros mercaderes de México que formaban parte del reducido grupo que concentró las transacciones por el Pacífico.

22En las compañías de comercio constituidas por mercaderes novohispanos y comerciantes peruanos, los primeros otorgaban el financiamiento. Los miembros del Consulado de México constituyeron el eje del tráfico por el Pacífico porque, gracias al control que ejercían sobre la circulación de la plata, podían adquirir, de manera casi monopólica, tanto los productos orientales como los castellanos y europeos, los cuales, luego de arribar en las flotas por Veracruz, eran negociados en México y reembarcados en Acapulco para ser vendidos en El Callao y otros puertos intermedios. Dada la importancia de conocer los vínculos que había entre los grandes mercaderes de México y el Perú, y la poca información que se tiene sobre el origen de los capitales que sostuvieron este nutrido comercio, en el que los peruanos también tuvieron la iniciativa, se hace necesario indagar acerca del origen del financiamiento y de las redes crediticias que sostuvieron las expediciones mercantiles que se llevaban a cabo por el mar del Sur.

  • 25 León Borja y Szászdi, 1964; Lang, 1977.
  • 26 Bonialian, 2012, pp. 87, 91.
  • 27 Lang, 1977, pp. 105, 106; Valle Pavón, 2006.

23El cacao de Guayaquil tuvo una demanda muy elevada por parte de los mercaderes de México, porque era un alimento básico y se empleaba como instrumento de cambio en las operaciones menudas. La historiografía ha estudiado las prohibiciones que se impusieron al tráfico de dicho grano por el Pacífico, así como las excepciones y trasgresiones de las mismas25. Luego de que, en 1695 y 1697, se mandó decomisar los navíos que traficaran cacao guayaquileño y acabar con las arribadas maliciosas que hacían los navíos cargados del grano en las costas del Pacífico, el Consulado de México manifestó a las autoridades su disposición a sacrificar las ganancias que sus miembros podrían obtener con la reexportación de los productos asiáticos al Perú, con tal de que se permitiera el comercio de productos locales26. Para los mexicanos resultaba fundamental el abasto del azogue de Huancavelica y del cacao de Guayaquil, así como la venta de añil y tabaco. En 1699, el monarca mandó que los excedentes del mercurio de Huancavelica se destinaran a Nueva España y, para favorecer su transporte, autorizó el intercambio de los frutos de la tierra de ambos reinos. En ese mismo año el fiscal de la Audiencia de Lima, informó al Consejo de Indias acerca de la introducción de géneros de China, a pesar de las reiteradas prohibiciones. En 1702 Felipe V mandó cumplir las leyes que prohibían y sancionaban el comercio de ropa de China en el Perú, y poco después revocó la licencia para traficar frutos de la tierra entre ambos virreinatos, al parecer, en atención a la protesta que presentó el Consulado de Sevilla en 170327.

  • 28 Bonialian, 2011, 2012a, pp. 107-108, 2012b, pp. 1003, 1041.

24La importancia que tuvieron los intercambios semiinformales que se realizaban por el Pacífico, condujo al virrey duque de Linares a recomendar a las autoridades de la Metrópoli su legalización en 1711. Como vimos, los Sánchez de Tagle tuvieron una participación central en el comercio del Pacífico, y el duque de Linares desde el inicio de su mandato fue un estrecho aliado de Pedro Sánchez de Tagle, que entonces era patriarca de dicha familia. El Consejo de Indias calificó la propuesta de «inadmisible, ni tratable», porque transformaba a Nueva España «en la pieza central del sistema comercial» del Imperio Español, al concentrar el circuito transpacífico que la enlazaba con Manila y China; el transatlántico que la articulaba con la Península a través de las flotas; y el intercolonial que la unía con el Perú por el Mar del Sur. El Consejo consideraba que dicho proyecto amenazaba la centralización política y económica de España porque, una vez abierto el comercio de la mar del Sur, el Perú no requeriría la comunicación directa con la Península, al depender exclusivamente de las reexportaciones novohispanas, lo que fortalecería la autonomía económica del virreinato septentrional. La fecha límite del auge del comercio por la Mar del Sur, se estableció en 1739, cuando la guerra con Gran Bretaña dio lugar a que el sistema de flotas y galeones fuera sustituido por navíos de registro que abastecieron al virreinato del Perú por la ruta del Cabo de Hornos. En esta forma se acabó con el desplazamiento de los peruleros al puerto de Acapulco28 .

La pugna por el mercado novohispano y las primeras reformas comerciales

  • 29 Hoberman, 1991, p. 268; Bernal, 1992, pp. 225-228; Bustos, 1995, pp. 77, 138-184, 355-372; Delgado(...)
  • 30 Oliva Melgar, 2004, 27-73.
  • 31 Archivo General de la Nación, Archivo Histórico de Hacienda, leg. 559, doc. 3, Real Cédula de 28 d (...)
  • 32 MacLeod, 1990, pp. 76-79; Romano, 2004, pp. 273-290; Morineau, 2003.

25La visión sobre la crisis que padeció la Carrera de Indias durante la segunda mitad del siglo xvii, fue superada a partir de las evidencias que se presentaron en las últimas décadas sobre la notable recuperación que presentó dicho tráfico, como consecuencia de dos fenómenos. Por una parte, del auge del contrabando que realizaban los extranjeros, una vez que consolidaron su posición en el comercio de Indias, a través del otorgamiento de crédito y del abasto de mercancías29, y, por otra, del enorme fraude fiscal que se realizó a partir de 1660, cuando la Corona cedió el control del comercio de Indias a los consulados de Sevilla30, Nueva España y el Perú, a cambio de un repartimiento para el apresto de la armada y las flotas31. El crecimiento del abasto de bienes europeos en Hispanoamérica, se elevó, aún más, por el incremento del tráfico intérlope que realizaban ingleses, holandeses y franceses luego de que establecieron grandes almacenes y bodegas en las islas de las Antillas. El extraordinario aumento del contrabando se evidenció por la elevación que presentó el ingreso de caudales a los puertos de las mencionadas potencias europeas32.

  • 33 Valle Pavón, 2011a y 2011b.
  • 34 Lang, 1977, pp. 24-25; Hoberman, 1998, p. 77.
  • 35 Bertrand, 1999, pp. 36, 237-239; Valle Pavón, 2011a y 2011b.

26En Nueva España, a partir de la década de 1670, al elevado suministro de bienes europeos que arribaban por la ruta oficial, se sumaba el incremento del abasto de bienes asiáticos, a través del Galeón de Manila, y el contrabando. Se ha estimado que en las últimas décadas del siglo xvii el virreinato era abastecido solo en una tercera parte por las flotas. Los mercaderes destinaban al contrabando los metales sin quintar y los que solo habían pagado el diezmo, lo que les reportaba ganancias muy elevadas porque, además, evadían el pago de alcabalas, almojarifazgo y los derechos aduaneros33. A mediados del siglo xvii se calculaba que en Nueva España la extracción de la plata que no había pagado derechos representaba una tercera parte de la producción, fenómeno que se incrementó conforme avanzó la centuria34. Para realizar el tráfico ilícito, los mercaderes de México contaban con la complicidad de los oficiales reales del puerto de Veracruz, con quienes establecieron fuertes vínculos. Los agentes del real erario de Veracruz permitían el embarco y la descarga de los bienes que salían y llegaban en las flotas fuera de registro, aceptaban documentos falsos de los maestres de navíos, y simulaban confiscaciones de mercaderías ilegales que posteriormente reintroducían en los circuitos comerciales35.

  • 36 Hoberman, 1991, pp. 47-51.
  • 37 Lamikiz, 2011.

27En los dos primeros tercios del siglo xvii los mercaderes de la ciudad de México, que tenían vínculos familiares y de paisanaje con los cargadores andaluces, participaban en la Carrera de Indias principalmente como encomenderos por comisión y, en menor medida, por su propia cuenta36. Para fines de dicha centuria, su participación directa en el comercio de flotas seguía siendo mínima, debido a la incertidumbre que entrañaba el comercio de larga distancia, dado que tenían libertad para comprar mercancías en Sevilla y Cádiz, personalmente o valiéndose de agentes. Los mercaderes consulares generalmente compraban los bienes castellanos y europeos a los flotistas que arribaban en los convoyes37.

  • 38 Bernal, 1992, pp. 224-226, en especial el cuadro de la p. 226.

28En razón del sobreabasto de mercancías que privaba en Nueva España, los mexicanos maniobraban para conseguir que los flotistas redujeran los precios. Para remediar esta situación y asegurar el pronto regreso de la flota, en 1683 las autoridades decidieron establecer una feria institucionalizada en Veracruz, en la que se ajustaran los precios de manera corporativa. Sin embargo, los comisionados de los flotistas y del comercio de México no lograron llegar a un acuerdo de precios, por lo que luego de largas y arduas negociaciones, los peninsulares se adentraron en el reino para contratar38.

  • 39 Lamikiz, 2011.
  • 40 Bonialian, 2012a, pp. 284-286.

29Los flotistas trataban en las ciudades de México, Puebla y Oaxaca, así como en otros centros mercantiles, principalmente del norte minero, en donde podían trocar géneros por plata en pasta. En la ciudad de México se celebraba la feria más importante, tanto por el volumen de las ventas, como porque en esta se establecían los precios que servían de referente en otros núcleos mercantiles. A partir de la nutrida correspondencia de un peninsular, se encontró que enfrentaban «enormes dificultades» para despachar sus mercancías a causa de la competencia. Las ventas discurrían con gran lentitud, y solo mejoraban cuando escaseaba alguna mercancía o llegaba plata a la ciudad capital. Los peninsulares se encontraban a merced de los mercaderes de México, quienes esperaban a que bajaran los precios, cuando se anunciaba la inminente partida de la flota. Muchos peninsulares permanecían en el virreinato para no malbaratar sus mercancías. Los mayores problemas se presentaban cuando se realizaban ventas a crédito, por las dificultades para cobrar los adeudos. La situación de las ventas empeoraba cuando llegaba a Acapulco la Nao de China, fenómeno que conseguía «congelar las ventas en la ciudad de México»; no obstante, también se abría la alternativa de comprar productos asiáticos en Acapulco para venderlos en el mismo virreinato. Por otra parte, las posibles compras de los peruleros que llegaban de El Callao generaban expectativas de negocios para los peninsulares 39. Esto, a pesar de que en 1693, el virrey conde de Galve había prohibido a los peruanos internarse en el virreinato para comprar bienes castellanos y europeos40.

  • 41 Escamilla González, 2003; Valle Pavón, 2006 y 2015.

30Con respecto al establecimiento de los precios, los mercaderes de México también padecían por los abusos de los flotistas. En 1706 arribó la flota a Veracruz, más de cinco años después de la llegada del último convoy. El virrey duque de Alburquerque mandó realizar la feria en el puerto con el fin de agilizar el retorno del convoy, ante la amenaza de los anglo-holandeses. En esta ocasión tampoco pudo llegarse a un acuerdo sobre los precios. Cuando se rompieron las negociaciones, el comandante de la flota protestó ante el virrey, quien lamentó que hubieran rechazado las ofertas de los delegados de México, porque en el interior del reino no podrían conseguir mejores precios. El respaldo que el virrey otorgó al Consulado de México le permitió obtener un donativo cuantioso para contribuir al sostenimiento de la guerra. Unas semanas después, el cuerpo mercantil denunció que los flotistas, una vez agotados ciertos productos, habían acudido a surtirse a Veracruz, al tiempo que ocultaban el hierro, el azafrán, el papel, el aceite y la canela, con la intención de imponer precios exorbitantes con los que ganaban «el doscientos y más por ciento«. El virrey convocó a Real Acuerdo para tomar una decisión, pero, ante la alarma que se produjo, los cargadores moderaron los precios, por lo que no hubo necesidad de proceder por la vía judicial. Poco después, Alburquerque consiguió que la universidad de mercaderes le otorgara un préstamo gratuito por un millón de pesos41.

31Concluida la Guerra de Sucesión dinástica, las autoridades reales se esforzaron por regularizar la Carrera de Indias, con el propósito de disminuir el contrabando y generar mayores recursos fiscales. Al abasto realizado por las flotas, el galeón de Manila y el contrabando, se agregó, de 1710 a 1714, el de las embarcaciones francesas que operaban con licencia y, a partir de 1715, la participación de navío de permiso inglés, que había sido negociado, como parte del asiento para el abasto de esclavos, a raíz de los Tratados de Utrecht de 1713. Como consecuencia del sobre abasto de mercancías, las flotas de 1711 y 1712 realizaron largas estancias en Veracruz y, a partir de 1715 los convoyes regresaron a España dejando en el virreinato a gran parte de los flotistas. Cuando menos desde 1713, el Consulado de México solicitó a las autoridades reales que las flotas fueran bianuales, que el número de navíos fuera proporcionado a la poca demanda que había en el reino y que se prohibiera la entrada de embarcaciones extranjeras, aun cuando les convenía tratar con los ingleses, que vendían los géneros entre 25 y 30 % más baratos que los flotistas. Sin embargo, desde 1714, el Consulado de Cargadores de Indias requirió que las flotas fueran anuales y atribuyó la ruina del comercio de España a la competencia de la nao de Filipinas que traficaba «cuatro o más millones de pesos anuales» en sedas chinas.

  • 42 Valle Pavón, 2006.

32El duque de Linares respaldó al Consulado y, en 1716, recomendó que se cumplieran las leyes y ordenanzas que normaban el comercio virreinal, el cual debía reducirse al servicio del «cuerpo de sus vasallos». El virrey se oponía a que los peninsulares permanecieran largos períodos en Nueva España para impedir que compitieran con los mercaderes de México por la grana, el cacao de Guayaquil, los bienes asiáticos, la plata andina y novohispana42. Como vimos, los mercaderes de México habilitaban la producción argentífera para concentrar la mayor cantidad de plata posible a fin de asegurar la supremacía en las transacciones comerciales, se esforzaban por monopolizar los intercambios con Manila y con los peruanos, y habilitaban a los alcaldes mayores de los pueblos de indios para acceder a la grana y otros bienes de producción indígena.

  • 43 Real Díaz, 1959; Pérez Herrero, 1983; Valle Pavón, 2006.

33Finalmente, al inicio de la década de 1720, las ferias se establecieron en Jalapa y Orizaba. Sin embargo, los mercaderes de México no favorecieron las negociaciones para llegar a un acuerdo sobre los precios y sus miembros se resistieron a realizar contrataciones con el argumento de que carecían de dinero para comprar las enormes cargas de mercancías que arriban en los convoyes. El fracaso de las ferias dio lugar a que los cargadores y factores peninsulares se internaran y permanecieran en el virreinato por largos períodos. El cuerpo mercantil protestó porque los flotistas regresaban a Veracruz para comprar a otros peninsulares, adquirían bienes asiáticos y cacao de Guayaquil para vender dentro del virreinato, así como porque intercambiaban sus mercancías por plata en pasta y sin quintar. Los mexicanos pugnaban por monopolizar los intercambios al interior de Nueva España, aun cuando sus miembros enviaban capitales a Cádiz para que se invirtieran en créditos a riesgo de mar. Durante las décadas de 1720 y 1730, el Consulado de Cargadores de Indias continuó atribuyendo la baja demanda de los novohispanos a la compra de sedas chinas, lo que dio lugar a reiteradas prohibiciones del ingreso de artículos orientales por Acapulco43.

  • 44 Bonialian, 2011 y 2012a.

34A pesar de las protestas del Consulado de México por el sobreabasto de mercancías, sus miembros adquirían los elevados volúmenes de bienes castellanos y europeos que vendían los flotistas, así como las sedas chinas que llegaban en el galeón de Manila, además de los productos que introducían los ingleses del navío de permiso y los que llegaban vía contrabando. Dicho fenómeno era posible porque gran parte de los bienes que adquirían los mercaderes de la capital eran reembarcados por el Pacífico rumbo al Perú y a los puertos intermedios que se ubicaban en la ruta Acapulco-El Callao. Este comercio se veía favorecido por los precios bajos de las mercancías que los peruleros adquirían en las costas novohispanas, tanto porque el sobre abasto generaba el descenso de los precios, como porque al traficarlos de manera ilícita no pagaban gravámenes. Esto explica que los comerciantes peruanos prefirieran comprar los «rezagos» de las flotas, que adquirir los bienes castellanos y europeos en la feria de Portobelo, en donde los peninsulares vendían a precios mucho más elevados44. Sin embargo, el bloqueo generado por los británicos a causa del conflicto bélico que se desató en 1739, dio lugar al establecimiento de la nueva ruta para el abasto del Perú, por el Cabo de Hornos, fenómeno que puso fin a los desplazamientos de los peruleros a las costas de Nueva España.

 

35Según hemos visto, los mercaderes de México ejercieron el control sobre la circulación y amonedación de la plata mediante el establecimiento de redes de sociabilidad con los principales funcionarios del virreinato, lo cual perjudicó la autoridad formal de la monarquía y los ingresos del Real Erario. La importancia que tuvo el crédito comercial en la producción de plata invita a investigar sobre el papel que desempeñaron los mercaderes consulares en las primeras décadas del siglo xviii y, en particular, luego de que la administración regia se hizo cargo de la Ceca.

36La península hispánica no fue el núcleo dominante de los intercambios dentro del Imperio, ya que los mercaderes de México articularon los circuitos informales del Pacífico, mismos que dinamizaron de manera notable el comercio trasatlántico. A la creciente demanda de bienes europeos y asiáticos por parte de Nueva España, se aunó la del Perú, Guatemala, Guayaquil, Chile y otros espacios hispanoamericanos. A pesar de que se reiteraron las limitaciones al tráfico con Filipinas y la prohibición del comercio intervirreinal, el sobre abasto y la evasión de los derechos aduanales dieron lugar a la reducción de precios de los productos europeos, fenómeno que atrajo a los peruleros.

37El dominio sobre la plata y el comercio Pacífico dio gran autonomía a los mercaderes de México, no obstante, esta fue equilibrada por la lealtad que profesaban a la Corona y su empeño en perpetuar los lazos con la familia originaria. Gran parte de los intercambios que sostuvieron dichos mercaderes con el exterior se llevaron a cabo de manera informal, sin embargo, las redes de negocios que los sustentaron favorecieron la unificación de los reinos que integraban la monarquía hispánica.

38Con respecto al comercio atlántico, la saturación del mercado novohispano dificultaba las contrataciones de los peninsulares, no obstante, tanto estos como los mercaderes de México recurrían a diversas estrategias para obtener los mejores precios. La corona estableció la feria de Jalapa para favorecer a los peninsulares, mientras que el Consulados de México se esforzó porque sus miembros monopolizaran la distribución de los bienes europeos en Nueva España, y el de Cargadores de Indias pugnó porque los flotistas se internaran en el virreinato. A pesar de que ambas corporaciones tenían una retórica de conflicto sus miembros colaboraban en los negocios. El gran abasto de bienes europeos y asiáticos se realizaba, tanto por la demanda novohispana, como porque gran parte se remitían al Perú y otros puertos de la Mar del Sur.

39El estudio del período que abordamos modifica la idea que se tenía acerca del impacto que tuvieron las primeras reformas de los Borbones sobre la autonomía de las oligarquías de Nueva España. En el futuro, habría que investigar qué tanto se debilitó el poder de los mercaderes de México con el paso de la administración de la Casa de Moneda a la real Hacienda y el cierre del tráfico intervirreinal, ya que mantuvieron las transacciones con las Filipinas a lo largo del siglo xviii.

Notes

1 Valle Pavón, 2011a y 2011b.

2 Bakewell, 1975, pp. 126, 132-136 y 209-249; Lang, 1997, pp. 207-210 y 231-234; Huerta, 1997, pp. 73-80; id., 2003, pp. 24-31; id., 2007, pp. 104-106; Bertrand, 1999, pp. 236-254 y 262-264; Langue, 1999, pp. 48-49; García Berumen, 2014, pp. 156-176.

3 Bakewell, 1975, pp. 132; Muro Romero, 1982, pp. 52-53 y 55-56; Hoberman, 1991, p. 148.

4 Huerta, 2003, pp. 20-23; Valle Pavón, 2011a y 2011b.

5 Huerta, 1997, p. 77; id., 2003, pp. 25-26; Bertrand, 1999; Valle Pavón, 2011a y 2011b.

6 Hoberman, 1991, p. 155; Huerta, 2003, p. 25; Valle Pavón, 2011a y 2011b.

7 Valle Pavón, 2011a y 2011b.

8 Castro Gutiérrez, 2012.

9 Valle Pavón, 2011a y 2011b.

10 Bertrand, 1999; Valle Pavón, 2011a y 2011b.

11 Bertrand, 1999, pp. 225-227; Valle Pavón, 2011a y 2011b.

12 Castro Gutiérrez, 2012, cap. iii.

13 Bertrand, 1999, pp. 228-230.

14 Valle Pavón, 2007, pp. 971-978.

15 Bonialian, 2012a.

16 Bonialian, 2011, 2012a, pp. 1020-1023, 2012b, pp. 1033-1038, 2014, pp. 27-35 y 56-74.

17 Álvarez de Abreu, 1977, t. II; Lang, 1997, pp. 101-121; Bonialian, 2011, 2012a, 2014, pp. 27-35 y 56-74.

18 Álvarez de Abreu, 1977, t. II, p. 330; Lang, 1997, pp. 142 y 143; Schurtz, 1992, p. 239.

19 Véase el testimonio que en 1702 dio Seijas y Lobera, Gobierno militar y político del reino imperial de la Nueva España, p. 455.

20 Yuste López, 2007, pp. 122-123 y 126, 127.

21 Huerta, 2007; Valle Pavón, 2006.

22 Bonialian, 2012a, pp. 299-301 y 341-344; 2012b, pp. 1033-1038.

23 Valle Pavón, 2006.

24 Bonialian, 2012a, pp. 299-301 y 341-344; 2012b, pp. 1033-1038.

25 León Borja y Szászdi, 1964; Lang, 1977.

26 Bonialian, 2012, pp. 87, 91.

27 Lang, 1977, pp. 105, 106; Valle Pavón, 2006.

28 Bonialian, 2011, 2012a, pp. 107-108, 2012b, pp. 1003, 1041.

29 Hoberman, 1991, p. 268; Bernal, 1992, pp. 225-228; Bustos, 1995, pp. 77, 138-184, 355-372; Delgado Rivas, 2007, pp. 57-59; Oliva Melgar, 2004; Díaz Blanco, 2012.

30 Oliva Melgar, 2004, 27-73.

31 Archivo General de la Nación, Archivo Histórico de Hacienda, leg. 559, doc. 3, Real Cédula de 28 de marzo de 1660.

32 MacLeod, 1990, pp. 76-79; Romano, 2004, pp. 273-290; Morineau, 2003.

33 Valle Pavón, 2011a y 2011b.

34 Lang, 1977, pp. 24-25; Hoberman, 1998, p. 77.

35 Bertrand, 1999, pp. 36, 237-239; Valle Pavón, 2011a y 2011b.

36 Hoberman, 1991, pp. 47-51.

37 Lamikiz, 2011.

38 Bernal, 1992, pp. 224-226, en especial el cuadro de la p. 226.

39 Lamikiz, 2011.

40 Bonialian, 2012a, pp. 284-286.

41 Escamilla González, 2003; Valle Pavón, 2006 y 2015.

42 Valle Pavón, 2006.

43 Real Díaz, 1959; Pérez Herrero, 1983; Valle Pavón, 2006.

44 Bonialian, 2011 y 2012a.

© Casa de Velázquez, 2019

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search