Version classiqueVersion mobile

Los virreinatos de Nueva España y del Perú (1680-1740)

 | 
Bernard Lavallé

II. — Élites, redes y poderes

La razón de la plata

Élites novohispanas e historiografía modernista, un diálogo transatlántico

Frédérique Langue

Texte intégral

Desventuras de una historiografía

  • 1 Nos conformaremos con recordar algunos de los ensayos ya señalados por Víctor Peralta Ruiz en su p (...)

1A semejanza de la minería de la plata y de sus míticas riquezas, la historiografía americanista suele pasar por unos ciclos que, si bien reflejan muy a menudo una reflexión intelectual compartida, no pasan en otros casos de ser una mera moda editorial. Después del éxito historiográfico de las élites americanas en la década de los noventa, marcado por una serie de publicaciones clave especialmente en el caso novohispano, se notó un reflujo de la producción historiográfica sobre el particular, tanto desde el punto de vista cuantitativo como cualitativo. Esta inversión de los intereses y de la producción editorial no la compensó paradójicamente la diversidad de los enfoques adoptados hasta aquel entonces, de los más clásicos (perspectiva institucional y/o económica, que se aprecia a todas luces en los estudios sobre cabildos indianos o consulados de comercio, origen minero o comercial de las fortunas, papel de la tierra/haciendas/mayorazgos) a los más novedosos en términos de historia social y cultural. Entre los temas que habían orientado anteriormente el estudio de las élites americanas hacia los nuevos paradigmas interpretativos, los orígenes y las prácticas de la nobleza indiana ocuparon un lugar destacado, junto a la definición de las élites principales/secundarias y al papel relevante de las representaciones sociales. Varios estudios habían innovado en ese sentido al poner de relieve la transferencia de modelos culturales desde la Península, aquellas estrategias de honor y prestigio que involucran sociabilidad, familia y linaje y no dejan de conformar el imaginario de las élites aristocráticas1.

  • 2 Schröter, Büschges (eds.), 1999.

2En cambio, la primera década del siglo xxi se caracterizó por un estancamiento de la producción editorial al respecto. Rompiendo con los valiosos aportes de la historia regional, muchas investigaciones se ciñeron al ámbito local de una microhistoria desatendida y puramente descriptiva incluso en su aspecto genealógico, descartando la siempre esclarecedora comparación dentro de un mismo conjunto político o institucional. Salvo contadas excepciones que intentaron relativizar y contextualizar el uso del término, como lo fue el libro colectivo editado por Christian Büschges y Bernd Schröder, los mismos balances historiográficos que se llevaron a cabo sobre el tema al final de esa década se conformaron con establecer un listado temático parcializado y proporcionar una bibliografía muy determinada por el espacio de estudio de sus autores, desconociendo fenómenos resaltados por los (nuevos) estudiosos del tema y regiones anteriormente pasadas por alto en la referida historiografía. Otras aproximaciones insistieron, en cambio, en las «élites de poder», una expresión redundante destinada a sentar avances metodológicos y conceptuales de por sí ilusorios2.

  • 3 Navarro García (coord.), 2005; Caño Ortigosa, 2011a y 2011b.

3El panorama ameritaría un análisis profundizado de los logros y las desventuras historiográficas de las élites americanas, víctimas, de cierta forma, de un prolongado efecto de moda y, en un segundo momento, de una reorientación de las inquietudes historiadoras a favor de otras temáticas propiciadas, entre otras razones, por las celebraciones y conmemoraciones de turno. Unas de las pocas excepciones en la merma editorial de aquellos años (salvo traducciones o reediciones de obras consagradas), en la ya mencionada línea temática de las élites municipales y de los cabildos indianos serían los estudios reunidos en el libro Élites urbanas en Hispanoamérica. Un aporte valioso a la historia de las élites capitulares novohispanas es la tesis recién publicada de José Luis Caño Ortigosa, quien, a la sombra tutelar de Giovanni Levi y reivindicando la «herencia inmaterial» señalada por este, publicó recientemente Cabildo y círculos de poder en Guanajuato (1656-1741), y Guanajuato en vísperas de la Independencia. La élite local en el siglo xviii, una microhistoria ejemplar de unas décadas olvidadas. Esa historia social de las dinastías capitulares guanajuatenses saca, además, el mayor provecho de las fuentes fiscales, sin olvidar un acercamiento al género como un principio explicativo de las redes de poder y de las estrategias ideadas por las élites locales, amén de la perspectiva comparada dentro del escenario americano3.

  • 4 Brading, 1983 (1ª ed. 1975); Kicza, 1986; Bloch, 1999.

4Sin embargo, no es nuestro propósito proponer un balance exhaustivo y, por lo tanto, contrastado de los distintos aportes realizados a lo largo de estas últimas décadas, sino resaltar y contraponer, mediante la perspectiva comparada tan preciada de Marc Bloch, dos espacios americanos de singular trascendencia política dentro de las estructuras imperiales, especialmente de los virreinatos de Nueva España y el Perú, teniendo en cuenta los aportes novedosos de la historiografía modernista. El período elegido, el primer siglo xviii, estimula el enfoque comparativo y permite a todas luces superar los escollos mencionados y zanjar un relativo vacío historiográfico si tenemos en cuenta que los mayores aportes al estudio de las élites se volcaron en las últimas décadas del siglo, las reformas borbónicas y su consiguiente «revolución en el gobierno» ejemplificada por David Brading4.

Hacia nuevas sendas historiográficas

  • 5 Peralta Ruiz, 2006, señala con acierto en su ensayo que varios autores u colectivos buscaron preci (...)

5Durante esa década de doble reflujo temático e interpretativo, dos orientaciones fundamentalmente metodológicas se salvaron sin embargo, y hasta lograron destacar entre los aficionados al tema de las élites: la prosopografía, en cuanto estudio relacional de los grupos sociales e incluso biografía social de estos (un enfoque de notables límites, incluso si nos referimos a las obras de sus promotores), y el estudio de las redes, dicho de otra forma, de las alianzas endogámicas trabadas tanto en lo económico como en lo social y político, por medio del clientelismo, de genealogías sociales y patrimoniales (de acuerdo con la siempre vigente formulación de Christiane Klapisch-Zuber) o de estrategias y mecanismos de ascenso social fundados en el parentesco, de sangre o espiritual. La perspectiva comparada que por nuestra parte siempre hemos privilegiado (América/España y dentro de América) y que hemos logrado mantener en ese siempre sorprendente campo de la historia social y cultural gracias —hay que señalarlo— a unas colaboraciones internacionales y unos programas de investigación afines permite precisamente obviar la tendencia señalada y poner de relieve otros tipos de aproximación al estudio de estos «detentores de la riqueza y del poder», de acuerdo con la definición más amplia del término, para adentrarnos en los imaginarios sociales, los modelos culturales que los sustentan y las prácticas efectivas que de ellos se derivan5.

  • 6 Chaunu, 1983; Elliott, 2001; Pietschmann, 2002. La referencia obligada de los autores de esa corri (...)

6Además, algunas corrientes historiográficas novedosas no contribuyeron poco en renovar los estudios americanistas en general y el de las élites en particular. La primera tiene que ver con el tema de las circulaciones y, recientemente, de los imperios. No nos referimos aquí a la llamada historia atlántica, preferentemente orientada hacia los intercambios en el norte del hemisferio o, mejor dicho, a favor del sistema atlántico británico, una manera de escribir la historia presa, además, de una muy historiográficamente correcta historiografía norteamericana (con las correspondientes excepciones), y que precursores como Pierre Chaunu y muchos otros latinoamericanistas o especialistas de la historia España llevaron a la práctica mucho antes de que se inventara la denominación y de que se plasmara en varias publicaciones y estrategias editoriales. Algunos autores lograron matizar el propósito —así el mismo John H. Elliott destacó el intercambio y fluir continuo de hombres, bienes e ideas entre ambas orillas del Atlántico y el hecho de que «la búsqueda de conexiones es parte esencial de la empresa historiográfica y también un modo de contrarrestar el excepcionalismo que emponzoña la escritura sobre historia nacional»—, mientras que otros no vacilaron en denunciar el «uso inflacionario» de la expresión (Horst Pietschmann), e insistieron, siempre en el caso de los estudiosos del mundo ibérico, en lo que se podría denominar más bien circulaciones transatlánticas o cisatlánticas6.

  • 7 Armitage, 2004; Cardozo Cardozo Uzcátegui, 2013. Véase un primer estado de la discusión sobre rede (...)

7Mediante esta última caracterización, que no carece de interés para estudiar precisamente ciertas élites americanas desde la modernidad temprana, teniendo en cuenta la herencia social y cultural hispánica y su sistema de valores, se hace referencia en efecto a lugares definidos dentro del mundo atlántico, donde se dan interacciones entre un contexto local y una red más amplia de conexiones que puede abarcar ambas orillas del Atlántico, tanto desde el punto de vista de la distribución del poder como de la conformación de un espacio social basado en la negociación y la interdependencia (obsérvese que el término cisatlántico lo acuñó Thomas Jefferson a finales del siglo xviii). Lugares predilectos de estas evoluciones conjuntas e historias conectadas fueron precisamente las ciudades portuarias y grandes ciudades o centros económicos de América, por sus vinculaciones con el comercio y la corriente global de los intercambios atlánticos, tanto de objetos y mercancías —metales preciosos incluidos— como de hombres e ideas, en un contexto que oscila «entre el imperio colonial y la monarquía compuesta» y que se presta, en el caso de los comerciantes y hombres de negocios, o sea de la élite mercantil, a nuevas configuraciones sociales, las «comunidades transnacionales, que no siempre involucran de forma exclusiva a los súbditos de la corona española»7.

  • 8 Crespo Solana, 2009. En cuanto al contexto novohispano, muchas de las referencias y observaciones (...)

8Obviamente, estas orientaciones novedosas le sacaron el mayor provecho al análisis de las redes al focalizarse en un primer momento en problemáticas económicas/comerciales o migratorias, aunque también contribuyeron en poner de relieve las relaciones de los vasallos americanos (y europeos) dentro del sistema político conformado por la monarquía hispánica) con las cortes virreinales y sobre todo con la corte metropolitana. Así, se contemplaron el tema de la presencia o de la representación de los americanos en esta —tanto en el ámbito de los clanes familiares como en el de la protección lograda de parte de altos funcionarios metropolitanos y/o indianos e, incluso, ministros— y el papel de determinadas instituciones como el Real Seminario de Nobles de Madrid o el Real Seminario Patriótico de Vergara frecuentado por una élite ilustrada vasca portadora de una «doble modernidad» (ligada a la construcción del Estado administrativo, militar y financiero del siglo xviii y a los proyectos reformistas ilustrados) desde finales del siglo xviii, la Academia de San Fernando, etc.). Asimismo, se analizaron las relaciones de dependencia y de parentesco o amistad que rigieron el ascenso social y política de unos y el estrepitoso fracaso de otros, dicho de otra forma, las movilidades tanto en lo espacial como en lo político, social e identitario, y las relaciones entre un centro (la corte) y sus periferias. En este rubro encajaría el tema de las migraciones a América que, en su vertiente vasconavarra o también de otras regiones de España, han sido fundamentales para la conformación de la élite local y la reafirmación de su hidalguía, cuando no de nobleza titulada8.

9La segunda tendencia, la reinterpretación del ejercicio del poder y de la «gobernabilidad» en la Edad Moderna, al tomar distancia con otra moda historiográfica, la de la «historia de lo político», versa sobre la controvertida cuestión de la venalidad/corrupción, una última y muy productiva derivación de los estudios sobre administración, bien peninsular, bien indiana (venta de cargos). El mismo término (corrupción) se presta a una primera advertencia por la carga negativa que conlleva: no se trata de formular juicios de valores y equiparar venalidad y venta de cargos indianos o peninsulares con un fenómeno de corrupción, sino, más bien, como lo puntualizaron desde ambas orillas del Atlántico Francisco Andújar Castillo y Michel Bertrand, de considerar la facultad de negociación permanente y de adaptación de las élites (en este caso las élites político-administrativas de los oficiales de Real Hacienda), una situación efectivamente de necesidad, y de delegación de poder de parte de la (alta) Administración indiana y del monarca.

  • 9 Bertrand, 1999; Bertrand, Planas (eds.), 2011; Andújar Castillo, 2008; Langue, 1999b.

10Pudimos observar nítidamente este tipo de situaciones en la primera mitad del siglo xviii, en el caso de los grandes mineros y hacendados novohispanos, más todavía cuando los espacios considerados no solo quedaban alejados de la capital virreinal, sino también en zonas consideradas de frontera (Zacatecas y otros centros mineros norteños) o en situaciones de crisis y de conflicto. En los márgenes del Imperio, la realidad social de esta sociedad de Antiguo Régimen adquiere a todas luces una mayor dinámica y fluidez relacional, y da pie a prácticas y formas de sociabilidades alternas de parte de los actores sociales (enlaces matrimoniales, pero también clientelismo, compadrazgo, o sea, subversión de las pautas de comportamiento), en todo caso más diversificadas que en el escenario urbano de una capital virreinal abierta a formas más consensuadas y aparentemente controladas de aculturación y, por lo tanto, de mestizaje cultural. Hay que señalar, sin embargo, que la misma corte virreinal no se libró de semejantes arreglos si consideramos el estudio de Christophe Rosenmüller acerca de las «intrigas palaciegas» en tiempos del duque de Albuquerque (1702-1710)9.

  • 10 Imízcoz Beunza (ed.), 1996 y 2004; Dedieu, Castellano (dirs.), 1998; Dedieu, 2010; Ruiz Rivera, Sa (...)

11La tercera opción contempla precisamente los espacios y las enrevesadas relaciones de poder tal como se dieron en los márgenes de los territorios indianos, o provinieron del factor distancia de los centros de poder en la Península: abordan más precisamente el cuestionamiento in situ del «buen gobierno», o los factores de dominación, conflicto y desobediencia en la relación de vasallaje dentro del entramado de vínculos personales o institucionales (favores incluidos), una situación influida, además, por amagos de rebeliones diversas, y, finalmente, la ruptura del equilibrio institucional y político que culmina con el estallido revolucionario independentista que se origina en gran parte en una crisis de legitimidad de largo alcance. En este entramado político de Antiguo Régimen donde la corte es el centro neurálgico del poder, las relaciones entre lo local y lo global, dicho de otra forma, los juegos de escala, resultan también imprescindibles a la hora de interpretar esta inédita configuración política y social donde las eficientes redes sociales o económicas desempeñan un papel fundamental dentro de las jerarquías políticas y lógicas del mismo Estado10.

Diálogo transatlántico

  • 11 Felices de la Fuente, 2012a.

12En los tres casos, consta que la innovación analítica y conceptual procedió en gran parte de la historiografía modernista, mayoritariamente española. Coincidimos con Víctor Peralta en este punto. Unas cuantas publicaciones ilustran, como ya hemos visto, esta nueva dinámica historiográfica que posibilita sin lugar a dudas la realización de una nueva historia cultural de las élites virreinales en sus distintas declinaciones, de la escala imperial propiamente dicha a sus configuraciones más locales y hasta microhistóricas en Indias. Ahora bien, una de las obras más sugerentes al respecto y que se presta al debate sobre el tema que nos interesa aquí (sobre todo por las categorizaciones que propone y las clasificaciones que utiliza, apoyándose tanto en el método prosopográfico como en la teoría de las redes sociales) es el libro recién publicado de María del Mar Felices de la Fuente, La nueva nobleza titulada de España y América en el siglo xviii. Entre el mérito y la venalidad11. Partiendo de varios resultados e hipótesis que la autora ofrece, y dentro de las pautas ejemplificadas por la historiografía modernista española, quisiéramos establecer ahora un diálogo entre esta novedosa historiografía modernista —que, de entrada, tiene el gran mérito de arraigarse en ambos lados del Atlántico— y los estudios realizados en torno a las élites novohispanas y especialmente las élites nobles, más precisamente la nobleza titulada, tema central del referido estudio.

13La revisión historiográfica llevada a cabo en esa oportunidad destaca el crecimiento considerable de las casas nobles durante el período de los Austrias en una suerte de «continuidad de las dinámicas heredadas» de acuerdo con el prólogo de Francisco Andújar Castillo, dinámicas fundadas en el principal signo de distinción en esa sociedad de estamentos. En ese sentido, el estudio de Felices de la Fuente renueva de forma radical la historiografía de la nobleza titulada al resaltar el papel fundamental del monarca y luego de la Cámara de Castilla —la denominación exacta de los títulos es en efecto «títulos de Castilla», aunque se expidan a favor de residentes en Indias— en la «distribución de la gracia» y, por lo tanto, en las prácticas políticas que consagran tanto la nobleza de servicio residente en España como a los pretendientes indianos, comerciantes, grandes mineros, hacendados de origen peninsular o criollo que confortan el estatuto social logrado con un título nobiliario. En esta categoría distingue, además, un subgrupo de peninsulares procedentes de las capas menos enriquecidas de la sociedad y cuyo ascenso social procede del servicio en los distintos niveles de la administración indiana o de las milicias.

  • 12 Ibid.

14La hipótesis central del libro se resume en efecto en la siguiente cuestión: si el proceso político y burocrático de concesión de los títulos nobiliarios (que involucra tanto a la Cámara de Castilla como la Secretaría del Despacho, y ocasionalmente, el Consejo de Indias) tuvo o no una incidencia sobre la nobleza titulada —en el perfil social de los beneficiarios— durante el reinado de Felipe V, especialmente, con el cambio de dinastía; un análisis que nunca se había realizado en la historiografía española, centrada mayoritariamente en el estudio de casas nobiliarias, de noblezas regionales, del régimen señorial y del ámbito cortesano, y hasta en biografías de aristócratas. Escaseaban, además, los estudios monográficos sobre el siglo xvii. Una circunstancia apunta en el sentido de una continuidad entre el período de los Austrias y el de los Borbones: habida cuenta del poder decisional del monarca en el asunto (gracias y mercedes), la Cámara de Castilla no siempre intervino en todas las etapas del proceso, de tal forma que, por medio de los méritos y servicios realizados en favor de la Corona y viceversa (concesión de títulos), resultó más fácil obtener un título de Castilla que el hábito de una orden militar. En el ínterin, con la nueva dinastía borbónica se registró un «desplazamiento de la alta nobleza a favor de las nuevas élites» promovidas por sus «servicios», una circunstancia que incluye sin lugar a dudas el caso americano y especialmente novohispano12.

  • 13 Ladd, 1984; Langue, 1999a, 2ª parte. Lohmann Villena, 1993.

15Sobre este particular, hay que recordar que las prácticas novohispanas y, de forma más general, las prácticas indianas difieren en su cronología y, en parte, en sus modalidades: la solicitud y concesión— del hábito de una orden militar (Santiago, Calatrava, Alcántara, fundamentalmente, o Isabel la Católica y Carlos III para las órdenes específicamente americanas) tienden a anteceder la solicitud y concesión de un título nobiliario, con excepción del marqués de San Clemente (1730). No en balde se refirió Guillermo Lohmann Villena a las «órdenes nobiliarias» para caracterizar este tipo de mercedes que confirman la calidad y nobleza no solo del impetrante sino del linaje que representa13.

  • 14 Langue, 1990.

16Si bien Felices de la Fuente insiste con sobrada razón en el componente financiero de los méritos y servicios debidamente consignados en las relaciones del mismo nombre (alrededor del 36 % de las concesiones), y que este predomina en las postrimerías del siglo xviii en Nueva España (recordamos que todos los millonarios novohispanos eran nobles, de acuerdo con Humboldt, mientras que no todos los nobles eran millonarios), este se tiene que matizar en el caso americano y, especialmente, en el novohispano: los méritos militares ostentados por los grandes mineros hacendados pacificadores de Nueva Galicia o Nueva Vizcaya —que ostentan muy a menudo el título de capitanes de infantería o de caballería— conforman una realidad antes de que el significado de las lanzas cobradas a los titulares asentara el cambio semántico del término: los servicios prestados al soberano en el campo de batalla, en este caso, contra indios nómadas/chichimecas que aparecen listados en las relaciones de méritos y servicios de los condes de Santa Rosa, San Mateo Valparaíso, Santiago de la Laguna, Casafiel, Valle de Súchil, San Pedro del Álamo, Pérez Gálvez o marqueses del Aguayo y Jaral de Berrio. Por mencionar tan solo el ejemplo, José Santiago Urquiola, conde de Santiago de la Laguna (1727), adquirió méritos militares en la pacificación y conquista del Nayarit a las que contribuyó también en su financiación (2 000 pesos), mantuvo en esa oportunidad y a su costa una compañía de caballería (13 000 pesos) y otorgó préstamos a favor de la Real Hacienda con motivo de la campaña de Tejas (10 000 pesos) de acuerdo con la relación de méritos y servicios14.

  • 15 Id., 2007.

17En las últimas décadas del siglo, tiende a desaparecer en parte, aunque no del todo, la vertiente pacificadora de la actividad militar de los nobles (a favor de las milicias urbanas, por lo general en la capital virreinal) y sus ejércitos privados —aunque no por completo si consideramos las medidas tomadas con el fin de asegurar la seguridad de sus haciendas de campo (fortificadas a veces)— y se conforta la noción de servicios financieros (véanse los Fagoaga, marqueses del Apartado, uno de los pocos títulos novohispanos en indicar explícitamente el origen de su fortuna, y banqueros de la Corona en tiempos de guerras… en el escenario europeo). Hay que recordar, asimismo, el papel fundamental que desempeñó la nobleza novohispana en la financiación de la llamada línea de los presidios, que creó y luego mantuvo por su cuenta presidios y soldados. En este sentido, el desplazamiento de la alta nobleza a favor de las nuevas élites, tal y como señala Felices de la Fuentes, se realizó de una forma más sutil, en primer lugar, por el nivel de nobleza (no se trata en Nueva España de grandes de España) y, en segundo lugar, por las alianzas matrimoniales sistemáticas trabadas entre la antigua aristocracia rural y la élite económica del siglo xviii (como los Fagoaga, aunque hay que señalar que, en este caso, el beneficiario del título no era peninsular sino criollo). Hay que recordar que, en muchos aspectos, la evolución social del virreinato se adelantó a la de le Península, especialmente en lo que se refiere a las actividades de los nobles (no se conformaron con «señorear», sino que se dedicaron a la minería, al comercio y a alguna que otra forma de agricultura «integrada» orientada hacia los principales mercados urbanos) y al uso de los distintos fueros15.

18Estas actividades están estrechamente ligadas a los ciclos de la economía regional: así como el siglo xvii fue en lo esencial el siglo de la plata peruana del Potosí, el siglo xviii se caracterizó, en cambio, por el predominio de Nueva España (salvo la crisis minera de mediados del siglo y algunas notables crisis agrícolas, que llevaron a los nobles locales a refugiarse en sus haciendas de campo o palacios virreinales). Los conflictos de preeminencias y la defensa de privilegios que se registran en España a principios del siglo xviii no se desarrollaron de la misma forma en los virreinatos indianos: salvo en el contexto de la corte virreinal; en Nueva España no se dio de forma tan nítida el desplazamiento de la nobleza de las funciones políticas o de altos cargos del ejército por una nueva nobleza de servicio, y la clasificación propuesta, en nobleza de servicio y mérito, nobleza venal (por servicio pecuniario), si bien resalta una dinámica hispánica de ennoblecimiento propia de la primera mitad del siglo xviii y la ampliación del grupo de los agraciados no tiene siempre en cuenta los matices indianos, por lo menos novohispanos.

  • 16 Felices de la Fuente, 2012a; Soria Mesa, 2004.

19Ambas características se confunden en la persona de los titulados novohispanos, en la medida en que se dio una delegación de poder por parte de la Corona, consentida en regiones alejadas de la corte virreinal. La merced de título por el rey poseía, además, un doble fin: premiar los servicios recordados en la relación de méritos y servicios y garantizar la obtención de nuevas prestaciones. De ahí la condición de rentas elevadas para mantener el «lustre» y «decencia» del título y el pago de las lanzas anuales (una obligación debidamente recordada por el real decreto de 1787 en un intento global por controlar la fiscalidad de los títulos nobiliarios, que incluye también el cobro de la media anata de creación y sucesión del título; véanse los Decretos de 1773 y 1794), junto al hecho de ser «nobles por los cuatro costados» (limpieza de sangre), de disponer de una riqueza y de un patrimonio (mayorazgos incluidos) importante. Dentro de la «fiebre genealógica» (de acuerdo con E. Soria Mesa), los servicios «personales» del impetrante novohispano importan sin embargo más los que sus antepasados (a diferencia de otras aristocracias americanas, predominantemente criollas i.e. Venezuela, lo que no fue el caso de Nueva España con un predominio peninsular)16.

  • 17 Felices de la Fuente, 2012a, pp. 91 sqq., 102-104 y 379-381; Soria Mesa et alii, 2009; Ladd, 1984; (...)

20Un punto fundamental, y no siempre abordado desde los archivos americanos es, en cambio, el patrocinio de personajes influyentes y próximos al monarca o pertenecientes a las instancias que tramitaban estos honores, para conseguir títulos nobiliarios. Es de interés el señalamiento hecho por Felices de la Fuente respecto al donde de San Mateo, quien, aparte de ser amigo de los virreyes (Vizarrón y Eguía) y apoyarse en su extensa parentela para obtener favores y preservar sus dilatados dominios, se benefició de la recomendación del conde de Kinigsegg, remitida en 1726 junto al memorial del pretendiente, al secretario de la Secretaría del Despacho de Estado, Juan Bautista de Orendain, marqués de la Paz. Anteriormente, Fernando de la Campa Cos había sido beneficiado con el hábito de la orden de Alcántara (1724). Esta solicitud fue rechazada en un primer momento por los «perjuicios que pueden resultar con el ejemplar» (en última instancia el influjo de los Secretarios del Despacho), hasta que se le concedió en 1727. Ahora bien, no compartimos la clasificación propuesta («hombre de negocios», beneficiario «sin razón») ya que en la persona del conde se juntaron tanto estatuto relevante (nobleza por los «cuatro costados») como méritos militares (donativos incluidos: hasta 94 338 pesos durante la campaña de Tejas, destinados a la manutención de los hombres capitaneados por el marqués de San Miguel del Aguayo o más de 103 000 pesos «prestados» a la Real Hacienda entre 1722 y 1724, etc.) y económicos (minas, haciendas de campo formadas en parte a raíz de mercedes de tierras)17.

  • 18 Felices de la Fuente, 2012a, pp. 327 sqq.; Vargas-Lobsinger, 1992; Ladd, 1984, p. 17; Langue, 1999(...)

21El abigarrado universo de los compradores de títulos nobiliarios (57 indianos de los 91 títulos otorgados durante el reinado de Felipe V, es decir, el 63 % de los títulos, y 12 para Nueva España durante el reinado de Felipe V, menos que durante el reinado de Carlos III y Carlos IV, aduciendo la razón militar o la razón política, parece, por lo tanto, algo distinto en el caso novohispano y que se podría debatir en algunos aspectos: salvo en el caso de la alta Administración virreinal, virreyes incluidos, los nobles novohispanos de la primera mitad del siglo xviii se caracterizan por un gran parecido de los estatutos iniciales (segundones hidalgos de origen vasco o de la Montaña de Santander que se reúnen con sus parientes/tíos, adquieren méritos en la pacificación de ciertas regiones, se benefician de mercedes de tierras, contraen matrimonio con los herederos de la antigua aristocracia de los conquistadores o/y alianzas económico-matrimoniales con sus pares (véase el caso significativo de los títulos de Altamira, San Miguel del Aguayo y San Pedro del Álamo), ocupan cargos capitulares, consiguen hábito de una orden militar (27 de los títulos indianos de la primera mitad del siglo xviii) y luego un título nobiliario que les consagra como integrantes de la élite principal y no secundaria, caracterizada por un menor nivel de riqueza y de acceso a los cargos y perpetua además el honor de un linaje reforzado por la fundación de mayorazgos). Varios de ellos, al igual que los pretendientes limeños mencionados por Felices de la Fuente, son oriundos del País Vasco (véase la referencia a Guipúzcoa, especialmente a Oyarzun). En este sentido, coincidimos con la caracterización de mayor disponibilidad de capital económico, generada por la minería de la plata (de ahí el título de este trabajo), el comercio o la agricultura de mercado más que por el servicio real. Discrepamos en cambio con el uso del término seudoaristócratas del dinero, oligarquías o la venalidad para calificar estas concesiones. En primer término, son en efecto las necesidades financieras de la Corona las que determinan no solo la naturaleza de los servicios prestados por los pretendientes novohispanos (servicios financieros incluidos, sobre todo al final del siglo xviii), sino también la verdadera delegación de poder que se les otorga en regiones alejadas de las cortes metropolitana y virreinal, mientras los residentes acaudalados en la capital virreinal tienden a ascender por la vía de la alta administración, ocasionalmente unos enlaces matrimoniales, sin que por eso se eximan de servicios prestados como oficiales de milicias por ejemplo18.

  • 19 Véanse Kicza, 1986; Bertrand, 1999; Langue, 1999b; Pietschmann, 1992; Moutoukias, 1992 y 2002.

22Las vías para obtener un título nobiliario presuponen, por lo tanto, un estatuto ya relevante (hidalguía), como los servicios militares con motivo de empresas de pacificación acompañados o sustituidos por servicios financieros en la segunda mitad del siglo xviii, y riqueza para mantener el lustre del título (minas, haciendas, negocios). La riqueza se convirtió en un mérito inestable (se dieron casos de nobles novohispanos, por ejemplo, el conde de Santa Rosa —existió una rama peruana de esta familia—, que tuvieron que renunciar al uso del título al no poder redimir los derechos de lanzas). Por esta razón, sigue siendo un tema por estudiar desde una perspectiva comparada. Asimismo, hay que recordar que numerosas situaciones de hecho, tal como se observan en Nueva España, no hacen sino reflejar la capacidad de adaptación y de negociación de los actores sociales. Determinan las lealtades, las fidelidades y la convergencia de intereses particulares con los intereses de la Corona antes de que las reformas borbónicas impusieran el sistema de Intendencias y otras formas —cuestionadas— de equilibrio social y político. Desde esta perspectiva, la venalidad de los cargos quizá pase a un segundo término, por lo menos fuera de la capital virreinal y de unos cuantos casos a finales del período colonial (condes de Venadito, de Samaniego, de Casa Flores). La compra de cargos y honores afines no puede desligarse de otra realidad social, o sea, los vínculos personales, tanto horizontales como verticales, y las relaciones de dependencia y de reciprocidad que de estas redes relacionales se derivan. El ejemplo del conde de San Mateo, excepcional por la extensión de sus dominios —ya que podía viajar de Zacatecas a la ciudad de México atravesando solamente sus haciendas de campo— y las redes sociales (clan familiar incluido) manejadas por el personaje y sus familiares o allegados —del bandido o del criado al virrey y a la Corte madrileña— son ejemplos significativos de un poder de hecho cuyas redes de relaciones y formas de sociabilidad se convierten en redes de poder y forman parte de la pax hispanica en Indias. De ahí la validez interpretativa no tanto de la disyuntiva tradicional entre orden imperial (enfoque proprio de la resucitada «historia de los imperios») y «estamentos» (privilegiados por historiadores de las sociedades modernas), sino de las complejas, eficientes y evolutivas dinámicas sociales que obran en el seno de las élites aristocráticas «principales» novohispanas hasta llegar a la corte19.

Notes

1 Nos conformaremos con recordar algunos de los ensayos ya señalados por Víctor Peralta Ruiz en su propio ensayo en esta misma obra: Bertrand, 2000; y, especialmente, Langue, 1992-1993, 2000a, 2005, 2000b; Ladd, 1984; Büschges, 1996; Rizo-Patrón Boylan, 2001; Zárate Toscano, 2000.

2 Schröter, Büschges (eds.), 1999.

3 Navarro García (coord.), 2005; Caño Ortigosa, 2011a y 2011b.

4 Brading, 1983 (1ª ed. 1975); Kicza, 1986; Bloch, 1999.

5 Peralta Ruiz, 2006, señala con acierto en su ensayo que varios autores u colectivos buscaron precisar y refinar esta definición o, al contrario, ampliarla. Tal fue el caso de Imízcoz Beunza, 2009; Bertrand, 1999; y Klapisch-Zuber, 1990.

6 Chaunu, 1983; Elliott, 2001; Pietschmann, 2002. La referencia obligada de los autores de esa corriente historiográfica sigue siendo Bailyn, 2005 y, más recientemente y con enfoques diversificados, Greene, Morgan (eds.), 2009; y Canny, Morgan, 2011. Véanse un intento por relativizar el uso del concepto aplicándolo al mundo ibérico en Lucena Giraldo, 2004, y una aproximación en términos de historias imperiales en Cardim, Herzog, Ruiz Ibáñez, 2012.

7 Armitage, 2004; Cardozo Cardozo Uzcátegui, 2013. Véase un primer estado de la discusión sobre redes, élites e imperio o, mejor dicho, monarquía hispánica, en Yun Casalilla (dir.), 2009. Véanse, también, Zúñiga (dir.), 2011; y Crespo Solana (ed.), 2010.

8 Crespo Solana, 2009. En cuanto al contexto novohispano, muchas de las referencias y observaciones hechas en este ensayo fueron sacadas de Langue, 1999a. Sobre el concepto de movilidad, véanse Salinero (ed.), 2005; guerrero elecalde, 2012; Mazín Gómez, 1998; Chaparro Sáinz, 2011; y Vila Vilar, 2003.

9 Bertrand, 1999; Bertrand, Planas (eds.), 2011; Andújar Castillo, 2008; Langue, 1999b.

10 Imízcoz Beunza (ed.), 1996 y 2004; Dedieu, Castellano (dirs.), 1998; Dedieu, 2010; Ruiz Rivera, Sanz Tapia (coords.), 2007; Peralta Ruiz, 2006; Bertrand, Priotti (dirs.), 2011.

11 Felices de la Fuente, 2012a.

12 Ibid.

13 Ladd, 1984; Langue, 1999a, 2ª parte. Lohmann Villena, 1993.

14 Langue, 1990.

15 Id., 2007.

16 Felices de la Fuente, 2012a; Soria Mesa, 2004.

17 Felices de la Fuente, 2012a, pp. 91 sqq., 102-104 y 379-381; Soria Mesa et alii, 2009; Ladd, 1984; Langue, 1999a, pp. 201 sqq.; id., 1999b.

18 Felices de la Fuente, 2012a, pp. 327 sqq.; Vargas-Lobsinger, 1992; Ladd, 1984, p. 17; Langue, 1999a, pp. 201 sqq.

19 Véanse Kicza, 1986; Bertrand, 1999; Langue, 1999b; Pietschmann, 1992; Moutoukias, 1992 y 2002.

© Casa de Velázquez, 2019

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search